Está en la página 1de 127

Al derecho

y al rev é s
La revolución de los derechos sexuales y reproductivos en Colombia

����������� 40 ����

Carlos Dáguer • Marcelo Riccardi


© Profamilia, 2005

Al derecho
Sede Nacional
Calle 34 No. 14 - 52
Bogotá, Colombia
Tel: 339 0900
www.profamilia.org.co

y al revés
ISBN: 958-8164-21-4

Impreso en Colombia por Printex Impresores


Primera edición, noviembre de 2005
3.000 ejemplares

Profamilia
Presidente honorario:
Fernando Tamayo Ogliastri
La revolución de los derechos sexuales Presidenta:
Ángela Gómez de Mogollón
y reproductivos en Colombia Directora ejecutiva:
María Isabel Plata

Coordinación editorial:
Liliana Schmitz,
Gerente de Relaciones Públicas
Carolina Orjuela Martínez,
Directora de Comunicaciones

Diseño de cubierta: Gustavo Andrés Sarmiento

Carlos Dáguer • Marcelo Riccardi Todos los derechos reservados. Esta publicación, incluida la cubierta, no puede
ser reproducida, ni en todo ni en parte, sin el permiso previo por escrito de Profamilia.
Índice 70
CAPÍTULO IV. PLANIFICACIÓN AL QUIRÓFANO
La masificación de la vasectomía y la ligadura • Anticoncepción Qui-
rúrgica Voluntaria (aqv) • La Iglesia, a su pesar, ayuda con la publicidad
• Ligadura de trompas por laparoscopia • Profamilia crea su propia
unidad de cirugía • La minilaparotomía • Las unidades móviles de es-
terilización • Las Clínicas del Hombre • Vasectomía sin bisturí • Una
nueva realidad después de la Ley 100.

CAPÍTULO V. LA HORA DE LOS MARGINADOS


92
Distribución Comunitaria de Anticonceptivos (dca) en zonas rurales • Una
propuesta audaz: anticonceptivos sin prescripción • dca urbana • Dis-
tribución por correo: un intento fallido • Nace el Mercadeo Social • Pa-
CAPÍTULO I. DOS BOLSITAS DE CHURRUSCOS ramédicos se entrenan para aplicar dispositivos • Fusión de programas:
10
El dispositivo intrauterino llega a Colombia • La explosión demográfica nace el Mercadeo Comunitario • Atención primaria en salud en el Medio
• Elise Ottesen-Jensen y Margaret Sanger • La Federación Internacio- y Bajo Magdalena • La Gerencia Nacional de Mercadeo de Productos.
nal de Planificación Familiar (ippf) • Fernando Tamayo Ogliastri • La
ciencia busca una píldora anticonceptiva • La píldora en Colombia • El
Edificio Unidia o El Palacio del Churrusco • 15 de septiembre de 1965: CAPÍTULO VI. DERECHOS EN ACCIÓN
108
una fecha inaugural. La Tercera Conferencia Mundial sobre la Mujer • La Convención sobre
la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mu-
jer • Apertura del Servicio Jurídico de Profamilia • Cartillas para hacer
CAPÍTULO II. EL DOLOR DE CRECER valer los derechos • Profamilia deja su huella en las leyes y en la Cons-
30
En busca de una sede • Los primeros donantes • Nace la Asociación titución Política de 1991 • La Encuesta Nacional de Demografía y Salud
Pro Bienestar de la Familia Colombiana • La Agencia de Estados Unidos (ends) • La acción de tutela • La Oficina Asesora en Derechos Sexuales,
para el Desarrollo Internacional (usaid): un donante fundamental • El Reproductivos y Género • El Centro de Conciliación de Profamilia •
censo de 1964 • La Encuesta de Fecundidad: las mujeres quieren me- La unión de la medicina y el derecho • Publicaciones sobre derechos
nos hijos • Nace la División de Estudios de Población de la Asociación • María Isabel Plata.
Colombiana de Facultades de Medicina • Los presidentes proponen el
control de la natalidad • La oposición de la Iglesia • Un gobierno ma-
niatado • El bautizo definitivo: Profamilia • La expansión de Profamilia CAPÍTULO VII. CRECED SIN MULTIPLICAROS
128
• Planificación familiar en la radio. Comienza el Programa para Jóvenes de Profamilia • La Casita de Cho-
colate • Los inicios de la educación sexual en Colombia • La Conven-
ción sobre los Derechos de los Niños • La Constitución vela por los
CAPÍTULO III. CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO adolescentes • El Plan Nacional de Educación Sexual • El Programa
52
Pablo vi llega a Colombia • La encíclica Humanae Vitae se opone a la de Atención para Padres y Madres Adolescentes (Pama). • Los Jóvenes
anticoncepción • Iglesia e Izquierda: una alianza insospechada contra Multiplicadores • La Política Nacional de Salud Sexual y Reproductiva
la planificación • Las denuncias de El Catolicismo • “Pacto de caballe- • Percepciones equívocas sobre la sexualidad en los adolescentes •
ros” entre Gobierno e Iglesia • El primer ataque contra Profamilia • La Francisco el Matemático y Luca Adolescencia • El empoderamiento de
segunda embestida • Miguel Trías • La anticoncepción de emergencia las adolescentes: ¡El condón lo cargo yo!
en Colombia • Una defensa desde la ciencia y los derechos.
CAPÍTULO VIII. EL SIDA TOCA LAS PUERTAS
148
El primer caso de sida en Colombia • Los científicos descubren el vih •
Profamilia toma cartas en el asunto • Asesorías para grupos vulnerables
• La masificación de los preservativos • Los dispensadores de condo-
nes no tienen acogida • Profamilia practica y promueve las pruebas
elisa • vih con rostro de mujer • Campaña para los hombres que tie-
nen sexo con hombres.

CAPÍTULO IX. ASÍ EN LA GUERRA COMO EN EL SEXO


158
Salud para las víctimas del conflicto armado • Salud sexual y repro-
ductiva de las mujeres desplazadas • Servicios según las necesidades
de cada región • La legión extranjera: donantes y patrocinadores • Un
compromiso moral con la gente.

CAPÍTULO X. IDEAS FECUNDAS


170
La apertura de la Unidad de Fertilidad de Profamilia • La infertilidad
aumenta • Los primeros niños probeta en el mundo y en Colombia • El
Comité de Ética • Reproducción asistida para la clase media.

CAPÍTULO XI. HABLEMOS DE POBLACIÓN


176
Ángela Gómez • Transformaciones en la Federación Internacional de
Planificación Familiar (ippf) • La Ley 100: Profamilia cambia para per-
manecer • Dos frentes de trabajo: Profamilia ips y Profamilia Social •
Nuevas campañas publicitarias • El tema de población: una tarea incon-
clusa • Las flaquezas del sistema de salud en la planificación familiar •
Más énfasis en los derechos sexuales • Los Objetivos de Desarrollo del
Milenio • La lucha contra la pobreza: un compromiso.

BIBLIOGRAFÍA 189

ANEXO. PLANIFICAR SIN MORIR EN EL INTENTO


197
¿Qué hace de Profamilia un caso interesante de gestión social?
Por Roberto Gutiérrez, Iván Darío Lobo y Raúl Sanabria.
Universidad de los Andes, Facultad de Administración.
Mayo de 2005.
Dos bolsitas de churruscos

Nuestros agradecimientos
a todos aquellos que nos ofrecieron
su tiempo y sus historias.

Y, por supuesto, a Carolina Orjuela y Liliana Schmitz,


por su atenta lectura, oportuna colaboración
y acertados consejos.

capítulo I
AL DERECHO Y AL REVÉS

las píldoras eran tan poderosas que más parecían destinadas


“a los caballos” que a sus distinguidas pacientes. Cuando la
opción era el diafragma, la queja venía por cuenta de su inter-

E
ferencia en la espontaneidad de las relaciones, pues implicaba
detener el momento para untarle gel espermicida e introdu-
n 1965, Aleksei Leonov realizó la primera caminata es- cirlo en la vagina. La felicidad era incompleta con cualquiera
pacial, el papa Pablo vi clausuró el Concilio Vaticano ii, el Ejér- de las dos opciones.Y, peor aún, sus beneficios llegaban a una
cito de Liberación Nacional llevó a cabo su primera incursión población muy reducida.
armada y el presidente Guillermo León Valencia decretó el es- Por eso resultó inevitable que el ginecólogo viera nue-
tado de sitio. Entre tantas cosas que pasaron ese año, el doctor vas posibilidades tras la lectura del artículo. Así que compró
Fernando Tamayo Ogliastri trajo los churruscos a Colombia. los pasajes, aprovechó el receso de Semana Santa y se apareció
Para las mujeres fue un acontecimiento. Aquel invento en la oficina de la Federación Internacional de Planificación
reciente, llamado formalmente dispositivo intrauterino asa de Familiar (International Planned Parenthood Federation, ippf),
Lippes, apagó la mecha que terminaría en la explosión demo- muy cerca de la Estación Central de Nueva York. Allí compró
gráfica y asestó un fuerte golpe al machismo. A partir de ese 200 dispositivos del modelo asa de Lippes, a 20 centavos de
momento, el país podía elegir entre ser la cuna de hijos no dólar cada uno. Sin que lo sospechara en ese momento, esa
previstos o la de hijos bienvenidos. pequeña compra fue su primer encuentro con una organiza-
El doctor Tamayo tenía 43 años y en la Semana Santa ción en la que ocuparía los más altos cargos, incluido el de
había viajado a Nueva York, animado por la lectura de un artí- presidente internacional.
culo de la revista Time sobre el éxito de aquel diminuto apa- El viaje había sido fructífero. El doctor Tamayo regresó
rato de polietileno y sulfato de bario, con forma de culebrilla, a Bogotá con nuevos contactos y dos bolsitas llenas de esos
desarrollado por el ginecólogo Jack Lippes. Dentro del útero dispositivos —100 en cada una— tan frágiles y a la vez tan
de las mujeres, el nuevo invento no sólo impedía embarazos, capaces de armar fuertes polémicas y grandes revoluciones.
sino que planteaba una nueva dimensión en la sexualidad y
podía modificar el desarrollo de los países. Ya existían otros
semejantes desde comienzos del siglo xx, pero, a diferencia EL MUNDO EXPLOTA
de sus precursores y otros métodos existentes, aquel disposi-
tivo intrauterino tenía una efectividad casi total, no necesitaba Unos 20 millones de embarazos indeseados se evitaron en Co-
ser removido salvo después de largos periodos y, lo más im- lombia entre 1965 y 2005 como consecuencia, directa o indi-
portante, por su bajo costo estaba al alcance de todas. recta, de esa iniciativa.1 “Si no la hubiera tenido yo, alguien la
El ginecólogo bogotano llevaba un lustro recomendan- habría tenido”, dice el doctor Tamayo, con su natural modes-
do a sus pacientes la píldora anticonceptiva y el diafragma, tia. Y es cierto. En ese entonces, el desarrollo de métodos an-
una goma con forma de cúpula que se ponía sobre el cuello ticonceptivos era acelerado y los estudios demográficos eran
del útero y actuaba como una barrera. Se trataba de recur-
sos eficaces que, sin embargo, le planteaban algunas dudas. 1
Cálculo de la Gerencia de Investigación y Evaluación de Profamilia a partir de los servi-
Recuerda el doctor Tamayo que en ese entonces las dosis de cios prestados por la institución desde 1965.

11 12
Dos bolsitas de churruscos AL DERECHO Y AL REVÉS

concluyentes. Pero eso no quita el mérito, pues el país pasó Sería necesario esperar que los datos se hicieran más
de la teoría a la práctica en materia de planificación familiar confiables para confirmar, prácticamente con el problema en-
gracias a su empuje. Con un valor adicional: fue uno los pio- cima, que la población del mundo estaba creciendo a un ritmo
neros en el mundo. vertiginoso. El doctor estadounidense Harold F. Dorn, que es-
Dos fuertes argumentos justificaron a partir de los años tudió el impacto de la demografía en la salud pública, planteó
cincuenta la necesidad de regular la fecundidad. Uno era la las siguientes cifras: en los tiempos de Cristo, la Tierra estaba
explosión demográfica, expresión que reflejaba el temor a poblada por 250 millones de personas; en el año 1600, por
que llegara el día en que los recursos del planeta no fueran 500 millones; en 1850, por 1.000 millones; en 1930, por 2.000
suficientes para toda la población. La preocupación se podía millones, y en 1975, por 4.000 millones.3 Si no cogió la idea
extrapolar al ámbito de cualquier familia.Y el otro, que la ma- al vuelo, vea los números de nuevo y haga cuentas de cuánto
ternidad involuntaria impedía el desarrollo de las aspiraciones tiempo tardó la población en duplicarse en cada lapso.
individuales de la mujer. Una de las más sutiles formas de so- La conclusión es que la tasa de crecimiento fue razona-
metimiento quedaba pendiente después de tantas abolidas. ble hasta el periodo 1850-1930: se necesitaron 80 años para
Más de un siglo y medio había pasado desde la publi- que la población se multiplicara por dos. Mucho más rápido
cación, en 1789, del Primer ensayo sobre la población, el ocurrió lo mismo entre 1930 y 1975: bastaron 45 años.
polémico trabajo de Thomas Robert Malthus que planteó los El ritmo de crecimiento de las economías resultaba in-
peligros de la sobrepoblación en el mundo y la necesidad de compatible con el fenómeno en casi todo el mundo. A media-
evitar embarazos a granel. Malthus, economista, clérigo y de- dos del siglo xx, las familias de los países del Tercer Mundo
mógrafo británico, afirmaba que la población tendía a aumen- seguían reproduciéndose como en el pasado, pero un nuevo
tar en progresión geométrica mientras que los alimentos lo ingrediente inclinaba la balanza: las tasas de mortalidad, espe-
hacían en progresión aritmética. Es decir, llegaría el día en que cialmente infantil, se habían reducido como consecuencia de
habría más población que medios de subsistencia.2 diversas medidas sanitarias y el auge de la medicina preventiva.
Sus tesis le granjearon no pocos enemigos. Malthus de- La creencia, aplicable hasta entonces, de que “para progresar
cía que no bastaba con fomentar la agricultura, sino también, hay que poblar” comenzaba a quedar en desuso.Y los demógra-
en asuntos de alcoba, procurar la continencia, la abstención o fos no tuvieron más remedio que encender las alarmas.
el retraso del matrimonio. Entre sus estrategias para alcanzar
el equilibrio demográfico estaba la de acabar con los subsidios
para los pobres. Algo así como solucionar el problema por MUJERES EN LA LUCHA
sustracción de materia. Las críticas de la Iglesia y del apenas
naciente marxismo no tardaron, y todavía hoy llamar a alguien El tema no se agotaba ante el pavor a un mundo superpobla-
maltusiano puede sonar más a acusación que a calificación. do. Un discurso de simple dignidad, a la postre mucho más
Pero las tesis de este ejemplar de lo políticamente incorrecto, contundente que el demográfico, marchaba en paralelo.
tan desmentidas como corroboradas, siguen suscitando enco- Elise Ottesen-Jensen tenía por costumbre mostrar su
nados debates. mutilación.“Antes de comenzar —decía tan pronto tomaba la

2 3
Thomas Robert Malthus. Primer ensayo sobre la población.Alianza Editorial. Madrid, 1970. Citado por Benjamin Viel en La explosión demográfica. Editorial Pax. México, 1970.

13 14
Dos bolsitas de churruscos AL DERECHO Y AL REVÉS

palabra—, quisiera hablarles acerca de mis manos. Probable- la obligaron a ilustrarse sobre el tema. En 1925 creó un perió-
mente, ustedes ya habrán notado que perdí dos dedos de mi dico, Nosotras mujeres, cuya vida fue breve, pero que sirvió
mano izquierda”. Algunos pensaban que los tenía doblados, para estructurar sus futuros proyectos.
pero ella confirmaba su comentario mostrando la palma abier- En 1933, Ottesen-Jensen fue una de las fundadoras de
ta. Después relataba cómo un accidente con productos quími- la Asociación Nacional para la Educación Sexual (rfsu, por
cos en sus tiempos de estudiante se los había arrancado.“Pero sus siglas en sueco), que recogió las preocupaciones y aspi-
no vine hoy acá para hablar de mis dedos —continuaba—. raciones que en esta materia se habían planteado en Suecia
Hoy he venido para hablar acerca de…”.4 La estrategia servía desde finales del siglo xix. No fue ajena a peleas por su con-
para ganar la atención de los asistentes.Y seguía su charla, que vicción sobre la necesidad de dar este tipo de enseñanzas a
muy probablemente versaría sobre educación sexual o el uso los adolescentes y de promover el uso del condón. Por estas
de anticonceptivos. Sus logros, al parecer, dieron cuenta de la ideas —generalmente fundadas en la sexología de la época—,
efectividad del recurso para conquistar audiencias. alguna vez la escupieron mientras se desplazaba en la ciudad
Ottar, como la llamaban sus amigos, nació en Noruega noruega de Bergen. Situaciones similares vivió en su patria
en 1886, pero su vida transcurrió en Suecia y el exterior. Era adoptiva. A pesar de la oposición, Suecia introdujo de manera
hija de un clérigo, y aún joven fue testigo de los padecimientos oficial la educación sexual en las escuelas en 1955.
de su hermana Magnhild, cuyo embarazo indeseado la obligó Las metas de Ottesen-Jensen podrían resumirse en sus
a retirase de la sociedad, abandonar su trabajo como enferme- palabras:“Sueño con el día en que todos los niños que nazcan
ra y terminar cosiendo ropa infantil en un asilo para perso- sean bienvenidos, en que hombres y mujeres sean iguales, y
nas con trastornos mentales. Ottar vivió en unión libre con el en que la sexualidad sea una expresión de intimidad, ternura
sindicalista Albert Jensen. Contrajeron matrimonio, pero, tras y placer”.5 En agosto de 1946, su asociación llevó a cabo en
descubrir que él tenía una amante, se separaron. Ella buscó Estocolmo la que sería la Primera Conferencia Internacional
en vano una reconciliación. Después del divorcio, reconoció de Planificación Familiar. La misión que se había impuesto iba
ante sus amigos:“¿Cómo podría alguien estar casado con una más allá de sus fronteras.
esposa que nunca está en casa?”. Casi al mismo tiempo, una mujer con aspiraciones se-
Ottesen-Jensen iba por la vida con aspiraciones poco mejantes y menos diplomacia llevaba a cabo una lucha pare-
usuales para su tiempo. Era una pacifista empedernida. Ayudó cida en Estados Unidos. De origen irlandés, Margaret Sanger,
a refugiados del régimen nazi y apoyó organizaciones de base nacida en Corning en 1879, había visto la lenta muerte de su
que tuvieran una filosofía de autoayuda y soluciones coope- madre tras 18 embarazos y 11 partos. Antes de que estallara
rativas en lugar de aquellos modelos estructurados de arriba la Primera Guerra Mundial, Sanger trabajó como enfermera
abajo, bien fueran del Estado o de filántropos. En el periódico practicante con mujeres en los barrios más pobres de Nueva
sindical El Trabajador tuvo una sección exclusiva para muje- York. La experiencia le permitió ver que vivían privadas de
res. Las preguntas que enviaban las lectoras le sirvieron para salud y sexualidad, y que eran incapaces de criar a sus hijos.
darse cuenta de las dificultades que tenían en su vida sexual y
5
María Denielsson, Christina Rogala, Kajsa Sundström. Teenage Sexual and Reproductive
4
Bengt Hemlin.“If something about you attracts attention, satisfy the audience’s curiosi- Behavior in Developed Countries. Country Report for Sweden. The Alan Guttmacher Institu-
ty”. En www.hemlin.pp.se/USottesen.html. te. Nueva York-Washington, 2001.

15 16
Dos bolsitas de churruscos AL DERECHO Y AL REVÉS

La regulación de la fecundidad era un beneficio exclu- con vehemencia en que el único camino que se debía tomar
sivo de las personas educadas, que podían enterarse de los era el control de la natalidad. Pero las diferencias no impi-
métodos y adquirirlos mediante distintos subterfugios. Los dieron que en 1948 organizaran la Segunda Conferencia In-
productos para la “higiene femenina” eran en realidad esper- ternacional de Planificación Familiar, en Cheltenham (Reino
micidas, y los productos “franceses” resultaban ser condones Unido), donde se estableció un Secretariado Internacional de
y otros métodos de barrera. Indignada con la injusticia, Sanger Planificación Familiar.
desafió a la Iglesia y al Estado, y puso la información prohi- El 29 de noviembre de 1952 se vieron más claramente
bida al servicio de todas las mujeres. Primero, con una serie los réditos de estos esfuerzos. Durante la Tercera Conferencia
de artículos titulada “Lo que toda mujer debe saber”; después, Internacional de Planificación Familiar, celebrada en Bombay,
mediante su propio periódico mensual, llamado La mujer los representantes de ocho países (Inglaterra, India, Países Ba-
rebelde, y, finalmente, por medio de clínicas de barrio que jos, Hong Kong, Singapur, Suecia, la República Federal Alemana
dispensaban métodos para el control natal. “Ninguna mujer y Estados Unidos) establecieron la estructura definitiva de la
puede considerarse libre si no se apropia y controla su propio Federación Internacional de Planificación Familiar, ippf.6 Na-
cuerpo”, era la idea que la motivaba. cía la organización privada más importante del mundo para el
Después de que un juez la hubiera enviado a un asilo estudio, la promoción y la financiación de programas de pla-
por abrir una clínica que distribuía anticonceptivos, Sanger nificación familiar. Margaret Sanger se convirtió en su primera
viajó a Europa. Vivió un año en Londres, donde aprendió presidenta junto con Lady Dhanvanthi Rama Rau, de India.
más sobre contracepción, conoció las políticas en materia Al año siguiente, la misma Sanger sentó las bases para la
de sexualidad y conoció a la escocesa Marie Stopes, que lle- creación de una oficina, dependiente de la principal en Londres,
vaba una vida paralela a la suya en el Reino Unido. Durante la que se encargara de atender las necesidades y llevar campañas
década de los veinte, también hizo viajes a India, Hong Kong, a los países americanos. Finalmente, se instaló en Nueva York y
China y Japón para establecer contactos con representantes recibió el nombre de Oficina de la Región del Hemisferio Oc-
del movimiento a favor de la planificación. De regreso en su cidental. En Estados Unidos, Canadá, México, Puerto Rico y el
país, esta declarada neomaltusiana siguió presionando para Caribe de habla inglesa estuvieron los primeros afiliados.7
romper el aparato legal contra la mujer. Fundó la Liga Esta- Elise Ottesen-Jensen y Margaret Sanger representaron
dounidense para el Control de la Natalidad, que se convirtió, dos vertientes dentro de la ippf: la europea y la norteameri-
en 1942, en la Federación Estadounidense de Planificación cana. Pero el papel de ambas resultó fundamental. A pesar de
Familiar. las divergencias, el proyecto nació y creció a grandes pasos.
Elise Ottesen-Jensen y Magaret Sanger tuvieron varios Sanger murió en 1966, pocos días antes de cumplir 87 años,
encuentros y desencuentros. Los objetivos comunes no fue- con la tranquilidad de haber visto en el mercado las pasti-
ron suficientes para que se entendieran. La escandinava le llas anticonceptivas que ayudó a desarrollar. El año anterior, la
daba valor a la autodeterminación de las personas en cuanto Corte Suprema de Estados Unidos había tumbado una ley del
al número de hijos que deseaban tener; la norteamericana te-
nía una visión más alarmista del incremento de la población 6
ippf.“ippf and the World – 50 Years”. En www.ippf.org.
en el mundo. La primera veía la planificación familiar como 7
Gonzalo Echeverry. Contra viento y marea: 25 años de planificación familiar en Colom-
parte del conjunto de la educación sexual; la segunda insistía bia. Profamilia-acep. Bogotá, 1991.

17 18
Dos bolsitas de churruscos AL DERECHO Y AL REVÉS

Estado de Connecticut que prohibía el uso de la anticoncep- obstetricia en diversos hospitales afiliados a la Universidad de
ción incluso a parejas casadas.8 Harvard, en Estados Unidos. Tenía 30 años, tres hijos —des-
Ottesen-Jensen ocupó la presidencia de la ippf en 1962. pués vendrían otros dos— y una deuda moral impuesta por
Murió soltera en 1973, a los 87 años. Había luchado casi toda su propia conciencia.
su vida, con el ahínco de quien tiene una misión, por unos de- El hijo de José María Tamayo y Helena Ogliastri había na-
rechos que beneficiarían más a los demás que a ella misma.9 cido en una familia acomodada de Bogotá. Su padre, vinculado
Y como un saludable contrasentido de sus aspiraciones, con el mundo de la banca, fue fundador de la Bolsa de Valores
la ippf parecía la más fecunda de las organizaciones del plane- de la capital de Colombia y un importante exportador de café
ta. El de India fue el primer gobierno que prestó atención al a Europa. Fernando era el segundo de seis hermanos. Vivió
aumento excesivo de la población. Resultaba valioso, pues la cuatro años de su infancia en París y a su regreso estudió en el
explosión demográfica era un problema más acentuado en los Gimnasio Moderno, uno de los más prestigiosos colegios de la
países pobres que en los ricos. La planificación en las socie- ciudad. Le gustaba la geometría y el álgebra, pero nunca mos-
dades desarrolladas ya se estaba llevando a cabo, a partir de la tró calificaciones prodigiosas ni actitudes de niño precoz.
segunda mitad del siglo xix, como consecuencia casi automá- Cuando comenzaban a asomársele los primeros vellos
tica de la urbanización y el crecimiento de las economías. No bajo la nariz, le trajeron de Bucaramanga el laboratorio de quí-
fue necesaria la intervención del Estado u otras instituciones. mica que su abuelo materno utilizaba para purificar y pro-
Las mismas parejas descubrieron que el bienestar era más ac- cesar la quina. El instrumental había quedado arrinconado a
cesible en las familias reducidas. En el Tercer Mundo ocurría merced del polvo y las arañas tras la muerte del abuelo. El
lo contrario. Los gobiernos y otras organizaciones se vieron nieto lo recibió con entusiasmo, pero mientras lo organizaba
en la obligación de promover la planificación. Pronto se con- se dio cuenta del vidrio quebrado de las pipetas, de la escasez
tarían en decenas los que siguieron el ejemplo de India. Al de tubos de ensayo y del amarillo intenso del mechero, que le
cabo de medio siglo, la ippf tenía presencia en 180 países. hizo pensar que aquella herencia no provenía de otra ciudad
sino de otra era geológica. “Me lo regalaron porque era un
hueso”, rememora el doctor Tamayo.
EN BUSCA DE UNA PÍLDORA MÁGICA Pero fue suficiente para comenzar a mostrarle el cami-
no. Porque mientras el adolescente preparaba hidrógenos, su
El año 1952 resultó tan importante para la planificación fa- mente se debatía entre la química y la farmacia. Aunque no
miliar en el mundo como para el doctor Fernando Tamayo. fueran excluyentes, lo tentaba más la primera que la segun-
Mientras aquélla se promocionaba mediante la recién nacida da. Se habría graduado como químico farmaceuta, que en la
ippf, él regresaba de completar sus estudios en ginecología y práctica de esos tiempos significaba ser farmaceuta, a secas.
Y ahí estaba el problema: ese título no le simpatizaba. En un
8
descuido durante uno de esos experimentos se le explotó una
Gloria Steinem. “Margaret Sanger”. The Time 100. The Most Important People of the Cen-
pipeta. Poco después le dijo adiós al laboratorio y tomó una
tury. En www.time.com.
9
Doris H. Linder. Crusader for Sex Education: Elise Ottesen-Jensen (1886-1973) in Scandi-
decisión que conciliaba los polos, le ofrecía un poco más y no
navia and on the International Scene. University Press of America. Nueva York y Londres, le causaría ningún arrepentimiento: sería médico.
1996. Los años en la Universidad Nacional, entre 1940 y 1945,

19 20
Dos bolsitas de churruscos AL DERECHO Y AL REVÉS

no fueron ajenos a los debates. Las primeras generaciones de para completar sus estudios en ginecología y obstetricia. Tras
médicas en Colombia entraron casi a la par con él. Como an- un análisis de sus fortalezas y debilidades, había encontrado
tecedente hubo una huelga en la Facultad de Medicina contra que debía llenar algunos vacíos relacionados con la biología.Y
la aceptación, en 1937, de la primera mujer en la carrera. En a eso fue. Algo le tenía preparado el destino, porque allí tuvo
otros ámbitos, las discusiones sobre política nacional estuvie- la suerte de ser alumno de John Rock —nada menos que el
ron complementadas por el tema inevitable de la guerra en futuro director de los ensayos clínicos de la primera píldora
Europa, que dividía a los alumnos, más en las palabras que en anticonceptiva— y amigo de la hija de éste, una citóloga a
los hechos, entre los amigos de los Aliados y los amigos del quien conoció en el Free Hospital for Women de Boston.
Eje. Y en lo personal, Fernando Tamayo miraba el abanico de El doctor Tamayo y sus compañeros sabían de las inves-
especializaciones. Fue así como, caminando por los senderos tigaciones que se llevaban a cabo en estos círculos gracias a
de la endocrinología, que estudiaba por su cuenta, se encon- los comentarios que surgían tras las reuniones de los médicos
tró con la ginecología. o de las publicaciones del The New England Journal of Me-
Durante el internado en el Hospital San José de Bogotá dicine. “La primera vez que oí de la supresión médica de la
avanzó en cirugía general y conoció a Elisa Garcés Garcés, ovulación fue en una reunión en la que yo estaba presente en
una ayudante del laboratorio con quien inició una relación el Massachusetts General Hospital de Boston —rememora—.
sentimental. Elisa Garcés siempre había soñado con estudiar Era un caso de una mujer que perdía un poco su visión por
bacteriología, pero las universidades en ese entonces seguían hemorragias retinianas cada vez que tenía la menstruación.
siendo reacias a admitir mujeres. Empeñada en no renunciar Hubo una discusión de los endocrinólogos sobre cómo aca-
de tajo a sus aspiraciones, había conseguido aquel trabajo de bar con el problema, y resolvieron darle unos estrógenos muy
ayudante en el laboratorio del hospital. fuertes para suprimir la ovulación”.
En 1947, Fernando Tamayo obtuvo su título de doctor Tratamientos de esta índole comenzaron a dar pistas
en Medicina y Cirugía. A partir de ese momento comenzó a sobre la creación de un anticonceptivo, aunque John Rock
pagar lo que él llamó su “impuesto moral”. Había tenido privi- buscaba todo lo contrario: que la suspensión de la ovulación
legios, y se sentía intranquilo si no los ponía al servicio de un repercutiera en el incremento de la fertilidad cuando se elimi-
público más allá de su grupo social. Así que siguió trabajando naran los medicamentos.
en el Hospital San José, adonde llegaban personas de muy es- El biólogo Gregory Pincus, cuyo mérito de fertilizar
casos recursos. Tras terminar la especialización en el exterior, in vitro a unos conejos le había valido el título de Doctor
cinco años después, y abrir su consultorio privado, dedicó Frankestein varios años atrás, trabajaba a unos 70 kilómetros,
medio tiempo, sin cobrar un peso, a este centro donde había en la ciudad de Shrewsbury. La misma Margaret Sanger y la mi-
tenido su iniciación. Pasó por todos los puestos, hasta llegar a llonaria Katharine McCormik lo contactaron a comienzos de
ser director entre 1955 y 1956. “Si no lo hubiera hecho —dice los cincuenta, pues buscaban un científico que desarrollara
con ironía y satisfacción—, estaría en la Costa Azul, manejan- una píldora para el control natal. Con los recursos necesarios,
do un Mercedes Benz y acompañado por una actriz de cine Pincus y su colaborador, Min-Chueh Chang, pudieron investi-
mona. Pero no me quejo”. gar y probar que inyecciones repetidas de progesterona dete-
Su experiencia en el San José tuvo un receso en 1950, nían la ovulación en los animales.
cuando, recién casado con Elisa Garcés, viajó a Estados Unidos El reto, sin embargo, era producir una píldora a bajo pre-

21 22
Dos bolsitas de churruscos AL DERECHO Y AL REVÉS

cio. Pincus, en su condición de científico, estaba impedido siguiente, la farmacéutica alemana Schering lanzó al mercado
para experimentar con humanos. Así que el profesor Rock, Anovlar, la pionera en Europa.11 Ésta fue la primera píldora
pese a sus fuertes convicciones religiosas, aceptó dirigir el que llegó a Colombia, y el doctor Tamayo pudo conocerla gra-
proyecto. Comenzaron en 1954 con 50 mujeres infértiles en cias a Hugo Willemitzer, un singular médico alemán que un
Boston y con 28 pacientes psiquiátricos, mujeres y hombres, día de 1961 se acercó a su consultorio con esas buenas nue-
del Hospital Estatal de Worcester. La idea con estos últimos era vas procedentes del Viejo Continente.
estudiar si la progesterona afectaba el aparato reproductivo.
Pese a haber tenido el consentimiento de los familiares y ha-
ber trabajado según los estándares médicos de la época, hoy EL PALACIO DEL CHURRUSCO
día este experimento se habría considerado falto de ética.
La confirmación de que ninguna paciente había ovula- En 1954, un año después de su regreso de Estados Unidos, el
do y que los efectos de la píldora eran temporales —es decir, doctor Fernando Tamayo se instaló, junto con otros 20 cole-
no esterilizaba— dio ánimos para un siguiente paso. El ensayo gas, en un edificio de corte moderno, en cuyo portón se leía
a gran escala se llevó a cabo en Puerto Rico, en la localidad “Edificio Unidia”. Estaba localizado en la carrera 12 con calle
de Río Piedras, cerca de San Juan. Pincus consideró apropia- 19, en aquel entonces un sector elegante del centro de Bogo-
da esta isla por su alta densidad de población y la pobreza tá. El consultorio quedaba en el tercer piso, y era frecuentado
generalizada. Aparte de poner a prueba el medicamento, le por pacientes que generalmente pertenecían a los círculos
serviría para confrontar a los que creían que mujeres con un políticos y económicos más influyentes del país. Aquellos
nivel educativo bajo eran incapaces de seguir el régimen de años no trajeron grandes novedades para el oficio. Las con-
un contraceptivo oral. sultas parecían limitadas a embarazos, pospartos y problemas
El ensayo clínico comenzó en abril de 1956, y en éste habituales de la ginecología. Pero los años sesenta traerían
participaron 265 puertorriqueñas. Como se esperaba, la píldo- cambios radicales: la anticoncepción estaba cerca de volverse
ra inhibía la ovulación de todas, pero los efectos secundarios tan frecuente como el amor.
(mareos, náuseas, vómitos, diarreas y dolores de cabeza) pro- Lo primero que el doctor Tamayo recomendó fue el dia-
vocaron varias deserciones. Tres mujeres murieron. Nunca se fragma. Les tomaba las medidas a sus pacientes y los importa-
investigó, sin embargo, si había sido como consecuencia del ba de Estados Unidos. El aparatoso método era lo más eficaz
estudio. Aunque llovieron las críticas, Rock y Pincus se sintie- que podía ofrecerles. Pero un día de 1961 un viejo conocido,
ron amparados en los criterios éticos de su tiempo. Estaban llamado Hugo Willemitzer, tocó las puertas de su consultorio.
conformes con ver que los efectos secundarios del medica- El hombre puso el maletín sobre el escritorio del médico y
mento eran menos intensos que los del mismo embarazo. Y sacó de adentro unas muestras de Anovlar, la píldora que Sche-
entre dos males, el menos peor.10 ring acaba de lanzar en varios países europeos.
Finalmente, en 1960, la Administración de Alimentos y El doctor Willemitzer —Villamizar, como él pedía que
Medicamentos de Estados Unidos, fda, aprobó el Enovid, el lo reconocieran— había llegado a Colombia tras la Segunda
primer anticonceptivo oral, la soñada píldora mágica. Al año Guerra Mundial. Fue médico del ejército nazi en Italia, donde

10 11
Pbs.“The Pill. American Experience”. En www.pbs.org. Schering.“La píldora. 40 años”. En www.schering.com.ar.

