Está en la página 1de 15

80 Europa occidental 4 FRANCIA

plia, p e r o estaba plagada de empleomanía, la b ú s q u e d a afanosa


del cargo p o r u n a nobleza empobrecida. Los e n o r m e s latifun-
dios del sur, cultivados p o r cuadrillas de jornaleros, proveían
las f o r t u n a s de una estancada nobleza de grandes, asentada en
las capitales de provincia Desde mediados del siglo en adelan-
te h u b o un r e f l u j o de la m á s alta nobleza hacia los puestos
ministeriales, m i e n t r a s las facciones «civil» y «militar» lucha-
ban p o r el p o d e r en Madrid: el gobierno del aristócrata arago-
nés Aranda correspondió al p u n t o m á s alto de la influencia
directa de la gran nobleza en la capital 3 8 . Sin e m b a r g o el Francia p r e s e n t a u n a evolución muy distinta a la del modelo
í m p e t u político del nuevo orden estaba llegando a su fin ' E n hispánico. El absolutismo n o gozó aquí de u n a s v e n t a j a s tan
los últimos años del siglo, la corte borbónica estaba s u m i d a en t e m p r a n a s como en España, en la f o r m a de u n lucrativo impe-
una completa decadencia —que r e c o r d a b a a la de su prede- rio u l t r a m a r i n o . Por otra parte, t a m p o c o tuvo que e n f r e n t a r s e
c e s o r — b a j o el control negligente y c o r r u p t o de Godoy el en el interior a los p e r m a n e n t e s p r o b l e m a s estructurales de
ultimo .privado. Los límites del renacimiento del siglo X V I I I unir reinos dispares, con u n o s legados políticos y culturales
cuyo epilogo h a b r í a de ser el ignominioso colapso de la dinas- radicalmente opuestos. La m o n a r q u í a de los Capeto, como ya
tía en 1808, siempre fueron evidentes en la e s t r u c t u r a adminis- hemos visto, extendió l e n t a m e n t e d u r a n t e la E d a d Media sus
trativa de la E s p a ñ a borbónica, porque, incluso tras las refor- derechos de soberanía hacia el exterior de su base original en
m a s Carolinas, la a u t o r i d a d del E s t a d o absolutista sobre vastas la Isla de Francia, en un movimiento gradual de unificación
zonas del país cesaba en el plano municipal. H a s t a la invasión concéntrica que abarcaría desde Flandes al Mediterráneo. Nun-
napoleónica, m á s de la mitad de las ciudades españolas no esta- ca tuvo que luchar con ningún o t r o reino territorial de u n
ban b a j o jurisdicción monárquica, sino b a j o jurisdicción seño- rango feudal comparable d e n t r o de Francia: en tierras france-
rial o clerical. El régimen de los señoríos, u n a reliquia medieval sas sólo había un reino, a p a r t e del p e q u e ñ o y semi-ibérico
q u e se r e m o n t a b a a los siglos XII y x m , tenía m á s importancia E s t a d o de Navarra, situado en las r e m o t a s laderas de los Piri-
económica que política p a r a los nobles que controlaban aque- neos. Los lejanos ducados y condados de Francia siempre ha-
llas jurisdicciones, p e r o no sólo les aseguraba beneficios, sino bían p r e s t a d o lealtad nominal a la dinastía central, incluso
también un p o d e r local jurídico y administrativo 3 ». Estas «com- a u n q u e f u e r a como vasallos inicialmente m á s poderosos que su
binaciones de soberanía y propiedad» f u e r o n u n a reveladora su- señor real, lo que p e r m i t í a u n a j e r a r q u í a jurídica que facilitaría
pervivencia de los principios de señorío territorial en la época más adelante la integración política. Las diferencias sociales y
del absolutismo. El ancien régime conservó sus raíces feudales lingüísticas que s e p a r a b a n al s u r del norte, a u n q u e persistentes
en E s p a ñ a h a s t a su último día. y pronunciadas, n u n c a f u e r o n tan grandes como las que sepa-
r a b a n al este del oeste en España. El sistema legal y el lenguaje
distintos del Midi no coincidían, a f o r t u n a d a m e n t e p a r a la mo-
narquía con la principal h e n d e d u r a militar y diplomática q u e
dividía a Francia a finales de la E d a d Media: la casa de Bor-
goña el p o d e r rival más i m p o r t a n t e alineado contra la dinastía
de los Capeto, era u n d u c a d o del norte. A pesar de todo, el
p a r t i c u l a r i s m o del sur sería u n a fuerza constante y latente en
la p r i m e r a época m o d e r n a , a d o p t a n d o f o r m a s encubiertas y
37
Hay un retrato memorable de esta clase social en Ravmond Carr nuevos disfraces en las crisis sucesivas. El control político real
c o m p de la m o n a r q u í a f r a n c e s a n u n c a f u e t e r r i t o r i a l m e n t e u n i f o r m e :
¿ T ; ; pp. 43°5°9 "The ™bili<y "" ^ Z i c e t k
siempre f u e m e n o r en la periferia del país, disminuyendo pro-
" Domínguez Órtiz, La sociedad española en el siglo XVIII pp 93 178
Dommguez ofrece un amplio estudio del modelo de los señoríos en
gresivamente en las provincias recién adquiridas y m a s lejanas
rég men
de París. Al m i s m o tiempo, el volumen demográfico total de
S I P í l a Q U e S1l ñori 1 en
0 S f d''e s c r i b e
La
sociedad HZoll en Francia ponía p o r sí m i s m o algunos obstáculos f o r m i d a b l e s a
citada ' ' ^ n la frase más arriba
106 107
Europa occidental Frartcia106107
la unificación administrativa: u n o s 20 millones de h a b i t a n t e s 1oS a r q u e r o s i n g l e s e s - , y con la creación de u n e j é r c i t o regular
la hacían, p o r lo menos, dos veces m á s poblada que E s p a ñ a en naeado, cuya artillería f u e el a r m a decisiva de la victoria Para
el siglo xvi. La rigidez y claridad de las b a r r e r a s internas con- noner en pie este ejército, la aristocracia f r a n c e s a concedio el
t r a el a b s o l u t i s m o unitario en E s p a ñ a q u e d a b a n equilibradas n r i m e r i m p u e s t o i m p o r t a n t e de amplitud nacional r e c a u d a d o
en consecuencia, p o r la m á s densa p r o f u s i ó n y variedad de la ñor la m o n a r q u í a , la taille royale de 1439, q u e se convirtió en
vida regional d e n t r o del sistema político francés. Por t a n t o regular con la taille des gens d'armes en la década de 1440 .
en la Francia medieval n o tuvo lugar ningún avance constitucio^ La nobleza, el clero y algunas ciudades q u e d a r o n exentas de su
nal lineal después de la consolidación de los Capeto Al con- pago y en el c u r s o del siguiente siglo la definición legal de la
t r a j o , la historia de la construcción del absolutismo f r a n c é s nobleza en Francia fue, precisamente, la exención hereditaria
n a b n a de ser la de una progresión «convulsiva» hacia u n E s t a d o de la taille. Así, la m o n a r q u í a aparecía r e f o r z a d a a finales del
m o n á r q u i c o centralizado, r e p e t i d a m e n t e i n t e r r u m p i d a p o r re- siglo xv hasta el p u n t o de que ahora poseía u n e j é r c i t o regular
caídas en la desintegración y en la a n a r q u í a provincial, seguidas embrionario en las compagnies d'ordonnance, capitaneadas p o r
de una reacción intensificada hacia la concentración del p o d e r la aristocracia, y u n i m p u e s t o fiscal directo que n o estaba s u j e t o
monárquico, hasta que al final se construyera u n a e s t r u c t u r a a ningún control representativo.
e x t r e m a d a m e n t e sólida y estable. Las tres grandes r u p t u r a s
Por o t r a parte, Carlos V I I n o realizó ningún i n t e n t o p a r a
ael orden político f u e r o n , n a t u r a l m e n t e , la guerra de los Cien
reforzar la a u t o r i d a d dinástica central en las provincias del
Anos en el siglo xv, las guerras de religión en el siglo xvi y la
F r o n d a en el siglo x v n . La transición de la m o n a r q u í a medieval norte de Francia a medida q u e eran sucesivamente reconquis-
a la absoluta se vio paralizada en u n p r i m e r m o m e n t o y ace- tadas; antes bien, promovió asambleas de los E s t a d o s regiona-
lerada i n m e d i a t a m e n t e después p o r estas crisis, cuyo ú l t i m o les y t r a n s f i r i ó poderes financieros y jurídicos a las instituciones
resultado sería la creación de u n culto a la autoridad real, en locales. Del m i s m o m o d o que los reyes Capeto habían acom-
la época de Luis XIV, sin parangón en ningún o t r o país de p a ñ a d o su extensión del control m o n á r q u i c o con la cesión de
E u r o p a occidental. patrimonios principescos, t a m b i é n los p r i m e r o s reyes Valois
combinaron la r e a f i r m a c i ó n de la u n i d a d m o n á r q u i c a con la
La lenta centralización concéntrica de los reyes Capeto delegación del p o d e r provincial en u n a aristocracia bien atrin-
expuesta m á s arriba, llegó a u n final a b r u p t o con la extinción cherada. En ambos casos, la razón era idéntica: la e n o r m e difi-
de su linaje a mediados del siglo xiv, que f u e la señal p a r a el cultad administrativa de dirigir u n país tan grande como Francia
comienzo de la guerra de los Cien Años. El estallido de vio- con los i n s t r u m e n t o s de gobierno de que podía disponer la di-
lentas luchas e n t r e los grandes señores d e n t r o de la m i s m a
nastía. El a p a r a t o coactivo y fiscal del E s t a d o central todavía
Francia, b a j o los débiles reyes Valois, c o n d u j o finalmente a u n
era muy pequeño: las compagnies d'ordonnance de Carlos V i l
a t a q u e c o m b i n a d o anglo-borgoñón contra la m o n a r q u í a fran-
nunca s u p e r a r o n los 12.000 soldados, u n a fuerza a b s o l u t a m e n t e
cesa, a comienzos del siglo xv, que hizo pedazos la u n i d a d del
insuficiente p a r a el control y la represión de u n a población
remo. E n el p u n t o culminante de los éxitos ingleses y borgo-
de 15 millones 2 . La nobleza retuvo, pues, el p o d e r a u t ó n o m o
nones, en la década de 1420, p r á c t i c a m e n t e la totalidad de las
posesiones tradicionales de la casa real en el norte de Francia local p o r la fuerza de sus propias espadas, de las que dependía,
estaban b a j o control e x t r a n j e r o , m i e n t r a s Carlos VII se veía en último término, la estabilidad de toda la e s t r u c t u r a social.
forzado a la lucha y al exilio en el sur. La historia de la recu- La creación de u n modesto ejército real había a u m e n t a d o , in-
peración final de la m o n a r q u í a y de la expulsión de los ejércitos cluso, sus privilegios económicos, p o r q u e la i n s t i t u c i o n a l i z a r o n
ingleses es bien conocida. Para lo que aquí nos interesa, el lega- de la taille garantizaba a los nobles u n a completa i n m u n i d a d
do f u n d a m e n t a l de los largos s u f r i m i e n t o s de la guerra de los fiscal de la que n o habían gozado hasta entonces. La convo-
Cien Anos f u e su contribución final a la emancipación fiscal catoria p o r Carlos VII de los Estados Generales, u n a institución
y militar de la m o n a r q u í a de los límites del a n t e r i o r sistema que había desaparecido de Francia d u r a n t e varios siglos, estuvo
político medieval. En efecto, la guerra sólo p u d o ser ganada 1
P. S. Lewis, Later mediaeval France: the polity, Londres, 1968, pá-
gracias al a b a n d o n o del sistema señorial de servicios de caba-
:Ín a
llería —que se había m o s t r a d o d e s a s t r o s a m e n t e ineficaz c o n t r a ' Sobre este punto, véase J. Russell Major, Representative institutions
n Renaissance France, 1421-1559, Madison, 1960, p. 9.
