Está en la página 1de 214

COLECCIÓN: MANUALES DOCENTES DE PSICOPEDAGOGÍA

PSICOLOGÍA SOCIAL
2

JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

VICERRECTORADO DE ESTUDIOS Y CALIDAD DOCENTE


UNIVERSIDAD DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA
2002
COLECCIÓN: MANUALES DOCENTES DE PSICOPEDAGOGÍA

© del texto: JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

© de la edición: VICERRECTORADO DE ESTUDIOS Y CALIDAD DOCENTE DE LA


UNIVERSIDAD DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 2002

Maquetación y diseño: Silvia Hernández Rosales


Sergio Hernández Peña

ISBN: 84-95792-55-9
Depósito Legal: GC-26-2002

Impresión: Cometa S.A.


Crta. Castellón, Km. 3,400
50013 Zaragoza

Queda rigurosamente prohibido, sin la autorización escrita de los titulares del


«Copyright», bajo las sanciones establecidas por las leyes, la reproducción parcial o total de
esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento
informático.
Índice
PRESENTACIÓN ................................................................................................11

GUÍA ACADÉMICA .............................................................................................13


PRESENTACIÓN DE LA ASIGNATURA ................................................................15
OBJETIVOS GENERALES DE LA ASIGNATURA ..................................................15
CONTENIDOS .....................................................................................................16
Módulo 1. Concepto básicos del enfoque psicosocial ...............................16
Módulo 2. Percepción social. Comprensión de los demás........................17
Módulo 3. Actitud e identidad social............................................................17
Módulo 4. Procesos interpersonales .............................................................18
Módulo 5. Procesos de influencia y estereotipos........................................18
Módulo 6. Procesos grupales .........................................................................19
ESTRATEGIAS DIDÁCTICAS ................................................................................19
MATERIAL DIDÁCTICO ......................................................................................20
EVALUACIÓN ......................................................................................................20

MÓDULO 1. CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL ............23


ESQUEMA DE LA ASIGNATURA .........................................................................25
PRESENTACIÓN DEL MÓDULO ..........................................................................25
OBJETIVOS DEL MÓDULO .................................................................................26
ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS ......................................................................26
EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS..................................................................27
1. Concepto y enfoque de la psicología social.............................................27
1.1. Definición de psicología social .........................................................27
1.2. Características.......................................................................................28

PSICOLOGÍA SOCIAL 5
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

1.2.1. Es científica por naturaleza.......................................................28


1.2.2. Se centra en el comportamiento de los individuos ...............30
1.2.3. Trata de entender las causas del comportamiento y
pensamiento social .....................................................................30
1.3. Interacción............................................................................................31
1.3.1. La interacción como relación causa-efecto ............................32
1.3.2. La interacción como afiliación..................................................32
1.3.3. La interacción como unidad psicosocial .................................33
2. Teorías y aplicaciones de la psicología social ..........................................34
2.1. Orientaciones teóricas ........................................................................34
2.1.1. Psicoanálisis .................................................................................35
2.1.2. Teoría conductista.......................................................................36
2.1.3. Teorías cognitivas y de la Gestalt.............................................37
2.1.4. Teoría del campo ........................................................................38
2.1.5. El interaccionismo simbólico ...................................................40
2.2. Ámbitos de análisis y aplicación .......................................................42
ACTIVIDADES .....................................................................................................44
RESPUESTA Y EXPLICACIÓN A LAS ACTIVIDADES ............................................46
BIBLIOGRAFÍA ....................................................................................................48
EJERCICIOS DE AUTOCONTROL ........................................................................50
SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL .......................................51
GLOSARIO DE TÉRMINOS ..................................................................................53

MÓDULO 2. PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS.......55


ESQUEMA DE LA ASIGNATURA .........................................................................57
PRESENTACIÓN DEL MÓDULO ..........................................................................57
OBJETIVOS DEL MÓDULO .................................................................................58
ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS ......................................................................59
EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS..................................................................59
1. Comportamiento no verbal........................................................................59
1.1. Canales básicos ....................................................................................61
1.1.1. Expresión facial...........................................................................61
1.1.2. Contacto visual............................................................................63
1.1.3. Lenguaje corporal .......................................................................64
1.1.4. El contacto...................................................................................65
1.2. Diferencias en expresividad emocional ...........................................65
2. Atribución y manejo de impresiones........................................................67
2.1. Formación de impresiones ................................................................68
2.2. Factores que influyen en la percepción de personas.....................71
2.2.1. Factores asociados a la persona percibida ..............................71

6 PSICOLOGÍA SOCIAL
ÍNDICE

2.2.2. Factores asociados al perceptor................................................72


2.2.3. Factores asociados al contenido de la percepción ................73
2.2.3.1. Efectos de orden ................................................................73
2.2.3.2. Tono evaluativo de los elementos informativos............74
2.2.3.3. Información única y redundante .....................................74
2.2.3.4. Carácter ambiguo de la información...............................74
2.2.3.5. El propio contenido de la información..........................75
2.3. Teorías atribucionales .........................................................................75
2.3.1. Teoría atribucional de Heider ...................................................75
2.3.2. Teoría de las inferencias correspondientes de Jones
y Davis .........................................................................................76
2.3.3. El modelo de covariación de Kelley........................................76
2.4. Sesgos atribucionales ..........................................................................77
2.4.1. Error fundamental de atribución .............................................77
2.4.2. El efecto del actor-observador .................................................78
2.4.3. El sesgo del autocumplimiento ................................................78
ACTIVIDADES .....................................................................................................79
BIBLIOGRAFÍA ....................................................................................................81
EJERCICIOS DE AUTOCONTROL ........................................................................83
SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL .......................................84
GLOSARIO DE TÉRMINOS ..................................................................................86

MÓDULO 3. ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL ..............................................87


ESQUEMA DE LA ASIGNATURA .........................................................................89
PRESENTACIÓN DEL MÓDULO ..........................................................................89
OBJETIVOS DEL MÓDULO .................................................................................90
ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS ......................................................................90
EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS..................................................................91
1. Las actitudes sociales...................................................................................91
1.1. Concepto y naturaleza ........................................................................92
1.2. Actitud y conducta ..............................................................................96
1.3. Persuasión y cambio ...........................................................................97
1.3.1. Modelos teóricos.........................................................................98
1.3.2. Elementos del proceso persuasivo.........................................100
1.3.3. Resistencia a la persuasión ......................................................102
2. El self o sí mismo .....................................................................................104
2.1. Concepto y desarrollo ......................................................................104
2.2. El género ............................................................................................107
2.3. Aspectos adicionales del funcionamiento del self .......................109
2.3.1. La autoestima ............................................................................109

PSICOLOGÍA SOCIAL 7
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

2.3.2. La autoeficacia...........................................................................110
ACTIVIDADES ...................................................................................................110
BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................112
EJERCICIOS DE AUTOCONTROL ......................................................................114
SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL.....................................115
GLOSARIO DE TÉRMINOS................................................................................117
MÓDULO 4. PROCESOS INTERPERSONALES .............................................119
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA .......................................................................121
PRESENTACIÓN DEL MÓDULO........................................................................121
OBJETIVOS DEL MÓDULO ...............................................................................122
ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS ....................................................................123
EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS ...............................................................123
1. Atracción y relaciones interpersonales ...................................................123
1.1. Afiliación.............................................................................................124
1.2. Atracción interpersonal....................................................................125
1.2.1. Factores que influyen en la atracción....................................126
1.3. Relaciones amorosas.........................................................................128
2. Agresividad y violencia .............................................................................129
2.1. Concepto y perspectivas teóricas....................................................130
2.2. Determinantes sociales.....................................................................132
2.2.1. La frustración ............................................................................132
2.2.2. El calor .......................................................................................133
2.2.3. El ruido ......................................................................................133
2.2.4. Provocación directa..................................................................134
2.2.5. Medios de comunicación.........................................................134
2.2.6. Violencia en el contexto familiar ...........................................134
2.3. Prevención y reducción....................................................................135
2.3.1. El castigo....................................................................................135
2.3.2. La catarsis...................................................................................135
3. Altruismo y conducta de ayuda...............................................................136
3.1. Teorías sobre el altruismo................................................................137
3.1.1. Psicoanálisis ...............................................................................137
3.1.2. Teorías del aprendizaje ............................................................137
3.1.3. Enfoque cognitivo ....................................................................138
3.2. Factores y motivos de la conducta altruista..................................138
3.2.1. Factores afectivos y cognitivos ...............................................138
3.2.2. Factores personales ..................................................................139
3.2.3. Factores situacionales...............................................................140
ACTIVIDADES ...................................................................................................142
BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................145

8 PSICOLOGÍA SOCIAL
ÍNDICE

EJERCICIOS DE AUTOCONTROL ......................................................................147


SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL.....................................148
MATERIALES COMPLEMENTARIOS ..................................................................150
ANEXO 1......................................................................................................150
ANEXO 2......................................................................................................153
GLOSARIO DE TÉRMINOS................................................................................155
MÓDULO 5. PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS ...................157
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA .......................................................................159
PRESENTACIÓN DEL MÓDULO........................................................................159
OBJETIVOS DEL MÓDULO ...............................................................................160
ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS ....................................................................160
EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS ...............................................................161
1. Influencia social y estilos de comportamiento .....................................161
1.1. La normalización...............................................................................161
1.2. El conformismo ................................................................................163
1.3. La obediencia .....................................................................................166
1.4. Estilos de comportamiento .............................................................167
2. Estereotipos, prejuicios y discriminación ..............................................168
2.1. Relaciones y diferencias....................................................................169
2.2. Estereotipos .......................................................................................169
2.3. Prejuicios ............................................................................................172
2.4. Discriminación...................................................................................174
ACTIVIDADES ...................................................................................................175
BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................178
EJERCICIOS DE AUTOCONTROL ......................................................................181
SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL.....................................182
GLOSARIO DE TÉRMINOS................................................................................184

MÓDULO 6. PROCESOS GRUPALES ..............................................................185


ESQUEMA DE LA ASIGNATURA .......................................................................187
PRESENTACIÓN DEL MÓDULO........................................................................187
OBJETIVOS DEL MÓDULO ...............................................................................188
ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS ....................................................................188
EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS ...............................................................189
1. Comportamiento y relaciones entre grupos..........................................189
1.1. Naturaleza y características..............................................................189
1.2. Formación ..........................................................................................190
1.3. Desempeño de tareas y equidad percibida....................................191
1.4. Relaciones intergrupales...................................................................194
1.4.1. Enfoque individualista .............................................................195

PSICOLOGÍA SOCIAL 9
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

1.4.2. Enfoques grupales....................................................................195


1.4.3. Enfoques cognitivos y emocionales ......................................196
2. El liderazgo.................................................................................................198
2.1. Definición y rasgos del líder............................................................198
2.2. Conducta del líder .............................................................................200
2.3. Efectos del comportamiento del líder ...........................................203
ACTIVIDADES ...................................................................................................204
BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................206
EJERCICIOS DE AUTOCONTROL ......................................................................208
SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL.....................................209
GLOSARIO DE TÉRMINOS................................................................................211

10 PSICOLOGÍA SOCIAL
Presentación
La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria es consciente de que la
función de una universidad moderna no puede limitar su actividad docente
a la enseñanza presencial. Nuestra vocación de servicio en el marco de un
contexto geográfico discontinuo y nuestras conexiones con África y América
nos urgen a buscar alternativas para acercar la formación superior a sectores
que no pueden cumplir las especificaciones de la enseñanza presencial.
Pero tanto la enseñanza presencial como los programas de formación en
línea exigen la elaboración y publicación de materiales docentes de calidad
en distinto formato que faciliten la adecuada articulación de los programas
de enseñanza-aprendizaje de los estudiantes.
La construcción de contenidos tanto tradicionales como digitales tiene
una importancia estratégica clave en el desarrollo de la sociedad de la infor-
mación y en la oferta formativa de las universidades. La elaboración de los
contenidos es uno de los elementos decisivos de la revolución digital.
La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria está empeñada en acercar
la producción docente de sus profesores, creadores e investigadores a la
sociedad en general y a sus estudiantes en particular. Es necesario probar la
confianza de la universidad en sus talentos y articular con lucidez la circulación
y expansión de los mismos por lo que no podemos perder la posibilidad que
nos ofrece la sociedad global de la información.
Por estas razones, iniciamos la edición de manuales docentes para la
enseñanza en línea que se publican a la vez en formato papel y en soporte
electrónico con cuatro volúmenes que responden a los contenidos de las
asignaturas de complementos de formación de la Licenciatura en
Psicopedagogía elaborados por los siguientes profesores de la Universidad
de Las Palmas de Gran Canaria: el Dr. José Juan Castro Sánchez (Métodos,

PSICOLOGÍA SOCIAL 11
PRESENTACIÓN

diseños y técnicas de investigación psicológicos), el Dr. José Martín-Albo


Lucas (Psicología de la personalidad), el Dr. Juan Luis Núñez Alonso
(Psicología social) y la Dra. Ofelia Santiago García (Procesos psicológicos
básicos).
Estos manuales presentan el mismo diseño instruccional y de publicación
que incluye, en primer lugar, la Guía académica de la asignatura y desarrolla,
posteriormente, cada uno de los módulos con un esquema común que incor-
pora el índice del módulo, el esquema de la asignatura, los contenidos del
módulo, el esquema o mapa conceptual de los contenidos, la exposición de
los contenidos, las actividades a desarrollar por los estudiantes, la bibliografía
básica para el estudio del módulo y las referencias bibliográficas, los ejercicios
de autocontrol y las correspondientes soluciones, un glosario de términos y
los anexos.
Por último, quiero expresar mi agradecimiento a los autores que han rea-
lizado un esfuerzo para construir los materiales en tiempo muy ajustado sin
perder un ápice de seriedad y rigor. Al Servicio de Publicaciones de la
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria por su dedicación, diligencia y
eficiencia. Y a la colaboración institucional prestada por los Departamentos
de Didácticas Especiales, Educación y Psicología y Sociología y a la Facultad
de Formación de Profesorado, que han hecho posible la cristalización de este
proyecto.
Espero que estos manuales docentes se conviertan en una herramienta
útil para nuestros estudiantes y les ayuden a construir conocimientos signifi-
cativos. Esta es la apuesta institucional que pretende acercar la formación
universitaria a todos los miembros de la sociedad canaria.

Manuel Lobo Cabrera


Rector

12 PSICOLOGÍA SOCIAL
GUÍA ACADÉMICA
PRESENTACIÓN DE LA ASIGNATURA
OBJETIVOS GENERALES DE LA ASIGNATURA
CONTENIDOS
Módulo 1. Conceptos básicos del enfoque psicosocial
Módulo 2. Percepción social. Comprensión de los demás
Módulo 3. Actitud e identidad social
Módulo 4. Procesos interpresonales
Módulo 5. Procesos de influencia y estereotipos
Módulo 6. Procesos grupales
ESTRATEGIAS DIDÁCTICAS
MATERIAL DIDÁCTICO
BIBLIOGRAFÍA
EVALUACIÓN
PRESENTACIÓN DE LA ASIGNATURA

La asignatura Psicología social consta de 6 créditos: 4 créditos teóricos y


2 créditos prácticos y pretende el análisis del comportamiento social de las
personas que es un campo de estudio necesario para cualquier especialista,
pues trata de algo que hacemos constantemente: estamos en permanente
interacción con otros individuos, amando, agrediendo o mostrando conductas
altruistas, convivimos en grupos que nos influyen o tenemos determinadas
actitudes y prejuicios hacia otras personas o culturas.
A través de la interacción con otras personas vamos modelando nuestros
pensamientos, sentimientos, creencias e incluso nuestros comportamientos.
Es decir, nuestras relaciones interpersonales influyen en la construcción de
nuestra propia identidad o autoconcepto.
A lo largo de la asignatura abordaremos y analizaremos distintos niveles
de la realidad, desde los procesos intrapersonales e interpersonales hasta los
procesos grupales y organizacionales de manera que tengamos una visión
general y suficientemente amplia del campo de estudio de la psicología
social.
Desde esta perspectiva, tratamos de acercar al alumno a los productos y
actividades sociales que definen la vida humana, por cuanto los seres humanos
somos animales sociales, vivimos en grupos y culturas, organizamos nuestras
vidas en relación con otros seres humanos y estamos influidos por nuestra
historia social, nuestras instituciones y actividades.

OBJETIVOS GENERALES DE LA ASIGNATURA

1. Establecer las relaciones existentes entre individuo y sociedad.

PSICOLOGÍA SOCIAL 15
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

2. Utilizar la perspectiva psicosocial como enfoque diferenciado de otras


disciplinas sociales.

3. Conocer los conceptos fundamentales del enfoque psicosocial.

4. Analizar los procesos de conocimiento y comprensión de los demás.

5. Comprender la formación e influencia de actitudes sobre el comporta-


miento, así como el modo en que nos conceptualizamos.

6. Entender los principales procesos interpersonales: atracción, agresión,


violencia, conflicto y altruismo, sus motivaciones y sus efectos.

7. Determinar la naturaleza de la influencia y el poder social, además de


los orígenes de los estereotipos y prejuicios sociales.

8. Conocer la formación y funcionamiento de los grupos así como las


características del liderazgo.

CONTENIDOS

MÓDULO 1. CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

En este módulo pretendemos trasmitir al alumno el enfoque característico


de la psicología social, definiendo su estatus en relación al conjunto de ciencias
sociales y como disciplina científica que investiga la realidad social desde tal
enfoque. El ser humano no es un ente independiente del orden social y este
orden social es producto de la interacción humana.
Por tanto, la interacción, uno de los temas más controvertidos dentro de
la psicología social, será un elemento clave para conocer en profundidad la
relación que se establece entre individuo y sociedad desde los puntos de vista
psicológico, sociológico y pluridisciplinar.
Otros aspectos como la influencia, los ámbitos de análisis, las teorías psi-
cosociales y la utilidad de la psicología social son elementos esenciales que
conforman el eje fundamental del módulo.
En este módulo incluimos los siguientes temas:
1. Concepto y enfoque de la psicología social.
2. Teorías y aplicaciones de la psicología social.

16 PSICOLOGÍA SOCIAL
GUÍA ACADÉMICA

MÓDULO 2. PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

Habitualmente nos esforzamos por conocer a las personas que nos rodean,
intentamos conocer sus sentimientos, pensamientos, estado de ánimo, pero
también tratamos de conocer las causas de sus comportamientos, lo que se
convierte en una ardua tarea ya que, afortunadamente, no todos sentimos,
pensamos o actuamos igual.
Nos centraremos en la percepción social como uno de los aspectos básicos
e importantes de la vida social. Muchas veces, la información acerca de los
demás nos llega no sólo a través de señales verbales sino también a través de
información no verbal como expresiones faciales, contacto visual, postura
corporal o movimientos. En este módulo examinamos la comunicación no
verbal y la atribución como componentes importantes aunque no únicos de
la percepción social y que nos ayudan a dar sentido al entorno social.
Por último, nos ocupamos de las impresiones, esas imágenes relativa-
mente coherentes que creamos, por ejemplo, cuando acabamos de conocer
a alguien, su formación y el manejo que hacemos de ellas.
En este módulo incluimos los siguientes temas:
3. Comunicación no verbal.
4. Atribución y manejo de impresiones.

MÓDULO 3. ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

La psicología social se ha interesado, sobre todo a partir de mediados de


siglo, en la forma en que las personas dan sentido al mundo social que les
rodea. En el módulo abordamos los procesos intrapersonales con especial
mención a la formación de actitudes y la construcción del autoconcepto.
Las actitudes son tendencias relativamente duraderas a evaluar de un
modo determinado un objeto, persona, suceso o situación y a actuar en
consecuencia con dicha evaluación. Todos tenemos este tipo de reacciones
ligadas a sentimientos, creencias positivas o negativas y formas de conducta.
El autoconcepto incluye cómo nos definimos y cómo nos evaluamos y,
desde muy temprana edad, comenzamos a desarrollar nuestra identidad
social.
Se pretende proporcionar los principales conceptos y teorías que se han
elaborado desde la psicología social para entender estos fenómenos.
En este módulo incluimos los siguientes temas:
5. Las actitudes sociales.
6. El self o sí mismo.

PSICOLOGÍA SOCIAL 17
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

MÓDULO 4. PROCESOS INTERPERSONALES

Subiendo un peldaño más en el conocimiento social abordamos los procesos


y relaciones interpersonales. La mayor parte del tiempo nos dedicamos a
interactuar con las personas de nuestro entorno (familiares, amigos, vecinos,
compañeros, etc.). La psicología social es la disciplina que más a teorizado e
investigado este fenómeno de la vida cotidiana donde juegan un papel
importante las interacciones entre los individuos tales como la atracción y el
conflicto, la agresión y violencia y la conducta de ayuda.
Nos centramos en un fenómeno básico como la afiliación, que sirve de
sustento a procesos como la atracción y el amor, además de otros como la
amistad, las relaciones íntimas o la admiración por las personas. Analizamos
los principales aspectos que influyen en la conducta agresiva y las técnicas
más importantes para prevenirla y controlarla. Por último, repasamos los
principales argumentos que determinan la conducta de ayuda a los demás.
En este módulo incluimos los siguientes temas:
7. Atracción y relaciones interpersonales.
8. Agresión y violencia.
9. Altruismo y conducta de ayuda.

MÓDULO 5. PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

Aunque alardeemos con frecuencia de nuestra independencia y autonomía


personal lo cierto es que por unas razones u otras la influencia social está
presente en todas las esferas de nuestra vida y juega un papel relevante en
muchas formas de interacción social tales como el liderazgo, la conducta
altruista o la agresión. En este módulo intentamos comprender cómo se
modifican la percepción, los juicios, opiniones, actitudes o comportamientos
de una persona por el mero hecho de relacionarse con otras personas, grupos
o instituciones.
Además tratamos de definir el concepto de estereotipo, sus relaciones y
diferencias con el prejuicio y la discriminación, por qué se utilizan y cómo
podemos mejorar las relaciones sociales con otros grupos.
En este módulo incluimos los siguientes temas:
10. Influencia social y estilos de comportamiento.
11. Estereotipos, prejuicios y discriminación.

18 PSICOLOGÍA SOCIAL
GUÍA ACADÉMICA

MÓDULO 6. PROCESOS GRUPALES

Parece obvio que todos pertenecemos a distintos grupos, muchos de ellos


diferentes entre sí. En este último módulo descubrimos las causas del agru-
pamiento, examinamos su impacto sobre el rendimiento de los individuos y
analizamos la naturaleza y el comportamiento de los grupos desde enfoques
individualistas, grupales y cognitivo-motivacionales.
Además existen individuos que ejercen el papel de líderes dentro de esos
grupos, por lo que profundizamos en los rasgos y características del líder, los
estilos, las formas de influencia y los efectos que producen en los restantes
miembros del grupo.
En este módulo incluimos los siguientes temas:
12. Comportamiento y relaciones entre grupos.
13. El liderazgo.

ESTRATEGIAS DIDÁCTICAS

Para alcanzar los objetivos propuestos se seguirán metodologías diferentes


que pasamos a concretar en una serie de actividades:

1. Asistencia a las sesiones presenciales y tutorías que se establezcan una


vez iniciado el curso.

2. El alumno podrá remitir al profesor por correo electrónico todas aquellas


dudas y aclaraciones que se desprendan del estudio de los temas y las prácticas
de cada uno de los módulos.

3. El alumno realizará las prácticas y actividades en línea propuestas y las


enviará al profesor por correo electrónico dentro de los 7 días siguientes al
término del módulo. Si la práctica o actividad en línea estuviese incompleta,
no realizada, etc. el profesor remitirá al alumno en un plazo máximo de 15
días las correcciones oportunas para que resolviese los déficits observados.

4. El alumno podrá acudir a la bibliografía complementaria indicada en


cada módulo para profundizar en el conocimiento y comprensión de cada
tema.

5. El alumno deberá realizar los ejercicios de autocomprobación del


módulo que se adjuntan en el material básico de la asignatura.

PSICOLOGÍA SOCIAL 19
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

6. El profesor establecerá un horario de tutorías para que pueda ser utilizado


por el alumno de forma presencial o por teléfono.

7. El profesor atenderá cuantas dudas y aclaraciones le demanden los


alumnos a través del correo electrónico.

8. El profesor planificará las sesiones presenciales de los módulos para


que los alumnos puedan proponer aportaciones, resolver dudas, aclaraciones,
etc. Durante estas sesiones presenciales el profesor podrá utilizar diversos
recursos como pizarra, retroproyector o vídeo. Estas sesiones podrán ser
grabadas magnetofónicamente con el fin de incorporar en la página web las
cuestiones más relevantes que hayan surgido.

9. El profesor podrá incorporar en la página web las consultas recibidas


telefónicamente o por correo electrónico que faciliten el estudio del resto de
alumnos.

10. El profesor ayudará a establecer grupos de trabajo colaborativo para


actividades en línea que faciliten el intercambio de información, la propuesta
de problemas, etc.

MATERIAL DIDÁCTICO

MATERIALES BÁSICOS

Los materiales básicos para preparar la materia son la publicación en


soporte papel y en línea de la asignatura Psicología Social. Posteriormente,
se incluirán otros materiales en distintos soportes.

MATERIALES COMPLEMENTARIOS

BARON, R.A. y D. BYRNE (1998). Psicología social. Prentice Hall: Madrid.

MORALES, J.F. (1995). Psicología social. Mc Graw-Hill: Madrid.

MYERS, D. (1995). Psicología social. Mc Graw-Hill: México, D.F.

20 PSICOLOGÍA SOCIAL
GUÍA ACADÉMICA

EVALUACIÓN

La evaluación de la asignatura incluye la asistencia a las sesiones presenciales,


la realización de trabajos prácticos, la participación en las actividades en línea
(foros de discusión; charlas; aportaciones, iniciativas y propuestas de los estu-
diantes; etc.) y una prueba escrita presencial.
Parte I. La participación en las actividades en línea y la realización de las tareas
programadas aporta el 40% de la nota final y se evaluará a partir de la asistencia
a las sesiones presenciales, la participación en las actividades en línea y la reali-
zación de los trabajos previstos. La nota oscila entre 0 y 4 y será necesario obtener
una nota mínima de 2 puntos para superar esta parte de la asignatura.
Parte II. La parte teórica de la asignatura aporta el 60% de la nota final y se
evaluará mediante una prueba escrita que consta de 30 preguntas de respuesta
múltiple. La nota del examen oscila entre 0 y 6 y será necesario obtener una nota
mínima de 3 puntos para superar esta parte de la asignatura.
La asignatura se considera superada cuando el estudiante ha conseguido los
mínimos necesarios (2 puntos en la Parte I y 3 puntos en la Parte II). La nota
final consiste, superados los mínimos señalados anteriormente, en la suma de las
puntuaciones de la Parte I y II.

PSICOLOGÍA SOCIAL 21
U LO
MÓD

CONCEPTOS BÁSICOS
DEL ENFOQUE
PSICOSOCIAL
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA
PRESENTACIÓN DEL MÓDULO
OBJETIVOS DEL MÓDULO
ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS
EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS
1. Concepto y enfoque de la psicología social
1.1. Definición de psicología social
1.2. Características
1.2.1. Es científica por naturaleza
1.2.2. Se centra en el comportamiento de los individuos
1.2.3. Trata de entender las causas del comportamiento y pensamiento
social
1.3. Interacción
1.3.1. La interacción como relación causa-efecto
1.3.2. La interacción como afiliación
1.3.3. La interacción como unidad psicosocial
2. Teorías y aplicaciones de la psicología social
2.1. Orientaciones teóricas
2.1.1. Psicoanálisis
2.1.2. Teoría conductista
2.1.3. Teorías cognitivas y de la Gestalt
2.1.4. Teoría del campo
2.1.5. El interaccionismo simbólico
2.2. Ámbitos de análisis y aplicación
ACTIVIDADES
RESPUESTA Y EXPLICACIÓN A LAS ACTIVIDADES
BIBLIOGRAFÍA
EJERCICIOS DE AUTOCONTROL
SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL
GLOSARIO DE TÉRMINOS
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA

Módulo 1 Conceptos básicos del enfoque psicosocial


Módulo 2 Percepción social. Comprensión de los demás
Módulo 3 Actitud e identidad social
Módulo 4 Procesos interpersonales
Módulo 5 Procesos de influencia y estereotipos
Módulo 6 Procesos grupales

PRESENTACIÓN DEL MÓDULO

En este módulo abordaremos el análisis psicosocial del comportamiento


humano donde pretendemos transmitir el enfoque característico de la psico-
logía social, definiendo su estatus en el conjunto de las ciencias sociales y
como disciplina que investiga la realidad social desde tal enfoque.
La interacción como elemento clave nos permitirá conocer mejor la relación
que se establece entre individuo y sociedad desde distintos posicionamientos:
psicológico, sociológico y pluridisciplinar, a la vez que trataremos de precisar
los principales significados del término que han hecho de éste un tema
controvertido dentro de la psicología social.
Concretaremos las principales aportaciones realizadas desde las distintas
teorías psicosociales y estudiaremos los ámbitos de análisis y aplicación de la
disciplina. En definitiva, sugerimos que el ser humano, como persona y con
aquellas características que le atribuimos a lo humano, no puede ser pensado
fuera del orden social ni independientemente de él. Este orden social es
producto de la interacción humana: el ser humano construye la realidad y se
construye a sí mismo en un permanente proceso de otorgar significados.

PSICOLOGÍA SOCIAL 25
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

OBJETIVOS DEL MÓDULO

1. Situar a la psicología social respecto a otras disciplinas dentro de la psi-


cología general.

2. Conocer las principales características que definen a la psicología social.

3. Analizar los diferentes significados del término interacción.

3. Comprender las distintas aportaciones al campo de la psicología social


desde las diferentes tradiciones teóricas.

4. Conocer los distintos ámbitos de análisis y aplicación de la psicología


social.

ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS

CONCEPTOS BÁSICOS DEL


ENFOQUE PSICOSOCIAL

CONCEPTO Y ENFOQUE TEORÍAS Y APLICACIONES


DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Psicología Orientaciones Ámbitos de análisis


social teóricas y aplicación

Definición Características
* Psicoanálisis
* Conductismo
Interacción * Cognitivismo y
Gestalt
* Teoría de campo
* Causa-efecto * Interaccionismo
* Afiliación simbólico
* Unidad psicosocial

26 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS

1. CONCEPTO Y ENFOQUE DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL

La Psicología social es una rama de la psicología que se centra en el com-


portamiento social, cómo las personas interaccionan con y piensan en los
otros. Cualquier comportamiento o pensamiento social forman parte del
campo de aplicación de la psicología social: las impresiones, las actitudes, las
relaciones interpersonales, las agresiones, el altruismo, los prejuicios o el
liderazgo son algunos de los temas relevantes dentro de la Psicología social
y de los que nos ocuparemos a lo largo de este manual.

1.1. Definición de Psicología Social

Aunque la Psicología social es una disciplina antigua, ya que algunos


sostienen que sus fundadores fueron Platón y Aristóteles, fue proclamada
oficialmente como campo de estudio independiente en 1908, año en que
aparecieron los dos primeros textos en lengua inglesa: Introduction to Social
Psychology, de W. McDougall y Social Psychology: A Outline and Source Book, de
E.A. Ross. Mc Dougall era psicólogo y Ross sociólogo. En los años trans-
curridos desde entonces la disciplina ha mantenido sus lazos interdisciplinarios
con la psicología y la sociología.
Dentro de la Psicología, definida como la ciencia de la conducta y de los
procesos psíquicos, la psicología social se diferencia de otras disciplinas
como el estudio del aprendizaje, la percepción o la motivación. Cierto es que
todos los psicólogos estudian la conducta pero difieren en su interés pri-
mordial. Zajonc (1967,1), un psicólogo social, nos ofrece la siguiente analogía:

La respuesta de una rata consistente en girar a la izquierda en un laberinto en


forma de T puede analizarse en función de la cantidad de ensayos previos reforzados
que efectuó (psicología del aprendizaje), del hambre que tenga (psicología de la moti-
vación) o de las propiedades físicas de la rama derecha del laberinto en comparación
con la rama izquierda (psicología de la percepción). Si todas las variaciones
mencionadas, refuerzo, privación y estímulo físico, se mantienen constantes y nos
dedicamos a observar los giros a la izquierda en el laberinto en forma de T que efectúa
la rata cuando hay otra rata en la rama derecha del laberinto, nos habremos
convertido en psicólogos sociales.

PSICOLOGÍA SOCIAL 27
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

En el pasado la Psicología social fue un campo secundario dentro de la


Psicología, pero ha cobrado gran importancia en las últimas décadas. En los
70 muchas líneas de investigación que empezaron durante los años 60 se
extendieron y nuevos temas tomaron gran importancia. Entre éstos estaba la
atribución, las diferencias de género y la discriminación sexual y la Psicología
ambiental. Recientemente, los psicólogos sociales han dirigido su atención a
cuestiones concernientes a la salud personal, los procesos legales o el com-
portamiento social en el lugar de trabajo entre otros temas.
Proporcionar una definición formal de cualquier campo es una tarea
compleja. En el caso de la Psicología social, esta dificultad es mayor por dos
motivos: la gran diversidad del campo y su ritmo rápido de cambio. Sin
embargo, a pesar de sus intereses diversos, la mayoría de los psicólogos
sociales parecen centrar su atención en la siguiente tarea: comprender cómo
y por qué los individuos piensan, sienten y se comportan como la hacen, en
situaciones que implican otras personas. Reflejando este hecho definiremos
la Psicología social como el campo científico que trata de entender la natu-
raleza y las causas del comportamiento y del pensamiento del individuo en
situaciones sociales. En otras palabras, los psicólogos sociales se esfuerzan
por entender cómo pensamos con respecto a los demás y cómo interaccio-
namos con ellos.
Allport (1968,3) consideraba la Psicología social como la tentativa científica
de comprender y explicar de qué manera las ideas, sentimientos y conducta
de una persona son influidos por la presencia efectiva implícita o imaginaria
de otras. En suma, la psicología social es el estudio de las personas al amarse,
odiarse, trabajar, ayudarse, pelearse, confiar unas en otras, comunicarse. Se
centra en la dramática total de nuestra vida diaria, en todas nuestras actividades
en relación con los demás y estudia tanto lo fundamental como lo trivial, lo
transitorio y lo permanente, lo gozoso y lo penoso, lo superficial y lo visceral.

1.2. Características

A continuación, aclararemos algunos detalles de la definición que planteamos


anteriormente y que son, en definitiva, características de la psicología social.

1.2.1. Es científica por naturaleza

Muchas personas pueden creer que el término ciencia se refiere, princi-


palmente, a disciplinas como Química, Física y Biología. Estas personas
pueden encontrar algo confusa nuestra visión científica de la psicología
social. ¿Cómo un campo que intenta investigar la naturaleza del amor, las

28 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

causas de la agresión y todo lo que se encuentra en medio puede ser científica


en el mismo sentido que la Astronomía, la Bioquímica o la Geofísica? La res-
puesta es muy simple. En realidad, el término científico no se refiere a un
grupo selecto de disciplinas muy avanzadas; más bien se refiere a una serie
de métodos o técnicas que pueden ser utilizadas para estudiar un amplio
grupo de cuestiones.
Por tanto, para decidir si un campo determinado es o no científico, la
pregunta crucial que nos tenemos que hacer es: ¿la Psicología social utiliza
procedimientos científicos? En la medida en que los utilice puede ser vista
como una disciplina científica. En la medida en que no los utilice cae fuera
del ámbito de la ciencia.
Para llevar a cabo sus investigaciones, los psicólogos sociales a menudo
utilizan la experimentación y el método correlacional. La experimentación
implica procedimientos en los que los investigadores sistemáticamente varían
una o más variables o factores para examinar el impacto de estos cambios en
uno o más aspectos del comportamiento o del pensamiento social. En el
método correlacional, los científicos observan y miden con esmero dos o
más variables para determinar si los cambios en una están acompañados por
cambios en la otra.
Los psicólogos sociales son escépticos, por lo que se refiere a los hallazgos
de un experimento hasta que éstos han sido replicados muchas veces. Para
comparar los descubrimientos de muchos estudios en un tema determinado,
los psicólogos sociales a menudo utilizan un procedimiento estadístico
conocido como meta-análisis. El meta-análisis indica en qué medida las
variables específicas ejercen efectos similares a través de diferentes estudios
y también proporciona estimaciones sobre la magnitud de estos efectos.
A menudo, se oculta la información sobre el propósito de los experi-
mentos a las personas que participan en ellos. Este engaño provisional se
juzga necesario porque el conocimiento de las hipótesis detrás de un experi-
mento puede alterar la conducta de los participantes. Aunque la utilización
del engaño levanta importantes cuestiones éticas, la mayoría de los psicólogos
sociales creen que es permisible cuando se suministre seguridad apropiada
tal como el consentimiento informado, es decir, recibir tanta información
como fuera posible antes de tomar la decisión de formar parte de un expe-
rimento, y el informe completo de los resultados al finalizar el estudio.
A pesar de que los temas que estudia la Psicología social son muy dife-
rentes de los que estudian las ciencias físicas o biológicas, los métodos que
emplea son similares en esencia y orientación. Por esta razón, tiene sentido
describir la Psicología social como básicamente científica por naturaleza.

PSICOLOGÍA SOCIAL 29
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

1.2.2. Se centra en el comportamiento de los individuos

Las sociedades difieren en gran medida en término de sus opiniones rela-


tivas al noviazgo y matrimonio; hay individuos que se enamoran y desenamoran.
De forma similar, las sociedades varían en gran medida en término de sus
niveles globales de violencia; a pesar de que todavía son los individuos quie-
nes realizan o no actos agresivos. El mismo argumento se aplica a práctica-
mente todos los demás aspectos del comportamiento social, desde el prejui-
cio hasta la ayuda: las acciones y las cogniciones en cuestión están realizadas
o mantenidas por individuos.
Según esto, el foco de atención de la psicología social está centrado en los
individuos. Sin embargo, los individuos no están aislados de las influencias
sociales o culturales. Pero, el principal interés de la disciplina radica en com-
prender los factores que dan forma a las actuaciones y pensamientos de los
seres humanos en situaciones sociales. Hay un fuerte contraste con los campos
relacionados estrechamente con la Sociología. La Sociología se centra en
muchos de los mismos temas que la Psicología social pero su principal foco
son los grupos o las sociedades vistas globalmente, no en los individuos. Por
ejemplo, tanto los psicólogos sociales como los sociólogos estudian la agresión
humana, pero mientras los psicólogos sociales se centran en factores que
pueden engendrar individuos específicos que se dediquen a ejecutar actos de
agresión, por ejemplo, estar frustrado por otra persona o estar de mal
humor, los sociólogos tienden a centrarse en las causas sociales de la agresión,
por ejemplo, las malas condiciones económicas.

1.2.3. Trata de entender las causas del comportamiento y pensamiento social

Los psicólogos sociales están principalmente interesados en entender el


extenso grupo de condiciones que dan forma al comportamiento y pensa-
miento social de los individuos, sus acciones, sentimientos, creencias,
recuerdos e inferencias respecto a otras personas.
Obviamente, un enorme número de factores juegan un papel especial en
este aspecto. Sin embargo, también está claro que la mayoría de los factores
que afectan a la interacción social están englobados en cinco categorías básicas:
las acciones y características de los otros, qué dicen y hacen; los principales
procesos cognitivos como la memoria y el razonamiento, procesos que sirven
de base a nuestros pensamientos, creencias, ideas y juicios sobre los otros;
las variables ecológicas, las influencias directas o indirectas del entorno físico,
como la temperatura, las masas o la privacidad; el contexto cultural en el cual
el comportamiento y el pensamiento social tienen lugar y los factores biológicos

30 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

y procesos que son relevantes en el comportamiento social, como ciertos


aspectos de nuestra herencia genética.
En resumen, la Psicología social se centra principalmente en comprender
las causas del comportamiento y del pensamiento social; en identificar los
factores que dan forma a nuestros sentimientos, conductas y pensamientos
en situaciones sociales. Busca lograr este objetivo a través del uso de métodos
científicos y toma nota del hecho de que el comportamiento y pensamiento
social están influidos por un amplio grupo de factores sociales, cognitivos,
medioambientales, culturales y biológicos.

1.3. Interacción

Una forma habitual de delimitar el campo de estudio de la Psicología


social consiste en decir que ésta debe centrarse en analizar la relación entre
el individuo y la sociedad. Su labor sería así la de describir el proceso de
socialización del individuo y cómo los individuos pueden llegar a producir
ideologías, valores, normas y, en definitiva, la organización de la sociedad.
Puede resultar evidente afirmar que el individuo no existiría sin la sociedad
y que la sociedad no existiría sin el individuo y que, por lo tanto, toda expli-
cación de los fenómenos sería incompleta mientras se prescinda de una u
otra de esas dimensiones. Sin embargo, ocurre que gran parte de la
Psicología social existente en la actualidad se caracteriza por un reduccionismo
que proviene de la Psicología o de la Sociología. Como sabemos, Reduccionismo
es explicar en un nivel fenómenos que acontecen en otro nivel.
La reducción psicológica consiste en establecer una igualdad o equivalencia
entre estímulos físicos y estímulos humanos. De este modo, la interacción no
es más que una simple respuesta al estímulo que constituye el comporta-
miento del otro. La interacción sería un vaivén de reacciones mediante
mecanismos psicológicos independientes de las características de la situación
de interacción. Desde esta perspectiva, la Psicología social estudiaría las dife-
rencias que se producen en la percepción, memoria y motivación de las personas.
El Reduccionismo sociológico niega toda autonomía al individuo, al esta-
blecer su total dependencia con respecto a la cultura o a la estructura social.
Esta posición viene a decir: el individuo no existe, es pura ilusión, sólo es lo
que la sociedad le transmite, le impone o le permite.
Estos Reduccionismos no se desarrollan con indiferencia mutua. Muy al
contrario, tienen una larga historia de debate dentro de la psicología social.
El problema, es que resulta muy difícil definir la interacción y explicar por
qué puede constituir un principio organizador específico de la Psicología
social.

PSICOLOGÍA SOCIAL 31
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

La noción de interacción es aceptada prácticamente por todos y, según


Marc y Picard (1989), se trata de una de las pocas nociones realmente pluri-
disciplinar. Así, los psicologistas tienden a dar por hecho que determinados
procesos psicológicos generales quedan modulados por la situación, y los
sociologistas también llegar a admitir que conceptos de orden macrosocial,
como por ejemplo la noción de clase y de estructura, pueden ser completados
con enfoques más microsociales. Entonces, nos podemos preguntar ¿dónde
está el conflicto? La respuesta es sencilla: en los múltiples significados del
término interacción y podemos afirmar que hay al menos tres muy diferentes
como veremos a continuación.

1.3.1. La interacción como relación causa-efecto

La primera perspectiva a estudiar considera la interacción como causalidad


unidireccional o de intercambio de información. Se trata de una forma de
interacción en la que sólo una de las partes se muestra activa, al tiempo que
la otra sirve de simple reflejo del efecto de aquella.
Si aplicamos lo dicho al binomio individuo-sociedad, ello lleva a plantear
el determinar quién es producto de quién. Cuando la orientación es psicolo-
gista se tiende a sostener que el producto de la interacción lo determina el
funcionamiento psicológico del individuo. Por su parte, las orientaciones
sociologistas insisten en que el individuo sólo es tal cuando se inserta en una
sociedad.
Según esta primera perspectiva hay una interacción en la medida que hay
un emisor y un receptor. Sin embargo, se notará que más que hablar de
interacción quizá convendría hablar de causación: el primer polo es la causa
del segundo y, éste es copia y producto del primero. Y es quizá de esa relación
causal de la que se deduce que ha habido una interacción, cuando en realidad
se trata de una simple impronta de una parte sobre otra; o, si se sigue prefi-
riendo llamar a tal proceso interacción, habrá que precisar que es de naturaleza
unidireccional.

1.3.2. La interacción como afiliación

La segunda perspectiva viene a decir: la Psicología estudia el individuo, la


Psicología social la díada o unos pocos individuos que están en interacción
y la Sociología las masas.
Así pues, desde la segunda perspectiva también se considera que la
Psicología social estudia la interacción de un individuo con otro(s) individuo(s);

32 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

éstos se unen entre sí para alcanzar una serie de metas y satisfacer un con-
junto de necesidades que solos no podrían o no sabrían cómo hacerlo.
La idea fundamental es que existe una tendencia básica en el ser humano
que le lleva a afiliarse a los demás. La psicología social se ocupa en este caso
de describir cómo se manifiestan estas tendencias a la afiliación, las formas
que adoptan y las consecuencias que todo ello tiene para la sociedad.
De esta forma, la interacción queda reducida a sus aspectos más materiales
y se hablará de interacción siempre que confluyan en espacios y tiempos
varios individuos que de uno u otro modo se necesitan entre sí. Llevado a
sus últimas consecuencias, el presupuesto fundamental de esta segunda
forma de concebir la interacción sería que los individuos viven al margen de
los condicionamientos sociales cuando están físicamente aislados de los
otros individuos y, viceversa, prescinden de las normas que regulan sus com-
portamientos individuales cada vez que se reúnen con otros individuos. O,
dicho de otro modo, se soslayan los efectos simbólicos y perennes de la
interacción social, lo que redunda en un claro reduccionismo.

1.3.3. La interacción como unidad psicosocial

Esta nueva forma de concebir la relación entre individuo y sociedad no


se define por una unidireccionalidad sino por una bidireccionalidad. Aquí la
interacción no es la suma de las partes, sino integradora y creadora de nuevas
pautas de comportamiento. Se conciben constantes ajustes y desajustes entre
la sociedad y el individuo que no sólo implican una causalidad recíproca sino
además pautas de acción que van más allá del efecto directo de un sujeto
sobre otro y que dependen del sistema que engloba esas interacciones.
Se supone de esta forma que cuando la sociedad se inserta en el individuo,
éste ya tiene en él otra sociedad que lo protege y, viceversa, cuando el individuo
va a crear la sociedad ya hay otro individuo que la creó. Este acoplamiento
recíproco, resultado de constantes conflictos y movimientos dialécticos entre las
partes, es lo que define lo más específico del objeto de la Psicología social.
Este modo de concebir la interacción se distingue claramente de los ante-
riormente presentados, ya que no se refiere a cómo un individuo o grupo se
impone sobre otro ni a cómo los individuos salen de su aislamiento para
satisfacer ciertas necesidades. Se refiere a situaciones y hechos en los que el
resultado no está determinado con anterioridad a la interacción. Al contrario,
es durante y a través del proceso de interacción como se entrelaza lo individual
con lo colectivo, lo personal con lo social, se confronta unos valores y una
visión de la realidad con otros y se observan en los individuos procesos tanto
de integración como de diferenciación.

PSICOLOGÍA SOCIAL 33
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

En definitiva, se trata de interacciones en las que las dos partes intervienen


al mismo tiempo, imponiendo su propia posición y a la vez recibiendo la del
otro u otros. Este proceso complementario de exteriorización e interiorización
lleva a nuevas definiciones de las relaciones y a nuevos enfoques y significados
de los hechos.
De este modo, la Psicología social se ocupará de estudiar cómo se inscribe
la realidad social en el individuo, de qué modo éste se la representa. Esta
representación no se reduce a una fotocopia de la realidad, sino que está
mediatizada por interacciones reales o simbólicas con otros individuos y
resulta de un proceso de elaboración y transformación que está en función
de las propias capacidades psicológicas del individuo. Estudiar también
cómo el individuo trata de inscribir en los otros esa realidad social interiorizada;
proceso éste que puede ocurrir bien al mismo tiempo que él la recibe, bien
en otros momentos o situaciones. Se ocupará de igual modo de estudiar los
procesos por los que los objetos a través del proceso de interacción adquieren
nuevos significados que plasman la visión de los individuos y que constituyen
un medio de compartir con los demás una realidad que, desde entonces, se
denomina psicosocial.

2. TEORÍAS Y APLICACIONES DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Una teoría es la red que tenemos para atrapar el mundo de la observación


de manera que podamos explicarlo, predecirlo e influir en él. Según Kaplan
(1964), formular una teoría es una manera de conferir sentido a un conjunto
confuso de datos mediante una construcción simbólica. Ello nos permite
reunir una multitud de hechos en forma significativa para poder comprenderlos
todos a la vez.
Para Shaw y Costanzo (1982), la teoría cumple unas ciertas funciones. En
primer lugar, nos permite organizar nuestras observaciones y manejar la
información, que de otro modo sería caótica y vana, confiriéndole significado.
En segundo lugar, nos permite ver relaciones entre los hechos y descubrir,
en fragmentos de datos aislados, asociaciones mutuas que de otro modo no
serían evidentes. Y, en tercer lugar, estimula la indagación, en la medida en
que procuramos conocer muchos aspectos diferentes, y con frecuencia
desconcertantes, de nuestra conducta.

2.1. Orientaciones teóricas

Dentro de la Psicología social han surgido varias tradiciones teóricas


distintas, lo cual no es de sorprender, ya que un mismo comportamiento

34 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

puede ser considerado desde diversas perspectivas. Por ejemplo, la conducta


de comer podemos analizarla en términos del hambre que el alimento sacia,
o de los estímulos que brinda la visión o el olor de la comida, o de los signi-
ficados sociales que atribuyen a ésta amigos o enemigos, o de las maneras en
que las personas acomodan mutuamente sus actos de proveerse de comida
o de servir una de ellas en particular.
En este tema examinaremos varios enfoques teóricos fundamentales dentro
de la Psicología social contemporánea haciendo una breve descripción de
cada uno de ellos.

2.1.1. Psicoanálisis

A partir de 1913, Freud introdujo al psicoanálisis en el camino de la ciencia


social. Con Totem y Tabú presentaba un psicoanálisis de la moralidad y de
la religión primitivas, combinaba los datos antropológicos sobre el rechazo
al incesto y el totemismo de las tribus primitivas con la dinámica psicológica
del complejo de Edipo. Freud pensó que la ambivalencia de sentimientos de
los pueblos primitivos expresada en sus ritos de magia y religión era seme-
jante a la ambivalencia de los niños hacia sus padres, y en los dos casos se
originan tabúes que controlan la expresión del sexo y de la agresividad.
Además propuso que en la prehistoria más remota se produjo el asesinato
del jefe de la horda primitiva a manos de sus hijos, institucionalizándose a
renglón seguido su remordimiento mediante los tabúes del asesinato y del
incesto. Freud consideró que tales esfuerzos psíquicos para identificarse con
los padres, tuvieron lugar o no en la realidad, los sucesos de la horda primitiva,
constituían el fundamento de los sistemas moral y religioso primitivo, a los
que más tarde seguirían los civilizados.
El superyo, definido por Freud dentro de su teoría formal de la persona-
lidad junto con el ello y el yo, es el representante de la relación con nuestros
padres y heredero del complejo de Edipo. El niño o la niña ligado a los
padres y atraído sexualmente de forma especial por el padre del sexo opuesto
acaba renunciando a esta atracción. Al identificarse con el padre del mismo
sexo, él o ella obtiene una gratificación sustitutiva. A partir de esta serie de
experiencias el niño incorpora los ideales culturales de sus padres como
guías y los acepta de un modo casi inconsciente.
El proceso de identificación facilita la interiorización de las fuerzas sociales,
es decir, la identificación se dedica a moldear el yo de la persona a imagen de
aquel a quien ha tomado como modelo. El niño recrea en su psique las formas
experimentadas externamente, por lo que él o ella se convierten, de modo
psicológico, en objetos externos.

PSICOLOGÍA SOCIAL 35
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

Según Freud, las identificaciones primordiales se dan con los padres y las
posteriores se suelen interpretar en relación con estas primeras, ya que sólo
éstas están estructuralmente incorporadas en el superyo. Puede suceder, sin
embargo, que muchas otras imágenes sirvan como sustitutas de estas primeras
identificaciones con los padres. Freud vio que esto era lo que en esencia
sucedía en la formación de los grupos sociales.
En su análisis de la psicología del grupo, pensaba que en un grupo típico,
con un líder definido y sin una organización formal en particular, sucede que
el líder se constituye temporalmente en el objeto común de orientación emo-
cional, sustituyendo a los vínculos parentales que dieron origen al superyo, y
a medida que los miembros del grupo utilizan al líder como sustituto de sus
superyos establecen entre ellos una general y recíproca identificación del yo.
Finalmente, Freud reconoce que el individuo no desaparece pasivamente
en la pertenencia al grupo. Admitió que la identificación era limitada y dife-
renciada para los individuos en cuestión. Cada individuo establece vínculos
grupales en muchas direcciones, lo que ayuda a equilibrar su personalidad.
Además, las filiaciones estables al grupo constituyen la base de una personalidad
estable.

2.1.2. Teoría conductista

Un grupo importante y productivo de psicólogos norteamericanos se han


ocupado principalmente de la manera en que un organismo aprende o
adquiere respuestas. Este enfoque se denomina conductismo y fue inicial-
mente propuesto por J.B. Watson y elaborado y desarrollado luego por psi-
cólogos tales como Thorndike, Tolman, Guthrie, Hull y Skinner.
Cuando Watson comenzó su labor a comienzos del siglo XX, la
Psicología estadounidense se ocupaba de temas tales como la mente, la imagen
o la conciencia. Watson rechazó estos conceptos tildándolos de místicos,
mentalistas y subjetivos. Reclamó en lugar de ellos una psicología totalmente
objetiva, que sólo se ocupase de las actividades observables de los organismos:
de su decir y de su hacer. Watson insistía en que la psicología debía estudiar
el modo en que la gente se conduce en la práctica y que la mejor forma de
lograr esto era emplear los procedimientos experimentales de la Psicología
animal.
Los conductistas adujeron que la introspección, es decir, la observación
de las propias percepciones y sentimientos, no es confiable y que los psicólogos
no debían detenerse a estudiar los sucesos internos o psíquicos. En lugar de
ellos, los conductistas fragmentaron la conducta en unidades llamadas res-
puestas y dividieron el ambiente en unidades llamadas estímulos. Por ello,

36 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

suele hacerse referencia al conductismo como una psicología del estímulo-


respuesta (E-R).
De tal forma que los conductistas afirman que un estímulo y una respuesta
particulares están asociados entre sí generando una relación funcional. Por
ejemplo, si un amigo entra en nuestro campo visual genera en nosotros una
respuesta, como una sonrisa. Esta idea acerca del nexo entre estímulos y
respuestas es una consecuencia lógica del menoscabo practicado por los
conductistas respecto de todo lo referente a la vida interior o psíquica. Por
ello, al conductismo extremo se le define a menudo como un enfoque de
cámara oscura o caja negra. Los estímulos entran en la cámara, que simboliza al
organismo, sólo para salir de allí como respuesta. Los conductistas tradicio-
nales subestiman las estructuras internas o procesos mentales que intervienen
entre el estímulo y la respuesta, por el hecho de que no son directamente
observables.
Los conductistas, especialmente el condicionamiento operante de Skinner,
ponen el acento en el papel que cumple el refuerzo en el establecimiento y
fortalecimiento de los nexos entre estímulo y respuesta. Un reforzador es
cualquier suceso que aumenta la probabilidad de que se dé una respuesta
particular. Un buen ejemplo de procedimiento reforzador lo dio Franklin
hace dos siglos, cuando el capellán de un barco se quejó ante él de que los
marineros rara vez asistían a las misas. Franklin le sugirió que se ocupara de
distribuir entre ellos la ración cotidiana de ron inmediatamente después de
las plegarias. Así lo hizo y el resultado fue que nunca hubo en los rezos una
asistencia tan concurrida y puntual.

2.1.3. Teorías cognitivas y de la Gestalt

Los conductistas conciben a los organismos como receptores esencialmente


pasivos de los estímulos. En verdad, los primeros de ellos veían al cerebro
como una suerte de tablero de distribución que no hacía más que encaminar
los estímulos aferentes hacia las respuestas apropiadas. En contraste, los psi-
cólogos cognitivos y de la Gestalt (palabra alemana que significa configuración
u organización) ven al organismo como un agente activo en la recepción,
utilización, manipulación y transformación de la información. Según estos,
las personas piensan, planifican, resuelven problemas y toman decisiones,
manipulan mentalmente imágenes, símbolos e ideas. Se emplea el término
cognición para referirse al conjunto de procesos mentales que transforman
los elementos sensoriales, codificándolos, almacenándolos y restituyéndolos
cuando corresponde, confiriéndoles algún significado.

PSICOLOGÍA SOCIAL 37
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

En clara contradicción con los enfoques conductistas, los teóricos cogni-


tivos sostienen que los pensamientos son factores causales de la conducta.
Critican a los conductistas por describir a los seres humanos como robots
mecánicamente programados por los refuerzos ambientales. Sostienen, en
cambio, que las personas son capaces de intervenir en el curso de sus acon-
tecimientos en forma consciente y deliberada. Para ellos, los sujetos pueden
tomar decisiones racionales, en el sentido de que se basan en la información
de que disponen y son capaces de procesarla de manera inteligente. Así pues,
a los psicólogos cognitivos les interesa de qué modo utilizamos la información
procedente de nuestro ambiente y nuestros recuerdos para tomar las decisiones
que tomamos.
El auge del interés por los procesos cognitivos recibió la marcada influencia
de los primeros psicólogos guestaltistas. Wertheimer y dos de sus colaboradores
alemanes Köhler y Koffka son considerados los fundadores del movimiento
de la Gestalt. Lo que más destacó el grupo berlinés de la Gestalt es la relación
entre la parte y el todo, en especial cómo se expresa en los fenómenos
perceptivos. Hacen hincapié en que las partes o elementos no existen aisladas,
sino organizadas en totalidades. Por ejemplo, cuando contemplamos un
edificio, no vemos maderas, ladrillos, vidrios y otros componentes, sino la
casa que tenemos ante nosotros. Por lo tanto, se supone que el cerebro procesa,
organiza e interpreta los estímulos recibidos de los órganos receptores; relaciona
una experiencia con otras en términos de algún contexto más amplio e inclusivo.
La Psicología de la Gestalt tuvo su impulso inicial en 1910, cuando
Wertheimer descubrió el fenómeno fi, que se refiere a la ilusión de movimiento.
Si dos focos de luz se encienden y apagan a un cierto ritmo, dan la impresión
de ser una sola luz que se desplaza hacia delante y hacia atrás. Este principio
lo podemos observar en las películas cinematográficas, donde se proyecta en
rápida sucesión una serie de tomas fijas y en el movimiento aparente de las
flechas iluminadas con neón que parecen volar por el aire. La impresión de
movimiento procede de que organizamos los elementos en totalidades.
Estas orientaciones se reflejaron en diversas teorías sobre la coherencia
actitudinal, las personas tienden a organizar sus actitudes de forma armoniosa
para que no haya conflicto entre ellas.

2.1.4. Teoría del campo

La teoría del campo está estrechamente identificada con Kurt Lewin.


Aunque en una época formó parte del grupo de los guestaltistas berlineses,
Lewin avanzó en nuevas direcciones, en grado suficiente para que los psicó-
logos sociales diferenciaran su teoría del campo de la teoría guestáltica.

38 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

El enfoque de Lewin se basó en el concepto de campo o espacio vital.


Supuso que todos los sucesos psicológicos, ya se tratase de actuar, pensar,
soñar, esperar confiadamente o cualquier otro, son función de un espacio
vital de la persona, es decir, del conjunto formado por ella y su ambiente,
concebido como una constelación de fuerzas interdependientes. Integran el
espacio vital todos los acontecimientos pasados, presentes y futuros, ya que
en una situación cualquiera estos tres aspectos de la vida pueden influir en la
conducta.
Este énfasis en la relación entre el individuo y el ambiente fue una gran
contribución para la Psicología. Tradicionalmente, los psicólogos se habían
centrado en las características de los individuos (instintos, herencia, inteli-
gencia, necesidades, hábitos, etc.) en forma relativamente independiente de
la situación en que dichos individuos operaban. De acuerdo con Lewin, en
cambio, las formulaciones que no toman en cuenta la situación son inacep-
tables. Lewin hubiera descartado afirmaciones como las siguientes: “Es un
psicótico a causa de la herencia”; “Se convirtió en líder del grupo debido a
su personalidad” o “Los amigos cooperan en el trabajo mejor que los des-
conocidos”.
Lewin subraya que la comprensión de la conducta requiere conocer no
sólo las experiencias pasadas, actitudes actuales y expectativas futuras de una
persona, sino también su contexto o situación inmediata. French (1944)
demostró este principio sin quererlo al realizar un experimento destinado a
comparar la conducta de grupos organizados y no organizados ante una
situación atemorizante. Se reunió a un grupo de alumnos en un cuarto cerrado
para que completaran unos cuestionarios, y en un momento dado el experi-
mentador puso en marcha un aparato que emitía humo, el cual se introducía
bajo la puerta de la sala experimental. Poco después se escuchaba sonar una
sirena de incendio. Por desgracia para French, algunos estudiantes reaccionaron
con inusual y decepcionante tranquilidad. En uno de los grupos un estu-
diante dijo: “Huelo humo, ¿hay un incendio?”, en tanto que otro observó
serenamente: “Probablemente están queriendo poner a prueba nuestras
reacciones psicológicas”. En otro grupo, el primer alumno que percibió el
humo saltó de su asiento, corrió hasta la puerta cerrada, la abrió y tumbó de
un golpe la máquina que producía el humo. Así pues, la respuesta de los sujetos
dependió de la forma en que definieron la situación, o sea, de que conside-
raran el humo como parte de un truco experimental o causado por un auténtico
incendio. Los imprevistos resultados del experimento de French mostraron
que los psicólogos sociales no pueden interpretar las respuestas de un
individuo a menos que conozcan todos los hechos psicológicos presentes en
su espacio vital en el momento de la experiencia.

PSICOLOGÍA SOCIAL 39
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

El interés de Lewin por el espacio vital lo llevó a estudiar la dinámica de


grupos. En 1939, Lewin, Lippitt y White se ocuparon de la conducta que se
desarrolla en diversos climas sociales y analizaron los efectos del liderazgo
democrático y autoritario en la productividad y comportamiento de un
grupo de varones. El liderazgo autoritario iba acompañado de altos niveles
de frustración y un cierto grado de agresión al líder; cuando éste se hallaba
presente, la productividad de los alumnos era alta, pero cuando se ausentaba,
disminuía. En contraste, el liderazgo democrático iba asociado a una mayor
satisfacción individual, una actividad colectiva más intensa, mayor producti-
vidad (en especial en ausencia del líder) y menores despliegues agresivos.
Estudios como el que acabamos de citar abrieron nuevos senderos
importantes para la indagación y contribuyeron al crecimiento de la
Psicología social. Quizás, la última aportación de Lewin fue los llamados
grupos-T, grupos dirigidos por un animador relativamente no directivo pero
muy sensible a la observación, que fueron la primera fase de un movimiento
más tarde caracterizado por los grupos de encuentro.

2.1.5. El interaccionismo simbólico

El interaccionismo simbólico es un enfoque sociológico y psicológico


social que alcanzó su desarrollo fundamentalmente en Estados Unidos bajo
la influencia de filósofos pragmatistas como James y Dewey. Posteriormente,
fue elaborado por sociólogos como Cooley, Mead y Thomas.
Si bien existen unas cuantas variantes de pensamiento interaccionista
como veremos posteriormente, Blumer (1969) resume sus elementos esenciales
en tres postulados básicos: 1) los seres humanos actúan respecto de las cosas
sobre la base de los significados que tienen para ellos; 2) el significado de
tales cosas deriva o proviene de la interacción social que cada sujeto mantiene
con sus semejantes y 3) estos significados son manejados y modificados a
través de un proceso interpretativo utilizado por la persona en su abordaje
de las cosas.
Los interaccionistas simbólicos afirman que los hombres son seres sociales
que viven una existencia grupal, pero que a diferencia de las hormigas, abejas,
termitas y otros insectos sociales, poseen pocos mecanismos instintivos
innatos mediante los cuales vincularse entre sí y modelar su vida dentro de
las comunidades y sociedades que forman. De hecho, este ha sido el gran
mérito del Homo sapiens; en el curso de la evolución, en vez de desarrollar
adaptaciones orgánicas sumamente especializadas frente a ambientes parti-
culares, como ocurre con el largo cuello de la jirafa, el organismo humano
permaneció relativamente generalizado y capaz de adaptarse a ambientes

40 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

muy diferentes. El Homo sapiens hizo adaptaciones no orgánicas, culturales,


merced a mecanismos producidos socialmente.
Sostienen los interaccionistas simbólicos que los símbolos verbales y no
verbales son la clave para comprender la vida humana. Los símbolos, espe-
cialmente el lenguaje, permiten a los individuos comunicarse entre sí (comu-
nicación interindividual) y transmitirse conocimientos, habilidades, ideas y
creencias. De este modo establecen una comunidad, donde emisor y receptor
quedan sintonizados con respecto a su mensaje particular. Sobre la base de
esa información compartida pueden proceder a modelar mutuamente sus
acciones.
Según esta corriente, el significado no es algo inherente a las personas y
objetos, sino que es asignado por el perceptor. Por consiguiente, los individuos
deben interpretar el mundo que les rodea, y en esto también los símbolos
cumplen un vital cometido. Ellos permiten que desarrollemos diálogos internos
con nosotros mismos, funcionando como importantes vehículos del pensa-
miento (comunicación intraindividual). A través de la manipulación interna
de símbolos llegamos a definir conductas y situaciones atribuyéndoles significado.
En el curso de una interacción permanente construimos comprensiones
o definiciones compartidas de la situación, las cuales nos dicen qué debemos
esperar de los demás y qué pueden ellos esperar de nosotros. Además, desarro-
llamos roles mediante los cuales clasificamos mentalmente a las personas en
términos de sus atribuciones comunes, sus conductas semejantes o las reacciones
similares que los demás tienen frente a ellos. Al actuar así, resumimos o
sintetizamos una gama de comportamientos en paquetes manipulables y
especificamos quién hace determinadas cosas, cuándo y dónde las hace.
Los interaccionistas simbólicos rechazan la idea de que las personas
reaccionan de manera automática y mecánica frente a determinados estímulos;
afirman, en cambio, que los individuos construyen creativamente sus actos
de acuerdo con los significados que le atribuyen a una situación. Piensan que
ensayan mentalmente dichos actos antes de ejecutarlos, funcionando luego
como espectadores de sus propias acciones.
Entienden los interaccionistas simbólicos que cierto grado de indetermi-
nación o de impredecibilidad es inherente a la conducta humana, pues las
personas deben continuamente crear significados y procedimientos para
adecuar sus actos. Las instituciones y grupos son realidades construidas por
los propios seres humanos que no están esculpidas en el granito social de
forma duradera, sino que son más bien ordenamientos dinámicos en continua
evolución, negociación y reelaboración. Conciben la vida social como un
proceso de devenir más que como una existencia estática o un modo de ser
fijo.

PSICOLOGÍA SOCIAL 41
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

Aunque sus raíces se retrotraen a comienzos del siglo pasado el interac-


cionismo simbólico no tuvo influencia hasta finales de la década de 1960; su
popularidad hizo que se fuera fragmentando dando lugar a múltiples variedades
entre las que se encuentran las que exponemos a continuación:

– La escuela de Chicago. Blumer elaboró la variedad más conocida de


interaccionismo denominada la escuela de Chicago. Este autor hace especial
hincapié en que el investigador debe introducirse en la experiencia del actor
llegando a ver el mundo desde la postura de la persona que está estudiando,
es decir, haciendo suyas sus propias percepciones, definiciones y significados.
Blumer hace referencia a la utilización de métodos intuitivos y cualitativos
para el estudio de la interacción social.

– La escuela de Iowa. Esta escuela está vinculada a la obra de Kuhn y sus


discípulos en la Universidad de Iowa. Se diferencia de Blumer en la utilización
de los métodos empleados para el estudio del comportamiento. Kuhn creía
que las ideas claves del interaccionismo simbólico podían ser operacionalizadas
y estudiadas mediante métodos cuantitativos de numeración y medición.
Otra diferencia entre ambas escuelas es que mientras la de Chicago tendía a
ver al sí mismo y a la sociedad en términos de procesos, Kuhn y sus discípulos
tendían a verlos primordialmente en términos estáticos, en función de una
cierta cantidad de rasgos relativamente estables.

– El enfoque dramático. La tradición dramática del interaccionismo estuvo


íntimamente conectada con Burke y Goffman. Para estos autores, la vida es
análoga a una representación teatral: es el escenario sobre el cual interactúan
las personas. Todos los seres humanos son a la vez actores y miembros del
público y los papeles que representan son los roles que cumplen en la vida.
Según esta concepción, cada actor humano se las ingenia para manejar las
impresiones que quiere presentar a los demás.

2.2. Ámbitos de análisis y aplicación

Hemos definido anteriormente a la psicología social como la ciencia que


trata de entender cómo pensamos con respecto a los demás y cómo interac-
cionamos con ellos. Esto quiere decir que la psicología social no se puede
definir, sin más, como el estudio de la conducta social.
Hay muchas ciencias que estudian aspectos de la conducta social humana
desde su propia perspectiva, por ejemplo, la Biología, la Historia, la Antropología,
la Sociología, la Economía, etc., pero, lo que define a la Psicología de forma

42 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

específica es que estudia la conducta en relación con la actividad mental en


un intento por proporcionar un conocimiento de la mente.
Hasta los años 60, la Psicología se definía como la ciencia de la conducta,
definición eminentemente conductista, pero este período se superó pasando
a ser el tema central de la Psicología no la conducta, sino la mente o, si se
prefiere, la conducta como expresión de la mente.
De forma similar, la Psicología social no es el estudio de la sociedad o de
las instituciones sociales. No es un tipo de sociología, ni de economía, ni de
política. Algunos científicos sociales estudian instituciones sociales como la
familia, el sistema legal, la iglesia o el gobierno; también existen quienes buscan
los principios subyacentes de la organización de la sociedad y del cambio y
la interacción sociales. Estos científicos abordan y analizan de forma específica
fenómenos sociales, fenómenos que están definidos por la interrelación
afiliativa, comunal y societaria de las acciones humanas y que, a la vez, surgen
de ella. Estos autores no se preocupan por los fenómenos mentales ni por
el funcionamiento de la mente individual. Pueden invocar de forma implícita
principios psicológicos, por ejemplo, pueden asumir que la acción humana
está gobernada por el propio interés racional, que es lo que con frecuencia
postulan los economistas en sus modelos, pero dichos principios no constituyen
su preocupación central. Sin embargo, para los psicólogos sociales el objeto
fundamental de investigación es el funcionamiento de la mente individual en
sociedad.
Probablemente, la mejor definición breve de la psicología social sea esta:
es la ciencia de la mente y de la sociedad. Los seres humanos somos animales
sociales, vivimos en sociedades, grupos y culturas, organizamos de forma
natural nuestras vidas en relación con otros seres humanos y estamos influidos
por nuestra historia social, nuestras instituciones y actividades.
Pensemos en todos los productos y actividades sociales que definen la
vida humana: el lenguaje, la ciencia, la música, las artes, la cultura, la ley, la
moralidad, la guerra, la religión, la nacionalidad, la etnia, el deporte, el bienestar
social y la jerarquía, el sistema de clases, la educación, el amor, el matrimonio
y el sexo. Sabemos que muchas de estas actividades definitorias o bien son
exclusivas de los seres humanos, o bien adoptan una forma exclusiva en la
sociedad humana. Por ello, parece verosímil que los hechos distintivos de la
sociedad humana impliquen una psicología subyacente también distintivamente
humana, en virtud de la cual tal sociabilidad es posible.
También parece verosímil que la vida social determine aspectos de nuestro
funcionamiento psicológico. El hecho de que los seres humanos podamos
experimentar las emociones de vergüenza y de culpa, por ejemplo, puede
muy bien estar relacionado con la forma en que operan nuestros sistemas

PSICOLOGÍA SOCIAL 43
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

legales. De igual manera, es probable que las diferencias que existen cultu-
ralmente en cuanto a la moralidad afecten a las formas en que se experi-
menten la vergüenza y la culpa. El hecho de que los seres humanos podamos
desarrollar una conciencia del yo definida por la individualidad, la identidad
personal y la capacidad de desmarcarnos o separarnos de otras personas
puede influir en el tipo de sistemas económicos que resultan posibles; a su
vez, los sistemas económicos que desarrollamos pueden predisponernos a
definirnos en términos más o menos individualistas o colectivos.
En cuanto a los niveles o ámbitos de análisis de la Psicología social des-
tacamos fundamentalmente tres:

– El ámbito intrapersonal, que se refiere a procesos subjetivos e internos


del individuo y donde destacamos temas centrales dentro de la psicología
social como la evaluación que hacemos del mundo social a través de nuestras
opiniones y actitudes, su formación, cambio y resistencia y los aspectos de la
identidad social, es decir, el establecimiento de nuestro self y nuestro género,
su relación con la autoestima, la autoeficacia, etc.

– El ámbito interpersonal, que hace referencia a procesos determinados


por las relaciones con los demás como el encuentro con el otro, la atracción
interpersonal, la necesidad de afiliación, la vinculación afectiva, la conducta
prosocial y de ayuda a los demás y otras conductas menos deseables como
la agresión y la violencia.

– El ámbito de análisis grupal trata de examinar y descubrir las relaciones


que se establecen entre los grupos, la formación y el funcionamiento de los
grupos, la toma de decisiones en grupo, así como el concepto de liderazgo,
sus estilos, diferencias en cuanto al género, etc.

ACTIVIDADES

Como actividad práctica de este módulo presentamos, a modo de cues-


tionario, diversos enunciados que tienen que ver con temas estudiados en la
asignatura. La tarea consiste en decidir si el enunciado es verdadero o falso.
Posteriormente, presentamos la respuesta correcta, así como una breve
explicación. La práctica debe realizarse individualmente. Nos planteamos
dos objetivos, por un lado, debatir los parecidos y las diferencias entre la
Psicología social y el sentido común y, por otro, introducir algunos tópicos
estudiados en Psicología social.

44 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

A continuación presentamos una serie de enunciados. Su tarea consiste en


decidir si cada uno de ellos es verdadero o falso. Rodee con un círculo la res-
puesta elegida. Conteste a todas las preguntas antes de mirar los comentarios
que aparecen al final.

1. El rendimiento de una persona a veces empeora si otras personas la


están observando.
V F

2. Si halagamos a otra persona o nos mostramos de acuerdo con sus opi-


niones, esto hará que esa persona nos perciba de una manera positiva.
V F

3. En la forma en que percibimos estímulos sociales (a otras personas,


grupos, partidos políticos, etc.) sí pueden influirnos otros individuos, pero
en nuestras percepciones de estímulos físicos no (colores, longitud de líneas,
tamaño de monedas, etc.).
V F

4. La gente tiende a percibir la conducta de los demás como provocada


por factores o características internas a esa persona más que por factores
circunstanciales. Por ejemplo, si alguien se comporta agresivamente lo más
probable es que pensemos que se trata de una persona agresiva y no que lo
han provocado otras circunstancias.
V F

5. En la atracción interpersonal el principio básico es el de complemen-


tariedad: una persona dominante se sentirá atraída por una sumisa o una
impulsiva por una sosegada.
V F

6. Cuando alguien necesita ayuda, la probabilidad de que le ayuden es


mayor si hay mucha gente presente que si sólo hay un observador.
V F

7. Las personas inteligentes y con niveles educativos altos son, a veces,


más fáciles de convencer.
V F

PSICOLOGÍA SOCIAL 45
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

8. A mayor distracción, menor persuasión. Esto es, cuando uno está distraído
y no presta atención al mensaje, siempre será más difícil que lo persuadan.
V F

9. Las personas que pertenecen al mismo grupo siempre son bien vistas,
incluso cuando se comportan mal, en comparación con quienes pertenecen
a grupos enfrentados.
V F

RESPUESTA Y EXPLICACIÓN A LAS ACTIVIDADES

1. Es verdadera. Según los resultados de las investigaciones sobre facilitación


social a veces cuando un individuo se siente observado por otras personas su
rendimiento mejora, pero en otras ocasiones, empeora. Según la teoría de
Zajonc, el hecho de que el rendimiento de una persona mejore o empeore
en presencia de otras personas depende del dominio que tenga sobre la tarea.
En cambio, si la tarea es difícil y los fallos predominan sobre los aciertos,
entonces la presencia de otras personas hará que el sujeto empeore en el
rendimiento. Según la teoría de Cottrell, los efectos que otras personas tienen
sobre el propio rendimiento no dependen de ser observado o no, sino de
que la persona se sienta evaluada o no.

2. Es falsa. Esta técnica se conoce como congraciamiento y no siempre las


conductas en las que se manifiesta producen un efecto positivo. Si la persona
a quien usted halaga, percibe su actitud como poco sincera, el efecto puede ser
contraproducente.

3. Es falsa. Según las investigaciones sobre percepción social e influencia,


incluso en la percepción de estímulos estrictamente físicos otras personas
pueden influirnos. Piense en cuál sería su reacción si ante un color que a
usted le parece verde, todos sus compañeros de clase comienzan a decir que
es azul. Según las investigaciones, ante esta situación, algunas personas llegan
a percibirlo realmente como azul y otras, aunque sigan pensando que es
verde, reconocen públicamente que es azul.

4. Es verdadera. Existe la tendencia, al menos en la cultura occidental, de


percibir las conductas como causada por factores personales. En las investi-
gaciones sobre atribución esto se denomina error fundamental de la atribución.
Imagínese que se encuentra a un individuo desconocido golpeando a otro;

46 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

lo más probable (sin tener más información) es que piense que se trata de
una persona agresiva.

5. Es falsa. Aunque los ejemplos que se exponen pueden ser ciertos, el


principio general que las investigaciones han mostrado que se da con mayor
fuerza en la atracción interpersonal es el de semejanza. Nos sentimos atraídos
por quienes son semejantes a nosotros (en intereses, valores, actitudes, clase
social, nivel educativo, edad, etc.).

6. Es falsa. Las investigaciones sobre altruismo han mostrado que la pro-


babilidad de prestar ayuda disminuye considerablemente conforme aumenta
el número de observadores presentes. Cuanta más gente haya más probable
es que el individuo piense que ayude otro (difusión de responsabilidad) o que
diga si los otros no ayudan será porque no es necesario(percepción de situación
ambigua) o que tenga miedo al ridículo.

7. Es verdadera. No siempre las personas inteligentes son las más difíciles


de convencer. Cuando se trata, por ejemplo, de un mensaje muy complicado
(obtener buenos beneficios en bolsa), este tipo de personas son las únicas
que pueden ser convencidas; las personas que no comprenden el mensaje,
sencillamente no pueden ser persuadidas.

8. Es falsa. A veces la distracción favorece la persuasión. Por ejemplo,


alguien quiere venderle un coche y usted está pensando que es muy caro, que
ya tiene muchos años, que está mal de motor. En este caso distraerlo sería
beneficioso para los propósitos del vendedor, pues así no le permitiría elaborar
estos contraargumentos.

9. Es falsa. En circunstancias existe una peor consideración de un miembro


del propio grupo (endogrupo) que realiza una conducta antinormativa que
de un miembro del exogrupo que lleva a cabo dicha conducta. Este efecto
ha sido denominado efecto oveja negra. La interpretación que se ha formulado
de este hecho es que el juicio más duro del miembro del endogrupo que se
comporta de manera vergonzosa es una forma de defender la imagen positiva
del grupo y la identidad positiva que proporciona a quienes a él pertenecen.

PSICOLOGÍA SOCIAL 47
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

BIBLIOGRAFÍA

LECTURAS RECOMENDADAS

BARON, R.A. y D. BYRNE (1998). “El campo de la psicología social”. En


R.A. BARON y D. BYRNE (coord.), Psicología Social (pp. 1-38). Prentice
Hall: Madrid.

PÉREZ, J.A. (1995). “Psicología social: relación entre individuo y sociedad”.


En J.F. MORALES (coord.), Psicología Social (pp. 25-40). Mc Graw-Hill:
Madrid.

SCHELLENBERG, J.A. (1988). Los fundadores de la psicología social. Alianza:


Madrid.

TURNER, J.C. (1995). “El campo de la psicología social”. En J.F.


MORALES (coord.), Psicología Social (pp. 3-21). Mc Graw-Hill: Madrid.

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

BLANCO, A. (1989). Cinco tradiciones de la Psicología social. Morata: Madrid.

IBÁÑEZ, T. (1990). La crisis de los años setenta. En T. IBÁÑEZ (coord.),


Aproximaciones a la Psicología social (pp. 135-146). Sendai: Barcelona.

MUNNÉ, F. (1989). “Sobre el pluralismo teórico y el imperialismo en las


ciencias críticas”. En F. MUNNÉ (coord.), Entre el individuo y la sociedad
(pp. 21-52). PPU: Barcelona.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ALLPORT, G.W. (1968). “The historical background of modern social


psychology”. En G. LINDZEY y E. ARONSON (comps.), The handbook
of social psychology (pp. 1-80). Addison-Wesley: reading Mass.

BLUMER, H. (1969). Symbolic interactionism: Perspective and method. Prentice-


Hall: Englewood Cliffs, N.J.

FRENCH, J.R.P. (1944). Organized and unorganized groups under fear and frustration.
University of Iowa Press: Iowa.

48 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

KAPLAN, A. (1964). The conduct of inquiry: Metodology of behavioral science.


Chandler: San Francisco.

LEWIN, K., R. LIPPITT y R.K. WHITE (1939). “Patterns of agressive


behavior in experimentally created social climates”. Journal of Social
Psychology, 10, 271-299.

MARC, E. y D. PICARD (1989). L´interaction sociale. Presses Universitaires de


France: París.

SHAW, M.E. y P.R. COSTANZO (1982). Theories of social psychology. Mc


Graw-Hill: Nueva York.

ZAJONC, R.B. (1967). Social psychology: An experimental approach. Brooks-Cole:


Belmont.

PSICOLOGÍA SOCIAL 49
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

1. Los métodos que emplea la psicología social son distintos a los de las
ciencias naturales porque los temas que estudia también son diferentes.
V F

2. ¿En qué tipo de interacción se establece una relación bidireccional indi-


viduo-sociedad?
a) Causa-efecto
b) Unidad psicosocial
c) Afiliación

3. Según el Psicoanálisis en la formación de grupos se produce una iden-


tificación que sustituye a la original establecida con los padres.
V F

4. La teoría conductista:
a) Favorece la introspección
b) Se define como un enfoque de caja negra
c) Es mentalista e innatista

5. Según el interaccionismo simbólico el significado de los símbolos viene


asignado por el emisor.
V F

6. El fenómeno fi fue propuesto por:


a) El conductismo
b) El psicoanálisis
c) La Gestalt

7. Para el Reduccionismo psicológico la interacción depende de la situación.


V F

8. ¿Qué escuela o enfoque tendía a ver a los individuos y a la sociedad


como elementos estáticos y estables?
a) Escuela de Iowa
b) Enfoque dramático
c) Escuela de Chicago

50 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

9. Podemos afirmar que la definición de la Psicología como ciencia de la


conducta es eminentemente conductista.
V F

10. ¿Qué teoría afirma que en un grupo sin organización formal el líder
se convierte en objeto de orientación emocional?
a) Teoría psicoanalítica
b) Teoría conductista
c) Teoría cognitivista

SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

1. Es falsa. Una de las características de la psicología social es que es cien-


tífica por naturaleza en cuanto utiliza para investigar los mismos métodos y
procedimientos que otras ciencias como la física o la biología aunque los
temas sean diferentes.

2. La respuesta es la B. La interacción causa-efecto propone una relación


unidireccional, la de afiliación se ocupa de describir cómo se manifiestan las
tendencias naturales del individuo para afiliarse. La interacción psicosocial es
la que propone una relación bidireccional ya que se conciben constantes
ajustes y desajustes entre la sociedad y el individuo que no sólo implican una
causalidad recíproca sino además pautas de acción que van más allá del efecto
directo de un sujeto sobre otro y que dependen del sistema que engloba esas
interacciones.

3. Es verdadera. Según Freud, las identificaciones primordiales se dan con


los padres y las posteriores se suelen interpretar en relación con estas primeras,
ya que sólo éstas están estructuralmente incorporadas en el superyo. Puede
suceder, sin embargo, que muchas otras imágenes sirvan como sustitutas de
estas primeras identificaciones con los padres. Freud vio que esto era lo que
en esencia sucedía en la formación de los grupos sociales.

4. La respuesta es la B. Según el conductismo extremo, el organismo es


como una caja negra, allí entran los estímulos para salir posteriormente
como respuestas.

5. Es falsa. El significado no es algo inherente a las personas y objetos,


sino que es asignado por el perceptor. Por consiguiente, los individuos deben
interpretar el mundo que les rodea.

PSICOLOGÍA SOCIAL 51
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

6. La respuesta es la C. Wertheimer descubrió el fenómeno fi, que se refiere


a la ilusión de movimiento. Si dos focos de luz se encienden y apagan a un
cierto ritmo, dan la impresión de ser una sola luz que se desplaza hacia delante
y hacia atrás, de manera, que tendemos a organizar los elementos en totalidades.

7. Es falsa. Para el Reduccionismo psicológico, la interacción sería un vaivén


de reacciones mediante mecanismos psicológicos independientes de las
características de la situación de interacción.

8. La respuesta es la A. La escuela de Iowa, a diferencia de las otras dos,


tendía a ver a los individuos y a la sociedad como elementos estáticos en función
de una cierta cantidad de rasgos relativamente estables.

9. Es verdadera. Hasta los años 60, la Psicología se definía como la cien-


cia de la conducta, definición eminentemente conductista, pero este período
se superó pasando a ser el tema central de la Psicología no la conducta sino
la mente o, si se prefiere, la conducta como expresión de la mente.

10. La respuesta es la A. Freud pensaba que en un grupo típico, con un


líder definido y sin una organización formal en particular, sucede que el líder
se constituye temporalmente en el objeto común de orientación emocional,
sustituyendo a los vínculos parentales que dieron origen al superyo.

52 PSICOLOGÍA SOCIAL
CONCEPTOS BÁSICOS DEL ENFOQUE PSICOSOCIAL

GLOSARIO DE TÉRMINOS

Complejo de Edipo: Conjunto organizado de deseos amorosos y hostiles


que el niño experimenta respecto a sus padres. El complejo se presenta
como en la historia de Edipo rey: deseo de muerte del rival que es el personaje
del mismo sexo y deseo sexual hacia el personaje del sexo opuesto.

Horda: Comunidad nómada que se distingue de la tribu por el carácter


rudimentario de los vínculos sociales que unen a los grupos familiares que la
integran.

Introspección: Se refiere a la observación y la reflexión por parte de un sujeto


de las propias experiencias. Este término puede ser aplicado tanto a las expe-
riencias vividas como sentimientos, conocimientos, intenciones, como a las
actividades psíquicas superiores.

Prosocial: Término utilizado para referirse al comportamiento que beneficia


a otros pero que aparentemente no ofrece ningún beneficio a quienes lo llevan
a cabo.

Superyo: Una de las instancias de la personalidad descrita por Freud; su


función es comparable a la de un juez o censor con respecto al yo. Freud
considera la conciencia moral, la autoobservación y la formación de ideales
como funciones del superyo. Clásicamente, el superyo se define como el
heredero del Complejo de Edipo; se forma por interiorización de las exi-
gencias y prohibiciones parentales.

Totemismo: Sistema de creencias y organización de tribu basado en un ani-


mal u objeto de la naturaleza considerado como el antepasado de la tribu y
venerado por este título.

PSICOLOGÍA SOCIAL 53
U LO
MÓD

PERCEPCIÓN SOCIAL.
COMPRENSIÓN DE LOS
DEMÁS
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA
PRESENTACIÓN DEL MÓDULO
OBJETIVOS DEL MÓDULO
ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS
EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS
1. Comportamiento no verbal
1.1. Canales básicos
1.1.1. Expresión facial
1.1.2. Contacto visual
1.1.3. Lenguaje corporal
1.1.4. El contacto
1.2. Diferencias en expresividad emocional
2. Atribución y manejo de impresiones
2.1. Formación de impresiones
2.2. Factores que influyen en la percepción de personas
2.2.1. Factores asociados a la persona percibida
2.2.2. Factores asociados al perceptor
2.2.3. Factores asociados al contenido de la percepción
2.2.3.1. Efectos de orden
2.2.3.2. Tono evaluativo de los elementos informativos
2.2.3.3. Información única y redundante
2.2.3.4. Carácter ambiguo de la información
2.2.3.5. El propio contenido de la información
2.3. Teorías atribucionales
2.3.1. Teoría atribucional de Heider
2.3.2. Teoría de las inferencias correspondientes de Jones y Davis
2.3.3. El modelo de covariación de Kelley
2.4. Sesgos atribucionales
2.4.1. Error fundamental de atribución
2.4.2. El efecto del actor-observador
2.4.3. El sesgo del autocumplimiento
ACTIVIDADES
BIBLIOGRAFÍA
EJERCICIOS DE AUTOCONTROL
SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL
GLOSARIO DE TÉRMINOS
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA

Módulo 1 Conceptos básicos del enfoque psicosocial


Módulo 2 Percepción social. Comprensión de los demás
Módulo 3 Actitud e identidad social
Módulo 4 Procesos interpersonales
Módulo 5 Procesos de influencia y estereotipos
Módulo 6 Procesos grupales

PRESENTACIÓN DEL MÓDULO

Continuamente en nuestra interacción social nos enfrentamos a situaciones


en las que tratamos de adivinar y comprender el comportamiento y, muchas
veces, los sentimientos de otras personas (en una fiesta, en una entrevista de
trabajo, a la hora de comprar, etc.). Se trata de una tarea compleja porque
afortunadamente no todas las personas pensamos o sentimos igual ni siquiera
en las mismas situaciones aunque nos pueda parecer extraño o increíble.
En este módulo nos acercaremos a uno de los aspectos más básicos e
importantes de la vida social y que denominamos percepción social, un
proceso activo mediante el cual pretendemos conocer y comprender a los
demás y que forma parte de nuestra vida cotidiana.
La percepción social toma formas muy distintas aunque destacan funda-
mentalmente dos. La primera, es que intentamos comprender los sentimientos,
emociones y estado de ánimo de los demás a través de señales no verbales como
la expresión facial, el contacto visual, el lenguaje corporal o el contacto.
Estos indicadores no verbales nos ayudan muchas veces a tomar decisiones
(comprar una casa, salir con una chica, aceptar un trabajo, etc). La segunda
es que nos esforzamos por conocer las causas del comportamiento de los

PSICOLOGÍA SOCIAL 57
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

demás; intentamos comprender sus motivaciones, intenciones y rasgos a través


de la atribución, un proceso complejo de observación de la conducta de los
demás que trata de inferir las causas que hay tras esa información básica.
Pero no sólo nos ocuparemos de estos dos aspectos de la percepción
social, también lo haremos con las impresiones en lo que se refiere a su for-
mación y al manejo que hacemos de ellas. El sentido común sugiere que las
primeras impresiones son muy importantes y las investigaciones, como veremos,
tienden a confirmar esta creencia.

OBJETIVOS DEL MÓDULO

1. Conocer la importancia del lenguaje no hablado en la comprensión de


los demás.

2. Analizar la influencia de los distintos canales de comunicación no verbal.

3. Reflexionar acerca del proceso de formación y utilización de las impre-


siones de los demás.

4. Comprender cómo intentamos dar sentido al entorno social a través de


las atribuciones.

5. Conocer las principales fuentes de error a la hora de establecer atribu-


ciones.

58 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS

PERCEPCIÓN SOCIAL
COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

COMPORTAMIENTO ATRIBUCIÓN Y MANEJO


NO VERBAL DE IMPRESIONES

Canales Diferencias en Impresiones Atribuciones


básicos expresividad
emocional

* Expresión facial Formación Factores Sesgos


* Contacto visual influyentes
* Lenguaje corporal
* Contacto Teorías

* Heider
* Jones y Davis
* Kelley

EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS

1. COMPORTAMIENTO NO VERBAL

Habitualmente, el comportamiento social está afectado por factores o


causas temporales como son el estado de ánimo cambiante, emociones de
diverso sentido, cansancio, enfermedad, drogas que pueden influir en nuestra
forma de pensar y actuar.
Puesto que estos factores temporales ejercen una importante influencia
sobre la conducta y el pensamiento tratamos, a menudo, de conocerlos para
descubrir cómo se sienten los demás. Pero, ¿cómo llevamos a cabo este pro-
ceso? A veces, de un modo muy sincero preguntando directamente a los
demás. Sin embargo, esta estrategia falla en muchas ocasiones porque los

PSICOLOGÍA SOCIAL 59
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

demás no siempre están dispuestos a revelarnos sus sentimientos más íntimos.


Más bien, ocurre lo contrario, las personas intentan activamente ocultar tal
información llegando incluso a engañarnos sobre sus emociones. Por ejemplo,
un profesor tratará de impartir su clase lo mejor posible sin que sus alumnos
se den cuenta de que tiene un mal día, los hombres de negocios esconden sus
reacciones emocionales ante sus competidores y los comerciantes se muestran
más simpáticos y agradables hacia sus clientes de lo que realmente son.
En situaciones como estas echamos mano de otro método no tan directo
para obtener información sobre las reacciones de los demás: prestamos una
atención especial a las conductas no verbales, cambios en la expresión facial,
contacto visual, posturas, movimientos corporales y otras acciones expresivas.
Tal como observó DePaulo (1992), este tipo de conductas son relativa-
mente irreprimibles y difíciles de controlar, así que cuando los demás intentan
ocultarnos sus sentimientos más íntimos, éstas pueden saltar a la vista de
muchas maneras a través de los indicadores no verbales. Así que, en gran medi-
da, las conductas no verbales constituyen un lenguaje silencioso, pero elocuente.
La distinción entre conducta comunicativa y conducta informativa se
incluye entre los conceptos que son necesarios para comprender qué es lo
que los psicólogos sociales entienden por comportamiento no verbal. La
comunicación sería un intercambio de mensajes cuyos significados se basan
en la existencia de un código, es decir, una serie de reglas de interpretación
que comparten el emisor y el receptor del mensaje. Un código implica un
aprendizaje o una historia filogenética común en emisor y receptor. La
conducta informativa también puede transmitir mensajes, es decir, informa-
ción, pero no existe en este caso un código compartido por emisor y receptor.
El receptor puede interpretar la conducta del emisor de acuerdo con un
determinado criterio que le proporciona información sobre el estado del
emisor o algunos de sus rasgos.
El término comportamiento no verbal permite evitar muchas polémicas
sobre el grado en que un determinado objeto de estudio es comunicación no
verbal o, simplemente, conducta informativa no verbal. En principio, el criterio
de diferenciación entre ambos tipos de fenómenos está claro: la existencia de
un código compartido. Sin embargo, tal criterio se difumina notablemente si
tenemos en cuenta que no todos los códigos son iguales ni se utilizan de
forma necesariamente consciente por parte de sus usuarios.
Algunos autores como Scherer y Ekman (1982) distinguen entre códigos
invariables y códigos probabilísticos. En el primer caso, el código sólo permite
una variedad limitada de interpretaciones de un signo. En el caso de los códigos
probabilísticos su aplicación es aproximada y un signo puede tener un signi-
ficado para una situación o grupo y no para otros.

