Está en la página 1de 32

Unidad 2.

Participación política y electoral


Sitio: Cursos
Curso: Introducción al derecho electoral mexicano
Libro: Unidad 2. Participación política y electoral
Impreso por: Noemi Cruz Ahuejote
Fecha: miércoles, 19 de septiembre de 2018, 18:09
Tabla de Contenidos
• Introducción
• 2.1 ¿Cómo pueden organizarse los ciudadanos?
• 2.2 ¿Cómo pueden participar los ciudadanos?
• 2.3 ¿Cómo pueden participar los grupos vulnerables?
• 2.4 ¿Quién puede votar?
• 2.5 ¿Cómo se puede votar?
• Fin de la unidad

Introducción
Existen diversas formas en las que los miembros de una comunidad política
pueden participar en la esfera pública. Como en todas las democracias
representativas, en México las leyes permiten que los ciudadanos
participen mediante el sufragio activo (elijan a un candidato o partido) o el
sufragio pasivo (se postulen a un cargo de elección popular). Asimismo, la
legislación mexicana prevé la posibilidad de que los ciudadanos inicien
leyes mediante la figura de la iniciativa ciudadana o que se manifiesten
sobre asuntos públicos mediante la consulta popular a nivel federal. En
algunos casos existen otros mecanismos de participación en los ámbitos
locales, como el referéndum o el plebiscito, aunque estos no serán
estudiados en este curso por ser un catálogo muy amplio, ya que las leyes
de cada entidad federativa los configuran con sus propias particularidades.

2.1 ¿Cómo pueden organizarse los ciudadanos?


Los ciudadanos mexicanos tienen derecho a participar políticamente en la discusión
y en la toma de decisiones de los asuntos públicos. Sin embargo, esta participación
tiene reglas. Ya que México es una democracia representativa, los ciudadanos
pueden organizarse políticamente a través de los partidos políticos y las
agrupaciones políticas nacionales, cuyas características se explican a continuación.

Partidos políticos
Los partidos políticos son asociaciones de ciudadanos cuyos fines son ejercer el
poder político y canalizar intereses específicos de los ciudadanos. En la legislación
mexicana, los partidos políticos se entienden como entidades de interés público con
el propósito de promover la participación del pueblo en la vida democrática y
contribuir a la integración de la representación nacional (CPEUM, artículo 41, base I).
En ese sentido, los partidos buscan hacer posible el acceso de los ciudadanos al
ejercicio del poder público mediante la postulación de candidaturas, y también se
erigen como plataformas para canalizar los intereses y demandas de los ciudadanos.

En México existen partidos políticos nacionales con registro ante el Instituto Nacional
Electoral (INE) y partidos políticos locales con registro ante los organismos públicos
locales (Ople) de cada entidad federativa (LGPP, artículo 10.1). En la Unidad 3 se
describirán estas autoridades con mayor detalle.

En la primera fila, los nueve partidos con registro nacional, y en la segunda fila,
nueve partidos con registro local de Coahuila, Morelos, Oaxaca, Puebla, Sinaloa,
Tlaxcala y Veracruz
El proceso para la obtención del registro como partido político empieza en enero
del año siguiente al de la elección de presidente de los Estados Unidos Mexicanos,
en el caso del registro nacional, o bien de gobernador o jefe de gobierno del Distrito
Federal, tratándose de registro local (LGPP, artículo 11.1). Esto implica que
únicamente se pueden registrar nuevos partidos políticos cada seis años.

Una organización política de ciudadanos que pretenda obtener el registro como


partido político tiene que contar con un número importante de afiliados (ver Tabla
1), además de cumplir con ciertos requisitos como: una declaración de principios, un
programa de acción y estatutos aprobados, así como las actas de las asambleas
celebradas (LGPP, artículos 10.2, inciso a, 12 y 13).

Tabla 1. Requisitos de afiliados para formar un partido político

Fuente: Elaboración propia con base en LGPP, artículo 10.2

Para conocer más sobre el proceso de registro de un partido político nuevo, observa
el siguiente video:

Video 1. Registro de un partido político

Haz clic en la imagen para ver el video


Un partido político puede perder su registro por diversas causas, entre otras (LGPP,
artículo 94):

• Dejar de cumplir con los requisitos necesarios para obtener el registro.


• Incumplir de manera grave y sistemática con sus obligaciones.
• No participar en un proceso electoral ordinario.
• No obtener por lo menos el 3% de la votación válida emitida en una elección
ordinaria en el ámbito correspondiente.

Los partidos políticos son entidades de interés público que buscan


fomentar la participación de los ciudadanos mediante la postulación de
candidatos y la oferta electoral. En México existen partidos políticos
nacionales y locales, los cuales para obtener su registro debieron cumplir
con los requisitos que señala la ley.

Agrupaciones políticas nacionales


Las agrupaciones políticas nacionales son asociaciones de ciudadanos que
coadyuvan al desarrollo de la vida democrática, la cultura política y la creación de
una opinión pública mejor informada (LGPP, artículo 20.1). Es decir, son
organizaciones de ciudadanos mexicanos en ejercicio de su derecho de asociación,
como los partidos políticos, aunque guardan diferencias sustantivas respecto a estos,
por ejemplo, las agrupaciones políticas nacionales solamente pueden participar en
procesos electorales federales mediante acuerdos de participación con un partido o
coalición y no reciben financiamiento público y, por ser de naturaleza jurídica
distinta, no pueden utilizar bajo ninguna circunstancia las denominaciones de
"partido" o "partido político" (LGPP, artículos 20.2 y 21).

Propaganda de Andrés Manuel López


Obrador, entonces candidato presidencial del
PRD, PT y MC, en colaboración por las
entonces agrupaciones políticas nacionales
Morena y OPT (Organización Política del
Pueblo y los Trabajadores)
El proceso de registro de las agrupaciones políticas nacionales tiene algunos
aspectos similares al de los partidos políticos, pero los requisitos que tienen que
cumplir son menos rigurosos. Básicamente estos requisitos consisten en tener (LGPP,
artículo 22.1):

• 5,000 asociados en el país.


• Un órgano directivo de carácter nacional.
• Documentos básicos.
• Una denominación distinta a cualquier otra agrupación o partido político.

Esta forma de organización también puede perder su registro si deja de cumplir con
los requisitos necesarios para obtener el registro, por no presentar su informe anual
de origen y aplicación de recursos —aun cuando no reciben financiamiento
público— o por incumplir gravemente la legislación, entre otros (LGPP, artículo 22.9).

Las agrupaciones políticas nacionales son asociaciones que coadyuvan al desarrollo


de la vida democrática y que pueden participar en los procesos electorales siempre
y cuando sea en coalición con un partido político.

2.2 ¿Cómo pueden participar los ciudadanos?


Como has visto a lo largo de este curso, los ciudadanos mexicanos pueden participar
institucionalmente en la toma de decisiones públicas no solo votando, sino también
mediante las candidaturas a puestos de representación, bien sea como candidatos
postulados por partidos políticos o como candidatos independientes, siempre y
cuando cumplan con los requisitos, condiciones y términos que determina la ley
(CPEUM, artículo 35, base II). Además, se han implementado instrumentos
complementarios a la democracia representativa que buscan ampliar la influencia
del electorado en la toma de decisiones. Entre estos se encuentran la iniciativa
ciudadana y la consulta popular, reconocidas en México a nivel federal desde 2014.

Requisitos para ocupar un cargo público federal


Como viste en la Unidad anterior, existen cargos públicos de tres tipos en el ámbito
federal: presidente de los Estados Unidos Mexicanos, diputado federal y senador de
la República. A continuación se enuncian los requisitos para que un ciudadano se
postule como candidato para cada cargo.

Para contender en la elección de presidente, los candidatos deben cubrir los


siguientes requisitos (CPEUM, artículo 82):
• Ser ciudadano mexicano por nacimiento.
• Tener al menos 35 años.
• Haber residido en México al menos durante 20 años, incluyendo el año anterior a la
jornada electoral.
• No pertenecer al estado eclesiástico, ni ser ministro de culto.
• No estar en servicio militar activo durante los seis meses anteriores a la jornada
electoral.
• No ser secretario o subsecretario de Estado, fiscal general de la República,
gobernador, ni jefe de gobierno de Ciudad de México durante los seis meses previos
a la jornada electoral.
• No haber sido presidente de la República interino o sustituto.

