Está en la página 1de 236

••

••
••
: REDUCCION DE PERDIDAS EN SISTEMAS
: DE AGUA POTABLE

CURSO INTERAMERICANO EN PREPARACION y EVALUACION DE PROYECTOS

•• PROGRAMA DE
•• ADIESTRAMIENTO
•• EN PREPARACIO
y EVALUACION
DE PROYECTOS

santiago-chile
1997
INSTITUTO DE ECONOMIA

••
••
••
••
••
••
••
••
•••
•••
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
•••
••
••
••
••
••
•••
••
•• --_.-
•••
PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATOUCA DE CHILE

•• PROGRAMA DE ADIESTRAMIENTO EN PREPARACION y EVALUACION DE PROYECTOS

•• MIr.I" 'w. ~

•• PLI.· '''r
Y C 1.';'-;
"C":!
J.')N
#

•• BIBLIOtECA I

••• PROYECTO
••
•• IIREDucaON DE PERDIDAS EN SISTEMAS
DE AGUA POTABLEII
••
••
•••
•• Participantes: Manuel Albarrán Ulsen

•• Freddy Banda Cheuquepán


Esteban Colla

•••
Héctor Concha Aspe
Maria de Fátima Ferreira
Alonso Figueroa Garay

•• Juan Luis Orellana lturriaga

•• Supervisor. Daniel Saavedra Guerrero


••
••
••
•• 5AJ"ITIAGO, Noviembre, 1997


•••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•• PROLOGO

••
•• El presente estudio fonna parte de los cuatro elaborados durante la fase
práctica de la Décimo Novena versión del Curso Interamericano de Preparación

•• y Evaluación de Proyectos (OAPEP), que se desarrolló entre febrero y diciembre


de 1997, auspiciado conjuntamente por el Ministerio de Planificación y

•••
Cooperación Mideplán y el Instituto de Economía de la Pontificia Universidad
Católica de Chile. Esta fase práctica, cuyo objetivo es la aplicación de los
conocimientos entregados a los participantes, en la etapa teórica, incluye la

•• preparación y evaluación de un proyecto especifico qUj! represente interés y sea


además un aporte metodológico significativo en el estudio de los proyectos de
•• alguno de los sectores de la actividad nacional, tales como: Transporte,
Telecomunicaciones, Salud, Sanitario y Educación, entre otros. De esta fonna, los
•• participantes se dedicaron en fonna exclusiva entre los meses de julio y
diciembre, a la preparación, identificación, formulación y evaluación del proyecto
•• "Reducción de Pérdidas en Sistemas de Agua Potable". Una versión preliminar
de este trabajo fue presentada un panel evaluador en diciembre, la presente
•• versión incorpora las sugerencias de los panelistas.

•• En principio Mideplán solicitó la elaboración de un proyecto que


permitiese determinar el nivel óptimo de pérdidas, en un sistema de agua

•••
potable; esto no fue posible pues dada la legislación sanitaria vigente, las tarifas
se calculan a partir de una "empresa modelo" teórica, con un nivel de pérdidas
ideal, y por lo tanto no dependen de las pérdidas reales que presenten los
•• sistemas en explotación.

•• En este escenario, las acciones que se emprenda para contener las fugas de

•••
agua sólo inciden en mejoras de la eficiencia de la empresa real en el corto plazo,
aumentando la disponibilidad de venta (y por lo tanto los ingresos) en
situaciones de escasez, o bien por ahorro de costos de producción variables, en

•• situaciones sin escasez. En el largo plazo, los aumentos de disponibilidad se


traducen en postergaciones de los planes de exparisión de los sistemas al

•• aumentar su capacidad disponible. Por ello, las decisiones de reducción de


pérdidas y en definitiva el nivel óptimo que a cada empresa le convenga alcanzar

•• estará dado por la evaluación adecuada de los beneficios y costos asociados a los
proyectos espec[ficos.

•• La administración de procesos productivos requiere de una serie de

•• criterios de eficiencia, que en el caso del suministro de agua potable se traducen,

••

••
••
2
••
entre otros, en cantidad de agua vendida versus cantidad de agua producida;
••
para ello se requiere efectuar balances ya sea de flujo o de volumen de agua en
determinados períodos de tiempo entre las diferentes etapas del proceso. De
••
aquí surge la importancia de la macromedición o medición de "grandes
entregas" (plantas, estanques o conducciones) y de la micromedición o
••
cuantificación de los volúmenes suministrados a nivel de los domicilios de los
usuarios. Los balances de flujo requieren instantaneidad y simultaneidad en los
••
balances de tipo volumétrico se facilitan al considerar períodos de tiempo ••
adecuados de traspaso del agua entre una y otra etapa. En este sentido, las
empresas sanitarias han desarrollado diversos sistemas de medición aplicando ••
los mecanismos y tecnologías que han ido apareciendo en el área. Aunque la
cobertura de micromedición es lo suficientemente amplia (Chile ocupa uno de los ••
primeros lugares en este aspecto en Améríca Latina), la cobertura de
macromedición no lo es. El estudio mostró, en general, la conveniencia de ••
aumentar la macromedición en las empresas de agua potable.
••
El análisis de las características generales de los sistemas y sus situaciones
permitió concluir que el estudio particular de cada caso, empresa o sistema en ••
explotación, daría las pautas o acciones a emprender para la reducción de
pérdidas de nivel productivo y de grandes conducciones, determinándose allí ••
•••
sus costos y beneficios, tarea que no debería ser muy laboriosa para los técnicos
de las empresas. Con ello, el objetivo del presente estudio se centró en la
formulación de metodologías para la identificación y evaluación de proyectos
que pudieren ser válidas en forma general y tener amplia aplicación,
orientándose por ello los esfuerzos a las etapas de distribución y ••
comercialización del agua potable.
••
••
Según lo anterior, se formularon metodologías de evaluación económica
privada de proyectos de reducción de pérdidas en la red de distribución
(usualmente denominadas fugas) y a la reducción de pérdidas de tipo comercial
producto de sub-facturación. Las metodologías se aplicaron al sistema que ••
•••
atiende al Gran Santiago cuya concesión pertenece a la Empresa Metropolitana
de Servicios Sanitarios (EMOS S.A.), Y al sistema de la ciudad de Arica cuya
concesión pertenece a la Empresa de Servicios Sanitarios de Tarapacá (ESSAT
&A.). .
••
En el caso de las pérdidas en la red de distribución se abarcaron aspectos
como el número de fugas presentes en la red, el caudal promedio que se pierde
••
por fuga, las tasas de aparición de nuevas fugas y el tiempo de permanencia de la
fuga hasta ser detectada. Respecto de las acciones directas a seguir se examinaron
••
••
••
••
••
•• 3
•• las de detección sistemática de fugas y medición distrital de caudales (balance de

•• volúmenes en sectores "reducidos" de la red), que están orientadas a reducir la


tasa de aparición de nuevas fugas. Los costos se determinaron en función de las

•• acciones de contención, mientras que los beneficios corresponden a los aumentos


de disponibilidad de agua en el corto plazo (con escasez y sin escasez) y largo

•• plazo (postergación de inversiones), tal como se mencionó precedentemente.

•••
En el caso de las pérdidas de tipo comercial, las investigaciones
desarrolladas respecto de la micromedición han mostrado que los medidores
domiciliarios presentan sistemáticamente un error de subcontaje, el que es

•••
función del uso o volumen acumulado que haya registrado el medidor. Sobre
esta base, se definieron proyectos de reemplazo con sus costos de recambio de
medidores en función de la edad y beneficios provenientes de facturar
•• volúmenes crecientes en el tiempo y que sin recambio se perderían.

•• Teniendo en cuenta los supuestos y limitaciones, los resultados permiten


afirmar la conveniencia de realizar detección sistemática de fugas ya sea con o sin
•• medición distrital, en tanto que la cantidad de equipamiento por emplear
dependerá de cada caso. Respecto de los proyectos de reducción de pérdidas
•• comerciales, en ambos sistemas sometidos a análisis, se observó la conveniencia
de efectuar, las reposiciones de medidores aproximadamente a los 11 años de
•• uso, para un determinado nivel de consumo mensual promedio.

•• La evaluación de los proyectos fue solamente de tipo privado, ya que se

•••
supuso que tanto los costos como los ingresos percibidos por las empresas a
precios de mercado son representativos de los precios sociales. Sin embargo, los
aumentos de disponibilidad no fueron valorados socialmente en lo que a

•• excedente del consumidor se refiere y que sería un beneficio adicional de los


proyectos que cubren situaciones de escasez. Tampoco se incorporó el efecto que

•• podría tener en la contracción de demanda, vía elasticidad-precio, el "aumento


de precio" que podrían percibir los usuarios al cambiarles los micromedidores y

•• recibir facturaciones mayores.

•• La Dirección del Programa desea expresar los agradecimientos a la


Empresa Metropolitana de Obras Sanitarias y a la Empresa de Servicios

•• Sanitarios de Tarapacá, por su cooperación en el suministro de información,


además de las orientaciones y comentarios de sus profesionales de las áreas de

•• Operaciones, Planificación y Comercial. También hago presente el aporte


realizado por la Superintendencia de Servicios Sanitarios, como ente regulador

•• del sector, por su apoyo e interés en el desarrollo de este trabajo.

••

••
••
4
••
••
Finalmente, deseo expresar mi reconocimiento personal a la magrúfica
labor realizada por todos y cada uno de los integrantes del grupo de trabajo, así
••
como por su supervisor, el ingeniero señor Daniel Saavedra. El profesionalismo
y dedicación en la ejecución de las tareas, la capacidad para abordar áreas de
••
conocimiento desconocidas y el espíritu y organización del grupo de trabajo son
aspectos dignos de destacar.
••
••
••
••
Ernesto R. Fontaine
Director CIAPEP ••
••
••
•••
••
••
•••
••
••
••
Nota: Las opiniones, conclusiones y recomendaciones contenidas en el presente
trabajo no coinciden necesariamente con las que pudiera tener
••
MIDEPLAN o el Instituto de Economia de la Pontificia Universidad
Católica de Chile.
••
••
••
••
••
•• MLi.>.';::I!O DE
PLANIFlC. CION

•• y COOPERACION

•• INDICE
BIBLIOTECA

•• Página

•• RESUMEN Y CONCLUSIONES . 1

•• 1. Origen y objetivos .. 1

•• A. Marco institucional e identificación de bene-


ficios .. 1
•• B. Origen del estudio
C. Objetivos del estudio
.
.
3
4

•• n. Metodología para la evaluación de proyectos de


reducción de pérdidas en la red . 5
•• A. Origen de las pérdidas
B. Proyectos para la reducción y control de pér-
. 5

•• didas físicas en la red


C. Identificación de beneficios
.
.
6
10

•••
D. Criterio de decisión . 11
III. Aplicación a los proyectos de reducción de fugas
físicas en el sistema de agua potable de Santiago
•• (EMOS)
A. Descripción de la situación actual
.
.
11
12
•• B. Determinación del número óptimo de vehícy
los para la detección sistemática . 14

••• IV.
C. Evaluación del Proyecto Medición Distrital ..
Aplicación a los proyectos de reducción de fugas
físicas en el sistema de agua potable de Arica
19

••• 25
(ESSAT) : .
A Situación sin proyecto .. 26

•••
B. Situación con proyecto . 27
C. Beneficios del proyecto .. 28
D. Costos del proyecto .. 29

•• E. . Evaluación económica
F. Conclusiones, limitaciones y recomendacio-
. 29

•• V.
nes
Metodología para la evaluación de proyectos de
. 31

•• reducción de pérdidas comerciales


A. Origen de las pérdidas ..
. 32
32

•• B. Identificación de costos y beneficios de redu-


cir el subcontaje .. 33
••
••
••
••
ü ••
Página
•••
C. Evaluación económica privada de los pro- ••
yectos
D. Metodología de evaluación de cambio de
. 34
••
•••
tecnología de micromedidores . 36
VI. Aplicación al sistema de agua potable de EMOS
en Santiago . 36

•••
A. La curva de error . 36
B. Costos por recambio y por subcontaje .. 37
C. Resultados de la evaluación . 38
D. Rentabilidad programa de mantenimiento .
E. Conclusiones .
39
40
••
VII.
F. Limitaciones y recomendaciones
Aplicación al sistema de agua potable de ESSAT
. 41 ••
en Arica . 42 ••
A. Costos
B. Resultados de la evaluación
.
.
43
44 ••
C. Conclusiones, limitaciones y recomendacio-
nes . 47 ••
VIII. Recomendaciones generales .. 48
••
••
•••
CAPITULO 1: ORIGEN Y OBJETIVOS . 51

1. Marco institucional e identificación de beneficios. 51


II.
III.
Origen del estudio
Objetivos del estudio
.
.
52
53 ••
••
••
••
••
••
••
••
•••
••
•• III

•• Págína

••• CAPITUlO 2: SISTEMAS DE AGUA POTABq:, SUS PERDI-


DAS Y MEDIDAS DE REDUCCION y CON-

•• TROL . 55

•• r. Gasificación y origen de las pérdidas


A. Pérdidas Técnicas
.
..
55
58
• •• II.
B. Pérdidas Comerciales
Caracterización de los sistemas de agua potable
y análisis de sus pérdidas
.

.
61

62

•••
A. Etapa de producción . 62
B. Etapa de distribución . 67
1Il. Medidas de control y reducción de pérdidas . 73
•• A. Pérdidas físicas
B. Pérdidas y consumos operacionales
.
.
74
77

•• IV.
C. Pérdidas Comerciales
Selección de las medidas
.
.
78
81
••
•• CAPITULO 3: EVALUACION DE PROYECfOS DE REDUC-
•• CION DE PERDIDAS FlSICAS EN LA RED . 83

•• 1. Metodología
A. Determinación de las situaciones sin y con
. 83

••• proyecto
B. Beneficios y costos
.
.
83
84

•• C. Cuantificación de los beneficios por poster-


gación de inversiones de ampliación de la ca-

•• pacidad del sistema


D. Cuantificación de la reducción de pérdidas .
. 85
88

•• E. Tratamiento de la infonnación para la eva-


luación de proyecto de reducción de pérdi-

•• Ir.
das
Aplicación de la metodología al sistema de agua
. 95

•• potable EMOS-SANTIAGO
A. Descripción de la situación actual
.
.
97
97

••
••

••
••
iv
•••
•••
Página

B. Número óptimo de vehículos en la detección


sistemática . 100 ••
C. Medición distrital
D. Evaluación económica
.
.
107
111 ••
E. Conclusiones, recomendaciones y limita-
ciones . 112 ••
III. Aplicación de la metodología al sistema de agua
potable de Arica (ES5A1) .. 113
••
A. Situación sin proyecto
B. Situación con proyecto
..
..
113
114
••
C. Beneficios del proyecto
D. Evaluación económica
..
..
117
120
••
•••
E. Conclusiones, limitaciones y recomenda-
ciones . 121

••
CAPITULO 4: EVALUACION DE PROYEcrOS DE MANTE- ••
NIMIENTO PREVENTIVO APLICADO A LA
REDUCCION DE PERDIDAS POR ERRORES ••
•••
DE MEDICION . 123

1. Metodología general para la optimización de


programas de mantenimiento preventivo
A. Marco teórico
.
.
123
123 ••
B. Estimación de los costos
C. Criterio de decisión
: .
..
124
126 ••
n, Mantenimiento preventivo aplicado a microme-
didores . 129 ••
A. Origen de las pérdidas
B. Metodologla de evaluación ,de l:amb,iQ q.e tec-
. 129
••
nología de micromedidores
C. Aplicación al parque de micromedidores de
. 130
••
EMOS
D. Aplicación al parque de micromedidores de
. 132
••
ESSAT . 146
••
••
••
,

•••
••
•• v

••• Página

•••
ANEXOS

•• ANEXO W 1: ANAUSIS DEL SISTEMA TARIFARIO EN EM-


EMPRESAS DE AGUA POTABLE . 157
•• ANEXO N° 2: DESCRIPCION DEL SISfEMA DE AGUA POTA-
•• BLE DE SANTIAGO (EMOS) y DE ARICA
(ESSAT) , . 173
•• ANEXO N° 3: CURVA DE ERROR DE LOS MICROMEDIDORES 187

••• ANEXO W 4: COMENTARIOS PANEL EVALUADOR .. 195

••• GLOSARIO 209

•• BIBLIOGRAFIA . 215

••• ENTREVISTAS A EXPERTOS . 219

•••
••
••
••
••
••
••
••
••

••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•••
•• RESUMEN Y CONCLUSIONES

•• I. ORIGEN Y OBJFfIVOS

••
•• El agua potable proviene de un sistema productivo compuesto por

•••
instalaciones que captan el agua cruda desde sus fuentes, la transforman en apta

para el consumo humano y la distribuyen a los consumidores a través del

•• sistema de distribución. Estas instalaciones se agrupan en las etapas de

•• producción y distribución, y en ellas se producen diferencias entre el volumen de

•• agua que ingresa y el que sale, las que se denominan pérdidas.

••
•••
A. Marco institucional e identificación de beneficios

La explotación de los sistemas de agua potable en Chile es realizada por


•• empresas en las que el Estado es el principal accionista, y por empresas privadas,
•• todas las cuales operan con economías de escala y constituyen monopolios
•• naturales. Con el propósito de que los consumidores paguen un precio eficiente
•• por el servicio recibido y no se generen costos sociales netos derivados de la

••• acción monopóIica, la Superintendencia de Servicios Sanitarios fija la tarifa

••• máxima que cada empresa puede cobrar. La ley establece que el cálculo de esta

tarifa se realice simulando cada sistema con una empresa modelo que recién
••
•• inicia su operación con costos marginales y medios de explotación eficientes,

•• incluyendo un nivel máximo admisible de pérdidas. Este nivel máximo es del

•••
••
••
2 ••
20% para sistemas de captación superficial, y del 15% para los de captación ••
subterránea. Por lo tanto, no influye en la tarifa la situación real de pérdidas ••
que presenta el sistema explotado por la empresa en su área de concesión.
••
Los proyectos de reducción de pérdidas se ejecutan principalmente en
••
(i) la red de distribución, para disminuir los volúmenes de fugas de agua (va)
••
potable en sus tuberías, y (ü) en el proceso de comercialización, para disminuir
••
••
los errores de medición y los consumos clandestinos. Otros proyectos de
••
reducción de pérdidas se relacionan con mejoramientos en la gestión de las
••
actividades que las empresas habitualmente ejecutan para el control de otras
••
pérdidas.
••
El ruvel óptimo de pérdidas que a cada empresa le conviene alcanzar desde
••
el punto de vista económico, se obtiene de evaluar los beneficios y costos
••
asociados a su reducción, disminuyéndolas hasta aquél nivel en que los costos
••
marginales de reducirlas se igualan a los beneficios marginales. Los beneficios
••
dependerán del valor que tiene el agua recuperada; para el caso de pérdidas en
••
la red de distribución, será el costo incurrido en obtenerla (costo del agua cruda!
••
••
••
1 Para los efectos del presente estudio, el costo del agua cruda (derechos de agua) se considerará ••
entre \as inversiones que las empresas tienen planificado ejecutar para cumplir con su obligación
de contar con los recursos hJdricos necesarios para satisfacer siempre toda la demanda en su ••
sistema.
••
• •
•••
••
•• 3

•• más los de hacerla potable), si es que ello no genera una mayor facturación, más

•• el ahorro que significa postergar las inversiones futuras requeridas para -como lo

•• exige la ley- satisfacer la demanda futura. Para las pérdidas de comercialización,

•• el beneficio principal será una mayor facturación o ingresos brutos para la

•• empresa -cuyo valor depende de la tarifa-, lo cual a su vez puede llevar a un

•• menor consumo y a la postergación de inversiones futuras.

•••
As!, dependiendo de los costos y beneficios de reducir ambas pérdidas, las

empresas podrán mejorar los resultados de su gestión y, por ende, su valor

••• económico.

•• B. Origen del estudio


•• MIDEPLAN, a través de su Departamento de Inversiones, solicitó al curso
••
•• del CIAPEP 97 desarrollar una metodología para determinar el nivel óptimo

•• económico de pérdidas, y aplicarlo en sistemas "representativos" de la realidad

•• del país. Ello, en vista de que los "altos" niveles de pérdidas en algunos sistemas

•••
de agua potable, que fluctúan entre el 20% y- 40%, son superiores a los

establecidos en las empresas modelo supuestas para la fijación tarifaria (20%

•• como máximo).

••
••
••
••
••
••
••
4 ••
C. Objetivos del estudio
•••
Durante el desarrollo del estudio se concluyó que -debido a las
••
características particulares que presenta cada sistema y a que el nivel de
••
•••
pérdidas no influye en el nivel de las tarifas que las empresas puedan cobrar- el

nivel óptimo de pérdidas de cada sistema sólo puede determinarse evaluando

cada uno de los proyectos específicos que la empresas puedan ejecutar para su
•••
disminución. Por este motivo, el objetivo del estudio se limitó a formular
••
metodologías de evaluación económica privada de proyectos específicos ••
destinados a reducir pérdidas, y aplicarlas a la situación que enfrentan la ••
Empresa Metropolitana de Servicios Sanitarios (EMOS) en el Gran Santiago, y a ••
la de la Empresa de Servicios Sanitarios de Tarapacá (ESSAT), en Arica. Estas ••
empresas han ejecutado investigaciones y realizado trabajos que son útiles para ••
validar las metodologías que se desarrollarán en el presente estudio. ••
Las metodologías de evaluación económica desarrolladas corresponden a ••
(a) proyectos de reducción de las pérdidas en la red de distribución mediante ••
(i) el control de presiones (que reduce la tasa de ocurrencia y el caudal por ••
fugas), y (ii) la detección de fugas que no son visibles, las cuales pueden con ellos
•••
detectarse antes de que afloren, y (b) a proyectos de reducción de pérdidas
••
comerciales por errores de medición mediante un progr.ama de mantenimiento
•• •
••
••

••
••
• •• 5

•• preventivo y reposición de medidores al nivel de consumidor final, lo cual

•••
conducirá a una mayor facturación.

••
•• II. METODOLOGIA PARA LA EVALUACION DE PROYECfOS DE
REDUCCION DE PERDIDAS EN LA RED
••
•• A. Origen de las pérdidas

••• Las pérdidas que se producen en la red de distribución pueden clasificarse

•• como (i) físicas y (ü) operacionales, además de los consumos operacionales. La

•• magnitud de estas pérdidas se calcula realizando balances de agua, utilizando

•• información proveniente de medidores de caudal instalados en el sistema.

•• Las pérdidas físicas corresponden a los volúmenes de agua que se

•• pierden como consecuencia de fallas en la infraestructura fisica instalada:

•• fisuras, roturas y filtraciones. Las causas de estas fallas pueden ser: (i) factores

•• sobre los cuales se pueden ejercer acciones de control, tales como presiones

•• máximas, calidad de los materiales, procesos constructivos y estado de

•• conservación de los materiales y elementos estructurales, y (ü) factores externos

•• no controlables, tales como características del agua y de los suelos, siniestros

•• provocados por terceros, efectos de las raíces de los árboles sobre las tuberías y

•• presiones externas, entre otras.

••
•••
••
••
6
•••
Las pérdidas operacionales corresponden a los volúmenes de agua que
••
son desechados debido a la operación misma del sistema, y se manifiestan en
••
rebalses en estanques y desagües en cualquiera de las instalaciones de la red de
••
•••
distribución. También existen los llamados consumos operacionales, que

corresponden a los volúmenes de agua que son utilizados con el objetivo de

cumplir un propósito operacional y, por lo tanto, constituyen una pérdida


••
intrínseca para su funcionamiento, que puede ser excluida del volumen de
••
pérdidas totales del sistema. Los consumos operacionales más importantes
••
ocurren en el lavado de filtros y estanques en la plantas de tratamiento, y en el
••
••
lavado de los estanques de las redes de distribución. Las pérdidas y consumos
••
operacionales no serán abordados en este estudio.
••
B. Proyectos para la reducción y control de pérdidas físicas en la red ••
Los proyectos para reducir y controlar las pérdidas físicas en la red ••
consisten en la ejecución de medidas de: (i) mantenimiento correctivo, (ü) ••
mantenimiento preventivo, (üi) control de las presiones y (iv) detección de fugas ••
no visibles. ••
Estos proyectos buscan reducir el volumen de agua que se pierde en la ••
red, disminuyendo alguna(s) de las siguientes variables que lo determinan: ••
(a) número de fugas simultáneamente presentes en la red y (b) el caudal ••
promedio que se pierde por cada fuga. A la vez, el número de fugas ••
••
••
••
••
•• 7

•• simultáneamente presentes en la red depende de (i) la tasa de aparición de

•• nuevas fugas y (ü) el tiempo de permanencia de la fuga, hasta que sea detectada

• •• o se haga visible.

•• 1. Mantenimiento Correctivo-Pasivo (fugas visibles)

•• Las medidas de manterúrniento correctivo consisten en los trabajos de

•• reparación o reposición de elementos de la red cuando las fugas se hacen

•• visibles o cuando éstas provocan una reducción tal en las presiones y caudales

•• que son denunciadas por los usuarios. Estas medidas corresponden a un método

•• de control pasivo de las pérdidas físicas. Los servicios de atención de

•• emergencias, del que disponen la generalidad de las empresas, son un ejemplo

•• de la aplicación de este método de control pasivo. Estas medidas no se

•••
evaluarán en este estudio.

2. Mantenimiento preventivo (fugas no visibles)

••• Las medidas de manterúrniento preventivo consisten en realizar trabajos

•• periódicos destinados a mantener los elementos del sistema en buenas

•• condiciones de funcionamiento, con el propósito de reducir la tasa de aparición

•• de nuevas fugas. Estas medidas incluyen trabajos de inspección, pruebas de

•• rutina, lubricación de los mecanismos y reparación y reposición parcial o total de

•• los elementos del sistema. Información sobre la antigüedad y calidad de las

•• instalaciones y sobre la frecuencia de fugas visibles pueden hacer más eficiente y

••
•••
•••
••
8
••
eficaz el mantenimiento preventivo. Estas medidas no se evaluarán en este
••
•••
estudio.

3. Control de presiones

El control de las presiones consiste en mantener las variaciones de la


•••
•••
presión en la red dentro de un rango definido, lo que permite reducir la tasa de

aparición de nuevas fugas y el caudal que se pierde por cada una de ellas. La

sectorización de la red, materializando sectores aislados hidraúlicamente1, ••


permite un mejor control de las presiones en ellos. Sin embargo, mantener los ••
niveles de presión máximo y minimo dentro de un rango de menor variación ••
implica la creación de un mayor número de sectores, situación que involucra un ••
aumento en los costos para ejecutarlos y operarlos. La evaluación del proyecto ••
no será abordada en el estudio, si bien la metodología desarrollada para evaluar
••
la distritación de los sectores es aplicable a la decisión de sectorizar.
••
4. Detección Sistemática de fugas no visibles
••
Las medidas de detección de fugas no visibles en la red pretenden reducir
••
el tiempo que transcurre desde el inicio de la fuga hasta su detección y
••
••
reparación. Esto se logra aumentando la frecuencia con que se recorre la red
••
para detectar y reparar las fugas antes que se hagan visibles, con lo que se reduce
••
••
1 Estos
sectores tendrán definidos sus puntos de alimentación, límites físicos. tipo de
consumidores y niveles de presión apropiados ••
••
••
••
•• •

•• 9

•• el volumen de la pérdida que hubiera ocurrido si sólo se aplicase un

•• mantenimiento correctivo-pasivo.

•• El método más común consiste en utilizar equipos de detección del

•• sonido producido por la salida del agua a presión a través de una rotura en las

••• tuberías (detector acústico), instalados en velúculos que recorren la red. Este

•••
equipo de detección se puede utilizar recorriendo sistemáticamente toda la red

de distribución ("Detección Sistemática"), o bien príorizando la búsqueda en


•• sectores aún de menor tamaño, llamados distritos, que presenten una mayor
••
•••
probabilidad de existencia de fugas ("Medición Distrital").

Los distritos son también aislados hidraúlicamente, y abarcan entre 2 y 4

•• mil clientes. Se equipan con medidores de caudal para con ellos estimar las

••• pérdidas sobre la base de balance de agua o de medir el consumo nocturno y

•••
compararlo con la cantidad que sugiere una norma técnica. La diferencia entre

la Detección Sistemática y la Medición Distrital radica en que con la segunda se

•• consigue una menor duración de la fuga (dado un número de velúculos), o bien

•• se consigue la misma duración de la fuga con un menor número de velúculos

•• detectores que los usados para la primera. S~ generan entonces distintas

•• combinaciones de inversión en equipos detectores acústicos y distritación,

••• existiendo una que será la óptima.

••
••
••
••
••
10
•••
•••
C. Identificación de beneficios

Los beneficios de la reducción de las pérdidas físicas en la red se identifican

comparando el nivel de pérdidas con versus sin la ejecución de los proyectos.


••
En el caso de sistemas que no estén sometidos a restricción de oferta, se
••
generarán beneficios derivados de (i) el ahorro de costos variables del agua
••
cruda, energía y químicos, y de (ü) la postergación de las inversiones requeridas
••
••
para aumentar la capacidad del sistema, pues con proyecto será necesario

producir un menor volumen de agua para satisfacer igual nivel de demanda.


••
En el caso de sistemas con restricción de oferta, el beneficio de la reducción
••
••
de las pérdidas se manifiesta directamente en un mayor consumo de los clientes
••
y, por lo tanto, en un aumento de la facturación de la empresa y, posiblemente,
••
en una postergación de inversiones.
••
El beneficio por postergación de inversiones se refiere (i) a las obras de
••
aumento de capacidad del sistema (para satisfacer las proyecciones futuras de
••
demanda) que efectivamente son postergables (pozos, ampliaciones de plantas
••
de tratamiento embalses, entre otras, y (ü) a la compra de derechos de agua, que
••
también podrían postergarse.
••
Este beneficio se estima mediante el desplazamiento en el tiempo de estas
••
inversiones, consideradas por la empresa en su Plan de Desarrollo, para lo cual
••
se calcula su Costo Anual Equivalente (CAE). Este flujo de CAE se posterga en
••
••
••
••
••
•• 11

•• un lapso que se calcula en función de la magrútud de la reducción de las

•• pérdidas del proyecto y la tasa de crecimiento de la producción requerida para

•• satisfacer la demanda. El Valor Presente de la diferencia entre estos flujos, con y

•• sin la postergación de las inversiones, determina la magrútud de este beneficio.

••• D Criterio de decisión

•• La evaluación económica se realiza sobre la base de calcular el máximo


•• VAN de los flujos diferenciales netos de la empresa con y sin la ejecución de

••• proyectos de distinto tamaño. Se recomendará ejecutar aquellos proyectos cuyo

•• VAl\! diferencial de sus flujos sea máximo y positivo, pues éste representa el

•• aumento en el valor de la empresa debido a la ejecución de cada uno de los

•• proyectos, el cual debe maximizarse. Si los proyectos son interrelacionados

•• (sustitutos o complementarios) deberá encontrarse aquel Proyecto conjunto que

•• maximice el valor de la empresa.

•••
•• IIl. APLICACION A LOS PROYECTOS DE REDUCCION DE FUGAS
fISICAS EN EL SISTEMA DE AGUA POTABLE

•• DE SANTIAGO (EMOS)

•• En Santiago, el 85% del consumo de agua potable de su población es

••• abastecida por la empresa EMOS, cuyo sistema de distribución consta de

•••
subsectores hidráulicamente independientes. La empresa efectúa un

•••
••
••
12
••
mantenimiento sobre la base de una Detección Sistemática con sólo un detector
••
acústico para recorrer todos los subsectores, los cuales no tienen distritos.
••
Primeramente, se evaluará la conveniencia de adicionar nuevos detectores para
••
recorrer toda la red, para posteriormente evaluar la conveniencia de efectuar una
••
••
Medición Distrital. Finalmente, se encontrará aquella combinación de número
••
de camiones y número de distritos que maximiza el VAN.
••
A. Descripción de la situación actual ••
El nivel total de pérdidas en el sistema de EMOS fue de un 31,4% en 1996; ••
incluye consumos operacionales, del cual se estima que sólo un 3,65%
•••
corresponde a las pérdidas totales en la red de distribución; de ese porcentaje,
••
entre un 1,7% a 1,8% corresponden a fugas sin afloramiento l . De acuerdo con
••
estas cifras, dado que las captaciones en 1997 serán de aproximadamente 583
••
millones de m 3, el volumen de pérdidas por fugas no visibles será de unos 10,2
••
millones de m 3 (1,75%).
••
Las medidas de reducción de pérdidas que aplica EMOS son (i) el control
••
•••
de presiones mediante la sectorización de la red, y (ü) la detección sistemática de

fugas no visibles mediante el uso de un vehículo equipado con un detector

acústico de fugas.
••
••
••
1 Todos los porcentajes se calculan sobre el volumen tota! captado.
••
••
•••
••
•• 13

•• Para el control de presiones, la red se encuentra dividida en 74 subsectores,

•• cada uno de los cuales cuenta con válvulas reguladoras que permiten controlar

•• las presiones máximas y núnimas en cada subsector. Además, está en ejecución

•• un programa para facilitar el cálculo de balances de agua, mediante la instalación

•• de medidores de caudales ("macromedidores") en las tuberías por las que se

•• abastecen estos subsectores, cuya conclusión está prevista para el año 2000.

•••
Las características del suelo de Santiago (de origen fluvial) dificultan el

afloramiento de las fugas, por lo que se estima que el tiempo transcurrido entre
•• que se produce la fuga hasta que se hace visible es de a lo menos 3 años. El
•• vehículo detector permite encontrar y reparar fugas antes que se hagan visibles.
••
•• El vehículo detector de fugas realiza el recorrido de toda la red (8.173 km)

•••
en un plazo de dos años y medio a tres años, con lo cual la duración media de las

fugas no visibles se ha reducido a un año y medio (pues cualquier punto de la

•• red es revisado en un plazo máximo de 3 años), siendo la tasa de aparición de

•• fugas (A. ) en la red de 289 fugas al año. El vehículo trabaja dos turnos de 8 horas

••• en los días de semana, aprovechando las horas de menor consumo de agua


••
potable y de congestión, y las 24 horas los dias sábado, domingo y festivos.

'••.
El desarrollo del pr;,yecto "detección sistemática con un vehículo" originó

la reducción de las pérdidas por fugas no visibles en la red en un 40% a partir de

•• 1996, en promedio, lo que generó un VAN de $2.102 millones.

••
• •
:•
••
14
••
B. Determinación del número óptimo de vehículos
para la Detección Sistemática ••
1. Situación sin proyecto ••
Esta situación corresponde a la evolución que tendrán las pérdidas por
•••
fugas no visibles en la red de continuar la estrategia actual que aplica EMOS con
••
un sólo camión. Se supuso que el caudal por fuga física en la red se disminuirá
••
desde 1.400 a 1.300 m3/mes en el período 1997- 2006 como consecuencia de la
••
menor duración de la fugas y el mejoramiento del control de las presiones.
••
•••
También en 25 años se reducirá la tasa de aparición de fugas (A) presentes en

la red desde 289 a 221 fugas por año, debido a un plan de reposición de tuberías

y control de presiones. Sin embargo, la duración de la fugas no visibles se


•••
incrementará de 1,5 a 2 años debido a que el vehículo se demorará más tiempo
••
en recorrer una red que tendrá mayor longitud. En suma, y como consecuencia
••
de la interrelación de estas 3 variables, la situación sin proyecto finalmente
••
contempla que las pérdidas por fugas no visibles disminuirían linealmente desde
••
10,2 millones de m 3 en 1997 a 7,1 millones de m 3 en 2022.
••
2. Situación con proyecto
••
El proyecto consiste en incorporar más vehículos de detección de fugas en ••
toda la red de distribución (Detección Sistemática). La incorporación de más ••
vehículos tiene como efecto la reducción de la duración promedio de las fugas ••
respecto de la situación sin proyecto, debido a que cualquier punto de la red es ••
••
••
••
••
•• 15

•• revisado con mayor frecuencia que con sólo un velúculo. Teniendo en cuenta

•• que un velúculo demora aproximadamente 3 años en recorrer la red, la duración

•• de las fugas cuando se utilizan 2, 3, 4 Y 5 velúculos se muestran en el Cuadro

••• N°1.

•• 3. Beneficios del proyecto

•••
Corresponden a (i) 2,56 $/m3 por ahorros de costos variables de energía y

productos químicos y (ii) la postergación de inversiones, siendo que una

••• reducción de 10.000.000 m 3 anuales en las pérdidas físicas en la red permite

•• abastecer el incremento del consumo de todo el año 1997.

••
•• Cuadro N°1

•• Duración promedio de las fugas no visibles en la situación con provecto

•• Cantidad de Duración de las fugas no visibles % de reducción de

•• velúculos con la ejecución del proyecto pérdidas por fugas

D = ( ~)- T = 36meses N = 2 34 5 la situación sin proyecto)


detectadas (con respecto a

•• 2
2*N'
9 meses
""
50%
•• 3
4
6 meses
4,5 meses
67%
75%
•• 5 3,6 meses 80%

•• FUENTE: ElaboraCión propia. Ver Capítulo 3.

••
••
••

••
••
•••
16

4. Costos del proyecto


••
••
Los"costos de operación e inversión" de un vehículo adicional ascienden a
••
•••
$77,4 millones por año, desglosados en: $63,6 millones por remuneraciones al

personal, $2,6 millones por costos directos de operación del vehículo

(mantenimiento y combustible) y $11,2 millones por concepto de "costos de ••


capital" del vehículo y del equipo detector, siendo que éste corresponde a un ••
costo anual equivalente, considerando una vida útil de 5 años y una tasa de ••
descuento del 9,16%. ••
5. Evaluación económica
•••
•••
Del Cuadro N° 2 se concluye que 3 es el número óptimo de vehículos de

detección para hacer la detección sistemática de fugas en toda la red de

Santiago. El VAN para 3 vehículos se desagrega de la manera indicada en el


•••
CuadroW3.
••
Cuadro N°2
••
Resultados de la evaluación para distintas cantidades
de vehículos
••
(millones de $ de enero de 1997)
••
cantidad de vehículos
VAN del proyecto
2 3
2.625 2.977 2.772
4 5
2.347 •••
FUENTE: Elaboración propia, ver Capítulo 3.
••
••
••
••
••
•••
••
•• 17

•• Cuadro N° 3

•• Resultados de la evaluaci6n econ6mica


(millones de $ de enero de 1997)

•• Valor presente de:

•• Cantidad
de
Costos de Ahorro de Benef. por post.
operad6ne costos variables de Inversiones
VABN!/

•••
vehículos inversi6n
3 -1.508 105 4.380 2.977
FUENTE: ElaboraC16n propia. Ver Capítulo 3.
•• !/: Tasa de descuento del 9,16% anual.

••
•• En el Cuadro N° 4, se muestra la variaci6n del VAN del proyecto ante
••
•••
distintas variaciones de A., de donde se concluye que si aumentan las pérdidas en

la red, debido al aumento de A., el proyecto aumenta su rentabilidad para un

•• número dado de vehículos de detecci6n.

•• Cuadro N°4

•• VAN para distintos escenarios de A.

•• (millones de $ de enero de 1997)

•••
Cantidad de vehículos 2 3 4 5
Ase reduce de 289 a 154 fugas por año 2.536 2.859 2.641 2.207
Ano cambia 2.713 3.094 2.903 2.486

•• Acrece 2.802 3.211 3.034 2.625

•• FUENTE: Elaboraa6n propia, ver Capitulo 3.

•••
••
••

••
••
18 ••
6. Conclusiones, Recomendaciones y Limitaciones
••
Los resultados de la evaluación demuestran que es posible optimizar la ••
situación actual de Detección Sistemática de fugas agregando dos velúculos de ••
detección. Sería conveniente evaluar la operación del velúculo detector a 3 ••
turnos las 24 horas durante los días de lunes a viernes, o utilizarlo ••
alternativamente durante el día como velúculo para localización de las fugas ••
visibles (control pasivo). ••
Las limitaciones del presente estudio son: ••
1) El proyecto no ha sido optimizado en el tiempo, lo que implica evaluar ••
cuál es la cantidad óptima de velúculos para cada año. Teniendo en cuenta que ••
las pérdidas se reducen al primer año, podría resultar conveniente dejar de ••
operar uno o más velúculos en los años siguientes. ••
2) Las variables para calcular la reducción de las pérdidas (caudal por fuga, ••
tasa de aparición de fugas en la red y duración de las fugas) en la situación sin ••
proyecto se han estimado en forma conservadora con el propósito de no
••
sobrevalorar los beneficios del proyecto. Por ello, sería conveniente revisar los ••
resultados con antecedentes que se pudieran medir o determinar con mayor
••
precisión.
••
3) La tasa disminución del 50% en la tasa de aparición de fugas en la red
••
(de 289 fugas/año a 221 fugas/año) en el plazo de 25 años no ha sido sustentada
••
••
••
••
••
••
•• 19

•• y es más bien arbitraria. Sería conveniente tener una mejor estimación de ellas

•• pues podría afectar los beneficios del proyecto y las conclusiones.

••• 4) Se ha supuesto que la eficacia del equipo de detección es del 100% de las

•• fugas consideradas detectables por el equipo, según la estimación realizada por

•• EMOS, lo cual podría ser sensibilizado en una evaluación posterior.

•• 5) No se ha considerado el costo financiero debido al adelanto de la

•• reparación de las fugas detectadas en relación a la situación sin proyecto.

•• 6) El cálculo de la postergación de inversiones se realizó estimando el flujo

•• de fondos como un Costo Anual Equivalente (CAE) de las inversiones

•• planificadas en el Plan de Desarrollo. Sería conveniente revisar el programa de

•• inversiones en la situación con proyecto desde el punto de vista de la magnitud

•• de las inversiones así como también de su real posibilidad de postergarlas en el

•• tiempo. También existe una aproximación al suponer que el crecimiento de la

•• producción requerida para satisfacer la demanda es una recta.

••
•• C. Evaluación del Proyecto Medición Distrital

•• Este proyecto es sustituto -si bien no excluyente- del de Detección

•• Sistemática. En efecto, si bien puede evaluarse la Medición Distrital tomando

•• como "sin proyecto" la situación actual de EMOS (detección sistemática de fugas

••• con un sólo camión), puede y debe evaluarse conjuntamente con el de establecer

••
••
••
••
20 ••
el número óptimo de vehículos para cada nivel de distritación, seleccionándose
•••
aquella combinación de número de distritos y número de vehículos que hace
••
máximo el VAN.
••
•••
1. Situación sin provecto

Esta situación corresponde a la evolución que tendrán las pérdidas por

fugas no visibles en la red si EMOS continúa con su estrategia actual. Es decir,


••
corresponde a la misma que la del literal B.
••
2. Situación con proyecto •••
El proyecto consiste en planificar los trabajos de detección de fugas no ••
visibles a partir de balances de caudales obtenidos de macromedidores ••
instalados en subsectores. Aquellos que presenten mayores fugas, se priorizan ••
para la instalación de macromedidores móviles en distritos que incluyan entre ••
2.000 Y 4.000 clientes cada uno. La creación de distritos requiere construir o
•••
habilitar cámaras para instalar los medidores móviles durante una semana en
••
cada subsector y asl horquillar mejor la ubicación de la fuga. Considerando que
••
el Gran Santiago abastece a aproximadamente un millón de clientes y que consta
••
de 74 subsectores, cada subsector deberá en promedio dividirse en 3 distritos
••
para abarcar unos 4.000 clientes cada uno. Asl, en cada subsector se instalará un
••
conjunto de 3 medidores móviles. Los balances o mediciones de consumos
••
rninimos nocturnos aportados por estos medidores móviles permiten orientar los
••
••
••
••
••
•• 21

•• trabajos de detección de fugas del vehículo detector entre los distritos de un

•• subsector, pues se conocerá cuáles son los que más contribuyen a las pérdidas y,

•• por lo tanto, cuáles deben ser recorridos en forma prioritaria, mejorándose así la

•• eficacia del canúón detector.


•• Para operar la Medición Distrital, se requieren ejecutar las siguientes
•• actividades en cada subsector (las duraciones son aproximadas): (i) construcción
•• de cámaras e instalación de los medidores (duración: 5 días); (ü) medición y

••• registro de las pérdidas en cada distrito (duracié'n: diez días); (iü) retiro de los

•• medidores y procesanúento de la información (duración: 2 días) y

•• (iv) inspección de los distritos que presentan pérdidas y reparación de las fugas

•• detectadas (duración aproximada: 8 días en promedio por subsector si se utiliza

•• un sólo vehículo).

