Está en la página 1de 16
U NIVERSIDAD N ACIONAL M AYOR D E S AN M ARCOS TEXTO DE APOYO

UNIVERSIDAD NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS

TEXTO DE APOYO DE LA ASIGNATURA:

Estrategias de abordaje para niños con dificultades fonético - fonológicas

TÍTULO

ADQUISICIÓN FONÉTICA – FONOLÓGICA DEL ESPAÑOL

Autor Franklin Susanibar Chávez y Alejandro Dioses Chocano

2011

Susanibar y Dioses, 2011

Adquisición fonética – fonológica

Franklin Susanibar 1 ; Alejandro Dioses Chocano 2

Conocer la secuencia de la adquisición fonética–fonológica del español es sumamente importante para el fonoaudiólogo que evalúa e interviene este componente del lenguaje. En ese sentido es importante definir brevemente los siguientes términos: lenguaje, fonética y fonología.

Lenguaje:

Lecours y cols. (1979), citado por Peña-Casanova (2002) define al lenguaje como el resultado de una actividad nerviosa compleja que permite la comunicación interindividual

de estados psíquicos que se materializan a través de signos multimodales que simbolizan

estos estados de acuerdo con una convención propia de una comunidad lingüística.

Así podemos afirmar que los signos multimodales son: el habla, la escrita y el lenguaje de señales, asimismo la lengua hace referencia a la convención propia de una comunidad lingüística.

Lengua:

Basado en Saussure (1916) citado por Malmberg (1977); Saussure (1967) citado por Pelayo y Cabrera (2001); Malmberg (1977); Ramirez (1979) citado por Magallanes (2000)

se puede afirmar que la lengua es un conjunto de signos y sus reglas de combinación y

funcionamiento, establecidas convencionalmente por una comunidad lingüística, que

permiten la comunicación entre los miembros de dicha comunidad. Estos signos y reglas de combinación son efectuados gracias al lenguaje y sus componentes: morfosintaxis, léxico-semántico, pragmático y fonético-fonológico.

Habla:

Siguiendo los planteamientos de Saussure (1945) y la definición efectuada por Susanibar

y Parra (2011) se puede aseverar que el habla es el proceso neurolingüístico,

neurofisiológico y neuromuscular en el que un hablante individual utiliza su lengua según sus experiencias socioculturales, estados afectivos, conativos y volitivos. En este sentido podemos afirmar que el hablante utiliza la lengua según el dominio que tenga del lenguaje, medio sociocultural en el que se desarrolla y estado de ánimo. Así se entiende que cuando hablamos hacemos uso de todos los componentes del lenguaje, además de la prosodia. Además al mecanismo neurolingüístico, neurofisiológico y neuromuscular implícito en el habla se le conoce como fonoarticulación.

Fonoarticulación:

Susanibar y Parra (2011) la definen como los mecanismos lingüísticos (fonología), neuromusculares y fisiológicos (fonética) que: 1) crean la energía aerodinámica necesaria para 2) hacer vibrar a los pliegues vocales y/o otras estructuras del tracto vocal superior, estableciendo así la emisión de un sonido (fonación); 3) producir la voz en las cavidades supraglóticas y 4) lograr la articulación de los fonos de una secuencia sonora (palabras).

1.Fonoaudiólogo por la Faculdade Adventista Paranaense – Maringá – Paraná – Brasil; Docente de la unidad de posgrado de la Universidad Nacional de San Marcos – Lima – Perú; Docente de pregrado de la Universidad Peruana Cayetano Heredia –Lima – Perú; Fonoaudiólogo de EOS – Centro Psicopedagógico – Lima – Perú; Fonoaudiólogo del Centro Terapéutico Peruano Japonés – Lima – Perú. 2.Psicólogo por la Universidad Nacional – Lima – Perú; Docente principal de la Universidad Nacional de San Marcos – Lima –Perú; Director de EOS – Centro Psicopedagógico – Lima – Perú.

Susanibar y Dioses, 2011

Extraído de: Susanibar (2011). Taller: Estrategias neuromusculares para la corrección de las alteraciones del habla

Extraído de: Susanibar (2011). Taller: Estrategias neuromusculares para la corrección de las alteraciones del habla de origen fonética. Ministrado en el Instituto psicopedagógico EOS-Perú. Lima - Perú.

Así se entiende que el componente fonológico del lenguaje hace referencia a las imágenes acústicas almacenadas y por tanto representadas en el cerebro; además del uso que hace el individuo de estas implicando por consiguiente la forma como este accede y recupera estas imágenes. Esta función es cognitiva. En contrapartida el componente fonético es la materialización de la fonología a través de movimientos efectuados por las estructuras fonoarticuladoras que crearan los rasgos acústicos y anatómicos de cada fono de un idioma, que son: el punto articulatorio, modo articulatorio y la sonoridad.

