Está en la página 1de 3

Curso del anti-Edipo

Pt1.

Spinoza menciona el problema principal de la filosofía política: porque luchan los hombres por su
servidumbre como si se tratara de su salvación.

Como es posible que el deseo desee su propia represión

Cuando un individuo, sujeto o grupo lucha en contra de sus propios intereses de clase, cuando se
adhieren a los interés ideales de una clase que su propia situación objetiva debería determinarles
a combatir no basta con decir que han sido engañados. No es un problema ideológico, de
desconocimiento o ilusión sino un problema del deseo, y este no es individual sino social.
Estructuras y dinámicas tanto inconscientes y sociales.

No solo el fascismo histórico que también supo movilizar el deseo de las masas, sino también el
fascismo que está dentro de todos nosotros, que habita en nuestros espíritus y se manifiesta en
nuestra conducta cotidiana. El fascismo que nos hace desear el poder, amar esa cosa misma que
nos domina y nos explota.

Esquizoanálisis: psiquiatría materialista revolucionaria.

El psicoanálisis fordiano no es revolucionaria sino algo que prolonga el status quo, un estado
restringido y contorsionado del deseo. El esquizoanalisis pretende liberar el deseo que el
psicoanálisis no pudo, sino que es parte del problema.

Modelo de psique freudiano: teatro

Modelo de psique d y g: fábricas

Para deleuze y guattari en el teatro se obtiene la representación, el psicoanálisis es idealista. Los


contenidos mentales son representaciones. Ellos van a cambiar el modelo psíquico y social en
términos de producción, de máquinas, de fábricas.

El deseo es social, el deseo es parte de la superestructura.

El psicoanálisis estudia la fuerza animadora que podríamos llamar economía libidinal. La sociedad
también tiene esa fuerza animadora que es el trabajo cuyo estudio llamamos la economía política.
Deleuze y guattari postula que el objeto de estudio es el mismo, la misma energía deseante, vital.
El esquizoanalisis es la fusión entre marxismo y freudianismo.

Se analizan flujos: el deseo es flujo de energía pero no el único. También mercancías y dinero,
personas, palabras, etc. Donde hay flujo hay deseo.

Lo que se estudia es que estados puede encontrarse ese flujo y cuáles son las condiciones de esos
estados: en un extremo es el flujo que se manifiesta sin obstrucción alguna y de manera libre y
amorfa e indeterminada; la esquizofrenia. Y por otro lado un flujo totalmente restringido,
determinado, empaquetado, codificado y empaquetado; paranoia.
En el capitalismo el deseo se desenvuelve mucho más que en otros regímenes políticos, pero hay
ciertas instituciones capitalistas que restringen el deseo como la psiquiatría y esto causa la
condición mental llamada esquizofrenia.

Este flujo en Nietzsche sería la voluntad de poder, en Marx el trabajo como realización y en Freud
la libido. La escuela de la sospecha. Los 3 sospecharon sobre la religión.

Deleuze dice que Freud es el Adam Smith y Martin Lutero de la psiquiatría. Los 3 descubrieron
cada quien a su manera es que le valor de sus objetos no es inherente a ellos, sino que adquieren
valor debido a una actividad esencialmente humana: devoción religiosa, trabajo físico o el deseo
libidinal. Tiene que ver con la inversión copernicana de Kant, donde los objetos se adaptan a
nuestras categorías del pensamiento. Sin embargo, este descubrimiento del poder de la actividad
esencialmente humana en la construcción del valor de su mundo se libera de cierta estructura
para re subordinarse a otra. Para Lutero por ejemplo la esencia de la religión no estriba en la
naturaleza objetos de devoción (iglesia católica) sino en una actividad religiosa del sujeto. Uno no
es religioso cuando la iglesia católica hace las cosas bien y comulga etc. Sino que es más bien un
acto personal e íntimo. Libera la fe de la iglesia católica pero se re subordina a la escritura sagrada.
En el caso de Smith no existen objetos con valor económico en sí mismos sino más bien en la
actividad productora, suprime ese valor inherente al objeto pero se lo da al capital. En Freud la
esencia de la energía libidinal no está en el objeto deseado sino en el deseo mismo. Son objetos
de deseo no porque tengan algo que las hace desear sino la esencia es el deseo mismo. Algo que
deleuze y guattari van a criticar mucho es el deseo como una esencia psíquica que puede ser
moldeado en distintas formas. La libido a través de la catexis (conexión) o en ingles de invertir en
un objeto. Según el dúo se re subordina a la reproducción heterosexual en la familia nuclear.

Perversidad polimórfica (en él bebe) cualquier parte del cuerpo infantil susceptible a una carga
placentera erótica, como una tabula rasa. Después de la relación con el entorno va a tomar forma
o en términos del dúo va territorializándose. La forma correcta en la cual el deseo libidinal puede
expresarse en la reproducción heterosexual en la familia nuclear.

La propuesta es superar los encadenamientos en 3 campos

Marx en su crítica plantea para liberar al obrero de la explotación y del impedimento de realizar su
esencia
Nietzsche plantea en su crítica liberar al hombre y su voluntad de poder creativa de la religión, el
nihilismo y ascetismos transmundanos.
El dúo tiene una crítica para liberar al deseo de la forma correcta de manifestación y del complejo
de Edipo
Campo economico-politico, psicológico y religioso; igual que los 3 personajes de antes.
El psicoanálisis bajo el capitalismo refuerza la restricción del deseo en vez de liberarlo.

Pt2.
Una de las tareas del libro es hacer una síntesis entre Freud y Marx, entre el deseo y la producción;
“la producción deseante”, así quiebran el dualismo.
Schreber: jurista alemán con trastornos psicológicos y paso mucho tiempo en terapia. Escribió un
libro acerca de esto que leyó Freud y fue base para un libro.
Lenz: amigo de Goethe que también sufrió de esquizofrenia. Cuidado por un pastor y este llevaba
un diario donde contaba su experiencia y luego se hizo libro que se llamó Lenz.
Malone: personaje de una obra de teatro, circuito del paso de piedras.

Estos tres personajes ayudan mejor a entender la naturaleza de la psique que un neurótico en el
diván.