Está en la página 1de 9

TEMA I:

LOS MEDIOS PACIFICOS DE SOLUCION DE CONTROVERSIAS.

1 La negociación.
Es un procedimiento no jurisdiccional de auto-solución, en el que el arreglo pacífico se
confía exclusivamente a las partes sin intervención de terceros. La negociación
diplomática es un excelente medio para el arreglo pacífico de las controversias y de
prevención del nacimiento de conflictos potenciales. El recurso a la negociación es una
exigencia de los hechos, ya que es difícilmente concebible que los Estados partes no
intercambien puntos de vista y manifiesten sus pretensiones, aunque sólo sea para
determinar en que discrepan. En la práctica suelen tener carácter previo al recurso a
cualquier otro procedimiento de arreglo.

La negociación es un medio flexible aplicable a cualquier tipo de controversia, que


permite exponer directamente y con entera reserva puntos de vista y las propuestas de
una parte y otra; y a través del compromiso, alcanzar con prontitud un resultado por el
cauce del acuerdo internacional. Como consecuencia, todo Estado se ve obligado a
aceptar el inicio de las negociaciones que otro Estado le propone para el arreglo de una
controversia existente entre los dos. Esto no quita que una de las partes manifieste que
no existe tal controversia, o que posea el alcance que la otra le atribuye.

Para que la negociación se desarrolle de buen modo es necesario que se cumplan unos
principios:

En la negociación opera el principio de igualdad soberana de los Estados. De este modo


una parte no puede utilizar la amenaza ni la coerción sobre la otra parte, ni puede
imponer sus propuestas para que la otra parte las acepte.
Cada una de las partes debe abstenerse, en el curso de la negociación, de realizar
cualquier acción unilateral que agrave la controversia o le haga obtener posiciones de
ventaja. Esto es consecuencia del principio de buena fe al que se refiere la Carta de
Naciones Unidas.

La buena fe obliga a negociar con vistas a llegar a un acuerdo. Como mínimo deben
tener la intención de llegar a un acuerdo.

La negociación es conocida como el acuerdo directo, por cuanto se trata de un contacto


diplomático de tú a tú (sin intermediarios) entre los sujetos participes del conflicto, ya
sea a través de los propios Jefes de Estados, los Ministros de Relaciones Exteriores,
Agentes revestido de plenos poderes para llevar a cabo el desarrollo de una
negociación.

Aunque, la negociación representa el medio idóneo más útil, flexible e importante para
la solución de conflictos, en muchas ocasiones resulta ineficaz, porque no existe en los
protagonistas el verdadero ánimo o intención para solucionar la problemática planteada,
porque a veces la desconfianza ha podido más, que el luchar y confiar para lograr una
solución justa, donde los involucrados cesen las hostilidades y ambos ganen logrando
un clima de paz, armonía y seguridad interna (dentro del Estado) e internacional (en la
Comunidad Mundial).

En la mayoría de los tratados internacionales se coloca una disposición en la que se


contempla la obligatoriedad de los sujetos partes de acudir a la negociación u otros
medios pacíficos en caso de conflictos derivados del mismo.
Cuando la negociación resulta infructuosa o no tiene éxito en lograr la solución del
problema, las partes deberán acudir a los otros medios pacíficos.

1.2 La investigación.
Éste modo de arreglo de conflictos internacionales es denominado también
determinación de los hechos o encuesta. Es una creación original de la Conferencia de
Paz de La Haya, a partir de una iniciativa rusa. Y partiendo de los resultados de la
comisión de investigación creada en 1904 con ocasión del incidente del Dogger Bank,
en el que una escuadra rusa atacó a unos barcos de pesca británicos al confundirlos
con torpederos japoneses, la II Conferencia de Paz introdujo disposiciones más
elaboradas, que también encontramos en tratados más recientes como es el Pacto de
Bogotá de 1948 o el Convenio Europeo para el arreglo pacífico de las controversias de
1957.
Tal como se estableció en el Convenio de La Haya, el procedimiento de investigación
posee las siguientes características. Su finalidad es la de esclarecer una cuestión de
hecho, en disputa entre las partes, mediante un examen completo, objetivo e imparcial.
Se trata de un procedimiento facultativo, pues las comisiones de investigación se
constituyen por medio de un convenio especial y su informe, tratándose de un
procedimiento no jurisdiccional, no tiene carácter obligatorio. Aunque es de señalar que
los EE.UU., a través de una serie de Tratados bilaterales denominados Bryan,
concertados a partir de 1913, intentaron perfeccionar el sistema estableciendo el
carácter obligatorio del procedimiento. El Tratado americano de soluciones pacíficas
(Pacto de Bogotá) se refiere igualmente a la investigación pero combinándola con la
conciliación.
1.3 La mediación.
Doctrinariamente existe mucha confusión a la hora de distinguir la mediación de los
buenos oficios, e incluso, hay quienes señalan que pudieran ser lo mismo, por cuanto
en ambas se caracterizan por la intervención de una tercera potencia en el conflicto con
el ánimo de contribuir en la búsqueda de la solución del mismo, sin embargo, en nuestra
opinión no representan lo mismo, aunque hay que reconocerles que tienes grandes
semejanzas.

