Está en la página 1de 8

FACTORES DETONANTES

LLUVIA

1. Resultados de la exploración Geotécnica y los ensayos de laboratorio


Como ya se indicó, el objetivo de esta exploración es la caracterización de las unidades del
modelo geológico-geotécnico, tanto en el casco urbano del municipio como en las zonas
de posible expansión, definidas previamente, para lo cual se recomienda ejecutar la
siguiente exploración del subsuelo: • Un apique de 1,5 m de profundidad o un sondeo de
mínimo 3 m de profundidad por cada 5 ha de superficie. La exploración debe incluir cada
una de las UGI identificadas; si esto no es posible con la densidad de exploración descrita,
hay que hacer apiques o sondeos adicionales, con el fin de que todas las UGI queden
caracterizadas. Se deberá llevar a cabo por lo menos un sondeo de 15 m de profundidad
cada 50 ha, y su localización se tendrá que definir con base en las condiciones particulares
de estabilidad identificadas por el equipo técnico consultor. • Cuando el espesor de las
UGI no se pueda determinar a partir de la exploración antes indicada o cuando no se logre
llegar con ella hasta la probable superficie de deslizamiento, definida con criterios
geomorfológicos, habrá que llevar la exploración hasta las profundidades requeridas. • Se
deberá hacer, en lo posible, muestreo continuo y por lo menos se tendrá que tomar una
muestra por cada metro de perforación y dos muestras por cada apique, utilizando
equipos y técnicas que minimicen la alteración de las muestras. • Es clave determinar la
posición del nivel de agua en las perforaciones y su variación durante el periodo que dura
la exploración, ya que estos niveles son básicos para los análisis de estabilidad posteriores.
En caso de no encontrarse el nivel del agua, este hecho se debe indicar claramente en el
informe. Esta exploración se podrá complementar con exploración indirecta, de tal
manera que se puedan identificar los estratos y zonas geotécnicamente homogéneos que
conforman el subsuelo en el área de estudio.
Todas las muestras obtenidas en la fase de exploración deberán trasladarse de forma
adecuada a un laboratorio de suelos. Los tipos de ensayos y la cantidad sugerida se indican
en la tabla 3-3 como porcentaje del número total de muestras.
2. Definimos las unidades geotécnicas para los análisis básicos
Usamos el cruce del mapa de UGI y mapa de los elementos geomorfológicos del área de
estudio
 Pendiente del terreno, a partir del MDT.
 Espesor del suelo y su variación dentro de la unidad geotécnica.
 Litoestratigrafía hasta el sustrato rocoso.
 Posición del nivel freático
3. Identificar un valor promedio de número de curva (CN) de la unidad geotécnica por
analizar, donde se muestran los valores para diferentes grupos hidrológicos de suelo y
usos de estos para condiciones de humedad antecedente normal (AMC II), a partir de la
tabla siguiente
4. Teniendo en cuenta la siguiente clasificación hidrológica de los suelos: Grupo A: Arena
profunda, suelos profundos depositados por el viento, limos agregados. Grupo B: Suelos
poco profundos depositados por el viento, suelos francoarenosos. Grupo C: Suelos
francoarcillosos, francoarenosos poco profundos, suelos con bajo contenido orgánico y
suelos con alto contenido de arcillas. Grupo D: Suelos que se expanden significativamente
cuando se mojan, arcillas altamente plásticas y ciertos suelos salinos. 2. Calcular la
retención potencial máxima S como: S = 25400 – 254 CN (3-1) Donde S está en milímetros
y CN corresponde al número de curva previamente seleccionado como representativo de
la zona para la condición de humedad antecedente II. Se considera suficiente en este caso
utilizar el número de curva para la condición II de humedad antecedente para todo el
registro de precipitación. Como se recordará, el método del Soil Conservation Service
considera números de curva para tres condiciones de humedad antecedente (I, II y III), que
para las estaciones climáticas en las cuales hay crecimiento de vegetación se determinan
según la precipitación acumulada de los cinco días previos al del análisis: inferior a 35 mm,
entre 35 y 53 mm, o superior a 35 mm, respectivamente. 3. Calcular, a partir de los
registros de precipitación diaria (P), la precipitación infiltrada en 24 horas (Pi), a partir de
la ecuación del método lluvia-escorrentía del SCS. 4. Acumular los valores diarios de
precipitación infiltrada para cada año calendario del registro y así obtener el valor de
precipitación infiltrada total anual. 5. Calcular la precipitación infiltrada media multianual
(x), su desviación estándar (σ) y su coeficiente de variación (CV). 6. Añadir, para el análisis
de amenaza, alrededor de la profundidad del nivel freático medio la variabilidad de la
lluvia infiltrada en función de la desviación estándar, expresada en términos del
coeficiente de variación por la media de la profundidad del nivel freático. En razón de que
para el análisis básico de la amenaza a escala 1:5000 se requiere asumir la profundidad del
nivel freático correspondiente a una lluvia con periodo de retorno de 20 años y teniendo
en cuenta que aquí no se exige realizar modelación hidrogeológica alguna, deberá tomarse
dicho valor de precipitación a partir de las curvas IDF que se indican en el numeral 3.2.4.1
para un periodo de retorno de 20 años y una duración de 24 horas; calcular la
precipitación infiltrable correspondiente, asumiendo una condición antecedente de
humedad (II), deducir esa altura de precipitación a la profundidad del nivel freático
supuesta como media y restar 1,65 veces la desviación estándar (σ) del análisis de
acumulados anuales de precipitación infiltrable. Este análisis se hace suponiendo una
variación a largo plazo del nivel freático que sigue una distribución normal con un periodo
de retorno de 20 años, así que la profundidad del nivel freático para dicho periodo se
puede estimar con una ecuación (ecuación 3-2) e ilustrarse en una figura
Se supone que la serie de acumulados anuales de lluvia infiltrable sigue una distribución
normal por ser suma de eventos de precipitación individuales. El valor de 1,65 corresponde,
entonces, al valor Z de la distribución normal estándar asociado a una probabilidad de
excedencia anual de 0,05, correspondiente a un periodo de retorno de 20 años. I i20:
corresponde a la intensidad de la lluvia infiltrada diaria para un periodo de retorno de 20 años,
de acuerdo con las curvas IDF del numeral 3.2.4.1 estimadas para la localidad, también en
milímetros por hora, siendo 24 el número de horas al día para calcular la precipitación
correspondiente acumulada a diario.

