Está en la página 1de 29

Teniendo en cuenta lo anterior, procedemos a realizar un análisis de la

economía y finanzas colombiana al finalizar el periodo de gobierno de Álvaro


Uribe velez

Dentro de todo el proceso de la presidencia del Sr. Uribe podemos resaltar que durante sus
ocho años de gobierno tuvo varios aciertos, pero también de desaciertos. Los resultados en
los indicadores sociales está lejos de cumplir los objetivos trazados y el país se aleja del
cumplimiento de las metas propuestas para 2019.

Para concluir podemos analizar rápidamente varios puntos, la situación de la economía fue
mejor que la encontrada al incio de su gobierno, osea en el 2002, cuando el país aún pasaba
por la crisis más profunda en casi un siglo. La inversión volvió a creer en Colombia y se
logró que el país regresara a figurar en los mapas de los inversionistas globales, como un
lugar interesante, seguro y con buenas perspectivas de crecimiento.

Sin embargo, es igualmente cierto que la agenda quedó inconclusa en muchos frentes y que
el periodo de auge de la economía internacional, entre 2003 y 2008, y muy a pesar de este
gran paso no fue aprovechado para tomar acciones decisivas que transformaran la perspectiva
en términos de competitividad y generación de empleo, no se tuvo en cuenta la inversión en
capacitación a empleados, en fortalecer nuestro cuerpo de empleados. Se dejó pasar una
coyuntura externa extraordinariamente favorable, sin tomar decisiones críticas que podrían
haber mejorado en forma sustancial las posibilidades de largo plazo del país.

Seria deshonesto decir que le país no avanzo en la era de Uribe, pues claro que si lo hizo,
pero solamente logró mantener estable su posición en la carrera por la competitividad
internacional, pues ya que en comparación con otros países que también avanzaron. Al
mismo tiempo, en Colombia se descuidó la parte del empleo, el desempleo se desplomo en
un alto nivel y la deuda social aumento.

A continuación seremos un poco más exactos y detallaremos los puntos más


acentuados en estos 8 años de gobierno.

LA ECONOMIA

El primer año fue muy difícil y de bajo crecimiento (2,5%), mientras arrancaba la
administración, se ponía en operación la política de seguridad democrática y se trabajaba en
la restitución de la confianza de los inversionistas en el país.

Luego de seis años de expansión económica entre 2003 y 2008. La consolidación de la


política de seguridad se dio en forma sincronizada con la expansión de la economía
mundial. En esos años, la economía colombiana creció a una tasa de 5,8% anual en
promedio, con un pico de 7,5% en 2008.
Ya para el cierre de gobierno la economia colombiana se detuvo esta situación duro mas o
menos dos años el producto de la crisis financiera internacional, así como de los problemas
con los países vecinos y del agotamiento del modelo económico. En 2009, el crecimiento se
desplomó, llegando a 0,4%, mientras se esperaba que en el 2010 este fuera entre 2,5% y
3%. Este nivel estaba muy por debajo del crecimiento esperado en aquel entonces para los
países emergentes (6,8%), los latinoamericanos (4,9%) y la economía mundial (3,6%).

INVERSION EXTRANJERA

Por otra parte, la Inversión Extranjera Directa (IED) creció casi cuatro veces en la era
Uribe, al pasar de US$2.134 millones en 2002, a US$7.201 millones en 2009. Se esperaba
que en el 2010 llegara a unos US$10.000 millones. La expansión de la inversión se
concentró en petróleo, donde aumentó de US$449 millones, a US$4.568 millones, y en
minas y canteras, donde pasó de US$466 millones, a US$3.089 millones. El crecimiento de
la IED en los demás sectores fue de apenas de US$1.000 en ese mismo periodo y este fue
un error enorme, ya que a esto se deben tantos resultados negativos en los demás sectores.

Por otra parte debemos felicitarnos por este gran avance en nuestra economía colombiana
pero no hacemos una pregunta ¿ por qué Colombia estuvo en este momento por debajo las
perspectivas de crecimiento en comparación de países como Chile y Perú? Son varias las
razones.

La primera tiene que ver con el frente fiscal. Los años de expansión económica y de altos
recaudos tributarios no se aprovecharon para hacer los ajustes necesarios en ese frente. En
este momento los déficits fiscales proyectados para 2010 (el déficit consolidado de 3,8%
del PIB y el déficit del gobierno central de 4,5% del PIB) son prácticamente iguales a los
que registró el país en el año 2002, al comienzo de la administración Uribe. Y gracias a
estos estimados fue donde se consideró la venta de Isagen en cerca $3 billones, que
formaban parte de las fuentes de financiación. Sin embargo a finales de este gobierno se
decidió no vender Isagen, de modo que el déficit será muy superior, y había que buscar la
forma de financiar la diferencia, para lo cual se pensó en el exterior, pero al monetizar los
recursos presionaría el tipo de cambio; mientras que si se financia internamente, la presión
sería sobre la tasa de interés. Cualquiera de las dos opciones afectarian las posibilidades de
crecimiento de la economía.

Los años de bonanza no fueron aprovechados para avanzar en forma decidida en la


competitividad internacional del país. Muchas de las inversiones en obras de infraestructura
que el país necesita para competir se aplazaron y únicamente en el último año se decidió
avanzar en las mismas, como parte de una política anti cíclica orientada a contrarrestar los
efectos negativos de la crisis financiera global. El resultado, sin embargo, no es positivo. Se
ha actuo de forma improvisada y en las últimas semanas el Conpes se aprobaron recursos
de vigencias futuras para obras que no son las prioritarias, Obras fundamentales, como la
navegabilidad del río Magdalena y la ampliación y actualización de la vía férrea, ni siquiera
formaron parte del programa del Gobierno.
En el frente externo, y debido a la presión de los grupos de interés, se perdió la oportunidad
de avanzar en la aprobación del TLC con Estados Unidos, cuando era posible hacerlo. Al
firmarse el acuerdo ya era demasiado tarde quedando Colombia la aprobación por parte del
Congreso de Estados Unidos. Entretanto, Perú y algunos países centroamericanos, entre
otros, ya tienen TLC con Estados Unidos.

El comercio con Venezuela y Ecuador, segundo y tercer socios comerciales de Colombia,


respectivamente, se desplomó por razones políticas, sin que el país estuviera preparado para
enviar sus exportaciones, especialmente de manufacturas, a otros mercados, esto nos causó
un estancamiento en nuestras exportaciones.

si miramos actualmente la posición de Colombia en el ranking mundial de competitividad


es prácticamente igual a la de hace ocho años. A pesar de nuestros avances, otros países han
avanzado también. Se perdió la oportunidad de ir más rápido y destacarse frente a los
demás.

DEUDA SOCIAL

Aunque hubo avances, la deuda social siguió siendo uno de los principales problemas que
afronto Colombia en este periodo. La viabilidad del país dependía en gran medida de la
capacidad del próximo Presidente de la República.

Los indicadores socioeconómicos mostraron mejorías ligeras frente a las metas propuestas
por la actual administración, tanto en sus objetivos de corto plazo, como en el panorama de
mediano plazo contemplado en Visión Colombia II centenario: 2019, una propuesta para
discusión que elaboró el Departamento Nacional de Planeación (DNP) en 2004.Las cifras
de pobreza, indigencia y desigualdad, publicadas por el DANE a finales de la
administración de Alvaro Uribe mostraron que Colombia estaba prácticamente en la misma
situación en que se encontraba antes de los mandatos del Sr. Uribe.

Según estas estadísticas, casi 20 millones de colombianos, 45,5% de la población, vivian


bajo la línea de pobreza y 7,2 millones, más del 16% de los ciudadanos de país, vivian en
condición de indigencia. Por su parte, el coeficiente Gini, una medida de desigualdad que
fluctúa entre 0 y 1 -donde 0 correspondería a una perfecta igualdad y 1 correspondería a
una perfecta desigualdad- es de 0,578, muy cercano al que tenía Colombia 20 años atrás.
Este indicador es desalentador, si se tiene en cuenta que por ese entonces la Constitución
Política de 1991 buscaba, entre otras, dar prioridad a la política social para mejorar la
calidad de vida de la población y reducir la pobreza.

Esta situación fue alarmante a la luz de nuestra historia, pues, desde una perspectiva de
largo plazo, el progreso se frenó. Después de la crisis de comienzos de los años treinta, con
excepción de 1999, el Producto Interno Bruto (PIB) colombiano creció todos los años del
siglo XX y su variación, al igual que la de la inflación, fue la menor entre todos los países
de la región. Según datos del DNP, durante el siglo pasado el PIB se multiplicó por cien y
el ingreso por habitante lo hizo nueve veces. Además, a lo largo de ese siglo, Colombia
siempre cumplió con sus compromisos externos y durante la década más difícil para el
continente, la de los años 80, no reestructuró su deuda externa. A lo largo del siglo XX, el
país evitó los episodios de hiperinflación que afectaron buena parte de las economías
latinoamericanas y el crecimiento y la estabilidad de la economía fueron la base para un
significativo mejoramiento en los indicadores sociales.

Fue así como, por ejemplo, la esperanza de vida al nacer de los colombianos subió de
niveles inferiores a 40 años, a comienzos en la primera década de 1900, a 72 años en la
actualidad. Así mismo, la tasa de mortalidad infantil cayó de 204 a comienzos de siglo, a 24
a inicios del nuevo milenio; el analfabetismo pasó en este periodo de 58% de la población a
7,6%. En cuanto a educación, hacia 1950 los colombianos mayores de 15 años sumaban, en
promedio, 2,2 años de educación y en cinco décadas pasó a 7,6 años.

