Está en la página 1de 3

La Inteligencia Emocional como Estrategia para Mejorar en el Desempeño Educativo

Solangel Briceño Rojas


ID. 443377

Las investigaciones y teorías sobre la inteligencia probablemente se inician con los estudios
de Broca (1824 – 2880), quien estuvo interesado en medir el cráneo humano y sus características,
al mismo tiempo Galton (1822 – 1911) realizó investigaciones sobre genios, también Wundt (1832
– 1920) estudio los procesos mentales mediante la introspección; muchos modelos han sido
propuestos para describir el constructo de Inteligencia y sus factores (Fernandez, 2013); Los
antecedentes de la inteligencia emocional tienen que rastrearse en las obras que se ocupan de la
inteligencia y de la emoción. Éstos son los dos componentes básicos de inteligencia emocional, que
como termino se está utilizando solamente a partir de la segunda mitad de la década de los noventa.
considerándose que la inteligencia emocional es aquella que nos guía a tomar decisiones y acciones
en nuestra vida cotidiana, aunque en su momento no sea posible percatar su accionar, las
emociones están presentes en todos nuestros ámbitos, a nivel familiar, personal, educativo y laboral
y en todas las etapas de la vida; especialmente en niños permitiéndoles comprender y manejar las
emociones que permanecen presentes en todo momento, de este modo ¿es posible que la infancia
sea una etapa crucial en el aprendizaje del manejo y control de las mismas?

Es común hallar niños cuyo control emocional es prácticamente inexistente; mostrando un


estado irritable e irascible; sin oportunidad de manejo; y con la capacidad de mostrarse frágiles,
respondiendo de manera poco favorable ante diversas situaciones. Según Daniel Goleman “la
capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, así como los ajenos, de motivarnos y de
saber manejar las emociones” (Recio, 2014). Durante los primeros años de vida, los niños poseen
una importante plasticidad cerebral, por lo que esta etapa y las experiencias y aprendizajes que se
den en ella, son especialmente importantes para el enriquecimiento y adecuado desarrollo de la
cognición y la afectividad. proporcionar a los niños un espacio en que se le enseñe a través del juego
a identificar, expresar y manejar adecuadamente sus emociones, permite que este vaya
incorporando recursos que poco a poco puede generalizar a las situaciones de su vida cotidiana
(Recio, 2014). Al igual que sucede con cualquier aprendizaje, las emociones determinarán nuestra
manera de afrontar la vida. Emoción, pensamiento y acción, son tres elementos muy relacionados,
presentes en todo aquello que hacemos a diario; por tanto, La comprensión y el control de las
emociones puede resultar imprescindible para nuestra integración en sociedad, pero si esta falla,
nos convertiremos en personas inadaptadas, frustradas e infelices (Sanchez A. , s.f.). los niños y
niñas deben aprender a controlar su agresividad, sus reacciones indeseadas… Algo para lo que
debemos trabajar con ellos, en especial ante aquellas conductas “emocionalmente inapropiadas”.
El empleo del castigo, ante estas ocasiones, no suele resultar demasiado efectivo. En cambio,
hacerles reflexionar sobre lo sucedido de manera objetiva y constructiva, haciéndoles entender la
importancia de sus acciones y la repercusión en los demás… así como ofrecerles alternativas de
conducta positivas, derivará en una mejora en su manera de pensar y actuar y esto redundará en
sus emociones.

ALGUNOS PUNTOS CLAVE PARA DESARROLLAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN NIÑOS:


 Motivar para que resuelva sus problemas, prestándole ayuda si lo necesita.
 Reconocimiento y valor a sus esfuerzos por hacer bien las cosas y aprender
 Tomar los errores como parte esencial del aprendizaje y muéstrale confianza en sus
capacidades para que vuelva a intentarlo.
 Ayudarle a conocer: sus gustos, deseos, necesidades, opiniones, limitaciones, etc.
 Enseñarle la importancia de respetar los gustos y las opiniones de los demás.
 Ayudarle a poner palabras a sus emociones y animarle a expresar cómo se siente en
diferentes situaciones.

En general, las personas con respuestas emocionales reguladas y una adecuada tolerancia
a la frustración, mantienen relaciones sociales más satisfactorias. Así mismo, la cantidad y calidad
de relaciones que establece el niño, va a influir en su bienestar, minimizando la sensación de
soledad, aumentando el disfrute, autoestima, etc. tienen la capacidad de acaparar información por
tanto aprender a manejar sus emociones con mayor facilidad, esto les admite reconocerlas y por
consiguiente manejarlas de acuerdo a su necesidad; lo cual establece que la inteligencia emocional
les permite estar atentos y lograr defenderse de posible peligros sociales.
Referencias

Recio, R. (11 de 04 de 2014). Beneficios de la Educacion Emocional en Niños. Obtenido de El


ConFidencial: https://blogs.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/relacion-padres-e-
hijos/2013-04-11/beneficios-de-la-educacion-emocional-en-los-ninos_204530/

Sanchez, A. (s.f.). Edicacion sobre pequeños. Obtenido de educapeques:


https://www.educapeques.com/escuela-de-padres/inteligencia-emocional.html

También podría gustarte