Está en la página 1de 11

“LA CARICATURA SOCIO - POLÍTICA COMO HERRAMIENTA DE

MEDIACIÓN COGNITIVA PARA EL DESARROLLO DEL NIVEL CRÍTICO DE


LECTURA EN ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS”

Autora: Zuany Luz Paba Argote


Tesis de Grado - Maestría en Educación Sue Caribe – Universidad del Magdalena
2010
Miembro del Grupo GINE

RESUMEN

Es de notorio interés abordar estudios e investigaciones que atiendan a la demanda del


mundo de hoy, contexto en el cual adquiere pertinencia esta investigación la cual determina
el impacto de un programa de intervención pedagógica centrado en el uso de la caricatura
socio – política como herramienta de mediación cognitiva en el desarrollo del nivel crítico
de lectura en estudiantes universitarios. Mediante un diseño Cuasiexperimental bajo el
paradigma metodológico cuantitativo, se realizó la investigación con estudiantes de primer
semestre de la Universidad del Magdalena, con dos grupos intactos, control y experimental,
cada uno constituido por 35 estudiantes de diversas carreras.

En primer lugar se estableció que los sujetos de investigación, de ambos grupos se


encontraban en niveles similares de lectura, pues la mayor parte de los puntajes se ubicaron
en el del rango medio. De otra parte una vez aplicado el programa de intervención y
analizados los resultados del postest, se le dio validez a la hipótesis de trabajo, es decir que
el programa incidió de manera significativa en el desarrollo del nivel inferencial y crítico de
los estudiantes, pues los puntajes obtenidos en el postest del Grupo Experimental son
superiores a los del Grupo Control.

Descriptores: Desarrollo de pensamiento, mediación cognitiva, niveles de lectura, nivel


critico de lectura, imagen, caricatura socio-política.
Desarrollo de la Ponencia

Diversas investigaciones han determinado que los estudiantes presentan dificultades para
abordar la lectura de textos, y más aun cuando se solicita que asuman posición frente a lo
leído, actividades que están estrechamente ligadas al desarrollo del pensamiento formal.
Dicha situación también se evidencia de manera directa con los resultados de las pruebas
internacionales y nacionales aplicadas para valorar el desarrollo del lenguaje y de otras
áreas en niños y jóvenes de todo el mundo. Y es que son ampliamente reconocidas las
preocupaciones de muchos países del mundo por la baja calidad en sus sistemas educativos.
En este sentido se pueden destacar las consideraciones que se presentan a continuación.

Los estudiantes de Colombia tomaron parte por primera vez en el estudio TIMSS en 1995;
en el Primer Estudio Internacional Comparativo del LLECE (Pruebas Serce), en 1997; en el
Estudio Internacional de Cívica, de la IEA, en 1999; en el Progress in International Reading
Literacy Study (PIRLS), en 2001 y en las pruebas PISA en el 2005. En términos de los
resultados asociados con las áreas académicas y las habilidades evaluadas, los proyectos
internacionales han confirmado que los estudiantes colombianos alcanzan niveles medios
de desempeño, comparados con los de América Latina y el Caribe, y niveles bajos, en
relación con estudiantes del primer mundo. Es reiterada la observación sobre las
dificultades en la comprensión analítica de textos y la solución de problemas complejos,
que requieren un juicio crítico y un saber teórico específico, observación que también
corresponde a los análisis de los resultados alcanzados de las pruebas nacionales (Icfes,
2007).

Ahora bien en el contexto nacional la situación es similar. En el Departamento del


Magdalena los resultados en esta área del saber presentados por el ICFES (2008), muestran
que entre los años 2000 y 2008, el promedio teórico obtenido, con relación al resto del país,
fue menor que el esperado, 50.oo puntos, y que el promedio efectivo nacional, el cual
equivalía a 49.oo puntos. En el periodo de tiempo indicado las cifras oscilaron entre 45
puntos al iniciar la medición en el 2000 y 43.00 en el 2008, lo que muestra una tendencia a
la baja. De igual manera los datos anteriores corresponden a la situación que presentan
específicamente los estudiantes en la ciudad de Santa Marta (Icfes, 2008).

