Está en la página 1de 1

LA MÁQUINA DE SER FELIZ.

Vivimos en una sociedad que nos condena a la felicidad obligatoria. Las redes sociales solo
muestran las alegrías.