Está en la página 1de 23

PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

Morelia, Michoacán. Engrose de doce de diciembre dos mil


diecisiete, conforme a lo resuelto en sesión ordinaria de veintinueve
de noviembre del año en curso.

VISTOS, para resolver, los autos del procedimiento


administrativo 13/2017, iniciado, de oficio, en contra de //////////, quien
se desempeñó como titular del Juzgado Menor Mixto de Pátzcuaro, y

RESULTANDO:

PRIMERO. Hechos que dieron origen al procedimiento


administrativo. El Consejero Rafael Argueta Mora, mediante oficio
número 10/2017, presentó dictamen con motivo de la visita
extraordinaria de inspección practicada al Juzgado Menor Mixto de
Pátzcuaro, el tres de octubre de dos mil dieciséis, en el que señala
posibles irregularidades atribuibles al entonces servidor público //////////1.

SEGUNDO. Procedimiento sancionador.

1. Recepción de los documentos iniciales. El veinticinco de


enero de dos mil diecisiete, la secretaria ejecutiva Soledad Alejandra
Ornelas Farfán, en cumplimiento al acuerdo del Pleno de este Consejo,
remitió el oficio SE/339/2017, así como copias certificadas de diversos
procesos penales, a la Presidencia de la Comisión de Vigilancia y
Disciplina2.

2. Inicio del procedimiento. El siete de febrero siguiente, se


ordenó formar el expediente respectivo, requiriéndose al secretario de
administración la hoja de servicio y domicilio particular de //////////3.

1 Identificada con la clave PJEM-RAM-3/2016.


2 Consultar las páginas 1 a la 271.
3 Ver página 272.

1
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

3. Remisión de la hoja de servicio y dirección. Mediante oficio


235/2017, de veintidós de febrero del año en curso, el secretario de
administración remitió la información solicitada4.

4. Emplazamiento y solicitud de informe justificado. El


veintiocho de febrero, se ordenó el emplazamiento de ////////// y se
solicitó el informe justificado5.

5. Informe justificado. Por acuerdo de veinticuatro de marzo, se


tuvo por no presentado el informe justificado del entonces servidor
público6.

6. Audiencia y estado de resolución. El siete de abril se llevó a


cabo la audiencia prevista en la normativa en la materia, sin la
asistencia de //////////, quedando el procedimiento en estado de
resolución7.
7. Mediante acuerdo de diecinueve de abril inmediato
siguiente, la Presidencia de la Comisión de Vigilancia y Disciplina
ordenó remitir el expediente respectivo a la ponencia del Consejero
Jaime del Río Salcedo, ya que por razón de turno le correspondió
elaborar el proyecto de resolución respectivo, a fin de presentarlo
para su discusión y, en su caso, aprobación, ante el Pleno del
Consejo del Poder Judicial del Estado8.

8. En sesión ordinaria de este cuerpo colegiado celebrada el


veintinueve de noviembre del año en curso, una vez sometido a
discusión el proyecto de resolución correspondiente, y atento el
análisis que de éste se hizo en dicha sesión, se acordó realizar el
engrose atinente de acuerdo con el aludido estudio efectuado en
dicha deliberación y,

4 Véanse fojas 273 a 278.


5 Confróntese páginas 279 a 281.
6 Visible en la página 291.
7 Consultable en la foja 293.
8 Visible a foja 36

2
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

C O N S I D E R A N D O:

PRIMERO. Competencia. De conformidad con el artículo 97 de la


Ley Orgánica del Poder Judicial, la Comisión de Vigilancia y Disciplina
se encuentra facultada para conocer de las responsabilidades de los
servidores públicos y, en términos de los artículos 84, 90, fracciones I,
III y XXV, 163 y 164, párrafo segundo, de la legislación citada, es
atribución del Consejo la vigilancia y disciplina del Poder Judicial,
determinar y adoptar las medidas que estime convenientes para la
buena marcha de la administración de la justicia, así como sancionar a
los servidores públicos que lo integran por faltas que cometan en el
desempeño de sus funciones.

SEGUNDA. Estudio de fondo. Se sobresee el procedimiento


administrativo iniciado de oficio en contra de //////////, cuando se
desempeñó como titular del Juzgado Menor de Pátzcuaro, por las
siguientes consideraciones:
Las posibles irregularidades atribuidas al entonces titular del
Juzgado Menor Mixto de Pátzcuaro //////////, se describen a
continuación:

En el proceso penal ///////////, omitió amonestar al sentenciado


///////////.

a) En la causa penal ///////////, sin que existiera notificación personal


de la sentencia definitiva a la acusada ///////////, ordenó hacer
efectiva la caución en favor del Fondo Auxiliar para la
Administración de la Justicia; asimismo decretó orden de
reaprehensión al señalar que no se había dado cabal
cumplimiento a la ejecutoria.

3
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

b) En el expediente ///////////, al pronunciar la orden de


comparecencia, aplicó el Código Penal, derogado el diecisiete de
diciembre de dos mil catorce.
c) En el proceso penal ///////////, en la resolución de quince de julio de
dos mil dieciséis, en la que declaró la prescripción, se pretendió
fundamentar en el Código Penal vigente, en lugar de la legislación
aplicable al momento de acontecer los hechos.
d) En la causa penal ///////////, no existe constancia de requerimiento
de entrega a la Comandancia Regional de Destacamento de
Pátzcuaro, en relación con la devolución de un vehículo
autorizada a su propietario.
e) En el proceso penal ///////////, emitió orden de aprehensión en
contra de ///////////, sin que existiera pedimento por parte del
Ministerio Público, y fue omiso en pronunciarse respecto de la
solicitud realizada en contra de ///////////.
f) En el expediente ///////////, omitió resolver, de oficio, las
providencias necesarias para que el sentenciado cumpliera la
sentencia condenatoria, por lo que no pudo ser puesto a
disposición del juzgado de ejecución de sanciones penales.
g) En los proceso penales ///////////, ///////////, ///////////, ///////////, ///////////y
///////////, no dictó los acuerdos mediante los cuales se decretaba
la prescripción de la acción penal.

Conductas las cuales este cuerpo colegiado estima, en caso


de demostrarse, redundan y se consuma el desacato de la
obligación de apegarse a la ley, cumplir con diligencia el servicio
que le sea encomendado y abstenerse de realizar cualquier acto u
omisión que implique el incumplimiento de alguna disposición
jurídica, relacionada con el servicio público, supuestos que se
encontraban previstos, como causas de sanción administrativa, en
el artículo en el artículo 10, en relación con el 8, fracciones I, II y
XXVII, de la Ley de Responsabilidades y Registro Patrimonial de
los Servidores Públicos del Estado de Michoacán publicada el 14

4
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

catorce de octubre de 2014 dos mil catorce en el Periódico Oficial


del Estado, sin que resulten subsumibles ni equiparables a alguna
otra de las hipótesis de responsabilidad establecidas en esas
legislaciones o en la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado, al
considerarse que no encuadran con los elementos particulares de
éstas.

