Está en la página 1de 26

RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

RESPONSABILIDAD CIVIL
CAPACITACIÓN JURÍDICA EN EDUCACIÓN.

Dirección General de Cultura y Educación Provincia de Buenos Aires - Subsecretaría de Educación - Dirección de Currículum y
Capacitación - Dirección Legal y Técnica - Dirección de Tribunal de Disciplina.
Documento elaborado en el marco de la Capacitación Jurídica en Educación bajo la dirección de la Dra. Carmen Nidia Romero con la
colaboración de las Dras. Ana Carolina Santi y María Belén Soriano
Sumario:
- Algunas reflexiones.
- Objetivos de la capacitación.
1.- Responsabilidad. Concepto. Clases.
2.- La responsabilidad civil de los directores y maestros artesanos antes de la reforma de 1997.
3.- Fundamentos de la reforma legislativa.
4.- Régimen de responsabilidad civil actual. La unificación de los daños acaecidos en el ámbito escolar.
5.- Establecimientos educativos comprendidos.
6.- Supuestos comprendidos en el artículo 1117 del Código Civil. Daños Causados y sufridos por los alumnos. Ámbito de
aplicación. El supuesto de las lecciones paseo.
7.- Eximentes de responsabilidad.
8.- Responsabilidades concurrentes. La responsabilidad de los maestros y directores hoy. Presupuestos. Pautas.
9.- Seguro de Responsabilidad Civil. Concepto. Riesgos cubiertos. Obligaciones de docentes y directivos en caso de
siniestros.
- Conclusión.
- Bibliografía y Fallos Consultados
- Actividades no presenciales.
- Evaluación.
- Encuesta Final.
- Apéndice:
- Legislación.
- Información complementaria

Presentación: Algunas reflexiones


Las normas que fundamentan la obligación de reparar los daños causados a otros son tan antiguas como nuestro sistema jurídico. Por
otra parte, desde que existen escuelas y docentes, tanto los alumnos como sus padres o cualquier tercero que sufra un daño originado
en el quehacer educativo o causado por las “cosas” de la escuela, pueden demandar resarcimiento.
Desde el año 1997, con la modificación del artículo 1117 del Código Civil, quedó superada la presunción de responsabilidad de los
directores que regía desde 1869, en relación con los daños causados por alumnos.
A pesar de que las normas ahora favorecen al docente directivo, la preocupación por las consecuencias de hechos de responsabilidad
aumentó respecto de épocas pasadas y se instaló como problema cotidiano.
Desde hace no más de 10 años, el tema tiene una importante presencia institucional: es motivo de desvelo de directivos y docentes en
general, originó la proliferación de documentos de contenido jurídico destinados a un público lego, se ofrecen charlas y se requiere
capacitación al respecto.
En la actualidad, es muy frecuente la consulta al abogado y la concreción de demandas por daños; a veces en casos de responsabilidad
muy clara, en las que por sentido común se acordaría con la “justicia del reclamo” y, otras veces, es demandado aquel docente que
tuvo el infortunio de que ocurriera una desgracia imprevisible.
No se puede evitar, ni corresponde hacerlo, la demanda de alguien que la cree pertinente. Corresponderá a los abogados de una y otra
parte argumentar sobre hechos y derecho.
El saber sobre responsabilidad civil es técnico, y su contenido jurídico debe ser abordado científicamente. Cada caso sobre daños es
especial y merece un análisis particular en el cual confluyan algo más que las normas de un capítulo del Código Civil. Por eso suele ser
contraproducente algún tipo de difusión de conocimientos fragmentados sobre un aspecto de la ciencia del derecho que abarca casi una
materia en la carrera respectiva y que forma parte de un sistema jurídico mayor.
La preocupación de los docentes no se resuelve si ellos saben más sobre responsabilidad civil sino con la práctica profesional y
responsable de la función sobre la cual conoce cada uno por formación y experiencia.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 1
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

En algún caso ha sucedido que un docente preocupado por actuar a resguardo de la “responsabilidad civil” que pudiere caberle, actuó
inseguro y vulnerable, desviando su atención de aquello por lo que realmente debía preocuparle. Su pretendido saber técnico sobre una
disciplina que no maneja lo alejó de su sentido profesional y lo llevó al error.
Si ocurriera algún hecho generador de derecho a resarcimiento en un alumno o tercero, el camino a seguir es el del pedido de
asesoramiento y patrocinio profesional y la denuncia del hecho a la Dirección General de Cultura y Educación y a la Cia. Aseguradora,
siguiendo los mecanismos administrativos contenidos en los instructivos emanados de la Dirección General de Administración, de la
Dirección de Rama correspondiente y de la Dirección de Cooperación Escolar.
El asesoramiento también puede ser requerido a las áreas legales de las Direcciones de Rama o a la Dirección Legal y Técnica.
Luego de esta introducción y en este contexto iniciamos la capacitación del módulo sobre responsabilidad civil, con la aspiración de que
se despejen dudas y confusiones sobre el tema para contribuir al mejor clima posible en cotidianeidad de la tarea educativa.

1. Responsabilidad. Concepto. Clases.


El derecho presupone la existencia de una vida en sociedad, de con-vivencia, puesto que aquel sólo resulta necesario como regulador,
cuando entran en juego más de una persona. Esto trae aparejado, en el tema que nos ocupa, la necesidad de determinar quién puede
ser titular de derechos y frente a quien se pueden hacer valer, o quien o quienes interviene/n en una relación de derechos. Se pretende
instalar el tema con una finalidad pedagógico – preventiva, para transitar el quehacer cotidiano con responsabilidad y sentido común.-
Esto es necesario de determinar porque las actividades que se desarrollan en institutos de enseñanza involucran la participación de un
número importante de actores: alumnos, docentes, personal directivo, administrativo, de maestranza.
Cientos de personas concurren diariamente al establecimiento cuyo propietario (o titular) resulta, en principio, responsable de la
seguridad de todas ellas. Esta situación se torna más delicada cuando se trata de cuestiones que involucran a menores de edad. La ley
considera que éstos, se encuentran bajo el régimen de “guarda educacional”, por lo que exige el cumplimiento, por parte del
“guardador” (establecimiento educativo) de obligaciones específicas tales como deberes de cuidado y vigilancia activa del menor.
En nuestro ámbito de trabajo, la responsabilidad, constituye una materia de especial análisis. Lo relacionado específicamente con la
responsabilidad en el ámbito educativo está especialmente regulado en el Art. 1117 del C. Civil y lo referido a la responsabilidad del
docente, es decir con el deber de reparar el daño que se ha producido extra-contractualmente por acción u omisión dolosa, culposa o
negligente del agente o funcionario público educador, tiene como origen distintas fuentes obligacionales siéndoles aplicables los
principios generales de Responsabilidad.
La socialización de la responsabilidad ha llegado a nuestra legislación de fondo estableciendo la obligatoriedad de la contratación de
Seguros (art. 1.117 C. Civil)
Responsabilidad
Según la Real Academia de la lengua Española, Responsabilidad es “deuda, obligación de reparar y satisfacer, por sí o por otro, a
consecuencia de delito, de una culpa o de otra causa legal”.
Se podría decir, en términos generales, que la “responsabilidad” es la obligación de responder por las consecuencias dañosas de sus
propios actos, y en especial, de aquellos que, producidos con dolo, culpa o negligencia, dañan a otros.
“Responder” implica “reparar” el perjuicio ocasionado.
Ser responsable es tener que soportar las consecuencias de un acto, hacerse cargo de la obligación de reparar el daño que se ha
producido a otro.
Nuestro Código Civil establece que las obligaciones nacen en función de la ley, de los contratos y de los actos y omisiones ilícitas o en
que intervenga cualquier género de culpa o negligencia.
Esta primera aproximación al tema de la responsabilidad, lleva ínsita la idea de que la base de la responsabilidad es, además de la
existencia previa del daño, la culpa o el dolo, pues allí donde no exista intencionalidad, negligencia o malicia, no habrá responsabilidad,
ni por ende, obligación de reparar el daño. ESTE ES EL PRINCIPIO GENERAL DEL DERECHO COMUN y el mismo que debe tenerse en
cuenta cuando se trata de responsabilidad del docente.-
El estudio de la responsabilidad remitida al Código Civil exige, en principio, que el daño se haya materializado por una conducta culposa
o al menos negligente, ya sea intencional, por descuido en el obrar o con el propósito deliberado de no cumplir con una obligación, ello
para que dé nacimiento a la responsabilidad. Considerando que el Estado actúa a través de sus órganos, que son desempeñados por
personas físicas, cuya voluntad expresada dentro de los límites de sus funciones, se imputa al Estado y considerándose como suya
dicha actuación, puede perfectamente concluirse que el Estado ha actuado culposamente por la conducta de sus órganos.
Por ello, siendo el Estado una persona jurídica, le cabe la aplicación del Art. 43 del C.C.
Art. 43 "Las personas jurídicas responden por los daños que causen quienes las dirijan o administren, en ejercicio o con ocasión de sus
funciones. Responden también por los daños que causen sus dependientes o las cosas, en las condiciones establecidas en el título. "De
las obligaciones que nacen de ilícitos que no son delitos"
Cuando los daños provengan de la actuación del Estado en el campo del derecho civil, la responsabilidad se rige según las reglas del
derecho privado (Código Civil). Se trata de una responsabilidad directa basada en la noción de culpa, como se determinará luego.
Si la causa generadora de la responsabilidad fuera la actuación estatal dentro del campo de la función administrativa o en ocasión de la
misma la reparación se regirá por las normas del derecho público (Derecho administrativo) y descansa sobre la figura de falta o
deficiencia en el servicio, prescindiendo del concepto de culpa.
Tipos:
Existen, básicamente, tres tipos de responsabilidad. Un mismo hecho puede ser alcanzado simultáneamente por las tres (ej. Caso de
abuso de un menor por parte de un docente) o sólo por alguna. Se trata de responsabilidades que pueden ser valoradas

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 2
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

independientemente. Un hecho caerá en la esfera de una u otra según el ámbito en el que se dé el hecho dañoso y las normas que
vulnere.
Responsabilidad Administrativa o Disciplinaria
Es la responsabilidad que deriva del incumplimiento de normas administrativas que se refieren al ejercicio docente. Se ubican dentro de
este segmento las que refieren al incumplimiento de las normas que impone el Estatuto
Docente (Capítulo XXII de la Ley 10.579 de la Provincia de Buenos Aires), el Reglamento General de Escuelas Públicas y demás
normativa legal que hace al ejercicio docente. Esta transgresión significa infringir el Régimen Disciplinario establecido.
La caracterización de esta responsabilidad administrativa está dada, en definitiva, por la existencia de sanciones disciplinarias por la
comisión de “faltas” o “contravenciones” y por la naturaleza de las sanciones que su incumplimiento acarrea - suspensiones, cesantías,
etc.
Debemos tener presente que los docentes del servicio educativo de gestión administrativa estatal son agentes de la administración
pública.
Responsabilidad Penal
En materia Penal, la acción ilegal surge como consecuencia de la comisión de un hecho perjudicial y tipificado en el Código penal como
“delito”.
En el fuero penal, el hecho considerado como delito, afecta, no solo al individuo perjudicado, sino que se considera que afecta a toda la
sociedad, considerándose por ello a la acción, una acción pública, dado que afecta el ordenamiento jurídico. Es el llamado “orden
público” el que se ve afectado, el conjunto de conductas y reglas destinadas a mantener en un país su organización como Estado, el
funcionamiento armónico de sus instituciones y la protección de los bienes jurídicos.
El Estado es el principal interesado en reestablecer el orden jurídico, aplicando una adecuada sanción penal, que se realiza a través de
un acto de justicia, mediante la cual se logra la paz social, alterada por aquellos hechos que la sociedad repudia y los ha ubicado como
ilícitos.
La Justicia Penal está reservada al Estado a través de los órganos jurisdiccionales, como consecuencia del derecho punitivo que posee
el Estado:
Posibilidad de aplicar sanciones o penas que constitucionalmente está delegada al Poder Judicial y se realiza a través del juicio penal.
Existen particularidades especiales que se ponen en juego cuando se trata de la “comisión de delitos” en el ejercicio de la docencia
(cuando un acto o una omisión, genera la puesta en marcha del proceso penal-represivo), destacando como las características más
salientes: acción pública, tipicidad de la conducta, existencia de dolo o culpa, imputabilidad.
La caracterización de la responsabilidad penal, más allá de la reunión de estos requisitos, se expresa y particulariza en la “sanción”
pública como expresión de la naturaleza represiva del sistema (prisión, reclusión, multas, etc).
Esto quiere decir que el docente incurre en este tipo de responsabilidad cuando sus acciones u omisiones (hacer lo que la ley prohíbe u
omitir hacer lo que la ley manda) constituyen delitos que están tipificados en el Código Penal (ej. Mal manejo de fondos escolares).
Responsabilidad Civil. La Responsabilidad Patrimonial
En este módulo trataremos con especial interés la responsabilidad civil, también denominada “patrimonial”, que consiste en la
obligación impuesta, en determinadas condiciones, al autor de un perjuicio – moral o patrimonial- de reparar este.
Art. 1109 Código Civil: “Todo el que ejecuta un hecho, que por su culpa o negligencia ocasiona un daño a otro, está obligado a la
reparación del perjuicio...”
A diferencia de la responsabilidad penal y la disciplinaria, la responsabilidad civil no tiene una finalidad represora de determinadas
conductas, sino que su objetivo es resarcir a la víctima de acciones u omisiones con resultado dañoso.
La obligación de reparar nace de la EXISTENCIA DE DAÑO, en tanto perjuicio que comporta una injusticia que debe ser reparada,
puesto que ella se constituye en una perturbación del orden establecido.
Es del DAÑO que nace la obligación de reparar; él es el centro del problema.
La caracterización de la responsabilidad civil se expresa en la “sanción” que impone una sentencia de REPARAR EL DAÑO.
Esta reparación que, en principio ES PATRIMONIAL y se expresa, comúnmente, en la “indemnización expresada en el reconocimiento
o pago de una suma de dinero”, puede no obstante y también, implicar la obligación de adoptar conductas positivas o negativas
(obligación de hacer u obligación de omitir).
Art. 902 Código Civil: “cuando mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación
que resulte de las consecuencia posibles de los hechos”.
Presupuestos de la responsabilidad civil en general:
Para que un hecho traiga aparejado responsabilidad civil, deben estar presentes los cinco elementos que se detallan seguidamente. Ante la
carencia de alguno, estaremos fuera de la órbita de la responsabilidad civil. Los elementos constitutivos de esta responsabilidad son:
1) Acción u omisión
2) Antijuridicidad
3) Imputabilidad - Factores de Atribución Subjetivos y Objetivos
4) Daño
5) Relación de causalidad

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 3
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

1) Acción
El primer elemento o presupuesto de la responsabilidad es la acción u obrar humano, conducta o comportamiento que engendra la
obligación de reparar.
El punto de partida de la responsabilidad civil se encuentra en una acción positiva (un hacer o acción), o en una acción negativa (un no
hacer, una omisión o abstención).
En la base de la responsabilidad existe, entonces, una conducta humana, un acto voluntario, tanto por acción como por omisión.
“Acción” para el derecho no es cualquier comportamiento humano, “sino sólo la conducta del hombre manifestada a través de un hecho
exterior voluntario”. El hecho simplemente psíquico o interior escapa al control del derecho.
Art. 913 C.C. “Ningún hecho tendrá el carácter de voluntario, sin un hecho exterior por el cual la voluntad se manifieste.”
Art. 897 C.C. “...Los hechos se juzgan voluntarios, si son ejecutados con discernimiento, intención y libertad”
 Discernimiento: ligado a la facultad de conocer, la cual es la que suministra motivos a la voluntad.
 Intención: es el propósito de hacer algo con determinado fin, para lo que colabora el discernimiento.
 Libertad: posibilidad de elegir entre varias opciones.
La acción puede asumir dos formas diversas: una positiva (hacer) y otra negativa (no hacer/omitir). Es decir, el coeficiente psíquico de
la acción, en sentido genérico, comprende un obrar positivo y negativo.
Para el Código Civil, para que un hecho externo se considere como acción es necesario el concurso de la voluntad. La voluntad es el
factor moral indispensable para la existencia de la acción.
El planteo de responsabilidad del Código Civil parte del “acto voluntario” considerándolo genéricamente imputable cuando concurran
determinados factores de imputación: dolo o culpa, que será concretamente imputable a su autor.
2) Antijuridicidad
La acción, conducta o comportamiento genera responsabilidad civil, sin perjuicio de los restantes elementos, cuando es antijurídica.
“Un hecho se dice antijurídico o jurídicamente ilícito cuando es contrario a derecho”.
La antijuridicidad que nos interesa es aquella que acarrea la obligación de resarcir los daños causados.
Cuando la acción aparece expresamente prohibida por la ley nos encontramos con la “ilegalidad”: antijuridicidad formal recogida por el
art. 1066 C.C.:
“Ningún acto voluntario tendrá el carácter de ilícito si no fuera expresamente prohibido por las leyes...; y a ningún acto ilícito se le
podrá aplicar pena o sanción de este código, si no hubiere una disposición de la ley que la hubiese impuesto”.
El acto abusivo encierra antijuridicidad, porque pese a realizarse dentro de los límites objetivos de la propia prerrogativa es irregular por
contrariar los fines que la ley tuvo en mira al reconocerlo o exceder los límites impuestos por la buena fe, la moral y las buenas
costumbres. (Art. 1071 C.C.).
Aunque la ilicitud no esté recogida expresamente en el Código Civil, es un requisito indispensable para apreciar la existencia de
responsabilidad civil. La Corte Suprema de Justicia ha establecido que para la exigencia de responsabilidad no es necesaria su previa
ilicitud y esto porque entiende que en una acción con resultado lesivo, el concepto de lícito o ilícito no viene determinado por el
cumplimiento o incumplimiento de normas positivas, sino que es ilícito cuando viola el “principio de no causar daño a otro” y es
precisamente en la violación de este principio general de nuestro ordenamiento jurídico en el que se fundamenta la ilicitud.
Podemos afirmar que el art. 1066 particulariza el alcance del art. 1109 que sienta el principio general de responsabilidad por el hecho
propio al imponer la obligación de indemnizar el daño que se causa cuando se ejecuta un hecho por culpa o negligencia. En la letra de
dicho artículo se encierra la regla genérica de conducta que impone tácitamente el deber de actuar de tal manera que no se causa daño
a los demás; es decir, debemos ser diligentes, previsores, prudentes, hábiles, pues de otro modo responderemos de nuestros actos.
Para concluir diremos que antijurídico es todo acto contrario al derecho objetivo, considerado este en su totalidad y que se configura
por la violación del deber general de no dañar.
3) Imputabilidad/Culpabilidad o Factores de Atribución Subjetivos
(Culpa o Dolo) y OBJETIVO
Para establecer en alguien responsabilidad por un hecho dañoso debemos ceñirnos a los llamados factores de atribución de
responsabilidad.
a) Factores SUBJETIVOS de Responsabilidad (Culpa y Dolo).
Producida una conducta humana antijurídica y para que exista la obligación de reparar el daño, tal conducta debe ser atribuida al sujeto
y, por tanto, debe ser imputada al mismo. La imputabilidad es un presupuesto de la culpabilidad y está relacionada con la capacidad
mental del autor del hecho.
Los factores de atribución de responsabilidad subjetivos son la CULPA y el DOLO.
El juicio de reproche en que consiste la culpabilidad encuentra su esencia en la “exigibilidad de conducirse de acuerdo con el deber de
respetar las disposiciones jurídicas” y admite una graduación según sea más o menos exigible el comportamiento con arreglo al deber,
que hace surgir dos especies de culpabilidad: la culpa y el dolo.
La Culpa se configura cuando las consecuencias dañosas de la conducta de un sujeto hubieran podido ser previstas por una persona
de prudencia común, o cuando previstas, el agente las desechó como improbables. Esto es, la posibilidad de prever o de evitar el hecho
o sus consecuencias o la ejecución inteligente y con sana voluntad, constituyen la imputabilidad por culpa.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 4
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