23 24
Dos bolsitas de churruscos AL DERECHO Y AL REVÉS

lo detuvieron los Aliados durante el conflicto. Al final de su Las historias parecían tener un libreto común. El doctor
cautiverio decidió emigrar a Colombia. Llegó en 1947. “Tenía Tamayo aplicaba el dispositivo a sus acomodadas pacientes y
un solo vestido y ningún peso —asegura el doctor Tamayo—. ellas, al ver los resultados, hablaban de las ventajas a sus em-
Tapaba los huecos de su traje con las manos”. pleadas del servicio, que por lo general habían tenido embara-
Se habían conocido por medio del senador José Jara- zos indeseados. Y ellas, a su vez, regaban el cuento entre ami-
millo Giraldo, que un día lo llamó al Hospital San José para gas y parientas. El médico siempre contestaba con un “pues
preguntarle si podía darle una mano al alemán desamparado. mándemela”, y cobraba la décima parte si la paciente era de
En el país no existía la cirugía de guerra, así que sus aportes escasos recursos económicos.
podrían ser útiles.Y lo fueron, porque prácticamente Willemi- Aunque se tratara de cantidades irrisorias, cobrar por
tzer tuvo su iniciación en Colombia con los disturbios del 9 los servicios sería una constante en los proyectos del médico
de Abril de 1948. bogotano. Para él, las cosas obtenidas con esfuerzo eran más
El médico alemán encontró un espacio en la sociedad. apreciadas que las gratuitas.Y en este caso particular, con ene-
Aunque era ginecólogo, tuvo más oportunidades en la ortope- migos al acecho, el cobro dejaba en claro que era la voluntad
dia. Una década después de su llegada se convirtió en repre- de las mujeres, y no algún tipo de coacción, la que las invitaba
sentante de la farmacéutica Bayer y, más adelante, de Schering. a convertirse en usuarias de la planificación familiar.
Por eso fue el pionero en la distribución de la píldora mágica La bola rodó con más fuerza de lo previsto. Aparte de
en Colombia. Aunque había echado raíces, regresó a su país, aquel cómplice boca a boca, algunos médicos conocieron los
donde murió en 2002. dispositivos recién importados. El doctor Hernán Rodríguez,
Curiosamente, la píldora no fue protagonista en Colom- uno de los primeros involucrados con el proyecto, recordaba
bia inmediatamente después de su llegada. Sólo estaba al al- aquel momento con una precisión milimétrica:“Fernando or-
cance de mujeres de un sector muy exclusivo de la sociedad ganizó una reunión en el Hospital Militar Central, en el piso 13,
que contaban con información, un ginecólogo particular y pabellón sur de Obstetricia y Ginecología, sede Social Científi-
dinero para comprarlas. La moral imperante, dominada por la ca. Allí mostró a los médicos el dispositivo intrauterino.Yo no
doctrina católica según la cual las parejas debían tener todos tenía ninguna idea de esto. Fernando dijo que pensaba que
los hijos que Dios mandara, impedía que los anticonceptivos algunos de los que estábamos ahí podíamos ayudar, pero que
llegaran a un público masivo. Así que la ley divina permitió él sólo tenía su consultorio y la buena voluntad. Nos regaló
que los pobres siguieran llenándose de hijos y que los ricos al final de la charla un dispositivo a cada uno y habló sobre
comenzaran dosificar mejor las cantidades. estadísticas.Yo me ofrecí”.12
La costumbre comenzó a resquebrajarse en 1965, tras Las filas frente al consultorio comenzaron a hacerse
el viaje del doctor Fernando Tamayo a Nueva York durante la más largas y más diversas. Ya no sólo esperaban las encopeta-
Semana Santa. El ginecólogo tenía el propósito de ofrecer a das damas; también empleadas del servicio, cocineras y otras
sus pacientes los dispositivos intrauterinos que había traído y mujeres de bajos recursos. Los médicos que se unieron las
venderles algunos a sus colegas. Las ventajas pronto se hicie- remitían desde el Hospital San Juan de Dios o el San José. El
ron evidentes, pues mientras los canales de distribución de la doctor Tamayo atendía a las nuevas pacientes desde las seis
píldora eran limitados, el dispositivo solucionaba el problema
12
prácticamente desde la primera cita. Entrevista tomada del archivo institucional de Profamilia.

25 26
Dos bolsitas de churruscos AL DERECHO Y AL REVÉS

de la tarde, después de que hubiera terminado con las habi- PRÉDICAS Y APLICACIONES
tuales.“Comenzaron a llegar gentes y gentes y se me volvió un
dolor de cabeza”. El doctor Fernando Tamayo Ogliastri nunca militó en las filas
Decidió que el miércoles fuera un día exclusivo para las de las utopías. Buscaba hacer bien su trabajo antes que conver-
mujeres pobres. Comenzó el 15 de septiembre de 1965. Una tirse en un demógrafo o un seguidor del feminismo.“Yo quería
tarde normal: apenas dos aplicaciones. Pronto quedó en claro llenar el vacío de la gran necesidad sentida entre las mujeres,
que aquella solución había sido apenas un paliativo. Las largas porque no me dejaban hacer planificación en los hospitales
colas volvieron. Entonces tuvo que conseguir un ginecólogo —asegura—. Lo demográfico era secundario. Leía sobre el
para que lo ayudara. “Estuvo dos veces y dijo que no volvía a tema para poder pedir apoyo económico”. Las circunstancias,
eso.Tal vez le echaron vainas —cree el doctor Tamayo—. Pero sin embargo, lo llevaron a ser el hombre que convirtió en una
después encontré otros”. práctica la planificación familiar y, de manera indirecta, uno de
La popularidad crecía. Por su forma de bucle, los dis- los precursores de la liberación femenina en Colombia.
positivos del modelo asa de Lippes se conocieron como los Tenía más convicciones que discursos. “Quería demos-
churruscos. Desde la ippf enviaron nuevas provisiones para trarle al Gobierno que sí era posible trabajar”, asevera. La regu-
satisfacer la demanda. Y el consultorio, contra el deseo del lación de la fecundidad en Colombia era una prioridad, pero
doctor Tamayo, fue bautizado como El Palacio del Churrusco. los administradores del país no encontraban el camino. El cen-
“Estábamos enamorados del proyecto —dice Hernán Rodrí- so de 1964 indicaba que la población nacional, de 17 millones
guez—. La historia clínica de la paciente se archivaba en un y medio, se duplicaría en apenas 21 años. Y aparte de que la
fólder de tres argollas. Contenía el nombre, la edad, el número explosión demográfica era un hecho, las encuestas indicaban
de embarazos, la fecha del último parto y por qué deseaba pla- que las colombianas tenían un promedio de siete hijos cuan-
nificar. Ellas decían que no deseaban más hijos porque vivían do deseaban entre tres y cuatro.12
en extrema pobreza”. En los siguientes años, la tarea del doctor Fernando Ta-
El entusiasmo era superior a lo esperado. Pero las filas mayo tuvo tanta resonancia interna y externa, que muy pronto
acabaron con la paciencia de los médicos vecinos. Como los obtuvo reconocimiento más allá de las fronteras colombianas.
miércoles no dieron abasto, el doctor Tamayo estableció tam- En 1967, la ippf lo nombró vicepresidente para la Región del
bién las tardes de los sábados para las pacientes de escasos Hemisferio Occidental; en 1968, presidente regional —cargos
recursos. Tampoco así se aligeró la carga y entonces el gine- que volvió a ocupar en 1985 y 1990, respectivamente—; en
cólogo llegó a plantear la compra del edificio. La oferta dio 1969, vicepresidente internacional, y entre 1971 y 1977, pre-
un margen de espera mientras los propietarios decidían. Las sidente internacional. Trabajó en estos puestos con la misma
opiniones encontradas, sin embargo, frustraron el negocio. diligencia con que lo hacía en el ámbito local. Viajó por los
Así que un día de final de año, al ver esas colas —que cinco continentes, estableció relaciones, visitó gobiernos y lo-
comenzaban en la sala de espera, continuaban en el corredor, gró incrementar el número de donantes y recursos de la fede-
bajaban tres pisos por las escaleras, seguían en la calle, daban ración, con los que fue posible que la planificación familiar se
la vuelta en la esquina y desesperaban a los colegas—, el médi- promoviera en los lugares más remotos del planeta.
co llegó a la conclusión de que el proyecto tenía vida propia.
Urgía encontrarle un nuevo espacio. 12 Gonzalo Echeverry. Obra citada.

27 28
Dos bolsitas de churruscos

Las iniciativas del médico bogotano terminaron convir-


tiéndolo en un ejemplo de aplicación sin prédicas. Lo con-
firman las 34 clínicas en 30 ciudades que, cuatro décadas
después, continúan el proyecto iniciado en el consultorio del El dolor de crecer
Edificio Unidia. Clínicas que, a su vez, fueron fundamentales
para que el país entrara al siglo xxi con una cifra más cerca-
na a los 40 millones de habitantes que a los 56 millones que
se proyectaban. La importancia de su tarea fue destacada en
1990 por el presidente Virgilio Barco, quien le concedió la
Cruz de Boyacá en grado de Gran Caballero.
Y los triunfos de los famosos churruscos parecían mar-
char en paralelo. Mientras la píldora se convertía en el símbo-
lo de la revolución, los modestos dispositivos intrauterinos
llegaban sin tanta grandilocuencia a todos los estratos. Con
el tiempo aparecieron otros modelos y otros métodos, pero
la chispa de la planificación familiar en el país se había en-
cendido gracias a ellos. Está escrito en el cuaderno de control
llenado a mano por el doctor Tamayo. En septiembre de 1966,
un año después de las primeras dos aplicaciones que inaugu-
raron las consultas especiales de los miércoles, 2.437 mujeres
eran beneficiarias de aquel invento cuyo vínculo con la pana- capítulo II
dería se limitaba a su remoquete, pero que sería tan solicitado
y alabado durante esos tiempos como el pan de cada día.

29
AL DERECHO Y AL REVÉS

era bienvenida e inevitable. Las cosas salieron tan bien, que el


abogado —el de verdad— que revisó el material apenas tuvo
un par de objeciones y dio el visto bueno.

L
La creación de una membresía de voluntarios asociados,
requisito ineludible para obtener la personería jurídica, resul-
a distinguida propietaria no tuvo reparos en hacer tri- tó aún menos dispendiosa. Recuerda el doctor Tamayo que
zas el contrato y advertirle al doctor Fernando Tamayo: “Mis uno de los fundadores fue el empresario Hernán Echavarría.
apartamentos se pueden arrendar para todo, incluso para bur- Cuando tuvo enfrente los estatutos, le dijo:“Yo no lo conozco,
deles, pero no para planificación familiar”. pero ¿dónde le firmo?”. No fue la única persona que dio mues-
La historia de la primera sede de la recientemente creada tras de confianza de esa magnitud.
Asociación Pro Bienestar de la Familia Colombiana había termi- En marzo de 1966, el Ministerio de Justicia dio existencia
nado antes de comenzar. Nunca se supo con exactitud quién legal a la Asociación Pro Bienestar de la Familia Colombiana.
calentó el oído de la aristocrática mujer, pero las creencias de Dentro de los propósitos de la recién nacida estaba trabajar por
aquellos tiempos permitían intuirlo. El incidente fue un antici- la población pobre de Colombia, especialmente en el ámbito
po de las singulares guerras que vendrían después, caracteriza- familiar. El enunciado no se oponía a su objetivo primordial de
das por la estrategia de los bandos de procurar golpes morales dar información y servicios en planificación familiar.
antes que menoscabo en las provisiones del adversario. Recur- Pero los papeles en regla no eran suficientes. Faltaba el
sos para la planificación no hicieron falta. La gran carencia era dinero para arrancar. Y tan inesperada como el éxito de los
de información capaz de derrumbar tabúes. churruscos resultó la generosidad de los donantes. Una tarde,
El año de 1965 había terminado con largas colas y nue- después de leer un folleto mandado a hacer por el doctor Ta-
vas ideas. Era claro que el problema de las filas del Edificio mayo en el que explicaba en qué consistía la planificación fa-
Unidia no se resolvería con un local más grande y una mudan- miliar, Hernán Echavarría lo llamó a su consultorio.“Mándeme
za. Para sacar adelante el proyecto que el doctor Tamayo tenía 200 folletos; después se los pago”, le dijo. El empresario envió
en mente, era necesario fundar una asociación sin ánimo de 1.000 pesos para apoyar la causa y, aparte de socio fundador,
lucro. Este mecanismo, pensaba el ginecólogo, le permitiría se convirtió en el primer donante particular. Otro empresario,
recibir ayudas internacionales y llevar más lejos la planifica- Rubén Levy, siguió el ejemplo y donó 3.000 pesos, y la División
ción familiar en el país. de Estudios de Población (dep) de la Asociación Colombiana de
Lo primero que hizo fue pedir a la Federación Interna- Facultades de Medicina (Ascofame) prestó 20.000.
cional de Planificación Familiar (ippf) el envío de los estatutos “Todos los apoyos fueron importantes —asegura el doc-
de distintas asociaciones que estuvieran implementando el tor Tamayo—, pero los fundamentales en la primera clínica
control de natalidad en Centroamérica.“Después conseguí un fueron los de la Embajada de Estados Unidos y la Agencia de
abogado muy bueno —dice con ironía—: se llamaba Fernan- Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (usaid). A me-
do Tamayo”. En su improvisado papel de doctor en derecho, diados de 1966, me dieron 23.000 dólares a través de la ippf.
se puso a la tarea de redactar los estatutos de la asociación. No Poco después enviaron un cheque a mi nombre por 120.000
vaciló en tomar apartados a imagen y semejanza de los mo- pesos, sin recibo. ‘Haz lo que quieras con eso’, me dijeron. Fue
delos que había recibido, pues en estos asuntos la imitación una muestra de confianza muy grande”. En aquel entonces, la

31 32
El dolor de crecer AL DERECHO Y AL REVÉS

usaid era una institución incluso más importante que la emba- COLOMBIA EXPLOTA
jada estadounidense y el doctor Fernando Tamayo gozaba de
buenas relaciones dentro de ella. Entre otras razones, por ser El carácter privado de la nueva asociación facilitó, en buena me-
el ginecólogo de muchas de las esposas de los diplomáticos dida, que su proceso de creación se resolviera con prontitud.
norteamericanos. Mientras el camino oficial estaba atiborrado de los escollos de la
La ayuda se prolongó durante tres décadas y, en total, burocracia y la política, el camino particular lucía libre y allana-
fue de unos 60 millones de dólares. Algunas veces se entrega- do. Como organización no gubernamental, la entidad podía salir
ba directamente, pero, por lo general, se hacía a través de or- indemne de casi todas las zancadillas que le pusieran.
ganizaciones intermediarias, como el Population Council o la Quienes tuvieron que sortear el grueso de las embesti-
ippf. Cuando los aportes no eran en efectivo, aquella ayuda del das fueron aquellos que presionaron por políticas oficiales. A
gobierno de Estados Unidos se manifestaba en anticoncepti- mediados del siglo xx, varias personalidades de la sociedad
vos o vehículos que la institución utilizaba en sus campañas. liberal Amigos del País se habían planteado el problema del
Así que con esos primeros recursos, a mediados del crecimiento de la población nacional. En la teoría las cosas
1966 ya era posible buscar un local. El primero que encon- eran claras, pero en la práctica eran pocos los dispuestos a
traron gozaba de una excelente ubicación, pero pertenecía a poner la cara. En un país constitucionalmente católico, hablar
aquella distinguida dama que, cuando todo parecía resuelto, de cosas tan alejadas del dogma significaba perder electores.
rompió el contrato en las narices del ginecólogo. Después to- Según los registros históricos del Departamento Admi-
maron uno en el centro, sobre la importante Avenida Caracas. nistrativo Nacional de Estadística (dane), Colombia había en-
Era una casa amplia, donde instalaron varios consultorios, sala trado al siglo xx con unos cuatro millones de habitantes. En
para actividades educativas y oficinas para dirección y admi- la década de los treinta ya iba en ocho millones y en 1964, en
nistración. A los pocos meses, sin embargo, el espacio resultó 17’484.510.2 El ritmo de crecimiento era del 3,3 por ciento
estrecho y fue inevitable una nueva mudanza, más al norte. anual, lo que significaba que el país habría llegado a 2000 con
Finalmente, cuando terminaba el año, la que sería la clí- 56 millones, a 2010 con 80 millones y a 2030 con 160 millones.
nica más grande de planificación familiar de Colombia encon- El territorio daba abasto, pero el problema no era de espacio.
tró tierra firme en la Calle 34 número 14-52. En su fachada, el El problema era que, paralelamente, el promedio de edad iría
anuncio decía:“Asociación Pro Bienestar de la Familia Colom- en picada. La mayor parte de la población colombiana serían
biana. Centro de planificación familiar. Unidad piloto”. niños. Descartando el romanticismo de la imagen y aplicando
No había espacio para eufemismos ni dudas éticas para la contundencia de la realidad, convenía preguntarse quiénes
ocultarlo. Veintidós años después, Gonzalo Echeverry, el pri- producirían para tantas bocas.
mer director de la institución, se sorprendió al ver que varios La opinión de las mujeres también resultó determinan-
centros de esta índole en Latinoamérica carecían de avisos. te. En 1964, el país pudo conocer los resultados de la primera
Según le explicaron, “podrían despertar reacciones adversas Encuesta de Fecundidad. El estudio, realizado por el Centro
por parte de la Iglesia”.1 Latinoamericano de Demografía (Celade) en siete capitales de

1 2
Gonzalo Echeverry. Contra viento y marea: 25 años de planificación familiar en Colom- dane. “Población total censada en 1993, 1985, 1973 y 1964 por sexo, según grupos de
bia. Profamilia-acep. Bogotá, 1991. edad.Total nacional”. En www.dane.gov.co.

33 34
El dolor de crecer AL DERECHO Y AL REVÉS

la región, demostró que, después de Ciudad de México, Bo- objetivo de la dep sería la investigación en demografía, epide-
gotá tenía el promedio más alto de hijos por mujer en unión: miología del aborto, planificación familiar y educación sexual.
5,5. Aunque las encuestadas afirmaban que el número ideal Su primer director fue el amigo del doctor Tamayo y médico
era 3,6, la media nacional, según otros estudios derivados del endocrinólogo de la Universidad Nacional Hernán Mendoza
censo, era de siete. En conclusión, la mitad de los hijos colom- Hoyos, a quien le interesaba la planificación familiar por sus
bianos eran el fruto de un error de cálculo. implicaciones en la demografía.
La Encuesta de Fecundidad reveló también que el 39 por Al mismo tiempo se creó, independiente de Ascofame, la
ciento de las mujeres —casi en su totalidad católicas— habían Asociación Colombiana para el Estudio de la Población (acep).
usado métodos anticonceptivos. En su orden, el ritmo, el coito Fue dirigida inicialmente por el médico Antonio Ordóñez Pla-
interrumpido, los lavados vaginales, el condón, las jaleas, la píl- ja, quien después fue el ministro de Salud del presidente Car-
dora anovulatoria y el diafragma. Todo esto en un tiempo en los Lleras Retrepo y dejó el cargo al abogado Pedro Gómez
que no había campañas de planificación familiar y en el que la Valderrama. La acep tuvo como misión realizar estudios y di-
Iglesia, de manera explícita, se había pronunciado contra los fundir conocimientos sobre el problema de población, pero
métodos artificiales. Con estas cifras y en este contexto, era no prestó programas de servicio.
fácil adivinar qué deseaban las colombianas.

EL LEGADO UNIVERSITARIO
LOS MÉDICOS SE ENTERAN
De esta manera, 1965 arrancó con grandes proyectos en el
El fenómeno de la población no había pasado inadvertido para campo de la planificación familiar. No sólo en Colombia, pues
los médicos. Durante la década de los cincuenta, la Facultad ese año, el mismo en que el doctor Fernando Tamayo trajo los
de Medicina de la Universidad del Valle, con sede en Cali, lle- primeros dispositivos intrauterinos, la ippf fue aceptada por
vó a cabo un programa de salud comunitaria en el municipio Naciones Unidas como entidad asesora del Consejo Económi-
de Candelaria. Una de las observaciones más impactantes fue co y Social y entró a formar parte de la Comisión Internacio-
el desproporcionado incremento de la población en relación nal de Población. La legitimidad de sus aspiraciones quedaba
con la disponibilidad de recursos, especialmente en educa- así más que avalada.
ción, salud y vivienda. También en 1965 la onu convocó a la Segunda Confe-
Esta experiencia motivó a Gabriel Velásquez Palau, rencia Mundial de Población, que tuvo lugar en Belgrado (ca-
entonces decano de la facultad en mención, a proponer la pital de la antigua Yugoslavia). Allí quedó claro que la política
creación de una División de Estudios de Población (dep) den- jugaba su parte en las decisiones. Los países de la Europa co-
tro de la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina munista vieron en la planificación familiar una estratagema
(Ascofame), que él dirigía. La idea fue secundada por otros del proyecto imperialista de Estados Unidos, y consideraron
decanos y colegas, y se propuso de manera oficial durante que el desarrollo y la educación eran los llamados a resolver
el Primer Seminario Nacional de Demografía, financiado por el problema, si es que en realidad existía.
la Fundación Ford. Finalmente, se materializó en noviembre Poco después del encuentro de Naciones Unidas, la Fun-
de 1964, durante una asamblea de Ascofame en Medellín. El dación Ford y el Population Council, una agencia internacio-

35 36
El dolor de crecer AL DERECHO Y AL REVÉS

nal privada dedicada al estudio sociodemográfico, auspiciaron una, un Centro Piloto de Planificación Familiar. Aunque el cle-
una Conferencia Internacional de Planificación Familiar en ro tenía un representante en la dep que prohibía el dispo-
Ginebra (Suiza). A la cita acudieron Gabriel Velásquez Palau, sitivo intrauterino y sólo permitía la píldora para regular la
director de Ascofame, y Hernán Mendoza Hoyos, director de menstruación, en estos centros comenzó la distribución de
la dep. Durante el encuentro obtuvieron asistencia técnica y anticonceptivos en Colombia como parte de los servicios co-
financiera de entidades internacionales, y en buena medida rrientes de salud.
gracias a sus esfuerzos, Colombia consiguió allí la sede de la Su existencia, además, contribuyó a observar los escasos
Asamblea Panamericana de Población. conocimientos y las muchas frustraciones en la sexualidad de
Ningún evento había lanzado con tanta fuerza el tema las colombianas. Uno de los casos más recordados fueron las
de la planificación familiar en el país. La asamblea, convocada conclusiones de una encuesta realizada en una población in-
por el Population Council y la Fundación Ford, comenzó en dígena del Cauca. Según ésta, las mujeres de la comunidad no
Cali el 11 de agosto de 1965 y fue presidida por el ex presi- gozaban del acto sexual porque temían quedar embarazadas.
dente de Colombia Alberto Lleras Camargo. “Para quienes no La capacitación de personal fue una de las preocupa-
queremos que la humanidad de nuestra patria se ahogue en ciones principales de la dep. Por eso envió profesionales de
este abismo por indiferencia y por imprevisión —dijo en el diversas disciplinas a adquirir más conocimientos en Estados
discurso inaugural—, la solución humana, la solución cristia- Unidos, Chile y México. El objetivo era tener una visión del
na, la solución económica, la solución política, es el control problema desde diversas perspectivas. En 1966, gracias a la
de la natalidad. Y cuanto antes, mejor”.3 La prensa del día si- ayuda que la usaid daba a las campañas relacionadas con po-
guiente salió con titulares a varias columnas: “Lleras propone blación, la dep pudo financiar el adiestramiento de médicos
control de natalidad”, “Lleras pide restricción ordenada y di- colombianos.
rigida de la natalidad”. La propuesta, criticada por la Iglesia, Sin embargo, vistas en perspectiva, las labores de esta
dio desde entonces mucho que hablar, ya no sólo en sectores división resultaron tímidas. El empuje de Hernán Mendoza
especializados. Hoyos y sus colegas no fue suficiente para ir más lejos, pues
La declaración final de la asamblea, aprobada por unani- la oposición del clero no resultó nada despreciable. Realizar
midad, alertó sobre la situación en América Latina. En conse- programas de planificación familiar sin más recursos que el
cuencia, recomendó a los países asistentes la iniciación de es- método del ritmo, con la píldora restringida y el dispositivo
tudios demográficos y de programas de planificación familiar, intrauterino vetado, era como atravesar el océano a nado a
la creación de asociaciones privadas que la promovieran y el pesar de tener a disposición un trasatlántico.
desarrollo de políticas gubernamentales. Sin que el doctor Fernando Tamayo lo esperara, aquellas
En aquellas cuestiones los países de la región eran inex- trabas y aquellos reparos morales favorecieron su proyecto
pertos, y no quedaba más remedio para la dep que aprender particular. Con un costo: el repudio de sus colegas. Hasta ese
sobre la marcha y a punta de ensayos y errores. Para llevar a momento, el consultorio del Edificio Unidia había pasado in-
la práctica y centralizar sus trabajos, se decidió que las sie- advertido para la Iglesia pero no para el cuerpo médico. En
te facultades de medicina afiliadas a Ascofame crearan, cada octubre de 1965, unos días antes de que se llevara a cabo el
Segundo Seminario sobre Población, convocado por la dep en
3
El Tiempo, 12 de agosto de 1965. La Ceja (Antioquia), 300 médicos del departamento amena-

37 38
El dolor de crecer AL DERECHO Y AL REVÉS

zaron con bloquear el encuentro si asistía el doctor Tamayo, lento si la población continúa creciendo con las tasas actua-
quien gestionaba con Mendoza un plan para la inserción del les —advirtió el entonces candidato—. No podremos dejar
dispositivo en los centros de Ascofame. Adujeron el rechazo de adoptar rápidamente una política de población porque el
del clero y, erróneamente, el daño que este método causaba problema se hace más serio cada día”.5 A comienzos de 1966,
a las portadoras. Muchos años después, cuando la planifica- como parte de sus preparativos para asumir el gobierno, creó
ción demostraba ser inofensiva y necesaria, el ginecólogo bo- un comité de estudio en diversas áreas. Una de éstas era po-
gotano concluyó:“El problema no era moral ni científico; mis blación. El subcomité, conformado por seis personas, contaba
colegas tenían miedo de perder su negocio”. Es decir, menos con cuatro médicos vinculados a Ascofame.Y también con un
prole, menos clientes. caballo de Troya metido por el Opus Dei.
“Curiosamente y por vías indirectas —narra Gonzalo
Echeverry en su libro Contra viento y marea—, el médico
LAS VOCES DEL GOBIERNO psiquiatra y alto jerarca del Opus Dei Hernán Vergara, irre-
ductible opositor de la planificación familiar ‘por sus firmes
Era difícil no hablar de la explosión demográfica.Tarde o tem- convicciones religiosas’, llegó a formar parte del subcomité
prano, el Gobierno tendría que pronunciarse. Las circunstan- de población y no pasaría un año sin que este fanático y fatí-
cias provocaron que el primer jefe de Estado colombiano que dico personaje se convirtiera en el más acre enemigo de las
tocara el tema perteneciera al partido favorito de la Iglesia. actividades de planificación familiar, con la animadversión es-
En octubre de 1965, el dane había entregado los resul- pecial hacia la persona de Hernán Mendoza, para mantener
tados preliminares del censo del año anterior y expresado esa posición durante más de 10 años consecutivos”.6
oficialmente sus preocupaciones por el crecimiento de la A pesar de la oposición, el comité sugirió la creación
población. Cuatro meses después, el presidente conservador de un Centro de Población y Desarrollo en cuya directiva es-
Guillermo León Valencia manifestó las mismas inquietudes: tuvieran representados los ministerios de Salud y Educación,
“El mayor problema de Colombia hasta hace poco era el de la el dane, el Departamento Nacional de Planeación, la dep y la
violencia, pero ahora el más difícil es el provocado por el cre- acep. El objetivo era que el Ministerio de Salud prestara ser-
cimiento excesivo de la población. La explosión demográfica vicios de planificación familiar mediante la División de Aten-
ha sobrepasado todas las predicciones y nos pone en la nece- ción Médica, los hospitales, los servicios materno infantiles y
sidad de enfrentarla en todas sus modalidades”.4 Durante el los centros y puestos de salud.
mandato de Valencia, precisamente, se llevó a cabo el primer Pero el ambicioso plan fracasó. Mendoza encontró re-
convenio entre la usaid y el Ministerio de Salud —y mediante sistencia dentro de la misma Ascofame porque quería ir más
éste, con la dep—, que se firmó en los primeros días del man- allá de la doctrina. Las facultades de medicina plantearon que
dato de Carlos Lleras Restrepo. era mejor esperar los resultados de las investigaciones antes
Durante su campaña a la Presidencia, Lleras Restrepo que llevar a cabo campañas de planificación familiar. Y, para
también había manifestado sus preocupaciones. “El cambio empeorar las cosas, durante el Tercer Seminario de Población,
económico y social quedará frustrado o será intolerablemente
5
Citado por Gonzalo Echeverry.
4 6
Diario del Caribe, 2 de febrero de 1966. Ídem

39 40
El dolor de crecer AL DERECHO Y AL REVÉS

celebrado en Buga (Valle), los decanos de las facultades de suma delicadeza, por supuesto—. El programa, dirigido por
Medicina de la Universidad de Antioquia y la Universidad Jave- Mendoza, tendría una duración de 18 meses, hasta finales de
riana se opusieron a la convocatoria para el adiestramiento en junio de 1968, al cabo de los cuales quedaría en manos del
la técnica del dispositivo intrauterino, y el arzobispo de Cali Ministerio. El objetivo era que la provisión de los servicios de
lanzó una fuerte reprimenda porque la dep estaba desafiando planificación familiar no fuera responsabilidad de Ascofame
los principios éticos de la Iglesia.Al final, sin embargo, el semi- sino del Gobierno. Por el momento, no hubo escándalos. Era
nario de Buga sirvió para el intercambio de conocimientos e difícil atacar el mensaje edulcorado de aquel contrato: Anto-
ideas y el establecimiento de relaciones internacionales. nio Ordóñez Plaja, el siguiente ministro de Salud, había sabido
Así que el convenio entre la usaid y el Gobierno —que plantearlo como un proyecto educativo.
finalmente dio fondos para la capacitación en planificación La planificación familiar también dio que hablar en sep-
familiar— se firmó en un ambiente lleno de prevenciones y tiembre de 1966, con motivo del Primer Taller Nacional de
ambigüedades. La doctora Emiline Royco Ott, quien estudió Planificación Familiar, celebrado en Popayán (Cauca), donde
las políticas sobre el control de natalidad en el país, trans- se expusieron los resultados de las investigaciones en esta
cribió apartes de una entrevista sostenida con el ministro de materia y los primeros becados de la dep intercambiaron co-
Salud del presidente Valencia, Juan Jacobo Muñoz, cuando ya nocimientos con profesionales de diversas disciplinas. Al ta-
había dejado el cargo:“Tuve simpatía por el proyecto y lo apo- ller asistieron numerosos observadores internacionales. Entre
yé. Pero el caso es que no queríamos firmarlo porque no es otros, la directora de la Oficina Regional para el Hemisferio
buena política irse contra la Iglesia en un país tan católico Occidental de la ippf, Ofelia Mendoza, que recorría los países
como Colombia”. latinoamericanos estableciendo contactos para motivar la ini-
Más adelante, Royco Ott anota: “Muñoz ayudó a su cu- ciación de programas de planificación familiar.
ñado Fernando Tamayo en la obtención de ayuda de la usaid Casi de manera simultánea, gracias a la insistencia de
para sus incipientes actividades de planificación familiar, pero la dep, la Academia Nacional de Medicina hizo pública una
insistió siempre en que esto no implicaba ningún compromi- declaración en la que manifestó su preocupación por el pro-
so o participación del Gobierno”. Según el mismo relato —y blema demográfico y solicitó medidas al Gobierno. El caso
a tono con la ambivalencia imperante—, el Ministro calificaba recibió amplia publicidad cuando algunos académicos le pi-
el enfoque anticonceptivo como superficial, pues, según él, dieron su opinión sobre población y demografía al cardenal
actuaba “únicamente sobre la parte culta y organizada de la Luis Concha Córdoba. El prelado, aparte de insistir que estos
sociedad, sin efecto sobre la parte no organizada”, y consideró temas debían manejarse “en estricta armonía con la Iglesia ca-
simplistas las propuestas de la usaid y de Hernán Mendoza.7 tólica”, dijo que el Gobierno no podía “invadir un área que es
Después de la firma del convenio, el Ministerio de Salud del dominio exclusivo e individual de las parejas”.
contrató con Ascofame la coordinación de un plan de cursos Pero en el ámbito médico, la más radical fue la Sociedad
para 1.200 médicos sobre fundamentos de demografía, sus Colombiana de Obstetricia y Ginecología. En esa misma época
implicaciones en el desarrollo y la salud, y sobre los métodos citó al ministro Ordoñez Plaja para que explicara la posición
para regular las tasas de natalidad —aspecto enunciado con del Gobierno ante la existencia en Bogotá de algo que uno de
los socios calificó como la churrusquería. Hablaba, claro está,
7
Citada por Gonzalo Echeverry. de la Asociación Pro Bienestar de la Familia Colombiana, que

41 42
El dolor de crecer AL DERECHO Y AL REVÉS

ya en ese entonces, mientras políticos, clérigos y médicos dis- permanente. Él no podía asumir aquella labor, pues continua-
cutían, establecía dos nuevos puntos de servicio —uno en el ba ofreciendo sus servicios en el consultorio que tenía en el
hospital San José y otro en el Infantil—, preparaba la apertura norte de Bogotá y mantenía su atención en las relaciones inter-
de un centro en Medellín, y conservaba sus largas y prover- nacionales de la institución. Con Mendoza había seleccionado
biales colas. Al final de 1966, la suma de nuevas usuarias fue seis candidatos, pero un día se cruzó por la calle con Gonzalo
de 6.689. Echeverry, presidente en dos ocasiones de la Sociedad Colom-
biana de Ginecología y Obstetricia, quien no figuraba en la
lista. Al final, fue el elegido. Uno más, traído en buena medida
UN BAUTIZO TELEGRÁFICO por el azar, para las filas de la planificación familiar.
Varios años después, Echeverry anotó:“Proveníamos de
El consultorio del Edificio Unidia había cerrado su puerta a la práctica ginecológica y no es raro que comprendiéramos
finales de 1966. La clausura coincidió con la apertura de la el problema del aborto y de los hijos indeseados, ya que en el
que sería la sede definitiva del Centro Piloto. Durante los me- ejercicio profesional estuvimos permanentemente en contac-
ses anteriores, la demanda de dispositivos intrauterinos había to con él por medio de nuestras propias pacientes. Por otra
sido elevada, pero pocas mujeres estaban enteradas de la mu- parte, a pesar de tener fama de ser los peores administradores,
danza. Así que durante un tiempo, para no hacerles perder el tuvimos la ventaja de poder afrontar sin temor y con argu-
viaje, el doctor Fernando Tamayo contrató unas busetas que mentos la oposición de colegas, y también la satisfacción de
las llevaban de un lugar al otro. haber logrado que el cuerpo médico de Colombia cambiara
Las trabas y trifulcas que siguieron en 1967, en las que poco a poco su actitud negativa hasta dejar de ser enemigo de
participaron el Gobierno, el Congreso, la Iglesia y Ascofame, la planificación familiar y convertirse en uno de sus mejores
permitieron a la Asociación Pro Bienestar de la Familia Colom- apoyos”.
biana encontrar un camino relativamente llano. Visto que su Ese mismo año, la asociación adoptó el que fue su nom-
ritmo no estaba determinado por los vaivenes políticos, reci- bre definitivo. Una tarde de diciembre llegó un telegrama pro-
bió más aportes de la ippf. Durante este año abrió tres nuevas cedente de Londres a la dirección del Centro Piloto. Sólo el
clínicas: dos más en Bogotá y una en Medellín. Esta última, encabezado debió de salir muy costoso:“Asociación Pro Bien-
como resultado de la adopción de un centro que había sido estar de la Familia Colombiana”.Así que por razones de econo-
abandonado por la dep debido a las presiones del clero. mía y para facilitarles la vida a los amigos, prefirieron registrar
Pronto fue inevitable la ampliación del Centro Piloto. Se en la empresa de telecomunicaciones la dirección telegráfica
crearon el departamento Médico Clínico y el de Información “Profamilia, Bogotacol”. Sonó tan bien, que dos meses después
y Educación, que comenzaron sus actividades con un progra- Profamilia ya era el nombre de trabajo de la institución, aun-
ma de citología para la detección precoz del cáncer de cuello que jurídicamente conservara el primero.
uterino —el primero de esta especie con carácter masivo en Los fuertes debates que hubo por fuera durante 1967
Colombia— y cursos para médicos, trabajadores sociales, da- apenas se sintieron adentro de la asociación. El año había
mas voluntarias y sacerdotes, respectivamente. comenzado con un artículo de Hernán Vergara —el caballo
El doctor Fernando Tamayo pronto se dio cuenta de que de Troya del subcomité de población preparatorio de Carlos
la asociación, en pleno crecimiento, necesitaba un director Lleras Restrepo— publicado por el periódico El Catolicismo.

