Está en la página 1de 14

EVOLUCION DEL IMPUESTO A LAS VENTAS

2019/1
Compilación y actualización: Guillermo Ardila

IMPUESTOS SOBRE EL CONSUMO

Al gasto como disposición en todo o parte de la renta, también se le ha considerado


como un índice importante de bienestar económico, y por lo tanto de capacidad
contributiva, una forma indirecta de materia imponible. Se afirma por sus impulsores que el
volumen del gasto indica con mayor precisión la capacidad económica y tributaria del
sujeto, ya que es una forma como este dispone de la riqueza para su bienestar.

Los impuestos al consumo son exaciones pagadas por el consumidor en el precio de los
artículos que compra; estos impuestos varían al tenor de los gastos del consumidor.

Además de los beneficios pregonados por los especialistas para los impuestos directos
como elementos de intervención económica de los estados y agentes redistribuidores de
riqueza, los impuestos al consumo aparecen como una alternativa eficiente de recaudo de
impuestos en los últimos años, dado su bajo costo de recaudo, facilidad de control y
posibilidad de un flujo permanente de recursos para el erario. Esta reflexión es válida a
nivel mundial, pero es mucho mas acentuada en economías que como la nuestra en la cual
la necesidad de recursos frescos para el aparato estatal crece día a día.

Las primeras referencias de los impuestos al consumo se remontan a la edad antigua y mas
específicamente en la civilización griega donde uno de los grandes gobernantes
(PERICLES 1495 – 1429 a.c.) al organizar las finanzas públicas mencionó el impuesto al
consumo como parte de los ingresos ordinarios. Ya en la Edad Media y como un referente
mas directo, se presentó en 1342 en el Reino de Castilla, un impuesto generalizado al
consumo, denominado “alcabala”, el cual se puede tomar como antecesor del hoy
conocido impuesto a las ventas.

EL IMPUESTO A LAS VENTAS

Los impuestos al consumo han evolucionado desde aquellos que gravaban la compra de
determinadas mercancías como gravámenes específicos hasta llegar a impuestos generales a
las ventas. Los impuestos a las ventas siguen siendo gravámenes al consumo: afectan la
parte destinada por el comprador, consumidor final en la adquisición de bienes y servicios
de consumo a precios de mercado (compra); no obstante se sigue denominando “a las
ventas” dado que es el vendedor quien se lo paga al fisco, no obstante trasladarle su valor
junto con el precio de la venta de la mercancía al comprador; este último en su calidad de
consumidor soporta la carga impositiva (sujeto pasivo económico) al ver disminuido su
ingreso por el traslado del impuesto que hace el vendedor. El estado se entiende
directamente con el vendedor (sujeto pasivo jurídico) con quien establece la relación
tributaria exigiéndole el pago del impuesto independientemente de que éste se lo cargue al
consumidor en el precio o lo asuma al absorberlo total o parcialmente.

El proceso del impuesto a las ventas se inicia en Alemania en 1916, siguiéndole Francia en
1917, Italia en 1919, Bélgica en 1921, Austria en 1923 y posteriormente en Inglaterra
alrededor de 1925; aunque su auge como un gravamen generalizado a las ventas se da al
concluir la segunda guerra mundial, dada la necesidad de los estados de incrementar los
recaudos tributarios que permitieran la reconstrucción de los países Europeos y las
dificultades para establecer tributos a la riqueza en una sociedad con la infraestructura
económica destruida y donde la tierra como factor productivo se encontraba abandonada.
Por el contrario, el comercio presentaba altos índices de recuperación. El gravamen floreció
a nivel interno, evitando gravar el comercio exterior, es decir, facilitando la circulación de
mercancías entre países tal como lo proponen los postulados del Acuerdo General de
Aranceles y Comercio (GATT).

A partir de 1962 se dispone la armonización del impuesto a las ventas en la Comunidad


Europea, pero éstas solo se aplicaron como un tributo intracomunitario a partir de 1970
cuándo ya se había implementado incluso en algunos países Latinoamericanos.

