Está en la página 1de 3

.

(\ -4 S

SCHNl.ALSA:·LA BALAD
La Jornada
Febrero 3, 1985
p.?-8
POP LATINA
"¿Quieren decir que los 11mericanos se enamoran
escuchando rocanrol?"
ENRJQUE FERNANDEZ
José Luis Rodríguez

amilia! Lo que sucede en Al igual que la telenov~/a, la balada pop latina o


nuestras estaciones de radio
es un abuso. " En todos los
schmalsa refleja lo que sucede hoy en día a las
conciertos de salsa en los mujeres latinas, la dialéctica de sus impulsos
que Jesse Ramírez actúa co-
mo maestro de ceremonias, románticos y represiones
incita a los fans a presionar a las estaciones
de radio locales para que programen menos co >:····· ¿te acuerdas? Si el viejo bolero con
baladas españolas y mexicanas y vuelvan a su ntm~ _lento y cadencioso era la música de minar, me explicó el sabio Capi, y Camilo
la salsa y el merengue (Jesse es dominica- las ca':lcms, lá nueva balada Uega mucho es la fantasía anti-macho: las mujeres sien-
no). Por lo que se oye en las estaciones lo- más leJOS. ten que podrían dominarlo. Por supuesto.
cales, nadie diría que Nueva York es la "Nuestros cuerpos son una perfecta La postura más característica de ese cantan-
"Ciudad de la Salsa", título de la columna combinación de cónca••o y convexo/ Así es te en escena es rodilla en suelo, de hinojos
de música de Jesse en la revista Canales. . nuestro amor/ En el sexo," canta Carlos en ante la mujer. Sus letras a menudo implo-
Aquí, como en otras comunidades latinas uno de sus éxitos. Este brasilefto, que cuen- ran: perdóname, recíbeme de nuevo.
de Estados Unidos, la balada pop latina es- ta con muchos segui<;lores en América Lati- Eri nada parecidos a los tradicionales
tá en ascenso a costa de los ritmos regiona- _na, es uno de los cantantes de balada latina cantantes. machos: el ranchero mexicano,
les . Un estudio de.mercado reciente para la sombrero ancho, traje de charro, botas,
Schmalsa: se rtifiere al ritmo de "salsa .. y a "sch- pistolas, bigote ancho, dirigiendo un ma-
red de televisión hispano-parlante SIN-TV maltz", que significa un exagerado sentimenta-
indica que las diferencias regionales en el . riachi y gritando canciones sobre el tequila
lismo propio de cierta música o ·de las que tomo para olvidarte si noles que te ma-
gusto por la música latina en Estados Uni- telenovelas.
dos están desapareciendo. Esto quiere decir ,to primero y si me¡quieres te voy a ensei'lar lo
que los hispanos escuchan más el sonido in- que es un hombre. El sonero caribe~
ternacional "de lujo" de la balada y menos m_ás francamente eróticos, sin embargó, el
sexo permea todo el género. " Voy a llenar- cuerpo moreno y ondulante al ritmo de sus
la música de sus raíces, t'll vez debido a que .maracas, iftl~inente, provocador, su voz
ésta última representa el sonido del ghetto, te/ toda/ lentamente/ poco a poco", canta
el baladista mexicano José José y luego in- · urg~te que d1ce: yo sé que tu me quieres
de la pobreza rural, de la miseria de la mamt. Comparemos su erotismo con el de
patria . vita a la mujer a soltarse el pelo, a quitarse
la ropa y a caminar descalza hacia él. Su Julio Iglesias. ¡Oiaanl, vamos a crear un se-
La música del subdesarrollo; y para algu- xo de marca, de alma blanda, sin proble-
nos seguidores incondicionales, la mejor c~mpatriota Emmanuel tiene títulos orgás-
micos para sus canciones como "Quiero mas. El baladista de pop latino tiene el pelo
música del mundo: salsa, merengue, cum- medio larao, bonitos ojos, un cuerpo esbel-
bia, bomba, plena, ranchera, norteifa, etcé- dormir cansado" y "Todo se derrumbó
dentro de mí''. En uno de sus éxitos el ídolo to, cara afeitada, ropa italiana, buenos mo-
tera. ¿Y la balada? Un salsero famoso resu- dales, encanto y, además, es blanco.