106 107
Europa occidental Frartcia106107
inspirada p r e c i s a m e n t e p o r la necesidad de c r e a r u n m í n i m o „ a U t o r i d a d judicial s u p r e m a en sus territorios, cuya ímpor-
f o r o nacional en el que inducir a las diversas ciudades y Esta- ^Ha V n ú m e r o creció sin interrupción d u r a n t e esta época,
dos provinciales a aceptar los impuestos, ratificar los t r a t a d o s ífntre la subida al trono de Carlos VII y la m u e r t e de Luis X I I ,
y proveer consejo sobre los a s u n t o s exteriores: sus sesiones f u n d a r o n nuevos parlements en Toulouse, Grenoble, Bur-
sin embargo, r a r a vez dieron adecuada satisfacción a sus de- d o s Dijon, Ruán y Aix. No p o r ello se vieron todavía grave-
mandas. Así pues, la guerra de los Cien Años legó a la monar- ^ e n í e recortadas las libertadas u r b a n a s , a u n q u e la posicion
quía f r a n c e s a impuestos y ejércitos p e r m a n e n t e s , p e r o n o u n a de la oligarquía patricia d e n t r o de los parlements se r e a f i r m o
nueva administración civil de á m b i t o nacional. La intervención a costa de los gremios y de los pequeños p a t r o n o s . La razón
inglesa había sido eliminada del t e r r i t o r i o francés, p e r o las e s e n c i a l de estas transcendentales limitaciones del E s t a d o cen-
ambiciones borgoñonas permanecían. Luis XI, que accedió al tral radicaba todavía en los insuperables p r o b l e m a s organiza-
t r o n o en 1461, a t a j ó la oposición interior y exterior al p o d e r tivos planteados p o r la imposición de u n a p a r a t o eficaz de
de los Valois con u n a resolución inflexible. Su rápida recupe- gobierno real sobre todo el país, en el m a r c o de u n a economía
ración de p a t r i m o n i o s provinciales tales como Anjou, el acapa- sin m e r c a d o unificado ni u n m o d e r n o sistema de t r a n s p o r t e s ,
r a m i e n t o sistemático de los gobiernos municipales de las prin- y en la que aún n o se había alcanzado la disolución de las
cipales ciudades, la exacción a r b i t r a r i a de mayores i m p u e s t o s relaciones p r i m a r i a s de tipo feudal en la aldea. A pesar de los
y la represión de las intrigas aristocráticas i n c r e m e n t a r o n nota- notables avances registrados p o r la m o n a r q u í a , los f u n d a m e n -
blemente la a u t o r i d a d real y el tesoro en Francia. Pero, sobre tos sociales p a r a una centralización política vertical aun n o
todo, Luis XI aseguró todo el flanco oriental de la m o n a r q u í a estaban p r e p a r a d o s . En este contexto, n o c o n t r a el renacimiento
f r a n c e s a logrando la caída de su enemigo y rival m á s peligroso, de la m o n a r q u í a , sino m e r c e d a él, f u e en el que los Estados
la dinastía borgoñona. Al movilizar a los cantones suizos c o n t r a Generales r e c o b r a r o n u n nuevo vigor t r a s la guerra de los Cien
el vecino ducado, financió la p r i m e r a gran d e r r o t a europea de Años. En Francia, c o m o en todas partes, el impulso inicial
la caballería feudal ante u n e j é r c i t o de infantería: con la para la convocatoria de los Estados f u e la necesidad dinástica
d e r r o t a de Carlos el Calvo ante los piqueros suizos en Nancy, de obtener de los súbditos del reino el apoyo p a r a la política
en 1477, el E s t a d o borgoñón se d e r r u m b ó , y Luis XI se ane- fiscal y e x t r a n j e r a 4 . E n Francia, sin embargo, la consolidacion
x i o n o e l grueso del ducado. En las dos décadas siguientes, Car- de los Estados Generales como u n a institución nacional perma-
los VIII y Luis X I I absorbieron B r e t a ñ a —el ú l t i m o principado nente se vio bloqueada p o r la m i s m a diversidad que había obli-
i m p o r t a n t e todavía i n d e p e n d i e n t e - p o r m e d i o de sucesivos gado a la m o n a r q u í a a aceptar u n a amplia delegación de p o d e r
m a t r i m o n i o s con sus herederas. El reino f r a n c é s a b a r c a b a a h o r a político incluso en el m o m e n t o de su victoria unitaria. Y no
p o r vez p r i m e r a b a j o un soberano único a todas las próvincias era que los tres e s t a m e n t o s estuvieran especialmente divididos
vasallas de la época medieval. La extinción de la m a y o r p a r t e desde el p u n t o de vista social c u a n d o se reunían: la noblesse
de las grandes casas de la E d a d Media, y la reintegración de moyenne dominaba sus sesiones sin excesivo esfuerzo. Pero las
sus dominios en las tierras de la m o n a r q u í a , dieron un relieve asambleas regionales que elegían a sus diputados p a r a los Esta-
p r o m i n e n t e al m a n i f i e s t o p r e d o m i n i o de la dinastía Valois dos Generales siempre se negaban a concederles el m a n d a t o
de votar impuestos nacionales, y como la nobleza estaba exenta
De hecho, sin embargo, la «nueva monarquía» inaugurada del fisco, tenía pocos incentivos p a r a presionar a favor de la
p o r Luis XI no era en absoluto un E s t a d o centralizado o inte-
grado. Francia q u e d ó dividida en unas 12 gobernadurías, cuya
administración f u e confiada a príncipes reales o a destacados • Hav una exposición particularmente incisiva de la tesis de que los
nobles, que ejercieron legalmente una amplia gama de derechos Estados Generales de Francia y otros países casi siempre s i r v i e r o n y no
reales hasta el final del siglo y pudieron a c t u a r en la práctica obstaculizaron, el auge del poder real e n el Renacimiento en el excelente
estudio de Major: Representative institutions m Renaissance France,
como p o t e n t a d o s a u t ó n o m o s hasta bien e n t r a d o el siguiente 3 páginas 16 20. En realidad, Major quizá insiste demasiado unüateralmente
Por otra parte, se desarrolló t a m b i é n u n c o n j u n t o de parlements en este hecho; desde luego, a lo largo del siglo xvi fue cada vez menos
locales, o tribunales provinciales creados p o r la m o n a r q u í a con cierto - e n el caso de que alguna vez lo hubiera s i d o - que los monarcas
«no temieran a las asambleas de los estados» (p. 16). Con todo este es
3
Major, Representare institutions in Renaissance France, p. 6. uno de los trabajos más clarificadores que se han publicado sobre
este tema.
106 Frartcia 107
Europa occidental

convocatoria de los Estados Generales 5 . El r e s u l t a d o f u e que prestigio dinástico en el interior se vio favorecido p o r las cons-
los reyes franceses, al ser incapaces de conseguir las contribu- tantes guerras exteriores en Italia, a las que los reyes Valois
ciones financieras q u e deseaban de los Estados nacionales c o n d u j e r o n a su nobleza. Las guerras se convirtieron en u n a
d e j a r o n g r a d u a l m e n t e de convocarlos p o r completo. Así p u e s ' magnífica salida p a r a la p e r e n n e belicosidad nobiliaria. El pro-
lo que f r u s t r ó la aparición de u n P a r l a m e n t o nacional en la longado esfuerzo f r a n c é s p o r conquistar el dominio de Italia,
Francia renacentista f u e el encastillamiento regional del p o d e r comenzado con Carlos V I I I en 1494 y finalizado con el t r a t a d o
señorial local antes que la dirección centralista de la m o n a r q u í a de Cateau-Cambrésis en 1559, n o tuvo éxito. La m o n a r q u í a espa-
A c o r t o plazo, t o d o esto contribuyó a un completo f r a c a s o de ñola —política y m i l i t a r m e n t e más avanzada, poseedora de las
a a u t o r i d a d real; p e r o a largo plazo, p o r supuesto, iba a faci- bases estratégicas de los H a b s b u r g o en E u r o p a del norte, y
litar la tarea del absolutismo. superior en el c a m p o naval p o r su alianza con los genoveses—
En la p r i m e r a m i t a d del siglo xvi, Francisco I y E n r i q u e II d e r r o t ó claramente a su rival f r a n c é s en la lucha p o r el con-
g o b e r n a r o n u n p r ó s p e r o reino que crecía sin cesar. La actividad trol de la península transalpina. E n esta contienda, la victoria
representativa disminuyó progresivamente: los Estados Gene- f u e p a r a el E s t a d o cuyo proceso de absolutización era m á s tem-
rales d e j a r o n o t r a vez de existir; las ciudades n o f u e r o n con- p r a n o y e s t a b a m á s desarrollado. E n ú l t i m o término, sin em-
vocadas nunca m á s después de 1517, y la política exterior tendió bargo, la d e r r o t a en esta p r i m e r a a v e n t u r a e x t r a n j e r a proba-
a convertirse en coto exclusivo del rey. Los funcionarios jurídi- blemente ayudó a asegurar unos f u n d a m e n t o s m á s sólidos y
cos —maitres des requétes— extendieron g r a d u a l m e n t e los de- compactos al absolutismo francés, que se vio forzado a encas-
rechos legales de la monarquía, y los parlements f u e r o n intimi- tillarse en su propio territorio. I n m e d i a t a m e n t e , p o r o t r a parte,
dados p o r medio de la celebración de sesiones especiales —lits la terminación de las guerras de Italia, c o m b i n a d a con la incer-
de justwe— en presencia del rey. El control de los nombra- t i d u m b r e de u n a crisis sucesoria, p o n d r í a de m a n i f i e s t o h a s t a
mientos de la j e r a r q u í a eclesiástica se consiguió m e d i a n t e el q u é p u n t o era inseguro el arraigo de la m o n a r q u í a Valois en el
concordato de Bolonia con el papado. Pero ni Francisco I ni país. La m u e r t e de E n r i q u e I I precipitó a Francia en c u a r e n t a
E n r i q u e II eran todavía nada que pudiera s e m e j a r s e a unos años de aniquiladoras luchas internas.