CREACIÓN DEL IMPUESTO A LAS VENTAS EN COLOMBIA

Relativamente nuevo en su estructura actual en Colombia, el impuesto a las ventas ha


venido siendo objeto de constantes modificaciones por parte de los gobiernos de turno que
han visto en esta imposición la forma más expedita de obtener recursos mitigando el
costo social y político que implica la creación de impuestos.

Las diferentes modificaciones nos han llevado a tener un impuesto que está presente en
casi todas las actividades de la vida económica del país con una alta incidencia en la
determinación de alternativas empresariales y que día a día gana espacio como fuente de
financiación del estado. La siguiente reseña tratará de mostrarnos someramente su
evolución y los principales cambios presentados por el impuesto a las ventas desde su
creación.

El antecedente histórico más cercano al impuesto a las ventas en Colombia, se puede


ubicar en “la Alcabala” que se cobraba en la época de la colonia (importado de la
experiencia en el Reino de Castilla del cual se habló anteriormente), el cual gravaba la
venta de bienes muebles e inmuebles en el comercio interno de las indias y a veces se
extendía al comercio externo.

El impuesto a las ventas solo vino a aplicarse por primera vez a partir del 1º de enero de
1965. Ya con anterioridad a 1960 se había adoptado un impuesto generalizado a las ventas
en algunos países de Latinoamérica (Argentina 1935, Ecuador y Uruguay en 1941 y
Nicaragua en 1958).
El origen legal del impuesto sobre las ventas en Colombia se encuentra en las facultades
extraordinarias conferidas al presidente de la República, mediante la expedición de la ley
21 de 1963, cuando lo faculta para establecer impuestos nacionales sobre las ventas de
artículos terminados, efectuados por parte de productores o importadores.

Se aplican en principio, tarifas que oscilan entre el 3% y el 10% y se exceptúan artículos


relativos a los renglones de alimentos de consumo popular, textos escolares, drogas y
artículos cuya destinación sea la exportación.

El impuesto se aplica solamente en la etapa de producción, gravando la venta de bienes


terminados producidos en el país o importados. A las empresas se les permitía deducir de
la base gravable el costo de adquisición de los insumos sobre los cuales se había pagado
impuesto. No resultó ser un sistema muy técnico y originó distintas vías de evasión por lo
cual tuvo que ser modificado rápidamente.

La siguiente cronología resalta los principales hitos en la evolución normativa del impuesto
en nuestro País, muchos de ellos coincidentes con las reformas tributarias planteadas hasta
el día de hoy.

DECRETO 3288 DE 1963

Grava la venta de artículos terminados, causándose el impuesto en la entrega real o


simbólica de la mercancía a cualquier título oneroso traslaticio de dominio, estableciendo
como sujetos pasivos a los productores directos o por encargo, los importadores y los
vinculados económicos de uno y otro, tomándose como base para su determinación el valor
total de lo pagado. La tarifa general es del 10% y las diferenciales oscilan entre el 5 y el
10%.

DECRETO 377 DE 1965

Establece por primera vez la obligación de presentar declaración periódica en los formatos
prescritos por la DIN, en las oficinas de impuestos, dentro de los plazos señalados por el
ministerio de Hacienda.

DECRETO LEGISLATIVO 1595 DE 1966

Se modifica el sistema de las deducciones a la base gravable y se opta por la modalidad del
crédito tributario o cuenta corriente del impuesto, modalidad que aún persiste.

Grava la venta de artículos terminados entendiéndose por tales los que se obtengan como
resultado de un proceso industrial que habilite dicho bien para un uso determinado
susceptible de ser vendido al consumidor o a otro productor para su posterior
transformación.

Con base en la norma se causaba el impuesto en el mismo momento que el determinado


decreto 3288 de 1963, pero se introduce como reforma el hecho de que la entrega se realice
a título de compraventa o permuta. Continúan como sujetos pasivos los productores,
entendiéndose por tales, las personas naturales o jurídicas que fabrican artículos
terminados aún en el caso de que encarguen su elaboración a terceras personas, siempre que
la venta se efectúe bajo su responsabilidad y en general quien por medio de un proceso
industrial ponga el artículo en condiciones de venderse a un consumidor. Los importadores
son definidos como las personas naturales o jurídicas que responden ante los exportadores
extranjeros en forma exclusiva u ocasional por la actividad de introducir mercancías de
cualquier clase al país y los vinculados económicos de unos y otros.

