Está en la página 1de 9

MARCO TEORICO – ESTADO DEL ARTE DE LA ECONOMIA SOLIDARIA EN

BOGOTA- CONTABILIDAD DE ENTIDADES DE ECONOMIA SOLIDARIA

Desde su origen, la economía solidaria fue diseñada como una práctica económica y
social, basada en los principios de la solidaridad, cooperación, ayuda mutua y
autogestión, que ubica al hombre en una óptica integral, otorgando trascendencia al
papel que éste desempeña en la sociedad. Dicha práctica pretende inculcar, en las
personas con actitud voluntaria y abierta, tanto un espíritu de cooperación, participación
y ayuda mutua como la criticidad y la creatividad en el proceso de bienestar individual y
social.
La ley 454 de 1998, en su artículo 2, define la economía solidaria como un “sistema
socioeconómico, cultural y ambiental conformado por el conjunto de fuerzas sociales
organizadas en formas asociativas, identificadas por prácticas autogestionarias
solidarias, democráticas y humanistas, sin ánimo de lucro para el desarrollo integral del
ser humano donde este es “sujeto, autor y fin de la economía”.
En la búsqueda de satisfacer sus necesidades, el hombre se ha organizado
conjuntamente, conformando una sociedad productiva y autogestora, trabajando por el
desarrollo económico, social y cultural, práctica caracterizada por el bien común, el
interés general comunitario y la ayuda mutua.
La economía el conjunto de actividades de una colectividad humana que respecta a la
producción y el consumo de las riquezas" (García, 1995). Con el paso de los años han
surgido modelos económicos que han generado desigualdad en la adquisición y el
consumo de bienes y servicios. Por lo tanto, se hace necesario pensar en una nueva
alternativa integral, basada en el concepto de solidaridad, el cual se ha “definido
convencionalmente como un sentimiento que impele a los hombres a prestarse ayuda
mutua. Filosóficamente, es la dependencia mutua entre los hombres que hace que no
puedan ser felices unos si no lo son los demás. Solidaridad se entiende también como
modalidad de una obligación o contrato orientado al beneficio general de una comunidad
con respecto a las necesidades que aquejan dicha población, para el logro colectivo y
el mejoramiento de la calidad de vida” ( www.economiasolidaria.net ). De esta manera
se empieza a hablar de cultura de la solidaridad, o cultura solidaria, como la expresión
que en la teoría económica alude al recurso social y cultural con base en el cual se
constituye el conjunto de relaciones sociales, de valores incorporados a la vida individual
y social, de motivaciones y voluntades, de ideas y modos de pensar, de sentir y de
comportarse, que crean y favorecen el desarrollo de agrupaciones humanas integradas
por la libre y voluntaria decisión de sus miembros
PRINCIPIOS
1. El ser humano, su trabajo y mecanismos de cooperación tienen primacía sobre los
medios de producción.
2. Espíritu de solidaridad, cooperación, participación y ayuda mutua.
3. Administración democrática, participativa, autogestionaria y emprendedora
4. Adhesión voluntaria responsable y abierta.
5. Propiedad asociativa y solidaria sobre los medios de producción.
6. Participación económica de los asociados, en justicia y equidad.
7. Formación e información para sus miembros de manera permanente, oportuna y
progresiva.
8. Autonomía, autodeterminación y autogobierno.
9. Servicio a la comunidad. Integración con otras organizaciones del mismo sector.
10. Promoción de la cultura ecológica.

FINES
- Promover el desarrollo integral del ser humano. –
- Generar prácticas que consoliden una corriente vivencial de pensamiento
solidario, crítico, creativo y emprendedor como medio para alcanzar el desarrollo
y la paz de los pueblos.
- Contribuir al ejercicio y perfeccionamiento de la democracia participativa.
Participar en el diseño y la ejecución de planes, programas y proyectos de
desarrollo económico y social.
- Garantizar a sus miembros la participación y el acceso a la formación, el trabajo,
la propiedad, la información, la gestión y distribución equitativa de los beneficios
sin discriminación alguna.
El desarrollo de la economía solidaria, a lo largo del tiempo y mediante los procesos de
crisis y maduración de la misma, ha evidenciado la necesidad de consagrar y registrar
las bases o fundamentos conceptuales en su beneficio, convirtiéndose en las directrices
de la economía solidaria, motivando a la comunidad solidaria a realizar investigaciones
y sus diferentes formas de expresión.