Otros países de la región lo han hecho mejor. Por ejemplo, a pesar de que el ingreso per
cápita se multiplicó por nueve en el último siglo en Colombia, este era de solo US$2.208 en
2004, cifra inferior a la de países como Chile. De forma similar, en el siglo XX la esperanza
de vida al nacer se incrementó en 35 años, pero aún estamos cuatro años por debajo de
Chile y Costa Rica. Según el DNP, la pobreza, medida con los subsidios que reciben las
familias a través de los programas sociales, puede ser menos de la mitad de lo que era hace
medio siglo, pero es aún superior a la de Chile y a la de Brasil. La distribución del ingreso
es una de las peores del mundo.
Rajados en pobreza

Sin duda, el país mostraba unos indicadores sociales muy desfavorables cuando Álvaro
Uribe llegó a la Presidencia. Entre 1996 y el año 2001, fruto de la peor crisis económica en
la historia, el producto per cápita en Colombia se redujo de US$2.472 a US$1.937. El
número de pobres aumentó de 20,7 millones a casi 30 millones entre esos años y el número
de personas en pobreza extrema, que viven con menos de US$1 al día, pasó de 7,3 millones
a 10,1 millones. El número de niños que morían antes del primer año de vida aumentó de
380.000 a 550.000.

A ello habría que sumar el deterioro de los indicadores de violencia y el de aquellos con un
alto impacto social, como el número de desplazados, que superaba los 300.000 por año.

Al iniciar su primer gobierno, el presidente Uribe anunció que sus prioridades serían la
recuperación del orden público y la reducción de las desigualdades sociales.
Desafortunadamente, el problema social continúa siendo grave en los principales temas,
como educación y salud.

La proporción de personas en condición de miseria, según cálculos de la Misión para el


Empalme de las Series de Mercado Laboral, Pobreza y Desigualdad (Mesep), se redujo
entre 2002 y 2008, al pasar de 19,7% a 17,8%. Sin embargo, entre 2005 y 2008 la tendencia
es creciente tanto a nivel nacional como para las zonas urbana y rural.

En las cabeceras municipales, la indigencia se redujo de 15,2% a 13,1% entre 2002 y 2008.
En este periodo, el porcentaje más bajo se logró en 2005 (11,8%), año a partir del cual la
tendencia se revierte con un aumento de la indigencia de 1,3 puntos porcentuales en el
periodo 2005-2008. En el área rural también se observa un retroceso en los últimos años.

El DNP ha establecido además que la incidencia de la pobreza es mayor entre la población


más joven. Así, el porcentaje de personas menores de 18 años en condición de pobreza fue
alrededor de 59% en 2008, frente a una tasa de 40,8% para los que están en el rango de
edad 18 a 45 años y otra de 35% para los que superan o igualan los 46 años. Por su parte, el
Banco Mundial muestra que una incidencia más acentuada entre la población más joven
implica una mayor probabilidad de transmisión intergeneracional de la pobreza.

Entretanto, el desempleo se ubica alrededor del 12% actualmente y la tasa de ocupación es


inferior al 52%. Un menor crecimiento de la economía se verá reflejado en tasas de
desempleo más altas, incrementos en el subempleo e ingresos bajos que contribuirán a
dilatar el logro de la meta de reducción de la pobreza.

En cuanto a la alimentación, la desnutrición global -una medida general del estado


nutricional- afectó al 7% de los niños menores de 5 años en 2005, el año más reciente para
el que se tiene información. Así mismo, para ese año, ninguna región del país presentó una
tasa de desnutrición global cercana a la meta nacional de 3%.

La educación avanza, pero aún hace falta calidad

El país se ha comprometido a lograr, antes de 2015, cobertura universal en educación


básica (del grado 0 a 9°). Aunque ya se cumplió la meta, existen algunos departamentos
con rezagos, que requieren de mayor énfasis en las acciones. Según información del Censo
General 2005 del Dane, Colombia viene presentado una nueva realidad demográfica,
reflejada en un descenso de la población en edades de 0 a 10 años. Por ello, durante la
última década la población entre 0 y 5 años disminuyó 7%, en tanto la población entre 6 y
10 años disminuyó en 1,2%. Cada vez son menos los niños que hay que incluir en el
sistema educativo.

La evolución de la cobertura educativa ha mostrado avances importantes en los últimos


años. En educación básica, Colombia aumentó 15,2 puntos porcentuales, al pasar del 93,4%
en 2001, al 108,6% en 2008. La cobertura en educación básica primaria, por su parte,
presentó un aumento de 7,3%.

Sin embargo, el problema es cada vez menos la cobertura y, cada vez más, la calidad. La
política de ampliación de cobertura para los más pequeños debe estar encaminada hacia la
continuidad del ciclo escolar de los niños que ya hacen parte del sistema, más allá de la
generación de nuevos cupos escolares. Es vital que quienes acceden a la educación
finalicen sus estudios a tiempo y adquieran habilidades efectivas en las áreas básicas.

En el actual contexto de menor crecimiento económico que atraviesa Colombia, será


imperativo redoblar esfuerzos para atender la situación de pobreza y los riesgos de mayor
desigualdad que afectan al país. Ni el positivo desempeño económico de los años 2007 y
2008, en términos históricos, ni los esfuerzos evidentes de los gobiernos de los años
recientes han sido suficientes para dejar de ostentar el título de uno de los países más
inequitativos de la región latinoamericana y del mundo. A futuro, además, los altos precios
de los alimentos y de las fuentes de energía traerán nuevos riesgos, que podrían
desestabilizar aún más los indicadores sociales. Por ello, será necesario dar un fuerte
impulso a las políticas de reducción de la pobreza en los próximos años con el fin de lograr
el cumplimiento de las metas para el año 2019.

Tras ocho años de gobierno de Álvaro Uribe, Colombia es campeón latinoamericano


en inversión extranjera, pero también en desempleo. Y pese a que la economía crece a
buen ritmo y a que la inflación ha caído, el país sigue siendo uno de los más desiguales
del mundo.
El gobierno asegura que las cosas van por buen camino, destaca que la economía
colombiana hoy es la cuarta más grande de América Latina y que el ingreso por
habitante creció 2,3 veces.

Pero críticos, como el analista económico Aurelio Suárez, advierten que, por culpa
del desempleo, la informalidad laboral y la pobreza, Uribe le deja una bomba
social a Juan Manuel Santos. "Colombia es el quinto país más inequitativo del
mundo, según los índices de desarrollo humano", agrega, basándose en el
Informe de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el
Desarrollo, PNUD, de 2007.
Colombia es el quinto país más inequitativo del mundo, según los índices de desarrollo
humanoAurelio Suárez, analista económico

Si se mira hacia atrás, el crecimiento económico promedio de Colombia con Uribe


fue levemente superior al 4% anual, similar al de otros países de la región, pero
muy por debajo de Brasil, Perú y Chile.
Lea también: América Latina crece mientras Europa se estanca

Cuando Uribe llegó al poder, en 2002, más del 53% de los colombianos estaban
en la pobreza. Logró bajarla al 46%, pero no pudo cumplir su promesa de reducirla
al 35%.

Esa pobreza está relacionada con insuficientes puestos de trabajo, pero también
con la calidad del empleo. En 2002 la tasa de desempleo era del 14%. Y aunque
hoy es del 11,6%, no bajó al 8,8%, como prometió reiteradamente Uribe, quien
atribuye parte de la culpa a la crisis económica mundial de 2007 y 2008.

Flexibilidad laboral
Balance de la gestión

Inflación

6,4% anual en 2002


2,2% anual en 2010
Desempleo

14% en 2002

11,6% en 2010
Subempleo

24,5% en 2002

32,8% en 2010
Pobreza

53% en 2002

46% en 2010
Exportaciones

US$12.000 millones en 2002

US$33.000 millones en 2009


Número de visitantes extranjeros a Colombia

1,1 millón en 2002

2,5 millones en 2009

A finales de 2002, el gobierno de Uribe hizo una reforma laboral que redujo
sustancialmente los pagos de las empresas en materia de horas extras, nocturnas
y días festivos. Y de acuerdo con un reciente estudio de la firma Ernst and Young en
siete países, Colombia es el que tiene mayor flexibilidad laboral en materia de
contratación y jornadas de trabajo.

"Cuando esa ley se aprobó en el Congreso, se dijo que se iban a crear medio
millón de empleos nuevos, pero sólo se crearon 120.000", subraya Aurelio Suárez.

Jorge Humberto Botero, quien fue ministro de comercio de Uribe en su primer


gobierno, le dice a BBC Mundo que las medidas tomadas en materia de
flexibilización laboral "son tímidas" y estaban más enfocadas a reducir la
informalidad laboral que a crear empleos formales.

Sin embargo, la informalidad laboral creció bajo la era Uribe. Las informaciones
más recientes del gubernamental Departamento de Estadísticas (DANE) indican
que la tasa de subempleo llega al 32,8% de la población económicamente activa.
Esos subempleados, que suman más de 7 millones de personas, tienen ingresos
variables, a veces no reciben ni siquiera el salario mínimo y en muchas ocasiones
no cotizan para una pensión.
Lea también: El agro, golpeado por la crisis colombo-venezolana

Haciendo milagros
John Cortés es un típico subempleado. Tiene 30 años de edad y es padre de dos
hijos. Desde hace siete años conduce un taxi.

"No me quejo, porque me gano 700 mil pesos al mes (unos US$380), soy
beneficiario de salud de mi esposa, que sí tiene un trabajo formal, pero yo no
cotizo para una pensión, porque no me alcanza", le dice Cortés a BBC Mundo.

Image captionAndrea Garay "hace milagros" con sus US$205


mensuales.

Pese a todo, el taxista elogia los logros de Uribe. "Hay más seguridad, más
inversión y más fuentes de empleo", declara.

Luis Alberto Martínez perdió su empleo formal hace cinco años. Ahora se gana la
vida como lustrabotas. Le dice a BBC Mundo que le va bien, que gana más dinero
ahora, pero que ya no está cotizando para una pensión,

En cambio, María Andrea Garay, de 31 años y madre de dos hijos, tiene un


empleo formal, donde sí cotiza para la seguridad social. La paradoja es que solo
se gana 380 mil pesos al mes (unos US$205) porque su trabajo es de medio
tiempo y no tiene otras fuentes de ingreso.