SISMO

Dado que para este nivel de análisis de la amenaza se plantea trabajar con métodos
determinísticos basados en el factor de seguridad, se propone incluir el efecto de la carga
sísmica como una fuerza inercial horizontal, a partir del coeficiente de aceleración horizontal
en análisis de equilibrio límite pseudoestáticos

Con todo, se requiere tener la curva de amenaza sísmica de la zona de estudio para
determinar la aceleración horizontal con un periodo de retorno específico; para establecer la
probabilidad de excedencia de una aceleración, se pueden utilizar curvas de amenaza sísmica
disponibles en estudios regionales de amenaza sísmica o hacer un análisis simplificado de
amenaza sísmica

Curvas de amenaza sísmica disponibles Para sitios que queden cerca (a menos de 50 km) de
ciudades que cuenten con estudio de microzonificación sísmica, se puede usar la curva de
amenaza sísmica definida en ese estudio. Para zonas que no estén cerca de ciudades con
estudio de microzonificación, se pueden utilizar las curvas de amenaza sísmica de las ciudades
capitales definidas en el Estudio de amenaza sísmica de Colombia (AIS, 2009). A manera de
ejemplo, se presentan a continuación las curvas de amenaza sísmica para la ciudad de Ibagué
(figura 3-3).

Análisis simplificado de amenaza sísmica Cuando no se puede aplicar alguna de las curvas de
amenaza sísmica disponibles, es posible obtener la probabilidad de excedencia de una
determinada aceleración a partir de la función de recurrencia de las fuentes sismogénicas más
cercanas, utilizando las ecuaciones de atenuación sugeridas en el Estudio de amenaza sísmica
de Colombia (AIS, 2009) para estas fuentes y el modelo de probabilidad tipo Poisson, como se
describe a continuación:

Para obtener la probabilidad de excedencia de una determinada aceleración se debe contar


con la siguiente información: • Geología y tectónica regional. De la geología y descripción de
las estructuras geológicas, que forman parte de la descripción de la geología regional, se
identifican y describen las fuentes sismogénicas activas que pueden afectar la zona de estudio.
• Para cada fuente sismogénica se requiere su función de recurrencia, la cual se puede
consultar en el informe del Estudio de amenaza sísmica de Colombia (AIS, 2009). • Modelo
estadístico para el análisis de probabilidad. En amenaza sísmica es común trabajar con el
modelo de probabilidad tipo Poisson. • Función de atenuación para la fuente sismogénica. De
la sismicidad histórica se puede establecer una función de recurrencia para cada fuente
sismogénica, definidas en el Estudio de amenaza sísmica de Colombia (AIS, 2009) de la
siguiente manera: