Está en la página 1de 13

CANAL

iguras 10, 1 1 , 12 y 13. Técnica del abordaje del ganglio Unfático preescapular.

l J
Ganglio linfático axilar propio
(subescapular)
Se trata de un ganglio presente sólo en rumiantes.

Topografía: caudal a la articulación del hombro,


en la región axilar, situado en profundidad.

Tamaño a p r o x i m a d o : 2-6 c m en ovinos;


5-8 cm en bovinos.

Zonas tributarias: región de la escápula, espal-


da y articulación del hombro.

Técnica d e abordaje: (figs. 14, 15 y 16). Se


aborda desde la cara interna costal, incidien-
í )
do en profundidad a nivel del primer espacio
intercostal (14).

I m p o r t a n c i a : dado que por su topografía


en profundidad (fIgs. 15 y 16) es necesario
utilizar una técnica de abordaje lesiva y c o n -
siderando que otros ganglios de la canal de
más fácil exploración, c o m o el ganglio linfá-
tico cervical superficial, aporta también infor-
mación de las regiones tributarias del ganglio
linfático axilar propio. La exploración de este
último queda reservada sólo a situaciones de
obligada necesidad.

Figuras 15 v I f Ganglio linfático axilar


propio (subescapular) de bovino.

255
Inspección post mórtem

Ganglio linfático esternal craneal


Topografía: a nivel del esternón, en su zona de unión con el primer cartílago
costal esternal. Se trata de un ganglio que, aunque localizado superficialmen-
te, puede pasar desapercibido durante la exploración veterinaria visual por la
cobertura grasa depositada a este nivel.

Zonas tributarias: tercio craneal del esternón.

Importancia: reacciona con facilidad ante procesos localizados en su zona de


influencia.

Figura 18. Ganglio linfático esternal craneal Ganglio linfático esternal craneal
reactivo en una canal de bovino joven. reactivo en una canal de porcino.

Este ganglio, por su localización superficial, resulta fácil de explorar. Cuando


no se encuentra reactivo, los depósitos grasos que se asientan a este nivel
pueden envolverlo y hacerlo imperceptible visualmente. En estos casos, la
palpación será la técnica recomendada durante la inspección.
Ganglio linfático subilíaco (prefemoral o precrural)
Topografía: se trata de un ganglio localizado en superficie, cubierto por el mús-
culo cutáneo del tronco y por el tejido graso de las paredes latero-ventrales del
abdomen.

Zonas tributarias: prepucio, piel y fascia de la región abdomino-femoral y de


la fosa paralumbar.

Técnica de abordaje: se explora, inicialmente, por palpación a nivel del pliegue


lateral de la rodilla cranealmente al músculo tensor de la fascia lata. Se presiona
lateralmente para exteriorizarlo. Ante la sospecha de alteración se practicará
una incisión a este nivel para su exploración visual.

1 Pliegue de la

rodilla

2 Ganglio

subilíaco

Figuras 20 y 21.
Ganglio linfático
subilíaco (precrural
o del pUegue de la
rodilla) en canal
de ovino (20) y de
bovino (21).
Inspección post mórtem

Ganglio linfático iliofemoral, ilíaco medial, sacro y nodulos hemales


• Ganglio linfático iliofemoral
Topografía: en la cara interna de la
canal, adyacente a la arteria ilíaca
externa y lateral a ésta.

Zonas tributarias: miembro pelviano,


fundamentalmente su región supe-
rior. También recoge linfa de la mama
y de los órganos de la cavidad pel-
viana (útero, recto, vejiga, etc.).

Importancia: es un ganglio de gran


importancia en la inspección de ma-
taderos por su localización en super-
ficie, su fácil exploración, así como
por las regiones corporales de las que
aporta información. Tendrá especial
relevancia para valorar la generaliza-
ción de procesos y para determinar,
junto con el ganglio linfático poplíteo,
los posibles decomisos de la extremi-
dad posterior

Figura ¿i. Ganglios linfáticos iüofemorales, 1 Arteria ilíaca


• Ganglio linfático ilíaco medial ilíacos mediales, sacros y nodulos hemales.
externa
Topografía: a nivel del nacimiento de
2 Ganglio ilíacos
las arterias ilíacas externas.
mediales

Zonas tributarias: región de la pelvis, órganos intrapélvicos y testículos. 3 Ganglio sacro

4 Ganglio
• Ganglio linfático sacro
iUofemoral
Topografía: situados bajo el hueso sacro, en la ramificación de las arterias ilía-
5 Nodulos
cas internas desde la aorta. Pueden presentarse en número y tamaño variado.
hemales
Con frecuencia cubiertos de grasa, que debe ser retirada para su observación.