Para contender en la elección de diputado o senador, los candidatos deben cubrir


los siguientes requisitos (CPEUM, artículos 55 y 58):

• Ser ciudadano mexicano por nacimiento.[1]


• Tener al menos 21 años en el caso de diputado y 25 años en el de senador.
• Ser originario de la entidad en que se lleve a cabo la elección o vecino de esta con
residencia efectiva de más de seis meses anteriores a la jornada electoral.
• No estar en servicio militar activo ni tener cargo en la policía o gendarmería rural
durante los 90 días anteriores a la jornada electoral.
• No ser secretario o subsecretario de Estado, secretario del gobierno de una entidad
federativa o titular de un organismo autónomo federal o descentralizado durante los
90 días anteriores a la jornada electoral.
• No ser ministro de la SCJN, magistrado o secretario del TEPJF o consejero, secretario
ejecutivo, director ejecutivo o personal profesional directivo del INE durante los 3
años anteriores a la jornada electoral.
• No ser gobernador o jefe de gobierno de Ciudad de México.
• No ser ministro de culto.

Existen cargos públicos de tres tipos en el ámbito federal: presidente de los


Estados Unidos Mexicanos, diputado federal y senador de la República.
Aunque para cada cargo se deben cumplir con requisitos específicos, entre
los comunes se encuentra: ser ciudadano mexicano por nacimiento, tener
una edad mínima (35, 21, 25 años, respectivamente) y no pertenecer a
algún poder público en un periodo de 90 días a tres años previos a su
registro.

Candidaturas de partidos políticos


Los partidos políticos o coaliciones tienen el derecho, como organizaciones políticas
reconocidas, a postular candidatos en las elecciones. De acuerdo con el sistema
electoral mixto que estudiaste en la Unidad anterior, los partidos políticos postulan
candidatos de mayoría relativa y listas de candidatos de representación proporcional.

Para poder registrar a sus candidatos, los partidos políticos deben —entre otros
requisitos— presentar y obtener el registro de la plataforma electoral que sus
candidatos sostendrán a lo largo de las campañas políticas y capturar la información
de sus candidatos en el Sistema Nacional de Registro de Precandidatos y Candidatos
(SNR) del INE (LEGIPE, artículo 236.2; RE, artículo 267.2). Además, los candidatos
deben ser seleccionados de conformidad con las normas del partido
correspondiente —lo cual puede incluir un proceso interno de selección— y cumplir
con los requisitos establecidos en la legislación para el cargo correspondiente
(LEGIPE, artículo 238.3).

Los candidatos que obtienen el registro correspondiente del INE o del Ople, según
sea el caso, se convierten en titulares de derechos y obligaciones específicas. Como
parte de sus derechos tienen —por conducto de su partido político— acceso a:

• Financiamiento para sus campañas. Los partidos políticos reciben financiamiento


público ordinario y para procesos electorales, además de que pueden recabar
financiamiento privado, aunque debe prevalecer el financiamiento público (CPEUM,
artículo 41, base II). Tienen la libertad de distribuir estos recursos entre sus candidatos
para sus campañas electorales y, en caso de organizar procesos internos de selección
de candidatos, también pueden asignar financiamiento a sus precandidatos.
• Tiempos en radio y televisión. Los partidos políticos tienen a su disposición tiempos
en radio y televisión fuera y durante los procesos electorales, por lo que pueden
asignar tiempos a sus candidatos o promoverlos de manera conjunta en sus spots. Sin
embargo, los partidos y sus candidatos tienen prohibido contratar o adquirir
propaganda electoral adicional en estos medios (LEGIPE, artículo 159).
• Nombrar a representantes. Los partidos políticos nacionales y locales pueden
acreditar a representantes en el INE y en los Ople (LGPP, artículo 23.1, inciso j).
Asimismo, pueden acreditar a representantes en las mesas directivas de casilla el día
de la elección (LEGIPE, artículo 259.1). Se describen las características de las mesas
directivas de casilla en la sección 2.5 de esta Unidad.

Existen derechos que pertenecen directamente a los candidatos postulados por


partidos políticos en lo individual, como son:

• Derecho de autofinanciamiento. Los candidatos pueden autofinanciar su campaña


sin exceder los límites establecidos en la legislación (LGPP, artículo 56.1, inciso b).
• Derecho de réplica. Implica que los candidatos pueden aclarar y rectificar la
información inexacta o falsa que difundan los medios de comunicación respecto a
ellos, en el mismo espacio y horario y con las mismas características de transmisión,
con la finalidad de que el auditorio conozca ambas posturas del hecho noticioso
(INE/CG192/2016).
Por otra parte, la obligación principal de los candidatos de partido consiste en
proporcionar a su partido la información relevante en cuanto al origen, monto,
destino y aplicación de los recursos de su campaña a través del Sistema Integral de
Fiscalización del INE, para que el partido pueda presentar los informes
correspondientes a esta autoridad.[2] En el caso de incumplir con esta obligación o
de incurrir en irregularidades relacionadas con los ingresos y gastos de su campaña,
tanto los candidatos como los partidos pueden ser sancionados por el INE. Al
respecto, los tipos de sanciones que este puede imponer a los candidatos postulados
por partidos van desde la amonestación pública a una multa de hasta 5,000 veces la
Unidad de Medida y Actualización[3] (LEGIPE, artículo 456.1, inciso c).

Los candidatos postulados por partidos políticos tienen derecho a


beneficiarse del financiamiento y los tiempos en radio y televisión del
partido, así como autofinanciar su campaña y ejercer el derecho de réplica.
Pero también tienen la obligación de proporcionar la información
requerida de los ingresos y gastos de su campaña.

Candidaturas independientes
Los candidatos independientes son personas que compiten en las elecciones sin ser
postuladas por un partido político, pero que requieren de determinado apoyo de la
ciudadanía para registrar su candidatura. La legislación actual —producto de la
reforma electoral de 2014— permite a los ciudadanos contender como candidatos
independientes para ocupar el cargo de presidente de la República, diputado federal
y senador, aunque solo por el principio de mayoría relativa (LEGIPE, artículo 362).
Además, pueden contender a nivel local de acuerdo con las legislaciones de las
entidades federativas (CPEUM, artículo 116, base IV, inciso k). Un criterio importante
emitido por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) fue
determinar que en el ámbito municipal los candidatos independientes tienen
derecho a participar en la asignación correspondiente a regidurías por el principio
de representación proporcional (Jurisprudencia 4/2016 CANDIDATURAS
INDEPENDIENTES. LAS RELACIONADAS CON LA INTEGRACIÓN DE
AYUNTAMIENTOS, TIENEN DERECHO A QUE SE LES ASIGNEN REGIDURÍAS POR EL
PRINCIPIO DE REPRESENTACIÓN PROPORCIONAL).

