Está en la página 1de 20

73

El campo otaku en Mexicali. Aproximaciones a la


constitución de espacios y procesos de consumo
urbano de la industria cultural japonesa
Otaku field in Mexicali. Approaches to spaces constitution and
consumption urban processes of Japanese cultural industries

Mario Javier Bogarín Quintana1,2 nas para practicar una etnografía que
Vinculación permita recopilar información que
explique las características básicas
Primera versión recibida en: 04 abril, 2017 de la predilección por esta forma de
Última versión recibida en: 19 junio, 2017
entretenimiento, como se plantea en
el marco referencial. Esta será la vía,
Resumen

E
junto con los estudios de caso subsi-
guientes, para obtener un panorama
l propósito de este artículo global de las condiciones de este gru-
es ofrecer una introducción, po en la localidad, lo que incluye sus
como observador participan- acciones y procesos vitales para cons-
te, al campo del otaku mexica- tituirse en grupo sociocultural.
lense en los distintos espacios Palabras clave: 1. Espacio; 2. Otaku;
donde desarrolla su afición a través 3. Manga y anime; 4. Relaciones urba-
de distintas actividades que se rela- nas; 5. Arte pop.
cionan con el mundo del manga y el
anime. Es necesario acudir a estas zo-
Abstract
1 Universidad Autónoma de Baja California.
The purpose of this article is to offer
mariobogarin@uabc.edu.mx
2 Nacido el 30 de abril de 1983 en Mexicali, an introduction, as a participant ob-
Baja California. Doctor en Ciencias Sociales (El Co- server, to the field of otaku Mexical-
legio de Michoacán). Profesor-Investigador Titular ense in the different spaces where it
de Tiempo Completo en la Facultad de Artes de la
Universidad Autónoma de Baja California. Es autor
develops its hobby through different
de los libros Saberes de la imaginación (2012), In- activities that relate to the world of
terdisciplina y transformación simbólica del arte manga and anime.
(2012), Elogio de lo inacabado (2013) y Estéticas It is necessary to go to these areas
liminales contemporáneas (2015) así como de dos
docenas de publicaciones arbitradas. to practice an ethnography to gath-

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
74

er information that explains the ba- del fenómeno a estudiar y de los con-
sic characteristics of the predilection ceptos generales basados en el marco
for this form of entertainment, as it is teórico-referencial.
raised in the frame of reference. La búsqueda de los elementos ca-
This will be the way, along with the racterísticos del campo otaku en Mexi-
subsequent case studies, to obtain a cali pasa por la interpretación de es-
global picture of the conditions of this tos como signos de actividad entre
group in the locality, which includes iguales. La descripción de sus dinámi-
their actions and vital processes to cas tiende a materializar sus gustos e
become a sociocultural group. intereses en espacios concretos como
Keywords: 1. Space; 2. Otaku; 3. Man- pueden ser una convención, un foro
ga and anime; 4. Urban relationships; de Internet o una reunión ocasional.
5. Pop art. Respecto a la identificación de se-
ñales en un espacio como el mencio-
nado, Clifford Geertz (1992: 4) estable-
Sumario ce que la cultura es un complejo de
urdimbres de significación que busca
• Introducción interpretación.
• El gesto
• La convención – El ambiente ele- El análisis consiste, pues, en desen-
mental trañar las estructuras de significa-
• El cosplay ción [...] y en determinar el campo
• La estructura de ambiente en el social y su alcance. [...] etnografía es
escenario descripción densa. Lo que en reali-
• La dinámica en el espacio dad encara el etnógrafo [...] es una
• Los jugadores multiplicidad de estructuras con-
• Asociación de los otakus ceptuales complejas, muchas de las
• Otakus fans cuales están superpuestas o enla-
• Las personificaciones zadas entre sí, estructuras que son
• La apariencia del otaku en sus es- al mismo tiempo extrañas, irregula-
pacios res, no explícitas, y a las cuales el
• El otaku en la dinámica de los fo- etnógrafo debe ingeniarse de algu-
ros web na manera, para captarlas primero
• Conclusión y para explicarlas después (Geertz,
• Referencias 1992:8).

La pertinencia del enfoque de


Introducción Geertz radica en la concepción del
proceso sociocultural que me ocupa
El presente documento se apoya en como un campo de significación. La
un marco teórico-metodológico y dos necesidad, a su vez, de presentar al
capítulos de investigación de campo. proceso sociocultural como espacio
Estos se han desarrollado para con- de interpretación es la de interpretar
frontar la información ofrecida por los desde un modelo local un fenómeno
postulados originales de la historia

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
75

global. El propósito actual es describir crean un estilo, las características del


espacios de prácticas, así como de re- ser otaku.
ferencias vivenciales relacionadas con Las convenciones de manga/anime
el manga/anime. son recientes en Mexicali. Gracias a las
Geertz (1992: 10) considera la impor- iniciativas promovidas por el grupo
tancia de conversar con los integran- Anime Mexicali (animemexicali.net) se
tes del grupo. Las formulaciones sobre han podido organizar convenciones
sus sistemas simbólicos se extraen así semestrales desde hace dos años y
desde la experiencia y las expresiones una serie de cuatro eventos anuales
de sus miembros, y de ahí la impor- enfocados al cosplay.
tancia de un acercamiento a los gustos La utilización de un recinto guber-
y gestos de un grupo en particular. namental como el Centro Estatal de
El objetivo que la descripción etno- las Artes en Mexicali da cuenta de la
gráfica densa persigue es el que flu- inserción de esta clase de eventos en
ye del discurso social. Busca que se el ambiente cultural bajo la conside-
construyan imaginarios, gustos y de- ración, por parte de las autoridades,
seos a través de su planteamiento por de exposiciones de productos y obras
el discurso del informante. de arte aficionado, en su mayoría di-
Cuando se aborda el tema de la in- bujos (o fanart), pero también pues-
terpretación, Geertz reconoce al es- tas en escena (cosplay).
crito antropológico como una ficción La dificultad inicial de Anime Mexi-
(1992:14). Una interpretación de se- cali para verificar sus eventos en ese
gundo o tercer grado es la “significa- espacio consistió en la falta de con-
ción” desde la dimensión del autor. vencimiento por parte del Instituto de
Retomando una de las premisas de Cultura de Baja California, adminis-
la descripción densa, las interpreta- trador del Centro Estatal de las Artes
ciones que haré no son por sí mismas (Ceart), de que se tratase de activida-
inefectivas. Su valor consiste en su in- des más culturales que comerciales.
serción dentro de las preguntas parti- Pronto, el grupo organizador convino
culares, pero lo más importante, en la en que dichas actividades debían pre-
información que ofrecen del espacio sentarse como espacios de expresión
en donde se observan los signos del de una comunidad que vivía cotidia-
grupo. namente cercana a productos artís-
Lo importante, según Geertz, es lo ticos de calidad comprobada por su
dicho en el relato, el contenido de los abundancia en la actual cultura pop.
deseos, las visiones y los gustos; la A partir de entonces, dentro del
enunciación de la composición gene- grupo y ante los responsables cultura-
ral del grupo, si bien se busca a partir les, se ha establecido la línea central
de la especificidad de las necesidades del apoyo a un grupo al que se le reco-
a cubrir aquí, se hace mediante pers- noce el potencial de poder expresarse
pectivas microscópicas de cuestiones en formas creativas a partir del man-
que, en apariencia irrelevantes, ac- ga/anime. Jamás, ni Anime Mexicali ni
tivan las conductas y procesos que el icbc, han considerado a la comuni-
dad otaku mexicalense como un grupo