"Yo con esto hago milagros", le comenta a BBC Mundo la mujer, que es aseadora
de un edificio y que no recibe dinero del padre de sus hijos.
Hace poco, en una de las muchas despedidas y homenajes que le han hecho los
gremios de la producción, Uribe reconoció: "nosotros quisimos haber rebajado
mucho más la pobreza y el desempleo".

"Confianza inversionista"
El logro más importante es en inversión extranjera. Medida como porcentaje de la
producción total, la inversión extranjera creció un 50% en estos ocho años en
Colombia, cuando en el resto de América Latina subió un 20%.
Image captionLuis Alberto Martínez gana más de limpiabotas que en su antiguo empleo, pero no
cotiza para una pensión.

Ese aumento se debe a una de las tres políticas impulsadas por Uribe desde
cuando llegó al poder: la confianza inversionista.

Jorge Humberto Botero, investigador asociado de Fedesarrollo, un reputado centro


de estudios económicos, no tiene duda de que "la política de confianza
inversionista tuvo éxito".

"Esa dinámica está estrechamente asociada al restablecimiento de la seguridad


pública y menos, aunque es imposible decir en qué proporción, a medidas de
estímulo tributario, contratos de estabilidad jurídica, el notable crecimiento de las
zonas francas y beneficios a la inversión de capitales", asegura Botero.

Bajo los ocho años de gobierno de Uribe, Colombia logró acuerdos de inversión
con 55 países y con otros 29 selló acuerdos sobre doble tributación.

Suárez indica que buena parte de la inversión extranjera que ha llegado en estos
años ha sido al sector minero y petrolero, y añade que aunque las exportaciones
del país han crecido, la revaluación del peso les ha quitado competitividad a los
productos colombianos en el exterior.

Sin embargo, la visión del ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, es optimista.
Según él, Uribe deja "una economía con fundamentos sólidos, con un norte claro,
una economía que genera confianza, una economía apetecida por la comunidad
internacional".

Pero el balance de otros expertos es mucho menos optimista que el del gobierno.
Alejandro Gaviria, decano de economía de la Universidad de los Andes, y quien
fue viceministro de Planeación de Uribe, escribió en el diario El Espectador que en
estos ocho años hubo mayor inversión, igual crecimiento, más desempleo y más
pobreza.

Los subsidios no impidieron la exclusión económica asociada con la informalidad


laboral, con la desaparición del empleo para amplios sectores de la población,
concluye Gaviria.
Según el balance del Ministerio de Transporte, entre 2002 y 2010, el
Gobierno Nacional invirtió en la construcción de dobles calzadas $6,3
billones. Como resultado quedan 1.000 kilómetros nuevos (en el 2002
sólo había 52 kilómetros en dobles calzadas).Adicionalmente, se dejan
contratos firmados para 3.000 kilómetros más, la mayoría bajo el sistema
de concesión.Las concesiones se extendieron a otros nodos de
transporte que fueron importante para el país. Se renovaron los contratos
de concesión de los puertos, lo que permitió más inversión en esta
materia. Al Presidente Uribe también se le abona el impulso a los
sistemas de transporte masivo de pasajeros en las ciudades. Durante su
Mandato se financiaron ocho sistemas de ese tipo, entre ellos el MÍO en
Cali.Otro aspecto clave dentro de la estrategia económica del Gobierno
Uribe fue el impulso al sector minero y de petróleos. Este último registró
una transformación sin precedentes con la creación de la Agencia
Nacional de Hidrocarburos, ANH, que se encarga de administrar las
áreas con potencial hidrocarbuferas del país y promover la exploración
de las mismas. La creación de la ANH permitió pasar de 12 puntos de
exploración en el país, hace cuatro años, a más de 120 en la actualidad.
Y en el campo de la producción, de 250.000 barriles de petróleo diarios a
783.000 barriles.En materia de exportaciones, el país también logró un
incremento importante, al alcanzar los US$32.000 millones, cifra récord
en Colombia, pues cuando asumió la presidencia Uribe, ese índice
apenas alcanzaba los US$11.000 millones.Otro de los síntomas de la
confianza se reflejó en el mayor número de turistas extranjeros que
visitan el país. La campaña del Ministerio de Comercio, Industria y
Turismo ‘El riesgo es que te quieras quedar’ rindió sus frutos: la llegada
de visitantes pasó de 1.200.000 en el año 2002 a 2.500.000 en el 2009,
es decir, un crecimiento de más del 100%, mientras que en el mundo, el
año pasado el numero de turistas decayó 4%.Asimismo, los puertos de
Cartagena y Santa Marta volvieron a ser puntos de llegada de los
cruceros, lo que también permitió la visita de más turistas.En deudaA
pesar de la dinamización de la economía, uno de los sectores que se
quedó rezagado fue el de la agricultura. Los datos del PIB del primer
trimestre de 2010 muestran al sector agropecuario decreciendo 1,3%
frente al mismo período de 2008.Fue en este sector donde se produjo el
mayor escándalo por cuenta de las asignaciones de créditos no
reembolsables a familias adineradas del país, familiares de funcionarios
públicos e incluso a narcotraficantes.Otro de los ‘cocos’ de la política
económica de la administración Uribe fue el desempleo, que a lo largo de
estos ocho años se mantuvo en dos dígitos. Para el economista Eduardo
Sarmiento, el problema se inició desde la Reforma Laboral de 2002,
cuando el presidente Uribe intentó dar un espacio a la generación de
empleo, que al final no resultó y terminó agravando la situación.“La
política laboral, que buscaba eliminar las compensaciones para el trabajo
fue justificada para incentivar el empleo pero no logró el objetivo. Pero, al
contrario, descendió los salarios y no consiguió levantar el empleo, que
se ve reflejado en las cifras presentadas por el Dane” , dijo
Sarmiento.Además, la informalidad, según analistas como Alejandro
Gaviria, aumentó de forma alarmante durante este Gobierno “llegando a
cifras que rondan el 60%”.Igualmente, la revaluación se convirtió en un
grave problema para el sector manufacturero y agropecuario exportador.
El presidente de Analdex, Javier Díaz, aseguró que para poder ser
competitivos se necesita un dólar de $2.300. “Menos de ahí representa
pérdidas para los exportadores que tienen que recibir pocos pesos por
sus ventas”.Y a la revaluación del peso se suma la crisis diplomática con
Venezuela, que desplomó la exportaciones de productos no
tradicionales.Y aunque se menciona que el estimulo a las inversiones fue
parte de los aciertos, otros coinciden en afirmar que si bien ayudó a la
inversión, también favoreció a los sectores más pudientes. “El Gobierno
subsidió al capital para que este contribuyera a la economía, pero
descuidando el tema del empleo. El trabajo merecía un tratamiento
similar, pero nunca tuvo una política seria”, concluyó Sarmiento.Más
socios en comercioColombia logró abrir nuevos mercados gracias a los
tratados comerciales firmados con países como Chile, Canadá y regiones
como Centroamérica y la Unión Europea.También se logró la firma del
TLC con EE.UU. en el 2006. Sin embargo, el tratado está pendiente de la
ratificación del Congreso de ese país.ProtagonistasJorge Humberto
Botero, ministro de Comercio entre 2002 y 2007. Fue el encargado de
iniciar y cerrar la negociación del tratado de libre comercio con Estados
Unidos, que se firmó en Washington el 22 de noviembre de 2006.
También impulsó los TLC con Centroamérica y Chile. Luis Guillermo
Plata, actual ministro de Comercio. Llegó en el 2008. Impulso el TLC de
Colombia en el Congreso de E.U. Cerró el TLC con la Unión Europea. Le
tocó sortear la crisis con Venezuela y Ecuador. A pesar de la recesión,
Colombia logró impulsar el turismo de extranjeros hacia el país.Alberto
Carrasquilla, ministro de Hacienda desde el 2002 al 2007. Fue
reconocido como un ministro más académico que político. Fue el
encargado de impulsar la primera reforma tributaria en el primer período
de Gobierno de Uribe. Le fue aprobada, pero no como fue
presentada.Óscar Iván Zuluaga, actual ministro de Hacienda desde
febrero de 2007. El actual ministro de Hacienda se le reconoce su
manejo político en el Congreso. Le tocó sortear la crisis económica
mundial y los problemas de la desfinanciación de la salud, que obligaron
a una reforma.Andrés Uriel Gallego, ministro de Transporte en los dos
períodos. Fue de los pocos ministros que estuvo los dos períodos en la
misma cartera. Se le reconoce que bajo su batuta despegaron proyectos
viales importantes como la doble calzada Bogotá-Buenaventura y el túnel
de la Línea.El escándaloSubsidios de Agro Ingreso SeguroEn el 2009 se
destapó el escándalo por la asignación de subsidios para hacer obras de
riego que financiaba el programa Agro Ingreso Seguro.Según lo
denunciado por los medios de comunicación, entre los beneficiarios se
encontraban reinas de belleza (entre ellas la ex señorita Colombia
Valerie Domínguez) y familias pudientes de la Costa Atlántica (los
Dangond y los Lacouture).En el caso del Valle también resultaron
beneficiados familiares de algunos funcionarios públicos. Asimismo
algunas empresas agroindustriales recibieron millonarias ayudas.En la
actualidad, el Gobierno trata de recuperar $11.820 millones que
particulares se apropiaron irregularmente de estos recursos (a través de
la conciliación judicial), mientras que el presidente Uribe sigue
defendiendo el programa.