Para que un ciudadano pueda contender como candidato independiente, debe pasar
por un proceso que se integra por cuatro etapas.
Ilustración 1. Etapas del proceso de registro

Fuente: Elaboración propia con base en LEGIPE, artículos 367 al 369 y 383

1. Emisión de la convocatoria. El Consejo General del INE, o del Ople correspondiente en


el caso de una elección local, emite una convocatoria dirigida a los ciudadanos
interesados en postularse como candidatos independientes. En la convocatoria se deberán
señalar los cargos de elección popular a los que pueden aspirar, los requisitos que deben
cumplir, la documentación comprobatoria requerida, los plazos para recabar el apoyo
ciudadano correspondiente, los topes de gastos que pueden erogar y los formatos
necesarios (LEGIPE, artículo 367.1).
2. Manifestación de la intención. Los ciudadanos interesados deben manifestar ante la
autoridad electoral su interés de participar en el proceso de selección utilizando un
formato determinado. Esta se puede realizar a partir del día siguiente en el que emita la
convocatoria y hasta que dé inicio el periodo para recabar el apoyo ciudadano
correspondiente. A partir de que la autoridad cuenta con la manifestación de intención y
emite la constancia correspondiente, los ciudadanos adquieren la calidad de aspirantes
(LEGIPE, artículo 368.3 al 368.5).
3. Obtención de apoyo ciudadano. La etapa para recabar el apoyo ciudadano[4] inicia a
partir del día siguiente de la fecha en que obtengan la calidad de aspirantes y se extiende
120 días para los aspirantes a candidato independiente para el cargo de presidente, 90
días para el cargo de senadores y 60 días para el cargo de diputados (LEGIPE, artículo
369.2). Durante esta etapa los aspirantes deben realizar actos tendentes a recabar el apoyo
ciudadano requerido por medios diversos a la radio y la televisión, utilizar
exclusivamente recursos privados y evitar llevar a cabo actos anticipados de campaña,
pues el llamado al voto solo se puede hacer en caso de que se logre registrar la candidatura
(LEGIPE, artículos 369.1 y 374.1).
La cantidad de firmas requerida debe ser equivalente a un porcentaje de la lista nominal
de electores, el cual varía dependiendo del cargo, como se señala en la siguiente
ilustración:[5]
Ilustración 2. Porcentajes de firmas requeridas a nivel federal

Fuente: Elaboración propia con base en LEGIPE, artículo 371

4. Solicitud de registro. La solicitud se presenta ante la autoridad electoral y debe contener


varios datos de identificación del aspirante, además de acompañarse con la plataforma
electoral que deberá contener las principales propuestas que sostendría en la campaña
electoral, un informe de gastos del periodo de obtención de apoyo ciudadano y la cédula
de respaldo de este, entre otros (LEGIPE, artículo 383). La autoridad electoral otorga la
calidad de candidato independiente a los aspirantes que cumplen con los requisitos.

Para conocer más sobre el proceso de registro de un aspirante a candidato


independiente, observa el siguiente video:

Video 2. Registro de una candidatura independiente

Haz clic en la imagen para ver el video

Los candidatos independientes tienen también derechos y obligaciones, pero estos


son a título personal al no depender de ninguna entidad política. Sus principales
derechos son:

• Financiamiento para sus campañas. Cada candidato independiente dispone de un


monto de financiamiento público para su campaña (LEGIPE, artículo 407). También
puede recibir financiamiento privado de origen lícito (autofinanciamiento y
aportaciones de sus simpatizantes) (LEGIPE, artículo 399.1). Para los candidatos
independientes no aplica el principio de prevalencia del financiamiento público sobre
el privado (SUP-REC-193/2015; SUP-JRC-582/2015).
• Tiempos en radio y televisión. Cada candidato independiente dispone de tiempo en
radio y televisión que solo puede ser utilizado para la difusión de sus mensajes y, al
igual que los partidos, tienen prohibido contratar o adquirir tiempo adicional en estos
medios (LEGIPE, artículos 412.1, 414.1 y 417.1). A diferencia de los partidos
políticos, los candidatos independientes solo disponen de tiempos en radio y
televisión para sus campañas y no en la etapa de obtención de apoyo ciudadano (que
podría ser el equivalente a las precampañas que acompañan los procesos internos de
los partidos) (LEGIPE, artículo 412.2).
• Nombrar representantes. Los candidatos independientes pueden nombrar
representantes ante el INE o el Ople correspondiente y ante cada mesa directiva de
casilla, según la elección de que se trate (LEGIPE, artículo 396.1 y 397).
• Derecho de réplica. Los candidatos independientes pueden ejercer este derecho en
los mismos términos que los candidatos de partido (INE/CG192/2016).

Propaganda de tres candidatos independientes que ganaron la elección en que


participaron: Jaime Rodríguez “El Bronco”, Pedro Kumamoto y Manuel Jesús
Clouthier Carrillo

Igual que los candidatos de partido, la principal obligación de los candidatos


independientes se concentra en presentar información sobre los recursos
financieros, públicos y privados, que tienen a su disposición durante su campaña y
cómo los ejercen, es decir informes de ingresos y egresos. Sin embargo, en este caso
los candidatos independientes tienen la obligación directa de presentar sus informes
ante el INE, ya que no hay una entidad que medie entre ellos y el Instituto, como un
partido político (LEGIPE, artículo 394.1, inciso n). Además, los candidatos
independientes deben devolver al INE u Ople correspondiente el monto total del
financiamiento público para su campaña que no hubieran utilizado (RF, artículo 222
Bis).[6]

Los candidatos independientes pueden participar en las elecciones


federales y locales, aunque el proceso de registro es más exigente que de
los candidatos de partidos y consta de cuatro etapas. Sus derechos y
obligaciones son similares a los de los candidatos de partidos.

Iniciativa ciudadana
La iniciativa ciudadana es un mecanismo que permite que un tema de interés entre
los electores sea discutido en el Congreso de la Unión. Debe ser presentada por un
conjunto de ciudadanos que al menos represente el 0.13% de la lista nominal de
electores (LOCG, artículo 130.1); puede versar sobre cualquier materia y referirse a
uno o más ordenamientos cuando exista conexidad en los temas (LOCG, artículo
130.2). Asimismo, debe presentarse por escrito ante el presidente de la Cámara de
Diputados o de Senadores, dependiendo del tema, acompañada de los nombres y
claves de credencial de elector de los participantes, además de la información
necesaria para mantener el contacto con el representante (LOCG, artículo 131.1).

Si la iniciativa cumple con los requisitos, se seguirá el proceso legislativo ordinario.


En caso de no haber dictamen de las comisiones, una vez cumplidos los plazos que
establecen los reglamentos, el asunto se incluirá en el Orden del Día de la sesión
inmediata (LOCG, artículos 130.3 y 132). Para el dictamen sobre la iniciativa se debe
convocar al representante designado por el grupo de ciudadanos que la promueven,
con el propósito de que exponga el contenido de la propuesta, quien, además, podrá
asistir a las demás reuniones para conocer del desarrollo del proceso de dictamen,
pudiendo hacer uso de la voz hasta antes del inicio del proceso de deliberación y
votación, ya que estas son facultades exclusivas de los legisladores (LOCG, artículo
133).

El resultado de una votación en ambas Cámaras de la Unión relacionada con la


iniciativa ciudadana Ley 3 de 3 contra la corrupción

La iniciativa ciudadana puede ser presentada por ciudadanos en un número


equivalente al 0.13% de la lista nominal de electores y puede versar sobre
cualquier tema.
Consulta popular
La consulta popular en el ámbito federal es un mecanismo de participación
ciudadana que se usa para consultar al electorado sobre un asunto importante de la
vida política y social del país. Sin embargo, no todos los temas se pueden someter a
consulta, ya que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM)
establece entre estas prohibiciones los asuntos relacionados con los derechos
humanos, los principios democráticos de la República (laicidad, federalismo, libertad
de configuración de las entidades federativas, etcétera), la materia electoral, los
ingresos y gastos del Estado, la seguridad nacional y la organización, funcionamiento
y disciplina de la Fuerza Armada permanente (CPEUM, artículo 35, base VIII, numeral
3). Estas restricciones tienen sentido en la medida que representan los fundamentos
del Estado.

Dado que las restricciones a los temas que pueden ser sometidos a consulta están
contenidas en el texto constitucional, la Suprema Corte de Justicia de la Nación
(SCJN) es la autoridad encargada de resolver sobre la constitucionalidad de la
materia de consulta, previo a la convocatoria que realice el Congreso de la Unión
(CPEUM, artículo 35, base VIII, numeral 3).

En 2014, el PAN reunió firmas para solicitar una consulta popular sobre el salario
mínimo. Sin embargo, la SCJN declaró inconstitucional este tema por considerar
que se relacionaba con el tema de ingresos y gastos del Estado.

