Está en la página 1de 5

Un millón de palabras, no pueden hacer que vuelvas y lo se por que lo e intentado, tampoco un millón

de lagrimas lo se porque he llorado hasta quedarme sin lágrimas.Hasta que el alma se me secó.

Tal vez lo único que duele más que decirte adiós es no haber podido despedirme de ti.

Nuestros recuerdos de ayer durarán toda una vida. Guardar los mejores, olvidar los demás.

Soñar como si fueses a vivir para siempre y vivir como si fueses a morir hoy mismo.

Los recuerdos construyen un camino que llega hasta el corazón y logra que los amigos siempre los sienta
uno muy cerca, aunque en realidad estén muy lejos el uno del otro.

Espero que leas esto completamente y no lo dejes para después continuarlo y para cuando hayas
terminado de leerlo, espero que hayas entendido lo que te quise decir.

Esto debe ser una de las cosas que más me costaron y dolieron hacer en todo este tiempo. Hay cosas
que creí que no volverían a pasarme, porqué creí saber mucho acerca de esto del amor. Creí saber lo
suficiente como para no equivocarme. Sin duda, es evidente que tengo que aprender que en esto del
amor las experiencias a veces no sirven de mucho. Uno vuelve a caer una y otra vez en los mismos
juegos. En las mismas trampas. Y lo peor de todo, que al darnos cuenta de eso a uno lo hace sentir como
un tonto. Quisiera decirte tantas cosas. Lamentablemente no me queda nada más que dejarte mis
palabras. Quizás critiques el medio. Pero la única razón es porqué no podía hacerlo de otra manera. Si tal
vez me vieras ahora lo entenderías. Yo soy siempre el que aconseja a todos en temas del amor. Conozco
muchas situaciones diferentes. Muchas que me tocaron vivir a mí, y situaciones que particularmente me
hicieron tocar a veces no sé si el fondo, pero era demasiado hondo para mí. Otras que le han pasado a
mis amigos y amigas y nunca término de sorprenderme. Pero hoy tengo que decirme todas esas cosas
que yo dije a mis amigos y amigas, y hasta a mi mismo. Porqué simplemente no tengo con quién
hablarlo. Tal vez por orgullo, y quizás también por vergüenza. Evidentemente algo se nota en mí, no
puedo disimularlo. Porqué por esas cosas raras que tiene la vida, más que nunca estoy rodeada de mis
amistades. Más que nunca me preguntan que me pasa. Que si dónde dejé esa felicidad que tenía. Donde
dejé ese brillo de mis ojos. Donde dejé las ganas de pasarla bien. Algunas lo suficiente como para darse
cuenta cuando les hablo porqué también se me nota al hablar. Me duele tener que mentirles cuándo me
preguntan ¿cómo estás?, y yo les digo, muy bien, aquí ando. Digo con mi mejor cara cuándo no puedo
disimular este dolor que a veces creo que podría matarme. Pero mucho más duele saber que ellos se
dan cuenta, que es casi todo lo contrario lo que digo. Pero así son las reglas, y así es la tristeza. Yo
siempre he dicho, prefiero un dolor agudo y corto, a uno largo y suave. Ahora solo tengo que esperar
que llegue la hora en que todo pase por fin y volver de nuevo a empezar. Tal vez un poco más fuerte,
porque eso es lo que dicen, lo que no te mate, sólo te hace más fuerte.

Ya te imagino leyendo esto. Pero no te equivoques, ser fuerte no significa volverse insensible o frío. Eso
es volverse cobarde. Siempre digo a mis amistades Hey? la vida sigue, el planeta sigue dando vueltas, no
te puedes quedar ahí sentado porqué estás mal Pero que difícil es seguir viviendo cuándo estás atada a
algo y eso que te ata resulta ser algo que amas con más fuerza de las que tienen tus piernas para
caminar. ¿Sabes algo? Creo que la única forma que me queda para salir de esto es sin mentir. No voy a
salir a decir que no te amo, porqué es mentira. Y creo que ya me mentí mucho. No más mentiras. No
más engaños. Solo la verdad. Y que sea tal vez lo que Dios quiera.

