Está en la página 1de 8

INTRODUCCIÓN

La reorganización administrativa es una decisión que la organización debe


evaluar antes de ponerla en marcha, tener claro revisar a fondo su forma de
operar, comportamiento organizacional, estrategias, estructura, procesos,
programas, proyectos prioritarios y relación con los grupos de interés implica
un arduo y complejo trabajo. Este trabajo ofrece de manera integrada los
fundamentos representativos de la teoría organizacional clásica y
contemporánea, también técnicas de análisis administrativo de viabilidad
probada. Como aplicación práctica, es presentado un modelo para efectuar el
proceso de reorganización desde la concepción del cambio, mecanismos de
trabajo, revisión de la base jurídica, definición del marco de trabajo, análisis
de la estructura organizacional y efectos de los aspectos presupuestarios,
hasta las condiciones de trabajo que deben prevalecer.
4.1 Concepto de reorganización
Para dimensionar y estructurar un
proceso de reorganización es necesario
disponer de elementos de decisión
idóneos. Con base en esta perspectiva, se
presenta un recuento de los principios,
criterios y técnicas más importantes que
orientan y ordenan la estructura y forma
de operar de las organizaciones.
En la reestructuración de una organización de trabajo debe efectuarse en
forma ordenada y conforme a un proyecto de estudio basado en los
siguientes elementos:
Metodología:
 Planeación: determina los lineamientos
generales de la reorganización,
garantizando la cobertura de los factores
prioritarios que inciden en el
funcionamiento de la organización.
 Instrumentación: Esta consiste en seleccionar y aplicar las técnicas de
acopio de información viables en función del alcance y la forma de
cobertura de la reorganización, para lo cual deben considerarse las
técnicas por emplear, la forma de integrar la información y la revisión
de contenidos de acuerdo con las prioridades establecidas.
 Análisis de la información: esta examina los componentes
organizacionales según su naturaleza, relación, interdependencia y
ubicación en la estructura.
 Implantación: esta transforma los criterios acordados en acciones
específicas, para poner en práctica opciones viables al cubrir
necesidades en orden y tiempo.
 Seguimiento y evaluación: analiza el comportamiento de los cambios
mediante mecanismos de información que comprueban y cuantifican
las condiciones de desempeño y la calidad de los resultados.
En los mecanismos de estudios, el tomar la decisión de emprender un
proceso de reorganización recae en un órgano colegiado, el cual no solo es
responsable de su ejecución, sino que constituye en su principal promotor.
Estas funciones suelen asignarse normalmente a un comité de decisiones o
un equipo técnico que se integradas así:
- En el sector privado: el director o gerente general. En el sector público
se compone por:
- En el ámbito central: el subsecretario de planeación
- En el ámbito paraestatal: el secretario estatal responsable de la
administración
Cabe destacar que tanto como en el sector privado como en el publico la
responsabilidad del cambio organización puede asignarse a una unidad de
organización y métodos. Las acciones que desempeñan este equipo técnico
permitirán:
 Fijar los objetivos que se pretenden alcanzar
 Determinar las estrategias por seguir
 Dirigir y supervisar las tareas.
 Elaborar un proyecto final.
Entre las técnicas más idóneas para la preparación y realización de un cambio
en la organización se encuentran:
 Organigramas
 Cuadros de distribución del trabajo
 Mapas de procesos
 Diagramas de flujo
 Normas de calidad aplicables.

4.2 Cambios que afectan a la organización


Cualquier cambio organizacional repercute, de menor o mayor grado, en la
estructura general de la institución. Recordemos que las organizaciones
deben trabajar con base en el principio de clientes internos; es decir, como
sistema, interactúan todas las áreas de trabajo, y si alguna de ellas sufre una
mínima modificación en cualquiera de sus estructuras, esa modificación
repercute en otras áreas.
Los cambios se deben evaluar y cada modificación se consideras una
estrategia que afectara, sin duda, internamente como externamente.
Además, los clientes y proveedores, así como las instituciones relacionadas
con la operación de la empresa, se verán influidos de alguna manera por la
reorganización.
4.3 SÍNTOMAS INTERNOS
Las causas más comunes que conducen a una empresa a una reorganización
son:
- Cuando una empresa se desarrolla y crece
- Cuando por la mala situación económica la empresa (disminución de
proyectos, disminución de ventas) se contrae y elimina áreas y
puestos.
- La planeación estratégica de la empresa.
- Cuando la empresa realiza cambios en sus funciones y por medio de
estos procesos se puede ver modificada su estructura.
- Por la adopción de nuevas prácticas administrativas como la
reingeniería, los procesos de calidad, certificación, entre otros.
- La adquisición de nueva tecnología.
- Ingreso de nuevo personal.
- Mejora continua en la empresa.
El que se lleva a cabo alguno o varios de estos cambios puede traer síntomas
como lentitud en la toma de decisiones, duplicidad de funciones,
centralizaciones o descentralización de autoridad, confusión en la asignación
y realización de funciones entre otros.
4.4 FACTORES EXTERNOS
Los acontecimientos que ocurren fuera de la empresa también son un factos
que puede exigir una reorganización:
- Influencia de prácticas administrativas que afecten la planta de
trabajadores.
- Cambios en el marco legal ambiental que envíen a la empresa
productora a otra región.
- Propuestas de cámaras o grupos de afiliación.
- Por acuerdo entre organización de alianzas, fusiones o consolidación
de empresas.
- En atención a convenios o tratados nacionales e internacionales.
- Por demanda de los clientes o usuarios de los productos y/o servicios.
- Avance científico y tecnológico.
- Situación del mercado.
- Sistema gubernamental.
4.5 OBSTÁCULOS Y LIMITACIONES
BENEFICIOS DE LA REORGANIZACIÓN ADMISTRATIVA
CONCLUSIÓN
La decisión de llevar a cabo una reorganización administrativa parte
generalmente de la necesidad de disponer de una estructura que permita
elevar el nivel de desempeño de una organización y crear las condiciones
para afrontar las cambiantes demandas del mercado.
El modelo aplicado incluye la forma de concebir el cambio, los lineamientos
para establecer y poner en funcionamiento mecanismos de trabajo, los
aspectos normativos que regulan los efectos en estructura y personal, la
formulación de un diagnóstico, la definición de un marco de trabajo, el
análisis de la estructura, las condiciones laborales y los aspectos
presupuestarios que afectan la estructura.
Las propuestas de integración de un proyecto de reorganización, abarcan
desde la exposición de motivos que llevaron a la decisión de emprender el
proceso de reorganización, tomando en cuenta su justificación,
antecedentes, responsables, mecanismos de coordinación, objetivos,
estrategia, indicadores, acciones y recursos, hasta un examen detallado de
los aspectos organizacionales que son fundamentales para implementarlo.

También podría gustarte