Está en la página 1de 5

UNIVERSIDAD PERUANADE CIENCIAS E

INFORMÁTICA
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS Y CONTABILIDAD

E.A.P. DERECHO

TRABAJO DE ENSAYO:
NOTIFICACIONES JUDICIALES ELECTRÓNICAS
CURSO:

INFORMATICA JURIDICA

TUTOR:

Dr. ARTURO PAREDES ROMERO

ESTUDIANTE:

NELLY MEDINA HUAMAN

CICLO ACADÉMICO II
UNIDAD ACADÉMICA DE HUANTA
HUANTA - PERÚ

2018
ENSAYO SOBRE LAS NOTIFICACIONES JUDICIALES ELECTRÓNICAS

El Poder Judicial está aplicando desde el año pasado el Sistema de


Notificaciones Electrónicas (SINOE) por vía internet, en diferentes
departamentos y provincias vale decir que en nuestra provincia de Huanta
todavía no llegado este sistema, esto quiere decir, estamos analfabeto en esta
tecnología del siglo XXI. La tecnología permitirá dar mayor celeridad,
transparencia y seguridad a los procesos judiciales de todas las especialidades
de esta jurisdicción.

La moderna herramienta informática solamente está funcionando en 58 órganos


jurisdiccionales distribuidos en 14 sedes judiciales de San Juan de Lurigancho,
Ate-Vitarte, Santa Anita, La Molina, El Agustino y Matucana (Huarochirí) y otros.

Cabe recordar que el artículo 157 del Código Procesal Civil, modificado por la
Ley N° 30229, establece que la notificación de las resoluciones judiciales, en
todas las instancias, se debe realizar por vía electrónica a través de casillas
electrónicas implementadas, de conformidad con lo establecido en TUO de la
Ley Orgánica del Poder Judicial, con las excepciones allí establecidas.

Según el Código Procesal Civil, una notificación tiene por objeto poner en
conocimiento de los interesados o partes en conflicto el contenido de las
resoluciones judiciales. Actualmente el Servicio de Diligenciamiento de
Notificaciones está a cargo de las centrales de notificaciones; y, en cumplimiento
del artículo 157 del Texto Único Ordenado del Código Procesal Civil, las
resoluciones judiciales en todas las instancias y aun en la Corte Suprema se
realizan por cédula.

.Podemos decir que las notificaciones judiciales son aquellos actos procesales
cuyo propósito principal es que las partes tomen conocimiento de las
resoluciones judiciales a fin de que éstas puedan ejercer su derecho a la defensa
en el marco de un debido proceso. Las notificaciones como actos procesales de
transmisión atañen al derecho de defensa. Este acto de comunicación por
excelencia marca el inicio de la relación procesal y la existencia misma de las
decisiones judiciales.
Surgen varios inconvenientes o problemas en las notificaciones realizadas por
cédulas, entre ellas tenemos a la lentitud, encarecimiento e inseguridad del
proceso judicial; a continuación pasaremos a detallar estos inconvenientes: Las
notificaciones realizadas por cédula tardan mucho en llegar a los domicilios
reales o procesales de las partes; por otro lado los litigantes deben invertir un
tiempo adicional para dirigirse a las centrales de notificación o a los juzgados a
fin de enterarse del contenido de sus notificaciones. El problema de la lentitud
del proceso influye a que los litigantes tengan un concepto negativo de la
Administración de Justicia,

Uno de los factores que influyen en el encarecimiento del proceso es el costo


que implica desplazarse de un lugar a otro utilizando medios de transporte. Otro
factor que influye en dicho encarecimiento es el empleo del papel en la
elaboración de las cédulas. La utilización de papel no sólo produce un daño a la
ecología sino que además está demostrado que el papel no es un medio idóneo
para acceder y transmitir grandes cantidades de información jurídica de una
manera rápida y a un bajo costo; objetivos que sí se lograrían con el uso de la
informática. Es por ello que debemos asumir "como radicalmente obsoleto, caro
e ineficiente el uso del soporte papel, que en la actualidad amenaza con sepultar
a los tribunales bajo toneladas de expedientes.

