Está en la página 1de 34

¿Cuál es la diferencia entre igualdad y equidad?

EN RELACIONES

Síguenos en Redes Sociales


Comparte en:

Los conceptos de igualdad y equidad son frecuentemente confundidos debido a


que comparten la misma raíz, pero están lejos de ser sinónimos. Mientras que la
igualdad busca el trato y el reparto idéntico entre la población
independientemente de sus condiciones, la equidad es la idea que tiene como
objetivo el reparto proporcional entre personas con diferentes tipos de
necesidades… con el propósito de igualarnos a todos.
Para comprender completamente el significado de estos conceptos, es necesario
comprender su origen etimológico. ‘Igualdad’ viene del latín “aequalĭtas”, que
literalmente significa “equilibrado, relativo”, por lo que podemos entender que su
significado es el principio o condición que reconoce una equiparación en cuanto a
derechos y obligaciones de todas las partes que conforman un todo. Por otra parte,
‘equidad’ proviene también del latín “aequss” que quiere decir “igual”, pero también
tiene raíces griegas: “͗επιεικεία” que quiere decir “justicia en el caso correcto”. Por lo
que la definición de equidad es repartir de forma proporcional lo que cada uno necesita,
ni más, ni menos. Este concepto engloba algo mucho más allá, pues considera que
para alcanzar el estado de libertad se debe incluir a la justicia: conseguir que todos
seamos iguales en nuestras particularidades y necesidades individuales, teniendo en
cuenta nuestras diferencias y respetando cada una de ellas.

No son sinónimos, pero tampoco antónimos

A pesar de que no son sinónimos, tampoco son conceptos contrarios. Hablar de


igualdad implica tratar un principio jurídico universal que establece que todas las
personas son iguales, que no existen diferencias en el valor sin importar la raza,
nacionalidad, género, preferencias sexuales, edad y otros. Y en realidad, es cierto:
todos somos seres humanos y por lo tanto debemos gozar de los mismos derechos y
oportunidades. No obstante, tenemos limitaciones y condiciones diferentes. Ya sea por
prejuicios sociales arraigados en la historia –como el racismo o la superioridad del
hombre frente a la mujer–, por haber nacido en un país en vías de desarrollo, por tener
algún tipo de discapacidad, etc. Y ahí es donde entra en juego la equidad, que
involucra un reparto justo entre “desiguales”, es decir, “para cada quien de acuerdo con
sus necesidades y a cada uno de acuerdo a sus capacidades”.

Por eso se da la paradoja de que una sociedad con un trato ‘igualitario’ sería una
población ‘desigual’, pues se estarían obviando las desigualdades que existen entre la
diversidad humana. La igualdad es el concepto –que lamentablemente, a veces, parece
utópico– al que debemos llegar a través de la equidad. Por eso, esta última introduce
en su significado el término ‘justicia’.
La libertad no es una condición con la que se nos obsequia al nacer. Aunque sería lo
ideal, tenemos que luchar y movernos para transformarnos en una sociedad que a
través de la equidad logre una igualdad real.

Cada uno tiene una altura, ¿ven todos el mismo partido?

Para plantear la diferencia entre la igualdad y la equidad podemos explicar un ejemplo


práctico. Supongamos que hay un partido –de baloncesto, tenis, fútbol…–, y hay tres
espectadores detrás de una valla. Uno de ellos es alto, otro de estatura media y el
último es bajo. A pesar de la diferencia de sus estaturas los tres son seres humanos y
son iguales en su condición. Pero el primero disfruta del partido y lo observa sin
problemas. El segundo, puede verlo aunque con cierta dificultad porque sus ojos
apenas superan la altura de la valla. Y el tercero… sólo intuye el partido por la euforia
de sus compañeros, porque el muro le impide ver completamente el partido. Por tanto,
a pesar de que son iguales y deberían poder disfrutar los tres, la distribución del campo
no les ha tratado de forma equitativa, teniendo en cuenta su altura, y no se ha
adaptado a sus diferencias, en este caso, físicas. Si la organización del partido hubiera
actuado de forma equitativa, habría puesto taburetes para que todos pudieran ver a su
equipo favorito.

La ‘igualdad’ y la ‘equidad’ en el mundo

Las palabras cambian con el idioma y el contexto en el que convivimos. Por eso, en
España y Europa en general se suele utilizar el término igualdad para englobar a todos
los matices que involucran tanto equidad como igualdad. En México y Latinoamérica,
en cambio, suele ser marcada la diferencia en el significado y uso de igualdad y
equidad.

La igualdad de género, la equidad de género y el feminismo

Dentro de la lucha por la igualdad, también existen muchas particularidades. Lo mismo


ocurre por la lucha de las desigualdades entre géneros. Según la Organización Mundial
de la Salud (OMS), género significa el conjunto de comportamientos, actividades,
funciones y atributos que la sociedad designa a los hombres y mujeres. Tenemos
diferencias, a veces visibles, entre ambos géneros. Pero se ha tratado de forma
deshonesta la designación de lo que significa ‘ser hombre’ y ‘ser mujer’ en el mundo.
La sociedad ha puesto al hombre en primer lugar, y a la mujer en segundo plano, casi
exclusivamente a su servicio. Cuando no existen limitaciones, ni físicas ni psicológicas,
de ningún tipo entre ambos.

La famosa frase de ‘ni machismo ni feminismo, igualdad’ también es deshonesta. Para


la UNESCO, la igualdad de género se refiere a la igualdad de oportunidades,
responsabilidades y derechos entre hombres y mujeres; igualdad en la cual ambos
puedan alcanzar la vida que deseen. Pero para alcanzar ese estado la mujer debe
superar las barreras sociales y culturales a las que ha estado sometida a lo largo de la
historia. Exigir igualdad entre géneros en una población que no trata de manera
equitativa a ambos géneros –es decir, sin tener en cuenta los prejuicios sociales que
llevan a sus espaldas–, es simplemente un concepto teórico, no una realidad.

En esta parte actúa la equidad de género que debería asegurar la justicia entre ambos
géneros. Al hablar de equidad, se habla de un reparto equivalente y justo de
obligaciones, responsabilidades y beneficios. Mientras que la igualdad de género sólo
proponía que tanto hombres como mujeres tuvieran los mismos deberes y derechos,
sin hacer distinciones, la equidad busca que haya justicia dentro de esa igualdad. La
equidad es por tanto la actuación para alcanzar la igualdad.

La equidad de género es la definición más cercana al feminismo, pero existen matices


entre ambos. Para hablar con propiedad, la equidad es velar para que ambos géneros
tengan un reparto equitativo según sus necesidades. Y el feminismo va un paso más
allá: es el movimiento que lucha por la realización efectiva del principio de igualdad de
derechos de la mujer y el hombre. Por tanto, este concepto engloba la participación
activa y la concienciación de la población para que la mujer alcance la misma posición
y se coloque a la misma altura que el hombre.

