Está en la página 1de 3

Asignatura: Historia, Geografía y Ciencias Sociales

Nivel: 7mos básicos


Profesor/as: Daniela Bohle Ojeda

Carlomagno y el ideal de Occidente

Nombre: Curso: Fecha:

Entre los reinos germanos que se conformaron en Europa, el de los francos fue adquiriendo una mayor importancia, la cual se vio
corroborada, en el siglo VIII, a propósito de la invasión musulmana. En el año 711 los musulmanes derrotaron al rey visigodo
Rodrigo, dominaron la península Ibérica y comenzaron a avanzar por el interior del continente. Fueron los francos quienes, bajo el
mando de Carlos Martel, detuvieron este avance el año 732 en la batalla de Poitiers. Carlos Martel era el mayordomo de palacio del
rey y de hecho era quien controlaba el reino. Su hijo Pipino el Breve lo sucedió en el cargo y ejerció tal poder que, en el 751,
apoyado por el Papa, se proclamó rey de los francos. Se iniciaba así la dinastía carolingia, en reemplazo de la dinastía merovingia.
Desde entonces, se forjó una especie de alianza
entre el Papado y el reino franco: este contaba con
el apoyo de la Iglesia Católica a la vez que le
prestaba ayuda militar. Esta alianza fue consolidada
por el rey Carlos, hijo de Pipino. Carlos gobernó
durante 46 años (768-814) y, mediante una
eficiente política de conquistas, logró dominar
extensos territorios de Europa, haciendo realidad el
ideal de restablecer en Occidente un imperio
cristiano. Así lo entendió el Papa León III, quien lo
coronó como emperador de los cristianos el 25 de
diciembre del año 800 en Roma. En adelante sería
llamado Carlomagno (Carlos “el Grande”).

Carlomagno se esmeró en gobernar su imperio en forma eficaz y con un sentido de unidad. Estimuló el uso de la escritura y del
latín como idioma oficial, se preocupó de contar con funcionarios letrados y con una legislación común basada en las capitulares.
Dividió el imperio en más de 200 condados, cada uno de ellos a cargo de un conde, guerrero de su confianza que percibía los
impuestos, comandaba el ejército y administraba justicia en su nombre. Las marcas, territorios fronterizos con una función militar
defensiva, quedaron a cargo de los marqueses. Funcionarios especiales fueron los missi dominici (enviados del señor), quienes
recorrían el imperio inspeccionando la labor de condes, duques, marqueses, obispos, etc. Todos ellos, al menos una vez al año, se
reunían en una asamblea con Carlomagno, en la cual le renovaban su juramento de fidelidad personal.
Junto con organizar el imperio, Carlomagno puso especial énfasis
en promover la cultura, dando lugar al llamado renacimiento
carolingio. Carlomagno fundó escuelas y se rodeó de sabios como el
teólogo Alcuino, nacido en Inglaterra, el lombardo Diácono y el
germano Eginardo. En su propio palacio de Aquisgrán funcionó una
academia donde se estudiaban las artes liberales (el trivium:
gramática, retórica y dialéctica y el quadrivium: geometría, aritmética,
astrología y música), con el método de leer y comentar textos. Allí
también funcionaba una escuela para niños, que visitaba con
frecuencia.
La unidad y la seguridad que Carlomagno logró establecer después de
tantos siglos de división, no perduró. Después de su muerte el imperio
comenzó a fragmentarse, y en los siglos IX y X, Europa fue sacudida
por violentas invasiones. Los reyes no pudieron contenerlos y fueron
perdiendo poder. El ideal del imperio, sin embargo, no estaba muerto y volvería a hacerse realidad en la Germania, a fines del siglo
X, con el reino de los francos orientales. En el año 962 el rey Otón I fue coronado emperador del Sacro Imperio Romano Germánico
por el Papa.
Actividad

1. Completa el siguiente crucigrama con los conceptos de la clase de hoy.

2. A partir de los contenidos presentados y del siguiente documento, responde las preguntas que se formulan en tu
cuaderno:
“El santo día de la Natividad de Nuestro Señor, el rey vino a la basílica del bienaventurado Pedro, apóstol, para asistir a la celebración
de la misa. En el momento en que, ubicado delante del altar, se inclinó para orar, el Papa León le puso una corona so bre la
cabeza, y todo el pueblo romano exclamó: "A Carlos Augusto, coronado por Dios, grande y pacífico emperador de los romanos,
vida y victoria". (...) El pontífice se prosternó delante de él y le adoró siguiendo la costumbre establecida de la época de los
antiguos emperadores (...)”.
Fuente: Reales del gobierno de Carlomagno, año 801.

a) ¿Qué méritos de Carlomagno explicarían su coronación como emperador?

b) ¿Qué elementos del relato de la coronación se refieren al ideal imperial de Occidente?

c) ¿De qué forma promovió Carlomagno el renacimiento cultural que caracterizó su reinado?