Los actores facultados para promover una consulta son los legisladores, el presidente
de la República o los ciudadanos (LFCP, artículo 12), en atención a las siguientes
reglas:
• Ciudadanos. Los ciudadanos deben presentar un escrito de intención ante el
Congreso de la Unión, y una vez acreditado el inicio del trámite pueden proceder a
recolectar la firma del 2% de los ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores
(LFCP, artículos 12, fracción III, y 14). Si las firmas son autentificadas por el INE y
el tema es permitido, el Congreso deberá emitir la convocatoria para la consulta
popular (LFCP, artículo 28).
• Presidente. El presidente presenta la solicitud de consulta ante el Congreso de la
Unión y, si el tema es permitido y ambas Cámaras aprueban la solicitud, se debe
expedir la convocatoria correspondiente (LFCP, artículo 26). El presidente puede
someter solamente una petición por cada jornada de consulta, es decir, una cada tres
años (LFCP, artículo 16).
• Cámara de Diputados o de Senadores. La petición de consulta puede provenir de
alguna de las dos Cámaras del Congreso de la Unión, siempre que sea apoyada por al
menos el 33% de sus integrantes, en cuyo caso requiere ser aprobada por ambas
cámaras. Si el tema es permitido, el Congreso mismo deberá emitir la convocatoria
correspondiente (LFCP, artículos 12, fracción II, y 27).

Una vez aprobada la consulta, su organización y la promoción del voto para


participar en ella son facultades del INE (LFCP, artículo 35) y la lógica del desarrollo
guarda mucha similitud con la organización de una elección, por ejemplo: el INE es
la única autoridad facultada para promover la consulta y ningún otro actor puede
contratar tiempos comerciales para incidir en sus resultados; se debe desarrollar a la
par de la jornada electoral (es decir, cada tres años en todo caso), y pueden votar los
mexicanos residentes en el extranjero, aunque solo cuando la consulta coincida con
la elección para presidente de la República. Los resultados de la consulta serán
obligatorios para el Estado cuando la participación ciudadana, es decir el número de
votos, sea mayor al 40% de los ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores
(CPEUM, artículo 35, base VIII, numeral 2).

Las consultas populares pueden ser convocadas por el presidente de la


República, el 33% de los integrantes de alguna de las Cámaras del
Congreso de la Unión (aunque se requiere la aprobación de ambas), y por
el 2% de los ciudadanos inscritos en la lista nominal. El procedimiento de
aprobación varía de acuerdo con el actor que la promueve, pero siempre
la SCJN verifica la constitucionalidad del tema que trata y para que sea
obligatoria debe contar con el 40% de participación ciudadana.

[1] La Sala Superior del TEPJF ha establecido la convencionalidad del requisito de nacionalidad
mexicana para ser diputado federal o senador, ello debido a que los Estados pueden regular el
derecho a la participación en los asuntos de la vida pública atendiendo a sus circunstancias
políticas, históricas, jurídicas y culturales, siempre y cuando se lleve a cabo con parámetros
objetivos (SUP-JDC-1171/2017).
[2] Los precandidatos también tienen que cumplir con esta obligación para los ingresos y gastos
de sus precampañas.

[3] La Unidad de Medida y Actualización es la referencia económica en pesos para determinar la


cantidad del pago de las obligaciones y supuestos previstos en las leyes federales y locales, a
partir de la decisión de la Cámara de Diputados de desvincular estos cálculos del salario mínimo.

[4] El apoyo ciudadano se refiere a un número de firmas que deben obtener los aspirantes y que
justificarían su postulación, en el sentido de demostrar que existe un mínimo número de
personas que eventualmente apoyarían esa candidatura, lo cual tiene sentido en una democracia
representativa.

[5] A nivel local el porcentaje de firmas requerido depende de la legislación de cada entidad
federativa.

[6] Los partidos políticos tienen la misma obligación de devolver el financiamiento público para
campañas que no utilizaron. Esto no se mencionó entre las obligaciones de los candidatos de
partido ya que no es su obligación, sino de sus partidos.

2.3 ¿Cómo pueden participar los grupos vulnerables?


Las sociedades contemporáneas se enfrentan a un reto importante: construir una
ciudadanía incluyente en la que puedan participar, en igualdad de condiciones,
todos sus miembros. Por ello, una tarea primordial consiste en fomentar la
participación de grupos en situación de vulnerabilidad, como las mujeres, los
pueblos y comunidades indígenas, los inmigrantes y las minorías nacionales (Morales
2008, 13). Para lograr este objetivo, en México se han establecido acciones
afirmativas para estos colectivos sociales, es decir, medidas temporales que tienen
como propósito corregir una situación de desventaja inmerecida e impedir que se
reproduzca en el futuro (Barrère 2014, 49).

Participación política de la mujer


En México, a partir del año 2014, los partidos tienen la obligación constitucional de
integrar sus listas de candidatos con el 50% de mujeres y el 50% de hombres,
respetando siempre que, en cada fórmula de candidatos, titular y suplente sean del
mismo género (CPEUM, artículo 41, base I). Es importante señalar que este principio
de paridad de género fue precedido por cuotas de género desde 1996,
estableciendo inicialmente la obligación de no postular más del 70% de candidatos
de un mismo género, porcentaje que bajó al 60% en 2008 (González et al. 2016, 108-
115).
La paridad de género tiene un ámbito de acción amplio si se considera que es
aplicable en los tres niveles de gobierno: federal, local y municipal, por ambos
principios: representación proporcional (RP) y mayoría relativa (MR). La paridad
también aplica para las fórmulas de candidaturas independientes, aunque en este
caso, en beneficio del empoderamiento de las mujeres, se permite que los
candidatos masculinos tengan una suplente femenina (SG-JDC-10932/2015; SUP-
RAP-71/2016). En el nivel municipal, la paridad debe respetarse de forma vertical
(paridad en las planillas) y horizontal (paridad en las candidaturas a presidente
municipal). El INE y los Ople tienen la facultad de rechazar el registro de listas de
candidatos si el número de candidaturas no cumple con la paridad.

Los esfuerzos para garantizar la participación de las mujeres también incluyen los
siguientes mecanismos con el fin de hacerla efectiva.

Ilustración 3. Mecanismos que garantizan la paridad de género

Fuente: Elaboración propia con base en LEGIPE, artículos 14.4 y 234 y LGPP, artículo
3.5

Asimismo, cabe señalar que los partidos deben asegurar la participación efectiva de
ambos géneros en la integración de sus órganos de dirección (LGPP, artículos 3.3) y
que cada año deben destinar el 3% de su financiamiento público ordinario para
actividades que fortalezcan la capacitación, promoción y desarrollo del liderazgo
político de las mujeres (LGPP, artículo 51.1, inciso a, fracción V).

En el siguiente video podrás observar cómo ha sido la evolución de la participación


política de las mujeres en México:

Video 3. Evolución de la participación de las mujeres en México

Haz clic en la imagen para ver el video


Para el proceso electoral 2017-2018, el INE determinó —y el TEPJF confirmó— una
serie de medidas que los partidos políticos deben cumplir para asegurar la efectiva
representación de las mujeres (INE/CG508/2017; SUP-RAP-726/2017):

• Integrar sus listas de RP alternando las fórmulas de distinto género para garantizar el
principio de paridad hasta agotar cada lista.
• Tratándose de senadurías por el principio de RP, la lista debe estar encabezada por una
fórmula de mujeres.
• Respecto de diputaciones federales por el principio de RP, de las cinco listas por
circunscripción electoral, al menos dos deben estar encabezadas por fórmulas de un
mismo género.
• Tratándose de senadurías por el principio de MR, debe observarse el principio de paridad
vertical y horizontal. Es decir que la lista que los partidos políticos y coaliciones
registren en cada entidad federativa debe integrarse por una fórmula de mujeres y otra
de hombres (paridad vertical), y debe exigirse que en la mitad de las entidades
federativas se registre en primer lugar fórmulas integradas por mujeres y en la otra mitad
se postulen en primer lugar fórmulas compuestas por hombres.