La culpa se puede simplificar como una “falta” de la conducta o voluntad, “desatención”, “descuido”. Denota que no se previó lo que
era previsible, o se lo previó, pero no se observó la conducta necesaria para evitarlo.
Actuar con culpa es actuar con imprudencia, con negligencia, con descuido. Si esa forma de actuar deriva en daño, ese daño que ha
sido precedido de un actuar “con” culpa se convierte en un daño causado “por” culpa. Autor del daño es el sujeto que actuó “con”
culpa. Ese acto es reputado voluntario porque aun cuando el agente no haya querido causarlo, ha querido el hecho que lo causó, y
jurídicamente haber querido un hecho importa haber querido sus consecuencias previsibles.
La culpa no admite distinción en grados, por lo que aun la más leve compromete la responsabilidad del autor del daño.
La culpabilidad parte de la conciencia, como hecho determinante de la causalidad interna, de la voluntariedad del acto.
El Código Civil funda la imputación en la “previsión” y caracteriza la culpa y el dolo de acuerdo a la previsibilidad.
El resultado dañoso es imputable al agente, a título de culpa “cuando empleando la debida atención y conocimiento de la cosa, haya
podido preverla” (art. 904 C.C.). Es de advertir que no se exige la efectiva previsión –“cuando las hubiere previsto” – que configura el
dolo (como seguidamente veremos), siendo suficiente la previsibilidad, es decir, la posibilidad de representarse el resultado como
consecuencia de la propia conducta (ej: si el que conduce un automóvil en una zona muy transitada, por un camino en mal estado, no
disminuye la velocidad por precaución/es “previsible” que ocurra un accidente).
En la misma línea de pensamiento del art. 904 se ubica el art. 512 que define la culpa como “omisión de aquellas diligencias que
exigiere la naturaleza de la obligación y que correspondieren a las circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar.”
Dentro de la noción de culpa, se pueden englobar distintos tipos de conductas.
Así la culpa engloba la negligencia, la imprudencia y la impericia. Pero debemos tener en claro que, cualquiera sea la forma en que se
presente la culpa (negligencia, imprudencia, etc.) el fundamento es el mismo: la previsibilidad.-
Aun cuando el Código Civil no acoge con claridad las distintas formas en que se presenta la culpa y en ocasiones parece admitir tres
grados de culpabilidad: “dolo, culpa negligencia”, dicho texto legal autoriza la incorporación a la doctrina de las tres formas clásicas
como se presenta la culpa: negligencia, imprudencia e impericia.
Negligencia: conducta omisiva, contraria a las normas que imponen determinado comportamiento atento, previsor e inteligente. Obra
con negligencia quien no toma las debidas precauciones, no hace lo necesario o lo hace insuficientemente.
Imprudencia: conducta positiva, consistente en una acción de la cual había que abstenerse, o en una acción que ha sido realizada de
manera no adecuada, precipitada o prematuramente.
El código Civil, en su art. 2294 nos muestra dos hipótesis de comportamiento imprudente que acarrean responsabilidad: “aun del caso
fortuito”: “si ha hecho – el gestor- operaciones arriesgadas, que el dueño del negocio no tenía costumbre de hacer...”, “o si por su
intervención privó que se encargara del negocio otra persona más apta”
Impericia: conducta positiva, consiste en la incapacidad técnica para el ejercicio de una función determinada, profesión o arte;
equivale a la inobservancia de las “regls d`art”.
Siguiendo con el art. 2294 C.C. es impérito, es decir obra con impericia, quien “... no tenía aptitudes necesarias para el “negocio”...”.
Se puede ser perito, tener aptitudes, y no emplearlas, en cuyo caso se obra con negligencia; o bien poseer la pericia debida pero, sin
embargo, actuar temerariamente, o sea con imprudencia.
El Dolo es la intención deliberada de no cumplir, y como componente de los hechos ilícitos es la intención deliberada de dañar.
El dolo implica que se omitió todo tipo de cuidado, agrava la responsabilidad y no solo se deberán reparar las consecuencias inmediatas
(consecuencias de un hecho que acostumbra suceder, según el curso natural y ordinario de las cosas – art. 520C.C.-) sino también las
mediatas (art. 901 C.C.).
La teoría de la responsabilidad se asienta en una teoría de previsiones. Al lado de un virtual haber podido prever, que configura la
culpa, se ubica un efectivo haber previsto, que importa el dolo. Esa imagen del dolo aparece en el art. 904, que imputa al autor del
hecho las consecuencias mediatas “cuando las hubiere previsto”; y el art. 905, que imputa las consecuencias causales “cuando debieron
resultar, según la mira que tuvo (el autor) al ejecutar el hecho”.
En ambos textos, “del hecho previsto”, la ley se transfiere al “haber querido”: si alguien quiso hacer algo previendo que produciría tal
resultado la ley da por establecido que quiso el resultado ya que quien quiere algo lo quiere con sus consecuencias.
B) Factor Objetivo de Responsabilidad
El nuevo derecho de daños ha abierto nuevas vías alternativas para llegar a la indemnizabilidad. En la imputación objetiva, no es el
hecho humano voluntario la base del sistema reparador, sino la existencia de un factor de atribución que no tiene conexión con ellos,
tales como, por ejemplo: el riesgo creado, la equidad, deber de garantía, deber de seguridad, abuso del derecho, etc.
Algunos autores hablan de “responsabilidad sin culpa”. En realidad, el daño deriva de un sujeto a quien no puede reprochársele su
conducta, pero de cuya esfera ha nacido el hecho dañoso.
El principal factor de atribución es el llamado “Riesgo Creado”, definiendo éste como eventualidad posible de que un daño acaezca.
Riesgo: contingencia natural de la vida.
La ley entonces, hace responsable a quien ha creado el riesgo por haber “consumido” seguridad (ej: vehículo en movimiento crea un
consumo de seguridad al ingresar a la vía pública porque aumenta la posibilidad de que los peatones sufran un daño).
La responsabilidad de tipo objetiva, hace que la sola circunstancia del acontecimiento dañoso, sin otro ingrediente, baste para generar
obligación de reparar el perjuicio sobrevenido.
Para ilustrar lo expuesto, es interesante reseñar lo dicho por el autor citado, en el sentido que “a cada tipo de daño corresponde un
factor de atribución o de adjudicación”. Así, para los daños de:

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 5
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

- autoría directa intencional, el factor adjudicativo es el “dolo”


- autoría directa culposa, el factor es la “culpa”
- autoría indirecta: daños por dependientes, aparte de la culpa, entra el juego el ser titular de los beneficios de la actividad del
dependiente que causó el daño.
- autoría indirecta: daños causados por cosas, aparte de la culpa es el hecho de ser dueño o guardián de la cosa por cuyo vicio o riesgo
se produjo el daño.
4) Daño: (o perjuicio ocasionado)
Es el elemento objetivo de la acción. Es el PRESUPUESTO CENTRAL DE LA RESPONSABILIDAD CIVIL, de ahí que pueda hablarse de una
“responsabilidad por daños” o de un “derecho de daños”, para referirse a ella.
El daño es el resultado de una acción o conducta. Frente al daño el “responder” es una respuesta (convertirlo en indemnización y
ponerlo a cargo de quien lo causó).
La acción antijurídica imputable no es punible si no ocasiona un daño. Así el art. 1067 prescribe “no habrá acto ilícito punible para los
efectos de este Código si no hubiese daño causado, u otro acto exterior que lo pueda causar...”
El art. 1068 nos da una noción de daño “Habrá daño siempre que se causare a otro algún perjuicio susceptible de apreciación
pecuniaria o directamente en las cosas de su dominio o posesión, o indirectamente por el mal hecho a su persona o a sus derechos o
facultades.”
Para que haya daño civil es menester que en torno a él queden convocados dos sujetos: el titular del bien lesionado y otro de cuya
órbita haya emanado la fuerza que lo lesionó. No hay daño civil cuando un sujeto se daña a si mismo sin intervención de otro ni de
fuerzas que emanen de la órbita de otro sujeto.
Se puede sintetizar diciendo que habrá daño cuando se lesione un derecho subjetivo o una facultad.
El perjudicado tiene el derecho de ser restituido a la situación que se encontraba antes de que sucediera el hecho a que dio lugar el
daño.
El art. 1069 agrega: “El daño comprende no solo el perjuicio efectivamente sufrido, sino también la ganancia de que fue privado el
damnificado por el acto ilícito”
Además, la responsabilidad se puede extender a la reparación moral: (art. 1078 “La obligación de resarcir el daño causado por los actos
ilícitos comprende, además de la indemnización de pérdidas e intereses, la reparación del agravio moral ocasionado a la víctima....”)
El daño, para ser indemnizable debe ser cierto y no puramente eventual o hipotético. Que el daño deba ser “cierto” no significa que
deba ser “actual”, es decir, haber ocurrido ya, pues también es indemnizable el daño futuro-cierto: daño probable que verosímilmente
ocurrirá.
El daño cierto además, puede ser material o moral (patrimonial o extrapatrimonial) según los caracteres del objeto lesionado.
- Daño Actual
Es el producido al momento que el juez toma en cuenta para fijar el resarcimiento: iniciación de la demanda.-
Se suele denominar al daño actual con la expresión de “daño emergente” o “intrínseco”, pérdida efectivamente sufrida; oponiéndolo al
“daño futuro” que estaría constituido por el “lucro cesante”: pérdida del provecho, utilidad o ganancia.
El daño emergente representa el valor de lo perdido, con los gastos que debió afrontar el lesionado como consecuencia directa de la
lesión. Es el perjuicio sufrido en el patrimonio de la víctima como consecuencia del hecho antijurídico.
Este daño actual nacido del incumplimiento, emergente o intrínseco, comprende al “agravio moral”.
- Daño Moral
Se trata de un daño inmaterial o no patrimonial. Es el daño que afecta la parte afectiva del patrimonio moral: dolor, tristeza, soledad,
etc. o que originan directa o indirectamente daños patrimoniales: cicatriz, deformidad, etc.
- Daño Futuro
Es el que aún no ha ocurrido. Se lo denomina también “lucro cesante” y se refiere a la utilidad o ganancia cierta y no puramente
eventual o hipotética, de la cual es privada la víctima (ganancia dejada de obtener).
Al lado de él encontramos el daño por la pérdida de una oportunidad o de una “chance”, que habrían de permitir obtener ganancias.
5) Relación De Causalidad (o Nexo Causal)
La acción antijurídica no es punible si no media entre el hecho imputable y el daño una relación o nexo de causalidad: el daño es el
efecto del obrar antijurídico imputable, que reviste en consecuencia el carácter de causa. De ahí que la relación de causalidad es un
presupuesto de la responsabilidad civil.
La teoría que nuestra doctrina ha tomado es la teoría de la “causa adecuada”: parte del distingo entre causa y simples condiciones: no
es causa cualquier condición del evento, sino aquellas que es, en general idónea para determinarlo; de donde se consideran efectos o
consecuencias del obrar del agente los que se verifican según el curso ordinario de la vida. La causa adecuada produce efectos típicos.
La causa adecuada, entonces, es la idónea para producir, de un modo normal y habitual, un resultado.
El Código Civil enuncia expresamente, en sus arts. 901 a 906 que debe existir “nexo adecuado de causalidad”, fundado en la
previsibilidad objetiva.
Es decir, para la procedencia de la teoría de la causalidad adecuada, se deben reunir dos requisitos: la regularidad y la previsibilidad.
Toda vez que un hecho que genere un daño sea regular y previsible, será causa eficiente (adecuada) para asignar responsabilidad civil.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 6
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Otras Clasificaciones de la Responsabilidad:


a) SUBJETIVA Y OBJETIVA: La Subjetiva se funda exclusivamente en la culpa; mientras que la Objetiva se declara con independencia
de la culpa (art. 1113C.C. y art. 1117 actual redacción).
En la Responsabilidad Subjetiva se responde porque se es culpable, bien porque se ha buscado la producción del daño (dolo), o bien
porque se ha obrado en forma imprudente o negligente (culpa).
b) SOLIDARIA Y MANCOMUNADA: Existe Responsabilidad Solidaria cuando el acreedor de la indemnización tiene la facultad de exigir a
cualquiera de los responsables el cumplimiento íntegro del abono de la indemnización.
En la responsabilidad Mancomunada, el deber de indemnización ha de ser exigido a la pluralidad de responsables, dividiendo la
responsabilidad en partes independientes.
c) DIRECTA E INDIRECTA: Es Directa la responsabilidad que se impone a la persona causante del daño siendo, por tanto, una
responsabilidad por hechos propios (art. 1109 C.C.: “Todo el que ejecuta un hecho, que por su culpa o negligencia ocasiona un daño a
otro, está obligado a la reparación del perjuicio, Esta obligación es regida por las mismas disposiciones relativas a los delitos del
derecho civil”)
La Responsabilidad Indirecta o Refleja se produce cuando el resarcimiento se impone a una persona que no es el causante del daño
sino que es una responsabilidad por hechos ajenos (ej. La que corresponde a un superior jerárquico por el hecho de un agente bajo su
dirección y supervisión) art. 1113 C.C.: “La obligación del que ha causado un daño se extiende a los daños que causaren los que están
bajo dependencia, o por las cosas de que se sirven, o que tiene a su cuidado. En los supuestos de daños causados con las cosas, el
dueño o guardián, para eximirse de responsabilidad deberá demostrar que de su parte no hubo culpa; pero si el daño hubiere sido
causado por el riesgo o vicio de la cosa, sólo se eximirá total o parcialmente de responsabilidad acreditando la culpa de la víctima o de
un tercero por quien no debe responder”.
Las responsabilidades indirectas se fundan en la idea de que la personalidad jurídica de un sujeto amplía su órbita en virtud de
potestades que ese sujeto pueda tener sobre otras personas, en cuyo caso los daños que causen éstas son atribuidos a quien tiene
potestad sobre ellas. Así en el tema que nos convoca, se advierte la existencia de una potestad instituida con fines tuitivos en beneficio
de la persona sometida a dependencia.
d) CONTRACTUAL Y EXTRACONTRACTUAL
La responsabilidad civil también se ha dividido o diferenciado como:
- Responsabilidad contractual que es aquella que “nace” en la existencia y/o ejecución de un contrato entre el autor y la víctima del
daño, y resulta preciso que el hecho causante del daño se desarrolle en el contexto del contenido contractual.
- Responsabilidad extracontractual que se identifica con los hechos, actos u omisiones que, ocasionando un daño, no reconocen un
antecedente contractual.
En los casos de relación extracontractual no hay un vínculo jurídico previo sino que se establece después y por esto se dice que en la
relación extracontractual, hay más que una relación jurídica, una situación jurídica.
2.- Responsabilidad Civil en el ámbito educativo antes de la reforma de 1997.
La responsabilidad Civil del Docente se encuentra contemplada en nuestra legislación en el Art. 1117 del Código Civil, que por ser una
ley nacional su ámbito de aplicación es para todos los docentes del país cualquiera sea su jurisdicción. Dicho artículo ha sido reformado
por la ley Nº 24.830 del año 1997, modificándose el régimen especial de responsabilidad de los establecimientos educativos,
instaurando –como veremos luego- la responsabilidad objetiva de los propietarios de éstos, sin perjuicio de mantenerse vigente la
responsabilidad de directores y maestros, pero no ya por la misma norma del art. 1117, sino por el régimen general de la
responsabilidad civil, aplicable a cualquier persona que por su culpa o negligencia ocasiona un daño a otra, sin ningún tratamiento
especial por el cargo que desempeñan. Sobre esto se volverá luego.
Analizaremos ahora, brevemente, el régimen anterior a la reforma del año 1997, que tanta preocupación traía a directivos y maestros.
El texto original del art. 1117 prescribía: “Lo establecido sobre los padres rige respecto de los tutores y curadores, por los hechos de las
personas que están a su cargo. Rige igualmente respecto de los directores de colegios, maestros artesanos, por el daño causado por
sus alumnos o aprendices, mayores de 10 años, y serán exentos de toda responsabilidad si probaren que no pudieron impedir el daño
con la autoridad que su calidad les confería, y con el cuidado que era de su deber poner”.
Este texto original establecía entonces, la responsabilidad de los directores de colegios POR el daño causado por sus alumnos mayores
de diez años. No establecía responsabilidad en cabeza de los propietarios del establecimiento educativo.
A su vez, esta responsabilidad de los directores era de carácter SUBJETIVO – del mismo modo que es la de los padres – e invertía la
carga de la prueba: eran los directores y/o maestros, cuya culpa la norma presumía, quienes debían acreditar su “no culpa”, es decir
que “no pudieron impedir el daño con la autoridad que su calidad les confería, y con el cuidado que era su deber poner”, es decir, que
habían obrado con la debida diligencia. El sustituido artículo establecía una culpa presumida.
En síntesis, esta normativa contemplaba:
 Los daños causados por los alumnos a terceros (no los sufridos por los alumnos, salvo, claro está, que fuera causado por otro
alumno).
 Hacía una distinción entre alumnos mayores y menores de 10 años.
 Se trataba de una responsabilidad de carácter SUBJETIVO (ya que se basaba en la “culpa presumida” de los directores y maestros
artesanos, siempre que sus alumnos mayores de 10 años causaran un daño)
En todos los supuestos en que se aplicaba el antiguo art. 1117, si se trataba de un docente o directivo de una escuela pública,
respondía también el Estado por aplicación del art. 1113 (responsabilidad refleja por los dependientes) y art. 1112 (responsabilidad del
funcionario público).