Ahora bien, cuando estos jóvenes ingresan a la universidad, sus deficiencias son evidentes,
y en los últimos años, en la Universidad del Magdalena ha sido mas que indudable que las
dificultades en cuanto a lectura y escritura siguen latentes. De otra parte se encuentra que
en la prueba diagnóstica aplicada en el 2007 (Facultad de Estudios Generales – FEG, 2009),
los resultados en cuanto al nivel de competencia interpretativa, los estudiantes sólo
alcanzan el 40% de eficiencia; en lo argumentativo su capacidad muestra un 39% y en lo
propositivo únicamente el 31% de eficiencia. En el año siguiente, 2008, los resultados no se
alejan pues en lo concerniente a la competencia interpretativa obtienen un 43% de
eficiencia, registran un 37% en la capacidad argumentativa, y en la propositiva alcanzan un
29%.

En este contexto cobra sentido el interés investigativo que se plantea desde el proyecto
“La caricatura socio - política como herramienta de mediación para el desarrollo del nivel
crítico de lectura en estudiantes universitarios”. Esta investigación fue presentada como
trabajo de grado realizado para la Maestría en Educación del Sistema de Universidades
estatales del Caribe Colombiano ( SUE Caribe) que en la actualidad me encuentro
finalizando. El estudio busca determinar el impacto de un programa de intervención
pedagógica centrado en el uso de la caricatura socio – política como herramienta de
mediación cognitiva en el desarrollo del nivel crítico de lectura en estudiantes
universitarios, a través de los siguientes objetivos específicos: Establecer el nivel de lectura
literal, crítico e inferencial en el que se encuentran los estudiantes de primer semestre de la
Universidad Magdalena y validar la aplicación del programa de intervención pedagógica en
el desarrollo del nivel crítico de lectura en estudiantes de primer semestre de la
Universidad del Magdalena. Se plantea entonces la pregunta ¿Contribuye el uso de la
caricatura socio – política sobre el desarrollo del nivel crítico de lectura en estudiantes
universitarios?.
El marco referencial que traza el horizonte de esta investigación, en síntesis esta centrado
en los siguientes antecedentes y fundamento teórico:
Los antecedentes
Desde finales de los noventas el interés por el tema de la lectura entre los académicos e
investigadores en Latinoamérica y en el país se ha incrementado de manera destacada. Es
así como numerosos estudios apuntan a señalar las claras deficiencias que presentan los
estudiantes en cuanto al desarrollo del pensamiento formal, condición sine qua non para
lograr realizar tareas de lectura en los niveles literal, inferencial y aun mas en el crítico,
pues esta tarea cognitiva requiere de un alto nivel de pensamiento para cumplir
efectivamente con las condiciones de asumir posición, argumentar coherentemente,
relacionar con el contexto lo leído, y ser propositivo frente a la posición critica asumida.
En el caso colombiano resultados de investigaciones en este sentido, realizadas por Iriarte y
colaboradores en la Costa Caribe entre 1985 y 1992, permiten concluir que las edades a las
que los jóvenes logran adquirir un pensamiento formal están aún más retardadas, y se duda
incluso que alguna vez éstos lleguen a adquirir las características de dicho nivel de
pensamiento (Iriarte, Cantillo y Polo, 2000).
Ubicándonos en el contexto regional diversas investigaciones de Iriarte , Cantillo y Polo
(1986,1989, 2000), Iriarte, Lara y Mulford (1991); Daza, R., Daza, A. y Padilla (2003) y
Paba, Cerchiaro y Sanchez (2005), coinciden en concluir que los estudiantes presentan
dificultades para acceder a los procesos de pensamiento formal, procesos que sin duda son
fundamentales para el desarrollo del nivel crítico de la lectura.
Se torna importante destacar la relevancia que ha tomado el tema de la lectura y
especialmente en el nivel crítico en Latinoamérica y en Colombia. La preocupación por
aportar soluciones a la problemática del bajo rendimiento en los estudiantes de diferentes
niveles educativos y áreas del conocimiento es centro de atención de diversos
investigadores como podemos apreciar en las líneas siguientes.