•• De acuerdo a estos plazos, si se utiliza un conjunto de 3 medidores

•• móviles y un vehículo para detección de fugas en un subsector, se requieren

•• alrededor de 50 días para revisar 4 subsectores (12 distritos), es decir, en un año

••• se revisarían 39 subsectores. Si en cambio se utilizan 2 conjuntos de 3 medidores

•• cada uno, podrian revisarse 44 subsectores en un año (más del 50% de la red y

•••
un porcentaje superior de aquella parte de la red que presenta mayores fugas); es

decir, ello aumenta la frecuencia de las revisiones y se obtiene una reducción de

•• la duración de las fugas, pero crecen también los costos de inversión y de

••
•••
••
••
22
•••
•••
operación. Los resultados de esta simulación se pueden resumir en el Cuadro

N° 5, que muestra la cantidad de subsectores que se pueden recorrer en un año

en función del número de conjuntos de medidores y vehículos disponibles. De él


••
se desprende que en la medida que se dispone de un mayor número de
••
conjuntos de medidores y de velúculos detectores, aumentan las detecciones de
••
fugas en un año (y, por lo tanto, disminuyen las pérdidas), pero también
••
••
aumentan sus costos de inversión y operación. El objetivo es establecer aquella
••
combinación que maximiza el VAN.
••
Cuadro N°S
••
Número de subsectores revisados oor año
••
•••
Conjuntos de Medidores
N° de 1 2 3 4 5
vehículos
1
2
39
40
44
55
44
88
44
88
44
88 ••
3
4
40 60 117
118
117
156
117
175
••
FUENTE: Elaboración propIa basada en el Modelo de Stmulaclón. Ver ••
Capítulo 3.
••
3. Beneficios del proyecto •••
Los beneficios provienen de reducir la duración promedio de las fugas. ••
Para estimar la reducción de pérdidas se utilizó un modelo de simulación de la ••
••
••
••
••
••
•• 23

•• operación de la Medición Distrital, que entrega los resultados para las

•• alternativas estudiadas. (Ver Capítulo 3).

•• El valor presente de los beneficios por reducción de costos de producir

••• agua potable, más el correspondiente a la postergación de inversiones, se

•• calcularon de la manera indicada en el literal B.

•• 4. Costos del proyecto

•••
Además de los costos de capital y operación de las unidades de detección

(vehículo y detectores acústicos), debe considerarse la construcción de cámaras y


•• la inversión en los conjuntos de medidores móviles (se ha supuesto una vida útil
•• de 10 años), más los costos de instalación y retiro de los medidores móviles,

••• junto con los costos de manejar la información obtenida.

•••
5. Evaluación económica

El Cuadro N° 6 muestra el VAN de cada combinación de vehículos y


•• conjuntos de medidores considerados, obteniéndose que la de mayor VAN
•• corresponde a 3 conjuntos de medidores y 2 vehículos. En el Cuadro N° 7 se
•• muestra el valor presente de los ítemes que explican el máximo VAJ'\) de $3.681
••
•• millones en moneda de enero de 1997.

••
•••
••
••

••
••
24 ••
CuadroN°6
•••
•••
VAN del proyecto para cada alternativa
(millones de $ de enero de 1997)

N° de vehículos 1 2
Coniunto de Medidores
3 4 5 ••
1
2
3.133
2.477
3.419
3.055
3.385
3.681
3.351
3.648
3.317
3.614 ••
3
4
1.878 2.443 3.253
2.595
3.219
2.752
3.185
2.782
••
FUENTE: ElaboraCIón propIa en base al modelo de sJmulaclón. Ver Capítulo 3. ••
••
Cuadro N° 7
••
Componentes del VAN para la combinación óptima
(millones de $ de enero de 1997) ••
Valor Presente de:
Beneficio por postergación de
Valor presente al
5.266 •••
inversiones
Ahorro de costos variables de prod. 143 ••
Costos de operación e inversiones
VAN
-1.728
3.681 ••
•••
FUENTE: ElaboraCIón propIa. Ver Capítulo 3.
~: Tasa de descuento del 9,16% anual.

••
6. Conclusiones, recomendaciones y limitaciones ••
De comparar el Cuadro N° 3 con el Cuadro N° 7, se concluye que para el ••
caso de la ciudad de Santiago, la Medición Distrital es más rentable para EMOS ••
que la Detección Sistemática optimizada. Es decir, es preferible adquirir un ••
detector acústico adicional (con su vehículo), distritar y planificar los trabajos de ••
••
••
••
•••
•• 25

•• detección a partir de los antecedentes entregados por tres conjuntos de

•• medidores móviles, que recorrer sistemáticamente toda la red con 3 vehículos,

•• consiguiendo con ello incrementar el VAN en 704 millones de pesos.

•• Además de las limitaciones derivadas de la definición de la situación "sin

•• proyecto" indicados en B.6, la principal limitación de este proyecto está en el

•••
modelo de simulación utilizado para determinar la reducción de las pérdidas

funciona en base a números aleatorios que otorgan prioridad a cada subsector

••• distritado de la red. Se recomienda evaluar este modelo utilizando antecedentes

•• históricos de fugas visibles en la red para asignar esta prioridad en función de

•• ellos, lo cual podria llevar a disminuir el tamaño del proyecto. Tampoco se han

•• considerado los probables incrementos en los costos de administración debido al

•• mayor manejo de información que requiere esta metodología.

••
•• IV. APLICACION A LOS PROYECfOS DE REDUCCION DE

•• FUGAS FlSICAS EN EL SISTEMA DE AGUA


POTABLE DE ARICA (ESSAT)

••
•• En Arica, la red ya cuenta con distritos para el control de las presiones y

•• para la medición del balance de caudales. La detección de fugas se realiza

•• mediante sólo un detector acústico, el cual prioriza la búsqueda de fugas con la

•• irúormación obtenida de los medidores fijos de caudal instalados en cada

•• distrito. En este estudio se realizará una evaluación ex-post del proyecto


•••
••
••
26 ••
conjunto" distritación-detección" para el control de presiones y de detección de ••
fugas ejecutado por ESSAT. ••
••
A. Situación sin proyecto
••
La situación sin proyecto corresponde al método de detección de fugas que
••
aplicaba ESSAT en la ciudad de Arica hasta 1995, y que consistía en el control
••
pasivo de las fugas visibles en la red. Las pérdidas totales en el sistema eran de
••
•••
un 45%, estimándose que de continuar aplicando este método de control pasivo

de fugas, las pérdidas se hubieran mantenido en el mismo nivel del 45%.

La red estaba dividida en 4 sectores de aproximadamente 10.000 clientes ••


en promedio cada uno. La presión se controlaba desde la salida de los estanques
••
alimentadores y a través de la maniobra de las válvulas de corta de la red, •••
registrándose niveles que variaban entre los 8 mca (0,8 kg/cm2) a 45 mca (4,5
••
kg/ cm2), en promedio. ••
Por otra parte, hasta agosto de 1997 existió restricción de la oferta de agua ••
potable, con una disponibilidad de hasta alrededor de 10 horas diarias en 1996, ••
pues la capacidad del acuífero que se estaba explotando no era capaz de ••
satisfacer toda la demanda. En enero de 1997 se inició la incorporación de ••
nuevas captaciones subterráneas, lo que permitió que recién en agosto se ••
terminara con la restricción de oferta de agua potable en la ciudad de Arica. ••
••
••
••
•••
••
•••
27

B. Situación con proyecto

•• La situación con proyecto corresponde al sistema de control de presiones

•• y detección de fugas no visibles aplicada por ESSAT en su red de distribución a

••• partir de enero de 1996.

•• El proyecto consistió en la construcción, durante 1995, de 20 distritos en la

•• red de distribución, aislados hidráulicamente y equipados con macromedidores

•• de caudal y dispositivos para la regulación y control de la presión. De esta

•• forma, cada uno de los 4 sectores que conformaban la red de distribución incluyó

•• un promedio de 5 distritos, con aproximadamente 2.100 clientes cada uno. Con

•• la distritación, el nivel inferior de presiones en la red se pudo elevar a 15 mca y

•• se redujo el nivel máximo a 30 mca.

•• A su vez, ESSAT adquirió un equipo detector de fugas que opera sobre un

•• veruculo; trabaja 2 tumos diarios 5 días a la semana y es operado con 2 cuadrillas

•• de 3 personas cada una.

•• En esta nueva situación que se define como con proyecto, el nivel de

••• pérdidas bajó a 40,4% en diciembre de 1996, alcanzándose un 36% entre enero y

•• septiembre de 1997, nivel que ESSAT estimó representativo del nivel de pérdidas

•• que podría alcanzar el proyecto durante el horizonte de evaluación (25 años) si

•• no se ejecutan medidas adicionales para controlarlas. En este estudio se supuso

•• que la disminución de 9 puntos porcentuales en la pérdidas (45% a 36%) es toda


••

••
••
28
•••
atribuible a sólo este proyecto conjunto, lo cual seguramente conduce a
••
sobreestimar sus beneficios, pues si bien no se ejecutó otro proyecto de reducción
••
de pérdidas en este período, no puede con"certeza" asignársele a él toda dicha
••
reducción.
••
C. Beneficios del provecto
••
Los beneficios corresponden a i) mayor facturación en el período de
••
••
restricción de la oferta de agua potable (1996 y hasta julio de 1997), ii) reducción
••
de los costos variables de energía eléctrica y productos químicos a partir de
••
•••
agosto de 1997, y iii) postergación de las inversiones necesarias para satisfacer la

demanda futura respecto a la situación sin proyecto.

La reducción de los costos variables energía eléctrica y productos


•••
químicos permite un ahorro de 16,4 $/m3. El beneficio por la postergación de
••
inversiones! corresponden a que el Valor Presente de las Inversiones para
••
satisfacer la demanda en la situación con proyecto es de $37.716 millones,
••
mientras que en la situación sin proyecto sería de 547.682 millones, obteniéndose
••
•••
un ahorro de $9.966 millones ($ de enero de 1997). Las obras postergadas

corresponden a la construcción de pozos y aprovechamiento de recursos

superficiales del río Uuta.


••
••
••
••
1 Incluye las inversiones en derechos de agua de captaciones superficiales.

••
••
••
•• 29

•• En el Cuadro N° 8 se detallan los consumos estimados, las producciones

•• requeridas y las pérdidas totales en las situaciones con y sin proyecto, junto con

•• los metros cúbicos ahorrados en cada ano. El Cuadro N° 9 muestra el valor

•• presente de los beneficios operacionales (mayor facturación y ahorro de costos

•• variables) y los de postergar inversiones.


••
•• D. Costos del proyecto

•• El valor presente de las inversiones del proyecto suma $433 millones. Los

•• costos anuales de operación son de $29,3 millones: 514,4 millones en

•••
remuneraciones del personal, $2,5 millones en mantenimiento y combustibles del

vehículo y 512,4 millones por concepto de "costos de capital" del vehículo y de


•• los equipos detectores. Ambos costos se indican en el Cuadro N° 9.
••
•• E. Evaluación económica

•• El Cuadro N° 9 muestra que el VAN del proyecto es positivo y asciende a

•• 510.578 millones (en $ de enero de 1997), como así también que el beneficio más

••• importante corresponde al de postergación de las inversiones.

••
••
•••
••
•••
••
••
30 ••
Cuadro N° 8 ••
Beneficio del Provecto de reducción de pérdidas en la red ••
Año Consumo Situación
(miles de m')

clp Beneficio
••
••
sil' Situación
previsto Producción Pérdidas Producción Pérdidas
y
(miles de m')
requerida
(miles de m')
Totales requerida
(%) (miles de (miles de m')
m')
Totales
(%) (miles de (miles de
m') m')
••
1995
1996
10.111
9.508
18.675
17.288
45,9
45,0
8.564
7.780
18.675
15.951 40A 6.443 1.337
••
1997 10.973 19.951 45,0 8.978 17.145 36,0 6.172 2.806
••
••
1998 12.173 22.133 45,0 9.960 19.020 36,0 6.847 3.112
1999 13.361 24.293 45,0 10.932 20.877 36,0 7.516 3.416
2000
2001
13.716
14.067
24.938
25.576
45,0
45,0
11.222
11.509
21.431
21.979
36,0
36,0
7.715
7.912
3.507
3.597 ••
2002
2003
14.526
14.795
26.411
26.900
45,0
45,0
11.885
12.105
22.697
23.117
36,0
36,0
8.171
8.322
3.714
3.783 ••
•••
2004 15.173 27.587 45,0 12.414 23.708 36,0 8.535 3.879
2005 15.561 28.293 45,0 12.732 24.314 36,0 8.753 3.979
2006 15.959 29.016 45,0 13.057 24.936 36,0 8.977 4.080
2007 16.367 29.T:>8 45,0 13.391 25.573 36,0 9.206 4.185
••
••
2008 16.786 30.519 45,0 13.734 26.228 36,0 9.442 4.292
2009 17.215 31.300 45,0 14.085 26.899 36,0 9.683 4.402
2010
2011
17.656
18.107
32.101
32.922
45,0
45,0
14.445
14.815
27.587
28.293
36,0
36,0
9.931
10.185
4.514
4.630 ••
2012
2013
18.478
18.856
33.596
34.284
45,0
45,0
15.118
15.428
28.872
290463
36,0
36,0
10.394
10.607
4.724
4.821 ••
2014
2015
19.242
19.637
34.986
35.703
45,0
45,0
15.744
16.066
30.066
30.682
36,0
36,0
10.824
11.046
4.920
5.021
••
2016 20.039 36.434 45,0 16.395 31.311 36,0 11.272 5.124
••
2017
2018
20.449
20.869
37.181
37.943
45,0
45,0
16.731
17.074
31.952
32.607
36,0
36,0
11.503
11.739
5.'29
5.336 ••
2019
2020
21.296
21.733
38.721
39.515
45,0
45,0
17.424
17.782
33.276
33.958
36,0
36,0
11.979
12.225
5.445
5.557 ••
FUENTE: ElaboraCIón propta. Ver Capitulo 3.
y: ICSA Ingenieros Consultores. Informe final borrador. Actualización Planes de ••
••
Desarrollo de Arica. 1Región. ESSAT S.A. Santiago, mayo de 1995.

••

••
••
•• 31
• •• Cuadro N°9

•••
Resultados de la evaluación económica
(millones de $ de enero de 1997)
Valor presente de: Valor presente y
•• Inversiones
Costos de operación
-433
-281
•• Beneficios operacionales 1.326
9.966
•• Beneficio por postergación de Inv.
Total Valor Presente 10.578

•• FUENTE: ElaboracIón propia. Ver Capítulo 3.


y: Tasa de descuento del 9,16%.

•• F. Conclusiones, limitaciones y recomendaciones

•• Los resultados de la evaluaci6n econ6mica demuestran que fue conveniente

• •• para ESSAT la ejecución del proyecto conjunto de control de presiones y

•• Medición Distrital con un sólo equipo detector de fugas no visibles. Sería

•••
conveniente evaluar la operación del camión detector a 3 turnos y 7 días a la

semana.
•• Las limitaciones del presente estudio son:
•• 1) El proyecto de distritaci6n de la red de distribución tiene el doble
•• prop6sito de controlar las presiones y permitir la Medici6n Distrital. No fue
•• posible separar estos proyectos de modo de evaluar el impacto del control de las
•• presiones separadamente del de Medici6n Distrital.
••
••
••
•••
••
••
32
•••
2) El beneficio de la postergación de inversiones se calculó estimando que
••
las obras adicionales que se hubiesen requerido son las consideradas en el Plan
••
de Desarrollo presentado por ESSAT, el cual podría no ser el de mínimo costo.
••
•••
3) Se supuso que el nivel de pérdidas se mantiene en un 36% con el

proyecto conjunto. Este valor bien podría bajar debido a la más pronta

instalación de nuevas cañerías permitida por el proyecto, respecto de la situación


•••
sin proyecto.
••
4) Se supuso que no es posible conseguir reducir el nivel de pérdidas por

••
otros medios, por lo que es legítimo atribuirle los beneficios al proyecto, es decir:

si bien una "máxima" de la evaluación de proyectos es que no es legítimo


• ••
asignarle a un proyecto un beneficio mayor que el costo de obtener ese mismo ••
beneficio por otro medio (proyecto), no se ha considerado aquí sino que esta ••
alternativa, supuesta de mínimo costo. ••
••
V. METODOLOGIA PARA LA EVALUACION DE PROYECfOS ••
DE REDUCCION DE PERDIDAS COMERCIALES
••
A. Origen de las pérdidas
•••
Las pérdidas comerciales corresponden a las que se originan en la
••
imprecisión de los medidores que registran los consumos de los clientes finales,
••
ya sea por causa de una tendencia sistemática a subvalorar los caudales medidos
••
••
••
••
••
•• 33

•• cuando éstos son muy bajos o cercanos a su límite de sensibilidad, o bien porque

•• la precisión del instrumento disminuye con su uso producto del desgaste natural

•• de sus piezas, produciéndose en ambos casos un "subcontaje". Existen también

•• pérdidas comerciales por consumos fraudulentos debidos a conexiones

••• clandestinas a la red de distribución y otras acciones que conllevan hurto. No se

•• incluye en este estudio la evaluación de medidas para disminuir el hurto de agua

•• potable.

••• B. Identificación de costos y beneficios privados de reducir el subcontaje

•••
Las pérdidas comerciales por subcontaje pueden disminuirse a través de

proyectos de mantenimiento preventivo, consistentes en reemplazar los


•• medidores con una determinada frecuencia. La mayor frecuencia de reemplazos

••• origina costos en términos del recambio del medidor completo o de algunas de

•••
sus piezas y beneficios en· términos de una mayor facturación y de postergar

inversiones si reducir el subcontaje reduce los niveles de consumo como


••
•• consecuencia de que, para el cliente, el menor subcontaje es como un aumento de

•• la tarifa que paga.

•• Para su evaluación se reqwere, entonces, conocer cómo aumenta el

•••
subcontaje con el uso ("antigüedad") del medidor -su "curva de error"- y el

caudal que se está dejando de facturar por ello, junto con la mayor recaudación

••
••
••
••
••
34 ••
que se obtiene con su reemplazo. La curva de error se obtiene ocupando datos ••
experimentales o históricos que las empresas tienen sobre esta relación. ••
••
•••
C. Evaluación económica privada de los proyectos

La evaluación económica privada consiste en determinar el período de

reemplazo más conveniente para la empresa, el cual considera los costos por ••
subcontaje del medidor más los correspondientes al reemplazo de medidores ••
(retiro e instalación, más el costo del medidor nuevo o de las piezas que se
•••
•••
recambian).

El costo por subcontaje corresponde al producto de la tarifa por el menor

volumen de m3 de consumo anual que registra por su deterioro el medidor (el


••
cual se determina con la curva de error, la que relaciona el porcentaje de error
••
••
con la "antigüedad" del medidor, expresada ésta en el volumen acumulado que
••
•••
registra el medidor). Por otra parte, el costo del programa de mantenimiento

para cada período corresponde a los costos que le significan a la empresa

efectuar el recambio, siendo que la frecuencia puede reemplazarlos cada 1, 2, 3 o ••


más años. 1 ••
•••
•••
1Para el caso de consumos "grandes" y con variaciones estacionales significativas, convendrá
periodizar los reemplazos por trimestres.
••
••
••
••
••
•• 35

•• El criterio de decisión es determinar aquél periodo de reemplazo que

•• minimiza el Costo Anual Equivalente (CAE) del costo total de ejecutarlo, el cual

•• incluye tanto el costo por subcontaje como el de reemplazar el medidor.

•• Estos costos varían en forma inversa, ya que el CAE del subcontaje crece a

•• medida que el recambio se hace con menor frecuencia, y el CAE del


•• mantenimiento preventivo disminuye a medida que el recambio se realiza con

•• menor frecuencia. Así, la suma de ambos costos tendrá un mínimo para alguna

••• frecuencia de reemplazo, correspondiendo ésta a la frecuencia más conveniente

•• para la empresa. La forma que asumirían las curvas de los CAE se muestra en

•• el Gráfico N° 2, siendo a* el periodo óptimo de reemplazo

•••
Gráfico N° 2
CAE programa de mantenimiento preventivo

•• C

•• o
s
t
CAE Total
programa de

•••
o mantenimiento
s
(5)

•••
••
•• CAE
mantenimiento

•• preventivo

•••
a* Periodo de reemplazo

•••
••
••
36
•••
D. Metodología de evaluación de cambio de tecnología de micromedidores
••
Para evaluar la conveniencia de cambiar de tecnología de medición de los
••
micromedidores, se debe determinar además del Costo Total del programa de
••
mantenimiento, el momento óptimo de reemplazo. Con este propósito se
••
requiere conocer la Curva de Error de los medidores de la nueva tecnología y su
••
costo de reemplazo. Para cada tecnología se determina el período óptimo de ••
reemplazo, según la metodología explicada en D, y luego se evalúa el momento ••
de reemplazo de tecnología para diferentes escenarios, dentro de 1,2,3, o más ••
años, eligiéndose la alternativa que represente el menor Valor Actual de Costo ••
(VAC). ••
••
VI. APLICACION AL SISTEMA DE AGUA POTABLE DE ••
EMOS EN SANTIAGO
••
A. La curva de error ••
EMOS encargó un estudio del subcontaje de los medidores de transmisión ••
mecánica de 15 mm de diámetro. Este se basó en una muestra de 180 medidores ••
de 15 mm de un universo de 827.706 medidores residenciales. El 95,3% de los
•••
clientes que los tienen instalados, registran en consumo promedio anual de 256
••
m3 / año, con una desviación estándar de 81 m 3 / año. El error por subcontaje
••
derivado del estudio se muestra en el Cuadro N° 10.
••
••
••
••
••
•• 37

•• Cuadro N° 10

•• Error de medidores de 15 mm.

•• (muestra de ISO medidores)

•••
Volumen acumulado Error de medición
(m )
3 (%)
0000 - 1000 - 0.S5 al

•• 1001 - 2000
2001 - 3000
- 2.25 al
-4.25 al

•••
3001 - 4000 -5.95
4001 - 5000 - 6.29
5001 - 6000 - 6.63

•••
6001 - 7000 - S.41
7001 - SOOO -10.93

•• SOO1 - 9000
9000 - más
-12.72
-13.10

•• FUENTE: Programa de mantenimiento del parque de


medidores de EMOS 5.A. Período 1996-2005 (Cuadro

•• N" S).
y Valores extrapolados.
••
•• B. Costos por recambio y por subcontaje

•• El costo neto de cambiar un medidor es de $8.377 (moneda de enero de

•• 1997), e incluye el retiro del medidor usado y su reemplazo por uno con un "kit"

•••
metrológico nuevo. Este costo considera la reutilización de la carcaza del

medidor retirado, en el cual se instalará a su vez un nuevo "kit".


•• El costo por subcontaje se determinó considerando que el consumo
•• promedio se mantiene en los 256 m3 laño. La pérdida por menor facturación se
••
•••
•••
••
••
38 ••
valorizó según el cargo variable de la tarifa fijada (que incluye agua potable y
•••
alcantarillado).
••
C. Resultados de la evaluación
••
El Cuadro N° 11 muestra los resultados de la evaluación. El valor mínimo
••
•••
del CAE de los costos por subcontaje más el de cambio del medidor se obtuvo

para un período de reemplazo de 11 años, siendo que el volumen acumulado del

medidor sería de 2.816 m3 y su error por subcontaje llegaria al 4,25%.


••
••
Resultados evaluación reemplazar medidores de 15 mm. ••
($ de enero de 1997)
••
•••
Periodo Volumen Error CAE CAE CAE
de reem- acumulado 5ubconlaje Recambio 5ubconlaje Costo tola!
plazo (rnJ) (%) (S) (S) (S)
6
7
8
1.536
1.792
2.048
2.25
2.25
,-
4 ,a
1.109,0
906,1
755,2
551,3
584,1
679,9
1.660,3
1.490,1
1.435,1
••
9
10
2.304
2.560
4,25
4,25
639,1
547,2
753,8
812,2
1.392,8
1.359,3 ••
•••
11 2.816 4.25 473,0 859,3 1.332,3
12 3.072 5,95 412,0 932,6 1.344,5
13 3.328 5,95 361.1 993,6 1.354,7
14 3.584 5,95 318,3 1.045,1 1.363,3
15 3.840 5,95
FUENTE: Elaborao6n propia. Ver Capftulo 4.
281,7 1.088,9 1.37D.6
••
••
Se realizó una sensibilización de la frecuencia de reemplazo para los ••
consumos que difieren en una desviación estándar del consumo promedio: para ••
consumos de 175 m3 /año y 337 m3 /año. Estos resultados se muestran en el ••
••
••
••
••
••
•• 39

•• Cuadro N° 12. Como es obvio, la frecuencia de recambio es mayor para

•• consumos anuales mayores.

•• Cuadro N° 12

••• Periodo de reposición de micromedidores para diversos


consumos anuales

•••
(Sde enero de 1997)

Volumen estimado Periodo estimado Error CAE Volumen

•• de recambio
micromedidores
Subcontaje Programa
Mantenimiento
acumulado
de recambio

•••
3
(m /año) (años) (%) ($) (m3)
175 17 4,25 748,6 2.975
256 11 4,25 1.332,3 2.816
•• 337 8 4,25 1.963,8 2.696
FUENTE: ElaboraCIón propIa con base en resultados obterudos. Ver Capítulo 4.
••
•• D. Rentabilidad programa de mantenimiento
•• La rentabilidad del proyecto se mide como la diferencia de VAN entre realizar el
•• reemplazo del medidor en el volumen óptimo (situación con proyecto) menos
•• realizar el reemplazo con volúmenes acumulados posteriores al óptimo
••
•••
(situación sin proyecto). Para estos efectos, los costos del programa de

mantenimiento se tratan como un gasto, dado que el primer micromedidor que

•• se instala en el arranque domiciliario es de cargo del cliente de la empresa, por lo

•• que no corresponde tratarlo contablemente como un activo. En el Cuadro N° 13

•• se resumen los VAN de efectuar reemplazos de medidores con volúmenes

•• posteriores al óptimo (2.975 m3).

••
••
••
••
40 ••
Cuadro N° 13 ••
Rentabilidad de programas alternativos de recambio de micromedidores ••
(5 de enero de 1997)
••
S/ micromedidor
Volúmenes de recambio alternativos (situación sin proyecto)
3.072m3 3.328m3 3.584 m 3 3.840 m 3 4.096 m3
••
Valor actual del mayor
costo de recambio (a)
665,9 1.221,6 1.688,9 2.088,4 2.430,1 ••
Valor actual del mayor
ingTeso (b)
800,2 1.466,2 2.028,4 2.506,6 2.964,0
••
VAl'!
(b) - (a)
134,3 244,5 339,5 418,1 533,8
••
FUENTE: Elaboración propia en base al Cuadro N° 4.4.
••
••
Del Cuadro N° 13 se observa que si el reemplazo del medidor se realiza con
••
mayor volumen acumulado respecto al óptimo (situación sin proyecto), el VAN
••
del proyecto de un programa de mantenimiento preventivo es mayor.
••
E. Conclusiones ••
1) Realizar proyectos de mantenimiento preventivo .aumenta el valor de la ••
empresa frente a programas de recambio de micromedidores con carácter ••
correctivo. ••
2) El CAE óptimo se estimó para un cierto valor de la tarifa y de costo de
••
reemplazo; si éstos costos aumentan, el valor de reemplazo más conveniente
••
para la empresa será menor.
••
••
••
••
••
•••
••
•• 41

•• 3) El error de subcontaje de los medidores depende del: (i) desgaste de las

•• piezas por su uso en el tiempo y (ü) error de medición según el caudal que está

•• midiendo el instrumento (Curva Característica del medidor). La Curva de Error

•• del medidor integra estas dos fuentes de error. Por lo tanto, es conveIÚente

•••
optimizar el tipo de medidor según los resultados obtenidos de la Curva de

Error de cada tipo de cliente ("alto", "medio" y "bajo").

••• 4) El interés del recambio del medidor es contrapuesto entre la empresa y el

•••
cliente, ya que el aumento de este error favorece al cliente como una rebaja en la

tarifa.
••
••• F. Limitaciones v recomendaciones

••• Las limitaciones del estudio son las siguientes:

•• 1) El error de medición utilizado para los medidores con volumen

•• acumulado entre 2.000 y 3.000 m3 es un valor extrapolado, por lo que pudiera

•••
afectar la conclusión acerca del período de reemplazo óptimo.

2) Los cálculos se han realizado suponiendo que el consumo promedio de

•• los clientes se mantiene en 256 m3 / año. Sin embargo, este supuesto sólo afecta

•• la estimación del período de reemplazo y se utiliza por efectos de la metodología

•• de cálculo, pero no afecta la decisión de reemplazarlo cuando el volumen

•• acumulado que registra el medidor llegue a los valores aquí estimados. Por otra

•••
••
••
••
42
•••
parte, para obtener una mejor estimación del período de reemplazo, se debiera
••
considerar que este consumo es creciente con el tiempo.
••
3) En este estudio sólo se tuvo acceso a las Curvas de Error de. los
••
•••
medidores de 15 mm para la estructura de consumo de clientes de 256 m 3/ ano.

Se recomienda determinar las Curvas de Error para diferentes estructuras de

consumo ("alto", "medio" y "bajo"), así como también para los medidores
••
residenciales de 20 mm.
••
4) No se evaluó el proyecto de cambio de tecnología de transmisión
••
mecánica a magnética, que incluye la determinación del momento óptimo de su
••
••
reemplazo, para lo cual se requiere conocer la Curva de Error de los medidores
••
de transmisión magnética.
••
••
VII. APLICACION AL SISTEMA DE AGUA POTABLE DE ••
ESSAT EN ARICA
••
••
El consumo promedio sin restricción en la ciudad de Arica es de 185
.. ••
m3/ ano para 105 clientes con arranques de 15mm de diámetro, según
••
irúormación entregada por ESSAT.
••
Debido a que no se dispone de irúormación confiable sobre la curva de
••
error de los medidores domiciliarios en la ciudad de Arica, se utilizará la
••
••
••
•••
••
•• 43

•• derivada del estudio para Santiago. Sin embargo, debido a que las características

•• de mayor salinidad del agua potable en Arica puede malograr el funcionamiento

•• de los medidores, se la corregirá aumentando el error de subcontaje en un 5%,

•• 10% Y15%, para cada volumen acumulado, como se indica en el Cuadro N° 14.

•• El período óptimo de recambio se determinará para estos tres escenarios.

••• Cuadro N° 14

•• Error estimado de la lectura de micromedidores de 15 mm.

•• Volumen Error de medición Error de medición Error de medición


5% mayor 10% mayor 15% mayor

•••
acumulado
(m3) subcontaje subcontaje subcontaje
0000-1000 0,89 0,94 0,98

•••
1001-2000 2,36 2,48 2,59
2001-3000 4,46 4,68 4,89
3001-4000 6?~
,CJ 6,55 6,84

•• 4001-5000
5001-6000
6,60
6,96
6,92
7,29
7,23
7,62

•• 6001-7000
7001-8000
8,83
11,48
9,25
12,02
9,67
12,57

•• 8001-9000
9001 y más
13,36
13,76
13,99
14,41
14,63
15,07

•• FUENTE: Cuadro N° 8. Error de nucromedidores en funCión del volumen


acumulado..

•••
•••
A. Costos

El costo de cambiar el medidor es de 512.550 ($ de enero de 1997), e incluye

•• el retiro del medidor usado y la instalación de uno nuevo; es decir, en Arica no

•••
•••
••
••
44 ••
se reutiliza la carcaza del medidor retirado para recibir un "kit" metrológico ••
nuevo. ••
El costo debido al subcontaje se detenninó considerando que el consumo ••
promedio se mantiene en los 185 m3! año, utilizándose el cargo variable de la
••
tarifa de agua potable más la de alcantarillado para valorar la pérdida por menor
••
facturación.
••
••
B. Resultados de la evaluación ••
Los Cuadros N°s 15, 16 Y 17 muestran los resultados de la evaluación, e ••
incluye los CAE de los costos de la pérdida por subcontaje, más el de reemplazo ••
del medidor en cada uno de los tres escenarios. Los periodos de reemplazo
•••
óptimos se muestran en el Cuadro N° 18 para cada escenario.
•••
••
••
••
•••
••
••
••
••
••
• •
••
•••
•• 45

•• Cuadro N°15

•• Resultados evaluación recambio medidores. Escenario 5%


($ de enero de 1997)

•• Año Volumen Error de


acumulado subcontaje
CAE
recambio
CAE
subcontaje
CAE
Costo total

•• 6
(m3)
1110
(%)
2,36
($)
1661,4
($)
663,4
($)
2324,8

•• 8
7 1295
1480
2,36
2,36
1357,4
1131,4
749,2
813,0
2106,6
1944,4

•••
9 1665 2,36 957,4 862,2 1819,5
10 1850 2,36 819,8 901,0 1720,8
11 2035 2,36 708,6 932,4 1641,0

•• 12
13
2220
2405
4,46
4,46
617,2
541,0
1024,9
1102,0
1642,1
1643,0

•• 14
15
2590
2775
4,46
4,46
476,8
422,1
375,1
1167,0
1222,3
1269,8
1643,8
1644A
1645,0

•••
16 2960 4,46
FUENTE, Elaboraaón propia. Ver Capítulo 4.

•• Cuadro N° 16

•• Resultados evaluación recambio medidores. Escenario 10%


($ de enero de 1997)

•• Año Volumen Error de CAE CAE CAE

•• acumulado subcontaje recambio


(m3) (%) (5)
subcontaje
($)
Costo total
($)

•• 5
6
925
1.110
0,94
2,48
2.090,3
1.661,4
568,3
695,4
2.658,7
2.356,8

•• 7
8
1.295
1.480
2,48
2,48
1.357,4
1.131,4
785,5
852,4
2.142,9
1.983,8

•• 9
10
11
1.665
1.850
2.035
2,48
2,48
4,68
957,4
819,8
708,6
904,0
944,8
1.058,2
1.861,4
1.764,5
1.766,7
•• 12
13
2.??0
2.405
4,68
4,68
617,2
541,0
1.151,4
1."9,0
1.768,6
1.770,1

•• 14
15
2.590
2.775
4,68
4,68
476,8
422,1
1.294,5
1.350,3
1.771,3
1.772,4

•• FUENTE,
.
Elaboraaón propia. Ver CapitulO 4.

••
•••
••
••
46 ••
Cuadro N°17
•••
Resultados evaluación recambio medidores. Escenario 13%
(5 de enero de 1997) ••
Año Volumen
acumulado
Error de
subcontaje
CAE
recambio
CAE
subcontaje
CAE
Costo total
••
•••
(m') (%) (5) ($) ($)
::> 92.5 0,98 2090,3 594,4 2684,8
6 1110 2,39 1661,4 727,5 2388,9
7
8
1295
1480
2,39
2,59
1357,4
1131,4
821,8
891,9
2179,2
2023,3 ••
9
10
1663
1850
2,39
2,39
957,4
819,8
945,9
988,6
1903,3
1808,3 ••
11
12
2035
2220
4,89
4,89
708,6
617,2
1107,5
1205,2
1816,1
1822,4 ••
13
14
2405
2390
4,89
4,89
541,0
476,8
1286,6
1355,3
1827,7
1832.1 ••
13
16
2775
2960
4,89
4,89
422,1
375,1
1413,8
1464,0
1835,9
1839,2 ••
FUENTE: ElaboraCIón propia. Ver Capitulo 4.
••
Cuadro N" 18
••
Período de reposición de micromedidores para diferentes ••
escenarios de curva de error
(5 en moneda de enero de 1997) ••
Escenario Período de recambio Error de CAE Volumen ••
Curva de error
(% sobre EMOS)
medidores
(años)
subcontaje
(%)
Costo total
(5)
acumulado
(m') ••
5
10
11
10
2,36
2,47
1.641,0
1.764,3
2.035
1.850 ••
15
FUEN1E: ElaboraCIón propia.
10 2,59 1.808,3 1.850
••
••
••
••
••
••
•••
••
•••
47

C. Conclusiones, Limitaciones y Recomendaciones

•• La frecuencia de recambio es prácticamente igual para los tres escenarios,

• •• pues los valores del rrúnirno CAE no se diferencian significativamente para una

•• frecuencia de 10 a 11 años en los tres escenarios. De la comparación de estos

•••
resultados con los obtenidos en EMOS, se puede concluir que en la medida en

que los programas de mantenirrúento tienen costos más altos, en términos de

••• pérdidas por subcontaje, valor del agua y costos del recambio, es conveniente

•• realizar el mantenirrúento cuando se alcanzan volúmenes acumulados menores.

•• Las limitaciones son las siguientes:

•• 1) El error por subcontaje para el período de reemplazo óptimo no fue

•• observado en el estudio de EMOS, sino que fue determinado a partir de un valor

•••
extrapolado. Será así recomendable estudiar la curva de error para estos

menores valores acumulados de consumos.


••
•• 2) Los cálculos se han realizado suponiendo que el consumo promedio de

•• los clientes se mantiene en 185 m3/año, 5610 para efectos de la aplicación de la

•• metodologia.

•• 3) Sería conveniente revisar los resultados obtenidos por ESSAT, para la

•• curva de error de los medidores de transmisión mecánica pues contienen

•• contradicciones que no fue posible dilucidar. Asimismo, estimar dichas curvas

•• para los medidores de transmisión magnética. Cabe señalar que en esta ciudad

••
••
••
••
48
•••
ESSAT está realizando el cambio de todos los medidores de transmisión
••
mecánica por magnética, proceso que se inició en septiembre de 1997 y que está
••
•••
programado terminarse en un plazo de 4 años. ¿Será conveniente cambiarlos

todos, cualquiera sea en nivel de consumo del cliente? No se avaluó el proyecto

de cambio de tecnología. ••
4) Para este proceso de cambio tecnológico en ejecución, seria conveniente
••
para ESSAT estudiar la posibilidad de reutilizar la carcaza del medidor antiguo
••
de modo de reducir el costo del medidor nuevo. De acuerdo a información
••
entregada por la empresa, se han iniciado las gestiones para evaluar esta
••
••
alternativa.
••
vrn. RECOMENDACIONES GEN'ERALES •••
•••
De acuerdo a las conclusiones y limitaciones determinadas para cada uno
••
de los proyectos evaluados, es posible mencionar las siguientes recomendaciones
••
generales para continuar con estudios tendientes a evaluar proyectos de
••
reducción de pérdidas en sistemas de agua potable:
••
1) Para la determinación del nivel óptimo de pérdidas de un sistema de
••
agua potable es conveniente tener en consideración los siguientes aspectos:
••
••
••
• •
•••
••
•• 49

•• - Estudiar en forma particular cada SAP, ya que éstos tienen características

•• propias que los hacen diferentes entre ellos.

•• - Recopilar la información pertinente para hacer el análisis de las pérdidas

•• tanto ñsicas como comerciales. Esta información debe incluir los costos variables

•••
relacionados con dichas pérdidas.

- Revisar el programa de inversiones de aumento de capacidad y su


•• relación con la proyección de las pérdidas del sistema.
•• - Uniformar el criterio para medir las pérdidas del sistema, señalando los
•• volúmenes que corresponden a los consumos operacionales y de utilidad pública

••• Ylos que son una estimación de las pérdidas.

•• - Invertir en proyectos que entreguen la información necesaria para poder


•••
evaluar proyectos de reducción de las pérdidas: macromedición, determinación

de los parámetros que definen los volúmenes de fugas en la red, curvas de error

•• de los medidores por estructura de consumo de los clientes y otros que se

•• estimen convenientes.

••• 2) Observar los siguientes aspectos de un sistema de agua potable con el

•• propósito de conocer en forma preliminar la situación de sus pérdidas y de los

•• proyectos que se podrían ejecutar para su reducción:

•• - Nivel de presiones en la red.

••
••
••
••
••
50 ••
- Macromediclón existente para la medición de las pérdidas y el manejo
•••
de la información que entregan.
••
- lndice de roturas en la red y sus causas probables: presión, antigüedad
••
de las tuberías, características del suelo. ••
- Ejecución de programas de mantención preventiva de los elementos del ••
sistema. ••
- Programa de las inversiones futuras de aumento de la capacidad del ••
sistema. ••
- Cultura organizacional dentro de la empresa orientada al control de las ••
pérdidas. ••
- Estructura de consumo de los clientes de la empresa. ••
- Cobertura de la micromedición a nivel de clientes. ••
- Cultura de los consumos fraudulentos de los clientes: conexiones ••
clandestinas y acciones que conlleven hurto.
•••
- Calidad del agua en relación al desgaste de los micromedidores.
••
- Valor de la tarifa de agua potable.
••
••
••
••
••
••
••
••
•••
••
•••
CAPITULO 1

•• ORIGEN Y OBJETIVOS

•• El agua potable proviene de un sistema productivo compuesto por

•••
instalaciones que captan el agua cruda desde sus fuentes, la transforman en apta
para el consumo humano y la distribuyen a los consumidores a través del
sistema de distribución. Estas instalaciones se agrupan en las etapas de

•••
producción y distribución, y en ellas se producen diferencias entre el volumen de
agua que ingresa y el que sale, las que se denominan pérdidas.

••
•• I. MARCO INSTITUCIONAL E IDENTIFICACION
DE BENEFICIOS

••• La explotación de los sistemas de agua potable en Chile es realizada por

•• empresas en las que el Estado es el principal accionista, y por empresas privadas,


todas las cuales operan con econoITÚas de escala y constituyen monopolios
•• naturales. Con el propósito de que los consumidores paguen un precio eficiente
por el servicio recibido y no se generen costos sociales netos derivados de la
•• acción monopólica, la Superintendencia de Servicios Sanitarios fija la tarifa
máxima que cada empresa puede cobrar. La ley establece que el cálculo de esta
•• tarifa se realice simulando cada sistema con una empresa modelo que recién
inicia su operación con costos marginales y medios de explotación eficientes,
•• incluyendo un nivel máximo admisible de pérdidas. Este nivel máximo es del
20% para sistemas de captación superficial, y del 15% para los de captación
•• subterránea. Por lo tanto, no influye en la tarifa la situación real de pérdidas
que presenta el sistema explotado por la empresa en su área de concesión.
•• Los proyectos de reducción de pérdidas se ejecutan principalmente en
•• (i) la red de distribución, para disminuir los volúmenes de fugas de agua (ya)
potable en sus tuberías, y (ü) en el proceso de comercialización, para disminuir
•• los errores de medición y los consumos clandestinos. Otros proyectos de

•• reducción de pérdidas se relacionan con mejoramientos en la gestión de las


actividades que las empresas habitualmente ejecutan para el control de otras

•• pérdidas.

•••
••
••
52
••
El nivel óptimo de pérdidas que a cada empresa le conviene alcanzar desde
el punto de vista económico, se obtiene de evaluar los beneficios y costos
••
asociados a su reducción, disminuyéndolas hasta aquél nivel en que los costos
marginales de reducirlas se igualan a los beneficios marginales. Los beneficios
••
dependerán del valor que tiene el agua recuperada; para el caso de pérdidas en
la red de distribución, será el costo incurrido en obtenerla (costo del agua cruda l
••
más los de hacerla potable), si es que ello no genera una mayor facturación, más
el ahorro que significa postergar las inversiones futuras requeridas para <omo lo
••
exige la ley- satisfacer la demanda futura. Para las pérdidas de comercialización, ••
el beneficio principal será una mayor facturación o ingresos brutos para la
empresa -cuyo valor depende de la tarifa-, lo cual a su vez puede llevar a un ••
•••
menor consumo y a la postergación de inversiones futuras.

Así, dependiendo de los costos y beneficios de reducir ambas pérdidas, las

•••
empresas podrán mejorar los resultados de su gestión y, por ende, su valor
económico.

Il. ORIGEN DEL ESTUDIO •••


••
MIDEPLA1\1, a través de su Departamento de Inversiones, solicitó al curso
del CIAPEP 97 desarrollar una metodología para determinar el nivel óptimo ••
económico de pérdidas, y aplicarlo en sistemas "representativos" de la realidad
del país. Ello, en vista de que los"altos" niveles de pérdidas en algunos sistemas ••
de agua potable, que fluctúan entre el 20% y 40%, son superiores a los
establecidos en las empresas modelo supuestas para .la fijación tarifaria (20% ••
como máximo).
••
••
•••
••
I Para los efectos del presente estudio, el costo del agua cruda (derechos de agua) se considerará
entre las inversiones que las empresas tienen planificado ejecutar para cumplir con su obligación ••
de contar con los recursos hldricos necesarios para satisfacer siempre toda la demanda en su
sistema. ••
••
••
••
••
•• 53
•• Ill. OBJETIVOS DEL ESTUDIO

••
•• Durante el desarrollo del estudio se concluyó que -debido a las
•• características particulares que presenta cada sistema y a que el nivel de
pérdidas no influye en el nivel de las tarifas que las empresas puedan cobrar- el
•• nivel óptimo de pérdidas de cada sistema sólo puede determinarse evaluando
cada uno de los proyectos específicos que la empresas puedan ejecutar para su
•• disminución. Por este motivo, el objetivo del estudio se limitó a formular
metodologías de evaluación económica privada de proyectos específicos
•• destinados a reducir pérdidas, y aplicarlas a la situación que enfrentan la
Empresa Metropolitana de Servicios Sanitarios (EMOS) en el Gran Santiago, y a

•••
la de la Empresa de Servicios Sanitarios de Tarapacá (ESSAT), en Arica. Estas
empresas han ejecutado investigaciones y realizado trabajos que son útiles para
validar las metodologías que se desarrollarán en el presente estudio.
••
•• Las metodologías de evaluación económica desarrolladas corresponden a
(a) proyectos de reducción de las pérdidas en la red de distribución mediante

•• (i) el control de presiones (que reduce la tasa de ocurrencia y el caudal por


fugas), y (ü) la detección de fugas que no son visibles, las cuales pueden con ellos

•• detectarse antes de que afloren, y (b) a proyectos de reducción de pérdidas


comerciales por errores de medición mediante un programa de mantenimiento

•• preventivo y reposición de medidores al nivel de consumidor final, lo cual


conducirá a una mayor facturación.