Modifica las tarifas del 8% y 10% elevándolas al 15% y la del 5% al 8%, conservando la
tarifa general del 3%.

De otro lado se incrementaron las exenciones consagradas en el decreto 3288 ampliándolas


a lociones, perfumes y licores producidos por los departamentos.

DECRETO 435 DE 1971

Introduce como modificaciones en lo relativo a la causación del impuesto la importación


directa y los servicios de reparación, reconstrucción, reencauche y actividades intermedias
de la producción, estable una base del 100% del valor convenido y cambia el porcentaje
de las tarifas del 3% al 4%, del 8% al 10%, del 10% al 15% y del 15% al 25%, disponiendo
que los automóviles y camionetas station wagon, los taxis, los televisores, hornos de gas y
eléctricos de tipo industrial fabricados en Colombia o en países miembros de la ALALC,
serían gravados a la tarifa del 4%.

REFORMA TRIBUTARIA DE 1974, DECRETOS 1970, 1988, 2104, 2368 Y


2821

El primero declara en Colombia el estado de emergencia económica y con base en las


facultades conferidas se efectúa la reforma del régimen del impuesto nacional de ventas en
1974 con el criterio de redistribuir el ingreso, racionalizar las rentas tributarias teniéndose
en consideración la progresividad del tributo, siendo mayor el gravamen en el caso de los
llamados artículos suntuarios.

Se establece como hecho generador del impuesto la venta e importación de bienes


corporales muebles procesados, realizando una enumeración taxativa de los servicios
gravados, causándose el impuesto para el caso de las ventas en el momento de la emisión
de la factura o documento equivalente o al momento de la entrega; en la permuta al tiempo
de la entrega de los bienes objeto de la misma, en la prestación de servicios gravados en el
momento de la emisión de la factura o documento equivalente; en el caso de vinculación
económica en el momento de la entrega total o parcial, al igual que en la fabricación por
encargo; en las importaciones al tiempo de la nacionalización; en los servicios de
transporte internacional de pasajeros por vía marítima o aérea dentro del mes siguiente al
conocimiento de la emisión del tiquete por parte del responsable, en el servicio de seguros
en el momento de conocimiento por parte de la compañía principal de la emisión de la
póliza, del anexo correspondiente que otorga el amparo o de su renovación; en los retiros
de bienes gravados en el momento de retirar los inventarios para ser consumidos por la
empresa o para formar parte de sus activos fijos y por último en el caso del aumento de
precios en el momento de su pago.

Se estableció como tarifa general la del 6& y tarifas diferenciales del 4%, 8%, 10% y 35%
a mas de la tarifa 0% que operaba para los exentos.

Son responsables del impuesto: Los productores, los productores por encargo, quienes
prestan un servicio gravado, el contratista que efectúa un contrato gravable de obra, el
importador y los vinculados económicos de ellos.

DECRETO 3541 DE 1983

Con este decreto se implanta el sistema del impuesto a las ventas en su esquema actual es
decir, bajo el sistema del valor agregado (IVA) tomando como base para su
determinación el sistema del crédito tributario en las diferentes fases de producción y
comercialización del bien; se trata de que en cada una de las citadas etapas, se tribute sobre
el valor que se agrega al producto.

Se establecen como hechos generadores del impuesto la venta de bienes corporales


muebles, la prestación de servicios que la ley establece como gravables y las importaciones.

La nueva legislación al recaer sobre una materia imponible mucho más amplia incorpora
como responsables del impuesto a quienes intervienen en la comercialización o distribución
de bienes corporales muebles, a quienes presten los nuevos servicios gravados y los
importadores.

El impuesto se extiende al comercio, lo cual significa que los comerciantes adquieren la


calidad de responsables.

Los bienes se gravan a las tarifas de 10% (general), 15%, 20% y 35%.

Se señalan una serie de productos excluidos del impuesto sobre las ventas, la mayoría de
ellos corresponden a la producción primaria agrícola, las materias primas, alimentos,
drogas y demás elementos básicos de la canasta familiar.