A nivel Latinoamericano, se pueden resaltar los trabajos de investigación realizados por


especialistas en México, quienes señalan el problema de la falta de posición crítica de los
estudiantes del área de la salud frente a la lectura, porque se mantiene una actitud pasivo-
receptiva: toda la información que el médico recibe la interpreta como una realidad
absoluta e incuestionable. Lo ideal es tener una actitud reflexiva de lo que se recibe.
Almacenar información no significa conocimiento desde el punto de vista participativo de
la educación. Ésta requiere que la información obtenida sea cuestionada, discutida, debatida
y confrontada. La crítica es una aptitud y función mental superior que juzga como favorable
o desfavorable un hecho que es criticado (Carranza y Varela, 2007).
En el ámbito nacional, de igual manera en el proyecto “Anatomía del Lector Javeriano”
ejecutado en el 2001 por el Grupo de investigación en Lenguaje y Cognición de manera
conjunta entre la Facultad de Comunicación y Lenguaje (Departamentos de Lenguas y de
Lingüística y Semiótica) de la Pontificia Universidad Javeriana (PUJ) y la Fundación
Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani (FIPCAM), se detectó la existencia
de problemas graves en el manejo y procesamiento de la información por parte de los
estudiantes de primeros semestres de la Pontifica Universidad Javeriana. (González y Rico,
2002).
Barletta (2002) en un interesante estudio llegaron a la conclusión que “los estudiantes de
primer semestre universitario tenían déficit en competencias lectoras, en términos del
manejo de la semántica, de identificar la temática global del texto, emitir juicios
sustentados y habilidades para establecer relaciones intertextuales”.
Otras investigaciones relacionadas con esta situación son los estudios hechos en la
Universidad de Antioquia (Castañeda y Henao, 1998) en los que se concluye que los
estudiantes llegan preparados para la lectura literal pero presentan dificultades serias para
integrar los diferentes tipos de sentidos y para inferir; el Colectivo Comunicación de la
Universidad del Norte señala que son muy pocos los estudiantes capaces de emitir juicios
sustentados y tomar posiciones claras y justificadas con respecto al contenido total o parcial
del texto; y la Fundación Alberto Merani para el desarrollo de la inteligencia en compañía
de la investigadora Eloisa Vasco (De Zubiría, 2001) concluyeron que el pensamiento
formal se encuentra casi ausente en los bachilleres, situación que frena el desarrollo del
pensamiento crítico, y por ende, la progresión intelectual.
En la más reciente investigación titulada “Incidencia de un programa de lectura relacionado
con el nivel crítico intertextual en estudiantes universitarios”, el cual tuvo como población
sujeto de estudio a los estudiantes de primer semestre de la Universidad del Magdalena, se
evidenció que:

“Falta mayor disciplina hacia la argumentación lógica que refleje un análisis


profundo y serio sobre la temática de las lecturas quizá como consecuencia de las
prácticas académicas que enfatizan las habilidades memorísticas y olvidan el
cultivo de las habilidades de pensamiento superior que favorezcan el trascender la
lectura literal y ahondar en el nivel crítico intertextual a partir de diversos textos
escritos” (Calabria, Prado y Riatiga, 2008)

Por otro lado, en cuanto a la herramienta de mediación cognitiva en la cual se centra esta
investigación, diversas reflexiones se han referido a la potencialidad que tiene la caricatura
socio-política de afectar al público de manera que lo hace reflexionar frente a una situación
y actuar. Mayorga (2006) realizó una investigación en la cual encontró que los lectores
dejaron de lado su posición pasiva respecto a la realidad política en que vivían. La
caricatura ayudó a forjar una opinión personal en ellos, dándoles los elementos necesarios
para, al mismo tiempo, ejercer una posición crítica respecto a la práctica democrática,
consolidando, de paso, el voto de opinión.