Ya las cosas pasaron el dolor sigue aquí, ya dijiste y tomaste tu decisión, pensaste en tu tranquilidad en
tus sentimientos y es algo que yo siempre ede respetare.Te confieso siento que la vida se me acaba,no se
como salir de esto,no se como acostarme sin pensar en todo lo sucedido, no se como hacer para no
extrañarte tanto, en fin siempre quise lo mejor para ti y debo de acostumbrarme a la idea de que por
más que yo quiera, no eras para mi.

Ya te dije la verdad tal vez muy tarde pero te lo dije me siento mejor conmigo mismo.

Pero bueno No voy a decirte que no te extraño, porque me muero de ganas de estar contigo. Tampoco
voy a decirte que no te necesito, porqué me haces falta, y tal vez más que nunca. No voy a decirte que
no quiero llamarte, porqué me pongo nervioso cada vez que tengo el teléfono en mi mano y mis dedos
se van buscando tu número y se me congela la sangre al escuchar a la maldita operadora diciendo que
mi saldo se ha agotado. Tampoco voy a decirte que no quiero que me llames. Porque en lo primero que
pienso cuando suena el teléfono es en ti. Y para que mentir, si no puedo. Se me nota. Es algo que no
puedo hacer. Lo lógico, es que tenga que decirte todo lo contrario para hacer las cosas un poco más
fáciles.

Ojala y algún día entiendas que todo fue verdad que jamás te mentí cuando te dije que te amaba y que
eras muy importante para mí.

Solo deceaba que me dejaras amarte, cuidarte, solo quería ser feliz contigo, solo pretendía que tu
llenaras los espacios de soledad que habían en mi, que llenaras mis tristezas, no me importaba vivir a
escondidas de los demás, no me importaba vivir en esta mentira que fue la mentira mas bella y mas
hermosa porque fui feliz.
Perdóname por todo, por amarte, por haberte echo esclava de mis sueños de mi amor de mi vida,una
vida que esta muriendo, pero que igual cumple la promesa de amarte para siempre?Yo ya no estoy aquí
definitivamente, mori aquel día.

El mundo se me escapó de las manos y para mañana tengo que ir detrás de el, alcanzarlo y ponerme de
nuevo en mi lugar y dejar algunas cosas atrás. Entre ellas? tú. En realidad duele, duele desprenderse de
algo que amas con todas tus fuerzas. Pero tal vez sea algo necesario. El tiempo lo dirá.

No quisiera hacer esto, pero sólo me voy a llevar algo que un día dejé en tus manos, por eso no puedo
reprocharte nada, es mi corazón. No es que no quiera dejártelo, ojala y pudiera estar contigo para
siempre. Pero es como que necesita algo de arreglos? ¿sabes?,.. Como explicarte,.. Necesito cuidarlo un
poco para que se recupere, para que sane y vuelva a latir. Y vuelva a ser el de antes. Necesito ponerle
esas alas que tal vez sin querer le arranque con mis descuidos.

Necesito hacerle entender que no es que seas una mala persona. Necesito explicarle que el Javier que
conocimos está escondido detrás de algo que no podemos quitar. Y aunque yo quiera ir y romper eso, no
se puede. Tengo que recordar que te prometí no lastimar.

No puedo obligarte a salir de esa decisión si no quieres, aunque por dentro tengo la extraña sensación
de que si quieres, porqué alguna vez me dijiste ?te amo?. Dos palabras que no puedo arrancar de mi
mente. Dos palabras que no puedo olvidar. Y jamás voy a olvidar. Porqué laten y se grabaron en mí, Pero
lamentablemente no se como enfrentarlo. el mundo sigue dando vueltas. La verdad, que fue un gusto
enorme conocerte, de verdad. Mucho más maravilloso fue amarte y tenerte conmigo.

Como alguna vez te lo dije, me hacias sentir unico a tu lado?. y a la vez el hombre más afortunado y
grande del mundo. Tal vez con lo sucitado ya no me creíste? Supongo que pensaste que fue otra mentira
más. Ya no importa. No tenías porqué hacerlo. Es demasiado lindo, es demasiado tierno que te digan
eso. Y esas cosas son como que le tienes temor. Mira, vas a terminar de leer estas líneas y vas a entender
que no miento. Que fui sincero y lo que siento y lo que me pasa hasta hoy lo puedes ver. Lo estuviste
viendo sin darte cuenta. Sin quererte dar cuenta.