reyes autocráticos: ambos consultaban con frecuencia a las Las guerras civiles que se desencadenaron t r a s Cateau-Cam-
asambleas regionales y r e s p e t a b a n escrupulosamente los tradi- brésis f u e r o n iniciadas, desde luego, p o r los conflictos religiosos
cionales privilegios nobiliarios. La i n m u n i d a d económica de la que a c o m p a ñ a r o n a la R e f o r m a . Pero esas guerras ofrecen u n a
Iglesia n o se infringió p o r el cambio del patronazgo sobre ella especie de radiografía del c u e r p o político a finales del siglo xvi,
(situación muy distinta a la de España, donde la m o n a r q u í a en la medida en que exponen las múltiples tensiones y con-
impuso pesadas contribuciones al clero). Para convertirse en tradicciones de la f o r m a c i ó n social f r a n c e s a en la época del
ley, los edictos reales necesitaban todavía en principio el re- Renacimiento. E n efecto, la lucha e n t r e los hugonotes y la
gistro f o r m a l de los parlements. Las rentas fiscales se dupli- Santa Liga p o r el control de la m o n a r q u í a , vacante políticamente
caron e n t r e 1517 y la década de 1540, p e r o el nivel impositivo en la práctica t r a s la m u e r t e de E n r i q u e I I y la regencia de
hacia finales del reinado de Francisco I no era apreciablemente Catalina de Médicis, sirvió c o m o u n crisol en el que se f u n d e n
superior al de Luis XI sesenta años antes, a u n q u e los precios p r á c t i c a m e n t e todos los tipos de conflictos políticos internos
y las ganancias habían experimentado u n a f u e r t e alza en ese que caracterizan la transición hacia el absolutismo. Las gue-
intervalo 6 ; en consecuencia, la proporción del p r o d u c t o fiscal r r a s de religión f u e r o n dirigidas, desde el principio h a s t a el fin,
directo en la riqueza nacional descendió. P o r ' o t r a parte, la p o r los tres grandes linajes rivales, Guisa, Montmorency y
venta de bonos públicos a los rentiers a p a r t i r de 1522 ayudó Borbón, cada u n o de los cuales controlaba u n t e r r i t o r i o de su
a m a n t e n e r c o n f o r t a b l e m e n t e el tesoro real. Mientras tanto, el propiedad, u n a extensa clientela, u n a zona de influencia d e n t r o
del a p a r a t o del Estado, u n a s t r o p a s leales y u n a s conexiones
' V é a n s e las opiniones convergentes expresadas por Lewis y Major:
„ Le
™ l s ' «The failure of the French mediaeval Estates», Past and internacionales. La familia Guisa era dueña del nordeste, desde
Present 23, noviembre de 1962, pp. 3-24, y J. Russell Major, The Estates- Lorena a Borgoña; la línea Montmorency-Chátillon tenía su
General of 1560, Princeton, 1951, pp. 75, 119, 120. base en las tierras hereditarias que se extendían p o r todo el
' Major, Representative institutions in Renaissance France, pp. 126-7. c e n t r o del país; los bastiones borbónicos radicaban esencial-
108
Europa occidental Francia

m e n t e en el sudoeste. La lucha interfeudal entre estas casas d e la población». La nueva religión se retiró hacia el s u r en
nobiliarias se intensificó a causa de la difícil situación en toda brazos de la disidencia aristocrática. Puede considerarse, pues,
Francia de los propietarios rurales pobres, h a b i t u a d o s previa- nue la presión general del conflicto confesional se limitó a di-
m e n t e a las correrías de pillaje p o r Italia, y a t r a p a d o s ahora vidir el tenue t e j i d o de la u n i d a d f r a n c e s a a través de su cos-
p o r la inflación de los precios. Este e s t r a t o proporcionó c u a d r o s t u r a i n t r í n s e c a m e n t e m á s débil.
militares p r e p a r a d o s p a r a u n a guerra civil prolongada, a p a r t e Sin embargo, u n a vez en m a r c h a , la lucha desencadenó con-
de las afiliaciones religiosas que los dividían. Además, a medida flictos sociales m á s p r o f u n d o s que los del secesionismo feudal.
que t r a n s c u r r í a la lucha, las m i s m a s ciudades se dividieron en Cuando el s u r se p e r d i ó ante Condé y los ejércitos protestantes,
dos campos: m u c h a s de las ciudades del s u r se adhirieron a los una presión redoblada de i m p u e s t o s reales p a r a la guerra cayo
hugonotes, m i e n t r a s que las ciudades n o r t e ñ a s del interior se sobre las ciudades católicas coaligadas del n o r t e . La miseria
convirtieron, p r á c t i c a m e n t e sin excepción, en baluartes de la u r b a n a q u e resultó de estos hechos en la década de 1580 pro-
Liga. Se ha a r g u m e n t a d o que las diferentes orientaciones comer- vocó u n a radicalización de la Santa Liga en las ciudades, com-
ciales (hacia el m e r c a d o exterior o interior) influyeron en esta plicada p o r el asesinato de Guisa p o r E n r i q u e I I I . Mientras
división'. Parece m á s probable, sin embargo, que la p a u t a geo- los señores ducales del clan de los Guisa —Mayenne, Aumale,
gráfica general del p r o t e s t a n t i s m o r e f l e j a r a el tradicional sepa- Elbeuf, Mercoeur— independizaban Lorena, Bretaña, Norman-
r a t i s m o regional del sur, s i e m p r e m á s a l e j a d o de las tierras día y Borgoña en n o m b r e del catolicismo y los ejércitos espa-
capetas de la Isla de Francia, y donde los p o t e n t a d o s locales ñoles invadían Francia desde Flandes y Cataluña, en las ciu-
territoriales habían conservado d u r a n t e más t i e m p o su indepen- dades del n o r t e estallaron revoluciones municipales. E n París,
dencia. Al principio, el p r o t e s t a n t i s m o se había extendido en el p o d e r f u e t o m a d o p o r u n comité dictatorial de funcionarios
general desde Suiza a Francia a través de los principales sis- y clérigos descontentos, apoyados p o r las h a m b r i e n t a s m a s a s
temas fluviales del Ródano, el Loira y el Rin», lo que motivó de la plebe y u n a falange fanática de m o n j e s y p r e d i c a d o r e s 10.
u n a equitativa distribución regional de la fe r e f o r m a d a Pero Orleans, Bourges, Dijon y Lyon siguieron el m i s m o camino.
u n a vez que cesó la tolerancia oficial, se concentró r á p i d a m e n t e Al convertirse el p r o t e s t a n t e E n r i q u e de N a v a r r a en sucesor
en el Delñnado, el Languedoc, la Guyena, Poitou, Saintonge, legal de la m o n a r q u í a , la ideología de estas revueltas u r b a n a s
tíearn y Gascuña, zonas m o n t a ñ o s a s o costeras más allá del empezó a girar hacia el republicanismo. Al m i s m o tiempo, la
Loira, m u c h a s de ellas ásperas y pobres, cuya característica t r e m e n d a devastación del c a m p o p o r las constantes c a m p a ñ a s
común n o era t a n t o la vitalidad comercial c u a n t o el particu- militares de estas décadas e m p u j ó al c a m p e s i n a d o del centro-
larismo señorial. El p r o t e s t a n t i s m o siempre a t r a j o a los arte- sur, en Lemosin, Périgord, Quercy, Poitou y Saintonge, a ame-
sanos y burgueses en las ciudades, p e r o la apropiación de los nazadores levantamientos n o religiosos en la década de 1590.
diezmos p o r los notables calvinistas aseguró que el atractivo
del nuevo credo fuese m u y limitado p a r a el campesinado. De
' J H Elliott Europe divided, 1559-1598, p. 96, que incluye, Ínter alia,
hecho, socialmente los dirigentes hugonotes procedían mayori- una inteligente descripción de este período de la historia de Francia y su
t a r i a m e n t e de la clase terrateniente, d e n t r o de la cual quizá participación en las luchas políticas internacionales de la época.
10
podían contar con la m i t a d de la nobleza f r a n c e s a en 1560 Para una sociología política del liderazgo municipal de la Liga en
m i e n t r a s que n u n c a s u p e r a r o n el 10 ó 20 p o r 100 del conjunto' París durante la crisis de las guerras de religión, véase J. H. Salmón,
«The París Sixteen, 1584-1594: The social analyisis of a revolutionary
movement», Journal of Modern History, vol. 44, 4 diciembre de 1972,
' Esta tesis se encuentra en el estimulante ensayo de Brian Pierce páginas 540-76. Salmón muestra la importancia de los rangos medio y
L e a g u e : class ' P ° I i t i c s a " d religión in France
bajo de los juristas en el Consejo de los Dieciseis, e insiste en manipu-
H A 21 ',0 the Slxteenth centur Y » ( n o publicado), que sugiere
lación de las masas plebeyas, junto con la concesión de algunas mejoras
económicas, bajo su dictadura. H. G. Koenigsberger esboza un breye
dación de U ,Í unH d
d a d
H ^ a C I O nTa l ff r™ m6n S
ancesa
° P r e o c u P a d a s POr la consoii- análisis comparativo en «The organization of revolutionary parties in
A r " , - Sin embargo, muchos puertos France and the Netherlands during the sixteenth century» Journal of Mo-
" ™ a n t f d Ye l * u r * d e l o e s t e también siguieron siendo católicos: Bur- dern History, 27, diciembre de 1955, pp. 335-51. Pero todavía queda mucho
rnpnríü: Marsella se unieron a la Liga. Marsella sufrió las conse- trabajo que hacer sobre la Liga, uno de los fenómenos más complejos
cio W a m f n T r Ta'P°ht,1Ca P r o e s P a ñ o l a la privó de su tradicional comer-
cio levantino: G. Livet, Les guerres de religión, París, 1966, pp. 105-6 y enigmáticos del siglo; el movimiento que inventó las barricadas urba-
Livet, Les guerres de religión, pp. 7-8. nas espera todavía su historiador marxista.
114 90
Europa occidental Inglaterra 118 48
E s t a doble radicalización en la ciudad y en el c a m p o f u e lo q u e racionalización de las contribuciones agrarias y la reducción
f i n a l m e n t e reunificó a la clase d o m i n a n t e : la nobleza comenzó de gastos. La evolución institucional m á s i m p o r t a n t e del reinado
a c e r r a r filas tan p r o n t o c o m o existió u n peligro real de levan- fue la introducción de la paulette en 1604: la venta de cargos
t a m i e n t o desde a b a j o . E n r i q u e IV aceptó tácticamente el cato- en el a p a r a t o del Estado, que había existido d u r a n t e m á s de u n
licismo, reunió a los p a t r o c i n a d o r e s aristocráticos de la Liga,
siglo, f u e estabilizada p o r el p r o c e d i m i e n t o de Paulet de hacer-
aisló a los comités y s u p r i m i ó las rebeliones campesinas. Las
los hereditarios a c a m b i o del pago de u n p e q u e ñ o p o r c e n t a j e
guerras de religión t e r m i n a r o n con la r e a f i r m a c i ó n del Esta-
anual sobre su valor de compra, medida destinada n o sólo a
d o real.
a u m e n t a r los ingresos de la m o n a r q u í a , sino también a aislar
A p a r t i r de este m o m e n t o , el a b s o l u t i s m o f r a n c é s llegó con a la b u r o c r a c i a de la influencia de los potentados. B a j o el frugal
relativa rapidez a su madurez, a u n q u e todavía h a b r í a de pro- régimen de Sully, la venta de cargos r e p r e s e n t ó ú n i c a m e n t e al-
ducirse u n a regresión radical antes de que se estableciera defi- rededor del 8 p o r 100 de los ingresos presupuestarios 1 2 , p e r o
nitivamente. Sus grandes arquitectos administrativos en el si- a p a r t i r de la minoría de edad de Luis X I I I esta proporción
glo x v n f u e r o n , p o r supuesto, Sully, Richelieu y Colbert. Cuando cambió r á p i d a m e n t e . Una recrudescencia del faccionalismo no-
comenzaron su t r a b a j o , las dimensiones y la diversidad del biliario y del m a l e s t a r religioso —evidente en la última e ine-
país a ú n permanecían a m p l i a m e n t e inconquistadas. Los prínci- ficaz sesión de los Estados Generales (1614-1615) celebrada antes
pes reales e r a n todavía rivales celosos del monarca, y con fre- de la revolución francesa— y la p r i m e r a intervención agresiva
cuencia e s t a b a n en posesión de gobiernos hereditarios. Los del Parlement de París c o n t r a u n gobierno real, c o n d u j e r o n a
parlements provinciales, compuestos p o r u n a mezcla de peque- u n c o r t o p r e d o m i n i o del d u q u e de Luynes. Las pensiones p a r a
ña aristocracia r u r a l y abogados, r e p r e s e n t a b a n los bastiones c o m p r a r la benevolencia de los grandes nobles reticentes y la
del p a r t i c u l a r i s m o tradicional. E n París y en o t r a s ciudades reanudación de la guerra c o n t r a los hugonotes en el sur aumen-
crecía u n a burguesía comercial que controlaba el p o d e r muni- t a r o n considerablemente los gastos estatales. A p a r t i r de ese
cipal. Las m a s a s francesas se habían levantado d u r a n t e las m o m e n t o , la burocracia y la j u d i c a t u r a se colmarían con el
guerras civiles del siglo anterior, en las que a m b o s lados habían mayor volumen de transacciones venales conocido en E u r o p a .
