Está en la página 1de 3

Contexto Económico Commented [M1]: Deben ser al menos tres paráfrasis por

apartado, con igual numero de párrafos de creación propia

En la época de los 90 Venezuela tenía como principal actividad económica la


explotación y refinación del petróleo para la exportación, restándole importancia y
atención a la producción del campo, así mismo, la sociedad venezolana se encontró
afectada con la crisis global que surgió en 1994, acontecimiento que se pudo
evidenciar con el decaimiento del crecimiento económico, las bajas tasas de inversión
privada, influenciado además que en la parte de la economía no petrolera, existía una
alta inflación, una caída real de los salarios y el aumento de la pobreza.

Ante este hecho, varios economistas e historiadores predijeron de este


fenómeno, ya que la renta aduanera dejo de ser, la principal fuente de ingresos del
Estado y las recaudaciones por impuestos sobre hidrocarburos tomaron la delantera.
De exportador importante de café, Venezuela paso a ocupar el séptimo u octavo sitio
en la escala mundial de vendedores, siendo así, la deformación de la economía
venezolana perfilada netamente a depender, en forma alarmante, de una sola industria
y de una sola fuente de ingresos: el petróleo. (R. Betancourt, 1956).

De igual manera, en opinión subjetiva, a pesar de los altos ingresos que


correspondieron por parte de la exportación del petróleo, este no es suficiente para
sostener la renta del país, en la actualidad la balanza de precios de dicho rubro han
sido muy inestable, ocasionando una limitación y poca estabilidad en la economía de
Venezuela, operando un fenómeno de empobrecimiento general del país y las
migraciones internas cobraron una intensidad y ritmo acelerado.
En ese orden de ideas, la economía venezolana en los 90, se vio afectada por
varios factores, tocando bases fundamentales de la estructura económica, generando
desconfianza en las inversiones y pérdida de credibilidad en la moneda nacional, con
altos índices de inflación y desestabilización a las empresas, aparte de al bolsillo del
venezolano, se puede decir que este fue el germen inicial de una etapa progresiva de
decaimiento económico en la nación.

Para esta época se tenía antecedentes de diferencias políticas y descontento


social. Se produjo así un tenso clima de inestabilidad política, con dos estallidos el 4
de febrero y el 27 de noviembre de 1992, que oscureció el panorama social, situación
que aún la dirigencia política no ha logrado solventar. A los elementos iniciales de la
crisis (crisis cambiaría de 1983 contradictorias políticas económicas, insostenibles
subsidios, déficit fiscal, elevada deuda externa, deterioro de la situación social y
política, aumento de la corrupción y de la inflación) se sumó un nuevo y
peligrosísimo elemento: el colapso del sistema bancario nacional. El fantasma del
golpe de Estado militar ha deprimido el escenario interno y desacreditado al país
internacionalmente, conjuntamente con la incertidumbre y las incoherencias de la
política económica gubernamental. Trayendo consigo el estallido de un enorme
escándalo financiero (J. hardey, 1993).

Uno de los factores que agravaron la crisis económica con sucesivas devaluaciones y
una volatidad inflacionaria fueron los intentos de golpe de estado de (1992) liderados
por Hugo Chávez, lo que dio lugar a una pérdida masiva de empleos y que el país
decayera en una situación de pobreza de la cual fue difícil recuperarse de hecho se
puede asegurar a tiempos actuales el país no ha podido levantarse. La tasa de
inflación en los años 1994 un 71%, en 1995 del 60% y de 103% en 1996
En este contexto, la calidad de vida de los venezolanos fue afectada
drásticamente. Venezuela entró al siglo XXI en medio de una profunda recesión
económica, difícilmente amortiguada por los elevados precios que ha alcanzado el
petróleo. El fracaso de los esfuerzos para diversificar la economía y la ausencia de
inversión mantienen a la mayor parte de la población sumida en la pobreza, el
desempleo y la informalidad.

En referencia al siglo XX, afirma que es un siglo atravesado por una guerra
civil transnacional. El incremento de la violencia cotidiana indica a lo largo de la
década la agudización de los desequilibrios sociales y políticos que aquejan al país.
También, reflejan los traumáticos cambios operados en la sociedad venezolana
durante la década y en especial el violento empobrecimiento de las clases media.
Actuando como un factor de desestabilización nacional (Ianni. 2000).

A consecuencia de los terribles hechos, el desarrollo del proceso ha sido


traumático y afecto drásticamente a los sectores menos favorecidos de la población
venezolana. Con un incremento exorbitante de desempleo, comercio informal,
desabastecimiento y poca satisfacción de necesidades. Por ello puede considerarse
este período como una década fundamental para entender la crisis y el colapso del
sistema corporativo vigente en el país.