 

ESTRUCTURAS FONOARTICULADORAS

NOMINACIÓN

ESTRUCTURA ESPECÍFICA

TIPO DE

ESPECÍFICA

FUNCIONALIDAD

 

Lengua

 

Órganos

Laringe

Pulmones

Hueso

Mandíbula

Prominencia

Mejillas

Repliegue

Labios

 

De la respiración durante la fonoarticulación

ACTIVAS

Intrínsecos y extrínsecos de la laringe

Intrínsecos y extrínsecos de la lengua

Músculos

Del velo del paladar

De la faringe

Faciales

Elevadores de la mandíbula

Tabique

Velo del paladar

Conducto

Faringe

PASIVA Y ACTIVA

Bóveda

Paladar

 
 

Nasal

Cavidades

Oral

PASIVAS

Piezas

Dentarias

Susanibar y Dioses, 2011

Extraído de: Susanibar FCh; Dioses ACh. “Órgãos” ou “estruturas” fonoarticulatórias: um deslinde teórico – conceitual. REV. CEFAC. 2010 set- out; 12(5):715-904

ESTRUCTURAS FONOARTICULADORAS SON LAS ENCARGADAS DE POR MEDIO CREAR LA TRANSFORMA DEL PARA ENERGÍA RLA
ESTRUCTURAS
FONOARTICULADORAS
SON LAS
ENCARGADAS DE
POR MEDIO
CREAR LA
TRANSFORMA
DEL
PARA
ENERGÍA
RLA EN
COMPONENTE
POSTERIORMENTE
MIOELASTICO
AERODINÁMICA
ENERGIA
(PLIEGUES
ACÚSTICA
UTILIZANDO EL
LUEGO
AIRE
ALMACENADO EN
LOS PULMONES
ESTABLECER
A PARTIR DE
CONVERTIRLA
LOS
LAS
MOVIMIENTOS
Y
EN VOZ
FINALMENTE
(RESONANCIA)
MODIFICACIONE
S EN LA CAVIDAD
ORAL
(ARTICULACIÓN)
DEL ESFÍNTER
VELOFARÍNGE
O, LENGUA,
LABIOS,
MANDÍBULA Y
MEJILLAS
AL PASAR POR
LAS CAVIDADES
SUPRAGLÓTICAS

Extraído de: Susanibar FCh; Dioses ACh. “Órgãos” ou “estruturas” fonoarticulatórias: um deslinde teórico – conceitual. REV. CEFAC. 2010 set- out; 12(5):715-904

– conceitual. REV. CEFAC. 2010 set- out; 12(5):715-904 Extraído de: Susanibar (2011). Taller: Estrategias

Extraído de: Susanibar (2011). Taller: Estrategias neuromusculares para la corrección de las alteraciones del habla de origen fonética. Ministrado en el Instituto psicopedagógico EOS-Perú. Lima - Perú.

Susanibar y Dioses, 2011

Ahora que se conceptualizó y ubicó adecuadamente el tema a desarrollarse iniciaremos el análisis de la secuencia de adquisición fonética-fonológica del español.

Lamentablemente pocas investigaciones fueron elaboradas con esta finalidad. Una de las más antiguas es la realizada por Melgar (1976) citada por Bosch (1983) y Acosta, León y Ramos (1998) efectuó una investigación en México en la que establece edades en las que el 90% de la población articula correctamente un determinado sonido. Sus resultados son los siguientes:

Edad

Sonido del español

3 a 3.6

“m”, “ch”, “ñ”, “k”, “t”, “y”, “p”, “n”, “l”, “f”, “ua”, “ue”

4 a 4.6

“r”, “b”, “g”, “pl”, “bl”, “ie”

5 a 5.6

“cl”, “br”, “fl”, “cr”, “gr”, “au”, “ei”

6 a 6.6

“s”, “rr", “pr", “gl”, “fr”, “tr", “eo”

Susanibar (2011) basado en Bosch (1983) y Acosta, León y Ramos (1998)

* Es importante mencionar que en ambas citaciones sobre el estudio de Melgar (1976) no

se hace mención sobre la adquisición del sonido “j”.

A su vez, Serra (1979) citado por Bosch (1983) que, a partir de los cálculos de

porcentajes de error en la población por categorías de sonidos, permite establecer una

secuencia de sonidos de menor a mayor dificultad.

Modo de articulación

Porcentaje de error

Nasales

1,7% error

Oclusivas

7,6% error

Fricativas

l0,6% error

Liquidas

55,1% error

Susanibar (2011) basado en Bosch (1983)

Posteriormente Bosch en (1983) realizó un estudio con niños españoles entre 3 y 7 años y 11 meses, con un nivel intelectual normal y sin problemas orgánicos. Este estudio se basó en el 80% de pronunciación correcta y permite establecer cuatro etapas de adquisición fonética-fonológica gradual en el estadio lingüístico.

