Está en la página 1de 47

PRUEBA TESTIMONIAL. Concepto. Naturaleza. Caracteres.

Concepto de
testigos. Clases de testigos. Oportunidad de promoción. Modo de promoción. El
Testigo Único. Admisibilidad de la prueba testimonial. Incapacidad para ser
testigo. Incapacidad absoluta e incapacidad relativa. Tacha de Testigos. Omisión
y juramentos generales de ley. Formalidades del examen. Preguntas de la
contra-parte. Falta de comparecencia.

Qué es la prueba?

Definición: Es aquella actividad que desarrollan las partes con el tribunal para
adquirir el convencimiento de la verdad o certeza de un hecho o afirmación fáctica
o para fijarlos como ciertos a los efectos de un proceso. La prueba es el elemento
procesal más relevante para determinar los hechos, a efectos del proceso ya que
para obtener un fallo al fondo se exige una reconstrucción de los hechos.

Historia: Ya desde el derecho romano existe una elaborada doctrina, recibida en la


legislación, acerca de los medios de prueba. Las pruebas pertenecían al
demandante en virtud del principio "actori incumbit onus probandi" las principales
pruebas eran el escrito y la prueba testifical además del juramento y la pericia.
Iniciados los debates en el proceso, las partes comparecen el día fijado, los
debates se entablan regularmente. Consisten en los alegatos, causae peroratio. Y
en el examen de las pruebas, que cada uno pretenda hacer valer en apoyo de sus
alegaciones. En principio, el que afirma en su beneficio la existencia de un
derecho o de un hecho es quien está obligado a suministrar la prueba. Así pues, el
demandante debe justificar su pretensión. Si no lo consigue, el demandado es
absuelto. Por su parte, el demandado no tiene que hacer prueba directa; su papel
se limita a combatir las suministradas por el demandante. Pero si se opone una
excepción en la demanda, debe a su vez probar los hechos en que se apoya este
modo de defensa, en cuanto a la excepción, desempeña el papel del demandante.

Qué se prueba?
El objeto de la prueba es demostrar la veracidad y certeza de ciertos hechos que
al ser alegados llevan consigo la necesidad de determinar su verosimilitud. La
noción del objeto probatorio es tan amplia como el concepto jurídico que se pueda
tener de los hechos.

Son objeto de la prueba:


1. Los hechos producidos del quehacer humano;
2. Los hechos productos de la naturaleza y en cuya formación no ha habido
presencia humana.
3. El ser humano en su aspecto tanto físico como biológico.
4. Los hechos psíquicos de la personalidad.
5. Los actos voluntarios o involuntarios del individuo que denotan su conducta en
relación con los otros seres.
6. La costumbre.
7. La ley extranjera.
8. Los hechos sociales ya sean presentes o pasados.

Cómo se prueba?

El juez según lo establecido en el artículo 12 del Código de Procedimiento Civil,


sentenciara conforme a lo alegado y probado por las partes en el curso del
proceso. Es decir, que para lograr éxito en sus pedimentos las partes han de llevar
a su conocimiento la verdad de los hechos controvertidos durante el juicio; no
pudiendo la prueba versar sobre otros diferentes de los contenidos en el libelo o
de los alegatos en la contestación de la demanda porque es sobre estos dos
presupuestos o lo que ha de contraerse el debate judicial.

De aquí, la necesidad de que la contestación de la demanda sea lo más clara y


precisa posible, a fin de poder determinarse con exactitud las probanzas a
producir por los litigantes en interés y defensa de sus derechos.

Definición de Testigo
La palabra testigo proviene del vocablo latino testis: “El que asiste” que es el
individuo que expone sobre lo que sabe y ha presenciado, o a escuchado del
relato de terceros, sin ser parte en el juicio. Los testigos presenciales tienen más
valor de credibilidad que los de oídas. Ambos deben dar razón de sus dichos. El
testigo debe limitarse a relatar los hechos sin realizar valoraciones ni
apreciaciones de tipo personal.

En Derecho, el testigo es una figura procesal. Es la persona que declara ante un


tribunal sobre hechos que conoce y que son considerados relevantes por alguno
de los litigantes para la resolución del asunto objeto de controversia. Dicha
declaración recibe el nombre de testimonio. Este medio de prueba existe tanto en
materia civil como en materia penal, aunque la respectiva reglamentación suele
ser diferente.

El testimonio es una de las distintas pruebas que pueden proponerse en un juicio.


Su validez depende de la credibilidad del testigo, que a su vez depende de una
serie de factores como la afinidad o enemistad que pueda tener con alguna de las
partes.

Clasificación de los testigos:

1. Testigos presenciales o de primer grado.


2. Testigo de referencia o de segundo grado, cuando no hayan presenciado el
evento que atestiguan, o simplemente lo conozcan por referencias de otras
personas.

Oportunidad de la promoción de testigos

Artículo 483 CPC Admitida la prueba, el Juez fijará una hora del tercer día
siguiente para el examen de los testigos, sin necesidad de citación, a menos que
la parte la solicite expresamente.
Cada parte tendrá la carga de presentar al Tribunal los testigos que no necesiten
citación en la oportunidad señalada. Puede, con todo, el Tribunal, fijar
oportunidades diferentes para el examen de los testigos de una y otra parte.

En los casos de comisión dada a otro Juez de la misma localidad para recibir la
declaración del testigo, la fijación la hará el Juez comisionado.
Si en la oportunidad señalada no compareciere algún testigo, podrá la parte
solicitar la fijación de nuevo día y hora para su declaración, siempre que el lapso
no se haya agotado.

Los testigos domiciliados fuera del lugar del juicio podrán ser presentados por la
parte para su examen ante el Juez de la causa u otro comisionado del mismo
lugar, a cuyo efecto la parte hará el correspondiente anuncio en el acto de la
promoción. En caso contrario, el testigo rendirá su declaración ante el Juez de su
domicilio o residencia, comisionado al efecto.

La prueba testimonial. Está constituida por la declaración jurada de la persona


que no es parte en el procedimiento y que declara a petición de uno de los
litigantes sobre los hechos que ha presenciado u oído y que son materia de la
controversia.

Importancia. La prueba es importante porque no todos los hechos, sino al


contrario, solo una ínfima parte de ellos, se conservan en documentos o pueden
comprobarse de visu por el juez. En la mayoría de los casos hay que recurrir al
testimonio de otras personas para acreditarlos.

Pero contra su mérito conspiran muchos elementos tanto de orden intelectual


como moral. Las condiciones de inteligencia de la persona, facilidad de
percepción, memoria, su sincera fidelidad a los hechos, y por otra parte la
influencia de la simpatía de la parcialidad y además factores que consiente o
maliciosamente inciden en la declaración de las personas y perturban la
objetividad y realidad de los hechos o francamente los desfiguran.

Caracteres de la prueba testimonial


Es regla general que el testimonio debe limitarse a exponer los hechos percibidos,
y, si emite algún juicio subjetivo, esto formara parte del hecho sobre el cual
testimonia; y de aquí el cuidado del juez en el momento de la valoración. No se
debe tampoco confundir las cuestiones tácticas con las reglas del derecho, las que
no son objeto del testimonio, excepto cuando se trata de probar las costumbres o
leyes extranjeras; pero es regla inmutable que las puras normas el derecho,
tomadas abstractamente como principio o máximas, jamás pueden ser motivo de
testimonio como tampoco lo son de prueba de otra especie.

En sentido estricto, el testimonio es un medio de prueba que consiste en una


declaración de ciencia, representativa, que un tercero hace a un juez con fines
procesales, sobre hechos de cualquier naturaleza. En sentido amplio (que incluye
la declaración de parte que no contiene una confesión) es la declaración que
además de reunir los requisitos anteriores, no perjudica a quien la fórmula es el
proceso en que se aduce como prueba.

Característica de la prueba testimonial.

a) Es un acto jurídico efectuado con pleno conocimiento de causa.


b) Es un acto de tinte procesal, aunque a veces el testimonio es usado en cuestiones
no contenciosas o controvertidas.
c) Es una prueba histórico-personal, indirecta o representativa.
d) Es una narración de hechos de los cuales se tiene conocimientos por haberlos
percibido.

Admisibilidad e inadmisibilidad de la prueba testimonial

En la evolución del derecho puede observarse, que en un principio como ya lo


hemos dicho tuvo gran preponderancia la prueba testimonial, estando en
importancia por encima de la documental; pero con el cambio de las costumbres
se operó igual cosa en el régimen de dichas pruebas, y de aquí que el legislador
haya puesto ciertos límites a su admisibilidad. El código civil patrio ha seguido en
esta materia la huella de los modernos civilistas, condicionando su admisión a
determinados requisitos y siempre en un sentido completamente restrictivo.
La admisibilidad de la prueba testimonial se puede estudiar desde dos fases:

a) Por no haberse promovido en la oportunidad legal señalada en el artículo 482 del


código de procedimiento civil;
b) Por no haber cumplido los requisitos pautados en el referido cuerpo del artículo
482 del texto legal citado, o porque en contravención a lo dispuesto en el artículo
1.387 del código civil se trate de probar la existencia de la extinción de una
obligación cuando el valor del objeto exceda de la cantidad de dos mil bolívares; o
aquello que la modifique, o para justificar lo que se hubiera dicho antes, al tiempo
o después del otorgamiento del instrumento, aunque el valor de la obligación sea
menor de dos mil bolívares.

Según el artículo 1.387 del Código Civil, no es admisible la prueba de testigo para
probar lo contrario de una convención celebrada con el fin de establecerla o
extinguirla, cuando el valor del objeto exceda los dos mil bolívares, pero podrá ser
admisible tendiendo a lo dispuesto en el artículo 1392, cuando hay un principio de
prueba por escrito. El código civil se refiere al acto jurídico, o sea, al contrato
donde está contenida la obligación, y ello nos conduce a estudiar las situaciones
en las que la prueba instrumental esté indicada por la ley como condición esencial
del acto.