Logros: Lunares:
Abandonaron la guerra Víctimas, a la de Dios

El gobierno del presidente Uribe ha logrado la Este gobierno ha tenido una actitud displicente con
desmovilización de más de 50 mil combatientes de las víctimas del conflicto, sobre todo con las de los
protagonistas de distintas orillas del conflicto grupos paramilitares y de la Fuerza Pública. No les
colombiano. En 2003 comenzó el diálogo con las ha brindado especial protección ni ha mostrado su
Autodefensas Unidas de Colombia, con quienes solidaridad pública con ellas, como sí lo ha hecho
logró el primer acuerdo de desmovilización masiva con las víctimas de la guerrilla. Hundió la Ley de
de combatientes, a cambio de que estos entraran Víctimas por razones ideológicas y proyectó
en un sistema de justicia alternativa conocido una Ley de Justicia y Paz en la que la verdad y la
como Justicia y Paz. Su desmovilización significó reparación integral de las víctimas no tenía peso.
la reducción de la intensidad del conflicto y su La Corte Constitucional fue la que tuvo que
consecuente disminución de la comisión de delitos enmendar estas falencias.
contra la población civil.
Todos a estudiar La salud sufre tutelitis

En estos siete años, la cobertura en educación ha La fusión de los Ministerios de Trabajo y de Salud
aumentado significativamente. Mientras en 2002 en el de Protección Social no fue afortunada
había 9 millones 994 mil 404 estudiantes en el porque funcionan peor juntos que cuando eran
sistema educativo, a 2008 aumentaron a 11 separados. Se le metió poltiquería o desidia a
millones 163 mil 845. No solo aumentó la institutos prestigosos como el INC y el INS que los
población estudiantil, sino la tasa de cobertura. pusieron al borde del abismo. La salud pública se
Mientras que en 2002 la tasa de estudiantes en los ha debilitado, y los controles a las empresas
grados correspondientes a su edad era del 84,39 privadas de salud cojean. Esto lo demuestra el
por ciento, en 2008 aumentó a casi el 90 por hecho de que el 80 por ciento de las tutelas de
ciento. salud, son para solicitar servicios que las EPS
están obligadas a suplir.
PIB para arriba La brecha se abre

En parte por mérito del gobierno que cambió el Durante los últimos años, el desempleo en
clima de confianza en el país para los Colombia no ha estado nunca por debajo del 10
empresarios, y en parte gracias a las condiciones por ciento, a pesar del buen crecimiento. La
de la economía mundial, desde 2002 el inversión ha permitido que las empresas se
crecimiento económico colombiano fue en modernicen, pero la flexibilización laboral y otras
aumento gradualmente: de 1,9 por ciento, llegó a políticas oficiales no han estimulado la creación de
su pico más alto en 2007 con el 7,5 por ciento. empleos de calidad. El gobierno centró su política
Aunque en 2008 la economía solo creció el 2,8 por social en el ancho programa de emergencia social
ciento, debido a la desaceleración mundial, el Familias en Acción, pero subsidió a los más ricos y
clima de confianza se mantiene. La tasa de la gerencia social ha carecido en algunos sectores
inversión ha pasado de 14 por ciento del PIB a de suficiente inversión o ha tenido problemas de
porcentajes superiores al 24 por ciento. ineficiencia o corrupción. Las cifras de septiembre
próximo revelarán cuánto han perdido los
colombianos más pobres.
Protección a la vida de opositores Ataques verbales a los opositores

Líderes políticos nacionales de oposición y La paradoja de este gobierno es que nunca antes
contradictores del gobierno han expresado un Presidente y figuras del alto nivel habían
opiniones duras contra el actual mandatario y descalificado y estigmatizado tanto
criticado fuertemente su gestión. Varios de ellos públicamente a los opositores como bajo el
han denunciado con vehemencia la corrupción y la gobierno Uribe. Quien critique al gobierno es
relación de grupos ilegales y de la mafia con la tildado de amigo del terrorismo o idiota útil de las
política. Líderes de izquierda han llegado por Farc. No solo han sido discursos desobligantes,
elección popular a puestos de poder. Sin sino que el gobierno ha perseguido, espiado
embargo, a diferencia de los tiempos pasados en ilegalmente y llegado a recibir a mafiosos en la
que todos los contradictores de peso de la Casa de Nariño para conseguir pruebas que le
izquierda caían asesinados, en estos siete años el ayuden a judicializar a los que creen son sus
gobierno ha logrado proteger por lo menos a los opositores, incluidos magistrados de la Corte
líderes nacionales. Suprema de Justicia, tribunal que lleva los de
muchos uribistas envueltos en parapolítica;
periodistas; líderes e incluso partidos de oposición;
ONG y defensores de derechos humanos.
Humanizar la guerra ¿Vale todo?

La parte más valiosa de la Política de Seguridad La política de recompensas, el afán por los logros
Democrática es quizás la menos visible: ha venido en el combate y la presión ejercida por desde la
introduciendo en la mentalidad de las Fuerzas Presidencia para bajo, con el fin de acabar con la
Armadas, aveces con problemas y luchas internas, cúpula de las Farc, derivaron en el aumento de
la idea de que el juego limpio, la protección de la civiles ejecutados extrajudicialmente. Estas
vida de la gente por encima de todo, es la base de personas asesinadas han sido llamadas
la legitimidad de la fuerza, el arma más escencial eufemísticamente “falsos positivos” porque fueron
para ganar la guerra. La Política Integral de civiles muertos fuera de combate por los que los
Derechos Humanos y los nuevos asesores militares podían dar un reporte positivo de su
jurídicos que siguen de cerca cada plan de batalla operación como si se tratara de guerrilleros o
para minimizar lo más que se pueda el impacto delincuentes.
sobre la población civil, son dos muestras del
importante giro.
Los "falsos positivos" fueron en algunos casos
fruto también de la corrupción de militares por el
narcotráfico.
Las Farc se debilitan y cae el secuestro Contra todos

La lucha contra la guerrilla, ha dominado la política


exterior colombiana, debilitando así la capacidad
Según el gobierno, en el 2002 había entre 19 mil y del gobierno de establecer relaciones fluidas con
20 mil guerrilleros. Los golpes más importantes a los gobiernos de los países vecinos, de signo
las Farc han sido la muerte de 'Raúl Reyes', ideológico opuesto al colombiano. La relación con
'Martín Caballero', El 'Negro Acacio', 'Iván Ríos'; la países vecinos, como Ecuador y Venezuela, con
captura de 'Rodrigo Granda', 'Simón Trinidad' y los cuales tradicionalmente Colombia tenía una
'Sonia'; y desmovilizaciones como la de 'Karina'. buena relación ha estado signada por
Hoy se cree que sólo hay 8 mil. Y en cuanto al permanentes tensiones. La reacción del gobierno
secuestro, Fondelibertad asegura que en el primer a las crisis ha sido improvisada ha quedado en
semestre de 2002 se presentaron 1.495 evidencia la falta de una política exterior orientada
secuestros, este año se han presentado 101. Lo al desarrollo y a la integración económica.
que representa una reducción del 93,2 por ciento.
Menos hacinamiento carcelario y nuevos Debilitamiento institucional
sistemas de transporte en las ciudades

Ha habido más presidente que gobierno. Con el


El gobierno construye nueve cárceles nuevas para afán microcontrolador de todo lo que ocurre, el
suplir la demanda, que hasta hace poco se presidente Uribe ha tendido a rodearse de
encontraba con saldo en rojo por el hacinamiento y personas que le dicen que sí a todo, y esto ha
crisis humanitaria. debilitado la autonomía institucional. Además el
costo de mantenerse en permanente estado de
Además, ha hecho aportes significativos para la reelección ha sido alto, pues debió echar por la
construcción los sistemas de transporte masivo de borda sus ideas de la lucha contra la politiquería, y
nueve ciudades. En Bogotá, con aportes ceder en el clientelismo al extremo de caer en la
nacionales del 70 por ciento, pasó de 34 a 84 llamada yidis-política, para salvar la extensión del
kilómetros de Transmilenio y se adecúan otros 20 mandato. Ofreció así prebendas a los
kilómetros. Recientemente se inauguró el Mío de congresistas (Yidis Medina y Teodolindo
Cali, que es el tercero en servicio después de Avendaño fueron condenados por cohecho y otros
Megabus de Pereira. Colombia tenía 53 kms de miembros del gabinete son investigados por la
doble calzada, hasta hoy se han completado 649 y Fiscalía) a cambio de que actuaran en el Congreso
para final de año estpa proyectado aumentar la como le convenía al gobierno para quedarse en el
cifra en 10 más. poder.

De otra parte, por proteger a los políticos que


apoyaron al gobierno, éste desató una pelea con
la Corte Suprema, que ha resultado en un
debilitamiento del Estado. La reelección además
desbalanceó los pesos y contrapesos de la
democracia.
Un pilar del modelo económico de Uribe fue la llamada Confianza Inversionista, o
sea la premisa de que son los empresarios, nacionales y extranjeros, los motores
del desarrollo, y en consecuencia hay que darles todas las facilidades para que
aumenten su productividad, generen empleo y ese empleo genera cohesión social.
Y en efecto, los empresarios tienen un capital más barato y aumentaron su
tecnología, pero no generaron trabajo decente.

Veamos lo que pasó en la industria, donde los empresarios tienen dos alternativas
para incrementar su productividad: contratar más mano de obra, o aumentar la
tecnología. Pero como el Gobierno les dio estímulos y descuentos tributarios altos,
y además tuvieron un período largo de revaluación, les fue fácil importar
maquinaria nueva y algo de transformación productiva generaron. ¿Cuánta? No
sé, pero algo hubo. En el agro el Gobierno sí la embarró. Allí también aplicó la
Confianza Inversionista, pero no hubo transformación productiva. A los
palmicultores y los azucareros los se les subsidió para que siguieran haciendo lo
mismo, porque para producir diesel y etanol no tuvieron que hacer mayores
transformaciones. Se quedaron con la plata y los grandes desarrollos que
prometieron todavía no se ven. Total, en el campo no se generó empleo ni se
produce nada distinto a lo que se producía hace 8 años.