ORIGEN Y NACIMIENTO DEL COOPERATIVISMO (1945-1950) Durante este período,


Colombia empezaba a pasar momentos de gran inestabilidad nacional, ya que el
desarrollo de la industrialización económica en el país y la violencia naciente, y cada
vez más fuerte, favorecían el crecimiento mesurado de formas asociativas solidarias
que buscaban salidas para la población de la época. Es así como las cooperativas llegan
al país a comienzos de la década de 1930, con la primera ley, la 134 de 1931, firmada
durante el gobierno del presidente Enrique Olaya Herrera y promovida también por la
iglesia católica. Las principales manifestaciones de este desarrollo fueron formas de
cooperativismo agropecuario con apoyo del gobierno y los trabajadores asalariados, con
influencia tanto de empresarios como de las incipientes fuerzas sindicales de la época.
En el desarrollo de la investigación se encontraron dos textos de este período, que
permiten evidenciar cuáles fueron los primeros sectores cooperativos (transporte,
consumo, agrícola y pecuario y habitaciones). Los documentos tratan sobre la
legislación cooperativa y las reformas que se han realizado, así como los avances en
los organismos cooperativos de primer y segundo grado, los prospectos que deben
formularse para identificar el cooperativismo en sus diversos aspectos, de conformidad
con las conveniencias de la economía mundial y los problemas de la organización
interna de las cooperativas. También se resaltan las fallas que hubo durante los diez
años de trayecto del sector, la inconsistencia financiera y la falta de enseñanza y difusión
de la doctrina y técnica cooperativa, lo cual no permitía en el país una verdadera
conciencia acerca del sistema. En los documentos encontrados se logra percibir la
preocupación por debatir y desarrollar el cooperativismo, a través de la realización de
eventos como congresos y conferencias entre otros.
LOS PRINCIPIOS COOPERATIVOS Y SU CARÁCTER REVOLUCIONARIO (1961-
1970) En esta década, cuando se encontraba inmerso el Frente Nacional, el país vivió
un proceso de cambios culturales, económicos y sociales, influenciados por las
revoluciones externas, que incidieron en el pensamiento y las ideologías de diversos
sectores de la población, promoviendo así el proceso cooperativista. Después de diez
años desde el último escrito (1953), en este periodo se encontraron tres documentos,
los cuales tratan temas como el espíritu de la cooperación, la historia, doctrina,
organización y legislación cooperativa; se plantea la relevancia del conocimiento de la
doctrina cooperativa, ya que ésta es un postulado inflexible de moral social, de
integridad personal y de auténtica democracia. Partiendo de lo encontrado en los
documentos, se resaltan siete pilares del cooperativismo y la necesidad de crear el
estatuto de las cooperativas, guiado por los principios de asociación y respeto a la
libertad personal, trazando el esquema experimental de una nueva forma social y un
ensayo más avanzado de autogobierno, al igual, que las instituciones federativas
nacidas del contrato cooperativo libre y las costumbres comunales que harían
desaparecer la centralización autoritaria y la violencia estatal. De igual manera, se trata
sobre la función del gobierno en el campo de las cooperativas, los aspectos del
desarrollo del sector privado y cooperativo en Colombia y se destaca el hecho de que la
situación de Colombia es un desafío-oportunidad hacia un desarrollo más dinámico y un
crecimiento saludable del cooperativismo económico viable como parte integral de la
economía y la estructura social del país.
CRISIS DEL COOPERATIVISMO (1981-1990) Esta época se caracterizó por el
fortalecimiento del narcotráfico, el debilitamiento de los movimientos estudiantiles y el
desarrollo de la pequeña y mediana empresa. De este período se revisaron seis
documentos, entre ellos un estudio sobre la crisis y las memorias del Seminario
Internacional de Plantación del Desarrollo Cooperativo en Colombia y el Primer
Congreso Cooperativo, los cuales señalan aspectos sobre la historia, el desarrollo y la
crisis del cooperativismo.
Respecto a la crisis del cooperativismo, se estudian temas como el problema ideológico
y la doctrina; la superestructura legal; el síndrome burocrático del cooperativismo; la
educación y el proceso de integración. Se afirma el hecho de que el desarrollo
cooperativo latinoamericano había llegado a las condiciones de madurez necesarias
para realizar un debate que permitiera abstraer del estado de crisis lo mejor de las
experiencias obtenidas para lograr nuevas proyecciones. En el momento en que se
empieza a detectar la crisis en el cooperativismo, no se estudia su solución de una
manera global, ni se utilizan los instrumentos científicos que su magnitud exige.
Además, se mira el fenómeno desde otro punto de vista, como la manifestación de un
organismo social, denominado patológico, en razón no sólo a los resultados que
produce, sino a sus manifestaciones y desarrollo dentro del organismo social estudiado.
Entre los síntomas de la crisis se señala el divorcio entre la teoría doctrinaria y la práctica
empresarial cooperativa, ya que el cooperativismo se limitó a transferir modelos
empresariales capitalistas que crearon situaciones conflictivas frente a los
planteamientos doctrinarios de carácter democrático participativo y lo inhabilitaron para
competir con éxito dentro de la economía de mercado. Igualmente, se refiere al manejo
burocrático del cooperativismo, la falta de sentido de pertenecía y militancia por parte
de los asociados, la integración ineficiente tanto horizontal como verticalmente y la falta
de interés, confianza y credibilidad del Estado y de la opinión publica.