••
••
••
••
•••
••
•••
•••
••
••
•••
••
•••
••
••
••
••
••
••
•••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•• CAP1TUL02

••
•• SISTEMAS DE AGUA POTABLE, SUS PERDIDAS
Y MEDIDAS DE REDUCCION y CONTROL
••
•• I. CLASIFICACION y ORIGEN DE LAS PERDIDAS

•• Un Sistema de Agua Potable (SAP) es un conjunto de instalaciones


•• destinadas a la captación, aducción, tratanúento, regulación, distribución y
comercialización de agua potable en calidad y cantidad demandada por los

•••
diversos tipos de consumidores.

Comprende la etapa de producción, que incluye las unidades desde la


•• captación hasta la entrega en los estanques de regulación, y la etapa de
distribución, que incluye desde los estanques hasta las instalaciones
•• domiciliarias.

•• Las Figuras Nos. 2.1 y 2.2 ilustran los diversos tipos y unidades

•• componentes de un SAP.

•• En un SAP se registran pérdidas de agua en cada una de las unidades que


lo componen y además consumos propios para el adecuado funcionaTIÚento de

•• las unidades del sistema, llamados consumos operacionales. Por lo tanto, el


volumen de agua disponible en un SAP debe atender los requerimientos de los

•• consumidores más las pérdidas y consumos operacionales previstas.

•••
Para los efectos de este trabajo; se considera que la pérdida total en un
sistema de agua potable corresponde a la diferencia entre el volumen captado
en la fuente y el volumen facturado (medido más el estimado)! a los diversos

•• clientes. Normalmente se expresa como un porcentaje del volumen captado. Esta


definición de pérdida incluye los consumos operacionales, que son pérdidas

•• intrinsecas de cada SAP, y los consumos de utilidad pública (riego de jardines,


agua para la extinción de incendios y otros). Sin embargo, éstos volúmenes se

••
•• I El volumen estimado corresponde a los consumos de agua que no son medidos, pero son
estimados como cuotas mensuales para efectos de facturación, a partir de criterios adoptados por

•• cada empresa.

••
••
••
56 ••
pueden descontar del agua que es captada en la fuente y, por lo tanto, no ser ••
consideradas como pérdidas.
••
Figura N° 2.1
••
Sistema de agua potable - esquema general
captación superficial
•••
Aducción gravitacional •••
FUENTES ESTANQUE
••
g.~CAPTACION
PLANTA
REGULACION
••
......

:...-::-
CLORACION

ADUCCIOrN~'~B. FL~@RACION
ELEVACION

lb~ ••
-.-~-
_

.-.e...... =
.. ®~ /~~-
~:~§-7c.. __,L.~_
••
••
PLANTA
TRATAMIENTO ¡ji

ARRANQUE DOMICILiARlO ;¿:::~~?~=-7J!t.. __


RED SECUNDARlA
••
RED DISTRlBUCION

••
••
Aducción por bombeo ••
PLANTA
ESTANQUE
REGULACION
••
FUENTES ELEVACION
ADUCCION
••
PLANTA ••
••
TRATAMIENTO

DOMICILlARlO.~:~~~~=~~c._
ARRANQUE
RED SECUNDARlA
RED DISTRlBUCION
••
••
••
••
••
••
•• 57

•• Figura N° 2.2

•• Sistema de agua potable - esquema general

•• captación subterránea

••• Captación por pozos

•• ADUCCIONES CLORAC10N
FLUORACION
ESTANQUE
REGULACION

•••
••
----.
•• ARRANQUES DOM1CILlARJO'~=~~~~::::;;¡'~_
•• RED SECUNDARIA
RED D1STRJBUC10N

••
••
••
••
•• Captación por drenes

•• PLANTA CLORACION ESTANQUE


ELEVACION FLUORACION REGULACION

••
••
•• DOMICILlARJOS~:~~~~::~L~_
SEC~DARlA
••
ARRANQUES
RED

RED DISTRJBUCION

••
••
••
••
••
58
•••
•••
Su determinación, en cada una de las etapas del sistema, depende de la
infraestructura de medición instalada o de estimaciones, en caso de ausencia de
medidores. La macromedición (medidores instalados en la etapa de producción
y ductos principales de alimentación de la red de distribución) asociada a la
micromedición (medidores instalados en las unidades de consumo) permiten
••
evaluar los niveles de pérdidas en cada una de las etapas del sistema. ••
Para facilitar el análisis de las pérdidas en las diversas etapas de un SAP
conviene clasificarlas según las características que las distinguen. Para efectos
••
del presente trabajo las pérdidas serán clasificadas según su naturaleza en dos ••
grupos: técnicas y comerciales. Además, se definirán los consumos
operacionales, dentro de las pérdidas técnicas, las que pueden o no ser
consideradas como pérdidas del SAPo
••
••
A. Pérdidas Técnicas ••
Corresponden a los volúmenes de agua que se pierden en las unidades del ••
sistema como consecuencia de sus condiciones físicas u operacionales. Estas
pérdidas se producen principalmente en la planta de tratamiento y en la red de ••
distribución. Esta pérdidas pueden ser subdivididas en: físicas y operacionales.
••
1. Pérdidas Físicas
••
Son los volúmenes de agua que se pierden en una etapa cualquiera del
SAP como consecuencia de fallas en la infraestructura física instalada o por ••
evaporación.
••
Se manifiestan como fugas en las juntas de interconección entre tuberías y
elementos accesorios (piezas especiales, válvulas, ventosas, medidores, grifos), y ••
fugas por fisuras, roturas, filtraciones y goteos en las diversas unidades del
sistema. Las pérdidas por evaporación más comunes ocurren en los canales ••
abiertos de aducción, en los estanques de almacenamiento y plantas de
tratamiento. ••
Las pérdidas físicas son función de varios factores sobre los cuales se ••
pueden o no ejercer acciones de control. Se destacan los indicados a
continuación. ••
••
••
••
•••
••
•• 59

•••
a) Presiones internas: son aquellas a que están sometidas internamente las
tuberías, y en cualquier punto analizado presentan tres situaciones distintas en
cuanto a su magnitud: i) presiones dinámicas: ocurren en condiciones normales

•• de escurrinúento del agua; ii) presiones estáticas: son de mayor magnitud que
las dinámicas y ocurren en condiciones de interrupción del escurrimiento del

•• agua; iii) sobrepresiones: son aquellas generadas cuando ocurren cambios


bruscos en las condiciones del escurrinúento del agua, provocados por corte de

•• energía, o cierres rápidos de válvulas. Son las llamadas presiones de golpe de


ariete, que muchas veces llegan a sobrepasar en el doble a las presiones normales

•• de trabajo (dinámicas).

•• La experiencia en la operación de los sistemas y los estudios y análisis del


comportamiento de las pérdidas frente a las presiones a que están sometidos'

•• han comprobado el efecto de mayor frecuencia de roturas en función del


aumento de las presiones. Normalmente, esta mayor frecuencia se registra
•• durante la noche, cuando el menor consumo nocturno somete a las tuberías de
distribución a presiones cercanas a la estática, o en situaciones de sobrepresiones,
•• por efecto del golpe de ariete. Las altas presiones también provocan el aumento
de las secciones de las roturas y consecuentemente el de los caudales que se
•• pierden.

•• b) Calidad de los materíales v procesos constructivos: son factores


defuúdos en el diseño y especificados en función de la presión a que estarán
•• sometidas las tuberías, piezas especiales y elementos estructurales, asi como
también en función de la calidad del agua conducida y del suelo donde serán

•••
instaladas dichas unidades del sistema. El empleo de material y procesos
constructivos inadecuados y la falta de control de calidad, hacen que los sistemas
se tomen más vulnerables a las roturas, filtraciones, corrosiones o incrustaciones,
•• generando una mayor probabilidad de pérdidas. El estado de conservación de

•• cada tipo de material es función del tiempo de servicio y de los procedimientos


de mantención utilizados.

•• c) Calidad del agua: influye directamente sobre la vida útil de los

•• materiales empleados para transportarla. Aguas que presentan bajos niveles de


pH provocan corrosión interna de las tuberías y elementos accesorios,

•• • principalmente en puntos donde existan fallas en los revestimientos de los


mismos (capa de cemento en tubos de fierro fundido y biturnix en los de acero).

•• 1 Techical Working Group on Waste of Water-Leakage Control Policy and Practice-Standing

Technical Committee reports. Number 26.

••
••
••
••
60 ••
Las aguas con alto contenido de sulfatos actúan igualmente con efectos
••
corrosivos en tuberías de asbesto cemento y de hormigón. El efecto de la
corrosión aumenta la velocidad de deterioro de los materiales, generando una
••
mayor probabilidad de ocurrencia de pérdidas.
••
d) Raíces v piedras: son los principales factores externos de ocurrencia
de pérdidas. Las microfisuras en las tuberías de asbesto cemento generan
••
humedad en el terreno, atrayendo las raíces de los árboles, las que provocan
fisuras y roturas en este tipo de tuberia. •• •
Las piedras que eventualmente ingresan a las tuberías, principalmente
durante los servicios de reparaciones, también causan averías que pueden

••
resultar en pérdidas por roturas.
••
e) Siniestros que afectan a las tuberías: las intervenciones en arterias
urbanas para reparaciones de otras redes de servicio público (gas, aguas lluvias, ••
energía, alcantarillado, teléfono) pueden dañar las tuberías de aducción y
distribución de agua potable, provocando fisuras o roturas. La inexistencia o ••
ineficiencia de un catastro técnico de los diversos sistemas referidos, asociados a
negligencias técnicas y constructivas, son los elementos responsables de tales ••
ocurrenCias.
••
f) Presiones externas: son aquellas generadas por el tráfico de veruculos y
sobrecarga del relleno sobre las tuberías. La utilización de materiales y procesos ••
constructivos inadecuados generan la mayor ocurrencia de pérdidas por esta
causa. ••
g) Tipo de suelo: influye en las pérdidas cuando el suelo presenta ••
compuestos agresivos a los materiales empleados en las tuberías y piezas
especiales, pudiendo provocar problemas de corrosión externa. Además, el ••
grado de permeabilidad de los suelos influye en el tiempo para que una fuga se
haga visible en la superficie y sea detectada y reparada. ••
Cuando no ha sido empleado un método constructivo adecuado, los
••
suelos de baja resistencia mecánica y, por lo tanto, susceptibles de asentamientos,
provocan desplazamientos de tuberías que pueden resultar en pérdidas por
••
roturas. También los efectos de movimientos sísmicos sobre determinados tipos
de suelo y de tubería pueden provocar roturas.
••
••
••
••
••
••
•• 61

•• 2. Pérdidas Operacionales

•• Las pérdidas operacionales son los volúmenes de agua que se pierden por

•• rebalse o desagües en una etapa cualquiera del sistema, como consecuencia de


fallas en su control operacional y, por lo tanto, pueden ser evitadas.

•• 3. Consumos Operacionales

••• Corresponden a aquellos volúmenes que son desechados después de ser


utilizados en el cumplimiento de una función operacional: lavado de UIÚdades,

•••
desagüe o expulsión del aire atrapado en las tuberías. A pesar de corresponder a
una parte del agua que no es comercializada, representa una pérdida inevitable
para el eficiente funcionamiento del sistema y, por lo tanto, podrá ser excluida

•• del volumen de pérdida total del SAP.

•• B. Pérdidas Comerciales

•• Son los volúlnenes de agua consumidos por los usuarios pero que no son
•• registrados o estimados por la empresa y, por lo tanto, no son facturados y
constituyen una pérdida de ingreso para la empresa.
•• 1. Pérdidas por Errores de Medición
•• Los medidores de agua potable presentan errores asociados al registro de

•••
volúmenes, los cuales son función, principalmente, de la estructura de consumo,
del tipo de medidor utilizado, calidad del agua y vol'.!...'"Ilen acumulado en el
transcurso del tiempo. Las pérdidas por errores de medición pueden deberse a
•• las siguientes causas:

•• a) Insensibilidad: corresponde al volumen consumido pero no registrado

•• por los miCIomedidores debido a la tendencia sistemática que presentan estos


instrumentos a subvalorar la medición cuando los caudales de consumo son

•• inferiores a su límite de sensibilidad. El uso de medidores sobredimensionados


agrava las distorsiones de medición por insensibilidad, representando un menor

•• registro de los consumos.

•• b) Subcontaje e imorecisión: Corresponde al volumen consumido pero no


registrado en los micromedidores, debido a su descalibración natural provocada

•• por el tiempo de uso, falta de limpieza o de sustitución de las piezas.

•••
••
••
62 ••
••
2. Pérdidas por ausencia de medición
••
Corresponde a la diferencia entre los volúmenes que son efectivamente
consumidos y aquellos estimados por la empresa para efectos de facturación, en ••
caso de ausencia de micromedidores, o cuando estos se encuentran detenidos.
••
3. Pérdidas por consumo fraudulento
••
Corresponde a los consumos de agua a través de conexiones clandestinas
y que no son medidos o estimados por la empresa. Pueden ocurrir a lo largo de
••
las tuberías y de los elementos accesorios (piezas especiales, válvulas, ventosas o
grifos) de las etapas de producción y distribución. Los más comunes se producen
••
en esta última etapa, donde se caracterizan como: medidor invertido, arranques
conectados clandestinamente y by-pass del medidor.
••
••
4. Pérdidas por consumo de utilidad pública
••
Ocurre cuando la empresa permite la extracción gratuita de agua desde
los grifos para: extinción de incendios, regadío de áreas verdes, lavado de calles ••
•••
y entretención. Estos volúmenes también podrán ser excluidos del volumen de
pérdida total del SAPo

••
n. CARACTERIZACION DE LOS SISTEMAS DE AGUA
POTABLE y ANALISIS DE SUS PERDIDAS ••
••
A continuación se presenta una descripción de las unidades
constituyentes de los SAP, destacándose los puntos más significativos en ••
relación a sus pérdidas.
••
A. Etapa de producción ••
La etapa de producción incluye las unidades de captación, aducción, ••
plantas de elevación y de tratamiento. La Figura N° 2.3 presenta las diversas
unidades de esta etapa, señalando los elementos donde hay más probabilidad de ••
ocurrencia de pérdidas.
••
••

••
••
•• 63

••
•• 1. Captación

•• Es la unidad del sistema que pernúte el aprovechamiento del agua de una


fuente para el abastecimiento de una ciudad o centro de consumo.

•• Las fuentes pueden ser superficiales (ríos, lagos, quebradas, u otras) o

•• subterráneas (napas freáticas o artesianas). La elección de una fuente depende


fundamentalmente de la calidad de sus aguas, su capacidad de atender la

•••
demanda requerida, su ubicación relativa al centro de abastecimiento (topografía
y distancia) y del valor del agua cruda. Estos factores deben ser considerados en
un análisis costo-beneficio de probables alternativas, eligiéndose la fuente que

•• ofrezca los menores costos de explotación.

••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•••
••
••
64 ••
Figura N" 2.3 ••
Sistema de a@a potable. etapa de producción ••
Puntos de ocurrencia de pérdidas
••
EMBALSE
••
••
VALVUlA DE
CORTA Tramo captación - planta de tratamiento
MEDIOORDE
CAUDAL
••
VENTOSAS
(VALV. DE ••
••
EXPULSION DE
AIRE)
PLANTA DE
TRATAMIENTO

• VALVULA DE ••
•••
CORTA
VALVULAD:J
DESAGÜE
\
•••
••
Tramo planta de tratamiento - estanque de regulación ••
••
VENTOSAS
(VALV. DE
••
7,
EXPULSION DE
ArRE)

, ESTANQl'E DE
REGULACION



VALVULA DE
CORTA
••
(::LVUlAS
DESAGOE
DE
••
••
PLANTA DE
ELEVACION

~-~~"'IIl!!!~~
~~
MACROMEDIOOR
••
I~it--- ESTANQUE DE
AGUA TRATADA ••

••
••
•• 65

•• Para las fuentes superficiales la captación puede ser una bocatoma directa

•• en un río, o a través de una estructura de regulación (embalse) y torre de toma.


Para las fuentes subterráneas la estructura de captación se hace a través de la

•• perforación de pozos o sistema de drenes y la instalación de equipos de bombeo.

•• Normalmente las aguas subterráneas presentan una mejor calidad que las
aguas superficiales, las cuales están sujetas en el transcurso del año a variaciones
•• en sus parámetros físico-qufmicos principales, tales como: turbiedad, color,
sólidos disueltos y en suspensión. Tales variaciones influyen sobre los tipos y
•• cantidades de productos quimicos utilizados y, por lo tanto, sobre los costos de
tratamiento y las pérdidas por consumos operacionales (lavado de decantadores
•• y filtros).

•• Las pérdidas de agua en los 5AP obligan a aumentar los consumos de


energía y a sobredimensionar o adelantar las inversiones necesarias para captar
•• las aguas desde las fuentes

•••
2. Aducciones

Las aducciones consisten en estructuras por las cuales se transporta el

••• agua entre las unidades del sistema: captación a planta de tratamiento, planta de
tratamiento a estanques de regulación e interconexiones entre estanques de
regulación.
••
•• Dependiendo de las cotas topográficas relativas entre las diversas
unidades, las aducciones pueden funcionar gravitacionalmente o por bombeo.

•• Las aducciones gravitacionales pueden funcionar hidráulicamente como

•• canales (abiertos o cerrados) o como conductos bajo presión, mientras que las
por bombeo funcionan siempre bajo presión.

•• Las tuberías bajo presión están dotadas de diversos elementos accesorios

•• tales como: i) piezas especiales, que permiten las interconexiones en puntos


singulares de las tuberías (cambio de diámetro y de dirección e interconexión

•••
con otros elementos); ii) válvulas de corta y de desagüe, que permiten
interrumpir el flujo o descargar las tuberías; iii) válvulas de expulsión de aire
(ventosas); iv) medidores de caudal o volumen y; v) válvulas reguladoras o

•• reductoras de presión.

••
•••
••
••
66
••
Los canales son dotados de cámaras que penniten la instalación de ••
medidores de caudal y válvulas o compuertas para desagües.
••
Cada punto de las tuberías o canales donde estén instalados cualquiera de
estos elementos accesorios pueden representar un punto de vulnerabilidad del
••
sistema en cuanto a las pérdidas. La magnitud de los caudales, reflejada en los
diámetros de tuberías y dimensiones de los canales, y la presión a que estén
••
sometidas las tuberías, también contribuyen a aumentar estas pérdidas,
principalmente en las aducciones por bombeo, que están sujetas a mayor
••
frecuencia de sobrepresiones del golpe de ariete. ••
En las aducciones por canales, el riesgo de contaminación, las fallas en los ••
revestimientos y falta de cubierta son los principales factores de pérdidas físicas
por filtraciones y evaporación, lo que contraindica el empleo de este tipo de ••
estructura para el transporte de agua tratada, que ya tiene incorporado costos de
productos químicos y energía. ••
3. Plantas de elevación ••
Las plantas de elevación son instalaciones destinadas al bombeo del agua
y se constituyen de una cámara de bombeo, elementos hidráulicos (tuberías de •••
succión y descarga de las bombas, conjunto motor-bomba, válvulas, piezas
especiale~) y elementos eléctricos, los cuales normalmente se encuentran ••
instalados en edificaciones ad-hoc.
••
Los elementos hidráulicos se encuentran sometidos a las sobrepresiones
del golpe de ariete, por lo que cualquier falla de estanqueidad entre las ••
interconexiones, provocadas por mala instalación o materiales inadecuados
(principalmente en términos de soporte de presiones), además de causar ••
•••
trastornos operacionales e interrupciones del suministro, pueden representar
pérdidas de agua.

4. Plantas de tratamiento
••
El proceso de tratamiento a que se debe someter el agua cruda tiene por
objetivo transformarla en agua potable. Para las aguas de fuentes subterráneas,
••
el tratamiento consiste, normalmente, en desinfección con cloro, a menos que
presenten algunas sustancias que requieran ser removidas.
••
••
••
••
••
••
•• 67

•• Las aguas de fuentes superficiales generalmente exigen un tratamiento

•• completo, el que consiste de los procesos de coagulación, decantación, filtración


y desinfección, los cuales permiten la remoción de las partículas sólidas

•••
presentes en el agua y garantizan su calidad bacteriológica. Estos procesos se
realizan en la planta de tratamiento, que consiste de un conjunto de estanques
(cámaras de mezcla de coagulantes, floculadores, decantadores, filtros, cámaras

•• de desinfección) interconectados por canales, ductos y galerías. Además, de un


conjunto de elementos hidráulicos y equipos (tuberías, piezas especiales,

•• válvulas de diversos tipos, compuertas, medidores de caudal, nivel y presión,


conjuntos moto-bombas), que permiten realizar las operaciones de tratamiento y

•••
lavado.

Las unidades estructurales de la planta de tratamiento (estanques),


•• elementos hidráulicos y equipos están sujetos a deteriorarse con el tiempo y el
uso por efecto de la erosión, corrosión o incrustaciones provocadas por la
•• calidad del agua, de los productos químicos utilizados y por los propios
procesos operacionales, generando pérdidas físicas por filtraciones, fisuras,
•• roturas o fallas en la estanqueidad.

•• También ocurren pérdidas por evaporación y por consumos


operacionales. Estos consumos se producen debido a los desagues para
•• vaciamiento de los estanques y a la utilización de volúmenes de agua ya
procesada para su lavado.
•• Las unidades que requieren mayor frecuencia y volumen para lavado son
•• los filtros. Puede haber un sobre-consumo operacional en caso del uso de

•••
equipos o tecnologías inadecuadas, mano de obra no calificada o sin
entrenamiento, cambios significativos en la calidad del agua cruda o por
ineficiencia del proceso de tratamiento en cada una de las unidades anteriores.

•• Las pérdidas físicas y consumos operacionales en una planta de

•• tratamiento representan pérdidas de agua ya procesada, por la que se ha


incurrido en costos debido a los consumos de energía y de productos químicos

•• utilizados en los procesos de captación, aducción y tratamiento.

•• B. Etapa de distribución

•• La etapa de distribución comprende los estanques de regulación y

•• almacenamiento, la red de distribución y arranques e instalaciones domiciliarias

•••
••
••
68 •••
domiciliarias. La Figura N° 2.4 presenta las diversas unidades componentes de
esta etapa, con indicación de los puntos de mayor probabilidad de ocurrencia de
••
pérdidas.
••
1. Estanques de regulación
••
•••
Son unidades destinadas al almacenamiento y regulación de los
volúmenes de agua requeridos para la distribución, acumulando agua en horas
de bajo consumo y reforzando la entrega en horas de mayor consumo. Su
empleo permite que las unidades de producción sean dimensionadas para los ••
consumos máximos diarios mientras que la red es dimensionada para atender
los consumos máximos horarios. Además, permite mantener los niveles ••
máximo y mínimo de presión recomendados para el funcionamiento de la red de
distribución, flexibilidad operacional y ahorro de gastos de energía para ••
bombeo.
••
La determinación del número, ubicación, tipo, cotas y volúmenes de los
estanques debe basarse en un estudio económico de costo/beneficio, entre ••
diversas alternativas técnicamente viables, considerando las caracteristicas
urbanas y topográficas del área por abastecer los consumos previstos y la ••
distribución relativa de los demás elementos del sistema.
••
Dependiendo de su capacidad y requisitos estructurales, los estanques
pueden ser de hormigón armado o metálico (menores capacidades), o del tipo ••
elevado, superficial o semienterrado, dependiendo de las cotas topográficas de la
zona donde puedan ser construidos y las de aquellos puntos más lejanos o más ••
elevados de su área de influencia. Siempre que las condiciones topográficas lo
permitan, conviene evitar la construcción de estanques elevados, porque ••
representan un mayor costo. Las dudades que se desarrollan en áreas
prácticamente planas requieren un mayor número de estanques elevados, para ••
mantener las presiones recomendadas en la red.
••
En los estanques pueden ocurrir pérdidas fisicas por filtraciones en su
estructura o por fallas de estanqueidad en sus tuberias de alimentación, salida y
••
desagües. Las filtraciones en los estanques superficiales o semienterrados
pueden, dependiendo de la permeabilidad del suelo y/o inexistencia de un
••
sistema de drenaje, no hacerse visibles, ocasionando pérdidas por largos
periodos hasta que éstas sean detectadas.
••
••
••
••
••
••
•• 69
•• Figura N" 2.4

•• Sistema de agua potable. etapa de distribución


••
puntos de ocurrencia de pérdidas

Tramo estanque de regulación - arranques domiciliarios

•••
ESTANQUE DE
REGUlACION

•• VALVUlA DE CORTA
Y MACROMEDIDOR
VALVULA REDUCTORA DE PRESlON

•• SECTOR I VALV. DE CORTA y MACROMEDlDOR

SECTOR 2

••
•• ARRANQUE
DOMICILIARIO

••
• ••
VALVUlA DE
DESAGOE

••
•• Detalle estanques de

•• regulación
~'r--- REBALSE

•• ~----l,.-- DESAGÜE PARA

••
LWADO

••
•• DESDE LA
PLANTA DE r-/-- HACIA LA RED
DE

•• TRATAMIENTO
DISTRIBUCION

••
••
•••
••
••
70 ••
Los consumos operacionales en los estanques ocurren debido a su lavado, ••
cuya frecuencia depende de la calidad del agua a ser distribuida.

Las pérdidas operacionales por rebalse ocurren por ineficiencias en el •••


sistema de comunicación utilizado entre la unidad alimentadora y el estanque,
falta de conocimiento del comportamiento de consumo del área abastecida y, en ••
la mayoría de los casos, como resultado de una macromedición inexistente o
deficiente. ••
2. Red de distribución ••
La red. de distribución consiste en un conjunto de tuberías y elementos ••
accesorios por los cuales se realiza la conducción del agua desde los estanques de
regulación hasta los consumidores. Incluyen tuberías principales de transporte, ••
llamadas matrices, y tuberías secundarias de menor diámetro a partir de las
cuales se realizan las interconexiones hacia los arranques domiciliarios. ••
La red de distribución puede ser sectorizada con el objeto de mantener las
••
presiones dentro de límites minimos y máximos recomendados para su
operación y el control de sus pérdidas. La sectorización consiste en dividir la red
••
de distribución en sectores y subsectores aislados hidráulicamente, teniendo bien
definidos sus puntos de alimentación, límites físicos, consumos y niveles de
••
presión. ••
Cada uno de los sectores y subsectores pueden estar alimentado ••
directamente por un estanque o a través de válvulas reductoras o reguladoras de
presión, instaladas en puntos de traspaso entre sectores. ~.•
Los sectores y subsectores, dependiendo de su área y de la necesidad de ••
•••
control de pérdidas, pueden ser subdivididos en otros menores, aislados
hidráulicamente mediante el empleo de válvulas de corta. Son los llamados
distritos de distribución, los cuales penniten la flexibilización operacional y de
mantenimiento del sistema, evitando que grandes áreas puedan ser perjudicadas
por interrupciones del suministro, cuando sean necesarias reparaciones o ••
intervenciones en la red. Además, la subdivisión de la red en distritos pennite
evaluar con mayor precisión los consumos que en ellos se realizan, ••
presentándose como una herramienta importante para la detección de las fugas.
••
Los materiales normalmente encontrados en la red de distribución
dependen del sistema de agua potable siendo normalmente utilizados fierro ••
••
••
•••
••
•• 71

•••
fundido, asbesto cemento, hOnIÚgón, acero y PVc. Su elección se hace en
función de las caracterfsticas técnicas requeridas y de su disponibilidad y precios
en el mercado.

••• Los elementos accesorios utilizados en la red son del mismo tipo que los
utilizados en las líneas de aducción, señalados anteriormente en la letra A.2.

•• El comportamiento de las pérdidas físicas en la red de distribución es

•• similar al de las aducciones, en cuanto a los factores de que dependen: presión


interna, calidad y estado de conservación de los materiales, métodos de

•• construcción empleados, etc, los cuales fueron señalados en el punto LA.l. Sin
embargo, la extensión de las tuberfas, el número significativamente superior de
•• sus elementos accesorios (piezas especiales, válvulas, grifos), y de factores
externos (tráfico de velúculos, interferencia de servicios en otras redes públicas),
•• las exponen a una mayor probabilidad de roturas y fallas de estanqueidad que se
traducen en pérdidas físicas de agua.
•• Otra causa de pérdida en la red son los consumos operacionales que
•• corresponden a los desagües para la limpieza, interconexión de nuevas obras y
su puesta en marcha, y los volúmenes retirados en grifos y ventosas para la
•• expulsión del aire atrapado en las tuberfas. También los volúmenes retirados de
los grifos para desobstrucción de colectores de alcantarillado.

••• 3. Arranques domiciliarios

••• El arranque domiciliario es la unidad del sistema por la que se entrega el


agua al consumidor y se compone de tuberfas, piezas especiales, válvulas y el

•• medidor. Incluye el tramo desde la ünea de distribución hasta el medidor. Es la


unidad física que penIÚte la comercialización del sistema, o sea, la venta del

•• agua.

•• Las pérdidas físicas en los arranques son causadas por falta de


estanqueidad en las conexiones de piezas especiales, válvulas y medidores, o por

•• fisuras y roturas provocadas principalmente por exceso de presión y falta de


protección del arranque.

•• Las pérdidas comerciales se deben a la imprecisión e insensibilidad del

•• medidor, ausencia de medición o existencia de arranques fraudulentos, tal como


ya se señalo en punto LB. La Figura N° 2.5 ilustra las pérdidas comerciales.