La mediación se caracteriza por la intervención de un tercero en el conflicto conocido


como "mediador", supone dar un paso más en las funciones asignadas a ese tercero, a
diferencia de los buenos oficios donde la misión del tercero consiste en aproximar a las
partes, en la mediación el mediador tiene una participación mucho más activa puesto
que se siente autorizado para proponer las bases de la negociación e intervenir en ella
como vía de comunicación, sugerencia y acomodación de posiciones, sin tratar de
imponer la solución, pero interviene en todo el desarrollo de la negociación hasta su
conclusión (Brotons, 1997).

Con base a lo expuesto, es preciso acotar que para las autoras existe una clara
diferenciación entre estos dos medios de solución pacíficos diplomáticos de
controversias internacionales, porque el mediador actúa con mucha más libertad, se
inmiscuye en el problema, participa de las discusiones, propone soluciones que las
partes podrán o no aceptar, mientras que el buen oficiador sólo acerca a las partes para
conseguir el arreglo amigable pero no interfiere en las discusiones y tampoco propone
soluciones al conflicto planteado.

No obstante, ambos medios tienen sus semejanzas, debido a que los dos son medios
pacíficos, diplomáticos-políticos, caracterizados por la intervención de un tercero en un
conflicto, con un mismo fin la solución del problema. Además, ambos son facultativos,
por cuanto las partes involucradas en la controversia están en plena libertad de aceptar
o no las sugerencias o posibles soluciones aportadas.

1.4 La conciliación.
La conciliación puede ser definida como la intervención de un órgano encargado por las
partes de examinar todos los aspectos de un diferendo y de proponer una solución
desprovista de carácter obligatorio. El artículo 33 del Estatuto de las Naciones Unidas
contempla la conciliación como uno de los medios pacíficos que primero deben adoptar
las partes para llegar a una solución.

Es un procedimiento relativamente reciente en la solución de conflictos internacionales.


Aparece en la práctica internacional a partir de 1919, especialmente después de que la
Asamblea de la Sociedad de Naciones adoptara una resolución recomendando a los
Estados concluir tratados constituyendo comisiones de conciliación. De este modo, en
diversos tratados de arreglo de controversias concluidos en el periodo ginebrino, la
conciliación fue utilizada como un procedimiento previo, en combinación con el arbitraje
o con el arreglo judicial, en función de la distinción entre litigios políticos o litigios
jurídicos.

Mientras que el arbitraje y el arreglo judicial se consideraban como los procedimientos


más adecuados para las controversias jurídicas, la conciliación parecía ser el
procedimiento más idóneo para las controversias políticas.

La conciliación es un procedimiento dirigido a promover la solución de controversias


internacionales mediante el examen de la controversia por parte de una comisión
compuesta por individuos, la cual busca conducir a las partes a un entendimiento
proponiendo términos de acuerdo no vinculantes.

El recurso a la conciliación es facultativo, pero las partes pueden convenir en un tratado


o cláusula de un tratado en vigor entre ellas que tenga un carácter obligatorio. Por lo
que respecta a la composición de la comisión, la fórmula más comúnmente adoptada
es que esté compuesta por cinco miembros, de los cuales cada Estado parte designa
uno entre sus propios nacionales, siendo elegidos los tres restantes de común acuerdo
entre nacionales de terceros Estados. De todos modos, la práctica nos muestra muchas
otras fórmulas. En cuanto a las funciones de la comisión podemos señalar dos: dilucidar
las cuestiones en litigio, recabando a este fin la información adecuada y conciliar a las
partes, para que estas lleguen a un arreglo. El informe que la comisión debe presentar
al finalizar su trabajo es concebido como el instrumento para la conciliación.

Respecto a la utilidad de la conciliación, se estima que puede jugar una papel


especialmente importante en el sector tradicionalmente reservado al arbitraje y al
arreglo judicial - esto es respecto a las controversias jurídicas- al eliminar las reticencias
de los Estados ante los procedimientos jurisdiccionales y que terminan con una decisión
de carácter obligatorio. Lo que se evidencia, por ejemplo, en la inclusión de la
conciliación en ciertos convenios multilaterales generales, como el Convenio de Viena
sobre Derecho de los Tratados, el Convenio sobre representación de los Estados en
sus relaciones con las Organizaciones Internacionales, los convenios sobre sucesión
de Estados o la Convención sobre el Derecho del Mar de 1982. En cuanto a la práctica
reciente sobre este procedimiento, cabe citar, entre otros casos, la actuación de una
Comisión de Conciliación franco-marroquí y para la delimitación de la Plataforma
Continental en el área entre Italia y Jan Mayen (Islandia-Noruega), en 1981. La
conciliación opera hoy en un contexto diferente, el de las Organizaciones
Internacionales, universales y regionales, como veremos a continuación, y por
consiguiente en un marco institucionalizado de arreglo pacífico de controversias, como
muestran las competencias del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de la
ONU, así como las de Organizaciones Internacionales regionales.

