Está en la página 1de 2

César Rubén Castro Palmieri 3°B

José María Velasco


La obra de José María Velasco en el siglo XXI, tiene un valor documental, ya que
en sus pinturas se puede apreciarle como fue México en el siglo XIX, ofreciendo
un sentimiento melancólico a todo mexicano que observe uno de sus cuadros, ya
que en su obra se aprecian paisajes que todo México reconoce con gran facilidad.
Una de las pinturas que más me impacto por lo antes mencionado, tiene como
título “Puente de Panzacola”, es el paisaje de un lugar en donde yo he caminado
algunas veces, allá por la delegación Coyoacán entre Francisco Sosa y avenida
Universidad. Hoy en día, el rio que algún ves paso se encuentra seco, lleno de
basura y el bullicio del tráfico, sinceramente un lugar poco agradable, Pero en la
pintura de Velasco me llegaron sensaciones completamente distintas acerca del
puente de Panzacola, se aprecia un bello paisaje rural, lleno de calma y
tranquilidad en donde prevalece el verde, que hoy en día se convirtió en el sucio
gris del esmog y la urbe.
Velasco era un artista complejo no solo pintaba, el comprendía cada cosa que
representaba, dominaba diversas ciencias como la botánica, geología y biología
por solo mencionar algunas. Estos conocimientos le sirvieron para enriquecer su
obra y así darles mayor factura y fidelidad de la realidad. Ese es otro factor por el
cual siento interés por la obra de Velasco, ya que al observar sus paisajes se
siente cierta veracidad en cuanto al realismo de la representación de los diferentes
elementos que se aprecian en su pintura, aunque también considero que en sus
obras hay un tono idealista, que no es algo que me fastidie ya que siento agrado
por exaltar el sentimiento mexicano.
Mi opinión de la visita del Munal: exposición de José María Velasco
Llegando al segundo piso pude visitar la exposición de José María Velasco, al
observar sus paisajes tomo mi atención la técnica con la que captaba los
elementos de la naturaleza, el mar y su espuma, el cielo abierto o nublado, la
vegetación, etc. Su mano a mi parecer es algo tosca, pero a la vez precisa,
recordándome a los impresionistas de Europa, ya que al acercarme aprecie en
algunas pinceladas gran cantidad de oleo concentrado provocando un ligero
relieve, no se ve mal creo expresa la seguridad con la que Velasco pintaba. Los
paisajes de Velasco para mi forma de ver las cosas del siglo XXI acostumbrado a
una descontrolada urbe llena de esmog, fueron una exploración al pasado de
México, en donde casi toda la vista se llenaba de un exuberante verde con ríos y
lagos de agua limpia corriendo por la ciudad y sus alrededores.
Título: Puente de Panzacola. Autor: José María Velazco.
Año: 1861 Tamaño: 63.3 cm x 81cm