Está en la página 1de 4

GUERRA ESTADOS UNIDOS VS. MÉXICO (1846-1848).

Guerra Estados Unidos vs. México (1846-1848).


La guerra mexicana entre los Estados Unidos y México comenzó
con un ataque mexicano contra las tropas americanas a lo largo de
la frontera de Texas de abril el 25 de 1846. La lucha terminó
cuando ESTADOS UNIDOS con el Gral. Winfield Scott ocuparon
Ciudad de México el 14 septiembre de 1847; algunos meses más
adelante un tratado de paz fue firmado (el 2 febrero de 1848) el de
Guadalupe Hidalgo. Además de reconocer la anexión de Texas en
Estados Unidos con la derrota, California también es cedida por
México y, Nuevo México (todos los estados actuales incluyendo del
sudoeste).
Como con todos los acontecimientos importantes, las
interpretaciones históricas referentes a las causas de la guerra mexicana varían. Indicando
simplemente, un gobierno dictatorial de Centralismo en México comenzó la guerra debido a la
anexión de ESTADOS UNIDOS (1845) de Texas, que México continuó demandando a pesar del
establecimiento de la república independiente de Texas 10 años antes. Algunos historiadores han
discutido, sin embargo, que los Estados Unidos provocaran la guerra anexando Texas y, más
deliberadamente, colocando a un ejército en la boca de la Río Grande. Otro, relacionado,
interpretación mantiene que la administración de presidente James K. Polk de ESTADOS UNIDOS
forzó a México a la guerra para retener California y el sudoeste. Una minoría cree la guerra se
presentó simplemente por la falta de México de pagar las demandas de las pérdidas sostenidas por
los ciudadanos de ESTADOS UNIDOS durante la guerra mexicana de la independencia.
La Política Mexicana
A la hora de la guerra, México tenía un gobierno altamente inestable. La constitución federal de
1824 había sido cambiada en 1835 y substituida por una dictadura centralizada. Dos fracciones
opuestas se habían presentado: los federalistas, que apoyaron una democracia constitucional; y los
Centralistas, que apoyaban un gobierno autocrático debajo de un monarca o de un dictador. Los
varios partidos de Centralistas estaban en el control del gobierno a partir de 1835 a diciembre de
1844. Durante ese tiempo las rebeliones y las insurrecciones numerosas ocurrieron dentro de
territorio mexicano, incluyendo la pérdida temporal de California y de la revolución de Texas, que
dio lugar a la independencia (1836) de Texas.
En diciembre de 1844 una coalición de moderalistas y los federalistas forzaron a dictador Antonio
López de Santa Anna en Sn. José exile e instale a Joaquín Herrera como presidente temporal de
México. La victoria era de breve duración. Aunque Santa Anna mismo estaba en Cuba, los otros
Centralistas comenzaron a planear el derrocamiento de Herrera, y la anexión de Texas a Estados
Unidos en 1845.
La Política de ESTADOS UNIDOS