mió el desprecio que algunas gentes sienten venezolano José Luis Rodríguez reta a su
amada a "cruzar el Jordán" y su último LP Fotosemiótica: foto de Julio Iglesias en
por la naturaleza plástica de la mlisica de un país de América Latina, es recibido por
Julio Iglesias: música maricona. Homofó- se llama simplemente Ven. La mayoría de
los ~ompradores de la balada pop latina son sus fans, mujeres todas. La mirada de Julio
bicamente expresado, pero se entiende. La se pier~e en la multi.tud, abierta igual que
música pop latina no .tiene agallas, coraje, mujeres.
su sonnsa. Su expresión es de autosuficien-
funk, saoco. Su habitat natural es Las Ve- 1 igual que la telenovela,- la balada cia, los ojos de las mujeres están húmedos y
gas, o un elevador. Es mansa. Engelbert
Humperdink en espai'lol. Cursi.
Yo me alejé de la música latina cuando la
moda romántica era el bolero tropical,
A refleja lo que sucede hoy en día a
las mujeres latinas, la dialéctica de
sus impulsos románticos y represiones.
sus bocas abiertas, extasiadas. A pesar de
su bronceado característico, Julio es euro-
p~o y se le nota· todas las mujeres son mes-
Aunque también hay una serie de baladistas lizas. Algunos baladistas , no muchos, son
cuando volví a sintonizar esa frecuencia el
femeninas cuyas letras tienen un dejo de fe-
tipo de música que losamericanos y latino- morenos, pero en general son inconfudible-
_minismo; pero el ídolo macho, Julio Igle-
americanos compraban masivamente tenia mente blancos; no utiliuyt modismos étni-
sias, marca la pauta. En una ocasión duran-
letras "sensitivas", música de esa que 'llega c?s, tampoco ritmos o cadencias amerin-
te un concierto de Camilo Sestif(quien apa-
a los corazones, sonido de música de fondo reció en escena por primera vez cuando dias o afroantillanas, cero salsa. Existen ra-
y arreglos euro-pop. El bolero evolucionó produjo e interpretó la versión teatral en es- zones claramente comerciales que explican
hacia esa balada romántica, fue lo que me pafio! de Jesucristo Superestrella), me vino ese hecho. La salsa debe gustar a los uru-
dijo el mismo rey del pop latino Julio Igle- ~uayos Y a los dominicanos, a los peruanos
a la mente la famosa pregunta del Dr.
sias. Finalmente descubrí en el Felt Forum, Freud: ¿qué quieren las mujeres? El tipo er. Igual que a l~s espai'loles. Todos los ritmos
durante un concierto del superestrella de la ~op~lares latmos son regionales y, por con-
escena gemía, ¿por qué gritaban las muje-
balada brasilefta, Roberto Carlos, cuál era res de esa manera? Mi amigo dominicano ; Sig_u!ente, las ventas de discos limitadas. La
el atractivo de ese tipo de música: los El Capitán y yo, huimos de esas latinas de- musica pop eurocéntrica es transnacional.
"fans" se veían alterados, .ebriqs de sus senfrenadas hacia la paz de un bar. ¿Cómo
propias hormonas. Cada canción producía pueden gustarles los gemidos? le pregunté.
el tipo de aullido que proviene del recuerdo A los hombr~ latinos se les educa para do-
de esa tarde calurosa de verano en que
fuimos a tu ~nto, usimos un dis-
f

.