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 7
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Respecto de los daños sufridos por los alumnos, si éste no fuera causado por otro alumno, y los daños causados por los alumnos
menores de 10 años, regía el sistema general de responsabilidad civil y se aplicaban, según el caso, los arts. 1109, 1112 y 1113 del
Código Civil, o bien el art. 512 y concs. (de responsabilidad contractual), pero no la normativa del art. 1117.
3.- Fundamentos de la reforma legislativa.
La redacción, interpretación y aplicación del art. 1117 en los casos de responsabilidad de los docentes –conforme se analizó
anteriormente-, provocaba angustia entre los docentes. La responsabilidad legal que el art. 1117 ponía en cabeza de los directivos y
maestros artesanos, causaba un justificado temor de los docentes de tener que responder con su propio salario o patrimonio frente a
un caso de responsabilidad por un accidente ocurrido en el establecimiento educativo o en alguna actividad organizada por el mismo
(ej. excursiones fuera del establecimiento).
Este fue el motivo principal de la reforma efectuada en el año 1997 por ley 24.830, que pretendió dar alivio y/o tranquilidad a los
docentes.
Además de ello, se debe reconocer que la presunción establecida en el viejo art. 1117 ha tenido poca aplicación práctica - trátese de
directores de colegios o de maestros artesanos -, porque los institutos de enseñanza se hallan actualmente organizados como personas
jurídicas privadas o pertenecen como establecimientos públicos al estado nacional o provincial. En una u otra hipótesis la víctima dirigía
su acción resarcitoria a la persona jurídica que ofrecía mayor seguridad de cobro que un director o maestro de colegio - vía art. 1113
C.C.
Con la modificación legislativa del año 1997, ya no se presume la culpa de los directores de las escuelas y se consagró una
responsabilidad objetiva en cabeza del titular del establecimiento educativo –como se desarrollará en el capítulo siguiente-.
Sin perjuicio de ello, aclaramos desde ahora (aunque luego se tratará en extenso) que no se encuentran exceptuados los directivos o
maestros de responder por los daños sufridos o causados por sus alumnos, si se demuestra su dolo o culpa, y en tal caso deberán
reparar el daño causado de acuerdo a los principios generales de la responsabilidad civil subjetiva (art. 1109 C.C.). En estos supuestos
su responsabilidad será concurrente con la del titular (o propietario) del establecimiento.
Entre los argumentos que se han esgrimido en el debate parlamentario quemodificó la norma del art. 1117, se han mencionado
expresamente los siguientes fundamentos para su reforma:
Respecto del abandono de la culpa presumida, se ha dicho que:
Algunos argumentos dados para eliminar la culpa presumida del directivo, son los siguientes:
- La presunción de la culpa no tendría asidero en la realidad: los colegios albergan a cientos de alumnos, por lo que la vigilancia por
parte del cuerpo docente resulta harto dificultosa, lo que la hace excesiva e injusta.
- Esta responsabilidad ha creado un estado de permanente angustia en los directores que va en detrimento de todo el sistema
educativo, pues el docente no puede dedicarse con sana tranquilidad a sus labores específicas.
- La norma no era conocida por los directores, quienes tomaban conciencia de ella recién cuando les llegaba la demanda. Estaba más
allá de su entendimiento que la ley los presumiese culpables de todos los daños que acaecían en la escuela causados por los alumnos.
- El director es un simple dependiente del propietario del establecimiento educativo (público o privado) y, sin embargo, se lo cargaba
con los hechos del cuerpo docente y del personal que él no puede elegir.
- Los directores están recargados de tareas administrativas (recaudación de fondos, asesoramiento de cooperadoras, gestiones fuera
del establecimiento, etc.), por lo que, presumir su culpabilidad ante un hecho dañoso ocurrido bajo su dirección, es directamente una
condena a priori.
- Jurídicamente existían pocos casos de clara aplicación del art. 1117, lo que es prueba evidente de que la norma no regulaba
correctamente la situación. La norma era incompatible con la realidad.
Asimismo, respecto de la atribución de responsabilidad objetiva al propietario del establecimiento educativo, se ha considerado que:
- La vigilancia de los alumnos, en la educación moderna, no está sometida al control de una persona determinada, sino al de una
organización compleja que es la que impone directrices o instrucciones.
- No es posible diluir la responsabilidad del propietario del establecimiento educativo, ya sea un particular o el Estado. En el caso de
establecimientos privados, se trata de una obligación empresarial y, en el ámbito público, se trata de un deber insoslayable del Estado.
- Las nuevas técnicas pedagógicas han aumentado considerablemente las actividades extraescolares y complementarias merced a la
seria convicción de que la realización de las mismas contribuyen a la formación integral del alumno. Consecuentemente, se han visto
ampliadas considerablemente las posibilidades de riesgo.
- Las medidas relativas a la organización son asumidas por los titulares del establecimiento; el riesgo de que se produzcan daños es un
riesgo propio de la actividad. De allí la necesidad de un seguro.
4.- Régimen de responsabilidad civil actual. La unificación de los daños acaecidos en el ámbito escolar.
La reforma introducida en el Código Civil por la ley 24.830, que comenzó a regir en el mes de julio de 1997, se traduce en un cambio
radical del sistema de responsabilidad civil que nos ocupa, consistente en la liberación de los directores de colegio y de los maestros
artesanos, del peso de la presunción de culpa establecida por el art. 1117 anterior, la objetivación del factor de atribución y la
modificación de la legitimación pasiva. Se consagró pues la responsabilidad objetiva de los propietarios de los establecimientos
educativos (lo que no excluye, como veremos, la responsabilidad de los directivos y docentes si se demuestra que éstos han actuado
con culpa o dolo, conforme los principios generales de la responsabilidad civil). A su vez, incorporó dentro del mismo artículo tanto los
daños causados, como los sufridos por los alumnos, y se eliminó el requisito del límite de edad de diez años que contenía el antiguo
precepto.
El artículo 1.117 del Código Civil, en su redacción actual, reza: “Los propietarios de establecimientos educativos privados o estatales
serán responsables de los daños causados o sufridos por sus alumnos menores cuando se hallen bajo el control de la autoridad
educativa, salvo que probaren el caso fortuito.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 8
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Los establecimientos educativos deberán contratar un seguro de responsabilidad civil. A tales efectos, las autoridades jurisdiccionales,
dispondrán las medidas para el cumplimiento de la obligación precedente.
La presente norma no se aplicará a los establecimientos de nivel terciario o universitario”.
Queda claro entonces, que Con esta nueva redacción, quedan comprendidas conjuntamente la responsabilidad contractual y
extracontractual. El artículo confiere un mismo régimen a los daños que el alumno causa a otro (tercero, ajeno o no, al sistema
educativo) –responsabilidad extracontractual- y a los daños sufridos por el alumno –responsabilidad contractual-. Este tema ha llevado
a arduas discusiones y soluciones jurisprudenciales muy disímiles respectos de los hechos acaecidos con anterioridad a la reforma.
Recordemos que, conforme la antigua redacción, los daños sufridos por los alumnos, no quedaban comprendidos en la norma del art.
1117 del Código Civil a no ser que el mismo fuera causado por otro alumno, siendo que este tipo de daño es el de acaecimiento más
frecuente (por ejemplo el daño sufrido por el menor que se lesiona una mano con el vidrio de una puerta del aula que él mismo rompe
a raíz de una caída durante un recreo; el caso del alumno de 14 años que sufre una lesión en un ojo al caer contra el alambrado de púa
que cercaba el perímetro de la escuela; o el caso del alumno de doce años que muere cuando intenta subirse al ómnibus de turismo
que lo transportaba durante el viaje de fin de curso organizado y acompañado por personal del colegio, entre muchísimos otros
ejemplos que se podrían citar). Se aplicaban, generalmente, en esos casos, las normas de la responsabilidad contractual–arts. 512 y
concs. del Código Civil-, y se afirmaba que la responsabilidad nacía del incumplimiento de una obligación de seguridad asumida por el
establecimiento educativo, que significaba que el establecimiento debía garantizar la indemnidad del menor en su integridad física y
moral como bien diferente de la obligación principal del contrato, que es impartir educación.
Con la actual redacción, tanto para los daños causados como para los sufridos por los alumnos, corresponde acreditar los mismos
requisitos (calidad de alumno, que el daño se produjo dentro del ámbito escolar –término que trataremos con detalle-, que se trata de
un alumno menor de edad, etc.) y acreditados éstos, surgirá en ambos supuestos, la responsabilidad objetiva del propietario del
establecimiento educativo, pudiendo eximirse de responsabilidad únicamente probando la existencia de caso fortuito. Se eliminaron así
un sin número de dudas y discusiones inútiles, aportando un marco regulatorio del tema más simple y eficaz.
5.- Establecimientos educativos comprendidos.
Creemos que es necesario adoptar alguna precisión sobre el concepto de “establecimiento educativo”, antes de adentrarnos en el tema
de la responsabilidad civil, por ser un término muy utilizado dentro de la legislación referida a educación.
El nuevo artículo 1117, utiliza la expresión “propietarios de establecimientos educativos” y excluye expresamente los establecimientos
de nivel terciario o universitario.
Teniendo en cuenta dicha limitación, se debe interpretar que el régimen se aplica a todos los restantes propietarios de establecimientos
educativos, públicos o privados, sin limitación alguna. Sean reconocidos o no, e integrantes o no del sistema formal de educación
pública. Sobre este tema se volverá luego.
Como advierte la Dra. Aída Kemelmajer de Carlucci, la ley no utiliza la palabra “colegios” u otra equivalente, ni da otra precisión. Por
tanto, creemos que esta expresión contempla todos los supuestos en que la enseñanza se imparte a un menor a través de una
organización de tipo empresarial que supone el control de una autoridad.
Así pues, desde el punto de vista gramatical son establecimientos educativos –y estarían regulados por la norma que comentamos-, los
institutos donde el menor aprende una lengua extranjera, cómo ejecutar un instrumento musical, cómo manejar una computadora o
cómo conducir un auto. También contra la opinión de la mayoría de la doctrina nacional, se va extendiendo jurisprudencialmente la
aplicación de la normativa de los establecimientos educativos a las colonias de vacaciones y a los institutos de enseñanza de ciertas
disciplinas como el yudo.
También quedan comprendidos, sin lugar a dudas, los institutos donde se imparta la educación inicial, la educación general básica y la
educación polimodal (conforme las estructura la Ley Federal de Educación 24.195). Debe aclararse que la Ley Federal de Educación no
hace referencia al “nivel terciario”, sino a la Educación superior”, dividiéndola en profesional universitaria y no universitaria; y a la
“Educación cuaternaria”, también denominada educación de posgrado. Una correcta técnica legislativa hubiera requerido que la nueva
redacción del art. 1117 del Código Civil utilizara el mismo lenguaje que la Ley Federal de Educación. Sin embargo, cubriendo tal
falencia, debe interpretarse que tanto la educación superior como la cuaternaria quedarían excluidas, por sus características, de la
aplicación de la responsabilidad objetiva del art. 1117, y todos los daños causados o sufridos por sus alumnos se resolverán conforme la
normativa general de la responsabilidad civil, aunque sean menores de edad.
No quedarían comprendidos, dentro del concepto “establecimientos educativos”, conforme los lineamientos mencionados, en cambio:
los profesores o maestros que dictan clases particulares ni en su propio domicilio y mucho menos en el domicilio del alumno, ya que no
se reúnen aquí los requisitos necesarios para constituir la existencia de una empresa o establecimiento. Tampoco, en principio, se
puede sostener la existencia de un establecimiento en los casos de educación a distancia, por la ausencia de la autoridad efectiva sobre
el alumno.
Finalmente, resta aclarar, siguiendo al Dr. Fernando Sagarna, que el “propietario” del establecimiento a que hace referencia el art. 1117
es el organizador de la educación, quien emprende el servicio educativo, que no necesariamente debe ser el propietario del inmueble
donde se dictan las clases, que bien puede ser alquilado.
En el caso de los establecimientos privados, el propietario es el empresario de la educación, que puede ser una persona física o jurídica
(sociedades comerciales, instituciones sin fines de lucro, asociaciones civiles, fundaciones, etc.).
En los casos de las escuelas públicas será el Estado nacional, provincial o municipal.
El factor de atribución de responsabilidad civil, en todos estos casos, de carácter objetivo, se funda en una garantía creada por la ley y
fundada en el riesgo de la empresa. Como afirma la Dra. Kemelmajer de Carlucci, no se trata que la educación sea una cosa riesgosa ni
peligrosa, sino que la ley impone a quien presta el servicio de modo organizado (sea un ente público o privado) el deber de prestarlo
sin producir daños. De lo contrario responde por un defectuoso funcionamiento de las medidas de organización.
Conforme señala el Dr. Mathov –principal artífice del artículo reformado– “son los propietarios de los establecimientos, que tienen la
facultad de decisión en la toma de todas las medidas de organización de los establecimientos educativos en el sentido más amplio del

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 9
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

término, quienes deben garantizar la seguridad de los terceros en el desarrollo de sus actividades y quienes asumen la obligación de
seguridad que los obliga a responder directa y objetivamente ante cualquier daño que puedan sufrir los alumnos”.
Hoy entonces, el propietario del establecimiento educativo es garante de todo lo que le sucede al alumno y de todo lo que hace el
alumno en el establecimiento mientras está bajo la autoridad educativa, salvo la prueba del caso fortuito –tema que se desarrollará más
adelante-. Esta solución ya venía siendo propiciada por calificada doctrina y señalada enfáticamente, antes de la reforma, en las
reuniones Conjuntas organizadas en el recinto del Congreso con motivo del tratamiento de esta ley.
Cabe aclarar que ello es así aún en caso de dolo o culpa del docente, sólo que en estos casos también éste último puede ser
demandado y condenado a título personal y, en el supuesto de cubrir la totalidad de la indemnización el establecimiento educativo (o el
seguro por él contratado), sería factible que pese sobre el docente una acción de repetición –sobre este tema también volveremos
luego.
En consecuencia, para que surja la responsabilidad prevista en el art. 1117 actual:
 No es imprescindible individualizar al autor del daño (que puede ser un alumno, un tercero u otra persona vinculada al sistema
educativo).
 El único recaudo subjetivo que debe cumplir el alumno es ser menor de edad (21 años, conforme lo dispuesto por el art. 126 del
Cód. Civil).
 El hecho dañoso causado por el alumno puede ser doloso, culposo o meramente accidental (siempre que éste último caso no
configure un caso fortuito).
6.- Supuestos comprendidos en el artículo 1117 del Código Civil. Ámbitos de aplicación.
Conforme la actual redacción del artículo 1117, los propietarios de los establecimientos educativos, sean públicos o privados, serán
responsables de los daños causados o sufridos por sus alumnos menores cuando se hallen bajo el control de la autoridad educativa,
salvo que probaren el caso fortuito.
Se ha incluido en la norma, como ya adelantamos, a la par de la cuestión de los daños causados por los alumnos de un establecimiento
educativo, la de los queellos sufran. Este tema ha sido ampliamente tratado y propiciada la solución finalmente contemplada por la
mayoría de la doctrina nacional.
Analizaremos detalladamente, cada uno de los supuestos:
a) Daños causados por los alumnos a terceros.
Los titulares de las instituciones educativas son responsables, en primer término, de los daños causados por los alumnos del
establecimiento. Ya sea que lo haya causado a un tercero extraño o a alguien vinculado con la actividad educativa.
b) Daños sufridos por los alumnos:
El fundamento de la responsabilidad aquí radica en lo siguiente: cuando los representantes legales del menor lo envían a un
establecimiento escolar para que allí realice su instrucción y educación formal, celebran con su propietario un contrato innominado, que
puede ser gratuito u oneroso- que tiene por obligación principal la de suministrar educación al menor, pero conlleva también, a cargo
del deudor, deberes auxiliares de protección, cuidado y atención. Es decir que el propietario del establecimiento se obliga a mantener la
indemnidad física del menor que recibe en su seno. El titular de la obligación se encuentra obligado, tácitamente si nada se hubiere
previsto en el contrato, a devolver al menor, al término de la actividad, en las mismas condiciones físicas en las que lo hubiere recibido.
No incidirá en nada para ello que el daño haya sido causado por un empleado del establecimiento, un tercero ajeno a él o como
consecuencia del hecho de las cosas, ya que será la simple infracción al deber de seguridad la fuente de la responsabilidad.
Corresponderá al propietario del establecimiento, en consecuencia, adoptar todos los medios y precauciones que resulten necesarios
para que el daño no se produzca.
Ámbito Material de Aplicación
El artículo, en forma amplia, dispone que los propietarios responden cuando el alumno que cause el daño o el que lo sufra dañado o
dañador “se halle bajo el control de la autoridad educativa”, comprendiendo no sólo lo daños acaecidos bajo la autoridad del director,
sino aquellos causados estando el alumno menor bajo el control de personas que, incluso, no son típicamente docentes pero que
forman parte de la organización, como el bibliotecario, el portero, el secretario del colegio, etc.
Aclaramos que, aunque el artículo no lo precisa, también será responsable el propietario del establecimiento si el alumno se halla o
“debiera hallarse” bajo el control de la autoridad educativa (ej. daño causado o sufrido por el alumno que se escapa del establecimiento
por falta de control).
Ahora bien, el alumno se halla bajo ese control tanto cuando desarrolla tareas calificadas de instrucción escolar o curriculares, como
cuando realiza actividad extraescolar bajo el control del establecimiento (por ejemplo: actividades periodísticas, deportivas, del centro
de estudiantes, etc.), si dichas actividades extraescolares realizadas dentro del recinto del establecimiento, son conocidas y toleradas
por el mismo. Esta solución, expresamente tratada y comentada en las sesiones parlamentarias que precedieron la sanción de la ley
reformadora, se compadece con las modalidades actuales de la educación institucionalizada, que, en orden a una formación integral del
educando, no limita sus actividades a las aulas, sino que se orienta a la realización de otras de diferente naturaleza, incluso deportivas,
que no necesariamente tienen lugar en el ámbito físico en el que se desenvuelven normalmente las clases, incluyendo viajes de estudio
o recreación, siempre y cuando se realicen bajo el control y autoridad del establecimiento o sus dependientes.
Podemos sintetizar esto afirmando que, en tanto se trate de actividades organizadas y controladas por el titular del establecimiento, por
sí o a través de sus empleados (directores, vicedirectores, maestros o preceptores), estarán alcanzadas por el sistema de
responsabilidad del art. 1117 del Código Civil.
Cabe aclarar que el proyecto Mathov, que en esta parte fue modificado para su aprobación, preveía expresamente como requisito para
que exista responsabilidad del propietario del establecimiento educativo que: el daño se hubiera producido “durante el desarrollo de la
actividad escolar, extraescolar y complementaria, cualquiera sea el día, la hora y el lugar en que se produzca el daño”.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 10
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Ámbito Temporal de Aplicación:


No hay precisiones en la norma que comentamos, que permitan establecer con exactitud cuándo comienza y cuándo finaliza el control
de la autoridad. Sin embargo, ya hemos precisado que la relación entre el alumno y el propietario del establecimiento es de carácter
contractual; por lo tanto, de la interpretación de las cláusulas expresas o tácitas que se efectúe, surgirá a partir de qué momento el
alumno ingresa en el ámbito de vigilancia del propietario del establecimiento. Lo mismo sucede con relación a la conclusión de dicho
control Cada contrato de enseñanza tiene sus características particulares en cuanto a la extensión horaria, conforme las actividades que
el colegio prevea.
En cuanto al inicio del ámbito de vigilancia, la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires ha dicho que “no hay que atenerse a
horarios fijos, entendiendo que resulta totalmente arbitrario considerar que ella existe si el daño se produjo 5 minutos antes de
comenzar o terminar el horario escolar y que no 1 minuto después” (JA 1995-II-425).
No obstante ello, el horario de ingreso marca el inicio del deber de vigilancia, independientemente de si el alumno tiene la posibilidad
de ingresar al establecimiento, como sería si las puertas del mismo estuvieran cerradas. El horario de ingreso previamente estipulado
entonces, cualquiera que sea la actividad escolar, fija el inicio del deber de vigilancia si el alumno se pone a disposición. Es decir, que si
el alumno no ingresara al colegio, a pesar de estar las puertas abiertas, el deber de control y por tanto la responsabilidad del
establecimiento no existe.
Respecto de la finalización del ámbito de aplicación de la responsabilidad, siguiendo el mismo criterio que en el inicio, cuando finaliza el
horario de clases previamente estipulado y el alumno sale del establecimiento, cesa el deber de custodia o dirección del menor.
Aclaramos que, también en cuanto a la finalización, se ha interpretado que el recaudo legal no ha de interpretarse de manera rígida,
pues impondría a los padres la obligación de recoger a los menores inmediatamente de acabada cada clase, sino con la suficiente
flexibilidad que cada caso demande. Si es habitual que los alumnos se queden en el patio de recreo un corto espacio de tiempo después
de terminada la jornada lectiva antes de ser recogidos por sus padres o trasladarse a su domicilio, se deduce que los padres cuentan
con que hasta entonces están vigilados por el personal del establecimiento, como así también cuando los docentes se hubieran
comprometido a cuidar el cruce de los niños a la salida del establecimiento u organizar sistemas de seguridad para la salida, como las
barreras de alumnos.
Aclaremos que si el alumno concurre al establecimiento fuera del horario previamente estipulado y sin que ello haya sido ocasionado
por razones educativas, el propietario no responderá por ningún daño acaecido en ese momento.
Ámbito espacial de aplicación. Los supuestos de las lecciones paseo:
En este sentido, debemos señalar que si el daño se ha producido dentro del establecimiento, debe presumirse que acaeció mientras el
alumno estaba bajo el control de la autoridad educativa.
Así también, si el daño se ha producido fuera del establecimiento, en un campo de deportes o lugar al aire libre donde los alumnos
acostumbran a recibir las clases de educación física, si éste se produce en el horario de dictado de la asignatura.
Si el daño se causó fuera del establecimiento pero tuvo su causa dentro de él, tampoco hay dudas sobre la responsabilidad del
propietario (por ejemplo, el daño que se produce a una persona con un objeto que fue arrojado por un alumno desde la ventana del
colegio).
Tampoco se descartan, como ya anticipamos, los daños que se produzcan estando el alumno fuera del establecimiento, en horario
escolar, si éste se escapó del mismo por falta de control.
Finalmente, encuadran también en la previsión legal los daños sufridos por los alumnos durante las excursiones o viajes organizados
bajo el control de la autoridad educativa. En este sentido, es preciso recordar que los viajes de los estudiantes, conforme lo precisa la
Dra. Kemelmajer de Carlucci, se pueden clasificar en:
 Viajes de estudio, lecciones paseo, en los cuales los alumnos van acompañados de docentes (en estos supuestos se halla
involucrada la responsabilidad del establecimiento, ya que el educando se halla bajo el control de la autoridad docente); y
 Viajes de esparcimiento o recreo: que se realizan para visitar un determinado lugar, sin la dirección ni control de docentes (ej. los
viajes de fin de curso a San Carlos de Bariloche o a Brasil). Los daños acaecidos durante estos viajes escapan a la responsabilidad
regulada por el art. 1117, siempre y cuando no hayan sido organizados, promovidos y vigilados por parte del personal educativo.
La regla aplicable es la siguiente: si el viaje o paseo ha sido contratado por los alumnos totalmente al margen del control del
establecimiento educativo, no será aplicable el art. 1117; por el contrario, si existe una participación o bien la posibilidad de vigilancia
por parte de aquél, la obligación de resarcir los daños, tanto si se producen en el alumno como si éste los produce a terceros, se
pondrá en actividad.
Quedará al arbitrio judicial determinar el nivel de injerencia que tiene la autoridad educativa en la realización del viaje.
Cabe realizar una aclaración respecto del “Transporte escolar”. Si el contrato es celebrado entre los padres de un alumno con
transportistas no dependientes del colegio, a los efectos de que en los días hábiles escolares trasladen a sus hijos desde sus hogares
hasta los establecimientos educativos y los retornen, la responsabilidad del establecimiento educativo no se encuentra comprometida.
Distinto es el caso de los colegios que en el contrato de enseñanza incluyen el transporte de los alumnos (situación frecuente en
algunos colegios privados que se encuentran alejados del centro de las ciudades). En estos casos, se presume que desde que el alumno
inicia su viaje se encuentra bajo el control de la autoridad docente, por tanto responderá el establecimiento educativo, conforme los
arts. 1117 del Código Civil y 184 del Código de Comercio –contrato de transporte-.
Más adelante, y en relación con todo lo hasta aquí expuesto, intentaremos sistematizar algunas pautas de conducta concretas para
evitar la producción de eventos dañosos.
7.- Eximentes de Responsabilidad.
Sentado que el sistema de responsabilidad del artículo 1.117 es de tipo objetivo, la norma establece como único eximente de
responsabilidad de los propietarios de los establecimientos educativos, es el caso fortuito, al cual podríamos explicar: como aquel hecho
que no pudo ser previsto o que previsto no pudo ser evitado (conf. artículo 514 C.C.).

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 11
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Agregamos también, para caracterizarlo, que el caso fortuito tiene tres caracteres esenciales, cuales son: 1) Es un hecho Imprevisible.
Imprevisible –lo que no se puede preveer-, no es lo mismo que imprevisto, y sólo el primero es apto (si se dan los otros dos), para
configurar el caso fortuito. 2) Debe tratarse de un hecho Extraordinario, entendido como oposición a ordinario, común, natural. 3) Debe
tratarse también de una circunstancia Externa, que no provenga del agente. Por lo que no cualquier hecho reúne estas características, y
por ello mismo, permite la exención de responsabilidad, siendo el caso fortuito algo realmente atípico.
Vale decir, que el propietario del establecimiento educativo no se exime de responsabilidad probando su falta de culpa o la asunción de
todas las diligencias debidas (como sí en cambio puede hacerlo el docente o directivo, como luego veremos).
Sólo puede eximirse probando que se ha roto el nexo causal, que ha ocurrido un caso fortuito.(así será responsable el propietario del
establecimiento educativo por el daño sufrido por una alumna al caer saltando en el recreo, fracturándose el tobillo; o por las lesiones
sufridas por una alumna como consecuencia de un golpe con la pelota de vóley mientras practicaba dicho deporte en la clase de
educación física).
Ahora bien, ante la nueva norma surgida de la ley 24.830, ha tomado fuerza la opinión de muchos autores, en el sentido de que
además, puede ser invocada como eximente, en ciertos casos, la culpa de la víctima, como constitutiva de un caso fortuito, de acuerdo
con las circunstancias del caso y sobre todo de la edad del menor (no se puede, por ejemplo, hablar de culpa de la víctima si se trata
de un menor de 10 años, pues para el régimen de nuestro Código Civil son inimputables). Así también si el daño proviene de la culpa
de un tercero por quien no se debe responder, siempre que se trate de un acontecimiento extraordinario, imprevisible e inevitable.
8.- Responsabilidades concurrentes. La responsabilidad de los maestros y directores hoy. Presupuestos. Pautas.
Cuando se utiliza la expresión “responsabilidades concurrentes”, se quiere significar que hay más de un responsable que origina o
contribuye a ocasionar el daño, cuya reparación se persigue. Por lo tanto al haber más de una persona responsable (legitimado pasivo),
va a surgir más de un obligado al pago.
Esta apreciación conlleva a que el órgano decisorio, al momento de sentenciar y teniendo en cuenta las particulares circunstancias de la
causa, pueda atribuir en porcentajes la responsabilidad que cada sujeto procesal tuvo en el hecho, de manera de distribuir (o
compensar en su caso), el monto a resarcir.
Concretamente, ya adelantamos que el nuevo artículo 1.117, consagra la responsabilidad directa del centro educativo. Pero
adelantamos también que ello no implica que los docentes y directivos queden exentos de toda responsabilidad, si actuaron con dolo o
culpa.
En efecto, en el régimen argentino vigente subsiste la acción directa contra el autor del daño, aunque sea un docente. Esta acción
contra los docentes (profesores, directores, maestros, preceptores etc.), no será fundada ya en el artículo 1.117, sino en el sistema
común de responsabilidad civil.-aplicable a cualquier persona que por su culpa o negligencia ocasiona un daño a otra-. Las normas que
fundan esta responsabilidad son: el artículo 1.109 o el 1112 –si se trata de establecimientos públicos-.
La acción directa de la víctima contra los docentes (profesores, directores, preceptores, etc.) requiere que el actor pruebe la culpa
personal de los demandados.
La culpa puede consistir en estar ausente cuando se debe estar presente (por ejemplo dejar sólo el curso en horario de clase, aunque
sea por poco tiempo, sin el cuidado de ningún mayor responsable) o en no extremar las diligencias en el cuidado de los menores.
Consecuentemente, el docente no responde si asumió todas las diligencias debidas conformes las circunstancias.
-Repetición del propietario del establecimiento contra el docente:
Cabe aclarar que, cuando el propietario de un establecimiento efectivamente afronta el resarcimiento económico de un daño (aunque
sea a través del seguro por el contratado), cuya producción se atribuye también directamente al accionar culposo o doloso de un
dependiente (docente o no docente), tiene una acción de repetición contra éste, de acuerdo al artículo 1.123 del C.C.
Requisitos para que prospere la acción de repetición:
- El responsable debió haber pagado la indemnización.
- Acreditar la atribución del daño al dependiente. El factor de atribución puede ser subjetivo (culpa o dolo), o bien ser objetivo (riesgo
creado).
- Cuando media dependencia laboral se aplica el artículo 87 de la L.C.T., por la cual el trabajador será responsable sólo en caso de dolo
o culpa grave.
A partir de estos conceptos, es importante señalar algunas pautas orientativas para evitar la responsabilidad personal de los docentes o
directivos. En este aspecto, creemos que, entre otros, se deben tomar siempre los siguientes recaudos:
 Realizar un control periódico de las instalaciones y bienes muebles que pudieren general algún riesgo al alumnado por su mal
estado de conservación, y, en su caso, ordenar por escrito de inmediato su reparación.
 Tomar medidas de seguridad y control en cuanto a las puertas de acceso al edificio escolar durante el horario de entrada y salida
de los alumnos. En los demás horarios deberá permanecer cerradas con algún dispositivo de seguridad y bajo el control de alguna
persona designada por la autoridad.
 Durante los recreos se deberá designar personal docente o de preceptoría, distribuidos en puntos estratégicos, a fin de controlar en
forma adecuada el comportamiento de los alumnos y evitar accidentes.
 En horario de clases del profesor jamás deberá dejar solos a los alumnos salvo que estén bajo la custodia de algún preceptor.
 No dar órdenes o encargues a los alumnos fuera de las dependencias de la escuela, ni autorizar actividades, dentro o fuera del
establecimiento, para realizar sin vigilancia.
 No realizar tareas de educación física en lugares que no cumplan con las condiciones de seguridad adecuadas.
 Obrar con mayor atención cuando se está al frente de alumnos que presentan problemas de conducta.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 12
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

 Controlar el sector de las escaleras, en los colegios que cuenten con más de un piso, con el objeto de evitar accidentes.
 Asignar docentes responsables en proporción a la cantidad de alumnos, siempre que se realice una lección paseo, viaje o excursión
organizada por el colegio, cumpliendo con las comunicaciones pertinentes y recabando las autorizaciones de los padres, conforme las
reglamentaciones de las lecciones paseo.
9.- Seguro de Responsabilidad Civil. Concepto. Riesgos cubiertos. Obligaciones de docentes y directivos en caso de siniestros.
El Seguro de Responsabilidad Civil, conforme lo establecido por el artículo 109 de la Ley 17.418 “El asegurador se obliga a mantener
indemne al asegurado por cuanto deba a un tercero en razón de la responsabilidad prevista en el contrato, a consecuencia del hecho
acaecido en el plazo convenido”. En otras palabras, el asegurador se compromete a dejar indemne (libre o exento de daño), al
asegurado por lo que este adeude como consecuencia de un acto antijurídico dañoso del asegurado o de un tercero por el cual deba
responder, que haya tenido lugar durante el plazo de vigencia del contrato, aun cuando el daño se haya exteriorizado después del
vencimiento.
El asegurador asume una obligación de resultado, cual es la de mantener incólume el patrimonio del asegurado, con dos límites bien
diferenciados: a) Conforme se pactó en la póliza (ateniéndose a los topes indemnizatorios acordados y a los riesgos expresamente
cubiertos) y, b) Siniestros producidos dentro del plazo de cobertura.
- Necesidad del seguro en el caso de la responsabilidad de los establecimientos educativos: el legislador, ha establecido –como se ha
visto-, un sistema de responsabilidad objetivo, rígido. Se hace vital, para la operatividad (realización práctica) de este sistema, obligar a
los propietarios de los establecimientos educativos a la contratación de un seguro de este tipo. En caso contrario, lo dispuesto en las
sentencias, sería letra muerta, pues las instituciones no podrían hacer frente a las indemnizaciones ordenadas.
No sería razonable la implantación de un sistema hermético de responsabilidad, que produciría sentencias ajustadas a la ley y a la
justicia, pero que la víctima no podría cobrar debido a la insolvencia del obligado al pago.
El titular del servicio educativo tiene, entonces, la obligación de contratar un seguro de responsabilidad civil, a fin de garantizar a la
víctima del daño una adecuada reparación, de conformidad al nuevo texto del art. 1117 C.C., antes referido.
Las escuelas dependientes de la Dirección General de Cultura y Educación, cuentan con un seguro por responsabilidad civil contratado
con PROVINCIA SEGUROS.-
- Quién debe contratar el seguro. El propietario del establecimiento educativo (sea público o privado).
- Obligatoriedad del Seguro: El tema se relaciona con lo que la doctrina dio en llamar “autonomía de la voluntad” (artículo 1.197 del
C.C.).
A través de dicho principio, cada persona es libre de contratar, puede o no hacerlo, y asimismo, en caso de hacerlo puede elegir con
quien contratar, la forma y el contenido de la contratación. Estas facultades en la actualidad, y a través de normas como la comentada
se han ido recortando, pero el legislador ha ejercido este intervencionismo estatal en aras del “interés colectivo”.
- Interpretación de la póliza de los contratos de seguros:
En los contratos de seguro la buena fe no sólo debe presidir la etapa de constitución de la relación jurídica, sino también la de ejecución
e interpretación de cualquiera de sus aspectos. Esto requiere por tanto, que las partes del mismo cumplan sus compromisos atendiendo
a las expectativas que legítimamente pueda tener la otra parte. Cuando las cláusulas del contrato de seguro resulten oscuras,
contradictorias, incompletas, ambiguas o defectuosas debe estarse a favor del asegurado en relación al riesgo que debe cubrirse y al
plazo de tal contrato.
- Control del cumplimiento de la obligación de contratar: artículo 1.117: “...A tales efectos, las autoridades jurisdiccionales, dispondrán
las medidas para el cumplimiento de la obligación precedente”.
Se critica la redacción del artículo, y no se sabe con certeza sobre quién pesa este control. Pese a la terminología, es seguro que no
pesa sobre el poder judicial.
Pero el legislador ha sido ingenuo al elaborar la norma, puesto que ha quedado como una norma programática (sujeta a
reglamentación), que nunca será operativa.
Riesgo Asegurable: Según la Póliza actualmente vigente, el asegurador, Provincia Seguros S.A. se obliga –Cláusula P12- a mantener
indemne al asegurado por cuanto deba a un tercero, en razón de la responsabilidad civil extracontractual que surja de los Artículos
1.109 al 1.136 del Código Civil y específicamente del artículo 1.117 (modificado por Ley 24.830) del Código Civil, en que incurra
exclusivamente como consecuencia de su actividad educativa, detallada en las Condiciones Particulares y acaecida en el plazo
convenido. A cuyos efectos se considerarán terceros los alumnos regulares o especiales del Establecimiento educativo asegurado, los
que deberán constar en sus libros registrables o en nómina fehacientemente declarada.
Asimismo, conforme con los alcances de la ley 24.830, el asegurado es también responsable por los daños causados o sufridos por sus
alumnos menores cuando se hallen bajo el control de la autoridad educativa, salvo que probare el caso fortuito.
La responsabilidad por la que debe responder la aseguradora cubre:
1- Daño sufrido por el alumno:
 Por hechos del Titular del Establecimiento.
 Por hechos de sus dependientes
 Producidos por las cosas que se encuentren en el establecimiento y estén bajo cuidado del responsable del mismo.
 Ocasionados por Terceros no dependientes, cuyo ingreso al establecimiento fue aceptado o no evitado por el responsable del
establecimiento.
 Ocasionado por otro alumno
 Ocasionado por el propio alumno.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 13
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

2- Daño causado por el alumno:


 Causado a otro alumno.
 Causado a terceras personas
 Causado a cosas de terceras personas.