Sin embargo, es un hecho notorio y relevante para los que


ahora resuelven que el 19 diecinueve de julio de 2017 dos mil
diecisiete, entró en vigor en esta Entidad Federativa la Ley de
Responsabilidades Administrativas para el Estado de Michoacán
de Ocampo, normatividad la cual, en términos de su artículo
transitorio segundo, deroga, entre otros, el capítulo II de la aludida
Ley de Responsabilidades y Registro Patrimonial –que era donde
se encontraba contenido el supuesto de responsabilidad
administrativa citado en el párrafo precedente– a fin de establecer
un nuevo catálogo de faltas administrativas en función de su
gravedad, además de modificar las disposiciones adjetivas
aplicables a la tramitación de los procedimientos administrativos de
responsabilidad.

Así, por un lado, de una lectura minuciosa del Título Tercero


de esta nueva legislación, denominado “FALTAS
ADMINISTRATIVAS DE LOS SERVIDORES PÚBLICOS Y ACTOS
DE PARTICULARES VINCULADOS CON FALTAS
ADMINISTRATIVAS GRAVES”, específicamente de sus capítulos
I y II, se advierte que el legislador estableció, como faltas
administrativas no graves, el incumplimiento por parte de los
servidores públicos a las siguientes obligaciones: (i) cumplir con las
funciones encomendadas con disciplina y respeto, en los términos
del respectivo Código de Ética; (ii) denunciar los actos u omisiones
que pudieran ser constitutivos de falta administrativa y que en
ejercicio de sus funciones pudieran llegar a advertir; (iii) atender las

5
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

instrucciones legitimas de sus superiores y denunciar aquellas que


sean contrarias a la ley; (iv) presentar en tiempo y forma sus
declaraciones de situación patrimonial y de intereses; (v) custodiar
la documentación e información que tenga bajo su responsabilidad,
impidiendo su divulgación, sustracción, destrucción, ocultamiento o
utilización indebida; (vi) supervisar que los servidores públicos a su
cargo cumplan con sus obligaciones; (vii) rendir cuentas sobre el
ejercicio de las funciones; (viii) colaborar en los procedimientos
judiciales y administrativos; y, (ix) cerciorarse de que los
particulares con los que lleve a cabo alguna contratación no
actualicen alguna hipótesis de conflicto de interés.

En tanto que, como faltas administrativas graves,


determinó que serían las de cohecho, peculado, desvío de recursos
públicos, utilización indebida de información, abuso de funciones,
actuación bajo conflicto de interés, contratación indebida,
enriquecimiento oculto, ocultamiento de conflicto de interés, tráfico
de influencias, encubrimiento, desacato y obstrucción de la justicia,
con las descripciones típicas específicas contenidas en los
artículos 52 al 64 de la normativa en cita.

Por consiguiente, es inconcuso que la abstención de


incumplir de algún precepto jurídico relacionado con el servicio
público, ya no tiene el carácter jurídico de obligación específica de
los servidores públicos cuya inobservancia traiga aparejada la
imposición de una sanción –como acontecía en las anteriores
legislaciones–, aunado a que no resultan equiparables a alguna de
las que sí están expresamente previstas en esa norma ni las que
subsisten en la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado, de ahí
que se concluya que los hechos que solamente encuadren en tales
descripciones, a la fecha de su inicio de vigencia, han dejado de
ser considerados como faltas administrativas por la ley en la
materia.

6
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

Mientras que, por otro lado, el numeral 197 de la citada Ley


de Responsabilidades establece, en su fracción II, que se
sobreseerán los procedimientos de responsabilidad administrativa
“cuando por virtud de una reforma legislativa, la Falta
Administrativa que se impute al presunto responsable haya
quedado derogada”.

Tomando en consideración lo anterior y, en función al


principio de retroactividad de la ley en beneficio del
gobernado, consagrado en el primer párrafo del artículo 14
constitucional, este Consejo considera que debe optarse por la
aplicación de esa nueva legislación en materia de responsabilidad
administrativa en favor del servidor público aquí señalado como
responsable, ya que en efecto, si se cometió una infracción
administrativa durante la vigencia de una determinada legislación
que la contemplaba como tal y, con posterioridad, se promulga una
nueva ley en la que, el acto considerado por la ley antigua como
causa de responsabilidad deja de tener tal carácter, o bien, la nueva
normativa otorga mayores ventajas procesales, el servidor público
tiene la prerrogativa, constitucionalmente reconocida y protegida
por el numeral antes invocado, a que se le aplique retroactivamente
la nueva ley, pues por un lado, le reporta un mayor beneficio para
su persona, y por otro, dado que no subsisten motivos para que el
poder público titular de la potestad punitiva insista en reprender una
conducta que ha dejado de ser considerada como antijurídica y, por
tanto, merecedora de sanción.

Lo anterior, de conformidad con lo señalado en la


jurisprudencia con número de registro 159862, emitida por la
Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación9,
aplicable en vía analógica, por identidad jurídica sustancial entre

9Tesis 1a./J. 4/2013 (9a.). Décima Época. Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Libro
XVIII, marzo de 2013 dos mil trece, Tomo 1, página 413 cuatrocientos trece.
7
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

los principios rectores del derecho penal y el derecho administrativo


sancionador, del rubro y texto que a continuación se cita:

"TRASLACIÓN DEL TIPO Y ADECUACIÓN DE LA


PENA. CONSTITUYEN UN DERECHO DEL GOBERNADO
PROTEGIDO CONSTITUCIONALMENTE. El primer párrafo del
artículo 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos prohíbe la aplicación retroactiva de la ley en perjuicio
de persona alguna. Ahora bien, de la interpretación a contrario
sensu de tal precepto, se advierte que otorga el derecho al
gobernado de que se le aplique retroactivamente la ley penal
cuando sea en su beneficio, por lo que si cometió un delito bajo
la vigencia de una ley sustantiva con base en la cual se le
sentenció y, posteriormente se promulga una nueva que prevé
una pena menor para el mismo delito, o el acto considerado por
la ley anterior como delito deja de tener tal carácter o se
modifican las circunstancias para su persecución, aquél tiene el
derecho protegido constitucionalmente a que se le aplique
retroactivamente la nueva ley y, por ende, a que se le reduzca la
pena o se le ponga en libertad. Esto es así, porque si el legislador
en un nuevo ordenamiento legal dispone que un determinado
hecho ilícito merece sancionarse con una pena menor o que no
hay motivos para suponer que, a partir de ese momento, el orden
social pueda alterarse con un acto anteriormente considerado
como delictivo, es inválido que el poder público insista en exigir
la ejecución de la sanción como se había impuesto por un hecho
que ya no la amerita o que no la merece en tal proporción.
Consecuentemente, la traslación del tipo y la adecuación de la
pena constituyen un derecho de todo gobernado, que puede
ejercer ante la autoridad correspondiente en vía incidental, para
que ésta determine si la conducta estimada como delictiva
conforme a la legislación punitiva vigente en la fecha de su
comisión continúa siéndolo en términos del nuevo ordenamiento,
esto es, para que analice los elementos que determinaron la
configuración del ilícito de acuerdo a su tipificación abrogada
frente a la legislación vigente y decida si éstos se mantienen o
no y, en su caso, aplicarle la sanción más favorable."

Como ha quedado expuesto, las hipótesis jurídicas que, en lo


específico, ha dejado de ser consideradas como faltas
administrativas por la ley actualmente vigente y, por lo tanto, ésta
resulta aplicable a la especie conforme al principio constitucional
de aplicación retroactiva de la ley en beneficio del gobernado, por
consiguiente, se sobresee el presente procedimiento administrativo
de responsabilidad.

Por lo expuesto y fundado se resuelve:


8
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

ÚNICO. Se sobresee el procedimiento iniciado, de oficio, en


contra de //////////, quien se desempeñó como titular del Juzgado Menor
Mixto de Pátzcuaro.

Así, ante la ausencia del Presidente Marco Antonio Flores


Negrete, lo resolvió, por mayoría de votos, el Pleno del Consejo del
Poder Judicial del Estado, integrado por María Alejandra Pérez
González, en cuanto Presidenta Sustituta, conforme a lo dispuesto
por artículos 91, fracción II y 153 fracción I, de la Ley Orgánica del
Poder Judicial del Estado y los Consejeros Rafael Argueta Mora,
Armando Pérez Gálvez y Eli Rivera Gómez con voto concurrente
del Consejero Jaime del Río Salcedo, el cual hizo consistir en el
proyecto que presentó y que se anexa, siendo relator de las
consideraciones de la mayoría el cuarto de los nombrados,
firmando ante la Secretaria Ejecutiva, Soledad Alejandra Ornelas
Farfán, que autoriza y da fe.

VOTO CONCURRENTE QUE EMITE EL CONSEJERO JAIME DEL


RÍO SALCEDO EN EL PROCEDIMIENTO DE RESPONSABILIDAD
ADMINISTRATIVA 13/2017.

Con absoluto respeto y reconocimiento al profesionalismo de los


Consejeros, difiero de la decisión aprobada por la mayoría al resolver
el procedimiento administrativo 13/2017, habiendo sido ponente del
proyecto, por lo que con fundamento en los artículos 36, fracción III, del
Reglamento Interior del Consejo, y 90, fracción XLI, de la Ley Orgánica
del Poder Judicial, presento VOTO CONCURRENTE en los términos
siguientes:

“…
SEGUNDO. Faltas imputadas. Las posibles irregularidades atribuidas al
entonces titular del Juzgado Menor Mixto de Pátzcuaro //////////, se describen a
continuación:

9
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

En el proceso penal ///////////, omitió amonestar al sentenciado ///////////.

h) En la causa penal ///////////, sin que existiera notificación personal de la


sentencia definitiva a la acusada ///////////, ordenó hacer efectiva la
caución en favor del Fondo Auxiliar para la Administración de la Justicia;
asimismo decretó orden de reaprehensión al señalar que no se había
dado cabal cumplimiento a la ejecutoria.
i) En el expediente ///////////, al pronunciar la orden de comparecencia, aplicó
el Código Penal, derogado el diecisiete de diciembre de dos mil catorce.
j) En el proceso penal ///////////, en la resolución de quince de julio de dos
mil dieciséis, en la que declaró la prescripción, se pretendió fundamentar
en el Código Penal vigente, en lugar de la legislación aplicable al momento
de acontecer los hechos.
k) En la causa penal ///////////, no existe constancia de requerimiento de
entrega a la Comandancia Regional de Destacamento de Pátzcuaro, en
relación con la devolución de un vehículo autorizada a su propietario.
l) En el proceso penal ///////////, emitió orden de aprehensión en contra de

///////////, sin que existiera pedimento por parte del Ministerio Público, y fue
omiso en pronunciarse respecto de la solicitud realizada en contra de
///////////.
m) En el expediente ///////////, omitió resolver, de oficio, las providencias
necesarias para que el sentenciado cumpliera la sentencia condenatoria,
por lo que no pudo ser puesto a disposición del juzgado de ejecución de
sanciones penales.
n) En los proceso penales ///////////, ///////////, ///////////, ///////////, /////////// y

///////////, no dictó los acuerdos mediante los cuales se decretaba la


prescripción de la acción penal.

En relación con lo anterior, el veintiocho de febrero de dos mil diecisiete, se


dictó el auto de emplazamiento del procedimiento que nos ocupa, en el cual se
ordenó emplazar al servidor público por la causa de responsabilidad
administrativa prevista en el artículo 10, en relación con el 8, fracciones I, II y
XXVII, de la Ley de Responsabilidades y Registro Patrimonial de los
Servidores Públicos del Estado de Michoacán10, consistente en desacatar las
obligaciones de apegarse a la ley, cumplir con diligencia el servicio que les sea

10 Publicada mediante decreto 337, en el Periódico Oficial del Gobierno Constitucional del
Estado de Michoacán de Ocampo, el catorce de octubre de dos mil catorce.
10
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

encomendado y abstenerse de realizar cualquier acto u omisión que implique el


incumplimiento de alguna disposición jurídica, relacionada con el servicio
público.

En el particular procede sobreseer este procedimiento, en razón de que


mediante la entrada en vigor de la Ley de Responsabilidades Administrativas
para el Estado de Michoacán de Ocampo, publicada el dieciocho de julio de dos
mil diecisiete, la sanción que, en su caso, hubiere correspondido a las
irregularidades atribuidas fue derogada del régimen administrativo sancionador,
y aunque en el transitorio tercero se previó que los procedimientos iniciados con
anterioridad a la reforma se seguirían substanciando conforme a la Ley de
Responsabilidades y Registro Patrimonial de los Servidores Públicos del Estado
de Michoacán, de catorce de octubre de dos mil catorce, tal previsión se limita
exclusivamente al trámite, escapando la etapa resolutiva del procedimiento.