Fotos: Creado por Dashu83 – Freepik.com

¿Cuál es la diferencia entre igualdad y equidad?


EN RELACIONES
Síguenos en Redes Sociales
Comparte en:

Los conceptos de igualdad y equidad son frecuentemente confundidos debido a


que comparten la misma raíz, pero están lejos de ser sinónimos. Mientras que la
igualdad busca el trato y el reparto idéntico entre la población
independientemente de sus condiciones, la equidad es la idea que tiene como
objetivo el reparto proporcional entre personas con diferentes tipos de
necesidades… con el propósito de igualarnos a todos.

Para comprender completamente el significado de estos conceptos, es necesario


comprender su origen etimológico. ‘Igualdad’ viene del latín “aequalĭtas”, que
literalmente significa “equilibrado, relativo”, por lo que podemos entender que su
significado es el principio o condición que reconoce una equiparación en cuanto a
derechos y obligaciones de todas las partes que conforman un todo. Por otra parte,
‘equidad’ proviene también del latín “aequss” que quiere decir “igual”, pero también
tiene raíces griegas: “͗επιεικεία” que quiere decir “justicia en el caso correcto”. Por lo
que la definición de equidad es repartir de forma proporcional lo que cada uno necesita,
ni más, ni menos. Este concepto engloba algo mucho más allá, pues considera que
para alcanzar el estado de libertad se debe incluir a la justicia: conseguir que todos
seamos iguales en nuestras particularidades y necesidades individuales, teniendo en
cuenta nuestras diferencias y respetando cada una de ellas.

No son sinónimos, pero tampoco antónimos

A pesar de que no son sinónimos, tampoco son conceptos contrarios. Hablar de


igualdad implica tratar un principio jurídico universal que establece que todas las
personas son iguales, que no existen diferencias en el valor sin importar la raza,
nacionalidad, género, preferencias sexuales, edad y otros. Y en realidad, es cierto:
todos somos seres humanos y por lo tanto debemos gozar de los mismos derechos y
oportunidades. No obstante, tenemos limitaciones y condiciones diferentes. Ya sea por
prejuicios sociales arraigados en la historia –como el racismo o la superioridad del
hombre frente a la mujer–, por haber nacido en un país en vías de desarrollo, por tener
algún tipo de discapacidad, etc. Y ahí es donde entra en juego la equidad, que
involucra un reparto justo entre “desiguales”, es decir, “para cada quien de acuerdo con
sus necesidades y a cada uno de acuerdo a sus capacidades”.

Por eso se da la paradoja de que una sociedad con un trato ‘igualitario’ sería una
población ‘desigual’, pues se estarían obviando las desigualdades que existen entre la
diversidad humana. La igualdad es el concepto –que lamentablemente, a veces, parece
utópico– al que debemos llegar a través de la equidad. Por eso, esta última introduce
en su significado el término ‘justicia’.

La libertad no es una condición con la que se nos obsequia al nacer. Aunque sería lo
ideal, tenemos que luchar y movernos para transformarnos en una sociedad que a
través de la equidad logre una igualdad real.
Cada uno tiene una altura, ¿ven todos el mismo partido?

Para plantear la diferencia entre la igualdad y la equidad podemos explicar un ejemplo


práctico. Supongamos que hay un partido –de baloncesto, tenis, fútbol…–, y hay tres
espectadores detrás de una valla. Uno de ellos es alto, otro de estatura media y el
último es bajo. A pesar de la diferencia de sus estaturas los tres son seres humanos y
son iguales en su condición. Pero el primero disfruta del partido y lo observa sin
problemas. El segundo, puede verlo aunque con cierta dificultad porque sus ojos
apenas superan la altura de la valla. Y el tercero… sólo intuye el partido por la euforia
de sus compañeros, porque el muro le impide ver completamente el partido. Por tanto,
a pesar de que son iguales y deberían poder disfrutar los tres, la distribución del campo
no les ha tratado de forma equitativa, teniendo en cuenta su altura, y no se ha
adaptado a sus diferencias, en este caso, físicas. Si la organización del partido hubiera
actuado de forma equitativa, habría puesto taburetes para que todos pudieran ver a su
equipo favorito.

La ‘igualdad’ y la ‘equidad’ en el mundo

Las palabras cambian con el idioma y el contexto en el que convivimos. Por eso, en
España y Europa en general se suele utilizar el término igualdad para englobar a todos
los matices que involucran tanto equidad como igualdad. En México y Latinoamérica,
en cambio, suele ser marcada la diferencia en el significado y uso de igualdad y
equidad.

La igualdad de género, la equidad de género y el feminismo

Dentro de la lucha por la igualdad, también existen muchas particularidades. Lo mismo


ocurre por la lucha de las desigualdades entre géneros. Según la Organización Mundial
de la Salud (OMS), género significa el conjunto de comportamientos, actividades,
funciones y atributos que la sociedad designa a los hombres y mujeres. Tenemos
diferencias, a veces visibles, entre ambos géneros. Pero se ha tratado de forma
deshonesta la designación de lo que significa ‘ser hombre’ y ‘ser mujer’ en el mundo.
La sociedad ha puesto al hombre en primer lugar, y a la mujer en segundo plano, casi
exclusivamente a su servicio. Cuando no existen limitaciones, ni físicas ni psicológicas,
de ningún tipo entre ambos.

La famosa frase de ‘ni machismo ni feminismo, igualdad’ también es deshonesta. Para


la UNESCO, la igualdad de género se refiere a la igualdad de oportunidades,
responsabilidades y derechos entre hombres y mujeres; igualdad en la cual ambos
puedan alcanzar la vida que deseen. Pero para alcanzar ese estado la mujer debe
superar las barreras sociales y culturales a las que ha estado sometida a lo largo de la
historia. Exigir igualdad entre géneros en una población que no trata de manera
equitativa a ambos géneros –es decir, sin tener en cuenta los prejuicios sociales que
llevan a sus espaldas–, es simplemente un concepto teórico, no una realidad.

En esta parte actúa la equidad de género que debería asegurar la justicia entre ambos
géneros. Al hablar de equidad, se habla de un reparto equivalente y justo de
obligaciones, responsabilidades y beneficios. Mientras que la igualdad de género sólo
proponía que tanto hombres como mujeres tuvieran los mismos deberes y derechos,
sin hacer distinciones, la equidad busca que haya justicia dentro de esa igualdad. La
equidad es por tanto la actuación para alcanzar la igualdad.