b u s c a d o su apoyo en diferentes ocasiones, y conservaban el Francia se convirtió en la tierra clásica de la venta de cargos,
r e c u e r d o de la insurrección p o p u l a r " . El carácter específico a medida que la m o n a r q u í a creaba u n n ú m e r o creciente de
del E s t a d o absolutista f r a n c é s q u e surge en el grand siécle está sinecuras y p r e b e n d a s p a r a asegurar sus ingresos. E n t r e 1620
destinado a e n f r e n t a r s e y d o m i n a r a este c o n j u n t o de fuerzas. y 1624 el t r á f i c o de cargos p r o p o r c i o n ó alrededor del 38 p o r
E n r i q u e IV estableció la presencia real y el p o d e r central en 100 de los ingresos reales 1 3 . Además, el a r r e n d a m i e n t o de im-
París p o r vez p r i m e r a , r e c o n s t r u y e n d o la ciudad y convirtién- puestos se s u b a s t a b a h a b i t u a l m e n t e e n t r e los grandes financie-
dola en capital p e r m a n e n t e del reino. La pacificación civil f u e ros, cuyos sistemas de recaudación podían desviar de su camino
a c o m p a ñ a d a de u n a atención especial hacia la recuperación hacia el E s t a d o h a s t a las dos terceras p a r t e s de los ingresos
agrícola y la promoción del comercio de exportación. El mag- fiscales. Por o t r o lado, la f u e r t e alza de los costos de la política
n e t i s m o personal del f u n d a d o r de la nueva dinastía b o r b ó n i c a exterior e interior, en la nueva coyuntura internacional de la
r e s t a u r ó el prestigio p o p u l a r de la m o n a r q u í a . El edicto de Nan- guerra de los Treinta Años, f u e tan grande que la m o n a r q u í a
tes y sus artículos complementarios contuvieron el p r o b l e m a tuvo que r e c u r r i r c o n s t a n t e m e n t e a créditos concedidos con
del p r o t e s t a n t i s m o al concederle u n a a u t o n o m í a regional limi- altos intereses p o r los consorcios de sus propios a r r e n d a t a r i o s
tada. No se convocaron los Estados Generales, a pesar de las de impuestos, que eran s i m u l t á n e a m e n t e officiers que h a b í a n
p r o m e s a s hechas en este sentido d u r a n t e la guerra civil. Se c o m p r a d o posiciones en la sección de tesorería del a p a r a t o de
conservó la paz exterior y, con el' , la economír, ad r i n L t r a ' va. Estado 1 4 . E s t e círculo vicioso de improvisación financiera ex-
Sully, el canciller hugonote, duplicó los ingresos netos del Es-
tado, principalmente p o r medio de los impuestos indirectos, la
u
Menna Prestwich, «From Henri III to Louis XIV», en H. Trevor-
Roper, comp., The age of expansión, Londres, 1968, p. 199.
13
11
J. H. Salmón insiste en este punto: «Venality of office and popular Prestwich, «From Henri III to Louis XIV», p. 199.
14
sedition in 17th century France», Past and Present, julio de 1967, pp. 41-3. Hay una buena exposición de este fenómeno en A. D. Lublinskaya,
French absolutism: the crucial phase, 1620-1629, Cambridge, 1968, pp. 234-
114 92
Europa occidental Inglaterra 118 49

t r e m ó inevitablemente la confusión y la corrupción. La multi- e s t r u c t u r a del Estado. Mientras el papel de los intendants se
plicación de los cargos venales, en los que ahora se refugiaba
u n a nueva noblesse de robe, imposibilitaba el control f i r m e de hacía progresivamente m á s p r o m i n e n t e y autoritario, la magis-
la dinastía sobre las instituciones de la justicia pública y las t r a t u r a de los diversos parlements de la tierra, campeones del
finanzas y dispersaba, t a n t o central como localmente, el p o d e r legalismo y el particularismo, se convirtió en el portavoz m á s
burocrático. ruidoso de la resistencia de los officiers contra los intendants,
bloqueando i n t e r m i t e n t e m e n t e las iniciativas del gobierno real.
A p e s a r de todo, f u e en esta m i s m a época cuando, curiosa- Así pues, la e s t r u c t u r a de la m o n a r q u í a f r a n c e s a llegó a
m e n t e entrelazada con este sistema, Richelieu y sus sucesores adquirir, t a n t o en la teoría como en la práctica, u n a extrema
comenzaron a c o n s t r u i r u n a m a q u i n a r i a administrativa racio- y florida complejidad. Kossman ha descrito sus contornos p a r a
nalizada, que hiciese posible p o r vez p r i m e r a el control y la la conciencia de las clases poseedoras de aquel t i e m p o en un
intervención reales directos en toda Francia. El cardenal, que notable p á r r a f o : «Los c o n t e m p o r á n e o s sentían que el absolu-
era desde 1624 el soberano de jacto del país, procedió rápida- tismo n o excluía en m o d o alguno aquella tensión que les parecía
m e n t e a liquidar las fortalezas r e m a n e n t e s de los hugonotes en inherente al Estado, y que n o alteraba ninguna de sus ideas
el sudoeste, con el sitio y c a p t u r a de La Rochelle; aplastó las sobre el gobierno. Para ellos, el E s t a d o era como u n a iglesia
sucesivas conspiraciones aristocráticas con ejecuciones suma- b a r r o c a en la que u n gran n ú m e r o de concepciones diferentes
rias; abolió las más altas dignidades militares medievales; se mezclan, chocan y finalmente se a b s o r b e n en u n único y
derribó los castillos de los nobles y prohibió el duelo, y supri- magnifícente sistema. Los arquitectos habían descubierto re-
mió los Estados allí donde lo p e r m i t i ó la resistencia local (Nor- cientemente el óvalo, y en sus ingeniosas combinaciones el es-
mandía). Por encima de todo, Richelieu creó el eficaz sistema pacio se hizo vivo: p o r todas partes, el esplendor de las f o r m a s
de intendants. Los intendants de justice, de pólice et de finances ovaladas, brillando desde sus curvas, proyectaba en el c o n j u n t o
eran funcionarios enviados con poderes o m n í m o d o s a las pro- de la construcción la energía sutil y los r i t m o s oscilantes e
vincias, en un p r i m e r m o m e n t o con misiones temporales y ad inciertos acariciados p o r el nuevo estilo» 1 5 . Estos principios
hoc, y que más adelante se convirtieron en delegados perma- «estéticos» del absolutismo f r a n c é s correspondían, n o obstante,
nentes del gobierno central en toda Francia. N o m b r a d o s direc- a propósitos funcionales. Como ya h e m o s visto, la relación e n t r e
t a m e n t e p o r la monarquía, sus cargos eran revocables y no impuestos y cargas en la época tradicional h a sido conceptua-
se podían c o m p r a r : reclutados h a b i t u a l m e n t e e n t r e los anti- lizada c o m o u n a tensión e n t r e la r e n t a feudal «centralizada»
guos maitres des requétes —y ellos mismos nobles pequeños y la «local». En cierto sentido, esta duplicación «económica»
o medios en el siglo x v n — , los intendants r e p r e s e n t a r o n el se reproducía en las e s t r u c t u r a s «políticas» del absolutismo
nuevo p o d e r del Estado absolutista en los rincones m á s ale- francés. E n efecto, la m i s m a complejidad de la a r q u i t e c t u r a
jados del reino. E x t r e m a d a m e n t e impopulares entre el e s t r a t o del E s t a d o f u e la que permitió u n a unificación lenta p e r o inin-
de los officiers, cuyas prerrogativas locales infringían, al prin- t e r r u m p i d a de la propia clase noble, q u e se a d a p t ó gradual-
cipio f u e r o n utilizados con precaución y coexistieron con los m e n t e al nuevo molde centralizado, s u j e t o al control público
gobiernos tradicionales de las provincias. Pero Richelieu rom- de los intendants, m i e n t r a s todavía ocupaba a título privado
pió el carácter cuasihereditario de estos señoríos regionales, posiciones d e n t r o del sistema de officiers y gozaba de la auto-
que eran desde antiguo presa p a r t i c u l a r de los más altos poten- ridad local en los parlements provinciales. Simultáneamente,
tados de la aristocracia, de tal m o d o que al final de su reinado p o r o t r a parte, se conseguía la proeza de integrar a la naciente
sólo la c u a r t a p a r t e de esos gobiernos estaban en las mismas burguesía f r a n c e s a en el circuito del E s t a d o feudal, p o r q u e la
manos que antes de su subida al poder. D u r a n t e este período c o m p r a de cargos r e p r e s e n t a b a u n a inversión tan rentable que
hubo, pues, un desarrollo simultáneo y contradictorio de los
grupos de officiers y commissaires d e n t r o del c o n j u n t o de la
» «O para cambiar la metáfora: si la autoridad real era un sol bri-
llante había otro poder que reflejaba, concentraba y templaba su luz,
una sombra que encerraba esa fuente de energía en la que ningún ojo
43; sobre la parte de la taille que se apropiaban los arrendatarios de humano podía descansar sin quedarse ciego. Nos referimos a los parla-
impuestos, vease la p. 308 (de los 19 millones de livres, se apropiaban 13 mentos y, sobre todo, al Parlamento de París.» Ernst Kossmann, La t ron-
a mediados de la década de 1620). de, Leydén, 1954, p. 23.
108
94
Europa occidental Francia

el capital se desviaba c o n t i n u a m e n t e de las aventuras manu- au e elevó al p r i m e r E s t a d o borbónico. Las emergencias militares
del conflicto facilitaron la imposición de intendants en las zo-
f a c t u r e r a s o mercantiles hacia u n a colusión u s u r e r a con el nas invadidas o amenazadas; al m i s m o tiempo, sus e n o r m e s
E s t a d o absolutista. Sinecuras y honorarios, a r r e n d a m i e n t o s de gastos financieros exigieron u n a venta de cargos sin precedentes
impuestos y créditos, honores y bonos desviaron la riqueza v p r o d u j e r o n f o r t u n a s espectaculares p a r a los consorcios de
burguesa de la producción. La adquisición de títulos nobiliarios banqueros. Los costos reales de la guerra f u e r o n soportados
por los pobres, e n t r e los q u e provocó grandes estragos sociales.
y de i n m u n i d a d fiscal se convirtió en u n objetivo empresarial Las presiones fiscales del absolutismo de guerra provocaron
n o r m a l p a r a los roturiers. La consecuencia social f u e la crea- u n a constante m a r e j a d a de rebeliones desesperadas de las ma-
ción de u n a burguesía q u e tendía a asimilarse crecientemente sas u r b a n a s y rurales d u r a n t e toda esta década. Se p r o d u j e r o n
con la aristocracia a través de las exenciones y los privilegios revueltas u r b a n a s en Dijon, Aix y Poitiers en 1630; jacqueries
en los campos de Angoumois, Saintonge, Poitou, P e n g o r d y
de los cargos. Por s u parte, el E s t a d o p a t r o c i n ó m a n u f a c t u r a s Guyena en 1636-37; u n a i m p o r t a n t e rebelión plebeya y campe-
reales y sociedades públicas mercantiles que, desde Sully a sina en N o r m a n d í a en 1639. Los levantamientos regionales de
Colbert, p r o p o r c i o n a r o n negocios útiles a esta clase 16. El resul- mayor i m p o r t a n c i a se entremezclaron con constantes estallidos
t a d o f u e llevar a u n a vía m u e r t a la evolución política de la menores de m a l e s t a r c o n t r a los r e c a u d a d o r e s de i m p u e s t o s en
amplias zonas de Francia, estallidos f r e c u e n t e m e n t e patrocina-
burguesía f r a n c e s a d u r a n t e ciento cincuenta años. dos p o r la p e q u e ñ a nobleza local. Las t r o p a s reales participa-
El peso de todo este a p a r a t o cayó sobre los pobres. El Es- b a n h a b i t u a l m e n t e en la represión interior m i e n t r a s el con-
tado feudal reorganizado golpeó sin piedad a las m a s a s rurales flicto internacional se libraba en el exterior.
