Está en la página 1de 6

SINONIMIA

Y tipos de sinonimia

1 DE JULIO DE 2017
1

Sinonimia
El término latino synonymĭa, procedente de un vocablo griego, llegó a
nuestra lengua como sinonimia. Se refiere a la característica compartida por al
menos dos palabras que son sinónimas.
los sinónimos son vocablos que comparten una
significación: es decir, que significan lo mismo o
algo muy similar. La sinonimia, por lo tanto, es
un vínculo semántico de semejanza que
desarrollan dos o más palabras a partir de sus
significados.

Los términos que comparten una categoría gramatical tienen sinonimia. Por
ejemplo: existe sinonimia en “casa”, “hogar” y “vivienda” ya que los tres términos
son sinónimos y significan lo mismo. Puede decirse “Ayer conocí la casa de Lupe,
es muy bonita”, “Ayer conocí el hogar de Lupe, es muy bonito” o “Ayer conocí la
vivienda de Lupe, es muy bonita” de manera indistinta.
Existen diversos tipos de sinonimia. La idea suele asociarse a la sinonimia
conceptual (con términos que significan lo mismo, como el mencionado ejemplo
de “casa”, “hogar” y “vivienda”), pero también existe la sinonimia contextual (sólo
se registra en un determinado contexto), la sinonimia referencial (las palabras
aluden al mismo referente, aunque no significan exactamente lo mismo) y
la sinonimia de connotación (el significado es subjetivo).
También es posible diferenciar entre la sinonimia
total (“casa” / “hogar” / “vivienda”) y la sinonimia parcial (“Tengo que pagar las
facturas del gas y de la luz”, “Tengo que pagar las boletas del gas y de la luz”, “Voy
a comprar facturas para merendar”, “Voy a comprar medialunas para

1
2

merendar”: “facturas” en un caso es sinónimo de “boletas” pero no de “medialunas”,


y viceversa).
La sinonimia total es la más rara de todas las clases, ya que los idiomas poseen
una gran riqueza semántica, por lo cual no se limitan a asignar un único significado
a cada palabra. Más específicamente, el español es una lengua que ofrece un sinfín
de posibilidades para combinar y alternar diversos términos con fines literarios,
jugando con sus significados y matices, de forma que no es tan común encontrar
dos términos que siempre signifiquen lo mismo, independientemente del contexto.

Según el punto de vista, la sinonimia conceptual


puede ser lo mismo que la total, aunque en este caso se toma en cuenta también la
posibilidad de que en una región se prefiera uno de los términos sinónimos,
mientras que lo mismo no ocurra en otras de habla hispana. De hecho, también es
raro hallar dos palabras que cumplan con este tipo de sinonimia en España y todos
los países de América Latina.
Uno de los más interesantes tipos de sinonimia es la parcial, que se menciona más
arriba, ya que permite aprovechar parte del significado de una palabra para hacer
referencia a otra, aunque no todas ellas ofrezcan los mismos elementos para
comprender el tema tratado. Por ejemplo, dos sinónimos parciales son “agua” y
“líquido”; sin embargo, si el término principal del cual se habla es el agua, es
necesario proveer al interlocutor de dicha información para que entienda a qué se
refiere “líquido”.

2
3

Algo similar ocurre con la sinonimia contextual, como bien se señala en los ejemplos
con las palabras “factura”, “boleta” y “medialuna”, aunque en este caso la diferencia
de significado según el contexto puede ser mucho mayor que en la parcial.
Por otro lado, la sinonimia de connotación es quizás una de las más usadas en el
habla cotidiana, aunque no siempre se haga a consciencia, ya que consiste en dotar
una palabra de un significado subjetivo. Un claro ejemplo tiene lugar cuando
decimos que “nuestra vecina es una harpía” o que “nuestro trabajo es una pesadilla”,
ya que los términos “vecina” y “trabajo” no son sinónimos de “harpía” y “pesadilla”
según sus definiciones formales.

Clases de sinonimia

 La sinonimia parcial. se da cuando dos términos son totalmente


intercambiables en un mismo contexto. Dicha sinonimia total es muy poco
frecuente (ejemplos: esposo / marido). Es mucho más frecuente la sinonimia
parcial que se da cuando dos términos son intercambiables en un
determinado contexto pero no en otros:
Hoy Pedro ha venido alterado del trabajo
(en este contexto alterado, tiene sinonimia parcial con nervioso).
Hemos alterado el orden de los ejercicios
(en este contexto alterado, puede ser cambiado por modificado, sinonimia parcial).

3
4

Como se puede observar, nervioso y modificado son sinónimos parciales


de alterado, pues cada uno es válido para determinados contextos. Sin embargo,
en el primer ejemplo no es posible sustituir alterado por modificado (sin cambio de
significado) ni en el segundo alterado por nervioso.

Clases de sinonimia reconocida son:


 Sinonimia conceptual. Los términos relacionados remiten al
mismo referente y significan exactamente lo mismo (a veces puede haber
una cierta preferencia de un dialecto por una forma y la preferencia opuesta
en otro dialecto). Por ejemplo:
asno – borrico
marido - esposo
alberca - piscina
odontólogo - dentista

 Sinonimia referencial. Los términos relacionados remiten al


mismo referente pero no significan lo mismo, no presentan exactamente los
mismos rasgos significativos. Por ejemplo:
limonada – bebida
mesa - mueble

 Sinonimia contextual. Los términos relacionados pueden


conmutarse únicamente en determinados contextos. Por ejemplo:
Las legumbres son pesadas (indigestas).
Tu amigo es muy pesado (cansino).
Este trabajo es pesado (duro, arduo).

 Sinonimia de connotación. Los términos relacionados están


cargados de valoraciones subjetivas, tanto que se pierde el significado
objetivo. Por ejemplo:
Miguel es un monstruo de la informática (genio, hábil).

4
5

Sinonimia como figura


La sinonimia también puede referirse a la figura que consiste en usar
intencionadamente voces sinónimas de significación similar para amplificar o
reforzar la expresión de un concepto, por ejemplo:
Pérfidos, desleales, fementidos,
crueles, revoltosos y tiranos:
cobardes, codiciosos, malnacidos,
pertinaces, feroces y villanos;
adúlteros, infames, conocidos