Haciendo un cálculo de gastos, tenemos que nuestro país tiene un costo por
cada cédula y por cada escrito que se presenta en un proceso, se debe adjuntar
dos o más cédulas; por lo tanto si un abogado tiene a su cargo 20 procesos
judiciales y suponiendo que debe presentar dos escritos mensuales por cada
proceso, deberá entonces presentar 40 escritos y comprar un promedio de 80
cédulas mensuales, lo cual le representa un monto que debe gastar sólo en la
compra cédulas.

Por último mencionaremos la escasa seguridad que existe actualmente en las


notificaciones realizadas por cédula; ya que éstas pueden perderse en el
trayecto, traspapelarse en la sede de casillas procesales, o pueden, fácilmente,
ser objetos de adulteraciones, falsificaciones, etc. Sería relativamente sencillo,
por ejemplo, falsificar la firma del Juez o secretario judicial así como el sello
utilizado en las notificaciones por cédula. Esta falta de seguridad en el proceso
no permite garantizar fehacientemente la autenticidad, integridad y
confidencialidad de las notificaciones.

Hasta un 20% de las notificaciones llega tarde o nunca llega a su destino. Por
medios electrónicos se intenta solucionar el problema. El temor de los abogados
sobre este el caso al parecer, temen que, al ser más rápida la notificación, tengan
menos plazo para impugnarlas.

El presidente del poder judicial calculó que entre un 15% y 20% de las cédulas
de notificación emitidas no llega o llega demasiado tarde a su destino. Si este
porcentaje le parece pequeño, basta recordar que el año pasado las 29 cortes
judiciales de todo el país emitieron 14'454.768 de cédulas. Solo en Lima se
emiten diariamente un promedio de 20 mil documentos de este tipo.

Para tener una idea: el cálculo de tiempo aproximado para la atención de un


escrito presentado ante la instancia judicial puede demandar hasta 39 días: 18
días para emitir una resolución judicial y otros 21 días para diligenciar la
notificación hasta anexar los cargos respectivos al expediente.

Todo ello obedece, según el mismo documento, a que no se cuenta con el


suficiente personal idóneo para realizar esta tarea en la Central de Notificaciones
(muchos son profesionales en derecho); tampoco se cuenta con los suficientes
recursos logísticos y tecnológicos; hay también una alta rotación del personal; y,
por último, hay demora en el traslado de documentos, debido a la distancia de
los locales judiciales. En el caso de la Corte Superior de Lima, por ejemplo, el
traslado de cédulas a la Central de Notificaciones puede tardar entre tres y cuatro
días, y la devolución de los cargos de notificación a los juzgados tres o cuatro
días más.

Las TIC´s están llamadas a revolucionar no sólo el procesamiento,


almacenamiento y recuperación de los escritos que componen un expediente
judicial para transformarlo en íntegramente digital, sino también el modo en que
los tribunales, los terceros y las partes se comunican, incluyendo esto último la
comunicación judicial por excelencia, que es la notificación procesal.

Las notificaciones electrónicas requieren el empleo de mecanismos técnicos,


tales como servidores de base de datos, servidores de correo electrónico, redes
cerradas, como una Intranet o extranet; y redes abiertas como el Internet.
Corresponde al Derecho dar valor probatorio y eficacia legal a estas
notificaciones realizadas a través de medios electrónicos, y por otro lado, regular
los mecanismos de funcionamiento de las mismas.

Par solucionar todo este problema tenemos que usar la tecnología del sistema
de notificaciones electrónicas está basado fundamentalmente en casillas que, a
diferencia del correo electrónico, cuentan con una férrea arquitectura de
seguridad (muy similar a la que utilizan las entidades bancarias), a fin de
garantizar la inviolabilidad de los contenidos y que solo el destinatario tenga
acceso a través de un código o firma electrónica.

Por otra parte, con el uso del SINOE contribuirá a la reducción del tiempo de
duración de los procesos entre 25 y 35%, ya que las notificaciones se reciben en
segundos, a través de Internet, en contraste con el tradicional envío de la
notificación en papel, que tarda entre 15 y 20 días en promedio en llegar a su
destino.

Con este sistema los usuarios podrán acceder a las notificaciones desde
cualquier lugar del país, las 24 horas del día desde su computadora, laptop o
tableta, vía las casillas electrónicas que proporciona gratuitamente el Poder
Judicial.