Por una resolución del congreso común (febrero


27-28, 1845), había causado la discusión política
considerable en los Estados Unidos. El deseo de la
república de Texas de ensamblar los Estados
Unidos había sido bloqueado por varios años por
las fuerzas en contra del esclavismo, que temieron
que varios nuevos estados auxiliares fueran
creados por el territorio de Texas. El factor
principal que condujo la administración de Juan
Tyler a tomar la acción era el interés británico en
Texas independiente. De hecho, la sensación
contra-Británica pone detrás de la mayoría de las
declaraciones de política expansionistas de los
Estados Unidos en este período. James Polk ganó la elección presidencial 1844 abogando un
soporte contra Gran Bretaña en la pregunta de Oregon. Una vez en su oficina él declaró que "la
gente de este continente solamente tiene el derecho de decidir su propio destino." Tiempo casi
igual el destino manifiesto del término vino a describir qué fue la derecha de Dios-dada de ampliar
el territorio de ESTADOS UNIDOS”. El término fue aplicado particularmente al conflicto de Oregon,
pero tenía importancia también a California, en donde los colonos americanos advirtieron de
encantos británicos para tomar control, y a Texas.
Para el momento en que Slidell llegara en México en diciembre de 1845, el gobierno de Herrera
estaba bajo fuego intenso de Centralistas para sus políticas extranjeras moderadas. La estrategia
de los Centralistas era levantar al orgullo nacional mexicano como medios de expulsar Herrera.
Durante agosto 1845 su líder, desfiló y Mariano Arrillaga, comenzó a exigir un ataque contra los
Estados Unidos. Cuando llegó Slidell, Herrera, en un esfuerzo de ahorrar su gobierno, rechazó
satisfacerlo. Algunos días más adelante (el 14 diciembre), los desfiles publicaron un manifiesto
revolucionario; él entró en la Ciudad de México él al frente de un ejército el 2 de enero de 1846.
Herrera huyó, y los desfiles, que asumieron la presidencia el 4 de enero, pidieron a Slidell fuera de
México. Después de la falla en la misión de Slidell, Polk ordenó a Zachary mover a su ejército a la
boca de la Río Grande y prepararse para defender Texas de la invasión. El sastre (Zachary) así
pues, llegando al Río Grande el 28 de Marzo de 1846. Algunos en los Estados Unidos, que habían
opuesto la anexión de Texas como estado auxiliar, demandaron que el movimiento a la Río Grande
era un acto hostil y agresivo de Polk de provocar una guerra con México para agregar el territorio
auxiliar nuevo a los Estados Unidos. Las intenciones exactas de cualquier Polk eran, que los
Centralistas en México decían que la anexión de Texas había sido suficiente causa para la guerra;
no vieron ningún límite disputado - México poseía todo el territorio de Texas. Antes de que el sastre
se hubiera trasladado a el Río Grande, el desfila había comenzado a movilizar tropas y había
reiterado su intención de atacar.
El 4 de abril, el nuevo dictador de México pidió el ataque contra el Gral. Americano. Cuando su
comandante en Matamoros se retrasó, le publicaron una declaración de guerra (el 23 de abril), y
reordenó el ataque.

INVACION DE ESTADOS UNIDOS A LA REPÚBLICA DOMINICANA

1) La Primera Ocupación Militar Norteamericana (1916-1924). Precedentes.

Juan Isidro Jiménez permaneció por casi año y medio en el poder, pero fue derrocado por
Desiderio Arias que era Ministro de Guerra y se apoderó de la ciudad de Santo Domingo, junto a
un grupo horacistas. El 7 de mayo de 1916 presentó Jiménez su renuncia e inmediatamente se
instaló un Consejo de Secretarios de Estado.

Desiderio Arias recibió un ultimátum de los norteamericanos para que se entregara o la ciudad
sería bombardeada. Ante esta situación Arias se retiró a la Línea Noroeste y el 16 de mayo de
1916 se produjo el primer desembarco de los marinos norteamericanos por Montecristi, Puerto
Plata y Santo Domingo, con el pretexto de ofrecer protección al gobierno legal de Jiménez. Pero
este renunció como gesto de decoro nacionalista.

Las causas de la intervención fueron básicamente:

* En esos momentos Estados Unidos se preparaba para intervenir en la Primera Guerra Mundial
en contra de Alemania, eso requería establecer un sistema de defensa en la región del Caribe,
con vistas a garantizar la navegación por el Canal de Panamá.
* Ya Puerto Rico había quedado en condición de colonia; Cuba tenia la base militar de
Guantánamo y estaba sometida a limitaciones en su soberanía por medio de la Enmienda Platt;
Haití estaba intervenida militarmente desde 1915. Por tanto, con la intervención en República
Dominicana culminaba el despliegue geopolítico en las Antillas.
* Había también motivaciones económicas, pues los inversionistas norteamericanos tenían
intereses en la expansión de la actividad azucarera en la República Dominicana.
* La regularización del orden político era un requisito importante para que el país pudiera
responder a las demandas de una economía norteamericana en plena expansión, que buscaba
abastecerse de productos agrícolas y materia prima barata y abrir los mercados de otros países
a sus productos manufacturados.