TENDENCIA DE GERENCIA, GESTIÓN Y ADMINISTRACIÓN

En la investigación del estado del arte de la economía solidaria se identifica la tendencia


de gerencia y gestión, entendidas con prácticas sociales, usualmente esquematizadas,
como “el manejo de recursos de una organización para el logro de sus objetivos, en
donde la administración se concibe como un estilo de manejo del poder y de la autoridad,
que se realiza de forma democrática y participativa, con la toma de decisiones, con las
que se obtiene un estilo gerencial basado en el trabajo en equipo que actúa como
elemento central que dinamiza la acción colectiva en la organización”.
En dicha tendencia se desarrollan conceptos de implementación en las organizaciones
sociales y solidarias que buscan el control, seguimiento y evaluación eficaz y eficiente,
las cuales administran y gestionan los aspectos financieros del funcionamiento de una
empresa, es decir, aquellos que no pertenecen al ámbito de la producción en sentido
técnico. Su meta está ligada a la determinación de la cantidad de recursos necesarios
para la consecución de los objetivos productivos y la optimación de su empleo según
criterios de maximización del beneficio. La tendencia contempla temas como la
planeación, organización del proceso administrativo y evaluación del impacto de las
organizaciones del sector solidario en las actividades sociales y financieras; así mismo,
promueve las juntas de vigilancia dentro de dichas organizaciones.

TENDENCIA DE EDUCACION Y PEDAGOGIA

La educación se identifica como una necesidad de la sociedad, ya que permite la


transmisión de conocimientos culturales y científicos, entre otros, además fomenta la
innovación de dichas adquisiciones teóricas según la dinámica social,
la educación se identifica como una necesidad de la sociedad, ya que permite la
transmisión de conocimientos culturales y científicos, entre otros, además fomenta la
innovación de dichas adquisiciones teóricas según la dinámica social.
la pedagogía social se conceptualiza en dos directrices: la primera hace referencia a la
educación social a individuos y grupos, que es la faceta preventiva, y la segunda, alude
a la atención de los problemas humanos y sociales; es la faceta terapéutica. El objeto
de la pedagogía social es la educación social, cuyo fin es el perfeccionamiento de la
persona en sus relaciones humanas. La pedagogía social se ocupa en la teoría y en la
práctica de que se realice dicho perfeccionamiento. La educación social, como un
derecho de la ciudadanía que se concreta en el reconocimiento de una profesión de
carácter pedagógico, generada de contextos educativos y acciones medianas y
formativas, posibilita: la incorporación de todos los ciudadanos a la diversidad de las
redes sociales, entendida como el desarrollo de la sociabilidad y la circulación social; la
promoción cultural y social, entendida como apertura a nuevas posibilidades de la
adquisición de bienes culturales que amplíen las perspectivas educativas, laborales, de
ocio y participación social. Estas concepciones teóricas se incorporan al cooperativismo
para impartir una educación especializada, en la cual se da una formación conforme con
la doctrina cooperativa.

