Está en la página 1de 2

¿POR QUÉ NO PERSEVERAMOS EN ORACIÓN?

También les refirió Jesús una


 Jesús enseña a sus discípulos a perseverar en la oración
parábola sobre la necesidad de
orar siempre, y no desmayar.
Lucas 18:1
 Él va ilustrar con la siguiente historia, la necesidad de orar
y de perseverar en la oración.

V.2 – Juez malvado


V.3 – Vida y una petición. Jesús llama a la
oración una
V.4 – al juez, que no le interesa los problemas de la viuda. necesidad
V.5 – “Me es molesta” o insistente, “le haré justicia”. El juez injusto actuara con
justicia, no porque sea justo, sino por la insistencia de la vida.
V.6 – ¡Oíd!
V.7 – Los creyente claman de día y de noche, ¿Dios responderá?
V.8 – Dios hará justicia
V.8b – “Pero”, contraste

Jesús termina su historia con una pregunta: Cuando venga el Hijo del Hombre,
¿Hallará fe en la tierra? Jesús está hablando de la necesidad de orar y no
desmayar, de ser perseverantes en la oración. Pero concluye hablando de fe.
¿Por qué? Porque la perseverancia en la oración y la fe, tienen que ver mucho
con el tema de la oración. Jesucristo termina esta parábola de esa manera, para
mostrarnos que la razón de que alguien no persevera, es la falta de fe. ¿Hallaré
fe en la tierra? ¿Hallaré a cristianos perseverando en la oración?

¿Por qué razón no perseveramos en oración?

Según lo que vemos, la razón por la que no perseveramos en oración es porque


no tenemos fe. La pregunta que tenemos que hacer aquí es: ¿Fe en qué?
Jesús dijo: “Oíd lo que dijo el juez injusto”. La lógica de Jesús es: Si un juez injusto
hace justicia porque una viuda es insistente, ¡cuánto más Dios que es el Juez
Justo! ¿Acaso Dios no hará justicia, que es Justo?

¿Por qué razón no perseveramos en oración?

La razón por la cual no perseveramos es la falta de fe en el carácter justo de Dios.


Desmayamos en oración porque no confiamos en que Dios cumplirá sus
promesas. Sin embargo, Dios es justo, y por eso cumplirá sus promesas.

Pero la realidad es que aunque sepamos que no perseveramos por nuestra falta
de fe en el carácter Justo de Dios, nos encontramos sin fe todavía. Continuamos
sin perseverar en oración. Seguimos desmayados.

¿Qué es lo que nos ayuda a confiar en Dios, lo que alimenta nuestra fe para que
así podamos perseverar en oración?
La cruz de Cristo. La cruz de Cristo nos alimenta y nos ayuda a confiar en Dios.
¿Por qué? O ¿Cómo?

 Primero porque la cruz de Jesucristo demuestra que Dios es perfectamente


Justo. No solo muestra que Dios es amor, sino que Dios es completamente Justo.
Dios ha sido Justo en cumplir su promesa de castigar el pecado, esa es una
realidad que vemos en la cruz de Jesucristo.

A quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para


manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los
pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de
que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.
Romanos 3:25-26
La cruz nos da la seguridad de que Dios contestará nuestras oraciones, que
responderá a sus promesas, porque Él es Justo. Jesús pregunta en la parábola: ¿Y
acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? La cruz
responde: Definitivamente Dios hará justicia a sus escogidos que claman a él.

 Segundo, la cruz de Jesucristo, su muerte por nuestros pecados, nos da la certeza


de que Dios ya ha cumplido su Suprema promesa, que es enviar a su Hijo a morir
¿cómo no nos dará las promesas más pequeñas?

El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros,
¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? – Romanos 8:32

También podría gustarte