De la Prueba de Testigos
Según Código Civil Venezolano

Artículo 1.387.- No es admisible la prueba de testigos para probar la existencia de


una convención celebrada con el fin de establecer una obligación o de extinguirla,
cuando el valor del objeto exceda de dos mil bolívares.
Tampoco es admisible para probar lo contrario de una convención contenida en
instrumentos públicos o privados o lo que la modifique, ni para justificar lo que se
hubiese dicho antes al tiempo o después de su otorgamiento, aunque se trate en
ellos de un valor menor de dos mil bolívares.
Queda, sin embargo, en vigor lo que se establece en las leyes relativas al
comercio.
Artículo 1.388.- La prueba de testigos se admite en el caso de que la acción
exceda de dos mil bolívares, cuando el exceso se deba a la acumulación de los
intereses.
Artículo 1.389.- A quien proponga una demanda por una suma que exceda de
dos mil bolívares, no se le admitirá la prueba de testigos, aun cuando restrinja su
primitiva demanda.

Artículo 1.390.- La prueba de testigos no puede admitirse cuando se demanda


una cantidad menor de dos mil bolívares, si resulta que ésta es residuo o parte de
un crédito mayor, que no está probado por escrito.

Artículo 1.391.- Si en o un mismo juicio se demandan varias cantidades que


reunidas excedan de dos mil bolívares, puede admitirse la prueba de testigos
respecto de los créditos que procedan de diferentes causas o que se hayan
contraído en épocas distintas y si ninguno de ellos excediere de dos mil bolívares.

Artículo 1.392.- También es admisible la prueba de testigos cuando hay un


principio de prueba por escrito. Este principio de prueba resulta de todo escrito
emanado de aquél a quien se le opone, o de aquél a quien él representa que haga
verosímil el hecho alegado.
Es, asimismo, admisible dicha prueba cuando las presunciones o indicios
resultantes de hechos ciertos probados, no por testigos sean bastantes para
determinar la admisión de esa prueba.

Artículo 1.393.- Es igualmente admisible la prueba de testigos en los casos


siguientes:

1º En todos los casos en que haya existido para el acreedor la imposibilidad


material o moral de obtener una prueba escrita de la obligación;

2º Cuando el acreedor haya perdido el título que le servía de prueba, como


Consecuencia de un caso fortuito o de fuerza mayor; y

3º Cuando el acto es atacado por ilicitud de la causa.

Valor probatorio de la prueba testimonial

No es pleno, ya que se deja al juez determinarlo, pero no arbitrariamente, sino


siguiendo la regla de la sana critica, esto es aplicando las reglas lógicas y de
relación entre los diversos testimonios y las demás pruebas actuadas; no influye el
número de testigo, sino la cantidad.

Artículo 507 CPC A menos que exista una regla legal expresa para valorar el
mérito de la prueba, el Juez deberá apreciarla según las reglas de la sana crítica.
Artículo 508 CPC Para la apreciación de la prueba de testigos, el Juez
examinará si las deposiciones de éstos concuerdan entre si y con las demás
pruebas, y estimará cuidadosamente los motivos de las declaraciones y la
confianza que merezcan los testigos por su edad, vida y costumbres, por la
profesión que ejerzan y demás circunstancias, desechando en la sentencia la
declaración del testigo inhábil, o del que apareciere no haber dicho la verdad, ya
por las contradicciones en que hubiere incurrido, o ya por otro motivo, aunque no
hubiese sido tachado, expresándose el fundamento de tal determinación

Esquema sobre las causas que inhabilitan al testigo

-El menor de doce años (art 477 CPC)


-Los entredichos por causa de demencia (art 477 CPC)
-Quienes hagan profesión de testificar en juicio (art 477
Absolutas
CPC)
-El familiar directo y el cónyuge (art 479 CPC)
-El sirviente doméstico (art 479 CPC)

-El magistrado en la causa que está conociendo


-El abogado o apoderado por la parte a quien represente
-El vendedor, en causa de evicción, sobre la cosa vendida
-Los socios, en asuntos que pertenezcan a la compañía
Relativas -El heredero presunto o donatario
El que tenga interés aunque sea indirectamente en las
resultas del pleito
El amigo íntimo en favor de su amigo
El enemigo contra su enemigo.

La Tacha de Testigos

 Se le imputa al testigo un hecho que constituye causal de sospecha por falsedad o


inhabilidad. (No aplica en la LOPNNA).
 La Falsedad (No está prevista en el CPC)

 Art. 500 CPC (Tacha por el propio promovente).

 En general, quien tacha es la parte contraria

 Lapso: 5 días luego de la admisión del testigo.

 La tacha no impide que el testigo declare Sustanciación: Artículo 501 CPC

Artículo 499 CPC La persona del testigo sólo podrá tacharse dentro de los cinco
días siguientes a la admisión de la prueba. Aunque el testigo sea tachado antes de
la declaración, no por eso dejará de tomársele ésta, si la parte insistiere en ello. La
sola presencia de la parte promovente en el acto de la declaración del testigo, se
tendrá como insistencia.

Artículo 500 CPC No podrá tachar la parte al testigo presentado por ella misma,
aunque la contraria se valga también de su testimonio, a menos que se le haya
sobornado, caso en el cual su testimonio no valdrá en favor de la parte que lo
hubiere sobornado.

Artículo 501 CPC Propuesta la tacha, deberá comprobársela en el resto del


término de pruebas, admitiéndose también las que promueva la parte contraria
para contradecirla.

Juramentos generales, omisiones

Artículo 486 CPC El testigo antes de contestar prestará juramento de decir


verdad y declarará su nombre y apellido, edad, estado, profesión y domicilio y si
tiene impedimento para declarar, a cuyo efecto se le leerán los correspondientes
artículos de esta sección.

Artículo 494 CPC Las personas cuyo testimonio se necesitare en juicio, deberán
comparecer precisamente, sin necesidad de previa licencia de sus respectivos
superiores, pero dando aviso anticipado a éstos, a rendir declaración ante el
Tribunal y no podrán excusarse por razón de privilegio ni por ninguna otra causa.
Los contumaces pagarán una multa que no exceda de mil bolívares o arresto
proporcional.

Artículo 495 CPC Se exceptúan de lo dispuesto en la parte primera del artículo


anterior: El Presidente de la República o quien hiciere sus veces; los Ministros, los
Senadores y Diputados al Congreso de la República durante el período de
inmunidad, los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, los Gobernadores de
Estados, de Territorios Federales y del Distrito Federal, los Arzobispos y Obispos
titulares de Arquidiócesis y Diócesis, y los integrantes del Alto Mando Militar.
Las partes podrán pedir que las personas exceptuadas contesten por oficio o
escrito dirigido al Tribunal, los puntos del interrogatorio y las preguntas escritas
que presentare la parte promovente, o que rindan su declaración ante el tribunal
constituido, en la morada del testigo, debiendo entonces éste responder a las
preguntas verbales que le haga la otra parte.
Los Jefes de Misiones Diplomáticas y aquellos de sus empleados que gocen de
extraterritorialidad, no están obligados a testificar. Cuando espontáneamente
consientan en ello, el Tribunal les librará una rogatoria a los efectos del párrafo
anterior.

Formalidades el examen de testigo

Artículo 485 CPC Los testigos serán examinados en público, reservada y


separadamente unos de otros. El interrogatorio será formulado de viva voz por la
parte promovente del testigo o por su apoderado. Concluido el interrogatorio, la
parte contraria o su apoderado, podrá repreguntar de palabra al testigo sobre los
hechos a que se ha referido el interrogatorio u otros que tiendan a esclarecer,
rectificar o invalidar el dicho del testigo. Cada pregunta y repregunta versará sobre
un solo hecho.

En todo caso, el Juez podrá considerar suficientemente examinado el testigo y


declarar terminado el interrogatorio. La declaración del testigo se hará constar en
un acta que firmarán el Juez, el Secretario, el testigo y las partes o sus
apoderados presentes, salvo que se haga uso de algún medio técnico de
reproducción o grabación del acto, caso en el cual se procederá como se indica en
el artículo 189 de este Código.

Articulo. 492 CPC


El acta de examen de un testigo contendrá:

1° La indicación del día, hora, mes y año en que se haya verificado el examen del
testigo y la del diferimiento que se haya hecho para otro día si no se hubiere
concluido la declaración en el mismo.

2° La mención de haberse llenado los requisitos del artículo 486.


3° Las contestaciones que haya dado al interrogatorio, y las razones en que haya
fundado su dicho.

4° Las preguntas que le haya dirigido la parte contraria, su representante, o el


Juez, y las respectivas contestaciones.

5° Si el testigo ha pedido indemnización, y cuál haya sido la cantidad acordada.


6° La constancia de haberse dado lectura a la deposición, la conformidad que
haya prestado el testigo, o las observaciones que haya hecho.

7° Las firmas del Juez y su Secretario.

8° La firma del testigo, si supiere y pudiere firmar, o la constancia de que no sabe


o no puede hacerlo.

9° Las firmas de los intérpretes, si los hubiere y las de las partes y apoderados
que hayan asistido al acto.

Preguntas de la contra-parte
El interrogatorio será formulado de viva voz por la parte promovente del testigo o
por su apoderado. Concluido el interrogatorio, la parte contraria o su apoderado,
podrá repreguntar de palabra al testigo sobre los hechos a que se ha referido el
interrogatorio u otros que tiendan a esclarecer, rectificar o invalidar el dicho del
testigo. Cada pregunta y repregunta versará sobre un solo hecho.
En todo caso, el Juez podrá considerar suficientemente examinado el testigo y
declarar terminado el interrogatorio.

Falta de comparecencia.

Artículo 496 CPC Si el testigo justificare que no pudo presentarse el día señalado,
el Tribunal lo eximirá de la pena, después de que haya dado su declaración en la
causa.

CONCLUSIONES

La palabra testigo proviene del vocablo latino testis: “El que asiste” que es el
individuo que expone sobre lo que sabe y ha presenciado, o a escuchado del
relato de terceros, sin ser parte en el juicio. Los testigos presenciales tienen más
valor de credibilidad que los de oídas. Ambos deben dar razón de sus dichos. El
testigo debe limitarse a relatar los hechos sin realizar valoraciones ni
apreciaciones de tipo personal.

Fue conocida esta prueba desde épocas muy tempranas, y muy utilizada en los
primeros sistemas procesales romanos (legis actiones y sistema formulario). Al ser
estos procedimientos orales, salvo en el segundo que contaba con la fórmula
escrita, la declaración de los testigos tenía gran respeto, siendo la posibilidad de
presentar testigos, ilimitada en su número. En el Bajo Imperio, con el sistema
extraordinario, perdió un poco su notoriedad, limitándose el número, a los que los
jueces estimen necesarios, aunque Justiniano reconocía que a veces es el único
medio de prueba con que se cuenta, para sacar a la luz la evidencia. Cuando
varios testigos coinciden en su declaración, se llaman testigos contestes, y la
prueba alcanza más crédito.