La inversión extranjera tuvo todas las prebendas, y el grueso de esa inversión fue
al sector minero. Hoy nuestra economía la sostiene el petróleo y la minería,
porque priorizamos los recursos naturales y nos volvimos exportadores de bienes
primarios, modelo que tiende a polarizar la sociedad porque fortalece un sector
muy rico que, como el minero, no transfiere tecnología, no distribuye riquezas ni
genera empleo.

El complemento de la Confianza Inversionista es la creencia de que el solo


comercio exterior es factor de desarrollo, y olvida que la demanda agregada es
muy importante. La ve como una competencia del comercio, y resulta que es
complementaria. Todos los países que desarrollan un sector exportador grande
empiezan por surtir el mercado interno, porque si la camisa queda mal hecha la
gente se la aguanta, hasta que la mejora y la puede exportar. Este gobierno se
comprometió a firmar más de 50 acuerdo comerciales con otros países y no se ha
dado cuenta de que el 80% de la economía del país es demanda interna, depende
de lo que compren los colombianos. Pero si no se genera un empleo decente con
ingresos altos, y además abruma la informalidad, pues la demanda interna no
mueve.

Por otro lado, para que los acuerdos comerciales funcionen el país deber tener
una buena oferta exportable. Hoy tenemos la misma oferta que hace 30 años, no
hay innovación. Seguimos exportando café, petróleo, banano, oro y una cantidad
de cosas chiquitas. Pero los 11 productos importantes son los mismos, y los
llevamos a los mismos países. Y adicionalmente, el país no ha podido consolidar
una infraestructura competitiva, y eso eleva los costos de operación; ni sabe
negociar los TLC. Su idea es negociarlos rápido y aprobarlos cuanto antes. Pero
así no se negocia.

Cuando se elige competir en el comercio exterior la mano de obra tiende a verse


no como un motor sino como un impedimento del crecimiento. Entonces hay que
bajarle el precio, al estilo China. Y eso estrangula un país como éste, porque al
menos China tiene una política social que Colombia no tiene. De eso se dio cuenta
el presidente Uribe, sabía que ese modelo iba a alborotar el tema social, entonces
apeló a una política social asistencialista. A los pobres les dijo: yo no les doy
empleo, pero les doy subsidios, como Familias en Acción y los otros programas
que aglutinan unas 12 millones de personas. Es el llamado Estado Comunitario,
que termina en populismo por la manera como el presidente lo aplica, además con
unos fines políticos claros.

Otra debilidad de Uribe es que no tuvo equipo. En un país tan complejo como
éste, el presidente no puede pretender resolver todos los problemas él solo.
Colombia siempre ha tenido equipos económicos muy fuertes. El peor en muchos
años lo tuvo Uribe. Ha sido un gobierno de la microgerencia mezclada con
populismo. Lo otro fue que irrespetó algo que era sagrado: las cifras. Este
gobierno se especializó en manipular las estadísticas, cambió las metodologías.
Por ejemplo, para que el gasto en la guerra no fuera el 6% del PIB, cambió la base
de medición y eso lo rebajó casi a la mitad.

Al presidente Uribe hay que reconocerle cosas positivas. Primero: le devolvió el


valor a la presidencia, que venía muy desprestigiada. Segundo: su gran capacidad
de trabajo, porque veníamos de un gobierno como el de Pastrana que tenía la
fama de ser muy Light. Aunque creo que Uribe es como el ratón: que entre más
trabaja más daño hace. No tiene el tiempo ni la rigurosidad para sentarse a
reflexionar, no oye.

Tarcisio Mora G. (Presidente CUT)

El modelo que aplicó el presidente Uribe estuvo dirigido a privatizar empresas


públicas, a fortalecer a los ricos y las multinacionales mediante subsidios, y
abandonó las políticas sociales.

El resultado: más de 20 millones de pobres y una informalidad laboral altísima,


porque hubo más interés en flexibilizar que en crear empleo formal, que no hace
parte del actual modelo económico. Es un modelo al que le estorban el contrato
laboral a término indefinido y las garantías sindicales, por lo que acentuó la política
de exterminio sindical: levantamiento de fueros, persecución y el fomento de la
tercerización laboral. Cada vez los trabajadores con contrato indefinido son más
pocos, y una gran masa está sometida a contratos basura y sin posibilidades de
organizarse sindicalmente.

En este gobierno las cooperativas de trabajo asociado fueron un instrumento


eficaz para abaratar mano de obra, evitar la organización sindical y explotar
inhumanamente a los trabajadores. Las CTA se encuentran en crisis y la gente no
quiere saber nada de ellas, son un fracaso, una ilusión que los empresarios y el
gobierno nos vendieron como una solución a los problemas de empleo. El caso del
paro de los corteros de caña es emblemático. Mostraron que lo suyo era una
situación de explotación en grado inhumano y lograron recibir de la sociedad y del
mundo un gran respaldo.

Fuente www.webpondo.org/files_oct_dic_03/coord_pol_monet_fiscal_Colombia.pdf

Todo ello provocó una pérdida de confianza en la economía y obligó al gobierno del presidente
Pastrana a tomar la decisión de solicitar el respaldo del Fondo Monetario Internacional en julio
del 1999. El ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, acudió al FMI, siendo la primera vez
que el país suscribía un acuerdo formal con este organismo. El total del servicio de la deuda
para el año 2000 asciende a $15.601.9 mil millones, el doble con relación al año de 1997. Los
intereses de deuda tanto interna como externa de año en año se incrementan más y es muy
probable que continúen con la misma tendencia en los próximos años. Las transferencias
territoriales suben y se desbordan los intereses de la deuda pública (interna y externa)
presionando hacia un mayor déficit fiscal.

Por acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el Gobierno empezó a mejorar esta
situación, deteniendo la tendencia del déficit fiscal por medio del recorte de la inversión, una
nueva reforma tributaria, el control de la evasión, y mediante reformas a los regímenes pensional
y de transferencias con efectos para el año 2000 en adelante.

Tabla 1 Servicio de la deuda a cargo de la nación 1997 - 2000 (miles de millones de pesos).

Fuente http://www.virtual.unal.edu.co/cursos/economicas/2007072/lecciones/capitulo%203/htm

Para resolver el problema de financiamiento del déficit fiscal los últimos gobiernos han acudido
a reformas tributarias y al mercado internacional de capitales. La financiación del déficit fiscal
mediante mayores niveles de deuda ha ocasionado que el gobierno tenga que contratar nueva
deuda para pagar la vieja. La deuda pública, interna y externa, se incrementa año en año a
medida que crecen las necesidades de recursos para financiar. Como proporción del PIB la
deuda pública sobrepasa el 50 por ciento.
Durante esta década, se dio también una enorme llegada de capital, y adicionalmente, el sector
privado aumentó su endeudamiento externo cuantiosamente. El gobierno decide acompañar
estos acontecimientos con una expansión significativa y busca financiarse a través aumento
significativo de impuestos, de cerca del 4% del PIB. Más tarde, se concluye que este aumento
no bastó para financiar la expansión y se recurre al endeudamiento público interno y externo,
4.2.7 Política fiscal 2000 - 2007: De acuerdo con el concepto de Alberto Carrasquilla Moreno,
Ministro de Hacienda, a raíz del deterioro financiero en la década de 1990, el gobierno a
comenzó un proceso de reestructuración de las finanzas públicas, consolidándose a finales de
1999 el paquete de ayuda proveniente del Fondo Monetario Internacional (FMI). A raíz de esta
reestructuración, se ha venido presentando un ajuste fiscal desde 2000.

Al finalizar el 2005, el sector público consolidado registró un déficit de US$ 24,4 millones, cifra
cercana al equilibrio fiscal y que no se veía desde hacia una década. Este equilibrio se da como
el resultado de superávit registrado por las entidades del sector descentralizado (4,5 % del PIB)
asociado principalmente por la acumulación de recursos en los fondos de seguridad social y
unas finanzas publicas bien administradas.

Como resultado, se cumplió la meta acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) dando
validez al Acuerdo Stand by que comenzó en abril de 2005 y tendrá una duración de 18 meses.

El Gobierno a través del Consejo Superior de Política Fiscal fijó una meta de déficit fiscal para
2006 equivalente a un 2,0% del PIB.El cumplimiento de la meta de 2,0%, que se inscribe dentro
del marco fiscal de mediano plazo, supone la generación de un déficit de 5,2% del PIB en las
cuentas fiscales del GNC y un superávit de 3,1% del PIB en el sector descentralizado

Por su parte, el Gobierno nacional central (GNC) registró un déficit equivalente a 4,9% del PIB.
Frente al año 2004 esta cifra revela una reducción en el tamaño del déficit, asociada
principalmente con el dinamismo de los ingresos. En términos anuales, las rentas totales
aumentaron 14,8% y los gastos 10,3%.

Según PROEXPORT, a partir de 2004 diferentes factores internos y externos continuan


favoreciendo el crecimiento económico de Colombia. Entre los factores internos sobresalieron
la mayor dinámica de la inversión, que fue el componente de la demanda que más contribuyó
al crecimiento económico en 2004; las exportaciones que, presentaron el mayor crecimiento
anual de los últimos 10 años; las tasas de interés que se ubicaron en el nivel más bajo desde
1992; la menor tasa de inflación de los últimos 30 años; el déficit fiscal más bajo desde 1999, y
la mejora en las condiciones de seguridad gracias a la política de defensa y seguridad
democrática del gobierno.

El mejor resultado de las finanzas públicas obedece a la política de ajuste fiscal tanto del
Gobierno nacional central que mantuvo su política de restricción de gastos de funcionamiento;
como del sector público descentralizado, que registró un superávit de 2,9% del PIB frente a un
superávit de 2,4% del PIB en 2003.