Después de la proclama, el gobierno militar norteamericano realizó gestiones encaminadas a


imponer mediante la fuerza: la paz, la obediencia y la sumisión de los dominicanos.

2) Intervención de 1965

El 28 de abril de 1965, cuatro días después de iniciado el movimiento cívico-militar que acabó
con el gobierno encabezado por Reid Cabral, con la excusa de la presencia de unos 53
dominicanos supuestamente comunistas, el gobierno de los Estados Unidos invadió la República
Dominicana.

Motivada en este hecho y por el temor de que en el país fuera a suceder algo similar al
fenómeno socio-político registrado en Cuba en 1959, la administración del presidente
estadounidense Lyndon B. Johnson ordenó el desembarco de la 82 División Aerotransportada de
los Estados Unidos, con lo que por segunda ocasión en el siglo XX se violaba la integridad
territorial de la nación dominicana. La invasión norteamericana buscaba preservar su dominio
sobre suelo dominicano.

Esta intervención terminó el 21 de septiembre de 1966, fecha en que se completó la retirada de


tropas de la llamada Fuerza Interamericana de Paz, y con el acenso del doctor Joaquín Balaguer
a la presidencia de la República Dominicana el 1 de junio de 1966.

LA REVOLUCIÓN DEL 20 DE OCTUBRE DE 1944 DE GUATEMALA

La Revolución del 20 de Octubre de 1944 fue la respuesta del pueblo de Guatemala a más de
setenta años de dictaduras liberales, discriminadoras con pretensiones de modernizar el país,
valiéndose de la economía capitalista, pero en manos de los cafetaleros e industriales alemanes y
de las compañías bananeras, ferrocarrileras y de la electrificación, pero que continuaba con
resabios feudales, por parte de los latifundistas guatemaltecos, para quienes sus trabajadores eran
siervos y mantenían en lo laboral el trabajo forzoso no sólo en la agricultura , sino también en el
servicio de obras públicas. Sin libertad política, permitiéndose sólo un partido, el oficial. Inexistencia
de elecciones libres y exclusión de la mujer quien no tenía derecho al voto. Gobiernos déspotas
para con sus conciudadanos, pero serviles vasallos para sus amos, los imperios germánico y
estadounidense.

El proceso democrático popular de la Revolución del 20 de Octubre de 1944, tuvo como fuerzas
sociales impulsoras al estudiantado de la única Universidad, la estatal, Nacional de Guatemala,
ahora con su nominación tricentenaria; de San Carlos de Guatemala, y los de educación secundaria,
del Instituto Nacional Central de Varones y de la Escuela Normal, formadora de maestros de
educación pública. Y, a los pocos meses de la renuncia del dictador Ubico y deposición del
usurpador Federico Ponce Vaides, aquella pequeña burguesía intelectual fraternizó con las clases
populares artesanales, campesina y obrera y desde el corto plazo de gobierno de la Junta
Revolucionaria de Gobierno y posteriormente durante los sexenios de gobierno de los Presidentes
Arévalo y Arbenz, los obreros, los campesinos y los trabajadores en general conquistaron su
derecho a la libre organización , y lograron superar el paralelismo sindical, por su unitarismo en dos
grandes centrales: la Confederación General de Trabajadores de Guatemala (CGTG) , en la que se
afiliaron obreros y trabajadores en general y la Confederación General Campesina (CNC), a la que
pertenecían los trabajadores agrícolas. Confederaciones que, en sus relaciones internacionales,
hicieron causa común con la Confederación de Trabajadores de la América Latina (CTAL) y
rechazaron la propuesta de las centrales estadounidenses AFL y CIO.
La legitimidad del sistema de democracia representativa y participativa que gobernó durante diez
años, se comprueba con el resultado de las elecciones libres: el Presidente Juan José Arévalo fue
electo con el 85 % de los sufragios y el Presidente Arbenz con el 75%.