En ese sentido, dado que el régimen transitorio refiere únicamente a la


sustanciación y, como la determinación e imposición de sanciones corresponde
a la fase de la resolución, misma que no fue prevista por el legislador, se
considera que la ultractividad de las normas que prevé el artículo tercero
transitorio se refiere únicamente a aquellas disposiciones jurídicas relativas a la
tramitación del procedimiento, más no así a la resolución del mismo.

De ahí que, resulta válido sostener que actualmente no existe catálogo de


sanciones para las responsabilidades administrativas derivadas de los
supuestos previstos en los artículos 165 y 166 de la Ley Orgánica del Poder
Judicial11, así como 8 y 9, en relación con el 10, de la Ley de Responsabilidades
y Registro Patrimonial de los Servidores Públicos del Estado de Michoacán, por
lo que debe atenderse el principio de estricta aplicación de la ley previsto en el
artículo 14 Constitucional, en beneficio de //////////, como se explica enseguida.

Es un argumento reiterado y ampliamente aceptado en el ámbito


administrativo y jurisdiccional, que al derecho administrativo sancionador le son
aplicables los principios desarrollados en el derecho penal, mutatis mutandis,
que se refiere a la particular observancia de las garantías sustanciales y
procesales a favor de la persona investigada en aras del respeto a los derechos
humanos, en cumplimiento al artículo 1 de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, que establece el deber de todas las autoridades de promover,

11 Publicada mediante decreto 344 en el Periódico Oficial del Gobierno Constitucional del
Estado de Michoacán de Ocampo, el tres de diciembre de dos mil catorce.
11
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

respetar y aplicar las normas de derechos humanos bajo el principio pro persona,
para controlar la potestad sancionadora del Estado; también porque tanto el
derecho administrativo sancionador, como el derecho penal son manifestaciones
del ius puniendi estatal.

La facultad de reprimir conductas consideradas ilícitas, que vulneran el


orden jurídico, es connatural a la organización del Estado, al cual el
Constituyente Originario le encomendó la realización de todas las actividades
necesarias para lograr el bienestar común, con las limitaciones
correspondientes, entre las cuales destacan, primordialmente, el respeto
irrestricto a los derechos humanos y las normas fundamentales con las que se
construye el Estado de Derecho.

De acuerdo a los valores que se protegen, la variedad de las conductas, y


las personas que pueden cometer la conducta sancionada, ha establecido dos
regímenes distintos, en los que se pretende englobar la mayoría de las
conductas ilícitas, y que son: el derecho penal y el derecho administrativo
sancionador. La división del derecho punitivo del Estado en una potestad
sancionadora jurisdiccional y otra administrativa, tienen su razón de ser en la
naturaleza de los ilícitos que se pretenden sancionar y reprimir, pues el derecho
penal tutela aquellos bienes jurídicos que el legislador ha considerado de
trascendencia e importancia superior por constituir una agresión directa contra
los valores superiores de la persona y del Estado que son fundamentales para
su existencia; en tanto que con la tipificación y sanción de las infracciones
administrativas se propende, generalmente, a la tutela de intereses generados
en el ámbito social, y tienen por finalidad hacer posible que la autoridad
administrativa lleve a cabo su función, aunque coinciden, fundamentalmente, en
que ambos tienen por finalidad alcanzar y preservar el bien común y la paz social.

El poder punitivo del Estado, ya sea en el campo del derecho penal o en el


del derecho administrativo sancionador, tiene como finalidad inmediata y directa
la prevención de la comisión de los ilícitos, ya sea especial, referida al autor
individual, o general, dirigida a toda la comunidad, esto es, reprimir el injusto
(considerado éste en sentido amplio) para disuadir y evitar su proliferación y
comisión futura. Por esto, es válido sostener que los principios desarrollados por
el derecho penal, en cuanto a ese objetivo preventivo, son aplicables al derecho
administrativo sancionador, como manifestación del ius puniendi.

12
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

Esto no significa que se deba aplicar al derecho administrativo sancionador


la norma positiva penal, sino que se deben extraer los principios desarrollados
por el derecho penal y adecuarlos en lo que sean útiles y pertinentes a la
imposición de sanciones administrativas, en lo que no se opongan a las
particularidades de éstas, lo que significa que no siempre y no todos los
principios penales son aplicables, sin más, a los ilícitos administrativos, sino que
debe tomarse en cuenta la naturaleza de las sanciones administrativas y el
debido cumplimiento de los fines de una actividad de la administración, en razón
de que no existe uniformidad normativa, sino más bien una unidad sistémica,
entendida como que todas las normas punitivas se encuentran integradas en un
sólo régimen, pero que dentro de él caben toda clase de peculiaridades, por lo
que la singularidad de cada materia permite la correlativa particularidad de su
regulación normativa; si bien dicha unidad garantiza una homogeneización
mínima.

Asimismo, la sanción administrativa guarda una similitud fundamental con


las penas, en tanto que ambas son una reacción frente a lo antijurídico; en uno
y otro supuesto, derecho penal o derecho administrativo sancionador, la
conducta es ordenada o prohibida y ambos resultan ser inequívocas
manifestaciones de la potestad punitiva del Estado, entendida como la facultad
que tiene éste de imponer penas y medidas de seguridad ante la comisión de
ilícitos.

Ahora bien, dada la similitud y la unidad de la potestad punitiva, en la


interpretación constitucional de los principios del derecho administrativo
sancionador puede acudirse a los de naturaleza penal sustantiva, aun cuando la
traslación de los mismos no pueda hacerse de forma automática, porque la
aplicación de dichas garantías al procedimiento administrativo sólo es posible en
la medida en que resultan compatibles.

Desde luego, en tanto se amplía el desarrollo jurisprudencial de estos


principios en el campo administrativo sancionador –apoyado en el derecho
público estatal y asimiladas algunas de las garantías del derecho penal- para
formar principios sancionadores propios para este campo de la potestad punitiva
del Estado, es válido tomar de manera prudente las técnicas garantistas del
derecho penal, tal como ha quedado señalado en el criterio jurisprudencial bajo
el rubro “DERECHO ADMINISTRATIVO SANCIONADOR. PARA LA
CONSTRUCCIÓN DE SUS PROPIOS PRINCIPIOS CONSTITUCIONALES ES
VÁLIDO ACUDIR DE MANERA PRUDENTE A LAS TÉCNICAS
13
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

GARANTISTAS DEL DERECHO PENAL, EN TANTO AMBOS SON


MANIFESTACIONES DE LA POTESTAD PUNITIVA DEL ESTADO”.12

En lo que aquí interesa, nos referiremos al principio de aplicación estricta


de la ley, previsto en el artículo 14 constitucional, en la vertiente del aforismo
“nullum crimen, nulla poena sine lege”, por virtud del cual queda prohibido aplicar
a un servidor público una sanción que no esté prevista en la ley.