El problema de este medio probatorio es la credibilidad de los testigos, y por eso


no fue aceptada como único medio, y aunque el Derecho Canónico amplió las
tachas para impedir falsos testimonios, el problema continuó, y el sistema de
tachas fue poco a poco excluido.

La mayoría de las legislaciones actuales en el proceso civil rechazan el testimonio


del cónyuge y de los parientes más próximos. En la mayoría de las legislaciones
no pueden ser testigos los menores de 14 años, los parientes próximos, los que
sufran de alteraciones mentales y los condenados por falso testimonio. Las partes
deben alegar la falta de idoneidad del testigo y los jueces deben apreciar el
testimonio teniendo en cuenta todo lo que tienda a aumentar o disminuir la fuerza
de las declaraciones.

La función de testigo es una carga pública que se hace bajo juramento de decir la
verdad, y el que es citado como testigo debe comparecer. De ahí la gran
importancia de la prueba testimonial.
Concepto. Características. Naturaleza

En la amplia gama de medios probatorios que pueden ser utilizados por las partes en
el transcurso del proceso judicial para la demostración de los hechos de carácter
controvertido, se encuentran la declaración de terceros ajenos al mismo, lo que viene a
constituirse como la prueba testimonial, donde esa declaración que rinde el tercero podría
llevarse al proceso como un medio de prueba para construir hechos, de manera que la
prueba por testimonio resulta una de las declaraciones a través de las cuales se aportan al
proceso la demostración de los hechos que se controvierten.
En el proceso, la prueba testimonial, puede aportar demostración de hechos a través
de la narración que sobre los mismos hace un tercero, por tener conocimientos de ellos,
bien por haberlos presenciados o percibido. Por otra parte la prueba testimonial ha sido
considerada como una de las pruebas que más desconfianza e incertidumbre genera tanto en
los litigantes como el operadores de justicia, pues se trata de la narración de hechos pasados
que en el presente y específicamente en el proceso judicial, se discuten, donde juega papel
preponderantemente la memoria de aquel sujeto ajeno a la litis que presencio los hechos o
simplemente los percibió a través de su actividad sensorial, el cual es traído al proceso para
que cuente o narre su historia sobre los hechos debatidos, y así demostrar con su narración
el modo, tiempo y lugar en que ocurrieron los hechos. Ahora bien, es importante acotar que
el transcurso del tiempo desde el momento en que ocurrieron los hechos que serían
narrados en el juicio, provoca desconfiabilidad debido al olvido que se produce en la
memoria y que puede en definitiva influir inevitablemente, aunque la prueba de testigos es
poco confiable, aun cuando es unos de los métodos más antiguos usados por el derecho,
tampoco en menos ciertos que por ejemplo en materia laboral esta prueba resulta
indispensable.

Para Hernando Deivis Echandía, en sentido estricto, testimonio en un medio de


prueba que consiste en la declaración representativa que una persona, que no es parte, en el
proceso donde se aduce, hace el juez, con fines procesales, sobre lo que sabe al respecto a
un hecho de cualquier naturaleza. Por otra parte también acota que testimonio
es una declaración representativa de hechos, que bien pueden hacer las partes o terceros,
siendo que de provenir la declaración de las partes, se estará ante la presencia de una
confesión o de una mera declaración o testimonio general, en la medida que la misma
perjudique o beneficie al declarante. Además agrega el mimos autor, que el testimonio es
un medio de prueba de los que llaman indirectas, pues el juzgador no percibe los hechos
directamente sino mediante la representación que hace el tercero ajeno al proceso, incluso
la misma parte, vale decir, que los hechos son percibidos mediáticamente; personales, ya
que emana directamente de los sujetos; e históricas, pues mediante ellas se reconstruyen o
reproducen los hechos pasados que fueron percibidos por el testigo.
En cambio para Bello Lozano, el testimonio lo define como un acto procesal
mediante el cual una persona lleva al conocimiento del órgano jurisdiccional, su
conocimiento sobre ciertos hechos que ha percibido por medio de sus sentidos.

Dentro de los elementos característicos de la prueba de testigos encontramos los


siguientes:
 Es un medio de prueba judicial, de manera que tiene por finalidad demostrar hechos
controvertidos o discutidos en el proceso judicial, para que puedan establecerse o
fijarse los hechos que servirán de premisa menor del silogismo judicial.
 Es un medio de prueba indirecto, pues el operador de justicia no percibe los hechos
directamente, sino de manera mediata, mediante la deposición del testigo que
reconstruye o representa los hechos pasados ocurridos y controvertidos en el
presente; personal, pues es realizado directamente por un tercero ajeno al proceso –
persona física-; histórico, pues mediante el relato del tercero se reconstruye o
representa en el proceso la ocurrencia de hechos pasados que en el presente –en el
proceso- de debaten.
 Es una declaración que realiza un tercero imparcial, ajeno al proceso, realizada en
forma consciente, vale decir, una declaración de ciencia ausente de elementos
externos o internos que alteren la representación o reconstrucción de los hechos
a través del dicho, así como de elementos que afecten la capacidad del sujeto en
percibir los hechos.
 El testimonio recae sobre hechos pertinentes y relevantes a la causa donde se rinde.
 Los hechos sobre los cuales dispone el testigo son hechos pretéritos o pasados que
son debatidos en el proceso presente, que pueden o no subsistir al momento de
rendirse la declaración, de representarse o de reconstruirse en el proceso mediante la
declaración.
 Los hechos pertinentes, relevantes y pasados deben haber sido percibidos por el
tercero que los reconstruye o representa en el proceso judicial, por conducto de
cualquiera de sus sentidos.
 Como medio de prueba tiende a formar el convencimiento del operador de justicia,
sobre la ocurrencia de hechos pasados percibidos por el testigo, que le son llevados
mediante el relato que reconstruye o representa los mismos.

En conclusión, para ser testigo en el proceso judicial, originalmente se requiere


tener conocimiento de los hechos que quieren se reconstruyan o representen por medio de
la narración del tercero, por haberlos percibido, pero realmente, el conocimiento o
percepción de los hechos, bien en forma directa o indirecta, no es el elemento esencial para
poder decir que un sujeto es testigo, pues esto más bien atañe a la apreciación y valoración
del contenido de la declaración del testigo. Para ser testigo o adquirir la condición de
testigo, es necesario que las partes lo propongan como tal en el proceso judicial, es en ese
momento, cuando la prueba es propuesta y el testigo es llamado o debe ser traído por las
partes para deponer sobre lo que sabe de los hechos que se controvierten, o cuando es
llamado por el operador de justicia a través de su actividad probatoria oficiosa, que ese
tercero adquiere la condición o calidad de testigo, un ejemplo de ello lo encontramos en el
artículo 514 ordinal 1º.

En cuanto a la naturaleza de la prueba de testigo, encontramos que para los


doctrinarios indefectiblemente tiene una naturaleza procesal y probatoria, pues el testigo
fuera del proceso no tiene significación alguna, quien percibe o capta determinados hechos
en un momento especifico, no puede considerársele como testigo y sus eventuales
dichos como prueba judicial, por el contrario, la calidad o condición de testigo se adquiere
en el momento en que las partes, en el proceso judicial, lo proponen como tal, por
supuestamente tener conocimiento de hechos pasada que requieren ser representados o
reconstruidos en el presente.

Por otro lado la prueba de testigo también es de naturaleza indirecta, pues los
hechos no son percibidos directamente por el juzgador, sino de manera mediata, por
conducto del relato o narración del testigo; es de naturaleza histórica, pues a través de la
narración se representan y reconstruyen hechos pasados que se debaten en el presente; y por
último es de naturaleza personal, pues emana de terceros ajenos al proceso y
excepcionalmente –como ya se ha señalado- de las partes cuando no contienen
significación probatoria o no contienen el reconocimiento de los hechos perjudiciales.

Objeto del Testimonio y Finalidad de la Prueba Testimonial

La prueba por testigo o testimonial, como todos los medios probatorios judiciales,
tiene por finalidad acreditar los hechos controvertidos o debatidos en el proceso, para que
puedan tenerse como establecidos o fijados, constituyendo la premisa menor del silogismo
judicial, en otros términos, la prueba por testimonio tiende a producir certeza en el
juzgador, sobre la existencia u ocurrencia de hechos debatidos en la contienda judicial, para
así influenciar en su ánimo, pero en cuanto al objeto del testimonio, el mismo recae sobre
hechos que puedan haber sido presenciados por el testigo, realizados por este o
simplemente percibidos mediante su actividad sensorial, de allí que para hablar de la
existencia del testigo no se requiera que éste tenga o no conocimiento de los hechos, pues
ello se refiere a la eficacia probatoria del medio. Luego, el testimonio recae y tiene por
objeto los hechos que perciba el testigo, que serán representados o reconstruidos en el
proceso judicial a través de su dicho o narración.

Por ello encontramos que el objeto de la prueba testimonial son los hechos, pero no
cualquier tipo de hechos, se trata entonces de hechos pasados, vale decir, antes del proceso
judicial, pues la prueba testimonial es una prueba histórica, no importando que el hecho
pueda todavía existir al momento de producirse el discurso narrativo judicial, incluso,
puede recaer el testimonio sobre hechos presentes o contemporáneos con el proceso
judicial, pero siempre anteriores a la declaración. Luego, estos hechos pueden ser de
cualquier naturaleza, cosas, lugares, objetos, personas, animales, aspectos físicos, estados
anímicos o aspectos sicológicos externos.

Al respecto del objeto de la prueba de testigo, resulta pertinente traer a colación el


siguiente criterio jurisprudencial:
…”De conformidad con el artículo 482 del Código de Procedimiento Civil,
promueven la testimonial del ciudadano… para que “…rinda declaración en la
audiencia oral y pública”. En lo que respecta a esta testimonial, la Sala observa
que la parte promovente no especificó el objeto del testimonio, de conformidad
con lo previsto en el Art. 482 del C.P.C., por ello la Sala inadmite dicha prueba
por ser manifistamente ilegal, al no permitirle a la parte demandada controlar de
qué tratará la declaración que se pretende rinda el prenombrado ciudadano…”
Sentencia, Sala Constitucional, 02 de marzo de 2005, Ponente Magistrado Dr.
Jesús Eduardo Cabrera Romero, Horacio Serrano en Amparo, Exp. Nº 04-107,
S. Nº 0134.