Estadio

Edad

Sonido del español

   

“m”, “n”, “ñ”, “p”, “t”, “k”, “b”, “j”, “l”, “g”, “f”, “s”, “ch” y “r”;

I 3

diptongos crecientes (“ie” y “ue”)

1 nasal + consonante (en que la nasal “m” o “n” se encuentra en Final de Silaba, Dentro de la Palabra – FSDP) “mb”, “nt”, “nd”, “nk” y “nch”.

 

II 4

“d”, “y”, “r”

Grupo consonántico lateral: consonante + l

   

2 Fricativa “s” + consonante (en la que la fricativa “s” se encuentra en Final de

III 5

Silaba, Dentro de la Palabra – FSDP) “sp”, “st”

Grupo consonántico central: consonante + r

   

“rr”

3 Diptongos decrecientes (“ei” y “au”)

IV 6

2 Grupos consonánticos: s + consonante + consonante (“str”)

Grupos consonánticos: l + consonante

4 Líquida “l” y “r” + consonante (“ls” y “rk”)

Susanibar (2011) basado y adaptado de Acosta, León y Ramos (1998)

Susanibar y Dioses, 2011

1. Las nasales “m” y “n” en posición FSDP fueron evaluadas en las siguientes palabras: “mb” en tambor, “nt” en diente, “nd” en bufanda, “nk” en blanco y “nch” en plancha.

2. La fricativa “s” en posición FSDP fue evaluada en las siguientes palabras: “sp” en espada, “st” en cristal y “str” en estrella.

3. Es importante mencionar que los diptongos decrecientes son consignados como logrados en 80% de los casos a los 6 años en Bosch (1983), p.102 y en contra partida la misma autora en 2004, p.54 manifiesta que estos diptongos son logrados en el 90% de los casos a los 4 años de edad.

4. Las líquidas “l” y “r” en posición FSDP fueron evaluadas en las siguientes palabras:

“ls” en bolso y “rk” en barco.

A continuación se presenta la adaptación del cuadro con los porcentajes de los participantes que lograron una producción correcta de los sonidos en el estudio de Bosch (1983 y 2004) en diversas posiciones dentro de la palabra.

Modo

Sonido del

 

Edades

articulatorio

español

3

4

5

6

7

 

“m”

90%

       

Nasales

“n”

90%

       

“ñ”

90%

       

Oclusivas

“p”

90%

       
           

sordas

“t”

90%

       

“k”

90%

       

Oclusivas

“b”

90%

       

“d”

70%

90%

     

sonoras

“g”

80%

90%

     
 

“f”

80%

90%

     

“s”

80%

80%

80%

90%

 

Fricativas

“s” (FSDP)

50% o menos

70%

80%

90%

 

“s” (FSDP) + C

50% o menos

60%

70%

90%

 
 

“z”

50% o menos

70%

80%

90%

 

“j”

90%

       

Africada

“ch”

80%

90%

     
 

“l”

90%

       

Laterales

“l” (FSDP)

50% o menos

70%

70%

80%

90%

“y”

60%

80%

80%

80%

80%

 

“r” (ISDP)

80%

90%

     

Vibrantes

“r” (FSFP)

70%

80%

80%

80%

90%

“r” (FSDP)

50% o menos

70%

70%

80%

90%

 

“rr”

50% o menos

70%

70%

80%

90%

 

Crecientes “ie”, “ue”

90%

       

Diptongos

1 decrecientes “ei”, “au”

50% o menos

60%

70%

80%

90%

2 decrecientes “ei”, “au”

60%

90%

     
 

1 Laterales c+”l”

60%

80%

80%

90%

 

Encuentros

2 Laterales c+”l”

70%

90%

     

consonánticos

1 Centrales c+”r”

50% o menos

70%

80%

90%

 

2 Centrales c+”r”

60%

80%

80%

90%

 

Susanibar (2011) basado y adaptado de Bosch (1983, 2004) y Arregui (1998)

1. Datos consignados en Bosch (1983), p. 102.

2. Datos consignados en Bosch (2004), p. 54

Susanibar y Dioses, 2011

La posición que ocupan los sonidos dentro las palabras fue seguida de acuerdo a la propuesta efectuada por Yavas, Hernandorena y Lamprecht (2001) basados en las investigaciones de Lamprecht (1986), Yavas y Lamprecht (1988), Hernandorena (1988) y Yavas (1988) efectuadas en niños normales y con trastornos fonológicos en la lengua portuguesa; así se resalta la importancia de la necesidad de discriminar cuatro posiciones en las cuales los sonidos se pueden presentar con relación a la sílaba y palabra. Con relación a la sílaba los sonidos pueden presentarse al inicio o final y respecto a la palabra puede estar al inicio, dentro o final. En ese sentido se dan las siguientes relaciones en las que los sonidos se pueden presentar:

ISIP

= inicio de silaba, inicio de la palabra

ISDP

= inicio de silaba, dentro de la palabra

FSDP = final de silaba, dentro de la palabra

FSFP = final de silaba, final de la palabra

Siendo que el portugués y el español comparten las mismas reglas fonemáticas es posible seguir este modelo en el español.

