Está en la página 1de 2

Capítulo 2: La lingüística y sus fundamentos, Ma.

Victoria Escandell

Julieta Martínez Jiménez

Un signo es una entidad perceptible que permite la comunicación. Todo signo está compuesto
por dos componentes relacionados:

 Significado: perceptible por los sentidos, lo mas frecuentes son visuales, auditivos y
táctiles.
 Significado: es la unidad de expresión de la lengua

De todas las clases de signos el lingüístico es el más importante.

Estas dos partes corresponden a la imagen acústica y al concepto con ella asociado. Siguiendo
a Saussure, definía esto como una entidad psíquica de dos caras: el significante esta
constituido por la sucesión inmutable de sonidos (fonemas) que lo constituyen (o de letras en
la escritura). El significado es lo que el significante evoca en nuestra mente (el concepto)
cuando lo oímos o leemos.

Los principios del signo son:

1. Arbitrariedad: la relación entre significante y significado es convencional, no hay


una conexión necesaria entre ambos.
2. Linealidad: los significantes deben aparecer necesariamente uno tras otro, formando
una cadena.
3. Inmutabilidad: la conexión entre significante y significado está establecida por cada
comunidad lingüística y no puede ser modificada por un individuo.
4. Mutabilidad: los signos pueden cambiar con el tiempo y la evolución

El fundador de la semiótica, Charles S. Peirce, estableció diversas calificaciones de signo,


entre las cuales esta la basada en el tipo de vinculo que une al signo con su referente. Y así
distingue:
 Icono: la relación es de semejanza. El significante se asemeja a la realidad que
representa. Son signos icónicos: los cuadros, esculturas, fotografías, dibujos
animados, etc.
 Indicio: la relación es de contigüidad física, mecánica o de causa-efecto. Hay una
relación causal entre ambos.
 Símbolo: la relación es convencional y no basada en la similitud.
 Arbitrariedad: la relación entre el significante y el significado es convencional. Si
no se conoce el vínculo convencional de cada lengua, no se podrá adivinar a que
entidades se refiere. Las señales de las lenguas humanas pertenecen a la categoría de
los símbolos.

Existen algunas excepciones, las onomatopeyas, que sí guardan algo de relación con lo que
designan y sin embargo hay arbitrariedad en cada lengua. Además, Pierce señala que la
clasificación no es excluyente. Considerando desde diversos puntos de vista, un signo puede
pertenecer a la vez a más de una de estas categorías.