••
•••
••
••
72 ••
Figura N" 2.5 ••
Arranque domiciliario ••
Punto de ocurrencia de pérdidas comerciales
••
••
ARRANQUE ••
~~~~ r---- MlCROMEDIDOR
••
~--
PÉRDIDAS ••
••
DOMICILIARIAS

••
_ _ _ _ _ _ BY PASS
••
••
Detalle de arranque domiciliaro ••
con micromedidor y
by pass ••
? MICROMEDIDOR
••
VALVUlADE
CORTE ••
ARRANQUE
••
••
••
~ BY PASS ••
RED SECUNDARIA
••
••
••
••
••
••
•• 73

•• 4. Instalaciones domiciliarias

•• Las instalaciones domiciliarias pueden ocasionar pérdidas comerciales

•• que se manifiestan como bajos caudales (goteos), que son inferiores al limite de
sensibilidad de los medidores. Las más frecuentes se registran como

•• consecuencia de desperfectos en las válvulas y diversas piezas especiales de las


instalaciones

••
•• III. MEDIDAS DE CONTROL Y REDUCCION DE PERDIDAS

••
•• Las medidas de control y reducción de pérdidas que pueden ser

•• adoptadas por una empresa dependen del conocinúento de su nivel real de


pérdidas en cada una de las etapas del sistema. Para tal efecto se debe realizar

•• un diagnóstico que permita conocer la situación en que se encuentra la


infraestructura física instalada, la eficiencia operativa y comercial de la empresa

•••
y las medidas de reducción de pérdidas que ya son usadas.

A partir de esta información se pueden establecer medidas de

•••
optimización de la situación actual y posteriormente definir estrategias de acción
y priorización en la ejecución de proyectos de control y reducción de las
pérdidas.

••• Un programa de control y reducción de pérdidas no debe ser una acción


de carácter aislado dentro de la empresa, sino un sistema integrado del cual
•• puedan participar representantes de todas las áreas (técnica, operacional,
comercial, administrativa) y, preferentemente, mediante la creación de una
•• unidad de coordinación de todas las acciones requeridas, y que sea adecuada a la
.conformación y realidad institucional de la empresa.
•• Las medidas de control y reducción de pérdidas pueden ser agrupadas
•• conforme a los tipos de pérdidas analizadas, es decir: físicas, operacionales y
comerciales.
••
••
••
••

••
••
74 ••
A. Pérdidas físicas
•••
Las medidas para el control y reducción de las pérdidas físicas pueden
ser las siguientes: ••
1. Normas de Diseño v Especificaciones Técnicas ••
Es conveniente que las normas técnicas definan los procedimientos y
recomendaciones orientados a la reducción de las pérdidas en los SAP, los cuales •••
deben ser considerados en las etapas de diseño del proyecto y ejecución de las
obras de nuevos sistemas o de ampliación de los existentes.
••
Para los sistemas existentes, se recomienda analizar la necesidad de
••
adecuación de algunas unidades respecto a los niveles de presión en la red. ••
Las especificaciones de los materiales de acuerdo a las condiciones de
servicio a las que van a estar sometidos, el control de calidad al recepcionarlos, la
••
inspección durante la ejecución de las obras, la realización de pruebas de presión
y de estanqueidad antes del cierre de las zanjas y puesta en marcha de los
••
sistemas, constituyen una recomendación en cuanto a la prevención de las
pérdidas. •••
2. Mantenimiento Correctivo ••
Consiste en trabajos de reparación o reposición de elementos del SAP, tras ••
•••
la ocurrencia del daño provocado por la falla. Es, por lo tanto, una medida o
método pasivo de control de pérdidas físicas y su desventaja es actuar sobre las
pérdidas solamente cuando estas se hacen visibles o cuando los efectos de bajas
presiones y caudales comprometen, temporalmente, la calidad del servicio
suministrado. ••
Las empresas en general ejecutan el mantenimiento correctivo mediante ••
un sistema de atención de emergencia, constituido de una central telefónica de
llamados de atención al público, cuadrillas entrenadas y equipadas con material ••
de reposición, herramientas y vehiculos adecuados. Este sistema permite
ejecutar los trabajos para restaurar las condiciones normales de funcionamiento ••
del SAP en el menor tiempo posible, en consecuencia, reducir las pérdidas físicas
provocadas por las fallas. ••
••
••
••
••
••
•• 75

•• Cuando se efectúa el mantenimiento correctivo, se recomienda elaborar

•• una estadística de fugas (sistema de información de fallas), con el objetivo de, a


partir del conocimiento de la causa de los daños, hacer una programación para la

•• reducción de éstos a través del mantenimiento preventivo.

•• 3. Mantenimiento preventivo

•• Consiste en la realización periódica de trabajos de inspección, pruebas de


rutina, lubricación, reparación y reposición parcial o total de elementos del SAP,

•• con el propósito de mantenerlos en buenas condiciones de funcionamiento y así


reducir los costos totales derivados de las fallas, evitando que se produzcan

•• pérdidas de agua e interrupción del suministro de servicio.

•• En general, las acciones de mantenimiento como medida preventiva de


reducción de pérdidas pueden involucrar todas las unidades del sistema, con

•• énfasis en los elementos accesorios de las tuberías de aducción y distribución:


válvulas y medidores (macro y micro); válvulas, compuertas y equipos de las

•• plantas elevadoras y de tratamiento y elementos estructurales (estanques de


regulación y unidades de la planta de tratamiento).
•• 4. Control de presiones en la red
•• El control de las presiones en la red de distribución, a través de su
•• sectorización, ha demostrado ser una medida efectiva en la reducción de las
pérdidas físicas. Para lograrlo se divide la red en distintos sectores de

•••
distribución, tal como fue señalado en el punto ILB.2.

El nivel mínimo de presión está definido por ley y debe ser aquel que

•••
permita el adecuado funcionamiento de las instalaciones domiciliarias y equipos
domésticos, mientras que el máximo debe ser aquel que permita conjugar
factores técnico-económicos para la empresa, analizándose los beneficios
•• relacionados con las menores presiones (empleo de materiales de menores

•• costos, reducción de la probabilidad de fallas en la red, menores caudales


perdidos en las fallas y un mejor control operacional), versus los costos

•• involucrados para obtenerlos.

•• En nuevos sistemas, la sectorización conviene que sea definida en la etapa


de proyecto. En los sistemas existentes se recomienda reestudiar su

•• sectorización y adecuarla a la necesidad de reducir pérdidas, donde el proyecto


original admitía rangos de presión muy amplios (entre 15 a 100 mca.), o cuando

••
••
••
••
76 ••
fueron realizadas obras de ampliaciones de la red, excediendo los limites ••
inicialmente establecidos.
••
Mientras menor sea la variación de presión en un sector, más eficaz será
su control de pérdidas. Por otro lado, mantener las variaciones de presión ••
dentro de un rango rrúnimo, implica la creación de un mayor número de
sectores, situación que involucra complejidad hidráulica para su aislamiento y
••
aumento de los costos para ejecutarlos. Se debe buscar el óptimo económico en
términos de número de sectores y control de pérdidas esperado.
••
5. Control de fugas no visibles en la red
••
El control de fugas no visibles en la red se basa en la aplicación de
••
métodos que permitan detectar una fuga antes de su afloramiento. Ellos ••
permiten reducir el tiempo de duración de una fuga y además encontrar aquellas
que nunca llegarian a ser visibles. Los principales métodos empleados para la ••
detección de fugas no visibles son:
••
a) Detección sistemática de fugas: consiste en la inspección sistemática de
la red, utilizando equipos de detección acústica para la localización de puntos de ••
fugas no visibles, a partir del sonido producido por la salida del agua a presión.
••
Dependiendo del tamaño del sistema, pueden ser utilizados equipos
manuales, los cuales exigen un operador debidamente entrenado para distinguir ••
los sonidos caracteristicos, o equipos electrónicos (relacionador acústico),
instalados en vehículos que hacen el recorrido por la red. La detección ••
sistemática en toda la red puede ser optimizada aplicándola en sectores de la red
que presenten mayor probabilidad de existencia de pérdidas. ••
b) Medición distrital: Es un método de control de pérdidas en redes que ••
permite planificar las operaciones de detección de fugas, a partir del análisis de
los datos aportados por medidores de caudal. Estas medidas se instalan en los ••
distritos de distribución, los cuales pueden constituir sectores de presión
independientes o pueden ser áreas separadas dentro de un mismo sector. ••
Esta medición consiste en aislar hidráulicamente distritos de la red que ••
incluyan entre 5.000 a 2.000 arranques domiciliarios. Se instalan, en forma
temporal o permanente, medidores de caudal en la entrada y eventualmente en ••
la salida del distrito y se determinan los consumos mínimos nocturnos y
promedio diario, considerando sus características industriales, comerciales y ••
••
••
••
••
•• 77

•• residenciales. Se monitorean y analizan estos consumos durante un período y se

•• determina la relación porcentual entre los consumos nocturnos netos! y el


promedio diario (tasa de consumo núnimo nocturno).

•• Según criterios internacionalmente aceptados, esta tasa es buen indicador

•••
de las pérdidas físicas en el distrito ·analizado. Cuando son superiores al 25%2
indican una alta probabilidad de fugas en el distrito. En base a este antecedente
se procede a realizar la detección local de las fugas y su reparación.

••• Los cambios en el consumo núnimo nocturno de un distrito sirven para


orientar los trabajos de detección de fugas, mejorando su eficiencia.

•• La configuración de la red de distribución y las características de los

•• consumidores son los factores más importantes a tener en cuenta en la


determinación de los límites y tamaño de los distritos y cantidad de medidores
•• requeridos para desarrollar la medición distrital. Conviene priorizar la medición
distrital ejecutándola en sectores mal abastecidos con frecuentes roturas o con

•••
red muy antigua (vida útil cumplida) en los que se sospeche la existencia de
fugas.

•• c) Medición directa de fugas: permite determinar las fugas en un distrito


menor de la red mediante el balance entre el volumen medido en el punto de
•• alimentación del distrito y los consumos registrados en él.

•• Consiste en aislar hidraúlicamente, a través del cierre de válvulas, un


sector de la red que presente presiones prácticamente homogéneas y que incluya
•• entre 200 a 1.000 arranques domiciliarios. Se instala un medidor de caudal en la

•• entrada del distrito y se compara su registro con los consumos domiciliarios


medidos. En base al resultado del balance se procede a priorizar la detección

•• local de la fuga entre los diferentes distritos analizados.

•• B. Pérdidas v consumos operacionales

•• Las medidas utilizadas para reducción de las pérdidas operacionales por


rebalses y desagües consisten en aplicar o mejorar los métodos de control

•• operacional del sistema. Las medidas más comunes para su reducción son:

•• 1 Consumo nocturno neto • caudal ingresado al distrito menos consumos no residenciales


permanentes (industrias, hospitales, hoteles)..
']EFFCOATE. Philip y SARAVANAPAVAN, Arumukham, La Reducción y el control de agua no

•• contabilizada-Guias de Trabajo (Documento Técnico del Banco Mundial, N° 72.5).

••

••
••
78
•••
•••
i) instalación de macromedidores entre la etapa de producción y
distribución, ü) instalación de medidores de nivel en los estanques de regulación,
iii) mejorar medio de comunicación entre las unidades del sistema y iv) aplicar
tecnología de telemedición y telecontrol a los elementos pertinentes del sistema
(macromedidores, válvulas reguladoras de presión y otros elementos adaptados ••
para tal función ).
••
Generalmente los consumos operacionales más significativos en un SAP
ocurren en la planta de tratamiento. Las medidas usualmente empleadas para
••
evitar sobreconsumos en las operaciones de lavado de sus unidades son:
i) mantenimiento preventivo de los elementos más expuestos a desgaste y del
••
medio filtrante, ii) ajustes periódicos en la operación de la planta a partir del
análisis de los consumos de agua de lavado de los filtros(volúmenes utilizados,
••
frecuencia, velocidades y caudales), üi) control de calidad del agua en cada uno
de los procesos, iv) capacitación del personal involucrado en la operación y
••
v) adecuación de las instalaciones a la calidad del agua cruda. ••
En las aducciones y red de distribución, los distintos servICIOs de ••
mantenimiento preventivo o limpieza deben ser programados de tal forma de
evitar sucesivos desagües en el mismo tramo o distrito. ••
••
C. Pérdidas Comerciales
••
Las medidas adoptadas para reducir y controlar las pérdidas comerciales
se relacionan con acciones sobre los errores de medición y sobre los consumos ••
fraudulentos.
••
1. Medidas de reducción de errores de medición
••
Son aquellas empleadas con el propósito de reducir las distorsiones entre
el volumen de agua potable efectivamente consumido por los clientes y el ••
regístrado por el sistema de medición. Las medidas normalmente adoptadas
son: ••
a) Mantenimiento correctivo: consiste en el reemplazo de los medidores a ••
partir del momento en que se detecta que no está cumpliendo su función para el
que fue diseñado. Las medidas que toma la empresa para minimizar el tiempo ••
en que ocurre esta situación consisten en: i) ,mejoramiento de la información
••
••
• •
••
••• 79
••
•••
entregada por la lectura de los lTÚcromedidores, ü) análisis de consumo y
üi) estimulación de denuncias y de reclamos de clientes.

•• b) Mantención preventiva: Consiste en la realización de trabajos


destinados a mantener el funcionamiento de los medidores dentro de un nivel

•• determinado de error de medición. Este tipo de mantenimiento incluye trabajos


de: calibración, reparación o sustitución de algunas piezas del conjunto

•• metrológico o reemplazo del medidor.

•• El reemplazo del medidor debe ocurrir cuando éste haya cumplido su


tiempo óptimo de funcionamiento, el cual es definido según un estudio técnico-

•••
econólTÚco que analiza el volumen acumulado para el cual el costo de reposición
del medidor más el costo asociado a una menor facturación por errores de
medición es minirno.

•• c) Cambio tecnológico: Al programa de reemplazo de medidores por

•• mantenimiento preventivo se puede agregar el cambio tecnológico, que consiste


en reemplazar los medidores de transmisión mecánica (clase metrológica A), por

•• medidores de una clase metrológica superior (por ejemplo, los de transmisión


magnética), que se refleja en una mayor precisión de la medición realizada.
•• También un mejoramiento en la forma de instalar el medidor, empleando para
ello un dispositivo estabilizador con el cual se evita que el medidor se incline,
•• evitando pérdidas por subcontaje.

•• d) Dimensionamiento correcto de arranques v medidores: Consiste en


determinar las distorsiones de la medición producto del dimensionamiento
•• inadecuado de arranques y medidores; en función de estos resultados
programar el reemplazo correctivo de ellos, incorporando los cambios de
•• dimensionamiento cuando convenga.

•• En efecto, se debe buscar el equilibrio entre el diámetro del medidor, el


del arranque y el de la instalación interior, ya que si hay diámetros superiores a
•• los efectivamente necesarios, cuando los caudales se encuentren bajo el campo
inferior de precisión del medidor, se agravan los errores por subconteo. Por otro
•• lado, los medidores de diámetro subdimensionados, a pesar de ser más precisos,
se deterioran más rápidamente al estar sometidos a regímenes de caudal
•• superiores a su capacidad máxima.

••
••
•••
••
••
80 ••
e) Sistema de lectura v registro de informaciones: Consiste en utilizar ••
capturadores electrónicos de datos que permiten rninirnizar los errores de lectura
en terreno y el traspaso de esta información para la facturación del servicio. ••
Los capturadores de datos también registran informaciones de ••
localización, tipo y clase socio económica del usuario, estado del medidor
instalado y consumos periódicos. El análisis de estos elementos permite detectar ••
posibles pérdidas o desperfectos tanto en el arranque como en el medidor.
••
f) Reducción de pérdidas intradomiciliarias: Consiste en establecer un
conjunto de medidas o acciones junto a los consumidores con el propósito de ••
•••
sensibilizarlos de la importancia en la identificación y reparación de las pérdidas
domiciliarias, las cuales normalmente representan caudales que están dentro del
rango de insensibilidad del medidor y, por lo tanto, no se facturan.

Dependiendo de la magnitud de estas pérdidas, la propia empresa puede ••


asumir los gastos involucrados, incluyendo: i) reparación de instalaciones
intradomiciliarias; ü) cursos de talleres de gasfitería; üi) educación al consumidor ••
sobre el correcto uso de las instalaciones, utilización racional del agua e
identificación de las pérdidas ••
2. Medidas de reducción de consumos fraudulentos ••
Son aquellas medidas destinadas a disminuir las pérdidas de facturación ••
por consumos fraudulentos a través de programas que permitan prevenir,
corregir y sancionar las acciones de terceros conducentes a la obtención ••
fraudulenta de los servicios. Comprende los siguientes programas: i) detección
de arranques fraudulentos a través de denuncias de posibles anormalidades
••
hechas a partir del proceso .de lectura, inspecciones en terreno e informaciones
del público en general; ü) investigación de arranques fraudulentos a partir de
••
servicios suspendidos de facturación, servicios con consumos anormalmente
bajos para el diámetro, tipo de cliente, y datos históricos del consumidor; iii)
••
•••
Creación de una unidad especial dentro de la empresa, con atribuciones para
corregir las irregularidades, incentivar las denuncias, aplicar sanciones conforme
lo establece la ley y definir una polltica que permita la incorporación definitiva
del infractor como cliente. ••
••
••
••
••
••
••
•• 81

•• IV. SELECCION DE LAS MEDIDAS

••
••• De las medidas expuestas para control y reducción de las pérdidas,
algunas presentan un carácter de prevención, las cuales son incorporadas en la

•• etapa de diseño del proyecto y ejecución de las obras, mientras que otras son
adoptadas para reducir estas pérdidas en sistemas ya existentes.

•• En general las empresas tienen incorporadas en su gestión, en menor o

•••
mayor grado de eficiencia, medidas relativas a los mantenimientos correctivos y
preventivos de los diversos elementos del sistema. También existen medidas
relacionadas con la cultura empresarial de la empresa orientadas a la reducción
•• de las pérdidas, tales como incentivos al personal en relación a la gestión
específica de cada área. Las medidas relativas a las pérdidas y consumos
•• operacionales y pérdidas comerciales pueden ser consideradas como
optimización de la situación actual, cuando no involucran inversiones

•••
"significativas". Los beneficios de adopción de estas medidas pueden no ser
asignados exclusivamente a la reducción de pérdidas, sino también al
mejoramiento de la eficiencia operacional y comercial del sistema y de la
•• imagen de la empresa.

•• Por otro lado, las medidas de control de fugas no visibles en la red de


distribución generalmente hacen parte de un proyecto de reducción de pérdidas
•• que normalmente involucran "significativos" costos, que es conveniente
evaluarlo.
••
•• La selección de las medidas que a cada empresa le es conveniente aplicar,
desde el punto de vista económico, depende de evaluar los beneficios y costos

•• asociados a cada una de ellas, hasta el nivel que los costos marginales de
reducirlas se igualan a sus beneficios marginales.

••
••
••
••
••
••

••
••
•••
••
••
••
•••
••
•••
••
••
••
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
• •
••

••
•• CAPITULO 3
••
•• EVALUACION DE PROYECTOS DE REDUCCION DE
PERDIDAS FISICAS EN LA RED
•• 1. METODOLOGIA
••
•• El criterio que se utilizará para la evaluación de los proyectos consiste en

•••
elegir y ejecutar aquellos cuyo VAN del flujo de fondos generado es positivo.
Para ésto deben identificarse, cuantificarse y valorizarse los costos y los
beneficios de cada proyecto, para luego construir el flujo de fondos y calcular el

•• VAN. Los costos y beneficios surgen de comparar la situación de la empresa sin


y con proyecto. El VAN de un proyecto representa el cambio en el valor de la

•• empresa que resulta de la realización del proyecto.

••• A. Determinación de las situaciones sin y con provecto

•• En un sistema de agua potable que puede abastecer todo el consumo (no


existe racionamiento), la situación sin proyecto pertinente para la identificación

•• de los costos y beneficios de los proyectos está determinada por los siguientes
factores:

•• 1) Nivel de pérdidas físicas en la red, que obliga a captar y producir una

•• cantidad de agua que es mayor que la que finalmente se entrega al cliente, con el
consecuente sobredimensionamiento de las instalaciones y el consumo adicional

•• de productos químicos y energía. Además, la reparación de las pérdidas significa


para la empresa un gasto que aumenta con la cantidad de fugas que se deben

•• reparar.

•• 2) Programas de control de pérdidas físicas actualmente ejecutados en la


empresa y sus costos de operación.
•• 3) Plan de inversiones para aumentar la capacidad de captación,
•• producción y distribución de agua potable del sistema, incluyendo la adquisición
de nuevos derechos de agua. Para determinar los costos de estas inversiones y el
•• momento en que deben llevarse a cabo, se proyecta la producción requerida de
agua potable para satisfacer los incrementos del consumo. Esta producción es
••
••

••
••
•••
84

igual a la suma del consumo y las pérdidas físicas del sistema más coeficientes
técnicos de caudales diarios y horarios que se utilizan para el dimensionamiento
de las obras. Cuando la producción proyectada iguala la capacidad máxima del ••
sistema, deben entrar en operación las nuevas instalaciones que amplían dicha
capacidad. El monto y momento en que se ejecutan las inversiones dependen ••
•••
entonces de la evolución futura tanto de la demanda como de las pérdidas
físicas.

La situación con proyecto corresponde a los nuevos programas de


reducción de pérdidas que se agreguen o reemplacen a los considerados en la ••
situación sin proyecto. Estos nuevos programas exigen nuevas inversiones que
pueden modificar los costos de operación. ••
Si los nuevos programas de control de pérdidas tienen resultados ••
positivos, el nuevo nivel de pérdidas en la red será menor que el considerado en
la situación sin proyecto, reflejándose en una disminución de las cantidades de ••
productos químicos y energía utilizados en la producción y distribución de agua.
••
•••
A su vez, las inversiones de aumento de la capacidad podrán efectuarse
en una fecha posterior a lo de la situación sin proyecto.

Lo expuesto anteriormente está bajo el supuesto que los sistemas no están


sometidos a racionamiento en el consumo. Si se presenta esta sítuación, las
••
pérdidas de agua que se logran recuperar con los proyectos son destinadas a ••
satisfacer el mayor consumo. En este caso, lo que interesa destacar en las
situaciones sin y con proyecto es el nivel de facturación en cada caso. ••
••
B. Beneficios v costos
••
De comparar las situaciones sin y con proyecto descritas en el numeral A,
pueden identificarse los siguientes beneficios: ••
1) reducción de costos variables para producir agua potable: costo de ••
productos químicos y costo de energía.
••
2) beneficio de postergar las inversiones destinadas a aumentar la
capacidad del sistema para satisfacer el incremento del consumo. ••
3) mayor facturación en situaciones de racionamiento al consumo. ••
••
••

••
••
•• 85

•• En cuanto a los costos, deberán considerarse los requeridos para operar

•• las medidas (remuneraciones, materiales, combustible para vehículos, costo de


reparar fugas, entre otros), y las inversiones en infraestructura, incluyendo

•• costos de instalación de los equipos (equipos de detección de fugas, vehículos,


medidores, refuerzos de red, construcción de cámaras, válvulas reguladoras y

•• otros, dependiendo de la naturaleza de cada proyecto).

•• C. Cuantificación de los beneficios por postergación de

•• inversiones de ampliación de la capacidad del sistema

•• En la situación sin proyecto las inversiones previstas de ampliación de la


capacidad del sistema son 101, 102,.... .1o¡, las cuales están programadas realizarse

•• en los años kl, k2. .... k¡, respectivamente. En la situación con proyecto, las
inversiones son h, b,... .1~ las cuales se realizarán en los años ml, ffi2, ..... In¡

•• respectivamente, como consecuencia de haber desplazado la curva de


producción requerida debido a la reducción de las pérdidas. El beneficio

•••
financiero por la postergación de inversiones de ampliación de la capacidad de
producción y distribución del sistema es la diferencia del Valor presente de las
inversiones de las situaciones con proyecto versus la sin proyecto, según se
•• muestra en el Gráfico N°3.1.

•• Gráfico N°3.1
Beneficio por postergación de inversiones
•• 102 103 104 101
••
101

Situación sin proyecto - l -1 1kJ 1-----L


•• (s/p) O k¡ k2 1<4 k¡
=>VPS/P

•• h b h Ij

•• Situación con proyecto 1 1 1 c....... L => VPC/P

•• (cl p) O ml ffi2 IIl3 m¡

•• Beneficios: F¡ = lJi - lDi


¡_¡_¡_t
!
t_
=> VPc/P -VPs/P

•• O Fl F2 F3 F4
••
•••
••
••
•••
86

Las inversiones Ij pueden ser iguales o diferentes a las IOj dependiendo de


la evolución de las producciones requeridas en el penodo de evaluación. En el
caso de sistemas de abastecimiento de agua potable a poblaciones con bajo
••
crecimiento y consumos por arranque aproximadamente constantes, las
inversiones Ij serán irúeriores a las lo¡, pudiendo llegar incluso a ser innecesario
••
realizarlas (Gráfico N" 3.2). En cambio, en poblaciones que presentan un mayor
crecimiento en el tiempo, las inversiones Ij serán en general iguales a las IOj, pero
••
desplazadas en un lapso (1) que dependeri1 de la magnitud total de la reducción
de las pérdidas y de la tasa de crecimiento de los consumos proyectados (GráJico •••
N"3.3).
••
Gráfico N" 3.2
••
•••
Inversiones con bajo crecimiento de la prod. requerida

vol/t
Capacidad el p Capacidad sI p ••
.----+----/
••
,i r------..·.- .-
t====~I;=~:=1~!!.-::"':-~:=~-P"r"'o""'a""".r:':'eq""u'O":e""rida
L.
sI p
.,.,p"'"'roa=-.""req=ue""rida el p ••
••
•••
: !
1 k años

Donde s: desplazamiento de la curva de producción requerida debido a la ••


reducción de pérdidas en el año i.
IOk: Inversión de aumento de capacidad en el año k en la situación sin ••
proyecto
••
••
••
••
••
••
••
••
•••
•• 87

•••
Gráfico N° 3.3

Inversiones con mayor crecimiento de la prod. requerida

••• volft
•• Capacidad cl p

•• _----..,1-- + - - - - Capacidad si p
••
IOk
Prod. requerida si p
Producción requerida cl p
L·----;
•• ,- - - - -:;;-"1
s : ~·-t--- I

•••
,_-f-- I
:, ex I
: I

•• l· k m años

••
I I

Donde 1: lapso de la postergación de las inversiones de ampliación de


•• capacidad

•• 10m: inversión lo de aumento de capacidad realizada en el año m

•• El lapso "1" en que se postergan las inversiones se calcula considerando

•• que la curva de producción requerida con proyecto "c/p" se desplaza en forma


paralela, es decir, con la misma pendiente "a" de la curva de producción

•••
requerida sin proyecto "s/p". De esta forma la cantidad "1" se determina
despejando la siguiente expresión:

•• lana
s
1
•• En forma aproximada, el beneficio financiero se puede calcular
•• aproximando el flujo de fondos de inversión en aumento de la capacidad "I¡" a

•• un Costo Anual Equivalente (CAE), con períodos de reinversión en meses o años


según sea pertinente de acuerdo a la magnitud de las reducción de las pérdidas.

•• El flujo de fondos CAE en la situaciones sin y con proyecto será el mismo, pero

••

----"
••
••
88 ••
desplazado en el tiempo el lapso 'T'. De esta forma, el beneficio por la ••
postergación de las inversiones debido a la reducción de pérdidas u SU se calcula
como el Valor Presente de la diferencia entre los CAE de las situaciones: CAEq,- ••
CAEs/p.
••
D. Cuantificación de la reducción de pérdidas ••
Para cuantificar la reducción de pérdidas originada por los distintos ••
proyectos, deben identificarse las variables que se modifican en cada caso:
i) cantidad de fugas, ü) duración de la fuga, üi) caudal por fuga y la relación que ••
existe entre el cambio de estas variables y el cambio en las pérdidas. A
continuación, mediante un ejemplo sencillo, se muestra que la reducción de ••
pérdidas puede lograrse de diversos modos, ya sea actuando sobre: i) la tasa de
aparición de nuevas fugas, ii) el caudal que se pierde por cada fuga, iii) la ••
duración de la fuga. En todos estos casos, el resultado es el mismo y consiste en
la disminución del volumen anual de agua perdida.
••
Si en una red de distribución de agua potable en la que cada 3 meses
••
aparece una nueva fuga (tasa de aparición de fugas) que en promedio tarda 2
años en transformarse en visible!. La política actual de control de pérdidas físicas
••
en la red consiste en reparar sólo las fugas visibles (control pasivo de fugas), sin
hacer esfuerzos de detección. Esta situación corresponde a la situación sin
••
proyecto. ••
A su vez, las alternativas propuestas para reducir las pérdidas son las ••
siguientes: i) ejecutar medidas de control de presiones, con las que se espera que
se reduzcan tanto la tasa de ocurrencia de fugas como el caudal perdido por cada ••
fuga (situación con proyecto 1) y ü) ejecutar medidas de detección de fugas no
visibles mediante equipos acústicos, en cuyo caso lo que cambia es la duración ••
de la fuga, permaneciendo invariables el caudal por fuga y la tasa de aparición
de nuevas fugas (situación con proyecto 2). ••
Los Gráficos Nos. 3.4, 3.5 Y3.6 representan la evolución de las pérdidas en ••
el tiempo para la situación sin proyecto y para cada una de las dos situaciones
con proyecto. El largo de cada barra representa la duración de la fuga y el ancho ••
••
\ Documentos técnicos Dl1APA. El control de las pérdidas de agua en sistemas de
abastecimiento de agua potable (Lima-Perú, 1981).
••
••
• •
••
••
•• 89

•• representa el caudal que se pierde por ella. A su vez, las Aleas con sombreado

•• oscuro (aflo 1998) rep~esentan el volumen anual perdido en cada caso.

••
Gri6co N" 3.1
$iNri"" Ifn R!R\'-'. Omtl'ol pasivo de fuw
·- ,." ¡- 1'"
11 1 ) . ) ' 7 ' '.n~ '.nt '"nc
•• tI) 4 S' 7' 11).' t 1 I

I 11 111
\114""'."1:
I I¡,I i I

•• I

•• l'
.'f.'" W
11

•• . . , '

••• Gri6co N° 3.2


.
••
Sih 'r?.6ft cpn moYecto 1 Cantml d'pmlCma

.'" 1_
1 1 1 4 ) 1 7 , ' \ 1 11 U 1 1 J . , · 7 . ' 1 0 1 I 1 1114""'1'111.
'991
1114"'.'lOnu
....
•• . I
II II I
•• II ! I I I
~ ',~ f><m
.
.. I
~r""

ff':.
"~o

I I I I ..

•• II :'
I:
I
I lf 111 I
""
1""" '* ::¡,: ~fu
,.r:
. f\:'~:

• •• I .I ,
i II
I
I
I ,
. G,tilco N" 3.3
!'fid
I ~ tal if'll'11 ,I , "

Sih·....6n epa DI"OWdrl ~ o.tt.«ión de fuw no visibles

•• .- ""
111 • • • 7 " . I I U 1 } ) " . 7 • • • n
'991
121 • • • 7 . . . . Unl 1) •••
.... , . . . . lIll

•• 1I

••
••
l.
••¡. I
~"!'ip"dol
I 1 I I
11
I 111

••••
••
'.

••
••
90

Puede verificarse que el volumen anual de pérdidas se calcula de acuerdo


•••
a la siguiente expresión: ••
V=},.·D·q
••
En la ecuación N° 1, A es la tasa de aparición de fugas (N°/año), D es la
duración promedio de la fuga (en años) y q es el caudal promedio de cada fuga ••
••
(en m3/ año o 1/ año). V está expresada en m3/ año o 1/ año.

1. Detección sistemática
••
La duración de una fuga que se origina en algún punto de la red, depende
de en qué lugar de la misma se encuentre el vehículo detector de fugas. Si está a ••
punto de pasar por el lugar, la duración de la fuga será aproximadamente O; si en
cambio el vehículo acaba de pasar, la duración de la fuga será T (tiempo que se
••
tarda en recorrer completamente la red), ya que su detección ocurrirá cuando el
vehículo vuelva a pasar por ese lugar. Por lo tanto, cuando hay detección de
••
fugas, las fugas no visibles duran en promedio T/2. Si se destinan N vehículos a
recorrer la red en forma simultánea (cada uno recorriendo un sector
••
determinado o todos los vehículos efectuando el recorrido total pero
equidistanciados entre sí) la duración promedio de las fugas no visibles es
••
•••
D=T/2N.

2. Control de presiones

En el caso del control de presiones, la variable sobre la que se actúa es la


••
presión máxima, minima y promedio de la red. Para determinar entonces la ••
reducción de las pérdidas ocasionada por un proyecto de estas características,
debe conocerse la relación existente entre las presiones en la red y los caudales ••
perdidos. A este respecto, pueden resultar útiles las conclusiones obtenidas por
el Consejo Nacional de Agua del Reino Unido a partir de un programa ••
experimental llevado a cabo en 1977.1
••
En este estudio se verificó que la reducción de altas presiones en la red
provoca una reducción de caudales perdidos proporcionalmente mayor, no ••
verificándose la ecuación teórica de Bemoulli (que establece que el caudal
perdido por un orificio es proporcional a la raíz cuadrada de la diferencia de ••
•••
presiones dentro y fuera del mismo). A partir de estos experimentos, se

lDepartment oC the Environment National Water Council. Leakage Control Policy and Practice.
Report N" 26 (july 1980).
••
••

••
••
•• 91
•• determinó una curva representativa de la relación entre el caudal nocturno neto

•• suministrado al sector (caracterizado por un índice de pérdidas) y la presión


nocturna correspondiente (Gráfico N° 3.7). Debe tenerse en cuenta que esta

•••
curva depende fuertemente de las características de cada sistema: tipo de
materiales, antigüedad, mantenimiento, etc. y sólo sirve como referencia.

•• La relación mostrada en el Gráfico N° 3.4 puede utilizarse para predecir


el cambio en las pérdidas ante un determinado cambio en la presión. Los pasos

•• para hacerlo son los siguientes:

•• a) Determinar el caudal nocturno neto (en l/h) y la presión nocturna


actual de la zona (en metros de columna de agua, mca);
•• b) Determinar a partir de la curva el índice de pérdidas correspondiente a
•• la presión actual y a la presión modificada;

•• c) Calcular el cociente entre el índice de pérdidas correspondiente a la


presión modificada y el correspondiente a la presión actual;
•• d) El caudal nocturno neto correspondiente a la presión modificada es
•• igual al producto entre el cociente determinado en 3) y el caudal nocturno neto

•••
actual.

••
•••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
92
•••
Gráfieo W 3,7
Indiee de pérdidas en función de la presión nocturna ••
100 ~-~-~-~-~-~-~-~-~-~-~

, , ' f - . _~_;~o . ~ ~,-~-l-__' J


••
•••
1 ,

90 ' I I , ¡ ,. , j'

,1/
1

.'1 :::- .: ~: r': , .: : ~-:~·f:: ': ::: o o. ~~ ! ••


80 -l----'----l--~-_+_-_+_-__+_-_+_-_+_-___l/_'---

I ~ ••
+-_+---_+---_+-_~-_+_-...l--_+_-_+_I~/-.:....
•••
1
70 II _ _:

I I I I if

~ 60
! I .
-r" 1- . ' /
+---+----+-1-----'---+----1[----1'---1-/-+--+-----.:...----,
~,:I::: ':/:'1 .:. "
•••
]

~ 50
rr

1
1 0 ::' I

+-_+-_+-_+-_...L-_+-_-+-+--+-_-+_-+_-j
1
••
""-'~ "~-' -,~-/!(-·f·'- ••
•••
] 'Y
,5 40 +--+--,.-+-,_-_-~~I-.-,--.-+1---+[/--.'- ..+-.-.-.~,'--o-.-.I---+-~
..:....

30
:., 1/' ,: ','
+--+-_+-_+-_+-,L-+-_-+-_-+-_-+_---l...._--1 ••
• l . 1/ I

+--------+---I-------!I+/--+-+----+----I---If------+I _:
••
20

,:'1/ ~ ~ ~ ~~~ ~ I ••
+---+------7'+--+--+---+---+---+---+--+--1
o _", o :

I
••
•••
10
~--I--., . , - , - .
~
.. '
~
V I .
. ~ - - =-= . . ~ . =- -~ - - - -_.
" ,.I'
. . - -
- .

O .!.<~/::::"""""'--'-0:+1-~,~.--,---+-<--,-,,-,--~,---,'--'--l--:- -WI--+I--~'-~''--+---'-'-'-'-_--+-'o--'-'~. _'+---'~.L-._¡

O 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 ••
presión (mea)
••
••
••
••
••
••
•• 93

•• 3. Medición distrital

••• La metodología para calcular la reducción de pérdidas lograda con la


medición distrital es semejante a la de la detección sistemática, ya que en ambos

•• casos el efecto es el mismo: la menor duración de las fugas. La diferencia radica


en que en la distritación no se requiere recorrer el 100% de la red, ya que a partir

•• de datos aportados por medidores instalados en los distritos pueden dirigirse los
esfuerzos de detección sólo a aquellos distritos en donde se haya comprobado la

•• existencia de pérdidas.

•• Considerar como ejemplo, una red de distribución hipotética que está


dividida en 5 distritos. Un vehículo detector de fugas tarda 1 semana en recorrer

•• cada uno. Los distritos tendrán más o menos pérdidas por fugas no visibles
dependiendo de cuál sea la tasa de aparición de fugas (A), la duración promedio
•• de la fuga (d) y el caudal por fuga (q) de cada distrito. A su vez, Adepende de las
características intrínsecas del distrito (presiones, material y antigüedad de las
•• cañerías, acción de cargas externas, entre otras), d depende de la frecuencia con
que se recorra el distrito y que depende fundamentalmente de la magnitud de la
•• rotura y de la diferencia de presiones. La pregunta que corresponde hacerse es:
dados Ay q para cada uno de los distritos, ¿con qué frecuencia se visitará cada
•• distrito en promedio?

•• Para responder esta interrogante, suponer como ejemplo las siguientes

•• cantidades (Cuadro N° 3.1).

•• Cuadro N" 3.1

•• Pérdidas por fugas no visibles en cada distrito

•• Distrito
pérdida (m3/mes)
1
304
2
179
7
3
467
19
4
245
10
5
267

••
A(No/mes) 13 11
q (m3/mes) 1.0 1.0 1.0 1.0 1.0
D (años) 2.0 2.0 2.0 2.0 2.0

•• FUENTE: ElaboraCIón propIa.

•• Si se instalan medidores para balance de aguas o medición de caudal


•• nocturno y se prioriza el recorrido del vehículo detector de fugas en los distritos
a partir de los datos aportados por los medidores, el primer distrito en ser
••
••

••
••
94 ••
recorrido es el 4, luego el 3 Yasí sucesivamente. Una vez reparadas las fugas de
un distrito, cOlIÚenzan nuevamente a originarse fugas de acuerdo a la tasa de •••
aparición de fugas. El Cuadro N° 3.2 muestra la evolución de las pérdidas de
cada uno de los distritos y el distrito recorrido por el vehículo en cada mes. ••
Del Cuadro N° 3.2 puede verse que el distrito recorrido con más ••
•••
frecuencia es el N° 3. El tiempo que transcurre entre dos revisiones consecutivas
de este distrito es de 4 meses por lo que la duración aproximada de las fugas es
de 2 meses. La pérdida estimada que habrá en el distrito 3 es de 2 meses*19 fugas

•••
por mes'l m 3 por fuga=38m3 por mes, es decir, aproximadamente un 8% de la
pérdida original del distrito (467 m 3/mes). De esta manera, las pérdidas por
fugas no visibles de todo el sistema se reducen a un 13% del valor original, como
consecuencia de la distritación y del uso del vehículo detector de fugas.
••
••
••
••
, ••
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•••
•• 95

•••
Cuadro N° 3.2

Evolución de las pérdidas por fugas no visibles

•• N" de distrito 1 2 3 4 5

•• Pérdida (m3/ mes) 304 179 467 245 267

•• A. (No/mes) 13 7 19 10 11

•• q (m3/mes) 1.0 1.0 1.0 1.0 1.0

•• O (años) 2.0 2.0 2.0 2.0 2.0

•• mes distrito
recorrido
evolución de las pérdidas
(m3/mes) a/
total
(m3/mes)
% sobre pérdida
inicial

•• O
1 3
304
304
179
179
467
19
245
245
267
267
1462
1014
100%
69%

•••
2 1 13 179 39 245 267 742 51%
3 5 25 179 58 245 11 518 35%
4 4 38 179 78 10 22 327 22%

•• 5
6
2
3
51
63
7
15
97
19
20
31
33
45
209
173
14%
12%

•••
7 1 13 22 39 41 56 170 12%
8 5 25 30 58 51 11 176 12%

•••
9 3 38 37 19 61 22 178 12%
10 4 51 45 39 10 33 178 12%
11 1 13 52 58 20 45 188 13%

•••
12 3 25 60 19 31 56 191 13%
FUENTE: Elaboradón propIa.
y: Los números destacados corresponden a los distritos con mayor pérdida y que

••
corresponde recOrrer con el vehículo detector (en un periodo se recorre aquel distrito cuya
pérdida del período anterior fue la más alta).

•• E. Tratamiento de la información para la evaluación de proyecto

•• de reducción de pérdidas

•• Un factor que es clave para la ejecución exitosa de proyectos de reducción


de pérdidas en sistemas de agua potable, es contar con información confiable

•• sobre cuáles son pérdidas correspondientes a las distintas etapas del sistema y
sobre la presencia de las distintas causas que las determinan. De esta manera,
••


•••
96 •••
para decidir la ejecución de los proyectos, debe tomarse previamente la decisión ••
de invertir para obtener información. Surgen entonces los siguientes
interrogantes: (i) Cuál es la información que se requiere para definir la ••
conveniencia y prioridad de los distintos proyectos; (ii) Cuál es la rentabilidad
del proyecto" información" . ••
En primer lugar deben separarse y cuantificarse los distintos tipos de
••
pérdidas, y definirse qué posibles proyectos pueden ejecutarse para cada caso.
••
Teniendo en cuenta que la priorización de los proyectos se efectúa en base
a la rentabilidad de éstos, lo primero que se requiere es conocer de cada
••
proyecto: (i) en qué medida contribuye a reducir las pérdidas del sistema, (ii)
cuál es el beneficio de esta reducción, y (iii) cuánto cuesta ejecutar y operar dicho
••
proyecto. Los costos son en general conocidos o relativamente fáciles de ••
determinar mientras que el obstáculo más fuerte para evaluar un proyecto es la
cuantificación y valoración de los beneficios. Los beneficios son mayores en la ••
medida en que la reducción de pérdidas originada es más grande y en la medida
en que el valor de cada m3 es más alto. ••
En general, para cuantificar las pérdidas de cada etapa del sistema se ••
requiere de macromedición que permita efectuar balances de agua y determinar
por diferencia las pérdidas físicas, y micromedición para medir las pérdidas ••
comerciales. Esto permitirá determinar en qué etapa conviene centrarse en
primer lugar. Para algunos sistemas, por ejemplo, la pérdida más importante ••
•••
estará en la red de distribución mientras que en otros convendrá centrarse en las
aducciones, planta de tratamiento o micromedición:

Con respecto a la rentabilidad de la información, puede pensarse a ésta


como un activo que brinda flexibilidad a la empresa para enfrentar en forma ••
•••
óptima la reducción y el control de las pérdidas. Un ejemplo de ésto es la
decisión de incorporar macromedición para apoyar las tareas de detección de
fugas no visibles. Si no se conocen las pérdidas por sectores, deberá recorrerse
sistemáticamente toda la red con la consecuente demora o aumento en los costos.
Si en cambio se cuenta con macromedición, será posible optimizar la detección ••
de fugas recorriendo sólo aquellos sectores que presenten fugas. Los beneficios
de esta optimización pueden atribuirse a la incorporación de información ••
(brindada en este caso por macromedidores instalados en cada sector). De este
modo, será rentable obtener información si los beneficios de hacerlo son mayores
••
que los costos.
••
••
••
•••
••
•• 97

••
Por otro lado, en la medida en que las pérdidas tengan un
comportamiento aleatorio, la información sobre la evolución futura de las

•• pérdidas agrega valor a la empresa porque permite tomar decisiones sobre la


conveniencia de adelantar o postergar la ejecución de un proyecto, y en general,

•• decisiones sobre el momento óptimo.

••
•• II. APLlCACION DE LA METODOLOGIA AL SISTEMA DE AGUA
PO r ABLE EMOS-SANTIAGO

••
•• A. Descripción de la situación actual

•• Las pérdidas de agua potable en la red de distribución de EM05-Santiago


se componen de acuerdo a lo indicado en el Cuadro N° 3.3 (porcentajes respecto

•• del volumen total captado).

•• CuadroW3.3

•• Pérdidas en la red de distribución EM05-