Ejemplificaremos esta propuesta con el sonido nasal “n” para el español, siendo que:

ISIP

= nariz

ISDP

= mano

FSDP = botón

FSFP = antes

Para el sonido fricativo “s”:

ISIP

= zapato

ISDP

= casa

FSDP = luz FSFP = poste

Al igual que en el portugués no todos los sonidos de este idioma se presentan en las cuatro posiciones, característica que también se aprecia en los sonidos del español.

Esta propuesta permite analizar a los sonidos desde las perspectivas de rasgos distintivos y capacidad contrastiva, necesarias para efectuar un análisis fonológico y no meramente fonético.

En 1984 Serra, publica su trabajo originalmente efectuado en 1977, que tuvo como objetivo estudiar la articulación de 628 niños entre 3 y 7,11 años para determinar su aprendizaje, variaciones y errores en porcentajes, obteniéndose los siguientes parámetros:

Porcentajes de errores de articulación de consonantes en posición ISIP, ISDP y FSFP

Consonantes según el modo de articulación

 

Edades

3 – 3,11

4 – 4,11

5 – 5,11

6 – 6,11

7 – 7.11

Nasales

2,5

2,8

0,8

0,6

0,1

Oclusivas

13,2

10,4

6,8

6,2

1,7

Fricativas

19,6

15,9

7,2

6,9

3,7

Vibrante

35,6

24,4

19,1

14

11

Líquidas (“l”, “ll”, “r”)

40,2

34,6

31,6

31,9

33,5

Susanibar y Dioses, 2011

% total de errores

22,2

17,6

13,1

11,9

10

*Porcentajes de errores de articulación de consonantes en posición FSDP

 

Consonantes en posición: Final de silaba, dentro de la palabra

 

Edades

3 – 3,11

4 – 4,11

5 – 5,11

6 – 6,11

7 – 7.11

“r” – largo “n” – plancha “n” – fonda “n” – manta “s” – raspar “s” – sastre “k” – taxi

36,7

26,9

20,2

15,9

7,1

*Estos sonidos fueron consignados por el autor como parte de “otros grupos consonánticos”, sin embargo, en el presente artículo siguiendo los planteamientos de Yavas, Hernandorena y Lamprecht (2001), se considera a estas consonantes de acuerdo

a la posición que ocupan en la sílaba y su posición dentro de la palabra y no como grupos consonánticos a pesar de serlos.

Porcentajes de errores de articulación en los grupos consonánticos

 

Grupos consonánticos evaluados

 

Edades

3 – 3,11

4 – 4,11

5 – 5,11

6 – 6,11

7 – 7.11

“cr”, “br”, “dr”, “”fr”, “cl”, “pl”, “gl”, “bl”, “fl” y *“ls”

36,6

27,2

16,7

11,2

2,9

Otra investigación efectuada por Aguilar (2005) en España, que tuvo como objetivo comparar la adquisición de la fonología en la lengua catalana y castellana haciendo uso de los instrumentos AREHA Análisis del Retraso del Habla y del AREPA Anàlisi del Retard de parla; concluyéndose en los resultados que la adquisición de los sonidos del español son similares a los encontrados por Bosch (1983, 1987 y 2004).

Uno de los más actuales estudios referentes a la adquisición de los sonidos del español es el efectuado por Vivar y León (2009) en Chile, que tuvo como objetivo conocer cómo los niños adquieren el sistema fonológico-fonético de su lengua materna y describir la cronología de secuencia de adquisición del repertorio fonético-fonológico en la muestra.

A continuación se elaboró un cuadro basado en el 80% de sujetos que lograron emitir el

sonido correctamente según los autores citados arriba.

Edad

Sonido del español

3 a 3.11

“m”, “n”, “ñ”, “b”, “d”, “g”, “p”, “t”, “k”, “f”, “j”, “ch”, “l”, “r”

4 a 4.11

“s”

5 a 5.11

“rr”

Susanibar (2011) basado en Vivar y León (2009) al 80% de sujetos que lograron emitir los sonidos del español

Sigue el cuadro de secuencia de adquisición de los fonemas según Vivar y León (2009)

Susanibar y Dioses, 2011

Extraído de: Vivar P. y León H. Desarrollo fonológico-fonético en un grupo de niños entre

Extraído de: Vivar P. y León H. Desarrollo fonológico-fonético en un grupo de niños entre 3 y 5, 11 años. Rev. CEFAC. 2009 Abr-Jun; 11(2):190-

198

A partir de lo expuesto anteriormente se elaboró el siguiente cuadro basado

principalmente en las investigaciones efectuadas por Laura Bosch considerando el 80%

de sujetos que articularon correctamente el sonido y las observaciones efectuadas por

Susanibar en 200 niños evaluados teniendo como queja principal alteraciones en la fonoarticulación.

