Está en la página 1de 14

FACULTAD DE DERECHO

ESCUELA DE DERECHO

LA CASTIDAD

Integrantes

Aguirre Guerra Maira


Bances Yzquierdo, Deyanira
Enríquez Perales, Laura
Farroñan Campos, Araceli
Meléndez Campos, Carmen
Mego Guevara, Jaime

Asignatura
Teología Moral

Docente
Vallejos Malca, Fabián

Chiclayo 17 de Junio de 2019


INTRODUCCIÓN
PUNTOS PRINCIPALES
1.1Definición de la Castidad
1.2Ejercicio de la Castidad
1.2.1 Individualmente
1.2.2 Noviazgo
1.2.3 Matrimonio
1.3 Medios para lograr la Castidad
1.4 Las relaciones prematrimoniales
1.4.1 El problema actual
1.4.2 Consecuencias de las relaciones prematrimoniales
1.4.3 Razones para guardar la castidad
2.1 El Teatro
2.2 Frases
INTRODUCCIÓN
Hablar de la castidad hoy en día es ir contracorriente ya que ella es para
nuestra sociedad hipersexualizada algo del pasado. Hoy a los hombres
se les considera “ganadores” y a las mujeres “experimentadas” mientras
más sexo tengan. En cambio, se deprecia o rechaza a quien decide
esperar hasta el matrimonio. La virginidad parece ser una enfermedad
de la que hay que curarse cuanto antes. A quien decide valientemente
vivir la castidad se le califica de mojigato, incapaz sexual, enfermo
mental o reprimido. Sin embargo, la realidad demuestra que el
adelantarse (aunque sea “por amor”) causa demasiadas heridas,
mientras que la espera paciente y el autodominio producen frutos
excelentes.
En el presente trabajo, se pretende hacer una breve explicacion de esta
virtud tan importante y más considerando su estrecha relación con la
familia, célula básica de la sociedad. Por ello, hemos dividido el trabajo
en cuatro puntos principales: La definición de la castidad; el modo de
vivirla en cada etapa de la persona, los medios par vivirla mejor y,
finalmente, hablaremos de las relaciones prematrimoniales.
LA CASTIDAD

1.1 DEFINCIÓN
La castidad consiste en el dominio de sí, en la capacidad de orientar el instinto sexual
al servicio del amor y de integrarlo en el desarrollo de la persona. La castidad
cristiana supone superación del propio egoísmo, capacidad de sacrificio por el bien
de los demás, nobleza y lealtad en el servicio y en el amor. La Castidad es una virtud
importante que capacita para amar y modera las apetencias sexuales para que sean
razonables.

El Papa Juan Pablo II, en su exhortación apostólica “Familiaris Consortio” nos habla
acerca de la castidad:
Según la visión cristiana, la castidad no significa absolutamente rechazo ni
menosprecio de la sexualidad humana: significa más bien energía espiritual que
sabe defender el amor de los peligros del egoísmo y de la agresividad, y sabe
promoverlo hacia su realización plena. (FC 33). Ser casto es vivir el amor sin
egoísmo.

También, el Catecismo de la Iglesia Católica, nos dice acerca de la castidad:


La castidad significa la integración lograda de la sexualidad en la persona, y por
ello en la unidad interior del hombre en su ser corporal y espiritual.(CIC 2337).

A la castidad están llamadas todas las personas según sus diferentes estados de vida,
bien sea en la virginidad o el celibato consagrado, una manera de dedicarse por
completo a Dios. Si se deteriora, surgen graves consecuencias para la dignidad
humana y para la familia. La castidad se puede vivir en tres situaciones:
individualmente, en el noviazgo y en el matrimonio.

