Está en la página 1de 11

La teoría de la conservación – Piaget

Teoría de la conservación

Otro término popularmente conocido en la teoría de Piaget es conservación.


Piaget se refiere a la permanencia en cantidad o medida de sustancias ú objetos
aunque se cambien de posición y su forma varíe.

Por ejemplo si se pone una cierta cantidad de líquido en un envase alto en forma
de tubo de ensayo y se vierte la misma cantidad de líquido en un envase con un
diámetro cuatro veces mas ancho, el niño que ya asimiló el concepto de la
conservación dice que es la misma cantidad de líquido el que hay en un envase y
en el otro.

Por el contrario el niño que no ha asimilado este concepto dice que hay una mayor
cantidad de líquido en el envase que tiene forma de tubo de ensayo.

Un ejemplo fácil para ilustrar este artículo es: Se colocan frente al niño dos bolas
hechas con arcilla y se le pregunta si tienen el mismo tamaño o si una tiene más
arcilla que la otra. Si el niño dice que tienen la misma cantidad de arcilla, se
moldea una de las bolas y se transforma en una forma cilîndrica y se le vuelve a
preguntar si tiene la misma cantidad de arcilla una que la otra. Si el niño dice que
la que tiene forma cilíndrica es más grande, es porque no tiene todavía el
concepto de la conservación todavía.

Se puede revertir el procedimiento y darle a la bola la forma de esfera nuevamente


pero si el niño no está en la capacidad de entender la teoría de la conservación,
aunque este procedimiento se haga frente a sus ojos, tampoco entenderá que son
del mismo peso y volumen cuando una de las dos bolas de arcilla fue
transformada en un cilindro.

Si el experimento se realiza con líquidos, un contenedor contiene jugo de naranja


y el otro jugo de fresa, y le preguntamos si los contenedores tienen la misma
cantidad el niño contestará basado en si uno de los dos vasos está más lleno sin
contemplar la cantidad del líquido.

Si los vasos son de diferente tamaño y grosor, y el líquido aparenta ser de mayor
cantidad en el más pequeño o angosto, el niño que no ha adquirido el concepto de
la conservación, creerá que hay más líquido en el que es más angosto y pequeño
pues el líquido llegará una altura superior en ese contenedor.

Filed Under: Teorias del Desarrollo Humano


CONSERVACIÓN DE LA MATERIA EN PIAGET
Desde la aparición de la función semiótica hasta los cuatro años de edad Piaget
sitúa un período del pensamiento que denomina inteligencia preconceptual y
que se caracteriza por los preconceptos y el razonamiento transductivo. Los
preconceptos son los conceptos primitivos que el niño utiliza, son esquemas
representativos concretos que se basan principalmente en imágenes que
evocan las características de una colección de objetos determinada. Pero estos
no son aún conceptos lógicos, es decir, no organizan los objetos en clases
jerarquizadas. Estos no mantienen la identidad de los individuos cuando se
realiza algún cambio en ellos.

El razonamiento que se usan en estos preconceptos es lo que Piaget denominó


transductivo. En éste el pensamiento del niño no procede por inducción ni por
deducción sino de lo particular a lo particular. Entre el pensamiento
preconceptual, el transductivo y el pensamiento operatorio hay una forma
intermedia de razonamiento: el pensamiento intuitivo en donde el niño puede
centrarse en dos dimensiones sucesivas. Sin embargo, su razonamiento continúa
vinculado a la percepción actual.

La conservación de la materia no es una idea a priori, resulta de una elaboración


en el pensamiento que requiere de una maduración de sus estructuras mentales
en donde se cumplen determinadas propiedades fundamentales. Estas
propiedades Piaget las extrajo de un modelo de la matemática moderna, el
correspondiente al grupo algebraico, que hace su similitud con el modelo del
desarrollo del pensamiento.

La construcción de una estructura de grupo supone por lo menos, dos


condiciones: la noción de objeto y la descentración de los movimientos por
corrección e incluso conversión del egocentrismo inicial. Sin la conservación
de los objetos no podría existir “grupo”, ya que todo aparece como “cambios
de estado”; el objeto y el grupo de los desplazamientos son, pues,
indisociables, constituyendo uno el aspecto estático y el otro el aspecto
dinámico de la misma realidad” (Piaget, 1969).

