Está en la página 1de 5

Infancia

Mi nombre es Raziel Flores Vázquez, nací el 4 de octubre de 1995 en la Heroica


ciudad de Puebla en un hospital particular aunque yo soy del municipio de Atlixco
perteneciente de igual forma estado de Puebla encontrándose a 30 min de la capital.
Mi nacimiento fue programado para ese día exactamente y por cesaría, ya que el
anterior parto de mi madre tuvo complicaciones y se quiso evitar que volviera a ocurrir.
Mi madre encontró ese nombre en un libro de nombres y simplemente le gusto; es de
origen hebreo y significa “secreto de Dios”.

De niño no recuerdo haber sido travieso, pero lo que si recuerdo es que me gustaba
mucho platicar y siempre preguntar el porqué de las cosas, era y soy muy curioso.
Como todo niño me gustaba jugar pero no tanto los juegos en lo que tuviéramos que
correr, me gustaban los juegos más tranquilos como las escondidillas, avioncito y
cuando tuvimos nuestra primera consola de videojuegos el Play Station 1 me
encantaba estar sentado jugando, en particular un juego que me regalaron mis papás
llamado “Spayro: El dragón”.

Mi familia no es de salir a fiestas o reuniones, cosas así. Lo más que hacíamos como
tradiciones familiares era y es reunirnos en navidad, año nuevo y en cumpleaños pero
solo con mis abuelos paternos, y los cumpleaños de los primos que vivían con mis
abuelos paternos. Ya que como mis papás siempre han trabajado siempre estábamos
con mis abuelos paternos, y a pesar que nosotros teníamos casa solamente
llegábamos a dormir porque mis papás llegaban hasta las 9 de noche, nos recogían,
llegábamos a dormir y al otro día nos iban a dejar con mis abuelos; así hasta que tuve
14 años ya me dejaban irme saliendo de la escuela nuestra casa. Esa es la única
tradición, creo, porque la hermana de mi papá literal tenía un hijo y lo iba a dejar con
mis abuelos y se volvía a ir, no es tan mala madre pero se veía así, así que conviví
mucho con 3 primos que casi son mis hermanos, de hecho a mi abuela le decimos
“Madre” porque nuestras mamás nunca estaban. Las cosas que hacíamos como
familia era ir algunas fiestas, fuimos de vacaciones 2 veces a Acapulco, íbamos mucho
a Puebla y nos compraban muchos juguetes, nos daban muchas cosas materiales, y
yo lo veía muy normal yo siempre pedía y pedía juguetes.

Mi madre me tuvo a sus 32 años de edad. Ahora ella tiene 52 años, ella es una mujer
autosuficiente, es la típica mujer que no necesita que nadie la ayude pero que a la vez
es lo que más quiere, se me hace una mujer muy guapa, seria, algo feminista, con
buen gusto musical y de niño recuerdo que siempre la he visto como una mujer con
mucha clase, cuando tenía que ir a juntas o dejarme en la escuela me gustaba que
mis compañeros la vieran su porte. Desde que tengo uso de razón siempre ha
trabajado, fue por casi 24 años asesor en el banco primero Bital y posteriormente
HSBC, después de renunciar estuvo unos 4 años sin trabajar pero por cuestiones
económicas volvió a trabajar en la SEP donde mi papá le busco un puesto. Es la
persona con la que más comunicación tengo de mi familia, la quiero mucho.

Mi padre es una persona muy bromista y que toma confianza con las personas al
momento de hablarles, eso no me gusta de él se me hace hasta cierto punto muy
vulgar. Su forma de expresarse tampoco me gusta para nada, no es mal hablado o por
lo menos no en la casa, sino que no sabe usar el idioma español en ocasiones o el
inglés pero cuando dice palabras en ingles no me molesta me da risa y pena. Tiene un
carácter horrible de unos 6 años para la actualidad ha querido cambiar un poco pero
aun es lo tiene por todo se enoja, regaña a lo bestia, si haces algo no le parece si no
lo haces también y ya no quiero hablar de él.

Tengo 1 hermano, es mayor que yo por 3 años. Tengo una relación complicada con él,
no es que me lleve mal pero tampoco bien. No nos hablamos, solo por si nos dejaron
algún recado para alguno de nosotros o algo así. De niños jugábamos mucho pero no
sé en qué momento perdimos esa comunicación. Es un poco distraído y demasiado
desorganizado, es un desastre, es muy hábil con todo lo que tenga que ver con
computadoras y videojuegos. Somos algo opuestos en actitudes pero no exagerado el
es un poco más introvertido que yo, yo parezco extrovertido a lado de él, aunque yo no
me considero tan como aparento.

Infancia – Adolecencia

A los 3 años tuve mi primera cirugía fue de emergencia porque el prepucio me estaba
estrangulando la cabeza del pene entonces tuvieron que hacerme la circuncisión, a lo
que mi mamá refiere que a raíz de la operación me volví muy irritable. Mi segunda
operación fue a los 13 años me corrigieron el tabique nasal porque lo tenía desviado y
me provoco tener una falta asma y la última a los 14 años me quitaron un quiste que
tenía en el labio inferior.