Clases de Testigos

1) Testimonio de parte y testimonio de terceros: Si bien es cierto que la prueba de


testimonio se refiere a la declaración que hace un tercero ajeno al proceso e
imparcial, sobre hechos pasados que puedan existir en el presente –cuando se
depone- que fueron percibidos por el testigo a través de su actividad sensorial,
tampoco es menos cierto que las partes en algún momento del proceso sean las que
rindan alguna declaración que no le sea desfavorable o favorables a su contraparte,
vale decir, realizan su declaración pro se o en su beneficio, que al no poder
constituir confesiones, son consideradas declaraciones o testimonios de parte que
pueden ser apreciados libremente por el operador de justicia, de allí que en forma
general podamos hablar de testimonio de partes y de terceros.

2) Testimonio y testigo original o de oídas: Se refiere a la manera de cómo el testigo


haya percibido los hechos, es decir, si fue directamente por éste a través de su
actividad sensorial, por haberlo realizado o presenciado o que solo haya tenido
conocimiento de los mismos por haberlos oídos cuando les fueron narrados por otro
sujeto.
3) Testimonios y testigos procesales ordinarios y de los actuarios: Se refieren los
primeros a aquellos testigos que declaran en el proceso con fines probatorios, para
demostrar hechos debatidos o controvertidos que han percibido por medio de sus
sentidos, en tanto que los actuarios procesales, se refieren a aquellos sujetos que
sirven en el acto para dejar constancia de su realización o de cualquier otro aspecto
del acto, y por tal motivo no tienen fines probatorios más que servir para demostrar
la ocurrencia de la actividad procesal.

4) Testigos mencionados: Son aquellos sujetos que sin ser parte en el proceso judicial,
son mencionados en las actas del proceso como personas que conocen o tienen
conocimiento de los hechos que se debaten, bien porque simplemente se hayan
mencionado p promovido como testigos en su oportunidad y por alguna razón o
circunstancia no comparecieron. En estos casos si el Juez lo considera pertinente lo
llamara de oficio para que declara tal y como lo establece el artículo 401 en su
ordinal 3º del Código de Procedimiento Civil.

5) Testigos plurales y únicos: Cuando en el proceso declaran varios testigos que


percibieron el hecho que se controvierte, se habla de pluralidad de testigos, pero
cuando ha sido una sola persona se habla de testigo único.

6) Testigos pertinentes e impertinentes: Esta clase de testigos y testimonios se refieren


realmente a la prueba judicial, vale decir, si la misma tiene por objeto demostrar
hechos controvertidos o no, estaremos en presencia de testimonios y testigos
pertinentes o impertinentes.

7) Testimonio y testigo técnico: También llamado testigo-perito, testigo experto o


calificado, es aquel que en su discurso judicial narrativo, representa o reconstruye
los hechos pasados que pueden subsistir en el presente, al momento del testimonio,
que se realiza por conducto de la deposición o declaración de ciencia o
conocimiento, referidos a hechos debatidos o controvertidos entre las parte, que han
percibido o captado, a través de su actividad sensorial, gracias a los conocimientos
científicos, técnico o especiales que tiene de determinada área del conocimiento, sin
los cuales hubiera sido imposible deducir o apreciarlos y que son explicados
valiéndose de ese conocimiento especial. Por tales motivos es preciso resaltar que el
testigo técnico, se considera como un medio de prueba judicial, que pudiera
establecerse como una especie dentro del género, que además los hechos sobre los
cuales declara y que son debatidos en el proceso judicial, son percibidos por sus
sentidos, en virtud y gracias al conocimiento que tiene sobre materias científicas o
técnicas que le permiten apreciar y comprender aquellos hechos que serian difícil o
imposibles percibirlos o entenderlos por parte de aquellas personas carentes de estos
conocimientos, y por último esos conocimientos especiales científicos y técnicos
que poseen, son los que les permite ser caracterizados de esa manera
independientemente del lenguaje técnico que manejen.

Requisitos de la Prueba de Testigos

Requisitos de existencia:

1) Debe referirse a una declaración personal: El testimonio, como medio de prueba


judicial, debe ser rendido directamente por la persona que percibió, presenció, oyó,
o realizó los hechos que se debaten en la contienda judicial, lo que involucra que no
puede rendirse la declaración reconstructiva o reproductiva de los hechos pasados,
mediante mandatarios o representantes, debe tratarse de un testimonio personal de
quien se dice percibió en forma directa o indirecta los hechos anteriores debatidos
en la dialéctica del proceso, vale decir, que el testimonio realizado en nombre de
otro no existe.

2) Debe tratarse de la declaración de un tercero ajeno al proceso: ya se ha dicho que el


testimonio es un medio de prueba judicial consistente en la declaración que un
tercero ajeno al proceso, hace sobre hechos que ha percibido y que se debaten en el
proceso, aun cuando, en sentido general puede hablarse que las partes al narrar
hechos que le favorecen, también producen testimonio de parte –no confesiones-.
Luego en sentido estricto y en cuanto a la prueba en estudio, debe tratarse de una
declaración de quien no es parte en el proceso judicial, aun cuando la declaración de
las partes, a favor o en contra pueden ser tomadas como testimonios en otros
procesos donde no sean partes.

3) Debe tratarse de un acto realizado en sede judicial: Debido a que el testimonio es un


medio de prueba judicial, como tal, su existencia solo se da en la medida que exista
un proceso donde se proponga y produzca o materialice, pues como medio de
prueba judicial, tiene por finalidad convencer el ánimo del juzgador, crearle certeza
sobre los hechos que ha percibido, para que sean fijados y tenidos como
establecidos en el fallo judicial, lo que se traduce, que el acto testimonial, es un acto
netamente procesal, aun cuando es viable que puede realizarse en sede de
jurisdicción voluntaria o judicial –o ante notarios- justificativos para perpetua
memoria, pero que en todo caso, al ser llevados al proceso, deben ser ratificados
para su control y contradicción, convirtiéndose en definitiva en un acto procesal.

4) Debe versas sobre cuestiones de hecho y que además deben haber ocurrido antes de
la declaración: como todo medio de prueba judicial, la testimonial debe recaer sobre
hechos o cuestiones de hecho, aun cuando el testigo pueda expresar en sus
declaraciones, calificaciones jurídicas permisibles que no invalidan la prueba
judicial, así como juicios de hecho, calificaciones, percepciones o deducciones que
no invadan el campo de la experticia cuando se trate de testigos técnicos, o que no
contengan criterios subjetivos personales, circunstancias éstas que más bien afectan
la eficacia de la prueba no su existencia. Es por ello que el testimonio debe tener por
objeto hechos, sean o no controvertidos, pues ello también afecta la eficacia de la
prueba, así como también la declaración debe tratarse de hechos pasados, vale decir,
ocurridos antes de producirse la declaración, más no puede recaer sobre hechos
futuros como la experticia.

5) Debe tener significación probatoria: El último de los requisitos de existencia es


precisamente que la narración o discurso narrativo del testigo, tenga significación
probatoria, demostrando a través de la reproducción o reconstrucción de los hechos,
hechos que se discuten o controvierten en el proceso donde se rinda la declaración
del tercero, de manera que la prueba por testigo es una prueba dirigida a formar la
convicción del operador de justicia

Requisitos de Validez:

1) Que la prueba sea legalmente propuesta y ordenada: La prueba de testigo, debe


indefectiblemente producirse su proposición en forma legal, vale decir, en los lapsos
legales, cumpliendo con los requisitos de proponibilidad y admisión, acto seguido
del cual, el Tribunal deberá verificar si la prueba propuesta es legal, pertinente,
relevante, conducente o idónea, tempestiva, licita y si se encuentra regularmente
propuesta, caso en el cual deberá providenciar la misma fijando la oportunidad para
la celebración del acto de evacuación de la prueba por testimonio. Luego en materia
civil, mercantil, administrativa, tributaria, agraria, laboral y de niños, niñas y
adolescentes, regidos por el principio dispositivo atenuado o penetrado por el
inquisitivo, las pruebas deben ser propuestas por las partes, salvo la actividad que
probatoria que se le permite al operador de justicia.

2) Legitimación para proponer la prueba testimonial, para admitirla, evacuarla o


recibirla y apreciarla: El primer punto se refiere a la legitimación del sujeto en el
proceso judicial para solicitar o proponer la prueba por testigos, lo cual nos ubica
generalmente en la persona del apoderado judicial, quien teniendo facultad para
defender a su patrocinado en el proceso, no requiere de facultad expresa para poder
proponer pruebas, pues se entiende que se tratan de facultades implícitas o tacitas
que lo legitiman para proponer, oponerse e intervenir en la evacuación de cualquier
medio de prueba producido en el proceso. Luego, en cuanto a la legitimación del
órgano jurisdiccional para proponer la prueba, admitirla, evacuarla y apreciarla, y
para ordenarla, se refiere a la competencia y facultad del órgano jurisdiccional, pues
en relación a la proposición de la prueba por testigos por parte del órgano
jurisdiccional, debe estar facultado por la ley para tal acto.
3) Capacidad o habilidad jurídica del testigo: Este requisito de validez se refiere a las
inhabilidades absolutas o relativas de los sujetos para ser testigos en los procesos
judiciales o en toda clase de procesos judiciales, pues existen persona que nunca
pueden declarar en un juicio, como es el caso del entredicho, demente, sordomudo,
el imbécil, el niño o niña que no tenga discernimiento, en tanto que existen sujetos
que no pueden declara en determinados juicios, como lo son los cónyuges, socios,
amigos, parientes, enemigos, entre otros sujetos.

4) Debe referirse a un acto consciente y libre de coacción: Este requisito se refiere a


que la prueba de testigos se considera una declaración de ciencia o conocimiento,
que se realiza en forma consciente, de manera que no se trata de una declaración de
voluntad, sino de conocimiento sobre los hechos que ha percibido el testigo y que
conoce, lo que involucra que no deben existir elementos internos o externos que
afecten la conciencia del testigo, sean temporales o transitorios, ni elementos de
fuerza, coacción física o sicológica que afecten la conciencia del testigo para narrar
los hechos.