1.2 EJERCICIO DE LA CASTIDAD


1.2.1 Individualmente
Individualmente la castidad aparta cualquier placer sexual, defendiendo y educando
el propio corazón. La castidad es importante precisamente por esto: porque protege
el corazón del egoísmo y lo capacita para el auténtico amor.
Ser casto o casta, es lograr que toda nuestra persona: inteligencia, voluntad, afectos
y cuerpo estén dominados por nosotros mismos, como el director de una banda
musical controla desde el centro de la misma, a todos y cada uno de los instrumentos
que han de generar una hermosa melodía. En el caso de la persona humana, hombre
o mujer, es integrar su sexualidad, femenina o masculina, ser dueño de sí mismo:
conocer su cuerpo, sus sentimientos, sus tendencias sexuales, sus capacidades de
pensar, de amar y de decidir, y que es responsable de todo su actuar.
1.2.2 En el noviazgo
La castidad en el noviazgo rechaza cualquier placer sexual individual o compartido.
Ayuda a manifestar limpiamente el cariño aprendiendo a amar sin egoísmos.
La castidad es el gran éxito de los jóvenes antes del matrimonio. Es, además, la mejor
forma de comprender y, sobre todo, de valorar el amor. No es una negación de la
sexualidad, sino la mejor de las preparaciones para la vida conyugal. Porque es un
entrenamiento en la generosidad, en el deber y en el dominio de sí mismo,
cualidades tan importantes para el ejercicio de la sexualidad humana; es formación
y aprendizaje para el mutuo respeto y fidelidad.
1.2.3 En el matrimonio
La virtud de la pureza o castidad en el matrimonio incluye: el uso correcto del sexo
con el propio cónyuge (hijos); y el rechazo de otros placeres sexuales. El ser humano
al dominarse a sí mismo se regala, se entrega, se dona totalmente a los demás.
Piensa en los demás, ama a los demás, puesto que ha roto con la esclavitud del
egoísmo. La persona casta es generosa, amable, desprendida de sí misma, piensa en
los demás.
La persona casta, por donarse a los demás, se convierte en un auténtico testigo de
la fidelidad y de la ternura de Dios. ¡Cómo faltan en nuestro mundo testigos de Dios.
1.3 MEDIOS PARA LOGRAR LA CASTIDAD
si quieres resistir a las tentaciones, hay que poner los medios. Y, ¿cuáles serán los
mejores medios?
1. Primero que todo, conócete a ti mismo. Conoce cómo eres, tus tendencias, tus
cualidades, tus defectos. Así sabrás con qué cuentas naturalmente.
2. Acéptate. Sé humilde y reconoce, sin miedo y con objetividad, lo que realmente
eres.
3. Supérate. No basta que te conozcas y que te aceptes. Hace falta que tomes el
cincel y el martillo y dedicarte con trabajo y esfuerzo a esculpir la hermosa estatua
de tu grandeza. Es lo que en la Iglesia se llama ascesis.
4. Procura vivir en tu vida la obediencia a los mandamientos divinos. Huir de las
ocasiones, en la medida que sean fuente de pecados, habrá que reducir o suprimir
playas, discotecas, tv, internet… Privarse de algunas cosas apenas importa a quien
defiende su amor.
5. Esfuérzate por practicar las virtudes morales, como la prudencia, la justicia, la
fortaleza y la templanza.
6. Y, finalmente, sé fiel a la oración. Estáte cerca de Dios Nuestro Señor. Él será
quien te pueda dar las fuerzas para vivir estos medios. Tener preparadas ideas de
contraataque para cuando surjan tentaciones. Por ejemplo: quiero tener la mirada,
el pensamiento, el corazón limpio; quiero ser libre de esta esclavitud; santa María,
ayúdame; etc. Conviene que esas ideas sean breves y positivas, aunque las negativas
o de rechazo también sirven: por ejemplo, ese cuerpo bonito para su marido; este
placer para quien quiera esclavizarse a él, etc.
San Agustín nos dice en el libro de sus Confesiones: "La castidad nos recompone; nos
devuelve a la unidad que habíamos perdido dispersándonos”. (Conf. 10,29; 40)
1.4 LAS RELACIONES PREMATRIMONIALES
1.4.1 El problema actual
Uno de los grandes problemas que enfrentan los jovenes y parejas en un noviazgo
serio es la falsa idea moral sobre la relación prematrimonial, es decir, el acto sexual
completo. La extensión de este tipo de relaciones ha tomado, en muchos lugares,
una proporción tal que muchos lo juzgan como una actitud “normal”, con carta de
ciudadanía. Las causas de su propagación pueden verse en distintos fenómenos de
nuestra época como:
-La reducción del amor al sexo.
-La reducción del sexo a la genitalidad.
-La prolongación indefinida de algunos noviazgos.
-El bombardeo de pornografía en los medios de comunicación social.
-La facilidad del recurso a los medios anticonceptivos y la mentalidad anticonceptiva
y abortista dentro del mismo matrimonio.
-La pérdida del sentido de la castidad y de la virginidad.
-La falta de educación del carácter y de la afectividad en general.
Sobre la ilicitud de la fornicación el juicio moral no ofrece lugar a discusiones: La
fornicación que es la unión carnal entre un hombre y una mujer fuera del
matrimonio, es gravemente contraria a la dignidad de las personas y de la sexualidad
humana, naturalmente ordenada al bien de los esposos, así como a la generación y
educación de los hijos. Además, es un escándalo grave cuando hay de por medio
corrupción de menores.
1.4.2 Consecuencias de las relaciones prematrimoniales
El análisis de las consecuencias más comunes de las relaciones prematrimoniales
refuerza el juicio negativo que de ellas hemos hecho. Entre éstas pueden señalarse:
a) En el orden biológico. Podemos señalar, como consecuencias biológicas:
-Frigidez: la actividad sexual ejercida por jovencitas de 15 a 18 años puede ser causa
de frigidez en épocas posteriores; en algunos estudios, el 45% de las mujeres
interrogadas se refirieron a la falta de capacidad de reacción sexual como una
consecuencia temible de las relaciones previas al matrimonio; está comprobado que
muchas mujeres no son frígidas por constitución, sino a causa de inadecuadas
experiencias sexuales antes del matrimonio. Esto provoca en algunos casos el
fenómeno de las seudolesbianas y de las anfibias, es decir, de las mujeres que buscan
el encuentro amoroso con otras mujeres, porque se han quedado decepcionadas de
los hombres, o bien alternan indiferentemente la compañía íntima de los hombres
con la de las mujeres.
-Enfermedades venéreas: “entre los millares de casos venéreos cuidados –afirma
Carnot– nunca encontré uno solo que no tuviese por origen directo o indirecto un
desorden sexual”. Entre éstas las más extensas son la sífilis, la blenorragia y
actualmente el Sida.
-Embarazos: aunque la mayoría de los novios recurren a la anticoncepción, ésta –
como ya se sabe– no es capaz de evitar los embarazos incidentales.
b) En el orden psicológico
-Crea temor: como por lo general las relaciones tienen lugar en la clandestinidad,
crean un clima de temor: temor a ser descubiertos, temor a ser traicionados
después, temor a la fecundación, temor a la infamia social. Además crean otra
alteración pasional que es el temperamento celoso: la falta de vínculo legal hace
siempre temer el abandono o desencanto del novio o novia y la búsqueda de
satisfacción en otra persona; de hecho no hay ningún vínculo que lo pueda impedir;
por eso la vida sexual prematrimonial engendra en los novios un clima de sistemática
sospecha de infidelidad.
-Da excesiva importancia al sexo, al instinto sexual, al goce sexual. Esto produce un
detrimento en la otras dimensiones del amor: la afectiva y la espiritual.
Normalmente esto resiente el mismo noviazgo y luego el matrimonio. Asimismo,
esta centralización del amor en el sexo frena el proceso de maduración emocional e
intelectual. “Una relación sexual precoz, llevada a cabo regularmente... ejerce
también su efecto inhibidor sobre el desarrollo intelectual y la evolución consecutiva
de la mente...” (Tumlirz).
-Introduce desigualdad entre el varón y la mujer. De hecho nadie puede negar que
en la práctica de las relaciones prematrimoniales quien lleva la peor condición es la
mujer. Ésta, en efecto: “pierde la virginidad; se siente esclavizada al novio que busca
tener relaciones cada vez con mayor frecuencia; no puede decirle que no, porque
tiene miedo que él la deje, reprochándole que ella ya no lo quiere; vive con gran
angustia de que sus padres se enteren de sus relaciones; participa de las molestias
del acto matrimonial, sin tener la seguridad y la tranquilidad del matrimonio” ; vive
en el temor de quedar embarazada; si queda embarazada es presionada para que
aborte por el novio que la deja sola ante los problemas del embarazo, por familiares
y amigos e incluso por instituciones internacionales, fundaciones y asociaciones que
luchan por la difusión del aborto en el mundo .
c) En el orden social
-Casamientos precipitados. La experiencia lo demuestra hasta el cansancio. Los
embarazos inintencionales, la infamia social, lleva muchas veces a precipitar el
matrimonio cuando se carece de la debida madurez para enfrentarlo y éste a su vez
termina en una ruptura ya irreversible.
-Abortos procurados. La experiencia también nos muestra el número cada vez
mayor de abortos y sobre todo la relación entre la mentalidad abortista y la
mentalidad anticonceptiva10 . Ahora bien, nadie puede negar que ésta última es el
ambiente más común para quienes practican el sexo prematrimonial;