- Procedimiento para la denuncia del siniestro:


Entre las condiciones de la Póliza se encuentra la exigencia a la Dirección General de Cultura y Educación ( DGC y E) de suministrar la
información precisa, en tiempo y forma de todos los incidentes que ocurran en el ámbito asegurado, que tengan las características tales
que afecten o puedan afectar a la cobertura.
Dicha información deberá estar en poder de alguna dependencia de la DGC y E dentro de los tres (3) días de ocurrido el evento y en
poder de Provincia Seguros, tan pronto como sea posible, pero no más tarde de los cinco (5) días de ocurrido el incidente.
Por Comunicado de fecha 10 de octubre de 2001, la Dirección General de Administración ha instruido al respecto, señalando que la
ocurrencia de todo hecho generador de responsabilidad que se encuentre cubierto por el seguro, se dirija a la Dirección de Contabilidad
y Finanzas –Departamento Subsidios, Certificaciones y Jubilaciones- Of. 20 – Calle 54 entre 12 y 13 de La Plata, Fax N° 0221- 429-
7701, Teléfonos N° 0221- 427 – 4357, 429 7690 o 7638
A tal efecto se remitirá por Fax o Nota, dentro de los plazos señalados los siguientes datos:
1-Nombre del Establecimiento (dirección, localidad, teléfono)
2-Nombre del responsable (director, encargado)
3-Apellido, nombre y edad del accidentado (certificación de alumno regular y horarios).
4-Lesión sufrida (anotar los aspectos más significativos)
5-Forma en que ocurrió el accidente, indicando lugar, fecha y breve descripción del hecho
6- Nombre del docente a cargo (responsable de la actividad)
7- Si hubo intervención policial, indicar comisaría y adjuntar copia del acta)
8- Si hubo testigos anotar sus datos personales, domicilio, teléfono y relación con el hecho.
9- Cualquier otro dato relacionado al hecho, que estime de importancia.
A la brevedad le serán suministrados Ejemplares del formulario “RESPONSABILIDAD CIVIL ESTABLECIMIENTOS EDUCATIVOS –
DENUNCIA DE SINIESTRO”, confeccionado por la Entidad Aseguradora a los efectos de uniforma la exposición de los ahechos ante la
misma.
Recomendaciones:
El titular del establecimiento y/o sus dependientes deberán aplicar en la emergencia, los primeros auxilios al damnificado, hasta que
reciba asistencia médica especializada.
Inmediatamente después que el damnificado reciba la atención médica especializada, denunciará el hecho de acuerdo al procedimiento
señalado precedentemente, ante la Dirección General de Administración, de quien depende la Dirección de Contabilidad y Finanzas,
para impulsar los mecanismos de información ante la Entidad Aseguradora.
La información a producir será minuciosa y veraz, pero el responsable del colegio no deberá reconocer responsabilidades ante los
padres, autoridad policial, sanitaria u otra persona del establecimiento y/o Dirección General de Administración, limitándose a narrar el
hecho generador de la lesión sin atribuir ni asumir responsabilidades.
- Pautas orientativas para docentes y directivos en caso de accidentes ocurridos en el servicio educativo: (supeditados a las distintas
normas y circulares de cada rama y área contable o administrativa,)
-Dar urgente comunicación al servicio de emergencias contratado, o en su defecto al servicio público de salud correspondiente.
-Se informará el hecho a los padres y/o tutores del menor accidentado.
-Si se decide la internación o traslado a un Centro de Salud, un docente acompañará, junto con un responsable al alumno.
-Se efectuará la denuncia policial o exposición civil, ante la seccional correspondiente.
-Se labrará acta del hecho ocurrido en el Libro de Actas de la escuela, detallando, fecha, horario, lugar y circunstancias del hecho
(como testigos, personas intervinientes, agresores, posible daño). Deberá ser firmada por el directivo y el docente a cargo del alumno.
De negarse alguna firma se, se dejará constancia al pie del acta.
-Elevación de la documentación dentro de las 48 horas al superior y a la Dirección General de Administración, Dirección de Contabilidad
y Finanzas por la denuncia del siniestro.
A partir de este momento se genera un doble circuito: el tendiente a satisfacer el deslinde de responsabilidades administrativas y el
tendiente a obtener el amparo de la cobertura por responsabilidad civil, por lo que, la Dirección Docente de pertenencia del
establecimiento se ocupará del primero y a través del área ya indicada de la DGC y E se tramitará el segundo.
-En casos de accidentes de docentes, deberá además cumplimentarse con las formalidades requeridas por la A.R.T.
Otro de las recomendaciones que trae la Póliza es la de confeccionar un legajo, a resguardo en el establecimiento, que contenga:
a- Acta labrada

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 14
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

b- Comprobante de atención de primeros auxilios con diagnóstico médico.


c- Comprobante de la denuncia policial si la hubiere.
d- Certificado de “Alta Médica”.
e- Nota de elevación de la autoridad educativa, donde se hará constar la situación del alumno luego del accidente.
f- Cualquier otra información considerada pertinente. (Esto es importante en caso de que hubiere una demanda judicial).
- Defensa en juicio civil:
En caso de demanda judicial civil contra el asegurado y/o demás personas amparadas por la cobertura, deben dar aviso fehaciente al
Asegurador de la demanda promovida a más tardar el día siguiente hábil de notificados y remitir simultáneamente al Asegurador la
cédula, copias y demás documentos objetos de la notificación.
Provincia Seguros S.A. deberá asumir o declinar la defensa, por lo que si no la asumiera o la declinara, el asegurado deberá asumirla.
Las circunstancias expuestas son las habituales en la relación que surge entre asegurador y asegurado y que más comúnmente se
observan en los accidentes de automotores.
La Disposición N° 145/03 de Subsecretaría Administrativa, por la que se aprueba el Instructivo para actuar en la tramitación de oficios y
demás actuaciones judiciales en los que la DGC y E sea parte, establece que es el Departamento de Asistencia Legal y Técnica de la
Dirección de Coordinación Administrativa, ( T.E.0221- 429-7600 interno 7792 y 7795 ) el que centralizará los requerimientos, por lo que
toda demanda judicial entablada contra la DGC y E, deberá girarse en original a la Mesa General de Entradas y Salidas, dentro del
término improrrogable de 48 horas de recibido en la respectiva dependencia, por correo interno, no utilizando el servicio del SODIC en
el radio de La Plata.
Se sugiere anticiparlo por fax y certificar telefónicamente la recepción en el Depto. de Asistencia Legal y Técnica.
No debe perderse de vista, que podría demandarse también al Directivo del servicio y/o al docente a cargo en forma personal, por lo
que en ese caso el actor deberá probar su culpa, pero esta circunstancia no libera al demandado – Directivo o docente-, de dar aviso
personal y fehaciente al asegurador en los términos ya expuestos y si éste no asume su defensa, contestar la demanda con patrocinio
particular, convocando a la referida Aseguradora como tercera obligada al pago.
La falta de denuncia del siniestro o del aviso de demanda judicial, tornarán superflua la cobertura.
Conclusión:
Conforme la legislación actualmente vigente (art. 1117 C.C.), el único legitimado pasivo (demandado o responsable), conforme a un
factor de atribución objetivo (sin importar su culpa), será el propietario del establecimiento educativo, sea público o privado
(generalmente lo hará a través del seguro que tiene la obligación de contratar. El legitimado activo (reclamante) puede ser la víctima o
un tercero. Y el propietario del establecimiento deberá responder siempre que se trate de daños sufridos o causados por los alumnos
menores de edad, mientras se encuentran bajo la vigilancia de la autoridad educativa. Sólo podrá eximirse de responsabilidad el
propietario del establecimiento probando que el daño se produjo debido a un “caso fortuito” (con los alcances que explicamos en el
desarrollo del trabajo).
Respecto de los docentes (maestros, profesores, directores, preceptores, etc.), sólo responderán por los daños sufridos o causados por
sus alumnos, si el reclamante prueba que existió en el hecho dañoso culpa o dolo del docente, conforme las normas generales de la
responsabilidad civil –aplicables a cualquier persona.
Finalmente, recordemos que si son condenados en forma concurrente el propietario del establecimiento educativo y el docente que ha
actuado culposamente, y el primero abona la totalidad de la indemnización, tendrá luego una acción de repetición contra el docente
responsable.
A fin de evitar el surgimiento de dichas responsabilidades es importante la formación y la clara conciencia que se debe brindar una
vigilancia activa y permanente de los alumnos a cargo, teniendo en cuenta los recaudos que pueden y deben tomarse para
cumplimentar la obligación de seguridad que comprende tanto la integridad física como la psicológica del alumno.
Apéndice Artículos del Código Civil:
512. La culpa del deudor en el cumplimiento de la obligación consiste en la omisión de aquellas diligencias que exigiere la naturaleza de
la obligación, y que correspondiesen a las circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar.
902. Cuanto mayor sea el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas, mayor será la obligación que resulte de las
consecuencias posibles de los hechos.
1.072: El acto ilícito ejecutado a sabiendas con intención de dar la persona o los derechos de otro, se llama en este Código, “delito”.
1.074: Toda persona que por cualquier omisión hubiese ocasionado un perjuicio a otro, será responsable solamente cuando una
disposición de la ley le impusiere la obligación de cumplir el hecho omitido.
1109. Todo el que ejecuta un hecho, que por su culpa o negligencia ocasiona un daño a otro, está obligado a la reparación del
perjuicio. Esta obligación es regida por las mismas disposiciones relativas a los delitos del derecho civil.
[Cuando por efecto de la solidaridad derivada del hecho uno de los coautores hubiere indemnizado una parte mayor que la que le
corresponde, podrá ejercer la acción de reintegro.] (párrafo agregado por ley 17.711.)
1110. Puede pedir esta reparación, no sólo el que es dueño o poseedor de la cosa que ha sufrido el daño o sus herederos, sino también
el usufructuario, o el usuario, si el daño irrogase perjuicio a su derecho.
Puede también pedirlo el que tiene la cosa con la obligación de responder de ella, pero sólo en ausencia del dueño.
1111. El hecho que no cause daño a la persona que lo sufre, sino por una falta imputable a ella, no impone responsabilidad alguna.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 15
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

1112. Los hechos y las omisiones de los funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones, por no cumplir sino de una manera
irregular las obligaciones legales que les están impuestas, son comprendidos en las disposiciones de este Título.
1113. La obligación del que ha causado un daño se extiende a los daños que causaren los que están bajo su dependencia, o por las
cosas de que se sirve, o que tiene a su cuidado.
[En los supuestos de daños causados con las cosas, el dueño o guardián, para eximirse de responsabilidad, deberá demostrar que de su
parte no hubo culpa; pero si el daño hubiere sido causado por el riesgo o vicio de la cosa, sólo se eximirá total o parcialmente de
responsabilidad acreditando la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder si la cosa hubiese sido usada contra la
voluntad expresa o presunta del dueño o guardián, no será responsable.] (Párrafos agregados por ley 17.711.).
1114. [El padre y la madre son solidariamente responsables de los daños causados por sus hijos menores que habiten con ellos, sin
perjuicio de la responsabilidad de los hijos si fueran mayores de diez años. En caso de que los padres no convivan, será responsable el
que ejerza la tenencia del menor, salvo que al producirse el evento dañoso el hijo estuviese al cuidado del otro progenitor.] (Texto
según ley 23.264.)
[Lo establecido sobre los padres rige respecto de los tutores y curadores, por los hechos de las personas que están a su cargo.] (Texto
según ley 24.830.)
1115. La responsabilidad de los padres cesa cuando el hijo ha sido colocado en un establecimiento de cualquier clase, y se encuentra
de una manera permanente bajo la vigilancia y autoridad de otra persona.
1116. Los padres no serán responsables de los daños causados por los hechos de sus hijos, si probaren que les ha sido imposible
impedirlos. Esta imposibilidad no resultará de la mera circunstancia de haber sucedido el hecho fuera de su presencia, si apareciese que
ellos no habían tenido una vigilancia activa sobre sus hijos.
1117. [Los propietarios de establecimientos educativos privados o estatales serán responsables por los daños causados o sufridos por
sus alumnos menores cuando se hallen bajo el control de la autoridad educativa, salvo que probaren el caso fortuito.
Los establecimientos educativos deberán contratar un seguro de responsabilidad civil. A tales efectos, las autoridades jurisdiccionales,
dispondrán las medidas para el cumplimiento de la obligación precedente.
La presente norma no se aplicará a los establecimientos de nivel terciario o universitario.] (Texto según ley 24.830.)
1117. (Derogado por ley 24.830.) Lo establecido sobre los padres rige respecto de los tutores y curadores, por los hechos de las
personas que están a su cargo. Rige igualmente respecto de los directores de colegios, maestros artesanos, por el daño causado por
sus alumnos o aprendices, mayores de diez años, y serán exentos de toda responsabilidad si probaren que no pudieron impedir el daño
con la autoridad que su calidad les confería, y con el cuidado que era de su deber poner.
4.023: Toda acción personal por deuda exigible se prescribe por diez años, salvo disposición especial...
4.037: Prescríbese por dos años, la acción por responsabilidad civil extracontractual.
Bibliografía Consultada:
- ANDRADA, Alejandro Dalmacio. “Responsabilidad Civil de los propietarios de establecimientos educativo y de los docentes”. En:
Revista Jurídica “La Ley”, 1998-E, p. 1242 y ss.
- BUERES, Alberto y HIGHTON, Elena E. “Código Civil y Normas Complementarias”.
Análisis doctrinario y jurisprudencial”, Tomo 3 B (arts. 1117/1189: “Obligaciones y Contratos”). Ed. Hammurabi, Bs. As, 2000, págs., 35
a 135.
- BUSTAMANTE ALSINA, Jorge “Teoría general de la responsabilidad civil”. Ed. Abeledo-Perrot.
- GIANFELICI, Mario César. “Caso fortuito. Caso de fuerza mayor y la responsabilidad civil de los propietarios de los de los
establecimientos educativos”. En Revista Jurídica “La Ley”, 1999-D, p. 589 y ss.
- HALPERÍN, Isaac. “Lecciones de Seguros”. Ed. Depalma, Buenos Aires, 1989.
- KEMELMAJER DE CARLUCCI, Aída. “La responsabilidad civil de los establecimientos educativos en Argentina después de la reforma de
1997”. En: Revista Jurídica “La Ley”, 1998-B, p. 1047 y ss.
- LOIZAGA, Eduardo “Responsabilidad civil de los establecimientos educativos”. Ed. Abeledo-Perrot, Bs. As., 2000.
- MATHOV, Enrique. “Responsabilidad Civil de los establecimientos educativos. Reforma al art. 1117 del Código Civil”. En: Revista
Jurídica “La Ley”, 1996-A, p. 1283 y ss.
- SAGARNA, Fernando Alfredo. “Responsabilidad civil de los docentes y de los Institutos de enseñanza. Doctrina y jurisprudencia. Ed.
Depalma, Bs. As., 1994.
- SAGARNA, Fernando Alfredo. “La ley 24.830: Nuevo Régimen de la responsabilidad civil de los propietarios de establecimientos
educativos”. En: Revista “Jurisprudencia Argentina”, 1997-III, p. 936 y ss.
- Reuniones Conjuntas organizadas por las comisiones de Educación, Legislación General y Familia, Mujer y Minoridad de la Cámara de
Diputados, con motivo de la “Modificación a los arts. 1114 y 1117 del Código Civil”. En: “Antecedentes Parlamentarios”, Tomo 1997-II,
p. 1665 y ss.
Fallos Consultados:
- Cám. Nac. Civ., Sala F, 20/5/03, autos “TICERA, Eduardo y otros c/ Colegio San Andrés y otros/ DAÑOS Y PERJUICIOS”.
- Cám. Nac. Fed. Civ., Sala II, 12/10/95, autos “M. J. G. y otros c/ MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y JUSTICIA –Secretaría de Educación
s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. En: Revista Jurídica “La Ley”, 1997-E, p. 1022 y ss.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 16
RESPONSABILIDAD CIVIL – PROVINCIA DE BUENOS AIRES