43 44
El dolor de crecer AL DERECHO Y AL REVÉS

Según éste, el Gobierno controlaba la natalidad con métodos dispuestos a trabajar en llave. El proyecto, que recibió el nom-
prohibidos por la Iglesia. La queja provocó el retiro de los bre de Plan Tripartito, consistía en sacar el mayor provecho de
sacerdotes asesores de la dep y desembocó en un debate en la capacidad y la experiencia acumulada en cada una de estas
el Senado contra el Gobierno por la ejecución del convenio entidades. La unión, sin embargo, no hizo la fuerza.
firmado con la usaid. En julio, la Conferencia Episcopal pidió El Plan Tripartito asignaba funciones a cada institución.
al Gobierno que no se metiera en asuntos relacionados con El Ministerio de Salud, aprovechando su infraestructura, lleva-
“la ley de Dios” y rechazó, por inmoral, el dispositivo intraute- ría la planificación a zonas rurales y desarrollaría programas
rino. Finalmente, la presión del clero condujo al cierre de los móviles en regiones apartadas; Ascofame, que abandonaría el
programas de planificación familiar en Antioquia. área de servicios, se encargaría de investigación, motivación y
El Gobierno decidió bajarle el perfil a su política en educación, y Profamilia prestaría servicios clínicos, llevaría a
materia de población. Vino entonces el primer choque entre cabo la divulgación en centros urbanos y fomentaría la crea-
el Ministerio de Salud y la dep: mientras aquel adoptaba una ción de asociaciones privadas.
actitud pasiva, ésta conservaba su beligerancia. El rosario de Pero era imposible calcular los imprevistos. La recep-
reparos tuvo su efecto entre los mismos médicos. Se acordó, ción de la ayuda internacional no podía ser más engorrosa.
en consecuencia, que no estuvieran obligados a ejecutar los Mientras el Gobierno consideraba que no tenía presentación
programas. Lo harían según su voluntad y sin remuneración recibir apoyo directo de la usaid, ésta no podía hacer contra-
adicional. Ante la carencia de estímulos era imposible esperar tos bilaterales con entidades no gubernamentales. Fue necesa-
resultados satisfactorios. A mediados de 1968, cuando expira- rio buscar intermediarios. Aparecieron la Organización Pana-
ba el convenio con la usaid, unas 3.000 familias habían sido mericana de la Salud, para el Gobierno; el Population Council,
motivadas e informadas en virtud del programa educativo para Ascofame, y la ippf, para Profamilia. Las solicitudes debían
iniciado por la dep dos años atrás. No fue prorrogado por la ser revisadas por todos. El engranaje resultaba tan complejo
retirada del Gobierno, pero sobrevivió un semestre más gra- que una sola falla podía desbaratarlo. Como, en efecto, ocu-
cias a una ayuda de emergencia del Population Council y la rrió. Los trámites burocráticos retrasaron la entrega de los
Fundación Ford. documentos del Gobierno, y la salud de Hernán Mendoza, el
Y mientras los otros debatían, al cierre de 1967 Profa- hombre que más había luchado por una política oficial de
milia ya estaba afiliada a la ippf y registraba una nueva marca: planificación familiar, se deterioró rápidamente. Murió el 28
22.405 nuevas usuarias de la planificación familiar en las seis de agosto de 1968.
clínicas existentes. El panorama no pudo ser más oscuro. En junio de 1968,
la Santa Sede promulgó la encíclica Humanae Vitae, que ex-
presamente prohibía el uso de anticonceptivos no naturales,
LA UNIÓN NO HIZO LA FUERZA y Pablo vi anunció su visita a Colombia para agosto. El pre-
sidente Lleras se empeñó en evitar roces diplomáticos, y le
El esquema se repitió durante un año más. A comienzos de pareció oportuno destituir al ministro de Relaciones Exte-
1968 el optimismo reinaba en las huestes de la planificación riores, Germán Zea, quien había criticado la nueva encíclica
familiar. La disponibilidad financiera propició nuevos inten- justamente por sus negativas implicaciones en la explosión
tos, y el Ministerio de Salud, Ascofame y Profamilia estaban demográfica.

45 46
El dolor de crecer AL DERECHO Y AL REVÉS

Ese ánimo conciliador del Gobierno se vio reflejado en ya entonces el programa tenía vida propia.
la Ley de Paternidad Responsable, que significó la creación Lily de Bucheli y el ginecólogo Julián Bucheli formaron
del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Durante los parte de aquel grupo que llevó a Profamilia más allá de la ca-
debates en el Congreso aparecieron nuevamente las protes- pital. En 1967, Gonzalo Echeverry, entonces director ejecutivo
tas de los dos extremos, derecha e izquierda, que asociaban de la institución, le propuso a él que abriera la sede en Pasto.
la planificación familiar al pecado mortal o al imperialismo La propuesta no carecía de sentido, pues el ginecólogo tenía
yanqui. Muy acorde con la doctrina, a la nueva institución se negocios familiares en el departamento de Nariño. Lo que sí
le asignaron misiones como proteger la infancia, vigilar la res- resultaba complicado era mencionar el propósito.“La cosa fue
ponsabilidad de los padres y defender la familia. Ni por asomo sumamente difícil porque, para comenzar, nadie quería arren-
educar en la regulación de la fecundidad. dar un local para una cosa tan perversa como era la planifi-
cación familiar —relata Lily de Bucheli—. Andábamos los dos
para arriba y para abajo buscando un sitio para la sede hasta
PASANDO AGACHADOS que encontramos a un sirio-libanés que aceptó alquilarnos un
apartamento. Luego vino el vía crucis de conseguir emplea-
Y Profamilia se hizo grande. Ya había quedado bastante claro dos. Nadie quería trabajar en Profamilia, porque ya corría el
que a punta de sermones resultaba imposible contener la ne- rumor de que eso era indebido, que era pecado mortal”.8
cesidad de las mujeres. Si el sector oficial no tenía qué ofrecer, Lily le llevaba ventaja a su tiempo: aspiraba a su indepen-
era inevitable que el privado tomara las banderas de la plani- dencia sin comprometer su matrimonio, buscaba el crecimien-
ficación familiar. to personal más allá de la maternidad y estaba convencida de
El panorama de finales de 1968 lo confirmaba. Mientras que la regulación de la fecundidad era clave para el desarro-
la dep mostraba síntomas de agotamiento, Profamilia cerraba llo del país. Por eso tuvo que padecer algunos señalamientos.
el año con 17 clínicas en 12 ciudades y 50.000 nuevas pa- Incluso de la familia de su esposo, quien también,de un mo-
cientas. En los debates del Congreso apenas había sido men- mento a otro, se había puesto con ideas tan liberales como la
cionada y quizás el único daño físico que sufrió ese año fue planificación familiar.“Ahora sí, con mayor razón, me meto en
la ruptura de su aviso luminoso por unos manifestantes que esto”, se dijo Lily para sus adentros. Como Julián Bucheli era el
gritaban:“Abajo los Estados Unidos”. director, ella, por reglamento de la institución, no pudo entrar
“El problema más grave que tuvimos no fue el dinero como empleada sino como voluntaria. Consiguió motivadoras
ni nada por el estilo —asegura el doctor Fernando Tamayo—; de otras regiones, porque definitivamente las pastusas no se le
fueron los dolores de crecimiento. Manejar desde Bogotá al midieron al asunto. Y la clínica abrió a principios de julio de
resto del país era complicado. La gente se capacitaba y se tra- 1968 y no fue nadie.
taba de controlar. A veces nos metían goles. Pero la institución Los ataques de la Iglesia cayeron como dádivas del cielo.
siguió para arriba”. Todas las noches, los pastusos sintonizaban la Emisora Maria-
La estrategia que siguió la asociación para expandirse na. El conocido padre Álvarez decía que “ese tal sitio” (nunca
hacia otras ciudades consistía en encontrar un voluntario que
buscara el local y un médico dispuesto a orientar la nueva 8
Silvia Galvis. Se hace camino al andar: La otra historia de la planificación familiar.
clínica. Con el tiempo, los voluntarios se desvinculaban, pero Profamilia, 1995.

47 48
El dolor de crecer AL DERECHO Y AL REVÉS

pronunciaba el nombre Profamilia) era un antro de corrup- El crecimiento había seguido imparable y el prestigio
ción y daba la dirección exacta.“Un día llegué a abrir la ofici- había aumentado aún más durante 1969. Cuando terminó el
na y me encontré gente curioseando —recuerda Lily de Bu- año, Profamilia contaba 26 clínicas en el país; tenía a su fun-
cheli—. Les dije que entraran y yo les conté qué era en verdad dador, el doctor Fernando Tamayo, en la Vicepresidencia Inter-
Profamilia. Así empezamos: la gente iba por curiosidad y, de nacional de la ippf; había sido el tema de un extenso artículo
cada grupo que se acercaba, salían cinco señoras planificando en el diario New York Times y había merecido una visita del
gracias al padre Álvarez y su Emisora Mariana, que nos había entonces gobernador de Nueva York, Nelson Rockefeller.
dado publicidad diaria y gratuita”. El dolor de crecer estaba a punto de llegar a su fin y
comenzaba otro, no menos fuerte: el de ampliar servicios y
capotear nuevas críticas.
AL ESTILO DE COCA-COLA
Quizás el padre Álvarez no figuró como el pionero de la pro-
moción de la planificación familiar por la radio porque no se
lo propuso. Al final, quien se quedó con el mérito fue el doctor
Fernando Tamayo, aunque no por inspiración del sacerdote.
En 1969 los colombianos escucharon en sus transisto-
res el llanto de un niño y una voz que invitaba a utilizar la
planificación familiar para evitar imprevistos. Era la primera
vez que la radio se usaba para promover la planificación en
América. “Esta idea yo la tenía en mente desde hacía mucho
tiempo y me conseguí una plata grande, como 200.000 dóla-
res —recuerda el doctor Tamayo—. La discutimos con Gonza-
lo Echeverry. Le gustó mucho.Yo nunca creí en la propaganda,
pero funcionó de la manera más brutal”.
La única resistencia que hubo contra esta campaña no
provino esta vez de izquierdas ni derechas. Provino de los
mismos promotores de la planificación familiar. Durante una
reunión de administradores de asociaciones convocada por la
ippf en Palm Beach (Estados Unidos), el director administra-
tivo de Profamilia recibió un fuerte regaño: “La planificación
familiar es algo respetable y no una baratija que se anuncia
como quien vende Coca-cola”. Poco después, el método fue
adoptado por todas las asociaciones de la región, pasó a la te-
levisión y a la prensa, y sigue siendo un recurso fundamental
para dar a conocer los programas.

49 50
Con la Iglesia hemos topado

capítulo III
AL DERECHO Y AL REVÉS

próximos mendigos antes de que nazcan?”.1 La misma expe-


riencia de la izquierda mundial demostró que ese tipo de te-
mores eran infundados. Durante los años sesenta y setenta, el

L a transmisión mostró a Pablo vi descendiendo del avión


y a una numerosa comitiva de ilustres personalidades recibién-
líder revolucionario Mao Zedong fomentó la procreación para
que China creciera y no se extinguiera en caso de una guerra
atómica. Sin embargo, las reiteradas hambrunas obligaron al
Gobierno a retractarse. En 1979, tres años después de la muer-
dolo en el Aeropuerto El Dorado, de Bogotá. El país estaba casi te del Gran Timonel, comenzó el programa Una familia, un
paralizado por el histórico acontecimiento. Era el 22 de agosto hijo, el más severo control de natalidad en el mundo.
de 1968. Por primera vez, un Papa visitaba Colombia. Ir contra la necesidad de las mujeres a mediados de los
Mientras esto ocurría, 930 kilómetros hacia el sur, el años sesenta era como resistirse a las leyes de la gravedad.
ginecólogo Julián Bucheli esperaba frente a un televisor el Quizás como una manera de encontrar el justo equilibrio, mu-
momento en que Su Santidad besara el suelo colombiano. La chas optaron por despojarse del dispositivo durante la con-
inclinación pontificia sería la singular señal de partida de las fesión, de modo que cuando el sacerdote preguntara “¿Plani-
actividades de la clínica de Profamilia en Pasto. A diferencia fica?”, ellas pudieran decir la verdad del instante, “No”, e irse
de lo que ocurría en la capital, para esta ceremonia no había libres de pecado.
tanto protocolo ni lista de invitados; sólo una paciente con ga- Con la visita del Papa, la situación incluso alcanzó nive-
nas de meterse en ese cuento llamado planificación familiar. les cómicos. El ex director de Profamilia Gonzalo Echeverry
Pablo vi había llegado en un momento de fuertes de- recuerda que ese 22 de agosto, una mujer humilde se acercó
bates alrededor del control de la natalidad. Para evitar roces al Centro Piloto de Profamilia en Bogotá para que le extrajeran
diplomáticos, pocos días antes, el ministro de Relaciones Ex- el dispositivo. El médico le preguntó si tenía alguna compli-
teriores, Germán Zea, había tenido que renunciar a su cargo cación o un efecto indeseado, y ella contestó que no, que, por
debido a las críticas proferidas en público contra la reciente- el contrario, ella y su esposo estaban muy satisfechos. “Vea,
mente promulgada encíclica Humanae Vitae. No estaba de doctor —añadió la mujer—: es que el Santo Padre llega hoy a
acuerdo con la rigidez de sus preceptos en materia de planifi- Bogotá y yo no quiero estar en pecado mortal mientras él esté
cación familiar y consideraba que esto traería consecuencias aquí; apenas se vaya, yo vengo para que me lo vuelva a poner,
negativas para el desarrollo. y ojalá sea el mismo, porque me ha servido muy bien”.
La polémica incluso había provocado durante los me-
ses anteriores una singular y tácita alianza entre dos sectores
tradicionalmente enemistados, la derecha y la izquierda, que COMIENZA LA BATALLA
se prolongó por varios años. Mientras la primera seguía los
preceptos de la Iglesia; la segunda veía en la reducción de la La Iglesia tradicionalmente se había manifestado en contra de
población un aniquilamiento silencioso de los países pobres, la planificación familiar. Desde 1930, el sustento de la doctrina
como lo expresaron libros como Las venas abiertas de Amé- fue la encíclica Casti Connubii, promulgada por Pío xi, en la
rica Latina, del escritor uruguayo Eduardo Galeano:“¿Qué se
proponen los herederos de Malthus sino matar a todos los 1
Eduardo Galeano. Las venas abiertas de América Latina. Siglo Veintiuno Editores. 1987.

53 54
Con la Iglesia hemos topado AL DERECHO Y AL REVÉS

que la procreación figuraba como uno de los fines primordia- ro de 1967. La declaración de guerra aparecía en dos artículos
les del matrimonio. Esta carta pontificia sirvió al clero como publicados en el periódico El Catolicismo, uno de ellos escrito
base para oponerse a las primeras políticas de población que por el psiquiatra Hernán Vergara, miembro del Opus Dei, quien
se quisieron aplicar en Colombia. O para orientarlas, como se había formado parte del subcomité de población nombrado
había visto en los centros piloto de planificación familiar de por Carlos Lleras Restrepo, previa su posesión como Presiden-
la División de Estudios de Población (dep), donde había un te de la República.“Con dólares americanos, el Gobierno inicia
asesor religioso encargado de recordar que los dispositivos control artificial de la natalidad, utilizando métodos prohibi-
intrauterinos estaban prohibidos y que la píldora sólo podía dos por la Iglesia”, rezaba el titular del impreso. Y más aden-
utilizarse para regular la menstruación. tro, el editorial, titulado “Juego limpio”, acusaba al ministro de
Una de las primeras señales de la guerra verbal que se Salud, Antonio Ordoñez Plaja, de no ejecutar los programas de
vería en los años siguientes, fue la respuesta del clero al dis- planificación familiar en armonía con los preceptos del clero
curso inaugural del ex presidente Alberto Lleras Camargo en y de convertirse en un instrumento de la política imperialista
la apertura de la Asamblea Panamericana de Población, el 11 del presidente estadounidense Lindon B. Johnson.4
de agosto de 1965, en la que instó a controlar la natalidad. La campaña continuó en columnas de periódicos, homi-
Dos días después, el arzobispo de Cali, que era la ciudad sede, lías y declaraciones de obispos contra el Gobierno y la dep. Los
recordó que la Iglesia condenaba “el llamado control de nata- senadores conservadores Diego Tovar Concha y Manuel Bayo-
lidad” y advirtió que sólo al Papa le correspondía “dar defini- na Carrascal promovieron un debate en el Congreso, al que
ciones sobre el problema”.2 fue citado el Ministro de Salud. El representante del Gobierno
Un año después, la Academia Nacional de Medicina tam- se defendió con tres argumentos: que nadie estaba obligado a
bién consideró oportuno pronunciarse sobre el problema de- planificar, que las altas tasas de natalidad eran un problema de
mográfico. Quiso hacerlo de la manera más diplomática posi- salud pública, y que los dólares americanos, aparte de que eran
ble, de modo que algunos de sus miembros fueron a pedirle apenas una parte de los recursos disponibles, no sólo servían
iluminación al arzobispo primado de Colombia, el cardenal para las campañas de planificación familiar sino de educación
Luis Concha Córdoba. El religioso compartió con la academia y saneamiento ambiental, especialmente en áreas rurales. En
la idea según la cual el problema de población debía manejar- todo caso, el resultado de esta primera batalla fue el retiro defi-
se “en estricta armonía con la Iglesia Católica”. Pero fue claro: nitivo de los sacerdotes que obraban como asesores religiosos
“El Gobierno no puede invadir un área que es del dominio en los cursillos impartidos por el Ministerio de Salud y la dep.
exclusivo e individual de las parejas, sino que su deber es de- El presidente Lleras prometió que se mantendría una
fender la moral pública y proteger el derecho de los padres a atmósfera de respeto entre el Gobierno y la Iglesia, y recordó
procrear y educar sus hijos dentro del seno de la familia”.3 con insistencia que el convenio firmado con la Agencia de
Hasta ese entonces, lo que había hecho la Iglesia era re- Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (usaid) —de
accionar ante distintas circunstancias, pero la que podría con- donde salía buena parte de los recursos para ejecutar los pro-
siderarse su ofensiva contra la planificación comenzó en ene- gramas— había sido acordado durante el periodo de su pre-
decesor.
2
El Siglo, 14 de agosto de 1965.
3 4
El Espectador, 26 de septiembre de 1966. El Catolicismo, 22 de enero de 1967.

55 56
Con la Iglesia hemos topado AL DERECHO Y AL REVÉS

Aunque tras el debate en el Senado hubo una especie medio, hacer imposible la procreación”.
de pacto de caballeros entre Gobierno e Iglesia, a mediados La única posibilidad permitida era la anticoncepción na-
de marzo de 1967 el cardenal Concha promulgó una carta tural. Es decir, el método del ritmo, descubierto en 1923 por
pastoral en la que recordó que el programa de la dep carecía el ginecólogo Kiusaku Ogino y, poco después, por el austriaco
de su apoyo, que eran ilícitos los productos que impedían la Hermann Knauss. El llamado “método Ogino-Knauss” se basa-
procreación y que quien los recomendara o usara estaría bajo ba en el hecho de que la mujer tenía días fértiles desde los
pecado mortal.5 tres días anteriores a la ovulación hasta los cinco posteriores,
y dos periodos de esterilidad antes y después de esos días.
Pero aquella ley no siempre se cumplía con la mencionada
LLEGA EL PAPA precisión.
El mandato de la Iglesia fue impartido por la mayoría
A finales de marzo se creyó que la Iglesia había ablandado su de los párrocos de las grandes ciudades, pero en las regiones
posición, cuando Pablo vi promulgó Populorum Progressio, apartadas, donde la vida diaria mostraba a mujeres campesi-
una encíclica que contemplaba el derecho de los gobiernos nas cansadas de parir, algunos sacerdotes incluso prestaron
a informar sobre la planificación familiar, conservando la ley los templos para que se dictaran charlas sobre planificación
moral y el respeto a las libertades de las parejas. Pero no era familiar. La realidad se imponía sobre la doctrina.
tal. En julio de ese año, la 23a Conferencia Episcopal de Co-
lombia, que reunió a 55 obispos, pidió al Gobierno mante-
nerse “en los límites de su jurisdicción, sin presentarse como EN FAMILIA
maestro absoluto en asuntos que se relacionan primordial y
profundamente con la ley de Dios y con la conciencia de los Durante aquellos años, los ataques directos de la Iglesia con-
individuos”.6 Y aunque apoyó la “paternidad responsable”, re- tra Profamilia fueron de corto alcance. El clero había aprove-
calcó la inmoralidad de los métodos anticonceptivos. chado su influencia para atenuar el impacto de los programas
En julio de 1968, un mes antes de la visita del pontífice del Gobierno, pero sus posibilidades de arremeter con éxito
a Colombia, se promulgó la encíclica Humanae Vitae, que contra una institución privada eran escasas.
disipó cualquier duda sobre la posición de la Iglesia en ma- Desde el comienzo de sus actividades, Profamilia dicta-
teria de anticoncepción. “En conformidad con los principios ba charlas sobre planificación familiar en salones comunales,
fundamentales de la visión humana y cristiana del matrimo- fábricas o empresas. Una tarde, Laureano Marín, uno de los
nio (…) —dice la encíclica—, hay que excluir la esterilización médicos pioneros de la institución, alquiló una sala de cine
directa, perpetua o temporal, tanto del hombre como de la en un barrio del sur de Bogotá para llevar a cabo una de es-
mujer; queda además excluida toda acción que, o en previsión tas charlas y, como preparativo, pegó carteleras que anuncia-
del acto conyugal, o en su realización o en el desarrollo de ban el evento. El día señalado, el doctor llegó acompañado
sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como del mensajero de Profamilia. En efecto, mucha gente se había
enterado y quería asistir, pero era devuelta por cinco hombres
5
El Espectador, 12 de marzo de 1967. de sotana apostados en la entrada. Sin darse por vencido, el
6
El Siglo, 30 de julio de 1967. médico se fue a la tienda de la esquina y dejó al mensajero

57 58
Con la Iglesia hemos topado AL DERECHO Y AL REVÉS

cerca del teatro para que lo buscara en caso de que los curas DELIRIO DE CASTRACIÓN
se retiraran. Y así ocurrió. La charla pudo llevarse a cabo una
hora y media después, y el teatro se llenó a tal punto que ni El que pudo considerarse el primer ataque frontal de la Iglesia
siquiera quedó espacio en el escenario. El médico de Profami- contra Profamilia ocurrió en 1971. El año anterior, en vista de
lia no tuvo más alternativa que subirse a una butaca en medio que muchas mujeres iban acompañadas por sus esposos a las
del auditorio y gritar su conferencia. consultas, la institución había comenzado a ofrecerles a ellos
Otra víctima de esas pequeñas escaramuzas fue Luis Fer- la vasectomía como parte de los servicios de planificación fa-
nando Tamayo —el hijo menor del doctor Fernando Tamayo miliar. El dato se publicó en el informe de actividades del año
y Elisa Garcés—, quien no pudo realizar la primera comunión siguiente y cayó en manos de la prensa, que vio en éste un ex-
con sus compañeros de curso porque inocentemente, cuando celente titular:“Profamilia esteriliza a los colombianos”. La re-
su profesora de religión le preguntó qué hacía su padre, con- sonancia en radio y televisión fue inmediata, y el arzobispo de
testó: “Mi papá hace planificación familiar”. Aquellas palabras Bogotá pidió castigo a los “criminales” que, al servicio del im-
retumbaron como improperios en los oídos de la maestra, perialismo,“mutilaban” a la gente del país. Profamilia se limitó
quien no dudó en castigarlo. Le ordenó que se retirara a un a explicar en qué consistía realmente la vasectomía y, para sus
rincón del aula, de espaldas al resto, y le impidió realizar el adentros, recordó que no había mal que por bien no viniera,
sacramento con los alumnos de su grado. pues gozó de publicidad gratuita durante dos semanas.
Pese a su carácter anecdótico, este tipo de situaciones Tras este altercado, pasó algo más de una década de re-
manifestaba los miedos que producía la planificación familiar lativa calma, que se acabó, de manera estruendosa, el 3 de
y la fuerte influencia del clero en todos los niveles. Durante junio de 1984. La cuenta de colombianos beneficiados por
esos años, Elisa Garcés había participado en la construcción la planificación familiar ya iba por 350.000, pero el clero no
de Profamilia organizando cenas para invitados internaciona- había modificado un ápice su posición. Ese día, el cardenal
les, cuando no era, en sus propias palabras, “dejando hacer” a Alfonso López Trujillo, durante la 38a Convención Nacional
su esposo. Aquella cercanía con todo el proceso le permitió de Clubes de Leones, en Pereira, denunció que una institución
ver cómo la planificación tocaba fibras muy sensibles de la so- bien financiada por el Estado estaba ejecutando “una castra-
ciedad.“Me sorprendía cómo el fanatismo de la gente primaba ción global”, incluso contra las libertades de las personas.Afir-
sobre la razón”, dice. En realidad, ella no se ajustaba comple- mó además que en un solo fin de semana, la institución había
tamente a los patrones de su tiempo. Aparte de haber sido esterilizado 70 mujeres y 40 hombres, y que el mismo Estado
una de las primeras usuarias de la píldora anticonceptiva en había pagado a los médicos de clínicas y hospitales la suma
Colombia, creía que el derecho de las mujeres a planificar era de 1.500 pesos para llevar a cabo el procedimiento. Como si
una cuestión de sentido común. Pero cuántas luchas y cuán- no fuera suficiente, el cardenal llegó a señalar la planificación
tos argumentos hicieron falta para que el mensaje calara. como una de las tres cosas que afectaban a la familia, junto
con las drogas y la prostitución.
La institución a la que se refería era la ampliamente co-
nocida Profamilia, que aparte de las vasectomías a los hom-
bres, desde 1973 ofrecía ligadura de trompas a las mujeres.
Pero el clérigo no parecía estar muy bien ilustrado en tres

59 60
Con la Iglesia hemos topado AL DERECHO Y AL REVÉS

aspectos: se trataba de esterilizaciones voluntarias, a nadie se de Colombia, el clero local calificó de inmoral la esterilización
le privaba de sus órganos genitales, y los programas eran fi- y advirtió que ejercería vigilancia para evitar los abusos y que
nanciados con donaciones del exterior. promovería el empleo de los métodos naturales.
El ministro de Salud, el conservador Jaime Arias Ramí- El debate de esos días terminó por hacer de Miguel Trías
rez, en una carta que más parecía una rendición de cuentas, una de las personalidades más recordadas de Profamilia. En
le recordó al cardenal que, desde el año anterior, el Gobierno su cargo de director ejecutivo, recibió las críticas y contraata-
había revisado los programas de planificación familiar de Co- có con fuerza. A la izquierda, que aún entonces pronunciaba
lombia, ordenado la suspensión de subsidios a los médicos el discurso trillado según el cual la planificación familiar era
que realizaban esterilizaciones y removido a los directivos de obra del imperialismo, le compuso frases brillantes: “Parece
la División Materno Infantil. “Coincide el Ministerio de Salud ser que hay entre cierta gente una tendencia a creer que las fa-
con su Eminencia en la necesidad de evitar que con el pretex- milias sólo tienen derecho a la planificación familiar después
to de planificar y ordenar la familia se incurra en verdaderos de la revolución, y no antes”, dijo en una entrevista publicada
atentados contra la libertad y la dignidad del individuo”, anotó en la revista Cromos, citando el caso de Cuba, donde el aborto
el jefe de la cartera .7 era legal, y el de China, donde existía un férreo control de la
Fueron casi dos meses de notas de prensa, radio y te- natalidad.10 Y no le faltaron palabras para ironizar sobre la po-
levisión. Mientras los diarios El Tiempo y El Espectador, de sición del clero:“La esterilización no es inmoral, ni lesiva de la
Bogotá, tomaron partido por Profamilia, El Colombiano, de dignidad humana (…), ni constituye una mutilación sino una
Medellín, cuya posición se basaba en el hecho de que en el verdadera liberación para todos aquellos que estén seguros
país había suficiente tierra para poblar, llegó al extremo de su- de que desean poner fin a su actividad reproductiva sin me-
gerir que aquella organización fuera “objeto de intervención noscabar su actividad sexual”.
oficial inmediata”.8 Miguel Trías fue un catalán que se hizo colombiano a los
Los más leídos columnistas de opinión expresaron sus 14 años. Hijo de exiliados de la Guerra Civil española, estudió
puntos de vista, y hasta el mismo cardenal López Trujillo tuvo medicina y se especializó en cardiología, pero renegó de la es-
que salir en reiteradas ocasiones a hacer aclaraciones y preci- pecialidad por su pasión por los asuntos demográficos. Formó
siones: una de las primeras fue que, más que una castración, la parte de Profamilia desde 1980.“Llegó porque estábamos bus-
esterilización era “una mutilación”. cando un reemplazo para Gonzalo Echeverry, que se retiraba
En el mismísimo clero había divergencias. El reconoci- porque le había salido un puesto en el exterior —recuerda
do columnista de El Tiempo, el padre jesuita Alfonso Llano el doctor Fernando Tamayo—. Trías había sacado adelante la
Escobar, mostró cómo la misma Iglesia no había sentado una Asociación Colombiana para el Estudio de la Población (acep),
posición definitiva y se mostró a favor de restarle importancia y lo elegimos por eso”.
al debate y respetar más “la conciencia de las parejas y los En 1980, el doctor Trías asumió la Dirección Ejecutiva
pueblos”.9 No obstante, durante la 41a Conferencia Episcopal de Profamilia. Con él a la cabeza, la institución tuvo una recia
personalidad. “Era echado para adelante, incluso agresivo, y
7
El Espectador, 7 de julio de 1984.
no sabía volar bajo cuando tocaba”, dice el doctor Tamayo.
8
El Colombiano, 18 de junio de 1984.
9 10
El Tiempo, 17 de junio de 1984. Cromos, 19 de Junio de 1984.

61 62
Con la Iglesia hemos topado AL DERECHO Y AL REVÉS

Pero en buena medida gracias a la fuerza de su carácter y sus ciones del medicamento”. En otras palabras, el permiso para
certeras apariciones en los medios de comunicación, la pla- la distribución de la píldora del día después estaba en vilo.
nificación familiar ganó en Colombia aún más legitimidad de Las directivas de Profamilia convocaron esa misma tarde
la que ya entonces gozaba. El aguerrido catalán, que siempre a una rueda de prensa y los 18 medios de comunicación que
deslumbró por su destreza con los números y las palabras, se asistieron se enteraron de que la mencionada revisión había
retiró de la institución en 1994 y falleció en mayo de 2000 sido motivada por la Iglesia Católica. En esta ocasión, la estrate-
como consecuencia de una neumonía. gia del clero no se basó en ganar el favor de la opinión pública
mediante declaraciones a los medios de comunicación, sino
que trató de horadar, directamente ante el Invima, el sustento
AYUDA DE EMERGENCIA científico que había permitido la aprobación del producto.

Aunque no libre de obstáculos, el siglo xxi comenzó en Colom-


bia con buenas nuevas en el campo de la anticoncepción y los EL MÉTODO INADVERTIDO
derechos. El 19 de enero de 2001, Profamilia se convirtió en la
distribuidora exclusiva en Colombia de Postinor-2, la llamada La anticoncepción de emergencia no era, realmente, algo no-
píldora del día después. Con ella, un nuevo concepto entraba vedoso en el mundo. Su primer uso se remonta a 1965, cuan-
al debate en el país: la anticoncepción de emergencia. do a una comisaría de Holanda llegó un caso de violación a
Postinor-2 —que son dos píldoras— fue el protagonista una niña de 13 años. El comisario y los médicos decidieron
de uno de los más acalorados capítulos de la larga gesta del darle altas dosis de hormonas para evitar un posible embara-
clero contra la planificación familiar. Se trata de un medica- zo. Desde entonces, el tema se convirtió en una especie de
mento de la farmacéutica húngara Gedeon Richter diseñado secreto médico ampliamente utilizado.11
para evitar embarazos durante las 72 horas posteriores a una En el ámbito mundial, la anticoncepción de emergen-
relación sexual no protegida. Su principio activo, el levonor- cia fue tratada en la Conferencia Internacional de Población y
gestrel, impide que el óvulo fertilizado por el espermatozoide Desarrollo de El Cairo (1994) y de la Mujer en Beijing (1995)
se implante en el útero. Según los criterios de la Organización como una alternativa idónea para reducir las tasas de aborto.
Mundial de la Salud, no es una sustancia abortiva —justamen- Sin embargo, la oposición de la Iglesia Católica consiguió que
te porque actúa antes de la implantación—, pero no todos el tema no quedara consignado en los documentos finales.
entendieron el mensaje del mismo modo. Aun así, Profamilia decidió incluir esta alternativa en su
A comienzos de marzo de 2001, cuando el número de oferta de servicios en 1995. Capacitó a sus profesionales de la
beneficiarias del producto se acercaba a 10.000, Profamilia salud de la Clínica Piloto de Bogotá e imprimió los primeros
recibió una notificación del Instituto Nacional de Vigilancia volantes sobre el tema. Como aún no se importaba el Posti-
de Medicamentos y Alimentos (Invima) —el mismo que seis nor-2, la anticoncepción de emergencia se llevaba a cabo me-
meses atrás había aprobado el producto— en la que le infor- diante el suministro de varias píldoras anovulatorias (método
maba que el Postinor-2 sería sometido a una revisión de oficio
debido a que “sectores representativos de la sociedad” habían 11
Profamilia. Anticoncepción de emergencia: Un derecho de la mujer. Profamilia. Bogotá,
“manifestado inquietudes con respecto al alcance y las indica- 2003.

63 64
Con la Iglesia hemos topado AL DERECHO Y AL REVÉS

diseñado por el ginecólogo canadiense Albert Yuzpe). Para to, el Ministerio de Salud elaboraba las guías de atención del
las directivas era claro que se trataba de un derecho de las sector. Profamilia, junto con el Fondo de Población de Nacio-
mujeres y que aquello formaba parte de su autonomía repro- nes Unidas y otros consultores, trabajó para que la anticon-
ductiva. Sin embargo, dentro de la misma institución no había cepción de emergencia se incluyera en ellas. Y así ocurrió, tal
consenso sobre la conveniencia de ofrecer este método: había como se vio en las guías emitidas en febrero de 2000.
temor por la reacción de la Iglesia y por los cuestionamientos En abril se presentó la solicitud ante el Invima para la
sociales. aprobación del Postinor-2 y se comenzó a trabajar en una cam-
Posteriormente, gracias a una donación de la Fundación paña para ambientar el tema en los medios de comunicación.
Erik E. y Edith H. Bergstrom, se realizó un estudio para deter- El producto fue aprobado en Colombia el 14 de septiembre
minar la necesidad de la anticoncepción de emergencia, co- de 2000, y dio la casualidad de que, dos semanas después,
nocer qué tanto la conocían usuarias y farmaceutas, y cuáles en Estados Unidos fue aprobada la píldora abortiva RU-486.
eran sus percepciones al respecto. Con estos datos a mano, Profamilia aprovechó la coyuntura para generar expectativa
en 1997, gracias al apoyo de la Federación Internacional de con respecto al Postinor-2 y aclarar que éste no interrumpía
Planificación Familiar (ippf), el programa se extendió a varios embarazos como el producto que se iba a comercializar en
centros del país e incluso tuvo cuñas radiales que, curiosa- Norteamérica, sino que los prevenía. Aun así, las noticias ha-
mente, pasaron inadvertidas por el clero. bían causado tanto impacto, que el mismo Ministerio de Sa-
El primer cuestionamiento vino por cuenta de la pren- lud consideró oportuno emitir un comunicado en que el que
sa. En noviembre de ese año, el diario El Tiempo tituló: “¿Mi- insistía en que el producto que se vendería en Colombia no
croabortivos o anticonceptivos?”. El texto analizaba la lega- tenía la capacidad de inducir un aborto.
lidad de la anticoncepción de emergencia o el dispositivo Los buenos vientos comenzaron a variar en octubre.
intrauterino a la luz de un fallo de la Corte Constitucional que Ese mes, el Invima solicitó a Profamilia más documentación
sostenía que el derecho a la vida comenzaba en el momento científica sobre la anticoncepción de emergencia. El proce-
mismo de la concepción. El texto no provocó escándalo; más dimiento del ente regulador resultó extraño y no fue difícil
bien, puso de manifiesto los vacíos de la legislación local en intuir quién había comenzado a mover sus fichas para im-
cuanto a la anticoncepción. pedir la próxima comercialización del Postinor-2. Las intui-
ciones no fallaron. Al mes siguiente, el sospechoso silencio
de la Iglesia se rompió, cuando monseñor Fernando Sabogal,
LLEGA POSTINOR-2 secretario general del Episcopado, y monseñor Octavio Ruiz
Arenas, presidente de la Comisión Episcopal de Doctrina
Profamilia se mantuvo en su propósito de darle más alto vuelo —heredera directa de la Oficina de la Inquisición—, presen-
a la anticoncepción de emergencia y, en vista de que había un taron un derecho de petición en el que solicitaban que se re-
medicamento específico para tal fin, en 1998 se puso en con- vocara al acto administrativo que permitía la distribución de
tacto con el laboratorio húngaro que producía el Postinor-2. Postinor-2 en Colombia, pues consideraban que la sustancia
La negociación para que la institución adquiriera los derechos inducía el aborto.
exclusivos de comercialización del producto en Colombia fi- Ante esta situación, el Invima convocó a los representan-
nalizó al año siguiente. Coincidió que en ese mismo momen- tes de Profamilia y del Episcopado a una reunión en su sede.

