Está en la página 1de 2

El proceso de pensamiento de 4 pasos

Tu oponente acaba de marcar su reloj, y


ahora es tu turno para jugar. De todas las
opciones posibles en el tablero, ¿cómo
eliges qué jugada hacer? Algunas personas
juegan automáticamente lo primero que se
les ocurre. Otras pueden apuntarle al Rey
del oponente para encontrar una forma de
atacarlo.
¡Muchos jugadores no sabrán qué hacer!
¿Hay que pensar mucho antes de
seleccionar las jugadas? ¿Cómo podemos
mejorar nuestro proceso de pensamiento y
descubrir la mejor jugada disponible en el
tablero?
Permíteme presentarte el “proceso de pensamiento de 4 pasos”.
Este proceso de pensamiento consiste en cuatro grupos de preguntas que
necesitarás formularte cuando sea tu turno:
1. ¿Cuál es el plan de mi oponente? De todas las jugadas que podría
haber hecho, ¿por qué hizo esa? Puedes intentar pensar como tu
oponente y descubrir cuál era la meta detrás de su jugada. Quizás esté
amenazando algo, o tal vez fue simplemente una jugada de desarrollo.
Querremos tratar de averiguar en qué estaba pensando.
2. ¿Qué jugadas forzadas (jaques, capturas, amenazas considerables)
tengo para mi oponente? ¿Qué jugadas forzadas tengo para mí mismo
ahora? Revisa siempre estas jugadas forzadas antes que nada. ¡Quizás
haya alguna táctica disponible que podrías perderte si no analizas todas
estas jugadas! Si no sirve ninguna de estas jugadas forzadas, entonces sí
sigue con el próximo paso.
3. ¿Cuál es mi plan? Aquí es donde comenzamos a trazar metas a corto
y largo plazo en la partida. Algunos ejemplo pueden ser desarrollar
nuestras piezas, colocar torres en columnas abiertas, defender nuestro
rey, controlar el centro, volver malas las piezas del oponente, etc. Estos
planes no necesariamente tienen que ser complejos. A veces, los planes
más sencillos son los más fuertes.
4. ¿Qué jugada haré? Una vez que hayas revisado la jugada de tu
oponente y las jugadas forzadas, y que te hayas hecho una idea de
algunos planes distintos, AHORA SÍ comenzarás a considerar las jugadas
específicas que podrías hacer en esa posición.

Pongamos en práctica este proceso de


pensamiento con una posición. La última jugada
de las Negras fue avanzar el peón de a7 a a5, y
ahora es el turno de las Blancas. Repasando el
proceso de pensamiento de 4 pasos
responderemos cada uno de los 4 grupos de
preguntas y determinaremos cuál es la mejor
jugada de las Blancas:
1. Probablemente las Negras hayan estado un
poco preocupadas por la posibilidad de que
las Blancas ganen más espacio aún y
ataquen por el lado de Dama avanzando el
peón a. Así que las Negras movieron su peón a a5 para detener esta idea
y ganar su propio espacio al mismo tiempo. Esta jugada no amenaza
nada, por lo que no estamos obligados a reaccionar frente a ella.
2. Las Blancas tienen algunas jugadas forzadas posibles: bxa6 (al paso),
Axe4, Cf4. ¿Alguna de estas jugadas tiene resultado positivo? Bien, bxa6
le permite a las Negras jugar Axa6 e intercambiar el alfil bueno de las
Blancas por su alfil malo. No sería bueno para las Blancas. Axe4 elimina el
caballo activo de las Negras en el centro, pero lleva el peón d5 a e4
después de dxe4, lo que contribuye al ataque de las Negras en el lado de
Rey. Cf4 es una jugada posible, pero las Negras podría capturar fácilmente
el caballo o alejar su torre. Podemos tener en cuenta esta jugada y seguir
buscando otras opciones.
3. Un plan posible sería que a las Blancas les gustaría librarse de su alfil
malo en b2 si pudieran. También tienen una ventaja espacial en el lado de
Dama con sus peones avanzados, por lo que podría ser posible jugar en
esa zona del tablero.
4. Para cumplir el plan del tercer paso podríamos jugar Aa3, lo que
pronto nos permitiría intercambiar nuestro alfil malo por el alfil bueno de
las Negras. Esto mejoraría inmediatamente nuestra posición, al tiempo
que dañaríamos la posición de nuestro oponente.
Este proceso ayudará a limitar la cantidad de errores y malas jugadas, y te
ayudará a jugar siempre con un plan. Pruébalo, y estoy seguro de que verás
una mejoría inmediata en tu juego.