Santiago (1996)

•• Consumos operacionales 0.2%


•• Fugas no visibles
Fugas con afloramiento
1.8%
0.3%
•• Fu~as no detectables 1.4%

•• Total pérdidas en la red: 3.7%


FUENTE: Gerencia de Operaciones EMOS

••
•• La estrategia empleada por EMOS para controlar las pérdidas por fugas,
además del control de presiones aplicado desde 1984, es el recorrido sistemático

•• de toda la red (8.173 km) mediante un velúculo equipado con un detector


acústico de fugas. El Cuadro W 3.4 muestra los caudales de pérdidas detectados

•• con este sistema:

••
••
••

••
••
98
•••
Cuadro N° 3.4
••
Resultados detección de fugas no visibles
en 1996 ••
Mes Recorrido Caudal
••
•••
1996 (km) recuperado
(1/ s)
Enero 184 8

•••
Febrero 114 4
Marzo 261 14
Abril
Mayo
282
361
30
8 ••
•••
Junio 289 5
Julio 335 6
Agosto 370 10
Septiembre
Octubre
339
298
11
23 ••
Noviembre
Diciembre
254
189
26
30 ••
Total 3.276
FUENTE: EMOS. Depto.
175
de asistencia técruca.
••
••
El vehículo es operado por 2 cuadrillas de 4 personas cada una, que ••
trabajan en dos turnos de 8 horas cada uno en los días de semana y las 24 horas
los sábados, domingos y feriados. De acuerdo a este esquema de trabajo, se tarda ••
entre 2 años y medio y 3 años en recorrer toda la red. Cuando se detecta una
fuga, se efectúa un relevamiento de las características de la misma (caudal y ••
antigüedad estimados, material de la cañería, causa de la rotura) y se informa al
servicio de emergencia para su reparación. Como consecuencia de esta medida, ••
se logra acotar la duración de la fuga a un tiempo menor a 2 años (ya que
cualquier punto de la red es revisado cada 3 años). Debe tenerse en cuenta que ••
las características del suelo de Santiago (ripio y grava) dificultan el afloramiento
de las fugas, por lo que se estima que el tiempo promedio que ••
••
••
••
••
••
••
•• 99

•• transcurre entre el origen y el afloramiento de una fuga es por lo menos de 3


años.'
••
•• El desarrollo del proyecto"detección sistemática con un vehículo" originó
la reducción de las pérdidas por fugas no visibles en la red en un 40% a partir de

•• 1996 en promedio (Gráfico N° 3.8). Si no se ejecutaba el proyecto, habría que


haber adelantado el programa de inversiones para aumento de la capacidad, por

•••
lo que se originó un beneficio de postergar inversiones, además del ahorro de
quimicos y energía, El valor actual neto de dicho proyecto es de $2.102 millones.

••• Gráfico N° 3.8

•• Evolución de pérdidas por fugas no visibles sin v con provecto"


detección sistemática 1 vehículo"

•• 16.000

•• 14.000 ~
I__ fugas previstas I

••
12.000 ~

.
f\
o slp (en lTies
e 10.000
rn'lIano)
¡:¡

•• ..
E 8.000
.! 6.000
E
I
____ fugas previstas
clp (en lTies
rn'lIallo)

•• 4.000
2.000
I

•• O.
8
¡ ; ,
'"8l ~ '"~
N
8
••
~

;; ~
,
... ...
~
afias

•• '"
~ ~ N N

••
•• Desde el punto de vista del control de presiones, la red de distribución se

•• encuentra dividida en 74 subsectores, cada uno de los cuales cuenta con válvulas
reguladoras que permiten controlar las presiones máximas y minimas en cada

•• sector. Además, se está ejecutando un programa destinado a dotar de


macromedición a cada uno de estos sectores.

••
•• 1 Documentos técnicos DTIAPA N" 1. El control de las pérdidas de agua en sistemas de
abastecimiento de agua potable (Lima-Perú, 1981)

••
••
••
••
100
•••
B. Número óptimo de vehículos en la detección sistemática
••
1. Descripción de la situación sin provecto
••
De mantenerse en el futuro la estrategia actualmente empleada por EMOS
en relación a las fugas no visibles, se ha proyectado el nivel de dichas pérdidas ••
en base a los siguientes supuestos:
••
a) EMOS comenzó a utilizar el vehículo detector en 1987 y en enero de
1996 cambió la tecnologia comenzando a utilizar aparatos Microcorr 5. Debido a
••
ésto, en la situación sin proyecto, se espera que disminuyan tanto el caudal por
fuga como la duración promedio de la fuga. El caudal que se pierde por cada
••
fuga disminuye porque el camión detector permite detectar las fugas más
tempranamente (debe tenerse en cuenta que el caudal perdido por una fuga
••
•••
aumenta con el tiempo al acentuarse la magnitud de la rotura. Por otra parte, la
empresa terminará en los próximos 10 años de optimizar el control de presiones
ya ejecutado en la red, agregando telemetría y telecontrol, con lo que se espera
que también disminuya el caudal por fuga por esta razón.
•••
b) Por otro lado, debido al crecimiento de la red, el vehículo detector
emplea cada vez más tiempo en recorrerla entera, lo cual incide en la duración ••
promedio de la fuga, que crece al mismo ritmo que la red (1.27% de crecimiento
anual, valor que se estimó en base al crecimiento de últimos 2 años). ••
c) A su vez, considerando que la empresa está llevando a cabo un plan de ••
reposición de cañerías y teniendo en cuenta que en la extensión de la red se
utilizan cañerías nuevas, se ha supuesto una tasa de aparición de fugas ••
decreciente en el tiempo.
••
Las cantidades iniciales del caudal por fuga (q), duración promedio de la
fuga (d) y tasa de aparición de fugas (A) a partir de los cuales se efectuaron las ••
•••
proyecciones descritas son los siguientes (a diciembre de 1997) y se muestra en el
Gráfico N° 3.9.

a) q: a partir de los resultados de caudales recuperados en tareas de


detección de fugas y atención de emergencias, se estima un caudal por fuga de ••
1400 m3/mes;
••
b) d: la duración promedio de la fuga pasa de 3 años en 1996 a 1.5 años en
1999. Para 1997 se considera una duración de 2,1 años.
••
••
••
•••
••
•• 101

•• c) 1:considerando que el volumen total captado en 1997 llegará a


582.000.000 m3, y que las pérdidas por fugas no visibles representan el 1,75% del

•••
volumen captado, se espera que las pérdidas por fugas no visibles de 1997 sean
de 10.195.000 m3. A partir de este valor y de la expresión de las pérdidas
p=1*q*d se obtiene 1 igual a 289 fugas por año.
•• Gráfico N" 3.9
•• Evolución de pérdidas en la situación sin provecto
••
•• q (m3Jrres)
1400 ......------~ 2.50
d (anos)

•• 1350

1300
2.00

1.50
i\
f ..
•• ~........,~.,.,. . . ,. ;:-I
1.00
0.50 t
•••
..+."'.
::: '+--+. 0,00 .
c:> o
~
N
'"'" 8o 8 8 o o'" '" N

'" N
'" '" N N N

• ••
tasa de aparición de fugas
(#lana)
pérdidas

12 ~--------,
tota~ (rrillones de rnJ)

T"'i¡¡¡;;;¡;;;;~::::::J
300
1~ l\
•••
250+
200
I 150 6 ...- - -......... -+1
100
; I
•• 50
O.¡....,._......._ _- - + ~
~ ggg ~ ;; ~
o~ 2 ~ c:> N '" o 1

•• C'l N N N N ~ ;:¡;¡~~~¡;¡~ I

••
•• 2. Descripción de la situación con provecto

•• El proyecto consiste en incorporar más velúculos a la detección de fugas


no visibles. La cantidad óptima será aquella que maximice el VAN del proyecto.

•• La incorporación de más velúculos tiene corno efecto la reducción de la duración


promedio de la fuga, debido a que cualquier punto de la red es revisado con

•• mayor frecuencia que la correspondIente a un solo velúculo. Teniendo en cuenta


que un velúculo tarda aproximadamente 3 años en recorrer la red, las duraciones

•• de la fuga para 2, 3, 4 Y5 velúculos son las que se indican en el Cuadro N° 3.5.

••

••
••
102
•••
Cuadro N" 3.5
••
Duración promedio de las fugas no visibles en la situación con provecto
••
Cantidad de Duración de las fugas no visibles con la % de red ucción de
••
e~
vehiculos ejecución del proyecto pérdidas por fugas
detectadas (con
D= N); T = 36meses, N = 2,3,4,5 respecto a la situación
sin proyecto) ••
2
3
9 meses
6 meses
50%
67% ••
4
5
4,5 meses
3,6 meses
75%
80% ••
FUEl'oTI: ElaboraCión proplil.
••
3. Beneficios v costos del proyecto ••
a) Beneficios: La menor duración promedio de las fugas tiene como ••
consecuencia la reducción de las pérdidas físicas en la red, lo que se traduce en 2
beneficios: ••
(i) ahorro de insumos variables: por cada m3 de agua que se evita perder ••
en la red, EMOS ahorra 2.56 $ en concepto de costos variables de producción
(energia y productos químicos); ••
(ü) beneficio por modificación del plan de inversiones para aumento de la ••
capacidad. Se estima que esta modificación es la postergación del cronograma de
inversiones, aunque en rigor debe establecerse cuál es el programa de ••
inversiones óptimo sin proyecto y cuál es el óptimo con proyecto siendo el
beneficio del proyecto la diferencia de los valores actuales de inversión de ambos ••
flujos. Para hacerse una idea de las magnitudes, considerar que una reducción de
10.000.000 m3 anuales en las pérdidas físicas en la red pernúte abastecer el ••
•••
incremento del consumo de todo un año. Por lo tanto, se obtiene un beneficio
financiero resultante de postergar las inversiones previstas para cubrir ese
aumento en el consumo.

b) Costos: La incorporación de un velúculo adicional ocasiona un ••


incremento en los costos anuales de 77,4'millones de $ por año, compuestos de la
siguiente manera: 63.6 millones en remuneraciones al personal, 2.6 millones en
••
costos de operación del velúculo (mantenimiento y combustible) y 11.2 millones
en concepto de costos de capital del velúculo y el equipo detector.
••
••
••
••
••
•• 103

•• Para determinar el costo por remuneraciones se han conside:ado 8

•• personas con un sueldo promedio de 400.000 5/ mes.

•• Para determinar el costo de capital, se ha supuesto que tanto el velúculo


como el equipo detector deben reponerse cada 5 años, originando el flujo de
•• egresos correspondiente. El valor de 11.2 millones es el costo anual equivalente
(CAE) de dicho flujo de egresos, el cual se detalla en el Cuadro W 3.6.
•• Cuadro N" 3.6

•• Determinación del costo de capital del vehiculo

•• equipado con detector


($ en moneda de enero de 1997)

•• afio inversión valor actual (9,16%)

•• 1997 43,300.000 43,300,000

•••
2002 43,300.000 27,936.388

2007 43,300.000 18.024.060

•• 2012 43,300.000 11.628,802

•• 2017 43,300,000 7,502.696

•• Valor actual de costo


I
108,391.947

•• FUENTE: elaboraCIón propIa

••
••• 108,391,947.
11,178,3565

••
•• Debe tenerse en cuenta que al haber una reducción de la duración de las
•• fugas respecto de la situación sin proyecto, hay un costo por adelantar los gastos
de reparación de la misma; sin embargo, por su bajo valor en comparación con el
•• resto de los costos, no ha sido considerado en la evaluación.

••
••
••
••
104
•••
4. Evaluación económica
••
En el Cuadro N° 3.7 se muestran los resultados de la evaluación
económica para 2, 3,4 Y cinco velúculos: ••
Cuadro NO 3.7 ••
Resultados de la evaluación para distinta cantidad
••
de velúculos
(millones de 5 en moneda de enero de 1997)
••
••
cantidad de velúculos
VAN del provecto
2
2625
3
2977 2772
4 5
2347 ••
•••
FUENTE: Elaboración propia.

El VAN para 3 velúculos se desagrega de la siguiente manera (Cuadro

•••
N° 3.8):

Cuadro N° 3.8
Desagre<ración del VAN para 3 vehiculos ••
••
(millones de $ en moneda de enero de 1997)

valor actual de costos de

vehículos detectores
valor actual de
operación y capital de beneficios por ahorro
de costos variables
valor actual de
beneficios por
postergación de VAN del proyecto
••
inversiones
••
-1.508
..
FUENTE: Elaboraaon propia.
105 4.380 2.977
••
••
De acuerdo a los valores del Cuadro N° 3.8, el óptimo se logra con la
utilización de 3 velúculos. ••
El beneficio de postergar inversiones es el principal "responsable" del
VAN del proyecto. Este valor se calcula por la diferencia de los valores actuales •••
de inversión (V Al) del programa de inversiones sin proyecto y con proyecto, que
es el mismo programa pero postergado 8 meses (Cuadro NO 3.9). B monto del ••
beneficio es: Beneficio =VAIs¡p'VAk¡p=S119.209mill - $114,829mill= 54.380
millones. ••
••
••
••
••
•• 105

•• Cuadro N° 3.9

•• Programa de inversiones para aumento de capacidad


(millones de $ en moneda de enero de 1997)

•• año Derechos Pozos L.Negra E.Coyanco Florida Acueduc- Redes Flujo


•• de agua
al
tos y
Plantas
de caja

••• 1,997
1,998
166 1.129
166 1.975
49
11
1.152
10.528
1.837 4.981 9.714
980 2.030 15.691

•••
1,999 166 1.326 5.431 2.929 856 10.709
2,000 166 I 1.326 291 3.944 7.714 13.441
2,001 166 635 494 1.247 4.246 6.788

•• 2,002
2,003
166
166
973
291 48
3.805 3.043 7.987
5.008 2.016 7.529

•• 2,004
2,005
166
166
17.469
I 19.412
198 518 2.252 20.602

•• 2,006
145
° 1.405 21.128

2,007
166
166
19.412
19.412
198
367
3.882
3.882 ° 1.409 25.148
776 1.981 26.584
•• 2,008
2,009
166
166
4.853
9.706
518 310 5.847
282 10.15-!
•• 2,010 166 7.759 117 °° 66 8.109
I
•• 2,011
2,012
166
166
28
296
3.882
I 3.882
1.116
7.971
172 5.365
172 12.488

•• 2,013
2,014
166
1661
I 6.348

°°
186 6.701

° 166

•• 2,015
2,016
166
166 30
117
3.882 01
141 425
494 -!.078

•• 2,017
?,018
166
166
691
I
3.882
I °° 935 5.675
837 1.003

•••
2,019 166
2,020 166 °° 837 1.003

°° 166
2,021 166 I
•• 2,022 166 °° °
166
166

•• VAl 1.781 3.1521 39.4261 8.538 ??9911 19.348 23.972 119.209


FUENTE: EMOS S.A. Plan de Desarrollo. Gerencia de Planes y Desarrollo,

•• Santiago, 1997.
ª/: La valoración de los Derechos de agua corresponde a la realizada
•• por EMOS en el Plan de Desarrollo.

••

••
••
106
•••
Dado que la evolución de A. se estimó sin mayor fundamento, se ha
sensibilizado el resultado del proyecto ante distintos escenarios (Cuadro ••
W 3.10):
••
Cuadro N" 3.10
••
VAN para distintos escenarios de A.
(millones de $ en moneda de enero de 1997) ••
Cantidad de vehiculos I 2 3 4 5 ••
Ase reduce de 289 a 154 fugas por año
Anocambia
2536 2859 2641 2207
2713 3094 2903 2486 ••
Acrece 1 2802 3211 3034 2625 ••
•••
FUENTE: Elaboraa6n propia.

•••
5. Conclusiones, recomendaciones v Limitaciones

Los resultados de la evaluación demuestran que es posible optimizar la

•••
situación actual de Detección Sistemática de fugas agregando dos vehículos de
detección. Sería conveniente evaluar la operación del vehículo detector a 3
tumos las 24 horas durante los días de lunes a viernes o utilizarlo durante el día
como vehículo para la localización de las fugas visibles (control pasivo).
••
Las limitaciones del presente estudio son:
••
1) Debe considerarse que que el proyecto no ha sido optimizado en el
tiempo. Teniendo en cuenta que los beneficios del proyecto son decrecientes en ••
el tiempo, debe evaluarse la conveniencia de dejar de operar vehículos en
determinados años. ••
2) Las variables para calcular la reducción de las pérdidas (caudal por fuga, ••
tasa de aparición de fugas en la red y duración de las fugas) en la situación sin
proyecto se han estimado en forma conservadora con el propósito de no ••
sobrevalorar los beneficios del proyecto. Por ello, sería conveniente revisar los
resultados con antecedentes que se pudieran medir o determinar con mayor ••
precisión.
••
3) La tasa disminución del 50% en la tasa de aparición de fugas en la red
(de 289 fugas/año a 221 fugas/año) en el plazo de 25 no ha sido sustentada y es ••
••
••
•••
••
•• 107

•• más bien arbitraria. Seria conveniente tener una mejor estimación de ellas pues
podría afectar los beneficios del proyecto y las conclusiones.

•• 4) Se ha supuesto que la eficacia del equipo de detección es del 100% de las

•• fugas consideradas detectables por el equipo, según la estimación realizada por


EMOS, lo cual podría ser sensibilizado en una evaluación posterior.

•• 5) No se ha considerado el costo financiero debido al adelanto de la

•• reparación de las fugas detectadas en relación a la situación sin proyecto.

•• 6) El cálculo de la postergación de inversiones se realizó estimando el t1ujo


de fondos como un Costo Anual Equivalente (CAE) de las inversiones

•• planificadas en el Plan de Desarrollo. Sería conveniente revisar el programa de


inversiones en la situación con proyecto desde el punto de vista de la magnitud

•• de las inversiones así como también de su real posibilidad de postergarlas en el


tiempo. También existe una aproximación al suponer que el crecimiento de la
•• producción requerida para satisfacer la demanda es una recta.

•• C. Medición distrital
•• 1. Situación sin provecto
•• Es la misma que la descrita en el proyecto detección sistemática (I1.B.1). A
•• continuación se resumen los antecedentes más importantes.

•• a) El caudal que se pierde por cada fuga disminuye un 3% en 10 años para


posteriormente permanecer constante.
•• b) Debido al crecimiento de la red, el vehículo detector emplea cada vez
•• más tiempo en recorrerla entera, lo cual incide en la duración promedio de la

•• fuga, que crece al mismo ritmo que la red (1.27% de crecimiento anual, valor que
se estimó en base al crecimiento de últimos 2 años).

••• c) f. disminuye con el tiempo (se pasa de 289 a ??1 fugas por año en 25
años);

•• Las cantidades iniciales del caudal por fuga (q), duración promedio de la

•• fuga (d) y tasa de aparición de fugas (1..) a partir de los cuales se efectuaron las
proyecciones descritas son los siguientes (a diciembre de 1997):

••
••
••
••
108
•••
a) q: 1400 m 3/mes;
••
b) d: 2.1 años;
••
c) A: 289 fugas por año.
••
•••
2. Situación con proyecto

El proyecto consiste en utilizar los macromedidores instalados o por


instalarse en cada uno de los subsectores en los que se divide la red, para
planificar los trabajos de detección de fugas. Los subsectores que a partir del
••
análisis de los registros de los macromedidores evidencien mayores pérdidas se
dividen a su vez en otros sectores más pequeños, llamados distritos, en cada
••
uno de los cuales se instalan medidores móviles durante una semana. Estos ••
distritos abarcan entre 2.000 y 4.000 clientes. Si considerarnos distritos de 4.000
clientes, teniendo en cuenta que la red de Santiago (de aproximadamente ••
•••
1.000.000 de clientes) se divide en 74 subsectores, cada subsector deberá dividirse
en 3 distritos como valor promedio.

•••
Los datos aportados por estos medidores permiten orientar los trabajos de
detección de fugas del vehículo detector, ya que brindan información acerca de
cuáles son los distritos que contribuyen más a las pérdidas del sector y que por
ende, deben ser recorridos por el vehículo. De este modo, la diferencia con la
detección sistemática radica en que debido a los datos aportados por los ••
medidores móviles, mejora la eficiencia de las actividades de detección. En otras
palabras, para detectar una misma cantidad de fugas, un vehículo apoyado por ••
la medición distrital recorre una menor extensión de redes con respecto a lo que
debiera recorrer un vehículo que no cuenta con ese apoyo y que en consecuencia ••
debe reCOrrer el 100% de la red.
••
Los resultados de la medición distrital en términos de menor duración de
las fugas dependen de cuántos subsectores puedan revisarse en un año y ésto a ••
su vez depende de la cantidad de vehículos y medidores móviles con que se
cuente. ••
Para operar la medición distrital, se requiere ejecutar las siguientes
••
actividades:
••
días);
a) Construcción de cámaras e instalación de los medidores (duración: 5
••
••
••
••
••
•• 109

•• b) Medición y registro de las pérdidas en cada distrito (duración: diez

•• días);

•••
c) Retiro de los medidores y procesamiento de la información;

d) inspección de los distritos que presentan pérdidas y reparación de las

•• fugas detectadas (duración aproximada: 10 dias).

•• En base a estos plazos, se han programado las tareas para distintas


cantidades de medidores y velúculos con el propósíto de determinar la cantidad

•••
de subsectores que pueden ser revisados en un año. Los resultados se muestran
en el Cuadro N° 3.11:

•• Cuadro N" 3.11

•• Subsectores recorridos en un año, oara distintas números


de velúculos v medidores

••• 1
conjuntos de 3 medidores
4
•• velúculos
1 39
2
-l4
3
44 44
;)

44

•• 3
2 40
40
55
60 117
88 88
117
88
117

•• 4
FUENTE: ElaboraCIón propIa
118 156 175

••
•••
La programación de tareas para ejecutar la medición distrital con 3
conjuntos de medidores y 2 velúculos, se muestra en el Cuadro N° 3.12.

••
••
••
••
•••
•••
••
••
110
•••
Cuadro N° 3.12
••
Distritación: programación de actividades
••
••
1. COl\Stru«:Il~n.u cAm.,.. e INwWaón dot
medldorn
~

, . " " , - r - - - - - - - - - - - - - - ------ ••


J. ~d.~edldo"'rpfOa"WO\""'to
tnronn~n
••
••
••
•••
1. COl\StNalOn ~e c"mun e lNt.w.aon de
medldOft"l ..
---·~--=--_t_=::_--I-------··-

._-_!.~
) I'ftlfO de medido,," ~ pfO«"Wm~to

•••
~n{~nn.l(ió_n_ _ _ _ _
1 , ,o"
.. _.
l.l. del«dón Ji I"ItfHr.clon de NS" I 1 ~~.

•••
-----1-'----;--.,.----------------- - . - ..
1 atlutr\oc:ll;tÓn dot U_tu.~. Or
- mcdidOt'ft

••
••
I .
SubMctor O
- -r-i'--....,---'---,....-----,----'----'--
I ••
1 COl\Strucclon de ,"m.r., _ INtaWclon de
, . medidol'ft
----+----'----"~-'-----;:;--::".,-------- - _ •.- - . ••
••
!. medicitn

1. I'iItlrodemedldorftrpnM:.... m~to
'lÚOnnoKlÓn


••
••
••
••
••
••
••
••
•• 111

•• 3. Beneficios v costos del provecto

•• a) Beneficios: El efecto de la medición distrital es la reducción de las

•• pérdidas de agua en la red a través de una menor duración promedio de las


fugas, lo que se traduce en una reducción de los costos variables de producción y

•• en la posibilidad de postergar inversiones de aumento de capacidad. La


reducción de pérdidas se calculó según la metodología explicada en el numeral

•• LC.3. Para 1 set de medidores y un vehículo, la reducción esperada en las


pérdidas por fugas no visibles es del 50%, para 2 sets de medidores y 2

•• vehículos, la reducción esperada es del 60% y para 3 conjuntos de medidores y 2


vehículos, la reducción esperada es del 80%.

•• b) Costos: Además de los costos de capital y operación de las unidades

•• de detección (vehículo y detector acústico) debe considerarse la inversión en


medidores móviles (se ha supuesto la reposición de los mismos cada 10 años) y

•• construcción de cámaras y los costos de instalación y retiro de los medidores


móviles (Cuadro W 3.13).

•• Cuadro N" 3.13

•• Costos e inversiones del provecto distritación

•• (S en moneda de enero de 1997)

•• Medidores (se considera reposición


Precio unitario

4.500.0005
Precio total

13.500.0005
VaJor actual de
costo
101.382.0005

•• cada 5 años
Construcción de cámaras (a construir 1.500.0005 41.625.0005 146.690.0005

•• en el 50% de los subsectores, en un


plazo de 4 años)
(primeros 4 años)

•• Costos de capital y operación


vehículos (incluye remuneraciones)
77.400.0005 15-4.800.0005 1.479.399.6005

••
"
FUENTE: ElaboraclOn propIa.

••• D. Evaluación económica

01 AN
•• El Cuadro N° 3.14 muestra los resultados de la evaluación
millones de $) para distintas cantidades de vehículos y medidores.
en

•• •
••
••
••
••
112
•••
Cuadro N° 3.14
••
VAl\¡ del provecto distritación. para distintas cantidades
de velúculos v medidores ••
(millones de $ en moneda de enero de 1997)
conjuntos de 3 medidores ••
velúculos
1
1
3133
2
3419
3
3385
4
3351
5
3317
••
2
3
2477
1878
3055
2443
3681
3253
3648
3219
3614
3185
••
4 2595 2752 2782 ••
FUENTE: elaboración propia
••
Se verifica que el VAN es máximo si se utilizan 3 conjuntos de medidores
(9 en total) y 2 velúcuJos de detección de fugas. El proyecto permitiría reducir las •••
pérdidas por fugas no visibles a un 20% del valor original, lo que se traduce en
una reducción de 8 millones de m3/ año en las pérdidas totales de EMOS- ••
Santiago.
••
El VAN del proyecto se desagrega de acuerdo a lo indicado en el Cuadro
N" 3.15. ••
••
Desagregación del VAN
. (millones de S en moneda de enero de 1997) ••
valor actual de costos Valor actual de valor actual de valor actual de ••
de operación y capital costo de equipos
de vehículos de medición y
beneficios por
ahorro de costos
beneficios por
postergación de VAN del proyecto ••
detectores construcción de
cámaras
variables inversiones
••
••
-1.479 -249 143 5.266 3.681
FUENTE: Elaboración propia.

••
E. Conclusiones, recomendaciones y limitaciones
••
De comparar el Cuadro N° 3.15 con el Cuadro N° 3.8, se concluye que
para el caso de la ciudad de Santiago, la Medición Distrital es más rentable para ••
••
••
••
••
•• 113

•• EMOS que la Detección Sistemática optimizada. Es decir, es preferible adquirir

•• un detector acústico adicional (con su velúculo), distritar y planificar los trabajos


de detección a partir de los antecedentes entregados por tres conjuntos de

•• medidores móviles, que recorrer sistemáticamente toda la red con 3 velúculos,


consiguiendo con ello incrementar el VAN en 704 millones de pesos.

•• Además de las limitaciones derivadas de la definición de la situación "sin

•• proyecto" indicados en B.6, la principal limitación de este proyecto está en el


modelo de simulación utilizado para determinar la reducción de las pérdidas
•• funciona en base a números aleatorios que otorgan prioridad a cada subsector
distritado de la red. Se recomienda evaluar este modelo utilizando antecedentes

•• históricos de fugas visibles en la red para asignar esta prioridad en función de


ellos, lo cual podría llevar a disminuir el tamaño del proyecto. Tampoco se han
•• considerado los probables incrementos en los costos de administración debido al
mayor manejo de la información que requiere esta metodología.
••
••• III. APLICACION DE LA METODOLOGIA AL SISTEMA DE
AGUA POTABLE DE ARICA (ESSAT)

••• En Arica, desde 1996 la red se encuentra con distritos para el control de las
•• presiones y la medición de los caudales. La detección de fugas se realiza
mediante un detector acústico que prioriza la búsqueda de fugas con la
•• información obtenida de los medidores de caudal de cada distrito. En este

•• sistema se realizará una evaluación ex-post del proyecto conjunto"distritación-


camión" para el control de presiones y detección de fugas en la red ejecutada por

•• ESSAT.

••• A. Situación sin proyecto

•••
La situación sin proyecto corresponde al método de detección de fugas
que aplicaba ESSAT en la ciudad de Arica hasta 1995 y que consistía en el control
pasivo de las fugas visibles en la red.

•• Las pérdidas totales observadas desde 1993 a 1995 se detallan en el

•••
Cuadro N° 3.16, donde se concluye que el promedio ponderado de las pérdidas
en este período, medidas con respecto a la producción total, eran de un 45,0%.

••

••
••
114 ••
Cuadro W 3.16 ••
Pérdida total en el 5AP de Arica
(miles de m3 al año) •• •
Año Volumen Volumen Pérdida ••
1993
producido
16.997
I facturado
9.676
total
43,1 % ••
1994
1995
19.352
18.675
10.503
10.111
45,7%
45,9%
••
Promedio ponderado 45,0% ••
H.rENTE: Unidad de Control de Pérdidas. ESSAT-Anca.
••
••
La red estaba dividida en 4 sectores de aproximadamente 10.000 clientes
promedio cada uno. La presión se controlaba desde la salida de los estanques ••
alimentadores y a través de la maniobra de las válvulas de corta de la red,
registrándose niveles que variaban entre los 8 (0,8 kg/ cm2) a 45 mca (4,5 kg/ cm2) ••
en promedio.
••
Por otra parte, existía restricción de la oferta de agua potable con
disponibilidad promedio de alrededor de 10 horas diarias, ya que la capacidad ••
del acuífero que se estaba explotando no era capaz de satisfacer toda la
demanda. Esta situación se produjo hasta fines de 1996. ••
De haber continuado aplicando este q¡étodo de control pasivo de fugas, ••
las pérdidas se hubieran mantenido en un 45%.
••
B. Situación con provecto
•••
La situación con proyecto corresponde al sistema de detección de fugas no
visibles en la red de distribución, que aplica ESSAT a partir de enero de 1996, y
••
que consiste en la ubicación y reparación de fugas meáiante la utilización de un
equipo de detección acústica. Este equipo recorre la red priorizando su búsqueda
••
en aquellos sectores y sus distritos que presenten mayor probabilidad de
existencia de pérdidas.
••
••
••
••
••
••
•• 115

•• El proyecto consistió en la construcción, durante 1995, de 20 distritos en la

•• red de distribución aislados hidráulicamente y equipados con macro-medidores


de caudal y dispositivos para la regulación y control de la presión. De esta

•• forma, cada uno de los 4 sectores que conformaban la red de distribución incluyó
un promedio de 5 distritos con 2.100 clientes cada uno. Este sistema comenzó a

•• operar en enero de 1996.

•• También, durante 1995, ESSAT adquirió un equipo detector de fugas, que


funciona relacionando el sonido de la fuga con la distancia entre sus sensores.

•• Este equipo comenzó a trabajar en enero de 1996 y opera sobre un velúculo de


transporte. En agosto de 1997 comenzó a trabajar un equipo complementario al

•• detector de fugas (" pre-localizador de filtración acústico"), el cual permite


mejorar su eficiencia al monitorear una mayor longitud de red sin incurrir en

•• tiempos significativos ni costos operacionales adicionales al uso del detector.

•• En enero de 1997 se inició la incorporación de nuevas captaciones


subterráneas, lo que permitió que la disponibilidad de agua fuera aumentando

•• paulatinamente durante el año hasta que en agosto se logró alcanzar la oferta de


agua potable durante las 24 hrs. del dIa.
•• Con la distritación de la red, el nivel inferior de presiones en la red se
•• pudo elevar a 15 mca (1,5 kgl cm2) y se redujo su nivel máximo a 30 mca (3,0
kg/cm2).

••• En esta nueva situación, que corresponde al sistema de control de


presiones y detección de fugas no visibles y que comenzó en enero de 1996, que
•• denominamos"con proyecto", el nivel de pérdidas bajó registrándose en 1996 un
40,4% y hasta septiembre de 1997 uno del 36,0%, que corresponde al promedio
•• acumulado de este año, el cual se estima representativo del nivel de pérdidas
que podría alcanzar el proyecto durante el horizonte de evaluación de 25 años.
••
•• Las inversiones del proyecto correspondieron a la distritación de la red, la
adquisición del equipo de detección de fugas con el velúculo de transporte y los

•• equipos necesarios para la calibración de los macro-medidores


electromagnéticos, los cuales se detallan en el Cuadro N° 3.17.

••
••
•••
••
••
••
116 ••
Cuadro N° 3.17
Inversiones provecto de distritación v detección de fugas no visibles •••
•••
(miles de S sin IVA en moneda de enero de 1997)

Descripción I Inversión
Suministro válvulas rer;u.ladoras de presión de los distritos
Instalación válvulas rer;u.ladoras de presión de los distritos
131.994
49.816
••
Refuerzo aducción Azapa
Construcción cámaras
137.383
58.977
••
SUTIÚnistro macro-medidores electromagnéticos 18.521 ••
Instalación macro-medidores electromagnéticos
Equipo de calibración de los macro-medidores
32.257
2.665 ••
•••
Macro-medidor portátil acústico 1.280
Total 432.893
FUENTE: Unidad de Control de Pérdidas. ESSAT-Anca.
el Considera la vida útil de los equipos en 5 años.
••
Los costos anuales de operación del proyecto corresponden a los del ••
equipo detector de fugas que incluye costos de mantenimiento y combustibles
del velúculo y remuneraciones del personal que trabaja dos turnos diarios 5 días ••
en la semana. La operación de la distritación (lectura y calibración de los
medidores electromagnéticos, operación de las válvulas y otros trabajos de ••
mantención), no significó un gasto adicional para la empresa. Estos costos se
indican en el Cuadro N° 3.18.
••
Cuadro N° 3.18
••
Costos de operación del provecto
(miles de $ al año sin IVA en moneda de enero de 1997)
••
••
••
Descripción Costos anuales
Personal 14.400

•••
Operación del velúculo 2.500
Costos de capital del velúculo y equipos detectores al 12.400
Total costos de operación 29.300
FUENTE: Urudad de Control de Pérdidas. ESSAT-Arica.
el Considera la vida útil de los equipos en 5 años. Calculado como CAE ••
del flujo de egresos.
••
••
••
••
••
•• 117

•• C. Beneficios del provecto

•• Los beneficios del proyecto corresponden a: i) mayor facturación en el

•• período de restricción de la oferta de agua potable (1996 y hasta julio de 1997),


ii) reducción de los costos variables de energía eléctrica y productos químicos a

•• partir de agosto de 1997 y iii) postergación de las inversiones necesarias para


satisfacer la demanda respecto a la situación sin proyecto.

•• Se supone que la disminución de 9% en las pérdidas (45% a 36%) es toda

•• atribuible a sólo este proyecto conjunto de control de presiones y detección de


fugas no visibles. Si bien no se ejecutó otro proyecto de reducción de pérdidas

•• en este período, no puede con certeza asignársele a él toda dicha reducción, ya


que seguramente conduce a una sobreestimación de sus beneficios.

••• En el Cuadro N° 3.19 se detallan los consumos estimados, las


producciones requeridas en las situaciones sin y con proyecto, las pérdidas
•• totales en ambos escenarios y el beneficio por la reducción de la producción
requerida para satisfacer la demanda.
•• Del punto de vista del beneficio por la postergación de inversiones que se

•••
produjo debido a la ejecución del proyecto, la situación sin proyecto corresponde
a la mantención del nivel de pérdidas del 45% que presentaba el sistema y que
hubiese hecho necesario adelantar las inversiones consideradas en la situación
•• con proyecto, cuyas pérdidas son del 36%.

•• La capacidad y costos de las obras para el aumento de la capacidad

•••
instalada corresponden a las consideradas en el Plan de Desarrollo presentado
por ESSAT a la Superintendencia de Servicios Sanitarios. Debido a que no se
dispone de información para estimar las instalaciones adicionales que se

•••
hubiesen requerído en la situación sin proyecto, se considera que el incremento
en esta capacidad instalada se habría obtenido construyendo obras similares a
las anteriores (construcción de pozos y aprovechamiento de recursos

•• superficiales del río Uuta)

•• En el Cuadro N° 3.20 se muestra la evolución de las capacidades que se


deben instalar para satisfacer la demanda en las situaciones con y sin proyecto y

•• las inversiones asociadas.

•••
•••
••
••
118
••
Cuadro • 3.19 ••
Beneficio del Provecto de reducción de pérdidas en la red
(miles de mJ ) ••
Año Consumo Situación slp Situación clp Beneficio ••
previsto
y
Producción
requerida
Pérdidas
Totales
Producción
requerida
Pérdidas
Totales ••
1995
(m3)
10.111
(m3)
18.675
(%)
45,9
(m3)
8.564
(m3)
18.675
(%) (m3) (m3)
••
1996
1997
9.508
10.973
17.288
19.951
45,0
45,0
7.780
8.978
15.951
17.145
40,4
36,0
6+13\
6.172
1.337
2.806 ••
1998
1999
12.173
13.361
22.133
24.293
45,0
45,0
9.%0
10.932
19.020
20.877
36,0
36,0
6. 847 1
7.516
3.112
3.416
••
2000 13.716 24.938 45,0 11.222 21.431 36,0 7. 715 1 3.507
••
••
2001 14.067 25.576 45,0 11.509 21.979 36,0 7.912 3.597
2002 14.526 26.411 45,0 11.885 22.697 36,0 8.171 3.714
2003
2004
14.795
15.173
26.900
27.587
45,0
45,0
12.105
12.414
23.117
23.708
36,0
36,0
8.322
8.535
3.783
3.879 ••
2005
2006
15.561
15.959
28.293
29.016
45,0
45,0
12.732
13.057
24.314
24.936
36,0
36,0
8.753
8.977
3.979
4.080 ••
2007
2008
16.3671
16.786
29.T:>8
30.519
45,0
4S,0
13.391
13.734
25.573
26.228
36,0
36,0
9.206
9.4-U
4.185
4.292
••
2009
2010
17.215
17.656
31.300 45,0
45,0
14.085
14.445
26.899
27.587
36,0
36,0
9. 683 1
9.931
H02
4.514
••
••
1 32.101
2011 18.107 32.922 45,0 14.815 28.293 36,0 10.185 4.630
2012
2013
18.478
18.856
33.596
34.284
45,0
45,0
15.118
15.428
28.872
29.463
36,0
36,0
10.394
10.607
4.724
4.821 ••
2014
2015
19.242
19.637
34.986
35.703
45,0
45,0
15.744
16.066
30.066
30.682
36,0
36,0
10.824
11.046
4.920
5.021 ••
•••
2016 20.039 36.434 45,0 16.395 31.311 36,0 11.272 5.124
2017 20.449 37.181 45,0 16.731 31.952 36,0 11.503 5.??9
2018 20.869 37.943 45,0 17.074 32.607 36,0 11.739 5..J36
2019 21.2% 38.721 45,0 17.424 33276 36,0 l", )791 5.+15
••
••
2020 21.733 39.515 45,0 17.782 33.958 36,0 12.225 5.557
FUENTE: Elaboraeón propia
y: ICSA Ingenieros Consultores. Informe final borrador. Actualización Planes de
DesarroUo de Arica. I Región. ESSAT S.A. Santiago, mayo de 1995.
••
••
••

••
••
•• 119

•• Cuadro N" 3.20

•• Caoacidad instalada del SAP


1millones de 5 en moneda de enero de 1997)

••
Año Con Provecto Sin provecto
Aum. Capacidad Inversión Aum.Cap. Capacidad Inversión
Capac.
ª" QJ instalada ª"
total QJ

•••
total
Instalada
(l/s) (l/s) (5) (l/s) (1/s) (S)

•• 1995
1996
620
527 -11.626
620
527 -11.626

•• • 1997
1998
1999
103
245
50
630
875
925
-21.694
-2.978
103
245
50
630
875
925
-21.694
-2.978

2000 82 1.007 82 1.007

•••
2001 1.007 1.007 -7.279
2002 1.007 1.007 -7.279
2003 1.007 180 1.187

•• 2004
2005
1.007
1.007
1.187
1.187

•• 2006
2007
1.007
1.007 -7.279
1.187
1.187

•• 2008
2009 180
1.007
1.187
-7.279 1.187
1.187
-8.149
-8.149


2010 1.187 115 1.302
2011 1.187 1.302

•••
2012 1.187 1.302 -8.149
2013 1.187 1.302 -8.149
2014 1.187 115 lA17

•• 2015
2016
1.187
1.187
-8.149
-8.149
1.417
1.417 -8.149

•• 2017
2018
1151 1.302
1.302 115
1.417
1.532
-8.149

•••
2019 1.302 1.532
2020 1.302 -9.013 1.532 -24.172
Valor Presente de las -37.716 -47.681
inversiones (9,16% anual)

•• (millones de S en moneda de
enero de 1997)
..
•• FUENTE: lesA lngerueros Consultores. Iniorme final borrador. Actualizaclon Planes de

ª" Desarrollo de Arica. 1Región. ESSAT S.A.. Santiago, mayo de 1995.

•• Hasta junio de 1997 corresponde a la capacidad real en Arica


QJ La vida útil de las instalaciones es de 25 años.

••
••
••
••
••
120

••
D. Evaluación económica

••
Para la valoración de los beneficios por mayor facturación y reducción de

•••
los costos variables de energía eléctrica y químicos, se utilizan los antecedentes
indicados en el Cuadro N° 3.21.

•••
Cuadro W 3.21

•••
Precios unitarios utilizados en la valoración de los beneficios
(miles de 5 en moneda de enero de 1997)

Descri pción

Energ .a eléctrica
I
Precio
(5/m )3
Fuente

15,406 Elab. Propia en base a antecedentes de la Unidad



••
Prod. químicos
de Control de Pérdidas. ESSAT-Arica
1,008 Unidad de Control de Pérdidas. ESSAT-Arica ••
•••
Cargo variable de la 325,5 Unidad de Control de Pérdidas. ESSAT-Arica
tarifa (A. Potable y Alc.)
FUENTE: La mdlcada .

••
El Cuadro N° 3.22 muestra que el VAl\! del proyecto es positivo y
asciende a 510.578 millones (en 5 de enero de 1997), así como también que el ••
beneficio más importante corresponde al de postergación de inversiones.
••
Cuadro W 3.22
••
Valor oresente flujos del Proyecto
(millones de S en moneda del 01.01.97)
••
Descripción I Valor presente y •••
Inversiones
Costos de operación
-433
-281 ••
Beneficios operacionales
Beneficio por postergación de inversiones
+1.326
+9.966 ••
Total
FUENTE: Elaboración propia.
10.578
••
y: Tasa de descuento del 9,16% anual.
••
••
••
••
••
•• 121

•• E. Conclusiones, limitaciones y recomendaciones

•• Los resultados de la evaluación económica demuestran que fue conveniente

•• para ESSAT la ejecución del proyecto conjunto de control de presiones y


Medición Distrital con un sólo equipo detector de fugas no visibles. Serla

•• conveniente evaluar la operación del camión detector a 3 tumos y 7 dlas a la


semana.

•• Las limitaciones del presente estudio son:

•• 1) El proyecto de distritación de la red de distribución tiene el doble

•• propósito de controlar las presiones y permitir la Medición Distrital. No fue


posible separar estos proyectos de modo de evaluar el impacto del control de las

•• presiones separadamente del de Medición Distrital.

•• 2) El beneficio de la postergación de inversiones se calculó estimando que


las obras adicionales que se hubiesen requerido son las consideradas en el Plan
•• de Desarrollo presentado por ESSAT, el cual podría no ser el de núnimo costo.

•• 3) Se supuso que el nivel de pérdidas se mantiene en un 36% con el


proyecto conjunto. Este valor bien podría bajar debido a la más pronta
•• instalación de nuevas cañerlas permitida por el proyecto, respecto de la situación
sin proyecto.
••
••
••
••
•••
••
••
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•••
••
••
•• CAPlTl.U..O 4

•• EVALUACION DE PROYECTOS DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO

•• APLICADO A LA REDUCCION DE PERDIDAS POR ERRORES


DEMEDICION

••
•• 1. METODOLOGIA GENERAL PARA LA OPTIMIZACION DE
PROGRAMAS DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO

••
•• La metodología que se presenta, entrega una herramienta que permite

•• evaluar diferentes alternativas de programas de manteninúento preventivo, con el


fin de seleccionar aquel que presente los menores costos, tanto en términos de

•• recursos destinados para las actividades propias del manteninúento preventivo


(procedimientos de inspección, evaluación, limpieza, lubricación, reposiciones

•• parciales o totales y otros) como en producción que se pierde ante eventuales


averías en las instalaciones del sistema de agua potable, como por ejemplo,

•• filtraciones en piezas especiales deterioradas y pérdidas comerciales debido al


desgaste de diferentes tipos de medidores.

••
•• A. Marco teórico

•• Cuando algún elemento que compone un sistema sufre alguna avería, se


generan costos directos e indirectos para la empresa prestadora del servicio. Son
•• costos directos aquellos que corresponden a la reparación o reposición anticipada
de los elementos deteriorados más los costos que significan las pérdidas de agua
•• producto del desperfecto, y son costos indirectos aquellos que están asociados a los
efectos que la avería tiene sobre elementos relacionados, como por ejemplo,
•• pérdidas de eficiencia sobre otros componentes, alteración de programas de
producción o directamente averias en otros componentes de las instalaciones.
•• Para reducir los efectos negativos y gastos derivados de una probable
•• averia es posible contar con diferentes alternativas de programas de
mantenimiento preventivo; sin embargo, hay que tener en cuenta que programas
•• intensivos, con frecuentes revisiones y recambios de equipos y materiales

•• tendientes a disminuir al mínimo la probabilidad de averia, tendrán costos que

••

••
••
124 ••
posiblemente serán superiores a los derivados de la propia averia. Mientras que ••
en el otro extremo, programas que destinen pocos recursos a la prevención
arriesgan averías cuyo costo puede ser importante para la empresa. En otras
••
palabras, todo programa de mantenimiento tendrá asociado un costo de avería
admisible; por lo tanto, el objetivo será determinar un programa óptimo cuyo
••
costo total (costo de las acciones de mantenimiento más el costo de avería
permitido) sea mínimo.
••
La pertinencia de las acciones de manterunuento preventivo debe
••
establecerse a partir del análisis tanto de las interrelaciones que existen entre las ••
••
diferentes partes que conforman el sistema áe agua potable, como de la
interrelaciones con el medio en el cual operan las instalaciones; de este modo, se
pueden establecer las principales causas que desencadenan las averías y orientar
asi las acciones preventivas más convenientes desde un punto de vista económico. ••
••
B. Estimación de los costos
••
1. Costos de avería
••
•••
De acuerdo a estudios realizados sobre sistemas de mantenimiento
industrial1 los costos de avería son valores de tipo aleatorio que dependen de la
probabilidad de que falle un componente del sistema de agua potable en un
período determinado. Su cálculo parte sobre la base de que no existe
mantenimiento preventivo, por lo cual se considera el historial de mantención ••
correctiva que se ha efectuado en el tipo de componente bajo análisis. Con ello se
obtiene un costo esperado y un período probable de avería. Por otra parte, se debe ••
agregar el nivel de pérdidas esperadas en función de las condiciones de uso del
material o equipo a considerar, dicho nivel de pérdidas se obtiene a partir de datos ••
experimentales o históricos que las empresas tienen sobre el comportamiento de
los diferentes componentes de los sistemas de producción y distribución ••
•••
(estadísticas de roturas en redes, estudios de subcontaje de rnicromedidores y
otros), o bien en modelos matemáticos de simulación que suponen
proporcionalidad entre caudales de fuga y caudales controlados2. En general, se
obtienen funciones algebraicas o tabulaciones de valores que relacionan las
••
•••
1 REED, Ruddell., Localización, "lavout" v mantenimiento de planta, la. ed., trad. por J. Thomas