65 66
Con la Iglesia hemos topado AL DERECHO Y AL REVÉS

Aunque Profamilia manifestó su desacuerdo con el hecho de cabeza de María Isabel Plata y María Cristina Calderón, direc-
que el ente regulador no tenía en cuenta que en Colombia ha- tora del Servicio Jurídico. Para reforzar, se contrató a un grupo
bía separación constitucional de Iglesia y Estado desde 1991, de abogados para que acopiara toda la información, se obtuvo
aceptó la invitación con el ánimo de aclarar el asunto. Sin em- el concepto favorable de la Academia Nacional de Medicina,
bargo, los jerarcas de la Iglesia no asistieron a la cita. y diversos grupos de mujeres enviaron al Invima cartas de
La inasistencia de los clérigos al encuentro y el hecho apoyo.
de que Postinor-2 comenzara a distribuirse en enero de 2001 Cuatro puntos básicos tenía la defensa de la anticoncep-
no significaron que el pleito ya se hubiera saldado. Aún es- ción de emergencia: uno, que respondía al derecho humano a
taba pendiente la respuesta que el Invima tenía que dar al la salud y a decidir libremente si formar o no una familia; dos,
Episcopado. Lo más conveniente para Profamilia era mante- que tenía incidencia en la salud pública en lo concerniente a
ner la guardia en alto y para eso buscó la asesoría científica embarazos no deseados, abortos y mortalidad materna; tres,
del Population Council y del Consorcio Internacional sobre que diversos estudios confirmaban que el medicamento no
Anticoncepción de Emergencia, conformado por ocho pres- interrumpía el embarazo en caso de que ya se hubiera dado y
tigiosas organizaciones que trabajan el tema de los derechos no producía malformaciones en el feto, y cuatro, que la Cons-
sexuales y reproductivos. Y, como se sospechaba, el 5 de mar- titución establecía la separación de la Iglesia y el Estado, de
zo de 2001 Profamilia se enteró de que el Invima sometería el modo que el clero no podía interferir en las guías de atención
medicamento a revisión. La hora de la defensa había llegado. del Ministerio de Salud.
Todo este material se adjuntó en la respuesta que Profa-
milia presentó el 13 de marzo. “La contestación quedó genial
CUESTIÓN DE DERECHOS —dice con emoción María Isabel Plata—. De frente habíamos
dicho que aquello era una arbitrariedad de la Iglesia Católica.
Visto en contexto, para Profamilia el Postinor-2 era mucho ¿Cómo se atrevía a desconocer el derecho de las mujeres co-
más que un medicamento. Era la encarnación de una larga lombianas a prevenir un embarazo que no desean? Después
lucha por los derechos sexuales y reproductivos de las muje- de todo lo que se había adelantado, al Gobierno le quedaba
res colombianas, y una ratificación de la autonomía de ellas muy difícil irse en contra de los derechos de la mujer y salir a
sobre su cuerpo. A diferencia de los debates precedentes con decir que en Colombia prima la religión sobre la ciencia y que
el clero, en éste la perspectiva médica iba de la mano con la las mujeres no tienen derechos”.
perspectiva del derecho. Ese nuevo cuño era obra de la aboga- Además, los apoyos siguieron sumándose. La Defensoría
da María Isabel Plata, directora ejecutiva de Profamilia desde del Pueblo también presentó un concepto favorable al Posti-
1995, quien había creado en 1986 un servicio de consultoría nor-2, y las mujeres organizadas presentaron un derecho de
jurídica familiar dentro de la institución. Un servicio estable- petición en el que pedían al Invima las explicaciones técnicas
cido, justamente, para que los derechos, más que papel, fueran y científicas que motivaron la revisión del registro del medica-
acción. mento. Incluso el diario El Tiempo, el 8 de marzo, a propósito
La defensa de Profamilia tuvo, por tanto, dos frentes: del Día Internacional de la Mujer, escribió un editorial titulado
uno médico, en cabeza de Juan Carlos Vargas, asesor científico “En defensa de la píldora”, en el que recordaba que los colom-
de la institución, y otro desde la perspectiva del derecho, en bianos estaban en libertad de elegir el número de hijos que

67 68
Con la Iglesia hemos topado

deseaban e instaba al Invima a no vincular al Estado “a una


campaña religiosa contra la planificación familiar”.
Los esfuerzos no fueron en balde. El 16 de noviembre
de 2001, el Invima reconoció que el Postinor-2 era “una buena Planificación al quirófano
alternativa” para casos como violación, mal uso del anticon-
ceptivo, cálculo errado en el método del ritmo o falla del coi-
to interrumpido, entre otras eventualidades. Nuevamente, tal
como había ocurrido en el pasado cuando el doctor Fernando
Tamayo tuvo que explicar que la vasectomía no era una muti-
lación, o cuando Miguel Trías recalcó que la esterilización no
atentaba contra la supervivencia de la especie, había un mo-
tivo para agradecer la gestión del clero. “Durante seis meses
—recuerda María Isabel Plata—, en todos los medios, la Igle-
sia habló contra el Postinor-2 y contra Profamilia, y la gente
llegaba a preguntar por el producto. El primer año vendimos
150.000 unidades y nos tocó hacer importaciones adiciona-
les. Nunca habríamos tenido el dinero para una campaña de
medios de tal magnitud”.

capítulo IV

69
AL DERECHO Y AL REVÉS

familia ya estaba importando los procedimientos e implantan-


do programas de esterilización quirúrgica en el país.

C omenzaba la década de los setenta y un hombre


se acercó a las instalaciones de Profamilia, intrigado por los
UN ASUNTO DE HOMBRES
Al iniciar los años setenta, Profamilia era consciente de haber
rumores sobre una novedosa técnica quirúrgica que, de ser tenido algún impacto en las tasas de fecundidad en los núcleos
cierta, le permitiría cumplir su proyecto de vida. Durante los urbanos. No obstante, como sostenía en su informe de activi-
meses previos, una serie de escándalos creados por la prensa dades 1970, “es difícil afirmar que las campañas de planifica-
sobre aquel procedimiento se había convertido en comidilla ción familiar están reflejándose ya en un descenso de la tasa de
de cafetines y reuniones sociales, pero, como de costumbre, la crecimiento poblacional para el país tomado en conjunto”.
comunicación oral había distorsionado la historia. Al tiempo La esterilización voluntaria se presentaba entonces
que unos hablaban de castración y otros de mutilación, aquel como una solución oportuna, en particular para ciertos casos
hombre anhelaba que Profamilia practicara en él la operación que no podían enmarcarse dentro de la planificación familiar
de sus sueños: la de cambio de sexo. Sin embargo, la verdad tradicional: alta fecundidad, familias numerosas o intolerancia
era que la cirugía de los escándalos no revertía lo que la natu- fisiológica o psicológica a los anticonceptivos.
raleza daba, ni merecía los calificativos que le endilgaban. Era Hasta ese momento, la esterilización en mujeres impli-
simplemente la vasectomía. caba procedimientos de cirugía mayor, lo cual se traducía en
En esa época, los programas quirúrgicos de Profamilia costos muy altos de servicios quirúrgicos y hospitalarios que
estaban comenzando y, con ellos, la que ha sido considerada no podían ser absorbidos ni por las pacientes ni por Profami-
la segunda revolución en el campo de la anticoncepción, des- lia. Además de todos los riesgos inherentes a una operación
pués de la causada por la píldora. Con esta iniciativa, la insti- de este tipo.
tución afirmaba una vez más su condición de pionera y entre- Sin embargo, para la época ya había en los medios cien-
gaba a las parejas colombianas una valiosa herramienta que tíficos evidencias suficientes para considerar la vasectomía
se traduciría más adelante en mejores condiciones de vida. un procedimiento seguro, económico y sencillo. La técnica se
Hasta ese momento, en Colombia la esterilización —tanto en conocía desde finales del siglo xix y en principio había sido
hombres como en mujeres— se practicaba de manera velada recomendada como procedimiento terapéutico para ciertas
y muy esporádica. Además de las dificultades técnicas que re- afecciones de la próstata.Tras varias décadas de estudio y per-
presentaba una operación de este tipo, en la gran mayoría de feccionamiento, a partir de los años cincuenta numerosos cien-
hospitales había religiosas que atendían a los pacientes y, de tíficos, desde países tan distantes como India, Estados Unidos
paso, verificaban que nada atentara contra la moral cristiana. y China, comenzaron a publicar estudios que otorgaban plena
Pero con el desarrollo y perfeccionamiento de las téc- confianza al método como alternativa de anticoncepción.
nicas de esterilización —vasectomía y ligadura— se simplifi- De manera que había llegado el momento de ofrecerles a
có el procedimiento hasta convertirlo en cirugía ambulatoria. los colombianos la posibilidad de participar de manera mucho
Apenas unos años después de su aparición en el mundo, Pro- más decidida en la planificación familiar. Una cuestión de senci-

71 72
Planificación al quirófano AL DERECHO Y AL REVÉS

llo enunciado pero compleja aplicación, dadas las condiciones el que no se contó con la publicidad eclesiástica, y se abrieron
culturales, sociales, económicas y en particular religiosas de la programas de aqv masculina en las ciudades de Medellín, Cali,
Colombia de aquellos años. Conscientes de eso, pero al mismo Manizales, Palmira, Buenaventura, Bucaramanga, Cartagena,
tiempo firmemente convencidos de que todas esas barreras se Sincelejo y Pasto.
pueden superar trabajando bien y de manera transparente, las Gabriel Manzi es probablemente uno de los médicos
directivas de Profamilia comenzaron a diseñar el programa de que más esterilizaciones ha practicado en el país. Se vincu-
Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria (aqv) masculina. ló a Profamilia en 1976 como director del centro de Tumaco
No se escatimaron precauciones. Para garantizar el me- (Cauca), donde fue el encargado de instaurar los programas
jor servicio y evitar cualquier tipo de suspicacia, todo debía quirúrgicos, y continúa ejerciendo hoy en el Centro Piloto
hacerse abiertamente, dejando en claro que no se trataba de de Bogotá. Por supuesto, no le es posible saber cuántas ope-
una campaña masiva de esterilización sino de un programa raciones ha realizado en ese dilatado lapso de tiempo, pero la
dirigido a casos voluntarios, cuyos candidatos debían cumplir experiencia le permite hablar con certeza de sus pacientes.
una serie de requisitos mínimos relativos a edad, número de Tal como explica el doctor Manzi, desde sus inicios la
hijos y condiciones familiares. El proceso de selección incluía anticoncepción quirúrgica masculina ha tenido que enfrentar
dos sesiones informativas —donde se hacía especial énfasis en barreras culturales muy fuertes.Además de los acostumbrados
la irreversibilidad del método—, igual número de entrevistas reparos de corte religioso, no son ningún secreto los sesgos
personales —preferiblemente en compañía de la esposa— y machistas de la sociedad colombiana, que asocian fecundidad
la redacción de un documento autorizando a la institución a con hombría y esterilidad con disfunción sexual. De manera
proceder, que debía ir firmado por ambos cónyuges. que para implantar un programa de aqv masculina que tuvie-
No hizo falta que pasara mucho tiempo para que se de- ra beneficiarios, había primero que abolir una serie de mitos
mostrara que todo aquel escrupuloso protocolo no era sufi- y temores completamente infundados.“La gente cree en esos
ciente para tranquilizar a los potenciales detractores de la va- mitos incluso a niveles culturales elevados: académicos, pro-
sectomía. Las escuetas líneas que inocentemente consignaban fesionales, estudiantes universitarios… Siguen creyendo en
en el informe de actividades de 1970 las modestas 93 vasecto- ellos porque no tienen información y porque no les interesa
mías practicadas, se convirtieron poco después en titular de participar de la planificación”, señala Manzi.
primera página. La información irritó especialmente a los sec- Por tanto, la vasectomía no ha sido uno de los méto-
tores eclesiásticos, que reaccionaron de manera virulenta, y dos de anticoncepción más populares. Sin embargo, puesta
durante algunas semanas Profamilia ocupó lugar privilegiado en contexto, la situación colombiana no ha sido muy distante
en los medios nacionales. La gran publicidad trajo como resul- de la observada en otros lugares. Para no ir muy lejos, durante
tado que sectores más amplios de la sociedad se enteraran de los años ochenta en países como Brasil, donde alrededor del
la existencia de un método prácticamente desconocido en el 27 por ciento de las mujeres en edad fértil acudía a la esterili-
país, cuyas bondades eran más que evidentes y que de ningu- zación, la vasectomía representaba menos del uno por ciento
na manera era equiparable a una castración, como se afirmaba de todos los métodos.1
desde los púlpitos.
En 1971 se practicaron 562 operaciones, lo cual signifi- 1
J. M. Arruda. Pesquisa Nacional Sobre Sáude Materno-Infantil e Planejamento Familiar,
caba un notable incremento con respecto al año anterior, en Brasil, 1986. Westinghouse, 1987.

73 74
Planificación al quirófano AL DERECHO Y AL REVÉS

En cualquier caso, la experiencia ha confirmado que masculina. De esta forma, al cumplir los primeros cinco años
una vez recibida la información correcta, es posible conse- de funcionamiento se habían hecho en el país más de 4.000
guir un cambio de actitud. Cecilia Cadavid, una mujer que vasectomías.
estuvo vinculada a distintos programas de Profamilia desde Es cierto que los alcances del programa resultaban mo-
prácticamente sus inicios, aseguraba: “Al contrario de lo que destos frente a los de otros países que contaban con pleno
la gente piensa, los señores han sido gente de muy buena fe”. apoyo estatal y que incluso en algunos casos se valían de in-
Y recordaba como ejemplo elocuente el caso de un hombre centivos económicos, cosa que Profamilia nunca hizo. Pero
cuya familia había seguido aumentando de número a pesar de los logros alcanzados gracias al esfuerzo solitario de la institu-
la operación: “Los exámenes dan negativos y sin embargo su ción perfilaban a su programa de aqv masculina como una de
esposa lleva dos embarazos. Él dice que es cosa de la Divina las experiencias más prometedoras de América Latina.
Providencia”.2
Echando mano de esa premisa según la cual un turista
satisfecho trae más turistas, durante aquellos primeros años LAS LIGADURAS DE LA DISCORDIA
funcionó, animado por la institución, un club de vasectomi-
zados. Los voluntarios que se anotaban para participar de las A principios de 1973 regresaba de Baltimore (Estados Unidos)
actividades de esta inusual agrupación se reunían periódica- un ginecólogo que había sido enviado especialmente por Pro-
mente con candidatos a la operación para relatarles su expe- familia para entrenarse en el prestigioso Johns Hopkins Hos-
riencia y servir como prueba viva de que hay, contrario a sus pital, en las modernas técnicas de ligadura de trompas por la-
peores miedos, vida después de la vasectomía. paroscopia. En Bogotá, sus colegas esperaban recibir a su vez
Por otro lado, aquellas reuniones servían a la institución la valiosa información y, si todo marchaba según los planes,
para medir los niveles de aceptación entre sus beneficiarios, colaborar en la instalación de un programa de aqv femenina.
hacer seguimiento a posibles complicaciones y detectar, en Desde que a finales del siglo xix se realizó el primer
caso de que los hubiera, a los arrepentidos. Un control que procedimiento de ligadura tubárica, en el mundo se han desa-
arrojó los resultados más satisfactorios. El doctor Manzi seña- rrollado más de un centenar de técnicas para la esterilización
la: “La única queja, por fortuna muy esporádica, que tiene el femenina definitiva. Sin embargo, fue necesario el concurso
usuario que se somete a una vasectomía, es el deseo de tener de numerosos científicos, en áreas tan distantes como la óp-
un nuevo hijo por una razón que es entendible: se separó o se tica y la química, para que surgiera el laparoscopio moderno.
le murió la esposa. Pero ellos son conscientes de que tomaron Un aparato que permite acceder a las trompas a través de una
una decisión y de que no fue culpa de la vasectomía, sino de mínima incisión abdominal y proceder a su oclusión.
la situación nueva que aparece”. En 1973 Profamilia pudo importar esta tecnología que
Durante los primeros años, las cifras de atención siguie- simplificaba radicalmente el proceso, para ponerlo al alcance
ron creciendo a un ritmo constante. En 1972 se practicaron de las usuarias colombianas a muy bajo costo. De manera que
910 intervenciones y se iniciaron actividades en cinco cen- con el arribo del recién entrenado ginecólogo, el horizonte
tros más para un total de 15 ciudades con programa de aqv de la planificación familiar en el país estaba a punto de vi-
vir una pequeña revolución.Toda la evidente expectativa que
2
Entrevista tomada del archivo institucional de Profamilia. este acontecimiento había generado recibió, sin embargo, su

75 76
Planificación al quirófano AL DERECHO Y AL REVÉS

primer baldado de agua fría al poco tiempo de comenzado el der claramente la irreversibilidad del procedimiento, y con-
programa. taba con tiempo suficiente para tomar su decisión. De igual
Gracias a un acuerdo con el Hospital Pediátrico de Bo- forma, debía cumplir una serie de requisitos como tener un
gotá, en mayo de ese año los médicos de Profamilia comenza- mínimo de 25 años, por lo menos tres hijos, preferiblemente
ron a programar cirugías utilizando las instalaciones de dicho de ambos sexos, y una autorización escrita, firmada también
centro. Pero un mes más tarde, la Junta Directiva del hospital por su cónyuge.
ya había decidido unilateralmente que el acuerdo no tenía va- Al año siguiente, 1974, comenzó a instaurarse el progra-
lidez. No es necesario indagar demasiado para descubrir cuá- ma en otras ciudades. Las primeras beneficiadas fueron Buca-
les temores y prejuicios estaban detrás de aquella decisión. ramanga, Cali y Barranquilla, pero dados los excelentes resul-
Tras algún tiempo tocando sin resultado las puertas de tados y la evidente demanda, en poco tiempo ya se ofrecían
todas las clínicas y hospitales disponibles en la capital, los di- los servicios de aqv femenina en prácticamente todo el país.
rectivos de Profamilia tomaron la afortunada decisión de orga- En los centros donde no existía realmente la posibilidad o la
nizar, en las propias instalaciones de la institución, una senci- necesidad de construir un quirófano, se utilizaban las instala-
lla unidad de cirugía, en la cual comenzaron a trabajar. ciones de hospitales menos quisquillosos que los bogotanos.
La construcción donde aún funcionan las instalaciones Todo esto requería un considerable volumen de perso-
de Profamilia —anteriormente un edificio de apartamentos— nal capacitado para realizar las operaciones. Sin embargo, no
ha sido sometida a las más diversas transformaciones, confor- fue necesario comprar más tiquetes de avión hacia Estados
me a las necesidades de una entidad en permanente evolución. Unidos. Con un solo médico entrenado fue suficiente para
Beatriz Zea empezó a trabajar en Profamilia como enfermera que el conocimiento se transmitiera, en la mejor de las tradi-
en salas de cirugía en 1974, con escasos 19 años, pero una ciones orales, a todos los rincones del país donde Profamilia
intensa experiencia anterior adquirida en el hospital Materno hacía presencia.
Infantil. Ha sido testigo de buena parte de las transformaciones Mientras todo esto ocurría, una nueva técnica había sido
de la institución y hoy es directora del Centro Piloto de Bogotá. traída al país por otro médico de Profamilia de un congreso
“Nosotros empezamos a hacer cirugía en el sexto piso, donde en Bangkok (Malasia). La minilaparotomía, a la que por indis-
hoy está la oficina de comunicaciones —recuerda—. En lo que cutible comodidad se prefiere llamar minilap, consistía en
era la cocina de estos apartamentos, se acondicionó la unidad una técnica de acceso a las trompas a través de una pequeña
de cirugía, y en donde era la sala, se hacia la recuperación”. incisión arriba del pubis, bajo anestesia local. Como técnica
Unos meses después de la adecuación, el pequeño qui- era menos rápida y un poco más invasiva que la laparotomía,
rófano, ya en pleno funcionamiento, fue profusamente ala- pero tenía la enorme ventaja de que para su práctica no se
bado por una comisión enviada especialmente por el Johns requería más equipo e instrumental del que todo hospital pe-
Hopkings Hospital para verificar la marcha del programa. Du- queño debe tener.
rante la segunda mitad de 1973, la unidad de cirugía fue el Laureano Marín es un ginecólogo graduado en España
escenario de las primeras 300 ligaduras por laparoscopia que que acompañó al doctor Tamayo desde los primeros años de
se hicieron en el país. Profamilia. Con una especial debilidad por la cirugía gineco-
Al igual que con el programa de aqv masculina, la pa- lógica, Marín fue uno de los primeros médicos en entrenarse
ciente que deseaba someterse a una ligadura debía compren- en las técnicas de ligadura y, de hecho, fue comisionado como

77 78
Planificación al quirófano AL DERECHO Y AL REVÉS

instructor de las mismas no sólo en Colombia, sino en distin- Entre tanto, la comunidad científica observaba con in-
tos países del continente. terés la experiencia, de la que se podían sacar no pocas con-
El doctor Marín explica que la minilap se ofrecía como clusiones interesantes para su futura aplicación en otras lati-
una alternativa perfecta para complementar los programas de tudes. Unos años más tarde, en 1976, Profamilia emprendió
aqv iniciados con la laparoscopia. “Con el laparoscopio —re- una iniciativa similar en algunos aspectos, pero radicalmente
cuerda Marín— yo despachaba a la señora en dos horas y con distinta en muchos otros.
la minilap a las cuatro. El mismo día para su casa”. Parte de la Con las unidades móviles de esterilización femenina se
rapidez con que realizaba el ingenioso doctor Marín las mini- trataba de llevar la planificación familiar a todos los lugares
laparotomías, se debía a un pequeño y útil adminículo de su alejados de los principales centros urbanos, bajo las mismas
propia cosecha que pronto se volvió de uso corriente. El mo- estrictas premisas de los programas de Anticoncepción Qui-
vilizador uterino de Marín, como él mismo lo bautizó, agiliza- rúrgica Voluntaria (aqv) ya existentes. De manera que a partir
ba la operación al permitir manipular el útero para ponerlo al de ese momento, pudieron acceder al servicio todas aquellas
alcance del cirujano. “Lo sacaba por la incisión que hacía en mujeres de las zonas rurales y marginadas que cumplían los
el abdomen —explica Marín— y ahí salían las trompitas y se requisitos y estaban animadas únicamente por la decisión li-
cortaban o se ligaban.Yo lo hacía en cuatro minutos”. bre, informada y voluntaria de poner fin a su fertilidad.
Durante 1974 se realizaron 530 minilaps sin complica- La primera móvil se realizó en la población de Arboletes,
ciones y se continuaron realizando laparocopias para com- en el Urabá antioqueño, gracias a una donación del general en
pletar casi 2.500 esterilizaciones femeninas. En contraste, du- retiro estadounidense William Drapper. Tres décadas atrás, al
rante ese mismo año, el programa de aqv masculina alcanzó finalizar la Segunda Guerra Mundial, Drapper había sido nom-
las 1.099 vasectomías. Ya estaba claro para ese entonces que brado por el general Douglas MacArthur como administrador
este último programa, aunque precursor, comenzaba a quedar de los recursos para la reconstrucción del Japón. Ya en retiro
rezagado. Una tendencia que se mantendría a través de los se apasionó con la planificación familiar y creó una oficina en
años siguientes hasta finales de los años ochenta, cuando el Washington dedicada al cabildeo de muy alto nivel. De hecho,
método mostró un repunte importante. fue un gran colaborador de la Federación Internacional de
Planificación Familiar (ippf). A mediados de los años setenta,
durante una comida informal en Londres, el doctor Fernando
QUIRÓFANOS DE BOLSILLO Tamayo le comentó que Profamilia tenía la intención de lle-
gar a zonas apartadas del país, siguiendo un poco el ejemplo
Desde la década de los sesenta, el gobierno de India había co- de los campos de esterilización que se realizaban en India.
menzado una fuerte campaña para promover entre su pobla- Drapper se entusiasmó con la idea y no dudó en darle 3.000
ción el uso de los métodos de esterilización definitiva. Dentro dólares.
de ese esfuerzo por torcerle el brazo a la explosión demográ- Las primeras unidades móviles arrojaron resultados sa-
fica, se instalaron campos de esterilizaciones, se establecieron tisfactorios, pero no estuvieron exentas de dificultades. En
pequeñas clínicas en las estaciones de tren y se acondicio- parte por ingenuidad y en parte por inexperiencia, una de
naron viejos buses con moderna tecnología quirúrgica para ellas, realizada en Pasto, resultó “aterradora”, en palabras de
recorrer los barrios de Bombay. Cecilia Cadavid. Antes de pasar al quirófano, las pacientes fue-

79 80
Planificación al quirófano AL DERECHO Y AL REVÉS

ron dejando sus objetos personales en un ropero improvisa- en tractores, cargar el instrumental en hombros o esperar una
do. Pero el volumen de usuarias fue tal, que al terminar la semana completa hasta que se pudiera realizar el programa.
jornada no fue posible hacer coincidir todos los objetos con Asegura Zea: “El equipo que viajaba siempre llevaba la cami-
sus respectivas dueñas. “Casi me siento a llorar —aseguraba seta puesta para afrontar lo que se presentara.Todos teníamos
Cadavid—. Me tocó decirles a las pacientes que como ellas muy claro el objetivo”.
debían volver a un control, ahí les tendríamos todo organiza- En efecto, lo que primaba era cumplir el propósito.
do para entregarlo”.3 Cuando, por ejemplo, el intendente de Leticia (Amazonas) se
El equipo estaba generalmente compuesto por un ciru- negó a prestar el hospital, Laureano Marín lo amenazó con irse
jano, un anestesiólogo y una instrumentadota, e iba completa- a operar a Tabatinga, el lado brasileño de la ciudad. En vista de
mente aprovisionado para instalar un quirófano en medio de que el objetivo se cumpliría con o sin su consentimiento, el
la selva, si era preciso. Días antes de que la unidad móvil de mandatario local aceptó resignadamente la solicitud de Pro-
Profamilia llegara a la población elegida, una instructora de la familia. En otra ocasión, la unidad móvil no tuvo reparos en
institución ya había estado trabajando en la zona promovien- pedir prestado el Mercedes Benz negro del obispo de Duitama
do, identificando, seleccionando y canalizando a las solicitan- (Boyacá) para dejar en sus casas a las mujeres recién esteriliza-
tes. Esta instructora tenía además la tarea de encontrar el lugar das. El jerarca de la Iglesia estuvo a salvo de cargos de concien-
adecuado para realizar las intervenciones y hacer los contac- cia: según le informaron, se trataba de una “brigada de salud”.
tos y arreglos que fuesen necesarios para utilizarlo. Este programa de las unidades móviles tenía una segun-
Sin embargo, estos preparativos no eran garantía de que da modalidad, aplicable para los municipios relativamente cer-
todo iba a transcurrir sin contratiempos, ni de que quedaran canos a ciudades donde había un centro de Profamilia y para
conjurados los imprevistos. El día señalado, el equipo médico las zonas urbanas marginadas. La metodología en estos casos
de Profamilia podía encontrarse con que el domingo anterior era la misma. Primero una asesora iba hasta el lugar, daba a co-
el sacerdote de la población había amenazado desde el púlpi- nocer los programas y la información pertinente, y si había un
to con todos los fuegos del infierno a aquellas mujeres que se número mayor de 10 candidatas se programaban las cirugías.
atrevieran a poner un pie en el quirófano. La diferencia estribaba en que en lugar de llevar el quirófano
Relata Beatriz Zea que, en una de estas ocasiones, la pre- hasta las pacientes, se aprovechaba la cercanía para traerlas
sión sacerdotal consiguió que les impidieran utilizar el hos- hasta Profamilia. A eso de las ocho de la mañana, después de
pital. “Operamos en el hotel en el que nos estábamos hospe- un viaje de tres o cuatro horas por carretera, las pacientes
dando —recuerda—. Se alquilaron varias habitaciones y ahí se eran recibidas en la institución, donde se les realizaba una
acondicionó la sala de cirugía, las áreas de recuperación, y se consulta prequirúrgica, se les preparaba para la operación y,
hizo el programa como estaba previsto”. naturalmente, se les brindaba el servicio de aqv. Por la tarde
En otras ocasiones, eran las inclemencias del clima, la si- regresaban a sus municipios.
tuación de orden público o el mal estado de las carreteras las No sin razón, al hablar de esta epopeya humana que ha
que intentaban, con poco éxito, interponerse en el camino de significado la labor de Profamilia, el doctor Gonzalo Echeve-
los equipos de Profamilia. A veces era necesario transportarse rry señalaba en su libro Contra viento y marea: “Cualesquie-
ra que hayan sido las circunstancias financieras, materiales o
3
Entrevista tomada del archivo institucional de Profamilia. políticas que acompañaron el movimiento de la planificación

81 82
Planificación al quirófano AL DERECHO Y AL REVÉS

familiar en Colombia, hay que repetir hasta el cansancio que rededor de 7.000 vasectomías. Sin embargo, los directivos de
el factor primordial del éxito fue el material humano involu- Profamilia tenían bastante claro que la institución no podía
crado en la cruzada”.4 satisfacer por sí sola todos los servicios que el país estaba
De esta forma, al finalizar la década de los setenta los demandando. Sabían, además, que una expansión indefinida
programas de aqv femenina y masculina representaban en planteaba riesgos para su propia supervivencia y podía ir en
conjunto una de las iniciativas de este tipo más grandes y me- detrimento de la calidad de los servicios que se prestaban.
jor establecidas en el mundo. Ésta fue una de las razones por las cuales en la década
de los ochenta se optó por transformar algunas de las premi-
sas de trabajo. Era necesario sacrificar un aumento en cober-
INNOVACIÓN Y DIVERSIFICACIÓN tura para estar en capacidad de ofrecer más y mejores servi-
cios. Fue así como en el transcurso de esta década se abrieron,
Al comenzar la década de los ochenta, Colombia era un país entre otros, servicios de psicología, ecografía ginecobstétrica,
con 26 millones de habitantes que había conseguido reducir laboratorio clínico, medicina general y laparoscopia diagnós-
su tasa de crecimiento demográfico de manera espectacular. tica, además de todos los servicios tradicionales.
Aquel 3,3 por ciento anual registrado por el censo de 1964 se Otra razón que motivó el cambio fue la necesidad de
había convertido en 1,9 por ciento con tendencia a la baja. acercarse más a la soñada autosuficiencia y de disminuir la de-
Para que esto fuera posible habían concurrido una serie pendencia de las donaciones internacionales, últimamente en
de factores. Durante ese período, el país, al igual que muchos merma como consecuencia de la aparición de casos más apre-
de sus vecinos latinoamericanos, había comenzado un inci- miantes en África, Asia y Europa del Este. Vista a la distancia,
piente proceso de modernización, caracterizado por el creci- aquella apertura de nuevos servicios fue una decisión acerta-
miento de los centros urbanos, una mayor cobertura educati- da si se tiene en cuenta que para 1990 aquéllos representaron
va, mejoras en el nivel de vida general, descenso en las tasas de cerca del 50 por ciento del total de servicios prestados y que
mortalidad infantil y entrada de la mujer al mercado laboral. con ellos fue posible cubrir más de la mitad de los gastos de
En este nuevo panorama, el modelo de familia numerosa la institución.
comenzó a quedar en desuso. El cambio social, por tanto, había Gracias a esta dinámica de diversificación, el programa
generado una mayor demanda de métodos anticonceptivos de aqv masculina recibió un notable impulso a mediados de
que —y en esto radica la diferencia frente al resto de América los años ochenta con la creación de la Clínica del Hombre.
Latina— encontró una respuesta oportuna. No era, evidente- “Este enfoque respondió no sólo al deseo de vincular más efi-
mente, el mismo país que había visto nacer a Profamilia y era cazmente al varón a los quehaceres y preocupaciones de la
el momento en que ésta también debía comenzar a cambiar. planificación familiar, sino a la creencia de que su supuesta
La institución contaba entonces con 31 centros de aten- indiferencia era debida mucho más a intimidación ante clíni-
ción en 25 ciudades, y los programas de aqv habían realiza- cas desbordadas de mujeres que a oposición deliberada a la
do en total más de 150.000 esterilizaciones femeninas y al- contracepción”,5 señalaba el entonces director ejecutivo de
Profamilia, Miguel Trías.
4
Gonzalo Echeverry. Contra viento y marea: 25 años de planificación familiar en Colom-
5
bia. Profamilia-acep. Bogotá, 1991. Miguel Trías. Profamilia en sus 25 años. Historia de un esfuerzo. 1990.