Fundamentación Teórica
De acuerdo con De Vega, el pensamiento es “una actividad mental no rutinaria que requiere
esfuerzo. Ocurre siempre que nos enfrentamos a una situación o tarea que nos plantea hallar
un objetivo, aunque no sepamos cómo hacerlo. Implica una actividad global del sistema
cognitivo, con intervención de los mecanismos de memoria, la atención, las
representaciones o los procesos de comprensión; pero no es reductible a éstos. Es un
proceso mental de alto nivel que se asienta en procesos más básicos pero incluye elementos
funcionales adicionales” (De Vega, 1994, p. 139).
Siendo así, estamos en un mundo donde el lenguaje es fundamental, pues necesitamos
permanentemente del desarrollo de habilidades como comparar y contratar, clasificar,
inducir, reducir, analizar y abstraer, operaciones cognitivas que son consideradas por
Margarita Sanchez (1998) como parte fundamental de la profundización del conocimiento.
Todos estos procesos son realizados cuando se adelantan los procesos de lectura en el
individuo; se observa y detalla información en el texto, se clasifica lo pertinente, se busca el
sentido y la estructura, se realizan paralelos entre el saber previo y lo que el texto te
presenta como nuevo conocimiento, lo cual en síntesis puede garantizar una efectividad en
la tarea de la comprensión lectora. De una u otra forma el desarrollo de las habilidades del
pensamiento permean la interacción sujeto – objeto lo cual permite la construcción de
conocimiento, en donde el lenguaje se convierte en el mejor aliado, pues el ser humano
vive en torno a la actividad de la comunicación, leyendo palabras, gestos, formas, colores,
actitudes, situaciones. La vida es un constante proceso de lectura y relectura.
En lo concerniente a la mediación cognitiva se tiene que:
“La mediación es un estilo de interacción educativa, orientado por una serie de
creencias y principios antropológicos y psicopedagógicos. Tiene su fundamentación
en la obra de Piaget, Vygostski, Feuerstein, con múltiples coincidencias con la de
Ausubel, Bruner, Sternberg, Cattell, Gardner y otros psicopedagogos actuales. Es
un concepto social porque implica transmisión de cultura, códigos, valores y
normas. Tiene una dimensión educativa porque actúa con intención de intervenir
sobre las competencias cognitivas de los alumnos. Pero va más allá de una simple
interacción, para llegar al reencuentro, a la confiada aceptación e implicación en
un proceso transformador, modificador y constructor de la persona. No se da sino
en la recriprocidad del hombre para el hombre, para llegar a descubrir la esencia
de sí mismo y la esencia de las cosas. Es mediación cognitiva porque debe ser
consciente, significativa, recíproca, intencional y trascendente. Esto exige que el
educando conozca los procesos que genera. No es reencuentro sino acción entre
dos, experiencia de ser y de crecimiento. No hay imposición, sino cercano
acompañamiento y selección de las óptimas condiciones para acceder a los
aprendizajes.” (Tebar, 2001).

Cada lector tiene una manera de aproximarse al texto. El proceso de lectura dependerá
inevitablemente del nivel de competencias que maneje la persona y la experiencia adquirida
a lo largo de su vida en los procesos comunicativos. Veamos los niveles de lectura que son
descritos por Pérez (2003, p.40-43) de la siguiente manera:

 La lectura de tipo literal / Comprensión localizada del texto. En este nivel se


explora la información que el autor transmite de manera explícita en el texto. No se
profundiza en el contenido y solo se indaga acerca de los enunciados. Como el lector no
trasciende lo que la lectura expresa ni profundiza en otros sentidos que puedan derivarse
del escrito, se limita a explicar lo que el texto dice.

 Lectura de tipo inferencial / Comprensión global del texto. En este nivel se


reconstruye el sentido del texto a partir de inferencias realizadas con base en la información
que lo caracteriza. El lector pone en juego su capacidad para realizar deducciones y
descubrir a partir de las pistas y claves que el texto sugiere los mensajes implícitos en su
contenido. Busca las diversas relaciones lógicas que lo estructuran para acercarse a los
valores sociales y culturales planteados por el texto y su conexión con códigos más
amplios.