TENDENCIA DE MEDIO AMBIENTE

El avance teórico-ambiental en Colombia, específicamente en Bogotá, tiene su aparición


en la década de los años noventa, considerado relativamente actual, debido a los
contextos conceptuales impulsados en la dinámica mundial alrededor de dicho tema y
al contexto legislativo nacional, ya que en Colombia la importancia del desarrollo
sostenible y sustentable se da a partir de 1991 con la CPN , la cual consagra principios
como los de biodiversidad étnica y cultural, protección de las riquezas naturales,
saneamiento ambiental, y función económica de la propiedad, entre otros. De este modo
se establece un marco normativo legal, como la ley 99 de 1993, referente a la creación
del Sistema Nacional (SINA) y el Código de los Recursos Naturales, y la ley 338 de 1997
del desarrollo territorial, de las cuales la economía solidaria se ve influenciada y
comprometida por su carácter social y solidario orientado al desarrollo integral del ser
humano.
De las investigaciones, dos se han propuesto en informes de implementación de
proyectos y una plantea un proyecto que contribuye al establecimiento de los resultados
de los proyectos de prácticas socio-empresariales y de capacitación en el fortalecimiento
y asistencia técnica cooperativa. Así, existen aportes significativos en temas como la
conceptualización e importancia del reciclaje, la técnica del desarrollo sostenible; y
sustentable; la construcción de una cultura de reciclaje y las técnicas o estrategias del
mismo. A su vez, propone el mantenimiento del medio ambiente a través de proyectos
educativos.

Se aprecia que el crecimiento del cooperativismo es paralelo al proceso de desarrollo


intelectual, reflejando la evolución del cooperativismo al sector solidario y permitiendo
claridad acerca de los procesos que han posibilitado el desarrollo y posicionamiento del
sector en la economía nacional. Los documentos resaltan la importancia de los valores
cooperativos y su incidencia en el proceso histórico del sector, el auge del mismo en la
década de los años sesenta y setenta, la crisis vivida durante los ochenta y el resurgir
del movimiento en la década de los noventa; con él, pasó a convertirse en un nuevo tipo
de economía de carácter solidario.

CONTABILIDAD PARA LAS EMPRESAS DE ECONOMIA SOLIDARIA


MARCO CONTABLE De acuerdo con el nuevo Plan Único de Cuentas del sector
solidario, (Resolución No. 1515 del 27 de noviembre de 2001), documento bastante
extenso por la diversidad de actividades y las operaciones que se registran según el
objeto social de cada una de las entidades, las transacciones se pueden clasificar en
los grupos de cuentas, tales como: cuentas reales de balance, de resultados o
transitorias y de orden o de registro. Las cuentas de balance son aquellas que tienen
duración permanente. Su saldo representa siempre el valor tangible de los bienes y
derechos, de las obligaciones con terceros y con sus asociados. Las cuentas de
resultados tienen su origen en las operaciones según la actividad de cada una de las
entidades, sean cooperativas, fondos de empleados o asociaciones mutuales; por esta
razón ocasionan el aumento o la disminución de los resultados finales que tienen
incidencia en el patrimonio. Son transitorias porque la permanencia está limitada al ciclo
contable, es decir, deben cancelarse o saldarse al final de cada período contable. Las
cuentas de orden son aquellas cuentas de registro o de memorando, que no afectan el
patrimonio de la entidad, a pesar de clasificarse solamente en contingentes y de control
para este sector, con saldos deudores y acreedores; son importantes para la toma de
decisiones por parte de la administración.
La contabilidad del sector solidario busca satisfacer las necesidades de sus asociados
en los diferentes sectores económicos de la actividad humana: la producción, la
distribución, el consumo, el ahorro y el crédito, la vivienda, el transporte, la salud, la
educación y la recreación. Esta contabilidad se encarga de registrar y controlar cada
una de las anteriores actividades u operaciones a las cuales se dedica la entidad y que
le permiten analizar e interpretar el comportamiento y desarrollo del sector solidario.