83 84
Planificación al quirófano AL DERECHO Y AL REVÉS

En efecto, la Conferencia Internacional de Planificación de salud y en las mismas salas de espera de Profamilia se abor-
Familiar de 1980, realizada en Yakarta (Indonesia), reconocía daba a las señoras para invitarlas a que en la próxima ocasión
en sus conclusiones que el hombre tenía los mismos derechos trajeran al marido. “Trabajar con hombres no es fácil —dice
reproductivos que la mujer y recomendaba, en consecuencia, Patiño—. El hombre va al médico pero cuando está bien en-
la creación de servicios y programas que dieran respuesta a fermo. Cuando ya no tiene de otra”.
las necesidades masculinas en ese sentido. Poco a poco, el número de hombres que llegaban a la
Un año después, se fundaba en Brasil la clínica Pro-Pater clínica fue aumentando, pero sin abandonar todavía los rece-
(Promoção da Paternidade Responsável), inicialmente orien- los. Muchos de ellos se paraban en la esquina o caminaban en
tada a ofrecer servicios de vasectomía. Creada con el objeti- círculos frente a la clínica hasta estar completamente seguros
vo de fomentar la participación masculina en la planificación de que no había moros en la costa.“Apenas veían que no pasa-
familiar y de buscar estrategias que abrieran las puertas a un ban carros, entraban. Era tabú”, asegura Patiño. Otra de las pre-
número más cuantioso de usuarios, con el tiempo la clínica cauciones que solían tomar era no decir directamente lo que
fue ampliando el abanico de servicios en salud reproductiva y estaban buscando. Para eso se valían de un reducido núme-
consiguió interesantes resultados. ro de eufemismos —como asegurar que estaban allí para un
Con estos antecedentes, Profamilia abrió en 1985 Clíni- “examen médico”— o minimizar lo que les estaba ocurrien-
cas del Hombre en Bogotá y Medellín, en las que se ofrecían do. Cosas del tipo:“tengo un flujito”,“me salió un granito”,“la
servicios de urología, fertilidad, sexología, medicina general, otra noche tuve un pequeño accidente”.
laboratorio, pruebas y tratamiento de infecciones de transmi- En todo caso, gracias a la valentía de aquellos primeros
sión sexual, planificación familiar y, evidentemente, vasecto- clientes, la clínica comenzó a arrojar resultados prometedo-
mías. La iniciativa tenía el doble propósito de satisfacer las ne- res. Asegura Patiño que al poco tiempo ya se estaba practi-
cesidades en salud reproductiva de los hombres y acercarlos cando un promedio de 100 vasectomías mensuales, cuando
a la planificación para aliviar, de cierta forma, esa carga en la lo máximo que habían hecho en el año y medio anterior eran
mujer. Pero para que esto fuera posible, antes había que con- unas 65 al mes.
seguir unos cuantos hombres. En 1986, la institución recibió un importante apoyo de
Efraín Patiño es orientador de la Clínica del Hombre la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional
desde su fundación y puede dar fe de que no fue tarea sencilla (usaid), que contemplaba, entre otras cosas, la creación de
abrirle una clientela a la nueva clínica.“En esa época —relata cuatro nuevas clínicas e incluía una partida para subvencio-
Patiño— llegaban muy pocos hombres. La verdad sea dicha, nar los programas de aqv. En ese momento, Profamilia estaba
les daba pena”. Según explica, había algunos que iban por cu- ofreciendo las operaciones al precio más competitivo posible.
riosidad, otros que se enteraban porque venían acompañando Pero con la subvención, que volvía las tarifas prácticamente
a sus esposas a las consultas, y también había unos cuantos simbólicas, la demanda, tanto en hombres como en mujeres,
desorientados que, entusiasmados por el nombre, llegaron aumentó en un 30 por ciento.
creyendo que se trataba de una casa de lenocinio. Un par de años más tarde, en 1988, una nueva tecnología
De manera que fue necesario comenzar a difundir la vendría a facilitar el camino de la planificación familiar para
existencia de la clínica en todos los escenarios posibles. Se los hombres: la vasectomía sin bisturí. Con el fin de enseñar
dieron charlas en fábricas, juntas de acción comunal, centros el procedimiento a urólogos y cirujanos del país y del conti-

85 86
Planificación al quirófano AL DERECHO Y AL REVÉS

nente, llegó ese año a Profamilia el doctor tailandés Apichart partir del momento se vería obligada a adaptarse a las nuevas
Nirapathpongporn. condiciones creadas por la aparición de competidores.
El procedimiento había sido desarrollado por el médico Por otra parte, la misma institución había comenzado
chino Li Shunqiang, preocupado por la poca popularidad que un proceso de renovación interna haciendo fuertes inversio-
la vasectomía tenía en su país, y ofrecía una alternativa menos nes en infraestructura y dotación de sus clínicas en todo el
invasiva, más rápida y sencilla que la vasectomía convencional. país. A partir de 1994 se abrieron y equiparon quirófanos, se
A partir de ese momento, el método, que representa evidentes ampliaron sedes y se construyeron nuevas clínicas. Mientras
ventajas operatorias y postoperatorias tanto para el cirujano tanto, el 70 por ciento de las parejas colombianas en edad
como para el paciente, se comenzó a usar en la mayor parte fértil ya practicaban de manera regular algún tipo de planifi-
de las vasectomías que se practican en Profamilia. cación familiar y estaban demandando más servicios conexos
En términos generales, la década tuvo, como es apenas a su salud sexual y reproductiva.
natural, algunos altibajos y planteó a la institución serios de- Las Clínicas del Hombre, que ese año estrenaron instala-
safíos que fueron superados con tenacidad e ingenio. Durante ciones en Bogotá, también fueron sometidas a una importan-
este período se calculaba que Profamilia proveía alrededor te reestructuración. En ese momento había siete clínicas en
del 70 por ciento de toda la planificación que se hacía en Co- igual número de ciudades con independencia administrativa
lombia y se batieron todos los registros en cuanto a servicios. y física de las clínicas femeninas. Pero en aras de mejorar la
Con respecto a los programas de aqv, para 1983 ya se estaban atención y optimizar su funcionamiento, fue necesario inte-
realizando más de 50.000 intervenciones anuales y al finalizar grar ambos servicios.
la década la cifra superaba la sorprendente marca de 60.000 Jaime Guevara empezó a trabajar con Profamilia como
operaciones al año. anestesiólogo en 1985. Ocho años más tarde, y después de
En estímulo a esta labor, la institución recibió durante haberse especializado en administración, el doctor Trías lo
este período diversas distinciones nacionales e internacio- llamó para que lo acompañara como asistente médico de la
nales. Dentro de ellas, es preciso destacar el Premio Mundial Dirección Ejecutiva. Guevara explica que en 1994 se fusiona-
de Población otorgado por las Naciones Unidas en 1988. Una ron administrativamente las clínicas masculinas ya existentes
excelente manera de cerrar con broche de oro una década a las femeninas.“Desaparece toda la parte administrativa de la
pródiga en realizaciones. Clínica del Hombre —dice Guevara—. Se va director y admi-
nistrador, y se fusionan todos los servicios bajo la batuta del
director y la administradora de la femenina”.
NUEVAS REGLAS A partir de entonces, las siete Clínicas del Hombre dan
paso a casi 30 programas masculinos en todo el país, y quedan
Una serie de novedades alteraron la evolución de las activi- como espacios independientes sólo las clínicas de Bogotá y
dades de Profamilia a comienzos de los noventa. En el plano Medellín. “Pero los programas seguían igual —precisa Gueva-
nacional, dentro de las reformas tendientes a la reducción del ra—. Nada se perdió, la gente ni se dio cuenta, porque se pres-
Estado, el Congreso aprobó una modificación dramática en ta exactamente el mismo servicio”.
todo el sistema de seguridad social a través de la Ley 100 de Éste fue el preámbulo de una serie de reestructuracio-
1993. Esta medida afectaba directamente a Profamilia, que a nes mayores que a partir de 1995, bajo la dirección de María

87 88
Planificación al quirófano AL DERECHO Y AL REVÉS

Isabel Plata, se emprendieron con la intención de hacer más ma Guevara— se siguen haciendo, pero se han limitado mu-
eficiente la institución y despejar el camino hacia su autosufi- cho por cuestiones de seguridad”. Esto no quiere decir que
ciencia. Un asunto de vital importancia dado que por aquellos la idea se haya abandonado por completo. Sólo se esperan
años, las donaciones internacionales seguían diminuyendo mejores tiempos para que arranque de nuevo.
considerablemente y la única manera de subsidiar los progra-
mas quirúrgicos, y en general toda la labor social, era con re-
cursos propios.
La estrategia surtió efecto. Tras una primera etapa de
transición, en la que por efecto del menor volumen de recur-
sos hubo una merma en la prestación de servicios, Profamilia
pudo enfrentar los desafíos que las nuevas condiciones le ha-
bían planteado y llegar al final del decenio con resultados más
que alentadores.“Profamilia ha crecido, ha mejorado su infra-
estructura física y tecnológica como nunca en sus 40 años lo
había hecho”, afirma Guevara.
El programa de Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria
(aqv) masculina, que en los primeros años había tardado en
despegar, durante la segunda mitad de los años noventa se
mantuvo estable por encima de las 5.000 operaciones anua-
les hasta superar en 2002 las 8.000 intervenciones. En el caso
de la aqv femenina, se registró un descenso en el número de
pacientes entre los años 1998 y 2000, cuando la economía co-
lombiana atravesaba momentos difíciles y el mercado llegaba
a una cierta saturación de prestadores del servicio.
No obstante, a partir de ese momento las cifras se han
recuperado y la aqv femenina continúa siendo uno de los prin-
cipales servicios que Profamilia ofrece a las mujeres.“Cuando
las aseguradoras se dan cuenta de que no son eficientes —ex-
plica Guevara—, vuelven a nosotros. Tanto es así que hemos
aumentado la contratación tremendamente en todo lo que es
ligadura. En eso está el futuro y nosotros estamos fuertes”.
Sin embargo, en todo este tiempo hubo una parte de los
programas de aqv que, por razones externas a la institución,
no presentó mayor movimiento. Desde principios de los años
noventa, los quirófanos portátiles de Profamilia fueron menos
utilizados que dos décadas atrás.“Las brigadas móviles —afir-

89 90
La hora de los marginados

capítulo V

91
AL DERECHO Y AL REVÉS

vo al programa de Distribución Comunitaria de Anticoncep-


tivos (dca). Una idea más que innovadora para aquella época.
“Realmente, de todas las experiencias que yo viví con Profa-

E
milia, que fueron bastantes y en diferentes campos, ese tra-
bajo con los campesinos fue el más lindo. La gente era muy
l proyector, un Bell Howell de 16 milímetros, había lle- receptiva y estaba ávida de recibir información”, asegura Con-
gado hasta ese lugar a bordo de un jeep Willis, propiedad de la suelo Vásquez.
Federación de Cafeteros, embalado en dos maletas cuadradas, Con esta nueva estrategia, Profamilia no buscaba en rea-
una para el aparato y otra para el altavoz. Afuera era de noche lidad nada distinto a lo que, de hecho, fue desde el principio el
y los chasquidos y cantos de los animales nocturnos se filtra- motor de su actividad: llevar la planificación a todas aquellas
ban en el recinto, mezclándose con la voz de la asesora de Pro- personas que, por diversos motivos, no tenían acceso a ella.Al
familia Magnolia Peláez Patiño, mientras hacía una pequeña respecto, señalaba el entonces director de Profamilia, Gonzalo
introducción al filme que estaba a punto de ser proyectado. Echeverry, en una ponencia que presentó en Tokio (Japón) en
Detrás del auditorio, con dedos ágiles su colega Con- 1977, que hasta ese momento había tres grandes ausentes en
suelo Vásquez terminaba de insertar la película por las guías los programas de planificación familiar: la población rural, los
del proyector, algo para lo que meses atrás había sido entrena- habitantes de los barrios marginados de las grandes ciudades
da en Bogotá. Poco después, un haz de luz atravesaba la sala y los pobladores de municipios intermedios o pequeños.1
para proyectar un cortometraje protagonizado por diversos Para llegar a esos sectores, a lo largo de los años la ins-
animalitos de caricatura.Todo un acontecimiento. Para ese en- titución ha puesto en marcha diversos mecanismos, algunos
tonces, octubre de 1971, Colombia era un país donde los me- de los cuales se han transformado, evolucionado o desapare-
dios masivos de comunicación estaban lejos de cubrir todo el cido en el camino. De manera que a partir de aquella primera
territorio nacional, de manera que muy probablemente nadie, proyección en Risaralda, comenzaron a izarse por todo el país
entre el puñado de campesinos cafeteros que observaban ex- olvidado, desde las veredas retiradas hasta los cinturones de
pectantes la improvisada pantalla, había visto en su vida algo miseria que rodean a las ciudades, esas banderitas verdes que
similar a una imagen en movimiento. indicaban la presencia de Profamilia.
Aquella era también la primera vez que en la alejada ve-
reda Canceles, zona rural del municipio de Belén de Umbría
(Risaralda) alguien pronunciaba las palabras “planificación DEMOLER PAREDES
familiar”, que era el tema del que aquellas dos asesoras de
Profamilia habían ido a hablar, apoyándose en ese prodigio- El origen del programa rural se dio de la manera más casual
so medio audiovisual. Al finalizar la exhibición, nuevamente imaginable. Una conversación informal entre el doctor Gonza-
Magnolia Peláez tomó la palabra, y tras algunos comentarios lo Echeverry y un alto directivo de la Federación Nacional de
finales la cedió al público para responder a sus interrogantes.
Casi no quedaron manos sin levantar. 1
Gonzalo Echeverry. “Action Now Towards More Responsible Parenthood Worldwide”.
Más de 30 años después, Consuelo Vásquez recuerda Proceedings of the Tokyo International Symposium. Japan Science Society, Draper World
conmovida aquella escena con la que se dio comienzo efecti- Population Fund. 1977.

93 94
La hora de los marginados AL DERECHO Y AL REVÉS

Cafeteros de Colombia, en medio de un evento social, conclu- Todo en un lenguaje muy elemental, de tal manera que pu-
yó que era necesario establecerlo, y que la Federación podía dieran transmitir el mensaje a la gente de su barrio”. Adicio-
patrocinar su inicio. nalmente, esas mujeres recibían alguna capacitación que les
En cualquier otro escenario y con otros protagonistas, facilitara administrar mejor su negocio y, naturalmente, el de
muy probablemente las cosas habrían quedado de ese tamaño: los anticonceptivos.
vainas que se dicen al calor de unas copas. De manera que no “En un momento dado, cuando ya veíamos que la distri-
pasó mucho tiempo para que comenzara el diseño del progra- buidora estaba capacitada, le entregábamos en consignación
ma y para que los fondos, haciendo valer la palabra empeñada, algunos anticonceptivos orales, condones y óvulos —recuer-
estuvieran asignados. Sin embargo, la decisión de establecer da Montoya—. Cada mes se hacía un inventario para ver qué
un programa de distribución rural de anticonceptivos estaba había vendido, recibíamos el dinero y volvíamos a surtirla de
lejos de ser una cuestión puramente metodológica. acuerdo con las ventas que había hecho”. Ese tipo de anticon-
En primer lugar, las condiciones no eran en apariencia ceptivos se habían escogido porque su utilización no requería
las más propicias. Colombia era un país con escasas vías de asistencia clínica, su eficacia estaba fuera de toda duda y, no
comunicación, predominantemente rural, con altos índices menos importante, al provenir de donaciones o estar de algu-
de analfabetismo, pobreza, mortalidad infantil y, factor impor- na manera subsidiados —mayoritariamente por la Federación
tante, de fuerte tendencia conservadora. Adicionalmente, a Internacional de Planificación Familiar (ippf)— Profamilia
todas esas barreras se sumaba un requisito aparentemente pe- podía venderlos a precios realmente bajos y, aun así, obtener
queño, pero difícil de cumplir: como regla general, todos los algún beneficio.
anticonceptivos se vendían con prescripción médica. La labor de las distribuidoras, en quienes recaía al final
Así que para poder llevar la planificación a las zonas el éxito o fracaso del programa, era voluntaria, dependía bási-
rurales, Profamilia debía contar con un verdadero ejército de camente del entusiasmo que las asesoras de Profamilia consi-
doctores que recorrieran el país armados de lapiceros y res- guieran contagiarles por la planificación familiar. Sin embargo,
mas de recetarios. Un imperativo logístico que sencillamente y para no dejar todo a la buena voluntad de las personas, la
estaba por fuera de las posibilidades de la institución.Aunque institución les reconocía un pequeño incentivo de carácter
nunca se les pasó por la cabeza la idea de que era desca- simbólico —uno o dos pesos de la época— por cada venta.
bellado intentarlo, prefirieron diseñar una estrategia relativa- “En la puerta —recuerda Montoya— se les ponía un aviso que
mente sencilla, que con el tiempo y sobre el terreno fueron decía ‘Puesto de Información en Planificación Familiar’ y se
perfeccionando. La base de esa estrategia serían las mismas izaba la bandera verde de Profamilia. Eso se veía en todas las
usuarias. áreas marginadas”. De esta manera, era posible atender consi-
Humberto Montoya, quien se vinculó al programa como derables sectores de la población, con un reducido número
asesor y posteriormente pasó a ser su coordinador nacional, de funcionarios.
explica que se buscaban personas que tuvieran algún tipo de En cuanto a las prescripciones médicas, la única posi-
ascendente sobre su comunidad.“Por lo general —dice— era bilidad concreta que existía era prescindir directamente de
la señora que tenía un pequeño salón de belleza, una miscelá- ellas. Profamilia iba a vender anticonceptivos a todo aquel que
nea, una tienda. A estas personas les ofrecíamos el programa los requiriera, con o sin receta. Sencillamente, no había forma
y les explicábamos en qué consistía la planificación familiar. de realizar tantos exámenes médicos y elaborar tantas recetas

95 96
La hora de los marginados AL DERECHO Y AL REVÉS

como hubiera sido necesario. Basta recordar que sólo en el tar cualquier situación. Yo creo que hicimos patria, y que de
primer año de labores, el programa distribuyó unos 20.000 una u otra manera se sigue haciendo”.
anticonceptivos entre ciclos, óvulos y condones. Ésta fue una De esta forma, por primera vez en América Latina, un
osada iniciativa que, como se verá más adelante, le valió no grupo de más de 10.000 mujeres de la población rural reci-
pocas críticas a la institución. bió por más de dos años la píldora anovulatoria, sin presentar
complicaciones importantes, y todo esto a pesar de que nin-
guna de ellas había sido formulada por un médico. Ante tales
LLEVAR EL MENSAJE resultados, estuvo claro que había llegado la hora de presentar
el programa en sociedad.
Poco tiempo después de comenzado el programa de dca, Pro- La oportunidad se presentó durante un consejo regio-
familia pudo comprobar que la realidad era más propicia de lo nal de directores de las asociaciones afiliadas a la ippf en el
previsto inicialmente. Existían, en efecto, todas esas barreras hemisferio occidental, reunida en Río de Janeiro (Brasil) en
que se habían sospechado, pero ninguna de ellas era infran- septiembre de 1973. Sin embargo, a veces no es fácil ser pio-
queable. “Al principio —recuerda Montoya— la gente era un nero: en lugar de aplausos y palmaditas en el hombro, lo que
poquito recelosa, pero poco a poco, con bondad, con mucho le llovió a Profamilia fueron críticas airadas. Sus pares de la
respeto, se iban venciendo esas cosas y se daban cuenta de las región no sólo estaban en desacuerdo con la orientación que
ventajas del programa”. se había dado a la planificación familiar, sino que solicitaron la
Para realizar este trabajo, las asesoras de Profamilia se suspensión inmediata del programa.
desplazaban hasta las remotas comunidades utilizando el me- A pesar de todo aquello, la iniciativa logró continuar
dio de transporte que fuera necesario. A veces utilizando los con la anuencia de la ippf gracias a una visita que el director
vehículos de la Federación de Cafeteros, pero cuando éstos médico de esa institución hizo al país: quedó tan convencido
no estaban disponibles o cuando sencillamente no existía un de las bondades de la dca, que sugirió a su oficina en Londres
camino transitable, se echaba mano de buses, camiones, trac- que se promoviera la creación de programas parecidos en
tores, canoas, animales de carga o, en el peor de los casos, otros países y, de hecho, recomendó que dentro de la misma
de los pies. De esta forma, las asesoras atravesaban veredas, ippf se abriera un departamento de programas comunitarios.
pastizales, sembradíos y cerros para llegar a su cita cargando Y así ocurrió más tarde. De esta forma, un aparente revés se
las dos maletas del proyector, una caja con volantes y material había convertido en éxito.
educativo, un maletín lleno de anticonceptivos y, a los lugares Para ese entonces, la experiencia acumulada había per-
donde no había energía eléctrica, también llevaban una pe- mitido establecer unas reglas metodológicas básicas y afinar
queña planta generadora. todos los mecanismos del programa.También se habían gene-
Para Consuelo Vásquez, semejantes proezas fueron posi- ralizado los sistemas de registro y seguimiento —cuya finali-
bles gracias al compromiso y la dedicación que los empleados dad era minimizar los abandonos (drop-outs)—, y se estaba
de Profamilia empeñaron en su trabajo. “En esa época —re- atendiendo en las zonas cafeteras de seis departamentos: Risa-
cuerda— uno se metía a trabajar con la comunidad y podía ralda, Quindío,Valle, Cundinamarca,Antioquia y Tolima. La dca
sentir cómo necesitaba lo que se le estaba llevando. La res- estaba lista para ir más allá de las zonas cafeteras y extenderse
puesta agradecida de la gente era suficiente para uno enfren- por todo el país.

97 98
La hora de los marginados AL DERECHO Y AL REVÉS

En ese sentido, uno de los progresos más importantes un total de 29.166 nuevas aceptantes y se habían vendido más
que tuvo en esos años el programa fue la apertura de la moda- de 100.000 ciclos de pastillas en 288 puestos de distribución.
lidad urbana de dca, que ocurrió en 1974. Dice Montoya:“Nos Ya para ese entonces, la dca en sus dos modalidades surtía a
fuimos a las áreas más marginadas, a los cinturones de miseria poco menos de la mitad de las beneficiarias de los servicios
de las ciudades. Muchas de estas personas venían del campo, de Profamilia.
huyendo de la violencia, y otras habían llegado buscando po- Ese mismo año se decidió terminar con los sistemas de
sibilidades de empleo y educación, atraídas por la fantasía de registro y seguimiento. La razón, anotada por el doctor Miguel
la gran ciudad”. Trías en un estudio de la época, resultaba sensata:“Se instituyó
La metodología era la misma que en los programas ru- el derecho al drop-out como un derecho complementario y
rales. Previo contacto con la comunidad, la asesora llegaba a tan respetable como el de planificar”. De todas formas, Profa-
la zona con todos los materiales y el equipo, por lo general milia ya sabía que, para efectos demográficos, daba lo mismo
después de las cinco de la tarde para asegurarse de que pu- una mujer planificando todo el año que 12 mujeres haciéndo-
dieran asistir a la reunión las personas que trabajaban durante lo durante un mes.
el día. Entonces se hacía una charla introductoria, se resolvían La institución tampoco tuvo reparos en utilizar los más
las inquietudes, se repartían los materiales y la información insólitos métodos para alcanzar el don de la ubicuidad. Lo
pertinente para después dejar que el Pato Donald, proyectado importante era llevar el mensaje. De esta forma, un buen día
en la pantalla, hiciera el resto del trabajo. de 1975 comenzaron a aparecer en los periódicos naciona-
Hubo, como en todo, inconvenientes que debieron ser les una serie de avisos invitando a ponerse en contacto con
superados no sin algo de astucia. Por ejemplo, Montoya re- Profamilia a los habitantes de las regiones más apartadas del
cuerda el caso del barrio bogotano Policarpa Salavarrieta, don- país que estuvieran interesados en la planificación familiar. La
de no les fue posible establecer un puesto de distribución. intención era reclutar tantos distribuidores como fuera po-
Los miembros de la Junta de Acción Comunal del barrio, el sible en todos aquellos lugares donde Profamilia no estaba
cual ha sido un reducto tradicional de la izquierda militante en capacidad de llegar físicamente. Todas las transacciones,
en la ciudad, se negó rotundamente a dejarlos entrar. En casos el suministro de información, la capacitación administrativa y
como ése, se iban al barrio colindante, para abrir no uno sino el abastecimiento de los elementos contraceptivos se harían,
dos puestos de distribución. De esta forma, las mujeres que es- sencillamente, utilizando el sistema nacional de correos.
cuchaban hablar del asunto a sus vecinas se interesaban por la El Programa de Distribución Comunitaria por Correo,
planificación y tenían un sitio cercano para obtener informa- aunque audaz, no pudo ser sostenido por mucho tiempo. En
ción y anticonceptivos. “Entonces —asegura Montoya— no sus cinco años de funcionamiento logró establecer poco más
teníamos que pelear. Para pelear se necesitan dos y nosotros de 30 puestos de distribución y, por tanto, las cifras de colo-
no peleábamos con nadie”. cación no alcanzaron las cotas esperadas. Pero aquello no fue
Dadas las condiciones de agrupamiento de la población impedimento para que la institución continuara ensayando
y la mayor facilidad para las comunicaciones, la versión urba- innovaciones. Más adelante, bien por iniciativa propia o bien
na de la dca consiguió crecer y consolidarse de manera más obligada por las circunstancias, Profamilia tendría oportuni-
rápida y eficaz que la modalidad rural. Entre marzo de 1974, dad de demostrar su capacidad de innovación y transforma-
cuando se inició el programa, y diciembre de ese año, había ción.

99 100
La hora de los marginados AL DERECHO Y AL REVÉS

LOS AÑOS DIFÍCILES Contando con la sustancial ventaja de que nadie estaba en
capacidad de vender más barato que Profamilia, la institución
Los años ochenta no fueron fáciles para América Latina y Pro- desplegó una amplia red de distribución para colocar condo-
familia no pudo sustraerse del clima de zozobra e inestabili- nes, espumas, óvulos y tabletas vaginales en puntos de venta
dad generales que embargaron tanto a la economía regional establecidos en todo el país, desde droguerías hasta graneros
como a la mundial. La Década perdida, como la llamaron los y cooperativas. Conciliando el espíritu social de la institución
economistas, estuvo caracterizada, sobre todo en sus prime- con sus propias necesidades económicas, la idea era poner la
ros años, por altas tasas de inflación monetaria, recesión, des- planificación familiar al alcance de la mayor cantidad de per-
empleo e insolvencia de las economías nacionales. sonas a precios accesibles.
Ante la consecuente reducción de la ayuda internacio- En aquella época, no superaba el dos por ciento de la
nal, Profamilia se vio obligada a emprender un plan de reorga- población el número de colombianos que habitaban en los
nización administrativa, que incluía el cierre de varios centros. llamados Territorios Nacionales, que eran entidades adminis-
Así, las 39 clínicas que funcionaban en el país para 1977, se trativas menores, donde el Estado llegaba más bien poco. Sin
vieron cinco años más tarde reducidas a 28. Se trataba en su embargo, esto no fue impedimento para que estas regiones
mayoría de centros poco eficientes, que la institución mante- fueran también contempladas dentro del plan de cobertura
nía funcionando más por el interés de asegurar la presencia de mercadeo. Al mismo tiempo que los distribuidores de Pro-
en ciertas regiones que por sus resultados reales. De la mis- familia llegaban a las droguerías de las ciudades y municipios,
ma forma, en 1981 se decidió integrar los programas rural y había empleados de la institución viajando en carros, barcazas
urbano. A partir del momento sólo habría una Distribución y aviones ligeros, aprovisionados con víveres suficientes para
Comunitaria, a secas. Y ante las pocas señales de mejoría de pasar una temporada en la selva y con cajas de anticoncepti-
las circunstancias externas, los 4.094 puestos de distribución vos para surtir graneros, tiendas y cooperativas campesinas.
que la institución sostenía en ese momento se fueron redu- Olga Montaño, una de aquellas asesoras pioneras de Pro-
ciendo paulatinamente hasta llegar a 3.412 en 1985. Estuvo familia, cuenta que para llegar, por ejemplo, hasta las poblacio-
claro entonces que para relanzar las cifras de distribución era nes fronterizas con Venezuela, debía emprender una expedi-
necesario tomar nuevas medidas. ción de quince días a lo largo del río Meta.“Es difícil explicar
Alcanzar la autosuficiencia fue, desde sus primeros años, lo que uno sentía viviendo sobre ese planchón, porque no era
una especie de sueño dorado para Profamilia. Si bien nunca se una lancha adecuada, sino un planchoncito de carga, con un
despreció la importancia de las donaciones locales e interna- motor que hacía un ruido terrible y producía una vibración
cionales, siempre se tuvo claro que aquello no iba a durar toda tremenda. Lo demás era agua y sol”.2
la vida. En ese sentido se habían desarrollado diversas estrate- Con el fin de sacar el mejor provecho de los recursos
gias, dentro de las que destaca particularmente el programa disponibles, en la misma embarcación llevaban una camilla
de Mercadeo Social, iniciado en 1973. para aplicar dispositivos intrauterinos y tomar citologías. Des-
El programa tenía el propósito de generar, mediante la de 1972, Profamilia adiestraba a enfermeras y auxiliares de
venta comercial de productos anticonceptivos, utilidades que
permitieran sostener otras actividades menos productivas 2
Silvia Galvis. Se hace camino al andar. La otra historia de la planificación familiar. Pro-
o completamente improductivas en términos económicos. familia, 1995.

101 102
La hora de los marginados AL DERECHO Y AL REVÉS

enfermería para tal fin. La iniciativa no había gustado a los mé- PROGRAMAS INTEGRADOS
dicos, quienes hasta entonces tenían el monopolio de estos
procedimientos, pero después tuvo tanto éxito, que en 1976 A finales de la década de los ochenta, el doctor Fernando Ta-
la institución incluso impartió cursos regulares sobre el par- mayo, entonces presidente de la Junta Directiva de Profamilia,
ticular. El mismo doctor Miguel Trías había enseñado a Olga recibió una invitación para que la institución se vinculara en
Montaño cómo poner los dispositivos. un vasto programa de inversión social que la Presidencia de la
En sus recorridos, la asesora de Profamilia pudo ser testi- República, en cabeza de Virgilio Barco, llevaba a cabo en dis-
go de la existencia de un país prácticamente olvidado, donde tintas regiones del país: el Plan de Rehabilitación por la Paz.
lo más cercano a un método de planificación familiar era un En concreto, se esperaba que la institución pusiera en
milagroso vaso de agua postcoito, secretas infusiones de plan- marcha un proyecto de atención primaria en salud para las
tas o un algodón empapado en vinagre. De esta forma, durante zonas del Medio y Bajo Magdalena, región que, con sus 50.000
la década de los setenta la institución llegó a abastecer cerca kilómetros cuadrados y casi dos millones de habitantes, con-
del 70 por ciento del mercado nacional de anticonceptivos. centraba gran parte del conflicto interno del país. Aunque
Las considerables ganancias de esta actividad eran a su vez hasta ese momento Profamilia se había mantenido firme en
reinvertidas en servicio a la comunidad. su posición de dedicarse exclusivamente a la planificación fa-
La dicha no alcanzó a durar diez años. Con la crisis de miliar, al estudiar las condiciones de extrema pobreza en que
los ochenta, la moneda colombiana había comenzado un rá- vivía un importante porcentaje de la población en esa zona y
pido proceso de devaluación, lo que encarecía el valor de los sus precarias condiciones de salud, las directivas de la institu-
anticonceptivos y reducía el margen de utilidad. Sumado a ción decidieron aceptar el reto.
todo esto, aparecieron en el mercado nuevos competidores Lo cierto es que alguna experiencia previa tenían en ese
y, de hecho, el principal proveedor de Profamilia, los labora- campo.A partir de 1978 y durante cuatro años, se había realiza-
torios Wyeth, después de que la institución les había abierto do en 348 escuelas rurales de 21 municipios una iniciativa que
el mercado, terminaron la relación comercial para meterse al integraba algunos elementos de atención primaria en los pro-
negocio por su cuenta. gramas de planificación familiar. Aquella iniciativa, financiada y
De manera que a mediados de los años ochenta fue ne- promovida por la Organización Japonesa para la Cooperación
cesario realizar una nueva fusión administrativa dentro de la Internacional en Planificación Familiar (joicfp), incluía la for-
institución. Así, la unión de Mercadeo Social con Distribución mación de las comunidades en diversos aspectos de higiene
Comunitaria dio a luz —utilizando el nombre del primero con y salud, así como la distribución subsidiada de antiparasitarios
el apellido de la segunda— al nuevo Mercadeo Comunitario.A de amplio espectro. Sin embargo, aquel programa no tenía los
partir de ese momento esta oficina tendría la responsabilidad alcances del que ahora se estaba proponiendo a la institución.
de recoger las banderas de los programas de dca y, al tiempo, Germán López es el hombre que ha estado detrás de va-
asegurar en los años venideros una fuente de recursos pro- rios de los proyectos más importantes de Profamilia. Cuando
pios para la institución. Esta vez la estrategia dio resultado y al la institución, en 1987, le entregó la planeación del programa
finalizar la década, Profamilia abastecía 4.000 puestos comu- para el Magdalena Medio, acababa de finalizar una experiencia
nitarios y 6.000 puntos de venta. similar a la realizada con los japoneses en los setenta pero en
las zonas urbanas marginales de siete ciudades intermedias. El

103 104
La hora de los marginados AL DERECHO Y AL REVÉS

nuevo proyecto cubriría toda la rivera del Magdalena, desde En 1990, la financiación de la Federación de Cafeteros
Rionegro (Cundinamarca) hasta la desembocadura del río. se terminó, pero, sin embargo, el proyecto no se desmontó
Con el apoyo técnico de la Fundación para el Desarrollo completamente. Con dineros provenientes del Fondo Siglo
de la Educación en Salud en Colombia (Fudesco), una organi- xxi de la ippf, sumados a recursos propios de la institución,
zación especializada en atención primaria, Profamilia preparó fue posible asegurar la permanencia en la región durante los
un equipo de 20 asesoras y dos supervisoras zonales para cu- años subsiguientes bajo la figura del programa rural, en muni-
brir un total de 74 municipios. “Combinamos la metodología cipios seleccionados como prioritarios.
de Fudesco en esa línea temática y la experiencia de Profami-
lia —dice Germán López—. Se cambió la táctica que venía tra-
bajando Profamilia de hacer charlas aisladas, a hacer procesos PLANIFICACIÓN PARA TODOS
de formación con las mujeres en la comunidad”.
En esas condiciones, el personal de Profamilia empezó Con la llegada de los años noventa, ocurrieron nuevas trans-
a trabajar planificación familiar, infección respiratoria aguda, formaciones en el trabajo que Profamilia venía adelantando
enfermedad diarreica aguda, parasitismo, paludismo, preven- con las comunidades marginadas. Por cuestiones estrictamen-
ción del cáncer uterino, control de crecimiento y desarrollo te operativas, el sistema de distribución comunitaria finalmen-
en los menores, lactancia y nutrición. “Fue un programa muy te dejó de utilizarse y todas aquellas banderitas verdes que
fuerte que vino a llenar un vacío que tenía el sector público identificaban la presencia de la institución debieron arriarse
en el país, que era la prevención de base en salud primaria”, en las zonas marginales del país.
asegura López. Lo que no desapareció fue el espíritu de esa iniciativa.
A pesar de que se trataba de una de las zonas más con- El Mercadeo Comunitario anticipó la creación de la Gerencia
flictivas del país y del difícil momento de orden público que Nacional de Mercadeo de Productos, que continuó llevando
estaba atravesando, el programa estuvo funcionando tres años a los municipios y zonas marginadas del país métodos anti-
sin mayores incidentes. Asegura López que, por el contrario, conceptivos a los precios más competitivos del mercado. Para
el personal de Profamilia en términos generales era muy bien esta labor se utilizaba una amplia red de distribuidores, entre
recibido.“Uno iba bajo la bandera de Profamilia, y eso era ga- los que se incluían cajas de compensación, cooperativas, cade-
rantía permanente de seguridad”. nas de almacenes, droguerías y otros puntos de distribución,
Lo cual no quiere decir que en ningún momento surgie- como tiendas de barrio y cacharrerías.Así, en la primera mitad
ran imprevistos. Para visitar a todas las asesoras, dotarlas de de los años noventa la institución alcanzó a cubrir aproxima-
anticonceptivos y supervisar el funcionamiento general del damente el 80 por ciento de los municipios del país.
programa, López debía emprender travesías que duraban 25 El otro propósito del programa —generar utilidades que
días a lo largo del río Magdalena por vías terrestre y fluvial. permitieran apoyar la labor social de Profamilia— se siguió
En tan largo trayecto no era inusual encontrarse de pronto consiguiendo a pesar de los altibajos naturales en todo merca-
flotando a la deriva a bordo de un bote con el motor averiado, do. Sólo en 1994, por ejemplo, el excedente generado por la
pernoctando al raso en pueblos desconocidos y alimentándo- Gerencia Nacional de Mercadeo de Productos permitió, entre
se con galletitas o animales de monte cuyo origen realmente otras cosas, subsidiar alrededor de 25.000 cirugías de planifi-
desconocían. cación familiar.

105 106
La hora de los marginados

Para esto, ha sido fundamental esa otra característica de


la institución que le ha valido la permanencia a través de los
años: capacidad de innovación. Profamilia fue el primer distri-
buidor de condones en Colombia, trajo los anticonceptivos Derechos en acción
inyectables, la terapia de reemplazo hormonal y, marcando un
verdadero hito en la historia de la planificación en el país, la
anticoncepción de emergencia.
Catalina Uribe, actual gerente nacional de Mercadeo de
Productos, explica que durante todo este tiempo su oficina
ha buscado ampliar la línea de productos afines con la salud
sexual y reproductiva o, como en palabras llanas ella misma
dice, “se trata de pegar primero”. Eso ha permitido que las
multinacionales y laboratorios reconozcan la labor de Profa-
milia y su importancia en la distribución y comercialización
de cualquier anticonceptivo.“Se hace claro que estar o no con
Profamilia marca una diferencia”, dice Uribe.
Desde los años setenta, cuando toda esta historia co-
menzó, la institución ha distribuido a través de sus distintos
programas más de 100 millones de ciclos de píldoras y casi
160 millones de preservativos. La mayor parte de ellos fueron
entregados a personas de escasos recursos, que de otra mane- capítulo VI
ra no tendrían acceso a la planificación familiar. Explica Uribe
que en 2005 se atienden más de 400 municipios en todo el
país, se siguen haciendo movilizaciones a las áreas rurales y
se surten depósitos, puntos de venta y todo tipo de clientes.
“Digamos —concluye Uribe— que se mantiene la labor so-
cial de Profamilia en términos de cobertura, desplazamiento,
distribución y accesibilidad. Pero la señora del barrio con la
banderita en la puerta ya no existe”.