 Lectura crítica. En este tipo de lectura se realiza la verdadera abstracción de lo


leído, pues el lector toma distancia del texto con el fin de presentar su punto de vista
particular sobre él y relacionar esos nuevos mensajes con su historia y contexto particular.
Las situaciones de comunicación deben ser explicadas de acuerdo con el contexto
situacional en que suceden; siendo así el lector debe permanentemente contrastar lo
explícito y lo implícito en el texto, es decir, entre lo dicho por el texto y lo que se puede
deducir a partir del análisis del contenido textual.

En hallazgos realizados desde la Psicología Cognitiva, los seres humanos no sólo


representamos el conocimiento declarativo en forma de proposiciones abstractas
(predicados + argumentos) o de cadenas temporales (organización secuencial de
eventos); lo hacemos también con imágenes (Tulving, 1983, citado por O’Malley, 1990).
Estas imágenes mentales son representaciones análogas de la información espacial o
continua; son análogas en la medida en que guardan analogía con aquello que representan.

Si de propiedades periodísticas de la caricatura se trata, en tan sólo una frase podemos


hallar varias importantes: “mediante la caricatura editorial, el periódico (o la publicación)
penetra audazmente en el pensamiento de sus lectores y sus rápidas formas expresivas
hacen fácilmente comprensible el mensaje que necesita hacer llegar” (Tamayo,1988, p 7);
aquí no se infiere únicamente la claridad, también la precisión, al hablar de audacia de
penetración; la sencillez, por la facilidad de comprensión; la concisión y brevedad,
denotando la rapidez; e incluso la originalidad, entendiendo una forma singular de
expresión. Vale la pena mencionar que las caricatura editorial es otro nombre que recibe la
caricatura socio-política pues cumplen el mismo objetivo, que es invitar a la reflexión y
hacer crítica a situaciones sociales y políticas actuales que se presentan en el contexto.

La caricatura política cumple efectivamente con la función informativa desde el momento


en el que transmite un mensaje específico y, del mismo modo, adopta la función de
entretenimiento constituyendo primordialmente un motivo de amenidad y gustosa
distracción humorística. En lo concerniente a la opinión, la interpretación, la educación y
la difusión de ideologías, la caricatura política cumple también con una aportación
indiscutible.( Dominguez, 2006)

El modelo de análisis que se utiliza en los talleres educativos utilizados en el programa de


intervención se centraron en la Teoría Semántica – pragmática, en donde se tuvieron en
cuenta los siguientes supuestos teóricos generales en cuanto al aspecto Semántico: Para
Molero (1985) discurso o texto es cada unidad de nuestro corpus, al cual corresponde una
situación de comunicación. Esto nos permite entrar a la semántica y la pragmática como
unidades de análisis del discurso. Para Portier (1993) la semántica es el es el estudio de los
mecanismos y operaciones que conciernen al sentido, a través del funcionamiento de las
lenguas naturales.

En lo concerniente al enfoque pragmático se tienen en cuenta las siguientes


fundamentaciones teóricas: La pragmática se ocupa de las condiciones y reglas para la
idoneidad de enunciados (o actos de habla) para un contexto determinado; la pragmática
estudia la relación entre texto y contexto (Van Dijk, 1992). Para Molero (1985), al referirse
al componente pragmático, nos dice que conocer el contexto específico de la comunicación
y las condiciones propias de cada discurso clarifica, sitúa y hasta puede explicar el conjunto
de informaciones transmitidas.

De otra parte en términos metodológicos la presente investigación parte de la base del


Paradigma Cuantitativo; aunque el paradigma reinante de la pesquisa sea este,
metodológicamente el trabajo supera la discusión de los dos paradigmas reinantes
(cuantitativo y cualitativo), y se detiene en el análisis de la Complementariedad. Este
paradigma se aborda desde el método empírico - analítico y el hipotético- deductivo, bajo el
diseño “cuasi experimental con grupo control no equivalente pretest - postest”, donde
se le hizo a los grupos (control y experimental, cada uno con 35 estudiantes de primer
semestre de la Universidad del Magdalena) una observación inicial (pretest), la aplicación
del tratamiento o programa de acompañamiento al grupo experimental, por medio de seis
(6) talleres en un periodo de tiempo de seis (6) semanas, y luego se hizo la observación
final (postest) para comparar los grupos y contrastar las hipótesis.