La Ley Orgánica del Poder Judicial, en su Título Noveno,


“Responsabilidades de los Servidores Públicos del Poder Judicial”, Capítulo
Segundo prevé “Causas de Responsabilidad” en los artículos 165 y 166,
tipificando diversas conductas constitutivas de responsabilidad administrativa.

Asimismo, el artículo 164 de la referida legislación establece: “Los demás


servidores Públicos serán responsables en los términos de esta ley y de la Ley
de Responsabilidades y Registro Patrimonial de los Servidores Públicos del
Estado de Michoacán y sus Municipios”.

Por lo que ve a la Ley de Responsabilidades y Registro Patrimonial de los


Servidores Públicos del Estado de Michoacán y sus Municipios, en su Capítulo
Segundo, artículo 8, en cuarenta y tres fracciones, contempla diversas
obligaciones de los servidores públicos. Por su parte, el numeral 9 regula en once
fracciones las obligaciones mínimas para trámites y servicios, en relación con el
artículo 10, que dispone expresamente que el incumplimiento de las obligaciones
previstas en esta ley o de la normativa específica relativa al servicio público que
se desempeñe, da lugar a que se determine la responsabilidad administrativa del
servidor público y a que se le apliquen las sanciones que correspondan de
acuerdo a la legislación comentada.

Así, se tiene que el ámbito de responsabilidades administrativas de los


servidores públicos del Poder Judicial del Estado se integraba, hasta la entrada
en vigor de las reformas constitucionales y legales en materia de anticorrupción,
con las causales previstas en los artículos 165 y 166 de la Ley Orgánica del
Poder Judicial y las mencionadas de la Ley de Responsabilidades y Registro
Patrimonial de los Servidores Públicos del Estado de Michoacán y sus
Municipios.

12Publicada en la página 1565, tomo XXIV, Agosto de 2006, Novena Época, Pleno, Semanario Judicial
de la Federación y su Gaceta.
14
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

Por otra parte, en cuanto a las sanciones aplicables la Ley Orgánica, en el


Capítulo Tercero denominado “Sanciones”, artículo 167, señala: “Las sanciones
aplicables a los servidores públicos del Poder Judicial serán las establecidas en
la Ley estatal en materia de responsabilidades de los servidores públicos”.

En ese contexto normativo, se advierte que la Ley Orgánica no contiene un


catálogo de sanciones propio, al señalar que se aplicarán las previstas en la ley
de responsabilidades.

Al respecto, las sanciones que se venían aplicando se ubican en el


derogado Capítulo II, artículo 19, de la Ley de Responsabilidades y Registro
Patrimonial de los Servidores Públicos del Estado de Michoacán y sus Municipios
que se transcribe a continuación:

“Artículo 19. Imposición de sanciones. Las sanciones que imponga el


órgano de control respectivo consistirán en:
I. Amonestación;
II. Suspensión del empleo, cargo o comisión por un periodo no menor de
tres días ni mayor a un año;
III. Sanción económica, cuando con las irregularidades cometidas el
responsable obtenga beneficios económicos o cause daños y perjuicios
cuantificables pecuniariamente, en detrimento de la autoridad garante o de
los recursos públicos. La sanción podrá ser de hasta tres tantos de los
beneficios obtenidos o de los daños y perjuicios causados, pero en ningún
caso la sanción económica que se imponga será menor o igual al monto de
los beneficios, daños o perjuicios;
IV. Destitución, cuando los efectos de la conducta realizada sean
considerados de gravedad para el servicio público; y,
V. Inhabilitación para el ejercicio de empleos, cargos o comisiones en el
servicio público, de uno a cinco años cuando no se obtengan beneficios
económicos ni daños o perjuicios cuantificables pecuniariamente, en
detrimento de la autoridad garante o de los recursos públicos, y de cinco a
diez años en caso contrario.
Las resoluciones que impongan sanciones se inscribirán en un registro que
llevará cada órgano de control. En caso de inhabilitación, se notificará a
todas las autoridades garantes y será obligación de las mismas verificar
que quienes pretendan ingresar al servicio público no se encuentren
suspendidos o inhabilitados por cualquiera de los órganos de control que
establece esta ley. En el supuesto de que alguna persona haya sido
contratada en el servicio público y se acredite que no ha cumplido con la
sanción de suspensión o inhabilitación que le fue impuesta, quedará sin
efectos el nombramiento o contrato que en su caso se haya realizado.
Durante su función, los servidores públicos cuyo encargo corresponda a
elección popular, los integrantes del Supremo Tribunal y del Consejo del
Poder Judicial del Estado, así como los titulares de los organismos
autónomos, sólo podrán ser suspendidos, inhabilitados o destituidos
mediante Juicio Político, para lo cual deberá sustanciarse el procedimiento
respectivo. Cuando los órganos de control tuvieren elementos suficientes
respecto a acciones u omisiones que ameriten las sanciones referidas,
presentarán la denuncia de Juicio Político conforme a lo dispuesto en esta
ley, anexando los elementos de prueba pertinentes.
15
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

Cuando se vislumbre responsabilidad penal, el órgano de control


presentará denuncia ante el Ministerio Público correspondiente.”

Los antecedentes de la reforma anticorrupción son los siguientes: el


veintisiete de mayo de dos mil quince, se reformaron, adicionaron y derogaron
diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos en materia de combate a la corrupción, entre otros aspectos, algunos
relativos al rubro de responsabilidades administrativas de los servidores
públicos, contenidos en los artículos 109, 113, 114 y 116.

La citada reforma generó el deber de modificar las Constituciones locales y


leyes de la materia, por lo que el trece de noviembre de dos mil quince, por
decreto 555, se reformaron diversas disposiciones de la Constitución Política del
Estado Libre y Soberano de Michoacán de Ocampo, entre otras, los artículos
104, 105, 109 y 109 bis, que se vinculan al ámbito de responsabilidades
administrativas de los servidores públicos.