 

Cuadro de adquisición fonética-fonológica

 

Vocales

2

años

 

“A”

 

“O”

   

“U”

 

“E”

 

“I”

 
   

1

“m”

 

1

“n”

 

“ñ”

 

“p”

 

“k”

   

“b”

3

años

         
   

“f”

 

“j”

 

“l”

 

“t”

   

“ch”

   

“g”

Sonidos del

4

años

2 “r” (ISDP)

   

3 “l” (FSDP)

 

“s”

   

“d”

   

“y”

español

 

5

años

 

4 “r” (FSFP)

   

5 “s” (FSDP)

 

6

años

 

“rr”

   

6 “r” (FSDP)

 

Diptongos

3

años

 

“ia”

 

“io”

   

“uo”

 

“ie”

 

“ua”

   

“ue”

5

años

“eu”

 

“ei”

“au”

 

“oi”

   

“ai”

 

7

“iu”

   

7

“ui”

Grupos

4

años

 

“fl”

 

“pl”

   

“bl”

   

“cl”

   

8

“gl”

consonánticos

5

años

“br”

 

“fr”

9

“pr”

 

“cr”

   

“gr”

 

10

“tr”

 

10

“dr”

Susanibar (2011) basado en Bosch (1983 y 2004) al 80% de sujetos que lograron emitir los sonidos del español

1. Los sonidos nasales “m” y “n” son adquiridos en sus diversas posiciones ISIP, ISDP, FSDP y FSFP a los tres años de edad.

2. Vibrante simple “r” en posición: inicio de silaba, dentro de la palabra (Ejm: loro, toro, cara, pera, Perú, etc).

3. El sonido “l” en posición FSDP que fue evaluado por Bosch en la palabra Bolso, se espera hasta los cuatro años.

Susanibar y Dioses, 2011

4.

Vibrante simple “r” en posición: final de silaba, final de la palabra (Ejm: amor, dolor, sudor, mirar, etc).

5. Fricativa “s” en posición: final de silaba, dentro de la palabra (Ejm: poste, mosca, espada, etc).

6. Vibrante simple “r” en posición: final de silaba, dentro de palabra (Ejm: morder, carpa, árbol, circular, etc).

7. Según Susanibar y Parra (2011) los diptongos “iu” y “ui” son considerados diptongos homogéneos. En ese sentido estos no pertenecen a los diptongos crecientes ni decrecientes; a pesar de ello, son considerados por la existencia de palabras que pueden ser utilizadas con regularidad (Ejm: ciudad, pingüino, cuidar, etc).

8. A pesar que en los estudios de Bosch (1983 y 2004) se considere adquirido este sonido a la edad de cuatro años, se observa es más cotidiano apreciar su correcta emisión en niños de cinco años.

9. Aunque Laura Bosch no consideró el sonido “pr” dentro de sus investigaciones, se observa que es articulado en la mayoría de los casos a los cinco años.

10. Son los grupos consonánticos que demoran más en establecerse por sus características fonéticas, apreciándose bien establecidas en muchos niños a los cinco años.

Estudios basados en los procesos simplificación fonológica

Esta línea de estudio está basada en el planteamiento de Stampe (1969), que postula la existencia de un sistema innato de procesos fonológicos que determinan las representaciones fonéticas de las producciones verbales infantiles. Estos procesos consisten en una serie de procedimientos jerárquicamente ordenados que son usados por los niños para simplificar el habla. De este modo, la adquisición del lenguaje implica la pérdida gradual de estos procesos de simplificación (Bosch, 1983 b).

En ese sentido Bosch (1983a; 1983b y 2004) categorizó los procesos fonológicos de acuerdo a la frecuencia de aparición en niños de tres a seis años ofreciéndonos parámetros de normalidad que son aquellos esperado para la edad y riesgo de alteración por su infrecuencia o persistencia en el tiempo.

AÑOS

PROCESOS

NORMALIDAD

 

TRASTORNO

 

Asimilatorios

Asimilaciones nasales, velares y labiales

-------------------------------------------------------

3 años

Sustitutorios

Ausencia de las vibrantes (simple “r” y múltiple “rr”) Estridencia de la “z” por “f” y “s” Avance de la fricativa “s” (ceceo anterior) Conversión de la aproximante “d” en liquida “r” o “l” Semiconsonantización de “ll” por la aproximante “y”

Frontalizaciones Lateralización de las vibrantes Oclusivización de fricativas Posteriorización de la vibrante múltiple

 

Simplificación

de

los

grupos

Simplificación de diptongos crecientes Omisión de “m” (FSDP) y “n” (FSFP y FSDP) Omisión de consonantes iniciales Omisión de silabas átonas Reduplicaciones

consonánticos centrales y laterales

Simplificación

de

diptongos

Estructurales

decrecientes Omisión de “r” (FSDP y FSFP); “l” (FSDP) y “s” (FSDP)