Los niños en etapa preoperacional son altamente influenciados por las


apariencias y son incapaces de abarcar mentalmente dos dimensiones al mismo
tiempo. En esta etapa los niños se fijan en el producto final y no en su proceso de
transformación. No hay un proceso de irreversibilidad o inversión de tales
transformaciones y retornar así al estado que se tenía en un principio. Es decir,
su pensamiento es concreto, no puede utilizar abstracciones, este pensamiento
se basa en su experiencia directa: el aquí y ahora. No se imaginan como serían las
cosas si retornasen a su estado original. A esto se le denomina centración, en
donde el niño solo puede seleccionar un solo aspecto de la realidad, no siendo
capaz de coordinar diferentes perspectivas y/o compensar varias dimensiones de
un objeto determinado.

Las operaciones de inversión o reversibilidad y compensación son las operaciones


que se deben adquirir para la conservación de la materia. La inversión es volver
al punto inicial, anulando la operación que ha sido realizada. Aplicado a la
conservación de materia significa que se comprende que un objeto cuya forma
ha cambiado puede volver a su forma original, mediante una acción cambiaria o
la anulación de dicha acción.

La compensación hace referencia a la “multiplicación lógica de clases”. Esta


depende de la comprensión de la reciprocidad de dos dimensiones relevantes.
Así, a medida que crece la bolita de plastilina en una dimensión se comprende
que estos cambios deben compensarse o cancelarse por los cambios en otra
dimensión i.e. a medida que es más largo, va siendo más delgada.

Ambas operaciones dependen de la idea de “identidad”, esta se refiere a lo que


no cambia en una situación. Así, ambas operaciones: inversión y compensación,
tienen el mismo fin que la transformación de identidad pero por diferentes
caminos. Piaget deduce que si el niño puede realizar las operaciones mentales de
inversión y compensación, necesariamente descubre la identidad o la mismidad
de la materia.

En la etapa de operaciones concretas se tienen las capacidades lógicas


mencionadas: inversión, compensación e identidad.

Piaget póstula que el desarrollo de las nociones de conservación pasa por tres
etapa sucesivas:
a. Son incapaces de conservar. Al realizar alguna transformación sobre uno
de los objetos el niño piensa que la relación cuantitativa no se ha visto
alterada.
b. Se da lo que Piaget denominó reacciones intermedias. Es decir, unas veces
conservan otras veces no lo hacen. Las respuestas dependen si la
deformación perceptiva es pequeña o más llamativa. Afirmar siempre que
la relación cuantitativa no varía independientemente de todas las
transformaciones perceptivas que sobre ellas se puede realizar.

Referencias

Método Clínico en psicología. Doma, C. ; Banks, L. (1991). En: psicología evolutiva.


1. Teorías y métodos. Compilación de: Alvaro Marchesi, Mario Carretero y Jesús
Palacios. Alianza Editorial.

Merchasi, A. ; Carretero,M.;Martín, E. (1991). Las operaciones concretas. En:


psicología evolutiva. Teorías y métodos.

Carretero, M.; Martín, E. (1991). Las operaciones concretas. En: Psicología


evolutiva. Teorías y métodos. Compilación de: Alvaro Marchesi, Mario Carretero
y Jesús Palacios. Alianza Editorial.

Grace, J. (1988) Desarrollo Psicológico. Prentice Hall Hispanoamérica, S.A.


México.

Piaget, J. (1969). Psicología de la inteligencia. Editorial Psique. Buenos Aires.


Conservación según Piaget
La Conservación es el entendimiento de que un objeto permanece igual
en cantidad aunque su apariencia cambie.

Para ser más específicos, la conservación es la capacidad de entender


que la redistribución de la materia no afecta la masa, número, volumen o
longitud.

Alrededor de siete años, la mayoría de los niños pueden entender la


conservación de los líquidos, porque ya han comprendido que cuando el
agua se vierte en un vaso con una forma diferente, la cantidad de líquido
sigue siendo la misma, aunque su aspecto haya cambiado.

Sin embargo, los niños de cinco años aún creen que hay una cantidad
diferente ya que la apariencia ha cambiado.
Experimento de conservación de la materia – Piaget –
La conservación del número se desarrolla poco después de esto.
Piaget (1954b) colocó una fila de mostradores delante del niño y le pidió
que hiciera otra fila igual que la primera. Piaget extendió su fila de
mostradores y preguntó al niño si todavía había el mismo número de
contadores.

La mayoría de los niños de siete años podría responder correctamente, y


Piaget concluyó que esto demostró que a los siete años de edad los
niños eran capaces de conservar el número.
Algunas formas de conservación (como la masa) como se entiende antes
que otras (volumen). Piaget usó el término desface horizontal para
describir esta (y otras) inconsistencias en el desarrollo.