El dieciocho de julio de dos mil diecisiete se publicó en el Periódico Oficial


del Gobierno Constitucional del Estado de Michoacán de Ocampo el decreto 368,
por el que se expidió la Ley de Responsabilidades Administrativas para el Estado
de Michoacán de Ocampo, en la que su artículo tercero transitorio estableció
que los procedimientos iniciados con anterioridad a la entrada en vigencia de la
–presente- Ley, se seguirán sustanciando con la Ley de Responsabilidades y
Registro Patrimonial de los Servidores Públicos del Estado de Michoacán y sus
Municipios, publicada mediante Decreto 337, en el mencionado Periódico Oficial,
el catorce de octubre de dos mil catorce.

Por su parte, en el artículo segundo transitorio se indicó, de manera


específica, la derogación de los Capítulos I, II, VI, y VII, que entre otros aspectos
contemplaba los sujetos de responsabilidad, las reglas del trámite del
procedimiento, las causales de responsabilidad, el catálogo de sanciones
(Capítulo II, artículo 19), y remisión para supletoriedad del procedimiento al
Código de Procedimientos Civiles para admisión y valoración de pruebas, así
como prescripción.

Así las cosas, la doctrina generalmente aceptada13 considera que los


artículos transitorios forman parte del sistema del juez, puesto que se integra por

13Huerta Ochoa, Carla. “Artículos Transitorios y Derogación”. Boletín Mexicano de Derecho


Comparado. Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Año XXXIV. Núm. 102,
Septiembre-Diciembre 2001. Páginas. 811-840.
16
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

normas de competencia y normas de obligación. Los artículos transitorios


podrían caber, dependiendo de su contenido en el primer grupo, ya que pueden
ser constitutivas de la autoridad judicial, sobre todo cuando autorizan la
aplicación de normas derogadas.

Las normas transitorias se distinguen en que existe un tipo de reglas que


tiene como función regular las conductas de las personas, y otras que se dirigen
a las autoridades. Este segundo grupo puede subdividirse en aquellas cuya
función es la realización de actos normativos, ya sea la introducción o eliminación
de disposiciones jurídicas, atribuir competencias, y determinar el modo de
aplicación de otros preceptos.

La función de los artículos transitorios, en principio, es temporal y sirve


para regular los procesos de cambio en el sistema jurídico. Su naturaleza jurídica
se define por su función que se refiere a la aplicabilidad de otras normas, ya sea
al señalar la entrada en vigor de una disposición o al derogarla.

Los artículos transitorios que contienen normas derogatorias tiene por


objeto poner fin a la vigencia de una o varias normas, y en ocasiones autorizar
su aplicación temporal previendo las reglas correspondientes, por lo que durante
un lapso de tiempo coexistirán en el orden jurídico diferentes normas que regulan
la misma materia sin incurrir en conflicto, pues se aplicarán diferenciadamente,
según las circunstancias prescritas.

La ultractividad de una norma derogada es viable porque la norma


derogada no ha dejado de pertenecer al sistema jurídico. Generalmente esta
figura jurídica es permitida para su aplicación a casos pendientes de resolución,
para evitar la vulneración de derechos adquiridos.

La norma contenida en el artículo tercero transitorio permite que se


puedan sustanciar, mediante la aplicación ultractiva de las normas derogadas,
los procedimientos de responsabilidad administrativa iniciados antes de la
entrada en vigor del nuevo régimen; sin embargo, no obstante, se advierte la
inviabilidad de resolución de los procedimientos, ya que la disposición
transitoria es de las que atribuyen competencia, no obstante, lo hace
únicamente para sustanciar, no así resolver, además de que al derogar, entre
otros, el catálogo de sanciones y la disposición que remitía a una legislación
supletoria la valoración de pruebas, hace jurídicamente imposible resolver en
definitiva.
17
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

Así, para determinar la acreditación o no de una causa de responsabilidad


administrativa, es necesario hacer una valoración de las pruebas que existan en
el expediente, lo que correspondería realizar en la resolución del procedimiento,
y que no es posible llevar a cabo con apoyo en la Ley de Responsabilidades y
Registro Patrimonial de los Servidores Públicos del Estado de Michoacán y sus
Municipios, por no contemplarse, de manera expresa, esa posibilidad en el
transitorio tercero que limita, como ya se dijo, a la substanciación de los
procedimientos administrativos de responsabilidad.

Esto es así, en tanto que por “sustanciar” se entiende:

“Substanciar: Extractar. Compendiar, resumir. Tramitar un juicio o causa


hasta dejarlos en condiciones de dictar sentencia.”14

“Substanciación: Llevar a cabo el procedimiento, seguirlo por sus


trámites. La substanciación como concepto, se opone al de decisión del litigio.” 15

“Sustanciación: Consiste en el procedimiento o procedimientos; es


sinónimo de tramitación. Frecuentemente se habla de sustanciar por los trámites,
generalmente de los incidentes o de los recursos, pero también de procesos.
Sustanciación se refiere a proceso y se contrapone a decisión, que corresponde
a litigio. (Bibliografía Alcalá- Zamora y Castillo, Niceto, Cuestiones de
terminología procesal, Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM, México,
1972).”16

De lo anterior, se advierte que “substanciar” consiste en dar sustancia al


proceso, esto es, tramitarlo, destacando que la substanciación concluye al
dejarlo en estado de resolución, por lo que el transitorio tercero de la nueva ley
de responsabilidades se entiende que únicamente autoriza legalmente a realizar
la instrucción del procedimiento administrativo de responsabilidad hasta la
citación para resolver.

Por otro lado, al derogar los Capítulos I, II, VI, y VII de la Ley de
Responsabilidades y Registro Patrimonial de los Servidores Públicos del Estado

14 Cabanellas, Guillermo. Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual. Tomo VII, 2001,


Editorial Heliasta, Página 541.
15 Pallares, Eduardo. Diccionario de Derecho Procesal Civil. 23ª. Edición. Porrúa. Página 740.
16 Diccionarios Jurídicos Temáticos. Colegio de Profesores de Derecho Procesal. Facultad de

Derecho de la UNAM, Volumen 4, 2da. Edición, Editorial Oxford, Página 252.


18
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

de Michoacán y sus Municipios, se generó disfunción en el régimen de vigilancia


y disciplina de los servidores públicos del Poder Judicial17, por las
consideraciones siguientes.