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
76

“contracultural” ni integrado por indi- (una especie de subasta de acompa-


viduos marginales. ñantes que deben compartir su visita
Desde el principio, Anime Mexicali a la convención con la persona que los
utilizó el slogan La cultura de la imagi- “compró”) presidida por el maestro de
nación. El cultivo de una parcela cultu- ceremonias que es el director de Ani-
ral por parte de un grupo organizado me Mexicali y conferencias a cargo de
sería suficiente para abrir las puertas invitados especiales, que por lo ge-
de un espacio para la cultura legítima neral son actores de doblaje venidos
del estado. Ante la falta de identifica- desde la Ciudad de México.
ción de los otakus por parte de la ma-
yoría de la sociedad mexicalense, está El gesto
claro el poco interés por preguntarse
si se trata de un grupo contracultural o Aunque se creyera privativo de la es-
no, ni mucho menos peligroso. cenificación del cosplayer (el fanático
Las dinámicas que se narrarán e que se viste como un personaje de
interpretarán en este texto son, por manga y anime), el acto de ensayar
una parte, las convenciones como incluso ante el espejo, como lo dice
espacios abiertos de identificación, una informante a modo de confesión,
pero también de vacío. Por otra, están los rostros y gestos de distintos per-
los foros web donde los fanáticos del sonajes ayudan a representar estados
manga/anime pueden hablar sobre de ánimo: chicos y chicas se sonríen
sus imaginerías en sus mismos térmi- y cierran los ojos y, en el mejor de los
nos con otros colegas. casos, alzarán un brazo para descan-
La convención como estructura de sar la mano en la nuca, para expresar
ambiente a un nivel macro tiene la embarazo.
finalidad de reproducir los ámbitos Chicas, pero también muchos va-
de las convenciones extranjeras (ja- rones, entornan los ojos deseando
ponesas, en particular) que, en tanto hacerlos más grandes, tanto y tan
consagradas como lugares de reunión brillantes como los de los personajes
de grupos similares, están imbuidas de anime en los que se pueden leer
de esa aura de validez que otorga el diversos sentimientos humanos que
“ser japonés”, esa condición que los se pueden reflejar incluso en la mira-
otakus extraen de un ambiente reple- da acuosa que ellos evocan con gran
to de productos japoneses que son los concentración y seriedad o, según el
objetos de sus afectos. gesto, con un candor que quieren ha-
Dicha puesta en escena, como las cerlo sentir “suplicante”, tal y como lo
autoridades la entienden, consiste en lucen los personajes sometidos a una
la repetición de las diversas conductas gran tensión dramática o romántica.
y acontecimientos por los que la con- Expresan este sentimiento con coque-
vención se identifica: venta e intercam- tería y sin ella, aunque sea solo para
bio de manga/anime, proyección de apuntalar con frecuencia la credibili-
anime, exposición de fanart, concurso dad de sus disfraces y vestimenta.
y exhibición de cosplay, concurso de Por supuesto, los otakus no están
canto en japonés, venta de esclavos usando estas expresiones todo el

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
77

tiempo, y sus gesticulaciones, sobre prenderlas en su codificación a través


todo en los puntos álgidos de la con- del disfraz o de la preferencia por un
vención de fanáticos, pueden ser tan determinado manga/anime.
ordinarias o vulgares como las que Dicho lo anterior, se puede obser-
más, con la diferencia básica de la di- var en el campo otaku que se ha vuel-
rección que estas toman. to constante la presencia de niños,
Se trata de la dedicatoria a sus pa- incluso desde los tres años de edad,
res que se manifiesta en eventuales para cerrar el rango entre los siete y
chillidos, uvés de la victoria con ambas los ocho, que gritan a todo pulmón
manos acompañadas de sonrisas en- “¡kame-kame-ha!” (Goku, en Dragon
marcadas por los párpados apretados. Ball Z), y repiten distintas frases con
Entonces basta con echar una mirada la misma entonación con que lo hacen
a los pósters que cuelgan detrás de sus mayores.
nuestro(a) otaku, en uno de los pues- Esto se observa con frecuencia y
tos de venta, para muy seguramente agudeza al recordar las opiniones que
encontrar la imagen de un personaje otakus al azar manifiestan al rememo-
que ofrece un aspecto físico al que el rar, muchas veces con prisa, sus ini-
convencionista de carne y hueso de- cios en este mundo de fantasías, y los
sea acercarse en gesto, físico y vestua- gritos y movimientos bruscos se han
rio. generalizado en eventos donde ha-
Así, en la actuación alcanzada por cen demostraciones de este tipo como
formas distintas a exhibir, el fan otaku parte de los concursos de cosplay. Ello
ya es su personaje, y caminando en- como muestra de que dichas actua-
tre ellos se pueden encontrar varia- ciones como reproducciones de múl-
ciones de los gestos originales de los tiples gestos no quedan limitadas a la
seres ficticios de las series y el cómic relación entre pares, sino que se pue-
encarnados en los asistentes a la con- de comprobar en minucias tales como
vención, cuyo aspecto y disfraces he- los emoticonos (rostros formados por
chizos no siempre son fieles a la idea diversos signos ortográficos y lingüís-
original: una Sailor Moon o un Ryu ticos que expresan sentimientos en
(Street Fighter II) que no parecen “co- conversaciones y mensajes electróni-
pias fieles” a su original. cos) que muchos otakus adoptan para
Se trata una galería de personajes su escritura.
que, o son demasiado sencillos para
representarlos con mínima fortuna, La convención – El ambiente
o se pierden en los elementos como
el traje genérico de guerrero ninja o elemental
samurái, por poner un ejemplo, que
La integración de los otakus mexica-
se apoya en la gestualidad de los mo-
lenses en grupos fue un reflejo de la
vimientos de artes marciales reales
necesidad de organizarse, tal como
o ficticias que además se presentan
demostraban los otakus de San Diego
fundadas en gritos y expresiones que
y Los Ángeles, y pasaron varios años
serían incomprensibles si no provinie-
para que se llevaran a cabo las prime-
sen del contexto del anime para com-
ras convenciones en Mexicali: eventos