y u r b a n a s . En el caso f r a n c é s puede apreciarse con u n a des-
l u m b r a n t e claridad la medida en q u e la conmutación local de
las cargas y el crecimiento de u n a agricultura m o n e t a r i z a d a
se vieron compensados p o r la extracción centralizada de exce-
dente del campesinado. E n 1610, los agentes fiscales del E s t a d o E n cierto sentido, la F r o n d a p u e d e considerarse c o m o la
r e c a u d a r o n 17 millones de libras procedentes de la taille. En «cresta» más alta de esta larga ola de rebeliones populares ,
1644, las exacciones p o r este i m p u e s t o se h a b í a n triplicado en la que d u r a n t e u n breve período algunos sectores de la alta
hasta alcanzar los 44 millones de libras. La contribución total nobleza, de la m a g i s t r a t u r a de los titulares de cargos y de la
se cuadruplicó en la década posterior a 1 6 3 0 L a causa de burguesía municipal utilizaron a las m a s a s descontentas p a r a
este r e p e n t i n o y e n o r m e crecimiento de la carga fiscal fue, natu- sus propios fines c o n t r a el E s t a d o absolutista. Mazarmo, q u e
ralmente, la intervención diplomática y militar de Richelieu en sucedió a Richelieu en 1642, había dirigido h á b i l m e n t e la polí-
la guerra de los Treinta Años, la cual, realizada al principio tica exterior de Francia h a s t a el final de la guerra de los Treinta
p o r m e d i o de subvenciones a Suecia y después p o r el empleo Años y, con ella, la adquisición de Alsacia. Sin embargo, des-
de mercenarios alemanes, t e r m i n ó con la presencia de grandes pués de la paz de Westfalia, Mazarino provocó la crisis de la
ejércitos franceses en el c a m p o de batalla. El efecto interna- F r o n d a al prolongar la guerra c o n t r a E s p a ñ a hacia el t e a t r o
cional f u e decisivo. Francia selló el destino de Alemania y des- mediterráneo, donde pretendía, en su calidad de italiano, la
trozó el predominio español. El t r a t a d o de Westfalia, f i r m a d o conquista de Nápoles y Cataluña. La extorsión fiscal y la ma-
c u a t r o anos después de la histórica victoria f r a n c e s a en Rocroi, nipulación financiera p a r a apoyar el e s f u e r z o militar en el ex-
extendió las f r o n t e r a s de la m o n a r q u í a f r a n c e s a desde el Mosa terior coincidieron con las sucesivas malas cosechas de 1647,
hasta el Rin. Las nuevas e s t r u c t u r a s del absolutismo f r a n c é s 1649 y 1651. El h a m b r e y la f u r i a populares se c o m b i n a r o n con
recibieron su b a u t i s m o de fuego en la guerra europea. El u n a rebelión de los officiers, p r o d u c i d a p o r el hastío de la gue-
éxito f r a n c é s en la lucha c o n t r a E s p a ñ a coincidió, efectivamen- r r a y dirigida p o r el Parlement de París c o n t r a el sistema de
te, con la consolidación interior del c o m p l e j o b u r o c r á t i c o dual intendants; con el disgusto de los rentiers p o r la forzosa deva-
luación de los bonos del gobierno y con la envidia de los pode-
rosos pares del reino hacia u n a v e n t u r e r o italiano que manipu-
" B- Fr Porshnev, Les soulévements populaires en France de 1623 á
1048, pp. 547-60.
" Prestwich «From Henri III to Louis XIV», p. 203; Mousnier, Peasant
iWsmgs, Londres, 1971, p. 307 [Furores campesinos, Madrid, Siglo XXI, " Esta es la opinión de Porshnev en Les soulévements populaires en
France.
96 97
Europa occidental Frartcia106107
laba a u n rey en minoría de edad. El estallido constituyó un . llho m á s levantamientos campesinos en el siglo x v n , ya n o se
t u m u l t o c o n f u s o y a m a r g o en el que, u n a vez más, el país pareció r o d u i o n u n c a más u n a confluencia de rebeliones procedentes
caer en pedazos a medida que las provincias se desvinculaban ^ arriba y de abajo. La F r o n d a costó a Mazarino sus proyec-
de París, los ejércitos privados llenos de indeseables erraban t a s conquistas en el Mediterráneo, p e r o cuando la guerra
p o r los campos, las ciudades establecían dictaduras municipa r o n t r a E s p a ñ a finalizó, con el t r a t a d o de los Pirineos se habían
les rebeldes, y u n a serie de intrigas y m a n i o b r a s complejas divi- añadido a Francia el Rosellón y el Artois, y u n a selecta elite
dían y reunían a los príncipes rivales que competían p o r el burocrática estaba e n t r e n a d a y p r e p a r a d a p a r a el m a j e s t u o s o
control de la corte. Los gobernadores provinciales i n t e n t a r o n nrden administrativo del p r ó x i m o reinado. En adelante, la aris-
a j u s t a r cuentas con los parlements m i e n t r a s las autoridades tocracia habría de sentar cabeza b a j o el a b s o l u t i s m o consu-
municipales aprovechaban la o p o r t u n i d a d p a r a atacar a las ma- m a d o y solar de Luis XIV.
U
í ™5 , l o c a l e s La
F r o n d a r e p r o d u j o , pues, muchos Ce- El nuevo soberano asumió el m a n d o personal de t o d o el
m e n t o s de la p a u t a m a r c a d a p o r las guerras de religión. Esta aparato de E s t a d o en 1661. Una vez que la a u t o r i d a d real y el
vez, la insurrección u r b a n a m á s radical coincidió con u n a de poder ejecutivo se reunieron en un único soberano, todo el po-
las zonas rurales tradicionalmente más desafectas: la Ormée tencial político del absolutismo f r a n c é s llegó r á p i d a m e n t e a su
de B u r d e o s y el extremo sudoccidental f u e r o n los últimos cen- plenitud. Los parlements f u e r o n silenciados, y su pretensión
tros que resistieron a los ejércitos de Mazarino. Pero las tomas de p r e s e n t a r p r o t e s t a s antes de registrar los edictos reales que-
S o T 5 / 6 1 en
Burdeos y en París tuvieron lugar dema dó anulada (1673). Los d e m á s tribunales soberanos f u e r o n redu-
z a d o , Í / f P a r a / e c , t a r a l r e s u l t a d o ^ los conflictos entrela- cidos a la obediencia. Los E s t a d o s provinciales ya no pudieron
zados de la Fronda; el p r o t e s t a n t i s m o local permaneció, en tér- discutir ni negociar los impuestos: la m o n a r q u í a dicto u n a s
minos generales, c a u t a m e n t e neutral en el sur, y la Ormée n o exigencias fiscales muy precisas que los E s t a d o s se vieron obli-
í v T w t ^ H J r ° g r a m a P ? l í t i ó ° coherente, a p a r t e de su instin- gados a aceptar. La a u t o n o m í a municipal de las bonnes villes
tiva hostilidad hacia la burguesía local b o r d e l e s a E n 1653 f u e e m b r i d a d a , al ser domesticadas las alcaldías e instalarse
Mazarino y T u r e n n e habían extirpado los últimos reductos de en ellas las guarniciones militares. Los gobiernos se concedían
la rebelión. Los progresos de la centralización administrativa y sólo p o r tres años, y sus titulares q u e d a b a n obligados con fre-
de la reorganización de las clases, conseguidos en el seno de cuencia a residir en la corte, lo q u e los c o n v e r t í a en mera-
las e s t r u c t u r a s mixtas de la m o n a r q u í a f r a n c e s a en el siglo Xvn m e n t e honoríficos. El m a n d o de las ciudades fortificadas en
m o s t r a r o n su eficacia. Aunque la presión social desde a b a j o las regiones fronterizas f u e sometido a u n a cuidadosa rotación.
f u e p r o b a b l e m e n t e más apremiante, la F r o n d a f u e en realidad La alta nobleza tuvo que residir en Versalles u n a vez que se
menos peligrosa p a r a el E s t a d o m o n á r q u i c o que las guerras de t e r m i n ó el nuevo palacio (1682), y q u e d ó separada del señorío
religión, p o r q u e las clases propietarias estaban ahora más uni- efectivo sobre sus dominios territoriales. Todas estas medidas
das. En efecto, a p e s a r de todas las contradicciones existentes contra el p a r t i c u l a r i s m o r e f r a c t a r i o de los grupos e institucio-
e n t r e los sistemas de officiers y de intendants, ambos grupos nes tradicionales provocaron, n a t u r a l m e n t e , el resentimiento
procedían p r e d o m i n a n t e m e n t e de la noblesse de robe, mientras t a n t o de príncipes y p a r e s como de la p e q u e ñ a aristocracia pro-
os b a n q u e r o s y a r r e n d a t a r i o s de impuestos contra quienes pro- vincial Pero no c a m b i a r o n el vínculo objetivo e n t r e la aristo-
n^tíf11 P a ' l e m e n t s estaban personal y e s t r e c h a m e n t e co- cracia y el Estado, m u c h o más eficaz a h o r a q u e n u n c a en la
nectados con ellos. El proceso de fusión p e r m i t i d o p o r la co- protección de los intereses básicos de la clase noble. El grado
existencia de los dos sistemas d e n t r o de un m i s m o E s t a d o acabó de explotación económica garantizado p o r el absolutismo fran-
p o r asegurar u n a solidaridad m u c h o más rápida contra las ma- cés puede apreciarse p o r este cálculo reciente: d u r a n t e el si-
sas^ La m i s m a p r o f u n d i d a d del m a l e s t a r p o p u l a r revelado p o r glo x v n , la nobleza - u n 2 p o r 100 de la p o b l a c i ó n - se apropio
la F r o n d a recorto la última r u p t u r a emocional con la m o n a r q u í a e n t r e u n 20 y u n 30 p o r 100 de toda la r e n t a nacional 2 1 . La
protagonizada p o r la aristocracia disidente: a u n q u e todavía

» Sobre este aspecto, véase Kossmann, La Fronde, pp. 117-38 » Pierre Goubert, «Les problémes de la noblese au xvni* siecle» en
Kossmann, La Fronde, pp. 204, 247, 250-2. XlIIth International Congress of Histoncal Sciences, Moscú, 1970, p. 5-
114
Europa occidental 99
114 Inglaterra
m a q u i n a r i a central del p o d e r real fue, p o r tanto, c o n c e n t r a d a
i n t r o d u j e r o n la paga regular, la instrucción y los u n i f o r m e s ;
racionalizada y ampliada sin u n a seria resistencia aristocrática'
Vauban m o d e r n i z ó las a r m a s militares y las fortificaciones. E
Luis XIV h e r e d ó de Mazarino sus principales ministros: Le
crecimiento de este a p a r a t o militar significó el d e s a r m e final
Tellier, encargado de los a s u n t o s militares; Colbert que llegó
de la nobleza provinciana y la capacidad de a p l a s t a r las rebe-
a c o m b i n a r la dirección de la hacienda, la casa y la a r m a d a
liones populares con rapidez y eficacia 2 5 . Los m e r c e n a r i o s sui-
reales; Lionne, que dirigía la política exterior, y Séguier que
en su calidad de canciller cuidaba de la seguridad interior zos q u e p r o p o r c i o n a r o n al absolutismo b o r b ó n i c o sus t r o p a s
Estos a d m i n i s t r a d o r e s competentes y disciplinados f o r m a b a n domésticas, a y u d a r o n a a c a b a r con toda rapidez con el cam-
la cima del orden burocrático, puesto ahora a disposición de la pesinado boloñés y camisard; los nuevos dragones llevaron a
m o n a r q u í a . El rey presidía p e r s o n a l m e n t e las deliberaciones del cabo la expulsión masiva de los hugonotes de Francia. El in-
p e q u e ñ o Conseil d'en Haut, que c o m p r e n d í a a sus servidores cienso ideológico que r o d e a b a a la m o n a r q u í a , p r o f u s a m e n t e
políticos de m a y o r confianza y excluía a todos los príncipes v dispensado p o r los clérigos y escritores asalariados del regimen,
los grandes Este consejo se convirtió en el s u p r e m o o r g a n i s m o envolvió la represión a r m a d a en la que éste se basaba, p e r o n o
ejecutivo del Estado, m i e n t r a s el Conseil des Dépéches se en- p u d o ocultarla.