(Buenos Aires, Argentina, Centro regional de ayuda téatica, 1971), págs. 184/185.
, Un modelo de este tipo se desarrolla en: VELA, Antonio; MARTINEZ, Fernando; GAROA-
SERRA, Jorge y PEREZ, Rafael, "Estrategias óptimas para la reducción de pérdidas de agua en
sistemas de abastecimiento", aparecido en Ingenieria del Agua, N"1, Vol 1, 1994, pág 48/52. ••
••

••
••
•• 125

•• condiciones de uso del componente bajo estudio con los respectivos volúmenes de

•• agua perdida o no facturada durante cierto tiempo por dicho componente.

•• Los valores de pérdida se asumen crecientes en el tiempo debido a que el


deterioro de los materiales es progresivo y la probabilidad de que ocurra una

•• avería es mayor IIÚentras más tiempo transcurre sin efectuar un mantenimiento


preventivo. Gráficamente los costos de avería se pueden expresar en el diagrama

•••
de flujo de la Figura N° 4.1, donde Ei(Cme) es el costo esperado de efectuar un
mantenimiento correctivo en el período i Y cuyo cálculo1 se obtiene de Ei(Cme) =
Cme • pi, siendo Cme el costo del mantenirrúento correctivo y pi la probabilidad
•• de avería en el período i, y Cpi es el costo de la pérdida de agua en el período i
calculado como Cpi = Ni • Ca, donde Ni es el nivel de agua perdida en el período i
•• y Ca el costo del agua en la etapa del sistema (producción o distribución) donde
se encuentra el componente al cual se le realizMá el mantenimiento; luego el costo
•• total de avería por período será Cji = Ei(Cmc) +Cpi.

•• Figura N" 4.1


•• Diagrama de flujo de los costos de avería sin mantenimiento preventivo
•• En(Cmc)

••
•• E2(Cmc)
E3{Cmc) Cpn

•• E1(Cmc) Cp3

•••
Cp2
Cp1

o
•• 1 2 3 n años

•• Debe notarse que los conceptos precedentes son válidos cuando la

•••
metodología se aplica en componentes que están sometidos a similares
condiciones operacionales, como por ejemplo, válvulas sometidas a similar
régimen de presión y caudal, rnícromedidores en arranques de un IIÚSmo

•• diámetro y con similares estructuras de consumo, ya que en rigor el deterioro de

•• 1 Adaptado de REED, Ruddell., op. cit, pág. 185.

•••
••
••
126 ••
un equipo o material es función de su condición de uso más que de la antigüedad ••
de la instalación; no se puede aplicar por igual la metodología a micromedidores
de distinto diámetro o a clientes con diferentes estructuras de consumo mensual!; ••
los programa de mantenimiento serán distintos para cada caso.
••
2. Costo del programa de mantenimiento
••
Se consideran aquellos costos en que incurre la empresa para llevar a cabo
los diferentes procedimientos (inspección, evaluación, limpieza, reposiciones y
••
otros) que son necesarios para evitar el mantenimiento correctivo.
••
En general, es posible tener programas de mantenimiento alternativos que
se diferencian por distintas combinaciones de procedinúentos llevados a cabo en
••
periodos diferentes; así por ejemplo, para un determinado filtro puede ser posible
aplicar dos alternativas de mantenimiento preventivo, limpiar cada dos años y
••
reponer al sexto año o limpiar todos los años y reponer al décimo año, tales ••
combinaciones de limpieza y reposición se evalúan económicamente considerando
la probabilidad de avería asociada a cada alternativa, de este modo el programa de ••
mantenimiento óptimo será el que presente el menor costo. Normalmente las
combinaciones de procedimiento van a estar acotadas por las características ••
técnicas de los materíales y equipos; en el ejemplo anterior los filtros no se podrían
limpiar todos los meses por que se deterioran y no se consideraría reponerlo más ••
•••
allá del decimoquinto año, porque a esa fecha el componente habrá perdido toda
su efectividad. Por lo tanto, siempre existirán rangos entre los cuales se
conformarán los programas de mantenimiento alternativos.

C. Criterio de decisión •••


De acuerdo a la literatura sobre políticas de mantenimiento en sistemas ••
productivos2, el criterio de decisión que se aplica para determinar el programa
óptimo de mantenimiento preventivo es el Costo Anual Equivalente (CAE), ••
calculado para el costo de los procedinúentos del programa preventivo y el costo
de avería. De esta forma, se comparará el CAE de llevar a cabo un programa ••
alternativo cada un período, cada dos períodos, cada tres períodos y así
••
1 Los clientes de bajos recursos consumen a menor caudal que los clientes de altos ingresos, lo ••
que afecta el comportamiento mecánico del micromedidor.
, CAVALCANTI, Adalberto., Medicao de água, polltica e práctica, (Recite, Brasil, Editorial ••
••
Comunicarte, Enero de 1996), pág. 248 YREOO, Ruddell., op. cit., págs. 188/189.

••
•••
••
•• 127

•••
sucesivamente, hasta establecer el mínimo CAE que definirá el programa óptimo
de mantenimiento preventivo.

•• La expresión matemática que anualiza el costo del programa de


mantenimiento, esta dada por:

•• r*(l+r)" *[ (l+r)j + (l+r)t +....+ (l+r)"


Cmj Cmk Cmn ]
•• (1) CAEm = (l+r)" -1

•• Donde:

••• CAEm = Costo anual equivalente del programa de mantenimiento


preventivo.

•• r
n
=
=
Tasa de descuento pertinente.
Número de períodos considerados para la evaluación.

•• j, k, n = Período donde se realiza un procedinúento de mantenimiento


preventivo.

•• Cm = Costo del procedinúento de mantenimiento preventivo en los


períodos j, k, Yn.

•• Cabe señalar que los procedinúento antes indicados pueden ser uno, dos.

•••
tres o varios dependiendo de las alternativas de mantenimiento que sea pertinente
analizar para el componente de la instalación bajo estudio. Por ejemplo, en la
aplicación a los micromedidores se considera como procedimiento sólo el

•••
recambio de la unidad afectada.

Para el costo de avería, la expresión correspondiente a la anualidad es:


•• CAE! = r*(I~r)" *t
•• (2)
(1 + r) -1 j_'
Cfi;
(1 + r)

•• Donde:

•• CAEf = Costo anual equivalente de la avería.


r = Tasa de descuento pertinente.

•• n
Cfi
= Número de períodos considerados para la evaluación.
= Costo de la avería en el período i.

•• Este costo de avería dependerá de las alternativas de mantenimiento

•• consideradas, ya que una vez efectuado un procedimiento de mantenimiento

••

••
••
128
••
••
preventivo, el costo de avería disminuye en el período siguiente, dado que se
reduce la probabilidad de que sufra una avería el componente bajo análisis,
gráficamente esto se observa en el diagrama de flujo de la Figura N° 4.2.
••
Figura N° 4.2
••
Dia~ama de flujo de los costos de avería aplicado
••
un procedimiento de mantenimiento preventivo ••
••
O,.,
•••
0,.2 ••
o 1 2 3 j+l j+2 j+3 k k+l k+2 ••
•••
•••
Donde a es el costo de avería en cada periodo, el que se incrementa por el
aumento de probabilidad de avería y Cm es el costo del mantenimiento en un
determinado periodo. En los periodo j+1 y k+110s costos de avería se reducen por
efecto del mantenimiento en los períodos j Yk respectivamente.
••
En consecuencia, el costo anual equivalente total del programa de
mantenimiento preventivo (CAEpm) será:
••
(3) CAEpm = CAEm + CAE!
••
Dado que este valor considera la anualidad de dos ténninos que se
••
•••
contraponen numéricamente debido a que el CAE de la avería crece a medida que
transcurre el tiempo y el CAE del mantenimiento preventivo disminuye a medida
que se consideran más años en su anualización, se tendrá un punto en que el costo
anual equivalente total dado por la fórmula N° 3 será mínimo (ver Gráfico N° 4.1), ••
en dicho punto se obtendrá el programa óptimo de mantenimiento preventivo.
••
••
••
••
•••
••
•• 129

•• Gráfico N° 4.1

•• CAE programa de mantenimiento preventivo

••
•• €
'"o CAE Total

•• Uí
o
<.J
progarma de
mantenimiento

••
•• CAEpm' ~
. .:':'_.,.,. ...,...-~

••
•• CAE

•• mantenimiento
preventivo

•• a* Periodo de recambio

•••
••• II. MANTENIMIENTO PREVENTIVO APLICADO
•• A MICROMEDIDORE5

••
•• A. Origen de las pérdidas

•• La precisión de la medición se va perdiendo con el tiempo producto del


desgaste natural del instrumento y por la acción de partículas en suspensión

•• traidas por el agua que se adhieren a las piezas que conforman la relojería
retardando el movimiento del mecanismo. Este desgaste progresivo causa un

•• subconteo que induce pérdidas de facturación que pueden llegar a ser

••
••

••
••
130 ••
significativas para la administración de la empresa!. Por tal motivo, los
micromedidores deben reponerse en un determinado momento para optimizar las •••
pérdidas de facturación, dicho momento establece la vida útil económica de este
instrumento de medición. ••
En consecuencia, para determinar el programa óptimo de mantenimiento ••
preventivo, se deben conocer: (i) La curva de error que determina las pérdidas de
facturación que se producen a medida que transcurre el tiempo dada ciertas ••
•••
condiciones de consumo, y (ii) El costo de recambio del micromedidor o de su
relojería.

Un proyecto complementarío es realizar el cambio de tecnología del


micromedidor cuando corresponde reemplazarlo como consecuencia de un ••
mantenimiento correctivo o preventivo. Este proyecto no se evaluará en este
estudio, pero se presentará la metodología de evaluación correspondiente.
••
B. Metodología de evaluación de cambio de tecnología de micromedidores
•••
Para evaluar la conveniencia de cambiar de tecnología de medición de los
••
micromedidores, se debe determinar además del Costo Total del programa de
mantenimiento el momento óptimo de reemplazo. Con este propósito se
••
requiere conocer la Curva de Error de los medidores de la nueva tecnología y su ••
costo de reemplazo. Para cada tecnología de determina el período óptimo de
reemplazo, según la metodología aplicada en II, y luego se evalúa el momento ••
de reemplazo de tecnología para diferentes escenarios, dentro de 1,2,3, o más
años, eligíéndose la alternativa que represente el menor Valor Actual de Costo ••
(YAC).
••
Con el propósito de explicar esta metodología, se definen las siguientes ••
variables:
••
CRa: costo de reemplazo del micromedidor de tecnología a
CRb: costo de reemplazo del micromedidor de tecnología b ••
Si..: Pérdidas por subcontaje en el año i del micomedidor de tecnología a, las
que dependen de su Curva de Error y del volumen acumulado. ••
••
I CA V ALCAl\iTI. Adalherto.• Medicao de água. política e práctica. (Recife. Brasil. Editora

Comunicarte. Enero de 1996).


••
••
••
••
••
•• 131
• •• 5ib: Pérdidas por subcontaje en el año i del micromedidor de tecnología b, las
que dependen de su Curva de Error y del volumen acumulado.

•• 5i se supone que el período óptimo de reemplazo de la tecnología a es

•• cada 3 años y la de b es cada 4 años, los distintos escenarios que es necesario


evaluar el VAC para determinar el período óptimo de reemplazo se indican en el

•• Cuadro N°4.1.

•• CuadroW4.1

•• Distintos escenarios para determinar el momento óptimo de reemplazo de


tecnología de micromedidores
•• 7 8 9

•••
Período O 1 2 3 4 5 6

sit. si p: sin cambio tecnología 51... 52,., S3... 5tA 52,., S3... 5tA 52... S3,.,

•• CR... CR... CR...

•• sit. clp 1: cambio la tecnología


hoy
518 528 S38 S4B 5ls 528 S38 S48 518

•• CR8 CR8 CR8

•• sit. cl p 1: cambio la tecnología


dentro de un año
51... 52,., 518 52a S38 S48 51B 528 S3B

•••
CRB CRa

sito cl p 1: cambio la tecnología


••
51... 52... S3... 5ls 52a S3B S4a 51B 52a
dentro de dos años

•• CR8 CRB

•• sit. cl p 1: cambio la tecnología


dentro de tres años
51... 52,., S3... S4... 51a 52B S3e S48 51e

•• CRe CRe
I
•• . FUENTE: ElaboraCIón propIa

•• El momento de reemplazo óptimo es el correspondiente a la alternativa de

•••
menor VAC, si es que el cambio de tecnología es conveniente; es decir, si el

••
••
••
132
•••
menor VAC de las situaciones con proyecto es menor que el de la situación sin
proyecto. ••
••
•••
C. Aplicación al parque de micromedidores de EMOS

La Gerencia Comercial de EMOS, a través del Subdepartarnento de


Medición y Catastro, realizó en el año 1994 un estudio técnico económico l que
determinaba el momento óptimo de reposición de los micromedidores de 15 mm,
••
clase metrológica A (transmisión mecánica), con el fin de establecer una estrategia
de mantenimiento preventivo que permitiera reducir el porcentaje de pérdidas
••
comerciales. A partir de los antecedentes que sirvieron de base para el estudio
técnico económico elaborado por la empresa, se aplicará la metodologia de
••
optimización de programas de mantenimiento preventivo al parque de ••
•••
micromedidores de transmisión mecánica de EMOS.

1. Curva de error

El estudio llevado a cabo por EMOS se basó en una muestra de 180


••
micromedidores de un universo de 827.706 micromedidores de 15 mm. que se
consideran representativos del 95,3% de la población de clientes residenciales cuya
distribución tiene un consumo promedio anual de 256 m3 con una desviación
:•
estándar2 de 81 m3 / año. Los clientes de la muestra son abastecidos con aguas
provenientes del sistema Río Maipo - Laguna Negra, por lo cual la calidad del ••
agua es igual para todos los micromedidores y, por consiguiente, no incide en los
resultados metrológicos. Teniendo presentes estudios anteriores3, donde se ••
concluía que la reposición del medidor era conveniente realizarla cuando el
volumen acumulado llegaba a los 6.000 m3, se aceptó construir la muestra sólo a ••
partir de los 3.000 m 3 acumulados, condicióJ,1 que cumplen 97.931 rnicromedidores.
El número de clientes por rango de volumen acumulado y el tamaño muestral se ••
1 EMüS S.A., Programa de mantenimiento del parque de medidores de EMüS S.A. periodo 1996- ••
2005. (Santiago, Subdepartamento Medidón y Catastro. Departamento Gestión Comercial,
Gerencia Comercial. Marzo de 1994) ••
2 Desviación estándar calculada a partir de las tablas de consumo residencial señaladas en el
estudio realizado por DlcruC. Curvas de consumo desagregadas para usuarios residenciales de
15 mm v 20 mm, (Santiago. EMüS, informe téauco, Agosto de 1992), págs. 8/9; en el cual se basó
el estudio técnico económico que llevo a cabo EMüS S.A. para evaluar el programa de •• •
mantenimiento de su parque de micromedidores.
J EMüS S.A., Mantenimiento preventivo para medidores de agua potable de 15 v 20 mm, ••
definidos según norma técrúca EMüS N° 330-00, (Santiago, informe técrúco. Subdepto. Medición
y Catastro, Gerencia Comercial, Marzo de 1994), pág. 3. ••
••

••
••
•• 133

•• indica en el Cuadro N° 4.2. La distribución de la muestra por rango se construyó a

•• partir de lo establecido en la norma chilena NCH-44 Of. 78 sobre muestreos para


inspección.

•• Cuadro N" 4.2

•• Tamaño muestra} de lIÚcromedidores según volumen acumulado

••• VOLUMEN ACUMULADO


(m')
3000 - 4000
N° MICROMEDIDORES

38.213
TAMANO MUESTRA

37

•• 4000
5000
-

5000
6000
23.702
14.614
25
25

•• 6000
7000
-
-
7000
8000
9.240
5.813
25
25

•••
8000 • 9000 3.m 25
9000 - más 2.578 18
TOTAL 97.931 180
FUENTE: Programa de mantertiotiento del parque de medidores de EMOS S.A., periodo 1996

•••
• 2005 (Cuadro N" 4).

•• Cada medidor de la muestra fue sometido a pruebas de laboratorio para


determinar su curva caracteristica y establecer la desviación que ésta presenta con
•• respecto a la curva caracteristica de un medidor nuevo. A partir de los
antecedentes sobre el comportamiento de consumo de los clientes de 15 mm., se
•• obtuvo los errores de medición por rango de volumen acumulado que se indican
en el Cuadro N"4.3.
••
••
••
••
••
•••
••
••
••
••
••
134
•••
••
Cuadro N° 4.3
Error estimado de subcontaje de micromedidores
según volumen acumulado
••
VOLUMEN ACUMULADO

0000
(m')
- 1000
ERROR DE SUBCONTAJE
(%)
- 0.85 Y
•••
1001 • 2000 Y
••
- 2.25
2001 • 3000 -4.25 Y
3001 - 4000 - 5.95
4001
5001


5000
6000
- 6.29
- 6.63 ••
•••
6001 - 7000 - 8.41
7001 - 8000 - 10.93
8001 - 9000 -12.72
9000 - más - 13.10
FUENTE: Programa de mantenimiento del parque de medidores de EMOS
S.A., período 1996 - 2005 (Cuadro N° 8). ••
Y Valores extrapolados.
••
••
2. Costo por subcontaje
••
Conocido el error por subcontaje, según rangos de volumen acumulado, se
debe detenIÚnar la pérdida de facturación anual de agua para el cliente promedio. ••
Bajo el supuesto que el consumo registrado por el rnícromedidor permanece
constante a través del tiempo, con un costo del agua también constante, el ••
volumen acumulado hasta el año n (como número ordinal) será: Vn = n' (256
mJjaño). Para cada volumen V. obtenido por año se asocia un error de subcontaje ••
según los rangos indicado en el Cuadro N° 3.2; dado que los volúmenes
considerados (consumo anual y acumulado) son los registrados por el ••
rnícromedidor que ya tiene una pérdida incorporada, el volumen no facturado
durante el año i (Vnfi) se calculó como Vnfi = 256 • e¡ j (1 - e¡), donde e¡ es el error ••
•••
de medición (en tanto por uno) asociado al año i. La pérdida por menor
facturación anual se obtiene al multiplicar el volumen anual no facturado por el
cargo variable de la tarifa de agua potable más alcantarillado (145 $/m3 valor
informado por EMOS en $ de enero de 1997). Los resultados obtenidos para un
horizonte de 35 añosl se indican en el Cuadro N° 4.4.
••
••
escogió
\ Se un horizonte de 35 años por ser la edad máxima de los medidores obtenidos en el ••
••
muestreo.

••
••
••
•• 135
•• Cuadro N° 4.4

•• Estimaá6n de pérdidas según volumen acumulados

•• ($ de enero de 1997)

••
Volumen Error Pérdida Pérdida
Año acumulado Subcontaje anual ingreso
(m3) (%) (m3) (S)

•••
1 256 0,85 2,19 318
2 5U 0,85 2,19 318
3 768 0,85 2,19 318

•••
4 1.024 2,25 5,89 854
5 1.280 2,25 5,89 854
6 1.536 2,25 5,89 854
7 1.792 2,25 5,89 854

•• 8
9
2.048
2.304
4,25
4,25
11,36
11,36
1.648
1.648

•• 10
11
2.560
2.816
4,25
4,25
11,36
11,36
1.648
1.648

•••
12 3.072 5,95 16,20 2.348
13 3.328 5,95 16,20 2.348
14 3.584 5,95 16,20 2.348
15 3.840 5,95 16,20 2.348

•• 16
17
4.096
4.352
6,29
6,29
17,18
17,18
2.492
2.492

•• 18
19
20
4.608
4.864
5.120
6,29
6.29
6,63
17,18
17,18
18,18
2.492
2.492
2.636

•• 21
22
5.376
5.632
6,63
6,63
18,18
18,18
2.636
2.636

•• 23
24
5.888
6.144
6,63
8,41
18,18
23,51
2.636
3.408

•••
25 6.400 8,41 23,51 3.408
26 6.656 8,41 23,51 3.408
27 6.912 8,41 23,51 3.408
28 7.168 10,93 31,41 4.555

•• 29
30
7.424
7.680
10,93
10,93
31,41
31,41
4.555
4.555

•• 31
32
7.936
8.192
10,93
12,72
31,41
37,31
4.555
5.410

••
33 8.448 12,72 37,31 5.410
34 8.704 12,72 37,31 5.410
35 8.960 12,72 37,31 5.410

•• FUENTE: Elaboraa6n propIa en base al estudio "Programa de


mantenimiento del parque de medidores de EMOS S.A.

•• período 1996- 2005".

••
••
••
••
136
•••
3. Costos del mantenimiento preventivo
••
Los procedimientos del programa de mantenimiento preventivo. que
actualmente se aplican al parque de micromedidores consisten en: (i) retirar el ••
equipo de medida e instalar uno con conjunto metrológico nuevo; (ii) cambiar el
conjunto metrológico (también denominado "kit") del equipo retirado ••
•••
manteniendo la carcaza; y (ili) instalar este micromedidor en otro arranque que
requiera el mantenimiento bajo análisis. En general, las carcazas son reutilizadas
por la resistencia mecánica que presentan, sin embargo, cuando no es posible
reutilizarlas se entregan como parte de pago al proveedor de un medidor nuevo,
según se establece en los contratos de EMOSI ••
El costo del programa de mantenimiento preventivo que se consideró fue ••
el valor de reposición del "kit", el cual se desglosa según los siguientes
conceptos a valores actualizados según infonnación proporcionada por EMOS. ••
Costo de recambio conjunto metrológico (kit) = $ 6.574,07 (a) ••
•••
Costo de la reinstalación del medidor = S 1.803,04 (b)
Costo unitario del programa de mantenimiento = 58.377,11 (a+b)

•••
Los valores señalados no incluyen rv A y están en moneda de enero de
1997.

Para efectos de la metodología, se consideró como programas de


mantenimiento alternativos el recambio del kit metrológico todos los años, cada •••
dos años, cada tres años y así sucesivamente hasta los 35 años, antigüedad
máxima de los micromedidores de la muestra analizada. ••
4. Optimización del programa de mantenimiento preventivo ••
Para encontrar el período óptimo de recambio del conjunto metrológico se ••
•••
calculó el costo anual equivalente de los programas de mantenimiento
alternativos y el costo anual equivalente de la pérdida de ingreso que sufre la
empresa por cada año de registro del micromedidor antes de efectuar un
recambio del kit metrológico. La suma de ambos CAE entrega el costo total
anual equivalente del programa de mantenimiento preventivo, cuyo menor ••
valor determina el período óptimo buscado. Los resultados obtenidos se indican
en el Cuadro N° 4.5. ••
I EMOS S.A., op. cit ••
••
••
•••
••
•• 137

•• La tasa de descuento pertinente para la evaluación económica es de 9,16%,


valor fijado por la Superintendencia de Servicios Sanitarios en el último proceso

•• tarifario.
Cuadro N' 4.5

•• Costos anuales equivalentes del programa de mantenimiento


d enucromedidores
IS de enero de 1997)

•• Año CAE (5)


Recambio 'kit" micromedidor
CAE (S) CAE (5)
Pérdida de in2TesO Pro2Tama de mantenimiento

•• 1
2
8.377,1
4.005,1
318,2
318,2
8.695,3
4.323,3

•• 3
4
2.551,5
1.827,5
318,2
435,2
2.869,7
2.262,7

•• 5
6
7
1.395,3
1.109,0
906,1
505,0
551,3
584,1
1.900,3
1.660,3
1.490,1

•• 8
9
755,2
639,1
679,9
753,8
1.435,1
1.392,8

•• 10
11
547,2
473,0
812,2
859,3
1.359,3
1.332,3

•• 12
13
14
412,0
361,1
318,3
932,6
993,6
1.045,1
1.344,5
1.354,7
1.363,3

•• 15
16
281,7
250,4
1.088,9
1.130,8
1.370,6
1.381,2

•• 17
18
223,3
199,7
1.167,1
1.198,7
1.390,3
1.398,3

••
19 179,0 1.226,3 1.405,3
20 160,8 1.253,3 1.414,2
21 144,8 1.277,2 1.-122,0

•• ??
23
130,6
117,9
1.298,4
1.317,2
1.429,0
1.435,2

•• 24
25
26
106,7
96,6
87,6
1.343,9
1.367,7
1.450,5
1.464,2

••
1.389,0 1.476,5
27 79.4 1.408,1 1.487,6
28 72,2 1.435,2 1.507,4

•• 29
30
65,6
59,6
1.459,7
1.481,7
1.525,2
1.541.4

•• 31
32
54,3
49,4
1.501,6
1.524,7
1.555,9
1.574,1

••
33 45,0 1.545,6 1.590,6
34 41,1 1.564,5 1.605,6
35 37,5 1.581,7 1.619,2

•• FUENTE: Elaboraaón propIa en base al estudio "Programa de mantenimiento del parque


de medidores de EMOS 5.A. periodo 1996- 2005"

•••
••
••
••
138
••
De acuerdo a los resultados obteIÚdos en la Cuadro N° 4.4, se puede
••
observar que el período óptimo de manterú!rúento preventivo para el parque de
micromedidores de 15 mm se produce a los 11 años (CAE = $ 1.332,3). En ese
••
período el volumen acumulado por el micromedidor alcanza los 2.816 m3 (ver
Cuadro N° 4.4), lo que arroja un error de subcontaje del 4,25%, valor
••
correspondiente a la pérdida óptima en agua no facturada. ••
5. Sensibilización del programa de mantenimiento preventivo ••
Considerando que el período de reemplazo a los 2.816 m 3 (11 años) es
válido para un consumo promedio de 256 m3/año, se sensibilizará el programa
••
de manterú!rúento preventivo para los consumos de: 175 m 3/año y 337 m3 /año, ••
correspondientes a los valores que fija la desviación estándar (81 m3 /año) del
consumo promedio de la población de clientes bajo análisis. ••
Para el consumo de 175 m 3/año, los resultados de la estimación de
pérdidas por facturación se indican en el Cuadro N° 4.6 Y los costos anuales •••
equivalentes de los programas de mantenirruento alternativos en el Cuadro
N° 4.7. De igual modo, para el consumo de 337 m3 /año, los resultados de la ••
estimación de pérdidas por facturación se indican en el Cuadro N° 4.8 Y los
costos anuales equivalentes de los programas de mantenimiento alternativos en ••
el Cuadro N° 4.9.
••
••
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
•••
••
•• 139

•• Cuadro N° 4.6

••
Estimación de oérdidas según volumen acumulado
caso consumo anual 175 m 3
(5 de enero de 1997)

•• Volumen Pérdida Pérdida

•• Año acumulado
(m3)
Error
(%)
anual
(m3)
ingreso
(5)

••
1 175 0,85 1,50 218
2 3SO 0,85 1,50 218
3 525 0,85 1,SO 218

•• 4
5
700
875
0,85
0,85
1,50
1,50
218
218

•• 6
7
LOSO
1.225
2,25
2,25
4,03
4,03
584
584

••
8 1.400 2,25 4,03 584
9 1.575 2,25 4,03 584
10 1.750 2,25 4,03 584

•• 11
12
1.925
2.100
2,25
4,25
4,03
7,77
584
1.126

•• 13
14
2.275
2.450
4,25
4,D
,-
4,25
7,77
7,77
1.126
1.126

••
15 2.625 7,77 1.126
16 2.800 4,25 7,77 1.126
17 2.975 4,25 7,77 1.126

•• 18
19
3.1SO
3.325
5,95
5,95
11,07
11,07
1.605
1.605

•• 20
21
3.500
3.675
5,95
5,95
11,07
11,07
1.605
1.605

••
5,95 11,07
"23 3.850
4.025 6,29 11,75
1.605
1.703
24 4.200 6,29 11.75 1.703

•••
2S 4.375 6,29 11,75 1.703
26 4.550 6,29 11,75 1.703
27 4.725 6,29 11,75 1.703

•• 28
29
30
4.900
5.075
5.250
6,29
6,63
6,63
11,75
12,43
12,43
1.703
1.802
1.802

•• 31
32
5.425
5.600
6,63
6,63
12,43
12.43
1.802
1.802

•• 33
34
5.775
5.9SO
6,63
6.63
12,43
12,43
1.802
1.802

•• 35
FUENTE:
6.125 8,41 16,07 2.330
ElaboraCIón propia en base al estudio "Programa de

•••
mantenimiento del parque de medidores de EMOS S.A.
período 1996 - 2005".

••

••
••
140
•••
Cuadro N° 4.7
••
Costos anuales equivalentes del prog:rama de mantenimiento
de micromedidores caso consumo anual 175 m 3 ••
•••
(5 de enero de 1997)

Año CAE (5) CAE (5) CAE (5)

1
Recambio 'kit" Pérdida de
micromedidor
8.377,1
ingreso
217,5
Programa de
mantenimiento
8.594,6
••
2
3
4.005,1
2.551,5
217,5
217,5
U22,7
2.769,1 ••
•••
4 1.827,5 217,5 2.045,0
5 1.395,3 217,5 1.612,8
6 1.109,0 266,1 1.375,1

••
7 906,1 300,5 1.206,5
8 755,2 326,0 1.08l,2
9 639,1 345,7 98·1,8
10
11
547,2
473,0
361,3
373,9
908,5
846,8 ••
12
13
412,0
361,1
410,9
441,7
822,8
802,8 ••
•••
14 318,3 467,7 786,0
15 281,7 489,9 m,6
16 250,4 508,9 759,3
17 223,3 525,3 . 748,6
18
19
199,7
179,0
551,1
573,6
750,7
752,6 ••
•••
20 160,8 593,4 754,2
21 144,8 610,9 755,7
22 130,6 616,4 757,0
23 117,9 641,6 759,5
24
25
106,7
%,6
655,1
667;2.
761,7
763,7 ••
26
27
28
87,6
79,4
72,2
678,0
687,7
696,5
765,5
767,2
768,6
••
•••
29 65,6 705,1 770,7
30 59,6 712,9 m,6
31 54,3 720,0 77'¡,3
32
33
49,4
45,0
726,4
732,1
775,8
m,2 ••
34
35
FUENTE:
41,1
37,5
737,4
744,5
ElaboraCión propia en base al
778,5
782,0
estudio
••
"Programa de mantenimiento del parque de
medidores de EMOS S.A. periodo 1996- 2005". ••
••
••
•••
••
•••
141

Cuadro N° 4.8

• •• Estimación de pérdidas según volumen acumulado


caso consumo anual 337 m'

•• Año
Volumen
acumulado
Error
Subcontaje
Pérdida
anual
Pérdida
ingreso

•• 1
(m')
337
(%)
0.&5
(m')
2,89 419
($)

•• 2
3
4
674
1.011
1.348
0.&5
2,25
2,25
2,89
7,76
7,76
419
1.125
1.125

•• 5
6
1.685
2.022
2,25
4,25
7,76
14,96
1.125
2.169

•••
7 2.359 4,25 14,96 2.169
8 2.696 4,25 14,96 2.169
9 3033 5,95 21,32 3.091

•• 10
11
12
3.370
3.707
4.044
5,95
5,95
6,29
21,32
21,32
22.62
3.091
3.091
3.280

•••
13 4.381 6.29 22.62 3.280
14 4.718 6,29 22,62 3.280
15 5.055 6,63 23,93 3.470

•••
16 5.392 6,63 23,93 3.470
17 5.729 6,63 23,93 3.470
18 6.066 8,41 30,94 4.487
19 6.403 8,41 30,94 4.487

•• 20
21
6.740
7.077
8,41
10,93
30.94
41.35
4.487
5.996

•• 22
23
7.414
7.751
10,93
10,93
41,35
41,35
5.996
5.996

••
24 8.088 12,72 49,11 7.121
25 8.425 12,72 49,11 7.121
26 8.762 12.72 49,11 7.121

•• 27
28
9.099
9.436
13,10
13,10
50.80
50,80
7.366
7.366

•• 29
30
9.773
10.110
13.10
13.10
50.80
50,80
7.366
7.366

•••
31 10.4-17 13,10 50,80 7.366
32 10.784 13,10 50,80 7.366
33 11.121 13,10 50,80 7.366
34 11.458 13,10 50.80 7.366

•• 35
FUENTE:
11.795 13,10
Elaboraaón propia en base al
50,80 7.366
estudiO "Programa de

•• mantenimiento del parque de medidores de EMOS S.A.


período 1996·2005".

••
••

••
••
142 ••
Cuadro N° 4.9 • ••
•••
Costos anuales equivalentes del programa de mantenimiento
de micromedidores caso consumo anual 337 m'
(5 de enero de 1997)

Año CAE ($) CAE (5)


Recambio IIk.i~'
Pérdida de
CAE ($)
Programa de ••
1
micromedidor
8.377,1
rnJ!:reso
418,9
mantenimiento
8.796,0 ••
•••
2 4.005.1 418,9 4.424,0
3 2.551,5 633,9 3.185,4
4 1.827,5 741,0 2.568,5
5 1.395,3 804,9 2.200,2
6
7
1.109,0
906,1
985,5
1.113,5
2.094,5
2.019,5 ••
8
9
10
755,2
639,1
547,2
1.208,6
1.352,3
1.465,9
1.963,8
1.991,3
2.013,1
••
11
12
473,0
412,0
1.557,6
1.642,3
2.030,6
2.054,3 ••
13
14
36U
318,3
l.n2,9
1.772,5
2.074,1
2.090,7 ••
•••
15 281,7 1.829,6 2.111,3
16 250,4 1.878,6 2.129,0
17 223,3 1.921,0 2.144,3
18 199,7 1.982,1 2.181,8

•••
19 179,0 2.035,7 2.214,7
20 160,8 2.082,7 2.243,5
21 144,8 2.150,4 2.295,1

•••
22 130,6 2.210,3 2.340,9
23 117,9 2.263,6 2.381,5
24 106,7 2.325,5 2.432,1
25 96,6 2.380,7 2.477,3
26
27
87,6
79,4
2.430,3
2.477,1
2.517,8
2.556,5 ••
28
29
30
72,2
65,6
59,6
2.519,2
2.557,2
2.591,4
2.591,4
2.622,7
2.651,0
••
31
32
54,3
49,4
2.622,3
2.650,3
2.676,6
2.699,8 ••
33
34
45,0
41,1
2.675,7
2.698,7
2.720,7
2.739,8 ••
35
FUENTE:
37,5 2.n9,6
ElaboraC16n propia en base al
2.757,0
estudio ••
••
"Programa de mantenimiento del parque de
medidores de EMOS S.A. período 1996- 2005".

••
••
•••
••
•• 143

•••
Los resultados obtenidos de la sensibilización señalan que para un
consumo de 175 m3 /año, el mínimo costo anual equivalente se presenta cuando
ellIÚcromedidor acumula 2.975 m3, valor que se lIÚde a los 17 años; en cambio

•• cuando el consumo es de 337 m3 / año, el mínimo costo anual equivalente se


presenta a los 8 años con un volumen acumulado de 2.696 m3 . En todos los casos

•• el error de medición es de 4,25%.

•• El Cuadro N° 4.10 resume los resultados obtenidos para el consumo


promedio y su desviación estándar.
•• Cuadro N° 4.10
•• Período de recambio de lIÚcromedidores para consumos
•• anuales alternativos
($ de enero de 1997)
•• Período estimado Error CAE Volumen

•••
Consumo estimado
de recambio Subcontaje Programa acumulado de
(m3jaño) micromedidores (%) Mantenimiento recambio
(años) ($) (m')

•••
175 17 4,25 748,6 2.975
256 11 4,25 1.332,3 2.816
337 8 4.25 1.%3,8 2.696
FUENTE: ElaboraCIón propIa en base a resultados obterudos.

•••
•• 6. Rentabilidad del programa de recambio

•• Debido a que esta empresa sanitaria antes de efectuar el estudio "Programa


de mantenimiento del parque de medidores de EMOS S.A. período 1996-2005"

•• realizaba sólo mantenimiento correctivo sobre los lIÚcromedidores cuando éstos


por su desgaste ya no registraban, interesa conocer cuál es la rentabilidad de

•• realizar un recambio en un período óptimo (situación con proyecto) versus


realizar recambios en períodos posteriores al óptimo (situación sin proyecto). De

•• este modo se calculó el VAN de pasar de un programa de recambio cuando se


registran alternativamente 3.072 m3, 3.328 m 3, 3.584 m 3, 3.840 m 3 y 4.096 m3 de

•• volumen acumulados por el registro del lIÚcromedidor al programa óptimo de


2.816 m 3 de registro acumulado, se consideró un consumo promedio anual

•• registrado de 256 m3 / año. Los resultados se indican en el Cuadro N° 4.11, el


cual considera una tasa de descuento de 9,16%.

••
••

••
••
•••
\
144 \ ,

Por otra parte, se debe tener en cuenta que el programa de mantenimiento


preventivo, en este caso, se trata como gasto, dado que el costo del primer ••
micromedidor que se instala es de cargo del cliente la empresa no lo puede tratar
como un activo. ••
Cuadro N° 4.11 ••
Rentabilidad de programas alternativos de recambio de micromedidores
(5 de Enero de 1997) •••
Volúmenes de recambio alternativos (situación sin proyecto)
••
$1 mieromedidor
CAE recambio
3.072 m3 3.328 m3
361,1
3.584 m3
318,3
3.840m3
281,7
4.096 m3 ••
•••
412,0 250,4
micro medidor si p
CAE recambio 473,0 473,0 473,0 473,0 473,0
mieromedidor el p
Mayor CAE recambio
micromedidor
61,0 111,9 154,7 191,3 222,6
••
Valor actual del mayor
costo de recambio (a)
665,9 1.221,6 1.688,9 2.088,4 2.430,1
••
•••
CAE pérdida de ingreso 932,6 993,6 1.045,1 1.088,9 1.130,8
s/p
CAE pérdida de ingreso 859,3 859,3 859,3 859,3 859,3
e/p
Mayor ingreso slp - e/p 73,3 134,3 185,8 229,6 271,5
••
Valor actual del mayor
in~eso (b)
800,2 1.466,2 2.028,4 2.506,6 2.964,0
••
VAN
(b) - (a)
FUENTE:
134,3 244,5 339,5

ElaboraCIón propia en base al Cuadro N° 4.5.


418,1 533,8
••
••
De este último cuadro se puede observar que mientras más tardío sea el
recambio de micromedidores sin proyecto, llevar a cabo un programa de
••
mantenimiento preventivo en un período óptimo es más conveniente para la ••
empresa (presenta mayor VAN).
••
7. Conclusiones
••
a) El recambio del micromedidor debe hacerse en función del volumen
acumulado y no del tiempo de funcionamiento. ••
••
••
•••
••
•••
145

b) El dimensionamiento del medidor para clientes de "altos" consumos

•• anuales pueden influir sobre el error del subcontaje, ya que en el caso de que el
medidor esté subdirnensionado para el consumo esperado del cliente, aumentará

•• su error de subcontaje y llevará a disminuir su período de reemplazo.

•••
c) El interés del recambio del medidor es contrapuesto entre la empresa y el
cliente, ya que el aumento de este error favorece al cliente como una rebaja en la
tarifa.
•• d) El CAE óptimo se estimó para un cierto valor de la tarifa y costo de
•• recambio; si éstos varían, el período de recambio más conveniente para la
empresa cambiará, siendo menor cuanto más alto sea la tarifa y el costo de
•• recambio, esto último incide en un mayor CAE total del programa de
mantenimiento.
•• e) Disponer de un programa de mantenimiento preventivo que se realice en
•• período óptimo aumenta el valor de la empresa frente a programas de recambio
de micromedidores con carácter correctivo. Por lo tanto esta actividad
•• preventiva afecta positivamente el valor de las acciones de la empresa.

••• 8. Limitaciones y recomendaciones

••• a) El error de medición utilizado para los medidores con volumen


acumulado entre 2.000 y 3.000 m3 es un valor extrapolado, por lo que pudiera

•• afectar la conclusión acerca del período de reemplazo óptimo.

•• b) Los cálculos se han realizado suponiendo que el consumo registrado


promecLo de los clientes se mantiene en 256 m3/ año. Sin embargo, debe

•••
considerarse que tal consumo debiera ser creciente en el tiempo a una tasa
estimada por la empresa sanitaria.

•• c) Para el caso de los clientes con "altos" o "bajos" consumos, fuera del
rango de consumo promedio y con variaciones estacionales significativas, las

•• frecuencias de reemplazo dependerán de curvas de error distintas a la indicada


en este estudio, dado que ésta depende de las estructuras de consumo que son

•• diferentes según sea el comportamiento de consumo de los clientes. Por lo tanto,


conviene realizar un análisis segmentando a los clientes en categorías "alto",

•• "medio" y "bajo" cada uno con su respectiva curva de error. También sería
conveniente establecer las "curvas de error" para medidores de 20 mm.

••
••
••
••
146
•••
D. Aplicación al parque de micromedidores de E55AT
••
La gerencia provincial de ESSAT de la ciudad de Arica realizó un estudio
técnico económico!, con el fin de evaluar un cambio de los micromedidores de 15 ••
•••
mm de transmisión mecánica por uno de transmisión magnética en la medición
de los caudales bajos de consumo (menores a 30 lts/seg.); para ello se determinó
el error de subcontaje en los micromedidores domiciliarios por antigüedad, por
acumulación de medición y por marca, para clientes cuyo consumo oscila entre
los:; m3 y 60 m3 al mes. ••
Sin embargo, la metodología planteada en este trabajo requiere la ••
información sobre las pérdidas por medidor y una estructura de consumo
promedio representativa de la población sobre la que se aplica el programa de ••
mantenimiento preventivo; el estudio realizado por la empresa sanitaria de
Arica no contempla este tipo de información, sino volúmenes totales de pérdida ••
comercial. Por consiguiente, dicho estudio no pudo ser utilizado, siendo
necesario asumir datos y supuestos para aplicar la metodología de optimización ••
•••
de mantenimiento preventivo en la ciudad de Arica.

1. Curva de error

Para analizar económicamente el programa de mantenimiento preventivo


••
en el parque de micromedidores domiciliarios de ESSAT Arica, se procedió a
tomar como información base la contenida en el estudio de subcontaje de
••
micromedidores domiciliarios de EMOS. ••
Considerando que el agua proveniente de las captaciones subterráneas de ••
Arica presenta un nivel de salinidad mayor que en Santiago, se estima que el
desgaste del mecanismo de medición y, por consiguiente, el subcontaje de los ••
micromedidores en ESSAT es mayor que el obtenido por EMOS. A partir del
Cuadro N° 4.3 en que se indica el error estimado de medición de los ••
rnicromedidores según volumen acumulado en Santiago, se construirán tres
escenarios para la ciudad de Arica, en los cuales los errores estimados de ••
medición, según volumen acumulado en Arica son, un i) 5% mayor; (ü) 10%
mayor; y (üi) un 15 % mayor. Los resultados de error para estos tres escenarios ••
se indican en el Cuadro N° 4.12.
••
ESSAT S.A., Pérdidas por subcontaje en la micromedici6n de la ciudad de Arica, (Arica,
••
•••
1

Unidad de Operacianes, informe técnico interno, 1997).

••
•••
••
•••
147

Cuadro N° 4.12

•• Error estimado de subcontaje de micromedidores


según volumen acumulado para diferentes escenarios

•• VOLUMEN ERROR DE ERROR DE ERROR DE

•••
ACUMULADO SUBCONTAJE SUBCONTAJE SUBCONTAJE
(m') ESCENARIO "5%" ESCENARIO "10%" ESCENARIO 1'15%"
0000-1000 0,89 0,94 0,98
2,48 2,59

•••
1001-2000 2,36
I
2001-3000 4,46 4,68 4,89
3001-4000 6,25 6,55 6,84
4001-5000 6,60 6,92 7,23

•• 5001-6000
6001-7000
6,96
8,83
7,29
9,25
7,62
9,67

•• 7001-8000
8001-9000
9001 v más
11,48
13,36
13,76
12,02
13,99
14,41
12,57
14,63
15,07

•• FUENTE: Cuadro N° 4.2. Error estimado de subcontaje de micromedidores según volumen


acumulado.

••• 2. Costo por subcontaje

••• Para determinar las pérdidas de facturación anual de agua se consideró un


consumo promedio de 185 m3/ año para la población correspondiente a los

•••
arranques domiciliarios de 15 mm de diámetro1, dato estimado por ESSAT sobre
el cual se desarrolló la evaluación. Cabe mencionar que se desconoce la
distribución del consumo de la población de clientes, por lo cual la valoración del

•• agua no facturada basada en tal consumo promedio, tiene validez de simulación.

•• Considerando que el consumo promedio permanece constante a través del


tiempo a un costo del agua, también constante, la pérdida por menor facturación

•••
se obtuvo a partir del producto entre el volumen anual no facturado por el cargo
variable correspondiente a la tarifa de agua potable más alcantarillado, cuyo valor
es de $ 325,5. Bajo el mismo procedimiento aplicado al caso de EMOS, se obtienen
•• los resultados indicados en los Cuadros N° 4.13 al 4.15 para los diferentes
escenarios de errores de subcontaje.
••
••
•• \ Información proporcionada por la Unidad de Operaciones ESSAT S.A. Arica.

•••

••
••
•••
148

Cuadro N° 4.13

Estimación de pérdidas de in~eso según consumos acumulados


•••
escenario error 5% mayor a estructura EMOS ••
(5 de enero de 1997)
••
Año
Consumo Error
acumulado Subcontaje
Pérdida
anual
Pérdida
mgreso ••
•••
(m3) (%) (m3) (5)
1 185 0,89 1,67 542
2 370 0,89 1,67 542
3
4
555
740
0,89
0,89
1,67
1,67
542
542 ••
:J

6
925
1110
0,89
2,36
1,67
4,48
542
1457
••
7 1295 2,36
2,36
4,48
4,48
1457
1457
••
8
9
1480
1665 2,36 4,48 1457 ••
10
11
1850
2035
2,36
2,36
4,48
4,48
1457
1457 ••
•••
12 2220 4,46 8,64 2813
13 2405 4,46 8,64 2813
14 2590 4,46 8,64 2813
15
16
2775
2960
4,46
4,46
8,64
8,64
2813
2813
••
17 3145 6,25 12,33 4013 ••
18
19
3330
3515
6,25
6,25
12,33
12,33
4013
4013 ••
20 3700 6,25
FUENTE : ElaboraClón propIa.
12,33 4013
••
•••
••
•••
••
••

••
••
•• 149

•• Cuadro N° 4.14

•• Estimación de pérdidas de ingreso según consumos acumulados

•• escenario error 10% mayor a estructura EMOS


($ de enero de 1997)
•• Consumo Error Pérdida Pérdida
•• Año acumulado Subcontaje
(m3) (%)
anual
(m3)
ingreso
($)
•• 1 185 0,935 1,75 568

•• 2
3
370
555
0,935
0,935
1,75
1,75
568
568

•••
4 740 0,935 1,75 568
5 925 0,935 1,75 568
6 1110 2,475 4,69 1528

•• 7
8
1295
1480
2,475
2,475
4,69
4,69
1528
1528
•• 9
10
1665
1850
2,475
2,475
4,69
4,69
1528
1528

••• 11
12
2035
2220
4,675
4,675
9,07
9,07
2953
2953

•••
13 2405 4,675 9,07 2953
14 2590 4,675 9,07 2953
15 2775 4,675 9,07 2953

•• 16
17
2960
3145
4,675
6,545
9,07
12,96
2953
4217

•••
18 3330 6,545 12,96 4217
19 3515 6,545 12,96 4217
20 3700 6,545 12,96 4217

••• FUENTE: Elaboración propia.

••
••
••
••
•••
•••
150 •••
Cuadro N° 4.15
•••
•••
Estimación de pérdidas de ingreso según consumos acumulados
escenario error 15% mavor a estructura EMOS
(5 de enero de 1997)

Consumo Error Pérdida Pérdida ••


Año acumulado Subcontaje
(m3) (%)
anual
(m3)
ingreso
(5) ••
•••
1 185 0,98 1,83 594
2 370 0,98 1,83 594
3 555 0,98 1,83 594
4 740 0,98 1,83 594 ••
5
6
925
1110
0,98
2,59
1,83
4,91
594
1600 ••
8
7 1295
1480
2,59
2,59
4,91
4,91
1600
1600 ••
10
9 1665
1850
2,59
2,59
4,91
4,91
1600
1600 ••
•••
11 2035 4,89 9,51 3094
12 2220 4,89 9,51 3094
13 2405 4,89 9,51 3094

•••
14 2590 4,89 9,51 3094
15 2775 4,89 9,51 3094
16
17
2960
3145
4,89
6,84
9,51
13,59
3094
4423 ••
18
19
3330
3515
6,84
6,84
13,59
13,59
4423
4423 ••
•••
20 3700 6,84 13,59 4423
FUENTE: Elaboración propia.

3. Costos del mantenimiento preventivo


••
Para el caso de los micromedidores en la ciudad de Arica el programa de
••
mantenimiento preventivo consiste en r~tirar el equipo de medida e instalar un
conjunto metrológico nuevo. De acuerdo a información entregada por ESSAT no
••
se recupera la carcaza. ••
••
••
••
••
•• 151

•• De acuerdo a información entregada por la unidad de control de pérdidas

•• de ESSAT, el costo del programa de mantenimiento preventivo se desglosa de


acuerdo a los siguientes conceptos:

•• Costo de recambio del micromedidor = $10.550 (a)

•• Costo de instalación del medidor


Costo unitario del programa de mantenimiento
= $ 2.000
= $12.550
(b)
(a+b)

••
•• 1997.
Los valores señalados no incluyen IVA Y están en moneda de enero de

•• Para efectos de la metodología, se consideró como alternativas de

•••
programas de mantenimiento preventivo el cambio de micromedidores cada un
año, cada dos años y así sucesivamente hasta los 20 años, antigüedad máxima de
los micromedidores de la muestra analizada en el estudio de subcontaje de
•• ESSAT.1

•• 4. Optimización del programa de mantenimiento preventivo

•• Para encontrar el período óptimo de cambio del micromedidor, se calcula


el costo anual equivalente de los programas de mantenimiento alternativos y el
•• costo anual equivalente de la pérdida de ingreso que sufre la empresa por cada
año de registro del micromedidor. La suma de ambos CAE entrega el costo total
•• anual equivalente del programa de mantenimiento preventivo, el menor valor

•• determina el período óptimo buscado. Los resultados obtenidos para los tres
escenarios propuestos sobre el error de medición se indican en los. Cuadros

•• N° 4.16 al 4.18. Se consideró' una tasa de descuento de 9,16%, valor


correspondiente al incorporado en el proceso tarifarío. .'

•••
••
••
••
••• 1 ESSAT S.A., op. 01.

••

••
••
152
•••
Cuadro N" 4.16
••
Costos anuales equivalentes del programa de mantenimiento
de micromedidores. escenario error 5% mavor a estructura EMOS ••
(5 de enero de 1997)
••
Año
CAE (5)
recambio
CAE (5)
Pérdida de
CAE (5)
Programa de
• ••
micromedidor ingreso mantenimiento
1 125;)0,0 542,3 13092,3 ••
2
3
6000,2
3822,5
542,3
542,3
6542,5
4364,8 ••
4
;)
2737,8
2090,3
542,3
542,3
3280,1
2632,6 ••
6
7
1661,4
1357,4
663,4
749,2
2324,8
2106,6 ••
8
9
1131,4
957,4
813,0
862,2
1944,4
1819,5
••
10 819,8 901,0 1720,8 ••
•••
11 708,6 932,4 1641,0
12 617,2 1024,9 1642,1
13 541,0 1102,0 1643,0
14
15
476,8
422,1
1167,0
1222,3
1643,8
1644,4 ••
16
17
375,1
334,5
1269,8
1343,0
1645,0
1677,4 ••
18
19
299,1
268,2
1406,6
1462,3
1705,7
1730,4
••
20 240,9 1511,2 1752,2 ••
•••
FUENTE: Elaboración propia.

••
••
••
••
••
••
••
•• 153

•• Cuadro N° 4.17

•• Costos anuales equivalentes del orograma de manteninúento

•• de micromedidores, escenario error 10% mayor a estructura EMOS


(5 de enero de 1997)

•• CAE ($) CAE ($) CAE (5)


•• Año Recambio
micromedidor
Pérdida de
ingreso
Programa de
mantenimiento
•• 1 12550,0 568,3 13118,3

•• • 2
3
4
6000,2
3822,5
2737,8
568,3
568,3
568,3
6568,5
4390,8
3306,2

•• 5
6