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
78

desorganizados e improvisados alre- bién un actor para la imagen general


dedor de mesas llenas de videocase- del espacio.
tes y discos que contienen tempora- Asistimos a la repetición de un am-
das completas de anime y películas biente como el que los otakus obser-
con actores reales (live action). van en las convenciones de San Diego
Podría afirmarse que el desarrollo o acaso Tijuana y como el que pueden
del cosplay inició junto con estos pri- conocer vía electrónica. Esto, con el
meros eventos, y los primeros comités objeto de aprender lo que es una con-
organizadores surgirían de las peñas vención japonesa, aunque, insisten
que se juntaban en los tianguis (In- los informantes organizadores, lograr
dependencia, Mexicali Tianguis) y las una estructura de ambiente parecida
primeras tiendas (III Mundo, Neurona), en Mexicali fue algo que se logró hace
que como espacios de reunión sella- tan solo tres o cuatro años.
rían la primera imagen “contracultu- La convención, como desde su ini-
ral” de los otakus locales. cio tianguero, se estructura alrededor
La dinámica básica de la conven- de las mesas, las cuales lucen copa-
ción hasta el momento funciona al- das de copias de temporadas com-
rededor de dos fenómenos: se efec- pletas en dvd de anime, pero tam-
túan eventos en el Centro Estatal de bién de películas. Cada temporada
las Artes cada semestre y ellos son incluye todos los capítulos de anime
fenómenos nuevos donde los infor- que se emitieron durante un perio-
mantes provienen de la tradición de do de ocho a diez meses, a diferen-
los primeros otakus de principios de cia del ova (Original Video Animation),
los noventa (que hoy tienen entre 25 que son capítulos especiales que no
y 35 años o más). Estos coinciden en forman parte de la trama principal y
ubicarse como centros donde hay una que son grabados para el consumo
exhibición constante de personajes inmediato a través de vhs o dvd. Un
con vestuarios a veces hechos a mano; dvd por treinta o cuarenta pesos; tres
chicas que, como mínimo, desempol- por cien pesos, y muchos otakus que
van sus blusas y faldas escolares para no se atreven a pisar un tianguis con
interpretar a las colegialas japonesas la asiduidad requerida descubren el
que se repiten a lo largo de dos o tres espacio a rebosar de material nuevo
géneros de manga/anime. (pero no desconocido) como una zona
Los códigos que se leen en sus ac- para establecer la red personal de la
cesorios y gestualidades dependen que la afición se alimenta.
del argumento en el que se inserten, La mesa es entonces la excusa para
ya sean Is, Azumanga daioh, Marshma- acercarse al vendedor, que informa
llow boy o, desde luego, Sailor moon sus datos generales y formas de loca-
o Escaflowne. También es común en- lización electrónica y, con frecuencia,
contrarse a un guardia imperial de asegura una informante de nivel edu-
Star wars, de los que abundan dos o cativo medio superior, por el módico
tres tropas marchando armadas por precio de uno, dos o los dvd vírgenes
los salones de la convención devenida que sean necesarios, pueden hacerse
escenario donde el asistente es tam- de nuevas adquisiciones para su co-

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
79

lección y queda claro, cuantas más Entonces, una distorsión en el esce-


preguntas se hacen, que el material nario de la convención, una nota dis-
expuesto es mínimo frente a la canti- cordante capaz de movilizar a la masa:
dad que se puede conseguir gracias a a media tarde, tres chicas japonesas
la buena disposición de los vendedo- han entrado al salón, el uniforme es-
res, otakus como los participantes. colar corto de verano y el gesto lángui-
do alternando con sonrisas chillonas y
El cosplay gritos exclamatorios, conduciéndose
con paso negligente por los puestos
Mientras tanto, los cosplayers se de venta, y durante las horas restantes
apropian del personaje a través de se oyen comentarios sobre su presen-
su exposición. Muchos participantes cia y se descubren opiniones sobre lo
coinciden en que son “apropiados” evidente que es por ejemplo que una
por el usuario, más allá de cualquier importante cantidad de los mil qui-
fidelidad con algún personaje recono- nientos a dos mil asistentes acuden
cible: las chicas con uniforme escolar solo para ver el cosplay.
no requieren mayor explicación, pero Algo similar puede percibirse en
la jovencita con uniforme de capitana eventos como el Geek Fest, celebrado
de nave espacial, cargando una llave en el Ceart, donde un pianista chino
gigante hecha de cartón y cubierta interpretó al teclado numerosas pie-
por medias de encaje; el individuo de zas de videojuegos legendarios como
grandes dimensiones vestido de ne- Chrono trigger, Castlevania o el clási-
gro, con la cara pintada cual mimo y co Super Mario Bros., y el público no
una cubeta familiar de Kentucky Fried podía dejar de mirarlo. “Es que son
Chicken a manera de sombrero; o los especiales”; “Los japoneses lograron
otros jóvenes con camisetas de Mega- en décadas lo que nosotros no hemos
deth, cargando un Pikachu (Pokemon) podido en siglos”; o “¿Sabías que los
de peluche y tocados con orejas de asiáticos tienen una región especial en
conejo, ya son invitaciones a pregun- el cerebro que les permite entender su
tar por la constitución del personaje. música tradicional?” Son expresiones
Los paseos de cada personaje en- que los ponen en la sintonía de apre-
carnado en los asistentes alrededor ciaciones confirmadas por las opinio-
de la convención son giras panorá- nes de sus asistentes, no solo varones,
micas para su presentación en el es- que no podían quitar los ojos de la
cenario donde se muestran y se en- colegiala japonesa, actitud respecto a
tienden a sí mismos como parte del la cual se había quejado una tal “Ake-
atractivo plástico de los eventos, y es mi” en el foro local animemexicali.
que existe el acuerdo de que “para net: “Los japoneses no somos monos
que parezca” convención tiene que de circo”, siguiendo el hilo abierto en
haber color, y esta noción de lo estéti- torno al tema de la “magia” de la raza
co pasa por las pelucas, las faldas, las amarilla por la que el otaku suspira
uñas, la pintura, los estampados, las alimentando el atractivo de la presen-
capas, el disfraz entero como la clave cia en la convención de émulos de la
argumental de su puesta en escena. colegiala Gogo Yubari (Kill Bill), quien

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
80

para muchos asistentes es la verdade- chicas con orejitas de conejo se pa-


ra heroína de la película. sean y se buscan para leerse el gusto
por cada género y, en lo particular, la
La estructura de ambiente en el historia de manga/anime con sus ar-
gumentos predilectos, el gran flujo de
escenario sentidos comunes que unifican a to-
dos los grupos de fanáticos (lo sean
Esto se vuelve un espectáculo que se de los videojuegos o historias román-
aprecia como en un mercado de carne, ticas o pornográficas) en la conven-
pero mucho más colorido y multirre- ción.
ferencial. Hay una tensión sexual que En el proceso de comercialización de
se conecta con la propia del manga/ la convención es constante la venta de
anime, al menos en las apreciaciones comida japonesa. Es un elemento del
de las fantasías otakus que se asocian ambiente, una clave de la apropiación
parcialmente a la imagen del consu- y, a decir de los informantes vistiendo
midor que no tiene mucha vida social. cosplay, lo único que podrían comer
“Yo casi no salgo, pero vengo aquí a como parte de la representación en el
comprar y a ver qué hay”. Esta condi- momento, y ellos quisieran en el mo-
ción es conocida por los otakus que mento contar con un tatami (alfombri-
entienden las implicaciones de este lla tradicional) y un hibachi (hornillo)
apelativo: “Pero yo no soy otaku, ¿eh?”. para almorzar ahí mismo, como en una
Hay un silencio general en el pe- actuación, y aun cuando reconocen
queño grupo de asistentes, muchos la necesidad de conservar su propia
de ellos portando un mismo atuendo personalidad, los gestos y el aspecto
cosplay cuando, entre la algarabía de general responden constantemente,
la comunidad, llega un sujeto con ca- cuando les pregunto, a los guiños y sig-
miseta negra y zapatos lustrados que nos faciales y movimientos que deben
grita: “¿Es cierto que ustedes son per- ser consecuentes con el personaje que
dedores?”. desarrollan mientras comen.
Los otakus no hablan mucho de sí
mismos, pero se vuelve inevitable leer
sus accesorios: “I love yaoi”, y se espe- La dinámica en el espacio
raría por lo tanto ver a su portadora
más adelante en una situación que, en Las mitologías que cada otaku se cons-
la intimidad del grupo, delataría una truye sobre Japón son, para muchos in-
tendencia homosexual como corres- formantes, los ingredientes centrales
ponde al género yaoi, que narra histo- de los primeros impulsos por conocer
rias de temática gay, pero con el trans- al país; la profundización en su historia
curso de las horas se observa que eso y sociedad marca la diferencia. Un tro-
no pasa. zo de sushi deja de ser alimento para
Se tiene que entender entonces el ser recargado con los significados de
pastiche colorido de la convención; los gustos personales muchas veces
hay que recurrir a las historias detrás extraídos del argumento.
y, en el caso del campo, considerar la “Como comían en Evangelion”. “Así
conducta antes descrita: los chicos y se me afiguraba que sabía el arroz