Susanibar y Dioses, 2011

AÑOS

PROCESOS

NORMALIDAD

TRASTORNO

 

Asimilatorios

Asimilaciones velares

Asimilaciones nasales y labiales

Sustitutorios

Ausencia de la vibrante múltiple Estridencia de la “z” por “f” y “s” Avance de la fricativa “s” (ceceo anterior) Semiconsonantización de “ll” por la

Conversión de la aproximante “d” en liquida “r” o “l” Frontalizaciones Lateralización de las vibrantes Oclusivización de fricativas Posteriorización de la vibrante múltiple

aproximante “y”

4 años

Estructurales

Simplificación de los grupos consonánticos centrales y laterales Omisión de “r” (FSDP y FSFP) Errores con “s” (FSDP)

Simplificación de diptongos crecientes y decrecientes Omisión de “m” (FSDP) y “n” (FSFP y FSDP) Omisión de consonantes iniciales Omisión de silabas átonas Reduplicaciones

   

-----------------------------------------------------

 

Asimilatorios

--

Indicador de trastorno

Sustitutorios

Ausencia de la vibrante múltiple Lateralización de “r” (FSDP y FSFP) Semiconsonantización de “ll” por la aproximante “y” Estridencia de la “z” en (FSFP) por “s”

Avance de la fricativa “s” (ceceo anterior) Conversión de la aproximante “d” en liquida “r” o “l” Frontalizaciones Lateralización de las vibrantes Oclusivización de fricativas Posteriorización de la vibrante múltiple

5 años

Estructurales

Simplificación de algunos grupos consonánticos centrales

Omisión de “r” (FSDP y FSFP) Omisiones o errores con “s” (FSDP y FSFP) Omisión de “m” (FSDP) y “n” (FSFP y FSDP) Simplificación de diptongos crecientes y decrecientes Omisión de consonantes iniciales Omisión de silabas átonas Reduplicaciones

   

----------------------------------------------------

 

Asimilatorios

---

Indicador de trastorno

Sustitutorios

Semiconsonantización de “ll” por la aproximante “y”

Ausencia de la vibrante múltiple Estridencia de la “z” por “f” y “s” Avance de la fricativa “s” (ceceo anterior) Conversión de la aproximante “d” en liquida “r” o “l” Frontalizaciones Lateralización de las vibrantes Posteriorización de la vibrante múltiple Oclusivización de fricativas

6 años

 

-----------------------------------------------------

Simplificación de los grupos consonánticos centrales Omisión de “r” (FSDP y FSFP) Omisiones o errores con “s” (FSDP y FSFP) Omisión de “m” (FSDP) y “n” (FSFP y FSDP) Simplificación de diptongos crecientes y decrecientes Omisión de consonantes iniciales Omisión de silabas átonas Reduplicaciones

Estructurales

--

7 años

La presencia de cualquier proceso fonológico será indicio de un trastorno fonético, fonológico o fonético-fonológico.

Susanibar y Dioses, 2011

Gonzales en 1989 realizó un estudio con niños Malagueños de 3 años a 6,11 años, con el intuito de analizar el desarrollo fonológico de niños de habla castellana, en función a las variables como el sexo, nivel sociocultural y edad de sujetos, concluyendo que:

En cuanto al sexo, no se aprecia diferencias en la capacidad de representación fonemática en su propio desarrollo evolutivo. Inversa

En relación al nivel sociocultural de los sujetos evaluados:

NIVEL SOCIOCULTURAL

PRODUCCIONES CORRECTAS

USO DE PROCESOS FONOLÓGICO

Alto

Mayor que el medio

Menor uso que medio

Medio

Mayor que el bajo

Menor uso que el bajo

Bajo

Menor en relación al medio y alto

Mayor uso que el medio y alto

Respecto a la edad de los evaluados:

AÑOS

PROCESOS

USO DE PROCESOS FONOLÓGICO

PRODUCCIONES CORRECTAS

3 años

Sustitutorios (S)

Mayor que E y A

Mayor

 

Oclusivos, africada, nasales, fricativa “f” y “j”

 

Adquiridos

   

inicialmente

4 años

   

Decrece

conforme

 
 

Estructurales (E)

Mayor que E

la edad

5

años

aumenta

Adquiridos

     

tardíamente

6

años

Asimilatorios (A)

Menor que S y E

Fricativas “s”, “z”, liquidas, grupos consonánticos y diptongos

 

Menor

Otra investigación realizada en Chile por Repetto, Montero, Casanova, Martínez y Lecaros (2004), que tuvo como finalidad caracterizar el desarrollo fonológico, a partir de los procesos fonológicos de simplificación de una población de 60 sujetos entre el rango etario de 3 años y 4,11 años de edad sin dificultad de lenguaje, utilizando el TEPROSIF y TEPROSIF-R, llegándose a la siguiente conclusión:

Cuadro que muestra el total y tipos de procesos fonológicos usados según la edad obtenidos con el TEPROSIF-R

AÑOS

PROCESOS

MEDIA DE PROCESOS USADOS

TOTALIDAD DE PROCESOS USANDOS

 

Estructurales

12,5

 

3 años

Asimilatorios

6

25

Sustitutorios

4

 

Estructurales

4

 

4 años

Asimilatorios

3

8

Sustitutorios

2

Susanibar y Dioses, 2011

Diez-Itza y Martinez (2004) efectuaron una investigación referente a la reducción (simplificación) de los grupos consonánticos en las etapas tardías de la adquisición fonológica recogiendo muestras de habla espontánea de 240 niños hablantes de castellano (120 niñas y l20 niños) entre divididos en seis grupos de edades entre 3 a 5;11 años. Estos autores recogieron los datos efectuando la diferencia entre grupos consonánticos homosilábico y heterosilábicos. Los grupos heterosilábicos hacen referencia a los sonidos que Yavas, Hernandorena y Lamprecht (2001), considera en posición FSDP tales como: “r” en barco o cuernos; “s” en gasta o destruyó, entre otros y los homosilábicos hacen referencia a los grupos consonánticos centrales y laterales. Teniendo como premisa lo anterior este estudio nos ofrece los siguientes datos:

PORCENTAJE DE PROCESOS UTILIZADOS POR EDAD, NÚMERO DE PALABRAS EMITIDAS Y USO DE PALABRAS NUEVAS

Años

% de procesos

palabras utilizadas

uso de nuevas palabras

3

años

11,69

Menor

Menor

3,6 años

7,63

Mayor

   

4

años

6,73

Se incrementa

conforme

Se incrementa

conforme

4,6 años

4,47

la edad

aumenta

la edad

aumenta

5

años

2,23

5,6 años

1,51

Mayor

Categorizaron cual de los dos tipos de grupos consonánticos, honosilábicos o heterosilábicos, fue el más afectado en las diferentes edades con relación a las palabras emitidas por el niño. Se presentan los porcentajes aproximados.

Porcentajes aproximado de grupos consonánticos más afectados con relación a las palabras utilizadas por los niños

Tipo de grupo consonántico

 

Edades

 

3

años

3.6

años

4

años

4,6 años

5

años

5,6 años

Grupos consonánticos heterosilábicos

 

3

1,9

 

1,7

1,3

 

0,4

0,3

Grupos consonánticos homosilábicos

 

1,5

0,7

 

0,9

0,5

 

0,3

0,3

También efectuaron un gráfico donde muestran el porcentaje de la presencia de procesos fonológicos más frecuentes para los grupos consonánticos examinados con relación a las palabras emitidas por el niño. Este gráfico fue convertido en el siguiente cuadro con la finalidad de facilitar la lectura de los datos, a pesar de ellos se presentan porcentajes aproximados.

Porcentajes aproximado de los procesos fonológicos presentados para los grupos consonánticos con relación a las palabras utilizadas por el niño

Tipo de proceso fonológico más usado

 

Edades

 

3

años

3.6

años

4

años

4,6 años

5

años

5,6 años

Reducción (simplificación) de grupo consonántico

 

5,1

 

3

 

2,8

2

 

0,8

0,6

Susanibar y Dioses, 2011

Sustitución

4

2,3

2,8

1,8

0,5

0,3

Supresión de consonante final

2

1,5

0,8

0,5

0,3

0,1

A su vez, ofrecen cuales fueron las estrategias más usada para reducir los grupos

consonánticos con relación a las palabras emitidas por el niño, las cuales mostramos en

el cuadro siguiente donde se consignan los porcentajes aproximados.

Porcentajes aproximado de los procesos fonológicos más usados para reducir los grupos consonánticos con relación a las palabras utilizadas por los niños

Estrategias preferida para reducir el proceso fonológico

 

Edades

 

3 años

3.6 años

4 años

4,6 años

5 años

5,6 años

Supresión de uno de los elemento

3,5

1,7

2,0

1,3

0,6

0,4

Sustitución de uno de los elementos

0,9

0,9

0,8

0,5

0,3

0,3

Otros tipos de reducciones (supresión del grupo entero, coalescencia y apéntesis)

0,15

0,05

0,05

0,02

0,05

0,01

Otra investigación efectuada por Pavez, Maggiolo, Peñaloza y Coloma (2009), con 360 niños chilenos de ambos sexos en un rango etario de 3 años y 6 años y 11 meses,

siguiendo los planteamientos de la fonología natural, se consideró la posible incidencia de

la

edad, nivel socioeconómico y el género, evaluando la emisión de procesos fonológicos

de

simplificación con el TEPROSIF-R, en la que se concluyó:

Manejo de los procesos fonológicos según la edad:

AÑOS

PROCESOS

MEDIA DE PROCESOS USADOS

TOTALIDAD DE PROCESOS USANDOS

 