El procedimiento estadístico utilizado tuvo como base matemática la Estadística Aplicada


(Descriptiva e Inferencial), implícita en las grandes fases de recolección, análisis e
interpretación de los datos, con el fin de explicar las condiciones regulares del fenómeno
observado. El Modelo de Probabilidad Estadística utilizado fue el método de Inferencia
no Paramétrica el cual es utilizado de igual forma cuando las varianzas de los grupos o
muestras no son iguales, lo cual se sometió a una prueba estadística inicial para comprobar
que el Modelo propuesto fuese el correcto. Para esto se hizo un Análisis de Varianza
(ANOVA) para muestras independientes con un margen de error del 5% (significancia de
0,05), suministrado por el paquete estadístico SPSS versión 15.0.

Se procedió con el Contraste de Levene, el cual consiste en efectuar un análisis de la


varianza sobre las diferencias en valor absoluto entre las observaciones y la media
manteniendo el diseño original. Este procedimiento es conocido como “Prueba de
Homogeneidad de Varianza” lo cual permite ver la “Homocedasticidad” de la muestra,
factor fundamental para determinar si el modelo de inferencia estadístico es paramétrico o
no paramétrico.

Una vez la sustentación del modelo de probabilidad estadística, definido el método No


Paramétrico, la prueba estadística utilizada es la de “U de Mann-Whitney-Wilcoxon”,
siendo una excelente alternativa para la prueba t sobre diferencia de medias, debido a que,
fundamentalmente, no se cumplen con los supuestos de normalidad y homocedasticidad, al
mismo tiempo porque los grupos muestrales son independientes, continuos, con varianzas
diferentes y del mismo tamaño muestral (Vilar, 2006).

Finalmente, los resultados obtenidos validan la Hipótesis de trabajo planteada en el


proyecto, lo cual indica que el programa de acompañamiento incidió de manera positiva al
desarrollo del nivel crítico de lectura en los estudiantes pertenecientes al Grupo
Experimental, pues en el pretest se observó que en el rango bajo se encontraba el 11% de
los estudiantes, en el medio el 60% y solo el 29% en el alto. Después de aplicada la
intervención, los resultados del postest muestran que en el rango bajo no estuvo ubicado
ningún estudiante, en el medio solo el 34% y al rango alto pasaron el 66% de los
estudiantes sujetos de la investigación.
Referencias Bibliográficas
Barletta , N.(2002). Comprensión y competencias lectoras en estudiantes universitarios,
resultados y recomendaciones de una investigación. Barranquilla: Ediciones
Uninorte

Calabria, J., Prado, A. Y Riatiga, R. (2008). Incidencia de un programa de lectura


relacionado con el nivel crítico intertextual en estudiantes universitarios
(Tesis de Maestría). Barranquilla: Universidad del Norte.

Carranza LS, y Varela, A. (2007). Aptitud para la lectura crítica de estudios de


investigación clínica en médicos especialistas en adiestramiento. Extraído
el 20 de enero de 2009, disponible
enwww.revistasmedicasmexicanas.com.mx

Castañeda, L. y Henao, J. (1998). Niveles de comprensión textual en la Universidad de


Antioquia. Lingüística y Literatura. 19 (33), n.d.

Daza , R., Padilla, D. y Daza, A. (2003). El pensamiento y su acción. Hacia una


teorización de los niveles de pensamiento y su incidencia en la calidad de
la educación en la Universidad Popular del Cesar. Serie Cognición en
Educación Nº 1. Valledupar: Unicesar.
De Vega, M. (1985). Introducción a la Psicología Cognitiva. Madrid: Alianza.