Desde que iba a en el kínder me di cuenta que sentía atracción por los dos sexos,
recuerdo que me gustaba un compañero llamado Fernando y también otra Rosio, pero
mi compañero era el que màs me llamaba la atención. Nunca mencione que me
gustaba él, porque no sé, algo en mi decía que estaba mal o algo así porque nunca
veía que en la tele mostraran así, solo besos entre hombres y mujeres. En la primaria
anduve con bastantes niñas pero de igual forma me llamaban más la atención los
niños, hasta tenía un tipo de fantasías sexuales.

Descubrí la sexualidad a una temprana edad, como a los 7 años porque una
madrugada mientras yo dormía mi hermano estaba viendo una película porno,
desperté y la vi unos minutos. Desde ese momento sabía para que se usaran las
partes que tanto decían mi mamá que cuidara. Y ya a los 9, cuando me daban permiso
entrar a internet, recuerdo siempre buscar pornografía, pero obvio no sabía cómo se
llamaba y mucho menos que había un término gay, recuerdo simplemente buscar
“sexo hombre y hombre” o “hombres besándose”. Como a los 12 ya sabía descargar
cosas y descargue muchas imágenes de hombres… cosa no muy lista porque mi papá
me las cacho 2 veces pero siempre dije que era curiosidad; y creo a esa edad fue mi
primera eyaculación, a partir de ahí me empecé a masturbar.

En la secundaria fue una etapa conflictiva porque descubrí a mi papá siéndole infiel a
mi mamá, encontré en su celular un video de él teniendo relaciones con una señora
que era mamá de casi mis mejores amigos y también amiga mía. Entonces le dije a
mi mamá y empezó la guerra literal en mi casa, mi papá no se quería ir de mi casa, mi
mamá gritándole siempre que se fuera, mi hermano se estaba como yendo del lado de
mi papá y yo del de mi mamá. Mi papá quería igual que yo lo apoyara pero como no
quise me dijo “Creí que eras mi hijo pero veo que no lo eres” cosa que a mí me dolió y
desde ahí le tengo mucho coraje a mi papá, en ese entonces no podía ni verlo, en
verdad, me daban muchas nauseas, era algo insoportable, lo odiaba… a eso si puedo
llamarle odio. Al fin del día mis papás no se separaron y siguen juntos se llevan pero
ya no son pareja o no sé, es un tema que me da igual y no me interesa saber más de
lo que ya viví.

Tuve 4 novias, las cuales la última fue la que quise mucho, mis relaciones no duraban
más de 1 mes y con ella dure como 4 meses. La pretendí mucho tiempo y cuando por
fin me hizo caso fui el más feliz, pero nunca me sentí cómodo andado con una niña y
no sabía él porque, ni con ella. Ya me había fijado mi plan de vida “A los 20 iba a tener
sexo con muchos hombres hasta que conociera una mujer con la que me casara y
tener una familia”, nunca me vi a mi mismo andado con un hombre o diciéndole “te
quiero”. Cuando salí de la secundaria me propuse experimentar esa parte de mí y ver
qué pasaba.

Al entrar a la preparatoria conocí a mi mejor amiga hasta la fecha “Copito” y a ella le


conté que era “bisexual” (no fue la primera persona pero si la más importante. Anterior
mente le conté a otra amiga pero no quería que yo lo fuera, lo tomo un poco mal) y
gracias a que ella me ayudo me di valor para hablarle a un chico con él que tenía
cruces de miradas con una tensión algo rara, y en efecto esa rares era porque yo le
gustaba así que salimos y el segundo día, hizo lo que esperaba desde los 5 años que
un chico me besara. Cuando me beso sentí que toda mi vida tenía sentido, en verdad,
sentí que eso era vivir, disfrute tanto sus besos; no era como en las niñas que me
sentía hasta mal, con él me sentí literal en las nubes y ahí descubrí que no era
bisexual sino homosexual. Anduve con él, Jonathan es su nombre, me trató muy mal,
me era infiel, me veía cada que se le pagaba la gana y parecíamos novios, pero no me
importaba, estaba por primera vez enamorado y sus sobras de cariño valían la pena.
Por fetiches o no sé, una ocasión invito a un amigo a que fuera con nosotros porque
cuando nos veíamos nos escondíamos… bueno hizo que los 3 nos besáramos, el otro
chico, Oscar, se sintió muy mal y al llegar a nuestras casas se disculpó por besar a mi
“supuesto” novio y a partir de eso nos empezamos a hablar. Nos vimos una que otra
vez para besarnos y al final termine con Jonathan y me hice novio Oscar. Anduve con
Jonathan 3 meses y con Oscar 1 año.

Mi mamá se dio cuenta que andaba con Jonathan (o eso dice ella) y me cuestiono que
si era mi novio y así se dio cuenta que era gay. Mi papá se enteró porque me encontró
bañándome en la casa con Oscar, vaya forma jaja, y le costó mucho trabajo aceptarlo,
a mi mamá no, pero mi papá tuvo que ir a terapias psicológicas, y todavía me dio más
coraje porque a la psicóloga le dijo entre tantas cosas que él no quería que yo fuera
gay porque a él “lo conocen mucho” dando a entender que no quieren que relacionen
mi homosexualidad con él. Pero al fin pues lo soporta y no me dice nada.