El impuesto se determinará por la diferencia entre el impuesto generado por las


operaciones gravadas y los impuestos descontables autorizados; en la medida que cumplan
con los requisitos legales, los impuestos correspondientes a costos y gastos pueden ser
descontados.

El periodo fiscal del impuesto sobre las ventas era bimestral para los productores y
exportadores con derecho a devolución y anual para los demás responsables. Se prescribe
además, un régimen simplificado para el manejo del impuesto por parte de los pequeños
comerciantes que siendo responsables del impuesto, no tengan una infraestructura
económica y administrativa adecuada para su manejo (naturalmente, se establecieron los
parámetros para pertenecer a dicho régimen especial).

En cuanto a la base gravable, la fundamenta en el precio total de la operación así se realice


de contado o de crédito incluyendo los gastos de financiación y demás erogaciones
complementarias con exclusión de los descuentos comerciales no condicionados y los
empaques o envases que son objeto de devolución de acuerdo con la costumbre mercantil.
El valor mínimo de la transacción es el valor comercial de la transacción.

Contablemente, además de reiterar para los responsables inscritos en el régimen común, la


obligación de facturar y llevar contabilidad de sus negocios, se estableció la obligación de
manejar una cuenta de mayor o de balance denominada “impuesto a las ventas por pagar”.

LEY 49 DE 1990

Se introducen algunas reformas sustanciales al impuesto, entre los aspectos más relevantes
podemos enunciar los siguientes:

A partir de Enero de 1991 se incrementa la tarifa general del 10% al 12%.

Se amplió la base gravable al incorporarse una nueva gama de servicios gravados.

Se limitaron los bienes exentos, quedando básicamente como tal los bienes que se
exporten.

Se estableció que la financiación del impuesto a las ventas, no genera impuesto adicional.

LEY 6 DE 1992

Se incrementó la tarifa en forma “transitoria” del 12% al 14% la cual regiría del 1º de
enero de 1993 al 31 de diciembre de 1997.

Se amplió el universo de aplicación del impuesto a las ventas sobre servicios,


determinando que todos los servicios prestados en el territorio nacional son gravados, salvo
algunas excepciones que se consideran como servicios excluidos. Anteriormente se
enunciaba cuales eran los servicios que eran gravados.
Se da tratamiento de descuento tributario del impuesto de renta, al IVA liquidado en la
adquisición o nacionalización de computadores y bienes de capital destinados a la actividad
productora de renta.

LEY 223 DE 1995

Aunque la exposición de motivos la mostraba como una ley que buscaba equilibrar las
cargas tributarias con el fin de dar cumplimiento al principio de la equidad tributaria, lo
cierto es que en materia del impuesto a las ventas estuvo orientada hacia dos frentes
principales. El primero, que buscaba la obtención de recursos para financiar el programa de
“salto social” como bandera de gobierno del presidente Ernesto Samper Pizano, lo cual se
logró mediante el incremento de tarifa y la ampliación de la base de tributación; de otra
parte se buscaba frenar la evasión del impuesto para lo cual se determinó como estrategia la
retención en la fuente sobre el IVA.

Como principales modificaciones, esta reforma que empezó a aplicarse en 1996 presentó
los siguientes aspectos:

Se estableció por primera vez el sistema de retención en la fuente aplicado al 50% del
impuesto a las ventas, estableciendo como agentes retenedores a los grandes
contribuyentes, los entes y empresas gubernamentales y los responsables del régimen
común cuando adquieran bienes o servicios gravados a responsables inscritos en el régimen
simplificado.

Se incrementó la tarifa que estaba en un 14 % transitorio hasta 1997 y se determinó


dejarla permanentemente en u 16% incluyendo un 2% del llamado “IVA social” destinado
al financiamiento de programas sociales y de mejoramiento de la calidad de vida.

Incremento de tarifas para vehículos y artículos suntuarios.

Se precisan las exoneraciones y no sujeciones respecto al impuesto, lo cual arroja como


resultado una ampliación del ámbito de aplicación del impuesto.

LEY 488 DE 1998

Amplió la base de tributación incorporando como gravados muchos bienes y servicios que
se consideraban excluidos.