Zonas tributarias: región intrapélvica.

• Nodulos linfáticos hemales


Son nodulos de pequeño tamaño propios de los rumiantes; están intercalados
entre los trayectos de vasos sanguíneos, aunque pueden distribuirse por diferentes
partes de la canal, tienen preferente asentamiento a nivel de la cavidad abdominal.
Debe interpretarse como fisiológico en el contexto de la inspección en mataderos.

258
CANAL

Ganglio linfático poplíteo


Topografía: situado en profundidad en la cara caudal de la pierna, entre los
músculos bíceps femoral y semitendinoso (figs. 23 y 24). En porcino este gan-
glio se localiza más en superficie.

Z o n a s tributarias: pie y pierna, hasta la región de la rodilla aproximadamente.

Técnica de abordaje: por la cara caudal de la extremidad posterior se observa


en primer término el músculo semitendinoso y el bíceps femoral (fig. 23). Para
evitar dañar piezas musculares nobles a esos niveles se debe realizar una incisión
entre ambos músculos (fig. 24). El corte se hace aproximadamente dos centíme-
tros por debajo del punto de encuentro de estos dos músculos, en el sentido del
nacimiento de la cola. Realizada la incisión, se aprecia en profundidad un cordón
blanquecino-adiposo por donde discurren vasos sanguíneos y linfáticos (fig. 24).
Por exploración táctil se palpa el ganglio linfático poplíteo (figs. 25 y 26).
Figuras 23, 24,
?S. ?6. Técnica de
Importancia: el ganglio linfático poplíteo es de gran importancia para determi-
abordaje del ganglio
nar los decomisos selectivos de la parte inferior de la extremidad posterior, así linfático poplíteo
como para valorar la generalización de los procesos sistémicos. en una canal de
caprino.

1¡ - - Músculo
bíceps
Inspección post mórtem

ti Ganglio linfático poplíteo aparentemente normal en bovino joven. La técnica de


abordaje en bovinos es idéntica a la expuesta para pequeños rumiantes.

En la figura 28 se observa la loca-


lización del ganglio linfático poplíteo
en una canal de porcino. En esta es-
pecie, este ganglio se encuentra más
superficial que en rumiantes, si bien
el grosor de la piel impide visualizar
las referencias anatómicas muscula-
res descritas para su abordaje en los
rumiantes.

1 Músculo semitendinoso

2 Músculo bíceps femoral

l
Figura 28. Ganglio linfático poplíteo
reactivo en canal de porcino.

260

i
CANAL

Otras aplicaciones prácticas


en la inspección de la canal
Determinación del sexo
Bovinos
1 Restos del pene

2 Músculo

isquiocavemoso

Figuras 29 y 30.
Determinación del
sexo en bovinos
atendiendo a la
identificación
del músculo
isquiocavemoso
(exclusivo de
machos).

El músculo isquiocavemoso es una estructura muscular de pequeño tamaño


que se sitúa abrazando caudalmente al isquion de la pelvis (fig. 29). Se trata de
un músculo eréctil cuyo origen se encuentra en la raíz del pene. La hembra (fig.
30) presenta desnuda esta región caudal del isquion, sin estructura muscular
envolvente.

261
Inspección post mórtem

Ovinos y caprinos
En las canales de pequeños rumiantes, la
palpación de restos del pene a nivel de la
región de confluencia interna de las extre-
midades posteriores permitirá diferenciar los
machos de las hembras. Para ello se situará
el dedo índice a ese nivel buscando la base
de la pelvis (fig. 31). Con el dedo extendido
se realizará un movimiento oscilante de un
lado al otro, percibiendo en el caso de los
machos una estructura de mayor consis-
tencia en forma de cordón, se trata de los
restos del pene tras el faenado de la canal. riyíira Determinación del sexo en ovinos y caprinos.

Determinación de la especie en pequeños rumiantes


Entre los principales parámetros morfométricos diferenciales hay que destacar
su conformación.
• Los ovinos se caracterizan por masas musculares más redondeadas que se
acentúan aún más a nivel de las extremidades posteriores. La amplitud de la re-
gión del pecho es también superior en ovinos y el rabo es más esbelto y largo.
Los caprinos poseen masas musculares más definidas, dado que las fascias y
la cobertura grasa subcutánea son de menor calibre; el cuello, tras el faenado,
permanece en esta especie con tendencia a la horizontalidad, mientras que en
el ovino esta tendencia está menos acusada.