La equidad de género es la definición más cercana al feminismo, pero existen matices


entre ambos. Para hablar con propiedad, la equidad es velar para que ambos géneros
tengan un reparto equitativo según sus necesidades. Y el feminismo va un paso más
allá: es el movimiento que lucha por la realización efectiva del principio de igualdad de
derechos de la mujer y el hombre. Por tanto, este concepto engloba la participación
activa y la concienciación de la población para que la mujer alcance la misma posición
y se coloque a la misma altura que el hombre.

Fotos: Creado por Dashu83 – Freepik.com

Diferencias entre equidad e igualdad


Antes de poder hablar de Equidad o de Igualdad parece inevitable hacer una precisión
terminológica que puede parecer baladí, pero que para quienes hablamos de género desde una
y otra orillas del Atlántico, aporta ricos matices en la comprensión de los datos que se conocerán.
Este blog, Especialista en Igualdad, se decantó por una sola de ellas. La asociación que nos
ampara, Equidad e Igualdad, incluye ambas. En España y los países de la Unión Europea los
indicadores, las leyes, la evaluación, la formación feminista y la producción académica hablan
casi exclusivamente de Igualdad, en América latina de Equidad.

¿Cuáles son las diferencias entre esos términos (equidad e igualdad)?


En teoría, Equidad e Igualdad son dos principios estrechamente relacionados, pero distintos.
La Equidad introduce un principio ético o de justicia en la Igualdad. La equidad nos obliga a
plantearnos los objetivos que debemos conseguir para avanzar hacia una sociedad más justa.
Una sociedad que aplique la igualdad de manera absoluta será una sociedad injusta, ya que no
tiene en cuenta las diferencias existentes entre personas y grupos. Y, al mismo tiempo, una
sociedad donde las personas no se reconocen como iguales, tampoco podrá ser justa. En
palabras de la extraordinaria Amelia Valcárcel «la igualdad es ética y la equidad es política».[i]

La igualdad de género es un principio jurídico universal, reconocido en diversos textos


internacionales sobre derechos humanos, como la “Convención sobre la eliminación de todas las
formas de discriminación contra la mujer” (Asamblea General de las Naciones Unidas, 1979,
ratificada por España en 1983) o “Conferencias mundiales” monográficas (Nairobi 1985; Beijing
1995), además de un principio fundamental del Derecho Comunitario en la Unión Europea y un
principio constitucional.

El concepto de Igualdad tiene legalmente dos vertientes protegidas por igual: la igualdad formal
(o ante la ley) y la igualdad real (que contempla tratar de forma desigual a quienes son
desiguales). Siempre que hablemos en este Módulo de Igualdad en el contexto español me
referiré por tanto a lo que en Latinoamérica se llama Equidad y en no a un concepto igualitarista,
es decir, que hay que ser tratados siempre del mismo modo sin tener en cuenta el punto de
partida diferenciado de mujeres y hombres.

El concepto de igualdad de género parte de idea de que todas y todos somos iguales en
derechos y oportunidades. La Igualdad es una meta a conseguir. El problema aquí es que se
parte del hecho real (no ideal o de finalidad) de que no tenemos las mismas oportunidades, pues
éstas dependen del contexto social, económico, étnico, político y cultural de cada persona.

De acuerdo con el FIDA (International Fund for Agricultural Development, IFAD) por igualdad
de género se entiende una situación en la que mujeres y hombres tienen las mismas
posibilidades, u oportunidades en la vida, de acceder a recursos y bienes valiosos desde el punto
de vista social, y de controlarlos. El objetivo no es tanto que mujeres y hombres sean iguales,
sino conseguir que unos y otros tengan las mismas oportunidades en la vida.
Por equidad de género se entiende el trato imparcial entre
mujeres y hombres, de acuerdo a sus necesidades respectivas, ya sea con un trato equitativo o
con uno diferenciado pero que se considera equivalente en lo que se refiere a los derechos, los
beneficios, las obligaciones y las posibilidades. En el ámbito del desarrollo, por ejemplo, el
objetivo de lograr la equidad de género, a menudo exige la incorporación de medidas específicas
para compensar las desventajas históricas y sociales que arrastran las mujeres. Por ejemplo, en
algunos institutos políticos se generan las llamadas cuotas de género en la estructura de toma
de decisiones, que garantizan un número mínimo de participación de mujeres con lo que se trata
promover la participación de éstas y eso no es injusto para otros hombres que también quisieran
estar en la estructura de toma de decisiones, sino que obedece a una cuestión de desventaja
histórica de las mujeres en la participación política.

La igualdad de género es positiva, pero para que ésta se dé debe haber una equidad de género,
teniendo ésta en cuenta como punto de partida las diferencias existentes en los distintos grupos
de la sociedad y la creación de condiciones para que estas diferencias no impidan que se tenga
acceso a las mismas oportunidades de desarrollo económico, personal, político, etc. Por ejemplo,
las diferencias de oportunidades existentes para estudiar entre hombres y mujeres son diferentes
en el ámbito rural y el urbano por ser dos contextos muy distintos.

Es por eso que, desde la perspectiva de equidad de género, se deben tomar en cuenta las
condiciones diferentes de las que parten mujeres y hombres y plantear opciones para que ambos
puedan desarrollarse de igual forma con las mismas oportunidades. Por ejemplo, se debe
reconocer que las mujeres hoy por hoy tienen mayores obstáculos para acceder a puestos
laborales altos, a un sueldo equivalente al que le pagan a un hombre por hacer el mismo trabajo.

De acuerdo con la ONU, la: “Igualdad entre


los géneros implica igualdad en todos los
niveles de la educación y en todos los
ámbitos de trabajo, el control equitativo de
los recursos y una representación igual en
la vida pública y política.”
¿Equidad o Igualdad?

Ambas, pues la Igualdad solo como declaración jurídica o Igualdad ante la ley no consigue la
Igualdad real y efectiva. Por otro lado, políticas que tiendan únicamente a corregir las
desigualdades podrían desembocar en actuaciones tan concretas y delimitadas en el tiempo que
el largo plazo y la Igualdad como objetivo quedaran como simple utopía.

María S. Martín Barranco

Diferencias entre equidad e igualdad


Antes de poder hablar de Equidad o de Igualdad parece inevitable hacer una precisión
terminológica que puede parecer baladí, pero que para quienes hablamos de género desde una
y otra orillas del Atlántico, aporta ricos matices en la comprensión de los datos que se conocerán.
Este blog, Especialista en Igualdad, se decantó por una sola de ellas. La asociación que nos
ampara, Equidad e Igualdad, incluye ambas. En España y los países de la Unión Europea los
indicadores, las leyes, la evaluación, la formación feminista y la producción académica hablan
casi exclusivamente de Igualdad, en América latina de Equidad.