La relación que tuve con Oscar fue algo difícil porque a mí no me importaba que los
demás supieran que yo soy gay o que andábamos, pero a él si, entonces nos tuvimos
que esconder muchísimas veces incluso arriesgando nuestra vida.

Conocí a un chico llamado Adrián, por el que termine a Oscar. Fue una relación muy
difícil, anduve con él 3 años, pero desde al año ya no lo quería. El era una persona
muy celosa, me prohibió con “juegos mentales” salir con amigos, salir solo, usar
Facebook por un tiempo, después whatsapp, revisaba que hacía en Twitter, también
peleábamos por gustos musicales, por cosas bien tontas, fue horrible. Esa relación
duro más de lo que debía. Aparte tuve un problema de autoestima con él, me
comparaba mucho, sentía que él era mejor yo en todo y tuve principios de anorexia
nerviosa, porque me sentía demasiado gordo para él. Fui a terapia también por aquel
problema pero me ayudo mucho. No dejaba esa relación porque me hice coo-
dependiente, la verdad sentía que si no era el, no iba a haber nadie más, que nadie
nunca me iba a querer como él lo hacía, pero ya todo eso acabo. Aparte siempre tuve
rumores de que me era infiel, pero nunca los quise creer, pero lo que si llegue a
encontrar fue que con otros chicos por whatsapp se mandaba fotos desnudo y me
negaba. No me arrepiento de andar con él, me arrepiento de no haber terminado
cuando debía.

Adultez

A los 17 entre a trabajar a una paletería muy conocido en Atlixco “La Rosita de Atlixco”
fue mi primera experiencia de trabajo, y la disfrute mucho, era una explotación laboral
trabajaba 15 horas al dia por 100 pesos. Pero me gusto mucho y me marco, trabaje
ahì 1 año.

Saliendo de la prepa se supone estudiaría medicina, pero me di cuenta que esa idea
yo mismo me la forme porque mi papá es lo que quiera que estudiara. Así que le dije
que no, que yo quería estudiar Música o Danza folklorica, pero no quiso, para el todo
lo que no sea ingeniería o medicina es para morirse de hambre. La música es lo que
me llena. Así que después le dije que psicología y tampoco me dejo… así que termine
haciendo el examen de admisión a la BUAP para medicina pero no lo pase, la verdad
ni quería ni me importo hacer el examen. Así que mi papá me dijo que estudiara
fisioterapia, buscamos una universidad, UMAG fue la elegida.

Los primeros 2 años de la carrera de fisioterapia no me gustaba, pero ahora que ya


estoy casi por terminar (me falta 1 año) la amo mucho, el saber que puedo ser alguien
servible para el mundo, ayudar a alguien me llena también mucho, aun me falta mucho
conocimiento pero espero lograrlo. Ya me veo como fisioterapeuta, pero sé que la
música también la necesito así que voy a buscar la forma de también hacerla ahí.

Mi Vida

Una de las cosas que más disfruto, como ya mencione es la música, el 70% de mi día
a día me la paso escuchando música. Tengo 2 artistas favoritas, y son muy
importantes en mi vida, cada una en su momento. De niño, a los 6 años conocí gracias
a mi mamá a “Shakira, Shakira” en la etapa en la que yo disfrutaba más, la infancia. Y
a los 14 conocí a Gloria Trevi, en la etapa en la que peor la pasa en general (más `por
los problemas de mis papás) sus letras eran lo que necesitaba para desahogarme. La
música de estas dos artistas trasciende mi alma, pasan directo de mis oídos al
corazón sin pasar por el cerebro, liberan mis miedos, aumentan mis sentimientos y me
hacen feliz.

También me hace feliz hacer ejercicio y hace 1 año conocí el crossfit y es el mejor
entrenamiento físico que he conocido, me encanta y espero lograr mucho con el.
A principios del 2015 me diagnosticaron Virus del Papiloma Humano (VPH9 y la fue
algo que afecto mucho, más porque no sé ni de quién ni porque. Con eso no quiero
decir que son un promiscuo con múltiples parejas sexuales. Sólo he tenido 1 pareja
que no he usado condón (Adrian) y el “supuestamente” no lo tenía hasta que yo
presente los síntomas en la zona anal, los condilomas. Todo ese año la pase muy mal,
pero en septiembre de ese mismo año me libre de los condilomas. Es algo que afecta
mucho mi vida, porque me da miedo no tener otra pareja, miedo a que me rechacen al
contarles lo que tengo. Soy optimista y pienso en que si habrá alguien. Pero si meda
miedo que no, sino llegara nadie lo entendería pero no quisiera eso.

Lo que más me gusta de mi vida es amar a los que amo, mi sentidos, mis
sentimientos, las caderas de Shakira, la irreverencia de la Trevi y el tiempo, el tiempo
que tengo para demostrarme a mi mismo que aún no he sido lo que voy a llegar a
hacer.

También podría gustarte