Te quedaste en algunos detalles negativos que no me diste oportunidad de cambiarlos, de acomodar.


Pero bueno, es lo que tú elegiste Ojala pudieras ver el otro lado de las cosas. Ojala pudieras. Ahora te
estoy hablando con lo poco que queda de mí. Nunca hubo cosas que te dijeron que había. O que te
inventaste tú misma no se para qué. Tal vez? para buscar una excusa? Ahora ya no cuenta, no te
preocupes, ya no importa, no voy a meter aquí todo lo que te dijeron tal vez tus ?amistades o
conocidos?? Para qué? no vas a entender nunca lo que tienes que entender hasta que una verdad te
lastime. Y ahora, antes de irme, si me lo permites quiero devolverte algunas cosas y tal vez quedarme
con algunas:

Te devuelvo esos pensamientos que pusiste en mi cabeza. También los que vas a poner. Cosas que ni
pasaron, no pasan y tampoco van a pasar. Yo me quedo con lo que creo que es verdad. Me quedo con los
hechos que hablan de ti por si mismos. Te devuelvo mis ilusiones y planes de presentar a la chica que
había aparecido en mi vida a todos mis amistades y familiares. Te devuelvo tus ojos, los más bellos que
nunca tuve. Me quedo tan sólo con algunas de tus miradas. Te devuelvo mis ganas a que llegues para ir a
verte. Te devuelvo mis ilusiones de salir y divertirnos juntos, de abrazarte. Te devuelvo ese ?encuentro
imaginario? que siempre tuve. Te devuelvo mis planes para cuando estuvieras acá compartiendo mucho
de lo que tenía para ti, cuando no pudiste entender en realidad que mi vida está aquí, no en otro lugar.

Me quedo con la primera vez que te conocí, por cierto, un día muy especial. Tal vez algún día sepas
porqué. Te devuelvo mis pensamientos de ?lo veré o no, esta vez? cuándo este en mi cuarto. Me quedo
con tus palabras ofensivas que me hacían reír preocupar y alegrar, y que pensaste que yo pensaba que
eran insultos por tu manera de expresarlas. Me quedo con esas despedidas que duraban hasta el
amanecer y que tal vez en el fondo deseaba con toda el alma que no amaneciera porque no quería irme.
Me quedo con esos largos y lindos momentos que a veces me dejaban sin aire. Te devuelvo mis ganas de
algún día ayudarte con lo que necesitabas. También te regalo todo ese tiempo que ahorré para poder
hacerlo. Te devuelvo las pocas historias que te conté mientras parecía que no me escuchabas o estabas
en otro lugar. Te devuelvo las lágrimas que no lloré mientras te ibas a otro lado.

Te dejo mi deseo de que seas feliz. Te dejo mi oración a Dios para que otro te pueda ver como yo te veo y
amarte como te lo mereces, y que pueda hacerte feliz. Te dejo un grito que siempre quise soltar frente a
ti: TE AMO¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡. En el que queda toda mi voz sonando en cada estrella. Te dejo mi amistad, de esas
que no creo que tengas, me digas lo que me digas. Te dejo mis ganas de cuidarte. Te dejo mis celos, celos
tontos que no eran de desconfianza. Celos que no supiste entender que causabas y después no te los
aguantabas.

Te dejo todas las lágrimas que derramé mientras escribía estas líneas. Te dejo mi falta de aire, el dolor
que en este momento siento, el dolor. Mi coraje. Todo te lo dejo aquí. Y me quedo con lo que no puede
dejar de sonar en mi alma, dos palabras: ?TE AMO?, que alguna vez dijimos.

Parece que después de todas estas lagrimas estoy un poco mejor?. Sentía la necesidad de escribirte todo
esto dedicado a ti. Al final tú estás feliz y eso me alegra enormemente? Aunque no sea a mi lado.
Adiós arte: Javier