La derogación del catálogo de sanciones aplicables, compromete la


función sancionadora de este Consejo, al que le está prohibido absolver de la
instancia conforme al artículo 23 Constitucional; en esas circunstancias y en
virtud de que en el ámbito administrativo sancionador no está permitido imponer
sanciones por analogía o mayoría de razón e impera el principio de exacta
aplicación de la ley (nullum crimen, sine lege y nulla poena, sine lege), que
constituye un derecho humano establecido en el artículo 14 de la Constitución
Federal, dicho principio implica que no se podrá aplicar a los servidores públicos
una sanción de esa naturaleza que previamente no esté precisada en la ley
relativa, por lo que no es viable la imposición de sanciones previstas en la nueva
legislación, al no ser una ley previa y haber sido emitida para regular
responsabilidades administrativas estrictamente relacionadas al tema
anticorrupción, lo que genera que el Consejo del Poder Judicial esté impedido
jurídicamente para imponer sanción alguna en cualquier procedimiento de
responsabilidad administrativa iniciado con anterioridad al dieciocho de julio de
dos mil diecisiete.

Sirven de sustento la tesis que se transcriben enseguida:

“EXACTA APLICACIÓN DE LA LEY PENAL. ESTE DERECHO


FUNDAMENTAL, CONTENIDO EN EL TERCER PÁRRAFO DEL
ARTÍCULO 14 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS
UNIDOS MEXICANOS, SALVAGUARDA LA SEGURIDAD JURÍDICA DE
LAS PERSONAS. El derecho fundamental a la exacta aplicación de la ley
penal tiene su origen en los principios nullum crimen sine lege (no existe un
delito sin una ley que lo establezca) y nulla poena sine lege (no existe una
pena sin una ley que la establezca), al tenor de los cuales sólo pueden
castigarse penalmente las conductas debidamente descritas en la
legislación correspondiente como ilícitas y aplicarse las penas
preestablecidas en la ley para sancionarlas, con el fin de salvaguardar la
seguridad jurídica de las personas, a quienes no puede considerárseles
responsables penalmente sin que se haya probado que infringieron una ley
penal vigente, en la que se encuentre debidamente descrito el hecho
delictivo y se prevea la sanción aplicable.”18

17 Cabe resaltar que los artículos 8 y 9, en relación con el 10, así como el 19 y 20 de la Ley de
Responsabilidades y Registro Patrimonial de los Servidores Públicos del Estado de Michoacán
y sus Municipios, establecían conductas que actualizaban causales de responsabilidad
administrativa y sanciones, cuya derogación causó afectación directa a las funciones de
vigilancia y disciplina del Consejo del Poder Judicial, conforme al artículo 67, párrafo segundo,
de la Constitución local.
18 Consúltese la página 191, Libro XX, Mayo de 2013, Tomo 1, Décima Época, del Semanario

Judicial de la Federación y su Gaceta.


19
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

“PRINCIPIO DE LEGALIDAD. LA TIPICIDAD CONSTITUYE SU BASE


FUNDAMENTAL Y RIGE, CON LOS PRINCIPIOS DE TAXATIVIDAD Y
DE PLENITUD HERMÉTICA DERIVADOS DE AQUÉL, COMO PILAR DE
UN SISTEMA DE DERECHO PENAL EN UN ESTADO DEMOCRÁTICO
DE DERECHO. El artículo 14 de la Constitución Federal consagra el
conocido apotegma nullum crimen sine poena, nullum poena sine lege certa
traducible como el que no puede haber delito sin pena ni pena sin ley
específica y concreta para el hecho de que se trate; de ello deriva la
importancia que la dogmática jurídico-penal asigna al elemento del delito
llamado tipicidad, entendido como la constatación plena del
encuadramiento exacto entre los componentes de una hipótesis delictiva
descrita en la ley y un hecho concreto acontecido y probado en el mundo
fáctico. La tipicidad es un presupuesto indispensable del acreditamiento del
injusto penal que se entiende como la desvaloración de un hecho sin
ponderar aun el reproche posible a su autor, y constituye la base
fundamental del principio de legalidad que rige, con todas sus derivaciones,
como pilar de un sistema de derecho penal en un estado democrático de
derecho. Así, del propio principio podemos encontrar como derivaciones los
de taxatividad o exigencia de un contenido concreto y unívoco en la labor
de tipificación de la ley, es decir, que la descripción típica no debe ser vaga
ni imprecisa, ni abierta o amplia al grado de permitir la arbitrariedad; de
igual forma, el principio de plenitud hermética en cuanto a la prohibición de
analogía o mayoría de razón en la aplicación de la ley penal, traduciéndose
en la exigencia de exacta aplicación de la ley que se contiene de manera
expresa, en el caso mexicano en el actual párrafo tercero del artículo 14
constitucional que dice: "En los juicios del orden criminal queda prohibido
imponer, por simple analogía y aun por mayoría de razón, pena alguna que
no esté decretada por una ley exactamente aplicable al delito de que se
trata."19

“PRINCIPIO DE LEGALIDAD PENAL EN SU VERTIENTE DE


TAXATIVIDAD. ANÁLISIS DEL CONTEXTO EN EL CUAL SE
DESENVUELVEN LAS NORMAS PENALES, ASÍ COMO DE SUS
POSIBLES DESTINATARIOS. El artículo 14, de la Constitución Política de
los Estados Unidos Mexicanos, consagra el derecho fundamental de exacta
aplicación de la ley en materia penal al establecer que en los juicios del
orden criminal queda prohibido imponer, por simple analogía y aun por
mayoría de razón, pena alguna que no esté decretada por una ley
exactamente aplicable al delito de que se trata. Este derecho fundamental
no se limita a ordenar a la autoridad jurisdiccional que se abstenga de
interpretar por simple analogía o mayoría de razón, sino que es extensivo
al creador de la norma. En ese orden, al legislador le es exigible la emisión
de normas claras, precisas y exactas respecto de la conducta reprochable,
así como de la consecuencia jurídica por la comisión de un ilícito; esta
descripción no es otra cosa que el tipo penal, el cual debe estar claramente
formulado. Para determinar la tipicidad de una conducta, el intérprete debe
tener en cuenta, como derivación del principio de legalidad, al de
taxatividad o exigencia de un contenido concreto y unívoco en la labor de
tipificación de la ley. Es decir, la descripción típica no debe ser de tal
manera vaga, imprecisa, abierta o amplia, al grado de permitir la
arbitrariedad en su aplicación. Así, el mandato de taxatividad supone la
exigencia de que el grado de determinación de la conducta típica sea tal,
que lo que es objeto de prohibición pueda ser conocido por el destinatario
de la norma. Sin embargo, lo anterior no implica que para salvaguardar el
principio de exacta aplicación de la pena, el legislador deba definir cada

19Consúltese la página 1879, Tomo XXIII, Febrero de 2006, Novena Época, del Semanario
Judicial de la Federación y su Gaceta.