cargaba de los asuntos provinciales y del interior y el Conseil El a b s o l u t i s m o f r a n c é s alcanzó su apoteosis institucional en
des t manees, de reciente creación, supervisaba la organización las ú l t i m a s décadas del siglo x v n . La e s t r u c t u r a del E s t a d o y
economica de la m o n a r q u í a . La eficacia d e p a r t a m e n t a l de este la c o r r e s p o n d i e n t e c u l t u r a d o m i n a n t e perfeccionadas en el rei-
sistema relativamente tenso, ligado p o r la actividad incansable n a d o de Luis XIV iban a convertirse en el modelo de la m a y o r
del p r o p i o Luis XIV, era m u c h o m a y o r que la de los incómodos p a r t e de la nobleza europea: España, Portugal, P i a m o n t e y
mecanismos conciliares del absolutismo de los H a b s b u r g o en Prusia f u e r o n tan sólo los últimos e j e m p l o s más directos de esa
España, con su distribución semiterritorial y sus interminables influencia. P e r o el rayonnement político de Versalles n o era
deliberaciones colectivas. En u n plano inferior, la red de inten- u n fin en sí mismo. Las realizaciones organizativas del abso-
dants cubría ya la totalidad de Francia (Bretaña f u e la última l u t i s m o b o r b ó n i c o e s t a b a n destinadas, en la concepción de
provincia en recibir un comisario en 1689) El país f u e divi- Luis XIV, p a r a servir a u n p r o p ó s i t o específico: el objetivo
dido en 32 généralités, cuyo p o d e r s u p r e m o residía ahora en el superior de la expansión militar. La p r i m e r a década del rei-
intendant real, asistido p o r los subdélégués e investido con n a d o desde 1661 a 1672, s u p u s o esencialmente u n a p r e p a r a c i ó n
nuevos poderes sobre la tasación y supervisión de la taille, dere- interior p a r a las f u t u r a s aventuras exteriores. Administrativa,
chos vitales que le f u e r o n t r a n s f e r i d o s p o r el antiguo officier económica y culturalmente, éstos f u e r o n los años m á s reful-
«tesorero» que a n t e r i o r m e n t e los controlaba. El personal total gentes del r e i n a d o de Luis XIV; casi todas sus o b r a s m á s dura-
del sector civil del a p a r a t o de E s t a d o central del absolutismo deras d a t a n de estos años. B a j o la capaz superintendencia de
f r a n c é s en el reinado de Luis XIV era todavía muy modesto- p r i m e r Colbert se estabilizó la presión fiscal y se p r o m o v i ó el
quizá tan solo 1.000 funcionarios responsables, c o n t a n d o la cor- comercio. Los gastos del E s t a d o disminuyeron gracias a la
te y las provincias 2 3 . Pero estos funcionarios estaban apoyados supresión general de los nuevos cargos creados desde 1630; las
en u n a impresionante m a q u i n a r i a coactiva. Para conservar el depredaciones de los a r r e n d a t a r i o s de i m p u e s t o s se r e d u j e r o n
orden y r e p r i m i r las revueltas en París se creó u n a fuerza drásticamente, a u n q u e la recaudación n o f u e r e a s u m i d a p o r el
p e r m a n e n t e de policía (1667), que m á s adelante se extendió a Estado; las tierras reales f u e r o n s i s t e m á t i c a m e n t e r e c u p e r a d a s .
toda Francia (1698-99). El volumen del ejército creció enorme- La taille personnelle descendió de 42 a 43 millones de libras
m e n t e d u r a n t e el reinado, p a s a n d o de unos 30 ó 50.000 hom- m i e n t r a s que la taille réelle se elevó a l r e d e d o r de u n 50 p o r 100
bres a 300.000 al final de este p e r í o d o L e Tellier y LouvoTs en los pays d'états, cuyas cargas fiscales eran m á s livianas; la
recaudación de impuestos indirectos se elevó en t o r n o al 60
p o r 100 p o r m e d i o de u n control cuidadoso del sistema de
" £ i e i 7 e Goubert, Louis XIV et vingt milüons de francais pp 164 166
» Goubert, LOUIS XIV et vingt millions de francais, P 72
J. Moye, Europe unfolding 1648-1688, Londres, 1969 p 223 \El dec • Roland Mousnier, Peasant uprisings, p. 115 insiste correctamente
en este punto al comentar que las rebeliones de 1675 en Bretaña y
Burdeos fueron los últimos levantamientos sociales serios del siglo.
114 Europa occidental 101
Inglaterra
a r r e n d a m i e n t o . Los ingresos netos de la m o n a r q u í a se dupli- r a s i ó n ningún señor o propietario intentó utilizarlos p a r a sus
caron e n t r e 1661 y 1671, y se alcanzó el superávit p r e s u p u e s t a r i o Propios fines. La nobleza, aligerada de las cargas m o n e t a r i a s
con r e g u l a r i d a d M i e n t r a s tanto, se lanzó u n ambicioso p r o que Richelieu y Mazarino habían intentado imponerle, perma-
g r a m a mercantilista p a r a acelerar el desarrollo m a n u f a c t u r e r o neció c o m p l e t a m e n t e leal 2 8 .
y comercial de Francia, y la expansión colonial en el exterior- Sin embargo, el restablecimiento de la paz en la década de
las subvenciones reales f u n d a r o n nuevas industrias (paños cris- 1680 se limitó a a c e n t u a r la arrogancia del absolutismo borbo-
tal, tapicería, o b j e t o s de hierro); se crearon compañías con nico El rey se e n c e r r ó en Versalles; el calibre de los ministros
privilegios reales p a r a explotar el comercio de Oriente y de las descendió a medida que la generación escogida p o r M a z a r m e
Indias Occidentales; los astilleros recibieron f u e r t e s subsidios cedía sus puestos a sucesores m á s o menos mediocres, elegidos
y, p o r ultimo, se i m p u s o un sistema de aranceles a l t a m e n t e por cooptación hereditaria d e n t r o del m i s m o g r u p o de familias
proteccionista. Fue este m i s m o mercantilismo, sin e m b a r g o el fnterrelacionadas de la noblesse de robe; t o r p e s gestos antipa-
que c o n d u j o directamente a la decisión de invadir Holanda pales se mezclaron con la d e s p r e o c u p a d a expulsión de los pro-
en 1672, con la intención de s u p r i m i r la competencia de su co- testantes del reino; se utilizaron subterfugios legales poco soli-
mercio —que se había m o s t r a d o fácilmente superior al fran- dos p a r a u n a serie de pequeñas anexiones en el nordeste. E n el
cés— p o r m e d i o de la incorporación de las Provincias Unidas interior continuó la depresión agraria, a u n q u e el comercio ma-
a los dominios franceses. La guerra holandesa f u e inicialmente rítimo se recobró y alcanzó u n a repentina prosperidad, p a r a
u n éxito: las t r o p a s f r a n c e s a s cruzaron el Rin, se acercaron preocupación de los m e r c a d e r e s ingleses y holandeses. La de-
s o r p r e n d e n t e m e n t e a A m s t e r d a m y t o m a r o n Utrecht. Sin em- r r o t a del candidato f r a n c é s al electorado de Colonia y la subida
bargo, u n a coalición internacional — E s p a ñ a y Austria sobre de Guillermo I I I al t r o n o inglés f u e r o n las señales p a r a la
t o d o - se f o r m ó r á p i d a m e n t e p a r a la defensa del statu quo, reanudación del conflicto internacional. La guerra de la Liga
m i e n t r a s la dinastía Orange volvía a t o m a r el p o d e r en Holanda de Augsburgo (1689-97) alineó p r á c t i c a m e n t e a toda la E u r o p a
f o r j a n d o u n a alianza m a t r i m o n i a l con Inglaterra. Siete años occidental y central c o n t r a Francia: Holanda, Inglaterra, Aus-
de lucha t e r m i n a r o n con Francia en posesión del Franco-Con- tria, España, Saboya y la m a y o r p a r t e de Alemania. Los ejér-
d a d o y con u n a f r o n t e r a ampliada en Artois y Flandes p e r o citos franceses habían m á s que doblado su f u e r z a en la decada
con las Provincias Unidas intactas y los aranceles antiholan- intermedia, hasta alcanzar los 220.000 h o m b r e s . Lo más que
deses de 1667 anulados: u n balance m o d e s t o en el exterior En pudieron h a c e r f u e m a n t e n e r a la coalición en u n a s costosas
el interior, la reducción fiscal de Colbert había q u e d a d o defi- tablas: los objetivos bélicos de Luis XIV q u e d a r o n f r u s t r a d o s
nitivamente a r r u i n a d a : la venta de cargos se multiplicó u n a en todas partes. La única ganancia registrada p o r Francia en
vez mas, se a u m e n t a r o n las viejas contribuciones, se inventa- el t r a t a d o de Ryswick f u e la aceptación europea de la absor-
r o n o t r a s nuevas, se emitieron empréstitos y los subsidios co- ción de E s t r a s b u r g o , que ya estaba asegurada antes del co-
merciales f u e r o n abandonados. En adelante, la guerra iba a mienzo de la guerra; los d e m á s territorios ocupados tuvieron
d o m i n a r p r á c t i c a m e n t e todos los aspectos del reinado 2 7 La que ser evacuados, a la vez que la a r m a d a f r a n c e s a era des-
miseria y el h a m b r e causadas p o r las exacciones del E s t a d o y plazada de los mares. Para financiar el esfuerzo de guerra, se
p o r u n a s e n e de malas cosechas provocaron nuevos levanta- inventó u n a cascada de nuevos cargos que se pusieron a la
mientos del c a m p e s i n a d o en Guyena y Bretaña en 1674-75 que venta, se s u b a s t a r o n títulos, se multiplicaron los empréstitos
f u e r o n suprimidos p o r las a r m a s de f o r m a s u m a r i a : en esta obligatorios y las r e n t a s públicas, se manipuló el valor de la
m o n e d a y, p o r p r i m e r a vez, se i n t r o d u j o u n i m p u e s t o p o r «capi-
* G o u b e r t . L o u i s XIV et vingt miUions de frangais, pp. 90-2
tamblen en Clert0
. ' sentido, sus ideales culturales: «El orden y la
a T u srlaxirvCIvníl « r n e n t e ? d 0 P t a d ° S e n \OS d e s f i I e s h i t a r e s proporcionaron
a Luis XIV y a sus contemporáneos el modelo al que debían conformarse » Los cardenales habían intentado someter a la nobleza a impuestos
nombre i a Y a r t e : y e l e c o d e l p a s ^encé de Martinent ™ U y o disfrazados bajo la forma de «conmutaciones» del ban mll'tar que de"

ton7a ^ e l c ? ó t m ! S m , ° U n p r o g r a m a - resonaba de nuevo en la mono- bían los feudos. A la nobleza no le gustaron nada y fueron abandonados
toma mayestática de los interminables alejandrinos». Michael Roberts por Luis XIV. Véase Pierre Deyon, «A propos des rapports entre la
noblesse fran?aise et la monarchie absolue pendant la premiére moitié
dres 1967 p^ / ( T ^"' 156<M66
°-' 6n in Swedish history ^ du xvn' siécle», Revue historique, ccxxxi, 1964, pp. 355-6.