Ilustración de José Hernández

iteralmente. En el mercado de la a música de Ju:io se coloca a la de·


música latina, es decir, México, Es-
paña, el Caribe, América Central y
América del Sur, los géneros de música re-
lada latina es más blanca que cualquier otr:
música norteamericana. A pesar del éxit•
de Julio Iglesias entre la comunidad negn
L recha de lo que los programadores
de radio llaman el estilo "Adulto
Contemporáneo"; en esas condiciones ¿có-
gional, la música de raíces, se editan en pe- (avalado por Dian a Ross). Yo, en lo perso- mo puede él pretender tener éxito entre los
queñas compañías tindepen~ie~tes. Julio .nal, me niego a escuchar pop latino en !a anglosajones, cuyos gustos musicales han
Iglesias graba en CBS. Las prmc1pales mar- ciudad de la sa lsa, la ciudad del jazz, la rocanroleado desde los años 50 y 60? Pues
cas se interesan fundamentalmente por ar- ci udad del funk . ¡Ay Harlem! Miami es bien, su último LP en inglés, titulado 1100
tistas que vendan en todos lados, y en Esta- otra cosa. Belair Place se encuentra en quinto lugar de
dos Unidos los chicanos no compran sufi- Hace dos años, cuarido escribí en una re- popularidad según el Bi//board. ¿Quién lo
ciente salsa, los portoriiqueños de Nuevá vista inglesa acerca de la facilidad que tiene puso ahí?
York no cantan rancheras, nadie, aparte de Julio pa~a convertir a las respetables matro- Para empezar, los latinos. Mucho antes
los nortei\os escucha norteílas, y hay. exce- nas en muchachas sonrientes con la libido de comenzar a cruzar las fronteras del'"
lentes grupos de merengue que jamás cru- derramada, una de estas matronas me escri- público, Julio ya tenia un enorme éxito
zan la frontera de la Calle 145. Si revisamos bió una airada carta declarándose eximida entre la población hispanoparlante de este
las cifras del mercado de discos americano de esa caracterización . lo que a ella le gus· país, quien llenaba a reventar inmensas are-
podremos observar solamente dos constan- taba del españolito no es el sexo, me corrí· nas para ver a su ídolo . Nunca existió una
tes: Julio Iglesias y otros, y la música am~ gió, sino que Julio le recuerda, y me supon- revolución del rock en el mundo latino, no
ricana. Esto quiere decir que hay música go que a las otras fans inglesas por consi- se dio tampoco la brecha generacional; el
que es ampliamente promovida por las guiente, a aquellos artistas latinos de la pre- rock siempre fue un artículo importado en
marcas multinacionales. Es un círculo vi- guerra, siempre bien vestidos y con perfec- América Latina y sus manifestaciones loca-
cioso~ las grandes marcas se interesan úni- tos modales. Decía que Julio la remontaba les siempre atrajeron a una minoría. Existe
camente por un tipo de música que pueda a las épocas erí que los hombres se parecíar entre los canturreas de boleristas, tríos tro-
venderse masivamente, es decir, eso que la a Don Ameche. picales y la actual corriente de pop latino un
·Antes de la .guerra . Antes del rock and flujo ininterrumpido de música romántica
música regional no puede co,nseguir porque rol!. comercialmente viable. La población latina
·no es manejada por las grandes marcas. de Estados Unidos, cuyos gustos son más
Los discos de estas compatlfas están mejor latinos que gringos, convirtió a Julio en un
producidos, mejor distribuidos e infinita- ídolo muero antes de que éste hiciera
mente mejor publidtados. Lo único que las equipo con Willie Nelson.