 ACTIVOS: Los activos de un balance de las entidades del sector solidario están
conformados por las cuentas que representan los bienes, derechos y
pertenencias, tangibles e intangibles, a los cuales se les ha asignado un valor
para cuantificar lo que posee la entidad para desarrollar sus actividades. Los
rubros que integran esta clase, tendrán siempre saldo débito, con excepción de
las cuentas de valuación (provisión, depreciación, agotamiento y amortización
entre otras), que serán deducidas o asignadas a los correspondientes grupos de
cuentas. Los valores registrados en la cuenta 19.04 —Sucursales y Agencias—
se ajustarán de acuerdo con el UVR mensual, siempre y cuando correspondan
a traslados de los conceptos activos sometidos a dichos ajustes, sin perjuicio de
dar cumplimiento a las instrucciones que sobre dicha cuenta se encuentren
vigentes.
Los intereses y los ajustes por diferencia en cambio, así como los demás gastos
financieros en los cuales se incurra para la adquisición o construcción de activos,
constituirán un mayor valor del activo hasta cuando haya concluido el proceso
de puesta en marcha o tales activos se encuentren en condiciones de utilización
o enajenación. Después de este momento constituirán un gasto.
Los activos expresados en moneda extranjera o poseídos en el exterior, se
deben expresar a la tasa de cambio que deba utilizarse para estos efectos; los
expresados en UVR o en unidades equivalentes se ajustarán a la cotización de
la unidad al cierre del respectivo mes; los demás activos no monetarios poseídos
por la entidad, sobre los que se haya pactado un reajuste, se les aplicará el
respectivo pacto de reajuste si es del caso.

 PASIVOS: De conformidad con el artículo 36 del Decreto 2649 de 1993, un


pasivo es la representación financiera de una obligación presente de la entidad
del sector solidario, derivada de eventos pasados, en virtud de la cual se
reconoce que en el futuro se deben transferir recursos o proveer servicios a otros
entes. En este grupo de cuentas se registran los rubros que representan las
obligaciones contraídas por la entidad en desarrollo del giro ordinario de su
actividad, ya sea financiera, de comercio, de producción o de servicios,
pagaderas en dinero, en bienes o en servicios. Comprende los depósitos de
ahorros de los asociados, las obligaciones financieras, los proveedores, las
cuentas por pagar y unos de los grupos de cuentas más importantes del sector,
que son los Fondos Sociales y Mutuales, los pasivos estimados y provisiones y
los títulos de inversión en circulación. Los pasivos expresados en moneda
extranjera, el último día del mes o año, se ajustarán con base en la tasa de
cambio representativa del mercado a esa fecha, registrando tal ajuste como un
mayor valor del pasivo con cargo a los resultados del ejercicio, salvo cuando
deba activarse como, es el caso de los inventarios en tránsito o las propiedades
en tránsito que se encuentran en estas cuentas siempre que hasta ese momento
no se haya cancelado la factura comercial al exterior, u otros cargos.

