Está en la página 1de 4

En 1967, en medio del nacimiento y auge del movimiento ambientalista y conservacionista,

el biólogo estadounidense, Dr. Roger Payne, junto con el investigador Scott McVay, serían

los responsables de crear la campaña conservacionista más importante del momento. A

través de un hidrófono y grabando a distintos grupos de ballenas los investigadores

descubrieron que los sonidos producidos por la ballena jorobada eran utilizados como

signos de interacción, por lo tanto, la ballena sería ahora considerada como un animal

inteligente y social. Payne noto que estos sonidos eran producidos de la misma manera por

todos los participantes en la manada y que eran particulares para cada manada de ballenas,

así estos sonidos agrupados serían identificados como canciones que son diferentes según la

especie, la manada y el momento en el que se realizan. Dos años después Payne se

encargaría de repartir estas grabaciones a distintos artistas y compositores con el ánimo de

promover el movimiento conservacionista en otros lugares. George Crumb respondió a

este llamado en 1971 con Vox Balaenae, una composición para piano, flauta y violoncello,

escrita para la camerata de Nueva York.

Para Vox Balaenae (voz de la ballena) George Crumb utilizó distintas técnicas

musicales y extra musicales para poder representar a las ballenas e introducir al espectador

dentro de su mundo. Comenzando por las indicaciones extra musicales Crumb propone que

el escenario sea iluminado de un color azul, también indica que los 3 intérpretes deben

tocar usando máscaras negras que cubren sus ojos, y que estas mascaras “al borrar la

sensación de proyección humana, simbolizaran las poderosas fuerzas impersonales de la

naturaleza (naturaleza deshumanizada)” (Crumb, 1971, p.3). Con esto quedaría claro que

Crumb quiere que la audiencia se sienta menos conectada a los interpretes para así poder

imaginar la historia siendo realizada en otro lugar y tiempo. (Geels, 2015, p.13). Por ultimo
el compositor describe el posicionamiento de los 3 instrumentos y como deben ser

amplificados, siendo especifico en que no debe haber ninguna distorsión en el sonido y que

el volumen no puede ser cambiado mientras se interpreta la pieza.

Vox Balaenae se compone de 3 secciones principales: Vocalize (… For the begining of

time), Variations on Sea-Time y Sea-Nocturne (… For the end of time). La primera sección

abre con un solo de flauta con el animo de representar las canciones de la ballena jorobada.

(Crumb, 1980) afirma que “el canto de la ballena jorobada es ya un producto artístico muy

desarrollado: se oye la estructura de la frase, el clímax y el anticlímax, ¡e incluso un sentido

de la forma musical a gran escala!”. Esta primera parte es una exploración tímbrica

desarrollada a través de distintas técnicas realizadas en la flauta, una de estas exige al

flautista cantar y tocar al mismo tiempo, para esto Crumb divide la parte de flauta en dos

partituras, una para el sonido que se produce con la flauta, y otra para lo que el interprete

debe cantar. El solo de flauta acaba con el intérprete cantando el motivo inicial de “Así

hablo Zaratustra” de Richard Strauss y el piano termina el motivo imitando a los timbales

en la partitura original, sin embargo, Crumb indica al pianista que debe silenciar las cuerdas

con sus dedos seguido de varios glissando que se tocan directamente en las cuerdas y no en

las teclas. Esto permite al compositor representar la intervención de la humanidad y pone

en la mesa el tema principal de la pieza: la tensión entre el humano y la naturaleza. La pieza

termina con la flauta reaccionando a la presencia humana representada por el piano.

La segunda sección “Variations on Sea-Time” se compone de un tema principal llamado

“Sea-Theme” y 5 variaciones con nombres de distintas eras geológicas (Archeozoic,

Proterozoic, Paleozoic, Mesozoic y Cenozoic). Es importante resaltar que, aunque cada

variación lleva el nombre de una era geológica, la música no esta escrita con la intención de

recrear lo que sucedía en esa época sino mas bien ayuda a crear la sensación de movilidad
dentro de la obra. Sea-Theme comienza con el violoncello realizando armónicos seguido

por el piano realizando lo que Crumb llamaría “efecto del arpa eólica”, todo esto genera un

ambiente de quietud y tranquilidad para adentrar a la audiencia al mundo oceánico. La

inclusión del efecto del arpa eólica es un tanto interesante al tener en cuenta que este

instrumento no puede ser tocado por el humano, solo por las fuerzas de la naturaleza.

Cada variación presenta nuevos elementos para los intérpretes, en Archeozoic (1). el

violoncello produce “el efecto de la gaviota” que es en realidad glissando con armónicos

ejecutados lentamente, el pianista también debe colocar un cincel en las cuerdas y

deslizarlo arriba y abajo haciendo un glissando con los armónicos de esa cuerda. En

Proterozoic (2) también se incluirán 2 nuevos efectos, el primero se hará introduciendo un

clip de papel en el piano para producir un sonido metálico y el segundo se produce con el

flautista pronunciando ciertas silabas mientras toca. En Mesozoic (4) el piano obtiene un

sonido más mecánico y percusivo, para esto el pianista tendrá que colocar una barrilla de

vidrio sobre las cuerdas. Para la última variación se incluyen otros 2 timbres nuevos,

crotales y silbidos.

La ultima sección se ve marcada fuertemente por ser la única con una tonalidad (mayor)

específica, además de esto Crumb se asegura de enfatizar este aspecto a través del piano,

primero introduciendo un bajo pedal de la tónica y luego mostrando la relación tónica-

dominante con quintas en la mano izquierda, todo esto ayuda a generar el ambiente de

tranquilidad y pureza que Crumb desea. Sea-Nocturne recrea el final del viaje que Crumb

propone, desde los cantos de las ballenas de Vocalize, hasta los destellos de vida oceánica

en Sea-Time.