marcas independientes pueden ofrecer es
mejor música. Pregúntele a cualquier
salsero. ·
El baladista pop que se presenta en
:Nueva York se siente en la obligación de
pararse de lado en el escenario y ... empezar
a actuar. José José, que ha asimilado
mucho del estilo de Frank Sinatra, es al que
mejor le sale, pero ninguno lo logra real-
mente. Las inflexiones ~ y ritmos afro-
americanos y el timbre de.los cantantes pop
gringos, sean éstos el ojoazul Sinatra o Al
Oreen (la estética negra que forma parte de
la música popular americana), no existen en
los vocalistas latinos. Irónicamente, la ba-
Sm embargo, actualmente, Jullo cuenta
con un público genuinamente norteameri-
cano. Al igual que en Inglaterra, la mayoría
de su público extranjero e>tá compuesto 1
por pre-rocanroleros. El hecho de que Julio
se encuentre en los primeros lugares de po-
J
pularidad, señala el poder de compra de
discos de esta generación de norteamerica-
nos . Yo pude comprobar lo anterior duran-
te la actuación de Julio ante un lleno en Jo-
nes Beach este verano, en dond.e el prome-
dio de edad parecía ser de 60 años. Cierta-
mente, en los Estados Unidos Julio ha deja-
do su marca entre el grupo de Don Ameche
puesto que en la primera semana en que las
ventas de 1100 Belair Place llegaron hasta el
primer lugar, las gráficas de popularidad
del Billboard incluyeron tambien otros 4 de
sus discos, hazaña sólo igualada por Elvis
Presley y John Lennon . Además, Julio ya
ha conquistado el mercado de los negros (el.
contacto Diana Ross), el mercado country
(Nelson), el de los adultos y, por supuesto,
en la que las ·letras oscilan usualmente entre aja las escaleras del c~b~ret El Pati~
el latino. Exito total en este cruce de
fronteras. .
Sin embargo, no a todo el mundo le gus-
ta . Cuando Julio decidió conquistar al
la ternura y el machismo.
La primera vez que pude apreciar a Julio
y a José Luis fue escuchando la radio del
B de la Ciudad de MeXJco como s1
fuera la vampiresa Liza Minelli en
Cabaret; en un medio en el que más de un
automóvil· en Miami. La calidad de sus pro- artista famoso esconde sus tendencias en el
grueso del público empezó también a cantar
ducciones, así como las de Roberto Carlos, closet, Juan Gabriel las muestra todas . Du-
canciones en otros idiomas durante los con-
Rocío Dúrcal, José José y otros, es nptable rante la primera mitad del espectáculo se
ciertos de lanzamiento en Estados Unidos y
en la mayor parte de los· programas del pop dedica al pop resplandeciente y fuerte;
a dirigirse al público en inglés durante sus
latino. Aun así, tienen el defecto de exage- mientras canta, baila, salta, se desliza,
presentaciones. De esta forma cultiva su
rar ¡;:n el canto, exagerar en la orquestación enloquece. De repente cita a Elvis, 'pero
~magen como artista más bien internacional
y exagerar en todo. Algunos de esos cantan- más bien nos recuerda a Little Richard. Ba-
que latino (léase de ghetto). A esto si-
tes tienen voces verdaderamente extraordi- ja una cortina detrás de él que oculta a la
guieron (y siguen) diversas reacciones por
narias. Sería delicioso escÚcharlos con un . orquesta y al coro, y Juanga, como lo lla-
parte de los asistentes a los conciertos,
acompañamientc · de piano solo o de man sus compatriotas, empieza a cantar una
quienes instan a Julio a hablar en español.
guitarra románt ica tipo jazz. Me supongo balada de esas nadamás entre tú y yo;
Estamos perdiendo a nuestro artista, ya
que es cuestión de gustos puesto que la esté- luego, sin interrupción, sube la cortina
pertenece a los americanos. Y ahora que ha
tica estilo aparador de muebles de la balada detrás de la que sale un tremendo mariachi
tenido éxito... "Acabo de decidir que
pop latina vende discos en el mercado en el y la balada se convierte en ranchera y la
quiero morir en Estados Unidos", declaró
que la opulencia lo es todo, aún si se trata alegre María se convierte en mucho macho.