PATRIMONIO: Este grupo comprende el valor total de los aportes o cuotas


sociales que los asociados de la empresa asociativa han pagado en dinero, en
especie o en trabajo, con el ánimo de proveer capital de trabajo para el desarrollo
de su objeto social y que además sirvan de garantía para los acreedores.
Además, agrupa el conjunto de cuentas que representan el valor residual, de
comparar el activo total menos el pasivo externo, comprendiendo no solamente
el capital, sino las reservas, los fondos de reservas que son aquellos fondos con
destinación específica, el superávit. El patrimonio de las entidades vigiladas por
la Superintendencia de la Economía Solidaria es variable e ilimitado, y debe
establecerse en los estatutos un monto de aportes sociales que no se reduzca y
que estén debidamente pagados, durante la existencia de la entidad. El
patrimonio de las entidades del sector solidario tiene una peculiaridad. Así que
el patrimonio de las entidades cooperativas y de los fondos de empleados se
distribuye en dos partes: una es de los asociados y la otra pertenece a entidades
del sector, que la Asamblea designe en caso de liquidación, que es lo que se
denomina el capital institucional. Para el caso de las asociaciones mutuales, todo
el patrimonio es de la entidad mutual y no corresponde a ningún asociado.
Actualmente no existe reconocimiento de personería jurídica a ninguna de las
entidades sometidas al control, inspección y vigilancia de la Superintendencia de
la Economía Solidaria, sino, obtención automática mediante la inscripción en el
registro de la cámara de comercio respectiva.

DOCUMENTOS PREVIOS A LA PRESENTACIÓN DE ESTADOS


FINANCIEROS DE CIERRE DE EJERCICIO

Para efectos de analizar los estados financieros de cierre de ejercicio, facultad


que está prevista en el ordinal e, numeral 2 del artículo 3 del Decreto 186 de
2004, y con el fi n de agilizar la autorización por parte de esta Superintendencia,
las cooperativas de ahorro y crédito y las multiactivas e integrales con sección
de ahorro y crédito deberán remitir con anterioridad a la celebración de la
asamblea general la información establecida por la Superintendencia, así: • Las
cooperativas que realicen asamblea entre enero y febrero deberán remitir la
información con una antelación de 30 días calendario a la fecha de realización
de la asamblea. • Las que realicen su asamblea en marzo, a más tardar dentro
de los cinco primeros días hábiles del mes de febrero. La información a reportar
es la siguiente: • Remisión en medio magnético en formato .tif de los siguientes
documentos: • Balance y estado de resultados comparativo certificado y
dictaminado. • Certificación de los estados financieros. • Dictamen e informe del
revisor fiscal a los estados financieros de cierre de ejercicio. • Notas a los estados
financieros. • Proyecto de distribución de excedentes aprobado por el consejo de
administración donde se contemple la aplicación de lo señalado en los artículos
10, 54 y 55 de la Ley 79 de 1988, tanto en la parte de ley como en la distribución
del remanente especificando la forma como se va a distribuir. El proyecto
elaborado por el consejo de administración debe cumplir con lo señalado en el
artículo 54 de la Ley 79 de 1988, indicando claramente la propuesta de la
destinación del remanente.
Reporte vía Internet del Formulario Oficial de Rendición de Cuentas a través del
software Sigcoop de Confecoop, teniendo en cuenta lo siguiente:
 Las cooperativas que realicen asamblea entre enero y febrero deberán
reportar 30 días calendario antes de la realización de la misma.
 Las cooperativas que realicen asamblea en el mes de marzo deberán
reportar máximo el último día hábil del mes de enero. Es importante aclarar
que a las asambleas de asociados de cooperativas de ahorro y crédito y
multiactivas e integrales con sección de ahorro y crédito sólo se podrán
presentar los estados financieros para su aprobación o improbación, una vez
haya sido autorizada su presentación por este ente de control.

ESTADOS FINANCIEROS

Las organizaciones solidarias deberán preparar estados financieros comparativos de


cierre de ejercicio para su propio análisis, los cuales, en todo caso, deberán estar a
disposición de la Superintendencia en caso de requerirlos.