5. ANÁLISIS DEL DÉFICIT FISCAL EN COLOMBIA DURANTE EL GOBIERNO DE ÁLVARO


URIBE VÉLEZ

 IDENTIFICACIÓN Y CAUSAS DEL DÉFICIT

Luego de conocer la historia de la política fiscal a lo largo de 50 años en el país y después de


la crisis de la deuda, es claro que el déficit se produce por la obligación de pago deudas interna
y externa, y por el manejo dado al proceso de descentralización de entidades públicas.
Políticamente, dentro de los procesos de mayor impacto sobre la evolución fiscal y el desarrollo
de la economía, es claro que hay tres transformaciones institucionales a ser enfatizadas:

 La Constitución de 1991 y sus efectos fiscales y legales sobre el gasto público, como más adelante
se presentará con el efecto de las transferencias.

 La independencia del Banco de la República y el papel de las tasas de interés y del tipo de cambio
como instrumentos de “ajuste”.

 El marco constitucional y legal que regula la política fiscal y la política monetaria y cambiaria.

Referente a los efectos fiscales de la Constitución de 1991, varios analistas han concluido que
aumentó descomunalmente el gasto público y las transferencias, generó más déficit fiscal,
estableció inflexibilidades estructurales que han hecho imposible para el país el lograr un
balance fiscal sostenible y asegurar un crecimiento similar al histórico.

A mayor déficit, es necesaria la búsqueda de fuentes de financiamiento interno y externo para


cubrir la falta de dineros, pero un aumento de la deuda se traduce en aumento de los intereses
y mayores. El problema ya se muestra como estructural y parece no tener una salida clara.12

De igual manera, a raíz de la crisis de la deuda en la década de 1980, se presentó un


agotamiento de las fuentes externas de financiamiento y se efectuó una conversión de la deuda
externa por deuda interna, y el Estado tuvo que asumir la carga del servicio de las deudas
externas pública y privada.

Durante la etapa de endeudamiento entre 1970 y 1982, el Estado asumió una parte de la deuda,
en tanto que la mayor proporción correspondió al sector descentralizado, en particular a las
empresas públicas, las cuales destinaban los recursos a sus planes de infraestructura. Al llegar
la crisis, estas entidades habían descuidado la generación de recursos propios, y cuando se
cerraron las fuentes de financiación externa, se produjo la crisis financiera. Entonces, el Estado
adopta la deuda de estas entidades, convirtiéndola en deuda interna, lo que produjo un
desequilibrio fiscal.

Tabla 2 Gobierno central: financiamiento del déficit fiscal

Fuente http://www.virtual.unal.edu.co/cursos/economicas/2007072/lecciones/capitulo%203/htm

Como ya se había anotado, un elemento que ha empeorado existencia del déficit fue el proceso
de descentralización, con el aumento de las transferencias a los gobiernos locales. El objetivo
de un proceso de descentralización es el de transferir además de dineros a las entidades
territoriales, parte de las obligaciones del gobierno central; pero en Colombia ese objetivo no se
ha cumplido hasta este momento, pues, a transferir importantes recursos a los municipios y
departamentos, y estos no se esforzaron lo suficiente en generar recursos propios.10

Adicionalmente, el mal momento que vive nuestro país, ha desembocado en un gran conflicto
interno armado, que bien podríamos catalogarlo como guerra; el gasto militar ha pasado
aproximadamente del 2% del PIB a comienzos de los años noventa a 3,6% del PIB en 1998. Es
claro que el gasto militar genera un incremento en los gastos del Gobierno.

Según expertos, otra de las principales causas del desequilibrio fiscal es la debilidad estructural
del Estado, caracterizado por ser ineficaz, corrupto y precario, incapaz de asumir y resolver los
problemas por los que atraviesa el país. El Estado colombiano es incapaz de tomar decisiones
propias; sus políticas son de corto plazo, influidas por organismos multilaterales o, en su defecto,
por grupos de insurgencia.

Sumado a esta debilidad, el Estado se encuentra la falta de coordinación entre las políticas que
ejecuta el Banco de la República y las que ejecuta el Gobierno; cada cual persigue unos
objetivos específicos, y eso es admisible, pues debe existir cierta autonomía e independencia;
lo que no es admisible es la falta de concordancia que predomina por parte de ambos para
resolver de la mejor forma estos objetivos.

5.2 CONSECUENCIAS DEL DÉFICIT

5.2.1 Aumento de las cargas tributarias: Cuando este fenómeno se presenta la primera medida
que toma el gobierno es la de elevar los impuestos, lo que a su vez crea una disminución en los
ingresos disponibles tanto industrial como personal, se disminuye la capacidad de inversión del
sector privado, originando un incremento en las tasas de desempleo del país.

De igual manera, actualmente el gobierno ha reformado positivamente el recaudo tributario por


medio de los controles a la evasión y a la elusión efectuados por la DIAN.

5.2.2 Disminución de las tasas de crecimiento: Como se señaló en el punto anterior, la inversión
del sector privado se ve afectada, generando desempleo, disminución de la demanda y el
consumo, y estancamiento en el crecimiento económico.

La reducción en la inversión privada trae conlleva graves resultados para el país como una
disminución en el ritmo de crecimiento, que a su vez no permite disminuir los niveles de
desempleo. Para que la economía presente un ritmo de crecimiento más favorable, se hace
necesario incentivar la inversión privada y crear una estrategia exportadora competitiva.

Existen otros efectos de la reducción de la inversión privada, tales como: altas tasas de interés,
contracción del gasto público, disminución de la inversión privada y pública, y desigualdad
distributiva del ingreso.

5.2.3 Déficit en la cuenta corriente: El déficit fiscal y en la cuenta corriente de la balanza de


pagos son considerados en la teoría macroeconómica como déficit gemelos, por la gran relación
e incidencia que existe entre ellos. La principal vía por la cual se produce esta relación es la
reevaluación de la tasa de cambio como respuesta a un mayor déficit fiscal, afectando también
las áreas productivas. Éstas, a su vez, generan efectos adicionales como incremento en los
niveles de endeudamiento, alza en la tasa de interés, disminución de los niveles de inversión
pública y privada, desempleo y recesión.

5.2.4 Inestabilidad en los Precios: Se asocian prolongados déficit fiscales con altas tasas de
inflación. Esto se debe a los incentivos que tienen los gobiernos para financiar sus déficit con
emisión primaria.

Sin embargo esta relación no es directa y deja de lado factores importantes como la
disponibilidad que tienen los gobiernos para financiarse por otros medios diferentes a la emisión
como pueden ser el crédito y el alza de impuestos variables y va aún mas allá cuando se piensa
que existen otras variables que afectan a los precios además de la cantidad de dinero en la
economía como puede ser la tasa de cambio real, las prácticas de indexación de salarios,
contratos, etc., y las expectativas de los agentes.14
5.2.5 Balanza de Pagos: Usualmente se cree que los desbalances fiscales dan origen a déficits
en las balanzas comerciales de los países. Los canales de transmisión no son muy claros;
algunos autores señalan que el aumento en los tipos de interés provocadas por la expansión
del gasto ocasiona el ingreso de capitales y hacen que el tipo de cambio se aprecie lo que
produce un deterioro en la balanza comercial. Otros autores advierten que los pagos hechos
por concepto de intereses y amortizaciones perjudican la cuenta de capital y producen un
desbalance en la balanza de pagos

Aún no es claro si es realmente fundado el miedo a las consecuencias del déficit. A pesar de
los hechos ocurridos a partir de 1998, Colombia parece no haber pasado por la “tragedia fiscal”,
similar a la argentina, que han anunciado los economistas. Pero el escarmiento más alto
socialmente es que ellas pudieran llegar a darse. Ya se conocen las consecuencias sociales y
económicas como la caída del producto y del desempleo, que fueron parte del ajuste fiscal.

 LA POLÍTICA ECONÓMICA DE ÁLVARO URIBE

5.2.1 Las propuestas al inicio de los períodos de Gobierno: Al iniciar el primer período
presidencial de Álvaro Uribe y durante su discurso de posesión, afirmó que el ajuste fiscal para
enderezar las finanzas públicas es ineludible, en procura de un mayor crecimiento de la
economía y el empleo.

De igual manera, estimó que el crecimiento es el mejor ajuste fiscal y la única fuente perdurable
de ingresos del Estado. Anticipó que los empresarios que con llevarían sobre sus hombros
nuevas responsabilidades tributarias.

"Los países desarrollados en coyunturas difíciles no discuten los estímulos, con agilidad los
diseñan y ponen en marcha. Pero la dignidad de los pueblos pobres hace imperativo que sus
resultados sociales sean equitativos. De lo contrario, su sostenibilidad política traería inmensos
costos para la democracia y la convivencia". Las estadísticas mostradas por el Presidente en
ese entonces incluían la miseria en la que se encontraban nueve millones de colombianos. El
57% se ubicaba en la línea de pobreza. Además del 16% de desempleo hay 6,5 millones de
subempleados. El déficit total superaba el tres por ciento del PIB. La capacidad de pago de la
deuda pública estaba saturada.