Se estableció una tarifa diferencial del 10% para algunos productos y servicios.

Estableció la rebaja e la tarifa general del 16% al 15% a partir del 1º de noviembre de 1999.

Determinó como nuevos responsables del IVA a los consorcios y uniones temporales.
LEY 633 DEL 2000

Esta que se anunció como una reforma estructural del sistema impositivo y muy
específicamente en el impuesto a las ventas, terminó solo en una serie de normas orientadas
a lograr un mayor recaudo del impuesto, sin importar consideraciones de principios
impositivos, técnica y política fiscal.

Sus principales modificaciones respecto al impuesto a las ventas son las siguientes:

Se elevó el porcentaje de retención del impuesto del 50% al 75%.

La tarifa general del IVA para bienes y servicios nuevamente se establece en el 16%.

Señalan algunos bienes y servicios como excluidos del impuesto y se incluyen otros como
gravados.

Continúa vigente el régimen simplificado del impuesto a las ventas (no se consideró del
régimen de imposición simplificado RIS, contemplado den el proyecto inicial); es mas, se
reduce el valor de los ingresos que tenían como referencia para pertenecer al mismo (de
$92.000.000 a $42.000.000) y se fijan otros parámetros necesarios para poder pertenecer a
él .

Se establecen nuevas obligaciones para los responsables del régimen simplificado, entre
otras, inscribirse en el RUT (registro único tributario), expedir la Boleta Fiscal y cumplir
con los sistemas de control diseñados por el Gobierno Nacional.

Después de una amplia controversia y resistencia por diversos sectores de la economía


Nacional, el 16 de junio del 2001 el decreto 1461 derogó la polémica boleta Fiscal

LEY 716 DE 2001

En ella básicamente se modificaron los requisitos para pertenecer al régimen simplificado


del impuesto a las ventas (Art. 499 del estatuto tributario), haciéndolos mas flexibles que el
régimen anterior y estableciendo como principal parámetro de clasificación los ingresos
percibidos en la actividad económica.

LEY 788 DE 2002


Se modificó el listado de bienes exentos y excluidos del impuesto.
El sistema tarifario, sufrió cambios, ya que productos y servicios que se encontraban
excluidos del impuesto, pasaron a ser gravados con tarifa del 7% (pasará al 10 por ciento
desde el primero de enero del 2005.) y otros pasaron a la tarifa general del 16%.
Igualmente se estableció una tarifa diferencial para el servicio de telefonía celular el cual
quedó en un 20%. Para cumplir con los acuerdos internacionales, se empezará a unificar el
IVA que pagan los importados hasta 1.400 centímetros cúbicos, con los ensamblados en el
país; Para los vehículos nacionales la tarifa subirá gradualmente del 20 al 25 por ciento
entre 2003 y 2005; Para los carros importados hasta 1.400 centímetros cúbicos, la tarifa
bajará gradualmente durante el mismo período, hasta llegar al 25 por ciento en 2005. Hoy
pagan una tarifa del 35 por ciento.
Se estableció para los años 2003, 2004 y 2005 la posibilidad de descontar el impuesto
sobre las ventas el IVA pagado por la compra o importación de maquinaria industrial. Este
se solicitará dentro de los tres años siguientes contados a partir del bimestre en que se
importe o adquiera la maquinaria. El 50 por ciento en el primer año, 25 por ciento en el
segundo y el 25 por ciento restante en el tercer año.

Con la Reforma Tributaria se reestableció el régimen simplificado para las personas


naturales con ingresos menores a 400 salarios mínimos al año, igualmente se involucró en
este régimen a, los profesionales independientes con ingresos menores a 200 salarios
mínimos

Esta Reforma Tributaria estableció un IVA del cinco por ciento para los juegos de suerte y
azar, excepto para las loterías y a partir del 2005 un IVA del 2% para todos los productos
que a la fecha de encontraban excluidos. Se fijó además un IVA adicional del 3% a la
cerveza desde primero de enero del 2003; (éstos últimos aspectos fueron declarados
inexequibles posteriormente).