ESTADOS FINANCIEROS COMPARATIVOS

Consideraciones generales Son estados financieros comparativos aquellos que


presentan las cifras correspondientes a más de una fecha, período o ejercicio
económico. Los estados financieros de propósito general se deben preparar y presentar
en forma comparativa con los del período inmediatamente anterior, siempre que tales
períodos hubieren tenido una misma duración. En caso contrario, la comparación se
debe hacer respecto de estados financieros preparados para mostrar un mismo lapso
del ciclo de operaciones. Sin embargo, no será obligatoria la comparación cuando no
sea pertinente, circunstancia que se debe explicar detalladamente en notas a los
estados financieros. Las organizaciones solidarias deberán preparar estados
financieros comparativos de cierre de ejercicio para su propio análisis, los cuales, en
todo caso, deberán estar a disposición de la Superintendencia en caso de requerirlos.
Balance general: Por definición, el balance general es un estado financiero estático,
mediante el cual se reportan cifras acumuladas a una fecha dada, que corresponde a la
situación financiera a dicha fecha. Bajo este criterio, y teniendo en cuenta que la
comparación se re fi ere a dos cortes o cierres de ejercicio consecutivos y de igual
duración, la comparación se debe realizar en relación con cifras acumuladas a una fecha
de corte determinada, la cual puede ser anual. En otras palabras, el usuario de los
estados financieros debe poder establecer sin dificultad lo que es materia de
comparación al referenciar las fechas de corte o cierre Así mismo, el usuario de la
información debe poder determinar qué variaciones importantes se han presentado
entre una fecha y otra, aspecto que, entre otros, se debe revelar respecto del balance
de publicación si es del caso.
Estado de resultados: El estado de resultados a diferencia del balance general, se
caracteriza por ser un estado financiero dinámico puesto que, por definición, mide el
desempeño de la entidad a través de los hechos económicos y de las operaciones
definitivas realizadas en un período determinado. En este sentido, la comparación debe
referirse necesariamente a períodos de tiempo iguales, con independencia de la
duración estatuaria de los ejercicios comparados.
PLAZO PARA EJERCICIO REMITIR INFORMACIÓN FINANCIERA DE CIERRE
Las organizaciones solidarias del primer, segundo y tercer nivel de supervisión,
exceptuando aquellas cuyo monto de activos al cierre del ejercicio sean iguales o
inferiores a 1.845 SMMLV deben presentar la información financiera de cierre de
ejercicio a más tardar dentro de los treinta (30) días calendario siguientes a la
celebración de la asamblea general en donde se aprobaron los estados financieros
básicos. En caso de no ser aprobados, se deberá informar a la Superintendencia. No
obstante lo señalado en el párrafo anterior, las organizaciones solidarias exceptuadas
del envío de la información financiera deberán conservarla a disposición de la
Superintendencia en caso que ésta la exija en ejercicio de la selectividad de que trata
el parágrafo primero del artículo 6 del Decreto 2159 de 1999. Para la remisión de
información a la Superintendencia, se debe enviar cada trámite en CD y los documentos
almacenados o escaneados con las siguientes características: formato .tif, en blanco y
negro, la resolución de digitalización debe estar entre 100 y 600 dpi (dependiendo de la
calidad del documento a digitalizar), si el documento tiene más de una página todas
deben quedar almacenadas en un solo tif.
Información financiera de cierre de ejercicio
Los documentos a remitir a la Superintendencia de la Economía Solidaria son los
siguientes: Estados financieros básicos. Los siguientes estados financieros básicos con
corte a 31 de diciembre se deben remitir debidamente certificados, dictaminados y
comparados con el ejercicio inmediatamente anterior:
1. Balance general
2. Estado de resultados
3. Estado de cambios en el patrimonio
4. Estado de cambios en la situación financiera
5. Estado de flujos de efectivo

Notas a los estados financieros.


Junto con los estados financieros, y como parte integrante de los mismos, deben
presentarse las notas a los estados financieros comparadas con el período
inmediatamente anterior, identificadas, tituladas y referenciadas, siguiendo una
secuencia lógica, guardando el mismo orden de los rubros de los estados financieros y
teniendo en cuenta la importancia relativa o material. Lo anterior de conformidad con lo
dispuesto en los artículos 15 y 113 al 121 del Decreto 2649 de 1993

También podría gustarte