Lo anterior debido a que “la experiencia muestra que el género que encabeza la lista
de representación proporcional y, en el caso del Senado, la lista de mayoría relativa,
repercute en los números de la integración final del órgano. Es decir que, al estar
casi la totalidad de las listas encabezadas por personas del género masculino, los
ejercicios de asignación han dado como resultado que si a algún partido político se
le asigna un número non de diputaciones o senadurías de representación
proporcional o se le asigna una senaduría de primera minoría, la mayoría de las
personas asignadas será del género de la persona con la que empiece la lista.
Incrementando con ello, la presencia de hombres” (INE/CG508/2017).

Además, al resolver el asunto SUP-JDC-304/2018 Y ACUMULADOS, la Sala Superior


determinó que en la integración de las listas de representación proporcional es
válido que las personas que se autoadscriben a un género distinto al biológico
ocupen el lugar de la lista reservado para mujeres u hombres y que ello no vulnera
el principio de paridad, aunque se deben observar las circunstancias de cada caso
para tener certeza sobre tal adscripción.

La Sala Superior también afirmó que los partidos políticos tienen entre sus
obligaciones el cumplimiento de los principios de igualdad y no discriminación, por
lo que no deben preservar o reforzar los estereotipos de género que impidan o
dificulten el desarrollo pleno de los derechos político-electorales de las mujeres en
el ámbito político (SUP-REP-623/2018). En este sentido, señaló que el requisito de
elegibilidad de tener un modo honesto de vivir para contender por un cargo de
elección popular (por primera vez o de forma consecutiva) puede no acreditarse
cuando la o el aspirante ha cometido actos de violencia política por razones de
género, ya que ello contraviene los principios del sistema democrático mexicano
(SUP-REC-531/2018).

En México existe la paridad de género en la postulación de candidaturas a nivel


federal, local y municipal, la cual se protege observando que las fórmulas de
candidatos sean del mismo género, que exista alternancia en las lista de RP y que los
partidos no postulen únicamente mujeres en sus distritos perdedores.

Participación política de las comunidades indígenas


En México, durante mucho tiempo los pueblos y comunidades indígenas han
enfrentado una situación de opresión y marginación política, económica, social y
cultural por cuestiones estructurales e históricas. Sin embargo, no fue sino hasta la
reforma constitucional de 2001 cuando las demandas de reconocimiento político
impactaron en el sistema político mexicano. Con esta reforma se impulsó el tema de
la representación política y la autonomía de las comunidades indígenas mediante
dos mecanismos que favorecen su participación política: el autogobierno y los
distritos indígenas.

El autogobierno se refiere a la capacidad de las comunidades originarias para


regirse por sus propias reglas en materia política y electoral. Así, los pueblos y las
comunidades indígenas pueden elegir a sus autoridades o representantes mediante
su sistema normativo interno, respetando la regulación de cada entidad federativa
(CPEUM, artículo 2, apartado A, fracción III). El TEPJF ha señalado que el derecho de
autogobierno comprende: 1) el reconocimiento, mantenimiento y defensa de la
autonomía de los citados pueblos para elegir a sus autoridades o representantes
acorde con sus usos y costumbres y respetando los derechos humanos de sus
integrantes; 2) el ejercicio de sus formas propias de gobierno interno, siguiendo para
ello sus normas, procedimientos y prácticas tradicionales, a efecto de conservar y
reforzar sus instituciones políticas y sociales; 3) la participación plena en la vida
política del Estado, y 4) la intervención efectiva en todas las decisiones que les
afecten y que son tomadas por las instituciones estatales, como las consultas previas
con los pueblos indígenas en relación con cualquier medida que pueda afectar a sus
intereses (Jurisprudencia 19/2014 COMUNIDADES INDÍGENAS. ELEMENTOS QUE
COMPONEN EL DERECHO DE AUTOGOBIERNO).

Es importante destacar que el sistema para renovar a sus autoridades no es el mismo


para todas las comunidades; la diferencia radica en los requisitos para el desempeño
de los cargos, las formas de los procesos de nombramiento y el cambio de
autoridades (Singer 2013, 18).
Al respecto, el TEPJF ha establecido que el Ople correspondiente tiene la obligación
de proveer lo necesario para que los pueblos y comunidades indígenas lleven a cabo
la renovación de sus autoridades (Jurisprudencia 15/2008 COMUNIDADES
INDÍGENAS. LA AUTORIDAD ELECTORAL DEBE PROVEER LO NECESARIO PARA
LLEVAR A CABO LAS ELECCIONES POR USOS Y COSTUMBRES (LEGISLACIÓN DE
OAXACA). En este sentido, la autoridad administrativa electoral debe realizar las
consultas respectivas a la comunidad, para determinar si la mayoría de sus
integrantes optan por celebrar elecciones mediante el sistema de “usos y
costumbres”, también conocido como sistema normativo interno, cuyo resultado
deberá someterse al congreso de la entidad federativa, con el fin de que emita el
decreto que conforme a derecho corresponda (Tesis XLII/2011 USOS Y
COSTUMBRES. A LA AUTORIDAD ADMINISTRATIVA ELECTORAL CORRESPONDE
CONSULTAR A LA COMUNIDAD, SI OPTA POR CELEBRAR ELECCIONES BAJO ESE
RÉGIMEN Y SOMETER EL RESULTADO AL CONGRESO DEL ESTADO).

El 3 de mayo de 2015 la comunidad de Cherán eligió a 12 concejales

Por otra parte, los distritos indígenas dan la posibilidad de reconocer como
distritos uninominales secciones territoriales que concentran población indígena
para garantizar su representación (CPEUM 2001, artículo transitorio tercero). En la
redistritación de 2005, el Instituto Federal Electoral (IFE) conformó distritos indígenas
cuando el 40% de la población o más se auto-adscribió como tal; con la colaboración
de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, se identificaron
650 municipios del país con miembros de pueblos o comunidades indígenas y se
conformaron 28 distritos indígenas federales (IFE s/a, 34). En 2017 se mantuvo este
número de distritos, aunque hubo una variación en la conformación, como se señala
a continuación (INE/CG59/2017; INE/CG508/2017):
Tabla 2. Comparativo de distritos federales indígenas 2005 y 2017

Número de distritos indígenas


Entidad federativa
2005 2017
Campeche 1 -
Chiapas 4 5
Guerrero 1 2
Hidalgo 2 2
Estado de México 1 -
Oaxaca 8 7
Puebla 3 4
Quintana Roo 1 1
San Luis Potosí 1 1
Veracruz 3 3
Yucatán 3 3
Total 28 28
Fuente: Elaboración propia con base en IFE s/a, 35; INE/CG508/2017

Para el proceso electoral 2017-2018, los distritos se clasificaron con base en el


porcentaje de población indígena que los conforman INE/CG508/2017):

• De 40% a 50%: 10 Distritos.


• De 50% a 60%: 5 Distritos.
• Más del 60%: 13 Distritos.

Como medida para asegurar la representación indígena, la Sala Superior del TEPJF
determinó que, para el proceso electoral 2017-2018, en los 13 distritos electorales
con más del 60% de población indígena los partidos políticos deben postular
únicamente fórmulas de ciudadanos que se autoadscriban como tal. Para garantizar
la eficacia de esta medida, los partidos políticos deben acreditar de forma objetiva
la autoadscripción de sus candidatos para que no quede duda de que la
autoconciencia está justificada y de que existe un vínculo con la comunidad, lo cual
se podría comprobar con la prestación de servicios comunitarios, la participación en
reuniones de trabajo para resolver los problemas de la comunidad y siendo
representante de alguna comunidad o asociación indígena que tenga el propósito
de mejorar o conservar sus instituciones (SUP-RAP-726/2017).
La reforma constitucional de 2001 reconoció a los pueblos y comunidades indígenas
el derecho de regirse por sus propios sistemas normativos en cuestiones políticas,
económicas, sociales y culturales. Pero también pueden participar en la toma de
decisiones colectivas a través de los distritos electorales federales indígenas, que
tienen como propósito fortalecer su representación en la Cámara de Diputados.