LEY 863 DE 2003

Se endurecen las condiciones para permanecer en el régimen simplificado. En adelante solo


pueden permanecer en él aquellas personas naturales que en el año inmediatamente anterior
obtuvieren ingresos provenientes de su actividad comercial en cuantía inferior a
$60.000.000 y un patrimonio bruto inferior a $80.000.000 amen de otros requisitos.

Se reestablece el IVA para los juegos de suerte y azar con una tarifa del 5%; y los tres
puntos adicionales de IVA a las cervezas.

Nuevamente se modifica el artículo 424 del E.T. (artículos excluidos del impuesto a las
ventas.)

Se fija la posibilidad que el Gobierno Nacional disminuya la tarifa de retención en la fuente


para aquellos responsables que en los últimos 6 períodos consecutivos hayan arrojado
saldos a favor en sus declaraciones de ventas. Esta facultad fue ejercida posteriormente con
el decreto 2223 de 2004 en el cual se establece la posibilidad de disminuir el porcentaje de
retención de IVA al 50%; luego, con el decreto 2502 del 19 de julio del 2005 se disminuyó
la tarifa de retención de forma general para todos los responsables del IVA al 50%, norma
que empezó a regir a partir del 1 de septiembre del mismo año.
LEY 1111 DE 2006

La que se promocionó en un principio como reforma estructural que afectaría aspectos


fundamentales del impuesto a las ventas terminó como una simple reacomodación de
productos, bienes y servicios gravados y no gravados. Algunos de los aspectos tangenciales
que tocó esta ley son los siguientes:

1. Se adicionan algunos bienes como excluidos del impuesto sobre las ventas, entre los
cuales se citan los animales vivos, productos constituidos por los componentes naturales de
la leche, el maíz y los computadores personales cuyo valor no exceda de 82 UVT.
2. La tarifa para servicios de aseo, los de vigilancia y empleo temporal prestados por
empresas autorizadas, y suministro de personal por cooperativas y precooperativas
autorizadas es del 1.6%.
3. El artículo 468-1 del E.T. contenía la tarifa del 7% . En la nueva Ley, se aplica una tarifa
del 10% para café tostado o descafeinado, harinas, azúcar, pastas alimenticias sin cocer,
fibras de algodón, etc.
4. La tarifa del 10% se aplica para planes de medicina prepagada, pólizas de seguro de
salud, servicios de clubes de trabajadores o pensionados, alojamiento, comisiones por
colocación de planes de salud de medicina prepagada por entidades autorizadas, etc.
5. El artículo 469 del E.T. se refiere a la tarifa general del IVA que también se aplica a
ciertos vehículos automotores y se adiciona con otros. Para otros vehículos las tarifas son
del 20%, 25% y 30%.
6. El servicio de telefonía móvil se grava con el IVA al 20% y de este porcentaje, el 4%
tiene destinación especial para el deporte.
7. Los servicios excluidos del IVA están regulados por el artículo 476 del E:T, el cual se
adiciona con los servicios de corretaje de reaseguros, comercialización de animales vivos y
servicio de faenamiento y promoción y fomento deportivo por clubes deportivos definidos
por el art. 2º. De la ley 1228/1995
8. El artículo 499 del E.T. define quienes pertenecen al régimen simplificado del IVA Se
modifica el numeral 1º. al eliminar como criterio el patrimonio; Únicamente quedan como
requisito, los ingresos brutos totales proveniente de la actividad inferiores a 4.000 UVT
9. Son exentos los servicios prestados en el país que se utilicen en el exterior por personas
sin actividades en Colombia.

MINIREFORMA 2010

En julio del 2010, ante la crisis política y diplomática surgida con el gobierno de Venezuela,
y como una forma de mejorar la economía de los municipios fronterizos con aquel país, se
decretó la emergencia económica, al amparo de la cual se dictaron los decretos 2694 y 2695
del 27 de julio, 2799 del 3 de agosto y 3148 del 23 de agosto de 2010, en los cuales
básicamente se estableció un régimen de excepción para el manejo del iva en los
municipios de frontera con Venezuela, por el término de 120 días

LEY 14 30 DE 2010

Tocó tangencialmente el impuesto a las ventas; específicamente en los siguientes aspectos:


- Se incluyeron como servicios excluidos los de conexión y acceso a internet de los
usuarios residenciales de los estratos 1,2,3. (art. 11).
- Se designa como agentes retenedores a los proveedores de sociedades de
comercialización internacional a tarifa del 75%. (art. 13). Posteriormente, el decreto
1919 del 1 de junio de 2011 disminuyó esta tarifa al 50%.
- Se elimina la obligación de presentar declaración de IVA en el bimestre en el cual
no existan operaciones gravadas con el impuesto. (art. 22). Paralelamente se
establece la posibilidad de presentar las declaraciones omitidas por los períodos en
los cuales no se presentaron operaciones (hasta junio del 2011).

2011

En el año 2011 se dieron realmente pocos cambios en cuanto al impuesto a las ventas; a
continuación los mas relevantes:
Ley 1430
En su artículo 13 modificó el Art. 437-2 ET (Nuevos Agentes de Retención en el Impuesto
sobre las Ventas) Proveedores de Sociedades de Comercialización Internacional cuando
adquieran bienes o servicios gravados a Responsables del Régimen Común deben hacer
Retención del 50% del IVA (inicialmente el 75%)
Ley 1493
Incluyó como servicios excluidos del iva a los espectáculos públicos de las artes escénicas
y los Servicios artísticos prestados para la realización de los mismos
Ley 1450 (Plan de desarrollo)
Modificó el art 424 del ET (Bienes excluidos del IVA) adicionando el Fertilizante Cal
Dolomita inorgánica para uso agrícola. Y suprimiendo las Layas, (herramientas de mano
agrícola)
Igualmente se modificó Art. 428-1 ET (importación de activos por instituciones de
educación y centros de investigación) estableciendo como exentos del Los equipos y
elementos que importen los centros de investigación o desarrollo tecnológico de las
instituciones de educación formal siempre y cuando sean destinados al desarrollo de
proyectos de carácter científico, tecnológico o de innovación Según calificación del
Consejo Nacional de Beneficios Tributarios en Ciencia, Tecnología e Innovación

Ley 1607 de 2012

Esta ley introdujo una reforma de fondo en la tributación en Colombia, en los diferentes
impuestos que cobra y administra la Dirección de Impuestos Nacionales, además de crear
una nueva imposición como es el impuesto al consumo. Con respecto al impuesto a las
ventas podemos resaltar las siguientes modificaciones.

1. Tanto el arrendamiento de locales para usos diferentes a vivienda como los servicios de
hotelería quedaron gravados con la tarifa general del 16% (anteriormente aparecían como
un servicio gravado con IVA del 10%.)
2. Los servicios de vigilancia y aseo, y los prestados por las empresas temporales de
empleo y las CTA, que venían generando un IVA del 1,6% sobre el componente de mano de
obra, ahora generarán un IVA del 16%, pero solo sobre la parte que corresponda al AIU.
3. Las personas jurídicas que administran copropiedades comerciales o mixtas y cobran por
el servicio de parqueadero, tendrán que responder por un IVA del 16%.
4. Algunos bienes que venían gravados al 10% y ahora rebajaron al 5%.
5. Algunos bienes cambiaron su clasificación de excluidos a exentos y viceversa.
6. Con los cambios de esos bienes, se ocasionaron situaciones especiales como la de los
ganaderos venderán un bien exento, gravado a tarifa 0%, lo que implica que tiene que
inscribirse en el IVA régimen común del IVA, y llevar obligatoriamente contabilidad, al
menos para fines fiscales.
7. El servicio de restaurante queda excluido del impuesto a las ventas y queda gravado con
un nuevo impuesto denominado impuesto al consumo.
8. De acuerdo con los ingresos, las declaraciones de IVA se tendrán que presentar según la
nueva periodicidad (bimestral, cuatrimestral o anual).
Con estos cambios, básicamente se busca hacer una unificación de tarifas que quedaron
básicamente en la tarifa general del 16% y una especial del 5%.

2013

Para el 2014 básicamente continúa la misma normatividad vigente para el 2013 tanto en la
parte sustancial como procedimental. Loa aspectos nuevos con respecto al iva involucrados
en los decretos de fin de año reglamentaron algunos aspectos de las devoluciones del
impuesto.