Estructurales

13,9

 

3 años

Asimilatorios

6,7

26,6

Sustitutorios

5,8

 

Estructurales

7,1

 

4 años

Asimilatorios

3,0

13,1

Sustitutorios

3,0

 

Estructurales

4,5

 

5 años

Asimilatorios

1,9

8,2

Sustitutorios

1,7

 

Estructurales

2,2

 

6 años

Asimilatorios

1,7

4,3

Sustitutorios

1,0

Manejo de procesos fonológicos según el nivel socioeconómico:

GRUPO

PROCESOS

MEDIA DE PROCESOS USADOS

TOTALIDAD DE PROCESOS USANDOS

SOCIOECONÓMICO

 

Estructurales

5,2

 

Medio alto

Asimilatorios

2,5

9,7

Sustitutorios

1,9

 

Estructurales

6,6

 

Medio medio

Asimilatorios

3,2

12,7

Sustitutorios

2,8

Susanibar y Dioses, 2011

 

Estructurales

8,9

 

Medio bajo

Asimilatorios

3,8

16,7

Sustitutorios

3,9

En lo concerniente al manejo de los procesos fonológicos según el género esta investigación no encontró diferencias significativas en el uso total de PSF ni en ninguno de los tipos de procesos entre niños y niñas. Por lo tanto, la variable género no incide en el desarrollo fonológico en el grupo estudiado.

Coloma, Pavez, Maggiolo y Pañaloza (2010) consignaron el desarrollo fonológico de 180 niños de 3 y 4 años con los objetivos de caracterizar su desarrollo fonológico y establecer la influencia del género en este desarrollo.

Referencias bibliográficas:

Acosta V, León S y Ramos V. Dificultades del habla infantil: un enfoque clínico. Investigación, teoría y práctica. Málaga. Aljibe.

Arregi AM (1998). Aulas de audición y lenguaje: orientaciones para la organización y el funcionamiento; criterios y estrategias para la evaluación del lenguaje. 1ª ed. Vitoria-Gasteiz:

Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco, 1999-06-03.

Bosch L (1983). El desarrollo fonológico infantil: una prueba para su evaluación. Anuario de Psicologia, 28, 86-114.

Bosch L (2004). Evaluación fonológica del habla infantil. Barcelona. Masson.

Susanibar (2011). Taller: Estrategias neuromusculares para la corrección de las alteraciones del habla de origen fonética. Ministrado en el Instituto psicopedagógico EOS-Perú. Lima - Perú.

Susanibar FCh; Dioses ACh. “Órgãos” ou “estruturas” fonoarticulatórias: um deslinde teórico – conceitual. REV. CEFAC. 2010 Set-Out; 12(5):715-904.

Susanibar y Parra (2011). Diccionario terminológico de Motricidad Orofacial. España. EOS.

Vivar P. y León H. (2009). Desarrollo fonológico-fonético en un grupo de niños entre 3 y 5, 11 años. Rev. CEFAC. 2009 Abr-Jun; 11(2):190-198.

Yavas M, Hernandorena CM y Lamprecht RR. Avaliação fonológica da criança: reeducação e terapia. São Paulo. Artmed.

Pavez, MM; Maggiolo, M; Peñaloza, CH. y Coloma, CJ. (2009). desarrollo fonológico en niños de 3 a 6 años: incidencia de la edad, el género y el nivel socioeconómico. RLA. Revista de lingüística teórica y aplicada, Concepción (Chile), 47 (2), II Sem. 2009, pp. 89-109.

SERRA, Miquel. Normas estadísticas de articulación para población escolar de tres a siete años en el área metropolitana de Barcelona. Revista de Logopedia y Fonoaudiología. Vol. III, nº 4: 232-235. 1984.

Melgar, M. (1971). Cómo detectar al niño con problemas de habla. 3ª ed. México:

Edit. Trillas.

Susanibar y Dioses, 2011

Bosch, L. (1987). Los trastornos fonológicos en el niño. Rev. Logop., Fon., Audiol., VII, nº 4, 195-200.

González, M. J. (1989). Estudio sobre la evaluación del desarrollo fonológico realizado con niños de la provincia de Málaga. Memoria de Licenciatura.

BOSCH, L. (1983 a) El desarrollo fonológico infantil: una prueba para su evaluación. Anuario de psicología, 28. BOSCH, L. (1983 b) Identificación de procesos fonológicos de simplificación en el habla infantil. Revista de Logopedia y Fonoaudiología, 1.

BOSCH, L. (1987). Los trastornos fonológicos en el niño. Revista de Logopedia, Foniatría y Audiología, 4, 195-200.

Diez-Itza y Martinez (2004). Las etapas tardías de la adquisición fonológica: procesos de reducción de grupos consonánticos. Anuario de Psicología. vol. 35, n°, 177-202. Facultad de Psicología, Universidad de Barcelona.

Susanibar y Dioses, 2011