Está en la página 1de 3

Es una lesión necrosada y cavitada del parénquima pulmonar de origen infeccioso.

El material purulento contenido en el interior de la lesión encuentra salida al exterior a


través del árbol bronquial, por lo que se origina a un nivel hidroaéreo. El diámetro de la
cavidad debe ser mayor de dos centi ́metros y que ha de existir una única cavidad,
distinguiendo esta entidad de la neumoni ́a necrotizante o gangrena pulmonar, que es una
neumoni ́a supurativa caracterizada por múltiples áreas de necrosis y cavitació n, todas ellas
de pequeñ o tamaño.

CLASIFICACIÓN
 Los primarios: pacientes propensos a la aspiración, previamente sanos.
 Los secundarios ocurren en pacientes con procesos pulmonares subyacentes con
cavidades prexistentes o no, que los favorecen. pacientes que sufren estados
comó rbidos tanto locales (enfisema, neoplasma del pulmón, bronquiectasia y otros)
y/o generales (enfermedades sistémicas que comprometen al sistema inmune
como, por ejemplo, el SIDA o el transplantado de ó rganos).

ETIOLOGÍA
Tuberculoso, micótico, secundario a bronquiectasias, quistes infectados e incluso a infartos
pulmonares que en su evolució n se cavitan y abscedan.
La mayori ́a son de etiologi ́a polimicrobianos, con un 95% de participación de
microorganismos anaerobios, también se ai ́slan cocos gram positivos como Staphylococcus
aureus y Streptococo pneumoniae.

PATOGENIA
Existen 2 mecanismos:
A. Se reconocen dos mecanismos: aspiración-macroaspiración de contenido
orofari ́ngeo y/o gástrico y la microaspiració n fisiológica en pacientes con afecció n
periodontal. A partir de una zona de neumonitis (que se sitúa por efecto de la
gravedad, en el segmento apical de los lóbulos inferiores o en los segmentos
posteriores de los lóbulos superiores), la lesión se extiende por émbolos infecciosos
bronquiales
B. Con menos frecuencia se reconoce la diseminación por vi ́a hemató gena, como se ve
en los casos de estafilococcias pulmonares.
Existen factores favorecedores para la formación de abscesos pulmonares, y son aquellos
que determinan circunstancias proclives a la aspiración: intoxicació n alcohólica aguda,
traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento, crisis convulsivas, abundantes focos
sépticos e instrumentació n en la vi ́a aérea superior, disfunción del carrefour orofari ́ngeo,
etc.
CLÍNICA
Se caracteriza por presentar tres etapas: neumónica, vó mica y broncorrea.
 Las complicaciones pulmonares son: empiema, pioneumotó rax, diseminació n
broncógena por rotura del absceso y mediastinitis.
 Las complicaciones extrapulmonares son: sepsis y metástasis sépticas hematógenas:
cerebrales, abscesos esplénicos, entre otras.
DIAGNÓSTICO
Antecedentes
1. Infecciones del parénquima pulmonar: neumoni ́a, bronconeumoni ́a y neoplasia
pulmonar abscedada.
 Neumonitis por microaspiraciones fisioló gicas nocturnas procedentes de
pacientes con enfermedades gingivo dentales o sepsis bucal con aumento de la
densidad de la población bacteriana.
 Bronconeumoni ́a por aspiració n de cuerpo extrañ o o restos alimentarios en
paciente inconsciente: epilepsia, alcoholismo, accidentes vasculares encefálicos,
anestesias.
 En pacientes de edades avanzadas o con enfermedades sistémicas o malignas
que deprimen la respuesta inmunoló gica a la infecció n en los que se ai ́sla,
además de los gérmenes ya mencionados, pseudomonas, proteus y klebsielas.
 Bronquiectasias
2. Focos sépticos a distancia, tales como: sepsis de la orofaringe, sinusitis y piemia.
3. Focos sépticos por contigü idad como abscesos hepáticos y subfrénicos.
4. Operaciones de las vi ́as respiratorias altas. Uso de ventiladores a presión positiva y
nebulizaciones hechas en condiciones de esterilizació n insuficiente.
Examenes de Laboratorio
 Hemocultivos: Pueden ser positivos en pacientes con infecció n por Staphylococcus
Aureus y bacilos gramnegativos de diseminación hemató gena.
 Esputo: coloración de Gram y cultivo, tanto para gérmenes aerobios como anaerobios.
 Aislamiento hasta por métodos invasivos de los gérmenes descritos para su tratamiento
especi ́fico: punción transtraqueal o transtorácica.
Estudios imagenoló gicos
 Radiografi ́a de tó rax simple en posiciones AP y lateral.
 Ultrasonografi ́a.
 Tomografi ́a axial computarizada
Endoscopia
 Broncoscopia, para descartar obstrucción bronquial por neoplasia o cuerpo extrañ o.
 Obtención de muestras para estudios bacteriológico, citoló gico y micoló gico.
TRATAMIENTO
El tx es médico y eventualmente quirú rgico.
El tx médico tiene su pilar en la antibioticoterapia:
1. Prefiriéndose de inicio la penicilina G sódica a dosis de 4 millones de unidades cada 4
horas IV.
2. La clindamicina, activa contra cocos Gram positivos incluyendo estafilococos
penicilinoresistentes y anaerobios 0,7-0,9 g cada 8 horas IM/IV o 150-300 mg cada 6
horas.
3. la asociació n de amoxicilina con ácido clavulánico dosis inicial 2 g cada 8 horas IV
4. Penicilina son las Cefalosporinas de primera y segunda generación como la Cefazolina a
razón de 2 a 4 g al di ́a divido en dos o tres dosis. La combinación de Penicilina y
Metronidazol endovenoso a razón de 1,5 g diarios, al inicio, seguida de este ú ltimo por
la vi ́a oral en tres tomas orales de un gramo, es otra alternativa para la infección
pulmonar por anaerobios
*Se cambiarán o mantendrán estos antibióticos de acuerdo con los resultados bacterioló gicos
de esputo o secreción purulenta del absceso y se continuarán por vi ́a oral durante dos o tres
semanas después de realizar el tratamiento por vi ́a intravenosa.