60 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

Más allá de los sistemas de comunicación explícitamente reglados, tales


como el lenguaje escrito, cualquier código implica un mayor o menor grado
de incertidumbre en su aplicación; cuanto mayor sea esa incertidumbre más
nos alejamos de una conducta comunicativa propiamente dicha para aden-
trarnos en el campo de la conducta informativa.
Como podemos observar, es sumamente arriesgado tratar de definir este
campo de estudio como comunicación, por lo que se ha preferido abandonar
la denominación comunicación no verbal para definir su ámbito de estudio
como comportamiento no verbal; el énfasis se traslada del término comuni-
cación al término no verbal.

1.1. Canales básicos

Según lo explicado anteriormente, el estudio del comportamiento no verbal


consiste en el análisis de ciertos canales capaces de transmitir información
en los procesos interactivos sociales. De hecho, los resultados de las investi-
gaciones indican que la información sobre nuestros estados interiores fre-
cuentemente se revela a través de cuatro canales básicos: expresión facial,
contacto visual, lenguaje corporal y contacto.

1.1.1. Expresión facial

Hace más de 2.000 años, el orador romano Cicerón manifestó que la cara
es la imagen del alma. Lo que Cicerón quería decir con esto es que los sen-
timientos y emociones humanas suelen reflejarse en la cara y pueden traducirse
en expresiones específicas. La investigación actual sugiere que Cicerón y
otros muchos observadores de la conducta humana de la época tenían razón:
es posible aprender mucho sobre los sentimientos y el estado de ánimo de
otras personas a través de su expresión facial.
De hecho, parece que desde edades muy tempranas en el rostro humano
se reflejan seis emociones básicas: cólera, miedo, alegría, tristeza, sorpresa y
asco. Otros hallazgos sugieren que hay otra expresión bastante básica, el
desprecio (Ekman y Heider, 1988). El desprecio es una emoción difícil de
definir verbalmente, y por ello, parece difícil establecer relaciones claras
entre éste y una expresión facial específica. Por el contrario, es más fácil
establecer tales relaciones con otras emociones, como por ejemplo, sonreír y
ser feliz.
Es importante tener en cuenta que aunque estos hallazgos sólo hagan
referencia a un pequeño número de expresiones faciales básicas, de ningún
modo significa que los seres humanos sólo puedan mostrar un pequeño

PSICOLOGÍA SOCIAL 61
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

número de expresiones de este tipo. Al contrario, las emociones pueden


combinarse, alegría teñida de pena, sorpresa combinada con miedo, y cada
una de estas reacciones puede variar en intensidad. De este modo, aunque en
expresión facial sólo haya un pequeño número de posibilidades básicas, el
número de variaciones entre ellas es inmenso.
Las investigaciones apuntan a que la expresión facial refleja realmente las
emociones subyacentes de los individuos. Por ejemplo, en diversos estudios
se les ha pedido a los participantes que movieran varias partes de su cara
como para producir configuraciones parecidas a ciertas expresiones faciales.
Por ejemplo, se les pidió que arrugasen su nariz mientras abrían la boca (una
expresión similar a la de asco) o arrugar sus cejas, como si fruncieran el ceño.
No se les dijo que mostraran alegría, enfado o miedo; simplemente se les
pidió que movieran partes de su cara de manera específica. Mientras movían
sus músculos faciales, se registraban sus reacciones fisiológicas, frecuencia
cardíaca, respiración y sudoración.
Los resultados indican que los distintos movimientos faciales están acom-
pañados de cambios en la actividad fisiológica. La expresión de miedo, por
ejemplo, está asociada a una aceleración del ritmo cardíaco y períodos cortos
entre los latidos, mientras que las expresiones faciales de alegría van asociadas
a frecuencias cardíacas más bajas y períodos más largos entre latidos.
Un aspecto importante es que cuanto mayor sea la similitud entre los
movimientos faciales y las expresiones asociadas a emociones específicas,
mayor es la tendencia de los participantes a expresar que han experimentado
tales emociones (Levenson, Ekman y Friesen, 1990). Hechos como este
sugieren que el vínculo entre determinadas experiencias emocionales y ciertas
expresiones faciales es una realidad básica y evidente.
¿Las expresiones faciales son universales? ¿Seríamos capaces de reconocer
las expresiones faciales mostradas por personas de otra cultura? Los resultados
de las investigaciones sugieren que la respuesta a ambas preguntas es sí, aunque
no todos los psicólogos sociales aceptan esta conclusión. Estudios transcul-
turales llevados a cabo por Ekman y Friesen (1975) indican que las personas
que viven en zonas geográficamente distantes parecen mostrar expresiones
faciales similares en situaciones parecidas que provocan determinadas emo-
ciones y, éstas pueden ser fáciles y correctamente reconocidas por personas
ajenas a su grupo cultural.
Sin embargo, las expresiones faciales aunque parecidas no son idénticas,
ya que las diferentes culturas tienen reglas distintas en cuanto a cuándo y
cómo expresar diversas emociones, éstas son conocidas como reglas expre-
sivas. Por ejemplo, en muchos países asiáticos, se considera brusco expresar
directamente desacuerdo con o desaprobación de las palabras o actos de otra

62 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

persona; por el contrario, en las culturas europea y norteamericana, el desacuerdo


abierto y la desaprobación se consideran más apropiados y se muestran
durante negociaciones y reuniones.
Respecto al reconocimiento de expresiones faciales se ha llegado a con-
clusiones similares. Cuando a individuos que viven en países muy lejanos se
les enseñaron fotografías de extranjeros mostrando ira, miedo, felicidad, tristeza,
sorpresa y disgusto aciertan completamente al identificar las emociones
subyacentes; de este modo, efectivamente parece que una sonrisa es inter-
pretada como una señal de alegría o un ceño fruncido como señal de enojo
en todas partes del mundo.
Incluso utilizando metodologías de investigación diferentes, las expresiones
faciales son reconocidas fácilmente como reflejo de emociones específicas.
Así, para validar este punto de vista, los hallazgos argumentan que en con-
traste con los lenguajes hablados, el lenguaje de las expresiones faciales no
necesita intérprete.

1.1.2. Contacto visual

Todos hemos comprobado alguna vez que mantener una conversación


con una persona que lleva gafas oscuras puede resultar incómodo. Al no
poder ver los ojos de la otra persona no sabes cómo está reaccionando. En
un sentido importante, los poetas antiguos que describían los ojos como
ventanas del alma, no estaban equivocados. Por ejemplo, cuando alguien nos
mira fijamente lo interpretamos como un signo de cariño o simpatía. Por el
contrario, si alguien evita el contacto visual, podemos llegar a la conclusión
de que es tímido, antipático o, simplemente, que no le gustamos.
Aunque normalmente un alto grado de contacto visual por parte de los
demás es interpretado como señal de cariño o sentimientos positivos, hay
una excepción importante a esta regla general. En el idioma inglés, existe una
palabra para describir cuando otra persona nos mira fijamente independien-
temente de lo que hagamos: to stare. Esta manera de mirar ostensiblemente
fija y fría a menudo es interpretada como un signo de hostilidad o de enfado,
por lo cual la mayoría de las personas intentan minimizar su exposición a
este particular indicador no verbal. Así que rápidamente podemos terminar
la interacción social con alguien que nos mira de esta forma e incluso
desaparecer de la escena.
En cualquier caso, queda claro que el contacto visual es una forma de
conducta no verbal que solemos manejar con gran cuidado en la mayoría de
las situaciones sociales que se nos presentan.

PSICOLOGÍA SOCIAL 63
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

1.1.3. Lenguaje corporal

Nuestros estados de ánimo o nuestras emociones con frecuencia están


reflejadas en la posición, la postura y el movimiento de nuestros cuerpos. En
conjunto, estas conductas no verbales se conocen como lenguaje corporal y
también nos puede proporcionar información útil sobre los demás.
El lenguaje corporal, a menudo, nos revela los estados emocionales de los
demás. Muchos movimientos repetitivos o especialmente aquellos en los que
una parte del cuerpo hace algo a otra parte como rascarse o tocarse sugieren
el arousal emocional. A mayor frecuencia de estas conductas mayor nivel de
arousal, activación o nerviosismo.
Un gran número de patrones de movimientos que implican todo el cuerpo
también pueden ser informativos. Frases del tipo “ella adoptó una postura
amenazante” y “él la recibió con lo brazos abiertos” sugieren que las diferentes
orientaciones o posturas del cuerpo pueden indicar reacciones emocionales
contrapuestas.
Aronoff, Woike y Hyman (1992) examinaron en los ballets actuales ejemplos
de baile con distintos personajes para ver si adoptaban diferentes tipos de
posturas. Concluyeron que los personajes peligrosos y amenazantes mostraban
posturas más diagonales o angulares mientras que los cariñosos y simpáticos
tendían a realizar posturas más circulares. Estos y otros hallazgos similares
indican que a gran escala los movimientos del cuerpo o las posturas a veces
pueden proporcionarnos una importante información sobre las emociones
de los demás, e incluso sobre sus rasgos de personalidad.
Lynn y Mynier (1993) eligieron para sus estudios concurridos restaurantes.
En estos contextos quedaron con los camareros en que cuando tomaran
nota de las consumiciones de los clientes, unos permanecerían erguidos y
otros se inclinarían hacia los clientes. Predijeron que el inclinarse sería inter-
pretado como un signo de simpatía porque en esa posición los camareros
tendrían más contacto visual con los clientes y estarían físicamente más cerca
de ellos. Los resultados ofrecieron un sólido apoyo a esta predicción y los
camareros recibieron mayores propinas cuando se inclinaron que cuando no
lo hicieron.
Finalmente, debemos añadir que una información más específica sobre
los sentimientos de los demás nos viene dada por los gestos. Éstos caen dentro
de varias categorías, pero quizás la más importante sean los símbolos, movi-
mientos corporales cargados de significados específicos en una determinada
cultura. Por ejemplo, en algunos países levantar una mano con el dedo pulgar
apuntando hacia arriba es una señal de “ok” o “vale”. Los símbolos varían
mucho de una cultura a otra, pero todas las sociedades humanas parecen

64 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

tener como mínimo algunos símbolos de este tipo para los saludos, las des-
pedidas, los insultos y para la descripción de estados físicos muy diferentes.

1.1.4. El contacto

Si alguien nos toca mientras estamos conversando reaccionaríamos de


diferente forma dependiendo de algunos factores relativos a quién nos toca,
amigo o desconocido, miembro de un mismo sexo o del otro; la naturaleza
de ese contacto físico, breve o prolongado, ligero o grosero, parte del cuerpo
tocada; y el contexto en el cual éste tiene lugar, una empresa, una consulta
médica, una noche de marcha. En función de tales factores, el contacto signi-
fica cariño, interés sexual, dominancia, atención o agresión.
A pesar de estas complejidades, existen evidencias que indican que cuando
el contacto es aceptado a menudo deriva en reacciones positivas. Si éste es
percibido como un juego de estatus o de poder, si es demasiado prolongado
o íntimo o sucede en un contexto donde el contacto no es visto como apro-
piado, esta forma de conducta no verbal podría provocar ansiedad, ira y otras
reacciones negativas.
En cuanto a las diferencias de género en el contacto los hallazgos de las
investigaciones indican que la respuesta depende de la edad. Entre parejas
jóvenes, los hombres es más probable que toquen a las mujeres que viceversa.
Sin embargo, a medida que aumenta la edad esta diferencia se reduce, así que
entre parejas mayores de 40 años las mujeres son más proclives a iniciar el
contacto que los hombres.
Según Hall y Veccia (1990), el motivo de esta tendencia es que entre los
más jóvenes las relaciones de pareja todavía no están establecidas y prevalecen
los roles sexuales que alientan gestos visibles de posesión, como el contacto,
por parte del sexo masculino. Sin embargo, a medida que la relación se desarro-
lla, los roles sexuales pueden exigir más gestos de posesión por parte de las
mujeres.

1.2. Diferencias en expresividad emocional

Seguro que hemos conocido personas que gesticulaban mucho y con gran
libertad, con expresiones faciales claras y diferenciadas y personas que hacían
poco uso de los indicadores no verbales. La experiencia cotidiana nos dice
que los seres humanos difieren considerablemente en cuanto a la dimensión
de expresividad emocional, es decir, la medida en la cual exteriorizamos
nuestras emociones.

PSICOLOGÍA SOCIAL 65
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

Parece ser que las diferencias en expresividad emocional juegan un papel


importante en la conducta social de los individuos. Así, los médicos que
puntúan más alto en expresividad caen mejor a sus pacientes que aquellos
que puntúan más bajo en esta dimensión. También los vendedores de coches
con puntuaciones más altas venden mayor cantidad de vehículos.
La expresividad emocional está relacionada con el equilibrio psicológico
pero no de un modo directo o sencillo. Lo que parece ser importante aquí
no es si los sujetos tienen una expresividad emocional alta o baja, sino hasta
qué punto experimentan preocupaciones sobre la expresión de sus emociones.
De este modo, personas a quienes les gustaría expresar abiertamente sus
emociones no pueden hacerlo y las que sí lo hacen preferirían guardárselas
en su interior. Ambos casos son altamente ambivalentes. Por el contrario,
aquellos que no experimentan esos sentimientos son poco ambivalentes. Los
resultados de las investigaciones sugieren que en la medida en que los indi-
viduos experimentan ambivalencia en cuanto a la expresión de sus senti-
mientos podrán presentar dificultades psicológicas.
Un elemento importante sobre el rol de la comunicación no verbal en la
interacción social es la relación entre indicadores no verbales y detección del
engaño. La investigación sobre lo que los psicólogos sociales han denominado
detección del engaño se ha prolongado durante varias décadas y los resultados
de este trabajo nos proporciona algunas indicaciones importantes que nos
pueden ayudar a determinar si una persona está mintiendo.
Las respuestas giran en torno al hecho de que, como ya hemos visto, existen
canales muy diversos de comunicación no verbal. Por este motivo, se sugiere
que es prácticamente imposible para los individuos manejar y controlar
todos estos canales a la vez. Incluso las personas que mienten frecuente-
mente y tienen mucha práctica en ello con frecuencia revelan que están min-
tiendo a través de algunos canales de indicadores no verbales. Por ejemplo,
si se concentran en controlar sus expresiones faciales y el contacto visual, el
hecho de que están mintiendo puede ser revelado a través de sus movimientos
corporales o de sus posturas o a través de cambios en los aspectos no ver-
bales de su forma de hablar, el tono de su voz, etc.
Un indicador no verbal que puede ser de gran utilidad en este sentido son
las microexpresiones. Se trata de expresiones faciales fugaces que sólo duran
unas décimas de segundo. Estas reacciones aparecen rápidamente en la cara
después de un suceso provocador de emociones y son difíciles de reprimir u
omitir. Como consecuencia pueden ser bastante reveladoras de los verdaderos
sentimientos y emociones de los demás.
Un segundo indicador no verbal que podemos emplear es conocido
como discrepancias entre canales. Estas son discrepancias entre indicadores

66 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

no verbales pertenecientes a distintos canales básicos. Estas discrepancias


son consecuencia de que, como hemos mencionado anteriormente, las personas
que mienten tienen dificultad para controlar todos estos canales a la vez. Por
ejemplo, una acusada que está mintiendo sobre su testimonio podrá tener
éxito si maneja bien sus expresiones faciales y mantiene un elevado grado de
contacto visual con el jurado. Al mismo tiempo, sin embargo, demostrará
cambios de postura y de movimientos corporales que pondrán de manifiesto
el gran nivel de excitación emocional que está experimentando.
Un tercer indicador no verbal implica aspectos no verbales del habla,
también conocido como paralenguaje. Cuando alguien miente el tono de su
voz suele aumentar y tiende a hablar más despacio y con menor fluidez.
Además cometen muchas reparaciones de frases, casos en los que empieza
una frase, la interrumpen y vuelven a empezar.
En cuarto lugar, frecuentemente el engaño es revelado por varios aspectos
del contacto visual. Las personas que están mintiendo suelen parpadear con
mayor frecuencia y muestran pupilas más dilatadas que las personas que
están diciendo la verdad. También mantienen un nivel extraordinariamente
bajo de contacto visual o, sorprendentemente, un contacto muy elevado, ya
que intentarán fingir sinceridad mirando directamente a los ojos de los
demás.
Por último, las personas que están mintiendo a veces muestran expresiones
faciales exageradas. Por ejemplo, sonríen más de lo normal o expresan mayor
pena u otras emociones típicas en este tipo de situaciones. Un ejemplo puede
ser alguien que dice no a algo que le has pedido y se excusa exageradamente;
quizás, muchos de los motivos que te ha dado pueden no ser del todo ciertos.

2. ATRIBUCIÓN Y MANEJO DE IMPRESIONES

Imaginemos que nos encontramos un sábado por la noche tomando una


copa en un local y se nos acerca alguien para entablar una conversación, ¿qué
pensaríamos?, ¿cómo reaccionaríamos? En primer lugar, nuestra reacción
dependerá del reconocimiento de emociones que hagamos, es decir, del diag-
nóstico acerca de su estado de ánimo que, fundamentalmente, realizamos a
través de la observación de su rostro y de otras señales no verbales como
vimos en el tema anterior.
En segundo lugar, nos formaremos una impresión, una imagen relativa-
mente coherente, para lo cual uniremos los diversos elementos informativos
que hemos ido recopilando durante esos primeros instantes de interacción:
su aspecto físico, vestimenta, forma de hablar, atractivo, etc.

PSICOLOGÍA SOCIAL 67
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

En tercer lugar, realizaremos atribuciones causales, es decir, buscaremos


alguna causa o motivo que explique la conducta de esa persona. Podemos
pensar que su acercamiento es más o menos intencionado, que se deba a causas
inestables (se comporta así porque es sábado por la noche pero en cualquier
otro día no lo haría), a causas estables (da la impresión de que se comportaría
así siempre) o a causas internas o externas al individuo.
Seguramente, utilizaremos diversos esquemas o conjuntos organizados de
conocimientos que nos ayudarán a procesar rápidamente la información que
vamos recibiendo y a tomar una decisión lo más adecuada posible. Nuestra
reacción en la situación descrita estará mediatizada por los procesos de infe-
rencia social, es decir, por la forma según la cual procesamos la información
que estamos recibiendo, la almacenamos en nuestra memoria, la ponemos en
relación con otra información que ya poseemos, la recuperamos y la aplicamos
al caso en cuestión.

2.1. Formación de impresiones

Por formación de impresiones se entiende el proceso mediante el cual se


infieren características psicológicas a partir de la conducta y otros atributos
de la persona observada y se organizan estas inferencias en una imagen
coherente. Siguiendo con el ejemplo anterior, supongamos que hemos inferido
de su conversación o que hemos observado que es una persona que se
encuentra sola, que es atractiva físicamente, inteligente, amante de las ciencias
ocultas y de escasos recursos económicos. ¿Cómo se combinan estos ele-
mentos y qué imagen global produce en nosotros? ¿Qué información tiene
un efecto más poderoso, la recibida primeramente o la última? Estas son
algunas de las preguntas a las que han intentado responder los investigadores
sobre formación de impresiones.
Para responder a la primera de las preguntas planteadas debemos recurrir
a los trabajos de Salomón Asch. Para Asch, una explicación podría ser que
la impresión global fuera la suma, o la unión sin más, de todos los elementos
informativos, de manera que el valor de cada uno de ellos fuera indepen-
diente del valor de todos los demás. Sin embargo, el duda de que esta visión
pueda explicar realmente el fenómeno, inclinándose por una concepción
gestáltica, según la cual los diversos rasgos o elementos están organizados
como un todo, como una gestalt o configuración, de forma que cada rasgo
afecta y se ve afectado por todos los demás, generando una impresión diná-
mica que no es fácil de predecir a partir de los diferentes elementos tomados
por separado.

68 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

Este modelo fue verificado mediante una serie de experimentos realizados


por el propio Asch de los cuales el más conocido fue el que realizó con un
grupo de sujetos que recibía una descripción de una persona, desconocida
para ellos, que contenía los siguientes rasgos, llamados rasgos estímulo: inte-
ligente, habilidosa, trabajadora, afectuosa, decidida, práctica y cauta. Otro
grupo recibió la misma descripción con la única diferencia de que se cambió
el rasgo afectuosa por el de fría. A los sujetos de ambos grupos se les pidió
que se hicieran una idea de la persona, que escribieran una semblanza de ella
y que escogieran entre varios rasgos o adjetivos, llamados rasgos respuesta,
de entre una lista que se les proporcionaba y que creían caracterizaba a esa
persona.
Los resultados mostraron que los dos grupos respondían de forma con-
siderablemente distinta tanto en la redacción de las semblanzas, más positiva
en el grupo que oyó afectuosa, como en la elección de adjetivos, por lo que
se concluyó que afectuosa y fría eran rasgos centrales en este contexto, pues
servían como guías para la organización de la información en un todo cohe-
rente. Para Asch, los resultados apoyan su concepción de que un cambio en
una de las cualidades produce una modificación sustancial de la impresión
global. Este cambio además posee una dirección específica y no puede con-
fundirse con el efecto halo.
Este afecto halo se produce cuando conocemos una de las características
de un individuo y presumimos que posee también algunas otras. Por ejemplo,
si juzgamos que una persona es atractiva y no fea, es probable que la consi-
deremos también alegre y no melancólica, inteligente y no torpe, agradable
y no vulgar, etc. El efecto de halo contribuye a esa ceguera que ocurre cuando
nos enamoramos de alguien que todavía no conocemos bien. Los políticos
también capitalizan este efecto cuando se muestran cálidos y amistosos pero
dicen poco de los tema y cuestiones que deben tratar. Este efecto de halo no
puede explicar los resultados de Asch porque el cambio no se produce en
todas las cualidades, sino que aparece limitado a algunas características.
La diferencia entre un rasgo central y otro periférico se aprecia en el
impacto que tiene en la impresión resultante. Cuando en otro experimento,
Asch presentó los mismos rasgos estímulo, pero en vez del par afectuoso-frío
utilizó el de cortés-descortés, las diferencias aparecidas en las calificaciones
de los rasgos respuesta fueron considerablemente más débiles que las halladas
en el experimento anterior.
¿De qué depende que un rasgo sea central o periférico? Según Asch, el
contenido y la función de una cualidad personal depende del ambiente o
contexto, es decir, de los demás rasgos estímulo. Así, cuando se presenta un
determinado conjunto de características, éstas se organizan y agrupan entre

PSICOLOGÍA SOCIAL 69
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

sí formando una globalidad particular, dentro de la cual cada rasgo encuentra


su contenido específico y su valor funcional. Dado que la centralidad depende
de los otros rasgos estímulo, un par de rasgos determinado será central en
unos contextos pero no en otros. Por ejemplo, la variable afectuoso-frío
parece ser un rasgo central cuando lo que queremos evaluar es la sociabilidad
de una persona pero en otros contextos esa variable puede resultar intras-
cendente.
Cuando percibimos a los demás nos formamos impresiones globales y
unitarias de cada persona. Sin embargo, la información que recibimos está
fragmentada en pequeñas piezas informativas. ¿Cómo hacemos entonces
para lograr una impresión relativamente armoniosa? Las teorías o modelos
que intentan explicar cómo los preceptores combinan la información dispo-
nible pueden dividirse en dos grupos: a) modelos de tendencia relacional y
b) modelos de combinación lineal.
Los primeros corresponden a la concepción gestáltica de Asch, según la
cual todos los elementos informativos se combinan entre sí para producir
una única gestalt significativa. Cada característica tiene un significado diferente
en cada contexto y este significado no es independiente de las otras caracte-
rísticas presentes. Cuando el individuo recibe información inconsistente
puede hacer dos cosas: puede cambiar el significado de las características, así
el término feliz no tiene el mismo significado cuando va acompañado de
tonto y tranquilo que cuando está junto a afectuoso y relajado o puede inferir
nuevos rasgos que permitan reducir las contradicciones, si sabemos de otra
persona que es inteligente, afectuosa y mentirosa quizás deduzcamos que es
político o diplomático. Con ambos mecanismos el resultado es el mismo: la
impresión resultante es única y coherente.
Por su parte, los modelos de combinación lineal suponen que los elementos
informativos no cambian de significado, sino que se combinan entre sí,
sumándose, promediándose, multiplicándose, de tal manera que la impresión
resultante es fruto de la combinación aditiva de algunas propiedades del
estímulo. El valor de cada rasgo es independiente del valor de los demás.
Dentro de estos modelos destacan el modelo suma y el modelo promedio.
El modelo suma afirma que la impresión final es el resultado de la suma
de los valores de cada uno de los rasgos. Tomemos el caso de que tenemos
alta estima por una persona a causa de que posee un cierto rasgo. Luego
comprobamos que posee otro rasgo que valoramos también de forma positiva.
De acuerdo con este modelo cada nuevo fragmento de información favorable
aumenta el atractivo que esa persona tiene para nosotros. Si queremos causar una
buena impresión en los demás la táctica elegida sería la de presentar cuantos
más rasgos positivos mejor, aunque su valor absoluto no sea muy elevado.

70 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

Según el modelo promedio la impresión final resultante sería la media


aritmética de los valores de cada uno de los rasgos por separado. El nuevo
fragmento de información favorable no tendrá un efecto favorable salvo que
esa característica posea para nosotros mayor valor que la ya conocida y
entonces su efecto quedará diluido. Si el nuevo rasgo descubierto tiene igual
valor que el anterior no se modificará nuestra impresión y si es menos valorado
que el alto promedio anterior, disminuirá ese promedio y por ende el atractivo
general de la persona.

2.2. Factores que influyen en la percepción de personas

A partir de las investigaciones de Asch, el estudio de la percepción de per-


sonas ha generado centenares de investigaciones que nos han proporcionado
una detallada descripción de los factores implicados en la percepción, reve-
lando su carácter complejo y dinámico. Destacamos a continuación aspectos
asociados a la persona percibida, al perceptor y al contenido de la percepción.

2.2.1. Factores asociados a la persona percibida

Cuando somos percibidos u observados tratamos de provocar una impresión


favorable en los demás, tanto que la mayoría de nosotros presenta su mejor
cara sobre todo cuando nos encontramos con ellos por primera vez.
Nuestros esfuerzos por causar una buena impresión a los demás es conocida
como manejo de impresiones. Este manejo de la impresión no es más que la
consecuencia inevitable de la percepción social: dado que los demás se están
formando continuamente impresiones de nosotros, es importante influir
sobre esa impresión en la dirección deseada y de ese modo influir sobre la
conducta de los demás.
Con el manejo de la impresión no sólo buscamos obtener la mayor apro-
bación social, sino que hay otras motivaciones que la justifican: a) autoen-
salzamiento, consiste en mantener o incrementar la autoestima, así como
presentar una imagen de uno mismo cercana al yo ideal; b) autoconsistencia,
validar las creencias que tenemos respecto a nosotros mismos y c) autoveri-
ficación, intentar aprender la verdad sobre uno mismo mediante la obtención
de información diagnóstica.
Son varias las estrategias básicas utilizadas en este manejo de la impresión
y su utilización depende del objetivo que persigamos y de las circunstancias
concretas.

PSICOLOGÍA SOCIAL 71
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

1. El congraciamiento. Consiste en intentar aparecer de una manera atrac-


tiva, es decir, aceptado, querido, ante los demás. Esto puede lograrse, por
ejemplo, elogiando a la otra persona o mostrándose de acuerdo con sus opi-
niones o conductas. Básicamente, consiste en conformarse a las expectativas
del perceptor.

2. La intimidación. Aquí las personas intentan mostrar el poder que ejercen


sobre la otra persona, amenazando o creando temor. Este tipo de táctica
suele darse en relaciones que no son voluntarias. Con frecuencia, el perceptor
se conforma a los deseos de la persona percibida con el fin de evitar las
consecuencias negativas o los disturbios emocionales de su desacuerdo.

3. La autopromoción. Consiste en mostrar las propias habilidades o capa-


cidades ocultando los defectos. A veces esta táctica aumenta en eficacia si el
individuo reconoce fallos menores o ya conocidos por los perceptores, pues
de este modo su credibilidad aumenta. El problema es que con frecuencia
resulta difícil hacer creer a los demás que uno tiene ciertas cualidades de las
que carece.

Otras estrategias buscan suscitar en los demás el deber moral, la integridad


o incluso la culpabilidad, por ejemplo, cuando un compañero de trabajo le
dice a otro: “no importa, vete a casa que yo terminaré el trabajo aunque me
pierda el cumpleaños de mi hija”.
Una estrategia frecuentemente empleada en dominios de competencia o
rendimiento es la autoincapacidad, que consiste en incrementar la probabili-
dad de que un posible fracaso futuro sea atribuido a factores externos y un
posible éxito a factores internos, por ejemplo, cuando un estudiante momen-
tos antes de un examen dice: “vamos a ver cómo sale a pesar de que no he
podido dormir esta noche por culpa de un dolor de cabeza increíble”.

2.2.2. Factores asociados al perceptor

El perceptor recibió una considerable atención en los primeros estudios


sobre percepción de personas, si bien esta atención se reducía casi exclusi-
vamente al problema de la exactitud en la percepción. Posteriormente, la
corriente New Look en percepción otorgó al perceptor y más concretamente
a sus motivos, necesidades, expectativas y personalidad un papel primordial
en el proceso perceptivo.
Más recientemente, el énfasis se ha colocado en las metas y objetivos del
preceptor, así como en sus expectativas. La investigación ha mostrado cómo

72 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

los objetivos que persiguen los perceptores modelan los procesos cognitivos
asociados a la percepción de personas. Sin conocer las metas del perceptor
es imposible especificar el tipo de impresión que se formará de la persona
percibida. Las metas de quien percibe no sólo influyen en cómo se procesa
la información recibida, sino también en el tipo de información que es buscada.
Jones y Thibaut (1958) dividieron en tres categorías los tipos de metas
que una persona suele ir buscando cuando percibe a otra: a) probar o con-
firmar sus propios valores; b) comprender a la otra persona y las causas de
su conducta y c) determinar si la conducta de la otra persona se ajusta a alguna
regla o norma o, por el contrario, la viola. El tipo de metas que predomine
en una determinada situación influirá en todo el proceso perceptivo.
Respecto a las expectativas que los perceptores llevan consigo cuando
perciben a otra persona, podemos distinguir entre expectativas basadas en la
categoría y expectativas basadas en el estímulo. Las primeras son también
denominadas estereotipos y serán tratadas en otro módulo. Las segundas
reflejan el conocimiento previo que el perceptor tiene de la persona percibida.
Ese conocimiento puede provenir de la observación directa, de la información
que la propia persona percibida revela o de una tercera fuente.
El papel del perceptor va mucho más allá pues él mismo suscita la infor-
mación o crea las condiciones bajo las cuales se genera la información sobre
la persona estímulo.

2.2.3. Factores asociados al contenido de la percepción

Está claro que no todos los elementos que integran la impresión que nos
formamos de otra persona tienen la misma importancia. A continuación
veremos algunas características del contenido de la percepción de personas
que influyen en la importancia otorgada a dicho contenido y en el proceso
general de formación de impresiones.

2.2.3.1. Efectos de orden

¿Qué posee una mayor influencia en la impresión que nos formamos de


los demás: lo primero que conocemos de ellos (efecto primacía) o la última
información que nos llega (efecto recencia)?
Tanto Asch (1946) como Anderson (1974) han encontrado evidencia
empírica a favor del efecto de primacía explicando que los primeros ele-
mentos tienen un peso mayor en la impresión que los posteriores. El efecto
de primacía se da con mayor probabilidad cuando los sujetos se comprometen
de alguna manera con el juicio basado en la primera información antes de

PSICOLOGÍA SOCIAL 73
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

que reciban la información adicional, cuando la primera información es más


clara, menos ambigua o más relevante para el juicio, cuando la primera infor-
mación se basa en la persona estímulo y no en la categoría y cuando la infor-
mación en general se refiere a una entidad que no se espera que cambie con
el tiempo.
El efecto recencia ha aparecido cuando la información reciente es más
fácil de recordar o más viva que la primera información. También ha sido
encontrado el efecto recencia cuando se advierte previamente a los sujetos
de alguna manera indicándoles que presten atención a toda la información.

2.2.3.2. Tono evaluativo de los elementos informativos

Cuando la información que conocemos acerca de una persona contiene


elementos positivos y negativos, éstos últimos tienen una mayor importancia
en la impresión formada. Así, una primera impresión negativa es más difícil
de cambiar que una positiva, ya que los rasgos que conlleva una evaluación
negativa parecen ser fáciles de confirmar y difíciles de desconfirmar, mientras
que los rasgos positivamente evaluados son difíciles de adquirir pero fáciles
de perder.
Esto puede ser explicado con el sesgo de positividad, según el cual hay
una tendencia a ver en general a los demás de forma positiva, más que negativa.
Dado que las evaluaciones negativas son menos habituales, su impacto sobre
las impresiones es mayor.

2.2.3.3. Información única y redundante

La información única y peculiar parece tener un impacto más poderoso


sobre la impresión resultante que la información redundante.

2.2.3.4. Carácter ambiguo de la información

Un rasgo ambiguo suele tener menor importancia que otro claro y preciso.
La susceptibilidad de confirmación de un rasgo depende de: a) la visibilidad
del rasgo, es más fácil saber si una persona es fuerte físicamente que saber si
es inteligente; b) la cantidad de indicios necesarios para afirmar la presencia
o no de un determinado rasgo, para determinar la honradez de una persona
necesitamos conocer más cosas sobre ella que para determinar su profesión
y c) el grado de concreción del rasgo, es mucho más concreto el atributo
hablador que imaginativo.

74 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

2.2.3.5. El propio contenido de la información

Cuando percibimos a otra persona recibimos información de muy diversa


índole referida fundamentalmente a la apariencia física, la conducta, es decir,
lo que la persona hace, los rasgos de personalidad y actitudes inferidas y
otros contenidos importantes de la percepción como son sus relaciones
sociales, metas y objetivos que persigue y contextos habituales.

2.3. TEORÍAS ATRIBUCIONALES

En la vida cotidiana nos vemos muchas veces obligados a juzgar las causas
e implicaciones de nuestro comportamiento y del de los demás. Y lo hacemos
porque la percepción no es una mera cuestión de sensaciones sino también
de interpretación. Necesitamos sacar conclusiones acerca de las características
y propiedades de las personas y situaciones con las que entramos en contacto.
Estas actividades cognitivas se llaman atribución, proceso por el cual buscamos
identificar las causas de la conducta de los demás y así conocer sus disposi-
ciones y tendencias estables.
Debido a la complejidad del proceso atribucional se han propuesto
muchas teorías para explicar su funcionamiento algunas de las cuales veremos
a continuación.

2.3.1. Teoría atribucional de Heider

Heider fue el primer autor que abordó el estudio del proceso atributivo.
Según él un suceso queda explicado satisfactoriamente cuando se descubre
por qué ha ocurrido. Para ello es necesario seguir las reglas de la psicología
ingenua de la acción, en esencia reglas de inferencia de sentido común que
usan las personas cuando quieren contestar con unas mínimas garantías de
verosimilitud.
El proceso atributivo comienza, según Heider, con la observación de una
conducta y finaliza cuando el observador cree encontrar la causa que lo pro-
dujo. Esta será personal o interna cuando queda claro que la conducta era
posible para el actor o estaba a su alcance y cuando éste quería realmente lle-
varla a cabo. Será externa o ambiental cuando la conducta supera la capacidad
del actor o éste no pretendía realizarla.
La capacidad del actor y la dificultad de la tarea determinan si la acción es
posible; para que la acción se lleve a cabo realmente es necesaria la motivación
y la presencia o ausencia de motivación se infiere de la naturaleza y/o intensidad
de los esfuerzos que realiza el actor.

PSICOLOGÍA SOCIAL 75
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

2.3.2. Teoría de las inferencias correspondientes de Jones y Davis

Las atribuciones internas o personales sirven para predecir la conducta.


Si un miembro de la pareja piensa que la otra persona es perezosa, también
creerá que rendirá poco en el trabajo y que se resistirá a colaborar en las tareas
domésticas. Jones y Davis se centran en el estudio de este tipo de atribuciones
a las que denominan inferencias correspondientes y que se refieren a cómo
utilizamos el comportamiento de los demás como base para inferir sus dis-
posiciones estables.
Para que se produzca una inferencia correspondiente debe darse una
intención. Si el actor ha realizado la conducta de forma no intencional, dicha
conducta no podrá atribuirse a sus características personales. Pero además de
la intención hay que tener en cuenta los efectos de la acción y las expectativas
que se mantienen sobre el actor.
Abandonar el entrenamiento supone eludir el sometimiento a una disci-
plina deportiva, pero también ganar tiempo libre, ahorrar la cuota mensual
del gimnasio, perder de vista a los compañeros de entrenamiento y reducir
el nivel de actividad. Si la persona sustituye el entrenamiento por irse de
copas con los amigos algunos de estos efectos permanecen. No se puede
decir que haya un ahorro económico y tampoco se tiene más tiempo libre.
Estos efectos son comunes a las dos actividades. Pero otros efectos sí cambian:
no ver diariamente a sus compañeros y su vida es algo más tranquila. Estos
efectos son no comunes. Cuanto menor sea el número de efectos no comunes
a los dos tipos de actividades mayor será la probabilidad de una inferencia
correspondiente.
Cuando se observa a un actor realizando conductas antinormativas o
poco deseables socialmente, también se incrementa la probabilidad de una
inferencia correspondiente. El ejemplo clásico es el del solicitante de un
puesto de trabajo que en la entrevista de selección reconoce carecer de apti-
tudes para desempeñar el puesto. La conducta antinormativa desconfirma
las expectativas que se mantienen sobre el actor. Esta desconfirmación lleva
a buscar explicaciones de carácter personal o interno.

2.3.3. El modelo de covariación de Kelley

Cualquier persona al realizar una atribución suele manejar una serie de


elementos de información. Antes de atribuir a una persona un rasgo de pereza,
por ejemplo, el observador habrá tenido en cuenta su comportamiento en un
conjunto de situaciones diferentes y a lo largo de diversos momentos
comparando con la conducta que en esas mismas situaciones y momentos

76 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

temporales exhiben otras personas similares a la observada. En concreto,


tendrá en cuenta tres tipos de información: consenso, distintividad y consistencia.
El observador cree que existe consenso cuando todas o la mayor parte de
las personas responden frente al estímulo o situación de igual forma que la
persona observada. Existe distintividad cuando la persona observada responde
de forma diferente a otros objetos o entidades similares. Finalmente, existe
consistencia cuando la persona responde siempre de la misma o parecida
forma al estímulo o situación considerada.
Cada uno de estos elementos puede adquirir dos valores: alto o bajo y se
pueden combinar entre sí de múltiples formas. Entre éstas existen tres que
han resultado ser fundamentales porque determinan el tipo de atribución
que realizará el observador. La primera combinación es consenso alto/dis-
tintividad alta/consistencia alta. Determina una atribución al estímulo, es decir,
es el objeto o entidad en cuestión lo que explica la conducta de la persona.
La segunda combinación es consenso bajo/distintividad baja/consistencia
alta y determina una atribución a la persona. Por último, la tercera combinación
es consenso bajo/ distintividad alta/consistencia baja y determina una atri-
bución a las circunstancias.
Así pues el modelo de covariación afirma que los sujetos, para formular
sus juicios atributivos, examinan cómo covarían entre sí los diversos ele-
mentos de información de que disponen.

2.4. Sesgos atribucionales

La atribución también está sujeta a diversas formas de error, tendencias


que nos pueden llevar a caer en graves errores relativos a las causas subya-
centes de la conducta de los demás. A continuación describiremos algunos
de estos errores.

2.4.1. Error fundamental de atribución

Imagina que un hombre llega una hora tarde a una reunión. Al comenzar,
se le caen sus notas al suelo; mientras intenta recogerlas se le caen las gafas
al suelo y más tarde se le derrama el café sobre su corbata. ¿Cómo explicarías
estos acontecimientos? Hay muchas posibilidades de que llegues a conclu-
siones tales como que esta persona es desorganizada y torpe. Pero, también
es posible que llegara tarde por un retraso inevitable en el aeropuerto, que se
le cayeran sus notas porque estuvieran escritas en un papel resbaladizo y
derramara el café porque la taza estuviera demasiado caliente como para
cogerla.

PSICOLOGÍA SOCIAL 77
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

El hecho de que consideres estos factores externos como menos probables


ilustra lo que se llama error fundamental de atribución, es decir, nuestra
fuerte tendencia a explicar el comportamiento de los demás en términos de
causas disposicionales o internas más que situacionales o externas.
Esta tendencia a enfatizar las causas disposicionales parece derivar del
hecho de que cuando observamos el comportamiento de otra persona ten-
demos a centrarnos en su conducta, mientras que el contexto en el cual éstas
ocurren a menudo se desvanece en el fondo. Como resultado, el impacto
potencial de las causas situacionales recibe una menor atención.
Este sesgo tiene importantes implicaciones sociales. Por ejemplo, sugiere
que aunque los individuos sean conscientes de las fuerzas situacionales que
afectan de un modo adverso a los miembros de determinados grupos social-
mente marginados (oportunidades educativas inadecuadas, vida familiar des-
estructurada, etc.) posiblemente perciban a estas personas como malas, vagas
o estúpidas y, por tanto, responsables de su situación.

2.4.2. El efecto del actor-observador

Otro tipo de sesgo es el constituido por nuestra tendencia a atribuir nuestra


propia conducta a factores situacionales (externos) pero la de las otras
personas a causas disposicionales (internas). Cuando vemos a otra persona
tropezar y caer, tendemos a atribuir este suceso a su torpeza. Por el contrario,
si somos nosotros quienes caemos, es más probable que lo atribuyamos a
causas situacionales como los zapatos resbaladizos.

2.4.3. El sesgo del autocumplimiento

Se trata de la tendencia a atribuir nuestros resultados positivos a causas


internas pero los negativos a factores externos. Cuando sacamos sobresa-
liente en una asignatura seguramente lo explicamos en términos de factores
internos: nuestro talento, nuestro esfuerzo, etc. Pero, si suspendemos posi-
blemente sea causa de la dificultad de la tarea, la incapacidad del profesor,
etc., es decir, causas externas.
El modelo cognitivo sugiere que atribuimos los resultados positivos a
factores internos pero los negativos a causas externas porque esperamos
tener éxito y tenemos una tendencia a atribuir los resultados esperados a causas
internas más que externas. Sin embargo, la explicación motivacional afirma
que el sesgo del autocumplimiento es consecuencia de nuestra necesidad de
proteger y mejorar nuestra autoestima o del deseo de parecer bueno ante los
demás.

78 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

ACTIVIDADES

1. El objetivo de esta actividad práctica consiste en profundizar en el


conocimiento de los elementos que definen el modelo de formación de
impresiones de Asch. Para ello el estudiante deberá formarse una impresión
de dos personas diferentes y contestar individualmente el cuestionario que
posteriormente presentamos.

A continuación le presentamos una lista de rasgos de personalidad de una


persona imaginaria que llamaremos X:
PERSONA X: Inteligente, habilidosa, trabajadora, afectuosa, decidida, práctica y
prudente.
Vuelva a leer la lista detenidamente e imagine a una persona con esas
características. ¿Qué tipo de persona cree que es X? Como puede ver, a con-
tinuación se le presenta otra lista de características; elija aquellas que crea
apropiadas para la persona que acaba de imaginar.

a) Generosa Sí No
b) Prudente Sí No
c) Feliz Sí No
d) Afable Sí No
e) Bromista Sí No
f) Sociable Sí No
g) Popular Sí No
h) Digna de confianza Sí No
i) Importante Sí No
j) Humana Sí No
k) Bien parecida Sí No
l) Perseverante Sí No
m) Seria Sí No
n) Contenida Sí No
o) Altruista Sí No
p) Imaginativa Sí No
q) Fuerte Sí No
r) Honesta Sí No

Ahora deberá imaginar una nueva persona. A esta la llamaremos Y. Para


ello, le agradecería que no leyera la descripción anterior.
PERSONA Y: Inteligente, habilidosa, trabajadora, fría, decidida, práctica y pru-
dente.

PSICOLOGÍA SOCIAL 79
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

Como en el caso anterior, lea detenidamente la descripción e imagine a


esta persona. Escoja las características que piense son apropiadas para la
persona Y.

a) Generosa Sí No
b) Prudente Sí No
c) Feliz Sí No
d) Afable Sí No
e) Bromista Sí No
f) Sociable Sí No
g) Popular Sí No
h) Digna de confianza Sí No
i) Importante Sí No
j) Humana Sí No
k) Bien parecida Sí No
l) Perseverante Sí No
m) Seria Sí No
n) Contenida Sí No
o) Altruista Sí No
p) Imaginativa Sí No
q) Fuerte Sí No
r) Honesta Sí No

Sus respuestas reflejan su impresión respecto a la persona X y a la persona


Y. Ahora vamos a compararlas.

a) Señale los rasgos que ha escogido como propios de ambas personas.

b) Ahora señale los rasgos que ha indicado como exclusivas de la persona


X pero no de la persona Y.

c) Ahora señale los rasgos que ha indicado como exclusivos de la persona


Y pero no de la X.

d) ¿Podría explicar teniendo como marco de referencia la teoría de Asch,


por qué es diferente la impresión que se ha formado de ambas personas?

2. Imagine que está preparándose para una importante entrevista de trabajo.


Basándose en la información presentada en este módulo, ¿qué aspectos podría
tener en cuenta para mejorar sus posibilidades de obtener el puesto de trabajo?

80 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

BIBLIOGRAFÍA

LECTURAS RECOMENDADAS

BARON, R.A. y D. BYRNE (1998). “Percepción social: La comprensión de


los demás”. En R.A. BARON y D. BYRNE (coord.), Psicología Social (pp.
39-81). Prentice Hall: Madrid.

ECHEBARRÍA, A. (1995). “Sesgos atribucionales”. En J.F. MORALES


(coord.), Psicología Social (pp. 253-268). Mc Graw-Hill: Madrid.

MORALES, J.F. (1995). “Procesos de atribución”. En J.F. MORALES


(coord.), Psicología Social (pp. 239-252). Mc Graw-Hill: Madrid.

MOYA, M. (1995). “Percepción de personas”. En J.F. MORALES (Coord.),


Psicología Social (pp. 93-119). Mc Graw-Hill: Madrid.

VANDER ZANDEN, J.W. (1990). Manual de psicología social. Paidós:


Barcelona.

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

CRESPO, E. (1982). “Los procesos de atribución causal”. Estudios de


Psicología, 12, 34-45.

ECHEBARRÍA, A. y M. VILLARREAL (1991). “La percepción social”. En


A. ECHEBARRÍA (ed.), Psicología social sociocognitiva (pp. 97-117). Desclée
de Brouwer: Bilbao.

PÁEZ, D., M. Villarreal, A. Echebarría y J.F. Valencia (1987). “Cognición social:


esquema y función cognitiva aplicada al mundo social”. En D. PÁEZ y
cols. (eds.), Pensamiento, individuo y sociedad (pp. 124-148). Fundamentos:
Madrid.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ANDERSON, J.R. (1974). “Retrieval of propositional information from


long-term memory”. Cognitive Psychology, 6, 451-474.