- Cám. Civ. y Com. de San Isidro, Sala I, 18/9/97, autos “RODRÍGUEZ, Víctor c/DIRECCIÓN NACIONAL DE ESCUELAS Y CULTURA DE LA
PCIA DE BS AS s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. En Revista Jurídica “La Ley Buenos Aires”, 1998, p. 831 y ss. con nota del Dr. Fernando
Alfredo Sagarna; y el fallo de la SCBA, en los mismo autos, de fecha 29/2/00, Ac. 70.251.
- Cám. Nac. Civ., Sala B, 9/10/97, autos “ROSCIANO, Vicente y otro c/ INSTITUTO SAN PÍO X s/DAÑOS Y PERJUICIOS”. En: Revista
Jurídica “La Ley”, 1999-D, p. 589 y ss., con nota del Dr. Mario César Gianfelici.
- Cám. 2° Civ. y Com. de La Plata, Sala 1°, 4/8/94, autos “VALENZUELA, Virgilio Luján y otro c/DIRECCIÓN GENERAL DE ESCUELAS y
otros/DAÑOS Y PERJUICIOS”. En Revista: “Jurisprudencia Argentina”, 1996.II, p. 362 y ss.
- Cám. 1° Civ. y Com. de La Plata, Sala 1°, 3/2/94, autos “GONZALEZ, Luis Miguel y otra c/ DIRECCIÓN GENERAL DE ESCUELAS y
otros/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. En Revista Jurídica: “El Derecho”, T. 168, p. 267 y ss, con nota del Dr. Fernando Alfredo Sagarna.
- Cám. 2° Civ. y Com. de La Plata, Sala 2°, 29/4/94, autos “D. L., D. D. c/ PROVINCIA DE BUENOS AIRES s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. En
Revista: “Jurisprudencia Argentina”, 1996.IV, p. 302 y ss., con nota del Dr. Fernando A. Sagarna.
- Cám. Nac. Civ., Sala C, 8/7/99, autos “MARQUEZ, Eduardo C. y otro c/ SAN JUAN EL PROTECTOR S.A.E. s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”.
En: Revista “Jurisprudencia Argentina”, 2000-II, p. 464 y ss.
- Cám. Nac. Civ., Sala K, 19/11/99, autos “QUINTANA RODAS, Pedro y otros c/ M.C.B.A. s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. En: Revista Jurídica
“El Derecho”, T. 188, p. 126 y ss.
- Cám. Nac. Civ., Sala F, 5/8/02, autos “M. de M., Patricia Lucía y otro c/ M.C.B.A. s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”.
- SCBA, 27/9/00, autos “SUELDO, Carlos A. y Otra c/COLEGIO DON TORCUATO y otros/DAÑOS Y PERJUICIOS”. Ac. n° 71.404.
- Cám. Nac. Civ., Sala J, 1/3/01, autos “CARRARA, César A. y otros c/ ESTABLECIMIENTO EDUCATIVO BELGRANO CHICO S.R.L. y
otros/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. En: Revista Jurídica “La Ley”, 2001-E, p. 735 y ss.
- Cám. Nac. Civ., Sala D, 25/8/59, autos “ONETTO, Miguel y otra c/ MUNICIPALIDAD DE LA CAPITAL s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. En:
Revista Jurídica “La Ley”, t. 98, p. 2 y ss.
- Cám. Nac. Civ., Sala A, 15/11/90, autos “MOSCA DE FINK, Carlota E. y otros c/ DET-AM MEDINAAH ISRAEL y otros/ DAÑOS Y
PERJUICIOS”. En: Revista Jurídica “La Ley”, 1991-E.
- Cám. Nac. Civ., Sala E, 3/11/81, autos “GEROMEL, Diego O. c/ MUNICIPALIDAD DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES s/ DAÑOS Y
PERJUICIOS”. En: Revista Jurídica “El Derecho”, T. 99, p. 197 y ss.
- SCBA, 23/4/03, autos “OLIVA, Libertad Azucena c/ MUNICIPALIDAD DE ENSENADA y otros s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. Ac. 80.081.
- Cám. Nac. Civ., Sala I, 25/11/91, autos “IBARRA GUEREÑO DE ATENCIO, Aurelia c/ PARODI COMBUSTIBLES S.A. y otros s/ DAÑOS Y
PERJUICIOS”. En: Revista “Jurisprudencia Argentina”, 1993-II, p. 31 y ss.
- Cám. Nac. Civ., Sala K, 16/9/03, autos “MARCOS DE MENDIOLA y otros c/ ASOCIACIÓN DE FOMENTO SANTIAGO DE LINIERS y otros
s/ DAÑOS Y PERJUICIOS” (Expte. 5131/97).
- Corte Suprema de Justicia de la Nación, 20/12/94, autos “ALMARÁZ, Silvia O. c/ FARÍAS, José y otros s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. En:
Revista “Jurisprudencia Argentina”, 1995-II, p. 424 y ss.
- SCBA, 31/12/43, autos “LÓPEZ CAMELO, Ismael A. c/ CANTALEJO, Francisco M. y otros/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. En: Revista Jurídica
“La Ley”, T. 34, p. 237 y ss.
- Cám. Nac. Fed. Civ. y Com., Sala III, 13/5/92, autos “DUARTE de MARTINEZ, Rosa c/ FRÍAS SALINAS, Eduardo D. y otros s/ DAÑOS Y
PERJUICIOS”. En: Revista Jurídica “La Ley”, 1992-E, p. 363 y ss.
- Cám. Nac. Fed. Civ. y Com., Sala II, 8/9/81, autos “GARCÍA, Ricardo A. c/ MINISTERIO NACIONAL DE EDUCACIÓN y otros s/ DAÑOS
Y PERJUICIOS”. En:
Revista “Jurisprudencia Argentina”, T. 1982-II, p. 544 y ss.
- Cám. Nac. Civ., Sala H, 25/4/95, autos “A., H. M. y otro c/ QUILMES S.A. EXPRESO y otros s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. En: Revista
Jurídica “La Ley”, 1997-A, p. 20 y ss.
- Cám. Nac. Fed. Civ. y Com., Sala I, 11/3/97, autos “R., D. E. y otros c/ ESCUELA NACIONAL DE COMERCIO DE CHIVILCOY y otros/
DAÑOS Y PERJUICIOS”. En:
Revista Jurídica “La Ley”, 1999-B, p. 742 y ss., con nota del Dr. Fernando Alfredo Sagarna.
- Cám. 1° Civ. y Com. de La Plata, Sala III, 4/6/96, autos “BRIZUELA, Stella Maris y otro c/ FISCO DE LA PCIA DE BS AS s/ DAÑOS Y
PERJUICIOS”. En Revista Jurídica: “El Derecho”, T. 171, p. 13 y ss, con nota del Dr. Fernando Alfredo Sagarna.
- Cám. Nac. Civ., Sala D, 14/9/98, autos “CENTURIÓN LÓPEZ, Carmen c/ MUNICIPALIDAD DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES s/ DAÑOS
Y PERJUICIOS”. En Revista “Jurisprudencia Argentina”, T. 2000-I, p. 366 y ss.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 17
RESPONSABILIDAD CIVIL – UNIÓN NACIONAL DE EDUCADORES

RESPONSABILIDAD CIVIL DE LOS solo una expresión de deseos, una norma de conducta sin
posibilidad de cumplir su función.
DOCENTES
El principio en nuestro Código Civil es que no existe
responsabilidad sin culta; pero junto a ese principio existen
presunciones de culpa y objetivación de la responsabilidad.
Artículo perteneciente a UNION NACIONAL DE EDUCADORES,
sobre Responsabilidad Civil de los docentes. La responsabilidad de una persona puede surgir:

Dra. Marta Beatríz Alarcón a) Por un hecho propio: el autor responde por el daño que ha
causado.
INTRODUCCION
b) Por el hecho de un tercero: es el caso de los padres,
La cuestión de la responsabilidad civil es un tema que desde tutores, curadores que responden por los daños causados por
siempre ha preocupado a los integrantes del sistema sus hijos menores. En estos casos la ley presume que existe
educativo, desde porteros pasando por docentes y personal culpa del progenitor que deberá demostrar su efectiva
directivo, llegando hasta el Estado. diligencia en el cuidado de su hijo para liberarse de
responsabilidad.
Es un hecho que presenta muchas aristas, algunas muy claras
y otras no tanto; y si bien la ley ha evolucionado ya que con la c) Por daños causados por animales: el art. 1124 del Código
modificación del artículo 1117 por Ley Nº 24830 del año 1997 Civil establece la responsabilidad del propietario de un animal,
se ha establecido claramente la responsabilidad del Estado por por el daño que causare. Para liberarse de su responsabilidad
los daños causados o sufridos por alumnos o daños debe acreditar la culpa exclusiva de la víctima, el hecho de un
ocasionados por alumnos a terceros, ello no significa que el tercero ajeno o el caso fortuito o la fuerza mayor (art. 1125 y
personal del establecimiento educativo ha quedado liberado 1128 del Código Civil).
totalmente de responsabilidad por estos hechos.
d) Responsabilidad objetiva: es el caso del propietario de un
Se debe tener en claro que la ley es objeto de interpretación animal feroz, ya que el artículo 1129 del Código Civil establece
por parte de la doctrina y de los jueces que intervienen en que el daño causado por un animal feroz, será siempre
cada caso y que mediante sus sentencias dejan sentada imputable al que lo tenga, aunque no le hubiese sido posible
jurisprudencia sobre el tema. Así, las opiniones y las evitar el daño, y aunque el animal no se hubiese soltado sin
sentencias son diversas, no siempre coincidentes, y en lo que culpa de los que lo guardaban.
interesa el personal escolar más o menos estrictas en la e) Responsabilidad por riesgo: es la que establece el artículo
interpretación de la ley. 1113, 2da. Parte, del Código Civil ya que en caso de daños
A efectos expositivos y pedagógicos, el presente causados con las cosas, el dueño o guardián para eximirse de
trabajo se ha estructurado de la siguiente manera: responsabilidad debe demostrar que de su parte no hubo
culpa o que la cosa fue utilizada contra su voluntad; pero si el
1) RESPONSABILIDAD CIVIL Y LOS ELEMENTOS daño hubiere sido causada por el riegos o vicio de la cosa, solo
QUE LA COMPONEN. se eximirá total o parcialmente de responsabilidad acreditando
la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe
2) DIFERENCIAS ENTRE RESPONSABILIDAD responder.
CONTRACTUAL Y EXTRACONTRACTUAL.
Para atribuir responsabilidad civil a una persona se
3) LEGISLACIÓN VIGENTE HASTA EL AÑO 1997. requieren tres requisitos:

4) LEGISLACIÓN ACTUAL. a) El perjuicio o daño causado: es el elemento más importante


de la responsabilidad ya que de no existir daño, no se
5) RESPONSABILIDAD DEL ESTADO Y DE LOS responde civilmente. El daño, además, debe ser antijurídico.
ESTABLECIMIENTOS EDUCATIVOS PRIVADOS. b) La imputabilidad: significa que ante un hecho dañoso, es
necesario además que éste sea causado por una persona que
6) RESPONSABILIDAD DEL DOCENTE.
haya estado en condiciones de prever y evitar los resultados
7) EXIMENTES DE RESPONSABILIDAD. dañosos de su accionar, debe entonces ser necesario que el
autor goce de discernimiento, intención y libertad.
8) MEDIDAS DE PREVENCIÓN Y CONTROL A
c) La existencia de una relación de causalidad entre la culpa y
CARGO DEL PERSONAL DOCENTE. el daño: es la vinculación externa, material que enlace el
9) PROBLEMAS MÁS COMUNES QUE SE hecho dañoso y el hecho de la persona o de la cosa
(Bustamante Alsina, Teoría General de la Responsabilidad Civil,
SUSCITAN EN EL ÁMBITO DOCENTE.
pag. 267), que debe responder por haber causado el hecho
10) SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL. por acción u omisión; debiendo esa causalidad ser la adecuada
para producir el resultado.
Es necesario aquí detenernos en el único hecho eximente de
1. RESPONSABILIDAD CIVIL Y LOS ELEMENTOS responsabilidad objetiva: el Caso Fortuito.
QUE LA COMPONEN. Es el hecho imprevisible e inevitable, ajeno al responsable;
Le Torneau & Codiet enseñan que “la responsabilidad es la que impide, absolutamente el cumplimiento de la obligación.
obligación de reparar el daño causado a otro por un acto Trigo Represas en su obra “Tratado de Responsabilidad Civil”,
contrario al orden jurídico. Ello tiende a borrar las La Ley; dice que los elementos constitutivos del caso fortuito
consecuencias del hecho perturbador de ese desorden”. son:
Significa que existe un deber jurídico genérico de no dañar, y a) Que el hecho sea imprevisible, es decir que supere la
su violación es la que produce el surgimiento de normal previsión que se le puede exigir al deudor, de acuerdo
responsabilidad para quien lo ha quebrantado. Ese a sus condiciones personales y la naturaleza de la obligación.
quebrantamiento ocasiona una reacción de la justicia que no
requiere la cooperación del responsable, ya que la reparación b) Que el hecho sea inevitable, es decir que no lo haya podido
del orden jurídico se obtiene aún en contra de la voluntad de impedir y sin que medie culpa de su parte.
quien lo transgredí; ya que sino la norma violada vendría a ser c) Que el hecho sea ajeno al obligado.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 1
RESPONSABILIDAD CIVIL – UNIÓN NACIONAL DE EDUCADORES

d) Que sea actual, es decir que ocurra cuando debe cumplirse Lesiones Leves Culposas; y entonces la víctima en ese caso, a
la obligación. pesar de existir un contrato puede accionar por responsabilidad
extracontractual.
e) El obstáculo debe ser absoluto, es decir no una simple
dificultad. La importancia en lo económico de optar por una y otra, al
margen de la carga de la prueba (es decir, quien debe probar
En definitiva, el hecho debe superar la normal capacidad de
previsibilidad de una persona, teniendo en cuenta las y que debe probar), es porque consecuencias debe responder
el demandado en uno u otro caso: si el incumplimiento es
circunstancias de las personas, tiempo y lugar.
contractual, solo debe reparar los daños que son consecuencia
Corresponde a quien alega el caso fortuito probar la inmediata y necesaria de ese incumplimiento y si es doloso o
concurrencia de los requisitos que lo configuran, es decir que malicioso, también las consecuencias mediatas. En cambio si la
fue imprevisible, inevitable, ajeno al deudor y con aptitud para responsabilidad es extracontractual, sea doloso o culposo el
impedir el cumplimiento de la obligación. incumplimiento, se responde siempre por las consecuencias
inmediatas y las mediatas previsibles.
Aquí, es necesario referirnos al concepto de “culpa”. Así, los
2. DIFERENCIAS ENTRE RESPONSABILIDAD hermanos MAZAUD dice que “la culpa es un error de conducta
CONTRACTUAL Y EXTRACONTRACTUAL tal, que no lo habría cometido una persona cuidado, situada
En nuestro derecho se consagran varios tipos de en las mismas circunstancias externas que el autor del daño;
responsabilidad, pero nos detendremos en dos de ellas: en definitiva, hay culpa cuando no se previó aquello que con
contractual y extracontractual. diligencia hubiera debido preverse. Para analizar si hubo culpa,
se toma como modelo una conducta normal o término medio,
La responsabilidad contractual es la que nace de un contrato teniendo en cuenta que la diligencia que se requiere es la del
que une a las partes, si la obligada incumple el contrato “buen padre de familia”.
deberá responder por ello. Pero, en lo que a nosotros nos
interesa, debemos tener muy en claro que la responsabilidad Además, para que exista responsabilidad, nuestro derecho
contractual no siempre requiere la efectiva existencia de un adopta la teoría de la “causa adecuada”, es decir: es necesario
contrato para generar responsabilidad por incumplimiento; analizar si el hecho del autor era apta para provocar el daño,
sino que a veces esta surge de una obligación concreta y según el curso normal de las cosas. La causalidad, incorpora
preexistente, no importando la fuente. Así, la obligación que implícitamente el de regularidad, es decir que ante hechos
sume el Estado de brindar educación, lleva implícita la similares se procedió de igual manera. Y finalmente, nuestro
obligación de brindar seguridad a los niños. derecho parte de la base de la “previsibilidad” del resultado,
debiendo analizarse si lo que ocurrió era previsible siguiendo el
La responsabilidad extracontractual es la que surge ante el curso normal u ordinario de las cosas; salvo si el autor posee
incumplimiento del deber genérico de no dañar, que es aquel conocimientos especiales y en consecuencia se le exige mayor
que se nos impone y aceptamos por el hecho de vivir en previsibilidad (por ejemplo, un profesional).
sociedad.
En nuestro derecho existe la regla aquiliana, que establece
que ante la duda debe considerarse que estamos en presencia 3. LEGISLACION VIGENTE HASTA EL AÑO 1997.
de responsabilidad extracontractual.
Hasta el año 1997 en que se dictó la Ley 24830, el artículo 1117
“Si bien no hay diferencias fundamentales entre los dos del Código Civil establecía: “Lo establecido sobre los padres rige
órdenes de responsabilidad, existen diferencias accesorias, respecto de los tutores y curadores, por los hechos de las
cuya importancia práctica es tan grande que justifica el personas que estén a su cargo. Rige igualmente respecto de los
establecimiento de una línea demarcatoria entre ellas” directores de colegios, maestros artesanos, por el daño causado
(MORELLO, Augusto, Indemnización del daño contractual, T. I, por sus alumnos o aprendices, mayores de diez años, y serán
ps. 44 y ss, Abeledo Perrot, 1967). exentos de toda responsabilidad si probaren que no pudieron
impedir el daño con la autoridad que su calidad les confería, y
En los casos de responsabilidad contractual el factor de con el cuidado que era de su deber poner”.-
atribución de responsabilidad es objetivo, por lo que para
eximirse de responsabilidad es necesario la introducción de Es necesario también analizar el art 1116 al que nos remite el
una causa ajena el hecho dañoso. anterior, y que textualmente dice: “Los padres no serán
responsables de los daños causados por los hechos de sus
Concretamente, quien fue víctima de un daño, solo debe hijos, si probaren que les ha sido imposible impedirlos. Esta
probar que el hecho que lo originó existió, en tanto que quien imposibilidad no resultará de la mera circunstancia de haber
debe probar su falta de responsabilidad es el supuesto sucedido el hecho fuera de su presencia, si apareciese que
responsable. ellos no habían tenido una vigilancia activa sobre sus hijos”.
En cambio, en la responsabilidad extracontractual, para Dicha norma lo que hacía era invertir la carga de la prueba, es
responsabilizar al Estado o a sus dependientes debe probarse su decir que se presumía que los directores de colegio y maestros
culpa, es decir, la negligencia de los empleados (docentes, artesanos eran culpables y en consecuencia solo podían eximirse
preceptores, personal administrativo) de acuerdo a los artículos de responsabilidad probando que no pudieron impedir el daño
1074 y 1109 del Código Civil. Aquí, la víctima debe probar no con la autoridad que su calidad de director o maestro artesano
solo que el hecho que ocasionó el daño existió, sino también la les otorgaba, y con el cuidado que era su obligación poner.
culpa de los supuestos responsables.
El fundamento de esta responsabilidad es lo que se llama
Debe aclararse que en nuestro derecho la víctima debe optar “culpa in vigilando”, lo que significa que mientras permanecen
por una de las acciones al efectuar su reclamo: o lo hace por en el colegio deben vigilar y cuidar a los menores ya que se
responsabilidad contractual o por responsabilidad traslada a ellos la responsabilidad de los padres; debiendo
extracontractual, no pudiendo sacar de cada una de ellas las lo para lograr ese objetivo ejercer su autoridad para mantener el
que le es más favorable. El artículo 1107 establece que los orden y la disciplina evitando daños. Producido el daño, se
hechos consistentes en omisiones de contrato, solo pueden presume que no ejerció la vigilancia correspondiente.
originar responsabilidad extracontractual cuando el daño surge
de la comisión de un delito penal en el cumplimiento del La Cam. 2ª. CC La Plata, Sala 2ª, al fallar en autos “Da Luz,
contrato. Por ejemplo, si se celebra un contrato de transporte y Dario C. c- Provincia de Buenos Aires, en JA, 1996-IV-303
el curso del mismo se produce un accidente de tránsito donde la sostuvo que el Director era responsable por los daños
víctima resulta lesionada: existe un delito penal que es el de ocasionados por los alumnos porque no se logró inculcar, a
través del personal docente y auxiliar subordinado, las pautas

