Está en la página 1de 2

MITOLOGÍA DEL HOMBRE TIAHUANACO

Los datos más antiguos, recogidos por cronistas españoles durante los siglos XVI y XVII, se
refieren a Tiwanaku como el lugar de origen de las más importantes culturas andinas,
incluyendo a los incas. Tiwanaku también aparece en muchos mitos de origen de la
humanidad, en ellos se relata que fue el lugar donde nació la humanidad después de un
cataclismo. Diferentes cronistas españoles de los siglos XVI y XVII (Cobo (1653), Betanzos
(1551), Sarmiento de Gamboa (1572), Molina (1553), (Acosta 1588-1590) recogieron mitos
que nos permiten conocer relatos de la creación mítica del mundo y de la humanidad en
Tiwanaku. Un mito difundido por el jesuita Bernabé Cobo a fines del siglo XVI cuenta que
cuando cesó el diluvio en el que habría muerto toda la humanidad, las primeras tierras que
asomaron entre las aguas fueron las islas del lago Titicaca. El mito dice que, desde allí,
Viracocha, el creador, ordenó al Sol que subiera desde la isla hacia los cielos. Después, se
dirigió a Tiwanaku, donde hizo de barro a la nueva humanidad, a “todas las naciones que
hay en esta tierra, pintando a cada una el traje y vestido que habría de tener” y también la
lengua que se hablaría en cada grupo. Después ordenó que toda su creación se sumergiera
debajo de la tierra y que los humanos, ya separados por “naciones”, surgieran de los suelos,
de las oquedades de los cerros y de las fuentes. El mito muestra a Tiwanaku como el sitio de
creación de la humanidad y también los lugares del paisaje de donde míticamente surgió la
vida (interior de los cerros, suelo, fuentes, pakarinas); estos lugares recibieron culto como
sitios sagrados (waka) y estuvieron relacionados con el origen de diferentes grupos, cada
uno con su propia vestimenta emblemática y su idioma.

Sacrificios Tiahuanaco

En excavaciones realizadas en el sitio arqueológico de Akapana se han encontrado


materiales como ofrendas, alfarería, fragmentos de cobre, huesos de camélidos y entierros
humanos. Estos objetos fueron encontrados en el primer y segundo nivel de la pirámide de
Akapana y la cerámica adjunta corresponde a la fase III de los tiahuanacotas.

En la base del primer nivel de Akapana se hallaron hombres y niños desmembrados a los
cuales les faltaba el cráneo; estos restos humanos estaban acompañados de camélidos
desarticulados además de cerámica. En el segundo nivel se encontró un torso humano
completamente desarticulado. En total se encontraron 10 entierros humanos, de los cuales 9
eran varones. Estos sacrificios corresponden, aparentemente, a ofrendas dedicadas a la
construcción de la pirámide.

Teorías sobre la desaparición del Tiahuanaco con autores

Aproximadamente por el año 1150 de nuestra era, todo el imperio de Tiahuanaco


desaparece. No se sabe a ciencia cierta qué es lo que produjo este colapso.

Existen diversas opiniones.

El que maneja una gran teoría al respecto es Arthur Posnansky. ¿Por qué los tiwanakotas no
concluyeron sus grandiosas obras? El decía que tanto la primera época como la segunda
sucumbieron por un cataclismo sísmico que trajo la inundación del Lago Titicaca.
Los restos encontrados en forma totalmente caótica, donde se mezclan útiles, herramientas,
cerámicas, huesos humanos, huesos de animales, etc. hacen pensar que fenómenos
naturales como inundaciones y terremotos produjeron un desastre en las ciudades y
terminaron con la vida de sus habitantes.

Posnansky no comparte la idea de que una actividad guerrera de gran magnitud fuese la
causante de la destrucción de toda una civilización porque no existen evidencias de entierros
de los combatientes y sus cabalgaduras. Más bien, las capas donde se encontraron
esqueletos incompletos muestran señales de haber sido arrastrados y depositados por la
fuerza del agua y cubiertos por tierra.

Para destruir toda una civilización tuvo que haber sucedido un cataclismo de gran magnitud,
repentino, y seguramente de noche, que tomó desprevenidos a los habitantes de las
ciudades.

Pocos pudieron salvarse, los que alcanzaron las alturas de cerros próximos, pero en número
poco significativo, como para poder reconstruir toda la civilización.

El investigador José Huidobro Bellido, se alinea con la teoría de Posnansky, pero va más
lejos y propone que la razón de su desaparición fue un gran diluvio que afectó no solo al
imperio tiwanakota sino a toda América.

Una opinión diferente a estos dos investigadores, la tiene Ponce Sanjinés.

Él indica que la desaparición de Tiahuanaco se debió a un enfrentamiento bélico con la


cultura Mollo, que cobró importancia en la zona, y junto a las malas cosechas asociadas a
largos periodos de sequía, por los cambios climáticos, contribuyeron al ocaso de Tiahuanaco
y a la posterior aparición de señoríos regionales.