PSICOLOGÍA SOCIAL 81
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

ASCH, S.E. (1946). “Forming impressions of personality”. Journal of


Abnormal and Social Psychology, 41, 258-290.

ARONOFF, J., B.A. WOIKE y L.M. HYMAN (1992). “Which are the stimuli
facial displays of anger and happiness? Configurational bases of emotion
recognition”. Journal of Personality and Social Psycholology, 62, 1050-1066.

DEPAULO, B.M. (1992). “Nonverbal behavior and self-presentation”.


Psychological Bulletin, 111, 230-243.

EKMAN, P. y K. HEIDER (1988). “The universality of a contempt expression:


a replication”. Motivation and Emotion, 12, 303-308.

EKMAN, P. y W.V. FRIESEN (1975). Unmasking the face. Prentice Hall:


Englewood Cliffs, NJ.

HALL, J.A. y E.M. VECCIA (1990). “More touching observations: New


insights on men, women and interpersonal touch”. Journal of Personality
and Social Psychology, 59, 1155-1162.

JONES, E.E. y J.W. THIBAUT (1958). “Interaction goals as bases of inference


in interpersonal perception”. En R. Tigiuri y L. Petrullo (eds.), Person
perception and interpersonal behavior (pp. 151-178). Stanford University Press:
Stanford.

LEVENSON, R.W., P. EKMAN y W.V FRIESEN (1990). “Voluntary facial


action generates emotion especific autonomic nervous system activity”.
Psychophysiology, 27, 364-384.

LYNN, M. y K. MYNIER (1993). “Effects of server posture on restaurant


tipping”. Journal of Applied Social Psychology, 23, 678,685.

SCHERER, K.R. y P. EKMAN (1982). Handbook of methods in nonverbal behavior


research. Cambridge Univerity Press: Cambridge.

82 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

1. En la conducta informativa se transmite información y además se com-


parte un código entre emisor y receptor.
V F

2. La expresividad emocional:
a) No parece determinante en la conducta social
b) Está relacionada con el equilibrio psicológico
c) Es parecida en todas las personas

3. Los patrones de movimiento corporal proporcionan información


sobre el estado emocional del sujeto.
V F

4. El paralenguaje hace referencia a:


a) Aspectos no verbales del habla
b) Expresiones faciales fugaces
c) El nivel de contacto visual

5. El efecto de halo explica los resultados de Asch de que un cambio en


las cualidades produce una modificación de la impresión.
V F

6. Si intentamos validar lo que creemos de nosotros mismos tenemos una


motivación de:
a) Autoensalzamiento
b) Autoconsistencia
c) Autoverificación

7. Si atribuimos la victoria del partido a la habilidad de los jugadores y la


derrota a los errores del árbitro caemos en el error fundamental de atribución.
V F

8. Si creemos que nuestro amigo es inteligente y pensamos que será un


deportista listo y que resolverá satisfactoriamente todos los problemas que
le plantee su trabajo estamos realizando atribuciones según la teoría:
a) Atribucional de Heider
b) De la covariación
d) De las inferencias correspondientes

PSICOLOGÍA SOCIAL 83
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

9. Los gestos se pueden incluir fundamentalmente dentro de la categoría


de los símbolos.
V F

10. Según el modelo de covariación, el consenso se refiere a:


a) Cuando todas las personas responden igual ante el mismo estímulo
b) Cuando la persona responde diferente ante estímulos similares
c) Cuando la persona responde de la misma forma ante un estímulo
considerado

SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

1. Es falsa. La conducta informativa puede transmitir mensajes, es decir,


información, pero no existe como en el caso de la comunicación un código
compartido por emisor y receptor. El receptor puede interpretar la conducta
del emisor de acuerdo con un determinado criterio que le proporciona infor-
mación sobre el estado del emisor o algunos de sus rasgos.

2. La respuesta es la B. La expresividad emocional está relacionada con el


equilibrio psicológico, aunque lo que parece ser importante es si los sujetos
experimentan preocupaciones sobre la expresión de sus emociones.

3. Es verdadera. Hallazgos como los de Aronoff, Woike y Hyman (1992)


y Lynn y Mynier (1993) indican que a gran escala los movimientos del cuerpo
o las posturas pueden proporcionarnos una importante información sobre
las emociones de los demás e incluso sobre sus rasgos de personalidad.

4. La respuesta es la A. Se refiere a aspectos no verbales del habla como


el tono de voz, la fluidez o hablar despacio o deprisa.

5. Es falsa. El efecto de halo no puede explicar los resultados de Asch


porque el cambio no se produce en todas las cualidades sino que aparece
limitado a algunas características.

6. La respuesta es la B. La autoconsistencia es la motivación que intenta


validar las creencias que tenemos respecto a nosotros mismos dentro de los
factores asociados a la persona percibida.

84 PSICOLOGÍA SOCIAL
PERCEPCIÓN SOCIAL. COMPRENSIÓN DE LOS DEMÁS

7. Es falsa. Se trata del sesgo del autocumplimiento ya que el error fun-


damental de atribución explica el comportamiento en función de las causas
disposicionales desestimando los factores externos o situacionales.

8. La respuesta es la C. La teoría de las inferencias correspondientes de


Jones y Davis hace referencia a cómo utilizamos el comportamiento de los
demás como base para inferir sus disposiciones estables.

9. Es verdadera. Los gestos caen dentro de varias categorías, pero quizás


la más importante sean los símbolos, movimientos corporales cargados de
significados específicos en una determinada cultura.

10. La respuesta es la A. El observador cree que existe consenso cuando


todas o la mayor parte de las personas responden frente al estímulo o situación
de igual forma que la persona observada.

PSICOLOGÍA SOCIAL 85
JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

GLOSARIO DE TÉRMINOS

Arousal: También llamado activación. Constructo hipotético que hace


referencia al nivel de excitabilidad del organismo en términos fisiológicos.
Puede determinarse por la resistencia eléctrica de la piel, la temperatura peri-
férica, el tono muscular, la respiración, etc.

Ceño: Visaje que consiste en arrugar el entrecejo.

Código: Sistema de signos y reglas que permite formular y comprender un


mensaje.

Emisor: Punto de partida de un proceso de comunicación. Puede designar


tanto al elemento humano como al técnico.

Estatus: Posición social de un individuo definida por comparación con la


de su sociedad y determinada por ciertos atributos: edad, sexo, etnia, profe-
sión, etc.

Filogénesis: Formación y encadenamiento de líneas evolutivas animales o


vegetales. Desarrollo de la especie. Su desarrollo está relacionado con el naci-
miento de las teorías evolucionistas.

Gestalt: Teoría que fundamenta la psicología en el concepto de estructura


considerada como un todo significativo de relaciones entre los estímulos y
las respuestas. Propone estudiar los fenómenos en su globalidad sin separar
los elementos del conjunto en el que están integrados y fuera del cual nada
significan.

Inferencia: Acción de sacar una consecuencia de una cosa. Conducir a un


resultado.

Receptor: Punto de llegada de los mensajes en la cadena que constituyen


todos los procesos de comunicación. Destinatario de un mensaje.

86 PSICOLOGÍA SOCIAL
U LO
MÓD

ACTITUD E IDENTIDAD
SOCIAL
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA
PRESENTACIÓN DEL MÓDULO
OBJETIVOS DEL MÓDULO
ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS
EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS
1. Las actitudes sociales
1.1. Concepto y naturaleza
1.2. Actitud y conducta
1.3. Persuasión y cambio
1.3.1. Modelos teóricos
1.3.2. Elementos del proceso persuasivo
1.3.3. Resistencia a la persuasión
2. El self o sí mismo
2.1. Concepto y desarrollo
2.2. El género
2.3. Aspectos adicionales del funcionamiento del self
2.3.1. La autoestima
2.3.2. La autoeficacia
ACTIVIDADES
BIBLIOGRAFÍA
EJERCICIOS DE AUTOCONTROL
SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL
GLOSARIO DE TÉRMINOS
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA

Módulo 1 Conceptos básicos del enfoque psicosocial


Módulo 2 Percepción social. Comprensión de los demás
Módulo 3 Actitud e identidad social
Módulo 4 Procesos interpersonales
Módulo 5 Procesos de influencia y estereotipos
Módulo 6 Procesos grupales

PRESENTACIÓN DEL MÓDULO

¿Cuál es tu opinión sobre el aborto? ¿Y sobre la pena de muerte? ¿Y


sobre las protestas antiglobalización? ¿Y sobre el Presidente del Gobierno o
el Rey? Dudamos que seas neutral hacia todos estos asuntos y personas. De
hecho no es difícil formarse una idea y tener fuertes reacciones de al menos
alguno de ellos. Debes estar totalmente en contra o a favor del aborto o de
la pena de muerte; puedes tener fuertes sentimientos o creencias positivas o
negativas sobre el Presidente o el Rey. El hecho de que tengas estas reacciones
no es nada sorprendente.
En la mayoría de los casos, los seres humanos no vemos en términos neu-
trales el mundo que nos rodea. La gente, los sucesos y las situaciones tienen
consecuencias para nosotros, a veces positivas, otras negativas. No es de sor-
prender, entonces, que nuestros sentimientos, pensamientos e inclinaciones
a actuar relativos a diversos aspectos de nuestro ambiente presenten ciertas
regularidades. Las llamamos actitudes.
Si alguien te preguntara quién eres, ¿qué le responderías en un minuto?
En los albores de nuestras vidas, cada uno de nosotros empieza a aprender
cómo somos. Desarrollamos una identidad social, una definición de nuestro

PSICOLOGÍA SOCIAL 89
JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

self, que incluye cómo nos conceptualizamos y cómo nos evaluamos. Esta
identidad está vinculada a nuestro mundo interpersonal e incluye aspectos
únicos como el nombre o el autoconcepto y aspectos que se comparten con
los demás como la afiliación ideológica, la etnia o la religión.
En este módulo describiremos la importancia de las actitudes en la interac-
ción social y algunos de los elementos clave del self, examinaremos el género,
especialmente los determinantes sociales de la identidad del género, los roles
de cada género y la manera en que influyen en el comportamiento.

OBJETIVOS DEL MÓDULO

1. Comprender el concepto y naturaleza de las actitudes sociales.

2. Descubrir y analizar la importancia de las actitudes en la interacción


social y en nuestro comportamiento.

3. Conocer los principales elementos explicativos de la persuasión y el


cambio de actitudes así como de la resistencia a éste.

4. Entender el concepto y desarrollo de nuestra identidad social, sus prin-


cipales aspectos y la influencia del género.

ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS

ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

LAS ACTITUDES
SOCIALES EL SELF

Concepto y Persuación Concepto y


naturaleza Actitud y El género
y cambio desarrollo
conducta

Aspectos
Elementos del adicionales
Modelos Resistencia
proceso
persuasivo

90 PSICOLOGÍA SOCIAL
ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS

1. LAS ACTITUDES SOCIALES

Existen diversas definiciones, como veremos posteriormente, pero lo más


básico del término actitud es que tendemos a evaluar multitud de aspectos del
mundo social. Las actitudes son importantes porque influyen fuertemente en
el pensamiento social o forma en que pensamos sobre la información social
y la procesamos. Las actitudes, a menudo, funcionan como esquemas que
organizan la información sobre conceptos específicos, situaciones o aconte-
cimientos.
Por ejemplo, imagina dos personas que tienen una actitud diferente sobre
la pena de muerte: una totalmente a favor y otra profundamente en contra.
Ambas leen un artículo en el periódico en el que se indica que las tasas de
asesinato no son inferiores en países que tienen la pena de muerte. Seguro
que cada una interpretará esta información de forma diferente: la que está en
contra dirá que ejecutar a las personas no es útil porque no disuade a otros
de cometer estos crímenes; y, la que está a favor, dirá que la pena de muerte
no está pensada para disuadir a otros criminales, sino que su principal función
es eliminar a las personas peligrosas para que no hagan daño a otras víctimas.
De esta forma vemos como las actitudes pueden influir en nuestro pensa-
miento social y en las conclusiones a las que llegamos.
Las actitudes también han sido foco de investigación porque se ha
supuesto que siempre influían en el comportamiento. ¿Crees que abortar
está mal? Entonces debes tomar parte en alguna investigación en contra del
aborto. ¿Mantienes una actitud positiva hacia el Presidente del Gobierno? Si
es así, debes votarle en las próximas elecciones. Si las actitudes influyen en
el comportamiento, conocer algunas cosas sobre éstas nos puede ayudar a
predecir el comportamiento de las personas en muchos contextos.
Por estas y otras razones, las actitudes han sido un concepto central y un
foco principal de investigación en la psicología social desde sus primeros
días. En este tema, empezaremos hablando del concepto y naturaleza de las
actitudes, considerando cómo se forman y se desarrollan. Las actitudes no
provienen de la nada y existen muchos factores que juegan un papel impor-
tante en su formación.
A continuación, veremos si existe una influencia real de las actitudes
sobre el comportamiento y cuándo y cómo ejercen sus efectos. Por último,
recogeremos el proceso denominado de persuasión, es decir, cómo algunas
veces las actitudes cambian aunque sea más difícil de lo que imaginan los
políticos, publicistas y vendedores. Examinaremos también algunas razones

PSICOLOGÍA SOCIAL 91
JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

por las que es tan difícil cambiar las actitudes y porqué las personas somos
tan resistentes a la persuasión.

1.1. Concepto y naturaleza

Una actitud es una tendencia o predisposición adquirida y relativamente


duradera a evaluar de determinado modo a una persona, suceso o situación
y actuar en consonancia con dicha evaluación. Según Fazio (1989), una actitud
se considera una asociación entre un objeto dado y una evaluación dada.
Constituye, por tanto, una orientación social, es decir, una inclinación
subyacente a responder a algo de manera favorable o desfavorable.
En este sentido, una actitud es un estado de ánimo. Si queremos influir
en la conducta ajena, una manera de hacerlo es influir en el estado de ánimo
de las personas. Podemos tratar de ganarnos su apoyo para programas de
cambio social, persuadirlos a que voten por los candidatos políticos que
gozan de nuestra simpatía, a que compartan nuestros gustos en cuanto a pro-
gramas televisivos, a que dejen de contaminar las aguas o a que se abstengan
de fumar. Y del mismo modo, los otros procuraran persuadirnos para que
adoptemos sus propios puntos de vista.
Los psicólogos sociales distinguen tres componentes en una actitud: el
cognitivo, el afectivo y el conductual. El componente cognitivo es el modo
en que se percibe un objeto, suceso o situación. Son los pensamientos, ideas
y creencias que un sujeto tiene acerca de algo. Cuando el objeto de la actitud
es un ser humano, el componente cognitivo con frecuencia es un estereotipo,
es decir, un cuadro mental que nos forjamos de una persona o grupo de per-
sonas. Por ejemplo, los irlandeses peleones, los suecos impasibles o los ita-
lianos pasionales. Estos estereotipos carecen de exactitud, tratándose más
bien de generalizaciones acientíficas y poco fiables que un individuo hace
acerca de otros individuos o grupos.
El componente afectivo de una actitud consiste en los sentimientos o
emociones que suscita en un individuo la presentación de un objeto, suceso
o situación, o su representación simbólica. Entre las emociones que puede
provocar un cierto individuo o grupo se encuentran el temor, la simpatía, la
piedad, el odio, la envidia, el amor, el desprecio. A algunas personas, sóla-
mente la idea de usar el mismo lavabo que una persona de otra raza o de
beber en el mismo vaso que lo ha hecho ella o de estrecharle la mano, les
puede producir un sentimiento de malestar o asco.
El componente conductual de una actitud es la tendencia o disposición a
actuar de determinadas maneras con referencia a algún objeto, suceso o
situación. La definición pone el acento en la tendencia, no en la acción en sí.

92 PSICOLOGÍA SOCIAL
ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

Ciertas personas pueden pretender obstaculizar el ingreso de determinados


grupos en sus clubes sociales, asociaciones deportivas u organizaciones pro-
fesionales o empresariales, es decir, quieren practicar una conducta discrimi-
natoria.
Todos los seres humanos tienen una amplia variedad de necesidades, bio-
lógicas como comer o dormir y sociales como la búsqueda de poder o alcanzar
una cierta posición. Basándose en esta premisa Katz (1960) propuso una
teoría funcionalista de las actitudes donde distingue cuatro tipos de funciones
psicológicas cumplidas por las actitudes:

– Función de adaptación. Generalmente, los seres humanos procuramos


maximizar las recompensas y minimizar las penalidades, por lo que desarro-
llamos actitudes que ayudan a cumplir este objetivo. Tendemos a favorecer a
partidos o candidatos políticos que promuevan nuestra fortuna económica o
a buscar como novio a alguien que nos pueda retribuir de distintas maneras,
en nuestra valía, conocimiento, seguridad, etc. evitando a quienes puedan
producir el efecto opuesto.

– Función de defensa del yo. Ciertas actitudes sirven para protegernos de


reconocer variedades básicas sobre nosotros mismos o sobre la dura realidad
de la vida. Actúan como mecanismos de defensa, evitándonos padecer un
dolor interior. Uno de esos mecanismos es la proyección: atribuimos a otros
ciertos rasgos nuestros que consideramos inaceptables y, al hacerlo así, nos
disociamos de tales rasgos. Para el fumador el que se propasa con el tabaco
será el otro, para el alumno el culpable de su suspenso será el profesor.

– Función de expresión de valores. Si las actitudes defensivas del yo impiden


que se nos revelen realidades displacenteras, otras actitudes nos ayudan a dar
expresión positiva a nuestros valores centrales y al tipo de persona que ima-
ginamos ser. Estas actitudes refuerzan nuestro sentimiento de autorrealización
y expresión de sí. Tal vez nos veamos como una persona mundana y culti-
vemos actitudes que refuercen esta visión.

– Función de conocimiento. En la vida procuramos alcanzar cierto grado


de orden, claridad y estabilidad en nuestro marco personal de referencia;
buscamos comprender los acontecimientos que nos afectan y conferirles
sentido. Las actitudes nos ayudan al suministrarnos patrones de evaluación.
Los estereotipos nos brindan claridad respecto a las complejas cuestiones de
las diferencias humanas.

PSICOLOGÍA SOCIAL 93
JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

¿La gente nace con las actitudes o se aprenden? La mayoría de nosotros


aceptaría el hecho de que las actitudes se aprenden pero no debemos olvidar
que existen estudios como veremos posteriormente que sugieren que las
actitudes pueden estar influidas por factores genéticos.
Está claro que una de las principales fuentes de nuestras actitudes está en
el proceso de aprendizaje social. Es decir, muchas de nuestras perspectivas
se adquieren en situaciones en donde interaccionamos con los otros o sim-
plemente observamos sus comportamientos.
Por ejemplo, actitudes hacia estímulos inicialmente neutrales pueden
adquirirse mediante condicionamiento clásico. Un niño pequeño ve a su
madre frunciendo el ceño y mostrando otros signos de descontento cada vez
que se encuentra con miembros de un grupo racial. Al principio, el niño es
bastante neutral hacia los miembros de este grupo y hacia sus características
visibles. Sin embargo, posteriormente estas características visibles se asocian
con las reacciones emocionales negativas de la madre y tiene lugar el condi-
cionamiento clásico: progresivamente, el niño llega a reaccionar negativa-
mente hacia estos estímulos.
Otra forma de adquisición de actitudes a partir de los demás es a través
del proceso del condicionamiento instrumental. A partir de las recompensas
con sonrisas, aprobaciones o abrazos a los niños por tomar las perspectivas
“adecuadas” los padres y otros adultos juegan un papel activo en la formación
de actitudes de los jóvenes. Es por esta razón por la que hasta que lleguen a
la adolescencia, la mayoría de los niños expresan opiniones políticas, religiosas
y sociales muy similares a aquellas que tiene su familia.
Otro proceso a través del cual se forman las actitudes es el modelado.
Con él los individuos aprenden nuevas formas de comportamiento obser-
vando simplemente las acciones de los demás. En muchos casos, los niños
oyen a sus padres decir cosas que no van dirigidas a sus oídos u observan a
sus padres implicados en acciones que les dicen que no las hagan. Por ejemplo,
los padres que fuman advierten a menudo a sus hijos del peligro del tabaco
incluso mientras encienden un cigarrillo. La evidencia es clara, los niños
aprenden a hacer lo que sus padres hacen y no lo que sus padres dicen.
Aunque la mayoría de actitudes se forman a través del aprendizaje social,
ésta no es la única forma por la que se adquieren. Otro mecanismo es el que
implica la comparación social, nuestra tendencia a compararnos a nosotros
mismos con los otros para determinar si nuestra visión de la realidad es o no
correcta. En la medida en que nuestras opiniones coincidan con las de los
demás, concluimos que nuestras ideas y actitudes son exactas; después de
todo si los demás tienen las mismas opiniones, éstas deben ser correctas.
Debido al funcionamiento de este proceso a menudo cambiamos nuestras

94 PSICOLOGÍA SOCIAL
ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

actitudes de forma que se acerquen en mayor medida a las perspectivas de


los demás.
Por otra parte, el proceso de comparación social puede contribuir a la for-
mación de nuevas actitudes. Por ejemplo, imagina que oyes a personas que
conoces, que te agradan y respetas, expresar opiniones positivas acerca de
algún producto que nunca has probado. Probablemente tendrás una actitud
positiva hacia el producto y lo probarás. En este caso, has adquirido una actitud
incipiente a partir de la información social y de la comparación social.
En cuanto a la influencia de los factores genéticos en la formación de
actitudes, la mayor parte de las investigaciones estudian las comparaciones
entre gemelos idénticos (monocigóticos) y no idénticos (dicigóticos). Puesto
que los gemelos idénticos comparten la misma herencia genética y los gemelos
no idénticos no, las correlaciones más altas entre las actitudes de los gemelos
idénticos sugeriría que los factores genéticos juegan un papel importante en
la configuración de las actitudes.
Para Waller et al. (1990), las actitudes de los gemelos idénticos correlacionan
más positivamente que las actitudes de los gemelos no idénticos. Pero, estos
hallazgos están sujetos a una importante crítica: quizás los ambientes de los
gemelos idénticos son más similares que los de los gemelos no idénticos, de
forma que el descubrimiento de que los gemelos idénticos tienen actitudes
más parecidas que las de los gemelos no idénticos puede proceder de factores
ambientales.
Para tratar estas complejidades, otros experimentadores se han centrado
en gemelos idénticos y no idénticos separados justo al nacer. Incluso aunque
estas parejas de gemelos se educaran en entornos muy diferentes, las actitudes
de los gemelos idénticos todavía correlacionarían más positivamente que las
de los gemelos no idénticos y más altamente que las de las personas sin relación
alguna. Estos hallazgos son ciertos para muchos tipos de actitudes, desde el
interés en ocupaciones y actividades religiosas hasta la satisfacción en el tra-
bajo (Bouchard et al., 1992).
La investigación con gemelos puede cuestionarse en muchos terrenos
como cualquier otro tipo de investigación. Los gemelos son un grupo atípico,
además cuando los gemelos idénticos son separados al nacer pueden ser
cedidos en adopción a entornos más similares que los gemelos no idénticos,
por lo que los resultados obtenidos con ellos pueden no generalizarse a otros
grupos de personas. En cualquier caso, no debemos pasar por alto estos
resultados.

PSICOLOGÍA SOCIAL 95
JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

1.2. Actitud y conducta

Una conducta concreta no suele bastar para desmentir la existencia de


una actitud general; la actitud favorable hacia la religión no queda en entre-
dicho por no asistir un domingo a misa, de igual forma que una actitud bási-
camente ética no desaparece sin más por intentar copiar en un examen. Las
dos conductas consideradas son muy específicas por lo que se refiere a la
acción concreta a realizar, el objeto hacia el que esa acción se dirige, el con-
texto en el que tiene lugar y el momento en que ocurre, mientras que las acti-
tudes respectivas, dado su carácter general, no tienen en cuenta ninguno de
estos cuatro elementos.
Lo que afirma el principio de compatibilidad es que sólo cabe esperar
relaciones entre actitudes y conductas cuando ambas están planteadas al
mismo nivel de generalidad. Es decir, no parece razonable intentar pronos-
ticar, a partir de una actitud genérica hacia la religión, el comportamiento
específico de asistir a misa un domingo determinado en una iglesia concreta.
Hay que tener en cuenta que en la conducta pueden intervenir factores
diferentes a la propia actitud. En un ambiente social muy contrario al uso de
píldoras anticonceptivas, por ejemplo, incluso una persona con una actitud
muy favorable albergaría dudas sobre la conveniencia de utilizarlas. Esa presión
social que la persona percibe y que suele proceder de aquellos que le son más
próximos, se conoce con el nombre de norma social subjetiva.
Se considera que la norma social subjetiva es una función de las creencias
normativas en virtud de las cuales la persona estima la probabilidad de que
su conducta resulte o no aceptable para aquellas personas cuya opinión suele
tener muy en cuenta. La actitud más la norma social subjetiva determinan la
intención de la persona hacia la conducta. Se supone que la intención será
un predictor más exacto de la conducta que la actitud o la norma social sub-
jetiva por separado.
En este sentido, una conducta que surja de una intención de la persona y
que tenga en cuenta tanto su propia orientación como la de su ambiente
social más próximo se puede calificar como una conducta razonada. Sin
embargo, hay conductas que escapan al control voluntario de la persona.
Conseguir un sobresaliente en una asignatura es una conducta menos con-
trolable que votar en las elecciones por un determinado partido. En la intención
de realizar conductas de este tipo también influye el control percibido por la
persona.
El control percibido se basa en las creencias de control, en función de las
cuales la persona establece si posee o no las capacidades o recursos necesarios
para llevar a cabo la conducta y si existen las oportunidades adecuadas. La

96 PSICOLOGÍA SOCIAL
ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

intención es ahora igual a la actitud más la norma subjetiva más el control


percibido. Si antes la acción se describía como razonada, ahora puede califi-
carse de planificada. Existe evidencia empírica que muestra que incorporar
el control percibido mejora el pronóstico de la intención (Ajzen, 1987).
Otro aspecto importante es la accesibilidad de la actitud; las actitudes que
surgen de la experiencia directa con el objeto de la actitud, por ejemplo,
haber conocido o interactuado directamente con personas de otra raza, son,
por regla general , más estables, resisten mejor los ataques y críticas e inspiran
mayor confianza a la persona que las mantiene. Será más probable su evocación
ante la mera presencia del objeto actitudinal y mayor su influencia sobre la
conducta sin necesidad de que la persona se involucre en esforzadas delibe-
raciones.
Hasta ahora hemos hablado del vínculo existente entre actitud y conducta
de un modo general, pero existe la posibilidad de que ese vínculo sea más
fuerte en unas personas que en otras.
Algunas personas utilizan sus actitudes como una importante guía de
comportamiento y las miran hacia su interior cuando intentan decidir cómo
comportarse en una situación dada. Otras, por el contrario, centran su atención
hacia el exterior, ven lo que otros dicen o hacen y tratan de comportarse del
modo que será contemplado más favorable por la gente que les rodea. Esta
dimensión se conoce como autovigilancia y la intensidad del vínculo entre
actitud y comportamiento parece diferir entre personas situadas en ambos
extremos de esta dimensión.
Específicamente, parece ser que las actitudes son un mejor predictor del
comportamiento para los individuos con un nivel bajo de autovigilancia, las
cuales utilizan sus actitudes como guías de comportamiento significantes.
Por el contrario, este vínculo es más débil en los individuos con un nivel alto
de autovigilancia.

1.3. Persuasión y cambio

La persuasión es el intento deliberado de una persona o grupo de personas


para influir en las actitudes o conductas de otros con el objeto de alcanzar
algún fin preestablecido. A continuación, nos centraremos en los dos modelos
teóricos más influyentes a la hora de explicar el proceso persuasivo a la vez
que daremos cuenta de los principales elementos que intervienen en este
proceso. Finalizaremos refiriéndonos a la resistencia ante la persuasión.

PSICOLOGÍA SOCIAL 97
JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

1.3.1. Modelos teóricos

Según el enfoque tradicional representado por las investigaciones llevadas


a cabo en la Universidad de Yale el proceso de persuasión es concebido
como un conjunto de etapas en las cuales hay una serie de elementos clave.
La eficacia de un mensaje persuasivo depende del efecto que produzcan cuatro
elementos clave: a) la fuente: su experiencia, sinceridad, atractivo, semejanza
con el receptor, poder, etc.; b) el contenido del mensaje: calidad de los argu-
mentos, incentivos que promete, organización, claridad, etc.; c) el canal
comunicativo: visual o auditivo, directo o indirecto y d) el contexto: serio,
relajado, agradable, desagradable, etc.
Los efectos de estos cuatro elementos están mediatizados por ciertas
características de los receptores como su susceptibilidad a la persuasión,
edad, nivel educativo, creencias previas, autoestima, etc.
Los efectos psicológicos que los mensajes pueden producir en el receptor
son cuatro y todos ellos necesarios para que el mensaje persuasivo sea efec-
tivo: a) atención: no todos los mensajes llegan al receptor, por muy bueno
que sea un mensaje y mucho que prometa si no es atendido caerá en saco
roto; b) comprensión: mensaje demasiado complejos o ambiguos pueden
perderse sin influir en los receptores, la información bursátil o las isobaras
de los mapas del tiempo pueden ser un ejemplo; c) aceptación: se consigue
cuando los receptores llegan a estar de acuerdo con el mensaje persuasivo y
d) retención: necesaria si se pretende que la comunicación persuasiva tenga
un efecto a largo plazo, por ejemplo, una campaña contra el consumo de
drogas o la mejora de hábitos alimenticios.
Esta aproximación tradicional ha proporcionado mucha información
sobre el cuándo y cómo de la persuasión, sin embargo, no se dirige al por
qué de la persuasión, por qué cambia la gente sus actitudes en respuesta a los
mensajes persuasivos. Este hecho es analizado por la perspectiva cognitiva
de la persuasión que se centra en el análisis de la respuesta cognitiva, es decir,
qué piensa la gente cuando se ve sometida a mensajes persuasivos y cómo
estos pensamientos y procesos cognitivos determinan en qué medida la
gente experimenta cambios de actitud.
Dentro de la perspectiva cognitiva, el modelo de probabilidad de elabo-
ración afirma que pueden ocurrir dos procesos diferentes que reflejan dife-
rentes cantidades de esfuerzo cognitivo por parte del receptor del mensaje.
El primero, conocido como ruta central ocurre cuando los receptores
encuentran un mensaje interesante, importante o personalmente relevante y
cuando nada más les previene de mantener una mayor atención sobre él. Se
examina el mensaje de un modo cuidadoso y metódico, evaluando la inten-

98 PSICOLOGÍA SOCIAL
ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

sidad o racionalidad de los argumentos que contiene. Si sus reacciones son


favorables, sus actitudes y otras estructuras cognitivas existentes podrían ser
cambiadas, produciéndose entonces la persuasión.
Por el contrario, si los receptores encuentran el mensaje sin interés, no
están motivados para procesarlo cuidadosamente. Esto no significa que no
pueda afectarles. Al contrario, la persuasión puede todavía producirse, pero
a través de lo que se conoce como ruta periférica. No es necesario decir que
los publicistas, políticos y empresarios que desean cambiar nuestras actitudes
conocen bien esta ruta alternativa a la persuasión y traten de usarla cuando
ven que los argumentos que tienen para dar soporte a su producto no son
fuertes o convincentes. En estas situaciones tratan de deslumbrarnos con
gente guapa, eslóganes inteligentes o canciones pegadizas.
Según esto, cuando la relevancia es baja, los individuos no están motivados
para procesar los mensajes cuidadosamente, de modo que cualquier cambio
de actitud que ocurra está producido probablemente a través de la ruta peri-
férica. Sin embargo, cuando la relevancia es alta los individuos están motivados
para procesar los mensajes cuidadosamente, con el resultado de que ellos
son persuadidos a un nivel más alto por argumentos fuertes que por argu-
mentos débiles.
Puesto que es más difícil hablar con argumentos convincentes que encontrar
personas atractivas, puede parecer a primera vista que los persuasores no
deberían perder el tiempo en la ruta central. Sin embargo, la ruta periférica
tiene algunas desventajas. Por ejemplo, las actitudes cambiadas a través de la
ruta central parecen perdurar más que las cambiadas a través de la ruta peri-
férica, ya que la persuasión vía ruta central implica la existencia de un pen-
samiento cuidadoso y cambios en las estructuras cognitivas.
Parece ser también que los cambios producidos mediante la ruta central
son más resistentes a posteriores intentos de persuasión que los cambios
producidos a través de la ruta periférica. Y, por último, las actitudes cambiadas
a través de la ruta central están más relacionadas con el comportamiento que
los cambios vía ruta periférica.
Todas estas diferencias parecen estar relacionadas con el hecho de que el
cambio producido por la ruta central representa un verdadero cambio en el
modo en que la gente piensa acerca de un objeto actitudinal particular. En
contraste, el cambio producido a través de la ruta periférica parece reflejar
una respuesta a las condiciones corrientes de los estímulos, como si fuera un
capricho del momento.

PSICOLOGÍA SOCIAL 99
JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

1.3.2. Elementos del proceso persuasivo

Simplificando el esquema propuesto por la Universidad de Yale, los fac-


tores que pueden influir en el grado de eficacia de un mensaje persuasivo
pueden ser: la fuente o emisor, el mensaje y el receptor o audiencia.
Dos son las principales características que se han encontrado asociadas a
las fuentes con mayor poder persuasivo: credibilidad y atractivo.
Hovland y Weiss (1951) sugirieron que cuanto más creíble fuera una fuente
mayor sería su efecto en el cambio de actitud. Los resultados de las investi-
gaciones han mostrado que la credibilidad de una fuente depende de dos
dimensiones básicas: su competencia y su sinceridad.
La dimensión de competencia se refiere a si el receptor considera que la
fuente tiene experiencia y está informada o cualificada sobre lo que dice; en
definitiva, si está en situación de conocer la verdad o de saber lo que es
correcto. La competencia con que una fuente es percibida depende de algunas
características como: educación, ocupación y experiencia; fluidez en la trans-
misión del mensaje y cita de fuentes que gozan de cierta autoridad. También
cuando el mensaje emitido por la fuente viola claramente las expectativas
que el receptor tiene, por ejemplo, cuando la fuente habla en contra de su
propio interés, entonces se incrementa la competencia con que el emisor es
percibido.
La sinceridad de una fuente depende de la ausencia de afán de lucro, de
su falta de intención persuasora, del atractivo que ejerce sobre el receptor, de
que hable en contra de las preferencias de la audiencia y de que lo haga sin
saber que está siendo observada. Pero sobre todo, las fuentes son percibidas
especialmente como sinceras cuando hablan en contra de su propio interés.
Pero no siempre las fuentes de mayor credibilidad son más efectivas. Lo
que muestra la evidencia empírica es que cuando se trata de un mensaje con-
traactitudinal, las fuentes de alta credibilidad son más eficaces que las de baja
credibilidad. Cuando se trata de un mensaje proactitudinal, entonces la efi-
cacia es mayor para las fuentes de baja credibilidad. Estos resultados parecen
circunscribirse a situaciones en las que la implicación del receptor es baja.
En general, las fuentes más atractivas a los ojos del receptor poseen un
mayor poder persuasivo. Esto puede deberse a varias razones. En primer
lugar, una fuente atractiva puede determinar que se le preste atención al
mensaje. En segundo lugar, el atractivo de la fuente puede influir en la fase
de aceptación pues el receptor puede querer desear pensar o actuar de la
misma manera que lo hace la fuente. En tercer lugar, el atractivo puede incre-
mentar la credibilidad de la fuente.

100 PSICOLOGÍA SOCIAL


ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

Sin embargo, hay situaciones en las que el impacto persuasivo es mayor


cuando procede de fuentes poco atractivas, como cuando las personas se ven
persuadidas para hacer libremente algo desagradable o molesto, como por
ejemplo, comer saltamontes.
Otro aspecto importante es que los efectos del atractivo de la fuente parecen
ser más débiles que los efectos de su credibilidad, de manera que cuando
ambos efectos están en conflicto, los efectos de atractivo pueden ser supe-
rados por los de la credibilidad.
Por último, hay que señalar que el atractivo de la fuente es más impor-
tante en medios visuales o de interacción directa que en medios escritos.
Otras características de la fuente que influyen en su capacidad persuasiva
son: el poder o capacidad o capacidad de la fuente de controlar los resultados
que el receptor puede obtener o para administrar recompensas y castigos y
la semejanza que presente con el receptor, por ejemplo si pertenece a un
mismo grupo o categoría social.
En cuanto al mensaje, dos son los aspectos a tener en cuenta: el tipo de
mensaje utilizado y su organización.
Existen mensajes racionales y mensajes emotivos. En los racionales se
presenta evidencia en apoyo de la veracidad de una proposición dada, por
ejemplo, si le argumentas a un amigo que llegaste tarde a la cena porque
tuviste un accidente de coche. En los emotivos, se indica simplemente las
consecuencias deseables o indeseables que pueden derivarse del mensaje y de
su aceptación, por ejemplo, a través de amenazas o recompensas.
Los racionales son especialmente útiles cuando la información que con-
tienen los argumentos es importante y la audiencia no está familiarizada con
ellos. Los mensajes emotivos de mayor eficacia son los de magnitud inter-
media, tanto los poco intensos como los muy intensos son ineficaces.
Por otra parte, los mensajes que suscitan miedo son más efectivos cuando
se dan las siguientes condiciones: a) el mensaje proporciona sólidos argu-
mentos sobre la posibilidad de que el receptor sufra de forma extrema alguna
consecuencia negativa; b) los argumentos explican que estas consecuencias
negativas son muy probables de obtener si no se adoptan las recomendaciones
sugeridas y c) el mensaje asegura que la adopción de sus recomendaciones
evitará con seguridad las consecuencias negativas.
Además existen mensajes unilaterales, que expresan sólo las ventajas y
aspectos positivos de la propia posición y bilaterales, que incluyen también
los aspectos débiles o negativos de la posición defendida. En general, los
bilaterales parecen ser más efectivos que los unilaterales y esta eficacia es aún
mayor cuando la audiencia está familiarizada con el tema del mensaje.

PSICOLOGÍA SOCIAL 101


JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

Por último, las personas tendemos a conceder más importancia a la infor-


mación basada en ejemplos que aquella otra que se basa en estadísticas o
datos.
Si atendemos a la organización del mensaje, una primera cuestión se refiere
a la conclusión explícita o implícita. Las investigaciones empíricas han mos-
trado que es más eficaz que sean los propios receptores quienes extraigan
sus conclusiones siempre y cuando éstos estén suficientemente motivados y
que el mensaje sea suficientemente comprensible.
En cuanto al orden, parece que sale favorecido el efecto recencia, es decir,
mayor influencia de lo último, especialmente cuando se trata de temas poco
interesantes, implicantes o controvertidos.
El último elemento del proceso persuasivo es el receptor o audiencia. El
modelo de probabilidad de elaboración predice que los argumentos sólidos
y de alta calidad afectarán más a los sujetos que están más implicados; en
cambio, la credibilidad de una fuente, una señal periférica, producirá un
mayor cambio de actitud en quienes se sientan poco implicados.
La distancia existente entre el contenido del mensaje y la posición que al
respecto tiene el receptor es un elemento que mediatiza el impacto del mensaje
persuasivo. En primer lugar, las personas tendemos a buscar y a recibir men-
sajes que concuerden con nuestras creencias y actitudes y evitamos expo-
nernos a mensajes que las contradigan.
Asimismo, en la propia fase de recepción del mensaje el receptor puede
distorsionarlo de alguna manera, de forma que se fije en lo que concuerda
con sus posiciones y evite aquello que lo contradice. También es posible que
cuando los receptores reciben mensajes que contienen argumentos a favor y
en contra de sus actitudes acepten los primeros sin cuestionarlos y se impliquen
activamente en refutar los segundos. De esta manera, su posición final puede
ser incluso más extrema, aunque en la misma dirección, que la inicial.
Por último, en lo que se refiere al propio cambio de actitud, la mayoría de
las investigaciones han dibujado la existencia de una relación curvilínea entre
discrepancia y cambio. Es decir, el cambio es relativamente pequeño cuando
se trata de mensajes muy discrepantes o apenas discrepantes mientras que
los más eficaces son aquellos de moderada magnitud.

1.3.3. Resistencia a la persuasión

A pesar de lo expuesto hasta ahora, los receptores disponemos de nume-


rosos mecanismos para eludir la influencia de la multitud de mensajes per-
suasivos que a diario nos bombardean. Antes de considerar algunos de ellos
diremos, como norma general, que cuanto mayor es el conocimiento que el

102 PSICOLOGÍA SOCIAL


ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

receptor tiene del tema y más articulado está este conocimiento, más difícil
es persuadirle.
¿Has tenido alguna vez la experiencia de que alguien ejerza una gran presión
sobre ti para hacerte cambiar de actitud? Seguro que no sólo te resistes, sino
que vas directamente a lo opuesto de lo que el persuasor pretende. Este
comportamiento se llama reactancia, una reacción negativa a los esfuerzos
de los otros en limitar nuestra libertad personal haciéndonos hacer lo que
ellos quieren que hagamos.
La existencia de la reactancia es la razón principal por la que a menudo
fallan los intentos de persuasión de tipo de venta forzada. Cuando los indi-
viduos perciben tales intentos como atentados directos a su libertad personal
o a su imagen de ser una persona independiente, están motivados para resistir;
y esta resistencia asegura virtualmente el fracaso de muchos persuasores.
Por otra parte, el conocimiento previo del intento de persuasión, por
ejemplo, sabemos que los anuncios de televisión intentan hacernos comprar
sus productos, hace que opongamos resistencia a ello. El estar sobreavisado
influye en diversos procesos cognitivos que juegan un papel en la persuasión.
Primero, nos da una mayor oportunidad para formular contraargumentos
que pueden reducir el impacto del mensaje. Además, también nos propor-
ciona más tiempo para recopilar información y hechos, lo cual puede sernos
útil para refutar el mensaje persuasivo.
Los beneficios del estar sobreavisado ocurren con mayor probabilidad
con respecto a actitudes que consideramos importantes. En definitiva, el
estar sobreavisado es como disponer de un arma con respecto a la persuasión.
Hay otro modo de resistirse a los intentos de persuasión y es a través de
la evitación selectiva o una tendencia a dirigir nuestra atención lejos de toda
información que constituya un desafío a nuestras actitudes existentes. La
gente no se sienta delante de la televisión y se traga todo lo que le envían,
sino que hace zapping, quita la voz de los anuncios, se dedica a otras activi-
dades o no hace caso cuando la televisión da información contraria a su
punto de vista.
Finalmente, la teoría de la inoculación propone que la preexposición de
una persona a una forma debilitada de material que amenace sus actitudes,
hará a esa persona más resistente ante tales amenazas, siempre y cuando el
material inoculado no sea tan fuerte como para superar las defensas. La ino-
culación será más eficaz que el dar argumentos de apoyo porque facilita la
práctica de defensa de las creencias propias e incrementa la motivación del
individuo para defenderse.

PSICOLOGÍA SOCIAL 103


JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

2. EL SELF O SÍ MISMO

A fin de participar en la sociedad como miembros efectivos de ella y


entrar en interacción social permanente con los demás debemos establecer
quiénes somos en términos sociales. De la misma manera que un individuo
debe atribuir significado a las personas, objetos y sucesos del mundo que le
rodea, también debe asignarse un significado a sí mismo. Y al hacerlo, esta-
blece sus identidades.
En su definición más simple, la identidad es la respuesta que damos a la
pregunta ¿quién soy yo? La identidad es el sentido que cada persona tiene de
su lugar en el mundo y el significado que asigna a los demás dentro del con-
texto más amplio de la vida humana.
En nuestras actividades cotidianas, interactuamos con los demás basán-
donos no tanto en lo que somos realmente, como en nuestras concepciones
acerca de nosotros mismos y de ellos. Cada cual actúa con el otro sobre la
base de lo que piensa que él mismo es. En tal sentido, nuestra identidad deja
su marca en cada cosa que hacemos. No es de asombrar entonces que a tantos
de nosotros nos preocupe nuestra identidad.
En este tema, nos centraremos en algunos de los componentes más
importantes de la identidad social. Describiremos los elementos clave del
self o sí mismo, examinaremos el género, especialmente los determinantes
sociales de la identidad del género, los roles de cada género y la manera en
que influyen en el comportamiento.

2.1. Concepto y desarrollo

El concepto de self está estrechamente ligado al de identidad, a tal punto


que algunos científicos sociales los emplean casi como sinónimos. Los
humanos empleamos mucho tiempo pensando en nuestro self, de manera
que el self se convierte en el centro del universo social de cada persona.
El autoconcepto, adquirido a través de interacciones sociales que empiezan
con la familia y continúan con toda la gente que conocemos a lo largo de
nuestra vida, es una colección organizada de sentimientos y creencias sobre
uno mismo. Por consiguiente, el concepto self es un sistema que influye en
cómo procesamos la información del mundo social que nos rodea con la
información de nosotros mismos. Incluso nuestras posesiones se incorporan
a la información relevante del self.
En 1994, Rentsch y Heffner pidieron a más de 200 estudiantes que dieran
20 respuestas diferentes a la pregunta ¿quién soy? Los investigadores some-
tieron los resultados a un análisis estadístico para determinar el contenido de

104 PSICOLOGÍA SOCIAL


ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

las categorías básicas que constituían los autoconceptos de esos estudiantes.


Los sujetos que participaron se describieron a sí mismos en 8 categorías o
factores:
Atributos interpersonales, (“soy un estudiante”; “soy un jugador de fútbol”).

– Características adscritas, (“soy un hombre”; “tengo 19 años”).

– Intereses y actividades, (“me gusta el cine”; “cocino bien”).

– Aspectos existenciales, (“soy única”; “soy atractivo”).

– Autodeterminación, (“soy católico”; “puedo aprobar el curso”).

– Creencias interiorizadas, (“estoy en contra del aborto”; me gusta el arte


moderno”).

– Consciencia del self, (“mis creencias están bien integradas”; “soy una
buena persona”).

– Diferenciación social, (“soy canario”; “ soy de familia pobre”).

Normalmente hablamos de nosotros mismos como si el self fuera una


entidad estable e invariable. A pesar de esto, advertimos que podemos cambiar
a lo largo del tiempo. No eres la misma persona de hace 10 años, ni serás
probablemente el mismo dentro de 10 años. En efecto, tenemos un auto-
concepto, pero también contemplamos la posibilidad de otros self.
Un autoconcepto está abierto al cambio en respuesta a nuevas experiencias,
a nuevo feedback y a nueva información relevante del self. La existencia de
posibles self alternativos nos afecta en varios aspectos. La imagen de un
futuro self podría afectar a la motivación de uno, como sucede cuando
tomamos la decisión de dejar de fumar. Aunque tengas una imagen clara de
tu futuro self, los demás tienden a percibir sólo tu self presente y esta dis-
crepancia puede ser una fuente de incomodidad. Más decepcionante es la
discrepancia entre la persona que somos y la que queremos ser.
La gente que tiene un número muy limitado de posibles self futuros es
vulnerable emocionalmente a través de feedback relevante. Por ejemplo, si
consideramos 20 posibles carreras distintas, sería relativamente poco importan-
te no tener las suficientes aptitudes para desempeñar una de ellas, quedan 19
posibilidades más. Sin embargo, si sólo se tiene una carrera como meta puede
ser muy frustrante saber que escasean nuestras aptitudes para desarrollarla.