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 2
RESPONSABILIDAD CIVIL – UNIÓN NACIONAL DE EDUCADORES

de disciplina necesarias para un armónico desarrollo del requeridas para ello (en nuestro caso se incluye la seguridad
trabajo común, o sobre quienes no se ejerció una adecuada de los que reciben el servicio), por lo cual es responsable de
vigilancia tendiente a evitar que el hecho dañoso tuviera lugar. los perjuicios que causan su incumplimiento o su ejecución
irregular.
En el caso de hechos cometidos por menores de diez años, no
existía responsabilidad docente, debiendo en ese caso Se debe reconocer que la reforma era necesaria: en la realidad
responder el padre del niño. de los hechos, la vigilancia y el cuidado de los niños no la
efectuaba el director, sino las maestras, el portero, etc.;
Se considera director de colegio a la persona que tenga a su actualmente el director de un establecimiento educativo está
cargo un establecimiento de enseñanza, cualquiera fuera su sumido en innumerables tareas burocráticas; en realidad es
clase o tipo: oneroso o gratuito, público o privado, artístico, solo un ejecutor de órdenes que recibe del titular del
militar. No incluía establecimientos como casa-cuna, colonias establecimiento: es un simple dependiente que tiene a sus
de vacaciones, ya que la norma del art. 1117 era de excepción órdenes personal que ni siquiera puede elegir sino que le es
y no podía aplicarse por vía analógica. impuesto y e3mpeorando su situación, debe responder por
En razón de ser uno de los requisitos establecidos que el ellos. En la realidad, eso significaba que el director del
director tuviera el poder de vigilancia sobre los alumnos, no se establecimiento ante la ocurrencia de un hecho, era declarado
consideraban responsables a directores de establecimientos siempre culpable a raíz de la indefensión en que se hallaba.
que imparten enseñanza en lugares abiertos al público como Por otra parte, y respecto al damnificado facilita su reclamo,
son las universidades, institutos de gimnasia, ya que los ya que le resultaba muy difícil, ante un hecho ocurrido,
alumnos gozan de una completa independencia, lo que establecer en juicio la realidad de lo que había ocurrido y de
impedía ejercer la vigilancia que reclamaba el art. 1117. esa manera establecer responsabilidades.
Para que existiera responsabilidad del director era necesario:
a) Que los directores o artesanos ejercieran una “autoridad”
5. RESPONSABILIDAD DEL ESTADO Y DE
sobre sus alumnos,
ESTABLECIMIENTOS PRIVADOS.
b) Que el daño se hubiera causado mientras al alumno estaba
bajo la vigilancia del director, ya sea horas de clase, recreos o Como ha quedado dicho, se establecido una responsabilidad
salidas organizadas por la escuela. Así, se ha resuelto que si el objetiva por parte del Estado y las instituciones educativas
alumno concurría, por su propia cuenta, al colegio un día de privadas, que es necesario analizar.
asueto no existía responsabilidad del director. En primer lugar es necesario establecer cuáles son los hechos
c) El daño debía haber sido causado por el alumno a otro por los que deben responder:
alumno o a un tercero. No refería a los daños que se causaren a) Por los daños sufridos por los estudiantes menores de edad.
a sí mismos.
b) Por los daños causados por éstos a terceros, ya sea que
d) El hecho que originó el daño debía ser ilícito en sentido pertenezcan al mismo establecimiento o ajenos a el.
subjetivo, exigiéndose la culpa o el dolo del autor material.
En segundo lugar es preciso determinar claramente que se
Para eximirse de responsabilidad el docente debía probar: entiende por “establecimiento educativo”. Así, la Dra. Aída
 La imposibilidad de impedir el daño. Kemelmajer de Carlucci sostiene que el mismo se da “en todos
los supuestos en que la enseñanza se imparte a un menor a
 Que esa imposibilidad realmente existió. través de una organización de tipo empresarial que supone
control de autoridad”.
 Que tuvieron todo el cuidado que correspondía a sus
obligaciones, es decir que de su parte no existió dolo ni culpa. En consecuencia no estarían comprendidos en el concepto, la
educación impartida por un docente en forma individual aun
En consecuencia, nuestros tribunales entendían que si la cuando fuera en su domicilio; u menos aun cuando las clases
vigilancia era la adecuada y el hecho imprevisible e inevitable, se dicten en el domicilio del alumno ya que en ese caso se
no existía responsabilidad del docente. encuentra bajo la patria potestad y consecuente custodia de
sus progenitores.

4. LEGISLACION ACTUAL. Tampoco comprendería el caso de docentes que junto a varios


alumnos menores de edad, impartan clases de gimnasia o
El nuevo Artículo 1.117 del Código Civil establece: “Los artes marciales en plazas o paseos públicos.
propietarios de establecimientos educativos privados o
estatales serán responsables por los daños causados o sufridos No existen entonces dudas que actualmente la responsabilidad
por sus alumnos menores cuando se hallen bajo el control de recae sobre los propietarios de establecimientos educativos,
la autoridad educativa, salvo que probaren el caso fortuito. Los sean estos de carácter Nacional, Provincial o Municipal;
establecimientos educativos deberán contratar un seguro de comprendiendo a los establecimientos públicos y privados,
responsabilidad civil. A tales efectos las autoridades sean gratuitos u onerosos. Específicamente están
jurisdiccionales dispondrán las medidas para el cumplimiento comprendidos los establecimientos de educación inicial, de
de la obligación precedente”. educación general básica y de educación polimodal.

Indudablemente esta modificación significó un excesivo Expresamente la ley excluye a los establecimientos de nivel
endurecimiento en la legislación vigente que considero injusta, terciario y universitarios, fundamentándose esta exclusión en
ya que la única causal que exime de responsabilidad es el caso el mayor grado de discernimiento de los alumnos y la
fortuito. Aquí ya no interesa establecer si el responsable (en independencia en cuanto al horario y régimen de asistencia.
este casos sus dependientes) se condujo con responsabilidad, Cuando la ley habla de propietario, debe quedar claro que no
no existiendo de su parte culpa o dolo. Así, vemos que debe refiere a quien posea título dominial sobre el inmueble donde
responder incluso por el hecho de la misma víctima e incluso funciona el establecimiento educativo (ya que el mismo puede
de un tercero ajeno al establecimiento educativo. Y ser alquilado), sino a quien lo organiza que puede ser una
fundamentalmente, se trata de un presunción “iuris et de persona física o jurídica.
jure”, lo cual significa que no por disposición de la ley, no
admite prueba en contrario. Respecto a quienes pueden ser víctimas o autores de los
daños, se refiere a los alumnos menores de edad, es decir a
Numerosa jurisprudencia ha sostenido que quien presta un aquellos que no han cumplido 21 años.
servicio lo debe prestar cumpliendo todas las condiciones

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 3
RESPONSABILIDAD CIVIL – UNIÓN NACIONAL DE EDUCADORES

También es requisito de responsabilidad “que se hallen bajo reclamarle el reembolso de lo que haya abonado en carácter
control de la autoridad educativa”. de indemnización del daño causado, al haber sido demandados
ambos: el propietario y el docente.
Es decir que se requiere un ámbito en el cual ocurran los
hechos, y éste el la escuela, el jardín de infantes, y también 2. Responsabilidad penal: Si el daño o perjuicio que sufre un
las actividades extraescolares organizadas por el mismo. Esto alumno es producto de un delito cometido por el educador,
significa que no solo existe responsabilidad durante el este será sometido a la justicia penal (por ej., hechos como
desarrollo de los contenidos curriculares dentro del lesiones leves culposas).
establecimiento educativo, sino que la responsabilidad se
extiende a toda otra tarea extra curricular que se desarrolle en 3. Responsabilidad administrativa: ya que ocurrido un hecho
el establecimiento o fuera de el (por ejemplo las salidas, los generador de responsabilidad, se inicia una investigación
viajes de estudios si son organizados por el establecimiento, interna (sumario administrativo), tendientes a establecer las
las fiestas de fin de curso, las competencias intelectuales y responsabilidades individuales en el hecho ocurrido.
atléticas organizadas por el propietario (por ejemplo el caso de
las olimpiadas).
7. EXIMENTES DE RESPONSABILIDAD.
La norma no establece estrictamente horarios o límites
estrictos para liberar de responsabilidad al propietario, por lo a) Para el propietario: La nueva norma, habiendo establecido
cual la responsabilidad en este aspecto, debe determinarse un régimen de responsabilidad objetiva, solo considera
analizando los hechos de acuerdo a las reglas de normalidad eximente de esa responsabilidad el “caso fortuito”.
en el desarrollo de tareas escolares, así por ejemplo si es
normal que terminada la actividad los niños, bajo vigilancia de Esto significa, que es indiferente que el propietario pruebe que
los docentes, permanezcan a la espera de sus progenitores no existió culpa de su parte en el hecho ocurrido.
que los van a recoger, la responsabilidad subsiste hasta que El caso fortuito, y tal como lo define el artículo 514 del Código
los niños sean retirados del establecimiento. Lo mismo ocurre Civil, es aquel que no pudo preverse o aún previsto no pudo
si los alumnos ingresan al establecimiento con anticipación evitarse. La causa debe ser imprevisible, extraordinaria, ajena
normal a la hora de inicio de las actividades. Debe al presunto responsable y externa. Así por ejemplo, la
mencionarse aquí un fallo que estableció responsabilidad del explosión de una caldera en una escuela, no constituye caso
Estado por el daño sufrido en un ojo por un alumno, a raíz de fortuito. De la misma manera, el daño cometido por un sujeto
una piedra arrojada por otro cinco minutos antes de que armado que ingresa a un establecimiento educativo, no puede
comience la clase de educación física, no habiendo aún llegado ser considerado caso fortuito ya que en la actualidad, la
al profesor a hacerse cargo de la misma. inseguridad reinante hace que esos hechos deban preverse y
Reitero, la responsabilidad se inicia cuando el niño ingresa o se adopten las medidas de seguridad adecuada.
está a disposición del establecimiento; y así por ejemplo, si La C.N. Civ., Sala De, en “C.L. c/Municipalidad de la Ciudad de
habiendo ingresado un niño al colegio, posteriormente se Buenos Aires”, en JA, 2000-I-36 consideró que “Un aluvión
retira antes de la finalización del horario de clases que ocurre en un lugar donde es muy común que ello suceda
subrepticiamente, la responsabilidad del propietario subsiste y es sabido que sus ríos suelen hacer estragos cuando
ya que habiendo ingreso el niño, no cumplió con su deber de aumentan su caudal, no es un hecho que pueda calificarse de
vigilancia y cuidado demostrando una organización ineficiente. improviso a los fines de la exención de responsabilidad por
caso fortuito, máxime cuando el tema no podía ser
desconocido por las docentes que en el caso acompañaban a
6. RESPONSABILIDAD DEL DOCENTE. un grupo de egresados, quienes enseñan a sus alumnos, entre
otras cosas, geografía nacional”.
El docente sigue sujeto a tres tipos de responsabilidades:
En el caso de daños causados por alumnos y sufridos por
1.- Responsabilidad civil: Si bien la modificación introducida terceros ajenos a la actividad educativa, el Dr. Félix Trigo
a la legislación, establece la responsabilidad objetiva del Represas considera que la culpa de la víctima es un factor que
propietario del establecimiento educativo, lo cual significa una exime de responsabilidad al propietario, ya que sería aplicable
enorme disminución de la responsabilidad de los docentes; no el art. 1111 del Código Civil que es la regla general, la cual
por ello quedaron exentos de la misma. establece: “El hecho que no cause daño a la persona que lo
En caso de que se demuestre que ha existido dolo o culpa del sufre, sino por una falta imputable a ella, no impone
docente, pueden ser responsabilizados en forma directa y responsabilidad alguna”.
tendrían la obligación de reparar el daño causado por ser de b) Para el docente: como en este caso la responsabilidad no es
aplicación el artículo 1109 del Código Civil, que establece un objetiva, sino que tiene como base la culpa; el profesor podrá
principio general de responsabilidad civil, a saber: “Todo elque eximirse de responsabilidad demostrando que en su accionar
ejecuta un hecho, que por su culpa o negligencia ocasiona un no hubo culpa, probando la responsabilidad de la víctima, o
daño a otro, está obligado a la reparación del perjuicio”. Es bien la de un tercero por quien no debe responder
decir, que aquí existiría responsabilidad solidaria del
propietario y el docente.
Indudablemente, en la práctica; la víctima acciona contra el 8. MEDIDAS DE PREVENCION Y CONTROL A
Estado o titular privado del establecimiento por varios motivos: CARGO DEL PERSONAL DOCENTE.
a) La responsabilidad que se atribuye la ley es objetiva; b)
Posee mayor capacidad económica que el dependiente Como ha quedado explicado, con la reforma del artículo 1117
(docente); c) Tiene la obligación de contratar un seguro de el personal docente ha sido beneficiado ya que sobre él no
responsabilidad civil; d) Si acciona contra el docente, tiene la pesa la responsabilidad refleja que establecía el artículo
obligación de probar la responsabilidad del educador, ya que anterior; pero ello no significa que quede liberado de toda
con la reforma no se presume más la culpa del maestro. Pero responsabilidad ya que puede ver comprometida su
no debemos olvidar que es facultad exclusiva del responsabilidad civil cuando en el ejercicio de las tareas que
representante legal de la víctima decidir contra quien acciona desempeña, por su culpa o dolo hubiera provocado un hecho
civilmente. dañoso a un alumno o a un tercero. En ese caso, si el
accionante lo demuestra puede iniciar juicio con tres
Por otra parte, el titular del establecimiento, llegado el caso alternativas: a) Contra el docente en forma individual b)
tiene la posibilidad de ejercer la acción de regreso establecida Contra el Ministerio de Ecuación en forma individual; o c)
en el artículo 1123 del Código Civil, es decir que si existe culpa Contra ambos en forma conjunta.
o dolo del docente, el propietario del establecimiento puede

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 4
RESPONSABILIDAD CIVIL – UNIÓN NACIONAL DE EDUCADORES

A efectos de la protección del docente, existen algunas pautas  No permitir al niño cruzar la calzada por otro sitio que no
orientadoras para evitar que resulte responsable; a saber: sean semáforos o sendas peatonales.
 Realizar un control periódico de las instalaciones y bienes  No debe jugar con animales vagabundos o darle de comer.
muebles que pudieren generar algún riesgo al alumnado por
su mal estado de conservación (por ejemplo enchufes, cables  No debe jugar en lugares prohibidos o en zonas no
a la vista). De inmediato se solicitará por escrito la reparación acondicionadas al efecto.
de las deficiencias técnicas ante los organismos  No se debe atravesar zonas abarrotadas de gente ni
correspondientes. Existen fallos judiciales en que se condenó distraerse con la vidriera o en el interior de comercios.
al Estado a pagar indemnización por ceder los soportes de un
pizarrón y dañar a un alumno.  El niño debe conocer las normas de circulación y el
significado de las señales de tránsito; pudiendo entender lo
 Tomar medidas de seguridad y control en cuanto a las suficiente a partir de los tres años.
puertas de acceso al edificio escolar durante el horario de
entrada y salida de los alumnos. En los demás horarios deberá  Se debe dar responsabilidad al niño, pidiéndole por
permanecer cerrada con algún dispositivo de seguridad y bajo ejemplo que mire a ambos lados para ver si se puede cruzar.
control de una persona designada por la autoridad.
 Durante los recreos se deberá designar personal docente o
preceptores distribuidos en puntos estratégicos según el lugar 9. PROBLEMAS MAS COMUNES QUE SE
utilizado a fin de controlar adecuadamente el comportamiento SUSCITAN EN EL AMBITO DOCENTE.
del alumnado y evitar todo tipo de accidentes. Existen fallos A) Tenencia del menor: Al iniciar el período escolar, y atento a
judiciales que eximieron de responsabilidad al Estado en caso las innumerables cuestiones enojosas que se presentan en el
de agresiones físicas entre alumnos cuando fue imposible ámbito educativo respecto a retiros de menores del
impedir el hecho por su imprevisibilidad y se pudo probar que establecimiento y tutoría ante el mismo, efectuadas por el
existió por parte del personal educativo una correcta vigilancia padre, madre o familiar de los niños, es necesario comprobar,
por estar a escasos metros de donde aconteció el hecho. quien ejerce la patria potestad, para lo cual debería requerirse
 En horario de clases del profesor jamás deberá abandonar a los padres al inicio del ciclo lectivo que lo acrediten mediante
y dejar solo a los alumnos salvo que estén bajo la custodia de la documentación correspondiente, a efectos de evitar los
algún preceptor. Existe jurisprudencia que condenó al Estado y inconvenientes de último momento (salidas, viajes), que
al Director de un colegio a pagar una indemnización a un originan inconvenientes que pueden llevar a que algún niño no
alumno que fue golpeado por otro alumno en el lapso que la pueda participar de las actividades por carecer el progenitor
profesora se había ausentado del aula por haber sido llamada destiempo necesario para realizar los trámites legales
a la dirección. requeridas por la ley.