5) La declaración debe realizarse previo juramento de ley: El juramento –se dice-


constituye uno de los requisitos de validez de la prueba por testigos, siendo una
garantía de veracidad u honestidad que tendrá el testigo al declarar, que se encuentra
regulado en el artículo 486 del Código de Procedimiento Civil. El juramento
constituye el elemento comprometedor de la verdad, el elemento que se utiliza para
comprometer al testigo a decir la verdad o lo que cree que es verdad de los hechos
que percibió mediante su actividad sensorial, que serán reconstruidos en el discurso
narrativo que haga. Por otra parte existen autores que sostienen que la
juramentación no es garantía de verdad, sinceridad y seriedad de la declaración de
un testigo y su ausencia, no exime al testigo de su responsabilidad de decir la verdad
o lo que cree es la verdad. Al respecto resulta oportuna revisar el siguiente criterio
jurisprudencial:

…”La sala reitera este precedente jurisprudencial y deja sentado que el juramento
del testigo es una forma procesal establecida para la validez de esa prueba en el Art.
486 del C.P.C., que debe constar por escrito de conformidad con lo previsto en el
Art. 492 Ord. 2º eiusdem, en cuyo cumplimiento está interesado el orden
público…” Sentencia Sala de Casación Civil, 29 de marzo de 2005, ponente
Magistrado Dra. Isabel Pérez de Caballero, Juicio Asociación Civil Provivienda
“OCVFSE” Vs, José Manuel Giménez Herrera, Exp. Nº 03-0778, S.RC. Nº 0042.

6) La prueba debe cumplir los demás requisitos de modo, lugar y tiempo: Para la
validez de la prueba por testimonio, deben conjugarse los elementos de modo,
tiempo y lugar para la celebración del acto de declaración o deposición de testigo,
sin lo cual la prueba no resulta válida, so pena de incurrir en violación de norma
jurídica expresa contentiva del establecimiento de las pruebas, especialmente la
prueba en estudio, conforme a lo previsto en el artículo 320 del Código de
Procedimiento Civil.

7) Ausencia de elementos que invaliden el proceso y consecuencialmente la prueba:


Este requisito se refiere a que la prueba de testimonio se haya producido en un
proceso inmaculado y limpio, incluso, que la prueba sea limpia o inmaculada,
lógicamente que ésta será nula, mas si existe la nulidad de las actas del proceso y la
consecuente reposición de la causa, puede que la prueba como tal no se afecte por
haberse garantizado en la misma los derechos constitucionales de control y
contradicción.

Requisitos de eficacia:

1) La conducencia e idoneidad de la prueba: Se refiere a que la prueba sea viable para


demostrar el hecho concreto de que se trate, es decir que si el hecho que se pretende
demostrar, el ordenamiento jurídico ya le ha establecido exigencias para su
verificación como lo es por ejemplo probar la existencia de una garantía hipotecaria
o de unas capitulaciones matrimoniales, ya que están deben ser probas mediante la
prueba instrumental, no siendo en consecuencia la prueba de testigo idónea para
demostrar tales hechos. Es por ello que uno de los requisitos de admisibilidad de la
prueba de testigo es que se identifique el objeto con el que fue propuesta, lo que se
traduce en que la parte promovente tendrá que indicar que hechos controvertidos,
discutidos o debatidos pretende demostrase con la prueba de testigo.
2) Pertinencia del hecho objeto del testimonio y que el mismo sea útil: Resulta otro de
los elementos esenciales de toda prueba judicial, que en el proceso el objeto de la
prueba judicial son los hechos de carácter controvertido, vale decir, discutidos, no
aceptados expresa ni tácitamente, que son el presupuesto de la norma que consagra
la consecuencia jurídica constitutiva, extintiva, impeditiva, modificativa que
aplicará el operador de justicia para resolver el conflicto judicial, de manera que
solo los hechos discutidos serán tema de la prueba judicial y siendo la declaración
testimonial un medio de prueba judicial, no escapa de la pertinencia que debe recaer
sobre los hechos que se reconocen, sin lo cual la prueba no será eficaz.

3) Que la declaración tenga causa y objeto licito, no siendo dolosa o fraudulenta: Este
requisito trasciende a todas las pruebas judiciales, pues trata de un precepto
constitucional que prohíbe la prueba ilícita –artículo 49.5 Constitucional-

4) Que el testigo no adolezca de falta total o de defectos del órgano por medio del cual
percibió o dice haber percibido los hechos: Es lógico que el testigo no resulta
apreciable si declara haber visto los hechos que se debaten en el proceso, cuando
para el momento de su ocurrencia era ciego: o que oyó los hechos, cuando desde
nacimiento es sordo, vale decir, que la prueba no es eficaz cuando el testigo adolece
o tiene problemas con los sentidos que puedo haber utilizado para captar los hechos.

5) Que el hecho sea metafísica o físicamente posible: si el hecho sobre el cual recae la
declaración testimonial resulta contrario a las leyes naturales o aparece como
imposible de haber ocurrido, lógicamente que resulta ineficaz la prueba, como sería
el caso de viajar de Maracaibo a Caracas en un día a pie.

Limitaciones a la Prueba de Testigos. Excepciones a esas Limitaciones.


Las pruebas por testigos, como todas las pruebas establecidas en nuestro sistema
probatorio y procesal, tienen por objeto llevar al proceso, más aun al operador de justicia, la
demostración de existencia o inexistencia de los hechos que se debaten en la dialéctica
procesal, para producir la convicción del operador de justicia, para que fije o establezca los
hechos que servirán para su pronunciamiento.
La legislación ha establecido presupuestos procesales para la idoneidad e ilegalidad
en cuanto al uso de la prueba testimonial por las partes y es lo que la doctrina ha
denominado “limitaciones a la prueba testimonial” en lo que respecta a demostrar ciertos
hechos, entre estas limitaciones encontramos las siguientes:

1) Limitación de la prueba testimonial en razón del valor de las obligaciones: Esta


primera limitación a la prueba testimonial, se encuentra regulada en el artículo
1.387 del Código Civil, referido a la inadmisibilidad de la misma para demostrar la
existencia de una convención celebrada con el fin de establecerse una obligación o
extinguirla, cuando su valor excede de la cantidad de dos mil bolívares. Esta
ilegalidad de la prueba de testigo, puede ser opuesta por la contraparte o también
puede ser declarada oficiosamente por el operador de justicia, al tratarse de una
prueba manifiestamente ilegal.
Por otro lado, esta limitación –siguiendo los estudios de Devis Echandía- no puede
aplicárseles a terceros ajenos al contrato o convención, pues se encuentra limitada a
convenciones que presupone referido a las partes involucradas en la misma, bien
para constituir o extinguir obligaciones, circunstancia ésta que pudiéramos
sustentarlo en el contenido del artículo 1.360 del Código Civil, donde al tercero se
le permite demostrar la simulación con cualquier medio probatorio, incluso la de
testigos, así como la imposibilidad que tendría este para suministrar la prueba
escrita que fuera contra la constitución o extinción de una obligación mayor a dos
mil bolívares hoy en día dos bolívares, conforme a lo previsto en el articulo 1393
eiusdem.

2) Limitación a la prueba de testigo en razón de la existencia de la prueba


instrumental: Otras de las limitaciones de admisibilidad por ilegalidad de la prueba
por testigo, se refiere a la relación con la prueba instrumental, tal como lo regula el
artículo 1.387 del Código Civil, que señala.
“…Tampoco es admisible para probar lo contrario de una convención contenida en
instrumento públicos o privados o lo que la modifique, ni para justificar lo que se
hubiese dicho antes, al tiempo o después de su otorgamiento, aunque se trate en
ellos de un valor menor a dos mil bolívares…”

Excepciones a la Limitación de la Prueba Instrumental

Las limitaciones que fueron analizadas en el punto anterior, referidas a la ilegalidad


de la prueba de testigos cuando se trate de convenciones o contratos celebrados para
constituir o extinguir obligaciones, cuyo objeto exceda de dos mil bolívares (hoy en día dos
bolívares) y en los casos de la existencia de una prueba instrumental, encuentran a su vez
una excepción en nuestra legislación, que hace en los casos señalados admisible la prueba
testimonial, entre estas excepciones tenemos:

1) La existencia de un principio de prueba por escrito: Esta primera excepción a la


prueba testimonial, se encuentra regulada en el artículo 1.392 del Código Civil, y se
encuentra referida a que la misma resulta admisible, cuando exista un principio de
prueba por escrito, vale decir, de cualquier escrito que emane del contendor judicial
de aquel que propone la prueba, o de su representante, que haga verosímil, es decir,
creíble, posible el hecho que trate de demostrarse con la prueba testimonial.
También resulta admisible, dicha prueba, cuando las presunciones o indicios
resultados de hechos ciertos probados, no por testigos, sean bastantes para
determinar la admisión de la prueba.
Para que pueda hablarse de principio de prueba por escrito que haga viable la
excepción a la limitación de admisión de la prueba de testigos, se requiere que
concurran los siguientes elementos: a) Que provenga de aquel que se le opone, es
decir, del contendor judicial de quien la aporte, de su causahabiente o representante;
y b) Que el escrito haga verosímil, viable o probable el hecho alegado que pretende
demostrarse con la prueba de testigos.
2) Existencia de indicios o presunciones resultantes de hechos ciertos y probados, que
lleven al juzgador a establecer la necesidad de admitir la prueba testimonial: Se
refiere a que en el proceso existan hechos ciertos y demostrados en el proceso, que
sean necesarios o contingentes, no demostrados mediante testigos, y que se
relacionen con el hecho que se pretende demostrar por medio de la prueba de
testigos.

Existen también otras causas de excepciones como lo son:

1) Imposibilidad material o moral de obtener la prueba escrita.

2) Pérdida del título que servía de prueba, como consecuencia de caso fortuito o fuerza
mayor.

3) Cuando el acto sea atacado por ilicitud de la causa.

La Inhabilidad del Testigo.

No obstante que la doctrina moderna apuesta por la eliminación de las inhabilidades


reguladas en la ley para que las personas puedan declarar en el proceso judicial, sobre todo
en materia de procedimientos orales y de regulación de sistemas de libre apreciación y
valoración de pruebas, al ser sustituida por facultades que se le otorguen al operador de
justicia para apreciar sanamente la capacidad del testigo, convirtiéndose en regla que todos
los sujetos son capaces para declarar y solo el juez podría desechar aquellas declaraciones
de personas inhábiles o incapaces para deponer en cualquier clase de proceso. Ahora bien
nuestro legislador civil ha impuesto motivos que decretan inhabilidad en los testigos para
declara, siendo esta inhabilidad absoluta o relativa, las cuales desarrollaremos en lo
subsiguiente.