2090,3
1661,4
568,3
695,4
2658,7
2356,8

•• 7
8
1357,4
1131,4
785,5
852,4
2142,9
1983,8
•• 9
10
957,4
819,8
904,0
944,8
1861,4
1764,5
•• 11 708,6 1058,2 1766,7

•••
12 617,2 1151,4 1768,6
13 541,0 1229,0 1770,1
14 476,8 1294,5 1m,3

•• 15
16
422,1
375,1
1350,3
1398,2
1772,4
1773,4

•• 17
18
334,5
299,1
1473,4
1538,8
1807,9
1837,9
•• 19
20
268,2
240,9
1596,0
1646,3
1864,2
1887,3
•• FUENTE: Elaboraaón propia.

••
••
••
••
••
• •
••
••
154
••
Cuadro N° 4.18
••
Costos anuales equivalentes del programa de mantenimiento
••
•••
de micromedidores. escenario error 15% mavor a estructura EMOS
(5 de enero de 1997)

Año
CAE (5)
recambio
CAE (5)
Pérdida de
CAE (5)
Programa de •••
1
micromedidor
12550,0
mgreso
594,4
mantenimiento
13144,4 ••
2
3
6000,2
3822,5
594,4
594,4
6594,6
4416,9 ••
•••
4 2737,8 594,4 3332,3
5 2090,3 594,4 2684,8
6 1661,4 727,5 2388,9
7 1357,4 821,8 2179,2 ••
8
9
1131,4
957,4
891,9
945,9
2023,3
1903,3 ••
•••
10 819,8 988,6 1808,3
11 708,6 1107,5 1816,1
12 617,2 1205,2 1822,4
13
14
541,0
476,8
1286,6
1355,3
1827,7
1832,1 ••
•••
15 422,1 1413,8 1835,9
16 375,1 1464,0 1839,2
17 334,5 1542,9 1877,4
18
19
299,1
268,2
1611,5
1671,6
1910,7
1939,8 •••
20 240,9
FUENTE: ElaboracIón propIa.
1724,4 1965,4
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•• 155
•• De acuerdo a 105 resultados obtenidos en los Cuadros N° 3.14 al 3.16 el
•• rninimo CAE del programa de mantenimiento preventivo ocurre a los 11 años en
el escenario "5%" y a 10510 años en los escenarios "10%" y "15%". En el primer

••• caso el cambio de medidor debe hacerse cuando presenta un volumen


acumulado de 2.035 m3 y en los dos escenarios siguientes cuando alcanza
1.850 m3 . El error que se admite en agua no facturada es de un 2,36% para el
• ••
escenario "5%", 2,47% para el escenario "10%" y 2,59% para el escenario "15%".

El Cuadro N° 4.19 resume 105 resultados obtenidos para los tres escenarios
•• estudiados.
Cuadro N° 4.19
•• Programas de mantenimiento preventivo óptimo
•• según escenarios de error de medición

•• (5 de Enero de 1997)

•••
Escenarios de Período de Error CAE Volumen
error de Recambio subcontaje Programa de acumulado
medición micromedidores (%) mantenimiento (m3)
(años) (S)
•• 5%
10%
11
10
2,36
2,47
1.641,0
1.764.5
2.035
1.850

•• 15 % 10
FUENTE: Elaboración propia.
2,59 1.808,3 1.850

••
•• Cabe destacar que el error admisible por subcontaje es menor en el caso
de ESSAT que en el E!vIOS, lo que lleva a efectuar los cambios de
•• rnicromedidores antes en Arica que en Santiago, donde se acepta alcanzar un
volumen acumulado mayor (ver Cuadro N° 4.10).

••• 5. Conclusiones, recomendaciones y limitaciones

•• a) La frecuencia de recambio es prácticamente igual para los tres

•• escenarios, pues los valores del rninimo CAE no se diferencia significativamente


para una frecuencia de 10 a 11 años en 105 tres escenarios.

•• b) Comparando lo resultados de la aplicación en ESSAT con 105 obtenidos

•• •• en EMOS, se puede concluir que en la medida en que 105 programas de


mantenimiento son más costosos, en términos de pérdidas por subcontaje, valor

••

••
••
156
••
del agua y costos del recambio, es conveniente realizar el mantenimiento en
períodos más cortos en términos de volumen acumulado que registra el
•••
micromedidor.
••
c) En términos generales, una forma de alcanzar un nivel de pérdida
óptima, desde el punto de vista privado, es a través de la implementación de
••
programas de mantenimiento preventivo en período óptimo.
•••
Las recomendaciones y limitaciones son las siguientes:
••
a) El error por subcontaje para el período de reemplazo óptimo no fue
observado en el estudio de EMOS, sino que fue determinado a partir de un valor ••
extrapolado.
••
Será así recomendable estudiar la curva de error para estos menores
valores acumulados de consumos. ••
b) Los cálculos se han realizado suponiendo que el consumo promedio de ••
•••
los clientes se mantiene en 185 m3 / año, al igual que en el caso se EMOS debiera
cO:1Siderarse un crecimiento en el tiempo del consumo registrado.

c) Sería conveniente revisar los resultados obtenidos por ESSAT en su


estudio para llegar a determinar curvas de error de los medidores de ••
transmisión mecánica segmentando por tipo de cliente. Asimismo, estimar
dichas curvas para los medidores de transmisión magnética. Cabe señalar que ••
en Arica ESSAT está realizando el cambio de todos los medidores de transmisión
mecánica por magnética, proceso que se inició en septiembre de 1997 y que está ••
programado terminarse en un plazo de 4 años. ¿Será conveniente cambiarlos
todos, cualquiera sea en nivel de consumo del cliente? ••
d) Para este proceso de cambio tecnológico en ejecución, sería conveniente ••
•••
para ESSAT estudiar la posibilidad de reutilizar la carcaza del medidor antiguo
de modo de reducir el costo del medidor nuevo. De acuerdo a información
entregada por la empresa, se han iniciado las gestiones para evaluar esta
alternativa.
••
Finalmente, debe tenerse en cuenta que el error por subcontaje afecta el
dimensionamiento de las obras de alcantarillado.
••
••
••
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
•••
•••
••
•••
••• ANEXON·}

••• A1"lALISIS DEL SISTEMA TARIFARIO EJ."! EMPRESAS


DE AGUA POTABLE

••
••
••
••
•••
•••
••
••
•••
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•••

••
••
•• 159

•• ANALISIS DEL SISTEMA TARlFARIO EN EMPRESAS

•• DE AGUA POTABLE

•• Las empresas de agua potable operan con costos medios decrecientes, lo

•• que se traduce en la presencia de economías de escala, que transforman a las


empresas en monopolios naturales. Como en este tipo de mercado la tendencia

•••
es establecer precios que generan pérdidas de bienestar social, el Estado crea una
normativa legal que fija una tarifa que lleve al monopolio a operar bajo
principios de eficiencia social. El objetivo es que esta tarifa refleje el verdadero

•••
costo que significa para la sociedad la producción de unidades adicionales del
servicio, sin recoger ineficiencias de las empresas, y que ésta sea una señal para
la asignación eficiente de los recursos.
••
•• I. MARCO LEGAL!
••
•• A. Normativa

•• En la actualidad las tarifas por servicios de agua potable están reguladas

•• por los siguientes cuerpos legales:

•••
i) Ley General de tarifas de servicios sanitarios y aportes reembolsables de
financiamiento (D.F.L. W 70 DEL 30.12.88 del Ministerio de Obras Públicas), que
establece las bases, procedimientos para la determinación de las tarifas y el

•• régimen de aportes reembolsables de financiamiento.

•• ii) Reglamento del O.F.L. W 70 (0.5. W 453 del 12.12.89 del Ministerio de
Economía, Fomento y Reconstrucción), que establece el procedimiento

•• admirústrativo para el cálculo de tarifas y los aportes financieros reembolsables.

•• iii) Ley General de Servicios Sanitarios, Régimen de Concesiones (D.F.L.


382 del 21.06.89 del Ministerio de Obras Públicas). Esta ley establece la
o

•• normativa de operación de las empresas de servicios sanitarios y lo relativo a la


institución de las concesiones.

••
•• IExtraído de "Sistema de Aguas Servidas de Victoria y Tarificación del Agua Potable de Traíguén", Curso
Interamericano en Preparación y Evaluación de Proyectos, noviembre, 1994.

•••
••
••
160 ••
iv) Ley de subsidio de consumidores de escasos recursos (Ley N° 18.778 ••
del 02.02.89 y Ley W 19.059 del 31.05.91). Establece un mecanismo de subsidio
directo orientado a asegurar un consumo mínimo a los sectores de escasos ••
recursos.
••
v) Ley de Superintendencia de Servicios Sanitarios (Ley N° 18.902 del
27.01.90). Crea la Superintendencia de Servicios Sanitarios con la finalidad de ••
realizar funciones de fiscalización, a nivel nacional, de todos los prestadores de
servicios sanitarios y del cumplimiento de las normas técnicas relativas a ••
descargas y residuos líquidos industriales y las normas relativas a tarifas.
••
vi) Disposiciones legales que transforman a EMOS y ESVAL en
sociedades anónimas (Ley W 18.777 del 08.02.89) y a las Direcciones Regionales ••
de SENDOS en sociedades anónimas (Ley W 18.885 del 12.01.90).
••
B. Principios económicos ••
La normativa vigente fue elaborada buscando el cumplimiento de los
••
siguientes principios económicos:
••
•••
i) Principio de eficiencia económica y social: se refiere a establecer para
cada usuario la igualdad de precio por unidad adicional de agua y cobrar al
consumidor el costo marginal social de proveer el servicio. Esto se plantea de
manera que, por un lado, el usuario haga un uso racional de los servicios y por ••
••
otro, que las empresas proveedoras asignen en forma óptima los recursos.

ii) Principio de rentabilidad de largo plazo:


permitan a la empresa cubrir sus costos de
se orienta a que las tarifas
explotación (operación y ••
mantención), generar excedentes para efectuar las
ampliar el servicio, reponer los sistemas actuales
inversiones requeridas para
y obtener una rentabilidad ••
•••
sobre el capital invertido.

iii) Principio de equidad: cada usuario debe pagar los costos que le
corresponden. Sin embargo, puede considerarse equitativo subsidiar los precios
a cobrar a los consumidores de menores ingresos, por cuanto desde el punto de ••
vista social es deseable que alcancen un nivel de consumo que con la tarifa a
costo marginal no realizarían. ••
••
••
••
••
••
•• 161

•• iv) Principio de simplicidad: se requiere disponer de una estructura

•• tarifaria de fácil comprensión con el objetivo de orientar al usuario respecto de


su decisión de consumo.

••
•• n. SISTEMA TARIFARlü

••• A. Estructura de costos

•••
La tarifa definida en la ley (D.5. N° 453/89 del Ministerio de Econorrua,
Fomento y Reconstrucción) separa a las empresas en etapas de producción y
distribución, ya que es posible asociar costos independientes a cada una de ellas
•• y además pueden considerarse como dos negocios independientes que
interactúan para prestar el servicio.
•• El objetivo de esta estructura es cobrar al cliente un precio tal que cubra
•• adecuadamente los costos de explotación y el costo de oportunidad de las
inversiones asociadas a ambas etapas bajo el concepto de eficiencia.
••
•• Los costos que se determinan para el cálculo tarifario son los siguientes:

•• 1. Costo independiente del servicio

•• Corresponde a un costo fijo mensual por cliente, independiente del


consumo realizado, el cual refleja el costo que significa para la empresa tener un

•• cliente más; considera aquellos gastos relacionados con la atención comercial


originados en los proceso de lectura de medidores, reparto de boletas y facturas,

•• atención de clientes, recaudación, informática y oficinas comerciales.

•• 2. Costos en la etapa de producción

•• Considera los gastos de operación y mantención (energía, productos


químicos y mano de obra) asociados al volumen de producción separado en

•• períodos punta y no punta1, más las inversiones requeridas para satisfacer los
incrementos de la demanda en el periodo punta; se incluye como inversión el

••
•• I Periodo punta corresponde a los meses de diciembre a marzo y el periodo no punta a los meses de abril a

••
noviembre.

••
•••
••
162 ••
•••
costo de oportunidad del agua cruda l proveniente tanto de fuentes superficiales
como subterráneas.

3. Costos en la etapa de distribución ••


Considera los gastos de operación (principalmente energía) y mantención
asociados al volumen de agua potable, de acuerdo a la estacionalidad de la
••
demanda (período punta y no punta), más las inversiones requeridas para ••
satisfacer los incrementos de la demanda en el período punta. Se agrega,
además, un costo fijo por arranque equivalente2 que comprende los gastos por ••
concepto organización.
••
B. Costos v empresa modelo ••
Como las empresas de agua potable son monopolios naturales, los costos ••
reales en que incurre la empresa no necesariamente corresponden a los costos de
eficiencia que se logran bajo competencia perfecta, por consiguiente, uno de los ••
objetivos de la tarifa es que no se traspasen los costos de la ineficiencias a los
usuarios. Ello se logra simulando una empresa modelo que opera con costos ••
eficientes, tanto en la explotación como en las inversiones correspondientes al
plan de desarrollo establecido para cubrir los incrementos de la demanda ••
proyectada.

El 0.5. N° 453/89 define la empresa modelo como "una empresa •• •


prestadora de servicios sanitarios diseñada con el objeto de proporcionar en
forma eficiente los servicios sanitarios requeridos por la población, considerando ••
la normativa y reglamentaciones vigentes y las restricciones geográficas,
demográficas y tecnológicas en las cuales deberá enmarcar su operación" . ••
El diseño de esta empresa comprende la definición de los siguientes ••
•••
aspectos:

i) Estructura organizacional: que permita especificar los requerimientos de


persona! e insumos para la operación del servicio en funciones administrativas,
••
I Como el mercado del agua es imperfecto se detetmina el costo de oportunidad a través del valor implícito ••
••
de la tierra, el cual esti incorporado dentro del proceso tarifario.
, El arranque equivalente se define como el número de arranques de agua potable de 15 mm de diámetro
que, en conjunto, plesenta un caudal igual al del arranque de comparación, usando para ello una tabla que
se establece en las bases de los eslUdios tarífarios.
••
••
•••
••
•• 163

•• de atención de público, lectura de medidores, facturación, reparto de cuentas,


adquisiciones, cobranzas, mantención y reparación del sistema y mantención de

•• los recintos.

•• ii) Estructura física: se adopta un esquema físico operacional que pennita


especificar los requerimientos de inversión y costos de operación. Para ello la

•• empresa modelo se simula basándose en un diseño lógico de los sistemas que la


conforman, usando, para estos efectos, esquemas donde los nodos y arcos

•• representan, en forma abstracta, las relaciones entre los distintos elementos que
conforman las etapas de producción y distribución de agua potable (ver Figura

•• N° A.1.1). Los nodos representan las fuentes de producción, plantas elevadoras,


planta de tratamiento, centros de cloración, fluoración y puntos de bifurcación, y
•• los arcos representan las conducciones.

•• Figura N° A.1.1

•• Sistema real

•• ESTANQUE
REGULACION

•• FUENTE
PLANTA
ElEVACION
CLORACION
FLUORACION

•••
lMPULSION

PLANTA

••
TRATAMIENTO

••
••
RED D1STRlBUCION

•• nodo 1
Sistema modelado

••• nodo 7

•• nodo 2 arco 3 arco 4 arco 5 aTCO 6

•• aTCO 2

••
••

••
••
164 .
•••
•••
La modelación de la infraestructura se realiza sobre la base de los
siguientes antecedentes:

• Conocimiento en terreno de las instalaciones actualmente en servicio,


complementado por el catastro físico de estas instalaciones que se ••
•••
reporta en los planes de desarrollo presentados por las empresas.

• Planificación de la expansión de los sistemas, estudiada en los planes


de desarrollo, que incluyen las justificaciones técnicas que respaldan la
programación.
••
• Disponibilidad de alternativas técnicas de materiales y metodologías
••
recientes, adoptados para reemplazar sistemas obsoletos o ineficientes.. ••
Con estos datos, la Superintendencia de Servicios Sanitarios realiza la ••
simulación a través de un modelo computacional que determina los costos
eficientes por medio de funciones continuas. Cada empresa real se asimila a una ••
empresa modelo.
••
La empresa modelo debe dar cumplimiento· a normas relacionadas con:
••


Calidad del agua potable
Niveles de presión en la red ••


Calidad en la atención a los clientes
Niveles de pérdida en los sistemas ••
• Continuidad de los servicios
••
c: Modelo tamario
••
1. Tarifas de eficiencia ••
La tarifa, que incluye cargos fijos y variables, es obtenida a partir del
llamado Costo Incremental de Desarrollo (00), que se calcula para cada etapa
•••
del servicio (producción y distribución). La legislación, a través del DFL N" 70 de
1988 del Ministerio de Obras Públicas, define el Costo Incremental de Desarrollo
••
como:
••
••
••
••
••
••
•• 165

•• " ... aquel valor equivalente a un precio unitario constante que, aplicado a

•• la demanda incremental proyectada, genera los ingresos requeridos para cubrir


los costos incrementales de explotación eficiente y de inversión de un proyecto

•• de expansión optimizado del prestador, de tal forma que ello sea consistente con
un valor actualizado neto del proyecto de expansión igual a cero. Para estos

•• efectos, se considerará la vida útil econóIIÚca de los activos asociados a la


expansión, la tasa de tributación vigente y la tasa de costo de capital. El proyecto

•• de expansión abarcará un período no inferior a 15 años."

•• La expresión del CID indicada en el reglamento de la ley antes citada


corresponde a la fórmula 3.1 siguiente:

•• ± Ji. _ R. + t(Gi-GO)*(I-t) *~ Di .
•• CID =
;.0 (1 + r)' (1 + r)' ;.\ (1 + r)'
t L.
;.1 (I+r)'
(3.1)

••
•• Donde;

•• li = Inversión en el período i del plan de expansión, se incluye el costo


•• R =
alternativo del agua.
Valor residual de las inversiones asociadas al plan de expansión, luego

•• Gi =
de transcurridos n años a partir de la fecha en que éste se irúcia.
Costos de operación y mantención anual incurridos en el período i.

•••
Go = Gastos de operación y mantención anual incurridos en el período base,
antes que se irúcie el plan de expansión.
t = Tasa de impuesto pertinente.
•• Di = Depreciación anual en el período i correspondiente a las inversiones del
plan de expansión.

•• Qi = Unidades físicas del bien producido que son consumidas anualmente en


el período i.
•• Qo = Unidades físicas del bien producido que son consumidas anualmente en
el período base, antes que se irúcie el plan de expansión.
•• r
o
=
=
Tasa de costo de capital o tasa de descuento (9,16%).
Año base, previo al irúcio del plan de expansión.
•• =
=
Período anual correspondiente al año i.
Número de años considerados en el plan de expansión (5años).
•• )
N = Número de años considerados en el horizonte de evaluación (35 años).

•••
••
••
••
166 ••
El CID representa un valor medio anual, el cual, se descompone en cargos ••
variables en relación a las unidades producidas o distribuidas según
corresponda a la etapa del servicio y de acuerdo a los períodos punta y no punta;
••
la suma de estos cargos determina finalmente la tarifa.
••
modo:
El D.5. W 453/89 define los cargos por etapa del servicio del siguiente ••
••
i) Etapa de producción:

Cargo Variable por m3 (período no punta) = CVPl + (Mp/12) • CVP3


••
••
Cargo Variable por m3 (período punta) = CVP2 + (Mp/12) • CVP3

Cargo Variable por m3 sobreconsumo l (período punta) = CVP2 + CVP3


••
••
Donde:
••
CVP1
CVP2
= Costo por metro cúbico asociado a volumen en el período no punta.
= Costo por metro cúbico asociado a volumen en el período punta. ••
CVP3 = Costo por metro cúbico asociado a la capacidad del sistema de
producción en el período punta. ••
Mp = Número de meses del período punta.
••
Una descomposición del CID para la etapa de producción se ejemplifica a
continuación: ••
••
••
••
••
••
••
IEl sobreconsumo corresponde al exceso de consumo durante los meses del periodo punta con respecto al ••
consumo promedio de los meses del periodo no punta.
••
••
•••
••
•• 167

•••
Cuadro N" A.1.1

Flujo de caja oara calcular la tarifa en la etapa de oroducción

•• a partir del OD

•• Valores
AÑo 1
Die-Mar Abr-Nov
AÑo 2
Die-Mar Abr-Nov Die-Mar
AÑo 3
Abr·Nov Dic~Mar
AÑO n
Abr·Nov

•• lncremen.
Ingreso P-*Qp P*Qnp P'*Qp P*Qnp P'*Qp P*Qnp P'*Qp P*Qnp

••
Costos CVp CVnp CVp CVnp CVp CVnp CVp CVnp
variables
Inversión
- Il - 13 R

•• FUENTE: Elaboración propia.

•• Donde:
•• P' = Tarifa a cobrar en el período punta.
•• P
Qp
= Tarifa a cobrar en el período no punta.
= Consumo promedio mensual en el periodo punta.
•• Qnp = Consumo promedio mensual en el período no punta.
= Costos variables de producción en el período punta.
•• CVp
CVnp =
=
Costos variables de producción en el período no punta.

•• Il,13
R =
Inversiones necesarias para satisfacer incrementos de demanda.
Valor de desecho de las inversiones.

••• El objetivo será determina un precio según la estacionalidad de la

•• demanda tal que el VAN del flujo de caja anterior sea cero.

•• Es decir se debe cumplir que:

•• VAN = VP(P'*Qp) + VP(p*Qnp) - VP(CVp) - VP(CVnp) - VP(I) + VP(R) = O

••
•••
Reordenando los términos y asociándolos de acuerdo a la estacionalidad
de la demanda se tiene que:


•••
••
••
••
168
•••
•••
VAN = [VP(P'*Qp) - VP(CVp) - VP(I) + VP(R)] + [VP(P*Qnp) - VP(CVnp») =
O

----- ••
1 2
••
Donde los términos de la agrupación 1 corresponden al perfodo punta y
los corresponclientes a la agrupación 2 al perfodo no punta. Separando ambos ••
grupos puede escribirse como sigue:
••
1: VP(P'*Qp) - VP(CVp) - VP(I) + VP(R) = O ••
2: VP(p*Qnp) - VP(CVnp) = O ••
••
Despejando el precio en ambas expresiones, se tiene:
••
VP(l) + VP(CVp)- VP(R)
••
•••
1: P' =
VP(Qp)

2: p = VP(CVnp)
VP(Qnp)
•• •
En el sistema tarifarío establecido en la legislación los costos variables, la ••
inversiones y los consumos son incrementales, por lo que el precio así calculado
corresponde a un valor incremental, clicho valor es lo que se define como Costo ••
Incremental de Desarrollo y determina la tarifa de eficiencia.
••
ü) Etapa de distribución: ••
Cargo Variable por mJ (periodo no punta) = CVOl + (Mp/12) • CVD3 ••
Cargo Variable por mJ (periodo punta) = CV02 + (Mp/12) • CV03 ••
Cargo Variable por mJ sobreconsumo (período punta) = CVD2 + CVD3 ••
••
• •
••
••
•• 169

••
•• Donde:

•• CV01
CVD2
=
=
Costo por metro cúbico asociado a volumen en el período no punta.
Costo por metro cúbico asociado a volumen en el período punta.

••
CV03 = Costo por metro cúbico asociado a la capacidad del sistema de
distribución en el período punta.
•• Mp = Número de meses del período punta.

•• Se define además, un cargo fijo mensual por arranque equivalente que


considera los costos incrementales asociados a la organización de la empresa
•• (gerencias), y un cargo fijo mensual por cliente, el cual corresponde al costo
incremental que involucra los aspectos comerciales de la empresa (no depende
•• del consumo realizado por los clientes).

•• 2. Tarifa de autofinanciarniento

••• Una vez definida la tarifa de eficiencia, ésta se aplica a la demanda total y
no a la incremental que determina los costos de estructura tarifaria; además, la

•••
empresa ya ha incurrido en inversiones que la mantienen en funcionamiento y
que, por consiguiente, no están consideradas en los planes de expansión; luego,
los ingresos obtenidos al aplicar la tarifa de eficiencia no necesariamente

•••
cubrirán los costos totales anuales, pudiendo generarse superávit o déficit
financieros, por lo que, surge la necesidad de realizar un ajuste para determinar
el nivel de autofinanciarniento.

•• De acuerdo a lo que se establece en el 0.5. N° 453/89, el ajuste se efectúa

•• por medio del llamado Costo Total de Largo Plazo que se define como:

•• "oo.aquel valor anual constante requerido para cubrir los costos de


explotación eficiente y de los de inversión de un proyecto de reposición

•• optimizado ... deberá considerar el diseño de una empresa eficiente que inicia su
operación, realiza las inversiones necesarias para proveer los servicios

•• involucrados e incurre en los gastos de explotación propios del giro de la


empresa, obteniendo una recaudación compatible con un valor actualizado neto

•• del proyecto de reposición optimizado igual a cero. Para ello deberá considerarse
la vida útil de los activos, la tasa de tributación vigente y la tasa de costo de

•• capital."

••
•••
••
••
170
•••
La fórmula que se utiliza para calcular el costo total de largo plazo es la
siguiente:
••
R ~(G+D)·(l-t)-D
••
crLP=
[-
(l+r)
,,+L,
'_1 (l+r)'
.
(3.2)
••
•••
_ ).(I+r)"-1
(1 t JS
(l+r) ·r

Donde:
•••
crLP
1
= Costo total de largo plazo.
= Inversión asociada a la reposición optimizada de la empresa en el ••
•••
período cero más el valor actual de la inversión necesaria para
mantener la vida útil del proyecto de reposición hasta finalizar el
horizonte de evaluación, actualizado a la tasa de costo de capital.
G = Gastos anuales de operación y mantención asociados a la reposición
de la empresa. ••
D = Depreciación anual de las inversiones asociadas a la reposición de la
empresa. ••
R
t
= Valor residual de la inversión al cabo del horizonte de evaluación.
= Tasa de impuesto relevante. ••
•••
r = Tasa de costo de capital o tasa de descuento (9,16%).
i = Período anual.
n = Número de años considerados en el horizonte de evaluación (35

•••
años).

3. Descuento aporte de terceros

Las empresas pueden tener activos cuya inversión ha sido realizada por
••
terceros mediante aportes reembolsables, por lo tanto, para que las tarifas
incluyan sólo la rentabilidad de los activos propios, debe descontarse al crLP la
••
rentabilidad asociada a las inversiones de estos aportes. Los costos de estas obras
se calculan a partir de los datos técnicos proporcionados por las empresas. En
••
consecuencia se define el Costo Total de Largo Plazo Neto como: ••
crLPN = crLP - r· AT (3.3) ••
••
••
• •
••
••

•• 171

Donde:
••
•• CTLPN = Costo total de largo plazo neto.
CTLP = Costo total de largo plazo.

•• r
AT
= Tasa de costo de capital.
= Valor de los aportes de terceros.

•• 4. Taruas finales

•• Según se establece en el DFL N° 70/88 del Ministerio de Obras Públicas, la

•• tarifa eficiente final resulta de comparar el ingreso obtenido por la aplicación de


la tarifa eficiente a la demanda anualizada para los cinco años comprendidos en

•• el período de fijación tarifaria, con el costo total de largo plazo neto. Si existe
diferencia entre ambos valores, se ajusta la tarifa hasta obtener la igualdad entre

•• el ingreso y el CTLPN, lo cual se logra aplicando un factor porcentual igual a


cada uno de los cargos considerados; este factor es igual a la diferencia

•• porcentual entre el ingreso obtenido con las tarifas de eficiencia y el costo total
de largo plazo neto.
•• Tanto la Superintendencia como la empresa calculan la tarifa final, si
•• existen discrepancias, la empresa tiene facultad de convocar a una comisión
pericial compuesta por tres miembros, uno designado por cada parte y el tercero
•• nombrado por estos dos miembros. El fallo de la comisión tiene carácter de
obligatorio por ambas partes.
••
•• III. EFECTO DE LAS PERDIDAS EN LA TARIFA

••• Como ya se ha expuesto, en el sistema tarifario los costos marginales están

•••
referidos a una empresa modelo, por lo cual se supone que son costos de
eficiencia; sin embargo, la empresa real incurre en costos que difieren de los

•• supuestos por el modelo, ya que sus caracteristicas de funcionamiento están


condicionadas por una infraestructura existente que no opera a los niveles de

•• eficiencia fijados externamente por la Superintendencia de Servicios Sanitarios.


Por consiguiente, tanto los costos marginales de producción como los de

•• inversión incurridos por la empresa real tenderán a ser mayores que los fijados
para la empresa modelo. Una de las causas de este hecho, radica en que los

••
•••
••
••
172 ••
niveles de pérdida de las prestadoras son superiores a las consideradas por la
tarifa. •••
En la etapa de producción, la empresa modelo supone un 5% de pérdidas ••
cuando existen plantas de tratamiento y un 0% cuando estas no existen, un 15%
en la etapa de distribución y un 0% en las aducciones entre las fuentes y los ••
•••
lugares de consumo (incluye etapas de producción y distribución). En la mayoria
de los sistemas reales en Chile ocurren pérdidas mayores a las que se simulan en
la empresa modelo, las cuales fluctúan entre el 20% y 40% del agua producida, es
decir, unos 300 millones de m3 al año. Estas pérdidas representan para las
empresas mayores requerimientos de producción que lo supuesto por el modelo, ••
lo cual se traduce en mayores gastos de productos químicos para el tratamiento
del agua cruda, en mayor consumo energético para su conducción y en mayores ••
inversiones para cubrir la demanda, lo cual determina que los costos marginales
de la empresa real serán superiores a los correspondientes de la empresa ••
modelo.
••
Ante esta situación, surgen las siguientes recomendaciones para ser
consideradas en las futuras discusiones del proceso de fijación tarifaria: ••
a) La empresa modelo deberia considerar las situaciones particulares de
••
cada SAP que influyen en su nivel de pérdidas, tales como: longitud de las
aducciones, tipo de suelo, calidad del agua cruda, clima y otras que se acuerden
••
como pertinentes. De tal modo que el nivel de pérdidas de la tarifa se definirá
para cada sIStema particular.
••
b) La empresa modelo debiera considerar el estado actual tecnológico y de
••
conservación de los 5AP, permitiendo que el nivel de pérdidas se alcance ••
gradualmente en un plazo acordado.
••
c) La empresa modelo debiera hacer la diferencia entre las pérdidas en la
red y las pérdidas por subcontaje, incorporando en la tarifa las pérdidas por ••
insensibilidad de los medidores. Este aspecto incide en los costos del sistema de
alcantarillado, ya que el subcontaje aporta volúmenes de agua a este sistema que ••
no son registrados.
••
••
••
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•••
••
•••
•• ANEXOW2
••
•••
DESCRIPOON DE LOS SISTEMAS DE AGUA POTABLE DE SANTIAGO
(EMOS) y DE ARICA (ESSAT)

••
••
•••
••
••

••
••
•••
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
•••
••
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
•• 175

•• 1. DESCRIPCION DEL SISTEMA DE AGUA POTABLE

•• DE LA EMPRESA METROPOLITANA DE OBRAS


SANITARIAS EN SANTIAGOl

••
••• La Empresa Metropolitana de Obras Sanitarias (EMOS), fue creada en el
año 1977 como resultado de la fusión de las empresas que, hasta esa fecha,

•••
atendían a la ciudad de Santiago y centros poblados de la periferia, como una
irúciativa tendiente al uso más eficiente de los recursos involucrados en ellas.
Como consecuencia de lo anterior, actualmente EMOS satisface la demanda de

•• 1.056.200 clientes a través de 32 subsistemas y una red de tuberías que, en su


totalidad, se extiende por 8.000 km, constituyendo el 85% de la cobertura del

•• Gran Santiago, siendo el sistema de agua potable más grande del país.

•• La infraestructura y funcionamiento global de sistema de agua potable


(SAP) de EMOS se caracteriza por ser principalmente de captación superficial y

•• aducción gravitacionaI.

•• La descripción del SAP de EMOS se refiere a las etapas de producción y


distribución.
••
•• A. Etapa de producción

•• La etapa de producción esta constituida por captación, aducción y plantas


de tratamiento para las aguas de origen superficial.

••• 1. Captación
•• La capacidad máxima de captación de agua cruda es, actualmente, de
•• 26 seg., es decir, 819,9 millones de m 3/ año. Esta capacidad de captación tiene
m3 /
dos origenes, fuentes superficiales y subterráneas. En las superficiales se puede
•• captar un máximo de 21 m3 /seg. que corresponde a un 80,7% de la producción

•• total, el resto, 19.3%, son de captación subterránea. (Ver Cuadro N° N° A.2.1 ).

••
•• I Plan de Desarrollo Empresa Metropolitana de Obras Sanitarias (EMOS), 1997.

••

••
••
176
•••
•••
Entre las fuentes superficiales se encuentra el sistema Río Maipo con una
capacidad máxima de 17 m3 /seg. que, por si sola, constituye el 65% de la
captación de EMOS.
Cuadro W A.2.1
••
Fuentes de aprovisionamiento de agua cruda
••
Fuentes Capacidad máx. Utilizable
(m3 /seg.) ••
Superficiales
Laguna Negra 4m3 /seg.
••
Río Maipo
Subterráneas
17m3 /seg.
••
Drenes de Vitacura
Pozos Profundos
1m3 /seg.
4 m 3 /seg.
••
••
Total Captaciones 26 m3 /seg.
••
FUENTE: Plan de Desarrollo Empresa Metropolitana de Obras
Sanitarias (EMOS), 1997. ••
•••
•••
El sistema Laguna Negra esta compuesta por 11 captaciones menores que
en conjunto suman una capacidad de captación total de 4 m3 / seg .

•••
La captación subterránea esta compuesta por 123 pozos con un caudal
máximo de 4 m3/ seg., sin considerar los drenes de Vitacura.

2. Planta de Tratamiento
••
•••
EMOS dispone de tres plantas de' tratamiento de agua asociadas a sus
fuentes de captación. El agua proveniente del sistema Laguna Negra es filtrada
en la planta La Obra con una capacidad de procesamiento de 4 m3/ seg. Las
otras dos plantas de tratamiento son: las Vizcachas con una capacidad de 6
m3 /seg. y Vizcachitas e Ingeniero A. Tagle con 9 m3 /seg., ambas asociadas a las ••
captaciones en el Río Maipo.
••
••
••
••
••
••
•• 177

•• 3. Aducciones

•• Los aducciones utilizadas por EMOS para la conducción del agua hacia las

•• plantas de tratamiento y sistemas de abastecimiento de los consumidores en la


Región Metropolitana se muestran en al Cuadro N° A.2.2.

•• Cuadro N" A.2.2

•• Principales acueductos del sistema EMOS


•• Acueductos Capacidad m3/ seg.
•• Laguna Negra
Paralelo
5,Om3/seg.
5,0 m3/seg.
•• Tercer Acueducto
San Cristóbal
7,0 m3/seg.
3,0 m 3/seg.
•• La Reina
Puente Alto
0,5 m 3/seg.

•••
I,Om3/seg.
Capacidad Total 21,5m3/ seg.
FUENTE: Plan de Desarrollo Empresa Metropohtana de
•• Obras Sanitarias (EMOS), 1997.

••
•• 4. Plantas Elevadoras:

•• EMOS cuenta con plantas elevadoras, que bombean hacia los estanques de
regulación, con una capacidad total de 3,953 m3/ seg. (Ver Cuadro N° A.2.3).

••
••
••
••
••
••
••
• ••
••
•••
178
••
Cuadro W A.2.3
••
•••
Plantas elevadoras

Plantas Elevadoras Capacidad m3/ seg.


Lo cañas 1 y 2
Reina Alta 1, 2 Y3
0,084 m 3 / seg.
0,525 m 3 /seg. ••
Vitacura
San Luis de Macul
1,060 m 3 / seg.
0,150 m 3 /seg. ••
Terminales
Peñalolén Alto
0,500 m3 / seg.
0,330 m3 / seg. ••
La Faena
]ohn ]ackson
0,314 m3 /seg.
0,040 m3 / seg. ••
Lo Contador
Príncipe de Gales
0,400 m 3 / seg.
0,550 m 3 / seg. ••
Capacidad Total
FUENTE: Plan de desarrollo Empresa
3,953 m3 /seg.
MetropolItana de Obras
••
Sanitarias (EMOS), 1997.
••
B. Etapa de distribución
••
La distribución esta constituida por los elementos del sistema que van
••
desde los estanques de regulación hasta los arranques domiciliarios, es decir, los
propios estanques, la red de distribución y todas sus piezas accesorias.
••
••
••
1. Estanques de Almacenamiento y Regulación

Los estanques tienen la función de regular el caudal y almacenar el agua


para su posterior distribución a la población. EMOS posee un total de 85 ••
estanques de regulación, de los cuales 25 son elevados y el resto es del tipo
sernienterrado. La capacidad total de almacenamiento de 696.300 m 3. ••
Los estanques que almacenan las aguas provenientes de las captaciones ••
superficiales tienen una capacidad máxima de 647.000 m 3 , mientras que los
estanques para el agua proveniente de la captación subterránea tienen una ••
capacidad de almacenamiento de 49.300 m3 . (Ver Cuadro N° A.2.4).
••
••
••
••
•••
••
•• 179

•• Cuadro N° A.2.4

•• Estanques de almacenamiento v rewación

•• Estanques
Producción Norte
Cantidad
55
Capacidad m3
632.500 m3
•• Producción Centro
A~as Subterráneas
8
22
14.300m3
49.300 m3
•• Total Estanques 85 696.300 m3
FUENTE: Plan de Desarrollo Empresa Metropohtana de Obras
•• Sanitarias (EMOS), 1997.

••
•••
2. Red de Distribución

Actualmente, EMOS posee aproximadamente 8.000 km. de tuberías de

•• diferentes materiales como asbesto cemento (65%), fierro fundido (22%), PVC
(10,4%) y de acero (2,6%), que van desde los 50 mm. hasta los 1.500 mm. de

•• diámetro; además, cuenta con 50.000 válvulas de corta y 1.056.200 arranques


domiciliarios. (Ver Cuadro N° A.2.5). Todo esto conforma en una red de

•• distribución que está sectorizada1, contando en la actualidad con 40 sectores, 34


subsectores y 40 macromedidores a la salida de los estanques.

•• Cuadro W A.2.5

••• Red de distribución V piezas especiales en 1996

•• Descripción
Tuberías Alimentadoras
Cantidad Aprox.
580
Medida
Kilómetros

•••
Tuberías de Distribución 7.421 Kilómetros
Grifos 12.000 Unidades
Válvulas de Corta 50.000 Unidades

•••
Válvulas re~doras de presión 80 Unidades
..
FUENTE: S15tema de evaluaaón, control y redUCC1ón del agua no contabilIZada
en el sistema de abastecimiento de EMOS SA., Informe del grupo de
•• tarea directivo, Octubre 1995.

••
•••
I GRAU, Francisco y ORSI, David, "Telecontrol de la red de distribución" aparecido en Apuntes de

capacitación, N°2 (Gereocia de relaciooes industriales, área de desarrollo del personal EMOS S.A. Filial
CORFO, Agosto 1996), pág 22.

••
••
••
180
•••
3. Micromedidores
•••
EMOS cuenta con un total de 1.052.200 micromedidores que en su mayoría
son del tipo residencial de 15 y 20 mm de diámetro de arranque (ver Cuadro
••
N" A.2.6).
••
Cuadro N° A.2.6 ••
Distribución de los arranques ••
Tipo de consumidor % ••
Residencial 0<15mm
Residencial0>15mm
89,4
3';-
,;) ••
Industrial
Comercial
0,4
4,9 ••
Fiscal
Colectivos
0,5
1,1 ••
Otros 0,2
FUENTE: Gerencia Comercial, EMOS.
••
••
C. Pérdidas en el sistema ••
En la etapa de producción se captaron 568.7 millones de m 3 durante el año
1996, facturando 390 millones de m 3, lo que se traduce en una pérdida de 31.4 %
••
(ver Cuadro N° A.2.7).
•• •
••
•••
••
••
••
••
••
•••
••
•• 181

Cuadro N° A.2.7
•• Pérdidas en el sistema de agua potable de EMOS en 1996
•• ETAPA SUBETAPAU 1996

•••
ORIGEN lNCIDENOA (a)

PRODUCCION CAP!ACION.ADUCOON, 8.8"


PlANTA DE TRATAMIENTO

•• ADUe PlANTA-ESTANQUES
ESTANQUES
3.2"
3.0"
15.0"

•• DlSTRIBUOON CONSUMOS OPERAOONALES


FUGAS SlN AFLORAMIENTO
FUGAS CON AFLORAMIENTO
0.2"
1.8"
0.3"
3.7"

•• FUGAS NO DETECTABLES
PREClSION MEDIDORES
1.4"
12.3" 12.7"

•• COMERClAUZAOON

TorALES
CONSUMOS FRAULENTOS
PERDIDAS EN GRIFOS
0.2"
0.2"
31.-1"

•• FUENTE: GerencIa de operaaones EMOS

••
••• n. DESCRIPCION DEL SISTEMA DE AGUA POTABLE DE LA
EMPRESA DE OBRAS SANITARIAS DE TARAPACA EN ARICA
••
•• La Empresa de Obras Sanitarias de Tarapacá (ESSAT), fue creada en 1988
con el Decreto con Fuerza de Ley N°382 y N°70, atendiendo los sistemas que se
•• encuentran en las localidades de Arica, Pisagua,Pica-Matilla, La Tirarla, La
Huayca, Pozo Almonte e Iquique.
•• La infraestructura y funcionamiento global del sistema de agua potable

••• (SAP) de ESSAT en la provincia de Arica comprende: captación subterránea, con


44 sondajes, 41.298 mts de aducción, 4 plantas de elevación con una capacidad de
350 1/ s, estanques con una capacidad de almacenamiento de 16.000 m 3 y una red
•• de distribución que acumula 423.435 mts de tubería.

••• Entre las características del sistema pueden mencionarse las de: i) usar
solo captación subterránea; y ü) desde agosto de 1997 se ofrece un servicio de 24

•• horas, habiendo estado sometido antes de esa fecha a restricciones horarias al


consumo.

••
••

••
••
182
•••
•••
La descripción del sistema solo considerará el área urbana de la ciudad de
Arica.

A Etapa de Producción ••
La etapa de producción de ESSAT esta constituida por captación subterránea y ••
aducción. En la actualidad no se realiza tratamiento de las aguas, realizándose
solo una desirúección por gas de cloro. ••
1. Captación ••
El 5AP de Arica cuenta con la captación subterránea de 41 sondajes en el
valle de Azapa con una capacidad de 251 1/s, aún cuando ESSAT cuenta con •••
•••
derechos legalmente constituidos por 503 1/s, condición que ha generado un
déficit en la oferta del recurso agua. Para paliar el déficit se han incorporado
nuevos sondajes en 1997, con un caudal de 1031/s.

La capacidad instalada de producción está directamente relacionada con la ••


capacidad de captación de los sondajes, en el Cuadro N° A.2.8.
••
Cuadro W A.2.8
••
•••
Balance agua

Facturación Pérdidas

•••
Año Cap. prod.
instalada 3
(m /año) totales
3
(m /año) (%)
1993
1994
16.997.000
19.352.000
9.676.000
10.503.000
43.1
45.7 ••
1995 18.675.000 10.111.000
FUENTE: Urudad de control de pérdidas ESSAT-Arica.
45.9
••
••
2. Aducción
••
ESSAT cuenta con aducciones e impulsiones que, en total, mide
aproximadamente 50 km. (ver Cuadro N° A.2.9). ••
••
••
••
•••
••
•• 183

•• Cuadro N° A.2.9

•• Aducciones e impulsiones

•••
Aducción/ impulsión Longitud (m)
Recolectora sondaies Cabuza 1 y 2 1.256
Aducción Cabuza 9.614
•• Recolectora sondajes San Miguel
Aducción San Miguel - Pago de Gómez
298
6.025
•• Recolectora sondajes Pago de Gómez 198

•••
Aducción Pago de Gómez - estanque 9.068
Chuño
Aducción Pago de Gómez - estanque 8.261

•• Saucache
Recolectora planta de Azapa 1.583

•• Aducción Azapa - 18 Septiembre -


Cerro La Cruz
5.679

•• Recolectora sondajes ciudad de Arica


Impulsión P. elevadora Estadio - Cerro
4.480
1.432

•• La Cruz
Impulsión Cerro La Cruz - estanque 847

•• Rosado

•• Aducción/ impulsión
Aducción estaque Rosado - estanque
Longitud (m)
1.500
•• Industria Pesquera
TOTAL 50.2-11
•• FUENTE: ActualizacIón planes de desarrollo de ESSAT

•••
SA, Empresa de servicios sanitarios de
Tarapacá, Mayo 1995

••• 3. Tratamiento

•• La desinfección del agua se efectúa mediante la aplicación de gas de cloro


en las plantas de Pago de Gómez, Azapa y planta elevadora Estadio.

•• 4. Plantas elevadoras

•• El sistema cuenta con cuatro plantas elevadoras:

••

••
••
184 ••
••
a) Planta elevadora Estadio: eleva el caudal recolectado de los sondajes de
la ciudad hasta los estanques del cerro La Cruz. La capacidad máxima de
••
elevación es de 220 1/s a una altura de 50.9 mt. ••
b) Planta reelevadora y presurizadora Rosado: Eleva la presión en el sector
abastecido por este estanque, su capacidad es de 33 1/s.
••
c) Planta elevadora La Lisera: abastece el estanque La Lisera con un caudal
••
de 121/s. ••
••
B. Etapa de distribución
••
La distribución esta formada por los elementos del sistema que van desde
los estanques hasta los arranques domiciliarios, es decir, los propios estanques, la ••
red de distribución y todas sus piezas accesorias.
••
1. Estanques de almacenamiento y regulación
••
La ciudad de Arica cuenta con un total de 9 estanques de almacenamiento
y regulación, con una capacidad conjunta de 15.500 m3 (ver Cuadro N° A.2.10). ••
2. Red de distribución ••
ESSAT cuenta con 407.727 mts de tubería de diversos materiales l como ••
asbesto-cemento (61.6%), PVC (36.4%), fierro fundido (1.6%) o acero (0.4%), con
••
'••.
diámetros que van desde los 75 mm hasta los 600 mm, los que, junto con las
piezas accesorias y los 42.010 arranques con que cuenta a la fecha, conforman una
red que está sectorizada y distritada.

••
••
••
••
••
'Ibid., pág. 131
••

••
••
•• 185

••
•• Cuadro N" A.2.10

•• Distribución de estanques

•• Estanque
Reserva
Volumen total (m3)

•• Pago de Gómez
Planta Azapa
1.000
500
•• Saucache
Re¡;u1ación
2.000

•••
Cerro la Cruz (2 estanques) 5.000
CerroChuño 5.000
Rosado 800

••• La Lisera
Pampa Nueva
200
1.000

•• TOTAL 15.500
FUENTE: Actualización planes de desarrollo de

•• ESSAT, ESSAT SA., Empresa de servicios


sanitarios de Tarapacá, 1995

••
•• 3. Micromedidores

•••
ESSAT cuenta en la ciudad de Arica con un parque de 41.200
micromedidores de clase metrológica A, que están siendo reemplazados por
micromedidores de transmisión magnética (clase metrológica B), de los cuales la

•• mayoría corresponde a arranques domiciliarios (ver Cuadro N° A.2.11).

•••
Cuadro N° A.2.11

Distribución de los consumidores tipos de arranques


•• Tipo de arranque %
•• Residencial
Comercial
93.7
3.6
•• Industrial
Otros
1.5
1.2
•• FUENTE: Plan de desarrollo de Arica, ESSAT 1995.

••
••
••
••
186
•••
C. Pérdidas en el sistema
••
En la etapa de producción se captaron 18.675.000 m 3 durante el ano 1995,
••
•••
con una demanda de 10.111.000 m3, con un porcentaje de pérdidas del 45,3%.

De acuerdo a los estudios realizados por encargo de FS5AT, las pérdidas


se producen fundamentalmente en la etapa de distribución (ver Cuadro N° ••
A.2.12).

Cuadro N° A.2.12
••
Gasificación de pérdidas - Arica anos 1993-1995
••
Etapa Origen de la pérdida Incidencia Incidencia
••
Producción Producción sobrestimada