Participación política de los migrantes


El fenómeno migratorio en México ha ido en incremento desde finales del siglo XIX,
manteniéndose continuo hasta la actualidad debido a cuestiones principalmente
económicas. Sustancialmente el flujo de migración tiene como destino Estados
Unidos; tan solo para el año 2012, los mexicanos en el país vecino del norte sumaban
33.7 millones.

Sin embargo, hablar de la representación de los migrantes en los órganos


decisionales y de gobierno de México, como parte de la población mexicana, es un
tema que pareció hacerse visible apenas en la década de los 90, a la luz de la
globalización, y que cobró mayor relevancia en 2005, con la aprobación del voto en
el extranjero, tema que se explicará en el siguiente apartado. Después de lograr el
derecho a votar, los grupos migrantes demandaron el derecho a ser votados. Este
derecho todavía no se reconoce a nivel federal, pero en dos entidades federativas[7]
–Guerrero y Zacatecas– hay uno o dos escaños reservados para migrantes en el
congreso local.

Guerrero y Zacatecas son los únicos estados donde existen escaños exclusivos para
diputados migrantes. A nivel federal no existe tal figura.

[7] También había un diputado migrante en Chiapas hasta que se eliminó por la Reforma Integral
a la Constitución Política de Chiapas del 29 de diciembre de 2016.

2.4 ¿Quién puede votar?


La CPEUM señala que en las elecciones pueden votar todos los ciudadanos
mexicanos, siendo estos los varones y mujeres con la nacionalidad mexicana que
hayan cumplido 18 años y tengan un modo honesto de vivir (CPEUM, artículos 34 y
35), además de estar inscritos en el padrón electoral y contar con la credencial para
votar vigente (LEGIPE, artículo 9.1). Sin embargo, el derecho a votar puede
suspendérsele a un ciudadano al estar sujeto a un proceso criminal por delito que
merezca pena corporal, durante la purga de una condena o por estar prófugo de la
justicia, entre otros supuestos (CPEUM, artículo 38).

Padrón electoral, lista nominal y credencial para votar


Como ya observaste, existen tres instrumentos indispensables para ejercer el
derecho al voto en México: estar registrado en el padrón electoral, contar con una
credencial para votar vigente y formar parte de la lista nominal.

El padrón electoral del Registro Federal de Electores es la lista donde se encuentran


registrados los nombres de los ciudadanos que realizaron solicitud individual ante el
INE para obtener su credencial para votar y que, cumpliendo los requisitos
constitucionales y legales, tienen derecho a que les sea expedida. Este instrumento
contiene la información básica de los ciudadanos: nombre(s) y apellidos, lugar y
fecha de nacimiento, edad, sexo, domicilio y ocupación. El padrón agrupa los
ciudadanos en dos secciones, la de ciudadanos residentes en México y la de
ciudadanos residentes en el extranjero (LEGIPE, artículos 128 y 132.1).

Por su parte, la credencial para votar con fotografía es el documento, expedido por
el INE, indispensable para que los ciudadanos puedan ejercer su derecho al voto
(LEGIPE, artículo 131.2). Entre la información mínima que debe contener se
encuentran: el nombre completo del ciudadano, su entidad federativa, municipio,
localidad, sección electoral, domicilio, firma, huella digital, así como los años de
emisión y expiración (LEGIPE, artículo 156).

El INE tiene la atribución de determinar el modelo de credencial para votar y a partir


de 2013 debe consultar por escrito a los ciudadanos para que estos definan si desean
que su domicilio sea visible o si prefieren que aparezca de forma encriptada, ello con
el propósito de proteger sus datos personales (IFE/CG292/2013; LEGIPE, artículo
156.4).

Para solicitarla y obtenerla, los ciudadanos deben acudir a las oficinas o módulos del
INE, su vigencia es de 10 años (LEGIPE, artículo 136.1). Las personas que no cuenten
con la credencial para votar solo pueden votar el día de la jornada electoral con una
resolución del TEPJF que indique su derecho a votar sin contar con la credencial,
producto de la tramitación de un Juicio para la protección de los Derechos político-
electorales del Ciudadano (JDC), que estudiarás en la Unidad 5.

Finalmente, la lista nominal de electores es una base de datos que contiene la


relación del nombre y fotografía de los ciudadanos que cuentan con su credencial
para votar vigente, ordenados alfabéticamente, por distrito y sección electorales
(LEGIPE, artículo 147). Es el documento en el cual, el día de la jornada electoral, se
verifica que el ciudadano pueda votar y en el que se registra la emisión de su voto,
por ello a los funcionarios de casilla se les entrega la lista por sección electoral.

Mientras en el padrón electoral se encuentran registrados todos los ciudadanos que


solicitaron su credencial para votar, en la lista nominal solo aparecen las personas
con derecho para emitir su voto el día de la elección. Por ejemplo, en 2017 el padrón
electoral contó con 87,317,602 registros, en tanto la lista nominal nacional tenía
85,953,712 registros (INE 2017). Por esta razón, el INE suele hacer campañas dirigidas
a los ciudadanos en el marco de un proceso electoral, para que, con independencia
de que ya estén registrados en el padrón, verifiquen que aparecen en la lista nominal
y así estén en posibilidades de votar el día de la jornada electoral.

Anverso y reverso de la nueva credencial para votar y lista nominal del INE

El padrón electoral contiene los nombres de los mexicanos que cumplen con los
requisitos formales para votar y que tienen derecho a que les sea expedida la
credencial para votar, en tanto la lista nominal contiene la relación del nombre y
fotografía de los ciudadanos que cuentan con su credencial para votar vigente –la
identificación única que expide el INE–, ordenados alfabéticamente.

Mexicanos en el extranjero
Los ciudadanos mexicanos que residan en el extranjero tienen el derecho a votar
para la elección de presidente y senadores y, si así lo determina la legislación local
correspondiente, para gobernador o jefe de gobierno de su entidad de origen
(LEGIPE, artículo 329.1).

Para ejercer este derecho, los mexicanos en el exterior deben solicitar su inscripción
en el padrón electoral y en la lista nominal de los ciudadanos residentes en el
extranjero, así como manifestar su domicilio en el exterior al que se le harán llegar la
o las boletas electorales (LEGIPE, artículo 330.1). En razón de lo anterior, la ley
determina que el INE pondrá a disposición de los interesados los formatos de
solicitud de inscripción en el padrón electoral y en la lista nominal a partir del 1 de
septiembre y hasta al 15 de diciembre del año previo al de la elección (LEGIPE,
artículo 334.1). Sin embargo, los lineamientos emitidos por el INE para el proceso
electoral de 2017-2018 extienden el plazo de solicitud de inscripción hasta el 31 de
marzo (INE 2017a, 14).

Los ciudadanos mexicanos que cumplan con los requisitos deben entregar su
solicitud de inscripción a más tardar el 15 de diciembre del año previo a la elección
correspondiente (LEGIPE, artículo 331.1). Es obligación del INE permitir que los
mexicanos en el extranjero se inscriban en el padrón electoral, por lo que tiene que
facilitar la recepción de esta solicitud desde el extranjero (LEGIPE, artículo 133.3).

Los mexicanos que viven en otro país tienen el derecho de votar en algunas
elecciones federales y locales. Para poder ejercer este derecho deben
inscribirse en el padrón electoral y en la lista nominal para residentes en el
extranjero.

2.5 ¿Cómo se puede votar?


Las mesas directivas de casilla (MDC) son los órganos facultados para recibir la
votación y realizar el escrutinio y cómputo en cada una de las secciones electorales
en que se dividen los 300 distritos federales uninominales (LEGIPE, artículo 81.1).

Al espacio donde se encuentra ubicada la MDC y las mamparas para votar se le


denomina casilla. Es necesario instalar una casilla por cada 750 electores, por lo que,
cuando la sección electoral tiene más ciudadanos, se pueden instalar las casillas que
sean necesarias, llamadas contiguas (por su proximidad en su ubicación), y se divide
la lista nominal de electores en orden alfabético (LEGIPE, artículo 253.3). En el caso
de las elecciones locales concurrentes con la federal, se debe integrar una casilla
única para ambas elecciones (LEGIPE, artículo 253.1).