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
81

blanco en el restaurante de la Cham- hay jovencitas que se apropiaron del


pú (Ranma ½)”. Todo lo relacionado fetiche de la Gothic Lolita vistiéndose
con una conducta aceptable para los como mucamas francesas a la moda
miembros queda asignado a través de del siglo XIX con cofia, mandil y medias
una comparativa entre escenas de los de encaje en imitación de personajes
diferentes animes que es un alarde de consagrados por animes como Rozen
conocimiento, condición para ser el maiden o Darker than light, para par-
personaje que se representa. ticipar en los eventos. Lo mismo que
Las reglas sistemáticas en el otaku y los luchadores, samuráis, colegialas,
su comunidad quedan así condiciona- pokemonsters o guardias imperiales.
das a conductas acordadas: los partici- Por eso se presenta un rompimiento
pantes saben que una opción atractiva que muchos participantes ratifican por
de mostrarse como tales es el concur- unanimidad: no salen a la calle vesti-
so de canto de canciones en japonés dos así. No viven en sus personajes
(J-Pop), que nunca están correcta o in- ni se integran a los grupos a partir de
correctamente interpretadas, sino que un aspecto físico unívoco ni median-
aparecen como un abanico del gusto te un código uniforme que, además y
específico del convencionista. por eso, sea “contracultural”. “¿Para
Desde temprano se empiezan a ins- qué saldría así? No gano nada porque
talar las tarimas y el equipo de sonido nadie sabe lo que quiero decir”. “En
para que los espontáneos se presen- mi casa ni saben que me visto así; yo
ten a cantar y los aplausos y ovaciones creo que ni aquí porque no todos me
y carcajadas le acompañen ya media- reconocen”. “Me moriría de vergüenza
da la pieza y sus conocimientos fonéti- si supieran”. “Tengo mucho miedo de
cos del japonés les granjean la compli- que me hagan algo en la calle”.
cidad de la asamblea: por lo general,
no conocerán el idioma y difícilmente Los jugadores
van más allá del puñado de vocablos
integrados a sus vidas cotidianas, pero “¿Es cierto que ustedes no tienen vida?”,
eso no importa. Su esfuerzo por cantar se repite la pregunta y una otaku en su
la canción se recompensa al identifi- presentación de la gata Felicia (del vi-
carse como reconocimiento y a veces deojuego Darkstalkers) mueve dos ve-
código de entrada al grupo. Por eso, ces la comisura izquierda de los labios y
cuando un asistente sube a interpre- se da media vuelta golpeando sin que-
tar Hey, Jude (The Beatles), decide no rer al impertinente con su cola blanca.
terminarla anticipando las rechiflas Al mismo tiempo, una empleada de
seguidas inmediatamente de aplausos intendencia del Ceart, de largas canas,
comprensivos. pasa junto a un grupo de videojugado-
En este tenor, los otakus saben que res que exclaman alegremente con la
no pueden mostrarse en público sin broma: “Miren nomás, otro Inuyasha…”
considerar lo que sus características (referencia al protagonista andrógino
significan para los otros. Ellos se atre- de dicho anime, de larga cabellera
ven a sobrepasar la censura con su ves- blanca y orejas de gato).
timenta o sus actitudes: por ejemplo,

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
82

Los videojugadores comparten, a su a partir de su experiencia con los indi-


propio juicio, numerosas referencias, viduos con los que interactúa, vienen
acercamientos y gustos con los segui- con las comparaciones: “Yo no soy tan
dores de manga/anime por el hecho otaku, pero a veces sí me siento como
de que ellos mismos lo son. Sus intere- el de Densha Otoko”. “Yo tengo mis
ses por el videojuego trascienden este etapas en que no salgo de mi cuarto,
límite y los llevarán a otro campo. Es pero sí puedo salir y relacionarme”. “Sí,
sugerente observar los movimientos la verdad es que sí me parezco a los
agitados del jugador sobre la palanca otakus japoneses que no piensan en
de la máquina y su semejanza con los otra cosa que, tú sabes, eso…”. Y esto
manoteos angustiosos que los otakus conlleva la observación de sus actitu-
dejan escapar para hacerse notar en des específicas en la comunidad otaku.
una de las ruidosas mesas de venta Tales demostraciones de asocia-
asaltadas por un público masivo. ción se manifiestan generalmente en
Cuando se les pregunta, los gamers la actuación en la estructura de am-
ofrecen una interpretación de primer biente, en la posibilidad de expresión
orden, es decir, las que nacen en las espontánea que ofrece el otaku que
opiniones propias de los informantes, de pronto empieza a luchar con otro
sobre su relación con el manga y el sin perder la sonrisa ni, en ocasiones,
anime. Es común ver a varios de eda- un acento de japonés chapurreado,
des superiores a los treinta años opi- en una escena extraída de un anime y
nando que ellos vieron el surgimiento vuelta a montar en la fila de entrada
del movimiento, aunque es un fenó- al salón de la convención o frente a un
meno, el de la perspectiva propia. puesto de venta.
A este se acude al entrevistar e inter- Otro ejemplo es la actitud del
pretar a los otakus en situación, quie- otaku que, al preguntársele, trata de
nes no se limitan a pensarse como tales resumir lo mejor que puede la historia
sino que intentan plasmar algunas dife- de su afición, un minuto antes de re-
rencias con el “otaku original japonés”, integrarse corriendo a la fila del sushi
siendo estas el motivo último de la pre- y constituyéndose así en “modelo na-
sente investigación: muchos improvisan tivo”, en este caso, un otaku japonés
competencias deportivas de carreras ideal (como el hikikomori, que vive
y luchas en la explanada adyacente al únicamente para sus aficiones), que
salón, otros se organizan en pequeños en realidad está respondiendo a la
grupos y todos socializan, siempre en idea básica del otaku según la Inter-
el espacio del ambiente fijado por los net.
otakus participantes, que intenta pare- Ahí se descubre la asociación indi-
cerse cada vez a las convenciones que vidual a una idea (el otaku obsesiona-
pueden verse en Internet. do que disfruta a cada momento del
manga/anime sin tener mayor contac-
Asociación de los otakus to con el resto del mundo) antes que
una identidad grupal formada ante
Las interpretaciones de segundo gra- una línea de acción: “Pues yo empecé
do, las que el investigador puede hacer viendo las caricaturas del Canal 5 por-

