Está en la página 1de 3

Roy Leguía Huayana

LA RELIGIÓN EL CUENTO DE SIEMPRE


Un amigo mío, creyente en todo menos de Dios me contó que el bus en el que venía de Lima a Andahuaylas,
tuvo una falla mecánica y estuvo a punto de caer al abismo pero gracias a una buena maniobra del chofer, solo
se deslizó unos metros por el canal de la pista; pero durante los instantes del accidente hubo una tremenda
desesperación dentro del bus hasta tal punto que este amigo mío sin pensarlo dos veces y como si fuera algo
natural y espontaneo, como si fuera sus últimas palabras o su ultimo respiro, sus labios no obedecieron razones
y comenzaron a rezar “El Padre Nuestro”. Cuando todo se calmó dentro del bus, la confusión tremenda recién
comenzó para él en su interior.
Ya me pueden decir ustedes que esto de la religión en la escuela y en el colegio está por demás, pero se
engañan tremendamente porque el hombre mismo no es nada sin Dios. Quítale a Dios de la sociedad y tendrás
una sociedad inhumana, porque el Hombre sin Dios pierde su propia humanidad cayendo más bajo que las
bestias. La religión en los colegios y escuelas es la humanización en las mismas, pues el ámbito académico
por sí mismo también deshumaniza al hombre convirtiéndolo en una máquina para las matemática, en una
máquina para las letras, en una máquina para las leyes, en una máquina para la ciencia, pero ya estamos
cansados de fabricar maquinas, en estos tiempos hace falta seres humanos que reflexionen, hombres con
principios que sean la base de una nueva sociedad, una sociedad corrompida por tantas máquinas de la
corrupción, una sociedad que se está cayendo a pedazos no por falta de buenos matemáticos, buenos médicos,
buenos políticos en fin buenos profesionales sino por falta de buenos seres humanos sensibles ante el dolor
ajeno, que miren en su semejante a personas y no objetos de quienes se puede sacar algo para beneficio
personal. ¿Qué es lo hace la religión en los colegios y escuelas?, yo sé que tú sabes la respuesta tanto como
yo, la religión humaniza al hombre y le devuelve su estado natural, y sabes desde dónde comienza el hombre
a perder su estado natural, desde los colegios y escuelas donde se vienen formando como partes de un sistema
pero no como partes de un mundo más humano. Ustedes padres de familia quieren que sus hijos sean buenos
ingenieros, buenos médicos, buenos abogados, “buenos maestros”… pero no buenos seres humanos; exigen a
los docentes que prioricen más matemáticas, más letras, más ciencia… y descuidan lo más importante que es
la parte humana del hombre y en esta parte la religión cumple un papel fundamental.
Nuestros estudiantes, vuestros hijos son el futuro del mañana, son la nueva semilla que estamos sembrando
para que mañana veamos un nuevo paisaje más hermoso del que tenemos hoy; el agua que necesitan para que
esas semillas crezcan son todas las áreas academias y la religión es ese abono que ayudara a que la semilla
crezca sana y dé fruto y ese fruto sea saludable y no haga daño.
Este amigo mío del bus tenía mucha razón aunque tú le quites a Dios de tu vida, él nunca se irá, porque nos
ha creado para Él y nuestro corazón siempre le buscará a Él (San Agustín) y Dios siempre estará allí cuando
más lo necesites y contra toda razón humana tu corazón siempre buscará a Dios.