La ubicación de las casillas debe garantizar los principios rectores de las elecciones
y del voto, por lo que el INE es quien evalúa los lugares y los elige con base en el
siguiente orden de prioridad: escuelas, oficinas públicas, lugares públicos y
domicilios particulares (CPEUM, artículo 41, base V, apartado B; LEGIPE, artículos
255.2 y 256; RE, artículo 230.1). Además, las casillas deben instalarse por lo menos a
50 metros de distancia de oficinas de órganos de partidos políticos, agrupaciones
políticas o casas de campaña de los candidatos, así como de los límites de la sección
electoral en que estén instaladas (LEGIPE, artículo 255.3; RE, artículo 230.3).

Las MDC se integran con un presidente, un secretario, dos escrutadores y tres


suplentes generales, pudiendo aumentar el número de secretarios y escrutadores si
se celebran elecciones concurrentes o consultas populares (LEGIPE, artículos 82.1 y
82.2). El INE nombra los ciudadanos integrantes de las MDC mediante un
procedimiento de insaculación, que es una suerte de sorteo (LEGIPE, artículos 8.1 y
254). Los partidos políticos nacionales y locales, así como los candidatos
independientes, pueden acreditar a representantes ante cada MDC hasta 13 días
antes de la jornada electoral (LEGIPE, artículo 259.1; RE, artículo 255).

La reforma electoral de 2014 adelantó un mes el inicio de los procesos electorales y,


con ello, de la jornada electoral, es decir que la elección se lleva a cabo el primer
domingo de junio, mientras que antes de la reforma esta se celebraba el primer
domingo de julio (LEGIPE, artículo 273.2; Cofipe, artículo 210.4). Sin embargo, en la
reforma también se consideró que, como excepción, las elecciones generales
federales y las elecciones locales concurrentes de 2018 se llevarán a cabo el primer
domingo de julio (LEGIPE, décimo primero artículo transitorio).

Con el propósito de que la votación pueda iniciar puntualmente a las 8:00 horas, la
instalación de la casilla el día de la jornada electoral comienza a las 7:30 horas, pero
en ningún caso está permitido recibir la votación antes de las 8:00 horas (LEGIPE,
artículos 208.2, 273.2 y 273.6).

Existe la posibilidad de que la instalación de la casilla se retrase por la falta de alguno


de los integrantes de la MDC, en cuyo caso, si a las 8:15 horas de la jornada electoral
falta alguno de los funcionarios nombrados por el INE, entonces se debe recorrer el
orden de nombramiento usando a los suplentes; si aun así faltaran funcionarios, se
podría designar a los electores que se encuentren en la fila para votar (LEGIPE,
artículo 274.1). Para conocer más sobre el proceso de sustitución, observa el
siguiente video:

Video 4. La integración de la mesa directiva de casilla

Haz clic en la imagen para ver el video


Una vez que la MDC está integrada debidamente, los ciudadanos pueden emitir su
voto. Para ello, el presidente de la MDC debe revisar la credencial para votar del
ciudadano y el secretario debe verificar que está en la lista nominal; hecho esto, el
presidente le entrega las boletas al elector para que vote en las mamparas ubicadas
para ello[8] y deposite las boletas dobladas en las urnas correspondientes. Después,
el secretario debe marcar en la lista nominal que el ciudadano votó (con un sello),
marcar su credencial para votar e impregnar líquido indeleble en su dedo, para lo
cual se puede apoyar de uno de los escrutadores. Finalmente, se le debe entregar su
credencial para votar al ciudadano (LEGIPE, artículos 278 y 279). La ley también
establece que aquellos electores que no sepan leer o que se encuentren impedidos
físicamente para marcar sus boletas, pueden ser asistidos por una persona de su
confianza que les acompañe (LEGIPE, artículo 279.2). En el siguiente video se
ejemplifica la recepción del voto.

Video 5. La recepción de votos

Haz clic en la imagen para ver el video

Una vez iniciada la votación no puede suspenderse, sino por causa de fuerza mayor,
hasta el cierre de la casilla, lo cual debe suceder a las 18:00 horas. Pero si a esa hora
todavía hay electores formados para votar afuera de la casilla, la ley determina que
esta se debe cerrar una vez que quienes estuvieran formados a las 18:00 horas hayan
votado. La única razón por la que podría cerrar antes la casilla es en el caso de que
todos los electores que aparecen en la lista nominal ya hubiesen votado (LEGIPE,
artículos 277.2 y 285).

Las mesas directivas de casilla (MDC) se integran por ciudadanos nombrados por el
INE, que están facultados para recibir la votación y realizar el escrutinio y cómputo.
También pueden estar presentes los representantes de los partidos políticos y los
candidatos independientes. El día de la elección la votación inicia a partir de las 8:00
horas, en cuanto esté instalada la casilla correspondiente, y cierra a las 18:00 horas,
o bien, cuando hayan votado todos los ciudadanos que estén formados a esa hora.
Voto en casillas especiales
Los ciudadanos debidamente registrados que no se encuentren en su domicilio el
día de la elección pueden votar en casillas especiales, aunque, dependiendo de su
ubicación, no siempre tienen derecho a participar en la totalidad de las elecciones.
Es decir, entre más lejos se encuentren del domicilio que registraron ante el INE,
menos posibilidades tendrán de participar en todas las elecciones que se estén
llevando a cabo. Los consejos distritales del INE pueden determinar la instalación de
hasta diez casillas especiales en cada distrito electoral donde la MDC dispondrá de
750 boletas para los electores —más las correspondientes para los miembros de la
mesa directiva de casilla y los representantes de los partidos y candidatos
independientes— y de medios informáticos para verificar que el ciudadano se
encuentra en la lista nominal de electores (LEGIPE, artículo 258.1, 258.3; RE, artículos
247 y 248).

El elector que quiere votar en una casilla especial, además de exhibir su credencial
para votar, debe mostrar el pulgar derecho para constatar que no ha votado en otra
casilla (LEGIPE, artículo 284.1, inciso a). Los supuestos en los que el elector podrá
votar en estas casillas, se muestran en las siguientes ilustraciones:

Ilustración 4. Votación de electores fuera de su sección electoral

Elaboración propia con base en LEGIPE, artículo 284.2


Pueden instalarse hasta diez casillas especiales en cada distrito electoral para la
recepción del voto de los electores que se encuentren fuera de la sección
correspondiente a su domicilio el día de la elección.

Voto de los mexicanos en el extranjero


La ley establece tres medios distintos para que los mexicanos voten desde el
extranjero: por correo postal, mediante la entrega de la boleta en forma personal en
los módulos que se instalen en las embajadas o consulados en el país donde viven y
por vía electrónica (LEGIPE, artículo 329.2). Este último también se conoce como
"Sistema del Voto Electrónico por Internet para Mexicanos Residentes en el
Extranjero" y se encuentra aún en desarrollo por parte del INE, que es la autoridad
responsable de implementarlo y evaluarlo, por lo que todavía no es una realidad
para las elecciones federales (INE/CG770/2016). En caso de adoptarse la opción
electrónica para las elecciones de 2018, el sistema implementado tendría que
asegurar total certidumbre de la elección del votante, por lo que se deberán tomar
en cuenta elementos de seguridad que garanticen que quien emite el voto sea el
ciudadano mexicano residente en el extranjero, que no pueda emitir más de un voto,
que el sufragio sea libre y secreto, y que se garantice la efectiva emisión, transmisión,
recepción y cómputo del voto emitido (LEGIPE, artículos 329.3 y 341.3).

Cada ciudadano debidamente registrado debe recibir del INE, por medio postal, la
boleta electoral, la documentación y demás material necesarios para el ejercicio de
su voto. El envío de estos materiales debe terminar a más tardar el 20 de abril del
año de la elección de acuerdo con la ley, pero en el proceso de 2017-2018 el INE
determinó que concluya hasta el 21 de mayo de 2018 (LEGIPE, artículos 340.3 y
340.4; INE 2017b, 12).