parcial
7.4%
acumulada
8.10%
••
Distribución
Conducción
Estanques
0.7%
0.03% 22.13% ••
Roturas
Robos
0.5%
2.0%
••
Ful«lS no Visibles en la red
Medidores detenidos
19.6%
3.3% 15.20%
••
Precisión de medidores
Medidores intervenidos o
2.2%
9.7% •••
Total
clandestinos
45,3% ••
FUENTE:
..
ICSA Ingerueros Consultores. AnálisIS detecaón de fugas
agua potable, l Región, Alternativas ESSAT SA, marzo 19%. ••
••
•,•.
••
••
••
••
••
• •
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
•••
••
••
••
••
•••
••
•• ANEXON"3

••• CURVA DE ERROR DE LOS MICROMEDIDORES

••
••
•••
••
••

••
••
•••
••
••
•••
••
••
••
••
••
•••
•••
••
••
•••
••
••
••
••
••
•••
••
••
••
•• 189
•• MICROMEDIDORE5

••
•• Los micromedidores son instrumentos de medición que permiten conocer
los volúmenes consumidos por los usuarios del sistema de abastecimiento de

•• agua potable.

•• Los micromedidores presentan un error implícito que esta dado por la


naturaleza de la medición, motivo por el cual se han diseñado instrumentos
•• basados en distintos principios y que están orientados a reducir el error de
medición.
•• La determinación del error de medición que se produce en el parque de

•• micromedidores, depende de las características físicas de los micromedidores y


del principio de funcionamiento de su conjunto metrológico.
••
•• A. Características físicas 1

•• Para estimar el error que se produce en la medición de los caudales


consumidos, es necesario conocer, entre otros, dos factores fundamentales: i) la
•• curva de error característica; y ü) la curva de consumo.

•• 1. Curva característica

••• Es la representación gráfica de la función que relaciona el caudal que esta


pasando por el instrumento, con el error en la medición; la curva resultante tiene

•• la forma que se muestra en la Figura N° A.3.1. En ella se advierte una zona en


que el medidor no registra el paso del agua,.delimitada por un caudal Q¡. que se

•• denomina límite de sensibilidad. El caudal Q¡ representa el límite inferior de


exactitud exigido a los medidores y es a partir del cual el error en la medición es

•• inferíor a ± 5%. En general, se exige que éste caudal sea inferior al 1.5% del
caudal nominal del medidor (el caudal nominal es función del diámetro del

•• medidor).

••
••
•• I Niveles de pérdidas y coeficiente eficiente de recuperación (Gran Santiago y localidades periféricas),
Gerencia de Planes y Desarrollo. EMOS (Noviembre, 1994 l.

•••
••
••
190 ••
Gráfico W A.3.1 ••
Curvas características del medidor ••
.
., ~
..
•••
•••
I ..-. -..
I
"-

-
"""'"
/
..-
""""'- """'" _. ~ ....... .. ••
••
I
""""' ............
••
~.~
~ .....
••
••
o 01 Q2
'" ••
•••
•••
Q3 es el caudal de transición, a partir del cual el error del medidor no debe
superar el ± 2%. Se exige que el caudal de transición sea menor al 50% del caudal
nominal.

Con estos valores, en el Gráfico N° A.3.1 se identifican tres zonas de


••
precisión: La inicial, donde no hay registro por parte del medidor y las
mediciones se obtienen con errores mayores al -5%; la de precisión inferior, ,.
••
donde el error oscila entre el ± 5% y el ± 2% ; Yla de precisión superior, donde el
error en la medición en ningún caso supera el ± 2%.
••
Otros caudales y capacidades característicos son: •••
a) Caudal máximo (05): es el máximo caudal al que puede funcionar el ••
medidor sin deteriorarse y sin sobrepasar una pérdida de carga de 10 mea.
••
b) Caudal nominal (04): es la mitad del caudal máximo. Se usa para
designar el medidor. ••
••
••
••
••
••• 191

•• c) Capacidad máxima horaria: volumen máximo que puede pasar por el


aparato, durante periodos de una hora. El número de estos periodos por día,

•• debe ser tal que no exceda la capacidad máxima diaria. También se denomina
caudal admisible y equivale a la mitad del caudal nominal para medidores de

•• velocidad.

•• d) Capacidad máxima diaria: volumen máximo que puede pasar por el


aparato durante un día. El número de días por mes debe ser tal que no exceda la

•• capacidad máxima mensual.

•••
c) Capacidad máxima mensual: volumen de agua que puede pasar por el
aparato durante un mes sin que sufra desgaste acelerado.

•• El Cuadro N° A.3.1 indica los caudales nominales para cada uno de los
tamaños de medidor.
•• Cuadro N° A.3.1
•• Capacidad de medidores
•• Diámetro nominal Capacidad nominal
•• (mm)
15
(m3 /h)
3
•• 20 5

•••
25 7
40 20
50 30

•••
80 110
100 180
150 300

•• FUENTE: NIveles de pérdidas y coeÍiciente


eficiente de zecuperación, (Gran Santiago

•• y localidades periféricas), Gerencia


planes y desarrollo EMOS, noviembre

•• 1994.

••
•••
•••
••
••
192
••
2. Curva de consumo
••
Es una función que relaciona el caudal con el porcentaje de volumen
••
consurrúdo en ese caudal, para un período de tiempo determinado.
••
El error en la medición de los caudales consurrúdos se obtiene a través de
la integración de las curvas de error características de los medidores con las
••
•••
curvas de consumo. De esta forma, el error real de medición queda dado por la
siguiente expresión:

ER = _1_ fC(Q). E(Q)dQ para una función continua ••


100
••
ER = -
1
100

L C(Q). E(Q)
¡Ol
para valores discretos
••
donde: ••
E(Q) = Error de medición en función del caudal (curva característica). ••
C(Q) = Porcentaje del volumen total consurrúdo al caudal Q (curva de
consumo). ••
••
3. Clase metrológica
••
La clase metrológíca del medidor indica la precisión en la medición, en
función de las características físicas y de medición de éste.
••
Los micromedidores están clasificados en tres clases metrológícas: A, B Y
C, donde cada una de ellas presenta mejor precisión que la de clase inferior
•••
(A<B, B<C), reflejada en su Caudal rrúnimo y caudales de transición (ver Cuadro ••
N° A.3.2).
••
••
••
••
••
••
••

••
•• 193

••• Cuadro N° A.3.2

Características técnicas para micromedidores

•• Clase melroló!tica
de3a5m3 /h

A B

•••
Diámelro nominal In '12" ~, Vl' '12" 3ft" 3ft"
mm 15 20 20 15 20 20
Caudal máximo m3/h 3 3 5 3 3 5
,-
•• Caudal nominal
Caudal de transición
m'/h
l/h
1.5
150
1.5
150
2.5
250
1.5
120
1.5
120
_.:J
200

•• Caudal mínimo
Volumen máximo
l/h
m'/dia
40
6
40
6
100
10
30
6
30
6
50
10

•• admisible
Inicio de funcionamiento
m'/mes
l/h
90
12
90 150
15
90
12
90 150
15

•••
Presión máxima de mea. 100
servicio
Pérdida de carga a Q mea. Menor que 10
máximo
..
•• FUENTE: Coelho, Cavalcanti Adalberto, " Medicao de agua, política e practica" ,
Recife: Comunicarte, 1996

••• B. Principio de funcionamiento1

•• Los micromedidores están compuestos de tres elementos principales, el


•• dispositivo de medida, la transmisión y el registrador.

•• De acuerdo con el principio de medición se clasifican en:

•• a) Medidores Volumétricos: Medidores cuyo principio de funcionamiento


se basa en el volumen requerido para llenar o vaciar, sucesivamente una cámara
•• de un volumen fijo y conocido. Los sistemas más empleados son: pistón
nutativo, disco nutativo, pistón oscilante, pistón rotatorio.
•• b) Medidores de Velocidad o Inferenciales: Medidores cuyo principio de
•• funcionamiento se basa en deducir el volumen de agua que pasa por el medidor,
a partir del número de revoluciones de un rotor accionado por el paso del agua.
•• Basado en como actúa el flujo del agua y a la disposición de su entrada, se

•• COELHO, Adalbeno Cavalcanti," Medicao de agua,politica e practica", Recife- Brasil:

••
I

Comunicarte. 1996

•••
••
••
194
••
clasifican en: i) Tangenciales: El agua fluye en el interior del mecanismo en
••
forma perpendicular al eje del rotor. Atendiendo a la disposición de su entrada
pueden ser de chorro único o chorro múltiple; ü) Axiales: El agua fluye en el
••
interior del mecanismo en forma paralela al rotor. Se dividen en Woltrnann y de
Hélice.
••
De acuerdo con la forma de integración del mecanismo de transmisión
••
con las demás partes, se clasifican en: ••
d) Esfera Húmeda: Se ubica dentro del agua junto con el dispositivo de
medida y el registrador.
••
••
e) Esfera Seca v transmisión mecánica: se ubica dentro del agua junto con
el dispositivo de medida, el registrador queda fuera del agua. ••
f) Transmisión Magnética: Se integra con el registrador en una unidad que ••
se ubica fuera del agua, la unidad de medida se ubica dentro del agua. La
transmisión del movimiento del sistema de medida al mecanismo registrador se ••
efectúa mediante imanes permanentes.
••
De acuerdo con el sistema de lectura del registrador, se pueden clasificar
en: circular, recto o una combinación de ambos. ••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••

••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
ANEXON"4

•• COMENTARIOS PANEL EVALUADOR

••
•••
••
••
••
••
••
••
•••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•••
••
•••
197

COMENTARlOS PANEL EVALUADOR

••• MARIA DE LA LUZ NIETO

•• l. El proyecto "Reducción de pérdidas en sistemas de agua potable" es de

•• gran interés para las Empresas de Servicios Sanitarios. Los niveles de


pérdidas reales en las empresas fluctúan entre 20% y 40% del agua

•••
producida; es decir, se trata de unos 300 millones de m 3 al año. Disminuir
las pérdidas a valores más cercanos a los considerados en las tarifas deberla
tener efectos significativos en los resultados de las empresas y, por lo tanto,
•• en su valor económico.

•• 2. El planteamiento original del proyecto "desarrollar una metodología para


determinar el nivel óptimo económico de pérdidas", resultaba muy
•• atractivo para quienes tenemos responsabilidades en Empresas de Servicios
Sanitarios, pues existía la idea de contar con un resultado que permitiera
•• mejorar la metodología para calcular los niveles de pérdidas asociados a las
"empresas modelo", que sólo reconocen dos tipos de empresa o sistema: los

•••
de captación superficial y los de captación subterránea. Sin embargo, la
realidad del sistema productivo de las distintas empresas tiene diferencias

•••
probablemente más significativas derivadas de la localización de las fuentes
en relación con los lugares de consumo. Tales diferencias no son
reconocidas por la "empresa modelo" que hace igual para todos las

•• pérdidas máximas tolerables en las aducciones, e iguales a cero.

•• 3. Durante el transcurso de trabajo, el equipo llegó a la conclusión que no es


posible cumplir con el objetivo original del proyecto, dado que las tarifas

•• no tienen incidencia en el nivel real de las pérdidas. En consecuencia, el


estudio se orientó a identificar los tipos de pérdidas en los sistemas de agua

•• potable y desarrollar metodologías de evaluación para algunos proyectos


específicos que contribuyen a reducir pérdidas.

••• .1,. Las Empresas de Servicios Sanitarios enfrentan decisiones acerca de las
pérdidas con infonnación insuficiente y de calidad inadecuada.

•• Usualmente, la primera decisión frente al tema de pérdidas no es cómo


identificar el "mejor" proyecto para reducirlas, sino cuánto invertir en

•• obtener información confiable acerca de las pérdidas, para recién estar en


condiciones de fonnular algún proyecto de reducción.

••
••

••
••
198
•••
5. El CIAPEP nos enseña que la clave para evaluar proyectos es
IDENTIFICAR, MEDIR Y VALORAR todos los costos y beneficios ••
pertinentes a un proyecto. En mi opinión, el presente estudio ha hecho un
buen trabajo en IDENTIFICAR. Las dificultades en la MEDICrON han sido ••
destacadas en el propio estudio en las secciones de limitaciones. Sin
embargo, siento que quedó algo pendiente con la VALORACIÓN, ••
especialmente en lo que se refiere al valor del agua cruda como parte del
ahorro de costos variables que forman parte de los beneficios y en la ••
•••
valoración de los derechos de agua, cuando se incluyen entre las
inversiones postergables.

6. Existen medidas de reducción de pérdidas que no están relacionadas con


proyectos de inversión, y que probablemente aparecen mencionadas en el ••
estudio como "optimización de la situación sin proyecto". Estimo útil, para
ayudar a las empresas, separar claramente la optimización de la situación ••
•••
base y mencionar algunas medidas de gestión que tienen efectos en la
reducción de pérdidas: en el ámbito comercial, medidas que mejoren el
resultado de la lectura de medidores; el desarrollo de una cultura
organizacional en el ámbito de operaciones de la empresa, que priorice la
disminución de las pérdidas, etc. En EMSSAT, con medidas de este tipo
••
más algunas inversiones en reemplazo de medidores se ha logrado reducir
las pérdidas desde 46,4% en 1995 a 40% en 1997.
••
7. Los proyectos de reducción de pérdidas físicas evaluados tienen como
••
objetivo disminuir el tiempo que media entre el momento en que se
produce una fuga y el momento en que ésta se .repara. Los proyectos •••
consisten en la detección sistemática de fugas a través de equipos móviles
de detección acústica y la medición distrital o acuartelamiento de la red. ••
Sería interesante presentar más nítidamente separados ambos tipos de
proyectos y la evaluación del proyecto conjunto. ••
8. Hay un proyecto interesante que se mencionó, pero no se desarrolló, ••
referente a la reducción de pérdidas intradomiciliarias. En diversas
regiones se están realizando inversiones que han disminuido o eliminado ••
las restricciones; el caso mencionado en el estudio de ESSAT en Arica; el
caso de EMSSAT en la Región de Atacarna, que en el último año ha ••
eliminado la restricción de 4 ó 5 horas al día en Chañaral, Huasco y
Freirina. Al eliminar la restricción, la pérdida intradomiciliaria pasa a tener ••
un volumen significativo en comparación a la situación anterior, lo que
provoca impacto en las cuentas que deben pagar las familias y en la ••
••
••
••
••
•• 199

•• focalización de los subsidios para el agua potable. Sería de gran utilidad

•• agregar un "cogollo" con los lineamientos metodológicos para enfrentar la


evaluación de proyectos que reduzcan este tipo de pérdidas.

••
•• DOMINGO DIAZ TERRADO

•• Felicitaciones: mucho trabajo invertido en el estudio, aunque tiene


algunos puntos débiles.

•• 1. Objetivo: Evaluación económica de proyectos específicos ... " (pág. 4) en

•••
realidad debe decir, Evaluación privada de proyectos.... e insistir en
privada, por cuanto es de la esencia de los proyectos evaluados en el
CIAPEP la Evaluación Social, y si no se aclara el punto parecería ser una

•• falla del estudio.

•• 2. Falta un Capítulo 1 con: Origen y Objetivo del estudio y con las premisas,
parámetros y supuesto.
•• 3. Parecería conveniente discutir en el trabajo si es válido contemplar un sólo
•• nivel de pérdidas (20%-superficial y 15% si es captación subterránea) para
toda empresa de agua potable o si debe definirse para cada caso en

•••
particular: distancia desde captación, tipo de terreno y clima, etc. Es
decir, una "empresa modelo distinta" para situaciones es distintas.

•••
También debería revisarse la definición de pérdidas, por ej:consumo
operacionales (pág. 66) en realidad en este caso el agua es un consumo
que entra en el proceso de producción.

••• Similar y peor aún son las "pérdidas por consumo de utilidad
pública"(pág.52). En estas cosas no importa que la ley no distinga entre
•• pérdidas reales y "legales", la metodologia sí debe distinguir y separar lo
que es separable y medible. De no ser así "metemos todo en la misma
•• bolsa" y ello dificulta el proceso de toma de decisiones racionales.

•• 4. El tratamiento que se dá a cada variable debe ser el adecuado, analizando

•• en cada caso lo pertinente al problema que queremos solucionar.

••
••
••
••
••
200 ••
Por ej: si a un alcalde se le ocurre "tener toda la ciudad verde", ••
automáticamente se incrementarán las estadísticas de pérdidas de agua
potable. ••
Por ej: el cuadro 3.9 de la pág. 125 envía una "señal mentirosa" sobre el ••
período de reposición de micromedidores.
••
:J. Cap. 3"Evaluación de proyectos de Reducción de Pérdidas Comerciales"
(pág. 107 Ysgtes.). El título es un poco "presuntuoso" y sólo desarrolla el ••
análisis de reposición de micromedidores.
••
6. Extraña que como pérdidas comerciales sólo se analice el subcontaje de
medidores y no se haga referencia a por ej: fallas humanas de lectura, etc.
••
Costo social subcontaje consumo mínimo aproximadamente igual a cero
(N.B). Incorporar a las tarifas.
••
7. Tampoco se mencionan en "pérdidas técnicas" las comunes pérdidas en •••
los "arranques" domiciliarios.
••
8. En general, en el trabajo tiende a hacerse una evaluación de "lo legal" más
que de lo "económico". Se evalúa lo "legal" mas que lo "óptimo". ••
9. En las limitaciones del estudio se incluyen como limitaciones sólo ••
supuestos utilizados en el trabajo, pero que pueden ser facilmente
eliminadas como "limitaciones" (pág. 126). ••
El trabajo debería ser una "guía" por otras empresas de servICIOS ••
sanitarios, siempre que se reescriba y se redefinan los temas a abordar en
el estudio, lo que ustedes se pueden realizar, por cuanto tienen valiosa ••
información ya recopilada.
••
•••
RECOMENDACIONES

La recomendación más fuerte debería ser la de "recopilar la información


pertinente" para hacer el análisis de las pérdidas físicas y comerciales.
••
Incorporar en pérdidas de agua para tarifas el subcontaje de consumo,
minimo en medidores. ••
Incorporar programa de inversiones. ••
••
••
••
••
•• 201
•• MARIANA VELOZ

•• 1. Si bien el objetivo del estudio cambió desde una metodología para

•• determinar el nivel óptimo de pérdidas de los sistemas de agua potable


hacia el desarrollo de una metodología para evaluar proyectos de
•• reducción de pérdidas, sería muy valioso para la Superintendencia de
Servicios Sanitarios que ustedes que ya han identificado los elementos que

•••
inciden en el nivel de pérdidas, y pensaron en el tema desde el punto de
vista de la determinación de su nivel óptimo, transmitan su experiencia en
el informe respecto de las dificultades que encontraron y cuál sería el

•••
camino a seguir par abordar un estudio con este propósito.

2. Por otra parte, creo necesario destacar la importancia que un estudio de


•• esta naturaleza tiene para la Superintendencia de Servicios Sanitarios
(SISS): entre las tareas más importantes que desarrolla la SISS se encuentra
•• la determinación de las tarifas por los servicios de agua potable y
alcantarillado, esta no es una tarea fácil el objetivo es determinar tarifas que
•• reflejen el verdadero costo que significa para la sociedad la producción de

•• unidades adicionales del servicio. Lograr capturar este verdadero costo sin
recoger las ineficiencias de las empresas reales y reflejarlo en la tarifa de tal

•• forma que ella sea una senal para la asignación eficiente de los recursos,
requiere contar con información que muchas veces no está disponible.

•• Por tal motivo, la fijación de tarifas es intensiva en "estudios" ya que

•••
debemos capturar a través de ellos la información que nos permita tarificar
a costos eficientes. Por esta razón, el resultado de este estudio que apunta a
uno de los parámetros de la tarificación es de gran interés, ha quedado

•• claro que para determinar la tarifa se requiere conocer no solamente el


nivel de pérdida óptimo sino también los costos de inversión y de

•• operación de un programa óptimo de reducción de pérdidas.

•• 3. Un aspecto que se desprende de la exposición del grupo y que no quedó


reflejado en el informe es el hecho de que en la mayor parte de los casos las

•• pérdidas informadas por las empresas corresponden mas bien a


estimaciones que a una medición exacta de las diferencias entre la medición

•• de lo que captan y la medición de lo que facturan, ello es más relevante aún


cuando se trata de identificar en qué puntos intermedios del sistema se
•• producen las pérdidas y cual es su magrutud. Esta información es básica
para que una empresa pueda planificar una estrategía óptima de reducción
•• de pérdidas y para determinar su nivel óptimo. Por lo tanto, el desafío en

•••
••
••
202 ••
este tema no sólo es para la Superintendencia sino también para las ••
empresas, para negociar en buen pie sus tarifas estas deberán demostrar
cual es su nivel óptimo de pérdidas y cuáles los costos asociados a ese nivel ••
óptimo.
••
4. Agrego algunas observaciones al contenido del anexo relativo a las tarifas

•••
en lo que se refiere a los principios de la tarificación.

Principio de rentabilidad a largo plazo: no debe decir "dar cumplimiento a

•••
los compromisos financieros", las tarifas son independientes de las
estructura de financiamiento de la empresa.

Principio de equidad: sugiere que se estaria entregando un subsidio a


través de la tarifa, el subsidio que se entrega a algunos usuarios es directo,
••
es decir independiente de la tarifa.
••
Principio de simplicidad: el objetivo no es facilitar el manejo
administrativo, sino entregar señales claras que orienten las decisiones de
••
productores y consumidores. ••
5. Por último, debo felicitarlos, el estudio desarrollado por el grupo es de gran
calidad, lograron identificar los elementos mas relevantes para el análisis •••
del tema. Este atributo del estudio constituye un gran aporte para las
empresas y al Superintendencia de Servicios Sanitarios al sentar las bases ••
sobre las cuales debieran desarrollarse futuros estudios para determinar el
nivel de pérdidas óptimo a considerar en la fijación de tarifas, por ejemplo ••
ha quedado establecido que para determinar el momento óptimo de
reemplazo de los medidores es preciso destinar recursos a la investigación ••
destinada a conocer la curva de error caracteristico de la medición bajo
distintas situaciones y la estructura de consumo de las empresas para ••
distintos diámetros de medidor.
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•• 203

•• LUIS FAUNDEZ

•• 1) Se recomienda cambiar el nombre del proyecto debido a que

•• principalmente se aborda la problemática de reducción de pérdidas solo en


la etapa de distribución.

•• 2) En Capítulo 1, pág. 48 se quiere describir los factores que intervienen en las

•••
pérdidas físicas de un sistema de agua potable y sin embargo, solo se
mencionan aquéllos que tienen relación con la etapa de distribución.

•••
3) Capítulo 1, pág. 51. Falta mencionar que los errores asociados al registro de
volúmenes son función además de la estructura de consumos que
presenten los usuarios.

••• 4) Capítulo 1, pág. 55. a) En general no se producen pérdidas en aquellas


tuberías sometidas a golpes de ariete, debido justamente a que dado su alto
•• riesgo, se consideran materiales de buena calidad y elementos especiales de

•• protección contra este fenómeno. b) Lo que contraindica el empleo de


canales en el transporte de agua tratada es principalmente el riesgo de

•• 5)
contaminación.

Capítulo 2, pág. 76. En el punto Control de Presiones se muestra una curva

••• que relaciona el indice de pérdidas con la presión nocturna, obtenida en


una investigación llevada a cabo en el Reino unido.

•• Debe mencionarse en el texto, que esta curva depende fuertemente de las

•••
caracteristicas de cada sistema (tipo de materiales, antigüedad, etc.) y sólo
debe considerarse como referencia.

•• 6) Capí~o 2, pág. 20. Corregir redacción ya que cifras del Cuadro N" 2.1 no
coinciden con las del Cuadro N" 2.2.

•• 7) Capítulo 2, pág. 82 Y83. Sí consideramos que en el recorrido de 3.376 km

•• se recuperó un caudal total de 175 l/s (Cuadro N° 2.4), se podría inferir que
en 8.173 km, recuperariamos un caudal de 4371/s, que es equivalente a 13,8

•••
millones de m3 al año, es decir, aproximadamente 2,4% del volumen anual
captado. Esta cifra es significativamente mayor que la indicada en Cuadro
N" 2.3 (1,8%).

•••
•••
••
••
204
•••
8) Capitulo 2, pág. 84 Y85. Debido a que la detección sistemática de fugas en
las redes de EMOS en el Gran Santiago se efectúa desde hace un par de
•••
años, lo más probable es que se estén recuperando fugas que han estado
filtrando agua por mucho tiempo. Debido a esto, lo más probable es que en
menos recorridos de la red se encuentre un número de roturas
••
drásticamente menor, incluso con menores caudales. (A y q menores). Por ••
lo tanto, los resultados del estudio se deben sensibilizar respecto a estas
variables. Por ejemplo, para Ase debe utilizar una evolución del siguiente ••
tipo.
••
A.
400
••
••
••
••
1997 años
••
•••
9) Capitulo 3. En este capitulo se ha adoptado un supuesto bastante incidente
en los resultadcs. No se ha reconocido que el error asociado al subcontaje ••
depende de manera importante de si los clientes son de consumo alto,
medio o bajo. Para un mismo diámetro de medidor, el error de medición ••
será menor en la medida que los consumos se ubiquen en los mayores
caudales, es decir donde el medidor presenta mayor precisión. ••
Se debe mencionar además, que para estos diámetros, la tendencia hoyes ••
utilizar medidores de transmisión magnética, que a un costo similar, sino
igual, presentan una mayor precisión. ••
10) Un sistema de control y reducción de pérdidas basado en la ••
•••
subsectorización de la red, plantea costos de adnúnistración que deben ser
reconocidos en la situación con proyecto. Estos costos no son
despreciables.

••
••
••
••
••
•• 205

•• 11) En el texto aclarar que se ha hecho una simplificación en relación a que el

•• error por subcontaje y por lo tanto el momento óptimo de reemplazo


dependen además de lo analizado, de la estructura de consumo de los

•• usuarios, la que es diferente para usuarios con distinto nivel de consumo


promedio mensual.

••• 12) Hacer comentario dirigido a las Empresas Sanitarias en el sentido de que
para poner en práctica y tener éxito en un programa de control de pérdidas

•••
a través de la sectorización de la red, es requisito indispensable contar con
buenos elementos de medición, ubicados en los puntos adecuados y
además es necesario contar con buenos sistemas catastrales.
•• 13) Hacer comentarios dirigidos a la Superintendencia de Servicios Sanitarios:
•• a) El modelo tarifario debe reconocer el actual estado tecnológico y de
•• conservación existente en las instalaciones de los servicios sanitarios del
país, permitiendo que los niveles óptimos de pérdidas de agua potable se
•• alcancen gradualmente.

•• El nivel de eficiencia actualmente impuesto, produce un efecto negativo en


la rentabilidad permitida de 9,16%.
••
•• b) Los niveles de eficiencia exigidos por el modelo tarifario deben ser
consistentes con las inversiones requeridas y con los costos operacionales

•••
que se generan para alcanzar dichos niveles.

c) El modelo tarifario debe hacer diferencia entre las pérdidas en la red y

•••
pérdidas por subcontaje. Este aspecto es muy importante ya que incide
di:-ectamente en los costos de inversión y operacionales del sistema de
alcantarillado de aguas servidas.

••
••
••
••
••
••
••
••
•••
206
••
GRUPO AEROPUERTOS
••
1. De los porcentajes de pérdidas según distintos conceptos, existen conceptos
que posean límites técnicos? Relacionado con esto, y dado que el consumo ••
de agua para fines operaciones fue considerado como una pérdida de
aproximadamente el 8,8%, que tan lejos está este porcentaje del óptimo ••
para dicho concepto. Esto daría una idea de la importancia que tendría
analizar este concepto. Sería interesante conocer si es posible, cuáles son ••
•••
los porcentajes de pérdida que se manejan para cada uno de estos
conceptos en la empresa modelo.

2. Con respecto a los consumos operacionales de agua, consideramos que es


incorrecto considerarlo en su totalidad como pérdidas ya que parte de los ••
mismos forman parte de la función de producción. Deberían considerarse
pérdidas, al consumo que esté por encima del que un estudio de costos ••
considere como óptimo.
••
3. La metodología para reducción de pérdidas comerciales está orientada a
reducir las pérdidas por subconteo de los micromedidores. Dado que este
••
subconteo depende de muchas variables, tales como las características del
medidor, el patrón de consumo de los clientes, las características químicas
••
del agua, etc., debería incluirse en las recomendaciones investigar sobre el
impacto de estas variables sobre el problema de subconteo.
••
Adicionalmente, debería analizarse el momento óptimo en término de ••
consumo acumulado y no en término de cantidad de años.
••
4. Consideramos que debe quedar bien claro que se trato de una evaluación
privada y no de una evaluación social. ••
;). Cuáles son los porcentajes de eficiencia de los detectores acústicos. Se está ••
considerando en la evaluación una eficiencia del 100%. Existe un límite
técnico para este concepto. De ser así, cómo impactaría la decisión de la ••
cantidad de vehículos deberían adquirirse.
••
6. El cambio de medidores corresponde a la empresa de agua potable o a los
consumidores. ••
7. No queda bien claro en el texto la diferencia entre sectores, subsectores y ••
distritos. Debería tal vez hablarse, previa aclaración, sólo de sectores y
distritos o subsectores y distritos para simplificar la compresión a los ••
••
••
••
•••
•• 207

•• lectores. Inclusive, en el resumen y conclusiones, se habla primero de 40


sectores y 3-1 subsectores y más adelante se habla de 74 subsectores.

•• 9. Problema de la postergación de inversiones debido al impacto que tiene en

•• las decisiones el cambio de medidores.

•••
••
••
•••
••
•••
••
••
•••
•••
•••
••
•••
•••
••

••
••
•••
•••
•••
••
••
••
••
••
••
••
•••
••
••

•••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•• GLOSARIO

••
•• Arranque Irregular

•••
Consiste en una manguera de plástico que se deriva desde un punto de la
cañería secundaria o un arranque regular, hasta las viviendas contiguas
existentes en el lugar.
••
•• Arranque Regular

•• Tubería que se deriva desde una cañería de la red secundaria y termina al


interior del sitio de un consumidor en un medidor de caudal, el cual permite
•• determinar el consumo de agua potable en una vivienda.

•• By Pass
•• Desvío fraudulento del medidor.
••
•• Coeficiente de Demanda Máxima Diaria

•• Corresponde aproximadamente a 1,1 veces el coeficiente de maxlmo

•• mensual (correspondiente al mes de enero). Se utiliza el mes de enero por ser


este donde se produce la máxima demanda en el año. Por su parte, el coeficiente
máximo mensual se obtiene comparando la demanda total media mensual del
•• mes de enero con respecto a la media mensual anual (caso EMOS).

••• Coeficiente máximo día = 1,1* coeficiente mensual (enero)

•• Coeficiente máximo mensual = (Consumo medio de enero)


(Consumo total anual/12)

•• En el caso de Arica este coeficiente corresponde a 1,3 veces el coeficiente

•• de máximo mensual, también del mes de enero.

••
••
••
••
••
210 ••
Coeficiente Máximo Horario
•••
En general se considera un coeficiente de máximo horario de 1,5 v~es
sobre el coeficiente de máximo diario. ••
Coeficiente máximo horario = 1,5* coeficiente máximo diario
••
Capacidad Máxima Diaria
•••
Volumen máximo que puede pasar por el aparato durante un dia. El
••
número de días por mes debe ser tal que no se exceda la capacidad máxima
mensual.
••
••
Capacidad Máxima Horaria ••
Volumen máximo que puede pasar por el aparato, durante períodos de ••
una hora. El número de estos períodos por día, debe ser tal que no exceda la
capacidad máxima diaria. También se denomina caudal admisible y equivale a la ••
•••
mitad del caudal nominal para medidores de velocidad.

Capacidad Máxima Mensual


••
Volumen de agua que puede pasar por el aparato durante un mes sin que
sufra desgaste acelerado. ••
Consumo no Residencial •••
Corresponde a las categorías industrial, comercial y fiscal, se mide en ••
lts/ arranq/ día.
••
Consumo no Registrado o no Facturado ••
Son aquellos consumos que no son registrados a través del sistema ••
comercial de la empresa y que por lo tanto no generan facturación. Por ejemplo:
••
••
••
••
••
•• 211

•• aguas de uso público para riego, incendios, lavado de calles, instalaciones sin

•• medidor o con medidor en mal estado, conexiones clandestinas, etc.

•• Dimensionamiento del Medidor

•• Corresponde a la elección de medidor más adecuado a un determinado

•• usuario, basándose en las caracteristicas de consumo y de presión disponible.

•• Dotación de Consumo

•• Consumo per-cápita, en ltsjhabj día, dado un ingreso promedio de cada

•• estrato social y a un nivel de tarifa imperante.

•• Eficiencia de la Facturación
•• Es la relación existente entre el volumen de agua consumida y el agua
•• facturada en un período de tiempo dado.

•• Vfi
El = - x 100
Vcoi
•• Donde:

••• El = Eficiencia de la facturación.


Vcoi = Volumen consumido en el período i.
•• Vfi = Volumen facturado en el período i...

••
•• Eficiencia Operativa del Sistema de Distribución de Agua Potable

•• Es la relación porcentual entre el agua que es registrada en los medidores

•••
de los usuarios en un período de tiempo dado, y el volumen de agua que ingresa
al sistema de distribución desde los centros de producción, en el mismo período.

•• Ed = Vsei
Vcoi
x 100

••
••
••
••
212 ••
••
Donde
••
•••
Ed = Eficiencia de la distribución.
Vsei = Volumen a la salida de estanques en el período i.
Vcoi = Volumen consumido en el período i.

Eficiencia Productiva •••


Es la relación existente entre el agua medida o estimada a nivel de ••
captación y la registrada a la salida de los estanques que alimentan la red de
distribución de agua potable (expresada en términos porcentuales), válida en un ••
período determinado.
••
Vsei
Ep=-x 100
Vci
••
Donde:
••
Ep = Eficiencia productiva.
••
Vci
Vsei
= Volumen captado en el periodo i.
Volumen a la salida de estanques en el período i.
••
•••
=

Eficiencia del Sistema


••
Es la relación existente entre el agua medida o estimada a nivel de
captación y el consumo facturado a los usuarios. ••
Vfi
Es=-xIOO ••
•••
Vci

Donde

Es = Eficiencia del sistema. ••


Vfi
Vci
= Volumen facturado en el período i.
= Volumen captado en el período i. ••
••
••
••
••
••
•• 213
•• Estanqueidad

•• Capacidad de mantener el agua durante un determinado tiempo a una

•• determinada presión, sin fugas, sin exudaciones y sin deformaciones de la


cañería o del medidor.

••
•• Kit

•• Se denomina a todo el conjunto de mecanismo interior del medidor,


formado por: relojería, platina intermediaria, tren reductor y conjunto de
•• medición.

•• Mecanismo Totalizador

••• Esta constituido por un dispositivo que permite a través de la simple


yustaposición de las indicaciones de los diferentes elementos que lo componen,
•• una lectura segura, fácil y sin ambigüedades del volumen de agua medido.

•• Período de Expansión

••• Periodo durante el cual se realizan las inversiones que permiten

•• dimensionar la capacidad del sistema con el objeto de satisfacer la demanda


proyectada.

••
•• Período de Previsión

•• Período durante el cual un sistema puede satisfacer la demanda prevista


sin necesidad de incrementar su capacidad.

••
•• Período Punta

•• Conjunto de meses en que la demanda del sistema excede


significativamente la demanda correspondiente a los meses de menor consumo.

•• Los criterios para la determinación de periodos punta se establecen en las bases


de los estudios tarifarios.

••
••
••
••
214 ••
••
Transmisión
••
•••
Sistema utilizado para transferir el movimiento del mecarusmo de
medición al mecanismo totalizador.

Zona de Concesión o Territorio Operacional


•••
•••
Area geográfica delimitada en extensión territorial y cota, donde existe
obligatoriedad de servicio para las empresas de distribución de agua potable que
tiene la concesión.
••
••
•••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
••
•• BIBLIOGRAFIA

••
•••
ANGUITA, Jaime, BENDEK, Alberto y Otros, Proyecto Captación de las Aguas
Sobrantes del Río Maipo, EMOS SA., Entrega Final,
Universidad Católica de Chile, Escuela de Ingeniería,
•• Departamento de Ingeniería de Sistemas, Santiago, 1994.

•• AWWA, Cornrnittee Report Water Accountability, Joumal AWWA Lea!<


Detection and Water Accountability Cornrnitte, 1996.
•• BANCO INTERAJ\1ERICANO DE DESARROLLO, Análisis de Costos
•• Marginales y Diseño de Tarifas de Electricidad y Agua,
Notas de Metodología, Ives Albouy Editor, Washington
•• D.C., 1983.

••• BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO, Análisis de Costos


Marginales y Diseño de Tarifas de Electricidad y Agua,

•• Estudio de Casos, Ives Albouy Editor, Washington D.C.,


1983.

•• CEPIS, DTIAPA, El Control de las Pérdidas de Agua en los Sistemas de

•• Abastecimiento de Agua Potable, División de Protección de


la Salud Ambiental, Serie Documentos Técnicos DTIAPA,

•• Lima 1981.

•• CIAPEP, Abastecimiento de agua potable para la segunda región, Universidad


Católica de Chile, Santiago, 1987.

•• CIAPEP, Agua potable de la provincia de Chañaral y la ciudad de Caldera,

•• Universidad Católica de Chile, Santiago, 1995.

•• CIAPEP, Agua potable de Osomo, Universidad Católica de Chile, Santiago,


1979.

••• CIAPEP, Agua potable, evacuación y disposición de las aguas servidas de Angol,
Universidad Católica de Chile, Santiago, 1993.
••
••
••

••
••
216
•••
CIAPEP, Alternativas de solución al hurto de energía eléctrica en sectores pobres
del Gran Santiago, Universidad Católica de Chile, Santiago, ••
1986.
••
•••
CIAPEP, Evaluación social de alternativas de fluoración para la prevención de
caries dentales en zonas rurales, Universidad Católica de
Chile, Santiago, 1996.

CIAPEP, Mejoramiento y ampliación del sistema de agua potable y evacuación


••
de aguas servidas de Penco y Lirquén, Universidad
Católica de Chile, Santiago, 1983.
••
••
CIAPEP, Metodología de evaluación de proyectos de agua potable y evacuación
de aguas servidas y excretas de Los Sauces, Universidad ••
Católica de Chile, Santiago, 1990.
••
CIAPEP, Sistema de aguas servidas de Victoria y tarificación del agua potable de
Traiguén, Universidad Católica de Chile, Santiago, 1994. ••
COELHO, Adalberto Cavalcanti, Medi¡ao de Água e Controle de Perdes, ••
Associa¡ao Brasileira de Engenheria Sanitaria e Ambiental
(ABES), Río de Janeiro, 1983. ••
COELHO, Adalberto Cavalcanti, Medi{ao de água, Política e Prática, Editorial ••
Comunicarte, Río de Janeiro, 1996.
••
COMISION DE INFRAESTRUCTURA SANITARIA, Nueva Legislación
Sanitaria, Cámara Chilena de la Construcción, Santiago, ••
1993.
••
DEPARTMENT OF THE ENVIROMENT NATIONAL WATER COUNCIL,
Leakage Control Policy and Practice, Standing Technical ••
Comrnitee Reports, Number 26, Technical Working Group
on Waste oí Water, London 1980.
••
DICTUC, Curvas de Consumo Desagregadas Para Usuarios Residenciales de 15
••
y 20 mm, Realizado para EMOS SA, Santiago, 1992.
••
••
••
••
••
••
•• 217

•• EMOS S.A., Plan de Desarrollo EMOS S.A-Gran Santiago, Etapas de Producción

•• y Distribución de Agua Potable, Gerencia de Planes y


Desarrollo, Area de Ingeniería y Desarrollo de

•••
Infraestructura, Santiago 1997.

EMOS S.A., Sistema de Evaluación, Control y Reducción del Agua no

•• Contabilizada en el Sistema de Abastecimiento de EMOS


S.A., Informe del Grupo de Tarea Directivo, Santiago, 1995.
•• EMOS SA, Mantenimiento Preventivo para Medidores de 15 y 20 mm Definidos

•••
Según Norma Técnica N" 330-00, Informe Técnico,
Subdepartamento Medición y Catastro, Gerencia
Comercial, Santiago 1994.

••• EMOS SA., Niveles de Pérdida y Coeficiente Eficiente de Recuperación (Gran


Santiago y Localidades Periféricas), Gerencia de Planes y
•• Desarrollo, Santiago 1994.

•• EMOS SA., Programa de Mantenimiento del Parque de Medidores de EMOS SA,

•••
Período 1996 - 2005, Subdepartamento Medición y
Catastro, Departamento Gestión Comercial, Gerencia
Comercial, Santiago 1994.

•• EMOS SA., Recursos de Agua de EMOS SAo Para Atender la Demanda del Gran

•• Santiago, Informe preparado para la Superintendencia de


Servicios Sanitarios, Santiago 1994.

••• ESSAT SA., Actualización Planes de Desarrollo ESSAT, 1 Región, Ciudad de


Arica, Tomo 1 de III, Memoria, Arica 1995.

•• ESSAT SA., Pérdidas por Subcontaje en la Micromedición de la Ciudad de Arica,

•• Unidad de Control de Pérdidas, Informe Técnico Interno,


Arica 1997.

•• FUENZAUDA Adraver, Roberto, Estudio del Mejoramiento de la Eficiencia

•• Operativa del Sistema de Agua Potable de EMOS en


Términos de la Relación Producción Facturación, Memoria
•• para optar al título de Ingeniero Civil, Universidad de
Chile, 1989.
••
••

~
••
••
218
••
GARCIA - SERRA, Jorge, MARTINEZ. Fernando y Otros, Estrategias Optimas
Para la Reducción de Pérdidas de Agua en Sistemas de ••
Abastecimiento, aparecido en Ingeniería del Agua, Vol.1 N"
1, España 1994. ••
GRAU, Francisco y ORSI, David, Telecontrol de la Red de Distribución,
aparecido en Apuntes de Capacitación N° 2, Gerencia de •••
Relaciones Industriales, Area de Desarrollo del Personal,
Santiago 1996. ••
GRILLI, Alejandro, Planificación Hidrológica en la Producción de Agua Potable ••
de Santiago, Unidad de Recursos Hídricos, Gerencia de
Operaciones EMOS SA., Santiago. ••
ICSA, Análisis Detección de fugas en Agua Potable I Región, ESSAT S.A., 1996. •
INSTITUTO DE ECONOMIA, Análisis Económico del Precio del Agua:
Tarificación de Agua Potable Según Criterios de Costo
= ••
Marginal, Universidad Católica de Chile, Santiago 1981.
••
JEFFCOATE, Philip Y SARAVANAPAVAN, Arurnu1<ham, La Reducción y el
Control del Agua No Contabilizada, Banco Mundial,
••
documento técnico de trabajo, Washington D.C., 1984.
••
MARDONES Guerrero, José, Control de Fugas en Redes de Agua Potable,
Exposición Curso Internacional Cuemavaca México, Jefe
••
Departamento Asistencia Técnica ESSAL SA., Puerto
Montt, 1995. •••
OFWAT, Leakage oí Water in England and Wales, Office oí Water Services, ••
England, 1996.
••
•••
REED, Ruddell Jr., Localización, "Layout" y Mantenimiento de Planta, Centro
Regional de Ayuda Técnica para el Desarrollo Internacional
(AlD), Buenos Aires, 1971

••
••
•••
••
••
••
•• 219


••
•• ENTREVISTAS A EXPERTOS

•• AHUMADA, Gerardo; 5ectorizaci6n en redes de a~a potable, (IFARLE

•• Consultores).

•• ALACHE, Edgar; Sectorizaci6n de la red de a~a potable para control de


pérdidas, (ESSAT SA Arica).

•• ALE, Jorge; Determinación del costo del a~a, (ENERSIS S.A.).


•• ANTlVILO, José; Mantenimiento preventivo de micromedidores, (ESSAT S.A.
•• Arica).

•• EL!CER, Patricio; Detección de fugas en red de distribución de


(EMOS S.A.).
a~a potable,

•• ESTAY, Ricardo; Plantas de tratamiento de a~a potable, (EMOS S.A.).


•• FAUNDEZ, Luis; Plan de desarrollo v postergación de inversiones, (EMOS S.A.).

••• GRILL!, Alejandro; Derechos de agua, (EMOS S.A.).

••• GRAV, Francisco; Sectorización de la red de agua potable para control de


pérdidas, (EMOS SAl·

•• MATURAl'\IA, Renato; Mantenimiento preventivo de micro medidores, (EMOS

•• S.A.).

•• VELOZ, Mariana; Tarifa de a~a potabl~ (Superintendencia de Servicios


Sanitarios, Santiago).

••
••
••
••
••

••
••
•••
••
••
•••
••
CIAPEP. lC-MIDEPU\N amo~ ••
Red1::ciál de pérdidols en
1!F7
Ciclo 192
c.l
••
sisterras de agua potOOle
••
••
o

••
amo3ap
1!F7
••
MICEPLAN Ciclo19º
col •••
BIBLIOTECA
••
•••
••
••
••
••
••
••
•••

••
••
••
••
••
••
••
•• PRF..sIllF.NCIA Dro LA REP 81.1CA
onl1'U DE PLA!'lH'CM'tON NACIONAL

••
OD....PI."~

ESTE LIBRO DEBE SER DEVUELTO


•• EN LA ULTIIIA FECHA TIMBRADA
I

••
••
•• - _._ • • • _ . . . • - __ - _. • - - - 0 - - _. + . __ • • • •••••

'.
•• ....... __ .. ---_ -_.--_ ---_ ------_.- ----.-

•• • •••••••••••

•••_._.

--_ -.-

•••

--. .
_.

.
0 ••••••

••••.•• "-0---

-._- --
._

----
••••••••••

••

--_
••
---- •••

•. ·0- •• _

-----.-_ .. -

••• ... ----_ .. -- _- ------_ .. _-


••
... -_. __ .. ---_ ..... -..... _--- .... -.--

--_ .. -- -_. _... --_.. . --_... - _... --_. _.


••
••
••
•••
••
••

••
••
- - _. - - -

-
•-------
- -

- ----
----
----
----
----
-
_
- - ~

~
-

-
-
-
- -
.
-------
--- - --- -
- - - - - - - - -
.
-- -- -
- -
-
-- -
------------
-- - -- --- - ------------

••
-~


••
••
••
•••

•••