114 Europa occidental 103
Inglaterra
tación» del que n o se libró ni la p r o p i a n o b l e z a » . La inflación
trario f u e la e s t r u c t u r a de E s t a d o de Richelieu y M a z a n n o ,
el h a m b r e y el despoblamiento asolaron el campo. A pesar de
todo, cinco años después Francia se sumergió de nuevo en todavía defectuosa e incompleta, m a r c a d a p o r anomalías insti-
un conflicto e u r o p e o p o r la sucesión española. Las b r u s c a s tucionales y desgarrada p o r rebeliones internas, la que consi-
provocaciones y la ineptitud diplomática de Luis XIV ampliaron guió espectaculares éxitos en el e x t r a n j e r o , m i e n t r a s q u e la
al m á x i m o u n a vez más la coalición c o n t r a Francia en esta m o n a r q u í a consolidada y estabilizada de Luis XIV - c o n su
decisiva contienda militar en la que a h o r a e n t r a b a : el v e n t a j o s o autoridad y su e j é r c i t o e n o r m e m e n t e a u m e n t a d o s - f r a c a s ó
t e s t a m e n t o de Carlos II f u e rechazado con desprecio p o r e l estrepitosamente en su pretensión de imponerse sobre E u r o p a
h e r e d e r o francés, los ejércitos f r a n c e s e s o c u p a r o n Flandes, Es- o conseguir avances territoriales notables. La construcción ins-
p a n a f u e dirigida p o r emisarios franceses, la t r a t a de esclavos titucional y la expansión internacional estuvieron desfasadas e
invertidas en el caso francés. La razón reside, evidentemente,
f Z r Z ? f S a , m ™ a s f u e P u e s t a en m a n o s de m e r c a d e r e s en la aceleración de u n t i e m p o distinto al del a b s o l u t i s m o en
franceses, y el exiliado E s t u a r d o que reclamaba o s t e n t o s a m e n t e los países m a r í t i m o s : H o l a n d a e Inglaterra. El absolutismo
el t r o n o f u e s a l u d a d o como legítimo m o n a r c a de Inglaterra español conservó el dominio europeo d u r a n t e cien anos; con-
La determinación borbónica de monopolizar la totalidad del" tenido en p r i m e r lugar p o r la revolución holandesa, su p o d e r í o
d e f v a í o h P t a n Í C ° ' r e c I r z a n d 0 c u a l £ l u i e r r e p a r t o o disminución f u e destrozado f i n a l m e n t e p o r el absolutismo f r a n c é s a media-
Wr H . 1 1 1 e ? a n 0 1 ' U m Ó E v i t a b l e m e n t e a Austria, Ingla- dos del siglo x v n , con la ayuda de Holanda. Sin embargo, el
Al n r p S y
^ ^ Parte de Alemania contra
Francia. absolutismo f r a n c é s n o gozó de u n período de hegemonía com-
Al p r e t e n d e r conseguirlo todo, el a b s o l u t i s m o f r a n c é s acabó parable en E u r o p a occidental. E n los veinte años que siguieron
p o r n o o b t e n e r p r á c t i c a m e n t e n a d a de este esfuerzo s u p r e m o a la paz de los Pirineos, su expansión ya había sido eficazmente
de expansión política. Los ejércitos borbónicos - q u e a h o r a detenida. La d e r r o t a final de Luis XIV n o se debió a sus nume-
contaban con 300.000 h o m b r e s , equipados con r i f l e s ^ bayone rosos errores estratégicos, sino al cambio en la posicion rela-
diezmados en
1 7 Blenheim, Ramillies, Turín, Oude- tiva de Francia d e n t r o del sistema político e u r o p e o concomi-
narde, Malplaquet. La m i s m a Francia recibió las sacudidas de t a n t e con las revoluciones inglesas de 1640 y 1688 ». El desarrollo
la invasión, ya que la recaudación de impuestos se hundió, la económico del capitalismo inglés y la consolidacion política de
m o n e d a f u e depreciada, las revueltas p o r el p a n asolaron a la su E s t a d o a finales del siglo x v n s o b r e p a s a r o n al absolutismo
capital, y las heladas y el h a m b r e paralizaron el campo. Sin em- francés, a u n q u e éste estuviera en su época de auge. Los verda-
bargo, a p a r t e del levantamiento local de los hugonotes en Cé- deros vencedores de la guerra de Sucesión española f u e r o n los
vennes, el campesinado p e r m a n e c i ó en calma. Por encima de él comerciantes y los b a n q u e r o s de Londres: con ella comenzo u n
la clase d o m i n a n t e se m a n t u v o c o m p a c t a m e n t e unida en torno imperialismo mundial británico. El ú l t i m o E s t a d o feudal espa-
a la m o n a r q u í a , incluso a p e s a r de su autocrática disciplina y ñol había sido d e r r i b a d o p o r su rival y e q u i v a l e n t e francés,
de los desastres exteriores que sacudían a toda la sociedad ayudado p o r el p r i m e r E s t a d o burgués de Holanda. El u l t i m o
La tranquilidad sólo llegó con la d e r r o t a final en la guerra E s t a d o feudal f r a n c é s f u e detenido en su camino p o r dos Esta-
La paz f u e mitigada p o r las divisiones en la coalición victo- dos capitalistas de desigual p o d e r - I n g l a t e r r a y H o l a n d a - ,
riosa c o n t r a Luis XIV, que p e r m i t i e r o n a la joven r a m a de la asistidos p o r su equivalente austríaco. I n t r í n s e c a m e n t e , el abso-
dinastía borbonica conservar la m o n a r q u í a en E s p a ñ a al precio lutismo b o r b ó n i c o f u e m u c h o más poderoso y mas u n i f i c a d o
de la separación política de Francia. Por lo demás, tan ruino- que el absolutismo español; p e r o las f u e r z a s alineadas c o n t r a
sos s u f r i m i e n t o s no p r o d u j e r o n ningún beneficio al absolutismo
f r a n c é s ; simplemente, i n t r o d u j e r o n a Austria en los Países » Naturalmente, Luis XIV fue incapaz de apreciar este cambio y de
B a j o s y en Italia, e hicieron a I n g l a t e r r a d u e ñ a del comercio ahí s i s c o n t a n t e s y garrafales errores diplomáticos. La debüidad tem-
colonial en la América española. De hecho, la p a r a d o j a del noral de Inglaterra en la década de 1660, cuando Carlos II era un pro-
absolutismo f r a n c é s f u e q u e su m a y o r brillantez interior no S o de F r a n c i a le condujo a infravalorar a la isla para siempre incluso
c u a n d o su decisiva importancia política en la Europa occidental era ya
coincidió con su m a y o r predominio internacional. Por el con- F 1 f a l t o de Luis XIV al no proporcionar una ayuda preventiva a
Jacobo II en 1688, antes del desembarco de Guillermo III.sería> uno de
» G o u b e r t , Louis XIV et vingt millions de francais, p p . 158-62. los errores más desastrosos de una carrera que ya los había cosechado
en abundancia.
114 104
Europa occidental Inglaterra 118 55
él f u e r o n también, proporcionalmente, m u c h o más poderosas des- la c o m p r a de compañías p o r los roturiers f u e prohibida
Los enérgicos preparativos interiores del reinado de Luis XIV en ía década de 1760, c u a n d o se hizo necesario tener u n a ascen-
p a r a conseguir el dominio exterior f u e r o n vanos. La h o r a de dencia inequívocamente nobiliaria p a r a acceder al rango de
la supremacía de Versalles, que parecía tan cerca en la E u r o p a oficial. La clase aristocrática en su c o n j u n t o conservó u n rigu-
de 1660, n u n c a sonó. roso e s t a t u t o feudal: constituía u n orden legalmente definido
La llegada de la Regencia en 1715 anunció la reacción social de u n a s 250.000 personas, que estaba exento del grueso de los
ante este fracaso. La alta nobleza, liberando r e p e n t i n a m e n t e impuestos y gozaba del monopolio de los más altos rangos de
sus r e p r i m i d o s agravios c o n t r a la autocracia real, llevó a cabo la burocracia, la j u d i c a t u r a , el clero y el ejército. Sus subdi-
u n a inmediata reaparición en escena. El regente obtuvo el visiones e s t a b a n ahora teóricamente definidas con t o d o detalle,
acuerdo del Parlement de París para d e j a r a un lado el testa- y entre los títulos m á s elevados y los hobereaux rurales m á s
m e n t o de Luis XIV a c a m b i o del restablecimiento de su tradi- b a j o s existía un gran abismo. Pero en la práctica, el lubricante
cional derecho de protesta: el gobierno pasó a m a n o s de los del dinero y el m a t r i m o n i o lo t r a n s f o r m a b a n de mil m a n e r a s a
pares, que t e r m i n a r o n i n m e d i a t a m e n t e con el sistema ministe- los niveles más altos en u n grupo más flexible y a r t i c u l a d o que
rial del rey d i f u n t o y asumieron directamente el p o d e r en la antes. La nobleza f r a n c e s a de la era de la Ilustración poseía
llamada polysynodi. Tanto la noblesse d'épée como la noblesse u n a completa seguridad en su situación d e n t r o de las estruc-
de robe fueron rehabilitadas institucionalmente p o r la Regen- t u r a s del E s t a d o absolutista. Con todo, u n sentimiento irreduc-
cia. La nueva época iba a a c e n t u a r de hecho el carácter abier- tible de m a l e s t a r y fricción subsistió e n t r e a m b o s incluso en el
t a m e n t e clasista del absolutismo: el siglo x v m presenció u n a último período de unión óptima e n t r e la nobleza y la monar-
regresión de la influencia n o nobiliaria en el a p a r a t o de Es- quía, p o r q u e el absolutismo, p o r m u y afín que f u e r a su per-
tado, y el predominio colectivo de u n a alta aristocracia cada sonal y muy atractivos sus servicios, continuaba siendo u n p o d e r
vez m á s unificada. La toma de la Regencia p o r los grandes n o inaccesible e irresponsable que gravitaba sobre las cabezas del
f u e d u r a d e r a : b a j o Fleury y los dos débiles reyes que le suce- c o n j u n t o de la nobleza. La condición de su eficacia como E s t a d o
dieron, el sistema de adopción de decisiones en la cima del Es- residía en su distancia e s t r u c t u r a l respecto a la clase de la que
tado volvió al viejo modelo ministerial, que ya no estaba con- procedía y cuyos intereses defendía. El a b s o l u t i s m o n u n c a
trolado p o r un m o n a r c a dominante. Pero en adelante la nobleza consiguió en Francia la confianza incuestionable y la aceptación
m a n t u v o u n control tenaz de los más altos cargos del gobierno- de la aristocracia sobre la que descansaba: n o era responsable
de 1714 a 1789 sólo h u b o tres ministros que carecieran de título de sus decisiones ante el orden nobiliario que le daba vida, y
aristocrático 3 1 . Asimismo, la m a g i s t r a t u r a judicial de los par- esto era necesariamente así, como veremos, debido a la intrín-
lements formaba ahora un e s t r a t o c e r r a d o de nobles —tanto seca naturaleza de la m i s m a clase; p e r o era t a m b i é n peligroso
en París como en las provincias— del que eran excluidos radi- p o r el riesgo de acciones i m p r e m e d i t a d a s o a r b i t r a r i a s t o m a d a s
p o r el ejecutivo y que, de rechazo, se volvían contra él. La
calmente las personas del común. A su vez, los intendants
plenitud del p o d e r real, incluso a u n q u e se ejerciese con suavi-
reales, que en un tiempo f u e r o n el azote de los terratenientes
dad, alimentaba la reserva señorial f r e n t e a él. Montesquieu
provinciales, se convirtieron en u n a casta prácticamente here-
—presidente del Parlement de Burdeos b a j o el acomodaticio
ditaria: en el reinado de Luis XVI, 14 de ellos eran hijos de
régimen de Fleury— dio u n a expresión incontestable al nuevo
anteriores intendants«. En la Iglesia, todos los arzobispos y
tipo de oposicionismo aristocrático característico de este siglo.
