Está en la página 1de 3

SEGUNDO.

Las multas a que hacen referencia en las resoluciones a debate contravienen


las disposiciones legales aplicables, toda vez que, por una parte la infracción no fue
descubierta por la autoridad fiscal, y además las declaraciones informativas de
operaciones con terceros correspondiente a los meses de enero y febrero de 2014, SI
FUERON PRESENTADAS EN TIEMPÓ Y FORMA LEGALES, ello constatable con los acuses
de recibo que en el capítulo de pruebas ofrecemos y además exhibimos con ésta
demanda, siendo entonces dicha presentación en forma espontánea, sin que mediare
requerimiento de la autoridad, debido a las razones expresadas en el agravio anterior,
por lo cual no se actualizó una condición esencial para que la autoridad estuviera en
posibilidad de imponer las multas de conformidad a lo dispuesto en los artículos 81,
fracción I del en relación con el 82 fracción I incisos a) y b) y 70 párrafos primero y tercero
del Código Fiscal de la Federación.

La autoridad cuyos actos se impugnan menciona en la resolución materia de la litis, que


la obligación omitida o motivos de la multa fue la supuesta omisión en presentación de la
declaración informativa de operaciones con terceros correspondientes por los meses de
enero y febrero de 2014. Ahora tal y como ésta H. Autoridad podrá constatar las
declaraciones en cuestión sí fueron presentadas a través de medios electrónicos en fecha
21 de febrero de 2015, de forma espontánea sin necesidad de que mediare
requerimiento. De ahí que niego lisa y llanamente en términos del artículo 68 del Código
Fiscal de la Federación que hubiere mediado requerimiento de la obligación fiscal
correspondiente, e igualmente niego lisa y llanamente que hubiere sido notificado
legalmente, lo anterior para efectos de lo dispuesto en el artículo 129 del Código Fiscal de
la Federación.

Por lo anterior existe un cumplimiento en tiempo y forma, y desde luego de manera


espontánea de tal forma que no deberán proceder las infracciones determinadas y por
ende tampoco las sanciones que se determinan.

Efectivamente, tratándose de multas administrativas, debe ser de aplicación estricta el


precepto que las establece en relación con alguna infracción, cualquiera que sea la ley en
que ello suceda. Y de esta manera, el principio de tipicidad de las penas es aplicable a
toda multa (que no es sino una pena administrativa a una infracción de ese orden).

Es decir, si alguna ley establece una pena de multa para alguna infracción, en ese aspecto
esa ley está sujeta al principio de aplicación estricta que señala “ninguna pena sin ley”
(nulla pena sine lege), conforme al cual la conducta realizada por el afectado debe encajar
exactamente en la hipótesis normativa, sin que sea lícito ampliar ésta ni por analogía, ni
por mayoría de razón.

Resulta conveniente transcribir el artículo 73 del Código Fiscal de la Federación, que


también fue citado como fundamento de las multas, en cita:

“Artículo 73.- No se impondrán multas cuando se cumplan en forma


espontánea las obligaciones fiscales fuera de los plazos señalados por
las disposiciones fiscales o cuando se haya incurrido en infracción a
causa de fuerza mayor o de caso fortuito. Se considerará que el
cumplimiento no es espontáneo en el caso de que:

I. La omisión sea descubierta por las autoridades fiscales.

II. La omisión haya sido corregida por el contribuyente después de que


las autoridades fiscales hubieren notificado una orden de visita
domiciliaria, o haya mediado requerimiento o cualquier otra gestión
notificada por las mismas, tendientes a la comprobación del
cumplimiento de disposiciones fiscales.

III. La omisión haya sido corregida por el contribuyente con


posterioridad a los 15 días siguientes a la presentación del dictamen de
los estados financieros de dicho contribuyente formulado por contador
público ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, respecto de
aquellas contribuciones omitidas que hubieren sido observadas en el
dictamen.

Siempre que se omita el pago de una contribución cuya determinación


corresponda a los funcionarios o empleados públicos o a los notarios o
corredores titulados, los accesorios serán a cargo exclusivamente de
ellos, y los contribuyentes sólo quedarán obligados a pagar las
contribuciones omitidas. Si la infracción se cometiere por inexactitud o
falsedad de los datos proporcionados por los contribuyentes a quien
determinó las contribuciones, los accesorios serán a cargo de los
contribuyentes.”

(lo enfatizado con letra negrita es nuestro).

Solicitamos que ésta H. Autoridad tome en cuenta el criterio emitido por el Tribunal
Colegiado en Materia Administrativa del Sexto Circuito, que con el propósito de esclarecer
e ilustrar un poco más nuestro argumento lo transcribiremos a continuación:

Novena Época
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Tomo:
XI, Abril de 2000
Tesis: VI.A.48 A
Página: 968
Materia: Administrativa Tesis aislada.

MULTAS FISCALES. PARA DETERMINAR SU IMPROCEDENCIA


POR EL CUMPLIMIENTO ESPONTÁNEO DE LA OBLIGACIÓN
OMITIDA, CUANDO LA AUTORIDAD HACENDARIA DICTÓ
RESOLUCIÓN DETERMINANDO LA INFRACCIÓN, DEBE TOMARSE
EN CONSIDERACIÓN LA FECHA DE NOTIFICACIÓN DE ÉSTA Y NO
LA DE SU EMISIÓN.- El artículo 73 del Código Fiscal de la
Federación prohíbe a las autoridades hacendarias imponer
multas "... cuando se cumplan en forma espontánea las
obligaciones fiscales fuera de los plazos señalados por las
disposiciones fiscales ..."; por tanto, el momento que debe
considerarse para determinar si el cumplimiento de una
obligación fiscal fuera del plazo establecido en la ley es o no
espontáneo, cuando la autoridad emite una resolución en la que
descubrió la infracción del particular, es el de su notificación y no
el de la fecha de emisión anotada en el oficio respectivo, en
virtud de que la notificación es el acto mediante el cual se da
publicidad a las resoluciones de la autoridad y, por ello, es a partir
del instante en que ésta se efectúa en que el acto de la autoridad
hacendaria surte efectos frente al particular, pues desde ese
momento el contribuyente tiene pleno conocimiento de su
existencia. Consecuentemente, debe concluirse que es
espontáneo el cumplimiento de la obligación fiscal si se efectúa
con antelación a la notificación del requerimiento
correspondiente.

TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL SEXTO


CIRCUITO.

Amparo directo 420/99. Bonasa, S.A. de C.V. 20 de enero de


2000. Unanimidad de votos. Ponente: Jorge Higuera Corona.
Secretario: José Alberto Arriaga Farías. Nota: Esta tesis aparece
publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta,
Novena Época, Tomo XI, febrero de 2000, página 1083; por
instrucciones del Tribunal Colegiado se publica nuevamente con
las correcciones que indicó.
En dado caso de considerar como procedente el presente concepto de impugnación, se
solicita a ésta H. Autoridad Fiscal deje sin efectos el acto impugnado de conformidad con
lo dispuesto en la fracción IV del artículo 133 del Código Fiscal de la Federación.

Este concepto de impugnación se relaciona con todas las pruebas señaladas en el capítulo
respectivo de esta demanda.