2014

La ley 1739 de 2014 trajo como novedades fundamentales las siguientes:


Derogatoria del artículo 498-1 que permitía a los responsables del régimen común
descontar del impuesto sobre la renta el IVA causado y pagado por la adquisición o
importación de bienes de capital.
Se incorporan los bingos con una base gravable mensual equivalente a 3 UVT por cada
silla.
Se establecen condiciones para la exoneración de IVA a la introducción de artículos con
destino al servicio oficial de misiones diplomáticas.
Se elimina la devolución del IVA en la adquisición con tarjetas débito y crédito.

En los años 2015 y 2016 no se han presentado modificaciones de fondo en el manejo del
impuesto a las ventas en Colombia.

La ley 1819 de 2016, a pesar de ser publicitada como reforma estructural, no trajo cambios
radicales en este impuesto; solamente se tocaron aspectos superficiales para incorporar
algunos productos al gravamen, y modificaciones mas de carácter procedimental en lo que
tiene que ver con los requisitos para acceder al régimen simplificado del impuesto y la
periodicidad de las declaraciones de IVA, desapareciendo la declaración anual.

En los años 2015 y 2016 no se han presentado modificaciones de fondo en el manejo del
impuesto a las ventas en Colombia, aunque se espera que a finales del año la anunciada
reforma tributaria haga cambios sustanciales en la ampliación de la base gravable y el
incremento de la tarifa.
La ley 1819 de 2016 estableció cambios en la periodicidad de la presentación de la
declaración del IVA, eliminando la declaración anual, quedando solamente la periodicidad
bimestral y cuatrimestral.
La reforma tributaria de 2018 ley 1429 (llamada ley de financiamiento) trajo como
modificación principal la eliminación del régimen simplificado del impuesto a las ventas.
En adelante se hablará solamente de responsables y no responsables del impuesto.

LECTURA COMPLEMENTARIA

CINCUENTA AÑOS EN COLOMBIA DEL IMPUESTO VALOR AGREGADO “IVA”


Rubén Vasco Martínez
IMPUESTO AL VALOR AGREGADO
Editorial CIJUF págs. 19 a 54 págs. 57 a 84
2012

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL IMPUESTO A LAS VENTAS


Mauricio Plazas Vega
El IVA en Colombia
Editorial Temis s.a. Págs. 20 a 28

PARA REFLEXIONAR

Cuál es su opinión sobre respecto de las siguientes afirmaciones:

- Se pregona que el impuesto a las ventas es mas cómodo y económico en su


recaudo.
- El impuesto a las ventas no debe incidir sobre el precio de venta del producto.
- Sicológicamente el IVA es menos traumático que el impuesto sobre la renta.
- Es preferible incrementar las tarifas del IVA y no las tarifas del impuesto sobre la
renta.

BIBLIOGRAFIA

- IMPUESTO AL VALOR AGREGADO – Rubén Vasco Martínez.


- Módulos de la Escuela Nacional de Impuestos DIAN 1993 – 1994.
- Ley 223 de 1995.
- El IVA en los servicios. Manuel Plazas Vega.
- Política Fiscal – Alejandro Ramirez Cardona.
- Régimen de impuesto a las ventas en Colombia – ED. LEGIS.
- El IVA en Colombia – Mauricio Plazas Vega.
- Diez años de reformas tributarias – Guillermo Perry R. Y Mauricio Cárdenas.
- Nueva reforma comentada ley 863 del 2003 – Rubén Vasco Martínez.
- Reforma tributaria 2006 y otras novedades – Rubén Vasco M y Carlos Alberto Montes.
- Cartillas guía para declaraciones de renta, de impuesto a las ventas y de retención en la
fuente – ED. LEGIS.
- Cartillas guías de la Administración de impuestos nacionales DIAN.
- Estatutos tributarios concordados – Rodrigo Monsalve Tejada – CIJUF.
- Información exógena ESCUELA DE IMPUESTOS DE VALLEDUPAR.
- Páginas Webb recomendadas, entre otras, www.dian.gov.co ,
www.actualicese.com.co , www.gerencie.com.co