Más tarde, como parte de su campaña de reelección, mostró cifras para el manejo de fiscal
estatal:

Entre el 2002 y el 2006 se consolidó una política de disciplina y de responsabilidad fiscal de los
entes territoriales con la expedición y salvaguardia de un marco legal exigente (ley 819 de 2003,
leyes 617 de 2000, 550 de 1999 y 358 de 1997), cuyos resultados se presentaron bajo las
siguientes cifras:

 Aumento del superávit fiscal subnacional de $813.806 millones en 2002 (0.4% del PIB) a $2.8
billones en 2004 (1.1% del PIB), y se proyecta en $2.1 billones al cierre de 2005 (0.8% del PIB)

 El saldo de la deuda territorial pasó de $18.2 billones en 2002 (8.93% del PIB) a $15.7 billones
en junio de 2005 (5.4% del PIB). El pago de intereses disminuyó de 0.3% en 2002 a 0.24% en
2004 y se proyecta que llegue a 0.2% en 2005

 Con el apoyo de la Nación se reestructuraron créditos por $1.8 billones


 Gracias al mejoramiento de la economía por la política de seguridad democrática, y a la nueva
sobretasa a la gasolina, la cesión del IVA de licores importados a los departamentos, el cobro por
grado alcoholimétrico a los aperitivos, se fortalecieron los ingresos tributarios de las
Gobernaciones y las Alcaldías, los cuales aumentaron de $5.9 billones en 2002 (2.9% del PIB) a
$7.9 billones en 2004 (3.1% del PIB) y se proyectan en $8.5 billones para el 2005.

 18 departamentos y 92 municipios en el programa de saneamiento fiscal y financiero (leyes 617


y 550)

De igual manera, en su nuevo período buscaría garantizar la transparencia y la eficiencia de la


inversión de los recursos del sistema General de Participaciones a través de la rendición de
cuentas ante la ciudadanía.

5.2.2 La política fiscal del gobierno de Álvaro Uribe: Los detractores: De acuerdo al análisis
realizado por Ricardo Sánchez Ángel, Profesor de la Universidad Nacional de Colombia de la
Facultad de Derecho Ciencias Políticas y Sociales, el contexto en que opera el Estado
Colombiano dirigido por el gobierno Álvaro Uribe es “muy cercano a la barbarie en materia de
violencia y guerras de distinto orden. Un apartheid social se está paulatinamente consolidando
sobre el trasfondo de la ruina agraria y de la miseria social. La deuda externa crece a pasos
agigantados colocando el Producto Interno y el Presupuesto a su servicio, junto con el gasto en
seguridad y el fortalecimiento de la Fuerza Pública. Las multinacionales, la banca internacional
al igual que los grandes conglomerados mantienen su posición de privilegio en ganancias y
fortunas. De la misma manera ocurre con los grandes neolatifundistas que han consolidado su
contrarreforma agraria”

De acuerdo a su opinión, la política económica, social y laboral del gobierno va en contravía de


los intereses populares. Se ha fragmentado la unidad de empresa, facilitando la presencia
especulativa de los capitales privados nacionales y extranjeros en los negocios estatales, como
lo ocurrido con Telecom, el Instituto del Seguro Social y Ecopetrol y amenaza en diferentes
Empresas Públicas como las de Cali y otras en Bogotá.

De acuerdo con su opinión, el balance económico del gobierno Uribe Vélez se presenta con los
siguientes puntos:

 Aumento de la Deuda Externa hasta llegar al 52% del PIB. El recaudo de 3 billones quedan
comprometidos en pago de intereses por el incremento de la deuda, efecto de la devaluación.

 Intervencionismo norteamericano, reforzado con el Plan Colombia en una doble dirección: como
guerra contra las drogas y contra la subversión guerrillera,

 Se fortalece el libre comercio en el horizonte del ALCA y los dictados de la Organización Mundial
de Comercio OMC,

 Política económica abiertamente antisocial, de hambre y abandono,

 Libertades restringidas, se propician normas liberticidas de diverso orden constitucional y legal.


Con acciones como el Estatuto Antiterrorista, la propuesta de Reforma a la Justicia, el desmonte
de la Acción de Tutela y de las funciones de la Corte Constitucional, además de una nueva reforma
de los Códigos Penal y de Procedimiento Penal.
 La reforma del Estado se orienta a una desnacionalización, debilitamiento de lo público, masacre
laboral, desconocimiento de sindicatos, convenciones laborales y creación de entes hacia la
privatización,

 El gasto del gobierno central aumentó en un 32% así como aumentó el déficit fiscal, producto del
crecimiento, no sólo del gasto militar.

 Las cifras del financiamiento provienen de “otros recursos de capital” y del “manejo del portafolio
de la Tesorería”, los cuales en conjunto equivaldrían a 4,5 billones de pesos, que es algo así como
el 35 por ciento del impuesto de renta.

 La reactivación, es fluctuante, enfrentándose a alzas tributarias, reducción salarial y despidos.


Además, congelación y caída de la demanda: Los alimentos caen 7% y la vivienda social
disminuye en un 50%. Por su parte las exportaciones no tradicionales cayeron en un 10%.

En 2004, Cristina de La Torre, investigadora y periodista en su ensayo “Álvaro Uribe,


Neopopulista”, realizado para la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales
de la Universidad Externado de Colombia, opina que el gobierno de de Álvaro Uribe es un
desarrollo del modelo populista latinoamericano, que adopta un modelo económico que
concentra el ingreso cada día más. Mientras el populismo amplía la participación del pueblo en
la democracia, el neopopulismo se acerca a la dictadura legal, o se reduce a una democracia
delegataria: aquella que desmonta las instituciones o las manipula y extrema la concentración
del poder. “El Estado comunitario de Álvaro Uribe no es, pues, una derivación del Estado social,
sino una versión mistificada del modelo neoliberal de los años noventa envuelto en retórica
comunitarista (a medias genuina compasión cristiana, a medias puño duro, a la manera de los
regímenes paternalistas)”..

Según su opinión, a Álvaro Uribe le resultaría difícil convencer a los colombianos para asegurar
su reelección. Porque cifras como el índice de pobreza en el país superaba el 65% y el de
indigencia se acercaba al 20. Mientras tanto, las utilidades del sector financiero rondaban los
$2,7 billones, cifra que representa más del 57% de aumento frente al 2003. Los bancos
extranjeros habían elevado sus ganancias por encima del 150%.

Finalmente, su pronóstico no se dio: Álvaro Uribe fue reelegido por mayoría, en la primera vuelta
en mayo de 2006.

Según Gabriel Misas A., profesor titular de la Facultad de Ciencias Económicas de la


Universidad Nacional, “resolver el problema fiscal y enrutar la economía por un nuevo sendero
de crecimiento requiere cambios profundos en la política económica. En primer lugar, una
reprogramación de la deuda externa, de forma que su servicio sea menos oneroso para el fisco,
un pacto fiscal que permita modificar el cálculo de las transferencias a los entes territoriales, y
en tercer lugar, una acción decidida del Gobierno y el Congreso para combatir la evasión y la
elusión, y sobre todo la eliminación de las exoneraciones que benefician las rentas de capital.
Tareas que la actual administración no está dispuesta a llevar a cabo ante la férrea oposición
que su solo enunciado suscita entre el bloque hegemónico que sustenta político y socialmente
el proyecto de Álvaro Uribe”.

 La postura del gobierno acerca del comportamiento del déficit durante 2007: Según el
Ministerio de Hacienda, el 1 de marzo de 2007, Colombia redujo a un 0,9% del Producto
Bruto Interno, desde un 1,3 %, su meta de déficit fiscal consolidado para el 2007, debido al
mejor balance de las finanzas del Gobierno Central. Además, se proyectó que en el 2007 se
registrará un superávit fiscal primario de un 0,7% del PBI frente al 0,1% del PBI en el año
pasado.

Esta política se debe a que el mejoramiento de la situación fiscal ha sido uno de los requisitos
clave exigidos por las agencias calificadoras, para devolver al país el grado de inversión de su
deuda, perdido durante 1999, con el cual el país puede tener acceso al mercado de capitales.
El Ministerio de Hacienda manifestó que se seguirán realizando operaciones de manejo de
deuda, para reducir tasas de interés y ampliar plazos, teniendo en cuenta el mayor recaudo
tributario y la mayor disponibilidad de caja.

Colombia pasa por su mayor ciclo expansivo en tres décadas, con un crecimiento económico
proyectado en casi un 7% para el 2006, con un mejoramiento de las cifras fundamentales en
los frentes externo, financiero e inflacionario.

Esa expansión ha permitido que el gobierno recaude impuestos a niveles muy por encima de
sus metas, lo cual alivia la presión de ir a buscar mayor endeudamiento en el mercado local e
internacional para financiar su gasto

De acuerdo a entidades como Fedesarrollo, el país debe aprovechar esta situación de para
prepararse ante un eventual cambio de circunstancias. Si bien las circunstancias económicas
actuales son excelentes, se debe aprovechar para disminuir la deuda pública prepararse de
mejor forma para cuando el entorno macroeconómico sea desfavorable.

El viceministro de Hacienda, Juan Pablo Zarate, explicó que el presupuesto para el 2008, cuya
discusión comienza la próxima semana, está ajustado a los esfuerzos que debe hacer el
Gobierno y a las necesidades que tiene el país.

De igual manera, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) le apuesta a
un crecimiento económico para Colombia del 6,8 por ciento. La proyección se debe a las
elevadas tasas de expansión de las exportaciones del país y a los flujos de inversión extranjera
que están llegando a la nación, lo cual ha llevado a una “reducción de la incertidumbre”.

El secretario explicó que Colombia y Chile fueron casos atípicos en la década de los noventa
debido a que eran “países exitosos aún en medio de la crisis”. Agregó que después de mediados
de dicha década, la violencia comenzó a causar estragos en la economía, lo cual se puede
corroborar con la fuerte caída de la inversión y el aumento de la migración.

5.3 OPINIÓN DEL COMPORTAMIENTO DEL DÉFICIT FISCAL

El análisis que se ha realizado del comportamiento económico durante el gobierno de Álvaro


Uribe muchas veces se nos muestra parcializado, dependiendo si quien lo presente es partidario
de su gobierno o pertenece a la oposición. Al recibir información acerca de variables tales como
déficit, superávit, crecimiento económico, tasa de cambio, muchas veces se conoce su
definición pero cómo puede llegar a afectar el desempeño económico del ciudadano del común.