Domínguez, J. (2006). Valoración periodística de la caricatura política. Texto


publicado en la Revista Comunicologí@: indicios y conjeturas, Publicación
Electrónica del Departamento de Comunicación de la Universidad
Iberoamericana Ciudad de México, Primera Época, Número 5, Primavera
2006, disponible en
:http://revistacomunicologia.org/index.php?option=com_content&task=view
&id=141&Itemid=73

Facultad de Estudios Generales – FEG. (2009). Informe Prueba Diagnostica Área


competencias comunicativas. Santa Marta: Universidad del Magdalena

González, N. y Rico, C. (2007). Estrategia de intervención pedagógica para el


desarrollo de destrezas de lectura óptima. Extraído el 20 de agosto de
2008, disponible en: http://lenguas.javeriana.edu.co/lectorweb
Holmes, R. (2008). Resultados Pruebas TIMMS 2007. Santa Fe de Bogotá: El
Pais.

Icfes. (2007). Colombia en Pisa 2006. Extraído junio 15 de 2009, disponible en:
www.icfes.gov.co/pisa

ICFES. (2008). Resultados Históricos. Extraído junio 20 de 2009. Disponible en:


http://www.icfesinteractivo.gov.co/historicos/

Iriarte, F; Cantillo, K. y Polo, A. (1986). Desarrollo del pensamiento formal en una


muestra de adolescentes escolarizados de la ciudad de Barranquilla.
Anuario Científico. Vol. 5, p.p. 225-239.

Iriarte, F; Cantillo, K. y Polo, A. (1989). Características del pensamiento en una


muestra de adolescentes escolarizados de la ciudad de Montería. Anuario
Científico. Vol. 8, p. 33-46.

Iriarte, F; Lara, M.; Castro, C. y Mulford, A. (1991). Características del


pensamiento en estudiantes universitarios. Barranquilla: Universidad del
Norte.

Iriarte, F; Cantillo, K. y Polo, A. (2000). Relación entre el nivel de pensamiento y el


estilo cognitivo Dependencia-Independencia de Campo en estudiantes
universitarios. Psicología desde el Caribe N°5. Barranquilla: Universidad
del Norte.

Mayorga, D. (2006). La caricatura política en Colombia. Ejercicio de aplicación del


sistema de categorías de análisis sociológico de Pierre Bourdieu al
fenómeno. Trabajo realizado para la asignatura de Nuevas Tecnologías
de cuarto semestre de la Facultad de Comunicación Social de la
Universidad Externado de Colombia.

Molero, L. (1985). Lingüística y discurso. Ediciones de la Facultad Experimental de


Ciencias. Maracaibo: Universidad de Zulia.

OCDE. (2006). Pisa 2006: Marco de la evaluación. Conocimientos y habilidades


en Ciencias, Matemáticas y Lectura. Programa para la Evaluación
Internacional. Extraído junio 20 de 2009. Disponible en
http://www.icfesinteractivo.gov.co/
O’ Malley, M., Anna, C. (1990). Learning Strategies in Second Language
Acquisition. Cambridge: Cambridge University Press.
Pottier, B.( 1993). Semántica General. Madrid: Editorial Gredos

Paba, C., Cerchiaro, E. y Tapia, E. (2005). Relación entre Niveles de


Pensamiento, Rasgos de Personalidad y Promedios Académicos en
Estudiantes Universitarios. Una Caracterización por Programa Académico.
Santa Marta: Universidad Del Magdalena.

Perez, M. (2003). Leer y escribir en la escuela. Bogotá: ICFES.

Sánchez, M. (1998). Desarrollo de habilidades de pensamiento. Nd: Editorial


Trillas.
Tamayo, E. (1988). La caricatura editorial. La Habana: Pablo de la Torriente

Tebar, L. (2001). El paradigma de la Mediación como respuesta a los desafíos del


Siglo XXI. El paradigma de la mediación cognitiva en cuestiones. Red
Latinoamericana Talento –Red Talento. Consultado el día 24 de octubre
de 2008. Disponible en:
http://www.redtalento.com/Bienvenidos/_Lo_nuevo/V_Congreso/Conferenc
ias/Paradigma/paradigma.html.

VanDijk, T. (1989). La ciencia del texto. Barcelona: Editorial Paidos.

Vilar, J. (2006). Modelos Estadísticos Aplicados. Publicaciones de la UDC,


monografía 101. Recuperado el 3 de febrero de 2010. Disponible en:
http://www.udc.es/publicaciones