PSICOLOGÍA SOCIAL 105


JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

Además, la complejidad del self sirve realmente de regulador contra la


depresión y las enfermedades relacionadas con el estrés. Parece ser que tener
una visión compleja de los posibles self de uno mismo es más beneficioso
emocionalmente que tener una visión simple. Esto da la posibilidad de que
la gente pueda ser ayudada aprendiendo a imaginar posibles self adicionales.
En cuanto al desarrollo del self, en gran parte de las primeras teorías e
investigaciones de la psicología social ocupaba un lugar central el siguiente
postulado: nuestros conceptos de sí surgen de la interacción social con otras
personas y, a su vez, guían e influyen nuestro comportamiento posterior.
Los escritos de psicólogos sociales como Cooley y Mead se basan en la
premisa de que nos descubrimos a nosotros mismos en las acciones que
otros realizan respecto de nosotros. Por ejemplo, desde el momento de nacer nos
dicen: “eres una nena”, “eres católico”, “eres negro”, “eres un niño malo”, etc.
Según la escuela del interaccionismo simbólico, nuestra autoevaluación es
un reflejo de la evaluación que los demás hacen de nosotros.
Consecuentemente, se dice que está en nuestras manos la clave de la identidad
ajena. Si se nos acepta, aprueba y admira por lo que somos, tendemos a
adquirir actitudes de autoaceptación y autorespeto; si, en cambio, se nos
subestima, acusa y rechaza, es probable que desarrollemos actitudes desfa-
vorables hacia nosotros mismos.
Por otra parte, en el curso de nuestra interacción cotidiana procuramos
manejar las impresiones que causamos a los demás y nos mostramos reti-
centes a evaluar sinceramente a los otros cara a cara, en particular, si esa eva-
luación es negativa o si el otro no nos es del todo familiar. Por ejemplo, no
es fácil decirla a un profesor lo que se piensa de él o a un supervisor o jefe
en el trabajo. Generalmente, los individuos sólo dan a sus colaboradores íntimos
una opinión desfavorable sobre ellos si les es solicitada en forma directa o si
ese socio o amigo ya ha hecho previamente una autoevaluación negativa.
Otro factor que afecta a la información que recibimos de los otros en el
desarrollo de nuestra evaluación es que muchos de nuestros autoconceptos
se resisten enormemente al cambio.
Uno de los motivos de la estabilidad de los autoconceptos está en la
manera en que procesamos la información ajena sobre nosotros mismos.
Por ejemplo, es más probable que fijemos y recordemos mejor todo aquello
que confirme el concepto que ya tenemos de nosotros y que tendamos a
subestimar e ignorar el feedback contrario a ese concepto. Y a menudo cul-
tivamos activamente los comportamientos ajenos que lo apuntalan. Por
ejemplo, si un hombre piensa que es una figura intimidatoria para los demás,
puede convalidar este concepto induciendo a los otros a actuar en su pre-
sencia de forma amedrentada y sometida.

106 PSICOLOGÍA SOCIAL


ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

Todo esto pone de relieve que no somos seres pasivos sobre los cuales
actúan los demás sino que somos agentes activos que plasmamos nuestro ser
en el curso de un permanente diálogo con todo nuestro ambiente.

2.2. El género

Quizá el elemento más penetrante de la identidad personal es esa porción


de la identidad social en la que nos asignamos a una de las dos categorías:
hombre o mujer. Sin embargo, antes de seguir convendría no perder de vista
la diferenciación realizada por Beckwith (1994) entre sexo: masculinidad o
feminidad desde el punto de vista biológico; género: categorización social
como hombre o mujer y la identidad del género: la percepción de uno como
hombre o mujer.
Cada uno de nosotros tiene una identidad del género, es decir, nos califi-
camos como hombre o mujer. Normalmente los adultos reaccionan ante el
sexo del recién nacido como la característica más importante que les define:
hay que buscar rápidamente un nombre, comprar ropa de color rosa o azul,
decorar la habitación y elegir juegos apropiados al género, etc. Al margen de
todo esto, los niños no se conciencian del género hasta los dos años de edad.
La identidad del género se da cuando el género se convierte en parte del
autoconcepto de uno; el individuo desarrolla un sentido del self que incluye
la condición de hombre o mujer.
Entre los 4 y los 7 años los niños adquieren gradualmente el concepto de
la consistencia del género, empiezan a aceptar el principio de que el género
es un atributo básico para cada persona.
Según Bem y su teoría del esquema del género (1981), los niños tienen
una predisposición generalizada para organizar la información sobre el self
de manera que tiene sus bases en definiciones culturales del comportamiento
apropiado para cada sexo. A medida que se avanza en la niñez, nos encon-
tramos con la tipificación del sexo, cuando los niños aprenden con detalle
los estereotipos ligados al hombre o a la mujer en su cultura.
Parte de lo que los niños aprenden sobre el género se basa en la obser-
vación de los padres y en el intento de querer ser como ellos. Generalmente
se recompensa a los niños cuando realizan un comportamiento adecuado
según su género y son discriminados o ridiculizados cuando realizan un
comportamiento del género que no es el apropiado. Por ejemplo, ¿tendrían
la misma respuesta los padres de una niña que pide una muñeca a los Reyes
que un niño que pide el mismo regalo?
Una vez que las personas adquieren un modelo específico de características
relevantes del género, tienden a comportarse de forma consistente con sus

PSICOLOGÍA SOCIAL 107


JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

ideas de lo que es apropiado. Por ejemplo, los hombres que se identifican


con el rol masculino más exagerado se comportan con mayor violencia y
agresividad que los que se perciben a sí mismo con alguna característica
femenina (Finn, 1986).
Los roles de género aún influyen en el comportamiento tanto del hombre
como de la mujer en el hogar. Aunque ambos trabajen y tengan sueldos muy
altos, el trabajo doméstico se divide según los roles tradicionales: los hombres
tiran la basura, hacen pequeñas reparaciones y arreglan el jardín y las mujeres
limpian la casa, cocinan y se encargan más del cuidado de los niños.
En el ámbito laboral, las mujeres no son tan propensas como los hombres
a hacer alarde de sus logros y como resultado no reciben el reconocimiento
apropiado cuando su trabajo es bueno. La promoción de mujeres a altos cargos
de dirección se ve obstaculizada porque los hombres encargados de dar el
ascenso malinterpretan el estilo de comunicación de las mujeres como si
indicaran indecisión, incapacidad para asumir la autoridad e incluso incom-
petencia. El estilo de liderazgo de las mujeres tiende a ser conectivo e inter-
activo. Es decir, las mujeres prefieren colaborar, consultar y negociar, mientras
que los hombres tienden a dar importancia a la competición, la exigencia y
la recompensa de éxitos individuales.
Las diferencias de género todavía tienen un sostén cultural muy fuerte; en
libros e historias infantiles, los estereotipos de niños y niñas, hombres y
mujeres, han sido aceptados hasta hace bien poco. Es decir, los hombres y
chicos tendían a interpretar roles de acción y de iniciativa mientras las mujeres
y niñas eran etiquetadas bien como acompañantes o bien tenían que ser
rescatadas cuando se encontraban en peligro.
En un sinfín de viejas historias y en películas modernas basadas en estas
historias, las heroínas como Blancanieves, La Bella Durmiente, Cenicienta o
La Sirenita tienen serios problemas y su única esperanza es el amor de un
apuesto príncipe que luchará contra los malos para que puedan vivir felices
para siempre. Cuando el sexo masculino es el héroe, Bambi, El Rey León,
Dumbo, etc., el rol tradicional para el sexo femenino es simplemente dar a
luz al héroe o hacer de objeto sexual cargando con la responsabilidad de su
descendencia.
Por ahora, nadie puede llegar a la conclusión final sobre la causa de la
razón de las diferencias entre hombres y mujeres. En la actualidad, la mayoría
de nosotros estamos convencidos de que los hombres y mujeres difieren
porque han aprendido a diferir. La última respuesta yacerá en lo específico,
como qué diferencias están basadas en la biología, qué diferencias son adqui-
ridas y qué diferencias reflejan ambas influencias.

108 PSICOLOGÍA SOCIAL


ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

2.3. Aspectos adicionales del funcionamiento del self

Aunque el autoconcepto haya sido el centro de la investigación del self,


también son de interés otros aspectos como la autoestima y la autoeficacia.

2.3.1. La autoestima

La autoestima es la valoración o autoevaluación que una persona hace de


sus propios méritos. Una persona con elevada autoestima se percibe a sí
misma como mejor, más capaz y de más valía que una persona con baja auto-
estima. Las autoevaluaciones están basadas en parte en las opiniones de los
demás y en parte en cómo percibimos ciertas experiencias.
Una persona con autoestima elevada puede interpretar su éxito general de
varias maneras, pero alguien con una baja autoestima tiende a generalizar los
fracasos. Por otra parte, las personas subdividen aspectos de su self, por
ejemplo valoran en alto grado que saben cocinar muy bien pero valoran muy
poco su capacidad de hablar bien inglés.
Una aproximación para evaluar la autoestima es la de comparar el auto-
concepto de una persona con su concepción de self ideal. Cuanto mayor es
la discrepancia, menor es la autoestima. Es decir, cuanto más percibes que
tus características no son lo que deberían ser, más negativa es la actitud sobre
ti mismo. También es importante si las buenas o las malas cualidades de uno
son comunes o atípicas. El nivel más bajo de autoestima se encuentra entre
los que perciben sus características deseadas como relativamente comunes y
sus características no deseadas como relativamente atípicas.
Por otro lado, tendemos a hacer autoevaluaciones por medio de compa-
raciones entre nosotros mismos y los demás. Cuando te comparas con los
otros, tu estima va en alza si percibes algo inadecuado en ellos, un efecto de
contraste. La comparación que se establece con alguien peor, comparación
descendente, puede producir efectos positivos y realzar tu autoestima.
Sin embargo, cuando la comparación es con alguien cercano a ti, tu auto-
estima es mayor cuando percibes algo bueno en ellos, un efecto de asimilación.
De modo parecido, una persona que se compara desfavorablemente con
miembros del grupo, experimenta una autoestima más baja que si las com-
paraciones desfavorables son con miembros ajenos al grupo.
En efecto, la comparación más relevante del self es la comparación social
con otros miembros del mismo grupo. Así pues, aunque uno haga bien las
cosas en un grupo que no obtiene demasiados éxitos puede significar un
golpe mucho mayor para la autoestima que hacer las cosas igual de bien en
un grupo que tiene más éxitos.

PSICOLOGÍA SOCIAL 109


JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

La investigación indica que una autoestima elevada es beneficiosa mientras


que la baja autoestima puede tener efectos muy negativos. Una autoevaluación
negativa repercute en la sociabilidad del individuo, puede causar depresiones
así como reacciones adversas a la inseguridad laboral y un debilitamiento del
sistema inmunológico y, presumiblemente, una mayor susceptibilidad a
enfermar.

2.3.2. La autoeficacia

Se refiere a la evaluación que efectúa una persona en su capacidad o com-


petencia para llevar a cabo una tarea, realizar una meta o vencer un obstáculo.
El sentimiento de autoeficacia varía en función de la tarea, pero lo cierto es
que el desempeño de tareas tanto físicas como psíquicas puede mejorarse
mediante el tipo adecuado de autoeficacia.
Las personas con una elevada autoeficacia atlética pueden prolongar en
mayor grado su esfuerzo físico y tener una mayor percepción del éxito y una
atribución de control personal sobre la conducta. En los esfuerzos académicos
la autoeficacia es igualmente beneficiosa, expectativas de una mala actuación,
están asociadas con una autoevaluación negativa y un peor resultado.
En situaciones sociales, una de las razones por las que tenemos una baja
autoestima social es la carencia de una competencia social y las consecuencias
incluyen ansiedad y evitación de estas situaciones. Si realizamos un compor-
tamiento social determinado y obtenemos feedback negativo, los individuos
de elevada autoeficacia perciben la causa como algo externo, mientras que
los individuos con una baja autoeficacia hacen atribuciones internas.
La autoeficacia no es fija ni inmutable. Cuando una persona recibe feedback
positivo sobre sus habilidades, aunque sea un feedback falso, es más probable
que la autoeficacia aumente. También se han detectado cambios en la auto-
eficacia en el tratamiento de miedos y fobias (Bandura y Adams, 1977).

ACTIVIDADES

1. El objetivo de esta actividad práctica consiste en analizar y comparar


las características de distintas fuentes que transmiten un mismo mensaje per-
suasivo con el fin de ver su influencia en la comunicación.
En nuestros días se producen dilemas que pueden crearnos ciertos con-
flictos cognitivos, por ejemplo, el tema de las autovías. Todos reconocemos el
beneficio que ha supuesto su construcción y, sin embargo, a veces ha con-
llevado una serie de destrozos ecológicos irreparables que suscitan en nosotros
el rechazo. Imagine que en su comunidad se está planteando este problema

110 PSICOLOGÍA SOCIAL


ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

y que estamos expuestos tanto a opiniones favorables como desfavorables a


la construcción de la autovía. Un mismo mensaje puede tener mayor o
menor capacidad persuasiva según provenga de una u otra fuente. Vamos a
plantear algunos ejemplos y usted deberá reflexionar acerca de qué caracte-
rísticas posee bien la fuente bien el mensaje y de qué manera influyen en la
capacidad persuasiva de la comunicación.

MENSAJE Nº1: La autovía es el símbolo del progreso y desarrollo de


una comunidad.
Fuente 1: El dueño de un restaurante que está a punto de obtener el con-
trato del área de servicio de la autovía.
Fuente 2: Una de las más atractivas presentadoras de televisión.
¿Producirá el mismo efecto el mensaje en ambos casos? ¿Cuál tendrá
mayor impacto persuasivo? ¿Cuáles son las características diferenciales de
ambas fuentes?

MENSAJE Nº2: El trazado de la autovía ha sido diseñado cuidadosa-


mente y la zona que atraviesa carece de valor ecológico.
Fuente 1: Un representante de un grupo ecologista, licenciado en
Biología.
Fuente 2: El Concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento pertene-
ciente a la misma formación política que el ministro de Obras Públicas.
¿Producirá el mismo efecto el mensaje en ambos casos? ¿Cuál tendrá
mayor impacto persuasivo? ¿Cuáles son las características diferenciales de
ambas fuentes?

MENSAJE Nº3: El aumento de vehículos en la autovía provocaría mayor


contaminación y nuevos problemas de salud.
Fuente 1: Un médico especialista en los perjuicios causados en la salud
mental de los niños pequeños por el plomo contenido en la gasolina.
Fuente 2: Un estudiante universitario con una fuerte conciencia ecológica.
¿Producirá el mismo efecto el mensaje en ambos casos? ¿Cuál tendrá
mayor impacto persuasivo? ¿Cuáles son las características diferenciales de
ambas fuentes?

2. Cite cinco ejemplos de libros, novelas, historias infantiles o películas de


cine en los que se reflejen los diferentes estereotipos culturales entre niños y
niñas explicando el rol que desempeñan cada uno de ellos.

PSICOLOGÍA SOCIAL 111


JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

BIBLIOGRAFÍA

LECTURAS RECOMENDADAS

BARON, R.A. y BYRNE, D. (1998). “Las actitudes: una evaluación del


mundo social”. En R.A. BARON y D. BYRNE (coord.), Psicología Social
(pp. 129-175). Prentice Hall: Madrid.

BARON, R.A. y BYRNE, D. (1998). “Aspectos de la identidad social: esta-


bleciendo nuestro self y nuestro género”. En R.A. BARON y D. BYRNE
(coord.), Psicología Social (pp. 129-175). Prentice Hall: Madrid.

MORALES, J.F., E. REBOLLOSO, M. MOYA (1995). “Actitudes”. En J.F.


MORALES (coord.), Psicología Social (pp. 493-621). Mc Graw-Hill: Madrid.

VANDER ZANDEN, J.W. (1990). Manual de psicología social. Paidós:


Barcelona.

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

OSKAMP, S. y M. CONSTANZO (1993). Gender issues in social psychology.


Sage: Newbury Park.

RODRÍGUEZ, A. (1989). “Interpretación de las actitudes”. En A.


RODRÍGUEZ y J. SEOANE (eds.), Tratado de Psicología General (pp. 199-
314), vol. 7. Alambra: Madrid.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

AJZEN, I. (1987). “Attitudes, traits and actions: Dispositional predictions of


behavior in personality and social psychology”. En L. BERKOWITZ
(ed.), Advances in Experimental Social Psychology (pp. 1-63). Academic: New
York.

BANDURA, A. y N.E. ADAMS (1977). “Analysis of self-efficacy theory of


behavioral change”. Cognitive Therapy and Research, 1, 287-310.

BECKWITH, J.B. (1994). “Terminology and social relevance in psychological


research on gender”. Social Behavior and Personality, 22, 329-336.

112 PSICOLOGÍA SOCIAL


ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

BEM, S.L. (1981). “Gender schema theory: A cognitive account of sex typing”.
Psychological Review, 88, 354-364.

BOUCHARD, T.J.Jr., R.D. ARVEY, L.M. KELLER y N.L. SEGAL (1992).


“Genetic influences on job satisfaction: A reply to Cropanzano and
Hames”. Journal of Applied Psychology, 77, 89-93.

FAZIO, R.H. (1989). “On the power and funcionality of attitudes: The role
of accesibility”. En S.R. PRATKANIS, S.J. BRECKLER y A.G.
GREENWALD (eds.), Attitude structure and function (pp. 153-179). L.
Erlbaum: Hillsdale.

FINN, J. (1986). “The relationship between sex role attitudes and attitudes
supporting marital violence”. Sex Roles, 14, 235-244.

HOVLAND, C.I. y W. WEISS (1951). “The influences of source credibility


on communication effectiveness”. Public Opinion Quarterly, 15, 635-650.

KATZ, D. (1960). “The functional approach to the study of attitudes”. Public


Opinion Quarterly, 24, 163-204.

RENTSCH, J.R. y T.S. HEFFNER (1994). “Assesing self-concept: Analysis


of Gordon´s coding scheme using «Who am I?» responses”. Journal of
Social Behavior and Personality, 9, 283-300.

WALLER, N.G., B.A. KOJETIN, T.J.Jr. BOUCHARD, D.T. LIKKEN y A.


TELLEGEN (1990). “Genetic and environmental influences on religious
interests, attitudes and values: A study of twins reared apart and together.”
Psychological Science, 5, 268-274.

PSICOLOGÍA SOCIAL 113


JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

1. Según el modelado, las actitudes se aprenden a partir de la observación


de los demás.
V F

2. Según Katz, la función de adaptación de las actitudes hace referencia a:


a) El refuerzo de nuestro sentimiento de autorrealización
b) Maximizar recompensas y minimizar penalidades
c) Mecanismos de defensa para evitar el dolor

3. La autovigilancia es una dimensión que parece predecir el comporta-


miento de los individuos.
V F

4. La norma social subjetiva:


a) Es un predictor más exacto que la intención
b) Se trata de la presión social que ejercen los que nos rodean
c) Sumada a la intención da lugar a la conducta

5. La reactancia es la resistencia a los mensajes persuasivos por estar


sobreavisado.
V F

6. En televisión, poseerá un mayor poder persuasivo:


a) Las fuentes más atractivas
b) Las fuentes más creíbles si el mensaje es proactitudinal
c) La fuente educada y que hable en su interés

7. Es más saludable mentalmente tener una visión simple de los posibles


self.
V F

8. Según las investigaciones en cuanto a identidad del género:


a) Los hombres se encargan del cuidado de los niños y de realizar
pequeñas reparaciones domésticas
b) Las mujeres alardean más de sus logros con otras mujeres
c) En el trabajo, las mujeres prefieren negociar

114 PSICOLOGÍA SOCIAL


ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

9. Los resultados de las investigaciones con gemelos son concluyentes y


pueden o deben generalizarse a otras personas.
V F
10. Los niños se conciencian del género:
a) A los 5 años
b) Entre los 4 y los 7 años
c) A los 2 años

SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

1. Es verdadera. Con el modelado los individuos aprenden nuevas formas


de comportamiento observando simplemente las acciones de los demás.

2. La respuesta es la B. Según la función de adaptación, los seres humanos


procuramos maximizar las recompensas y minimizar las penalidades, por lo
que desarrollamos actitudes que ayudan a cumplir este objetivo. Tendemos a
buscar personas que reconozcan nuestro valor, esfuerzo, dedicación, etc. evi-
tando a quienes puedan producir el efecto opuesto.

3. Es verdadera. Parece ser que las actitudes son un mejor predictor del
comportamiento para los individuos con un nivel bajo de autovigilancia, las
cuales utilizan sus actitudes como guías de comportamiento significantes.
Por el contrario, este vínculo es más débil en los individuos con un nivel alto
de autovigilancia.

4. La respuesta es la B. La norma social subjetiva es la presión social que


la persona percibe y que suele proceder de aquellos que le son más próximos.

5. Es falsa. La reactancia es una reacción negativa a los esfuerzos de los


otros en limitar nuestra libertad personal haciéndonos hacer lo que ellos
quieren que hagamos.

6. La respuesta es la A. El atractivo de la fuente es más importante en


medios visuales o de interacción directa y en general, las fuentes más atrac-
tivas a los ojos del receptor poseen un mayor poder persuasivo.

7. Es falsa. La gente que tiene un número muy limitado de posibles self


son vulnerables emocionalmente a través de feedback relevante. La comple-
jidad del self sirve realmente de regulador contra la depresión y las enfer-
medades relacionadas con el estrés.

PSICOLOGÍA SOCIAL 115


JUAN LUIS NUÑEZ ALONSO

8. La respuesta es la C. El estilo de liderazgo de las mujeres tiende a ser


conectivo e interactivo. Es decir, las mujeres prefieren colaborar, consultar y
negociar, mientras que los hombres tienden a dar importancia a la competición,
la exigencia y la recompensa de éxitos individuales.

9. Es falsa. La investigación con gemelos puede cuestionarse y, de hecho,


recibe distintas críticas: los gemelos son un grupo atípico, además cuando los
gemelos idénticos son separados al nacer pueden ser cedidos en adopción a
entornos más similares que los gemelos no idénticos, por lo que los resultados
obtenidos con ellos pueden no generalizarse a otros grupos de personas.

10. La respuesta es la C. Los niños no se conciencian del género hasta los


dos años de edad y entre los 4 y los 7 años adquieren gradualmente el con-
cepto de la consistencia del género.

116 PSICOLOGÍA SOCIAL


ACTITUD E IDENTIDAD SOCIAL

GLOSARIO DE TÉRMINOS

Dicigótico: De dos cigotos, es decir, de dos huevos fecundados a partir de


la unión de los dos gametos, masculino y femenino. En el caso de los gemelos,
hace referencia a dos seres con distinta carga genética o hereditaria.

Estereotipo: Conjunto de creencias mantenida por un individuo en relación


con un grupo social.

Estrés: Término descrito por Selye en el que se recoge que estímulos de


distinta índole (esfuerzos, excitaciones, etc.) ponen al organismo en un estado
de reacción en el que se pueden descubrir tres fases definidas: la reacción de
alarma, la resistencia y el agotamiento. Estado producido por el desequilibrio
entre la demanda y la capacidad percibida por el sujeto.

Inoculación: Introducción accidental o voluntaria en el organismo con fines


terapéuticos o experimentales de determinados agentes patológicos.

Monocigótico: De un solo cigoto, es decir, un solo huevo fecundado a partir


de la unión de los dos gametos. En el caso de los gemelos, hace referencia a
dos seres que comparten la misma carga genética o hereditaria.

Recencia (efecto): Fenómeno que hace referencia a que se retiene o se


recuerda mejor lo último o la parte final de una secuencia.

PSICOLOGÍA SOCIAL 117


U LO
MÓD

PROCESOS
INTERPERSONALES
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA
PRESENTACIÓN DEL MÓDULO
OBJETIVOS DEL MÓDULO
ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS
EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS
1. Atracción y relaciones interpersonales
1.1. Afiliación
1.2. Atracción interpersonal
1.2.1. Factores que influyen en la atracción
1.3. Relaciones amorosas
2. Agresividad y violencia
2.1. Concepto y perspectivas teóricas
2.2. Determinantes sociales
2.2.1. La frustración
2.2.2. El calor
2.2.3. El ruido
2.2.4. Provocación directa
2.2.5. Medios de comunicación
2.2.6. Violencia en el contexto familiar
2.3. Prevención y reducción
2.3.1. El castigo
2.3.2. La catarsis
3. Altruismo y conducta de ayuda
3.1. Teorías sobre al altruismo
3.1.1. Psicoanálisis
3.1.2. Teorías del aprendizaje
3.1.3. Enfoque cognitivo
3.2. Factores y motivos de la conducta altruista
3.2.1. Factores afectivos y cognitivos
3.2.2. Factores personales
3.2.3. Factores situacionales
ACTIVIDADES
BIBLIOGRAFÍA
EJERCICIOS DE AUTOCONTROL
SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL
MATERIALES COMPLEMENTARIOS
ANEXO 1
ANEXO 2
GLOSARIO DE TÉRMINOS
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA

Módulo 1 Conceptos básicos del enfoque psicosocial


Módulo 2 Percepción social. Comprensión de los demás
Módulo 3 Actitud e identidad social
Módulo 4 Procesos interpersonales
Módulo 5 Procesos de influencia y estereotipos
Módulo 6 Procesos grupales

PRESENTACIÓN DEL MÓDULO

En este módulo, y avanzando un poco más en los procesos de conoci-


miento social, abordaremos los procesos interpersonales. No olvidemos que
vivimos en un mundo social compuesto de personas y que la mayor parte de
nuestro tiempo lo dedicamos a interactuar con aquellos que nos rodean
(amigos, vecinos, compañeros de clase o de trabajo, familiares, etc.).
La psicología social ha dedicado mucha teoría e investigación a este fenó-
meno de la vida cotidiana, las relaciones interpersonales, elaborando un
contínuo de explicaciones que ayudan a comprenderlas. Se trata de un nivel
de análisis interpersonal donde juegan un papel importante las interacciones
entre los individuos, tales como las relaciones de atracción, la agresión y la
conducta de ayuda.
La atracción, el amor o la pasión están presentes en nuestras vidas
como en las canciones, el arte o la historia humana. En las siguientes pági-
nas comenzaremos por centrarnos en la afiliación, un fenómeno básico
sobre el que parecen descansar otros procesos como la atracción y el
amor. Posteriormente veremos la atracción interpersonal considerada de
forma general como un fenómeno en el que pueden incluirse la amistad,

PSICOLOGÍA SOCIAL 121


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

las relaciones íntimas o la admiración por una figura pública. Más adelante
analizaremos el amor, considerándolo como un proceso en el que confluyen
las relaciones interpersonales con fuertes dosis de afecto y atracción.
Al leer los periódicos o escuchar los telediarios podemos llegar a la
conclusión de que la agresividad es una forma de comportamiento social
excesivamente corriente. Debido a su alarmante frecuencia y sus consecuen-
cias devastadoras siempre ha sido un tema cuidadosamente estudiado. En
este módulo describiremos distintas perspectivas teóricas sobre la agresividad,
analizaremos los aspectos del comportamiento de los demás que juegan un
papel en el inicio de arrebatos de agresividad. Concluiremos examinando
distintas técnicas para la prevención y el control de la agresividad humana.
Te puedes encontrar en una situación en la que un extraño requiera tu
ayuda o una situación en la eres tú quien requiere la ayuda de extraños. El
comportamiento altruista se convirtió en una materia de interés predomi-
nante en los años 60. En este último tema del módulo veremos distintas
orientaciones teóricas que explican por qué los espectadores a veces responden
a una emergencia y a veces no. Además, haremos un repaso por los princi-
pales factores y motivos que determinan la conducta de ayudar a los demás.

OBJETIVOS DEL MÓDULO

1. Entender los conceptos de afiliación y atracción interpersonal.

2. Conocer los determinantes de las relaciones amorosas.

3. Estudiar las perspectivas teóricas que explican el concepto agresividad.

4. Analizar los determinantes sociales y la forma de prevenir y reducir la


agresividad.

5. Comprender el concepto de altruismo y los factores que causan la con-


ducta prosocial.

122 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS


PROCESOS INTERPERSONALES

ATRACCIÓN Y AGRESIVIDAD Y ALTRUISMO Y


RELACIONES INTER- VIOLENCIA CONDUCTA DE
PERSONALES AYUDA

Concepto y Prevención Teorías sobre


Afiliación Relaciones perspectivas
amorosas y reducción el altruismo
teóricas

Determinantes Factores y motivos


Atracción interpersonal de la conducta
sociales
altruista
Factores

EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS

1. ATRACCIÓN Y RELACIONES INTERPERSONALES

Gran parte de la vida humana consiste en una interacción social, un pro-


ceso dirigido a otra persona o personas o estimulado o influido por éstas.
Todo grupo humano se compone de personas que actúan y la vida colectiva
consta de sus acciones. Nuestro modo de proceder está determinado en gran
medida por las relaciones mutuas que mantenemos con otros seres. En nuestra
vida diaria continuamente nos encontramos frente a ellos y establecemos rela-
ciones interpersonales de atracción, cooperación, agresión, competición, etc.
La atracción interpersonal es un fenómeno ciertamente complejo que
engloba a otros fenómenos tan variados y diferentes como la simpatía que
podemos sentir hacia un amable conductor de taxi, la pasión de algunos ena-
morados que abandonan posesiones y posiciones tras la persona amada o la
admiración por determinadas estrellas de cine.
Tal como nos encontramos con otros individuos en la universidad, en el
trabajo o en nuestro barrio desarrollamos actitudes sobre cada uno de ellos.
Estas evaluaciones interpersonales se clasifican en un continuum que va de
lo que nos agrada a lo que nos desagrada. Nuestras actitudes sobre otras per-
sonas es el objetivo concreto de la investigación sobre atracción interpersonal.

PSICOLOGÍA SOCIAL 123


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

Esta investigación consiste en la identificación detallada de los factores


responsables de las evaluaciones interpersonales.
La atracción se inicia cuando las personas entran en contacto con otras.
La mayoría de estos contactos los solemos tener por casualidad, basados en
determinantes tan impersonales como la calle, las sillas de la clase o la dis-
tribución del espacio en el trabajo. Debido a dónde nos sentemos o dónde
vivamos entraremos en un repetido contacto con algunas personas más que
con otras. Como consecuencia, la proximidad física constituye, en la mayoría
de los casos, el primer paso para que nos sintamos atraídos por otra persona.
Un factor muy importante que influye en que las personas nos gusten o
no es el estado afectivo de ese momento. Es simple pero cierto que los
demás nos tienden a agradar cuando nuestras emociones son positivas y suelen
desagradarnos cuando experimentamos sentimientos negativos, no importa
cual sea la causa de esas emociones.
Incluso con contactos repetidos y emociones positivas, la atracción no se
desarrollará a menos que ambas personas estén motivadas a establecer una
relación y a menos que cada una de ellas responda positivamente a las carac-
terísticas observadas del otro individuo.
Si dos personas empiezan a interactuar, la simpatía versus la antipatía
están fuertemente determinadas por si son similares en sus actitudes, creen-
cias, valores y otras características. Una relación puede llegar a ser cada vez
más positiva si las dos personas indican un agrado mutuo a través de eva-
luaciones positivas con palabras o con acciones de la otra persona.

1.1. Afiliación

La afiliación es una tendencia humana básica que lleva a buscar la com-


pañía de otras personas. Niños y niñas desde muy pequeños desarrollan
fuertes vínculos con las personas con quienes tienen un contacto regular,
con frecuencia los padres, resultándoles penoso y difícil tener que separarse
de ellas. Cuando están en compañía de estas personas, niños y niñas se sienten
más seguros y relajados, a la vez que disponen de modelos de referencia para
saber cómo comportarse en situaciones extrañas o nuevas.
La función principal de la afiliación consiste en garantizar la superviven-
cia tanto del individuo como de la especie. Resulta de vital importancia para
un bebé no separarse de quien lo alimenta, cuida y protege. De igual manera
los logros humanos no serían lo que hoy son si las personas no nos hubié-
ramos afiliado.
Afiliarnos con otros puede hacer que consigamos ciertos objetivos que
no podemos obtener solos, proporcionarnos diversión y entretenimiento,

124 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

incrementar nuestra autoestima, haciéndonos sentir queridos e importantes


o responsables de las necesidades de los demás, nos sirve para expresar nues-
tra sexualidad o nos ayuda a aprender aquello que no sabemos. Además, la
afiliación con otras personas nos sirve para reducir nuestra ansiedad y miedo
y nos brinda un criterio de comparación de nuestras propias actitudes y habi-
lidades.
Pero, ¿por qué las personas ansiosas prefieren la compañía de los demás?
¿Les da igual el tipo de compañía que sea? Ante la primera pregunta
Schachter (1959) considera que hay dos respuestas básicas: a) los demás sirven
de distracción en estas circunstancias y b) los demás sirven de criterio de
comparación y nos ayudan a decidir qué respuesta dar ante una situación
nueva y extraña.
La respuesta a la segunda pregunta depende de cuál sea la respuesta a la
primera: si la presencia de los demás reduce nuestra ansiedad porque nos
sirven de distracción, entonces cualquier persona puede servir para este pro-
pósito; en cambio, si el papel de los demás consiste en servirnos de guía para
saber cómo responder, entonces sólo disminuirán nuestra ansiedad cuando
estas personas se encuentren en la misma situación que nosotros.
Hay, sin embargo, situaciones en las que estar con otras personas puede
incrementar nuestra ansiedad, sobre todo en aquellas en las que haya que rea-
lizar una tarea que resulte, en principio, embarazosa.

1.2. Atracción interpersonal

La atracción interpersonal se puede entender, de una forma amplia, como


el juicio que una persona hace de otra a lo largo de una dimensión actitudinal
cuyos extremos son la evaluación positiva o amor y la evaluación negativa u
odio. Sin embargo, hay que añadir que este juicio o actitud no se suele quedar
en esta dimensión cognitivo-evaluativa sino que es frecuente que vaya aso-
ciado a conductas, sentimientos y otras cogniciones como inferir que una
persona muy atractiva tendrá otras características positivas.
¿Qué es lo que hace que una persona nos resulte extremadamente atrac-
tiva mientras que otras apenas llaman nuestra atención o nos provocan un
claro desagrado? La respuesta evidentemente no es sencilla. Según las expli-
caciones psicosociales existe atracción cuando tenemos las mismas ideas
que nuestros amigos, las mismas aficiones que nuestra pareja y no existiría
atracción si se discrepa profundamente en cuestiones ideológicas o si se tienen
aficiones opuestas. Siguiendo con estos ejemplos, las soluciones a tales
situaciones de desequilibrio podrían ser tan diversas como cambiar nuestra
ideología o divorciarnos.

PSICOLOGÍA SOCIAL 125


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

Según las teorías asociacionistas nos sentiremos atraídos hacia quienes


aparezcan asociados a experiencias buenas para nosotros y nos desagradarán
quienes estén asociados a malas experiencias. Por ejemplo, May y Hamilton
(1980) pidieron a mujeres universitarias que evaluaran el atractivo de varias
fotografías de hombres. Previamente se había averiguado qué tipo de música
les gustaba y cuál no. Mientras realizaban las evaluaciones, unas chicas tenían
como música de fondo la que les agradaba y otras la que les desagradaba. Los
resultados mostraron claramente que las primeras efectuaron evaluaciones
más positivas de las mismas fotos que las segundas.
Por otra parte, y atendiendo al mecanismo del refuerzo, nos sentiríamos
más atraídos hacia quienes nos recompensan, pues producen en nosotros
sentimientos positivos y rechazaríamos a quienes nos proporcionan conse-
cuencias negativas, pues producen sentimientos negativos.
Sin embargo, la evaluación positiva que hace alguien de nosotros no tiene
el mismo valor si ese alguien es la persona con quien llevamos años soñando
salir que si es alguien con quien evitamos tener contacto debido a lo mal que
nos cae. De acuerdo con la teoría del intercambio social, una persona nos
resultará atractiva si pensamos que nuestra relación con ella será beneficiosa
para nosotros, es decir, si creemos que las recompensas que se derivarán de
tal relación son mayores que los costes que implica.

1.2.1. Factores que influyen en la atracción

El refrán “ojos que no ven corazón que no siente” ilustra perfectamente


la importancia que la proximidad tiene en la atracción. No podemos sentirnos
atraídos ni odiar a quien no conocemos. Además, si bien en ocasiones surgen
entrañables amistades y desenfrenados amores de encuentros ocasionales o
del conocimiento del alguien en la distancia, lo cierto es que la mayoría de
nuestras amistades y amores tienen lugar con quienes interactuamos con fre-
cuencia.
Hay dos tipos de factores que influyen en que las personas coincidamos
o no unas con otras: a) factores de tipo social o institucional, como por ejem-
plo, el criterio que siga la universidad para agrupar los alumnos del mismo
curso en clases y b) las características personales de los individuos, es decir,
los amantes de la música clásica es probable que se encuentren en el con-
servatorio o en un concierto.
Entonces, ¿a través de qué mecanismos psicológicos influye la proximidad
sobre la atracción? Pueden ser varias las explicaciones: a) generalmente, las
personas más cercanas físicamente son también las más accesibles; b) en
nuestra sociedad se nos ha enseñado que puede ser inadecuado tratar con

126 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

extraños; c) la proximidad puede incrementar la familiaridad, este es el lla-


mado efecto de la mera exposición y consiste en que la percepción de forma
repetida de un estímulo que inicialmente es neutral o positivo, ya se trate de
una música o de un logotipo nunca antes visto, lleva a una atracción mayor
hacia el estímulo y d) la semejanza es otro factor que puede explicar una
mayor atracción hacia quienes tenemos más cerca.
Sin embargo, no siempre la proximidad influye positivamente en la atrac-
ción; convivir con quien odiamos puede incrementar ese odio en lugar de
atenuarlo.
Otro factor a tener en cuenta es el de las características físicas, una per-
sona con apariencia física agradable resulta más atractiva que otra con
apariencia física menos agraciada. De hecho utilizamos el término atractivo
físico para designar una presencia física agradable, estableciendo una equi-
valencia entre agraciado y ser atractivo.
Las características físicas de las personas que percibimos son especial-
mente importantes en los primeros encuentros o cuando el contacto es
superficial. Rodin (1987) considera que cuando nos encontramos con des-
conocidos, el primer proceso que ocurre es decidir si dicha persona tiene o
no algún interés para nosotros. Si no lo tiene tal persona es ignorada.
Pero, ¿por qué un físico agradable es considerado como más atractivo?
Tenemos diversas explicaciones: a) en nuestra sociedad existe la tendencia a
suponer que quien tiene una buena cualidad también tendrá otras cualidades
buenas; b) si nos asociamos a una persona atractiva nuestra imagen social
puede verse favorecida y c) pudiera ser que las personas atractivas se com-
porten de una manera que incremente su valoración y las haga realmente
más atractivas.
Otros estudios han mostrado que los rasgos más valorados en las personas
se agrupan en dos conjuntos: afecto y competencia (Lydon, Jamieson y
Zanna, 1988). El primer grupo engloba rasgos tales como afectuoso, amigable,
feliz y considerado, comprende señales no verbales como sonreír, mirar con
atención y expresar las emociones y disposiciones actitudinales como mostrar
agrado por las personas y las cosas. El segundo conjunto comprende habili-
dades sociales, inteligencia y competencia, por ejemplo, tener una conversa-
ción interesante, saber de lo que se habla, etc.
Por otra parte, los resultados de la investigación psicosocial muestran que,
en general, conforme aumenta la semejanza entre las personas también
aumenta la atracción. Por ejemplo, las personas que son semejantes en
procedencia étnica, geográfica, religión, nivel cultural, clase social y edad
tienden a sentirse atraídas entre sí. De igual manera, numerosos estudios de
laboratorio han ratificado la relación entre semejanza actitudinal y atracción.

PSICOLOGÍA SOCIAL 127


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

1.3. Relaciones amorosas

Quizás pocas palabras se utilizan en nuestra lengua con mayor profusión


y diversidad de significados como la palabra amor. Con el fin de exponer una
visión lo más amplia y clara posible presentaremos en primer lugar la distin-
ción entre amar y gustar, puesto que parece evidente que el amor no es lo
mismo que el gustar sólo que con mayor intensidad como algunos pensaban.
Gustar indica una actitud positiva hacia la otra persona pero sin que
implique mucho compromiso y se basa fundamentalmente en el afecto y en
el respeto, mientras que el amor descansa en la intimidad, el compromiso
con la otra persona y la preocupación por su bienestar.
Una de las formas de amor más extendidas en nuestra sociedad es el amor
apasionado o enamoramiento. Considerando conjuntamente tanto las apor-
taciones de aquellos autores que han definido el enamoramiento de forma
teórica, como las de quienes lo han hecho de una manera empírica, las prin-
cipales características definitorias de este tipo de amor serían: a) un estado
cargado de emociones y excitación fisiológica; b) pensamientos relacionados
con la necesidad de la otra persona y la preocupación por ella y c) cierto
patrón peculiar de conducta: expresiones verbales de afecto, revelación de
aspectos íntimos, apoyo emocional y moral, etc.
Pero, ¿por qué se enamoran las personas? Según Hatfield y Walster
(1981), para que se dé el enamoramiento deben darse las siguientes condi-
ciones: a) la persona tiene que haber aprendido que el amor es una respuesta
apropiada, es decir, en su cultura debe aceptarse esta emoción que le puede
ocurrir a cualquiera; b) debe aparecer una persona que reúna las características
adecuadas para ser el objeto de nuestro amor y c) ha de haber un estado de
excitación emocional relacionado con la otra persona.
Lee (1973) elaboró una clasificación de los estilos de amor, siendo bási-
camente los siguientes:

• Eros. Es el amor apasionado. Suele tener una imagen de las cualidades


físicas que valora en la persona amada. Alta autoestima y confianza en sí
mismo. Se centra mucho en la persona amada, pero no es posesivo ni celoso.

• Ludus. El amor como juego, cuyo ejemplo sería el D. Juan Tenorio. No


hay fuertes vínculos emocionales. Las características de la persona amada no
son determinantes fundamentales de la atracción. El contacto frecuente es
evitado. Hay ciertas dosis de engaño y los celos y la posesividad no son
características esenciales.

128 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

• Amor compañero. Afecto natural. Nos sentimos profundamente unidos


a esa persona, la valoramos y compartimos con ella todo lo que tenemos. El
tono emocional es más moderado.

• Amor práctico. El amor a través de ordenador. Se tiene una lista de las


cualidades que se valoran en la persona que se va amar. No hay excitación ni
drama.

• Amor maniático. Quien ama de esta manera está deseoso de amar, pero
siempre encuentra en el amor algo doloroso. Celoso, padece síntomas físicos
y cambios de ánimo.

• Amor altruista. Cuidado incondicional y entrega completa al otro sin


esperar nada a cambio.

Hay que tener en cuenta que pueden darse simultáneamente distintos


tipos de relación, por lo que no son excluyentes. Por ejemplo, a veces, el
amor compañero puede darse simultáneamente al amor pasional a medida
que las personas enamoradas estrechan sus vínculos y empiezan a compartir
intereses, actividades, etc.
En muchas clasificaciones aparecen otros tipos de amor como el amor
como decisión-compromiso que comprende, en principio y a corto plazo, la
decisión de que uno quiere a alguien y, después y a largo plazo, el compro-
miso por mantener ese amor.

2. AGRESIVIDAD Y VIOLENCIA

El terror, la violencia y la agresión parecen rodearnos por doquier. Las


guerras externas e internas, la represión violenta, el terrorismo, la propaga-
ción del crimen y el maltrato familiar asedian a los habitantes de todos los
continentes. Es por esta alarmante frecuencia y sus consecuencias devasta-
doras por lo que la agresividad siempre ha sido un tema cuidadosamente
estudiado por la psicología social.
Las investigaciones nos han ayudado enormemente a entender la agresi-
vidad humana: qué es, por qué ocurre y quizá, cómo se puede prevenir. Para
dar una visión general del tema, empezaremos por tratar de definir el con-
cepto y describir las distintas perspectivas teóricas sobre la agresividad.
Luego, analizaremos importantes determinantes sociales de agresividad,
aspectos del comportamiento de los demás relevantes en el inicio de arrebatos
de agresividad. Finalmente, para concluir con un apunte optimista, examina-

PSICOLOGÍA SOCIAL 129


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

remos distintas técnicas para el control y la prevención de la agresividad


humana.

2.1. Concepto y perspectivas teóricas

El Diccionario Oxford define la agresión como un ataque no provocado,


es decir, el primer ataque en la pelea o asalto, la práctica de atacar a una
persona. Sin embargo, para la Psicología el significado del término haría
referencia a una conducta o tendencia hostil o destructiva.
Existe cierto desacuerdo con respecto a si se debe considerar como agre-
sivas aquellas conductas que no consiguen causar daño real pero sí incluyen
la intención de causarlo. Otros puntos de desacuerdo son la existencia o no
de agresión simbólica o verbal y el carácter de la llamada a agresión fría, es
decir, aquella que usa la violencia para conseguir un objetivo y opera de
manera calculadora e instrumental.
Archer y Browne (1989) proponen una fórmula para superar esta situa-
ción de desacuerdo estableciendo las características de un caso prototípico
de agresión y que son las tres siguientes:

a) La existencia de una intención de causar daño. Este puede ser físico, en


sentido estricto, o bien puede consistir en impedir el acceso a un recurso
necesario, entre otras muchas posibilidades.

b)Provocar daño real, no un mero aviso o advertencia de que se va a pro-


vocar.

c) La existencia de una alteración del estado emocional.

Esta propuesta presenta la ventaja de que permite establecer cuándo una


determinada conducta puede ser categorizada como agresión sin resquicios
para la duda. Si una o más de esas características están ausentes en mayor o
menor grado, surgirán desacuerdos a la hora de aplicar la categoría agresión
a la conducta de que se trate.
También se han establecido distinciones entre agresión o conducta agre-
siva y otros términos que tienen un significado parecido. La violencia, por
ejemplo, implica la causación de daño físico. Con frecuencia es intencionada
pero no siempre. El conflicto implica un desacuerdo sobre el estatus o la dis-
tribución de recursos. Por regla general, plantea una situación en la que si
una parte gana, la otra pierde. La solución del conflicto puede ocurrir de
muchas formas, una de las cuales puede ser la agresión.