¿Cuáles son las diferencias entre esos términos (equidad e igualdad)?


En teoría, Equidad e Igualdad son dos principios estrechamente relacionados, pero distintos.
La Equidad introduce un principio ético o de justicia en la Igualdad. La equidad nos obliga a
plantearnos los objetivos que debemos conseguir para avanzar hacia una sociedad más justa.
Una sociedad que aplique la igualdad de manera absoluta será una sociedad injusta, ya que no
tiene en cuenta las diferencias existentes entre personas y grupos. Y, al mismo tiempo, una
sociedad donde las personas no se reconocen como iguales, tampoco podrá ser justa. En
palabras de la extraordinaria Amelia Valcárcel «la igualdad es ética y la equidad es política».[i]

La igualdad de género es un principio jurídico universal, reconocido en diversos textos


internacionales sobre derechos humanos, como la “Convención sobre la eliminación de todas las
formas de discriminación contra la mujer” (Asamblea General de las Naciones Unidas, 1979,
ratificada por España en 1983) o “Conferencias mundiales” monográficas (Nairobi 1985; Beijing
1995), además de un principio fundamental del Derecho Comunitario en la Unión Europea y un
principio constitucional.
El concepto de Igualdad tiene legalmente dos vertientes protegidas por igual: la igualdad formal
(o ante la ley) y la igualdad real (que contempla tratar de forma desigual a quienes son
desiguales). Siempre que hablemos en este Módulo de Igualdad en el contexto español me
referiré por tanto a lo que en Latinoamérica se llama Equidad y en no a un concepto igualitarista,
es decir, que hay que ser tratados siempre del mismo modo sin tener en cuenta el punto de
partida diferenciado de mujeres y hombres.

El concepto de igualdad de género parte de idea de que todas y todos somos iguales en
derechos y oportunidades. La Igualdad es una meta a conseguir. El problema aquí es que se
parte del hecho real (no ideal o de finalidad) de que no tenemos las mismas oportunidades, pues
éstas dependen del contexto social, económico, étnico, político y cultural de cada persona.

De acuerdo con el FIDA (International Fund for Agricultural Development, IFAD) por igualdad
de género se entiende una situación en la que mujeres y hombres tienen las mismas
posibilidades, u oportunidades en la vida, de acceder a recursos y bienes valiosos desde el punto
de vista social, y de controlarlos. El objetivo no es tanto que mujeres y hombres sean iguales,
sino conseguir que unos y otros tengan las mismas oportunidades en la vida.

Por equidad de género se entiende el trato imparcial entre


mujeres y hombres, de acuerdo a sus necesidades respectivas, ya sea con un trato equitativo o
con uno diferenciado pero que se considera equivalente en lo que se refiere a los derechos, los
beneficios, las obligaciones y las posibilidades. En el ámbito del desarrollo, por ejemplo, el
objetivo de lograr la equidad de género, a menudo exige la incorporación de medidas específicas
para compensar las desventajas históricas y sociales que arrastran las mujeres. Por ejemplo, en
algunos institutos políticos se generan las llamadas cuotas de género en la estructura de toma
de decisiones, que garantizan un número mínimo de participación de mujeres con lo que se trata
promover la participación de éstas y eso no es injusto para otros hombres que también quisieran
estar en la estructura de toma de decisiones, sino que obedece a una cuestión de desventaja
histórica de las mujeres en la participación política.

La igualdad de género es positiva, pero para que ésta se dé debe haber una equidad de género,
teniendo ésta en cuenta como punto de partida las diferencias existentes en los distintos grupos
de la sociedad y la creación de condiciones para que estas diferencias no impidan que se tenga
acceso a las mismas oportunidades de desarrollo económico, personal, político, etc. Por ejemplo,
las diferencias de oportunidades existentes para estudiar entre hombres y mujeres son diferentes
en el ámbito rural y el urbano por ser dos contextos muy distintos.
Es por eso que, desde la perspectiva de equidad de género, se deben tomar en cuenta las
condiciones diferentes de las que parten mujeres y hombres y plantear opciones para que ambos
puedan desarrollarse de igual forma con las mismas oportunidades. Por ejemplo, se debe
reconocer que las mujeres hoy por hoy tienen mayores obstáculos para acceder a puestos
laborales altos, a un sueldo equivalente al que le pagan a un hombre por hacer el mismo trabajo.

De acuerdo con la ONU, la: “Igualdad entre


los géneros implica igualdad en todos los
niveles de la educación y en todos los
ámbitos de trabajo, el control equitativo de
los recursos y una representación igual en
la vida pública y política.”
¿Equidad o Igualdad?

Ambas, pues la Igualdad solo como declaración jurídica o Igualdad ante la ley no consigue la
Igualdad real y efectiva. Por otro lado, políticas que tiendan únicamente a corregir las
desigualdades podrían desembocar en actuaciones tan concretas y delimitadas en el tiempo que
el largo plazo y la Igualdad como objetivo quedaran como simple utopía.

María S. Martín Barranco

¿Impartes formación feminista? Aquí tienes el


material EVEFem
publicado por María el septiembre 08, 2017
¿Impartes formación feminista? Aquí tienes el
material EVEFem

El estrés de impartir formación feminista como freelance

Si eres formadora feminista e impartes talleres, cursos, o charlas, posiblemente

reconozcas esta situación:

 Empiezas sin mucho tiempo ni mucho presupuesto. Preparas formaciones,

buscas información, estudias, haces un power point que usas solo una vez

porque cada vez que te llaman, es para algo distinto, en un lugar diferente.

 Inviertes horas y horas en diseñar el material a medida y, a duras penas, lo

que cobras (si es que te pagan) alcanza para cubrir el tiempo que le has

dedicado. No exagero, haz la cuenta. ¿A cuánto has cobrado tu hora de

trabajo?
 Cuando cobras no sabes muy bien qué cobrar, cómo poner precio a tu trabajo,

si es poco o mucho. Y todo te parece demasiado.

 Te parece (o lo que es peor, te hacen sentir como) que te hacen un favor por

llamarte porque no eres muy conocida y así vas “cogiendo tablas” y haciéndote

un nombre.

 Acabas haciendo formaciones que te cuestan el dinero y, encima, quedas

agradecida porque te llamaron y te sientes ( (o de nuevo lo que es peor, te

hacen sentir) en deuda.


Las subvenciones y la paguita... Ojalá

Sí, trabajamos por vocación. Y no sé en vuestros, pueblos, ciudades, países,

comunidades pero en las que yo he vivido y trabajado no podía pagar el alquiler con

vocación, ni llenar la nevera con vocación, ni calentarme en invierno con vocación.