Durante esa década, respetándose el principio de no subordinación entre los tres Organismos del
Estado, hubo coordinación entre ellos y se garantizó constitucionalmente el derecho del pueblo a la
rebelión, si se osare conculcar el principio de alternabilidad en el ejercicio del cargo de Presidente
de la República.
En el sexenio1945-1951, administración del Dr. Arévalo, fueron creados el Instituto Guatemalteco
de Seguridad, emitido el Código de Trabajo y establecido el Ministerio de Economía y Trabajo, así
como su dependencia principal: la Inspección General de Trabajo. Se establecieron la jurisdicción
privativa y los tribunales de trabajo y previsión social. Fue creada la Banca Central, cuya misión era
la de atender las necesidades esenciales de la población y el desarrollo económico, también el
Instituto de Fomento de la Producción, el Departamento de Fomento Cooperativo. Se construyeron
las Escuelas Tipo Federación, que innovaron la educación. Se terminó el centralismo administrativo
y se otorgó autonomía a las Municipalidades, a la Universidad de San Carlos de Guatemala, al
deporte, a la Banca Central, al Instituto de Seguridad Social.

En dicho sexenio, el Gobierno sometió a la empresa United Fruit Company, a las regulaciones del
Código del Trabajo e impidió que la Standard Oil of Ohio, con el apoyo del Embajador Richard
Patterson, se apoderase de yacimientos de hidrocarburos, contando con la complicidad del Jefe de
las Fuerzas Armadas, Coronel Francisco Javier Arana, quien junto con el pro cónsul yanqui
fraguaban derrocar al Presidente Arévalo, pero él actuó tan hábilmente que hizo posible que desde
la Casa Blanca se ordenase su destitución.

Y el Presidente Arbenz, en sólo tres años, había casi terminado las obras y promesas contenidas en
su programa de gobierno: Construcción de la Carretera del Atlántico, para competir con la empresa
IRCA, de la UFCO, el Puerto de Santo Tomás, para competir con Puerto Barrios, del que se había
adueñado la misma UFCO; la planta Jurún Marinalá, para competir con la Electric Bond & Share,
que se había apropiado de la Empresa Eléctrica de Guatemala. Y, ya había, en pocos meses,
avanzado acelerada pero debidamente con el programa de Reforma Agraria, que fue asistida
financieramente, primero por el banco estatal Crédito Hipotecario Nacional y, en seguida, por el
Banco Nacional Agrario. Y, en cumplimiento de las disposiciones del Decreto 900, Ley de Reforma
Agraria, expropió las tierras ociosas de la UFCO, de la que eran grandes accionistas el jefe del
Departamento de Estado de los EEUU, su hermano, director de la tenebrosa CIA y varios senadores
políticamente poderosos, quienes lograron que el Presidente de los Estados Unidos, General
Eisenhower autorizase la Operación Guatemala, que con la traición del alto mando del Ejército de
Guatemala, derrocaron al Presidente Arbenz.

En fin, esa gesta histórica, la de la Primavera Democrática, es digna de homenaje si no fuese por
todo la anteriormente evocado, lo es porque solamente durante la década 1944-1954, el Estado de
Guatemala no estuvo sometida a la dependencia de una potencia extranjera, como lo había estado,
y ha vuelto a estar, desde 1954. La historia nos revela que desde 1524 hasta 182l, el país fue
colonia de España. De 1821 a 1871 estuvo bajo la dependencia de la Gran Bretaña, a la que tuvo
que cederle Belice y desde 1871 hasta la fecha --salvo durante los años de 1944-1954-- bajo la
bota del Tío Sam.

Para restablecer la soberanía imperante de esa década, la dignidad de las ciudadanas y ciudadanos,
así como de las autoridades estatales de entonces y la solidaridad entre las clases populares y la de
los servidores públicos de los tres organismos del Estado, para con su pueblo, es que se ha
fundado el Frente Popular por la Soberanía, la Dignidad y la Solidaridad en Guatemala (SDS).
Porque como dijo Oliverio Castañeda, “Mientras haya Pueblo, habrá Revolución”.