Figura 32. En
primera línea de la
imagen se pueden
observar una canal
de ovino (centro) y
dos de caprino (en
CANAL

1 Arco costal

2 Inserción del

diafragma

Figura 33.
Canal de caprino.

En caprinos, la inserción del diafragma costal no coincide con el arco costal.


En ovinos, ambas líneas imaginarias transitarían coincidentes o muy próximas.

263
Inspección post mórtem

Lesiones
Hematomas y hemorragias
En los casos de daño traumático reciente (fig. 36) predominan los colores rojo in-
tenso, y tras una semana de evolución postraumática (fig. 37) hacen aparición las
tonalidades amarillentas y un edema gelatinoso que suele evolucionar finalmente
a tonalidades verduzcas. Obsérvese las características diferenciales, fundamen-
talmente de color, entre las canales de las figuras 36 y 37, aspecto interesante
en la inspección de matadero cuando se precisa valorar el tiempo transcurrido
„ desde el traumatismo.

Dictamen
Decomiso parcial de las zonas afectadas. Si la lesión se extiende por gran parte
de la canal y éstas se distribuyen en profundidad procederá el decomiso total.
CANAL

Heridas
La valoración de las heridas de cara a la toma de decisiones se realizará de
forma individualizada, comprobando el tipo y alcance de las mismas, así como
el estado vital del animal. Cuando el proceso afecta a las condiciones de bien-
estar animal, no se aplazará injustificadamente su sacrificio. También es impor-
tante tener en cuenta las indicaciones de la información de la cadena alimen-
taria en relación a posibles tratamientos medicamentosos administrados. Si se
autoriza la entrada al sacrificio del animal, procede una inspección post mórtem
pormenorizada para valorar el alcance del proceso.

Dictamen
Si no se evidencia repercusión de la lesión sobre el estado de la canal, se
dictaminará su aptitud para el consumo previa retirada de la región afectada.

Figura 38. Herida


purulenta tarsiana
en porcino.

Figura 39.
Herida traumática
ocasionada a
un ovino por
mordedura de perro.
Inspección post mórtem

Traumatísmos
En todos los casos de traumatismos es preciso valorar las condiciones de
bienestar animal, la localización de la lesión, el tipo de fractura (abierta o ce-
rrada) y el estado general que presenta el animal vivo. La documentación que
acompaña al animal: la información de la cadena alimentaria, los certificados
veterinarios de explotación y el documento de traslado son importantes para
complementar la información a procesar por el veterinario oficial para la toma
de decisiones.

Dictamen
Si se decide la autorización del sacrificio con restricciones, se realizará un sacri-
ficio por separado no debiéndolo aplazar injustificadamente, tanto por motivos
de bienestar animal como por razones sanitarias. Se debe comprobar en la
inspección post mórtem el alcance del traumatismo y el estado de la canal. Si
como consecuencia de una fractura o del estado de shock también se aprecian
alteraciones en el estado general de la canal (carnes febriles, canales hemo-
rrágicas, etc.) se dictaminará ia no aptitud para el consumo de la canal y sus
despojos.
En los casos de las figuras 40 y 41 se realizó un decomiso parcial de la
región afectada.

Figura 40. Fractura abierta metatarso-falángica. Figura 4 1 . Fractura abierta femoral en ovino.

266
Caquexia-emaciación
Es preciso establecer el diagnóstico diferencial
con respecto a las canales de animales de edad
avanzada, en los que se suele evidenciar acciden-
tes óseos y conformaciones cárnicas deterioradas
como consecuencia fisiológica de la edad.
La cronometría dentaria es una hierramienta útil
para determinar la edad en estos casos.

Dictamen
Los animales presentados a sacrificio con un mani-
fiesto estado de delgadez (fig. 42) o con emaciación
serán dictaminados como no aptos para el consu-
mo humano en todos los casos, sin perjuicio de
las actuaciones pertinentes en materia de bienestar
animal.

Figura 4 2 . Canal caprina caquéctica.

Criptorquidia
Es en pequeños rumiantes, y especialmente en ca-
prinos, donde se presenta con mayor incidencia la
criptorquidia. El proceso puede afectar al animal de
forma unilateral o bilateral (fig. 43). La localización in-
terna de los testículos y el estado de inmadurez de
los mismos son las características más destacadas
de este proceso.

Dictamen
La criptorquidia carece de relevancia de cara al
dictamen de aptitud de las carnes de los animales
que la padecen, no viéndose por tanto afectado el
mismo por esta circunstancia.

Figura 43. Criptorquidia en caprino.

También podría gustarte