consecuentemente, también el aborto será una de sus más nefastas consecuencias.
-Maternidad ilegítima. Cuando no se efectúa el aborto y no se opta por el
casamiento apresurado, se termina arrastrando una maternidad ilegítima. También
es una de las preocupaciones más acuciantes de nuestra época el problema de las
madres solteras adolescentes. Precisamente es uno de los argumentos que se
esgrimen a favor de las leyes de educación sexual que reducen ésta a la gratuita
instrucción y reparto de anticonceptivos. En general, según algunas estadísticas, el
mayor porcentaje de hijos ilegítimos que no son segados por el aborto corresponde
a las jóvenes de 15 a 19 años, luego siguen las que tienen entre 20 y 24 años; la tasa
más baja es el de las menores de 15 años.
1.4.3 Razones para guardar la castidad hasta el matrimonio
La castidad perfecta antes del matrimonio es esencial al amor: “Los novios están
llamados a vivir la castidad en la continencia. En esta prueba han de ver un
descubrimiento del mutuo respeto, un aprendizaje de la fidelidad y de la esperanza
de recibirse el uno y el otro de Dios. Reservarán para el tiempo del matrimonio las
manifestaciones de ternura específicas del amor conyugal. Deben ayudarse
mutuamente a crecer en la castidad” . A continuación, presento 10 razones para vivir
el enamoramiento castamente:
1. Ayuda a tener una buena comunicación en el noviazgo.
Cuando una pareja de novios vive la abstinencia sexual, su comunicación es buena
porque no se centran solamente en el placer, sino en la alegría de compartir puntos
de vista y vivencias; además, sus conversaciones son más profundas. Por el
contrario, la intimidad física es una forma fácil de relacionarse, pero eclipsa otras
formas de comunicación. Es un modo de evitar el trabajo que supone la verdadera
intimidad emocional, como hablar de temas personales y profundos y trabajar en las
diferencias básicas que hay entre ambos.
2. Crece el lado amistoso de tu relación.
La cercanía física puede llevar a que los adolescentes piensen que están
emocionalmente cercanos, cuando en realidad no lo están. Una relación romántica
consiste esencialmente en cultivar una amistad, y no hay amistad sin conversación y
sin compartir intereses. La conversación personal crea lazos de amistad, y ayuda a
que uno descubra al otro, que conozca sus defectos y sus cualidades. Algunos
jóvenes se dejan llevar por las pasiones y cuando se conocen en profundidad, se
desencantan. Y no se conocieron porque no llegaron a ser amigos, sino “novios con
derechos”.
3. Hay mejor relación con los padres de familia de ambos.
Cuando el hombre y la mujer se respetan mutuamente, maduran su cariño y mejoran
la amistad con los padres de ambos. Generalmente, los padres de familia prefieren
que sus hijos solteros vivan la continencia sexual, y se sienten preocupados si saben
que están sexualmente activos sin ser casados. Cuando una pareja sabe que debe
esconder sus relaciones sexuales, crece en ellos la culpa y el estrés. Los novios que
deciden esperar se relacionan más cordialmente con los padres de familia propios y
de la pareja.
4. Te sientes más libre para cuestionar si ese noviazgo te conviene.
Las relaciones sexuales tienen el poder de unir a dos personas con fuerza, y pueden
prolongar una relación poco sana basada en la atracción física o en la necesidad de
seguridad. Una persona se puede sentir “atrapada” en una relación de la cual
quisiera salir pues en fondo no la desea, pero no encuentra la salida. Una persona
que no tiene relaciones sexuales puede romper con mayor facilidad el vínculo
afectivo que lo ata al otro, pues no ha habido una intimidad tan poderosa en el
aspecto físico. Además, si llega a haber un embarazo, las personas no se sienten tan
libres de decidir si se separan, se casan, se ponen a trabajar, etcétera.
5. Se fomenta la generosidad contra el egoísmo.
Las relaciones sexuales en el noviazgo invitan al egoísmo y a la propia satisfacción,
inclinan a sentirse en competencia con otras personas que puede resultarle más
atractivas a la propia pareja. Se fomenta la inseguridad y el egoísmo, ya que al
empezar a entrar en intimidades la tendencia es pedir más y más.
6. Hay menos riesgo de abuso físico o verbal.
El sexo fuera del matrimonio se asocia a la violencia y a otras formas de abuso. Por
ejemplo, se da más del doble de agresión física entre parejas que viven juntas sin
compromiso, que entre las parejas casadas. Hay menos celos y menos egoísmo en
las parejas de novios que deciden posponer las relaciones sexuales que en las que
se dejan llevar por l as pasiones.

