Está en la página 1de 3

4/8/2019 Seis rostros del ser humano - EcuRed

Seis rostros del ser humano


Los seis rostros del ser humano. Aunque físicamente el
hombre sólo tiene una cara, psicológicamente posee
diversos rostros, porque una característica esencial del ser Los seis rostros del ser humano
humano es su condición “multifacial”. Por eso cuando nos
referimos a la comprensión del yo debemos tener presente
que esa persona física que somos contiene realmente media
docena de personalidades que se revelan en la convivencia
diaria.

Concepto: Psicología de la personalidad: Ciencia


que intenta entender el
comportamiento del ser humano en el
mundo. El estudio de la personalidades
abordada desde distintas perspectivas,
cada una de las cuales presenta
argumentos significativos, de todo que
probablemente ninguna de ellas sea
más importante que otra, dado que
todas contribuyen a la comprensión
última de lo que es la personalidad.

Sumario
1 Introducción
2 El yo real
3 El yo aparente
4 El yo que creemos ser
5 El yo que se quiere ser o yo ideal
6 El yo que los demás creen que somos
7 Fuentes

Introducción

https://www.ecured.cu/Seis_rostros_del_ser_humano 1/3
4/8/2019 Seis rostros del ser humano - EcuRed

La personalidad concreta de cada quien se manifiesta en la vida cotidiana como un poliedro de seis lados o caras
porque, justamente, son seis los rostros que presenta nuestro yo o personalidad en la vida real.

Expongamos primero estas diversas significaciones de los múltiples “yoes” que encierra nuestra personalidad y
después veremos las distintas relaciones que se pueden establecer en la vida entre estos y la importancia que tienen
esas correlaciones para la salud mental y para el desarrollo humano.

El yo real
Primero tenemos el yo real o verdadero, que está compuesto por tres partes, como secciones de una pirámide, que
son:

Una base biológica, heredada, la porción vegetal y animal que todos tenemos constituida por la dotación
genética, los instintos, el temperamento o la predisposición emocional congénita;
Después encontramos la parte social, formada por las normas y valores sociales, las costumbres y
características culturales del medio, adquiridos, aprendidos a través del proceso de la socialización y,
Finalmente, la pirámide de nuestro yo real culmina como el ápice, con la característica esencial del hombre
que es el ser creador, las potencialidad de transformación de la realidad creando obras que aporta al acervo
cultural de su medio.

El yo aparente
En segundo lugar, tenemos el yo aparente, el de la fachada o máscara social, el que se manifiesta en la vida
cotidiana. Es el yo que deseamos que los demás crean que somos, que exhibimos como un actor representa a un
personaje y que por supuesto no coincide necesariamente con el yo real. La distancia entre ese yo aparente y el yo
real, el que verdaderamente somos, depende del grado de autenticidad del individuo. Aquellas pocas personas que
se comportan de acuerdo a como piensan y sienten y que por lo tanto son auténticas, sinceras, muestran una
correspondencia entre su apariencia y su realidad, pero las que muestran discrepancias significativas entre su
rostro y la máscara superpuesta, exhiben una vida ficticia, falsa.

El yo que creemos ser


En el hondón de nuestra conciencia tenemos el yo que creemos ser, el concepto y la valoración de sí mismo, que
es el conjunto de vivencias, ideas, opiniones, sentimientos, actitudes que tenemos hacia nosotros mismos, que
resultan de las ideas y opiniones que los demás se formen de nosotros y, en parte, la imagen que nos forjamos de
nuestra propia persona, como resultado de las interacciones con el mundo y con las otras personas. Es el aspecto
de la personalidad más accesible para conocerla, cambiarla y mejorarla. La transformación y mejoría que se logre
en el concepto que el sujeto tiene de sí mismo trasciende a la propia personalidad y se puede producir en ella el
mismo cambio favorable. El pensamiento, la imagen que tengamos de nosotros mismos, cuando se vive profunda
e intensamente y con persistencia, puede llegar a convertirse en realidad para mejorar o empeorar nuestro yo real.
Este es el resultado a que han llegado investigaciones realizadas por la psicología y la psiquiatría actuales.

El yo que se quiere ser o yo ideal


Pero la persona no sólo tiene un concepto de sí misma en el presente, sino también hay el yo que se quiere ser, al
que se aspira, o yo ideal, que corresponde a nuestro proyecto de vida, el yo que inventamos como protagonistas de
la novela que cada uno imagina para su propia existencia. Ese yo ideal puede ser tomado del “repertorio” de las
personas que han existido o existen o personajes de ficción que conoce el individuo y que los convierte en modelo
de su vida, o puede ser inventado por el propio sujeto o, lo que suele ocurrir la mayoría de las veces, ser un
personaje mixto, tomado parte de su medio y en parte creado por él mismo.
https://www.ecured.cu/Seis_rostros_del_ser_humano 2/3
4/8/2019 Seis rostros del ser humano - EcuRed

El yo que los demás creen que somos


Pero, además de lo que pensamos de nosotros mismos, están inevitablemente las opiniones de las demás personas
sobre nosotros. Son los conceptos que los otros se hacen de nuestro yo, que quizás no coincide ni con lo que el
sujeto es realmente, cree ser o quiere ser. Es el yo público, y por supuesto, habrá tantos como personas perciben al
sujeto. Y también, para cerrar el hexaedro de la personalidad, está el séxtuple yo, que corresponde a lo que uno
cree que los otros creen que uno es. Estas seis significaciones del yo autorizarían a decir que, cuando hablan dos
personas, en realidad, doce personas intervienen en la conversación. No en balde es tan difícil la comunicación
humana.

Fuentes
EcuRed. Psicología de la personalidad. Visitado el 2 de mayo de 2012.
Psicología de la personalidad. Visitado el 2 de mayo de 2012.
El hombre y la Psicología. Psicología de la personalidad. Visitado el 2 de mayo de 2012.
Objeto y objetivos de estudio. Psicología de la personalidad. Visitado el 2 de mayo de 2012.

https://www.ecured.cu/Seis_rostros_del_ser_humano 3/3