107
AL DERECHO Y AL REVÉS

las desigualdades entre hombres y mujeres; la planificación


familiar en la legislación civil, laboral y penal, y sus repercusio-

A
nes en las decisiones sexuales y reproductivas.
Durante las sesiones informales de la conferencia en
Nairobi, el grupo de mujeres discutió y planteó estrategias so-
bre cómo llevar los derechos a la acción y, muy especialmen-
ntes del amanecer, el teléfono de la casa de la fami- te, sobre cómo dar a conocer la Convención sobre la elimina-
lia Plata Tamayo repicó varias veces.Al otro lado del mundo, la ción de todas las formas de discriminación contra la mujer
voz de María Isabel, la hija de 33 años, se escuchaba entrecor- (Cedaw), aprobada por Naciones Unidas en 1979. Gracias a
tada y presurosa. Desde Nairobi (Kenia) buscaba hacerles lle- esos encuentros y casi de manera providencial, María Isabel
gar un mensaje urgente al presidente de Profamilia, Fernando Plata supo que la organización británica Population Concern
Tamayo, y a su director ejecutivo, Miguel Trías, pero los únicos ofrecía financiación para montar proyectos relacionados con
que a esas horas parecían dispuestos a recibir una llamada y población en distintos países, y pensó que si obtenía el apoyo
tomar nota de las inquietudes de la entusiasta abogada eran de Profamilia y la organización internacional aportaba el dine-
sus propios padres. ro, tendría una inigualable oportunidad de convertir muchas
Corría la segunda quincena de julio de 1985 y María de las propuestas de Nairobi en una realidad.
Isabel Plata asistía a la Tercera Conferencia Mundial sobre la Entonces hizo aquella llamada en horas en que Bogotá
Mujer, cuyo propósito era abrir la discusión en torno al pro- todavía dormía y dejó el mensaje en casa. Hacia las tres de la
blema de la discriminación contra la población femenina, sen- mañana del día siguiente recibió una respuesta en la habita-
sibilizar a la gente y trazar metas en este sentido, con proyec- ción del hotel.A través del teléfono escuchó que los directivos
ción al año 2000. La abogada colombiana estaba maravillada de Profamilia respaldaban su iniciativa, pero le advertían que
al descubrir cómo en un mismo espacio se abrían todas las la institución no estaba en capacidad de incurrir en gastos.
ventanas sobre aquellos temas de mujer que, desde los tiem- Por primera vez en su vida, Plata tenía que sentarse a
pos en que era estudiante de Derecho de la Universidad del redactar un proyecto de esa índole. Contó con la ayuda de la
Rosario, de Bogotá, despertaban en ella grandes inquietudes reconocida abogada de la Universidad de Columbia Rebeca
intelectuales. Cook, con quien madrugó esos días para preparar la propues-
Aparte de la emoción de ver de cuerpo presente a las ta antes de que acabara la conferencia. Los papeles llegaron a
autoras que leía, una de las más significativas experiencias fue manos de los representantes de la organización británica casi
compartir con abogadas y sociólogas de un centenar de paí- en el límite del tiempo, y María Isabel Plata regresó a Colom-
ses la percepción de que en los últimos años había habido bia y continuó sus investigaciones como abogada.
grandes avances en materia de derechos de las mujeres en el A mediados de 1986 recibió la noticia de que, finalmen-
mundo, pero que muchos de ellos todavía eran letra muerta te, el Population Concern había aceptado financiar el proyec-
en sus respectivas naciones. Precisamente, María Isabel Plata to de crear, dentro de las instalaciones de Profamilia, una ofi-
había concluido el año anterior un trabajo para Profamilia y la cina de asesoría legal para las mujeres. El problema, entonces,
Universidad de Columbia, de Nueva York, titulado Ley, pobla- era por dónde comenzar. “Yo nunca litigué y ni me gustó la
ción y la situación de la mujer en Colombia, que analizaba mecánica del derecho —dice Plata—. Por eso me di a la ta-

109 110
Derechos en acción AL DERECHO Y AL REVÉS

rea de buscar compañeras de clase que ejercieran y fueran vida en este país, que uno siente que hay que intentar ayudar
magníficas abogadas. Contacté a María Cristina Calderón y a a la gente”, confiesa la abogada.
Athala Peña, les planteé la cosa y ellas se entusiasmaron con El comienzo de las actividades de la nueva oficina fue el
la idea”. Las tres mujeres estaban a punto de dar, al amparo 1 de noviembre de 1986, pero la apertura al público tomó dos
de Profamilia, un nuevo paso que tendría repercusiones en el meses y medio, pues las tres abogadas tuvieron que realizar
ámbito nacional. un buen número de preparativos logísticos y administrativos
para que el servicio pudiera funcionar. Una de las cosas en
las que habían estado trabajando eran las hojas de entrevista,
LENTO PERO SEGURO necesarias para llevar el registro de las personas que acudían.
Para las abogadas fue claro desde el principio que para opti-
Tras año y medio de separación de hecho de su marido, la mizar su trabajo necesitaban información clara, confiable y de
señora Martha quiso reclamar la custodia de su hija y una se- primera mano que les permitiera conocer las características
paración de bienes en regla. Mientras relataba los pormeno- de quienes atendían en la consulta y el grado de conocimien-
res de su caso, al otro lado del escritorio María Isabel Plata to de sus derechos como personas y como integrantes de una
tomaba atenta nota, registrando en un octavo de cartulina la familia.
información relevante. La escena transcurría en una pequeña Con este propósito, desarrollaron una pequeña encues-
oficina en el quinto piso de la sede administrativa de Profami- ta a través de la cual empezaron a calibrar los niveles de co-
lia, el 14 de enero de 1987. La señora Martha, remitida desde el nocimiento que tenía la población sobre sus derechos:“¿Sabía
Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (icbf), se conver- usted que el abandono de hogar no es un delito?”,“¿Sabía que
tía así en la primera persona que utilizaba el Servicio Jurídico la violación entre cónyuges puede constituirse en un delito?”.
de Profamilia. “No queríamos trabajar a partir de supuestos —explica Cal-
La abogada María Cristina Calderón recuerda que en derón—. Hicimos la encuesta para no asumir y suponer, sino
aquel momento Colombia era un país que, en las normas, para mirar quién venía a nuestros servicios y qué necesidades
ofrecía ciertas garantías a las mujeres, pero toda una serie de tenía”.
rezagos, más que todo culturales, las hacían inoperantes. “Las Los resultados de esas encuestas tendrían más adelante
mujeres —asegura— seguían siendo ciudadanas de segunda un papel determinante en la toma de decisiones y en la evolu-
clase. Se necesitaban programas y servicios que en la práctica ción misma del servicio. Pero mientras tanto, las abogadas se
les permitieran ejercer esa igualdad que la ley les había reco- ocupaban en atender las consultas que, poco a poco, comen-
nocido”. zaban a presentarse. Como es natural en todo comienzo, la
Calderón venía de trabajar en la oficina jurídica de un afluencia fue lenta y espaciada. Situación que no varió mucho
banco y acababa de terminar una especialización en el área durante el resto del primer año de actividades, en el que se
comercial y bancaria. Sin embargo, la propuesta de ir a tra- atendieron, en total, 953 consultas de primera vez.
bajar en el Servicio Jurídico, a pesar de significar un relativo En ese entonces, los motivos más frecuentes de con-
cambio de rumbo en su carrera, no pudo parecerle más inte- sulta eran, como siguen siendo hoy, alimentos, divorcios, se-
resante. “Ser pobre e ignorante en el sentido más amplio de paraciones y casos de violencia en la familia. “En Colombia,
la palabra, es decir, desconocer los derechos, dificulta tanto la después del robo, el delito más común y el más impune es la

111 112
Derechos en acción AL DERECHO Y AL REVÉS

inasistencia alimentaria”, asegura Calderón. Un problema en mano de todo aquello que pudiera servir para poner en co-
el que confluye una serie de factores sociales, económicos nocimiento de las mujeres colombianas un mensaje sencillo
y culturales que escapan a la esfera netamente legal, y que pero provocador para ese entonces: “Somos iguales ante la
ilustra el tipo de situaciones que enfrentarían las abogadas en ley”. Ese material se distribuía en charlas, conferencias, en-
los siguientes años. En efecto, desde un comienzo, la consulta cuentros, seminarios y, en definitiva, en todos aquellos lugares
jurídica permitió un conocimiento profundo de la realidad donde Profamilia hiciera presencia.
del país y descubrir, tristemente, que a veces la dignidad de las La labor pedagógica empapaba todas las actividades del
personas se negocia con una bicicleta, una grabadora o una Servicio Jurídico. Desde muy temprano en su carrera, María
olla a presión. Isabel Plata había adquirido una especie de resistencia a la
terminología enrevesada con que abogados y médicos solían
dirigirse a sus clientes o pacientes.“Ese lenguaje técnico man-
INFORMACIÓN PARA TODAS tiene a la gente en la ignorancia —asegura Plata—. Al aterri-
zarlo, queríamos volver a la esencia misma del derecho, a ese
Las abogadas tuvieron claro desde un principio que esa labor punto en que la persona actúa sobre sus derechos”. Así que,
permanente de información y asesoría de manera individual tal como ocurría con las cartillas, en la consulta las recomen-
no era suficiente. Para conseguir una transformación signifi- daciones eran claras y directas: “Mire, señora, la comisaría de
cativa de las condiciones de las mujeres en el país —lo cual familia más cercana a su casa queda en este lugar”. “Mire, se-
era el propósito final de sus actividades— tenían que trabajar ñora, si su marido la golpea, cambie las guardas de la casa e
también en esos otros factores no precisamente legales que infórmele a la policía y al comisario. Y, si quiere, dígale a su
confluían en la problemática de la mujer colombiana. Por eso, marido que venga y hablamos con él”.
de manera paralela fueron desarrollando una labor de divul- La misión pedagógica también se extendía al ámbito de
gación masiva que mediante charlas, conferencias y distintos los jueces, a quienes se intentó persuadir para que considera-
materiales de apoyo alcanzaran un sector más amplio de la ran, por ejemplo, la situación de indefensión de las mujeres
población. después de la separación.Tras varios años de vida dedicados a
Para este propósito, en aquellos días previos a la aper- la crianza de los hijos, muchas de ellas habían perdido buena
tura de la consulta, las abogadas habían desarrollado algunos parte de sus competencias laborales. Era claro que entrarían
materiales como la cartilla Conozca sus derechos, que en al mercado con una gran desventaja en relación con sus anti-
Profamilia se considera un verdadero clásico. De ella se hi- guos esposos, pero aun así los jueces repartían los bienes por
cieron más de 10 ediciones. “La imprimimos y actualizamos mitades, convencidos de que estaban tomando la más impar-
permanentemente —recuerda Calderón—, pero ya estaba tan cial de las decisiones.
remendada, que con la llegada del año 2000 decidimos reno- La divulgación directa en las comunidades fue una de
varla. Entonces hicimos una que se llama Hablemos de dere- las labores más enriquecedoras que desempeñó María Isabel
chos, que ha sido muy bien recibida”. Plata en el servicio. En esa época, Profamilia contaba con al-
Con el tiempo, nuevos materiales vendrían a engrosar gunos jeeps que llevaban a las trabajadoras comunitarias de
el contingente de apoyos didácticos y divulgativos: volantes, la institución a las zonas marginales de la ciudad. Plata hizo
folletos, libros, videos y hasta una obra de teatro. Se echaba muchas veces ese viaje para dictar charlas de 10 ó 15 minutos,

113 114
Derechos en acción AL DERECHO Y AL REVÉS

donde pasaba la consigna y los folletos a su atento y en ocasio- do de manera estable con los años y alcanzaron su punto más
nes sorprendido público. alto en la segunda mitad de la década de los noventa.
En efecto, hablar de derechos era una pasión. Por eso
no resultaba extraño que con bastante frecuencia la atención
de los casos no se limitara a ver qué se podía hacer a la luz de INTERVENCIONES PÚBLICAS
los códigos, sino que incluyera un buen surtido de ideas sobre
la liberación de las mujeres. María Isabel Plata recuerda que Desde su creación, el Servicio Jurídico estuvo en contacto
alguna vez se acercó a ella una mujer que ya había sido aten- con diferentes grupos y organizaciones de mujeres con los
dida por una muy feminista abogada del Servicio Jurídico para que, de una u otra manera, mantenía cierta afinidad. Por eso
pedir que se la reemplazaran por una “abogada jurídica”. resultó inevitable que, en 1991, celebrara la conformación de
—¿Una abogada jurídica? —inquirió Plata. la Red Nacional de Mujeres, que hoy agrupa unas 80 organiza-
—Mire, doctora —replicó la mujer—, es que yo quiero ciones en todo el país. Este interés permanente en los asuntos
una doctora que me hable sólo de las leyes. No quiero que me y derechos de las mujeres ha permitido que Profamilia partici-
hable de qué puedo o no puedo hacer como mujer, porque lo pe en muchas actividades y eventos, como la preparación del
mío es un caso muy serio. segundo y tercer informe del gobierno colombiano al Comité
Entendido el mensaje, la directora del servicio la llevó para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, de
con otras abogadas, a quienes les pidió no hablarle de filoso- Naciones Unidas; la elaboración, junto con otras abogadas, del
fías; sólo de leyes, tal como lo deseaba. Una década y media marco jurídico de la Convención interamericana para pre-
después, Plata reflexiona: “Eran tiempos en que abundaban venir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer; la
mujeres que habían sido criadas para obedecer, que se sentían aprobación del Protocolo Facultativo a la Convención de la
tranquilas si les decían qué debían hacer e incómodas si se les mujer, y la redacción de los informes presentados por la Co-
daba la posibilidad de elegir”. misión Interamericana de Derechos Humanos en 1997, 2001
Mientras todo esto ocurría, el servicio comenzó a encon- y 2005. Así mismo, en el campo de las normas nacionales, el
trar nuevos aliados. Varias entidades internacionales, como la Servicio Jurídico ha intervenido cuando se han presentado
Fundación Ford, el Population Council, la Fundación McAshan propuestas y reformas relacionadas con violencia intrafami-
y la entonces Comunidad Económica Europea, se interesaron liar, el Código del Menor o el Código Penal.
en el trabajo y comenzaron a patrocinar diversas actividades. Pero tal vez una de las oportunidades más importantes
Éstos y otros apoyos permitieron que a principios de la déca- en este sentido se presentó en 1991. Aquel año, María Cristi-
da de los noventa, cuando el servicio se acercaba a sus prime- na Calderón se había convertido en la directora del Servicio
ros cinco años de funcionamiento, contara con cinco centros: Jurídico; María Isabel Plata había asumido como asistente de
dos en Bogotá, uno en Medellín, otro en Bucaramanga y el la Dirección Ejecutiva, y Colombia vivía uno de los aconteci-
último en Cali. mientos políticos más significativos del final del siglo xx: la
Las personas atendidas también se fueron incremen- redacción de una nueva Constitución Política. Plata recuerda
tando. Por las mismas fechas, ya se habían dictado charlas y con emoción que la comisión de la Asamblea Nacional Consti-
conferencias a unas 15.000 y se habían prestado servicios de tuyente encargada del capítulo de Derechos y Garantías se ha-
consultoría a cerca de 20.000 más. Esas cifras fueron crecien- bía puesto en contacto con Profamilia.“El doctor Miguel Trías

115 116
Derechos en acción AL DERECHO Y AL REVÉS

y el doctor Fernando Tamayo encargaron al Servicio Jurídico LA GRAN ENCUESTA


que elaborara una serie de materiales para justificar y explicar
porqué la planificación familiar debía ser considerada un de- A medida que el Servicio Jurídico se iba conociendo y el nú-
recho de la persona”, recuerda Plata. mero de consultantes aumentaba, las abogadas comenzaron a
De inmediato, las abogadas comenzaron a estudiar y tener una idea cada vez más clara sobre la verdadera realidad
revisar las constituciones de países como Brasil, Nicaragua de las mujeres. Gracias a las hojas de entrevista, a esa pequeña
y México, de manufactura reciente, y de otras consideradas encuesta que diseñaron y, por supuesto, a la observación di-
progresistas, como la italiana y la francesa. A partir de ese es- recta, fue posible detectar la que desde ese momento ha sido
tudio y de las propias inquietudes de Profamilia, se elaboró una de sus principales preocupaciones: algo que en ese mo-
una propuesta que abordaba temas como la libre opción de la mento se llamaba violencia intrafamiliar y ahora, para cobijar
maternidad y el derecho a la planificación familiar. un espectro más amplio de sus manifestaciones, se prefiere
Poco más tarde, la propia comisión asistió a las instala- agrupar bajo el nombre de violencia de género, es decir, aque-
ciones de Profamilia para discutir esos temas. “Tras algunas lla que sufren las mujeres por el hecho de ser mujeres.
deliberaciones, había acuerdo en que se debía incluir la plani- La herramienta que permitió tener la visión más general
ficación como un derecho —recuerda Calderón—; en lo que del fenómeno fue la Encuesta de Prevalencia, Demografía y
no había acuerdo era en si se trataba de un derecho de la pa- Salud de 1990, un trabajo que en cinco ocasiones anteriores,
reja o del individuo”. Aunque Profamilia se inclinaba por esta entre 1976 y 1986, había realizado la Corporación Centro Re-
última opción, quedó consignado en la Constitución como un gional de Población (ccrp), pero cuya elaboración quedó en
derecho de la pareja. Sin embargo, visto a la luz de los princi- manos de Profamilia a partir de los noventa. Realizada cada
pios de la misma carta relacionados con la no discriminación cinco años bajo la dirección de Gabriel Ojeda, gerente de In-
hacia la mujer, puede ser interpretado como una opción que vestigación y Evaluación de Profamilia, esta encuesta consti-
no puede ser impuesta. tuye la más fidedigna fuente de información en Colombia en
Otros de los aspectos positivos de la nueva Constitución temas relacionados con reproducción, anticoncepción, nup-
de los colombianos fue la inclusión del artículo 13, que esta- cialidad, inmunizaciones y salud básica, entre muchos otros.
bleció principios generales de igualdad; del artículo 40, que El nivel de detalle de este trabajo —cuyo nombre, desde
garantiza la adecuada participación de la mujer en la adminis- 1995, es Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ends)—
tración pública, y del artículo 42, que consagra la igualdad de no ha hecho más que aumentar cada lustro. La muestra pasó
derechos entre los cónyuges. De esta forma, la carta se con- de ser de 8.644 mujeres en 1990, a 41.344 en 2005. Más aún,
virtió en una herramienta fundamental en la transformación esta última versión incluyó la toma de peso y talla a 116.038
del Estado y la sociedad colombianas, a través de los derechos personas.
fundamentales y sus mecanismos de protección y garantía, El personal a cargo de la ends puede preciarse de ha-
como la acción de tutela, instrumentos que el Servicio Jurí- ber recorrido poblaciones remotas de Colombia, y la minu-
dico de Profamilia comenzó a utilizar para que las mujeres ciosidad de sus cuestionarios incluso ha llegado a tornarse
maltratadas obtuvieran la protección del Estado. sospechosa para los grupos armados, que en una ocasión re-
tuvieron a un equipo de encuestadoras cerca de la ciudad de
Cartagena. Por suerte, la buena imagen de Profamilia las puso

117 118
Derechos en acción AL DERECHO Y AL REVÉS

fuera de peligro y les permitió volver a sus trabajos cinco días Era, sin duda, un cambio, pero la situación distaba mu-
después. cho de prestarse para celebraciones. Se necesitaban medidas
más efectivas y la nueva Constitución tenía a disposición de
las personas varias herramientas que estaban a la espera de
AL AMPARO DE LA CONSTITUCIÓN ser utilizadas. Por una parte, estaban todos esos artículos que
protegían los derechos de las mujeres y, por otra, mecanismos
En vista de las posibilidades que daba la entonces llamada En- como la acción de tutela, que permitía a cualquier persona
cuesta de Prevalencia, Demografía y Salud, en 1990 el Servicio conseguir protección inmediata —a lo sumo 10 días— de sus
Jurídico decidió incluir en ella preguntas específicas sobre derechos fundamentales.
violencia intrafamiliar. Así se tendría un panorama más exacto Rápidamente, las abogadas obtuvieron apoyo para in-
y se verificaría si esa situación que les comentaban a las abo- terponer acciones de tutela por violación de los derechos
gadas en la consulta se daba en forma generalizada en el país. fundamentales contra las mujeres.“Cuando conocimos cómo
La respuesta no sólo fue afirmativa, sino que la magnitud del operaba el mecanismo, hicimos una cartilla informativa y em-
problema era ciertamente alarmante: una de cada cinco co- pezamos a formular para obtener protección a las mujeres
lombianas en edad reproductiva era víctima de alguna forma maltratadas, aprovechando el primer pronunciamiento que
de maltrato en sus propios hogares. sobre el tema había hecho la Corte Constitucional”, recuerda
Durante los años siguientes, las cifras no resultaron más Calderón.
alentadoras. En la ends de 2000, el porcentaje de mujeres En efecto, el 18 de septiembre de 1992, gracias a un fallo
maltratadas ya ascendía prácticamente a una de cada dos. La de tutela, la señora Blanca C. L. consiguió que el Estado le brin-
lectura de este incremento tenía varias interpretaciones. Una dara protección frente a su esposo, Gustavo C., quien, según
podía ser que, efectivamente, el problema se hubiera acen- el alegato de la mujer, la agredía físicamente, en público y en
tuado; otra, que cada día se destapara más una situación que privado. Al principio, los jueces se habían mostrado reacios a
había permanecido oculta y se hubiera perdido el miedo a admitir este tipo de tutelas por haber sido interpuestas contra
denunciar. particulares, pero la Corte Constitucional recogió el caso de la
Explica Calderón que cuando el Servicio Jurídico abrió señora Blanca para estudiarlo y emitir un concepto favorable.
sus puertas, la violencia era un tema del que sencillamente “La Corte consideró que la violencia que ocurre en el ámbito
no se hablaba. Su invisibilidad era tal, que ni siquiera se le de la familia es una amenaza a los derechos fundamentales
mencionaba directamente en la que había sido la hoja de ruta —recuerda Calderón—. Por tanto, la tutela procedía, aunque
del Servicio Jurídico: la Convención sobre la eliminación de fuera contra un particular, por el estado especial de afecto e
todas las formas de discriminación contra la mujer. “Poco a indefensión a que están sometidas las mujeres”. Apoyándose
poco las mujeres han venido sintiendo que de esto se puede en esta decisión, a partir de 1993 el Servicio Jurídico de Profa-
hablar sin culpabilidad ni vergüenza —destaca Calderón—. milia adelantó en Bogotá 15 acciones de tutela de para muje-
Cuando perdieron el miedo, empezaron a destapar muchas res que deseaban protección del Estado y en 1995 el número
otras cosas y se empezó a hablar de las distintas formas de ya ascendía a 90.
violencia y del abuso sexual. Ha sido un proceso en el que hay Fue así como en todo el país, solas o con el apoyo de
que mirar todo dentro de ese contexto histórico”. organizaciones y profesionales del derecho, las mujeres co-

119 120
Derechos en acción AL DERECHO Y AL REVÉS

menzaron a utilizar la tutela en todos los casos en que veían de salud sexual —referida, entre otras cosas, a diversidad, vih/
amenazados o vulnerados de alguna forma sus derechos: ado- sida e infecciones de transmisión sexual— estaba quedando
lescentes embarazadas que habían sido expulsadas de sus en un segundo plano. Se hablaba de ella, pero en el fondo la
colegios, madres que veían amenazada su situación laboral, institución era mucho más salud reproductiva.
reclusas que deseaban ser madres, mujeres que querían in- La transformación se cristalizó a finales de 1995 con la
gresar a las Fuerzas Militares. Este tipo de reclamos legales se creación de la Oficina Asesora en Derechos Sexuales, Repro-
repetía en todos terrenos de la sociedad y aún continúa, pues ductivos y Género. Así, mientras las abogadas del Servicio Ju-
constituye un mecanismo ágil para garantizar en la práctica rídico se concentraban en lo suyo, el derecho de familia, la
los derechos reconocidos en la Constitución y en las leyes. nueva oficina recogía algunas de sus antiguas funciones y asu-
La expedición, en julio de 1996, de la Ley de Violencia mía responsabilidades adicionales. Del diálogo entre las dos
Intrafamiliar, significó que las acciones de tutela dejaran de dependencias han surgido propuestas como la inclusión de
ser utilizadas en casos de violencia, ya que consagró las “me- servicios para personas transgeneristas. Servicios que, por su-
didas de protección” como el mecanismo idóneo para hacerle puesto, deben ir acompañados de apoyo jurídico, de asesoría
frente a este problema.Así las cosas, el Servicio Jurídico inició legal en la parte de vih, en tutelas para los medicamentos, y en
estos trámites, que para la época y hasta 2000 se llevaron a derecho al trabajo y a la educación.
cabo ante los jueces de familia y desde entonces, ante las co- El balance de las labores de la Oficina Asesora en Dere-
misarías de familia. Sin embargo, con la reforma del Código chos Sexuales, Reproductivos y Género es altamente positivo.
Penal en 2000, el delito de violencia intrafamiliar se volvió Gracias al apoyo de diversas entidades internacionales como
querellable, desistible, conciliable y excarcelable, caracterís- la Unicef y la Fundación Ford, se han elaborado diversos mate-
ticas que lo hicieron muy frágil y que le restaron garantías a riales divulgativos sobre derechos.Adicionalmente, se han rea-
las mujeres. lizado numerosas jornadas de capacitación y sensibilización,
dirigidas a profesionales del derecho y de la salud del sector
público y privado, a organizaciones de mujeres y de jóvenes,
CAMBIO Y ADAPTACIÓN e incluso a policías. La actividad internacional de la oficina
también ha sido fecunda y nutrida. Dentro de ella, cabe re-
La segunda mitad de la década de los noventa trajo para Pro- saltar, por su particularidad, la invitación que en 1999 le hizo
familia una serie de transformaciones determinadas por cir- el Fondo de Población de Naciones Unidas para asesorar la
cunstancias internas y externas. Dentro del plano, digamos, redacción de los capítulos referidos a la salud sexual y repro-
teórico, la Conferencia Internacional de Población y Desarro- ductiva de la Constitución de Venezuela.
llo (cipd), celebrada en Cairo (Egipto) en 1994, y la Conferen-
cia de la Mujer, realizada en Beijing (China) en 1995, renova-
ron el debate mundial sobre la salud sexual y reproductiva. NUEVOS TIEMPOS
Profamilia, atenta como siempre a todos estos procesos,
estuvo haciendo un seguimiento activo a la discusión y co- Hacia 1998 el país entró en un período de incertidumbre polí-
menzó a plantearse algunos interrogantes sobre su propia la- tica, social y económica que inevitablemente afectó los servi-
bor en el país.A partir de esta reflexión, concluyó que la parte cios de Profamilia y, entre ellos, al Servicio Jurídico, que vio un

121 122
Derechos en acción AL DERECHO Y AL REVÉS

poco reducidas sus consultas. Durante esos años difíciles, los de las mujeres maltratadas, en 2002 se incluyeron preguntas
consultorios jurídicos se vieron reducidos a cuatro: Bogotá, específicas sobre violencia en las historias clínicas de salud
Medellín, Cali y Bucaramanga. Sin embargo, a medida que las sexual y reproductiva, y en 2004 se desarrolló un protocolo
condiciones generales se fueron estabilizando, la afluencia de de atención a mujeres maltratadas que se está comenzando a
usuarias volvió a aumentar. implementar en todas las consultas de Profamilia. Este proyec-
Un hecho relevante para el desarrollo del Servicio Ju- to se propone a largo plazo prestar una atención integral en
rídico ocurrió en 2001. Ese año, la ley 640 convirtió en re- los servicios que presta la institución y en los contactos con
quisito la conciliación extrajudicial en los asuntos de familia profesionales y entidades externas. Adicionalmente, el perso-
e incluyó la posibilidad de que organizaciones sin ánimo de nal de la institución ha comenzado a ser entrenado y sensi-
lucro abrieran centros de conciliación. Así que, en diciembre bilizado para que esté en capacidad de percibir los signos y
de 2003, el Ministerio del Interior y la Justicia autorizó la crea- síntomas que hacen sospechar que una mujer está sufriendo
ción del Centro de Conciliación de Profamilia, con el cual la algún tipo de violencia, aunque el motivo de su consulta no
institución extendía sus actividades y aplicaba un mecanismo sea consecuencia de una agresión. No se puede desconocer
alternativo para la solución de conflictos familiares. La filoso- que la violencia constituye una violación de los derechos hu-
fía de trabajo, no obstante, ya estaba clara con anterioridad: si manos y un asunto de salud pública. “Sin el componente del
quienes están comprometidos en un conflicto conocen cuá- derecho, el ejercicio de la medicina se rezaga”, sostiene Cal-
les son sus derechos, se facilita llegar a acuerdos razonables. derón.
“La conciliación no depende de la formación cultural —dice La abogada, por supuesto, no puede recordar todos los
Calderón—. La conciliación es un acto de sensatez”. De este casos que ha atendido, ni las caras, ni los nombres. “Muchos
modo, el Centro de Conciliación de Profamilia abrió las puer- producen una terrible sensación de impotencia y desconcier-
tas ofreciendo a sus usuarios una ventaja que no tenía ningún to, y es lamentable saber la insuficiente respuesta de las auto-
otro centro en el país: la experiencia de 17 años asesorando ridades frente a ese grave problema que sólo denuncia el 22
exclusivamente en derecho de familia y promoviendo que las por ciento de las víctimas”, señala.
personas resolvieran sus conflictos a partir del conocimien-
to de sus derechos y los mecanismos legales para hacerlos
valer. VEINTE AÑOS DESPUÉS
A pesar de todos estos logros, había un asunto que aún
inquietaba a Profamilia y sobre el que la ends de 2000 no Dos décadas después de creado el Servicio Jurídico, María Isa-
dejaba lugar a dudas: las mujeres colombianas seguían siendo bel Plata no puede ocultar la satisfacción al recordar aquella
víctimas de violencia. Según esta encuesta, el 65 por ciento de experiencia que marcó su iniciación en la institución. Si la
las entrevistadas aseguraron que sus esposos o compañeros historia está llena de proyectos inconclusos, aquella oficina
ejercían sobre ellas algún tipo de control; un 26 por ciento es una excepción, pues en ella la teoría se hizo acción y, a su
declaró haber sido objeto de violencia verbal, y el 41 por cien- vez, la acción alimentó la teoría. “Tuvimos siempre tres nive-
to reveló haber sido víctima de algún tipo de violencia física, les, que se desarrollaron paralelamente —dice la abogada—:
desde empujones hasta violación o intento de asesinato. por una parte, la investigación sobre la Convención sobre la
Con el fin de iniciar un proceso de detección y remisión eliminación de todas las formas de discriminación contra la

123 124
Derechos en acción AL DERECHO Y AL REVÉS

mujer; por otra, la cartilla para aterrizar la teoría en la práctica resistió a la militancia porque su talante no estaba para mar-
y, por último, las asesorías”. char al compás del resto; que tuvo que sortear durante sus
Y, en efecto, si en Colombia se comenzó a hablar sobre años universitarios las críticas por, supuestamente, quitarles
la mencionada convención, en muy buena medida fue gracias espacio a los hombres en el mercado laboral, y que desde
a las tres abogadas que pusieron a andar el Servicio Jurídico joven fue seguidora de los retos y avances de Profamilia. Una
de Profamilia. Porque la lucha no sólo era contra la violencia mujer que develó que buena parte de las desigualdades del
machista, sino contra el desconocimiento que había en el país mundo comenzaba en la sexualidad, y que concluyó que des-
del derecho internacional.“Uno de los objetivos clave del Ser- de el derecho era posible dar bases aún más sólidas y mayor
vicio Jurídico —dice Plata— era hacer conocer que existía alcance al trabajo iniciado desde la medicina por el doctor
una legislación internacional que Colombia había acogido y Fernando Tamayo.
que, en consecuencia, las normas y prácticas nacionales que Con el tiempo, la personalidad de la abogada terminó
estaban en contra de estos principios debían modificarse”. por irradiar al resto de la institución.Tras su experiencia como
La evolución del proyecto también pudo verse reflejada asistente de la Dirección Ejecutiva, se convirtió en la directora
en diversos textos y eventos académicos que se han conver- ejecutiva en marzo de 1995. Con ella a la cabeza, era inevita-
tido en referentes habituales en el ámbito de los derechos de ble que Profamilia se hiciera aún más consecuente consigo
la mujer y los derechos sexuales y reproductivos. Entre ellos, misma, así que los rezagos machistas que se conservaban por
los libros Los derechos humanos y la Convención sobre la efecto de la costumbre se fueron atenuando, las jerarquías se
eliminación de todas las formas de discriminación contra la hicieron más horizontales, se fortaleció el trabajo en equipo y
mujer (1988)1, Violencia y los derechos de la mujer (1992)2, se “desmedicalizó” la imagen de la institución.
Derechos humanos de la mujer (1997)3, Salud reproductiva y María Isabel Plata reconoce que los avances han sido
derechos humanos (2003)4 y el seminario Derechos sexuales grandes, pero insiste en que aún es necesario defender las po-
y reproductivos en acción (2001). siciones ganadas y seguir adelante. Tras haber trabajado con
Para haber llevado tan lejos todas esas ideas, había que especial entusiasmo contra la violencia doméstica y los dere-
tener visión, perseverancia e irreverencia, características liga- chos reproductivos, el próximo paso será hacer más énfasis
das a la personalidad de María Isabel Plata. Una mujer para en los derechos sexuales, aquellos que se refieren, entre otros
quien no había pasado inadvertida en su juventud la lectura aspectos, a la libre elección de la pareja, a que las personas no
de El segundo sexo —aquel clásico de Simone de Beauvoir sean forzadas a tener relaciones sexuales, a la integridad cor-
que se anticipó al movimiento feminista—; una mujer que se poral, a recibir educación e información sobre sexualidad, y
al goce de la sexualidad.Y qué mejor aliciente para continuar
1
María Isabel Plata y María Yanuzoba. Los derechos humanos y la Convención sobre la que ver cómo el proyecto nacido en África se hizo realidad.
eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. Profamilia, 1989.
2
Varios autores. Violencia y los derechos de la mujer. Profamilia, 1992.
3
Editado por Rebeca J. Cook. Derechos humanos de la mujer: Perspectivas nacionales e
internacionales. Profamilia, 1997.
4
Rebeca J. Cook, Bernard M. Dickens y Mahmoud F. Fathala. Salud reproductiva y de-
rechos humanos: Integración de la medicina, la ética y el derecho. Oxford-Profamilia,
2003.

125 126
Creced sin multiplicaros

capítulo VII
AL DERECHO Y AL REVÉS

da sobre salud sexual y reproductiva. Un vacío que le había in-


dicado a Profamilia que era necesario llegar a esa población.

L os colegiales llevaban ya un buen rato parados en


la esquina, fisgoneando desde lejos la entrada de Profamilia.
Estaban allí con la intención de conseguir alguna información
LA CASITA DE CHOCOLATE
La educación sexual para los adolescentes era un asunto de
vieja data en algunos países. Suecia, pionero en la materia, la
había hecho obligatoria en los colegios desde 1955. En bue-
para una tarea de biología pero no se animaban a acercarse. na medida, ese logro se debió a la Asociación Nacional para
Les daba vergüenza. Fue necesario que desde la casita prefa- la Educación Sexual (rfsu), fundada por Elise Ottesen-Jen-
bricada que se levantaba en el antejardín de Profamilia los sen, cuyas propuestas fueron criticadas por, supuestamente,
llamaran para invitarlos a entrar: “Tranquilos, aquí nadie va a despertar impulsos dormidos en los adolescentes. Ella solía
juzgarlos”. contestar, contrariando a sus inocentes adversarios, que a esas
En Profamilia llevaban ya un buen tiempo viendo ca- edades los muchachos y muchachas ya tenían sus instintos
sos parecidos y ésta era una de las varias razones por las que bastante despiertos.1
había sido levantada esa casita prefabricada. Desde el martes La puerta de entrada de la educación sexual a Colombia
primero de junio de 1990, había en ese espacio de 25 metros fue la planificación familiar. El ingreso de los anticonceptivos
cuadrados un consultorio médico, una pequeña área de orien- al mercado hizo inevitable que la gente comenzara a hablar de
tación, otra administrativa y una salita de espera donde el que cosas como la fisiología de la reproducción o de la responsa-
llegara de quinto debía esperar de pie. Frente a la casita había bilidad en la procreación. En 1970, la División de Estudios de
un gran aviso de latón en el que se podía leer, en letras verdes Población (dep) de la Asociación Colombiana de Facultades de
sobre fondo blanco,“Centro para Jóvenes”. Medicina (Ascofame) y el Departamento de Medicina Preven-
Comenzaba el Programa para Jóvenes de Profamilia, ex- tiva de la Universidad Nacional redactaron el proyecto Edu-
periencia pionera en Colombia, y uno de los primeros obstá- cación para la vida familiar en la comunidad, que produjo
culos que debían salvar era, precisamente, encontrar jóvenes un programa de educación sexual para padres, profesores y
interesados en utilizarlo. Por eso el personal que allí laboraba alumnos desde cuarto de primaria hasta sexto de bachillerato.
—una psicopedagoga, una auxiliar de enfermería, una gine- En principio, el proyecto fue recibido amablemente en el Mi-
cóloga y una secretaria—, debía esperar a que los remitieran nisterio de Educación, pero nadie quiso comprometerse con
de otras dependencias de Profamilia o salir a buscarlos en los tan espinosa materia.Y cuando por fin el ambiente lucía favo-
colegios, los alrededores o en las mismas salas de espera de rable, gracias al nombramiento del joven ministro Luís Carlos
la institución: “¿Disculpe, señora, usted tiene hijos adolescen- Galán, las circunstancias quisieron que tuviera que abandonar
tes?”. el cargo en 1972.
En ese entonces, unos siete millones de colombianos
estaban entre los 10 y los 19 años, y muy pocos estaban reci- 1
K. Lindahl. La educación sexual desde la perspectiva sueca. En www.sec.es/cd_granada/
biendo atención médica especializada e información adecua- ponencias_17.htm.