Inhabilidad Absoluta.
Esta inhabilidad absoluta la encontramos en el artículo 477 del Código de
Procedimiento Civil el cual expresa lo siguiente:

…No podrán ser testigos en juicio: el menor de doce años, quienes se hallen en interdicción
por causa de demencia, y quienes hagan profesión de testificar en juicio…

En cuanto a la inhabilidad para declarar que tienes los niños o niñas menores de 12
años tiene su fundamento en la falta de discernimiento que ellos tienen, aunque algunos
autores sostienen que existen niños y niñas de esas edad que tienen capacidad para declarar
perfectamente.

Por otra parte los sujetos que se hallen en interdicción por causas de demencia no
pueden ser testigos en ningún proceso judicial. Ahora bien sostienen algunos autores que la
capacidad para declarar de los alienados mentales puede ser variable según el grado de la
perturbación mental y resulta inoficioso que exista esta prohibición sin otorgarle al
operador de justicia la potestad de que pueda ser él quien considere esta capacidad.

Por ultimo encontramos a sujetos que cuya profesión es la de testificar y por tales
motivos el legislador los ha declarado inhábiles absolutamente, debido a que por ser
testigos de profesión, no resultan imparciales y generalmente no han percibido los hechos
ya que solo estudian un guion y lo interpretan en el proceso judicial, cosas que se presentan
con frecuencia en los justificativos de testigos y de títulos supletorios, que deben ser
analizados.

Inhabilidad Relativa.

Al lado de la inhabilidad absoluta en los procesos judiciales, que se traducen en los


sujetos que no pueden testificar en ningún proceso, existen las causas de inhabilidad
relativa para declarar en determinados procesos judiciales, que se encuentran en los
artículos 478, 479 y 480 del Código de Procedimiento Civil.
De esta manera no pueden ser testigos en el proceso judicial determinado, los
siguientes sujetos:

1) El magistrado –entiéndase operador de justicia- en la causa que esté conociendo.


2) El abogado apoderado por la parte a quien represente. Luego, aun cuando se refiere
únicamente a la parte que represente, consideramos que tampoco debe apreciarse su
testimonio a favor o en contra de la contraparte, pues es lógico que por motivos de
interés, no sea imparcial su deposición, lo que se traduce, en que el abogado o
apoderado no pueden ser testigos en el proceso donde sea parte su representado.
3) El vendedor, en causas de evicción, sobre la cosa vendida.
4) Los socios en asuntos que pertenezcan a la compañis.
5) El heredero presunto y el donatario.
6) El que tenga interés, aunque sea indirecto, en las resultas de un pleito.
7) El amigo intimo con quien tiene esa relación.
8) El enemigo contra su enemigo.

La Obligación de Declarar.

El testigo como medio a través del cual puede llevarse al proceso la prueba de los
hechos, igualmente cumple una función social, como lo es reproducirse o reconstruir la
ocurrencia de hechos pasados que haya percibido, para que puedan tenerse como
establecidos en el proceso, demostrativo de la verdad y que produzcan o llevan a producir
sentencias justas, de manera que el testigo, una vez promovido como medio de prueba por
alguna de las partes en el proceso, se encuentra en el deber de declarar, previo juramento de
ley, a cuyo efecto el artículo 481 del Código de Procedimiento Civil, regula la situación
bajo análisis, estableciendo que toda persona hábil se encuentra en el deber de declarar y
dicha norma expresa:

…Toda persona hábil para ser testigo debe dar declaración. Podrán sin embargo, excusarse:
1) Los parientes consanguíneos hasta el cuarto grado de y los afines hasta el segundo.
2) Quienes por su estado o profesión deben guardar secreto respecto del hecho de que
se trate….

LA PRUEBA DE TESTIGOS EN EL DERECHO VENEZOLANO:


Definición. Naturaleza jurídica:
La prueba de testigos es uno de los medios probatorios admitidos en la legislación positiva,
así lo contempla el Código Civil, el Código de Procedimiento Civil y el Código Orgánico
Procesal Penal, entre otras leyes que contienen normas procesales. Es una de las pruebas
más utilizadas para la reconstrucción de los hechos, bien para comprobar la existencia o el
modo, tiempo y lugar del hecho; también acerca de las circunstancias que rodearon su
realización; o simplemente; contradecir la existencia del hecho.
Los testigos deben ser extraños a las partes que constituyen el litigio, en el sentido que no
deben tener interés en las resultas del mismo, bien a favor o …ver más…
No puede emitir juicios subjetivos sobre los mismos. Los hechos tienen que estar
vinculados al proceso y ser objeto de prueba. * Es un acto procesal: bien porque se realice
en juicio acerca de hechos que se discuten en litigio, o ante un juez con fines procesales.
Está sometido a reglas de carácter procesal y debe cumplir los requisitos que se contienen
en ellas, las cuales son aplicables durante el desarrollo del proceso.

BASE LEGAL DE LA PRUEBA DE TESTIGOS O PRUEBA TESTIMONIAL:


“Artículo 508 C.P.C.: Para la apreciación de la prueba de testigos, el Juez examinará si las
deposiciones de éstos concuerdan entre sí y con las demás pruebas, y estimará
cuidadosamente los motivos de las declaraciones y la confianza que merezcan los testigos
por su edad, vida y costumbres, por la profesión que ejerzan y demás circunstancias,
desechando en la sentencia la declaración del testigo inhábil, o del que apareciere no haber
dicho la verdad, ya por las contradicciones en que hubiere incurrido, o ya por otro motivo,
aunque no hubiese sido tachado, expresándose el fundamento de tal determinación.”.
Sentencia nº RC.00516 de Tribunal
Supremo de Justicia - Sala de Casación
Civil de 11 de Julio de 2007
SALA DE CASACIÓN CIVIL

ACCIDENTAL

Exp. 2004-000784

Ponencia de la Magistrada: YRIS ARMENIA PEÑA ESPINOZA

En el juicio por cobro de bolívares, intentado por el INSTITUTO DE PREVISIÓN


DEL PROFESORADO DE LA UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA,
representado judicialmente por los abogados R.V.P., F.M.A., M.Q.T., J.A.P. y C.S., contra
las sociedades mercantiles PLANURCA, URBANISMO Y PLANIFICACIÓN, C.A.,

condena a ésta a cancelar a la accionante por concepto de cláusula penal prevista en el artículo 18
del contrato de obras como penalidad por el retardo en el cumplimiento de las obligaciones
pactadas, la suma de veinte mil bolívares (20.000,00) diarios durante un lapso de doscientos
cuarenta y ocho (248) días, lo que corresponde a un monto de cuatro millones novecientos
sesenta mil bolívares (Bs. 4.960.000,00).

De conformidad con el ordinal 2° del artículo 313 del Código de Procedimiento Civil, en
concordancia con el artículo 320 eiusdem, se denuncian los artículos 431, 486, 492 y 508
ibidem, por falsa aplicación, porque a criterio del formalizante, en la recurrida se incurre en
infracción de regla legal expresa para valorar el mérito de la prueba testimonial.

A tales efectos, alega:

…Marcado K, documento cursante a los folios 48 al 53 atribuido a los ingenieros S.A.R.,


E.J. y T.S.A., del Departamento de Ingeniería Sanitaria de la Universidad Central de
Venezuela. Sobre éste documento declaró el ciudadano S.A.R., cedula de identidad V-
947.081, el 2 de julio de 1991, quien respondió al interrogatorio de la parte promovente no
siendo repreguntada. Sin embargo su testimonio, a juicio del sentenciador no debe ser
apreciado, en virtud de que no se cumplieron con las formalidades exigidas por el artículo
486 del Código de Procedimiento Civil, ya que el testigo no expresó, antes de contestar, su
edad, profesión, ni dejó constancia de habérsele leído los artículos correspondientes a los
impedimentos para declarar, lo cual obsta el examen de la prueba indicada por el artículo
508 ibidem, que exige que el juez establezca la confianza que le merecen los testigos por su
edad, vida, costumbres, por la profesión que ejercen y demás circunstancias. Por otra parte
el testigo no está calificado para manifestar no tener impedimentos para declarar sino se le
leen los dispositivos en los cuales se consagran, lo cual es un requisito sacramental del acta
de declaración. Así se establece. Por consiguiente, ningún valor tiene el informe referido,
ya que se trata de un documento no emanado de las demandadas ni reconocido
validamente, como tampoco lo tiene el testimonio del Ingeniero Simón Arocha Ravelo…

(sic) (Fin de la Cita).

Ahora bien, C.M., de la transcripción anterior se evidencia que la recurrida le niega todo
valor probatorio al testigo, S. (sic)A.R., quien ratificó su firma en un informe del
Departamento de Ingeniería Sanitaria de la Universidad Central de Venezuela, porque
según su criterio en el acta no consta, que se le hubiesen leído las generales de Ley,
previstas en el artículo 486 del Código de Procedimiento Civil, ya que no se indico en la
referida acta, su edad y su profesión.

De la referida acta testimonial, se puede constatar que el Juzgado Tercero de Parroquia del
Distrito Federal del Circuito Judicial Nro 1, constató el nombre y apellido del testigo, su
nacionalidad, su domicilio y su cédula de identidad y estableció que es mayor de edad e
igualmente lo juramentó, y en el acto de la juramentación el testigo le manifestó al juez que
no tenía impedimento para declarar.

En este orden de ideas, si bien es cierto, que el artículo 486 eiusdem, indica que el testigo
antes de contestar, prestará juramento de decir verdad y declarará su nombre y apellido,
edad, estado profesión y domicilio, y si tiene impedimento para declarar, a cuyo efecto se le
leerán los correspondientes artículos de la sección, no es menos cierto que, en el presente
caso, el Juez que tomó la declaración al testigo lo juramentó, para lo cual debió leerle los
correspondientes artículos de la sección del Código, para poder así, dejar constancia
expresa que el testigo no tenía impedimento para declarar; e igualmente, dejó constancia e
(sic) su nombre y apellido y de que era mayor de edad, hecho que tendría relevancia en el
caso, en el supuesto de que el testigo fuere menor de edad, porque solo el Juez de la causa
puede interrogar a los testigos menores de edad y no así, un J. comisionado.