Evaluación Crítica de las Tareas de Conservación

Se han criticado varios aspectos acerca de las tareas de conservación,


por ejemplo, que estas no tienen en cuenta el contexto social que
permiten la comprensión del niño.

Otros investigadores (Rose y Blank, 1974) han argumentaron que


cuando un niño da una respuesta equivocada a una pregunta, repetimos
la pregunta con el fin de insinuar que su primera respuesta fue incorrecta,
lo cual sería un error de procedimiento.

Esto fue lo que Piaget hizo, cuando realizó a los niños la misma pregunta
dos veces en los experimentos sobre conservación, antes y después de
la transformación.

Cuando Rose y Blank replicaron esto, pero hicieron la pregunta una sola
vez, después de que el líquido se hubo vertido, encontraron que muchos
más niños de seis años dieron la respuesta correcta.

Esto demuestra que los niños pueden conservar a una edad más
temprana de la que afirmaba Piaget.

Otra característica de la tarea de conservación que puede interferir con la


comprensión de los niños es que el adulto modifica intencionalmente la
apariencia de algo, por lo que el niño piensa que esta alteración es
importante.

Los investigadores, McGarrigle y Donaldson (1974) idearon un estudio de


la conservación del número en el cual la alteración era accidental.
Cuando dos hileras idénticas de dulces fueron colocadas y el niño estaba
satisfecho había el mismo número en cada uno, apareció un “peluche
travieso”.

Mientras esté jugaba alrededor, Teddy realmente arruinó una de las filas
de dulces.

Una vez el osito estaba de vuelta en su caja, los niños se les preguntó si
había el mismo número de dulces.

Los niños que tenían entre cuatro y seis años de edad, y más de la mitad
dieron la respuesta correcta.

Esto sugiere que, una vez más, el diseño experimental que empleó
Piaget impidió a los niños demostrar que pueden conservar a una edad
más temprana de lo que afirmaba.

Clasificación
La clasificación es la capacidad de identificar las propiedades de las
categorías, relacionar las categorías o las clases entre sí y utilizar
información categórica para resolver problemas.

Un componente importante de las habilidades de clasificación es la


capacidad de agrupar objetos de acuerdo con alguna dimensión que
comparten.

La otra habilidad es ordenar los subgrupos jerárquicamente, de manera


que cada nueva agrupación incluya todos los subgrupos anteriores.

Seriación
La operación cognitiva de la seriación implica la capacidad de ordenar
mentalmente los elementos a lo largo de una dimensión cuantificable,
tales como la altura o el peso.

Evaluación crítica
Dasen (1994) demostró que niños de diversas culturas lograron alcanzar
las cada una de las operaciones concretas a diferentes edades
dependiendo de su contexto cultural.

Dasen, cita estudios que realizó en partes remotas del desierto


australiano central con aborígenes de 8-14 años.

Les dio a realizar tareas de conservación de líquidos y conciencia


espacial. Encontró que la habilidad de conservar se produjo más tarde en
los niños aborígenes, entre los 10 y los 13 años (a diferencia de entre 5 y
7, con la muestra suiza de Piaget).

Sin embargo, encontró que las habilidades de conciencia espacial se


desarrollaban antes los niños aborígenes que los niños suizos.

Dicho estudio demuestra que el desarrollo cognitivo no es puramente


dependiente de la maduración, sino también influyen factores culturales –
la conciencia espacial es crucial para los grupos nómadas de personas.

Greenfield (1966), describe que la escolarización influyó en la adquisición


de conceptos como la conservación.
Referencias

Dasen, P. (1994). Culture and cognitive development from a Piagetian


perspective. In W .J. Lonner & R.S. Malpass (Eds.), Psychology and
culture. Boston: Allyn and Bacon.

Greenfield, P. M. (1966). On culture and conservation. Studies in


cognitive growth, 225-256.

McGarrigle, J., & Donaldson, M. (1974). Conservation


accidents. Cognition, 3, 341-350.

Piaget, J. (1954a). The construction of reality in the child. (M. Cook,


Trans.).

Piaget, J. (1954b). The child’s conception of number. Journal of


Consulting Psychology, 18(1), 76.

Piaget, J. (1968). Quantification, conservation, and nativism. Science,


162, 976-979.

Rose, S. A., & Blank, M. (1974). The potency of context in children’s


cognition: An illustration through conservation. Child development, 499-
502.

Irreversibilidad

Esta es la incapacidad de invertir la direccionalidad de una secuencia de


eventos a su punto de partida.