129 130
Creced sin multiplicaros AL DERECHO Y AL REVÉS

En vista de que los ministerios de Educación y Salud no material para las tareas de la asignatura de Comportamiento
hacían nada a favor de la educación sexual, pero dejaban ha- y Salud. Y cuando no eran estudiantes, eran las mismas direc-
cer, una ginecóloga llamada Cecilia Cardinal de Martín tomó tivas de los colegios las que acudían a la institución en busca
cartas en el asunto.“Se hablaba de educación sexual en los clu- de orientadores que dictaran charlas sobre sexualidad o plani-
bes sociales, en los sindicatos, en las asociaciones científicas, ficación familiar en los planteles.
se hablaba a todo grupo que pudiera reunirse en todo tiempo El licenciado en psicología y pedagogía Germán López,
y lugar —escribe Cardinal de Martín—. La educación sexual, quien entonces coordinaba un ambicioso proyecto de salud
una causa para apenas un puñado de personas, comenzó a ser en el Magdalena Medio, comenzó a prestar atención al fenó-
una causa para muchos. Sin embargo, en 1975 había sólo 10, o meno y a plantear que no estaría mal darles a los adolescentes
máximo 15 personas dedicadas enteramente a la causa y que un espacio propio en la institución. El tema no resultaba en
habían hecho de la educación sexual su profesión”.2 absoluto ajeno a López: aparte de su licenciatura, había asis-
Así que en 1976, esta ginecóloga se convirtió en una de tido, en 1986 y 1987, a dos congresos sobre adolescentes en
las fundadoras del Comité Regional de Educación Sexual para México y Nicaragua, donde pudo conocer diversas experien-
América Latina y el Caribe (cresalc), que mediante publica- cias en el continente americano. Una de las que más había
ciones y conferencias promovió el tema en una amplia gama llamado su atención era el centro de The Door, de Nueva York,
de población: grupos indígenas, maestros, profesionales de la que combinaba recreación con orientación en salud sexual y
salud, mujeres y adolescentes. Gracias a esta labor, Cecilia Car- reproductiva.
dinal de Martín sería considerada la pionera de la educación En 1988 se puso manos a la obra y diseñó el proyecto,
sexual en Colombia. La labor no fue en vano: al comenzar los que fue financiado por la Fundación Moriah y la Federación
ochenta, el Ministerio de Educación estableció la cátedra de Canadiense de Planificación Familiar (ppfc). Después Profami-
Comportamiento y Salud. Aunque tarde y sin profesores capa- lia mandó construir la casita prefabricada, muy pronto bau-
citados. tizada La Casita de Chocolate y, finalmente, en 1990, se dio
Dentro de Profamilia, las iniciativas de este corte co- inicio a las actividades del Programa para Jóvenes. “Así les di-
menzaron a gestarse en 1988, a raíz de viarias observaciones. mos la posibilidad a los chicos de entrar por un lugar distinto
Una de ellas fueron los resultados de la Encuesta de Preva- al de los adultos —relata Germán López, quien asumió como
lencia Demografía y Salud de 1986, que mostraban que, en coordinador del programa—. De la Clínica Piloto nos envia-
efecto, muchas adolescentes colombianas de entre 15 y 19 ban la gente. El lugar se llenaba con pocas personas, y al poco
años ya tenían una vida sexual activa. Un dato que no tomaba tiempo tuvimos que comenzar a utilizar el jardín”.
por sorpresa a la institución, acostumbrada a ver, casi a diario, Si bien al comienzo fue necesario salir en busca de ado-
muchachas bañadas en lágrimas como consecuencia de una lescentes para que acudieran a las consultas médicas, en lo
prueba de embarazo positiva. que se refiere a las actividades educativas hubo, como des-
Aparte de esto, Profamilia se había convertido en un cribe López, “una verdadera avalancha de solicitudes desde
centro de documentación de muchos estudiantes en busca de los colegios”. En el primer año, 18.500 adolescentes participa-
ron en actividades de educación e información, 500 maestros
2
Cecilia Cardinal de Martín. Educación sexual: Un proyecto de múltiples facetas. Siglo del acompañaron el proceso y 170 docentes fueron capacitados
Hombre Editores. Bogotá, 2005. en talleres.3

131 132
Creced sin multiplicaros AL DERECHO Y AL REVÉS

VIENTO A FAVOR ción integral a los adolescentes en el campo de la salud sexual


y reproductiva, sirvió como referente para el proyecto de la
El ambiente nacional e internacional era favorable para la nue- Presidencia.
va causa de Profamilia.Apenas seis meses antes de que La Ca- Dos años después, el Ministerio de Educación divulgó
sita de Chocolate abriera sus puertas, la asamblea general de una serie de lineamientos generales para que las instituciones
Naciones Unidas había adoptado la Convención sobre los De- educativas diseñaran e impartieran la educación sexual en to-
rechos de los Niños. Esta herramienta daba las pautas y pará- dos los grados de la educación básica primaria y secundaria.
metros a partir de los cuales cada gobierno debía desarrollar Una responsabilidad que al año siguiente quedó en manos del
sus políticas sobre adolescencia y niñez. Colombia suscribió recién creado Viceministerio de la Juventud.Ahora los jóvenes
el acuerdo y el Congreso de la República lo ratificó a través de contaban incluso con una instancia oficial dedicada exclusi-
la ley número 12 de 1991. vamente a ellos.
En ese entonces, el país se encontraba inmerso en una La creación de este viceministerio tenía un enorme sig-
etapa de profundos cambios políticos. Eran los tiempos de la nificado. Hasta la década de los ochenta, las actuaciones esta-
Asamblea Constituyente que después daría a luz la Constitu- tales respecto a los jóvenes habían estado caracterizadas por
ción de 1991. Entre las numerosas fuerzas sociales que fueron intervenciones puntuales —educación, deportes, justicia— y
convocadas para su elaboración —entre ellas, Profamilia— al- desarticuladas en su conjunto. Con esto se abría, entonces,
gunas trabajaron activamente para que fueran contemplados una nueva estrategia de políticas integrales de intervención
tanto los derechos sexuales y reproductivos, como los dere- social. El panorama no podía ser más prometedor. Había una
chos de los jóvenes y los niños. labor directa tanto de instancias gubernamentales como no
Así, la redacción final del artículo 45 establecía:“El ado- gubernamentales, una legislación y normatividad favorables y,
lescente tiene derecho a la protección y la formación integral. cosa extraña, todo parecía indicar que había incluso voluntad
El Estado y la sociedad garantizan la participación activa de política de trabajar por los jóvenes.
los jóvenes en los organismos públicos y privados que tengan Además, el contexto mundial parecía dar espaldarazos a
a cargo la educación, protección y progreso de la juventud”. este tipo de iniciativas. Un acontecimiento de gran relevancia
Adicionalmente, otros artículos recogían aspectos relaciona- fue la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo
dos con esas necesidades. (cipd), celebrada en El Cairo (Egipto) en 1994. Fue la confe-
Todas aquellas herramientas y normas, incluidas las dis- rencia intergubernamental sobre población más grande jamás
puestas por la nueva Constitución, comenzaron a cristalizarse llevada a cabo. Más de 180 Estados y 11.000 asistentes parti-
de diversas maneras en el país. El mismo año de 1991, por ciparon en las negociaciones para establecer un programa en
ejemplo, el gobierno del entonces presidente César Gaviria, a el área de población y desarrollo para los siguientes 20 años.
través de la Consejería para la Juventud, la Mujer y la Familia, Tanto el capítulo vi, “Crecimiento y estructura de la pobla-
comenzó la elaboración de un Plan Nacional de Educación ción”, como el capítulo vii, “Derechos reproductivos y salud
Sexual. El Centro para Jóvenes, que ya era un modelo de aten- reproductiva” —objetado por la Santa Sede— contemplaban
directamente a los jóvenes y adolescentes.
3
Germán López. “Un año de trabajo con adolescentes”. Revista Profamilia. Volumen 7, En los apartados correspondientes se instaba a los go-
número 18. Diciembre de 1991. biernos, entre otras cosas, a velar por los derechos sexuales

133 134
Creced sin multiplicaros AL DERECHO Y AL REVÉS

y reproductivos, a mejorar las condiciones de vida, evitar los a darles espacio a ideas de distinto signo. Así lo reflejó una
abusos y la discriminación, y fomentar la libre determinación encuesta realizada por el Centro Nacional de Consultoría, cu-
de las mujeres jóvenes.“Ello —señalaba el texto— es particu- yos resultados fueron publicados el 14 de abril de 1991 en el
larmente importante en lo que respecta a las actividades y los diario El Tiempo. La mayoría de los encuestados aprobaban
servicios de información, educación y comunicación sobre la las relaciones sexuales antes del matrimonio, pero al mismo
salud reproductiva y sexual, incluida la prevención de los em- tiempo la virginidad seguía siendo un tema muy importante
barazos tempranos, la educación sexual y la prevención del para más de la mitad de ellos. De igual forma, esos mismos
vih/sida y de otras enfermedades que se transmiten sexual- jóvenes que mostraban una mentalidad más abierta frente al
mente”. sexo, no la tenían para las diferencias: la homosexualidad era
Al leer ese y los demás apartes relacionados, es inevita- un asunto intolerable.
ble tener la impresión de que se estaba describiendo la labor La Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ends) de
que Profamilia, mediante su Programa para Jóvenes, realiza- 1990 también dio bases sólidas a la idea de trabajar por los
ba desde 1990. Un programa que, al cabo de cuatro años, ya adolescentes. Entre sus más significativas revelaciones se in-
había beneficiado con servicios y actividades educativas a cluían el hecho de que los jóvenes estaban iniciando sus rela-
cerca de 230.000 personas, entre jóvenes, padres de familia, ciones sexuales a edad más temprana y que el 12,8 por ciento
educadores y profesionales de la salud. Adicionalmente, unos de las adolescentes estaban embarazadas o ya eran madres.
60.000 jóvenes habían recibido distintos servicios médicos y Sin embargo, nadie les estaba proporcionando la educación,
de orientación. la información y los servicios médicos apropiados porque, en
El programa avanzó a pasos agigantados, pero en las ins- teoría, sencillamente no “deberían” tener relaciones sexuales.
tancias gubernamentales nada garantizaba la continuidad de Así que cuando Profamilia abrió su Programa para Jóvenes,
las iniciativas. En concreto, porque pocas cosas se mantienen sólo fue cuestión de que se enteraran de su existencia. Y la
más allá de los cuatro años que dura un periodo presidencial. casita prefabricada comenzó a quedarse pequeña.“Un tiempo
De manera que más adelante todo este proceso sufriría algu- después —recuerda Germán López— nos tomamos un audi-
nos retrocesos. torio anexo a la casa y allí hicimos los talleres. Era un sacrosan-
to lugar, con alfombra y todo, destinado a reuniones de alto ni-
vel”. Aquella invasión no fue bien vista por toda la institución,
JUVENTUD EN CRECIMIENTO pero sin duda fue premonitoria de la importancia que con el
tiempo ganarían los jóvenes en Profamilia.
Los jóvenes de principios de los noventa pertenecían a una Desde sus comienzos, el programa tuvo el propósito de
generación marcada por la transición. De diversas maneras y brindar a los jóvenes un espacio y unos profesionales propios
en diferentes campos trataban de mirar el mundo desde una e independientes de los servicios para adultos, entrenados
perspectiva distinta a la que tuvieron sus padres. La sexuali- para que superaran eventuales rezagos o prejuicios culturales.
dad, por supuesto, era uno de esos territorios. Con esto, se garantizaba no sólo un mejor servicio, sino que
Esa transición se hacía evidente en las mismas contra- ese carácter confidencial permitía a los jóvenes vencer las re-
dicciones de su mentalidad: al tiempo que conservaban al- ticencias y temores.
gunas de las ideas y prejuicios de sus padres, comenzaban Pero en la práctica, por cuestiones presupuestales, no en

135 136
Creced sin multiplicaros AL DERECHO Y AL REVÉS

todas las ciudades fue posible levantar una casita prefabricada materiales impresos y audiovisuales, ejercicios participativos,
para tal fin. De manera que el programa tuvo que expandirse y se amplió también la oferta educativa. Una de las cosas que
en dos modalidades: Centros para Jóvenes, como La Casita de habían notado es que no bastaba con darles información a los
Chocolate, y Servicios para Jóvenes, que se prestaban en las jóvenes si después éstos no iban a encontrar apoyo y com-
mismas dependencias de los servicios para adultos. De todas prensión en los adultos. Así que padres de familia, docentes
formas, se intentaba dar a los jóvenes algún tipo de intimidad al y profesionales de la salud hicieron desde el principio parte
atenderlos, por ejemplo, en horarios distintos. Era eso o nada. importante del auditorio.
Para calibrar las posibilidades de esta iniciativa, en julio María Isabel Plata, directora ejecutiva de Profamilia,
de 1991, con el apoyo de la Fundación Restrepo Barco, se cuenta que lo complicado era lograr que los jóvenes hicieran
escogieron como experiencias piloto las ciudades de Barran- lo que ella llama “el clic”. Es decir que, a partir de la charla, re-
cabermeja, Florencia, Popayán y Soledad. Ciudades pequeñas, lacionaran Profamilia con los servicios y comenzaran a visitar
donde Profamilia ya tenía una larga tradición y que además el Centro para Jóvenes.“Eso ha sido siempre lo más complica-
mostraban altos índices de embarazos no deseados, infeccio- do —dice María Isabel Plata—. Con las mujeres adultas, si se
nes de transmisión sexual y, en general, donde era evidente la les daba la información, automáticamente venían al servicio.
necesidad del Programa para Jóvenes. Pero con los jóvenes eso no estaba claro porque ellos no ha-
Un aspecto importante de estos servicios era su carác- bían identificado que tenían esa necesidad y tampoco creían
ter netamente social. Es decir que, como parte del espíritu que corrían riesgos”.
de Profamilia, se buscaba que no tuviera mayores costos para Pero ése era un obstáculo que, de una u otra manera,
sus beneficiarios y que éstos fueran asumidos, total o parcial- terminaban por superar. Cuando un joven finalmente hacía
mente, por alguna institución pública o privada. La estrategia “el clic”, encontraba todo un equipo profesional y una infra-
dio resultado y, en 1996, Profamilia ya atendía a jóvenes de 18 estructura dispuesta a brindarle, como a los adultos, servicios
ciudades del país. en medicina general, ginecología, urología, psicología, control
prenatal, prevención del embarazo y de las infecciones de
transmisión sexual, pruebas de embarazo, ecografía y servi-
SERVICIOS A UN CLIC cios de laboratorio.Todos ellos con tarifas especiales y prece-
didos de una asesoría gratuita encaminada a despejar dudas y
Durante los primeros años, el Programa para Jóvenes tuvo que conjurar temores.
apostar especialmente por la educación. Aparte de que era Hasta ese momento, Profamilia había dirigido sus es-
uno de sus objetivos, también era el mejor método que te- fuerzos a la población adolescente en general. Sin embargo,
nía para darse a conocer. Se trataba de charlas y talleres que era cada vez más evidente que ciertos sectores de la pobla-
se dictaban en los colegios e instituciones educativas que ción necesitaban una atención y ayuda especializadas. La ends
se mostraran interesados. En ellos se hablaba de educación de 1995 demostró que el porcentaje de adolescentes emba-
sexual, toma de decisiones, proyecto de vida y, obviamente, razadas había aumentado a 17,4. Fue así como un año más
anticoncepción. tarde nació una de las iniciativas más novedosas y a la vez
Con el tiempo el servicio educativo se fue especializan- interesantes: el Programa de Atención para Padres y Madres
do y ampliando de diversas maneras. Se diseñaron módulos, Adolescentes (Pama).

137 138
Creced sin multiplicaros AL DERECHO Y AL REVÉS

Una de las particularidades del Pama es su carácter flexi- los 51 artículos que la componían, sólo cuatro fueron imple-
ble. Como programa permanente sólo fue establecido en Bo- mentados.
gotá, pero sus actividades se podían extender a todo el país en “Desafortunadamente —recuerda María Isabel Plata—,
la medida en que fuera solicitado o se consiguiera su financia- viene el cambio de gobierno y se comete un error terrible:
ción. Mediante este programa, las adolescentes son acompa- mezclar religión y sexualidad. Este cambio de perspectiva ofi-
ñadas emocional y médicamente durante todo su embarazo. cial condujo al desmonte de programas existentes y hoy nos
Susana Moya, coordinadora nacional de Profamilia Joven, ex- encontramos con una educación sexual reducida a su mínima
plica que Pama es un espacio donde “las adolescentes gestan- expresión”. No era la primera vez que encontraban este tipo
tes pueden hablar de cómo se sienten, educarse, prepararse y de obstáculos y no iba a ser la última. Más adelante habría
adaptarse para la maternidad”. oportunidad de volver al debate sobre los espacios oficiales
Con este programa, Profamilia estaba abriendo un nue- para los jóvenes.
vo frente de trabajo, pero sin descuidar ninguno de los ya exis- En 1999 llegó a Profamilia una invitación para participar
tentes. En 1998, las actividades del Programa para Jóvenes de en una reunión internacional cuyo fin era la conformación de
Profamilia ya estaban presentes en 20 ciudades del país y se la Red Latinoamericana y Caribeña de Jóvenes por los Dere-
habían realizado alrededor de un millón de servicios médicos chos Sexuales y Reproductivos (Redlac). A las directivas de la
y educativos para ellos. institución les pareció buena idea que la representación de
la institución en ese encuentro saliera de entre las filas de los
Jóvenes Multiplicadores.
LOS JÓVENES SE PRONUNCIAN Este grupo venía funcionando desde prácticamente los
inicios del Programa para Jóvenes. Fue pensado inicialmente
Los buenos vientos que trajo la década de los noventa para como un grupo de voluntarios con ciertas características de
los jóvenes comenzaron a menguar hacia el final del siglo. En liderazgo, que recibían una capacitación especial para que se
1997, el gobierno de Ernesto Samper había expedido la Ley convirtieran en una especie de mediadores entre la gente de
de Juventud (Ley 375), con la que se creaban las bases legales su generación y Profamilia. Con el tiempo, los multiplicadores
para la conformación del Sistema Nacional de Juventud. Como se fueron convirtiendo en un valioso apoyo institucional, en
consecuencia de esto, en 2000 fue promulgado el Decreto particular en las ciudades de provincia donde las característi-
089 que reglamentaba la organización y el funcionamiento de cas de las clínicas permitían una mayor compenetración con
los Consejos de Juventud como espacios de participación ju- la institución. Podía vérseles organizando el archivo en Santa
venil y mecanismos de interlocución, veeduría y construcción Marta, prestando asesorías en Bucaramanga o realizando labo-
concertada de políticas. res logísticas en una campaña de Pasto.
No obstante, a partir de 1998, durante el gobierno de Los multiplicadores habían alcanzado, además, cierta
Andrés Pastrana, la financiación pública destinada a progra- relevancia nacional a partir de 1995 con los encuentros lla-
mas de juventud prácticamente desapareció, el Viceministerio mados Los jóvenes se pronuncian frente a su salud sexual y
de la Juventud fue eliminado y la educación sexual se redujo reproductiva, financiados por la Federación Canadiense de
en los currículos escolares. Otro tanto ocurría con la Ley de Planificación Familiar. Estos encuentros, que congregaban a
Juventud que, por omisión, era implícitamente inoperante: de miles de jóvenes, se realizaban simultáneamente en las ciuda-

139 140
Creced sin multiplicaros AL DERECHO Y AL REVÉS

des del país donde Profamilia tenía centros y servicios para CHICAS PRESERVADAS
ellos. El propósito era generar procesos de opinión pública
y darles presencia nacional a las temáticas juveniles. Cuando Mientras la red se consolidaba, en el plano político nacional
llegó la invitación para la Redlac, los multiplicadores de en- el tema de la juventud, que llevaba algún tiempo en remojo,
tonces escogieron como su representante a Marcela Rueda, comenzó a moverse nuevamente. En 2003, de acuerdo con
entonces una chica recién llegada de Bucaramanga que co- lo establecido en el Plan Nacional de Desarrollo (Ley 812 de
menzaba sus estudios universitarios en Gobierno y Relacio- 2003), se encargó al programa presidencial Colombia Joven
nes Internacionales, pero quien traía una intensa trayectoria la tarea de diseñar y construir, de manera participativa, una
dentro de la agrupación desde sus años escolares. Política Pública Nacional de Juventud, que fijara prioridades
A ese encuentro asistieron numerosos jóvenes líderes para la intervención del Estado en ese sentido con una visión
del continente, muchos de los cuales ya venían trabajando ac- de 10 años.
tivamente en políticas públicas sobre derechos sexuales y re- En febrero de ese mismo año, el gobierno del presiden-
productivos. La primera consecuencia de este encuentro fue te Álvaro Uribe, a través del Ministerio de la Protección Social,
la idea de articular a los jóvenes multiplicadores colombianos formuló la Política Nacional de Salud Sexual y Reproductiva,
en una red interna que, a su vez, estuviera en capacidad de dia- algo que, tras todos esos años de desamparo, resultó un ver-
logar con la red latinoamericana. En consecuencia, se abrieron dadero alivio.
canales de comunicación entre los grupos de multiplicadores La participación de Profamilia en este proceso había
de las distintas ciudades, se comenzaron a coordinar sus traba- sido fundamental. Aun antes de asumir la Presidencia, Álvaro
jos y poco a poco fueron ganando espacios dentro de la mis- Uribe Vélez nombró a Juan Luís Londoño ministro de Salud
ma institución. Primero un logotipo, un boletín de noticias, —posteriormente de Protección Social—. En los meses pre-
una página electrónica, y después, con un poco de esfuerzo, vios a su posesión, el futuro ministro comenzó a trazar sus
una oficina e incluso un puesto en la misma Junta Directiva objetivos. Dada la experiencia de Profamilia en el campo de
de Profamilia. De manera que el grupo, que en principio no la salud sexual y reproductiva, una de las invitadas para tal fin
dejaba de ser un apéndice de la institución, a fuerza de entu- fue Ángela Gómez, presidenta de la institución desde 1999,
siasmo comenzó a integrarse activamente en su trabajo. en reemplazo del doctor Fernando Tamayo, quien continúa
El seguimiento a encuentros nacionales, regionales y como presidente honorario.“Nuestra influencia fue clave para
mundiales relacionados con salud sexual y reproductiva rea- la Política Nacional de Salud Sexual y Reproductiva —dice
lizado por estos jóvenes, así como su contribución en la crea- Gómez—. Apenas lo nombraron ministro, Juan Luís Londoño
ción o en el fortalecimiento de grupos semejantes, fueron las organizó una reunión en su casa con unas 200 personas para
primeras incursiones en el terreno público de la Red de Mul- decirles qué iba a hacer. Cuando llegó al tema de salud repro-
tiplicadores. El propósito: que dentro de la agenda política ductiva se dirigió a mí y, en efecto, Profamilia fue muy activa
siempre estuviera presente la discusión sobre los temas para en la elaboración de ese documento”.
adolescentes y evitar que volvieran a presentarse vacíos como En la política del Gobierno se abordaron varios de los
los que se vivieron al finalizar el decenio de los noventa. temas en los que la institución venía insistiendo desde tiempo
atrás: maternidad segura, planificación familiar, prevención y
atención integral de infecciones de transmisión sexual, violen-

141 142
Creced sin multiplicaros AL DERECHO Y AL REVÉS

cia de género y, por supuesto, salud sexual y reproductiva de EL PODER DE LOS MEDIOS
los adolescentes. De hecho, la ends de 2000 había mostrado
un nuevo aumento de las mujeres de entre 15 y 19 años que En 2001, la arquitecta Diana Barco entró a formar parte del
ya habían sido madres o estaban embarazadas: ahora era el Comité de Promoción de Profamilia.Tras hacer una cuidadosa
19,1 por ciento. La política estableció entonces que esa cifra lectura de las ends de 1995 y 2000, llegó a la conclusión de
debía reducirse a 14 por ciento, y para cumplir aquel propó- que, a pesar de que la institución prestaba tanta atención a los
sito el Ministerio incluyó la promoción sin tapujos de los an- jóvenes, su impacto en la reducción de las tasas de fecundi-
ticonceptivos e incluso de la anticoncepción de emergencia, dad en ellos todavía era tímido.“Yo ya sabía que en Profamilia
algo hasta entonces inédito en lo que se refiere a políticas había consciencia al respecto, pero me empeñé en reiterar,
oficiales. reiterar y reiterar la idea”.
Que una de cada cinco adolescentes ya hubiera comen- Madre de dos adolescentes, Diana Barco acostumbraba
zado la maternidad no fue el único dato inquietante de la ver con ellos un programa de televisión llamado Francisco
ends de 2000. Además de esto, la encuesta mostraba que la el Matemático. El seriado había salido al aire en 1999, y tuvo
mitad de las adolescentes entrevistadas no sabía qué era una como punto de partida una investigación del Instituto para la
infección de transmisión sexual y, lo que es peor, apenas el Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico (idep) que
17,8 por ciento de ellas reconoció que mantenía relaciones recopiló historias y anécdotas de cerca de 40 docentes de es-
sexuales protegidas con condón. cuelas públicas de Bogotá. Más adelante, con nuevas temáticas
Con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud, sobre adolescentes, fue emitido en el espectro nacional por el
Profamilia emprendió, en distintas ciudades del país, un es- Canal RCN y alcanzó altísimos niveles de audiencia.
tudio específico sobre el tema al que llamó Percepción del “Creí que por ahí podíamos enfocar los esfuerzos y
riesgo y los procesos de negociación relativos a la prevención sembré esa idea en el Comité de Promoción”, recuerda Barco,
de embarazos no planeados y las enfermedades de transmi- quien desde 2003 pertenece a la Junta Directiva de la Institu-
sión sexual entre adolescentes sexualmente activos. Gracias a ción. Así fue como, tras algunos contactos con las directivas
la información recopilada fue posible comprobar que, entre del canal que emitía la serie, Profamilia comenzó a asesorar a
otras cosas, subsistían entre los jóvenes colombianos viejos los libretistas para que incluyeran temas relacionados con el
prejuicios y percepciones equívocas sobre la sexualidad que empoderamiento de las mujeres —aquella capacidad de deci-
estaban incidiendo desfavorablemente en su salud sexual y dir sobre sus propias vidas— y la prevención de las infeccio-
reproductiva. En particular, las chicas no se sentían en condi- nes de transmisión sexual en los adolescentes. Fueron 27 los
ciones de exigir el uso del preservativo, los chicos creían estar capítulos en que Profamilia estuvo tras bambalinas, con tal
en todo su derecho de no utilizarlo, y ninguno de ellos creía acierto que Francisco el Matemático fue galardonado, en oc-
que ese comportamiento podía ponerlos en riesgo. Fue claro tubre de 2003, en los Shine Awards, un premio internacional
entonces que para combatir esa tendencia había que comen- entregado por The Media Project, de Los Ángeles, a aquellos
zar por hacerles cambiar de idea. programas de entretenimiento que muestran retratos de la
sexualidad de manera adecuada y honesta.
El éxito del programa televisivo permitió que fuera ex-
plotado en otros frentes. De manera paralela, en 2002 Profa-

143 144
Creced sin multiplicaros AL DERECHO Y AL REVÉS

milia realizó ocho videos que, bajo el título de Luca Adoles- sexual y reproductiva en Profamilia. Más o menos, el mismo
cencia, buscaron ilustrar a los jóvenes en aspectos como auto proceso que sigue un joven multiplicador. Toda esta prepara-
cuidado y salud sexual, infecciones de transmisión sexual y ción era fundamental, porque de ellos se esperaba no solamen-
vih/sida, doble protección, métodos anticonceptivos, sexuali- te que participaran en las actividades publicitarias propias de
dad y cambios en la adolescencia, derechos sexuales y repro- una campaña, sino que además estuvieran en capacidad de
ductivos, anticoncepción de emergencia y violencia intrafa- sostener charlas y conferencias en diferentes escenarios del
miliar y de género. Las historias son parte de las actividades país llevando el mensaje a los adolescentes.
de educación sexual de la institución y tienen como imagen En estas charlas, de manera amena, clara y coloquial, los
principal a la joven actriz Diana Ángel, quien protagonizaba carismáticos y reconocidos actores hablaban ante grupos de
Francisco el Matemático. no más de 100 personas sobre planificación, toma de deci-
Al año siguiente, siguiendo la misma línea, vino una siones, derechos, e incluso enseñaban la manera correcta de
campaña agresiva y contundente, que dio un atrevido giro utilizar los condones que eran repartidos entre el cautivado
al enfoque tradicional de la prevención y la protección. Su auditorio. Después de transmitida la información básica, como
propósito fue llegar directamente a las mujeres y plantear su todo buen joven multiplicador, Ángel y Román respondían con
empoderamiento sin tapujos ni eufemismos.Tuvo por nombre total soltura los interrogantes del público. De ese intercambio
¡El condón lo cargo yo! y fue presentada el 9 de octubre de surgió la cartilla Preguntas y respuestas sobre sexualidad.
2003 ante casi 40 medios de comunicación. Los actores Diana La necesidad de este trabajo está más que justificada
Ángel y Julián Román —también de Francisco el Matemáti- por los hechos. La edad de la primera relación sexual de los
co— fueron escogidos como la imagen de la campaña. El com- colombianos sigue en descenso, la mayor parte de los adoles-
ponente masculino buscaba mostrar al hombre que celebra y centes no usa métodos anticonceptivos, y cerca de la mitad de
defiende la autonomía de su pareja. Cuando la actriz escuchó las adolescentes no tiene ningún tipo de cobertura en salud.
la propuesta no tuvo que pensar mucho para aceptarla. “Era Profamilia sabe que la misión va más allá de encender las alar-
una idea muy interesante y atrevida el hecho de que fuera una mas y que no puede asumir las soluciones en solitario. Por eso
mujer la imagen central —reconoce Ángel—. Eso levantó po- urge que el país comprenda la necesidad de aunar esfuerzos y
lémica, porque había muchos mitos alrededor del condón”. caminar hacia el mismo lado.
En efecto, ¡El condón lo cargo yo! significaba una ruptu-
ra en relación con las campañas institucionales que hasta en-
tonces se habían realizado. Por primera vez, una mujer decía
que ella también podía llevar el condón y exigir a su pareja
que lo usara. No faltaron señalamientos contra la actriz, pues
algunos interpretaron que promovía una imagen de mujer fá-
cil, pero ella estaba segura de que era una oportunidad para
que se conocieran los riesgos y las oportunidades que pueden
tener hombres y mujeres frente a la protección.
Como preparación, Ángel y Román habían recibido al-
rededor de 120 horas de capacitación en sexualidad y salud

145 146
El sida toca las puertas

capítulo VIII

147
AL DERECHO Y AL REVÉS

parte de la población se sentía libre de riesgos.Aquello contri-


buyó para que la infección se propagara rápidamente en todo
el mundo. Por eso, en 1987, cuando los casos notificados por

E
el Instituto Nacional de Salud de Colombia ya sumaban 292
—sin duda, muy distantes de la realidad—, Profamilia tomó
l padecimiento comenzó en octubre de 1983. Las pri- cartas en el asunto.
meras manifestaciones fueron mareos, náuseas, vómitos, de- De diversas organizaciones internacionales llegaron
bilidad muscular, pérdida de peso y diarreas recurrentes. Los plegables con información sobre la enfermedad, que fueron
médicos no atinaron con el tratamiento ni con el diagnóstico. distribuidos entre curiosos y usuarios de la institución. Poco
Tres meses después, la mujer, de 1,59 metros de estatura y 36 después, Profamilia diseñó los suyos, en blanco y negro.
kilos de peso, experimentó dolores en músculos y articulacio- Lo urgente, en todo caso, era salir en busca de las pobla-
nes, la eclosión de ampollas en la boca, una tos con esputo ciones más vulnerables para invitarlas a adoptar medidas pre-
purulento, y la caída del pelo y las vellosidades. Había nacido ventivas.A finales de 1988, un grupo de asesores de Profamilia
en Cali y desde hacía cinco años vivía en Cartagena. Era mesti- se alistó para tal fin y llevó el mensaje a los reclusos de las
za, trabajadora sexual y consumidora de marihuana y basuco. cárceles de Bogotá, un sector proclive a prácticas sexuales de
Y resultaba imposible convencerse de que apenas tuviera 23 riesgo, dadas sus condiciones de hacinamiento. Con la anuen-
años. cia de las autoridades carcelarias, los asesores irrumpieron en
Realizó su último viaje el 4 de enero de 1984. Esta vez los talleres de mecánica, las misas, los comedores de los reclu-
no fue en busca de los marineros europeos y estadounidenses sos o incluso en las filas de las mujeres en espera de la visita
que atracaban sus buques en el puerto, sino hacia el Hospital conyugal. “Llevábamos los folletos, un proyector de diapositi-
Universitario. El examen de admisión añadió nuevos ítems a vas y otro de cine, un Bell Howell que pesaba toneladas —re-
la lista de males: estertores, atrofia en la piel, herpes genital. cuerda Pedro Nel Armero, asesor de servicios de Profamilia—.
Desde ese día recibió antibióticos, hiperalimentación oral y La gente se quedaba voluntariamente, con la motivación de
cuatro transfusiones de sangre. Pero todo fue en vano. Un par que les proyectaríamos una película”.
de meses después, el síndrome de inmunodeficiencia adquiri- Al comienzo las audiencias fueron reducidas, pero a me-
da, el sida, había cobrado su primera víctima colombiana.1 dida que el sida dejaba de ser una cuestión ajena a la vida
Los primeros años de la enfermedad —apenas descrita de las personas, las concurrencias se hicieron más numero-
en 1981— estuvieron cargados de misterios. Fue necesario sas, a tal punto que tuvieron que adaptarse auditorios hasta
esperar a 1984 para que los científicos Luc Montagnier, de para 130 reclusos. Pero, como siempre, la teoría no podía ir
Francia, y Robert Gallo, de Estados Unidos, descubrieran que desvinculada de la práctica, y al final de cada conferencia se
aquel síndrome, caracterizado por la pérdida de las defensas repartían condones, el elemento más efectivo para prevenir la
del organismo, era causado por el virus de inmunodeficiencia transmisión del virus en las personas sexualmente activas. Al
humana (vih). Los casos registrados eran tan escasos y esta- principio había para todos, pero cuando se supo que algunos
ban tan concentrados en grupos homosexuales, que la mayor guardianes los incautaban para venderlos después, se hicieron
reparticiones más dirigidas. Por suerte, las autoridades carce-
1
Cambio. “Sida: Las nuevas víctimas”. No. 536, 6-13 de octubre de 2003. larias intervinieron y, de hecho, cuando Profamilia se retiró de

149 150
El sida toca las puertas AL DERECHO Y AL REVÉS

la escena para cubrir nuevos frentes, las mismas autoridades, más importante fue hablar de autoestima: fue necesario insis-
con sus médicos y trabajadoras sociales, terminaron llevando tir mucho en el hecho de que unos pesos de más no servirían
a cabo campañas de prevención por su propia iniciativa. de nada si el resultado era poner la vida en riesgo”.
Los grupos que recibieron las charlas se fueron diversifi-
cando, del mismo modo como el vih terminó afectando a una
INSTRUCCIONES PARA USAR UN CONDÓN población cada día más plural. Entre esos grupos que recibie-
ron información se incluyeron colegios, empresas, el Ejército
El siguiente grupo vulnerable hacia el que se orientaron los y diversas entidades de la Policía.
esfuerzos fueron las trabajadoras y los trabajadores sexua- Una de las consecuencias de las conferencias fue que
les. Los asesores de Profamilia establecieron contactos con muchos bares o casas de citas comenzaron a vender los con-
los propietarios de casas de citas y bares gay de todos los dones. En vista de los buenos resultados, la idea se extendió a
estratos sociales para que les abrieran sus puertas y los deja- los moteles de la ciudad y, en efecto, algunos de ellos empeza-
ran entrar con sus proyectores, afiches, folletos y condones. ron a ofrecer preservativos a su clientela e incluso a dejarlos
“Había mucho desconocimiento y muchos mitos sobre las en- en las mesitas de noche. La acogida que parecía tener el pre-
fermedades —dice Pedro Nel Armero—. Varias personas que servativo dio pie, en 1993, a la idea de instalar dispensadores
conocimos no sabían ni siquiera cómo ponerse un condón, y automáticos en los establecimientos. La propuesta parecía
había muchachos convencidos de que un poco de vinagre o brillante, pues había personas a quienes todavía les produ-
un poco de limón después de cada relación eran suficientes cía cierta vergüenza pedir personalmente los condones. No
para evitar las enfermedades”. obstante, al cabo de unos meses, las maquinas comenzaron
En general, los asesores encontraron un público recep- aparecer rotas o subutilizadas, y los administradores de los
tivo, pero pronto se dieron cuenta de que no bastaba con ha- moteles llamaban a pedir que las retiraran. ¿Demasiado imper-
blar de las bondades del condón si, al final, los clientes seguían sonal? ¿Desconfianza de la tecnología? ¿Escasez de monedas?
vetando su uso e incluso pagando tarifas extras por relacio- El misterio nunca se resolvió.
nes sin protección. Esto motivó a los asesores de Profamilia a Sin embargo, entre todas las experiencias que vivieron
convocar en una oportunidad a los usuarios más frecuentes los asesores de Profamilia, una de las más difíciles fue entregar
de una casa de citas del centro de Bogotá para hablarles del resultados positivos en las pruebas para la detección del vih
tema:“No se preocupen, aquí no vinimos a juzgarlos; sólo vini- —pruebas elisa—. En 1991, la institución había comenzado
mos a hablarles de cómo prevenir infecciones de transmisión a practicarlas y a capacitar a sus asesores para que estuvieran
sexual”. preparados para informarles a las personas, cuando fuera el
También fue indispensable crear estrategias para que caso, que en efecto estaban infectadas.
las trabajadoras y los trabajadores sexuales mostraran a sus Pedro Nel Armero dice que de poco sirvió el adiestra-
clientes que el ritual de poner el preservativo podía aumentar miento cuando tuvo el primer caso frente a él. En un pequeño
el placer. Una propuesta que significó llevar un buen surtido cubículo dividido por un escritorio, le entregó el sobre con
de bananos o pepinos a las charlas, que no sólo pusieron la los resultados de la prueba a una mujer de 30 años, casada y
nota cómica, sino que fueron excelentes herramientas para el con hijos. La mujer lo abrió, leyó los resultados, dudó y miró
entrenamiento.“Sin embargo —añade Pedro Nel Armero—, lo al asesor para que él confirmara si era cierto. Armero asintió.