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
83

que yo creo que me dejaban sola mu- tificable, se alegran cuando un even-
cho tiempo y no tenía otra cosa que to central tiene lugar y es entonces
hacer”. “Mi mamá prefería ponerme cuando el equipo de sonido anuncia
Los Caballeros del Zodiaco antes que la presentación. De pronto, uno de los
regañarme por mis travesuras y para actores de doblaje que interpretan en
entretenerme”. “Siempre estuve solo español a diversos personajes como
en mi cuarto viendo mucha televisión”. Goku (Dragon Ball Z: Mario Castañe-
Volviendo al aspecto exterior, en- da), Inuyasha (Inuyasha: Enzo For-
contrarse con los otakus congregados tuny) o incluso Homero Simpson (Los
en la convención o incluso antes de Simpson: Humberto Vélez).
entrar a ella puede recordar la noción Así, entre el griterío, se percibe la
general que el público tiene de los unidad a brazos alzados y gargantas
grupos de darks o góticos: los rostros frenéticas por primera vez, si excep-
muchas veces compungidos, o a veces tuamos el concurso de canto, que en
alegres según el caso, por el persona- realidad no arrastra a la mayoría de la
je que representan. Los participantes multitud otaku con la contundencia de
aparecen velados por una respuesta las figuras arriba mencionadas. La ex-
constante a los otros que interpretan presividad de la asamblea da cuenta
una participación desde la manifesta- de su capacidad pulmonar gritando y
ción latente de su personaje, pero sin ovacionando cuando, a petición gene-
desprenderse nunca de su personali- ral, Castañeda abre su participación
dad propia. adoptando la posición de ataque de
Lo anterior sirve como ejemplo del Goku y grita “¡¡¡Kame-kame-ha!!!” y la
espectáculo de grupos de, mínimo, voz, oh, sorpresa, le sale “igualita” a la
dos otakus que solo parecen tales por de su personaje consagratorio; y cuan-
la interpretación de un personaje a do los otakus vuelven del impacto, lo
causa de sus charlas cotidianas y sus que sigue es la sesión de preguntas y
movimientos mucho más naturales, respuestas en que los asistentes acep-
como de calle. tan cada palabra del invitado de honor
En la interacción de la comunidad con risas y sonrisas de veneración.
otaku, estos momentos usualmente Acto seguido, hay una presentación
aparecen alrededor de las mesas y los a manera de charla del invitado de ho-
puestos de venta y también en el es- nor con los convencionistas, ya debajo
cenario, dando lugar a eventuales “va- de la tarima, y continúan los interro-
cíos” en los que la “actividad otaku” gatorios. Vuelve a entrar la prensa in-
cesa por unos instantes y, mientras vitada, que antes ha tenido una sesión
vuelve, el fan regresa a sus quehaceres exclusiva con los invitados especiales,
y circunstancias ajenas a su afición. y mientras uno de estos, actor de do-
blaje, habla sentado a la mesa ante los
Otakus fans micrófonos, un rosario de otakus des-
fila tras él: un Goku, un Super Mario,
Sin embargo, los momentos “huecos” una Mai Shiranui (Samurai shodown) y
de la convención, en donde no ocurre otros cosplayers incomprensibles, to-
ninguna acción inmediatamente iden- dos sonrisas.

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
84

Paradójicamente, en estas actitu- dia al término de la cual hay una nue-


des no se aprecia tanto al otaku como va cita en el entarimado para iniciar la
al “fan”, al “groupie” que va tras su es- segunda etapa de la actividad.
trella favorita y el código por el que se Bajo la amenaza inicial de dar vein-
conducen, hasta por sus gritos inter- ticinco vueltas a las instalaciones, que
mitentes, es el de los seguidores de arranca carcajadas, el maestro de ce-
las popstars hasta que se empiezan a remonias invita a los persocom a co-
observar algunos gestos (el kameka- locarse tras la línea de salida para la
meha de un Goku o el rostro desen- carrera y después de dos vueltas cada
cajado de una colegiala de True tears), uno de los esclavos sube a la tarima y
entre los otakus cercanos a Fortuny en grita al micrófono: “Lo que yo hago por
la foto del recuerdo y entonces el es- mi amo”, para así ganar su libertad.
pacio se vuelve a activar bajo el “códi- Una lectura que puede hacerse del
go otaku” y el ambiente del momento persocom es que es una actividad lú-
vuelve a conectar con el ambiente ge- dica en donde el cosplayer interpreta,
neral de la convención. dramatiza, a su personaje durante el
Esta teatralidad que aparece en el lapso fijado, pero en realidad ningu-
escenario de la convención está res- no de los dos tiene el talante para ex-
pondiendo así a la presentación de presar sus imaginarios así, y es mejor
la imagen: un vampiro de Castlevania ponerse a platicar dando la enésima
saluda a un pequeño en compañía de vuelta por las mesas de la convención
su padre quien, en cuanto le pide una hasta que esta termina.
foto con su hijo, permite la transfor- Cuando, en contadísimas ocasio-
mación del cosplayer en un amena- nes, otakus locales se han reunido
zante y siseante príncipe de la noche. para celebrar sus aficiones, lo han he-
cho en torno a la organización de pe-
Las personificaciones queños eventos bajo un mismo techo:
un grupo de videojugadores se ubica
Un efecto interesante de esta esceni- en el rincón destinado a las consolas
ficación masiva que es evidente desde y viejas “maquinitas” de Arcadia, otro
la entrada a la convención es el de los sector se instala en mesas destinadas
persocom, practicantes de cosplay que a concursos de “cartitas” de Yugi-oh!
participan, imbuyéndole de su estilo y varios más instalan mamparas o se
manga/anime específico, en las “ven- valen de algunas paredes para expo-
tas de esclavos” donde cualquier asis- ner su fanart, como dibujos a lápiz,
tente puede adquirir a su personaje acuarelas o hasta óleos de sus per-
predilecto desde la módica cifra de un sonajes más entrañables del manga/
peso, lo que no impide que numerosos anime, donde se distingue una vieja
“lotes” sean rechazados con frecuen- escuela de universitarios que repro-
cia. El vampiro es vendido en trescien- ducen escenas y figuras de Los Ca-
tos pesos y un Inuyasha por diez. Los balleros del Zodiaco, Street Fighter II,
felices compradores (porque se les ve Supercampeones, Dragon Ball Z, Ro-
felices) tienen derecho a disfrutar de botech o Mazinger Z, y otakus de más
su compañía durante una hora y me- reciente cuño que han variado sus

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
85

gustos gracias a una oferta masificada portamientos externa e internamente


y multiplicada, estampando en el di- vinculados al ser otaku.
bujo motivos de Naruto, Digimon, Es- Tal consideración sobre el origen
caflowne, Bleach o Cowboy Bebop, una y características del otaku mexica-
variedad compartida por una impor- lense es lo que puede concluirse, en
tante cantidad de asistentes que los parte, de las respuestas constantes
hace trascender los simples géneros de los seguidores de manga y anime
para obedecer centralmente, como se que dudan de las posibilidades de su
verá, a la filiación personal a cada fa- grupo de erigirse en instrumento con-
ceta de la fenomenología otaku. tracultural para incidir en la sociedad,
pues a primera vista se observaría
La apariencia del otaku en sus que el principal de los mayores des-
intereses de los otakus sesionando en
espacios cualquier convención de fanáticos es
la política: “A mí no me interesa nada
Los otakus locales dejaron de ser loca- de eso”. “Todo es la misma porquería”.
lizables en Mexicali por parte de cual- “Los políticos son reptiles gigantescos
quier observador externo como “con- ocultos tras un traje y con apariencia
tracultura” en la medida en que se les humana”. O “yo nunca voy a votar”. Son
consideró (y ellos se asumieron como) expresiones comunes en aquellos a
dependientes de los productos de la quienes se les inquiere sobre el tema,
industria cultural. Así resultó más fácil y esa misma actitud es compartida en
alejarlos de la parcela compartida por términos generales con las temáticas
las tipologías (antisociales) “cholo” que impliquen un acercamiento con
o “anarcopunk” para identificárseles los procesos ideológico-filosóficos
como asociados al gusto y aparien- que configuran la mentalidad domi-
cias del geek en oposición al talante nante sobre valores trascendentales y
(asocial) del freak refugiado en la tra- corrección política, lo que, a decir de
dición endogámica que se unifica por los otakus más reflexivos o con quie-
su rechazo pasivo al statu quo de la nes se puede llegar más lejos en una
clase media a la que en abrumadora
charla off-topic, obedecería a un abu-
mayoría pertenecen. rrimiento general que testimonia el
Esta noción hace referencia no tan- rechazo a las condiciones exteriores
to al origen histórico como a la con- que les habrían predispuesto a su re-
formación típica del grupo que se fugio en la alteridad otaku.
define por sus funciones, por lo que Algo notable de las relaciones entre
aspira a ser y por las asociaciones que los grupos de fanáticos es su condi-
sus integrantes hacen de sus vidas (en ción de agrupaciones independientes
un ejercicio constante de personali- y dispersas que operan en la forma
zación y recuerdo de los argumentos de sesiones de apreciación de anime,
del manga/anime) con los contenidos mismas de las que no saldrá ningún re-
a los que su afición les expone. Para sultado ni expectativa que no sea aca-
quien pueda observarlos, este gusto so el compromiso de una nueva cita.
es generador del grueso de los com-