130 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

Pero, ¿por qué actúan con agresividad los seres humanos? Se han pro-
puesto diferentes explicaciones teóricas sobre la agresividad humana. A
continuación examinaremos algunas de las más relevantes.
La explicación más antigua y más conocida sobre la agresividad humana
se centra en la idea de que los seres humanos están programados para la vio-
lencia. De acuerdo con esta visión conocida como la teoría del instinto, la
gente agrede porque forma parte de su condición humana.
El defensor más famoso de esta postura fue Freud, quien sostuvo que la
agresividad provenía principalmente de un poderoso deseo de muerte o
instinto llamado thanatos que poseían todas las personas. Según Freud, este
instinto inicialmente apunta a la autodestrucción pero pronto se desvía hacia
fuera, hacia los demás. Los impulsos hostiles que genera este instinto incre-
mentan con el tiempo y si no se liberan alcanzan altos niveles que generan
peligrosos actos de violencia.
Lorenz también propuso una visión afín. Apuntó que la agresividad nace
de un instinto de lucha heredado que los seres humanos comparten con
otras muchas especies. Presumiblemente este instinto se desarrolló porque
aportaba importantes beneficios como, por ejemplo, dispersar a la población
en grandes áreas.
Las teorías biológicas, por su parte, piensan que la agresividad extrema
parece estar relacionada con trastornos en los mecanismos nerviosos que
regulan las emociones. Sin embargo, es importante señalar que no existen
evidencias de que las tendencias agresivas sean heredadas de forma directa o
que los factores biológicos sean los principales determinantes de la agresivi-
dad humana.
Al contrario, algunas pruebas indican que los procesos biológicos ejercen
sus efectos contra un rico telón de fondo de factores sociales y cognitivos.
De este modo, como los seres humanos no se ven impulsados a dañar a los
demás por instintos agresivos irresistibles no son llevados a entrar en este
comportamiento por fuerzas agresivas todopoderosas.
Como respuesta a la teoría del instinto surgió la teoría del impulso con la
idea de que la agresividad nace de un impulso evocado desde el exterior para
dañar a los demás. Son las condiciones externas, como por ejemplo la frus-
tración, las que suscitan un fuerte motivo para dañar a los demás.
Esta teoría considera que, en cuanto a la ocurrencia de la agresividad,
tienen más importancia las condiciones externas que las tendencias innatas.
Por ello, ofrecen más esperanzas acerca de la posibilidad de prevenir este
comportamiento.
La teoría del aprendizaje social es otra perspectiva sobre la agresividad
claramente contrastada. Este enfoque hace hincapié en que la agresividad en

PSICOLOGÍA SOCIAL 131


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

buena parte se aprende. Según esta perspectiva, los seres humanos no nacen
con una serie de respuestas agresivas a su disposición sino que las van adqui-
riendo como otras formas de comportamiento social a través de la expe-
riencia directa y la práctica o a través de la observación de los demás.
Por la experiencia directa o pasada, las distintas culturas aprenden cómo
atacar a los demás, qué personas o grupos son objetivos apropiados, qué
acciones justifican o requieren represalias agresivas y en qué situaciones o
contextos es apropiada o no la agresividad.
En pocas palabras, el aprendizaje social sugiere que la agresión depende
de diversos factores como la experiencia personal, las recompensas asociadas
a la agresividad y otras muchas variables que determinan los pensamientos
del individuo respecto a lo apropiado y los potenciales efectos de dicho
comportamiento.
Según las teorías cognitivas cada uno de nosotros tiene un guión o pro-
grama cognitivo para los acontecimientos que se suponen que ocurrirán en
una situación determinada. Si en nuestro guión, por ejemplo, de ir al médico
no entra enfadarse o pelearse con alguien difícilmente lo haremos.
Otro factor cognitivo que influye en nuestro comportamiento es la inter-
pretación que hacemos de la situación, es decir, la valoración que hacemos
para decidir enfadarnos o pelearnos. Finalmente, es importante tener en
cuenta el estado de ánimo ya que éste ejerce importantes efectos en nuestro
proceso cognitivo y nos puede llevar a comportamientos agresivos: segura-
mente el dolor del pueblo americano después del atentado de las torres
gemelas de Nueva York les podía llevar a tendencias inmediatas de represalia
y venganza como a pensamientos y recuerdos de otras experiencias dolorosas
que podrían desencadenar en una reacción agresiva.

2.2. Determinantes sociales

¿Recuerdas qué te hizo perder los estribos por última vez? Probablemente
tu enfado lo originó las acciones de otra persona. No es tan probable que
menciones hechos físicos como el cansancio, el mal tiempo, etc. En definitiva,
la agresividad a menudo es producto de distintos condicionantes sociales
que pueden originar esa conducta agresiva. A continuación examinaremos
algunos de esos factores.

2.2.1. La frustración

La importancia de la frustración como causa de agresividad nace, al


menos en parte, de la famosa hipótesis de la frustración-agresividad pro-

132 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

puesta por Dollard en vísperas de la Segunda Guerra Mundial (Dollard y


col., 1939). La teoría apoyaba que las personas frustradas siempre entran en
algún tipo de agresividad y todos los actos agresivos, a su vez, son el resul-
tado de una frustración.
En primer lugar, está claro que las personas frustradas no siempre res-
ponden con pensamientos, palabras o hechos agresivos. En segundo lugar,
queda igualmente claro que no toda la agresividad proviene de frustraciones.
Por tanto, son pocos los que consideran que la frustración es la única o más
importante causa de agresividad.
En esta línea, Berkowitz (1989), ha propuesto una versión revisada de
la hipótesis de la frustración-agresividad en la que la frustración es una
experiencia desagradable y aversiva y, por ello, conduce a la agresividad. La
frustración a veces produce agresividad debido a una relación básica entre
afectos negativos y comportamientos agresivos. Parece evidente también
que la frustración inesperada provoca mayor agresividad que la frustración
esperada porque la primera genera más afectos negativos.

2.2.2. El calor

Aunque existen distintos estudios que intentan relacionar el calor y la agre-


sión, el más completo es el de Anderson (1987) en el que se consideraban los
delitos violentos cometidos en Estados Unidos en una década entera, entre
1971 y 1980. Apareció una relación directa y lineal entre temperatura y deli-
tos violentos. La incidencia del delito violento era significativamente mayor
durante los meses de julio, agosto y septiembre, los más calurosos del año en
Estados Unidos.
Por otro lado, en los estudios realizados en laboratorio no queda del todo
clara la relación entre calor y agresión por lo que las posibles diferencias
encontradas se pueden deber a que la relación entre calor y agresión no es
directa sino a través del afecto. Un afecto negativo excesivamente fuerte
puede producir huida en lugar de agresión.

2.2.3. El ruido

Un ruido intenso si es predecible y controlable generará menos estrés que


otro que no se pueda predecir o controlar, aunque este último sea de menor
intensidad. Las personas son capaces de adaptarse al ruido y de actuar con
eficacia pese a sus efectos estresantes. Sin embargo, el ruido continuado
tiene un efecto acumulativo que se traduce en una reducción de la tolerancia
a la frustración.

PSICOLOGÍA SOCIAL 133


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

Pero también el ruido puede contribuir a la agresión de forma más directa.


Por ejemplo, generando una activación mediante la cual se proporciona ener-
gía a una reacción agresiva hacia la cual la persona ya está favorablemente
dispuesta. Además, cuando la persona no siente sólo una cierta predisposi-
ción a agredir, sino que tiene motivos para hacerlo, el ruido da energía a esta
conducta motivada por la cólera y la intensifica.

2.2.4. Provocación directa

La agresividad, a menudo, es el resultado de una provocación física o ver-


bal por parte de otra persona. Esto quiere decir que, cuando somos víctimas
de la agresividad de otros, raramente ponemos la otra mejilla, al menos si
podemos evitarlo. En cambio tendemos a corresponder devolviendo tanta
agresividad como hemos recibido, especialmente si tenemos la certeza de
que la otra persona tenía la intención de hacernos daño.
Según Harris (1993), las agresiones físicas y verbales suelen ser las más
provocativas. Sin embargo, respecto a otras posibles causas de enfado existen
interesantes diferencias de sexo. Por ejemplo, las mujeres se enfadaban más
que los hombres en acciones condescendientes en las que la otra persona
mostraba arrogancia o sugería que era superior. Del mismo modo, las mujeres
se enfadaban más que los hombres en acciones en las que otra persona resul-
taba herida y en acciones que implicaban falta de sensibilidad, es decir, situa-
ciones en las que sus sentimientos eran ignorados por otras personas.

2.2.5. Medios de comunicación

Distintas líneas de investigación concuerdan que la violencia de los


medios de comunicación puede tener efectos sobre la agresividad. Incluso
los niños pueden aprender nuevas maneras de agredir a los demás al exponerse
a la violencia de los medios de comunicación y la exposición a ese material
puede incrementar su tendencia a poner esos comportamientos en práctica.
En estudios longitudinales realizados en distintos países se llegó a la
misma conclusión de que cuanta más violencia televisiva presenciaban los
sujetos mayores eran sus posteriores niveles de agresividad, tanto en hom-
bres como en mujeres.

2.2.6. Violencia en el contexto familiar

El contexto familiar puede ser un determinante de la agresión a través de


un aprendizaje social. Con frecuencia, los padres recurren a la violencia

134 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

como forma de imponer disciplina y orden en el hogar. La consecuencia de


este recurso a la violencia física es que el niño aprende que la fuerza física
constituye un procedimiento adecuado para solucionar conflictos. Al mismo
tiempo se le proporcionan modelos para imitar.
Por otro lado, muchos padres y hermanos mayores explican al niño cómo
y cuando es conveniente agredir a otros diciendo que hay que defender los
propios derechos y dar una respuesta contundente a las provocaciones y
agresiones recibidas.
Finalmente, parece ser que los niños consistentemente agresivos, en casa,
en la escuela, etc. se diferencian de otros niños por la existencia de mayor
discordia en el hogar, menos afecto y más rechazo hacia los niños.

2.3. Prevención y reducción

La agresividad no es una forma de conducta inevitable o inalterable, por


lo que se puede prevenir o reducir. Existen diversas técnicas que, usadas de
forma apropiada, pueden ser de gran utilidad.

2.3.1. El castigo

Existen pruebas que concluyen que el castigo puede resultar efectivo a la


hora de disuadir a los individuos de desarrollar determinado tipo de con-
ductas. Sin embargo, estos efectos no son seguros.
Para que sea efectivo, el castigo debe ser inmediato o contingente a la
conducta, es decir, debe seguir a las acciones agresivas tan rápido como sea
posible; debe ser cierto, la probabilidad de que el castigo siga a la agresión
debe ser de un cien por cien; debe ser estricto, con suficiente magnitud e
intensidad para que resulte altamente desagradable y, por último, debe ser
visto como justificado.
En muchas ocasiones estas condiciones no están presentes y el castigo se
convierte en un remedio ineficaz. A menudo la aplicación de un castigo se
demora durante meses o años; la magnitud del castigo varía según el tribunal
y muchas veces se percibe como injusto por aquellos que lo reciben.

2.3.2. La catarsis

Se considera catarsis a cualquier actividad que puede dar salida o desahogo


a una determinada emoción. Existe la idea de que si la gente da rienda suelta
a su cólera y hostilidad bajo formas relativamente poco perjudiciales, puede
ver reducida su predisposición a adoptar comportamientos más agresivos.

PSICOLOGÍA SOCIAL 135


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

Sin embargo, los resultados no están claros.


En contra de la creencia popular, la catarsis no parece ser un medio muy
efectivo para reducir la agresividad. Participar, por ejemplo, en actividades
vigorosas y enérgicas como algunas especialidades deportivas sólo producen
reducciones temporales de la excitación, pero los sentimientos de ira pueden
volver en cuanto el individuo encuentre o piense en las personas que le hicie-
ron enfadar.
Otras estrategias efectivas para reducir la agresividad hacen referencia a
intervenciones cognitivas. Parece ser, por ejemplo, que tendemos a enfadarnos
menos cuando las disculpas parecen ser sinceras que cuando parecen ser una
tentativa de encubrir una intención maliciosa. Atribuir acciones molestas de
otros a causas no intencionadas antes de que ocurra la provocación puede
ser otra técnica; por ejemplo, antes de encontrarnos con alguien que consi-
deras te puede hacer enfadar, podrías hacerte la idea de que es su forma de
ser y no tiene intención de hacerte enfadar.
Finalmente, la exposición a modelos no agresivos, el entrenamiento en
habilidades sociales y las respuestas incompatibles, es decir, inducir a personas
enfadadas a experimentar sentimientos o emociones incompatibles con la
agresividad, pueden ser técnicas efectivas para reducir la agresividad.

3. ALTRUISMO Y CONDUCTA DE AYUDA

Seguro que alguna vez has tratado de socorrer a una persona que ha
sufrido una caída en la calle, ayudar a un compañero de clase que se le atra-
viesa una asignatura o donar algo de dinero a una O.N.G. o simplemente a
algún necesitado. Las razones que explican estos comportamientos pueden
ser diversas, desde evitar o reducir el sufrimiento de la víctima u obtener
reconocimiento social, hasta evitar los propios sentimientos de culpa o esperar
la reciprocidad de la otra persona en el futuro.
Se consideran conductas altruistas aquellas que benefician a otros, pro-
vocando o manteniendo efectos positivos. Además, quien las realiza lo hace
voluntariamente, con la intención de ayudar a otros y sin anticipar recom-
pensas a corto o a largo plazo.
Quien presente estas conductas puede obtener recompensas internas, por
ejemplo, satisfacción por haber ayudado a alguien o aumento de su autoestima.
Esto resulta inevitable y deseable, ya que aquí residen algunos de los princi-
pales resortes motivacionales de la conducta altruista.

136 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

3.1. Teorías sobre el altruismo

Existen dos planteamientos filosóficos sobre la ética y, por tanto, sobre al


altruismo. El primero postula que existe en los seres humanos un senti-
miento natural de benevolencia, de simpatía y humanidad opuesto al propio
interés, que lleva a actuar a favor de los demás y promueve la conducta
altruista. En esta tradición de pensamiento situamos la filosofía de Confucio
y la de pensadores como Hume o Rousseau.
El segundo planteamiento fundamenta la moralidad en el egoísmo, en el
amor propio. Esta tradición de pensamiento representada por Hobbes afirma
que los seres humanos son originalmente egoístas y precisan de grandes con-
troles sociales, pues en condiciones naturales sólo buscan su propio interés.
“El hombre es un lobo para el hombre” y la preocupación por los demás se
basa en el interés propio, es decir, en los beneficios que ello pueda reportar.

3.1.1. Psicoanálisis

Para el psicoanálisis, no existen originalmente motivaciones altruistas. El


recién nacido es impulsivo y hedonista, es decir, busca la satisfacción inmedia-
ta regida por el principio del placer; y esto lo hace al margen de los sentimien-
tos y deseos de los demás. Será la sociedad y, fundamentalmente, los padres, la
que reprima y discipline al niño de acuerdo con las convenciones morales.
Según esta perspectiva, si las personas realizan conductas altruistas lo
harán motivadas por sentimientos de culpa, por tendencias autodestructivas
o para resolver conflictos internos. Por ejemplo, la continuada ayuda a los
demás puede esconder agresividad o avaricia, o puede ser una forma de satis-
facer necesidades o deseos no tolerados en uno mismo, ya que al favorecerlos
en otros la persona los disfruta porque se identifica con ellos.

3.1.2. Teorías del aprendizaje

Para las teorías más tradicionales del aprendizaje, las conductas altruistas
son aprendidas a través de los mecanismos de condicionamiento clásico y
operante. Las personas aprenderán a comportarse altruistamente si ese tipo
de conducta es recompensada de forma continuada.
En el aprendizaje vicario o por imitación propuesto por Bandura, los pro-
cesos de motivación son los que activan la ejecución del comportamiento
aprendido y éstos siempre remiten a la historia de refuerzos del sujeto y a la
historia de refuerzos que ha observado en los demás.

PSICOLOGÍA SOCIAL 137


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

Si este planteamiento lo aplicamos a la cuestión del altruismo, observamos


que esta teoría, al igual que las más tradicionales del aprendizaje, supone que
las conductas altruistas se llevan a cabo en beneficio propio y que están en
función de las gratificaciones obtenidas.

3.1.3. Enfoque cognitivo

La perspectiva cognitiva ha abordado el desarrollo de la moralidad cen-


trándose en el razonamiento moral, en lo que una persona piensa cuando
decide que un comportamiento es éticamente correcto o no. Según
Kohlberg (1981), las conductas altruistas se llevan a cabo por diferentes
razones, según el niño se encuentre en los niveles Preconvencional,
Convencional o Postconvencional.
En el nivel Preconvencional la moralidad es externa y se actúa altruista-
mente para satisfacer las reglas impuestas por los adultos, para evitar el cas-
tigo o para obtener recompensas personales. En el Convencional, se incluye
el convencimiento de la conveniencia y necesidad de llevar a cabo conductas
en favor de los demás porque, de esta forma, también se pueden esperar y
exigir ayudas de los otros. De esta forma, la conducta altruista tendría su origen
en un contrato social, un pacto en el que todos salen beneficiados.
Por último, en el nivel Postconvencional, el individuo puede llegar a
elaborar principios de valor universal que están más allá del propio interés
individual. El ser humano tiene la posibilidad, por tanto, de llegar a descubrir
razones para la conducta altruista.

3.2. Factores y motivos de la conducta altruista

Se pueden distinguir tres tipos de factores para analizar los predictores de


la conducta altruista: factores afectivos y cognitivos, factores personales o
individuales y factores situacionales.

3.2.1. Factores afectivos y cognitivos

La empatía ha sido considerada uno de los principales motivadores de la


conducta altruista. Se trata de una respuesta afectivo-cognitiva activada por
el estado de otra persona y congruente con él, que orienta la conducta. La
investigación empírica realizada sostiene que los seres humanos empatizan
con la percepción del sufrimiento de los demás, que la activación empática
precede a la conducta de ayuda y que su intensidad se relaciona con la rapidez
e intensidad de la ayuda subsiguiente.

138 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

Para Piliavin y cols. (1981), la motivación del observador activado empá-


ticamente es reducir su propio malestar personal. La activación fisiológica
vivida como ansiedad es atribuida a la situación de necesidad del otro y, por
esto, la persona se siente motivada a ayudar por razones egoístas como eli-
minar su propio malestar o ansiedad.
Sin embargo, otros autores piensan que la activación empática produce
una motivación altruista de reducir no la activación propia sino el malestar y
sufrimiento de los demás.
Diferentes trabajos como el de Batson y cols. (1981) permiten proponer
la existencia de dos tipos de reacción ante la necesidad del otro: empatía cen-
trada en sí mismo, caracterizada por inquietud personal, sentimiento de alarma y
angustia y empatía centrada en la víctima, caracterizada por sentimientos vicarios
de sufrimiento, que evocan compasión y sentimientos de bondad y ayuda.
Mientras la empatía centrada en la víctima es más consistente y estable,
favoreciendo las conductas de ayuda, sea fácil o difícil para el sujeto zafarse
de la situación, en la empatía centrada en sí mismo, el sujeto lo que busca es
verse libre de su malestar y ayuda sólo si la huida es difícil.
Otro aspecto, esta vez más cognitivo, que se ha tratado de estudiar es si
las normas morales que pretenden regular la conducta de los individuos
motivan la realización de conductas altruistas. Los resultados son contradic-
torios aunque se puede aceptar que un nivel de razonamiento ético elevado
favorecerá la realización de conductas altruistas y que los sentimientos de
deber moral que generan las normas, sobre todo las personales, pueden ser
predictores importantes de dichas conductas.
Por otro lado, los niños van desarrollando la capacidad mental para
ponerse en el lugar de los demás. Reconocen mejor el punto de vista de los
otros e interpretan mejor sus intenciones, pensamientos, sentimientos
y conductas. Esta capacidad puede ayudar a tener sentimientos empáticos,
a reconocer las necesidades de otras personas, a tener en cuenta sus motivos,
etc. y de esta forma favorecer la conducta altruista.

3.2.2. Factores personales

¿Existen características o rasgos de personalidad en determinadas personas


que las hacen ser consistentemente altruistas? Según Bierhoff, Klein y
Kramp (1991) existen cinco componentes de la personalidad altruista:

• En las personas que ayudan, la empatía es una parte importante de su


autoconcepto. Además son responsables y socializados, capaces de tener
autocontrol, deseosos de causar una buena impresión y tolerantes.

PSICOLOGÍA SOCIAL 139


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

• Tienen una fuerte creencia en un mundo justo. Perciben el mundo como


un lugar equitativo en el que la gente tiene lo que se merece.

• Piensan que todos deberíamos hacer lo que podamos para ayudar a los
demás.

• Presentan un locus de control interno. El individuo no está indefenso a


merced de la suerte u otras variables externas.

• Son poco egocéntricos y escasamente competitivos.

Diversos estudios empíricos que se han centrado en el papel de la histo-


ria afectiva apoyan la idea de que la dimensión conocida como seguridad del
vínculo favorece el desarrollo de la conducta altruista. Los niños clasificados
como seguros exploran el entorno en presencia de la madre, reaccionan con
inquietud no muy intensa a la separación y buscan la interacción con ella a
su vuelta, siendo fácilmente reconfortados. Los niños inseguros no utilizan
a la madre como una base de exploración, reaccionan con gran ansiedad a la
separación y en el reencuentro son difíciles de consolar.
Entre las consecuencias del abuso físico y del abandono emocional en la
infancia se encuentra la inseguridad del apego y la incapacidad para inter-
pretar adecuadamente las señales de necesidad de los otros y para reaccionar
de forma apropiada. Los niños maltratados tienden a interpretar las expre-
siones de angustia de los demás como irritantes, lo que activa respuestas de
miedo, rabia y hostilidad en lugar de empatía, compasión y ayuda.
En otro orden de cosas, el refuerzo social de la conducta altruista por
parte de los padres y educadores se relacionan con una mayor tendencia a
ayudar a los demás. Además, unos padres altruistas influyen positivamente
en la conducta altruista de los niños ya que la imitación es más efectiva si los
modelos son personas que consideramos competentes y afectuosas.
Por último, los padres que explican al niño las razones por las que deter-
minadas conductas están mal, resaltando las implicaciones y efectos dolorosos
en otras personas favorecen el desarrollo de la conducta altruista y los niños que
son inducidos a asumir responsabilidades tempranamente manifiestan mayor
sentido de la responsabilidad social, altruismo y preocupación por los demás.

3.2.3. Factores situacionales

El estudio de los factores situacionales ha constituido el mayor centro de


interés de la investigación.

140 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

Un resultado consistente ha sido, por ejemplo, el descenso de la conducta


altruista cuando en la situación existen otros observadores. Posiblemente
una de las razones pueda ser la difusión de la responsabilidad. Cuando ante
una situación que se precisa ayuda el observador se encuentra sólo, la opción
es ayudar o permitir que la víctima siga sufriendo. La responsabilidad de ayudar
disminuye cuando el sujeto piensa que los demás también son capaces de
ayudar. Sin embargo, cuando la responsabilidad se focaliza en una persona,
ya sea porque es la autoridad o porque los demás son percibidos como
menos competentes este efecto no es tan claro.
Otra interpretación puede ser que si el resto de personas permanecen
pasivas, el sujeto puede inferir que la situación no es tan grave y que no se
requiere su ayuda. Finalmente, también podemos explicar el efecto inhibidor
de la presencia de espectadores por el miedo al ridículo o a transgredir normas
sociales.
Si la situación es ambigua y el sujeto no está seguro de que realmente se
necesite ayuda de su parte, es menos probable que la ofrezca. Por el contra-
rio, a mayor claridad, mayor probabilidad de que el sujeto se implique con
conductas altruistas y mayor rapidez en la intervención.
Numerosos estudios demuestran que cuando la persona considera al suje-
to necesitado como responsable de su propia situación, es decir, cuando
piensa que ésta se halla dado por factores que dicho sujeto podía haber
controlado, por ejemplo, dejadez o vagancia, es menos probable que le ayude.
Tanto niños como adultos ayudan más a la gente similar a ellos que a
personas diferentes. Aunque esta tendencia disminuye con la edad, en general,
si la persona que necesita ayuda es conocida o pertenece al grupo social,
racial o nacional del sujeto es más probable que éste se la dé. Asimismo, si
existe una relación afectiva entre el sujeto y la persona que necesita la ayuda,
es muy probable la conducta altruista.
Los niños populares entre sus iguales reciben y dan más ayuda que los
niños menos populares. Por otro lado, tanto niños como adultos ayudan más
a las personas que perciben como agradables y atractivas.
Por último, en cuanto al género de la víctima, los niños generalmente ayu-
dan más a los compañeros de su mismo sexo, pero esta tendencia decrece
con la edad. Entre los adultos, los varones ayudan más a las mujeres, mientras
que las mujeres ayudan por igual a personas de uno y otro sexo.

PSICOLOGÍA SOCIAL 141


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

ACTIVIDADES

1. Los objetivos de esta actividad práctica consisten en familiarizar al


estudiante en el estudio de un tema tan complejo como el amor y propor-
cionarles una escala para medir los diferentes tipos de amor.
La práctica consiste en administrar la escala que aparece en el anexo 1 a
5 hombres y 5 mujeres de características similares (edad, nivel sociocultural,
etc.) y comparar y comentar sus resultados en función del sexo extrayendo
las puntuaciones en cada uno de los seis tipos de amor que mide. Para ello
le presentamos en el anexo 2 las normas de corrección de la escala.

2. En esta actividad pretendemos comprobar la extensión de la presencia


de violencia en las cadenas televisivas. Para realizar la práctica debe elegir una
serie de dibujos animados que considere que tiene un alto contenido violento;
observar las conductas que se recogen en la hoja de registro durante la emi-
sión del episodio al menos durante seis días seguidos y realizar un informe
que contenga los siguientes puntos:

• Descripción de la muestra estudiada (cadena de televisión, hora, día de


la semana, tipo de programa, a quien va dirigido, etc.)

• Descripción de los resultados obtenidos en función del número de actos


violentos versus no violentos registrados (número total de conductas regis-
tradas en cada categoría).

• Reflexión personal sobre el tema. Comentar los resultados en función


de las teorías explicativas de la agresión.

Hoja de Registro
¿Qué observar? Conducta agresiva Conducta no agresiva
Frecuencia Verbales
Frecuencia Física personas
Frecuencia Física objetos
Consecuencias Positivas
Consecuencias Negativas
Explicación de las categorías que han de observarse:

• Frecuencia. Se trata de cuantificar el número de veces que en cada epi-


sodio ocurren conductas agresivas y no agresivas, ya sean de tipo verbal:

142 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

insultos, amenazas o halagos, cumplidos; físicas hacia las personas: agredir,


empujar, golpear, causar heridas, matar o acariciar, besar, mirar tiernamente,
sonreír; físicas hacia los objetos o el ambiente: destrozar, destruir, golpear,
incendiar, desarmar, ensuciar, desordenar, eliminar o construir, arreglar,
ordenar, limpiar, mantener.

• Consecuencias. Se trata de cuantificar las consecuencias positivas fren-


te a las negativas que tiene la conducta agresiva y la no agresiva para quien
la ejecuta. Por ejemplo, consecuencias positivas: recibir aplausos, elogios, ser
valorado por los demás, recibir recompensas, ser admirado, tener más amigos,
etc. y negativas como: ser castigado, tener que pagar o reparar el daño cau-
sado, tener que pedir perdón, ser rechazado o ignorado por los demás, etc.

3. En esta práctica trataremos de familiarizar al estudiante con los procesos


que subyacen a la conducta de ayuda o conducta altruista y que compruebe
la influencia de diversos factores sobre la acción de hacer un donativo.
A continuación le presentamos diferentes formas de realizar una petición
para contribuir a una causa social como, por ejemplo, crear una residencia
para enfermos terminales de sida. Debajo de cada petición aparece una esca-
la que representa la cantidad de dinero que la gente daría en una situación
real. Su tarea consiste en rodear con un círculo el número de pesetas que
usted daría en cada caso.

FORMA 1. “Estamos recogiendo dinero para la construcción de una


residencia de enfermos terminales de sida, ¿podría usted colaborar con un
donativo?”

0 100 200 300 400 500 600 700 800 900 1000 2000

FORMA 2. “Estamos recogiendo dinero para la construcción de una


residencia de enfermos terminales de sida y nos gustaría que usted colabo-
rara con nosotros. Cinco pesetas ya serían suficientes”.

0 100 200 300 400 500 600 700 800 900 1000 2000

FORMA 3. “Estamos Recogiendo dinero para la construcción de una


residencia de enfermos terminales de sida, estamos tan mal de fondos que
cualquier ayuda, por pequeña que sea, nos vendría bien”.

0 100 200 300 400 500 600 700 800 900 1000 2000

PSICOLOGÍA SOCIAL 143


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

FORMA 4. “Estamos recogiendo dinero para la construcción de una


residencia de enfermos terminales de sida, la mayoría de las personas a quie-
nes le hemos solicitado antes, incluso niños, han contribuido aunque sea con
cinco pesetas.”

0 100 200 300 400 500 600 700 800 900 1000 2000

FORMA 5. “Tiene usted aspecto de ser una persona solidaria. Nosotros


estamos recogiendo dinero para la construcción de una residencia de enfer-
mos terminales de sida y nos gustaría que colaborara con un donativo para
esta buena causa”.

0 100 200 300 400 500 600 700 800 900 1000 2000

Una vez ha evaluado las distintas formas de hacer la petición, conteste a


las siguientes preguntas:

• ¿Cuál ha sido la forma en la que ha dado más dinero?

• ¿Cuál ha sido la forma en la que ha dado menos dinero?

• ¿Cuál cree usted que es el mensaje más efectivo para conseguir el dona-
tivo?¿Qué mecanismos cree usted que utiliza cada mensaje para conseguir su
objetivo? Razone su respuesta.

144 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

BIBLIOGRAFÍA

LECTURAS RECOMENDADAS

BARON, R.A. y D. BYRNE (1998). “Atracción interpersonal: el contacto


inicial, el agrado, el llegar a conocerse”. En R.A. BARON y D. BYRNE
(coord.), Psicología Social (pp. 273-315). Madrid: Prentice Hall.
— “Sonrisas y lágrimas de las relaciones íntimas”. En R.A. BARON y D.
BYRNE (coord.), Psicología Social (pp. 317-371). Madrid: Prentice Hall.
— “Conducta prosocial: la ayuda a los demás”. En R.A. BARON y D.
BYRNE (coord.), Psicología Social (pp. 411-452). Madrid: Prentice Hall.
— “La agresividad: naturaleza, causas y control”. En R.A. BARON y D.
BYRNE (coord.), Psicología Social (pp. 453-499). Madrid: Prentice Hall.

MORALES, J.F., y M. MOYA (1995). “Atracción y relaciones interpersona-


les”. En J.F. MORALES (coord.), Psicología Social (pp. 409-441). Madrid:
Mc Graw-Hill.
— “El altruismo”. En J.F. MORALES (coord.), Psicología Social (pp. 443-464).
Madrid: Mc Graw-Hill.
— “Agresión”. En J.F. MORALES (coord.), Psicología Social (pp. 465-491).
Madrid: Mc Graw-Hill.

VANDER ZANDEN, J.W. (1990). Manual de psicología social. Barcelona:


Paidós.

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

MUÑOZ, J.M. (1990). “El papel de las normas en la definición de la agre-


sión”. Boletín de Psicología, 26, 33-51.

ORTIZ, M.J., P. APODAKA, I. ETXEBERRÍA, A. EZEIZA, M.J.


FUENTES y F. LÓPEZ (1993). “Algunos predictores de la conducta
prosocial altruista en la infancia: empatía, toma de perspectiva, apego,
modelos parentales, disciplina familiar e imagen del ser humano”. Revista
de Psicología Social, 8, 1, 83-98.

TEDESCHI, J.T. (1989). “Una interpretación psicosocial de la agresión


humana”. En J.F. MORALES y C. HUICI (eds.), Lecturas de Psicología Social
(pp. 127-149). Madrid: UNED.

WEBER, A.L. y J.H. HARVEY (1994). Perspectives on close relationships. Allyn


& Bacon: Boston.

PSICOLOGÍA SOCIAL 145


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ANDERSON, C.A. (1987). “Temperature and aggression: effects on quar-


terly, yearly and city rates of violent and nonviolent crime”. Journal of
Personality and Social Psychology, 52, 1161-1173.

BATSON, C.D., B.D. DUNCAN, P. ACKERMAN, T. BUCKLEY y K.


BIRCH (1981). “Is emphatic emotion a source of altruistic motivation?”
Journal of Personality and Social Psychology, 40, 290-302.

BIERHOFF, H.W., R. KLEIN y P. KRAMP (1991). “Evidence for the


altruistic personality from data on accident research”. Journal of Personality,
59, 263-280.

DOLLARD, J., L. DOOB, N. MILLER, O.H. MOWERER y R.R. SEARS


(1939). Frustration and aggression. Yale University Press: New Haven.

HARRIS, M.B. (1993). “How provoking! What makes men and womwn
angry?”. Journal of Applied Social Psychology, 23, 199-211.

HATFIELD, E. Y G.W. WALSTER (1981). A new look at love. Reading:


Addison-Wesley.

Hendrick, C. y S. HENDRICK (1986). “A theory and method of love”.


Journal of Personality and Social Psychology, 50, 395-396.

LEE, J.A. (1973). Colors of love. Toronto: New Press.

LYDON, J.E., D.W. JAMIESON y M.P. ZANNA (1988). “Interpersonal


similarity and the social and intellectual dimensions of first impressions”.
Social Cognition, 6, 269,286.

MAY, J.L. y P.A. HAMILTON (1980). “Effects of musically evoked affect


on women´s interpersonal attraction and perceptual judgements of
physical attractiveness of men”. Motivation and Emotion, 4, 217-228.

PILIAVIN, J.A., J.F. DOVIDIO, S.L. GAERTNER y R.D. CLARCK


(1981). Emergency intervention. New York: Academic.

RODIN, M.J. (1987). “Who is memorable to whom: A study of cognitive


disregard”. Social Cognition, 5, 144-165.

SCHACHTER, S. (1959). The psychology of affiliation. University Press


Stanford: Palo Alto.

146 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

1. Según las teorías asociacionistas, una persona será atractiva para nosotros
si obtenemos algún beneficio de esa relación.
V F

2. El efecto de mera exposición se refiere a:

a) La semejanza entre personas


b) La exposición repetida de un E neutro lleva a una mayor atracción
c) Las enseñanzas culturales de no tratar con extraños

3. Tanto Freud como Lorenz coinciden en que la agresividad es instintiva.


V F

4. Según la clasificación elaborada por Lee (1973), el amor como juego


cuyo ejemplo sería el D. Juan Tenorio se corresponde con el:

a) Ludus
b) Amor práctico
c) Eros

5. Parece claro que existe una relación directa entre calor y agresión.
V F

6. Si decimos que el castigo debe ser contingente a la conducta quiere esto


decir que:

a) Sea proporcional a la conducta realizada


b) Sea estricto y desagradable
c) Sea inmediatamente después de la conducta

7. Las teorías del aprendizaje social estarían de acuerdo con el plantea-


miento filosófico de Hobbes.
V F

8. Parece ser que, en general, se ayuda más cuando:

a) Estamos acompañados
b) Pensamos que el sujeto necesitado es responsable de su situación

PSICOLOGÍA SOCIAL 147


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

c) Cuando el sujeto necesitado es de tu barrio

9. Podemos asegurar que la proximidad influye siempre positivamente en


la atracción.
V F

10. Los niños inseguros:

a) Buscan la interacción con la madre a su vuelta


b) En el reencuentro son difíciles de consolar
c) Exploran el entorno en presencia de la madre

SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

1. Es falsa. Según las teorías asociacionistas nos sentiremos atraídos hacia


quienes aparezcan asociados a experiencias buenas para nosotros y nos
desagradarán quienes estén asociados a malas experiencias, mientras que la
teoría del intercambio social es la que hace referencia a los beneficios de la
relación.

2. La respuesta es la B. La proximidad puede incrementar la familiaridad,


este es el llamado efecto de la mera exposición y consiste en que la percepción
de forma repetida de un estímulo que inicialmente es neutral o positivo, ya se
trate de una música o de un logotipo nunca antes visto, lleva a una atracción
mayor hacia el estímulo.

3. Es verdadera. Para Freud, la agresividad provenía del instinto de muerte


o thanatos y para Lorenz provenía de un instinto de lucha heredado.

4. La respuesta es la A. En el Ludus no hay fuertes vínculos emocionales.


Las características de la persona amada no son determinantes fundamentales
de la atracción. El contacto frecuente es evitado. Hay ciertas dosis de engaño
y los celos y la posesividad no son características esenciales.

5. Es falsa. Aunque existen estudios de carácter longitudinal sobre todo,


que establecen una relación directa, los estudios llevados a cabo en labora-
torio no llegan a una conclusión tan clara ya que pueden verse mezclados
otros elementos como la afectividad.

148 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

6. La respuesta es la C. Para que el castigo sea eficaz debe administrarse


seguido a la conducta que queramos eliminar y no un tiempo después.

7. Es verdadera. Según estas teorías ayudamos a alguien porque obtene-


mos una recompensa o beneficio al igual que decía Hobbes, se ayuda a los
demás pensando en el propio interés.

8. La respuesta es la C. Tanto los niños como los adultos, en general, ayu-


dan más a personas que pertenecen a su mismo grupo social, nacional o
racial, aunque esta tendencia decrece con la edad.

9. Es falsa. No siempre la proximidad influye positivamente en la atrac-


ción, puesto que, convivir con quien odiamos puede incrementar ese odio en
lugar de atenuarlo.

10. La respuesta es la B. Los niños inseguros no utilizan a la madre como


una base de exploración, reaccionan con gran ansiedad a la separación y en
el reencuentro son difíciles de consolar.

PSICOLOGÍA SOCIAL 149


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

MATERIALES COMPLEMENTARIOS (ANEXOS)

ANEXO 1

Escala de actitudes hacia el amor de Hendrick y Hendrick (1986).

Instrucciones: Piense en la persona de quién esté enamorado o enamora-


da en este momento o si no lo está en la actualidad piense en una relación
anterior. Seguidamente le presentamos una serie de enunciados. Al lado de
cada item aparece una escala de 5 puntos: 1= Completamente de acuerdo;
2= Moderadamente de acuerdo; 3= Ni de acuerdo, ni en desacuerdo; 4=
Moderadamente en desacuerdo y 5= Completamente en desacuerdo. En
cada uno de los enunciados rodee con un círculo el número de la escala que
mejor se ajusta a su opinión.

1. La persona que quiero y yo nos sentimos


atraídos inmediatamente en cuanto nos
vimos por primera vez. 1 2 3 4 5

2. Entre la persona que quiero y yo hay


química. 1 2 3 4 5

3. Nuestra forma de amarnos es muy


intensa y satisfactoria. 1 2 3 4 5

4. Siento que mi pareja y yo estamos desti-


nados el uno para el otro. 1 2 3 4 5

5. Mi pareja y yo nos sentimos implicados


físicamente (emocionalmente) con rapidez. 1 2 3 4 5

6. Mi pareja y yo realmente nos compren-


demos el uno al otro. 1 2 3 4 5

7. Mi pareja se ajusta a mi ideal de belleza


física. 1 2 3 4 5

11. Intento mantener a mi pareja con algo


de incertidumbre acerca de mi compromi-
so hacia él/ella 1 2 3 4 5

150 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

12. A veces he tenido relaciones sentimen-


tales con dos personas. 1 2 3 4 5

13. Generalmente salgo de los asuntos


amorosos con facilidad y rapidez. 1 2 3 4 5

14. Mi pareja se molestaría si conociera


algunas de las cosas que he hecho con
otras personas. 1 2 3 4 5

15. Cuando mi pareja se hace demasiado


dependiente de mí, me retiro un poco de
ella. 1 2 3 4 5

16. Me gusta jugar el juego del amor con


diferentes personas. 1 2 3 4 5

17. No caía en la cuenta de que estaba ena-


morado 1 2 3 4 5

18. Hasta que llevaba cierto tiempo en esa


situación. 1 2 3 4 5

19. Es difícil decir con exactitud cuando mi


pareja y yo nos sentimos enamorados. 1 2 3 4 5

20. El amor es realmente una amistad pro-


funda, no una emoción mística o misteriosa. 1 2 3 4 5

21. Mi relación amorosa más satisfactoria


ha surgido de una buena amistad. 1 2 3 4 5

22. Considero qué va a ser una persona en


la vida antes de comprometerme con
él/ella. 1 2 3 4 5

23. Intento planificar mi vida con cuidado


antes de elegir pareja. 1 2 3 4 5

PSICOLOGÍA SOCIAL 151


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

24. Es lo mejor querer a alguien que venga


de tu mismo medio social. 1 2 3 4 5

25. Una cuestión importante a la hora de


elegir pareja es si él/ella perjudicará a mi
familia. 1 2 3 4 5

26. Una cuestión importante a la hora de


elegir pareja es si tiene o no unos buenos
padres. 1 2 3 4 5

27. Una cuestión a considerar a la hora de


elegir pareja es si perjudicará o no a mi
carrera. 1 2 3 4 5

28. Antes de implicarme con una persona


intento averiguar si su herencia genética es
compatible o no con la mía en el caso de
decidir tener hijos. 1 2 3 4 5

29. Cuando las cosas no van bien con mi


pareja, mi estómago se resiente. 1 2 3 4 5

30. Cuando fracaso en los asuntos amoro-


sos me siento tan deprimido/a que incluso
he pensado en el suicidio. 1 2 3 4 5

31. A veces estoy tan excitado/a cuando


me enamoro que no puedo dormir. 1 2 3 4 5

32. Cuando mi pareja no me presta aten-


ción, me siento mal. 1 2 3 4 5

33. Cuando estoy enamorado/a tengo pro-


blemas para concentrarme en cualquier
cosa. 1 2 3 4 5

34. No puedo relajarme si sospecho que


mi pareja está con otra persona. 1 2 3 4 5

152 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

35. Si mi pareja me ignora, a veces hago


cosas estúpidas sólo por atraer su atención. 1 2 3 4 5

36. Intento ayudar a mi pareja en los


momentos difíciles. 1 2 3 4 5

37. Prefiero sufrir yo a que sufra mi pareja. 1 2 3 4 5

38. No puedo ser feliz si mi pareja no es


feliz. 1 2 3 4 5

39. Generalmente sacrifico mis propios


deseos para que mi pareja logre los suyos. 1 2 3 4 5

40. Todo lo que tengo está a disposición de


mi pareja. 1 2 3 4 5

41. Incluso cuando mi pareja se pone


furiosa conmigo la quiero incondicional- 1 2 3 4 5
mente.

42. Daría todo por mi pareja. 1 2 3 4 5

ANEXO 2

Corrección de la escala de actitudes sobre el amor.

La escala está dividida en seis tipos de amor. Para cada uno de los dife-
rentes tipos debe obtener una puntuación general. Para ello tiene que sumar
el valor numérico de las respuestas a los items que componen cada tipo y
obtener una puntuación media. Por ejemplo, si quiere saber qué puntuación
ha obtenido en el amor Eros deberá extraer una puntuación media de esta
manera:

item 1+ item 2+ item 3+ item 4+ item 5+ item 6 + item 7


Eros=
7

Items que corresponden a cada tipo de amor:

PSICOLOGÍA SOCIAL 153


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

1-7 Eros
8-14 Ludus
15-21 Compromiso
22-28 Pragma
29-35 Manía
36-42 Altruista

Las puntuaciones pueden oscilar entre 1 y 5. Una puntuación cercana a 1


indica estar de acuerdo con ese tipo de amor, una puntuación cercana a 5
indica estar en desacuerdo.

154 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS INTERPERSONALES

GLOSARIO DE TÉRMINOS

Continuum: Vocablo latino que significa continuo o seguido. En matemá-


ticas, se dice de una cantidad que aumenta o disminuye por adición o sus-
tracción de cantidades indefinidamente divisibles.

Guión cognitivo: También denominado esquema o plan cognitivo. Se trata


de una red de ideas interconectadas a modo de estructura cognitiva que
controla la realización de acciones.

Hedonismo: Doctrina que atribuye predominio al placer, ya sea de hecho o


de derecho. Para algunos autores, el placer era el único resorte de la vida
humana.

Thanatos: Palabra griega utilizada por el psicoanálisis para designar las pul-
siones de muerte, por simetría con el término Eros. Su empleo subraya el
carácter radical del dualismo pulsional, confiriéndole una significación casi
mítica.

PSICOLOGÍA SOCIAL 155


U LO
MÓD

PROCESOS DE
INFLUENCIA Y
ESTEREOTIPOS
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA
PRESENTACIÓN DEL MÓDULO
OBJETIVOS DEL MÓDULO
ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS
EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS
1. Influencia social y estilos de comportamiento
1.1. La normalización
1.2. El conformismo
1.3. La obediencia
1.4. Estilos de comportamiento
2. Estereotipos, prejuicios y discriminación
2.1. Relaciones y diferencias
2.2. Estereotipos
2.3. Prejuicios
2.4. Discriminación
ACTIVIDADES
BIBLIOGRAFÍA
EJERCICIOS DE AUTOCONTROL
SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL
GLOSARIO DE TÉRMINOS
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA

Módulo 1 Conceptos básicos del enfoque psicosocial


Módulo 2 Percepción social. Comprensión de los demás
Módulo 3 Actitud e identidad social
Módulo 4 Procesos interpersonales
Módulo 5 Procesos de influencia y estereotipos
Módulo 6 Procesos grupales

PRESENTACIÓN DEL MÓDULO

Aunque queramos ser y parecer personas autónomas e independientes


capaces de buscar y elegir lo que queremos con absoluta racionalidad, lo cierto
es que también nos guiamos por el afecto que sentimos hacia alguna persona,
complacemos a una autoridad o simplemente somos esclavos de una moda,
de modo que la influencia social está presente en nuestras vidas de forma
irremediable a veces.
La mayoría de nosotros a diario somos blanco de numerosos intentos de
influencia social o esfuerzos de los demás por cambiar nuestras actitudes,
creencias, percepciones o comportamientos; pero nosotros también tratamos
de ejercerla sobre otros. La influencia social es relevante porque juega un
papel importante en muchas formas de interacción social como el liderazgo,
la agresión o la ayuda. De hecho ya iniciamos el debate sobre la influencia
social en el módulo 3 cuando hablábamos de la persuasión.
Entre las modalidades de influencia más importantes y que abordaremos
en este módulo se encuentran la normalización, el conformismo y la obe-
diencia. La normalización trata el estudio de los procesos de influencia recí-
proca cuando ninguna de las dos partes de la interacción dispone de un juicio

PSICOLOGÍA SOCIAL 159


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

o norma previa. Suele hablarse de conformismo cuando se trata de un objeto


en una situación para la que el individuo tiene ya elaborado su juicio o
norma. Finalmente, la obediencia es una forma de influencia social a partir
de la cual una persona ordena a otra u otras que hagan algo.
Asimismo, veremos cómo resulta decisivo el estilo de comportamiento e
una persona en las situaciones de conflicto por enfrentamiento de puntos de
vista diferentes.
Pocos conceptos dentro de la psicología social han dado lugar a tanta dis-
cusión como el de estereotipo. Aunque trataremos de definirlo y analizarlo,
en síntesis se trata de creencias que versan sobre grupos y a su vez se crean
y comparten en y entre los grupos.
Finalmente, relacionaremos y estableceremos diferencias entre el estereo-
tipo, el prejuicio y la discriminación, dos palabras éstas últimas que se han
utilizado como sinónimos pero que de hecho se refieren a dos conceptos
muy diferentes.

OBJETIVOS DEL MÓDULO

1. Analizar y estudiar las distintas modalidades de influencia social.

2. Explorar la relación entre estilo de comportamiento e influencia social.

3. Entender y saber diferenciar los conceptos de estereotipo, prejuicio y


discriminación, así como conocer su naturaleza y sus causas.

ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS


PROCESOS DE INFLUENCIA
Y ESTEREOTIPOS

INFLUENCIA SOCIAL Y ESTEREOTIPOS, PREJUICIOS


ESTILOS DE Y DISCRIMINACIÓN
COMPORTAMIENTO
Relaciones y
Normalización Obediencia diferencias

Conformismo Estereotipos Discriminación

Estilos de comportamiento Prejuicios

160 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS

1. INFLUENCIA SOCIAL Y ESTILOS DE COMPORTAMIENTO

Si piensas en el número de anuncios televisivos y radiofónicos, de revistas,


periódicos y vallas publicitarias que nos bombardean cada día, te darás cuenta
que todos ellos se esfuerzan para influenciarte de alguna manera. Si además
sumas a ese número las peticiones que recibes directamente de conocidos,
amigos, familiares, compañeros de clase e incluso de extraños como mendigos,
vendedores o políticos observarás que la influencia social es un hecho fun-
damental de la vida social.
Pero también nosotros ejercemos esa influencia sobre los demás, persua-
diendo a tu hermano, por ejemplo, para que se levante de la cama, intentando
convencer a otros para que hagan algo: al camarero para que te ponga más
leche en el café, al empleado de la agencia para que te consiga un billete el
domingo, a un compañero de clase para que te coja los apuntes de mañana,
etc.
Desde el punto de vista de la mera frecuencia, la influencia social es una
parte importante de la interacción social. Sin embargo, dicha importancia no
depende únicamente de la frecuencia, la influencia social también es rele-
vante porque juega un papel clave en muchas formas de interacción social
tales como el liderazgo, la agresión, el prejuicio, la conducta altruista, etc.
Entre las grandes modalidades de influencia social destacamos tres: la
normalización, el conformismo y la obediencia que veremos a continuación.

1.1. La normalización

En 1935, Sherif estudió la evolución de los juicios en situaciones nuevas


donde los individuos no tuvieran ningún marco de referencia. Para ello recu-
rrió a un fenómeno llamado efecto autocinético.
El sujeto entra en una habitación a oscuras sin ningún punto de referen-
cia. A una distancia de unos cinco metros se enciende un punto luminoso
del tamaño de un alfiler. La tarea del sujeto es indicar en voz alta la amplitud
de desplazamiento del punto. Los sujetos realizan series de 100 estimaciones.
Sherif observó que los juicios variaban mucho en los primeros ensayos, pero
que poco a poco cada individuo elaboraba un punto de referencia o norma
con el que comparaba los siguientes movimientos del punto luminoso. Ese
punto de referencia se mantenía incluso un año después de realizar la prueba.
Posteriormente, Sherif estudió dos tipos de situaciones de grupo: en una
los sujetos elaboraban primero sus normas individuales y después entraban

PSICOLOGÍA SOCIAL 161


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

en interacción con otros individuos que tenían normas diferentes y en otra


puso juntos a dos o tres individuos que no tenían elaborada una norma indi-
vidual. En las dos condiciones se observó el llamado efecto de normaliza-
ción, es decir, juntos los individuos apenas tardaban en establecer una norma
y ponerla en funcionamiento. Cuando se disolvían los grupos, los individuos
seguían fieles a la norma elaborada antes en el grupo.
Pero, ¿por qué los individuos se dejan influir por otros en esas situaciones
en lugar de mantenerse independientes o de mantener una opinión opuesta?
Para Sherif, el factor fundamental es la falta de un criterio objetivo para
determinar con exactitud los juicios y el principio psicológico que interviene
es el de buscar siempre un valor estándar.
Otra explicación es la realizada por Allport (1924). La basó en estudios
en los que pedía, por ejemplo, a diversos sujetos que tantearan diversas pesas
e indicaran su peso. Esto lo realizaban solos o en presencia de otros sujetos.
Los resultados indicaron que en presencia de otros, los juicios eran menos
extremos que cuando se realizaban a solas, se sobrestimaba el peso de los
objetos más ligeros y se subestimaba el de los más pesados.
Allport lo explicaba suponiendo que el individuo trata de evitar entrar en
desacuerdo con otros ya que le generaría inseguridad en sus juicios y, por
otra parte, el individuo se guía por la suposición de que cuanto más extre-
mos sean sus juicios, más probabilidad habrá de que se dé un desacuerdo. De
este modo, cada partícipe de la situación moderaría sus juicios llegándose a
una convergencia en un valor central.
Por tanto, existen dos mecanismos en la influencia: según el primero, las
respuestas del otro influyen en los juicios del sujeto porque definen un
marco de referencia que el sujeto parece hacer suyo sin darse mucha cuenta
de ello. En este caso, el otro no ejerce su influencia directamente sobre la res-
puesta concreta del sujeto sino sobre el marco de referencia, el cual influye
a su vez en la respuesta.
Un segundo mecanismo prescinde del valor informativo de la respuesta
del otro y se centra en las relaciones que se quieren establecer con él basadas
en una serie de normas sociales que consisten en un conjunto de expectativas
comunes a los miembros del grupo que les indican que deben buscar en la
medida de lo posible el consenso y evitar la creación de conflictos mediante
compromisos mutuos. Estas dos explicaciones pueden ser complementarias.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que la influencia puede depender
también de otros factores como la atracción y el poder de la fuente.
En cuanto a la atracción, se sabe que cuanto mayor es el grado de amistad,
conocimiento previo o las preferencias entre los miembros que componen
el grupo o la pareja mayor es el nivel de convergencia de respuestas entre

162 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

ellos. Además, Lemaine, Desportes y Louarn (1969) mostraron que el sujeto


que ocupa una posición superior en la jerarquía sólo ejerce mayor influencia
cuando hay una atracción recíproca o fuerte cohesión.
También se ha ido descubriendo que la influencia social depende más de
las características sociales del agente de influencia que del valor informativo
de la respuesta que éste daba.
Uno de los factores con más peso es la distancia real o percibida que
separaba al blanco de la fuente de influencia. Esta distancia se puede definir
por el mayor o menor grado de similitud en los juicios emitidos o por otras
dimensiones como el estatus, la profesión, la raza, el sexo, la edad, etc.
Debemos tener en cuenta que la primera condición para obtener una
influencia es que haya una discrepancia o divergencia entre dos puntos de
vista y por otra parte, que los procesos de influencia pueden estar regidos
por los grupos de pertenencia o referencia del sujeto; de forma que se llega
a adoptar otro punto de vista no porque éste tenga más valor en sí sino úni-
camente porque lo defiende una fuente intragrupo, resistiéndose a la influencia
de una fuente exogrupo.
En resumen, la diversidad de formas de producirse la influencia social se
pueden enumerar de este modo: se integra la respuesta del otro en el propio
marco de referencia, se evita el desacuerdo para reducir la incertidumbre, se
establece un compromiso para evitar el conflicto, se emite la misma res-
puesta que el otro para mantener la cohesión y reforzar la atracción y se
respetan los efectos de las posiciones jerárquicas.

1.2. El conformismo

Al igual que en otros ámbitos como el deporte, las carreteras o los aero-
puertos, en la sociedad existen una serie de normas pero que, en este caso,
son tácitas o implícitas. Se trata de reglas no escritas como no situarse dema-
siado cerca de los extraños en un ascensor o no llegar demasiado puntual a
las fiestas.
A primera vista, la tendencia al conformismo de ir acorde a las expectativas
de la sociedad puede resultar censurable en cuanto se restringe la libertad
personal. Sin embargo, sin este conformismo podríamos llegar a un cierto
caos, por ejemplo, si no se guardase el turno en la cola del supermercado.
Por otra parte, pueden existir ciertas normas que no parecen tener lógica,
por ejemplo, la obligación en ciertos trabajos a vestir de una determinada
manera.
Estudios realizados por Asch en 1955 han sido considerados clásicos a la
hora de comprobar la presión hacia el conformismo. Asch pidió a los

PSICOLOGÍA SOCIAL 163


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

participantes que respondieran a un sencillo ejercicio de percepción. Se pre-


sentaban una línea estándar y tres líneas de las que los participantes debían
responder cuál se asemejaba más en longitud a la estándar.
En ciertas ocasiones existían cómplices con el investigador que daban
respuestas claramente erróneas antes de que contestara el participante real,
es decir, elegían unánimemente una línea equivocada como pareja de la línea
estándar. Según esto, ¿los participantes reales seguían a las otras personas o
mantenían su propio razonamiento?
La mayoría de los participantes optaron por el conformismo; en distintos
estudios, el 76% de los participantes siguieron las respuestas falsas del grupo
al menos una vez. Por el contrario, sólo el 5% de los sujetos que respondieron
a las mismas preguntas sin cómplices cometieron errores.
El estudio de Asch sirvió para que muchos investigadores estudiaran la
naturaleza del conformismo y los factores que lo influenciaban.
Uno de los factores que parece influir en el conformismo es la cohesión
o el grado de atracción al grupo. Parece claro que cuando la cohesión o
atracción es alta, las presiones hacia la conformidad aumentan. Después de
todo si quieres gustar y ser aceptado por los demás es mejor compartir sus
opiniones o expresar que las aceptas. Esta es la razón principal por la cual la
mayoría de la gente está más dispuesta a aceptar la influencia social de amigos
o personas a las que admiran que de extraños.
Los hallazgos confirman que cuanto más nos gustan los demás, más
deseamos ganarnos su aprobación y más nos dejamos influenciar por ellos.
Las presiones hacia el conformismo pueden afectar a prácticamente todos
los aspectos del comportamiento incluso a algo tan básico como los hábitos
alimenticios (Crandall, 1988).
Un segundo factor que tiene importantes efectos sobre la tendencia a
conformarse es el tamaño del grupo de influencia. Asch (1955) vio que el
conformismo incrementa con el tamaño del grupo hasta los tres miembros
y a partir de entonces se estabiliza. Esto puede ocurrir porque cuando el
grupo sobrepasa los tres o cuatro miembros los individuos expuestos a la
presión social empiezan a sospechar una coalición, creen que los miembros
del grupo no expresan opiniones personales sino que trabajan conjunta-
mente para influenciarlos.
La mayoría de las personas cumplen las normas de su grupo, pero, ¿por qué
lo hacen y no se resisten a ellas? La respuesta está en dos fuertes necesidades
de los seres humanos: el deseo de gustar y el deseo de estar en lo cierto.
Una de las tácticas más fuertes para gustar a los demás es parecerse lo más
posible a ellos. Desde muy pequeños nuestros padres, profesores y amigos
nos recompensan por realizar conductas parecidas a ellos. Así que cooperamos

164 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

porque sabemos que haciéndolo también conseguimos la aprobación y acep-


tación que queremos. Esta fuente de influencia social se conoce como
influencia social normativa porque alteramos nuestro comportamiento para
adaptarlo a las expectativas de los demás.
¿Cómo sabremos si nuestras ideas o las cosas que pensamos son buenas
o están en lo cierto? La solución está en centrarnos en los demás. Utilizamos
sus opiniones y acciones para guiar las nuestras. Esta confianza en los demás
puede ser otra forma de conformismo ya que las opiniones y acciones de los
demás nos definen la realidad social. Esta fuente de influencia social se
conoce como influencia social basada en la información ya que se basa en
nuestra tendencia a depender de los demás como fuente de información.
A pesar de lo visto hasta ahora, no siempre elegimos seguir a los demás
fundamentalmente por una necesidad de individualidad y una necesidad de
control.
La mayoría de nosotros deseamos mantener nuestra singularidad o indi-
vidualidad; queremos ser como los demás pero no hasta el punto de perder
nuestra identidad personal. Es decir, no queremos ser exactamente igual a
los demás. Debido a esto, los individuos pueden mostrar su desacuerdo con
los demás aunque les resulte costoso en términos de aceptación por parte de
los otros.
Por otra parte, casi todos queremos tener control sobre lo que nos ocurra
y el hecho de ceder a la presión social va en contra de este deseo. Seguir al
grupo implica comportarse de un modo que no eliges tú personalmente y
esto se puede interpretar como una restricción a la libertad personal y al
autocontrol.
Por último debemos considerar una cuestión importante: ¿influye la
minoría o siempre manda la mayoría? Está claro que pequeñas minorías pue-
den cerrarse en banda y rechazar seguir a la mayoría. Incluso genios de su
época como Galileo o Freud se enfrentaron a una mayoría que rechazaba sus
opiniones.
Parece que las minorías pueden influir sobre las mayorías bajo ciertas
condiciones: primero, los miembros del grupo se deben mostrar consisten-
tes en su oposición a las opiniones de la mayoría, sin dar signos de ceder a
la visión de la mayoría; segundo, los miembros de la minoría deben evitar
mostrarse rígidos y dogmáticos, mostrando cierta flexibilidad y tercero, es
importante el contexto social en el que opera la minoría; si la minoría defiende
una posición consistente con las tendencias sociales del momento tendrá
más posibilidades de influir a la mayoría.
Otra razón puede ser que como las minorías suelen expresar opiniones
que la gente encuentra sorprendentes o inesperadas, incluso para la minoría,

PSICOLOGÍA SOCIAL 165


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

pueden ejercer una influencia notable. Por último, otra posibilidad es que las
minorías llevan a los individuos a considerar ideas o alternativas que de otro
modo habían ignorado.

1.3. La obediencia

Se da cuando la gente obedece órdenes de otros. Muchos directivos, ofi-


ciales, entrenadores, padres o policías buscan influenciar a los demás ya que
disponen de medios para hacer respetar sus órdenes.
Hay varios factores que explican por qué las personas se ven influenciadas
obedeciendo las órdenes de otros. En primer lugar, las personas que tienen
autoridad, en muchos casos, eximen a los que les obedecen de la responsa-
bilidad de sus actos. Muchos se defienden diciendo: “sólo estaba siguiendo
órdenes”.
En segundo lugar, las personas con autoridad suelen poseer insignias o
signos visibles que reflejan su estatus. Mucha gente encuentra difícil enfren-
tarse a estos recordatorios de quién es el responsable. En tercer lugar, una
razón podría ser la intensificación gradual de las órdenes de la autoridad; por
ejemplo, a policías o militares, al principio se les ordena que interroguen o
intimiden a delincuentes sospechosos, posteriormente, las demandas pueden
ir aumentando hasta el punto que se les ordene golpear o torturar.
Por último, un ritmo frenético en el desarrollo de los acontecimientos
puede incrementar la obediencia. Si se suceden rápidamente hay poco tiempo
para reflexionar y en consecuencia se obedece casi automáticamente.
Pero, ¿qué hacemos las personas para resistirnos a la influencia y no obe-
decer? En principio, responsabilizando a los propios individuos expuestos a
la autoridad del daño que produzcan. Además, podemos indicar claramente
a los individuos que, en determinadas situaciones, la sumisión incuestionable
a órdenes destructivas es inadecuada. Para ello, un procedimiento muy efec-
tivo sería mostrarles diversos modelos de desobediencia o personas que
rechazan obedecer las órdenes de una autoridad.
También a los individuos les puede resultar más fácil resistirse a la
influencia de una autoridad si se cuestionan la competencia y motivos de
dicha figura. En este caso, la persona que debería obedecer puede encontrar
un punto de apoyo para la independencia más que para la aceptación.
En definitiva, el poder que tienen las figuras autoritarias para generar obe-
diencia es importante pero no irresistible. Bajo condiciones apropiadas se
puede rebatir o reducir aunque el hecho de resistirse pueda conllevar impor-
tantes desventajas; los acontecimientos ocurridos en Rusia y Europa del Este
en los años ochenta y noventa así lo indican.

166 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

Para terminar, nos gustaría destacar algunas técnicas y tácticas para


conseguir influenciar al otro como son las basadas en el compromiso como
la técnica de congraciarse, utilizada para ganar aceptación y en la que el indi-
viduo primero intenta gustar a las personas objetivo para, posteriormente,
cambiar sus comportamientos o la técnica del pie en la puerta, que consiste
en que el individuo empieza con una pequeña petición o conducta facilita-
dora y, una vez aceptada, pasa a una de mayor importancia, que es la que
realmente desea o conducta objetivo.
También existe la táctica del compromiso encubierto, que consiste en
hacer que una persona se comprometa con una acción y, una vez que lo ha
hecho, incrementar los costes que tiene el desempeño de dicha acción. Por
ejemplo, conseguir que los sujetos participen en un experimento y una vez
que se han comprometido indicarles que se deben presentar a las 7 de la
mañana.
A nivel comercial, también se utiliza la llamada técnica del cebo y el inte-
rruptor en la que los objetos ofrecidos al público se han agotado o son de
baja calidad, lo cual lleva a los clientes a adquirir algo más caro que sí está
disponible.
Otras técnicas basadas en la reciprocidad son el portazo en la cara como
procedimiento para ganar aceptación en la que el individuo empieza por una
petición importante y, una vez rechazada, ofrece una menor que es la que
realmente quería; la técnica esto no es todo, en la que el individuo ofrece
unos beneficios adicionales a la persona objetivo antes de que ésta decida si
acepta el trato o no y la técnica de la palmada en el hombro, donde el indi-
viduo establece algún tipo de relación con la persona objetivo, incrementando
así sus sentimientos de obligación con él.

1.4. Estilos de comportamiento

Cualquier interacción se puede convertir en una situación de influencia.


Esto ocurre, por ejemplo, cuando se genera un conflicto provocado por
puntos de vista diferentes. Según Moscovici (1976), en la creación y mante-
nimiento de un conflicto influye el estilo de comportamiento.
Para Moscovici, un estilo de comportamiento es la organización inten-
cional de signos verbales y no verbales que permiten comunicar una infor-
mación directa sobre el objeto de juicio, así como la intención presente y
futura de la persona que lo adopta. Un ejemplo de esto es la consistencia.
Un estilo de comportamiento consistente se caracteriza por la adhesión
firme a un postulado o creencia, por la evitación de la contradicción o por
la elaboración de una prueba lógica para demostrar la solidez de esa creencia

PSICOLOGÍA SOCIAL 167


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

a la que uno se adhiere. Otros estilos de comportamiento son la autonomía,


la equidad o la rigidez.
Distintas teorías de la atribución como la de la covariación de Kelley
(1967) nos sirven para determinar las inferencias de un blanco de influencia
cuando observa que una fuente mantiene un comportamiento consistente.
Según esta teoría, el observador concluirá que el comportamiento se debe a
la propia persona cuando ésta reacciona siempre de la misma forma ante
objetos de la misma categoría (distintividad baja), su reacción ante esos objetos
es la misma independientemente del momento y de la situación (alta consis-
tencia) y es diferente a la de las demás personas (bajo consenso).
Este modelo nos sirve para explicar la influencia de un individuo o grupo
minoritario. Si sólo es un individuo el que defiende un juicio nuevo con un
estilo de comportamiento consistente, enfrentándose así a todo el grupo
(bajo consenso), entonces el observador atribuirá ese juicio a la idiosincrasia
del individuo. En este caso, es difícil que se produzca alguna influencia.
Sin embargo, si a este individuo se le asocia algún otro, el observador no
sólo atribuirá la causa del comportamiento al individuo sino también a las
propiedades del objeto.
Por último, conviene señalar que la consistencia es tanto un instrumento
de la influencia mayoritaria como de la minoritaria. En los estudios sobre el
conformismo de Ach (1955) que vimos anteriormente, bastaba con que un
miembro rompiera la unanimidad del grupo para que la tasa de influencia
descendiera casi a cero.

2. ESTEREOTIPOS, PREJUICIOS Y DISCRIMINACIÓN

Si eres capaz de establecer una lista de rasgos característicos de distintos


grupos humanos como puedan ser: andaluces, norteamericanos, canarios,
judíos, homosexuales o gitanos entonces es que existen y funcionan los este-
reotipos. El estereotipo es un concepto articulatorio entre los procesos psi-
cológicos, sobre todo motivacionales y cognitivos, y los sociales. Según
Lippman (1922), los estereotipos son preconcepciones que gobiernan nuestra
percepción.
Suponen una forma de economía y de simplificación en la percepción de
la realidad ya que permiten reducir su complejidad a través de la categoriza-
ción. Se recurre a tipos y a generalidades en esa tarea de simplificación o
ahorro cognitivo. Pero, además de esta función cognitiva, los estereotipos
tienen una función defensiva puesto que sirven para defender nuestra posi-
ción en la sociedad. Es la proyección sobre el mundo de nuestros propios
valores, de nuestra posición y nuestros derechos.

168 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

Está claro que el prejuicio ha estado presente a lo largo de toda la historia


del hombre. Ahora existen nuevos prejuicios como hacia las personas que
tienen sobrepeso (Maroney y Golub, 1992) pero han existido otros como el
fanatismo racial o étnico que han causado y siguen causando tanto sufri-
miento.
A lo largo de este tema trataremos de examinar los conceptos de estereo-
tipo, prejuicio y discriminación, así como su naturaleza y determinantes,
aunque, ante todo y para empezar, estableceremos las diferencias y relacio-
nes entre cada uno de ellos.

2.1. Relaciones y diferencias

Si partimos de un concepto de tres componentes como son el cognitivo,


el afectivo y el conductual tendríamos que, en el caso de una actitud negativa
hacia un grupo o categoría social, el estereotipo sería el conjunto de creencias
acerca de los atributos asignados al grupo, es decir, el componente cognitivo;
el prejuicio sería el afecto, la actitud o la evaluación negativa del grupo y la
discriminación sería la conducta de falta de igualdad en el tratamiento otor-
gado a las personas en virtud de su pertenencia al grupo en cuestión, es
decir, las acciones negativas que podamos llevar a cabo.
Vinacke (1949) afirma que los estereotipos son la expresión y la raciona-
lización de un prejuicio, aunque también pueden no expresar para nada un
prejuicio.
Si se parte de un concepto de actitud de un solo componente, al modo
de Fishbein y Azjen (1975), el estereotipo equivale a una creencia u opinión
y el prejuicio a una actitud negativa hacia un grupo. Aunque pueda parecer
que exista una correspondencia entre estereotipos negativos y prejuicio, hay
estereotipos que no van asociados a prejuicios como los estereotipos positivos
de múltiples grupos.
Otra cuestión es la relación que se ha encontrado empíricamente entre
prejuicio, estereotipo y discriminación. Según las investigaciones realizadas
existe una relación entre actitud hacia un grupo, evaluación de los rasgos
empleados para describirlo y acciones directas hacia él.

2.2. Estereotipos

Tal y como avanzamos anteriormente, los estereotipos serían marcos


cognitivos formados por conocimientos y creencias sobre grupos sociales
específicos. Según Judd, Ryan y Parke (1991), los estereotipos implican gene-
ralizaciones sobre las características típicas de los miembros de diversos

PSICOLOGÍA SOCIAL 169


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

grupos sociales. Es decir, sugieren que todos los miembros de estos grupos
poseen ciertos rasgos, al menos en cierto grado. Cuando se activa cualquier
estereotipo, estos rasgos acuden rápidamente a nuestra mente y por eso nos
salen fácilmente cuando se trata de definir a ciertos grupos sociales.
De la misma forma que los esquemas cognitivos, los estereotipos ejercen
un fuerte efecto sobre cómo procesamos la información social. Por ejemplo,
la información relacionada con un estereotipo activado es procesada más
rápidamente que la información que no está relacionada con un estereotipo
(Dovidio, Evans y Tyler, 1986).
Por otro lado, los estereotipos ejercen poderosos efectos en nuestro
pensamiento sobre los demás. Por ejemplo, algunos estudios indican que
cuando las personas se encuentran con personas que se comportan de un
modo contrario a los estereotipos que albergan, antes de cambiar su estereo-
tipo suelen percibir a esas personas como un nuevo subtipo (Kunda y
Oleson, 1995).
Una de las cuestiones que puede explicar el mantenimiento de los estereo-
tipos aún cuando pueda llevar a errores potenciales es el hecho de que
funcionan como un mecanismo de ahorro de trabajo por lo que a cognición
social se refiere. Cuando se activan, los estereotipos nos permiten hacer eva-
luaciones rápidas y generales sobre los demás sin implicarnos en un pensa-
miento complejo que requeriría mayor esfuerzo.
En cuanto a la relación entre estereotipo y estado de ánimo, tanto el sen-
tido común como determinados datos de la investigación sugieren que cuando
nos encontramos de buen humor es menos probable que adoptemos un
pensamiento estereotipado y tenderemos a hacer juicios consistentes con
nuestro estado de ánimo.
Sin embargo, otros hallazgos apuntan a lo contrario, sugiriendo que
cuando estamos de buen humor estamos poco dispuestos a realizar un tra-
bajo cognitivo intenso para no interrumpir nuestros sentimientos agradables
y, por tanto, se incrementa la tendencia a pensar estereotipadamente.
Bodenhausen, Kramer y Susser (1994) obtuvieron datos indicativos de
que el motivo de la ocurrencia de un mayor pensamiento estereotipado entre
las personas felices no era que fueran incapaces de realizar un esfuerzo cog-
nitivo sino más bien que estas personas tenían una menor motivación para
dedicarse a un trabajo cognitivo que exigiera un gran esfuerzo.
Uno de los asuntos de especial interés ha sido el cambio de estereotipos.
Desde la primera contribución de Lippman (1922) se ha venido insistiendo
en la persistencia de los estereotipos y su resistencia al cambio ya que las
imágenes en nuestras mentes son más simples y fijas que el flujo de los acon-
tecimientos de la realidad.

170 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

En la tradición de los estudios descriptivos se ha estudiado el cambio en


los contenidos de los estereotipos mantenidos por grupos en relación con el
paso del tiempo y asociándolo con acontecimientos históricos y sociales. Un
ejemplo, sería el empeoramiento de los estereotipos que los norteamericanos
mantenían acerca de los alemanes y japoneses durante la Segunda Guerra
Mundial en relación con etapas anteriores (Dudycha, 1942).
Otra perspectiva es la hipótesis del contacto intergrupal como medio de
mejorar las relaciones entre grupos. Cook (1978) hace un resumen de las
condiciones citadas en la literatura para que el contacto tuviera efectos posi-
tivos:

• Que los sujetos tengan un estatus semejante.

• Que las características de los miembros del exogrupo desconfirmen el


estereotipo de ese grupo.

• Que la situación de contacto facilite la cooperación entre los miembros


de los dos grupos.

•Que la situación de contacto permita que los individuos se conozcan de


forma personal.

• Que existan normas sociales que favorezcan el igualitarismo intergrupal.

La tercera orientación que se ha encargado del problema ha sido la


cognitivo-social que se centra más en el cambio de los procesos cognitivos
individuales que en el cambio colectivo. Los procesos cognitivos individuales
cambian cuando el individuo se enfrenta a información que desconfirma el
estereotipo de un grupo.
Dentro de la perspectiva cognitiva-social destacan tres modelos
(Hamilton, 1981), que explican cómo los individuos se enfrentan a la infor-
mación que contradice un estereotipo vigente.
El modelo de la conversión predice el cambio de los estereotipos cuando
la información desconfirmatoria se concentra en unos pocos ejemplares que
contradicen llamativamente el estereotipo.
El modelo de la contabilidad prevé un efecto acumulativo de la información
desconfirmatoria que se iría sumando conforme se va obteniendo evidencia
contraria al estereotipo.
El modelo de los subtipos presupone que los estereotipos son estructuras
cognitivas jerarquizadas, en las que se puede distinguir a un nivel superior

PSICOLOGÍA SOCIAL 171


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

una categoría general y subtipos a niveles inferiores. Estos subtipos se van


creando conforme se encuentra información que no se ajusta al estereotipo.
Cuando el desajuste es grande, lleva a la creación de un subtipo que permite
el mantenimiento del estereotipo general.
Por este motivo, el modelo de subtipos es, en realidad, un modelo de
resistencia al cambio. De hecho supone que cuantos menos subtipos se
creen y, en la medida que el subtipo recoja los ejemplares que están en contra
del estereotipo y se defina por esas características, podemos decir que está
funcionando el mecanismo de resistencia al cambio.

2.3. Prejuicios

El prejuicio es una actitud, normalmente negativa, hacia los miembros de


algún grupo social, basado únicamente en los miembros de ese grupo.
Quiere esto decir que una persona con prejuicios evaluará a los miembros de
un grupo de una forma específica simplemente porque pertenecen a ese
grupo sin importarle sus rasgos individuales o su comportamiento.
Si definimos el prejuicio como una actitud puede funcionar como un
esquema o marco cognitivo que organiza, interpreta y recuerda la información.
Según esto, cuando tenemos un prejuicio hacia algún grupo, la información
sobre este grupo se procesa de un modo diferente y al recibir información
consistente con el prejuicio le prestamos más atención, la repetimos con más
frecuencia y la recordamos con más exactitud que la información que no es
consistente con esas opiniones (Judd, Ryan y Parke, 1991).
Por otra parte, el prejuicio puede incluir, además de evaluaciones negativas,
sentimientos y emociones negativas por parte de las personas prejuiciadas
cuando están en presencia de miembros de los grupos que las rechazan o
incluso cuando simplemente piensan en ellos (Bodenhausen, Kramer y
Susser, 1994).
Los prejuicios también pueden incluir estereotipos que sugieren que
todos los miembros de estos grupos poseen ciertas características y actúan
de una forma determinadas. Por úlimo, el prejuicio puede implicar tenden-
cias a actuar de forma negativa hacia aquellos que son objeto del prejuicio.
Muchas veces el prejuicio se centra en los aspectos emocionales o eva-
luativos como cuando se enfatizan odios irracionales en los casos de prejui-
cios raciales, religiosos o étnicos. Estas reacciones son importantes porque
pone de manifiesto la relación que existe entre el afecto y la cognición.
Pero, ¿por qué existe el prejuicio? Aunque se han dado muchas respuestas
a continuación veremos tres posibles respuestas a esta pregunta.

172 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

Según la teoría del conflicto realista, el prejuicio es consecuencia de la


competición entre grupos sociales por comodidades o recursos escasos y
valiosos. Según esto, el prejuicio se desarrollaría a partir de la lucha por un
empleo, una vivienda adecuada o unas buenas escuelas. Cuanto más dure la
competición más negativamente se verán los grupos implicados.
Una segunda respuesta es la que proporciona las teorías del aprendizaje
social, donde se sugiere que el prejuicio es aprendido y que muchas veces se
adquieren las actitudes negativas hacia varios grupos sociales porque se escu-
chan actitudes expresadas por padres, profesores y otros, así como porque
los sujetos son recompensados directamente a través de elogios, aprobaciones,
etc. cuando adoptan estas actitudes.
Una tercera perspectiva nos habla del efecto “nosotros versus ellos”. La
gente suele dividir al mundo social en dos categorías: nosotros y ellos, es
decir, la gente ve a otras personas como pertenecientes a su propio grupo o
endogrupo o a otro grupo o exogrupo. Habitualmente se vinculan senti-
mientos y creencias opuestos a los miembros del endogrupo y a los miembros
de diversos exogrupos, de modo que las personas del endogrupo son vistas
en términos más favorables que las del exogrupo que, a menudo, resultan
antipáticas e indeseables.
Puesto que el prejuicio es algo muy común en todas las sociedades debe-
ríamos tener en cuenta algunas técnicas para contrarrestar el impacto del
prejuicio.
Si pensamos que la gente no nace con los prejuicios sino que efectiva-
mente se hacen, una técnica importante consistiría en cambiar o modificar la
orientación de los padres y otros adultos a la hora de enseñar a sus hijos, es
decir, disuadirles de transmitir determinados prejuicios a su descendencia.
Parece claro que vivir con prejuicios aumenta los miedos innecesarios, la
ansiedad y la ira y lo único que puede verse recompensada es la autoestima
cuando se desprecia a los miembros de exogrupos.
Una segunda técnica viene representada por la idea conocida como hipó-
tesis del contacto. Se refiere a que el contacto intergrupal directo pueda ser
un modo efectivo de reducir el prejuicio. El aumento de contacto entre
personas de grupos diferentes puede conducir a un mayor reconocimiento
de similitudes entre ellos. Cuando las personas llegan a conocerse parece ser
que muchas ansiedades, estereotipos y falsas percepciones pueden desaparecer
ante la nueva información y las nuevas amistades.
En tercer lugar, el modelo de identidad común endogrupal nos dice que
cuando individuos pertenecientes a distintos grupos sociales llegan a verse a
sí mismos como miembros de una identidad social única, sus actitudes hacia
los demás y hacia miembros de anteriores exogrupos se vuelven más positivas.

PSICOLOGÍA SOCIAL 173


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

Debilitando o eliminando las fronteras iniciales nosotros-ellos se inicia un


proceso que conlleva que la persona se implique en una reducción del pre-
juicio y la hostilidad.
Por último, no debemos olvidar que todavía existe el prejuicio basado en
el género o sexismo sustentado en las diferencias sexuales. Este sexismo
incluye la aceptación de los estereotipos sexuales, que insinúan que hombres
y mujeres poseen rasgos notablemente diferentes. Aunque la discriminación
contra las mujeres es ilegal, en muchos países existen otras formas más sutiles
que continúan actuando contra las mujeres como las evaluaciones y reacciones
negativas ante líderes del sexo femenino y el menor número de oportunidades
de desarrollo en las organizaciones que poseen las mujeres frente a los
hombres.

2.4. Discriminación

Como vimos anteriormente, llamamos discriminación a todas aquellas


conductas negativas dirigidas hacia las personas objetivo del prejuicio.
Afortunadamente, las formas descaradas de discriminación como restringir
a los miembros de diversos grupos a ciertos asientos en los cines o prohibir
la entrada a determinados restaurantes o escuelas han disminuido o desapa-
recido en gran medida en muchos países.
Sin embargo, la discriminación no ha desaparecido totalmente y ahora
nos encontramos formas cada vez más sutiles y encubiertas. Para Swim et al.
(1995), existe, por ejemplo, una nueva variedad de racismo que se centra en
tres componentes: negación de que sigue existiendo discriminación contra
las minorías; oposición a las demandas de la minoría de un trato igualitario
y resentimiento sobre los favores especiales a los grupos minoritarios.
Una forma sutil de discriminación es el emblematismo, que implica llevar
a cabo acciones positivas triviales, como contratar a alguien de un grupo
minoritario con el fin de evitar acusaciones de discriminación, para a conti-
nuación utilizarlos como excusa o justificación de otras posteriores formas
de discriminación.
El emblematismo tiene dos efectos negativos: deja a la gente con prejui-
cios fuera de toda sospecha ya que aluden a sus acciones emblemáticas como
prueba de que no son fanáticos y puede perjudicar a la autoestima y la
confianza de las personas objetivo del prejuicio.
Otro tipo de discriminación sutil es la discriminación inversa, la tenden-
cia a evaluar o tratar de un modo más favorable a personas pertenecientes a
ciertos grupos, especialmente aquellos que son objeto de prejuicios raciales
o étnicos, que a las de otros grupos. A primera vista puede ser beneficiosa

174 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

para las personas a las que afecta pero puede resultar perjudicial a largo plazo
puesto que otros grupos mayoritarios pueden verse discriminados.
Finalmente queremos indicar que si bien la discriminación abierta ha
disminuido notablemente en muchas sociedades parece que ha sido sustitui-
da por otras formas más sutiles aunque igual de reales y perjudiciales.
Sin embargo, las evidencias existentes indican que muchas de estas formas
sutiles ni son tan intensas ni están tan extendidas como antiguamente y,
aunque queda un largo camino por recorrer, no debemos dejar de ser
optimistas.

ACTIVIDADES

1. Con esta actividad práctica tratamos de analizar la eficacia de dos tác-


ticas de influencia diferentes como son la de pie en la puerta y la de com-
promiso encubierto. Para ello, se aconseja realizarla en grupos de no más de
cinco personas con el fin de que todos participen activamente en la realiza-
ción de la investigación.
Para ello, el grupo ha de diseñar y realizar un experimento de campo en
un escenario natural en el que deben decidir qué quieren estudiar y cómo
hacerlo además de analizar los resultados obtenidos.
La investigación consiste en tratar de convencer a alguien de que haga
algo. Cada grupo debe determinar, en primer lugar, de qué quieren convencer
a los sujetos experimentales y quienes han de ser estos sujetos. En segundo
lugar, deben diseñar dos tácticas de influencia, una basada en el principio del
pie en la puerta y otra en el principio del compromiso encubierto. En tercer
lugar, deben poner en práctica estas dos estrategias aplicando cada una de
ellas a 15/20 personas como mínimo. Por último, los datos deben presen-
tarse en un informe, junto con la justificación teórica de la investigación, los
objetivos, las hipótesis, el procedimiento utilizado, los resultados obtenidos
y una discusión de los resultados.
Un ejemplo que contenga la conducta objetivo (aquella en la que estamos
interesados que el sujeto haga), la conducta cebo (la menos costosa o más
positiva que se utiliza en el compromiso encubierto) y la conducta facilita-
dora (la primera conducta que se utiliza en el pie en la puerta y que está rela-
cionada con la conducta objetivo) puede ser el siguiente:

• Conducta objetivo: llevar una gran pegatina bien visible sobre el SIDA en
su carpeta durante un mes; conducta cebo: sólo se trata de llevarla durante un
día y conducta facilitadora: contestar un pequeño cuestionario sobre el SIDA.

PSICOLOGÍA SOCIAL 175


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

2. El objetivo de esta práctica consiste en acercar al estudiante al conte-


nido de los estereotipos de género, en concreto el de los hombres, y sus efec-
tos sobre el proceso de inferencia social. El estudiante deberá buscar cinco
personas del sexo femenino que lean las descripciones que a continuación se
detallan sobre seis hombres y responder a una serie de juicios o inferencias
sobre cada una de ellas.

• Juan es una persona individualista y violenta. Generalmente lleva la ini-


ciativa en las relaciones con personas del sexo opuesto y defiende firmemente
sus propias ideas. Le gusta reparar él mismo su coche cuando se estropea.

• Antonio es un joven atrevido, competitivo y dominante. Tiene muchas


ambiciones en la vida y es quien mantiene económicamente a su familia.

• Miguel tiene un carácter reservado y es quien suele tomar las decisiones


importantes en su pareja. Es bastante vanidoso. Suele hacer la comida en la
casa donde vive y tiene una ideología liberal.

• Ramón es una persona honrada y de trata agradable. Es de costumbres


muy ordenadas y de gustos bastante sencillos. Es un gran aficionado al teatro.

• Alberto es una persona sensible y soñadora. Es muy paciente y tiene


mucho tacto en sus relaciones con los demás. En su casa se encarga de hacer
la compra.

• José es una persona emocional y con una gran capacidad para captar los
sentimientos de los demás. Es muy cariñoso y meticuloso en todo lo que
hace. Se encarga de que la casa donde vive tenga un ambiente muy acogedor.

A continuación se presenta información que pertenece a esas seis personas.


Su tarea consiste en emparejar cada característica con la persona a la que crea
que corresponda. Cada característica sólo corresponde a una de ellas, si bien
una misma persona puede tener varias. Ponga al lado de cada una la persona
a quien usted cree que pertenece.

____________ Estudia arquitectura.


____________ Estudia en la Academia del Cuerpo Superior de Policía.
____________ Está haciendo la especialidad de Pediatría.
____________ Es homosexual.
____________ Trabaja como psicólogo.

176 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

____________ Es un gran amante del arte.


____________ Es el delegado de su clase.
____________ Es débil físicamente.
____________ Tiene una salud muy delicada.
____________ Es una persona con una gran madurez psicológica.
____________ Es muy inteligente.
____________ Tiene el pelo rizado.
____________ Es muy buen escritor.
____________ Es profesor de universidad.
____________ Concede mucha importancia a cómo se viste.

• ¿Cuál de las anteriores personas le atrae más?

• ¿Con cuál de las anteriores personas cree que se llevaría mejor como
amigo?

• ¿Con cuál de las anteriores personas cree que se llevaría mejor como
pareja?

Finalmente, cada estudiante deberá comentar los resultados obtenidos


analizando si las elecciones realizadas están o no relacionadas con los este-
reotipos de género.

PSICOLOGÍA SOCIAL 177


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

BIBLIOGRAFÍA

LECTURAS RECOMENDADAS

BARON, R.A. y D. BYRNE (1998). “Influencia Social”. En R.A. BARON


y D. BYRNE (coord.), Psicología Social (pp. 373-409). Madrid: Prentice
Hall.
— “Prejuicio y discriminación”. En R.A. BARON y D. BYRNE (coord.),
Psicología Social (pp. 225-272). Madrid: Prentice Hall.

HUICI, C. y M. MOYA (1995). “Estereotipos”. En J.F. MORALES (coord.),


Psicología Social (pp. 285-322). Madrid: Mc Graw-Hill.

PÉREZ, J.A. (1995). “La influencia social”. En J.F. MORALES (coord.),


Psicología Social (pp. 625-653). Madrid: Mc Graw-Hill.

VANDER ZANDEN, J.W. (1990). Manual de psicología social. Barcelona:


Paidós.

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

FERNÁNDEZ-DOLS, J.M. (1982). “Las dos últimas décadas en el estu-


dio de la conformidad y la influencia social”. Estudios de Psicología, 10, 54-62.

JAVALOY, F., J.M. CORNEJO y A. BECHINI (1990). España vista desde


Cataluña. Estereotipos étnicos en una comunidad plural. Barcelona: PPU.

OKSAMP, S. y M. CONSTANZA (1993). Gender issues in contemporary society.


Sage: Newbury Park, CA.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ALLPORT, G.W. (1924). Social psychology. Boston: Houghton-Mifflin.

ASCH, S.E. (1955). “Opinions and social pressure”. Scientific American, 193,
31-35.

BODENHAUSEN, G.V., G.P. KRAMER y K. SUSSER (1994). “Happiness


and stereotypic thinking in social judgment”. Journal of Personality and
Social Psychology, 66, 621-632.

178 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

COOK, S.W. (1978). “Interpersonal and attitudinal outcomes in cooperating


interracial groups”. Journal of Research and Development in Education, 12, 97-
113.

CRANDALL, C.S. (1988). “Social contagion of binge eating”. Journal of


Personality and Social Psychology, 55, 588-598.

DOVIDIO, J.H., N. EVANS y R.B. TYLER (1986). “Racial stereotypes: The


contents of their cognitive representations”. Journal of Experimental Social
Psychology, 22, 22-37.

DUDYCHA, G.J. (1942). “The attitudes of college students towards war and
German before and during the Second World War”. Journal of Social
Psychology, 15, 317-324.

FISHBEIN, M. y I. AZJEN (1975). Belief, attitude, intention and behavior: An


introduction to theory and research. Reading: Addison Wesley.

HAMILTON, D.L. (1981). Cognitive processes in stereotyping and intergroup beha-


vior. L. Erlbaurn: Hillsdale.

JUDD, C.M., C.S. RYAN y B. PARKE (1991). “Accuracy in the judgment of


in-group and out-group variability”. Journal of personality and Social
Psychology, 61, 366-379.

KELLEY, H.H. (1967). “Attribution theory in social psychology”. En D.


LEVINE (eds.), Nebraska Symposium on Motivation (pp. 192-241).
University of Nebraska Press: Lincoln.

KUNDA, Z. y K.C. OLESON (1995). “Maintaining stereotypes in the face


of disconfirmation: Constructing grounds for subtyping deviants”.
Journal of Personality and Social Psychology, 68, 565-579.

LEMAINE, G., J.P. DESPORTES y J.P. LOUARN (1969). “Role de la cohé-


sion et de la différenciation hiérarchique dans le processus d´influence
sociale”. Bulletin du Centre dÉttudes et de Recherches Psychologiques, 18, 237-
253.

LIPPMAN, W. (1922). Public opinion. Allen and Unwin: London.

PSICOLOGÍA SOCIAL 179


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

MARONEY, D. y S. GOLUB (1992). “Nurse´s attitudes toward obese per-


sons and certain ethnic groups”. Perceptual and Motor Skills, 75, 387-391.

MOSCOVICI, S. (1976). La psychanalyse, son image et son public. Presses


Universitaires de France: París.

SHERIF, M. (1935). “A study of some social factors in perception”. Archives


of Psychology, 187.

SWIM, J.K., K.J. AIKIM, W.S. HALL y B.A. HUNTER (1995). “Sexism and
racis: Old fashioned and modern perjudices”. Journal of Personality and
Social Psychology, 68, 199-214.

VINACKE, W.E. (1949). “Stereotypes among national-radical groups in


Hawai: A study in ethnocentrism”. Journal of Social Psychology, 30, 265-291.

180 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

1. Una de las razones para dejarse influir es la necesidad de buscar un


valor estándar.
V F

2. Del conformismo podemos afirmar que:

a) Aumenta cuando la atracción es baja


b) Sólo afecta a aspectos muy concretos de la conducta
c) Se incrementa hasta un grupo de 3 personas, después se estabiliza

3. Según la teoría de la covariación hablamos de distintividad baja cuando


una persona reacciona siempre de la misma forma ante objetos de la misma
categoría.
V F

4. La técnica que consiste en empezar por una petición elevada y, una vez
rechazada, ofrecer una menor que es la que en verdad se pretendía se conoce
como:

a) Portazo en la cara
b) El cebo y el interruptor
c) Compromiso encubierto

5. El prejuicio se define como las acciones o conductas que podemos lle-


var a cabo hacia determinados grupos.
V F

6. El modelo que explica el cambio de estereotipos centrándose en unos


pocos elementos que contradicen al estereotipo es el de:

a) Conversión
b) Contabilidad
c) Subtipos

7. El emblematismo permite dejar a la gente con prejuicios fuera de sos-


pecha sin perjudicar la confianza dela persona objeto del prejuicio.
V F

PSICOLOGÍA SOCIAL 181


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

8. La afirmación de que el prejuicio es producto de la competición entre


grupos para alcanzar determinados recursos es defendida por la perspectiva:

a) Nosotros versus ellos


b) Aprendizaje social
c) Conflicto realista

9. Es más fácil resistirse si se cuestiona la competencia de la figura autori-


taria.
V F

10. De los estereotipos podemos afirmar que:

a) Generan un déficit en el procesamiento de información


b) Abundan sobre todo en las personas consideradas felices
c) Permiten realizar evaluaciones de carácter particular

SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

1. Es verdadera. Según Sherif (1935), nos dejamos influir por la falta de


un criterio objetivo para determinar con exactitud los juicios y el principio
psicológico que interviene en este caso es el de buscar un valor estándar que
nos sirva de referencia.

2. La respuesta es la C. Para Asch (1955) el conformismo incrementa con


el tamaño del grupo hasta los tres miembros y a partir de entonces se esta-
biliza. Además, el conformismo aumenta cuando la atracción es alta y afecta
a un amplio espectro del comportamiento.

3. Es verdadera. La distintividad será siempre baja cuando la persona


mantiene un comportamiento consistente ante objetos similares y alta cuando
se comporta de manera diferente.

4. La respuesta es la A. En el cebo y el interruptor se ofrece al sujeto los


artículos más caros que son los que están disponibles y en el compromiso
encubierto se intenta que una persona se comprometa en una acción para
después incrementar los costes.

5. Es falsa. El prejuicio es una actitud o evaluación negativa, mientras que


la discriminación sería las acciones que se llevan a cabo.

182 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS DE INFLUENCIA Y ESTEREOTIPOS

6. La respuesta es la A, ya que el modelo de contabilidad habla de un


efecto acumulativo de la información desconfirmatoria que se iría sumando
conforme se va obteniendo evidencia contraria al estereotipo y el modelo de
los subtipos presupone que los estereotipos son estructuras cognitivas jerar-
quizadas, en las que se puede distinguir a un nivel superior una categoría
general y subtipos a niveles inferiores.

7. Es falsa. El emblematismo deja a la gente con prejuicios fuera de toda


sospecha ya que aluden a sus acciones emblemáticas como prueba de que no
son fanáticos pero también puede perjudicar a la autoestima y la confianza
de las personas objetivo del prejuicio.

8. La respuesta es la C. Las teorías del aprendizaje social sugieren que el


prejuicio es aprendido por observación o por una historia de conductas
recompensadas y la teoría del efecto nosotros versus ellos habla de la divi-
sión del mundo social en dos categorías: nosotros y ellos, es decir, la gente
ve a otras personas como pertenecientes a su propio grupo o endogrupo o
a otro grupo o exogrupo.

9. Es verdadera. A los individuos les puede resultar más fácil resistirse a


la influencia de una autoridad si se cuestionan la competencia y motivos de
dicha figura. En este caso, la persona que debería obedecer puede encontrar
un punto de apoyo para la independencia más que para la aceptación.