1.5 El arbitraje.
El arbitraje es una de las instituciones más antiguas en las relaciones internacionales.
Según opinión generalizada sus orígenes se remontan a las ligas anfictiónicas griegas.
Sin embargo, no es sino al final del siglo XVIII que adquiere impulso bajo la forma de
arbitraje por comisiones mixtas instituidas por los Tratados Jay de 1972 entre Inglaterra
y los Estados Unidos. Las comisiones mixtas generalmente se constituían según el
principio de paridad, por el que cada parte nombraba un número igual de comisionados,
y en algunos casos se disponía el nombramiento de un árbitro en la eventualidad de
desacuerdo entre aquellos.

1.6 El arreglo judicial y la opinión consultiva.


El arreglo judicial implica que un litigio internacional sea resuelto sobre la base del
derecho por una decisión obligatoria rendida por una jurisdicción internacional. ara el
autor (Brotons, 1997) el arreglo judicial "es un procedimiento en virtud del cual las partes
someten la solución de su controversia a un tribunal internacional, de carácter
permanente, integrado por jueces independientes elegidos con antelación al nacimiento
del litigio de acuerdo con reglas estatutarias, que actúan conforme a un procedimiento
preestablecido y dicta sentencias obligatorias sobre la base del respeto del Derecho
Internacional".

Actualmente el principal órgano jurisdiccional universal y general que puede dirimir


todos los conflictos contenciosos -independientemente de la materia que traten- que les
sean presentados por los Estados de la comunidad internacional es la Corte
Internacional de Justicia (órgano principal de las Naciones Unidas). (énfasis nuestro).
Existen otros órganos jurisdiccionales de carácter regional y de competencias
determinadas, por ejemplo, el Tribunal Andino de Justicia, con sede en Quito, el
proyecto del Tribunal de Justicia del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), la Corte
Europea de Derechos del Hombre, la Corte Interamericana de los Derechos de Hombre
(órgano adscrito a la Organización de Estados Americanos, y que dio luz a la
Convención Americana sobre Derechos Humanos), entre otros (Brotons, 1997).

1.7 El recurso a organismos o acuerdos regionales.


Las partes en una controversia cuya continuación sea susceptible de poner en peligro
el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales tratarán de buscarle solución,
ante todo, mediante la negociación, la investigación, la mediación, la conciliación, el
arbitraje, el arreglo judicial, el recurso a organismos o acuerdos regionales u otros
medios pacíficos de su elección. El Consejo de Seguridad, si lo estimare necesario,
instará a las partes a que arreglen sus controversias por dichos medios.

Los medios de solución pacífica de las controversias que enumera este artículo 33 son
los siguientes:
1. La negociación directa.
2. La investigación.
3. La mediación
4. La conciliación
5. El arbitraje
6. El arreglo judicial
7. El recurso a organismos o acuerdos regionales
8. Otros medios pacíficos de su elección.
1.8 La diplomacia multilateral.
La diplomacia multilateral está marcada por dos elementos esenciales: las posiciones
que un país toma en cuando a cierto temas o problemas y el proceso por el que un
acuerdo acerca de estas situaciones se alcanza. La relación entre estos dos elementos
es la naturaleza dinámica de las actividades diplomáticas en las Naciones Unidas.
Como una relación de negocios, las transacciones diplomáticas dependen de la
confianza entre gobiernos y aún más, entre embajadores (agentes autorizados) de
estos gobiernos. Las relaciones diplomáticas multilaterales entre dos gobiernos en la
arena multilateral engloban todos los aspectos de la actividad humana – la política, la
economía, las leyes, la seguridad social, los valores, la lengua, la cultura, el arte, la
religión, etcétera.

La diplomacia multilateral es como una tela de araña, con un país jalando en una
dirección y otros más en una dirección opuesta. Cuando se trata de construir un
consenso en un ambiente multilateral, los diplomáticos constantemente tienen que
ajustar el proceso de negociaciones mientras este está en marcha. El proceso
demanda, tanto a los gobiernos como a las Naciones Unidas, a encontrar un punto
común entre intereses nacionales que compiten y se contraponen. A través de la
discusión, la negociación y el compromiso, el consenso internacional emerge. Mientras
el consenso es el objetivo fundamental de las Naciones Unidas, la complejidad de los
intereses y los puntos de vista hace que sea extremadamente difícil lograrlo en muchas
áreas. La divergencia de las posiciones nacionales son la razón principal por la que el
consenso algunas veces tarda años en lograrse.