Está en la página 1de 1

Fotografía versus pintura

Desde la perspectiva de Ossip Brik en 1926 la fotografía tuvo una serie de roces y
competencia desde su descubrimiento con la pintura, la presencia de una
desprestigiaba a la otra, sin suponer que sus objetivos eran completamente
distintos, por muy similares que parezcan en diversas ocasiones.

Al surgimiento de la fotografía, la pintura se vio amenazada, pues suponía una


serie de ventajas en cuanto a la representación de lo que ocurría, la fotografía era
más rápida, más precisa y más barata para captar un fragmento de tiempo y
espacio.

La fotografía igualmente estuvo durante un periodo de tiempo a la sombra de la


pintura, envidiando a la pintura por ser considerada un arte verdadero y poseer la
“dignidad” de ser apreciada.

El principal problema que veo radica en la visión que se tiene en ese momento
sobre el futuro de la pintura y de la fotografía, ahora podemos ver que la existencia
de una no condiciona a la otra. Podríamos incluso hablar sobre la liberación que le
dio la fotografía a la pintura, al lograr el objetivo frustrado sobre generar imágenes
realistas, se centró en lo que conocemos hoy en día, en dar una manera de ver el
mundo desde el punto de vista del artista. En su momento dando pie a la abstracción
y al vanguardismo.

El día de hoy podemos ver como se mantienen ambas, y la fotografía puede ser
considerada arte, sin dejar de lado su oficio y su responsabilidad social, tomando la
misma o incluso mayor importancia que la fotografía.

Más allá de una competencia de algún arte con una nueva propuesta, para la
verdadera evolución de las disciplinas se necesita la interrelación y la
complementación, lo cual se puede ver tanto socialmente, como de manera
individual, pues para saber oponerse a algo primero hay que conocerlo cual
expertos.