Por ahí dicen que todas vivimos de las subvenciones, pero ya sabemos que tú y yo,

lo más probable, es que nunca consigamos una subvención. Ni supiéramos por dónde

meterle mano al papeleo. Yo, por ejemplo, no las he pedido nunca, detesto el alud

de documentos que generan y necesito más libertad de que la que una acción

predeterminada en abstracto me permitiría.

En la EVEFem sabemos el tiempo y el trabajo que supone diseñar el material

formativo con enfoque de género. Y sabemos que hay muy poca gente dispuesta a

pagar lo que vale. O, rectifico, a pagarlo a alguien que no tiene cierto renombre y

asegure un lleno de la actividad.

Es política de Especialista en Igualdad y la EVEFem facilitar el material completo a

todas las personas, asociaciones o colectivos que reciben sus formaciones. Dejamos

material en pdf, copias de los power point, ejercicios para trabajar con posterioridad

esos temas, y las grabaciones quedan en abierto en nuestro canal Youtube. También

lo hemos hecho en nuestros cursos y seminarios virtuales.


Por petición de muchas seguidoras que empezaban a impartir cursos y talleres de

sensibilización comenzamos hace unos meses a asesorar sobre los precios idóneos

para cada formación: cómo calcularlos, cuánto cobrar por hora de trabajo, cómo

hacer paquetes de productos o actividades formativas para colectivos...

En ocasiones nos han pedido un material concreto (sobre todo sensibilización en

género, resistencias patriarcales, empoderamiento, autocuidado y lenguaje no


sexista) para trabajarlo en colectivos, y lo he cedido sin el menor problema. A veces

me han nombrado, a veces el rastro de mi trabajo, cedido de forma gratuita, se ha

perdido para siempre. Y he decidido no volver a dejar que otras personas, en nombre

del Feminismo, se aprovechen de mi trabajo y de mi tiempo.

He encontrado una solución que respeta el trabajo y el tiempo de todo el mundo:

EVEFem pone el material ya diseñado, tú pagas por él un precio menor que si se

hiciera para ti a medida.

Ahora, tras un satisfactorio período de prueba desde mayo de 2017, este curso

2017/18 que comienza en septiembre el material de EVEFem material queda abierto

para todas las formadoras feministas por un precio simbólico.

Puedes disponer del material no modificable, o bien en material editable para

adaptarlo a tu formación específica y darle tu toque: tus colores preferidos, una

imagen que te gusta, un ejemplo personal.

Haces un inversión y, a cambio, ahorras horas de tiempo, tienes un ejemplo de cómo

se ha hecho en otras ocasiones que puedes usar al 100% o modificar a tu antojo. Y

podemos asesorarte sobre cómo ponerle precio.

Si te interesa, también podemos diseñar la formación a


medida bajo presupuesto.
Tenemos un repositorio de miles de materiales que estamos organizando por temas

para colgar en la web una vez acabadas las obras de rediseño. Mientras, os dejamos

información general y los precios generales. Si te interesa, puedes pedir más

información a informacion@evefem.com

Si nunca has asistido a ninguna de nuestras formaciones presenciales o a distancia,

el nuestro canal Youtube tienes algunas muestras de las clases que se imparten y el

material formativo que se usa.

El material es, dependiendo de la temática pdf, power point, prezy y/o grabaciones

de las formaciones impartidas por mí, María Martín para EVEFEm y Especialista en

igualdad. Algunos de ellos son:

 Sensibilización en género (pdf + power point+ material de apoyo a facilitadora)

 Introducción a la evaluación de impacto de género (pdf + power

point+material de apoyo a facilitadoras)

 Introducción a los indicadores de género (pdf + power point+material de

apoyo a facilitadoras)

 Autocuidado físico y emocional para feministas (pdf + power point+material

de apoyo a facilitadoras+ clase grabada)

 Lenguaje no sexista (pdf +power point+ material de apoyo a facilitadoras)

 Empoderamiento personal (pdf + power point+material de apoyo a

facilitadoras+ clase grabada)


 Historia de los derechos de las mujeres en España (pdf + power point+material

de apoyo a facilitadoras+ clase grabada)

 Publicidad sexista (pdf + prezy+material de apoyo a facilitadoras)

 Resistencias patriarcales (pdf + prezy+material de apoyo a facilitadoras)

 Estrategias del neomachismo (pdf + prezy+material de apoyo a facilitadoras)

 Sexismo en libros de texto (pdf + power point +material de apoyo a

facilitadoras)

 Mitos del amor romántico (power point +material de apoyo a facilitadoras+

cuadernillo de ejercicios)

 Sexismo en el cine infantil (power point +material de apoyo a facilitadora+

cuadernillo de ejercicios)

 Autoestima de las mujeres (power point +material de apoyo a facilitadora+

cuadernillo de ejercicios)

 Comunicación política no sexista (pdf+material de apoyo a facilitadoras)

 Representación de las mujeres con diversidad funcional en medios (pdf+power

point material de apoyo a facilitadoras)

Si hay algún tema que te interese y no esté en este listado provisional, consúltanos.

Precios del material prediseñado

 Material no modificable de cada curso: 50€

 Documentos en formato editable de cada curso: 100€.

En ambos casos se facilita con licencia de uso y reproducción (incluso no gratuita)

siempre que se mencione la fuente. También diseñamos capacitaciones y material

formativo a medida bajo presupuesto.


Te dejo de nuevo el correo electrónico: informacion@evefem.com

Si crees que conoces a alguien a quien puede interesar ¡comparte!

Si quieres hacernos sugerencias de formación, completa este formulario:

¿Qué es la igualdad, la paridad y


la equidad?
June 15, 2018
686
Por Lourdes Medina

Explicamos las diferencias entre los términos igualdad, paridad y equidad, que a
menudo se usan incorrectamente, a pesar de sus diferencias:

1. Igualdad:

La igualdad es el derecho inherente de todos los seres humanos a ser


reconocidos como iguales ante la ley sin discriminación por su género, condición
sexual, raza, creencia, nacionalidad, clase social o cualquier otro motivo.
2. Paridad:

El concepto de paridad está relacionado con corregir la falta de


representatividad de las mujeres en la esfera pública, sobre todo en la
política La paridad tiene que ver con las llamadas cuotas de género que siguen
generando rechazo por parte de algunos sectores incapaces de aceptar la deuda
histórica existente con las mujeres.

3. Equidad:

La equidad (del inglés, equal) se utiliza más en América, en ocasiones como


sinónimo de igualdad pero va más allá de ésta y articula tanto los derechos
individuales como la justicia social. Tiene en cuenta las condiciones de partida y
las necesidades específicas y diferenciadas de las mujeres de forma que la
igualdad de condiciones y oportunidades pueda ser efectiva y no androcéntrica.