Los ingresos provenientes de los impuestos se han modificado a través de reformas tributarias,
ya que se han convertido en una circunstancia que fortalece al crecimiento del gasto público.
Con ellas se hace frente a la política de disminución de déficit del momento, pero en realidad
no se puede decir que hay dado soluciones orgánicas al progresivo déficit del gobierno central.
Por ejemplo, durante este gobierno se han privatizado entidades públicas como Telecom y una
parte de Ecopetrol, pero esto no simboliza una entrada corriente para la nación sino un ingreso
momentáneo. De igual manera, los funcionarios conocen que no se deben adquirir deudas para
pagar intereses o gasto corriente, pero finalmente se ven obligados a hacerlo, pues sus
demandas de apoyo para disminuir el gasto y cambiar sus estímulos no recibe suficiente soporte
político.

También es importante considerar lo realmente importante no es el valor del déficit, sino la forma
como éste se financia. Igualmente, y como fue analizado anteriormente, la constitución de 1991
trajo desequilibrios por lo que una forma de mejorar varios puntos de presentaría en forma de
reforma constitucional, estableciendo además establecimiento un marco que apoye la
restricción presupuestal cuantitativa y que asegure la adecuada recaudación de impuestos,
entre otros., que deben buscar el bien común y asegurar el correcto manejo del tesoro público,
teniendo en cuenta que éste pertenece a todos y cada uno de los ciudadanos del país.

Recogiendo las opiniones de expertos, luego de consultar varias fuentes, se puede concluir que
las siguientes serían opciones para que el actual gobierno continúe con el crecimiento
económico que se ha presentado durante los períodos del presidente Uribe:

 Ajustar el sistema presupuestal a las verdaderas necesidades del país, que aseguren la
sostenibilidad fiscal y social.

 Diseñar e implementar de indicadores de gestión, que revelen los niveles de eficiencia, para de
esta manera hacer los debidos recortes o asignaciones de presupuestos.

 Revisar permanente las metas y resultados de la política fiscal.

 Establecimiento de sistemas de evaluación del desempeño de los funcionarios públicos

 Definir claramente las responsabilidades de cada entidad pública en el gasto del patrimonio
público.

 Modificar totalmente la política de operación de los fondos de cofinanciación, garantizando la


eficiencia en el uso de los recursos.

 Evaluar el régimen de transferencias para hacerlo más efectivo, de manera que se pueda otorgar
autonomía total a las entidades territoriales en el uso de estos recursos.

En cuanto a este último punto, es preciso indicar que gran parte del déficit surge del compromiso
político que le desembolsa recursos a las regiones, mas no exigie compromisos y
responsabilidades de suplir el gasto del gobierno central. Se inhibe parte de los impuestos a las
importaciones, pero se remedia por un nuevo recaudo tributario bastante mayor que eleva las
tarifas de todos los impuestos y las contribuciones a la seguridad social. De acuerdo a esto, en
cierta medida es cierta la afirmación del candidato Enrique Peñalosa que dice que los
contribuyentes urbanos subsidian el gasto de las regiones.

Si se decidiera aplicar una política monetaria y fiscal conjunta que persevere en el cumplimiento
de las metas, buscando el bien común, sería más factible para el país solucionar los problemas
económicos, sociales y políticos que enfrenta en este momento.
De acuerdo con Salomón Kalmanovitz, ex codirector del Banco de la República, con el cual
concuerdo luego de desarrollar este tema. Dentro del gobierno siempre existe un pretexto para
poseer déficit fiscales que radica en colgarles el sobrenombre de “estructurales”. Así, se afirma
que el déficit fiscal no es tanto una decisión de los gobiernos como un fenómeno estructural
generado por un sistema fiscal regresivo por serias fallas en la planeación y gestión del Estado.
La disminución de los aranceles y el alza de impuesto al valor agregado es lo contraproducente.
Infortunadamente existen las responsabilidades y ciertos gobiernos son mucho más.

Durante los puntos tratados anteriormente, se conoce que variables como la inflación, la tasa
de interés e incluso la tasa de cambio han mostrado estabilidad a partir del establecimiento de
la política económica de Uribe Vélez. Es de reconocer que la baja en el déficit fiscal logrado
para todo el sector público es un logro importante, pero aún estamos viviendo las consecuencias
sociales que éste fenómeno ha traído.

Sin duda, el prolongado conflicto armado afecta el ejercicio económico, principalmente según
expertos, a través de la acumulación de capital, y en Colombia lo que se ha rezagado de manera
notoria ha sido la productividad multifactorial. Es necesario también anotar que el conflicto
armado es de vieja data y que de una u otra forma el país ha ido acomodando su evolución
económica al desarrollo de la lucha armada, es claro que este toma matices diferentes con cada
gobierno, y el de Uribe no ha sido la excepción, dado que se han registrado aumentos en el
gasto militar y se han presentando hechos como el debilitamiento de los grupos narco-
guerrilleros y episodios de parapolítica, que afectan la imagen del gobierno, y por lo tanto su
credibilidad en todos los aspectos.

El problema del terrorismo, el desplazamiento, el narcotráfico, la deuda pública, el índice de


desempleo, la crisis del sector industrial y comercial, el desmejoramiento de calidad de vida,
demuestran que Colombia es hoy un país que precisa de una transformación de su sistema
político para lograr una óptima ingerencia del Estado, que busque afianzar y ajustar la economía
del país.

El gobierno de Álvaro Uribe se ha acercado a la comunidad a través de sus concejos comunales,


ha hecho que el nivel de confianza en el país crezca a la par con las inversiones extrajeras, pero
no ha implementado todas las medidas necesarias para que se asegure que los dineros
recaudados a los contribuyentes aseguren el correcto funcionamiento del estado, y sobre todo,
el desarrollo sostenible social, político y económico del país.

BIBLIOGRAFÍA

Giraldo, Cesar. "Nueva crisis fiscal", Cuadernos de Economía, v. XV n. 24, Bogotá, 1996

PORTAFOLIO. Hechos que sacudieron al país. Miércoles 11 de abril de 2007. Casa Editorial El
Tiempo.

Universidad Nacional. Coordinación entre la política monetaria y fiscal en Colombia.

WIESNER, Eduardo. El origen político del Déficit Fiscal en Colombia: El contexto institucional
20 Años después.

http://www.adnmundo.com/contenidos/economia.html

http://www.banrep.gov.co/docum/ftp/borra112.pdf
http://www.cepal.org/ilpes/noticias/paginas/2/27472/Sostenibilidad%20Fiscal%20en%20Colom
bia.pdf

http://www.colombialink.com/01_INDEX/index_finanzas/45_politica_fiscal.html

http://www.elcolombiano.com.co/proyectos/balancepresidencial/nuevogobierno/home_uribe.ht
m

http://www.eltiempo.com/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3674534.html

http://www.espaciocritico.com/articulos/rev01/dossier.htm

http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/co/index.htm

http://www.gestiopolis.com/canales7/eco/politica-fiscal-latinoamericana.htm

http://www.lablaa.org/blaavirtual/ayudadetareas/economia/econo97.htm

http://www.monografias.com/trabajos14/control-fiscal/control-fiscal.zip

http://www.monografias.com/trabajos7/defif/defif.zip

http://www.proexport.com.co/vbecontent/NewsDetail.asp?ID=5310&IDCompany=20

http://www.revistanumero.com/index.htm

http://www.virtual.unal.edu.co/cursos/economicas/2007072/lecciones/capitulo%203/tercera%2
0parte/cap3_tparte_l1.htm

http://www.webpondo.org/files_oct_dic_03/coord_pol_monet_fiscal_Colombia.pdf

http://unperiodico.unal.edu.co/ediciones/97/03.html

http://www.terra.com.co/elecciones_2006/reportaje/22-05-2006/nota285740.html

http://www.eumed.net/cursecon/dic/D.htm#d%E9ficit

http://www.eumed.net/cursecon/dic/D.htm#d%E9ficit

http://www.lablaa.org/blaavirtual/ayudadetareas/economia/econo97.htm

http://www.eumed.net/cursecon/ecolat/co/index.htm

http://www.colombialink.com/01_INDEX/index_finanzas/45_politica_fiscal.html

Universidad Nacional. Coordinación entre la política monetaria y fiscal en Colombia.

WIESNER, Eduardo. El origen político del Déficit Fiscal en Colombia: El contexto institucional
20 Años después.
http://www.monografias.com/trabajos14/control-fiscal/control-fiscal.zip

http://www.cepal.org/ilpes/noticias/paginas/2/27472/Sostenibilidad%20Fiscal%20en%20Colom
bia.pdf

http://www.gestiopolis.com/canales7/eco/politica-fiscal-latinoamericana.htm

http://www.monografias.com/trabajos7/defif/defif.zip

http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/509/50902713.pdf

http://www.virtual.unal.edu.co/cursos/economicas/2007072/lecciones/capitulo%203/tercera%2
0parte/cap3_tparte_l1.htm

PORTAFOLIO. Hechos que sacudieron al país. Miércoles 11 de abril de 2007. Casa Editorial El
Tiempo.

www.webpondo.org/files_oct_dic_03/coord_pol_monet_fiscal_Colombia.pdf

http://www.proexport.com.co/vbecontent/NewsDetail.asp?ID=5310&IDCompany=20

Giraldo, Cesar. " Nueva crisis fiscal", Cuadernos de Economía, v. XV n. 24, Bogotá, 1996

http://www.elcolombiano.com.co/proyectos/balancepresidencial/nuevogobierno/home_uribe.ht
m

http://www.terra.com.co/elecciones_2006/reportaje/22-05-2006/nota285740.html

http://www.espaciocritico.com/articulos/rev01/dossier.htm

http://www.revistanumero.com/index.htm

http://unperiodico.unal.edu.co/ediciones/97/03.html

http://www.adnmundo.com/contenidos/economia.html

http://www.eltiempo.com/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3674534.html

http://www.banrep.gov.co/docum/ftp/borra112.pdf

40