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
86

Así, las convenciones de manga y tos con un solo objetivo, haciendo de


anime no son un espacio de encuen- estos un espacio sin mayor atractivo
tro orientado a la presentación en so- para el público masivo local que no
ciedad de un grupo bien estructurado comparta la misma afición y que se
por un solo interés; más bien se puede sentiría ajeno dentro de un galerón
entender, por palabras de un grupo de caluroso anegado de aisladas perora-
seguidores de las películas dirigidas tas en “japañol”:
por Hayao Miyazaki, como el resulta- Muchos fanáticos hablan en oca-
do final de una serie de encuentros siones utilizando cortesías en japonés
y operaciones logísticas, claro, pero intercaladas con su idioma materno.
esencialmente de un conjunto de pe- No son de extrañarse las expresiones
queñas necesidades manifiestas por sacadas del anime o de algún video-
cada grupo que desea incluir su nicho. juego, como tampoco intercambiar-
A partir del desarrollo de estos bajo la se saludos respetuosos (ogenki desu
dinámica de la convención, es posible ka?; totemo genki desu, arigato; genki
entrar en contacto con otros fanáti- desu, konbanwa. ¿Cómo estás?; Muy
cos de intereses comunes, pero más bien, gracias; Bueno, buenas noches).
especializados, que incluso poseen la Una estudiante con el uniforme de
característica de ser excluyentes ante colegio japonés, un guerrero-dios de
otros nichos. la muerte (shinigami), un peleador sa-
Cuando asistí a las convenciones lido de un videojuego como Fatal Fury,
pude tener la certeza de que todo Street Fighter Alpha, Darkstalkers,
contacto personal con cualquier par- Mortal Kombat Ultimate, Samurai Sho-
ticipante no pasaría del intercambio down, incluso personajes de Kill Bill,
de saludos elementales (tampoco es un chico con el mismo peinado del
muy válida una pregunta por su anime protagonista rubio (aunque perfecta-
favorito si se desea empezar a pro- mente japonés) de Death Note, dos o
fundizar con él/ella desde el primer tres (o 12 o 13) Caballeros del Zodiaco,
momento) y hay fanáticos que opinan un pelotón de Super Saiyayines expul-
que esto se debe al conocimiento de sados de Dragon Ball Z.
la gran mayoría de los participantes También hay un equipo más o me-
con que los convencionistas cuentan nos completo de Supercampeones (un
luego de haber pasado varios de estos atuendo mucho más fácil de impro-
eventos. visar), un fontanero de bigote y gorra
En ellos pueden ponerse en contac- roja o verde, pequeñas Sailor Moon,
to con los mismos grupos de otakus: Júpiter o Saturno; camisetas, muchas
“No es que sean groseros, es que no camisetas, aunque se observa un
hay nada de qué hablar”. Lo que no chispazo de la moda geek de adornar-
querrá decir que se debe atribuir una las con leyendas sarcásticas donde la
actitud reservada a sus malos mo- haya o marcas de productos retro para
dales, que son un asunto personal, sustituírseles, prendas que se sospe-
sino que, como el investigador pue- charían sido importadas desde Tokio
de inferir de diversos testimonios, los o San Diego, sin olvidar que el toque
convencionistas acceden a los even- local de la convención entre otros,

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
87

viene dado por el “comic americano” y mucho la amplia observación que el


la formidable cantidad de referencias ocio le permitió: Mientras los otakus
a los comics de las editoriales Marvel se acercaban a tocar sus productos y
y dc Comics, pero también al canal de a veces mostrar gestos de admiración
paga Cartoon Network y sus produc- para luego retirarse sin comprar nada,
tos de animación fallidamente empa- pudo leer la multitud de códigos co-
rentada, según los citados seguidores loridos impresos por todo el recinto
de Miyazaki, con las cuadradas y casi hasta en la ropa y pertenencias de los
inmóviles caricatures coreanas de la participantes, y las reglas de la atrac-
presente década. ción que de alguna forma mutan y se
Otro nicho especial lo ocupa el reinterpretan, con inexplicable rapi-
merchandising periférico que puede dez para quien no pertenece al campo,
utilizarse como lenguaje del fanatis- para fijar los encantos que capturan a
mo (fandom) para ubicar las tenden- este estamento de consumidores. Por
cias de los usuarios y así clasificar de eso, no se desanimó y decidió volver
inmediato según el orden al que per- al segundo día de actividades: la no-
tenezca cada categoría argumentís- che anterior se conectó a Internet y
tica que no establece una jerarquía, se dejó llevar por el arcoíris de perso-
que es innecesaria. najes y sentimientos ofrecidos por el
Más bien, se trata de un campo que fandom que tiene en el ciberespacio
puede favorecer interacciones perso- otaku su verdadera territorialidad y
nales que no toman como principal pudo encontrar, no solo respuestas a
prioridad el hecho de ser otaku, pues muchas de las sorpresas codificadas
aquí lo que importa es la comunica- que circulaban por la galería principal
ción de intereses y deseos específicos del evento, sino además la clave de la
(conocer un anime que solo otros dos carencia central de su producto, tal y
asistentes a la convención adoran) como el exigente público lo desdeñó.
que echa por tierra la pretensión de Al día siguiente por la mañana se
un campo unificado, como muchos de presentó con sus libretas adornadas
los mismos fanáticos perciben que es con estampados de Doraemon, Hello
el mundo del otaku japonés, por el Kitty!, Strawberry Shortcake, Pucca,
hecho de que las noticias que les lle- Ranma ½, Digimon o incluso Astro-
gan siempre hablan del mismo com- boy. A mediodía ya no le quedaba ni
portamiento reclusivo. una sola. El precio, veinticinco pesos,
Una joven artesana (que nunca se no había sido castigado y nuestra chica
había interesado ni conocía el manga/ no había echado a andar ninguna ofer-
anime a profundidad) instaló un pues- ta: simplemente, tales artículos dignos
to de venta de libretas encuadernadas de colección eran mucho más atracti-
por ella misma con papel reciclado he- vos de lo que el precio anunciaba: eran
cho cartoncillo con hojas secas como coleccionables, y la vendedora ni sabía
ornato. El primer día no vendió nin- de lo que se estaba deshaciendo.
guna. Sin embargo, estando presente En los grupos otaku que se reúnen
en el evento desde la mañana hasta durante las convenciones (asumamos
la última hora de la tarde, le sirvió de que esta es la única clase de eventos