 No deberán darse órdenes o encargues a los alumnos a.1.). Si los padres se encuentran casados. En este caso y de
fuera de las dependencias de la escuela con riesgo evidentes acuerdo a lo establecido en el artículo 264 del Código Civil,
para ellos o terceros, y aún más grave, en horas de clase para aplicable en forma conjunta con los artículos 264 bis y 264
realizar tareas sin vigilancia. quater, su ejercicio corresponde:

 No se deberá realizar actividades de educación física por Al padre y a la madre conjuntamente, en tanto no estén
motivos climáticos en lugares cerrados que no cumplan con las separados o divorciados o el matrimonio fuese anulado. En
condiciones de comodidad y seguridad adecuada. (por ejemplo este caso se presume que los actos realizados por uno de ellos
el desarrollo de actividades físicas cerca de puertas o ventanas cuenta con el consentimiento del otro, salvo los casos en que
de vidrio que implican un riesgo potencial). la ley requiere la conformidad de ambos padres o cuando
hubiere una expresa oposición del otro.
 Extremar las medidas de control y vigilancia de los
alumnos durante las clases prácticas de taller no permitiendo Se necesita la autorización de ambos padres para los
el uso o manipulación de herramientas sin el debido control y siguientes actos:
presencia de profesores que supervisen las clases. - Autorizar al hijo a contraer matrimonio.
 El hecho de que el menor tenga problemas de conducta, - Habilitarlo.
sea inquieto o travieso, obliga a obrar con mayor atención y
debe acentuarse el deber de vigilancia; ya que el - Autorizarlo para ingresar a comunidades religiosas, fuerzas
comportamiento anterior no sirve como atenuante o eximente armadas o de seguridad.
de responsabilidad.
- Autorizarlo para salir de la República.
 En caso de viajes con fines educativos, excursiones o
paseos, se debe asignar una cantidad de docentes en - Autorizarlo para estar en juicio.
proporción a la cantidad de alumnos. - Disponer actos de administración de los bienes de los hijos.
 En los edificios escolares que cuenten con más de un piso Es decir, que para los actos que interesan al docente, basta la
deberá controlarse en las escaleras el ascenso y descenso de autorización de uno de los padres, que legalmente se suponen
los alumnos a efectos de evitar accidentes. consentidos por el otro; pudiendo existir un caso excepcional
Pueden mencionarse también consejos para niños pequeños: de viaje de estudios o becas al extranjero en que es
indispensable la conformidad expresa de ambos.
 Una protección eficaz solo será posible mediante una
educación persistente y comprometida. Se debe hacer saber al a.2). Si se encuentran separados de hecho, divorciados o
niño los riesgos que corre, sobre todo en la calle, inculcándole existió nulidad de matrimonio: al padre o madre que ejerza
responsabilidad vial y haciendo de los paseos divertidas clases legalmente la tenencia, sin perjuicio del derecho del otro de
prácticas. tener adecuada comunicación con el hijo y de supervisar su
educación. En este caso, si bien la tenencia la ejerce uno de
 El docente no debe infligir normas de tránsito o violar los padres, el otro podrá requerir a la escuela todas las
disposiciones de señales públicas, ya que el niño primero informaciones que refieren a la educación de sus hijos,
aprende lo que ve como normal. incluyendo no solo lo pedagógico, sino también las actividades
extracurriculares.
 No se debe permitir que caminen sobre o cerca de los
cordones de las aceras.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 5
RESPONSABILIDAD CIVIL – UNIÓN NACIONAL DE EDUCADORES

a.3). En caso de muerte de uno de los padres, ausencia con contrato de transporte celebrado entre los padres y la
presunción de fallecimiento, privación de la patria potestad, o empresa.
suspensión de su ejercicio; la tenencia le corresponde al otro.
En caso de excursiones, el colegio deberá requerir documento
a.4). En el caso de hijos extramatrimoniales al que lo hubiera de identidad del chofer, título de propiedad del vehículo, póliza
reconocido. Si ambos lo reconocieron la patria potestad le y constancia de pago del seguro y habilitación municipal,
corresponde a ambos si convivieran. provincial o nacional como micro de transporte.
Si no conviven, a aquel que tenga la guarda otorgada en D) Ley de Violencia Familiar: en la Provincia de Santa Fe se
forma convencional o judicial, o reconocida mediante encuentra vigente la ley Nº 11529 que establece que los casos
información sumaria. En este caso, aquel que tenga de hecho en que los docentes tomen conocimiento de hechos de
la tenencia del menor, deberá realizar los trámites legales a violencia familiar, tienen la obligación de efectuar la denuncia
efectos de qué misma le sea otorgada judicialmente o correspondiente. Esta responsabilidad es indelegable y
reconocida mediante una información sumaria. personal, y en caso de no hacerlo el profesor sería penal y
civilmente responsable por su inacción.
a.5). En caso de que ambos padres fueran menores de edad
no emancipados, no van a detentar la patria potestad. En ese
caso las inscripciones y autorizaciones deben efectuarlas:
10. SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL.
- Si los menores no conviven el autorizado es el abuelo o
abuela con quien convivan el menor y el niño. El Artículo 1.117 ha establecido la obligación de los
propietarios de establecimientos educativos de la contratación
- Si los menores conviven entre sí, el Juez debe designar a uno de un seguro de responsabilidad civil. Esta medida tiene por
de los cuatro abuelos como tutor, y en caso de falta de ellos a finalidad:
los tíos, hermanos o medio hermanos del progenitor menor de
edad , sin distinción de sexo. (Art. 390 del Código Civil). a) Asegurar a la víctima de un hecho dañoso, el resarcimiento
correspondiente ya que la compañía aseguradora se encuentra
- Actualmente, aunque en muy raras ocasiones al menos en la en mejores condiciones de hacerlo.
Provincia de Santa Fe, los jueces otorgan la tenencia
compartida del menor a ambos progenitores. En este caso, las b) Se deja de lado el riesgo de la insolvencia del obligado al
autorizaciones deben ser efectuadas por ambos. pago.

B) Autorizaciones para excursiones o actividades c) Se evita el impacto que la condena pueda surtir sobre la
extraprogramáticas: los colegios deben exigir la autorización actividad educativa, poniendo incluso en peligro la continuidad
de los padres para que los niños las realicen y es normal que del desarrollo de la actividad docente por parte del
incluyan una cláusula que exime de responsabilidad al establecimiento.
establecimiento educativo por los hechos que pueda cometer
el alumno o aquellos en que resultare víctima.
11. CONCLUSIONES.
Esta cláusula es nula pues el deber de vigilancia, guarda y
brindar seguridad se encuentra en el colegio, que es el único - Si bien la nueva legislación ha limitado realmente la
responsable. Sería imposible que los padres ejerzan la patria responsabilidad del docente, debe quedar claro que no ha sido
potestad cuando sus hijos están fuera de su ámbito de eximida de ella, ya que como se ha explicado anteriormente,
custodia; y por otra parte este tipo de cláusulas desnaturaliza puede ser responsable aún en tres ámbitos: civil, penal y
la naturaleza del contrato existente entre los progenitores y el administrativo.
establecimiento educativo. Recordemos que estamos en
presencia de un contrato de resultados: el niño debe aprender - No existen directivas claras emanadas de los titulares de los
y ser devuelto a sus progenitores en perfecto estado. establecimientos respecto a cómo limitar la responsabilidad del
docente.
En este caso, se debe contratar un seguro específico para la
actividad a desarrollar. - Si bien la incorporación de la obligación legal de contratar un
seguro obligatorio es muy apreciable; la misma se ha
C) Retiro de los niños del establecimiento: solo pueden hacerlo transformado solo en una expresión de deseos. En efecto, el
quienes ejerzan la patria potestad, los tutores o los artículo 1117 con relación el tema dispone: “Los
guardadores. Esta circunstancia debe estar debidamente establecimientos educativos deberán contratar un seguro de
acreditada ante el colegio. responsabilidad civil. A tales efectos, las autoridades
jurisdiccionales, dispondrán las medidas para el cumplimiento
En caso de que autoricen a otra persona al retiro, deben
de la obligación precedente”.
contar con una autorización específica, escrita y con mención
de nombre y número de documento del autorizado. Es sumamente reprochable la técnica legislativa empleada, ya
que:
Es bastante común que la madre se presente al colegio,
manifestando su oposición a que el niño sea entregada al a) No establece específicamente cuales son las “medidas para
padre. El establecimiento no puede negar la entrega al padre, el cumplimiento de la obligación establecida”.
salvo oficio proveniente de un Juzgado, ya que de acuerdo al
art. 264, 2 del Código Civil el otro padre tiene derecho a b) Refiere a las “autoridades jurisdiccionales”. De acuerdo a la
supervisar la educación. etimología de la palabra, se entendería que quienes deberían
constatar el cumplimiento de la obligación serían los jueces;
Con relación al retiro por parte de los abuelos, solo pueden cosas que sabemos que no ocurre. Algunos autores, con
hacerlo con autorización expresa de los padres. criterio práctico, aunque apartándose de la terminología
empleada entienden que jurisdiccional refiere a autoridad
También es normal que los niños sea retirados por el
provincial, lo cual en realidad sería lo correcto.
transporte escolar o por empresas de remises. En este caso,
debe requerirse la autorización expresa de los padres, con c) No se han establecido sanciones para el caso de
mención de la empresa que lo efectuará, y constatación por incumplimiento de la normativa legal.
parte del establecimiento de que realmente quien lo hace
pertenece a la empresa. d) Finalmente, entiendo que en lo que respecta a la
contratación del seguro, cualquier interesado (por ejemplo el
Los daños que sufra el menor dentro del transporte escolar, no padre de un alumno), podría exigir al Estado la contratación
son responsabilidad del instituto educativo, porque es un del seguro obligatorio.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 6
RESPONSABILIDAD CIVIL – UNIÓN NACIONAL DE EDUCADORES

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA Y SUGERIDA PARA LA


PROFUNDIZACION TEMATICA.
a) TRIGO REPRESAS, Félix A. y LOPEZ MESA, Marcelo J. E,
“Tratado de Responsabilidad Civil” - La Ley S.A., 2004.
b) SAGARNA, Fernando A, “La responsabilidad civil de los
docentes y de los institutos de enseñanza en el proyecto de
reformas al Código Civil” – La Ley, 1995-C-997.
c) KEMELMAJER de CARLUCCI, A. “La responsabilidad civil de
los establecimientos educativos en Argentina después de la
reforma de 11997” – La Ley, 1998-B-1057/58.
d) GIANFELICI, Mario, “Caso fortuito, caso de fuerza mayor y
la responsabilidad civil de los establecimientos educativos” –
La Ley, 1999-D-595.
e) ZANONI, Eduardo A., “Obligaciones de medios y de
resultados” – JA.1983-II-171, Nº IV.
f) VAZQUEZ FERREYRA, Roberto A., “La obligación de
seguridad y la responsabilidad contractual” – Revista de
Derecho Privado y Comunitario, Tomo 17, Rubinzal y Culzoni
Editores.
g) BUERES, Alberto., “Responsabilidad contractual objetiva” –
J.A., 1989-II-964.

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 7
RESPONSABILIDAD CIVIL – DR. FERNANDO CARLOS IBÁÑEZ

RESPONSABILIDAD CIVIL DOCENTE: contra la "relativa tranquilidad" que le tendría que


haber otorgado tanto a docentes como directivos de las
ASPECTOS GENERALES
instituciones educativas, estando excluidas del alcance
DR. FERNANDO CARLOS IBÁÑEZ de tal artículo los establecimientos terciarios
universitarios.
Con la reforma producida los docentes no obtuvieron
Las actividades que se desarrollan en las escuelas aún, quizá por el desconocimiento, la "tranquilidad" de
involucran la participación de un número importante de no responder con su propio salario o patrimonio, dado
actores: alumnos, personal directivo, docente, que el cambio implica trasladar la responsabilidad a los
administrativo, de maestranza. Cientos de personas propietarios de las escuelas (entiéndase dueños en el
concurren diariamente al establecimiento cuyo caso de establecimientos privados, y de los gobiernos
propietario resulta, en principio, responsable de la en el caso de las escuelas públicas).
seguridad de todas ellas. Esta situación se torna aún
más delicada cuando se trata de cuestiones que En tal sentido, la acusación de negligencia en el
involucran a menores de edad. La ley considera que accionar docente, deberá seguir una vía administrativa
éstos, se encuentran bajo el régimen de "guarda sumarial, iniciada por sus superiores.
educacional" por lo que exige el cumplimiento por parte Además, en la actualidad, quien demande al propietario
del "guardador" de obligaciones específicas tales como de un establecimiento, tendrá la carga de probar la
deberes de cuidado y vigilancia activa del menor. negligencia del docente, y no como era el sistema
anterior a la reforma en la que el docente debía probar
que había obrado con la debida diligencia.
CODIGO CIVIL:
En síntesis, con la reforma se producen dos grandes
La responsabilidad Civil del Docente se encuentra cambios:
contemplada en nuestra legislación en el Artículo
1°.- Responsable: El actual responsable no es el
1117 del Código Civil, que por ser una ley nacional
docente sino el propietario del establecimiento.
su ámbito de aplicación es para todos los docentes del
país cualquiera sea su jurisdicción. 2°.- Carga de la Prueba: En la actualidad el que
demande al propietario de un establecimiento, debe
Dicho Artículo ha sido reformado por la Ley N° 24.830
probar la negligencia docente, eliminándose la
del año 1997.
presunción de culpabilidad que recaía sobre el docente,
En este espacio se publicarán el texto vigente del Art. quien antes debía probar que había obrado con la
1117 como así también el reformado. diligencia debida.
Artículo N° 1117 (Texto vigente) Código Civil. La mencionada norma será aplicable únicamente a
aquellas entidades que tengan como finalidad principal
Los propietarios de establecimientos educativos la educación. Quedarán por lo tanto fuera del ámbito
privados o estatales serán responsables por los daños de esta ley las colonias de vacaciones, clubes y
causados o sufridos por sus alumnos menores cuando cualquier otro tipo de establecimientos cuyo fin
se hallen bajo el control de la autoridad educativa, inmediato no sea el educativo sino de esparcimiento
salvo que probaren el caso fortuito. y/o recreación.
Los establecimientos educativos deberán contratar un
seguro de responsabilidad civil. A tales efectos, las
autoridades jurisdiccionales, dispondrán las medidas RESPONSABILIDAD DE LOS
para el cumplimiento de la obligación precedente. ESTABLECIMIENTOS EDUCATIVOS POR LOS
La presente norma no se aplicará a los establecimientos DAÑOS OCASIONADOS O SUFRIDOS POR
de nivel terciario universitario. LOS MENORES
Artículo 1117 (Texto original reformado en 1997 Cuando un menor ingresa a un establecimiento
por la ley 24.830. Se publica a título informativo) educativo, la posibilidad de cuidado y vigilancia real de
sus padres queda sumamente restringida.
Lo establecido sobre los padres rige respecto de los
tutores y curadores, por los hechos de las personas que Resignan en forma temporal (el tiempo en que el
están a su cargo. Rige igualmente respecto de los menor se encuentra en el ámbito del colegio) sus
directores de colegios, maestros artesanos, por el daño deberes-derechos de cuidarlos y educarlos, quedando
causado por sus alumnos o aprendices, mayores de 10 éstos a cargo de la institución. En este sentido
años, y serán exentos de toda responsabilidad si podemos afirmar que existe una verdadera delegación
probaren que no pudieron impedir el daño con la de la guarda al establecimiento, quien asume las
autoridad que su calidad les confería, y con el cuidado responsabilidades que esta situación trae aparejada.
que era de su deber poner. Artículo 1115 del Código Civil:
"La responsabilidad de los padres cesa cuando el hijo
BREVE COMENTARIO: ha sido colocado en un establecimiento de cualquier
clase y se encuentra de una manera permanente bajo
El nuevo Artículo 1117 del Código Civil, reformado en la vigilancia y autoridad de otra persona".
1997, limita la responsabilidad civil de los docentes. Su
difusión y conocimiento es muy reducida y atenta

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 1
RESPONSABILIDAD CIVIL – DR. FERNANDO CARLOS IBÁÑEZ

Como ya expresáramos con anterioridad, mientras el deber de vigilancia del alumno. En este caso, si el
menor se encuentra en el Colegio se desplaza la guarda damnificado no prueba que hubo negligencia por parte
material del hijo que ejercen los padres. La vigilancia y el del docente el reclamo sería rechazado. Al docente le
cuidado pasan a estar a cargo del establecimiento bastará con acreditar que obró con la debida diligencia
educativo, esta circunstancia, según nuestro criterio, aunque no haya podido evitar el hecho para eximirse de
constituye una de las causas principales que originan la responsabilidad.
responsabilidad del Colegio por los daños sufridos u
 La solvencia de un docente, por lo general no es la
ocasionados por los alumnos.
misma que la de los propietarios de establecimientos
educativos, el Estado o la compañía aseguradora. El
damnificado podría obtener una sentencia favorable por
Alumnos menores el reclamo y el cobro de la indemnización tornarse
El régimen legal actual eliminó el límite de edad que ilusorio ante la insolvencia del docente.
imponía el anterior para determinar la responsabilidad
de los propietarios de establecimientos educativos por
los daños sufridos u ocasionados por los alumnos. Con Conclusión:
anterioridad si los educandos eran menores de diez
Ante un perjuicio ocasionado por un alumno, el
(10) años de edad, el propietario era responsable en
damnificado tratará de perseguir el resarcimiento
todos los casos (la norma en su redacción anterior no
económico demandando por el artículo 1.117 del Código
hablaba de propietarios sino de directores) y si
Civil al propietario del colegio. No obstante no se puede
superaban esa edad podrían ocurrir que la
descartar el reclamo al docente o a ambos al mismo
responsabilidad fuera concurrente o exclusiva del
tiempo.
alumno, atento sus actos se consideraban efectuados
con discernimiento.
En su redacción actual, el artículo 1117 del Código Civil
hace responsable al propietario por daños ocasionados
o sufridos por sus alumnos menores
independientemente a la edad que tengan.

INCIDENCIA DE LA PRESUNCIONES:
La presunción de culpa de directores y maestros por
daños ocasionados por sus alumnos que la antigua
regulación establecía, cesó. Por esta razón el
damnificado para reclamar civilmente deberá probar
que se desempeñaron negligentemente y no
cumplieron con los deberes que sus cargos les exigía
(vigilancia activa y cuidado del alumno).
La carga de la prueba se invirtió y esta circunstancia
resulta relevante. Pensemos en una persona que
pretende reclamar por daños que un alumno le
ocasionó, por ejemplo: el menor arrojó por la ventana
del colegio una piedra y le produjo una lesión. Esta
persona tendrá dos alternativas:
a) Demandar al propietario del colegio.
b) Demandar al docente que estaba cargo del alumno
al tiempo del hecho.
Si elige la opción "a" tiene las siguientes ventajas:
Solo tiene que demostrar la producción del hecho (que
el alumno en horas de clase y en el ámbito del colegio
ocasionó el daño) y el perjuicio sufrido. Existe
presunción de culpa del propietario del Colegio, quien
para liberarse de su responsabilidad deberá probar
"caso fortuito". Artículo 1117 del Código Civil.
 La ley obliga al propietario del establecimiento
educativo a contratar un seguro por lo que la solvencia
del demandado estaría garantizada y el cobro de la
indemnización asegurado.
Si elige la opción "b" el damnificado deberá:
 Probar la ocurrencia del hecho, el perjuicio y la
negligencia del docente o director del colegio en su

WWW.OMARFRANCHOSSI.BLOGSPOT.COM.AR - PÁGINA | 2