Medidas generales: reposo en cama, dieta hiperproteica, vitaminoterapia, tratamiento de la


anemia y de las enfermedades concomitantes.
Se valorará segú n corresponda el uso de ejercicios respiratorios, tos asistida, expectorantes,
mucoli ́ticos, descongestionantes y broncodilatores.
Tratamiento endoscópico: Broncoscopi ́a para remoció n de cuerpos extrañ os y drenaje del
absceso por aspiració n a través el bronquio afecto.
Drenaje postural:
• En posición semisentada para los abscesos del lóbulo superior. En los abscesos del ló bulo
medio o inferior: acostado sobre el lado afectado y en posició n de Trendelenburg.
• En general, el paciente deberá adoptar la posición en que el absceso drene por gravedad
(de acuerdo con su localización) y en la que la expectoració n sea mas fácil y abundante.
• Se recomienda por dos periodos al di ́a, de preferencia en la mañ ana y poco antes de
retirarse a dormir, antes de las comidas; debe durar de 20 a 30 minutos.
Quirúrgico
Grandes abscesos, mayores de 6 cm, de paredes gruesas que no responden al tratamiento
después de 6 a 8 semanas de antibioticoterapia o en casos de hemoptisis masivas.
El tratamiento quirúrgico será exerético, de acuerdo con la envergadura de la lesión y el
estado general del paciente:
 Segmentectomia ti ́pica o ati ́pica, lobectomi ́a o neumonectomi ́a.
 Drenaje del absceso bajo control radioló gico a través de catéteres colocados en su
cavidad percutaneamente en pacientes con mal estado general y posteriormente, si
es necesario y las condiciones lo permiten, cirugi ́a exerética.
PRONÓSTICO
El pronóstico del absceso de pulmó n ha mejorado con el uso de antibióticos. La mortalidad
ha descendido de un 35% a un 5 o 10%