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
88

en los que el observador podría hablar ción, no sólo sobre su condición, sino
de ellos desde una concepción pareci- esencialmente sobre novedades para
da a un “campo unificado”) se puede la obtención y transmisión de manga/
observar a cada una de las incontables anime, es necesario un acercamiento.
células que antes hemos clasificado Los consumidores se conectan ávida-
en forma muy sucinta como una isla mente a Internet cada vez que pueden
que se integra dentro de la categoría a través de los cibercafés, pero con
“otaku” solo como una consecuencia base en la experiencia de los infor-
en general inevitable de la relación mantes, por lo general de clase media,
de los aficionados con algunos de los cuentan con conexión de banda ancha
múltiples productos de esta industria. en casa.
Las primeras relaciones o tan si- El uso del foro donde pueden abrir
quiera acercamientos con los otakus conversaciones sobre sus temas favo-
señalan la permanencia de una iden- ritos, está ampliamente divulgado en
tidad global que en realidad no es Mexicali gracias a una web en parti-
sostenida, contrario a lo que pudiera cular: animemexicali.net; página ofi-
pensarse de entrada, por un discurso cial en Internet de la organización del
en articulación continua. mismo nombre, publicita las activida-
Más bien lo que tenemos aquí es des de esta para organizar y difundir
una colección de significados, según las actividades de las convenciones.
el gusto, que responden a intere- Los participantes en su foro, previo
ses particulares, esto es, identidades registro gratuito, pueden acceder a los
intercambiables en el juego personal, diferentes “hilos” o conversaciones en
como en el cosplay, que son, en ins- torno a diversas temáticas: series de
tancia última, las que permitirán que anime y manga, música pop japonesa,
pensemos en una identificación plena mangakas (dibujantes) favoritos, tele-
con la noción de un “fanático” de la visión, cosplay, fan art, gamers y pro-
animación japonesa. puestas de hilos fuera de categoría.
El otaku local, a decir, además de Con tan sólo unas pocas lecturas
su lenguaje cotidiano, no está inven- iniciales, el visitante puede percatar-
tando un discurso, sino que ha traído, se de un posicionamiento formal: “Los
y está adaptando, una discursividad otakus somos buenos”. A lo largo de
que debe ajustarse al lenguaje diario diversas charlas es notoria la repeti-
con el que pueden comunicarse y al ción de declaraciones sobre la “sim-
mismo tiempo crear los foros virtuales pleza” de la vida otaku y lo agradable
donde todo es lengua escrita que tie- que es estar todo un día o un fin de
nen a su disposición para llevar a cabo semana completos disfrutando del
su posicionamiento ante la sociedad. manga/anime. El tono y sentido de
sus expresiones se refiere constan-
El otaku en la dinámica de los temente a una voluntad de elección.
Acaso sin saberlo, están rompiendo
foros web con el estereotipo del “otaku original”
que no sale de su cuarto porque no le
Siendo Internet el principal medio por queda otra opción.
el que los otakus adquieren informa-

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
89

La fantasía interviene a cada mo- En lo referente a la lista de hilos


mento, ahora enmarcada en su expe- dedicados “a temas que no tienen que
riencia otaku y cómo se desarrollan ver con nuestro rollo”, hay preguntas
sus vivencias. Ahora, lo importante es tan simples como “¿cuál es tu pasa-
el contacto de las fantasías gracias a tiempo favorito?”, hechos para quie-
la exposición libre de la personalidad. nes deseen hablar de cosas fuera de
Bastante elocuente es un hilo llamado categoría, aunque inevitablemente,
“¿en qué anime te gustaría vivir?”, que los comentarios siempre van a parar
intenta encontrar los motivos de la al tema principal.
compenetración del otaku en sus ar- Por lo regular, el entretenimiento
gumentos predilectos, a través de un comunitario que afirman encontrar
ejercicio tan simple como la extrapo- gira alrededor del videojuego y del vi-
lación de elementos cotidianos. sionado de anime. Muchos pasan gran
Hay además un espacio especial cantidad de tiempo “bajando” man-
para preguntarse entre todos dónde gas digitalizados de Internet. El en-
compran su manga. Y hay una cons- tretenimiento sedentario ni siquiera
tante casi unánime: la tienda Mundo se cuestiona porque no hay salidas y
Vid, en la Plaza La Cachanilla en Mexi- cualquier comentario sobre ello acer-
cali, “¿en dónde más?”, inquiere uno caría al impertinente a los sermones
de los foristas. Mientras, otros más de algunas mamás que están preo-
recuerdan que muchos de los consu- cupadas porque su “niño(a)” no sale
midores locales acuden a comprar a la del cuarto y solo se “envicia” con esos
tienda Shojo beat, en Calexico. Otra “monos chinos”. La conexión a Inter-
tienda es Librolandia, en el centro de net es permanente. De banda ancha.
la ciudad, plena de manga hentai: de Algunos aprovechan el espacio y el
repente, ante la oscuridad de la refe- pseudónimo (nick/avatar) para con-
rencia, la conversación se pierde por fesar que han dejado la computado-
completo en señas sobre su ubica- ra encendida, “bajando”, durante una
ción exacta y el hilo se puede dar por semana entera o más. La asignación
terminado, como muchos otros, que de una identidad se implementa en
citan sobre citas sobre citas, concen- estos espacios a través de las “firmas”
trándose en temas que nada tienen personales que el participante elige
que ver con el original. para adornar y validar cada uno de
El interés por mostrarse arroja la sus mensajes.
lectura de la presentación de sí mis- Incluso pueden verse personajes
mos desde sus objetos. Las personas de Los Simpson o de la lucha libre es-
que son aparecen representadas por tadounidense al lado de cosplayers o
la configuración de una personalidad distintos animes: lo que importa aquí
según el gusto. El gamer se presen- es el ambiente estructurado en torno
ta por su interés en los videojuegos al manga/anime que rezuma incluso
de mediados de los ochenta o por su en la forma de escribir. Una estructura
gusto por comprar o informarse de las que es deudora del mismo orden colo-
consolas más recientes como el Plays- rido facilitado por la colección. Muchos
tation 3 o el Nintendo Wii. asistentes al foro platican sobre las

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
90

distintas formas de acomodar sus es- den cafe de Tokio, en donde jovenci-
pacios dándole prioridad a la idea de tas cosplayers atenderían al cliente
que parezcan los de un otaku. Gustan (“¿En qué te puedo servir, mi amo?”)
de hacer saber que ahí es donde pasan con la total sumisión de un personaje
más tiempo, además de la escuela. kawaii, caricaturizando al servicio y al
Algunos todavía recuerdan las fotos ambiente completo del lugar.
de la habitación de Tsutomu Miyazaki, Lo anterior a la manera del colorido
violador y asesino de niñas que ha- propio del cosplay, en referencia a la
bría sido inspirado por el hentai y que costumbre de sus creadores, como del
pasaría a la historia, en 1989, como resto de los otakus cercanos al proyec-
el ejemplo más elocuente del otaku to a través del foro, por entrar carac-
criminal por el que se estigmatizaría terizados al centro comercial Plaza La
a los seguidores del manga/anime Cachanilla. Los guardias de seguridad
como seres ermitaños y depravados: los desalojaban bajo las denuncias de
“Tenía las paredes llenas de mangas… indumentarias “escandalosas”, pero
qué chilo”, “Sí, pero yo no haría lo que sobre todo por la “irregularidad” que
él hizo…”, “No, pero su cuarto sí que se representaba un grupo de individuos
parecía las tiendas de manga de allá…” no identificables bajo el maquillaje y
Cuando se abre un hilo dedicado a los accesorios propios de la dinámica
que los foristas contesten un “chismó- cosplay.
grafo” que incluye preguntas relativas Fue entonces cuando decidieron
a sus gustos y vivencias personales, la retirarse a su propio espacio en las
mayoría de los que aseguran con gus- cercanías, en la antes citada avenida.
to no haber practicado nunca ningún Sin embargo, pronto se presentó un
deporte es abrumadora. problema que no era menor: se invita-
En contraposición a la imagen ideal, ba a las chicas participantes en el foro
“teórica”, del otaku, con frecuencia a que aplicaran al puesto de meseras
pueden encontrarse hasta dos hilos, del lugar vistiendo a la manera de las
cerrados o abiertos, dedicados a las mucamas francesas tan populares en
experiencias amorosas de los parti- diversas series de manga/anime ro-
cipantes. Si bien puede comprobarse mántico, pero también hentai, aunque
este componente de su personalidad muchas se negaban (“Ni pensarlo”, “La
como punto débil en función de su a neta sí soy muy tímida y no podría.
veces muy escasa socialización, cabe Además, mis papás no me dejan”).
destacarse el interés general por re- En el centro de todo, como se com-
lacionarse en diversos espacios y con probaba avanzando en el hilo, ya ce-
más gente, aunque también el miedo rrado, el temor al rechazo a lo dife-
por encontrarse con personas que no rente y a la constante erotización, por
entiendan sus gustos. la exotización occidental de diversos
En 2007, un grupo de otakus locales elementos de la cultura japonesa en
decidió abrir un local por la avenida el manga/anime.
Lerdo en Mexicali que se denominó Por ejemplo: “Ay, no, es que mu-
Otaku house. La idea era crear un café chos ni saben ni qué onda y no sa-
centrado en el concepto de los mai- brían respetar, y tengo miedo de que