En este unio podríamos cambiar el rumbo de muchas cosas, si las familias


latinas, mexicanas, chicanas o bien hispanas hacen valer su voz. Si el martes 5
de junio, sale nuestra gente de origen latinoamericano y vota, vamos a cambiar
el mundo. La igualdad, como dice es el: “…DERECHO INHERE DE TODOS a ser
reconocidos como iguales…” está en peligro bajo el presente gobierno
americano. Es mi observación que si no salimos a votar por los puesto
pendientes a nivel de ciudad, condado y estatal, vamos a dar más camino a que
nuestros líderes nacionales nos sigan tratando como ciudadanos de segunda
clase.

La paridad en nuestras empresas, oficinas legislativas y puestos políticos están


en grave necesidad de apoyo y progreso. Ya que actualmente en la legislatura
de California solo existe un 22.5% de mujeres representantes. Y a nivel
nacional la mujeres, solo componen un 25.4% *.Según un estudio realizado en
marzo 2018 por National Conference of State Legislators. Y según el último
estudio por California Women Lead** que nos dice que se ven más mujeres
sirviendo en la mesa concejal de la ciudad, pero aun solo llegan a ser 76 las
ciudades que si tienes al menos una mujer en el City Council.

En Fresno tenemos a una mujer, Esmeralda Soria y ahora también es la primera


en ser presidente de la mesa. Además de ser mujer, también es mexicana. Ella
nos ayuda a que la ciudad de Fresno y sus líderes siempre se acuerden que
deben ser justos y considerar al pueblo que no tiene la cultura o recursos de
estar en juntas, proyectos o reuniones donde se habla de las leyes que quieren
imponer en la ciudad.

También es importante que una mesa de concejal tenga la opinión femenina.


Por ejemplo, cuando la concejal Soria ganó su contienda en el 2014 (que por
cierto, le ganó a 6 otros candidatos), ella ayudó a que las trabajadoras y
clientes mujeres tuvieran acceso a un lugar sano y seguro para amamantar a
sus bebés o cambiarles los pañales. En el City Hall nunca se habían fijado que
esto es útil y necesario para que su pueblo sea incluido.

Este 5 de junio se votará por cuatro de los siete puestos para concejal. Los
candidatos en su mayoría son hombres, pero si tenemos por lo menos una
mujer corriendo para cada puesto. En el distrito siete de la ciudad de Fresno
(City Council district 7) están tres candidatos: dos hombres y una mujer. Y en
esta contienda si se han hecho muchos debates, campañas y eventos por
ganarse el respaldo del pueblo.

Incluso en esta campaña se ha visto el uso de tácticas abusivas y sucias. Uno


de los candidatos se ha dedicado a manchar el nombre y reputación de la
candidata Genoveva Islas, la única mujer y de orígen mexicano,. Mandando el
mensaje de que ella no usa su nombre de casada, que ella tiene otra casa en
otro condado y que sus contribuciones vienen de gente de la bahía. Ella también
ha sufrido por el destrozo y retiro de sus rótulos de campaña en las calles, y
esto es un gran costo para reponer. Lo triste de estos ataques es que él abusa
de su privilegio como hombre o machismo para atacar a la mujer. El enfoque
que usa de intimidar a Veva Islas por su apellido de casada es incluso algo
racista y machista, ya que él quiere hacer pensar a la gente que ella no usa el
nombre de su esposo como toda mujer usualmente lo hace. Veva Islas es el
nombre que registró para la boleta porque ella sabe que hay mucha gente que
se le dificulta decir GENOVEVA ISLAS, así que mejor usó un nombre más ligero
de reconocer. Que al uno registrarse para cualquier puesto puede decir cómo
quiere que salga su nombre en la boleta. “Lo que molesta del ataque de este
señor Republicano, es que lo hizo de manera para que la mujer debe de sentirse
obligada llevar el nombre de su esposo…Me preocupa que otras mujeres o
incluso las jóvenes se sientan intimidadas a tener que hacer lo que los hombres
piensan que una mujer debe de ser o hacer… Para mí, lo que importa es poder
servir a mi distrito siete con mejores condiciones en su vecindarios, más
parques y desarrollo de trabajos”

La equidad es nuestra arma principal para obtener justas y mejores


oportunidades para el futuro de los ingresos laborales para la mujer y personas
LGBTQ. Si no luchamos para que se nos pague de acuerdo al talento,
educación, capacidad y experiencia por un puesto laboral sin preferencia a
nuestro género nunca llegaran las mujeres a romper el techo de cristal que nos
limita la equidad de riqueza. Los estudios nos demuestran que una mujer sigue
ganando menos que un hombre por el mismo trabajo.

Por ejemplo, aquí en Fresno está el caso de Aileen Rizo vs. Fresno County office
of Education que en abril 2018 acaba de ganar su caso gracias a la suprema
corte del noveno circuito, donde dicen que no se puede pagar menos a una
mujer solo por usar su historial de salario pasado. Aileen ha estado luchando
por casi siete años contra Fresno. Ella acompañada de su esposo y tres hijas se
ha presentado muchas veces en la corte, visitas con legisladores, entrevistas en
los medios y en actividades de protesta para encontrar justicia en la equidad de
pago (#EqualPay). Todo este sacrificio ha sido en nombre de la justicia y
equidad para las mujeres y sus familias. Aunque la victoria que le otorgó la
corte suprema del noveno circuito, unánimemente en su favor, sabemos que
aún será apelada para llevar a la suprem Gobierno Federal tienen que ajustar
sus prácticas de pagarle menos a la mujer porque su historial salarial es lo que
amerita. Así que esta lucha por evitar que la apelen es monumental en cambiar
el precedente de toda una historia. Aileen Rizo quien es profesora de
matemática en la universidad se acaba de postular para el distrito 23 Asamblea
de California contra el Sr. Jim Patterson, ella siente que para mejorar y proteger
los derechos de la mujer y su familia uno debe de participar en el gobierno y
servir al pueblo. Aunque este es un nuevo reto en su vida Aileen Rizo sabe que
para llegar a obtener igualdad, paridad y equidad para la mujer y su familia ella
debe de ser parte del voto en las decisiones sentada a en la mesa del poder.