10. La respuesta es la B. Las investigaciones indican que cuando estamos


de buen humor se incrementa la tendencia a pensar estereotipadamente
porque hay menor motivación para realizar un trabajo cognitivo que requiera
mucho esfuerzo.

PSICOLOGÍA SOCIAL 183


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

GLOSARIO DE TÉRMINOS

Cognición: Relativo al conocimiento. Acción de conocer.

Cohesión: Grado de atracción o motivación que mantiene más o menos


estrechamente unidos a los componentes de un grupo determinado en rela-
ción con su función específica.

Convergencia: Acción de concurrir en u mismo punto o fin las opiniones o


ideas de dos o más personas.

Divergencia: Acción de disentir o irse apartando las opiniones unas de


otras.

Estándar: Media o medida usada como norma, patrón, modelo, regla o


criterio.

Exogrupo: Cualquier otro grupo al que el individuo percibe que pertene-


cen los demás.

Intragrupo: También denominado endogrupo. Grupo social al cual un indi-


viduo percibe que pertenece.

Tácita: Que no se entiende, oye o dice normalmente sino que se supone


o infiere.

184 PSICOLOGÍA SOCIAL


U LO
MÓD

PROCESOS GRUPALES
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA
PRESENTACIÓN DEL MÓDULO
OBJETIVOS DEL MÓDULO
ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS
EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS
1. Comportamiento y relaciones entre grupos
1.1. Naturaleza y características
1.2. Formación
1.3. Desempeño de tareas y equidad percibida
1.4. Relaciones intergrupales
1.4.1. Enfoque individualista
1.4.2. Enfoques grupales
1.4.3. Enfoques cognitivos y emocionales
2. El liderazgo
2.1. Definición y rasgos del líder
2.2. Conducta del líder
2.3. Efectos del comportamiento del líder
ACTIVIDADES
BIBLIOGRAFÍA
EJERCICIOS DE AUTOCONTROL
SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL
GLOSARIO DE TÉRMINOS
ESQUEMA DE LA ASIGNATURA

Módulo 1 Conceptos básicos del enfoque psicosocial


Módulo 2 Percepción social. Comprensión de los demás
Módulo 3 Actitud e identidad social
Módulo 4 Procesos interpersonales
Módulo 5 Procesos de influencia y estereotipos
Módulo 6 Procesos grupales

PRESENTACIÓN DEL MÓDULO

Está claro que todos y cada uno de nosotros pertenecemos a distintos


grupos, muchos de ellos diferentes entre sí, desde los más básicos, la familia
o los amigos, hasta las clases en la universidad y las asociaciones basadas en
los intereses comunes de sus miembros, deportivas, culturales, etc.
Asimismo y puesto que pertenecemos a grupos muy diferentes, los efectos
de esta pertenencia pueden ser muy importantes. Por esto, a lo largo del
primer tema de este módulo trataremos de acercarnos a esta realidad social
como son los procesos grupales, su influencia y sus relaciones.
En primer lugar, consideraremos la naturaleza básica de los grupos, qué
son y cómo ejercen su influencia, después descubriremos por qué se agrupa
la gente, examinaremos el impacto de los grupos sobre el rendimiento y ter-
minaremos abordando el área de las relaciones intergrupales.
Pero no sólo hablaremos de grupos sino también de por qué ciertos indi-
viduos y no otros se convierten en líderes de esos grupos, cómo influyen y
qué efectos producen sobre los otros miembros del grupo.
De modo que en el tema 13 nos ocuparemos de estudiar los rasgos que

PSICOLOGÍA SOCIAL 187


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

definen al líder, la actuación de los líderes dentro del grupo, los estilos de
liderazgo y los efectos que puede producir su influencia.

OBJETIVOS DEL MÓDULO

1. Conocer las principales características de un grupo y su proceso de


formación.

2. Analizar los principales elementos de la relación intergrupal desde


diversos enfoques.

3. Estudiar la relación entre grupo y realización de tareas.

4. Profundizar en el conocimiento del concepto líder a partir de su natu-


raleza y rasgos definitorios.

5. Examinar los efectos que puede producir la conducta del líder.

ESQUEMA DE LOS CONTENIDOS

PROCESOS GRUPALES

COMPORTAMIENTO Y
RELACIONES ENTRE EL LIDERAZGO
GRUPOS
Definición y
Naturaleza y rasgos
características del lider

Formación Desempeño de tareas Conducta Efectos del


y equidad percibida del lider comportamiento
del lider

Relaciones intergrupales

188 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS GRUPALES

EXPOSICIÓN DE LOS CONTENIDOS

1. COMPORTAMIENTO Y RELACIONES ENTRE GRUPOS

Te has preguntado por qué identificamos fácilmente como grupo cual-


quier equipo deportivo de fútbol o baloncesto pero difícilmente lo hacemos
de un conjunto de personas que asisten a una obra de teatro o que escuchan
un concierto de música. Lo más probable es que estés aceptando como defi-
nición la formulada por Paulus en 1989 y que afirma que un grupo consiste
en dos o más personas que comparten metas comunes, tienen una relación
estable, son en cierto sentido interdependientes y perciben que, en realidad,
forman parte de un grupo.
Analizaremos a continuación esta definición y examinaremos las con-
diciones necesarias para que un determinado colectivo de personas se
convierta en un grupo.

1.1. Naturaleza y características

En la definición que acabamos de ver se sugiere que para formar parte de


un grupo, los individuos tienen que interactuar con los demás de alguna
manera; además, deben ser interdependientes, es decir, lo que le ocurre a uno
afectará a lo que le ocurre a los demás; su relación debe ser relativamente
estable, persistir durante un cierto tiempo, semanas, meses o años; deben
compartir algunos objetivos que todos desean conseguir y sus interacciones
deben estar estructuradas de modo que cada miembro debe realizar las mismas
funciones cada vez que se encuentran.
Aunque todas estas características son importantes, debemos destacar
que existen diversos tipos de agrupación Los grupos de personas que com-
parte trabajo durante mucho tiempo estarían en un extremo mientras que en
el otro extremo estarían las personas que sólo tienen una relación fugaz
como los pasajeros de un tren, que entendemos que no se sienten parte del
grupo a menos que haya una emergencia. Entre estos dos extremos cabrían
multitud de colectivos que podrían ser considerados como grupo.
Dada la complejidad en multitud ocasiones de decidir si un conjunto de
personas constituye o no un grupo, muchos psicólogos prefieren destacar
que la cuestión verdaderamente importante está en si las personas involu-
cradas perciben y se reconocen como parte de un grupo.
Según Bar-Tal (1990), las condiciones necesarias y suficientes para que un
determinado colectivo se convierta en un grupo psicológico son tres:

PSICOLOGÍA SOCIAL 189


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

• Que los componentes de ese colectivo se definan como miembros del


grupo.

• Que compartan las creencias grupales.

• Que exista algún grado de actividad coordinada.

El autor considera creencias grupales las convicciones que los miembros


del grupo son conscientes de compartir y que consideran definitorias de su
grupalidad, aunque el contenido pueda ser muy variado. Por tanto, la creencia
fundamental que implanta la existencia del grupo en las mentes individuales
es la idea de “somos un grupo”.

1.2. Formación

Según Paulus (1989), las personas se reúnen en grupos sociales por razones
muy distintas:

• Los grupos nos ayudan a satisfacer necesidades psicológicas y sociales


como dar y recibir atención y afecto o conseguir una sensación de perte-
nencia.

• Los grupos nos ayudan a conseguir metas que no podemos alcanzar


individualmente.

• El grupo nos puede proporcionar conocimientos e informaciones que


de otro modo no tendríamos disponibles.

• El grupo puede ofrecernos sensación de seguridad, de protección, lo


que origina confianza y disminuye la inseguridad de estar solos.

Además, un grupo nos puede proporcionar estatus, es decir, reconoci-


miento y posición por pertenecer a él y autoestima, ya que el hecho de
pertenecer a un grupo nos puede hacer sentir que valemos y que somos
competentes contribuyendo al establecimiento de una identidad social posi-
tiva. Cuanto mayor es la restricción en un grupo, cuando el individuo es
admitido se reforzará su autoconcepto.
Para Worchel, Coutant-Sassic y Grossman (1992), pese a la diversidad de
los grupos estudiados, el proceso de formación y desarrollo grupal es bas-
tante homogéneo y defienden un modelo de seis estadios que configuran la

190 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS GRUPALES

totalidad del proceso de formación y desarrollo del grupo como se describe


a continuación.

• Estadio 1. Período de descontento. Los individuos que acabarán for-


mando el nuevo grupo pertenecen a un grupo en el que experimentan un
fuerte sentimiento de indefensión.

• Estadio 2. Suceso precipitante. Proporciona la señal para la formación


de un nuevo grupo y el abandono del antiguo por lo que se abren expecta-
tivas razonables de un cambio en la situación.

• Estadio 3. Identificación con el grupo. Marca el inicio del grupo recién


formado. Se establecen fuertes barreras respecto a otros grupos. Se censura
cualquier divergencia dentro del grupo y se esperan muestras públicas de
lealtad al grupo.

• Estadio 4. Productividad grupal. Lo importante son los objetivos gru-


pales. Surgen diferencias en cuanto a capacidades aunque el reparto dentro
del grupo sigue reglas de igualdad.

• Estadio 5. Individualización. Adquiere relevancia la consecución de


objetivos individuales. Aparecen subgrupos y las normas de reparto son de
equidad, es decir, a cada uno según su contribución.

• Estadio 6. Declive grupal. Aparecen dudas con respecto al valor del


grupo, la desconfianza que inspiran muchos miembros del grupo y las luchas
entre subgrupos.

1.3. Desempeño de tareas y equidad percibida

Parece claro que aunque muchas actividades es mejor realizarlas solos,


otras las realizamos en cooperación o en presencia de otras personas. Según
esto, cabe preguntarnos cuál será nuestro rendimiento en presencia de otros
y si nos esforzamos más cuando trabajamos en grupo.
En muchas ocasiones, hemos observado como un deportista realiza des-
tacadas actuaciones en los entrenamientos o competiciones poco importantes
pero llegado el día de un gran evento competitivo delante de mucho público y
con la masiva presencia de medios de comunicación, su rendimiento se ve
notablemente empobrecido. Estudios como el de Tripplet en 1898 indican

PSICOLOGÍA SOCIAL 191


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

que la presencia de otros es un incentivo que mejora el rendimiento en


diferentes tareas.
Sin embargo, con el paso de los años y de las investigaciones, se deduce
que la presencia de otros no siempre es facilitadora ya que en muchas oca-
siones produce el efecto contrario.
En 1965, Zajonc propone la solución a este dilema a través de la teoría
del impulso de la facilitación social. La idea básica de la teoría consiste en
que la presencia de otras personas produce un incremento en la activación.
Si la activación aumenta se producirá entonces un aumento de respuestas
dominantes pudiendo ser éstas correctas o incorrectas para una determinada
tarea.
Según esto, Zajonc realiza dos predicciones: la presencia de otras personas
facilita el rendimiento cuando las respuestas de los individuos son adecuadas
a la situación, es decir, cuando los individuos son muy hábiles en la realización
de una tarea en cuestión, pero la presencia de otros empeora el rendimiento
cuando las respuestas dominantes no son adecuadas a una determinada situa-
ción o cuando los individuos no son muy hábiles, por ejemplo, cuando están
aprendiendo a desempeñar una nueva tarea.
Tras la aportación de Zajonc se propuso que la facilitación social, en rea-
lidad, deriva de la aprensión evaluativa, es decir, preocupación de estar sien-
do juzgado por otro o por la autopresentación, causar una buena impresión
a los demás. De esta forma, estos factores y no sólo la mera presencia física
de otras personas pueden ser cruciales en el desempeño de una tarea
(Schmitt et al. 1986).
Por otro lado, la teoría de la distracción-conflicto sugiere que la activación
producida por la presencia de audiencias proviene del conflicto entre dos
tendencias: la tendencia a prestar atención al desempeño de una tarea y la
tendencia a dirigir la atención a la audiencia o a los coactores. Este conflicto
es activado y esta activación, a su vez, intensifica la tendencia a que funcionen
las respuestas dominantes. Si estas son correctas en una situación dada, el
rendimiento mejora; si son incorrectas, el rendimiento empeora.
Otro aspecto a considerar es la llamada holgazanería social o reducción
de la motivación y el esfuerzo cuando los individuos trabajan colectivamente
en un grupo en comparación a cuando trabajan individualmente. Este
modelo es bastante común en situaciones en que grupos de personas realizan
tareas aditivas, en las que las contribuciones de cada uno de los miembros se
reúne con el único producto de un grupo.
Muchos experimentos han demostrado la aparición de la holgazanería
social. Por ejemplo, Latané, Williams y Harkins (1979) hicieron que grupos
de estudiantes aplaudieran y silbaran haciendo el mayor ruido posible en

192 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS GRUPALES

momentos específicos. Los participantes empezaron a aplaudir solos o en


grupos de dos, cuatro o seis personas. Los resultados ponían de manifiesto
que la magnitud de los sonidos realizados por cada persona decrecía a medida
que el grupo crecía.
Una posible explicación a la aparición de la holgazanería social la ofrece
la teoría del impacto social. Según esta teoría, cuando el tamaño del grupo
aumenta, cada miembro siente menos responsabilidad hacia el desempeño
de la tarea, de manera que cada persona ejerce un esfuerzo decreciente.
Pero, quizá la explicación más comprensiva sea el modelo de esfuerzo
colectivo de Karan y Williams (1993). Esta teoría sugiere que podemos
entender la holgazanería social a partir de la teoría de la expectativa-impor-
tancia, de forma que los individuos sólo trabajarán duro cuando se den las
siguientes condiciones:

• Creen que trabajando duro conseguirán un mejor rendimiento.

• Creencia de que un mejor rendimiento será reconocido y recompensado.

• Las recompensas deben ser las que desean y valoran.

Según Karan y Williams (1993), estas condiciones son más débiles cuando
los individuos trabajan en grupo que cuando lo hacen solos.
Una táctica para reducir la holgazanería social puede ser hacer fácilmente
observable el rendimiento o el esfuerzo de cada participante, de modo, que
la persona no se pudiera escaquear y dejar que los demás hicieran su trabajo.
Otras técnicas que se pueden utilizar pueden ser: incrementando el valor
o la importancia de una tarea, que los individuos perciban su contribución
como única y no redundante con la de los demás y favoreciendo la cohesión
grupal.
Estas estrategias o técnicas se pueden utilizar conjuntamente y reducir de
manera notable la holgazanería social en muchas situaciones donde los indi-
viduos perciban fuertes relaciones entre sus esfuerzos, el rendimiento del
grupo y sus propios resultados.
Otro aspecto a tener en cuenta es la necesidad que sienten los integrantes
de un grupo de tener un tratamiento equitativo del grupo y de los otros
miembros del grupo; es decir, sentir que lo que ellos reciben del grupo al que
pertenecen es un justo reflejo de lo que ellos han aportado al mismo.
Generalmente, cuando sentimos que se están aprovechando de nosotros,
de nuestro trabajo y dedicación y que no recibimos un trato equitativo expe-
rimentamos ira, resentimiento y, a veces, un fuerte deseo de ganar. También

PSICOLOGÍA SOCIAL 193


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

podemos llevar a cabo una serie de conductas que pueden ir desde las pro-
testas a la ruptura de la relación.
Según Adams (1965), la circunstancia principal que hace que los individuos
perciban que están siendo tratados injustamente es la percepción de un des-
equilibrio entre las contribuciones individuales para un grupo y los benefi-
cios que obtienen, sus recompensas compartidas disponibles. Habitualmente,
esperamos que cuanto mayor sea nuestra contribución, mayores serán también
las recompensas que deberíamos recibir.
Percibiremos equidad o una correspondencia adecuada en el intercambio
social cuando las contribuciones y las recompensas están en equilibrio.
Comparamos la proporción de inputs (contribuciones) y outputs (beneficios)
con las de otras personas para determinar si estamos siendo tratados equita-
tivamente. A esto lo llamamos justicia distributiva.
Pero, además de tener en cuenta la justicia distributiva nos importa otros
aspectos como la justicia procedimental, es decir, los procedimientos seguidos
para distribuir las recompensas, y la justicia interpersonal, cómo fuimos
tratados durante el proceso.
En cuanto a la justicia procedimental, los individuos ven los procedi-
mientos como equitativos en la medida en que son coherentes, se aplican de
la misma manera a todos, se basan en información exacta sobre la contribu-
ción de cada persona y representan los intereses de las partes implicadas.
De la justicia interpersonal conviene resaltar dos elementos importantes
para el individuo:

• La aportación de razones claras y racionales para la distribución de las


recompensas.

• La cortesía y sensibilidad con la que se presentan, es decir, la forma en


que se comunica la información acerca de las recompensas.

Cuando percibimos la injusticia, reaccionamos intentando modificar las


contribuciones, por ejemplo, negándonos a desempeñar alguna tarea fuera
de lo que nos corresponde, llegando tarde o yéndonos antes de tiempo, o
modificando los beneficios, por ejemplo, solicitando un aumento, un ascenso
o un lugar de trabajo más cómodo y con mejores condiciones.

1.4. Relaciones intergrupales

El área de las relaciones intergrupales se articula en torno a dos dimen-


siones básicas: el énfasis concedido al grupo o al individuo en la explicación

194 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS GRUPALES

del comportamiento intergrupal y la consideración más o menos prioritaria


de aspectos cognitivos o motivacionales y emocionales en tales relaciones. A
continuación veremos los distintos enfoques que tratan de explicar el
comportamiento intergrupal y que son: el enfoque individualista, el grupal y
el cognitivo y motivacional.

1.4.1. Enfoque individualista

La posición individualista puede sustentarse en el trabajo sobre la perso-


nalidad autoritaria de Adorno, Frenkel-Brunswick, Levinson y Sanford
(1950), que parte de la búsqueda de las raíces psicológicas de algunas actitudes
intergrupales. La base de la explicación descansa en una configuración de
personalidad que integra diferentes componentes cognitivos y motivacionales,
de tal forma que las actitudes, entre ellas las de carácter intergrupal, reflejan
tendencias profundas de la personalidad.
También se consideran individualistas los trabajos que ponen en relación
determinadas características de personalidad, por ejemplo la baja autoestima,
con el prejuicio (Bagley, Verma, Mallick y Young, 1979) y los trabajos sobre
procesos cognitivos que enfatizan el papel del indigente cognitivo, es decir,
en las limitaciones de la capacidad de procesamiento como responsable de
ciertos sesgos a la hora de procesar información concerniente a grupos
sociales (Hamilton y Guilford, 1978).
Otra línea de investigación que tampoco tiene en cuenta el nivel grupal es
la teoría sobre la congruencia de creencias o paradigma raza-creencia. La
explicación de la conducta intergrupal está en función de la semejanza o
diferencia de creencias, que se ha mostrado importante, por ejemplo, en la
determinación de conductas como la atracción.

1.4.2. Enfoques grupales

Dos perspectivas han sido las que fundamentalmente han tratado el


comportamiento intergrupal desde el punto de vista grupal: la perspectiva
del conflicto realista de grupo y la perspectiva de la categorización social.
La perspectiva del conflicto realista de grupo se centra en las relaciones
funcionales entre las metas de los grupos. Cuando los grupos compiten por
unos recursos limitados o unas metas incompatibles en el sentido más estricto,
es decir, sólo un grupo puede lograrlas, entonces se genera el conflicto inter-
grupal. Este conflicto podrá superarse a través de la cooperación intergrupal.
Según esto, las metas pueden ser de conflicto o de cooperación.

PSICOLOGÍA SOCIAL 195


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

La perspectiva de la categorización social propugna que basta con imponer


una categorización a un conjunto de individuos para que tiendan a diferen-
ciarse de otros conjuntos de individuos a los que se ha impuesto otra cate-
gorización.

1.4.3. Enfoques cognitivos y emocionales

El proceso de mayor atención ha sido la categorización propuesta como


proceso básico en la percepción social que ordena y simplifica la realidad
manteniendo un grado de adecuación a ésta.
Según Tajfel (1972), la función de categorización consiste en agrupar
objetos, personas o acontecimientos de forma que resulten equivalentes
entre sí de cara a la acción. El tipo de categorización más relevante es el de
agrupamiento de los individuos y que da como resultado una división social
en grupos.
Otra teoría que, además de los aspectos cognitivos, tiene en cuenta los
motivacionales es la teoría de la identidad social. Para Tajfel (1972), un sujeto
se vincula a una categoría social a través de la identidad social entendida
como el conocimiento por parte del individuo de que pertenece a ciertos
grupos sociales, junto con la significación emocional y valorativa de esa
pertenencia.
La teoría tiene como pilares tres constructos básicos:

• Contínuo interpersonal-integrupal.

• Proceso de categorización.

• Proceso de comparación social.

La interacción social puede situarse a lo largo de un contínuo que va del


polo interpersonal al intergrupal. Las interacciones que se sitúan en el polo
interpersonal atienden a las características individuales de los sujetos que
interactúan. Las interacciones del extremo intergrupal son aquellas en las
que se considera a las personas en tanto que miembros de grupo, de forma
indiferenciada y estereotipada.
Se considera que el factor decisivo en la formación de un grupo es el
proceso de categorización, en virtud del cual los integrantes se ven a sí
mismos como miembros de dicho grupo (endogrupo) a la vez que las per-
sonas externas al grupo (exogrupo) comparten esa percepción.

196 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS GRUPALES

El proceso de comparación social, por el cual la persona compara su


situación con la de otros, contribuye a la formación de la identidad social del
individuo entendiendo ésta como el conocimiento que tiene de pertenecer a
ciertos grupos sociales junto a la significación emocional y valorativa que él
mismo le da a dicha pertenencia.
En las investigaciones se han estudiado, por una parte, los efectos que las
variables socio-estructurales (estatus o poder) tienen sobre las relaciones
intergrupales, analizando este tipo de relaciones en las sociedades estratifi-
cadas.
Una segunda línea de investigación se ha centrado en las dimensiones de
comparación entre grupos basándose en que las evaluaciones de nuestro
grupo son relativas, es decir, evaluamos el valor o prestigio de nuestro grupo
comprándolo con otros. Debido a nuestra necesidad de un autoconcepto
positivo, se concluye que en esas comparaciones intergrupales habrá sesgos
que llevarán a que el endogrupo pueda distinguirse favorablemente de los
exogrupos.
Un estudio clásico realizado por Doise y Sinclair (1973) puede conside-
rarse como el punto de partida de esta línea de investigación. Se centraron
en los efectos e la categorización en grupos de distinto estatus: estudiantes
de bachillerato y estudiantes de formación profesional. Se les pedía que valo-
rasen a su grupo y al otro en una serie de características estereotípicas. Esta
valoración se llevó a cabo en condiciones sin encuentro (los sujetos valora-
ban a su grupo sin saber que luego valorarían al otro) y en condiciones de
encuentro simbólico (los sujetos sabían que debían valorar al otro grupo).
Los resultados obtenidos en las dos condiciones indicaron un mayor
sesgo endogrupal por parte del grupo de alto estatus. Si bien para los estu-
diantes de bachillerato, la ventaja de estatus y el sesgo endogrupal van en la
misma dirección, para los estudiantes de formación profesional compiten en
direcciones opuestas.
Si la identidad social es una consecuencia de la pertenencia a un grupo, su
carácter positivo o negativo será consecuencia del resultado de la compara-
ción de ese grupo con otros grupos relevantes en un determinado contexto
social. De ahí el carácter motivacional de esta teoría: el favoritismo respecto
al propio grupo responde a la necesidad de mantener una distintividad posi-
tiva del propio grupo. Cuando se establecen comparaciones con otros gru-
pos se distingue el propio de forma positiva y esto tiene consecuencias para
la autoestima del sujeto.

PSICOLOGÍA SOCIAL 197


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

2. EL LIDERAZGO

La investigación sobre liderazgo ha estado ligada a la psicología social


desde sus comienzos pero, actualmente, es un tema de gran interés en otros
ámbitos como la psicología industrial o la psicología del deporte.
El liderazgo está relacionado con la influencia, quien influye a quien den-
tro de los grupos. Se da por hecho que los líderes son los que más fuerza tie-
nen para influir pero, como todas las relaciones sociales, los líderes también
son influidos por sus seguidores de manera que se establece una relación
recíproca.
Debemos tener en cuenta que un líder puede serlo por nombramiento
(un directivo, un ejecutivo, un entrenador, un capitán de equipo, etc.) pero,
también puede serlo sin que se dé esta circunstancia y erigirse como la figura
más influyente dentro de un grupo. Muchos reyes, presidentes o alcaldes que
disfrutan de poder y autoridad realizan muy pocas conductas propias de un
líder, otros, sin embargo, tienen comportamientos de liderazgo sin poseer
cargo alguno.
A lo largo de este tema veremos las características y rasgos más impor-
tantes del líder, quién llega a ser líder y por qué, analizaremos su comporta-
miento y los efectos que puede generar.

2.1. Definición y rasgos del líder

Según Yukl (1994), el liderazgo se puede definir como el proceso mediante


el cual un miembro del grupo influye a los otros miembros hacia el logro de
objetivos específicos grupales.
Para Homans (1961), el líder de un grupo es el individuo con mayor auto-
ridad, entendida ésta como la capacidad de una persona para influir a un
gran número de miembros del grupo de forma regular. Una persona se
convierte en líder cuando proporciona a los miembros del grupo recursos
valiosos que éstos no pueden obtener por sí mismos. A cambio, los segui-
dores le proporcionarán prestigio y estima y se someterán a su autoridad e
influencia.
Hollander y Julian (1970), también consideran que el liderazgo, en su
sentido más amplio, implica una relación de influencia particular entre
componentes del grupo, en la que el líder proporciona a los miembros del
grupo recursos valiosos para lograr sus fines comunes. La influencia del
líder, en este caso, depende al menos de dos factores:

198 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS GRUPALES

• Su competencia percibida por los seguidores para lograr las metas


grupales.

• Su conformidad inicial a las normas del grupo.

Según la teoría de los grandes líderes, los mejores líderes poseen ciertos
rasgos que les diferencian de la mayoría de los seres humanos. Además, estos
rasgos permanecen estables a lo largo del tiempo y a través de las diferentes
culturas, por lo que todos los grandes líderes, sin importar cuándo o dónde
vivieron, se parecen en diversos aspectos.
Después de muchos fracasos para descubrir las características del líder, las
investigaciones más recientes sobre este tema concluyen en señalar las
siguientes:

• Impulso: deseo de logro, ambición, dinamismo, tenacidad, iniciativa.

• Honestidad e integridad: fiabilidad, seguridad.

• Motivación de liderazgo: deseo de ejercer influencia sobre los demás


para alcanzar metas compartidas.

• Autoconfianza: confianza en las propias habilidades.

• Habilidad cognitiva: inteligencia, facilidad para integrar e interpretar una


gran cantidad de información.

• Creatividad: originalidad.

• Flexibilidad: facilidad para adaptarse a las necesidades de los seguidores


y cambiar los requisitos de cada situación.

• Pericia: conocimiento de las actividades de grupo y asuntos técnicos


relevantes.

Puede ocurrir que grupos que afrontan diferentes tareas y problemas


puedan requerir diferentes tipos de líderes o líderes que posean estilos dife-
rentes, por lo que debemos tener en cuenta que el liderazgo es un rol muy
complejo que no sólo implica influencia sino otros muchos tipos de interacción
entre líderes y seguidores.

PSICOLOGÍA SOCIAL 199


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

Por esto, el liderazgo, como todas las formas de conducta social, única-
mente puede comprenderse en términos de interacciones complejas entre
situaciones sociales y características individuales.

2.2. Conducta del líder

No todos los líderes son iguales, cada uno tiene su estilo personal y estas
diferencias se palpan y son realmente importantes. Actualmente se considera
que hay una serie de dimensiones a lo largo de las cuales los líderes difieren
en cuanto a su estilo.
Una de estas dimensiones es la autocrático-democrático. El líder auto-
crático toma decisiones unilateralmente, mientras que el democrático per-
mite la participación de sus seguidores a la hora de tomar decisiones. Otra
dimensión es la dirigista-permisiva que hace referencia a la medida en que el
líder dicta cómo sus seguidores deben desempeñar las tareas que les han sido
asignadas frente al que les da la libertad para que trabajen como deseen.
Si cruzamos las dos dimensiones como muestra la figura 1, observamos,
además, cuatro estilos diferentes.
Democrático

Democrático Democrático
Permisivo Dirigista

Permisivo Dirigista

Autocrático Autocrático
Permisivo Dirigista
Autocrático
Figura 1. Dimensiones básicas del estilo de liderazgo.

También conviene resaltar que los estilos de los líderes difieren en otras
dos dimensiones que son la orientación a la tarea y la orientación personal.
La primera se refiere a la medida en que un líder se centra en conseguir una
tarea determinada. La segunda hace referencia al interés de los líderes en
tener una buena relación con sus seguidores.
Hay que destacar que ningún estilo parece ser el mejor y que más bien la
efectividad de cada uno depende de las circunstancias específicas ya que el
estilo es sólo uno de los factores que influyen en el liderazgo.

200 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS GRUPALES

Por otra parte, debemos resaltar que el llamado Grupo de Ohio se centró
en desarrollar métodos para determinar lo que hacen los líderes y medir
dimensiones de su conducta que pudiesen relacionarse con el rendimiento
y/o satisfacción del grupo. Diseñaron el Leader Behavior Description
Questionnaire (LBDQ), un cuestionario descriptivo de la conducta del líder,
del que se extrajeron dos grandes dimensiones: consideración e iniciación de
estructura.
La consideración hace referencia al grado en el que el líder se interesa por
el bienestar y satisfacción de los seguidores creando un clima de confianza
mutua. La iniciación de estructura se refiere al grado en que el líder explica
y define su propio papel y el del resto del grupo para la obtención de metas.
La conducta de un líder se puede describir como una combinación de
ambas, de modo que, en teoría, pueden existir líderes altos en ambas dimen-
siones, en una sóla de ellas o en ninguna. Según Stogdill (1974), el líder ideal
sería aquel con una alta puntuación en ambas dimensiones, es decir, que
organiza las actividades del grupo y, a la vez, es sensible a los puntos de vista
y sentimientos de los miembros de su grupo.
Los líderes altos en consideración e iniciación de estructura tienden a
conseguir de sus subordinados un mejor desempeño y una satisfacción más
alta, con más frecuencia que los líderes con puntuaciones bajas en una de
esas dimensiones o en las dos.
Sin embargo, una de las críticas a este planteamiento es que no tuvieron
en cuenta factores situacionales que pudieran influir en las dos dimensiones
como, por ejemplo, la rutina en las tareas.
Ante esto, surgieron algunas teorías contingentes o situacionales que tienen
en cuenta las variables situacionales para explicar la conducta del líder como
veremos a continuación.
La teoría contingente de Fiedler (1978) considera que es necesario ade-
cuar al líder con la situación. Para ello, es esencial aislar tres factores situa-
cionales de los cuales dependerá la eficacia del líder:

• Relaciones entre líder-miembro (buenas o malas).

• Estructuración de las tareas (considerable o escasa).

• Poder de posición (fuerte o débil).

Según este modelo, cuanto mejores sean las relaciones entre el líder y los
miembros, cuanto más estructurada esté la tarea y cuanto más fuerte sea el
poder de posición, mayor será el control o influencia que tendrá el líder

PSICOLOGÍA SOCIAL 201


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

sobre los seguidores. Considera que el estilo de liderazgo es fijo y que el éxito
del líder dependerá de la adecuación de su estilo de liderazgo a la situación,
por lo que, en algunas ocasiones, habrá que cambiar de líder o cambiar la
situación para adaptarla al líder.
La teoría situacional de Hersey y Blanchard (1972) se centra principal-
mente en los miembros del grupo. Un buen liderazgo se logra escogiendo el
estilo adecuado, lo cual depende de la madurez de los seguidores. Contempla
cuatro estilos de liderazgo:

• Ordenar: gran orientación a la productividad y poca orientación a las


relaciones interpersonales.

• Persuadir: gran orientación a la productividad y gran orientación a las


relaciones.

• Participar: poca orientación a la productividad y gran orientación a las


relaciones interpersonales.

• Delegar: poca orientación a la productividad y pocas relaciones inter-


personales.

En cuanto a la madurez de los seguidores distingue:

• Aquellos que no quieren ni pueden asumir la responsabilidad de hacer


algo.

•Aquellos que no pueden pero sí quieren hacer lo necesario.

• Aquellos que pueden pero no quieren hacer lo que desea el líder.

• Aquellos que pueden y quieren hacer lo que le piden.

Finalmente, la teoría trayectoria-meta afirma que el trabajo del líder es


aconsejar a sus seguidores en la consecución de sus objetivos y proporcionar
el apoyo necesario para asegurar que sus objetivos sean compatibles con los
objetivos del grupo. Distingue cuatro estilos de liderazgo:

• Líder directivo: especifica el rol de sus subordinados.

• Líder colaborador: amistoso.

202 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS GRUPALES

• Líder participativo: consulta a sus subordinados y acepta sugerencias.

• Líder orientado al logro: establece metas desafiantes y espera que el ren-


dimiento de los miembros del grupo sea el máximo posible.

Además, destaca como variables situacionales:

• El ambiente: determina el tipo de comportamiento del líder que se


requiere como complemento para maximizar los resultados del grupo.

• Los seguidores: determina la manera en que se interpreta el entorno y


el comportamiento del líder.

2.3. Efectos del comportamiento del líder

Hasta ahora nos hemos referido al proceso de influencia pero debemos


considerar que el comportamiento del líder puede producir diversos efectos
sobre los miembros del grupo, especialmente en lo que se refiere al rendi-
miento en la tarea.
Las conductas de iniciación de estructura, dirigidas a la realización ade-
cuada de la tarea, y las conductas de consideración, encaminadas al mante-
nimiento de las buenas relaciones y la armonía dentro del grupo, guardan un
estrecho paralelismo con dos funciones básicas del liderazgo:
La determinación de aquellas acciones que van a permitir alcanzar el
objetivo grupal.
Conseguir que el grupo permanezca unido.
Las investigaciones realizadas hasta ahora no han conseguido encontrar
una relación directa entre la conducta del líder y la productividad grupal, por
lo que más bien habría que hablar de una relación indirecta donde las con-
ductas de iniciación de estructura y las de consideración influyen de forma
positiva en la cohesión y la motivación del grupo y éstas, a su vez, interactúan
para influir en la productividad grupal.
La motivación grupal hace referencia al nivel de aspiración o ambición
que muestra el grupo en la fijación de sus objetivos. Un líder aumentará la
motivación del grupo dándole feedbacks a los integrantes en la medida que
se acercan a la consecución del objetivo y ofreciéndoles refuerzos adecuados
en función del desempeño de la tarea.
La cohesión es el grado de unidad que muestran los integrantes del
grupo. El líder aumentará la cohesión si consigue que la participación en el
grupo sea atractiva, asegurando la satisfacción de las necesidades de los

PSICOLOGÍA SOCIAL 203


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

integrantes, creando expectativas de recompensas futuras por el simple


hecho de pertenecer al grupo y convenciendo a los integrantes de la impor-
tancia de la interdependencia para lograr los objetivos.
También debemos tener en cuenta la aceptación del objetivo grupal por
parte de todos los integrantes en cuanto mejorará la relación entre cohesión,
motivación y productividad y la naturaleza de la tarea puesto que cabe esperar
que en tareas sencillas o rutinarias los altos niveles de motivación produzcan
mayor productividad que en tareas complejas.
Por último, conviene destacar que entre las características del llamado
líder carismático, es decir, aquel que es capaz de transmitir emociones de una
manera no verbal estableciendo un tipo especial de relación con sus segui-
dores a través de muchas tácticas de influencia, está la producción de grandes
efectos sobre sus seguidores.
Esto es fácilmente comprobable en distintos terrenos como el religioso
(Jesucristo, Jomeini), el político (Hitler, Gandhi) o el empresarial (Iacocca,
Jobs). Sin embargo, sería importante establecer si estos efectos son similares
en los distintos ámbitos o si, por el contrario, hay diferencias no sólo cuan-
titativas, sino también cualitativas. También sería importante averiguar cuándo
y en qué condiciones los efectos producidos por un líder carismático son
beneficiosos tanto para los seguidores como para la sociedad en general.

ACTIVIDADES

1. El objetivo de esta actividad es que el alumno reflexione acerca del


texto que se le propone a continuación respondiendo a las preguntas que se
le plantean de acuerdo a los contenidos estudiados en este módulo.

Lea detenidamente el siguiente texto:

La Cámara de Comercio de los Estados Unidos sugiere que los robos de los empleados
son diez veces más costosos para las empresas que los delitos callejeros. Podemos pensar
que los empleados roban a sus empresas porque son egoístas y deshonestos. Sin embargo,
muchos individuos dicen que roban a sus empresas porque creen que está justificado. Desde
su punto de vista, sus empresas no les ofrecen beneficios equitativos proporcionales a sus
contribuciones. En resumen, roban lo que pueden sin ningún sentimiento de culpa y ven
estos robos como simples obsequios.

Responda razonadamente a las siguientes preguntas:

• ¿Por qué roban los empleados a sus empresas?

204 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS GRUPALES

• ¿Qué se podría hacer para cambiar esta situación?

• ¿Cree que se reduciría el número de robos si sólamente se le subiese el


sueldo a los empleados?

2. Al igual que la actividad anterior el estudiante debe realizar una reflexión


a partir del texto que se le presenta tratando de responder razonadamente.

Está claro que muchos líderes, políticos, religiosos, etc. ejercen una influencia increíble-
mente poderosa sobre sus seguidores. Piense, por ejemplo, en el liderazgo que ejercen algu-
nos sujetos en sectas y grupos fundamentalistas y en la cantidad de seguidores que pueden
tener personajes tan actuales como Ben Laden que, incluso, son capaces de dar su vida por
un ideal.

3. Recurra a los contenidos de este módulo y a módulos anteriores como


en el que hablamos sobre influencia social y trate de responder de forma
razonada a las cuestiones que a continuación se le plantean.

• ¿Cuál es su opinión respecto a cómo los líderes logran ese poder?

• ¿Qué tácticas o procedimientos cree que utilizan para ganar un extraor-


dinario grado de control sobre sus seguidores?

• ¿Qué estilo cree que tiene este tipo de líderes?

• ¿Qué factores situacionales deberían darse para que los efectos de la


conducta de estos líderes fuesen mayores?

• ¿Piensa que pueden ser catalogados como líderes carismáticos?

PSICOLOGÍA SOCIAL 205


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

BIBLIOGRAFÍA

LECTURAS RECOMENDADAS

BARON, R.A. y D. BYRNE (1998). “Individuos y grupos: consecuencias de


la pertenencia”. En R.A. BARON y D. BYRNE (coord.), Psicología Social
(pp. 501-551). Madrid: Prentice Hall.

MORALES, F. y C. HUICI (1995). “Grupos”. En J.F. MORALES (coord.),


Psicología Social (pp. 686-700). Madrid: Mc Graw-Hill.
— “Las relaciones entre grupos”. En J.F. MORALES (coord.), Psicología
Social (pp. 717-745). Madrid: Mc Graw-Hill.

NAVAS, M.S. y F. MOLERO (1995). “El liderazgo”. En J.F. MORALES


(coord.), Psicología Social (pp. 701- 716). Madrid: Mc Graw-Hill.

VANDER ZANDEN, J.W. (1990). Manual de psicología social. Barcelona: Paidós.

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA

Huici, C. (1985). Estructura y procesos de grupo. Madrid: UNED.

PAULUS, P.B. (1989). Psychology of group influence. Hillsdale: Erlbaum.

PEIRÓ, J.M. (1984). “Liderazgo en la organización”. En J.M. PEIRÓ (ed.),


Psicología de la organización (pp. 157-187). Madrid: UNED.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ADAMS, J.S. (1965). “Inequity in social exchange”. En L. BERKOWITZ


(ed.), Advances in experimental social psychology (pp. 267-299). New York:
Academic Press.

ADORNO, T.V., E. FRENKEL-BRUNSWICK, D.J. LEVINSON y R.N.


SANFORD (1950). The authoritarian personality. New York: Harper.

BAGLEY, C., G.K. VERMA, K. MALLICK y M. YOUNG (1979).


Personality, self-esteem and prejudice. Westmead: Saxon House.

BAR-TAL, D. (1990). Group beliefs: A conception for analyzing group structure, pro-
cesses and behavior. London: Springer Verlag.

DOISE, W. y A. SINCLAIR (1973). “The categorization process in inter-


group relations”. European Journal of Social Psychology, 2, 145-157.

206 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS GRUPALES

HAMILTON, D.L. y R.K. GUILFORD (1978). “Ilusory correlations in


interpersonal perception: A cognitive basis for stereotypic judgements”.
Journal of Experimental Social Psychology, 12, 392-407.

HERSEY, P. y K.H. BLANCHARD (1972). “The management of change:


Change and the use of power”. Training and Development Journal, 26, 6-10.

HOLLANDER, E.P. y J.W. JULIAN (1970). “Studies in leader legitimacy,


influence and innovation”. En L. BERKOWITZ (ed.), Advances in experi-
mental social psychology (pp. 33-69). New York: Academic.

HOMANS, G.C. (1961). Social behavior: Its elementary forms. New York: Brace.

KARAN, S.J. y K.D. WILLIAMS (1993). “Social loafing: A metaanalytic


review and theoretical integration”. Journal of Personality and Social
Psychology, 65, 681-706.

LATANÉ, B., K. WILLIAMS y S. HARKINS (1979). “Many hands make


light the work. The causes and consequences of social loafing”. Journal of
Personality and Social Psychology, 37, 822-832.

SCHMITT, B., T.K. GILOVICH, N. GOORE y L. JOSEPH (1986). “Mere


presence and social facilitation: One more time”. Journal of Experimental
Social Psychology, 22, 242-248.

STOGDILL, R.M. (1974). Handbook of leadership. New York: The Free Press.

TAJFEL, H. (1972). “La catégorization sociale”. En S. MOSCOVICI (ed.),


Introduction á la psychologie sociale (pp. 272-302). París: Larousse.

TRIPPLET, N. (1898). “The dynamogenic factors in pacemaking and com-


petition”. American Journal of Psychology, 9, 507-533.

WORCHEL, S., D. COUTANT-SASSIC y N. GROSSMAN (1992). “A


developmental approach to group dynamics: A model and ilustrative
research”. En S. WORCHEL, W. WOOD y J. SIMPSON (eds.), Group
process and productivity. Sage: Newbury Park.

YUKL, G. (1994). Leadership in organizations. Englewood Cliffs: Prentice Hall.

ZAJORNC, R.B. (1965). “Social facilitation”. Science, 149, 269-274.

PSICOLOGÍA SOCIAL 207


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

1. A mayor restricción para pertenecer a un grupo, mejor será el auto-


concepto de un individuo cuando es admitido.
V F

2. La facilitación social deriva de:

a) La aprensión evaluativa
b) La autopresentación
c) a y b son correctas

3. La justicia distributiva hace referencia a los procedimientos seguidos


para distribuir las recompensas.
V F

4. La teoría de la identidad social:

a) Pertenece a un enfoque grupal


b) Tiene fundamentalmente un carácter individualista
c) Presenta aspectos cognitivos y motivacionales

5. El liderazgo implica una relación recíproca entre el líder y sus seguidores.


V F

6. La teoría que contempla la madurez de los seguidores del líder es la de:

a) Fiedler (1978)
b) Hersey y Blanchard (1972)
c) Trayectoria-meta

7. Las llamadas conductas de iniciación de estructura hacen referencia al


mantenimiento de las buenas relaciones en el grupo.
V F

8. En cuanto a los efectos de la conducta del líder se sabe que:

a) Hay una relación directa entre conducta del líder y productividad grupal
b) La aceptación del objetivo grupal no afecta a la motivación

208 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS GRUPALES

c) Las conductas de consideración e iniciación de estructura influyen


en la cohesión grupal

9. La teoría de la distracción-conflicto afirma que la activación producida


por la presencia de público proviene del conflicto entre dos tendencias.
V F

10. Para Zajonc, la presencia de otras personas mejora el rendimiento cuando:

a) Las respuestas dominantes no son adecuadas a la situación


b) Los individuos están aprendiendo a desempeñar una tarea
c) Los individuos son muy hábiles

SOLUCIONES A LOS EJERCICIOS DE AUTOCONTROL

1. Es verdadera. Cuanto mayor es la restricción en un grupo, cuando el


individuo es admitido se reforzará su autoconcepto.

2. La respuesta es la C. Después de los estudios de Zajonc, se propuso


que la facilitación social, en realidad, deriva de la aprensión evaluativa, es
decir, preocupación de estar siendo juzgado por otro o por la autopresentación,
causar una buena impresión a los demás.

3. Es falsa. La justicia distributiva se produce cuando comparamos la


proporción de contribuciones y beneficios con las de otras personas para
determinar si estamos siendo tratados equitativamente.

4. La respuesta es la C. Para esta teoría un sujeto se vincula a una categoría


social a través de la identidad social entendida como el conocimiento por
parte del individuo de que pertenece a ciertos grupos sociales, junto con la
significación emocional y valorativa de esa pertenencia.

5. Es verdadera. El líder proporciona a los miembros del grupo recursos


valiosos para lograr sus objetivos y éstos, a su vez, le proporcionan prestigio
y estima.

6. La respuesta es la B. La teoría situacional de Hersey y Blanchard (1972)


se centra principalmente en los miembros del grupo. Un buen liderazgo se
logra escogiendo el estilo adecuado, lo cual depende de la madurez de los
seguidores.

PSICOLOGÍA SOCIAL 209


JUAN LUIS NÚÑEZ ALONSO

7. Es falsa. Las conductas de iniciación de estructura están dirigidas a la


realización adecuada de la tarea, mientras que las conductas de consideración
son las encaminadas al mantenimiento de las buenas relaciones y la armonía
dentro del grupo.

8. La respuesta es la C. Las conductas de iniciación de estructura y las de


consideración influyen de forma positiva en la cohesión y la motivación del
grupo y éstas, a su vez, interactúan para influir en la productividad grupal.

9. Es verdadera. Las tendencias son: prestar atención al desempeño de


una tarea y dirigir la atención a la audiencia o a los coactores.

10. La respuesta es la C. La presencia de otras personas facilita el rendi-


miento cuando las respuestas de los individuos son adecuadas a la situación,
es decir, cuando los individuos son muy hábiles en la realización de una tarea
en cuestión

210 PSICOLOGÍA SOCIAL


PROCESOS GRUPALES

GLOSARIO DE TÉRMINOS

Aprensión: Escrúpulo, recelo o temor.

Autoconcepto: Hace referencia al conjunto de rasgos, imágenes y senti-


mientos que el sujeto reconoce formando parte de sí, influido por el medio
y organizado de forma resistente.

Autoestima: Valoración que una persona hace de sus propios méritos.


Aprecio y consideración que una persona tiene de sí misma.

Distintividad: Se refiere a la capacidad de distinguir. Lo que distingue o


caracteriza esencialmente a una cosa.

Endogrupo: Unidad social con la que se identifica un individuo o de la cual


forma parte.

Indefensión: Situación en la que el individuo se encuentra sin defensa. El


término indefensión aprendida propuesto por Seligman hace referencia a la
sensación que el individuo experimenta de que haga lo que haga no va a
cambiar nada, su conducta no va a tener repercusiones o consecuencias.

PSICOLOGÍA SOCIAL 211

También podría gustarte