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
91

me digan cosas o que me hagan algo”, exterior como demanda de una trans-
o también, un comentario muy revela- formación con la que ellos hagan una
dor: “Los que vayan ni van a entender aportación sustancial. Simplemente,
por qué lo haríamos, creerían que es sus redes sociales operan para organi-
como un prostíbulo o a lo mejor algu- zar y distribuir información y produc-
na cosa parecida y no es eso y no es tos manga/anime, difíciles de conse-
tan simple porque se trata de nues- guir por iniciativa individual.
tros gustos y ahí sí ya cambia”. Así, los otakus permanecen en el es-
El ambiente era generado, como en pacio imaginario de su afición, renun-
el caso de la convención, por una mi- ciando a otras actividades que puedan
croestructura que estaba destinada a distraerlos, aunque sin aislarse tanto
repetir elementos del manga/anime como para caer en la identidad margi-
o simplemente de contenido japonés nal. En sus relaciones sociales se man-
vía la experiencia vicaria, de nuevo, tienen operativos en sociedad, estu-
dependiendo en su mayoría de los si- dian, tienen empleo; muchos salen de
tios de Internet. viaje, tienen pareja y conviven con sus
padres.
Conclusión La Internet es una herramienta in-
sustituible para acercarse a la dimen-
La construcción sociocultural del fa- sión otaku, a su estética, referentes y
nático depende de su inmersión cons- gustos. Es el espacio inicial para cono-
tante en el mundo que se ha construi- cer al consumidor de manga/anime y
do y en el que se adiestra para salir a para adentrarse en la tipología a la que
la calle y relacionarse desde su pun- puede asociarse: la del fan japonés, por
to de vista sobre las condiciones del contar con una vida similar a la suya
mundo que las demás personas han como otaku (a descubrir para sí e iden-
acordado como “real”. Partí desde el tificarse con el término mismo) agre-
imaginario por considerar qué argu- gando el enorme atractivo de vivir en
mentos, estética y antecedentes cul- Japón y ser parte integrante de un estilo
turales del manga/anime inciden en de vida, incluso reflejado en el manga/
aquellos elementos de la imaginación anime, al que aspira pertenecer.
que comprometen la creatividad per- Las convenciones son intentos por
sonal del otaku. Vivir en una dinámica reproducir esta sociabilidad otaku
psíquica en la que constantemente se idealizada. De ahí que los otakus parti-
regresa al manga/anime es la inspira- cipen en sus distintas actividades como
ción para crear una dimensión propia si se tratara de una vivencia puesta en
que es mucho más complaciente que escena que repite los ambientes de la
el espacio social cotidiano. actividad otaku en Tokio, tal como la
De ahí la afiliación del otaku a un conocen a través de las imágenes y re-
grupo de fans como él. Sin embargo, latos que circulan en el ciberespacio.
este grupo no tiene la vocación de Alimentar la imaginación con un
presentar su identidad frente a una sistema de narraciones e imágenes
realidad susceptible a ser cambiada. que suman legión por la fuerza de la
Su identidad no se proyecta hacia el industria, es acceder a diferentes for-

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X
92

mas de enfrentarse a uno mismo y Grassmuck, Volker, “‘I’m alone, but not
conocer los mecanismos que lo impe- lonely’. Japanese otaku-kids colonize
len a la acción. El manga/anime como the realm of information and media. A
fuente de creatividad se ofrece va- tale of sex and crime from a faraway
riado y divertido, amigable y emocio- place”, en http://www.cjas.org/~leng/
nante para moldearlo según los senti- otaku-e.htm, 1990.
mientos particulares de sus usuarios. Greenfeld, Karl Taro, Speed tribes. Harper
La impronta sociocultural del man- Collins, Nueva York, 1995.
ga/anime puede comprobarse en es- Kinsella, Sharon, “Amateur manga sub-
pacios como las convenciones o los culture and the otaku panic”, en Jour-
foros electrónicos, lo mismo que en nal of Japanese studies, 1998.
la producción artística de los otakus. Pinillos, Isabel, “El coleccionista y su te-
Sus trabajos y manifestaciones mani- soro: La colección”, ponencia para el
fiestan su existencia, demandando la XX Congreso Anual de aedem, Palma de
atención de los miembros de su en- Mallorca, 2006.
torno. Su aparente anonimato es una Piscitelli, Alejandro, Ciberculturas. En la
invitación a sentir y vivir, con un esti- era de las máquinas inteligentes. Pai-
lo particular delimitado por el espa- dós, Barcelona, 1995.
cio geográfico, el acercamiento a otra Roszak, Theodore, El nacimiento de una
cultura, la japonesa, con sus propias contracultura: reflexiones sobre la so-
emociones, visiones, estética e histo- ciedad tecnológica y su oposición juve-
rias gracias a productos industriales nil. Kairós, Barcelona, 1973.
masivos. Los productos que permi- Schodt, Frederik, Manga!, Manga!, the
ten gozar de un momento de alegría world of Japanese comics. Kodansha,
y tranquilidad gracias a su integración Tokyo, 1986.
en el imaginario individual merecen Tobin, Joseph J. (ed.) Re-made in Japan:
ser considerados como aportaciones everyday life and consumer taste in a
a la humanidad que amenaza con per- changing society. Yale University Press,
derse bajo los embates de la codicia New Haven, 1992.
y el dolor tecnificados. Ser otaku es Vásquez Rocca, Adolfo, “Coleccionismo y
estar consciente de la necesidad de genealogía de la intimidad”, en Almiar,
un espacio íntimo para el crecimien- Madrid, 2006.
to personal, para la supervivencia de Whipple, Charles, “The silencing of lambs”,
una cultura particular que merece recuperado el 19 de marzo de 2007 en:
participar de la pluralidad cultural re- http://www.archive.org/www.charlest.
conocida por las sociedades actuales. whipple.net/miyazaki.
Ser otaku es seguir siendo humano. White, Merry, The material child, The free
Press, Nueva York, 1993.
Referencias

Ardevol et al., “Etnografía virtualizada: La


observación participante y la entrevis-
ta semiestructurada en línea”, en Ate-
nea digital, Barcelona, 2003.

Núm. 2. Vol. 2. Octubre 2016-Octubre 2017.


Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte.
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. ISSN: 2448-900X

Intereses relacionados