Es cierto que, no se dejó constancia del estado civil ni de la profesión, pero este tipo de
omisiones han de ser reputados como requisitos formales que exige el acta de declaración
del testigo, como lo el artículo 492 eiusdem, no siendo éstas menciones un requisito
esencial del acto de declaración del testigo, y no puede desecharse una declaración, como lo
hizo la recurrida, por omisiones que no inciden en la valoración que pueda hacerse de la
declaración testimonial.

Por otra parte, el artículo 26 de la Constitución vigente, en concordancia con el artículo 257
del mismo Texto Fundamental, establece claramente, que no se declarará la nulidad de un
acto, ni se sacrificará la justicia por formalidades no esenciales.

Si bien el artículo 508 del Código de Procedimiento Civil, establece criterios de valoración
en base a las reglas de la sana crítica, referente a la persona del testigo, ha de entenderse
que esta norma señala claramente que el juez tomará en consideración los motivos de las
declaraciones.
En el presente caso, la determinación de la circunstancia resultante, de la personalidad del
testigo, como elemento para ser valoradas, a través de las indicadas reglas de la sana crítica,
conlleva necesariamente, al análisis de las declaraciones y no que en forma a priori, por
omitirse el señalamiento de su profesión, o que no se deje constancia en el acta que se
leyeron las generales de Ley, lo cual es un deber del Juez, y no una carga de la parte,
pueden considerarse elementos suficientes para desechar la prueba testifical.

El ingeniero SIMON (sic) AROCHA RAVELO, fue promovido para ratificar, de


conformidad con lo previsto en el artículo 431 del mismo Código Procesal, un informe
técnico sobre las condiciones de las obras construidas por Planurca, en el llamado conjunto
residencial Monte Bello.

De ahí que, con el propósito de confirmar lo asentado en dicho informe, declaró ante el
mencionado Juzgado Tercero de Parroquia, según consta en el folio 340 del expediente,
dejando constancia dicho Tribunal, del nombre y apellido del testigo, su nacionalidad, que
es mayor de edad, de este domicilio, su cédula de identidad y que se juramentado (sic) en
presencia del Juez, le manifestó no tener impedimento para declarar.

La recurrida le ha negado todo valor a esta declaración, porque el testigo no expresó su


edad, criterio éste improcedente, porque el testigo expresó que era mayor de edad, es decir,
mayor de dieciocho (18) años; ni su profesión.

En cuanto a la omisión de su profesión, según la recurrida, señalamos que lo realizado por


la recurrida no deja de ser un mero sofismo, porque en el documento técnico a ser
ratificado, se dejó constancia de la profesión del testigo, cabe destacar que a la pregunta
cuarta de la declaración, se le preguntó al testigo lo siguiente

“…Diga cual es su profesión u oficio? CONTESTÓ: Soy ingeniero civil de la UCV, desde
el año 1956…” (Fin de la Cita).

La simple declaración transcrita basta para refutar, lo declarado por la recurrida, en cuanto
a que en el acta no se señaló su edad y profesión. Con este proceder ilegal, la recurrida
infringió por falsa aplicación, las normas delatadas, los artículos 431, 486 y 508 del Código
de Procedimiento Civil, porque estableció unos requisitos formales que no invalidan la
declaración testimonial, ya que, si bien es cierto, la Ley lo establece, no son motivos
jurídicamente relevantes ni esenciales, para declarar inapreciable la mencionada
testimonial”.

El formalizante delata la infracción de los artículos 431, 486, 492 y 508 del Código de
Procedimiento Civil, por falsa aplicación, en razón, que el juzgador de alzada le negó valor
probatorio a la testimonial rendida por el Ingeniero S.A.R., por motivo, que dicho testigo
no expresó antes de contestar su edad, profesión, ni dejó constancia de habérsele leído las
normativas concernientes a los impedimentos para declarar.

Ahora bien, la prueba de testigos es la verificación de un hecho a través de la


afirmación que de él hace una persona, por haberlo percibido ocularmente o por medio de
otros sentidos, o por habérselo referido otro sujeto, dicha prueba, debe ser rendida bajo
juramento promisorio de decir la verdad, so pena de incurrir el testigo en delito de perjurio.

En este sentido, la Sala en decisión N° 112 de fecha 13 de abril de 2000, en el juicio


seguido por J.M.H. contra Punto Tres, C.A., Exp. N° 99-825, señaló con respecto a la
juramentación de los testigos, lo siguiente:

…Ahora bien, a los efectos de decidir la denuncia que se examina, debe establecerse
previamente cuál es el efecto de la omisión de juramento por parte del testigo, tomando en
cuenta el imperativo contenido en el artículo 486 del Código de Procedimiento Civil, según
el cual, el testigo antes de contestar prestará el juramento de decir la verdad.

El requisito de juramentación de los testigos se remonta al propio derecho romano y se ha


conservado en numerosas legislaciones, incluida la venezolana. La doctrina moderna debate
si la falta de juramentación del testigo acarrea la nulidad del acto o no. Sobre la función del
juramento del testigo, el Tratadista H.D.E., en su Teoría Judicial de la Prueba Judicial, pp.
55, 56 y 110, señala lo siguiente:

Como una garantía de la veracidad del testimonio, se suele exigir el requisito del juramento
previo; es un requisito formal para el debido cumplimiento del aspecto sustancial o de
fondo de declarar todo lo que se sabe y nada más que esto, tal como se cree que es la
verdad.

La efectividad del juramento se basa en la sanción penal por el perjurio y, en forma muy
secundaria, en la fuerza moral del acto y las creencias religiosas del testigo; ese segundo
aspecto ha perdido importancia, debido al relajamiento de las costumbres y a la
disminución del fervor religioso. (...).

Cuando la ley exige, como en Colombia y Argentina –y también en Venezuela-, esta


formalidad del juramento, el juez no puede excusarla ni las partes pueden renunciar a ella,
porque se considera que el juramento garantiza el deber de veracidad...

Nosotros no vacilamos en considerar que es un requisito esencial para la validez del


testimonio, salvo exoneración legal

Ahora bien, dentro del régimen de nulidades desarrollado en el Código de Procedimiento


Civil, el artículo 206 señala que la nulidad de los actos procesales no se declarará sino en
los casos determinados por la ley, o cuando haya dejado de cumplirse en el acto alguna
formalidad esencial a su validez.-

En este sentido, desde el momento que el artículo 486 eiusdem establece como requisito
que el testigo antes de contestar debe estar juramentado, sin duda estamos en presencia de
una formalidad exigida por la ley para la validez del acto, por lo que su omisión acarreará la
nulidad del mismo.-
Sostener lo contrario daría lugar a dos posibles consecuencias, ambas indeseables: que no
obstante el mandato contenido en la ley para la juramentación del testigo, éste pueda ser
ignorado por los jueces, en cuyo caso la ley sería letra muerta; o que, por las faltas de los
jueces en el cumplimiento de las formalidades con que la ley ha revestido determinados
actos procesales, las partes vieran disminuidas o lesionadas sus respectivas posiciones
procesales, como en el caso bajo examen, perdieran el contenido de una prueba que
válidamente hubieren promovido.-

En el caso concreto, cuando la recurrida desecha el dicho del testigo por su falta de
juramentación, lo desecha en forma objetiva por la falta de cumplimiento de una formalidad
específica, esto es, la previa juramentación. No obstante lo anterior, la recurrida
previamente, consideró que el testigo había incurrido en contradicción, lo que a su vez
también invalidaría el dicho del testigo.-

La Sala no considera que la falta de juramentación de un testigo pueda ser subsanada o


convalidada por las partes, pues si tal fuere el caso, la consecuencia de la subsanación sería
precisamente el de borrar el vicio cometido y, en consecuencia, que el testimonio, desde el
punto de vista formal, sea válido”.
SALA DE CASACIÓN CIVIL

Magistrado Ponente: CARLOS OBERTO VÉLEZ

En el juicio por resolución de contrato de compra venta intentado ante el Juzgado Tercero
de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil y del Tránsito de la Circunscripción Judicial del estado
Lara, con sede en la ciudad de Barquisimeto por la sociedad de comercio que se distingue
con la denominación mercantil SÁNCHEZ & CIA INDUSTRIAL, S.A., patrocinada judicialmente
por los profesionales del derecho Denise Lucena Pérez y Gisela Romero de Crespo, contra el
ciudadano JOSÉ LUIS ROMERO CORTEZ,
RECURSO POR INFRACCIÓN DE LEY

Con fundamento en el ordinal 2º del artículo 313 del Código de Procedimiento Civil y apoyo en el
artículo 320 eiusdem, se denuncia la infracción, por falta de aplicación, de los artículos 508 y 509
del texto legal citado, al omitir el sentenciador de la Alzada analizar una prueba.

Expone el recurrente de la siguiente manera sus alegaciones:


“...incurre en infracción de norma que regula el establecimiento de los
hechos y la valoración de las pruebas, referida en el artículo 320
‘ejusdem’, al omitir analizar el documento (cotización) que corre inserto a
los folios 81 y 82 del expediente, así como también la declaración
testimonial de RICARDO JOSÉ SIRONI ALCARRA que corre a los
folios 91 y 92 del expediente; dejando así de aplicar los artículos
denunciados del precitado Código, concatenado con el artículo 431
‘ejusdem’.

Denuncia el recurrente que la infracción por falta de aplicación de los artículos que señala y
cometida por el ad- quem, se configura al haber omitido el análisis de la cotización
suscrita por el ciudadano Ricardo Sironi, la cual presuntamente evidencia el objeto
del contrato, el precio de este, condiciones de pago, tiempo y lugar de la entrega y que de
haberlas apreciado debidamente, su decisión hubiera sido en otro sentido.

Ahora bien, el criterio doctrinario imperante en este Tribunal Supremo de Justicia,


enseña que en el análisis que se realice a efectos de una denuncia de silencio de prueba,
deben constatarse, entre otros, dos importantes aspectos, a saber: 1.- si al momento de
promoverse la prueba, se señaló el objeto de ella, vale decir, el hecho o hechos que se
pretenden probar con su evacuación. 2.- si la prueba silenciada, de haber sido
apreciada debidamente, derivaría en una decisión distinta a la tomada, es decir, sería
determinante en el dispositivo de la sentencia.