7. Aumenta el repertorio de modos de mostrar afecto.


Los novios que vive la abstinencia encuentran detalles nuevos para mostrar afecto;
cuenta con inventiva e ingenio para pasarla bien y demostrarse mutuamente su
interés. La relación se fortalece y tienen más oportunidad de conocerse en cuanto a
su carácter, hábitos y en el modo de mantener una relación.
8. Hay más posibilidades de triunfar en el matrimonio.
Las investigaciones han demostrado que las parejas que han cohabitado tienen más
posibilidades de divorciarse que las que no han cohabitado.
9. Si decides “romper” esa relación, dolerá menos.
Los lazos que crea la actividad sexual por naturaleza, vinculan fuertemente,
entonces, si hay una ruptura, se intensifica el dolor que produce la ruptura por los
vínculos establecidos. Cuando no se han tenido relaciones íntimas, y deciden
separarse, la separación es menos devastadora.
10. Te sentirás mejor como persona.
Los adolescentes sexualmente activos frecuentemente pierden autoestima y
admiten vivir con culpas. Cuando deciden dejar de lado la intimidad física se sienten
como nuevos y crecen como personas. Además, mejoran su potencial intelectual,
artístico y social, al poner toda esa energía creativa en desarrollar sus talentos.
MOTIVACIÓN PARA VIVIR EN CASTIDAD
LIBRETO DEL TEATRO
PERSONAJES
- JUEZ
- EL HEDONISMO
- LA MORAL
Juez: Se abre sesión y de da inicio al juicio en contra de la Moral, acusada de ser muy
sentimentalista, conservadora e incentivar a la castidad evitando, de este modo, que la
persona humana se deje llevar por el placer y disfrute de su cuerpo y su sexualidad al
máximo.
La parte acusadora, el hedonismo, asegura ver lesionado su derecho al libre desarrollo
y expresión de su libertad, pues es la Moral la que convence a las personas que el cuerpo
es un templo y se debe cuidar y respetar.
A continuación ambas partes darán sus argumentos.
Comienza, por favor, la parte demandante: el hedonismo
Hedonismo: Quiero acusar a la Moral de no dejar que las personas vivan su sexualidad
plenamente. Ella no entiende que una vida llena de sexo es la mejor manera de vivir ,
pues, con el se siente placer y satisfacción y con eso basta para ser feliz. No se necesita
del amor para una vida sexual activa, pues, el amor no existe y si existe es algo muy dificil
de encontrar y vivir. Además, hoy, en pleno siglo XXI, vivimos en un mundo de libertad
y, por tanto, hombres y mujeres se pueden expresar sexualmente como se les plasca
sin necesidad de tener una relación. La idea es pasarla bien, vivir el momento al máximo,
en libertad y abiertos a todo.
Moral: Perdón, señor juez y que pasa si llega un embarazo, es una vida…
Juez: Espere su turno por favor, siga….
Hedonismo: Pues si hay un embarazo, primero no es una vida, es solo una parte de la
mujer de la cual, como del resto de su cuerpo, puede disponer a su gusto. Desde luego
la mejor soluciónn sería interrupirlo de la manera que ella vea mejor. Ya que no se la
puede obligar a cargar con un peso que no desea y que le puede frustrar su vida, sus
proyectos.
En definitiva, las personas deben vivir en libertad, sin preocuparse por nada, pues para
todo hay solución gracias al avance de la ciencia. Su único objetivo tiene que ser la
maximo falicidad y placerposibles y su unico límite debe ser ellos mismos, lo que
decidan. EL PLACER ES, pues, EL PRINCIPIO Y EL FIN DE LA FELICIDAD.
Juez: ¿Eso es todo?
Hedonismo: Si Señor Juez
Juez: A continuación el argumento de la parte acusada, la Moral.
Moral: Vivir una vida plena en pureza, es sinónimo de respeto a nuestro cuerpo y por lo
tanto a nuestra pareja, no es necesario tener relaciones sexuales antes del matrimonio,
no es un requisito pre-establecido para que una relación funcione, todo lo contrario, si
una persona te respeta y te ama, sabrá comprender que todo tiene su tiempo. Además,
es el propio Dios quien en las sagradas escrituras condena la lujuria, la formicación, el
placer por el placer y todos los excesos, catalogándolos de incorrectos e inmorales, ya
que traen muchas consecuencias malas, entre ellas, las siguientes:
–La reducción del amor al sexo.
–La reducción del sexo a la genitalidad.
–La prolongación indefinida de algunos noviazgos.
–El bombardeo de pornografía en los medios de comunicación social.
–La facilidad del recurso a los medios anticonceptivos y la mentalidad anticonceptiva y
abortista dentro del mismo matrimonio.
–La pérdida del sentido de la castidad y de la virginidad.
–La falta de educación del carácter y de la afectividad en general.
Hedonismo: ¿Y qué pasa si nunca encuentro ese amor de que tanto hablan? ¿Nunca
tendré relaciones, son malas acaso?
Juez: señor hedonismo, se le recuerda que su intervención ya concluyó, así que se le
pide guarde silecio.
Moral: No se preocupe señor juez , no tengo problema en responder. El amor existe,
nosotros somos una prueba de ello. Ha existido siempre, y siemore existirá. Ese amor se
nos ha comunicado, nosotros particiamos de él y por lo mismo somos capaces de amar
y de ser amados. Y no con cualquier amor, sino con amor integro, puro, casto, total. Ese
amor, esa persona existe y la encontraremos a su debido tiempo y en el momento
oportuno y una vez que lo encontremos será para siempre. El que confirmará este para
siemore será el sacramento del matrimonio. Mientras eso no suceda, mientras no nos
casemos, debemos prepararnos para este amor. Y la mejor manera de hacerlo es
creciciendo en virtudes, en el conocimiento personal y mutuo, en el respeto y en la
castidad. No experimentando cosas, como las relacioness sexuales, que no solo no
ayudan a crecer a este amor, sino que, ademas, lo desnaturalizan , lo condenan al
fracaso. y claro que las relaciones sexuales no son malas , más aun son algo bueno, son
un regalo que Dios. Que se nos ha dado con para la uiónn intima con nuesta pareja, al
punto de constituir una sola carne, y para procrear, pero ambas cosas solo deben dar en
el seno de una relación exclusiva y definitiva. Esta relación, evidentemente, solo puede
ser el matrimonio.
JUEZ: Es todo señora moral?
Moral: si señor Juez.
Juez: Después de haber escuchado a las partes y de acuerdo a las facultades que me
confiere la ley, pronuncio la siguiente sentencia:
Teniendo en cuenta que:
1. El papel de la familia en la sociedad es de suma importancia, al punto de ser
considerada su célula básica y que, en función de ella, la virtud de la castidad es
condición sine qua non para una buena formación de los futuros conyuges, se
debe buscar su cuidado y protección con todos medios posibles.
2. Teniendo en cuenta, además, que el confundir amor con placer, como de hecho
sucede en las relaciones prematrimoniales, lleva a consecuencias desatrosas
como:
La reducción del amor al sexo; La reducción del sexo a la genitalidad; La
prolongación indefinida de algunos noviazgos; El bombardeo de pornografía en
los medios de comunicación social; la mentalidad anticonceptiva y abortista
dentro del mismo matrimonio; La pérdida del sentido de la castidad y de la
virginidad y a enfermedades de orden biológico como la frigides, o de orden
psicológico como el temor o de orden social como el aborto y maternidad
ilégitima. Consideramos que no son lícitas las relaciones sexuales
prematrimoniales.
3. Considerando además que, una vida juvenil y un noviazgo casto son seguridad
para una futura familia sólida y estable ya que:
Ayuda a tener una buena comunicación en el noviazgo; Crece el lado amistoso de tu
relación; Hay mejor relación con los padres de familia de ambos; Te sientes más
libre para cuestionar si ese noviazgo te conviene; Se fomenta la generosidad contra
el egoísmo; Hay menos riesgo de abuso físico o verbal; Aumenta el repertorio de
modos de mostrar afecto; Si decides “romper” esa relación, dolerá menos.
DECLARO INOCENTE a la Moral, exonerándola de toda responsabilidad respecto a las
acusaciones por parte del Hedonismo.

FRASES

 Qué grandeza tiene la castidad!

 ¡Qué seguridad nos puede dar para alcanzar la vida eterna!

 ¡Qué satisfacción tan grande nos puede brindar saber que estamos imitando a
Jesucristo.

 ¡Tu estás llamado a vivir la castidad!

 ¡Tienes vocación a la castidad!


 ¡Salvemos al amor verdadero!