Julio en Jones Beach. ¿Escuché bien? Sin
de una opulencia de plástico. Sin embargo, El hombre con el que te fuiste no tiene lo
duda el amor que profesa por este paísno
no todo el pop latino es de polyester. Algu- que tengo yo, nos canta abriendo l~s manos ·
es fingido; después de todo, Estados Uni-
nos baladistas como Juan Manuel Serrat y con las palmas, hacia afuera a los lados del
dos lo ha tratado muy, pero muy bien. Sin
Alberto Cortez se colocan más cerca de la cuerpo y a la altura de las caderas, con un
embargo, aquí yo me adhiero a mis com-
nueva canción que del pop latino. Podría movimiento dé peso que nos dice: los míos
padres y comadres: prefiero al Julio de an-
llamarse pop-art latino y agrupar a otros son de este tamaño.
tes del cambio.
artistas como el portorriqueño Danny Rive- Deja salir una canción tras otra inin-
ra. También encontramos artistas como el terrumpidamente durante 3 horas, sin la
ulio presume de ser español en to- argentino Sandro, apasionado, amanerado, menor señal de cansancio físico o fatiga vo-
J dos lados, como dice una de sus
propias canciones, un "Quijote".
Sin embargo Raphael, una de las primeras
tipo Elvis, o el brasileño Nelson Ned, cono-
cido como El Pequeño Gigante, que poseen
una personalidad tan fuerte que logra im- :
cal. El Patio generalmente está lleno, pero
uno se olvida lo apretado que está . Sus her-
manos · norteños (Juanito es de Ciudad
estrellas de la nueva balada en español, ponerse a las limitaciones del género . Y está Juárez) gritan ¡viva el norte! y otros ¡canta
nunca tuvo que decirlo. Desde sus facciones también el mexicano Juan Gabriel. Juanito! y siempre hay un ¡viva México!, y
hasta sus embarrados trajesde"gitano, des- ese grito tan mexicano sale de mi propia
de sus exagerados gestos fiamenéos . hasta garganta humecjecida por varios tequilas
los constantes pases toreros ejecutados al . Conmemorativos. A la multitud de clase
cantar, desde las agresivas letras de Manuel media respetable (salpicada abundantemen-
Alejandro, hasta sus más frecuentes sobre- te por una que otra celebridad) parece no
actuaciones en escena, Raphael es Carmen importarle que en la cuna del machismo ha-
interpretada por un solo hombre; el polo ya florecido un talento tan fuera de esta
opuesto del internacionalismo de Julio. Las norma. Lo único que saben es que se les es-
legiones de fanáticos de Raphael en Améri- tá dando un buen espectáculo.
ca Latina probablemente lo seguirán Y no son sólo los mexicanos los que ad-
siempre. Este es un público para el que el miran a este extraordinario artista, el cual
estilo operístico de Raphael es ideal. Ir a escribe y produce todo su material, sino
uno de sus conciertos es entrar en calor. también otros públicos como el neoyor- •
En algún sitio entre el calor de Raphael y quino que jamás lo han visto en escena y
la serenidad de Julio encontramos el estilo que lo. ha puesto entre los primeros lugares
del "Puma", como se le llama al cantante de popularidad (hay que escuchar su éxito
venezolano José Luis Rodríguez gracias a "Querida"). El año próximo se presentará
un papel interpretado en una telenovela. en concierto en esta ciudad; yo he podido
Ese cantante posee una de las voces más ver a los principales exponentes de pop lati-
controladas y poderosas del pop latino, no actuando aquí y estoy seguro de que los
misma que modula entre un tenor casi fal- latinos de Nueva York jamás han visto algo
setto y un barítono a plena voz, con un to- parecido a Juan Gabriel.(>
que de gruñido rocanrolero. La mezcla fun-
iona a la la balada latina (Traducción de Üll Buj)