Para este martes 5 de junio todos los votos serán necesarios. Mucho están
desilusionados porque está el TRUMPAS de presidente, pero uno puede seguir
pensando que votar solo es por presidente, sino que el voto más importante
está en los puestos cerca de casa. El votar por puestos en donde se hacen las
decisiones para las escuelas, la ciudad, el condado, el estado y luego por la
representación nacional son todos más importantes que el elegir a un
presidente. Yo aun creo que en E.E.U.U el decir gobierno es decir que el pueblo
es quien lo manda. Pero si no somos el pueblo que vota o se postula para
gobernar entonces dejamos que los de intereses especiales y con dinero sean
los que usan a los elegidos para que lleven a cabo el trabajo que ellos quieren.
¿Es tu culpa que estemos en los Estado Unidos de América sin protección? Si
emigraron para encontrar mejores oportunidades para su familia, ¡entonces no
paré solo con ganar dinero y educar a sus hijos! Salga y sea parte de los
registrados por votar! Haga valer su voz por medio del VOTO, aunque solo vote
por School Board, Board of Supervisor, City Council o por State Assembly los
digo en inglés para que los reconozca y vea quién le conviene más a su familia!
¡VOTE y ayude a sacar a los 439,992 elegibles para votar*** este 5 de junio!
Tenemos que hacer historia en Fresno, California para que todo el país nos vean
como ejemplo del cambio por un EEUU más representativo del pueblo que vive
en el! Si podemos, si debemos y si vale la pena tu voto!

*http://www.ncsl.org/legislators-staff/legislators/womens-legislative-
network/women-in-state-legislatures-for-2018.aspx
** http://cawomenlead.org/wp-content/uploads/2015/09/2015-CLW-Report.pdf

*** http://elections.cdn.sos.ca.gov/ror/60day-stwddirprim-2018/county.pdf

Ejemplos de y Tipos de Igualdad


La igualdad es la correspondencia o el equilibrio entre los elementos que forman
un todo, ya sea en su naturaleza, forma, calidad o cantidad. Igualdades el término
usado para definir cosas o elementos que son iguales y que comparten dicha
igualdad. La palabra viene del latín aequalitas que significa equilibrado, justo,
equitativo.

La igualdad entre los seres humanos obedece a un trato equitativo y


proporcional en una situación similar. Y, por tanto, se refiere también a la
inexistencia de privilegios. Sin embargo, dentro de la igualdad también existe
la diferencia dado que cada ser humano tiene necesidades o características
específicas. Por tanto, existen criterios objetivos para el trato igualitario de los
individuos en aquellos aspectos en los que sean iguales y trato desigual en los
aspectos en que sean desiguales sin fomentar la discriminación sino una
equivalencia y conformidad. Las diferencias no se refieren a cuestiones de poder,
riqueza o fuerza, y no son motivos para restringirle sus derechos a un ser humano
o dañarlo. Por ejemplo, hay lugares específicos destinados para personas
minusválidas, como asientos en el transporte público y lugares de
estacionamiento. Este es un trato diferenciado que busca proporcionar
condiciones equitativas y justas, por lo tanto es un ejemplo de igualdad.

Origen de la igualdad social

En el siglo XVIII comienza un movimiento llamado la Ilustración o el Siglo de las


Luces, durante el cual surgieron ideas de igualdad social y política que
lograron extenderse a diversos países de Europa.

En 1789, a raíz de la Revolución Francesa, se fortalece y se lleva a la práctica


el principio de igualdad bajo el lema: “Libertad, Igualdad y Fraternidad”.

La igualdad fue uno de los principales motivos de las revoluciones en otros países
de Europa y de América que siguieron el ejemplo del pueblo francés cansado de
la monarquía opresora. Y fue a partir de la Revolución Francesa que las
constituciones políticas de diversos países del mundo —incluso actualmente—
reconocen el derecho a la igualdad.

Tipos de igualdad
Dada su amplitud e importancia, la igualdad es un término que se aplica a distintos
campos, saberes, situaciones, fenómenos, etc. Por ejemplo, se habla de igualdad
de oportunidades, de igualdad matemática, de igualdad jurídica, de igualdad
racial, igualdad sexual y de género, entre otras. Algunos de estos tipos se verán
a continuación.

Es importante tener en cuenta que la igualdad y su aplicación dependen también


de las características culturales específicas de cada sociedad en el mundo,
porque, por ejemplo, lo que en México o algún otro país de occidente pueda
aplicarse como un derecho de igualdad en algún país de Asia no existirá.

1. Igualdad social

Este tipo de igualdad se refiere a la realización real y activa de los derechos


políticos, civiles, económicos, etc. que tienen todos los individuos dentro de
una sociedad para lograr una unidad de justicia colectiva. Depende de cada
nación la manera en que se lleva a la práctica esta igualdad social.

La igualdad social engloba, de cierta manera, a los demás tipos de igualdad


porque contribuye en todos los ámbitos de la vida humana y de la sociedad a la
que cada persona pertenezca.

La igualdad social está relacionada con la igualdad jurídica porque son las leyes
establecidas en las constituciones las que permiten que se lleve a la práctica el
respeto a los diversos derechos de los ciudadanos.

2. Igualdad jurídica

Ante la ley, el derecho de igualdad es un principio que reconoce que los


ciudadanos comparten las mismas características sin distinción alguna; son
vistos en igualdad de circunstancias con sus debidos derechos y obligaciones. En
materia legal, todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y en
derechos.

La igualdad ante la ley implica el acceso a la justicia por parte de todos los
individuos. Así como también la no discriminación por origen étnico, género,
preferencia y orientación sexual, entre muchas situaciones más.
El derecho a la igualdad es, pues, un principio que permite el cumplimiento del
deber, el orden y el bien común de todos los individuos dentro de una sociedad.

3. Igualdad de servicios públicos

Este tipo de igualdad se refiere al derecho al libre acceso a la educaciónde


calidad y sin imposiciones ideológicas o religiosas. De igual manera, la igualdad
de servicios es que todos los individuos deben tener acceso a los sistemas o
instituciones de salud, a disponer de una vivienda digna y alimentación
sustancial.

4. Igualdad racial

Este tipo de igualdad enfatiza la importancia de la no discriminación, la no


distinción y la no exclusión hacia las personas de nacionalidad, raza o etnia,
distinta a la nuestra.

Se refiere a una condición igualitaria que asegura la dignidad humana de cualquier


persona en defensa de su lengua, su cultura, sus tradiciones. Ninguna persona
debe vivir en condiciones desfavorables o inhumanas solo por pertenecer a otra
región, etnia, o país.

La discriminación racial ocurre cuando se rompe este principio de igualdad y una


persona es segregada debido a su origen étnico o racial. En el mundo existe una
gran confluencia de razas que habitan en un mismo lugar geográfico. Es común
que a ciertas razas se les dé una connotación negativa o peyorativa y que esto
pueda llegar incluso a provocar condiciones de violencia. La igualdad busca
erradicar estas conductas y generar una convivencia equitativa, sin distinciones.