obispos eran de origen noble antes de la segunda mitad de si-
glo, y la mayor p a r t e de las abadías, prioratos y canonjías esta-
De hecho, la m o n a r q u í a borbónica del siglo x v m efectuó po-
b a n controlados p o r la m i s m a ciase En el ejército, los altos
cos movimientos de tipo «nivelador» contra los «poderes inter-
m a n d o s militares estaban sólidair_nte ocupados p o r los gran- medios», queridos con t a n t a intensidad p o r Montesquieu y sus
consortes. El ancien régime preservó en Francia su c o n f u s a jun-
"^ert
a n i «The social structure and economic and political gla de jurisdicciones, divisiones e instituciones heteróclitas
altitudes of the Freiich nobility in the 18th century», en Xllth Interna- —pays d'états, pays d'éléctions, parlements, sénéschaussées, gé-
tional Congress of Historical Sciences, Rapports i p 361
néralités— h a s t a el m o m e n t o de la revolución. Después de
in Je ™ ^ ^ ^ hopean noMlity Luis XIV apenas h u b o m á s racionalización del sistema político:
106 107
Europa occidental Frartcia

n u n c a se c r e a r o n u n a tarifa a d u a n e r a , ni u n sistema de im El siglo x v n i había presenciado, m i e n t r a s tanto, u n creci-


puestos, ni u n código legal o u n a administración local u n i f o r miento rápido de las filas y las f o r t u n a s de la burguesía local.
m e s El único intento de la m o n a r q u í a p o r i m p o n e r u n a nueva A p a r t i r de la Regencia h u b o en general u n a época de expan-
c o n f o r m i d a d sobre u n o r g a n i s m o corporativo f u e su continuado sión económica, con u n alza secular de precios u n a relativa
e s f u e r z o p o r a s e g u r a r la obediencia teológica en el clero p 0 r prosperidad agrícola (por lo menos en el p e r í o d o de 1730 a
m e d i o de la persecución del jansenismo, que f u e combatido 1774) y u n a recuperación demográfica: la población de Francia
invariable y vigorosamente p o r el Parlement de París en nom- ¿ a s ó de 18-19 millones en 1700 a 25-26 millones en 1789. Mien-
b r e del galicanismo tradicional. La anacrónica lucha en torno tras la agricultura c o n t i n u a b a siendo la r a m a a b r u m a d o r a m e n t e
a este t e m a ideológico se convirtió en el principal p u n t o álgido dominante de la producción, las m a n u f a c t u r a s y el comercio
de las relaciones entre el a b s o l u t i s m o y la noblesse de robe registraron avances notables. El volumen de la i n d u s t r i a fran-
desde la Regencia hasta la época de Choiseul, cuando los je- cesa a u m e n t ó en t o r n o a u n 60 p o r 100 en el c u r s o del siglo ;
suítas f u e r o n expulsados f o r m a l m e n t e de Francia p o r los par- en el sector textil comenzaron a a p a r e c e r v e r d a d e r a s fábricas
lements, en u n a simbólica victoria del galicanismo. Mucho más y se echaron los cimientos de las industrias del h i e r r o y el
s e n o , sin embargo, h a b r í a de ser el p u n t o m u e r t o financiero carbón. El progreso del comercio fue, sin embargo, m u c h o m a s
rápido, sobre t o d o en las áreas internacional y colonial. El
I n^UeVTV h m K n t e Í e l l f g Ó £ n t r e 1 3 m o n a r < l u í a y I a m a g i s t r a t u r a . comercio exterior se cuadruplicó e n t r e 1716-20 y 1784-88, con u n
d e j a d o a l E s t a d o car a<
^ a , n g 3 o con u n a masa de superávit p e r m a n e n t e en la exportación. El comercio colonial
deudas; la Regencia las había reducido a la m i t a d p o r medio alcanzó u n crecimiento m á s r á p i d o con el desarrollo de as
del sistema de Law; p e r o los costos de la política exterior, plantaciones de azúcar, café y algodón en las Antillas: en los
desde la guerra de Sucesión de Austria, combinados con el des- últimos años antes de la revolución llegó a alcanzar los dos
p i l f a r r o de la corte, m a n t u v i e r o n a la hacienda en u n déficit tercios de todo el comercio exterior francés 3 5 . La expansión
constante y cada vez más p r o f u n d o . Los sucesivos intentos de comercial estimuló n a t u r a l m e n t e la urbanización; se p r o d u j o
r e c a u d a r nuevos impuestos, p e r f o r a n d o la i n m u n i d a d fiscal de u n a ola de nuevas construcciones en las ciudades, y antes del
la aristocracia, f u e r o n rechazados o saboteados en los parle- fin de siglo las capitales provinciales de Francia iban m u y
ments y en los Estados provinciales, que se negaron a registrar p o r delante de las inglesas en n ú m e r o y t a m a ñ o , a p e s a r aei
los edictos o p r e s e n t a r o n indignadas protestas. Las contradic-
nivel de industrialización m u c h o más alto que existía en Ingla-
ciones objetivas del a b s o l u t i s m o se m a n i f e s t a r o n aquí en su
t e r r a Por otra parte, con el monopolio aristocrático del apa-
f o r m a mas clara. La m o n a r q u í a p r e t e n d í a gravar con impuestos
r a t o de E s t a d o había descendido la venta de c a r g o s E n el si-
a riqueza de la nobleza, m i e n t r a s ésta exigía u n control sobre
glo XVIII, el absolutismo se inclinó cada vez m á s hacia los
la política de la m o n a r q u í a : la aristocracia, efectivamente se
empréstitos públicos, que n o creaban el m i s m o grado de inti-
negó a e n a j e n a r sus privilegios económicos sin o b t e n e r dere-
chos políticos sobre la dirección del E s t a d o monárquico. E n su midad con el E s t a d o : los rentiers no obtenían el ennoblecimien-
lucha c o n t r a los gobiernos absolutistas en t o r n o a este t e m a to ni la i n m u n i d a d fiscal que habían recibido los offtcters. El
la oligarquía judicial de los parlements llegó a utilizar cada vez grupo más rico d e n t r o de la clase capitalista f r a n c e s a era el de
mas lenguaje radical de los philosophes: las nociones bur- los financiers, cuyas inversiones especulativas cosechaban los
guesas de libertad y representación comenzaron a infiltrarse en grandes beneficios de los contratos militares, los a r r e n d a m i e n t o s
la retorica de u n a de las r a m a s de la aristocracia f r a n c e s a más de impuestos o los p r é s t a m o s reales. Pero, en general la dismi-
inveteradamente conservadora y más parecida a u n a casta 3 3 nución simultánea del acceso de los plebeyos al E s t a d o feudal,
Hacia las decadas de 1770 y 1780 se había p r o d u c i d o en Francia y el desarrollo de u n a economía comercial al margen de este,
una curiosa contaminación de algunos sectores nobiliarios p o r emanciparon a la burguesía de su dependencia subalterna del
el e s t a m e n t o inferior. absolutismo. Los comerciantes, m a n u f a c t u r e r o s y navieros de

M A. Soboul, La révolution frangaise, i, París, 1964, p. 45 [La revolu-


" Sobre las actitudes de los parlements de los últimos años del An- ción francesa, Madrid, Tecnos, 1966]. iq«i ná-
S n ¿ t % p e V S S e J' E g r e t ' fé-révolution f r a n g e , ¡ W - 1 W , Pa- » J. Lough, An introduction to 18th century France, Londres, 1960, pa-
ginas 71-3.
109
108 Europa occidental Francia
nrteamericana f u e r o n los que provocaron la definitiva crisis
la Ilustración, y los abogados y periodistas que proliferaron 0
t f d e l absolutismo f r a n c é s en el interior. En 1778 la deuda
j u n t o a ellos, p r o s p e r a r o n de m o d o creciente f u e r a del á m b i t o S E s t a d o era tan grande - e l pago de sus mtereses represen.
del Estado, con inevitables consecuencias para la a u t o n o m í a ha cerca del 50 por 100 del gasto c o r r i e n t e - y el déficit p r e
W
política del c o n j u n t o de la clase burguesa. L s t a r i o tan agudo, que los últimos ministros de Luis XVI,
La monarquía, p o r su parte, se m o s t r ó incapaz de proteger s u p u e s t a n o tan agí q d e c i d i e r o n imponer u n a c o n t n -
C a l o n n e y L o me me de Br & e l c l e r 0 . L o s parlements
los intereses burgueses, incluso c u a n d o coincidían nominalmen-
te con los del m i s m o absolutismo. Nunca f u e esto tan claro ^ S s ^ ~ e n t e a este proyecto;
como en la política exterior del último E s t a d o borbónico. Las
J a H ó n desesperada, decretó su disolución; despues retroce
guerras de este siglo siguieron u n a p a u t a infaliblemente tradi-
^ n d T a n f e el m m u l t o levantado por las clases poseedoras, os
cional. Las pequeñas anexiones de tierra en E u r o p a siempre
tuvieron en la práctica prioridad sobre la defensa o la adqui-
sición de colonias u l t r a m a r i n a s ; el p o d e r m a r í t i m o y comercial
f u e sacrificado al militarismo territorial 3 Ó . Fleury, a m a n t e de
la paz, aseguró con éxito la absorción de Lorena en las breves
c a m p a ñ a s p o r la sucesión polaca en la década de 1730, de las
que Inglaterra se m a n t u v o alejada. Sin embargo, d u r a n t e la
guerra de Sucesión austríaca, en la década de 1740, la flota
británica castigó a los navios franceses desde el Caribe al
océano Indico, infligiendo elevadas pérdidas comerciales a flexibilidad de su formación feudal. La crisis fiscal q u e ™
Francia, m i e n t r a s Mauricio de Sajonia conquistaba el sur de c o m o d e t o n a d o r de la revolución de 1789 f u e P ^ o c a d a p o r
los Países B a j o s en u n a c o n s u m a d a pero fútil c a m p a ñ a por su incapacidad jurídica p a r a gravar con i m p u e s t o s a la ciase
que r e p r e s e n t a b a . La misma rigidez del vínculo e n t r e el E s t a d o
tierra: la paz restableció el statu quo ante p o r a m b a s partes,
y la nobleza precipitó, en ú l t i m o término, su c o m ú n caída.
p e r o las lecciones estratégicas eran ya claras p a r a Pitt, en
Inglaterra. La guerra de los Siete Años (1756-63), en la que Fran-
cia se unió al a t a q u e a u s t r í a c o sobre Prusia contra todo interés
dinástico racional, f u e desastrosa p a r a el imperio colonial de
los Borbones. En la guerra continental los ejércitos de Francia
lucharon esta vez de f o r m a indolente en Westfalia, m i e n t r a s
la guerra naval desencadenada p o r Inglaterra le a r r e b a t a b a Ca-
nadá, la India, Africa Occidental y las Indias Occidentales. La
diplomacia de Choiseul r e c u p e r ó las posesiones borbónicas en
las Antillas con la paz de París, pero se había p e r d i d o la posi-
bilidad de que Francia presidiera un imperialismo comercial a
escala mundial. La guerra de la Independencia n o r t e a m e r i c a n a
permitió que París consiguiera una venganza política p o r pode-
-res sobre Londres. Pero el papel de Francia en Norteamérica,
a u n q u e vital p a r a el éxito de la revolución americana, f u e esen-
cialmente una operación en busca de botín, que no p r o d u j o
ninguna ganancia positiva a Francia. Por el contrario, los costos
de la intervención borbónica en la guerra de la Independencia
54
El presupuesto naval nunca ascendió a más de la mitad del de
Inglaterra: Dorn. Competition for empire, p. 116. Dorn presenta un con-
vincente balance de las deficiencias generales de las flotas francesas en
esta época.