Recibida la boleta electoral, el ciudadano debe ejercer su derecho al voto de manera


libre, secreta y directa, marcando el candidato o candidata de su preferencia (LEGIPE,
artículo 341.1). Una vez que haya votado, debe doblar e introducir la boleta electoral
en el sobre que le haya sido remitido, cerrándolo de tal manera que asegure la
secrecía de su voto. Este sobre debe ser enviado al INE, por correo certificado lo
antes posible, o bien, ser entregado en los módulos que se instalen en las embajadas
o consulados de México en el extranjero a más tardar el domingo anterior al de la
jornada electoral (LEGIPE, artículo 342).

Serán considerados votos válidos emitidos en el extranjero aquellos que reciba el


INE hasta 24 horas antes del inicio de la jornada electoral, si es que el envío se realiza
por vía postal o en forma presencial en los módulos instalados en embajadas o
consulados, o bien hasta las 18:00 horas del día de la jornada electoral, si el envío se
realiza por medios electrónicos (LEGIPE, artículo 345.1).

Los mexicanos que viven en el extranjero pueden votar por correo mediante la
entrega de la boleta en forma personal en los módulos que se instalen en las
embajadas y consulados, o bien por correo postal. Para considerarse válidos, estos
votos deben ser recibidos por el INE al menos 24 horas antes del inicio de la jornada
electoral. Asimismo, la ley prevé que se implemente el voto electrónico, aunque el
sistema aún está en desarrollo por parte del INE.

Cómputo de los votos


Una vez que se cierra la votación, los integrantes de la mesa directiva de casilla (MDC)
realizan el escrutinio y cómputo de los votos recibidos, procedimiento que consiste
en determinar el número de votos emitidos a favor de cada uno de los partidos o
candidatos (LEGIPE, artículo 288.1). Para ello, es importante que sepas qué son el
voto válido y el voto nulo.

Un voto es válido cuando el elector marca un solo recuadro en el que se contiene el


emblema de un partido político, el de dos o más partidos coaligados, o bien el
emblema o nombre de un candidato independiente (LEGIPE, artículos 291 y 436). Por
el otro lado, un voto es nulo cuando las boletas no tienen marcado ningún cuadro
de los antes descritos o cuando se marcan dos o más cuadros de partidos que no
están coaligados (LEGIPE, artículo 288.2). Para el proceso electoral federal de 2018,
el Consejo General del INE determinó que si los ciudadanos escribían siglas,
abreviaturas, apodos, sobrenombres o motes de los candidatos en la boleta, aun
cuando ello cubriera una parte considerable de esta, debían considerarse como
votos válidos si quedaba clara la intención de su voto (INE/CG515/2018). En la
siguiente imagen se muestran ejemplos de votos válidos y votos nulos para el
proceso electoral de 2014-2015.
Infografía explicando cuáles votos se consideran válidos y nulos
Haz clic en la imagen para agrandarla

Si bien la ley es clara al señalar cuándo un voto es válido o nulo, en los ejemplos que
acabas de observar pareciera que hay casos en que no es fácil advertir esta distinción.
Al respecto conviene mencionar que el TEPJF ha colaborado a acotar este criterio de
identificación mediante sus resoluciones. Solo por citar algunas, puedes consultar
los siguientes incidentes de calificación de votos reservados: SUP-JIN-
207/2006, SUP-JIN-11/2012 y la Tesis XXV/2008 VALIDEZ DEL SUFRAGIO. NO SE
DESVIRTÚA CUANDO EN LA BOLETA ELECTORAL ES OBJETIVA LA INTENCIÓN DEL
ELECTOR (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE PUEBLA).

El escrutinio y cómputo de los votos recibidos se realiza en el siguiente orden


(LEGIPE, artículo 289.1):

• Presidente de los Estados Unidos Mexicanos


• Senadores
• Diputados
• Consulta popular

En el siguiente video se ejemplifica el escrutinio y cómputo en una casilla.

Video 6. Escrutinio y cómputo del voto

Haz clic en la imagen para ver el video


Una vez concluido el escrutinio y el cómputo de todas las elecciones se levanta el
acta de escrutinio y cómputo de cada una (LEGIPE, artículo 294.1). Es importante
señalar que los votos de los mexicanos que residen en el extranjero son contados en
México por mesas de escrutinio y cómputo especiales, integradas por un presidente,
un secretario y dos escrutadores (con dos suplentes generales por mesa), que tienen
como sede un local único en Ciudad de México (LEGIPE, artículo 346). Estas mesas
de escrutinio y cómputo se instalarán a las 17:00 horas del día de la jornada electoral
para que a las 18:00 horas inicie el escrutinio y cómputo de la votación emitida en el
extranjero, atendiendo a las reglas previstas en la ley para las casillas que reciben la
votación nacional (LEGIPE, artículo 347.1).

El miércoles siguiente a la jornada electoral, los consejos distritales sesionan a partir


de las 8:00 horas para hacer el cómputo distrital de cada una de las elecciones
(LEGIPE, artículo 310.1). Este cómputo se realiza de forma sucesiva e ininterrumpida
con base en los resultados anotados en las actas de escrutinio y cómputo de las
casillas instaladas en el distrito electoral (LEGIPE, artículos 309.1 y 310.2).

En el cómputo distrital es posible llevar a cabo un recuento de votos de alguna o


varias casillas, que implica abrir los paquetes y volver a contar voto por voto, cuando
se presente alguna de las siguientes condiciones (LEGIPE, artículo 311.1, inciso d):

• Que existan errores o inconsistencias evidentes en los distintos elementos de las actas
que no puedan corregirse o ser aclaradas con otros elementos.
• Que el número de votos nulos sea mayor a la diferencia entre el primero y el segundo
lugar.
• Que todos los votos se hayan emitido a favor de un mismo candidato.

También es posible llevar a cabo el recuento de todas las casillas de un distrito en


los casos en que exista indicio de que la diferencia entre el candidato supuestamente
ganador de la elección en el distrito y el segundo lugar sea igual o menor al 1%, y
exista petición expresa del representante del partido que postuló al candidato en
segundo lugar. Este recuento lo puede solicitar el representante del partido al inicio
del cómputo distrital, teniendo como indicio la sumatoria total de la votación de
casillas en el distrito a partir de los resultados de las actas de escrutinio y cómputo,
o bien al concluir el cómputo distrital y que se tenga certeza de que la diferencia de
votos entre el primero y el segundo lugar es igual o menor a un punto porcentual
(LEGIPE, artículo 311.2 y 311.3).
Después de cerrar la votación, los integrantes de la mesa directiva de casilla (MDC)
realizan el escrutinio y cómputo de los votos y el miércoles siguiente a la jornada
electoral, los consejos distritales realizan el cómputo distrital de todas las elecciones
celebradas. Un voto es válido cuando el elector marca un solo recuadro en el que se
contiene el emblema de un partido político, el de dos o más partidos coaligados, o
bien el emblema o nombre de un candidato independiente. En cambio, un voto es
nulo cuando las boletas no tienen marcado ningún cuadro de los antes descritos o
cuando se marcan dos o más cuadros de partidos que no están coaligados.

[8] En el caso de las elecciones legislativas, el voto que emita el ciudadano por un partido político
cuenta tanto para la elección de mayoría relativa, como para la asignación de escaños por
representación proporcional.

Cuando hay una coalición, en la boleta electoral aparecen de manera separada los emblemas de
los partidos coaligados, por lo que el elector tiene dos opciones: puede marcar todos los
recuadros de los partidos en coalición, o bien, elegir solo algunos recuadros de los partidos que
la integran. Por cualquiera de las dos opciones, el voto contará como uno en favor del candidato
coaligado bajo el sistema de mayoría relativa (LGPP, artículo 87.13).

Sin embargo, en el caso del sistema de representación proporcional, si el elector marca solo uno
de los recuadros de la coalición, contará como un voto para ese partido, mientras que si marca
más de un emblema, el voto se distribuirá igualitariamente entre los partidos marcados (LEGIPE,
artículo 311.1, inciso c).

Fin de la unidad