20
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

vocablo o locución utilizada al redactar algún tipo penal, toda vez que ello
tornaría imposible la función legislativa. Asimismo, a juicio de esta Primera
Sala, es necesario señalar que en la aplicación del principio de taxatividad
es imprescindible atender al contexto en el cual se desenvuelven las
normas, así como sus posibles destinatarios. Es decir, la legislación debe
ser precisa para quienes potencialmente pueden verse sujetos a ella. En
este sentido, es posible que los tipos penales contengan conceptos
jurídicos indeterminados, términos técnicos o vocablos propios de un sector
o profesión, siempre y cuando los destinatarios de la norma tengan un
conocimiento específico de las pautas de conducta que, por estimarse
ilegítimas, se hallan prohibidas por el ordenamiento. El principio de
taxatividad no exige que en una sociedad compleja, plural y altamente
especializada como la de hoy en día, los tipos penales se configuren de tal
manera que todos los gobernados tengan una comprensión absoluta de los
mismos, específicamente tratándose de aquellos respecto de los cuales no
pueden ser sujetos activos, ya que están dirigidos a cierto sector cuyas
pautas de conducta son muy específicas, como ocurre con los tipos penales
dirigidos a los miembros de las Fuerzas Armadas.”20

En relación al principio de taxatividad, pretende garantizar certeza jurídica,


por la que se entiende la posibilidad de predecir el contenido de los actos del
poder público a partir de la lectura de los textos jurídicos vigentes que contienen
las normas que regulan el ejercicio de ese poder. En el ámbito de las sanciones,
se trata de asegurar que los individuos, tras consultar los textos jurídicos
relevantes, puedan anticipar cuáles serán las consecuencias penales de sus
posibles acciones u omisiones.

En rigor, lo que el principio de taxatividad trata de evitar es la


incertidumbre; en efecto, si el derecho es impreciso con respecto a un
determinado curso de acción, el ciudadano no sabe a qué atenerse. Si luego el
poder público le sanciona por lo que ha hecho o dejado de hacer, el ciudadano
no se sorprende, en puridad, por la sanción impuesta, pues ésta entraba dentro
de las posibilidades. El principio de taxatividad protege frente a la incertidumbre
misma, frente al no saber si uno puede o no ser castigado por algo.

La certeza jurídica, así entendida, es una de las dimensiones de la


seguridad jurídica, que es un concepto más amplio que abarca otros principios.
Básicamente, además del principio de taxatividad, la seguridad jurídica se
traduce en el principio de accesibilidad de las disposiciones legales a través de
su publicación formal; la estabilidad de las normas frente a cambios demasiado
frecuentes; y la irretroactividad de los cambios normativos.

20Consúltese la página 131, Libro 8, Julio de 2014, Tomo I, Décima Época, del Semanario
Judicial de la Federación y su Gaceta.
21
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

El principio de taxatividad impone en el ámbito de las sanciones, con una


especial fuerza, un ideal de claridad que se estima consustancial a la función
reguladora del derecho. En efecto, para que el derecho cumpla con éxito la
función de regular la conducta de sus destinatarios es necesario que las normas
estén formuladas con claridad.21

No obsta para concluir lo anterior que la Constitución General de la


República y la Ley General de Responsabilidades Administrativas establezcan:

Constitución Federal

“Artículo 116…

V….Para la investigación, substanciación y sanción de las


responsabilidades administrativas de los miembros del Poder Judicial de
los Estados, se observará lo previsto en las Constituciones
respectivas, sin perjuicio de las atribuciones de las entidades de
fiscalización sobre el manejo, la custodia y aplicación de recursos
públicos…”

Ley General de Responsabilidades Administrativas

“Artículo 9. En el ámbito de su competencia, serán autoridades


facultadas para aplicar la presente Ley:

V. Tratándose de responsabilidades administrativas de los Servidores


Públicos de los poderes judiciales, serán competentes para investigar e
imponer las sanciones que correspondan, la Suprema Corte de Justicia
de la Nación y el Consejo de la Judicatura Federal, conforme al régimen
establecido en los artículo 94 y 109 de la Constitución y en su
reglamentación interna; y los poderes judiciales de los estados y el
Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, así como sus
consejos de la judicatura respectivos, de acuerdo a lo previsto en los
artículos 116 y 122 de la Constitución, así como sus constituciones
locales y reglamentaciones orgánicas correspondientes. Lo anterior
sin perjuicio de las atribuciones de la Auditoría Superior y de las Entidades
de fiscalización, de las entidades federativas, en materia de fiscalización
sobre el manejo, la custodia y aplicación de recursos públicos, y…”

En efecto, si bien se dejaron a salvo las facultades de vigilancia y


disciplina de este Consejo, establecidas en el artículo 67 de la Constitución local,
esto es, excluyendo la materia regulada por el sistema anticorrupción, limitando
a que se conozcan las causas de responsabilidad administrativa relacionadas
directamente con las funciones ordinarias del servidor público judicial, no
vinculadas directamente al manejo de recursos económicos; sin embargo, existe

21Ferreres Comella, Víctor. “El principio de taxatividad en materia penal y el valor normativo
de la Jurisprudencia (Una perspectiva constitucional)”, Editorial Civitas, 1ra. Edición, 2002,
Madrid, España. Páginas 43-44.
22
PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO 13/2017

un reconocimiento, en sede constitucional y legal de la competencia para


conocer de responsabilidades administrativas de servidores públicos del Poder
Judicial, toda vez que el tercero transitorio de la nueva ley únicamente permite
sustanciar y no resolver, además de que la Ley Orgánica no contiene catálogo
de sanciones, de ahí que sea inviable la tramitación de los procedimientos
respectivos, en tanto que a ningún fin práctico llevaría substanciarlos, ya que no
podría concluirse con una resolución de fondo sobre la valoración de
antijuridicidad o no de la conducta atribuida porque la competencia atribuida en
la norma transitoria no es para resolver los procedimientos; por lo tanto procede
sobreseer el procedimiento al haber sido admitido y advertir obstáculo jurídico
para analizar el fondo del mismo.

Por lo expuesto y fundado, se resuelve:

ÚNICO. Se sobresee el procedimiento administrativo instaurado en contra


de //////////, quien se desempeñó como titular del Juzgado Menor Mixto de
Pátzcuaro.

“En términos de lo previsto en los artículos 35, fracción XXXV y 38, fracción XII de la Ley de
Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado
de Michoacán, en esta versión pública se suprime la información considerada legalmente
como reservada o confidencial que encuadra en dichos supuestos normativos”

23

También podría gustarte