5. Igualdad de oportunidades

Este tipo de igualdad se relaciona con lo que es considerado como justicia. La


igualdad de oportunidades se refiere al derecho político y jurídico que deben
tener los ciudadanos para tener equitativamente condiciones que les
permitan alcanzar el bienestar personal que desean y merecen. Todas las
personas deben tener las mismas oportunidades de acceder a la educación o de
desarrollarse en un campo laboral y académico de su preferencia de acuerdo a
sus habilidades y conocimientos.

6. Igualdad de género

La equidad de género se refiere al derecho que tienen mujeres y hombres


de recibir un trato igualitario, digno y benéfico, sin distinción por su sexo.
Es importante que ambos géneros gocen de las mismas condiciones para que
puedan ejercer sus derechos en materia legal, económica, cultural y social. Cabe
mencionar que dentro de la equidad se contempla la diferencia en cuanto a las
características entre hombre y mujeres, sus necesidades y contextos.

La igualdad de género se vincula con la manera en que la igualdad es estudiada


desde la psicología. La igualdad en psicología observa cómo persisten y se
refuerzan valores sexistas, machistas y discriminatorios debido a los conceptos
de fuerza, sometimiento, imposición y rivalidad.

7. Igualdad política

Este tipo de igualdad es la que se refiere a las cuestiones del gobierno de


un país, de la participación de los ciudadanos en los asuntos públicos en igualdad
de condiciones. Este tipo de igualdad abarca tanto a los ciudadanos que ejercen
el poder público o desean ejercerlo como a la intervención de los demás
ciudadanos en la vida pública, con su voto, opinión o participación.

En la igualdad política es central el principio de democracia. La democracia es la


forma de gobierno en la que la soberanía recae en el pueblo: todos los
ciudadanos tienen igualdad de derechos y son quienes eligen a sus propios
representantes políticos. Sin importar sus condiciones, cada ciudadano puede
tener la misma posibilidad de elegir a quienes ejercerán el poder y a su vez de ser
elegido. En un país democrático, que busca la igualdad política, es muy importante
el derecho a la participación en la elección de representantes por medio de la
votación. Cada voto es único y equitativo; todos los votos tienen el mismo peso e
importancia.
8. Igualdad en el catolicismo

En la religión católica, el origen de la igualdad es la dignidad personal. Los seres


humanos poseen la misma naturaleza, que se asemeja a Dios, y tienen la misma
dignidad; en ese sentido todas las personas son iguales. Sin embargo, la
diferencia entre los individuos radica en los talentos, las capacidades y aptitudes
morales o intelectuales que cada uno pueda poseer en particular.

25 ejemplos de igualdad
Igualdad de oportunidades o laboral (5 ejemplos)

1. En España, las mujeres están alcanzando más participación en los sectores


comerciales y hoteleros en casi un 63%.

2. En Japón, desde finales de los 80, las mujeres han podido entrar al mercado
laboral.

3. Que se aplique el mismo tipo de examen de admisión a todos los estudiantes.

4. Una persona de América del sur, al igual que una de Europa, merece la misma
oportunidad de ser admitida en cualquier universidad del mundo.

5. Una persona transexual o transgénero debe poder aplicar para el puesto de


trabajo que desee de acuerdo con sus aptitudes y conocimientos.

Igualdad política (5 ejemplos)

6. Se debe permitir mayor participación de sectores humildes y populares en


cuanto a la elección de representantes, siempre y cuando tengan capacidad de
ejercicio de poder; es decir, que cumplan con el requisito de mayoría de edad
legal.

7. Un partido político independiente debe tener las mismas oportunidades de


obtener más recursos y popularidad.

8. No debe haber exclusiones por parte de un país para establecer y mantener


relaciones políticas, económicas, culturales, etc., con otro, sea éste de cualquier
continente del mundo.

9. Dentro de un partido político, los aspirantes a ocupar un puesto político deben


tener los mismos derechos sin importar su popularidad, su género, etc.
10. Las personas deben ejercer su libertad por igual dentro de una sociedad; esta
igualdad se rompe cuando en un país existe una persecución política. Cuando se
encarcela o se persigue a determinado sector.

Igualdad jurídica (5 ejemplos)

11. Los impuestos que algunos ciudadanos deben pagar dependen del ingreso,
del tipo de trabajo o de negocio; por tanto, no se le debe cobrar el mismo impuesto
a todos.

12. El derecho penal, en su nueva reforma en el artículo 20 de la Constitución


Política de los Estados Unidos Mexicanos, protege los derechos tanto de las
víctimas como de los victimarios por medio del respeto de su derecho a la
aplicación de juicios y penas justas.

13. La elección de hombres y mujeres para decidir sobre la paternidad: cuándo y


cuántos hijos tener.

14. Que sean respetados los derechos de los ciudadanos de cada país aun
cuando estén fuera de su entidad originaria.

15. Las personas que son acusadas de un delito y no pueden pagar un abogado
defensor tienen el derecho de que el gobierno les asigne uno. De esta manera la
ley iguala las condiciones de los acusados.

Igualdad de género (5 ejemplos)

16. En Japón, entre los años 50 y 60, las mujeres que querían dedicarse al comic
o (manga) no podían hacerlo con libertad; los hombres debían supervisar los
temas y tipos de personajes para las historias que ellas querían escribir. Ahora en
el siglo XXI son cada vez más las mujeres autoras de los más importantes mangas
japoneses.

17. En el siglo XX, las mujeres ya pueden escribir literatura de manera libre.

18. El derecho tanto de hombres como de mujeres para elegir contraer matrimonio
y la paternidad.

19. Islandia se distingue como el país número uno en cuanto a igualdad de género
en materia económica, política, de salud y educación.

20. Las mujeres de comunidades indígenas deben tener la oportunidad de heredar


las tierras de sus padres, y ser incluidas en la vida política y religiosa.
Igualdad racial (5 ejemplos)

21. Martin Luther King logró que se promulgaran dos leyes para la no
discriminación de los afroestadounidenses: la Ley de derechos civiles de 1964 y
la Ley de derecho al voto de 1965.

22. Los pueblos indígenas deben tener el derecho de aplicar sus propios sistemas
de normas para la solución de conflictos internos.

23. No deberían existir los prejuicios, la superstición y el odio contra las personas
albinas de África.

24. Que las personas de distinta raza que emigran a otra región o país por
cuestiones laborales, políticas, económicas, etc. tengan igualdad política y de
oportunidades.

25. El trato respetuoso entre personas de distintas razas, sin tomar en cuenta
prejuicios u opiniones negativas que se generan socialmente hacia ciertas etnias.