Respecto a la configuración del vicio de silencio de pruebas por el análisis parcial


de las testimoniales al no reproducirse en la sentencia aunque sea en forma resumida todas
las preguntas con sus respuestas, y repreguntas con sus repuestas, la Sala ha mantenido
hasta el 24 de septiembre de 2003, el criterio que contiene entre otras, la sentencia Nº. 133,
de fecha 22 de mayo de 2001, expediente Nº. 00-002, cual es:
“...Sobre el particular de las testimoniales, en reciente fallo de fecha 19 de
julio de 2000, expediente 00-270, sentencia Nº 236, se estableció, lo
siguiente:
‘...En cuanto a la adecuada técnica de valoración de la prueba
testifical, la Sala de Casación Civil ha señalado en innumerables
fallos, lo siguiente:
‘...Esta Sala de Casación Civil, en referencia a la prueba
testimonial, ha expresado:
P o r c u a n t o e s l a p r i m e r a v e z q u e l a Sala tiene
ocasión de examinar la prueba testimonial rendida bajo el
n u e v o C ó d i g o , d e b e p r e v i a m e n t e hacer ciertas
consideraciones de índole doctrinaria. En efecto, en el
Código actual, a diferencia del anterior, el interrogatorio no
se suministra con anterioridad por escrito, sino que se formula
de viva voz por la parte promovente del testigo o por su
apoderado.
El acto de examen del testigo, entre otros requisitos, debe
contener: a) las contestaciones que el testigo haya dado al
interrogatorio; y b) las preguntas que le haya dirigido la parte
contraria, su representante o el Juez y las respectivas
contestaciones. En consecuencia, cuando el Juez efectúa la
síntesis de las d e c l a r a c i o n e s del testigo, debe ser sumamente
cuidadoso en trasladar a la sentencia la parte más importante de
la misma, bien sea porque el testigo sólo respondió al
interrogatorio formulado de viva voz por el promovente o su
apoderado, o porque asimismo le fueron formuladas preguntas
por la parte contraria, su representante, o el propio Juez. Si no
diere cumplimiento a estos requisitos, resultará sumamente
difícil para el juzgador, analizar la prueba y estimarla.
Si bien el Juez en la parte transcrita de la sentencia, analizó
fragmentariamente algunas de las quince (15) repreguntas que
le fueron realizadas al testigo González Montaño, no sólo no
trasladó a la sentencia la totalidad de ellas, sino que tampoco
examinó si los distintos testimonios concordaban entre sí,
como lo expresa el artículo 508 del Código de Procedimiento
Civil. El nuevo Código no dice que se vuelva a interrogar de
viva voz a los testigos del justificativo que sirve de base a
los decretos interdíctales, ni tampoco que el Juez no los
apreciará en la sentencia sino son ratificados en la articulación,
como lo dispone el derogado artículo 598, pero es obvio que,
evacuado el justificativo a espaldas de la contraparte, su
ratificación no sólo es necesaria sino indispensable, porque
le otorga a ésta la oportunidad de repreguntarlos. En
consecuencia, para desechar el testimonio porque incurrió en
contradicción, es indispensable que el Juez traslade a la
sentencia la motivación suficiente que le permita a la Sala
controlar la prueba testimonial. D e l o c o n t r a r i o , c o m o
h a a c o n t e c i d o en el caso de autos, el fallo carece de
fundam ent aci ón, d e bi do al t rasl ado incompleto y
parcial del interrogatorio y de las repreguntas, cuestión ésta
más delicada y completa en lo juicios interdictales, en donde,
por regla general, la prueba testimonial es la más utilizada en
el foro venezolano (...).’
La Sala debe reiterar su criterio, que el Juez no está obligado a
exponer sus razones por las cuales aprecia y valora la
declaración del testigo, pues como antes se indicó, sólo cuando
desecha al testigo, debe fundamentar su determinación. S i n
e m b a r g o , e n a c a t a m i e n t o a l o previsto en el artículo
254 del Código de Procedimiento Civil, la Sala ha censurado
las formas vagas en que se aprecian o desechan las pruebas que
las partes han promovido, ‘sin que haya precedido la
exposición de los hechos y un análisis razonado de las pruebas
constantes de autos’. Tales antecedentes son indispensables
para que se ponga de manifiesto cómo es que, aplicando el
juzgador las reglas legales del caso, ha llegado a las
apreciaciones que establece en el fallo como fundamento de
éste. Concretamente, en lo que se refiere a la apreciación de la
prueba testimonial, es deber de los jueces expresar los
elementos intelectuales mínimos que le han servido para
valorar esta prueba y en este sentido es imprescindible que se
indique, así sea en forma resumida, los particulares acerca de
los cuales fueron repreguntados los testigos, las respuestas que
dieron así como también los hechos pertinentes que el
sentenciador da por demostrado con la evacuación de dicha
prueba, todo ello a los fines de declarar si la acción o la
excepción ha sido bien fundamentada en los hechos’. (Sent. 26
de abril de 1984, C.F. Nº 141, V, II, 3ª etapa, pág.682).

Este criterio fue recientemente puntualizado por esta Sala de Casación Civil, a través de su
sentencia N° RC.00553, de fecha 24 de septiembre de 2003, exp. 00-039, con ponencia del
Magistrado que con tal carácter suscribe el presente fallo el cual estableció:
“...En ese orden de ideas, esta Magistratura de un detenido y profundo
estudio, en relación a la carga impuesta al jurisdicente de instancia, por
vía de la doctrina comentada, en cuanto a la valoración testimonial,
estima que es inadecuado y contrario a la celeridad y simplicidad de la
administración de justicia exigirle, que el mismo consigne tediosamente
en su sentencia el cúmulo de preguntas y repreguntas que se le
formulen al testigo, así como cada una de las respuestas a la cual se
contrae la evacuación de dicha probanza, tales requerimientos atentan
contra los mentados principios, palpables cuando se trata de casos del
foro judicial en los cuales hay un sinnúmero exagerado de testigos
promovidos y evacuados, siendo contraproducentes al sentido y alcance
de lo previsto en el ordinal 3° del artículo 243 del Código de
Procedimiento Civil.
Sobre estos considerandos, la Sala, en esta oportunidad, puntualiza su
doctrina en el sentido de interpretar como alcance adecuado a los
nuevos postulados constitucionales, que en principio la obligación del
Juez o Jueza es realizar un análisis sobre bases claras y determinantes
de su apreciación del testimonio en relación a los hechos que resumen
la procedencia o no de las pretensiones de los litigantes, atendiendo
la normativa del artículo 508 eiusdem, traduciendo con su
exposición, el propio interés de la sentencia en bastarse a sí misma; no
siendo en todo caso, obligante ni limitativo que considere, en el colorido
de su argumento valorativo, consignar las deposiciones del testigo; esta
última exigencia tiene mayor relevancia y es obligatoria cuando el
testimonio es desestimado, en cuyo caso debe expresarse la fuerza legal,
procesal y valorativa por la cual lo hace; no así, se repite, para los casos
en los cuales lo aprecie como un testigo hábil y conteste, para lo cual
bastará que enmarque dicha valoración sobre la base de los
señalamientos expresados anteriormente, que de no ser ciertos pueden
ser cuestionados en esta jurisdicción, por el mecanismo de la valoración
de los hechos o de las pruebas, y contra esto puede emerger el
argumento relativo al control de la prueba testimonial, que en principio
sería sólo posible realizarla, trascribiendo a la sentencia las preguntas y
repreguntas contenidas en la evacuación del testigo, lo cual como se
indicó atenta contra la simplicidad referida. Esta dificultad de control
pierde vigencia con la nueva doctrina sobre la técnica para denunciar
el vicio por silencio de prueba, que permite considerar la importancia
de la misma en el resultado del dispositivo de la sentencia, aunando a
ello la determinación del objetivo probatorio perseguido por su
promovente lo cual determina la obligación del jurisdicente en su
valoración, pudiendo la Sala de una u otra forma revisar el testimonio,
siendo en todo caso de relevancia y obligación, que el juez exprese los
elementos intelectuales mínimos que le han servido para valorar la
prueba, indicando en forma resumida los particulares acerca de los
cuales fueron repreguntados los testigos las respuestas que dieron, así
como los hechos pertinentes que el sentenciador da por demostrados
con la evacuación de dicha prueba.
EN ESTE SENTIDO LA SALA, CON LOS ARGUMENTOS EXPRESADOS
PRECISA LA DOCTRINA ECLÉCTICA IMPERANTE Y QUE HASTA
AHORA VENÍA ACATÁNDOSE, RESPECTO A LA FORMA DE
ESTRUCTURAR Y CONSIGNAR EN LA SENTENCIA EL ANÁLISIS
Y LA VALORACIÓN DE LA PRUEBA DE TESTIGO POR
PARTE DEL JURISDICENTE, SIENDO QUE SU
APLICACIÓN LO SERÁ A PARTIR DE LA PUBLICACIÓN
DE ÉSTA. ASÍ SE ESTABLECE...”. (Resaltado de la transcripción)
DECISIÓN

Por los razonamientos expuestos, el Tribunal Supremo de Justicia de la República


Bolivariana de Venezuela, en Sala de Casación Civil, administrando Justicia en nombre de la
República y por autoridad de la Ley, declara: CON LUGAR el recurso de casación, anunciado y
formalizado por la demandante, contra la sentencia dictada por el Juzgado Superior Primero en lo
Civil, Mercantil, y de Menores (Sic) de la Circunscripción Judicial del estado Lara, con sede en la
ciudad de Barquisimeto, en fecha 4 de junio de 2001.

En consecuencia se declara LA NULIDAD de la sentencia recurrida y SE ORDENA al juez


superior que resulte competente, dicte nueva sentencia acatando lo decidido por la Sala y
realizando el análisis completo de la prueba de testigos, parcialmente silenciada.

Queda de esta manera CASADA la sentencia impugnada.

Publíquese, regístrese, y remítase este expediente al Tribunal Superior de origen.

Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho de la Sala de Casación Civil, del Tribunal
Supremo de Justicia, en Caracas, a los veinticinco (25) días del mes de febrero de dos mil
cuatro. Años: 193º de la Independencia y 145º de la Federación.
Exp. Nº. AA20 -C-2001-000559