151 152
El sida toca las puertas AL DERECHO Y AL REVÉS

La mujer se echó a llorar, desconsolada, durante una hora y vención de embarazos no planeados y las enfermedades de
cuarto.“En esa época —recuerda el asesor— había muy poca transmisión sexual entre adolescentes sexualmente activos,
información científica con respecto al manejo de los pacien- realizado en 2002. Según este trabajo, las colombianas meno-
tes, así que no era posible darles muchas esperanzas. Ésa fue res de 19 años tenían dificultades para establecer conversa-
una de las experiencias más duras que he tenido en mi vida, ciones sobre sexualidad y para negociar el uso del condón
porque no pude hacer otra cosa que acompañar en silencio con su pareja.Y, peor aún, consideraban que no usarlo era una
a esa mujer”. demostración de amor. Como lo ha demostrado la experien-
cia, los sentimientos de afecto, así como la atracción física y
la percepción de aseo, son factores que conducen a la reduc-
DIVERSIFICAR ESTRATEGIAS ción de las medidas preventivas.
Todo esto planteaba la necesidad de diversificar las es-
Aunque las primeras víctimas visibles del sida fueron homo- trategias para frenar el vih. Una epidemia que, al comenzar el
sexuales y trabajadoras sexuales, con el paso del tiempo la en- siglo xxi, ya iba por los 30.000 casos notificados en Colombia,
fermedad comenzó a afectar a grupos que inicialmente no se pero cuyo subregistro podía ser del 70 por ciento. La preven-
consideraban vulnerables: hombres heterosexuales y amas de ción de la enfermedad obligaba a trabajar en tantos frentes,
casa. El rostro del síndrome se hizo cada vez más femenino. Si que Profamilia consideró oportuno incluirla en todos sus pro-
al comienzo de la epidemia en Colombia había una mujer in- gramas, aunque puso el énfasis en algunos grupos de pobla-
fectada por cada 20 hombres, una década después la relación ción. “Para nosotros era claro que con la gente joven tendría-
ya era de una por cada 10, y dos décadas después, de una por mos más posibilidades de cambiar comportamientos —dice
cada tres hombres.2 Marcela Rueda, coordinadora del Programa de Salud Sexual y
Hallar el porqué del incremento de mujeres con vih no Género de Profamilia—. Lograr esto en una mujer de 39 años
exigía grandes esfuerzos. En el año 2000, según la Encuesta que lleva 10 de casada, sin duda resultaría más difícil”.
Nacional de Demografía y Salud (ends), el 16 por ciento de De modo que los videos de Luca Adolescencia, realiza-
las colombianas no sabía cómo prevenir el virus y apenas el dos en 2002 con el propósito de contar historias que mostra-
23 por ciento de las solteras sexualmente activas usaba con- ran un ejercicio responsable de la sexualidad en los adoles-
dón, cifra que bajaba a siete por ciento entre las que tenían centes, hicieron parte del surtido de herramientas que usó
relaciones estables. Profamilia para estimular la protección contra el vih. Al año
Para Profamilia era claro que las mujeres, por razones siguiente, la campaña ¡El condón lo cargo yo! vino a reforzar
culturales, carecían de poder para exigir el uso del preservati- la idea. Y la estrategia gustó. El 3 de diciembre de 2003, el
vo, una condición que se replicaba en las adolescentes, según editorial del diario El Tiempo invitó a superar los obstáculos
lo confirmó el estudio de la institución titulado Percepción religiosos y culturales al uso del condón, denunció la irres-
del riesgo y los procesos de negociación relativos a la pre- ponsabilidad de quienes se oponían a su uso —la Iglesia y
algunos grupos ultraconservadores— y señaló “la importancia
2
Franklyn Prieto, Ricardo Luque, Ricardo García. Veinte Años del VIH en Colombia, de campañas como la de Profamilia, protagonizada por la pre-
1983-2003. Datos de la vigilancia epidemiológica. Instituto Nacional de Salud, Ministe- miada actriz Diana Ángel en un exitoso comercial, en la cual
rio de la Protección Social, Onusida. Bogotá, 2003. afirma ‘El condón lo cargo yo’”.

153 154
El sida toca las puertas AL DERECHO Y AL REVÉS

PARA MAYORES UN GRUPO NO AGRUPADO


El hecho de que la población adulta eventualmente fuera más También en 2005 Profamilia encontró que había una pobla-
renuente a adoptar nuevos comportamientos no significó que ción desamparada en materia de derechos sexuales y repro-
Profamilia claudicara en este campo. Las campañas para que ductivos y fue en su búsqueda: los hombres que tienen sexo
las mujeres exigieran el uso del condón tenían fundamentos con hombres (hsh). La categoría incluye a homosexuales y a
sólidos, pero era evidente que el consejo resultaría difícilmen- aquellos que no se identifican como tales pero han tenido, o
te aplicable en aquellas que tuvieran relaciones de largo tiem- esporádicamente tienen, relaciones sexuales con sus pares. En
po y sin una cultura de la protección contra infecciones de general, esta última es una población anónima, sin represen-
transmisión sexual. tación y, en consecuencia, olvidada en términos de derechos
Por eso, sin renunciar a la primera idea, la estrategia sexuales y reproductivos.
orientada a estas mujeres consistió en estimularlas para que El interés por este grupo surgió a partir del hallazgo
se practicaran la prueba elisa. “Promovemos la prueba por- cada vez más frecuente de casos de infección por vih en hom-
que queremos que las mujeres se acerquen a recibir una ase- bres que atendían a este perfil y en vista de que carecían de
soría que les permita entender el significado del vih y recibir organizaciones que los representaran o tendieran redes entre
educación en habilidades de negociación del condón”, expli- ellos, a diferencia de los homosexuales o lesbianas. Ante esta
ca Marcela Rueda, quien puso en marcha esta iniciativa en evidencia, Profamilia, en alianza con Proyecto Colombia Di-
2005. Entre enero y junio de este año, Profamilia realizó 3.200 versa, puso en marcha un programa en sus 34 centros del país,
pruebas, principalmente a mujeres. El 0,7 por ciento dio un que tuvo por nombre Promoviendo los derechos sexuales y la
resultado positivo. prevención del vih/sida para hombres que tienen sexo con
Además, estaba el hecho de que vivir con vih había de- hombres en Colombia. El objetivo general fue contribuir a la
jado de significar una muerte inminente. La aparición, en los defensa de los derechos sexuales y reproductivos de los hsh,
años 90, de las terapias combinadas contra el virus aumentó reducir el estigma y la discriminación hacia ellos, y mejorar su
la esperanza de vida de las personas infectadas. Esto significó acceso a la salud.Todo esto encaminado a reducir las tasas de
que el diagnóstico temprano ganara importancia, pues ya ha- vih en este grupo.
bía herramientas para bajar la carga viral. En el caso de las mu- La población objeto del proyecto han sido los hombres
jeres en embarazo, el inicio oportuno de la terapia hizo posi- en espacios homosociales, tales como cárceles, instituciones
ble prevenir la transmisión al feto. El carácter preventivo de la militares, internados o colegios masculinos, donde a veces se
prueba se demuestra incluso en el hecho de que una persona tienen prácticas sexuales.También busca llegar a los hombres
que ha dado un resultado positivo eventualmente asume una gays, que se encuentran en los circuitos homosexuales, y a
sexualidad más responsable a partir de ese momento. las mujeres, especialmente aquellas casadas o en relaciones
estables. De este modo, mediante conferencias y la distribu-
ción de plegables en los centros de atención, escritos con un
lenguaje positivo, no discriminatorio ni sexista, Profamilia ha
ofrecido a Colombia sus propias estrategias para cerrarle las
puertas a una epidemia que, 22 años después de aquella mujer

155 156
El sida toca las puertas

en Cartagena, deja 43.000 casos notificados, un total estimado


en 190.000 —de los cuales 62.000 son mujeres— y muchas
tareas pendientes por hacer.

Así en la guerra como en el sexo

capítulo IX

157
AL DERECHO Y AL REVÉS

ces, escenas similares a la descrita se han vivido en todos esos


barrios que, como el Nelson Mandela, se han ido formando
durante los últimos 15 años en la periferia de ciudades y mu-

E
nicipios como Barranquilla, Florencia, Valledupar y Quibdó,
por citar sólo algunos de ellos.

l grupo de hombres estaba en el andén, aprovechan-


do la espesa sombra que el sol de las cinco de la tarde arroja LA POBLACIÓN INVISIBLE
sobre las polvorientas callejuelas del barrio Nelson Mandela,
en la periferia de Cartagena, Costa Atlántica colombiana. Cua- Nadie sabe con certeza el número de desplazados que tie-
tro de ellos, sentados en butacas, azotaban las fichas de domi- ne Colombia. Se calcula que para 1995 eran alrededor de
nó sobre una pequeña mesa de madera, y el resto, de pie a su 600.000 y que al finalizar la década eran entre uno y más de
alrededor, observaban interesados la partida. Algunos de ellos dos millones de personas, según quien haga las cuentas. Com-
habían nacido en la región, pero la gran mayoría habían sido puesta en su mayoría por niñas, niños y mujeres provenientes
arrojados allí por el conflicto armado poco tiempo atrás. Des- de áreas rurales, la población desplazada suele agruparse en
de entonces, pasaban los días en ese lugar, consiguiendo tra- los cascos urbanos donde tienen pocas opciones de trabajo,
bajos ocasionales y realizando tareas para las que en realidad estudio, alimentación y salud. La situación de las mujeres es
no estaban preparados, tratando de reinventarse sus vidas, a especialmente vulnerable, dado que a todo el drama humano
veces de manera errática, y matando el tiempo alrededor de del destierro se suman condiciones de desempleo, violencia
un juego de dominó. intrafamiliar y altos índices de analfabetismo.
Cuando terminó la partida, las risas y comentarios de los Un estudio publicado por la Oficina Asesora en Dere-
jugadores fueron interrumpidos por una voz femenina que les chos Sexuales y Reproductivos y Género de Profamilia, indi-
solicitaba por favor unos minutos de su tiempo. Un poco sor- caba:“El desplazamiento tiene impactos específicos sobre las
prendidos por la inesperada visita, los hombres la escrutaron mujeres; en su mayoría, se convierten en jefes de hogar debi-
rápidamente, tratando quizás de confirmar su verdadera iden- do a la viudez, a la ruptura de las relaciones de pareja o a la
tidad. La mujer, ataviada con una gorra para protegerse del pérdida de su compañero o de sus hijos”. Señalaba, así mismo,
sol y una camiseta que en letras verdes decía Profamilia, les que entre el 36 y el 39 por ciento de los hogares eran dirigi-
aseguró que sólo deseaba entregarles unos volantes y alguna dos por mujeres.1
información sobre salud sexual y reproductiva. Los hombres En el campo de la salud sexual y reproductiva, la situa-
accedieron. ción no era mucho mejor. Según la encuesta Salud sexual y
Salir a buscar a los hombres —por lo general poco in- reproductiva en zonas marginadas: Situación de las mujeres
teresados en estos temas— es sólo una de las estrategias que desplazadas, presentada en 2001 por Profamilia y financiada
Profamilia ha emprendido desde 1998 para llevar servicios y
educación a las miles de personas que en los últimos años se 1
Ana Cristina González Vélez y Adriana de la Espriella. Aproximación a la salud sexual
han visto obligadas a abandonar sus lugares de origen como y reproductiva de las mujeres desplazadas. Espacio libre. Oficina Asesora en Derechos
consecuencia del conflicto interno colombiano. Desde enton- Sexuales Reproductivos y Género. Profamilia, 2004.

159 160
El sida toca las puertas AL DERECHO Y AL REVÉS

por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Interna- A LA MEDIDA DE LAS NECESIDADES
cional (usaid), sólo el 40 por ciento de ellas estaban afiliadas
al Sistema General de Seguridad Social en Salud (sgsss), aun- Con el propósito de mantener informada a su comunidad, la
que eso, en todo caso, no siempre garantizaba el acceso efec- Junta de Acción Comunal del barrio Julio Rincón del munici-
tivo a los servicios. pio de Soacha, a las afueras de Bogotá, instaló un sistema de
Igualmente, la encuesta indicaba que entre las mujeres altavoces mediante el cual se transmiten noticias relativas a
desplazadas las tasas de fecundidad eran muy superiores a la vacantes de empleo, objetos perdidos, mensajes familiares y
media nacional: aquellas entre 40 y 49 años tenían, en prome- brigadas de salud.“Las personas interesadas en salud sexual y
dio, 5,3 hijos, mientras que la media nacional en este rango reproductiva, medicina general, vasectomías y ligaduras —dice
era de 3,4. Además, mientras una de cada tres adolescentes el presidente de la junta a través de la amplificación— pue-
desplazadas ya era madre, en la población general era una de den acercarse a la casa de doña Cristelia, frente a la imagen de
cada cinco. la virgen, en el camino que conduce a las areneras”.
A pesar de que había altos niveles de conocimiento de Esta brigada de salud se llevó a cabo el 15 de septiem-
la existencia de métodos de planificación familiar, el 31 por bre de 2005, fecha en que Profamilia celebraba sus 40 años de
ciento de las mujeres no utilizaba ninguno de ellos, y dentro existencia. Ese día, mientras las pacientes esperaban para pa-
de las que sí los utilizaban muy pocas tenían en realidad infor- sar al consultorio, Elsa García, una de las asesoras de la institu-
mación concreta sobre el método usado. La falta de informa- ción, se hizo aparte para escuchar con atención la historia de
ción y educación era, precisamente, uno de los asuntos más una pareja de desplazados que llegó a Soacha menos de dos
preocupantes. Alrededor de la mitad de las mujeres no sabía semanas atrás. Quería conocer las condiciones en que se en-
que existiera un examen para detectar el vih/sida, más del 70 contraban, si había más personas con ellos, su lugar de origen
por ciento no había participado nunca en charlas sobre cito- y si otras familias abandonaron la región al mismo tiempo.
logía vaginal o autoexamen de seno y, en general, las mujeres El alto volumen de la población desplazada, su constante
encuestadas manifestaron tener dificultades para negociar el movilidad y su natural resistencia a declararse como tal, son
uso del condón o de métodos anticonceptivos. algunos de los factores que inciden en la dificultad que repre-
Profamilia había realizado esta encuesta con la inten- senta determinar su número y ubicación exacta. Sin embargo,
ción de tener información más exacta y de primera mano so- bien por sus propios medios, o bien tomando como referente
bre la situación de las comunidades de desplazados en el país. los reportes de diferentes organizaciones gubernamentales o
Cuando la institución había comenzado a trabajar con ellas, la independientes, Profamilia continuamente está haciendo el se-
incertidumbre con respecto a las verdaderas dimensiones del guimiento a la población desplazada en el país. Una vez detec-
fenómeno era uno de los aspectos que más la inquietaba. De tado un grupo importante de desplazados, una asesora de la
modo que para hacer comparables los datos, el cuestionario institución se pone en contacto con instancias y autoridades
siguió los mismos parámetros de la Encuesta Nacional de De- locales, como la junta de acción comunal o líderes comunita-
mografía y Salud (ends). rios, a las que informa el tipo de trabajo que se va a realizar.
Desde la década de los setenta, a raíz de experiencias
como los programas rurales y los programas de Anticoncep-
ción Quirúrgica Voluntaria (aqv), Profamilia había diseñado

161 162
El sida toca las puertas AL DERECHO Y AL REVÉS

dos modelos de atención. El primero, de carácter centrípeto, integrar a los hombres a los procesos educativos.
implicaba disponer los medios necesarios para que las usua- En municipios como Riosucio (Chocó) se ha encontra-
rias pudieran llegar hasta la institución donde serían atendi- do que las mujeres, después de lavar en los ríos, acostumbran
das. En el segundo modelo, de carácter centrífugo, era la insti- dejarse puesta la ropa húmeda, lo que genera un alto riesgo
tución la que se movilizaba para atender a las personas en su de infecciones dermatológicas y genitales. Esto ha requerido
misma comunidad. tener un especial cuidado en hacer seguimiento a este tipo de
Para el trabajo con desplazados se han aprovechado am- problemas de salud. Medidas específicas se han tomado tam-
bas metodologías, adicionando a éstas una variación interme- bién en otros lugares como el albergue La Rayadora, ubicado
dia. Mediante la entrega de unas tarjetas de remisión, donde en Tulúa (Valle), donde las condiciones de hacinamiento han
están consignados el nombre de la persona, la tarifa que debe facilitado la propagación de enfermedades infecciosas como
pagar y el servicio que se le debe prestar, se le da a la usuaria dengue y varicela, especialmente entre los niños.
la posibilidad de acudir a la institución cuando esté en posibi- En el barrio Julio Rincón de Soacha, cuando el viento so-
lidad de hacerlo. Además de las evidentes facilidades que esto pla se elevan espigadas columnas de polvo que luego se abren
representa para las usuarias, les permite obtener tarifas subsi- en flor para esparcir las partículas sobre las calles, las casas,
diadas sin la necesidad de identificarse como desplazadas.“El las personas y los pulmones de los niños. Miguel Parroquiano,
objetivo de este programa es brindar educación y servicios médico que presta sus servicios en las brigadas de Bogotá
—explica Patricia Ospina, coordinadora del Programa de Des- y sus alrededores, explica que los problemas más comunes
plazados—. Por ejemplo, para que una persona solicite una ci- que encuentra entre la población desplazada en general son
tología es porque ha pasado por un proceso de capacitación, hipertensión y gastritis, pero que en este sector en particular
ha tomado conciencia del riesgo y sabe que existe un examen son habituales las gripas, la tos y los problemas respiratorios y
para detectar y prevenir el cáncer”. dermatológicos, en especial entre la población infantil.
En las zonas donde Profamilia hace presencia se vienen Para todos ellos, Profamilia trata de encontrar soluciones
prestando servicios médicos y quirúrgicos, así como labores en la medida en que sus propias capacidades lo permitan. Por
educativas que hacen especial énfasis en aspectos como pla- ejemplo, la institución subsidia toda o parte de la medicación
nificación familiar, infecciones de transmisión sexual, dere- que eventualmente puedan requerir las personas que acuden
chos sexuales y reproductivos, vih/sida y salud familiar. Una a las brigadas. En otras ocasiones, es el propio compromiso
parte importante de este trabajo educativo se ha llevado a personal de los funcionarios el que consigue salvar las dificul-
cabo con multiplicadores comunitarios, es decir, jóvenes en- tades. Por ejemplo, el día de la brigada de salud en el barrio
tusiastas que son capacitados en talleres para que transmitan Julio Rincón, en su conversación con la asesora Elsa García,
luego la información en sus comunidades. aquella pareja de desplazados manifestó su imposibilidad de
Aparte de las características comunes a todo el fenóme- ir hasta Profamilia para que la señora pudiera realizarse unos
no del desplazamiento, las asesoras suelen encontrar en cada exámenes: no tenían dinero suficiente para pagar la tarifa sim-
comunidad particularidades específicas a las que debe ajus- bólica que estos costaban, ni mucho menos para el transporte.
tarse su estrategia de trabajo. Ya se mencionó, por ejemplo, García los tranquilizó: al término de la brigada podrían viajar
que en la Costa Atlántica, donde las costumbres machistas se en la camioneta de Profamilia y una vez allá, entre todos, ha-
encuentran más arraigadas, se han reforzado los esfuerzos por rían una colecta para pagar el resto.

163 164
El sida toca las puertas AL DERECHO Y AL REVÉS

LA LEGIÓN EXTRANJERA blación en más ciudades y municipios. Gracias a este proyecto


se prestaron casi 30.000 servicios, fueron dictadas poco más
Los primeros dineros que permitieron comenzar el tra- de 3.000 charlas a las que asistieron unas 65.000 personas y
bajo con comunidades en situación de desplazamiento fue- fueron capacitados, en 580 talleres de 20 horas de duración,
ron aportados por el Consorcio para la Salud Reproductiva de alrededor de 14.000 líderes comunitarios.
los Refugiados (rhrc), una organización asesora de Naciones En junio de 2001, la institución pudo abrir un nuevo
Unidas en esta materia. El proyecto Servicios de salud sexual proyecto, orientado esta vez a la formación de jóvenes despla-
y reproductiva para personas desplazadas por la violencia zados y receptores, gracias al apoyo de Marie Stopes Interna-
en Colombia, que sería ejecutado en 1998, estaba contempla- tional y la Universidad de Columbia. Desde esa fecha y hasta
do para implementarse en siete municipios que albergaban diciembre de 2003, más de 6.000 jóvenes fueron atendidos
una alta concentración de población desplazada. por la institución y alrededor de 12.000 más participaron en
Patricia Ospina explica que el proyecto fue aprobado diferentes talleres y actividades educativas, en las ciudades
para brindar información, educación y servicios médicos, qui- costeras de Cartagena y Barranquilla.
rúrgicos y de apoyo diagnóstico en salud sexual y reproduc- Por otra parte, desde octubre de 2000 y gracias al apoyo
tiva. “El trabajo en el que nos apoyaron eran actividades edu- de usaid, se continuó el trabajo en otro proyecto para llevar
cativas y servicios de salud subsidiados —comenta Ospina—. educación en salud sexual y reproductiva a poblaciones des-
Se cobraba a la gente una cuota mínima para que las personas plazadas y sus comunidades receptoras en 23 departamentos
valoraran lo que se les estaba dando”. y 121 municipios del país. Este proyecto estaba planeado para
El proyecto había sido aprobado por el término de un dos años. Sin embargo, ha sido extendido en varias ocasiones
año, al cabo del cual se habían prestado casi 2.000 servicios para permitir que el trabajo tenga continuidad. “Viendo las
y se habían capacitado más de 5.000 personas. Sin embargo, necesidades de las comunidades y el buen uso que se le ha
antes de que terminara ese tiempo, y con toda la experiencia dado a los recursos, la usaid ha continuado con este progra-
adquirida de primera mano sobre el terreno, para Profamilia ma, y lo que iba a ser para dos años ya va en cinco”, asegura
era bastante claro que la tarea no podía abandonarse. Ospina. De esta forma, hasta junio de 2005, el proyecto había
Gracias a la intermediación de la Federación Internacio- prestado servicios a medio millón de personas y educación a
nal de Planificación Familiar (ippf), una nueva partida presu- otras 400.000, a través de unas 15.000 charlas. Con éste, se ha
puestal fue aprobada en octubre de 1999, esta vez por el Fon- capacitado a jóvenes multiplicadores comunitarios, quienes
do Nacional de Loterías de Caridad de Inglaterra (nlcb), hoy llevan a otros de sus comunidades mensajes positivos frente
Fondos Comunitarios del Reino Unido. Este proyecto estaba a la sexualidad, a su salud y a sus derechos sexuales y repro-
contemplado para brindar atención e información en salud ductivos.
sexual y reproductiva, tanto a los desplazados como a sus co- La experiencia de trabajo con jóvenes desplazados y re-
munidades receptoras, en 23 municipios de 10 departamen- ceptores ha encontrado continuidad gracias a que Profamilia
tos durante tres años. fue seleccionada por el Fondo Mundial de Lucha contra el
Según explica Ospina, la nueva partida presupuestal les Sida, la Tuberculosis y la Malaria de la Organización de Nacio-
permitió ofrecer una mayor cantidad de servicios, programar nes Unidas como parte del mecanismo coordinador de un am-
más actividades educativas y cubrir un mayor volumen de po- bicioso proyecto de atención a los jóvenes de las comunida-

165 166
El sida toca las puertas AL DERECHO Y AL REVÉS

des receptoras de desplazados. El proyecto, que desde febrero desplazados, pasó por una época de negación. “Cuando los
de 2005 se encuentra en fase de ejecución, busca reducir la escuchas contar sus historias —dice Melo— lo primero que
vulnerabilidad frente a las infecciones de transmisión sexual piensas es que es mentira, que eso no existe, que no puede
y el vih/sida de 600.000 adolescentes y jóvenes, ubicados en estar pasando”.
47 municipios de 24 departamentos, y en nueve localidades A pesar de los naturales recelos y prevenciones que la
de Bogotá. población desplazada pueda tener, las asesoras de Profamilia
no han encontrado resistencia ni se han enfrentado a situacio-
nes de peligro. “Nosotros los hacemos sentir personas —ase-
SE HA APRENDIDO gura Melo—. La idea es ayudarlos a construir vidas nuevas,
orientarlos, que vean que pueden seguir adelante. Pero ése es
A partir de este trabajo, las asesoras de la institución se han un proceso largo, largo, muy largo”.
encontrado escenas que desde hacía años habían dejado de Pero tal vez quienes mejor pueden hablar de esto son
ser moneda corriente: mujeres que se sonrojan en una charla las mismas personas beneficiadas. En un encuentro nacional
cuando la asesora descubre las láminas que representan los de las asesoras que trabajan en el proyecto, una de ellas, de
órganos genitales; la persistencia de mitos que ya se creían Bucaramanga (Santander), contaba que al finalizar un taller de
erradicados como aquel según el cual un dispositivo intraute- capacitación con líderes comunitarios, una señora pidió la pa-
rino puede herir o maltratar al compañero sexual, y casos de labra para agradecer todos esos bienes inmateriales que había
verdaderas multíparas, con proles que suman hasta 16 hijos, recibido: “Hemos aprendido a valorarnos y valorar a nuestra
de las que ya poco se escuchaba hablar. Y en el caso de los pareja. Hemos aprendido que la planificación familiar no es
hombres, a veces también parece que el tiempo se hubiera solamente evitar los hijos. Hemos aprendido a respetar la inti-
estancado: es frecuente ver que el mayor número de hijos se midad de nosotros y de los demás. Aprendimos a hacer valer
sigue asociando a virilidad y que, consecuentemente, la vasec- nuestros derechos”.
tomía se asuma como una merma de la hombría.
Todo lo anterior sirve como metáfora elocuente de la
verdadera situación de desamparo y desinformación en que
viven las personas que se encuentran en situación de despla-
zamiento. “Hay una cosa —señala Ospina— que va más allá
de todo esto, y es que Profamilia tiene un compromiso moral
y social con Colombia. La razón de ser de estos proyectos
son aquellas personas que están viviendo situaciones muy
difíciles”.
No hay que perder de vista que se trata de gente que
está huyendo a causa de la violencia, gente que ha sido ate-
rrorizada y violentada para que abandone toda la vida que
había construido. Nidia Melo, asesora de Profamilia en Bogotá,
reconoce que al principio, cuando comenzó a trabajar con

167 168
Ideas fecundas

capítulo X
AL DERECHO Y AL REVÉS

gracias a esos modestos esfuerzos. Muchas otras salieron de


las instalaciones de Profamilia directo a los centros de repro-
ducción asistida. Pero muchas no pudieron pagar los costos

E
de un tratamiento de esta índole.

l 10 de abril de 2004, en la Clínica del Country, de Bogo-


tá, se escuchó el primer llanto de los mellizos Gabriela y Lucas LA ESTERLIDAD SE MULTIPLICA
Suárez Figueredo. La emoción no fue sólo de los familiares. En
la sede de Profamilia, el biólogo Carlos Jiménez y su equipo El contexto nacional y mundial impedía soslayar el tema de la
de trabajo vieron que sus proyectos ya eran de carne y hueso. infertilidad. Si bien la posibilidad de controlar la fecundidad
La foto de Gabriela y Lucas hoy decora la sala de espera de la había logrado liberar a la mujer de cientos de yugos histó-
Unidad de Fertilidad de Profamilia. Y sobran los motivos: fue- ricos, el consecuente incremento de la edad para concebir
ron los primeros niños concebidos mediante fertilización in —derivado, en buena medida, del cumplimiento de las aspira-
vitro en este centro. ciones profesionales— había repercutido en la reducción de
Parece una paradoja. De un momento a otro de su his- la fertilidad. En efecto, las probabilidades de embarazo de una
toria, la institución que estableció los primeros programas de mujer después de los 35 años comienzan a decaer, hasta pre-
planificación familiar en Colombia apareció ayudando a las cipitarse hacia los 38. El problema no se limita a la reducción
parejas a reproducirse. Aunque el nombre original de la insti- de la reserva ovárica, sino al envejecimiento de los mismos
tución estimulaba el propósito —Asociación Pro Bienestar de óvulos. La situación ha llevado a que 80 millones de parejas
la Familia Colombiana—, la experiencia daba para pensar que en el mundo enfrente problemas para tener hijos, según la
lo último que le interesaría sería poblar el mundo. Organización Mundial de la Salud.
A fin de cuentas, la Unidad de Fertilidad fue el resultado Los avances científicos en el ámbito de la fertilidad
de decisiones prácticas. Desde finales de los años sesenta, los humana han contribuido a reducir las dificultades. Proba-
ginecólogos de la institución atendieron consultas por pro- blemente, el adelanto más significativo fue la aplicación con
blemas de fertilidad, e incluso lograron algunos embarazos, éxito en humanos de la fertilización in vitro, que permitió
pero no específicamente mediante técnicas de reproducción el nacimiento, en 1978, de Louise Joy Brown, en Bristol (In-
asistida. Cuando los casos carecían de solución, eran remiti- glaterra), la primera niña probeta de la historia, gracias a los
dos al Departamento de Trabajo Social y a la Casa de la Madre esfuerzos de los científicos Patrick Steptoe y Robert Edwards.
y el Niño, para que allí iniciaran el trámite de adopción. El procedimiento consistió en fecundar los óvulos por fuera
Ante el hecho de que la experiencia de ginecólogos y del útero y en transferir los embriones al cuerpo de la madre
urólogos había sobrepasado los límites de la anticoncepción, —quien tenía obstruidas las trompas de Falopio— para que
al comenzar los años noventa Profamilia comenzó a ofrecer allí creciera la nueva vida. A pesar de la oposición de la Iglesia
la más básica de las técnicas de reproducción asistida: la in- y varios sectores conservadores, su aplicación en el mundo
seminación artificial. Nada de tecnología sofisticada; apenas fue inmediata. En enero de 1985, Diana Carolina Méndez se
los aparatos necesarios para capacitar el esperma e inyectarlo. convirtió en la primera colombiana —y, de paso, latinoameri-
Muchas parejas vieron realizados sus sueños de ser padres cana— nacida gracias a la fertilización in vitro. En este caso, el

171 172
Ideas fecundas AL DERECHO Y AL REVÉS

“padre científico” fue el médico ginecobstetra Elkin Lucena. OTRA VEZ PRIMERA
Precisamente, en el laboratorio de Elkin Lucena fue don-
de el biólogo Carlos Jiménez, a lo largo de 1990, tuvo su entre- Aunque la reproducción asistida sigue siendo un lujo en Co-
namiento en temas de fertilidad. Jiménez se había graduado el lombia, con la creación de la Unidad de Fertilidad, Profamilia
año anterior y su tesis de grado había sido un estudio genético volvió a marcar un hito: fue la primera vez que estas tecno-
de pacientes infértiles. Tras su experiencia con Lucena, traba- logías se pusieron al alcance de la clase media del país. En
jó en centros de fertilidad en Venezuela, Brasil y Colombia, buena medida, los precios más competitivos se deben a que
hasta que en 1992 se vinculó con Profamilia. la unidad cuenta con el respaldo de la institución, con su labo-
En esos años, lo más avanzado que podía ofrecer la ins- ratorio clínico y con su experiencia en urología y ginecología.
titución a las parejas con dificultades de fertilidad era la inse- De hecho, es un centro autosuficiente, en el que ninguna pa-
minación intrauterina. Cuando el caso era más grave, se les reja se ve en la necesidad de realizarse exámenes por fuera.
recomendaba ir a alguno de los pocos centros de reproduc- Esto ha permitido que, a menor costo, la Unidad de Fer-
ción asistida que había en Bogotá. A juicio de Carlos Jiménez, tilidad tenga la misma tasa de éxito que los centros de repro-
la situación era un poco absurda: Profamilia tenía los cono- ducción de mayor trayectoria en Colombia. Cuatro de cada
cimientos para hacer lo mismo, pero la falta de equipos le diez parejas que la visitan logran ver realizado el sueño de
impedía hacerlo. ser padres, gracias a tratamientos médicos y quirúrgicos o las
Las discusiones sobre crear una unidad de fertilidad complejas técnicas de reproducción, como la fertilización in
dentro de Profamilia comenzaron hacia 1997 y se centraron vitro o la inyección intracitoplásmica de espermatozoides,
en tres temas: el primero era si convenía o no diversificar la que consiste en inyectar dentro del óvulo la cabeza de un
institución hacia un terreno ajeno, e incluso contrario, a la gameto masculino que tiene problemas de movilidad.
planificación familiar; el segundo era sobre prestar servicios a Otra novedad que la unidad introdujo en el ámbito na-
estrato sociales más altos que los que tradicionalmente había cional fue la conformación de un Comité de Ética, que toma la
atendido la institución, pues los altos costos de la medicina re- palabra en la eventualidad de que un caso se salga de las prác-
productiva así lo exigían, y el tercer tema de discusión, como ticas habituales de la reproducción asistida, y cuya existencia
suele ocurrir con cualquier proyecto, era la cuantiosa inver- se debe, en buena medida, a la ausencia de una ley que regule
sión que requeriría la apertura de esta área.“Definitivamente, los centros de fertilidad en el país.
creo que la Unidad de Fertilidad partió en dos la historia de La mayor parte de los beneficiarios de la Unidad de
los esquemas de Profamilia”, asegura, con justo orgullo, Carlos Fertilidad, como se había presupuestado, han sido padres de
Jiménez, quien vio su insistencia materializada en junio de clase media. De este modo, Profamilia, tal como lo hizo hace
2003, cuando se inauguró el centro, y aún más cuando supo cuatro décadas con la anticoncepción, sigue haciendo posible
del nacimiento exitoso de Gabriela y Lucas. que los servicios encaminados al bienestar de las familias no
siempre sean un privilegio de las clases más favorecidas.

173 174
Hablemos de población

capítulo XI
AL DERECHO Y AL REVÉS

mamá, Beatriz Kopp de Gómez, fue fanática del doctor Tama-


yo y trabajó como voluntaria con él desde 1965”, recuerda.
Una década después, cuando se desempeñaba como directora

L
departamental de Acción Comunal, unía equipos de Profami-
lia con los de esta institución, y mientras aquéllos iban por
las veredas hablando de planificación familiar, éstos dictaban
a embarcación, una lancha de diez puestos con mo- charlas sobre liderazgo y sobre cómo organizar a la comuni-
tor fuera de borda, partió de Quibdó al amanecer y tomó uno dad. Fue allí donde inició aquellas correrías que le permitie-
de los brazos del río Atrato. Además del grupo de médicos, en ron conocer de primera mano la realidad del país.
aquel recorrido por el departamento del Chocó viajaba Án- Como miembro de la Junta Directiva se dedicó a pensar
gela Gómez, presidenta de Profamilia, quien ese día se había en las cuestiones políticas de la institución, sin inmiscuirse en
incorporado a la brigada de salud para ver la realidad sobre los aspectos administrativos. Su experiencia en el campo dio
el terreno. suficientes argumentos para que en 1991 fuera elegida en dos
Al escuchar el ruido del motor, un surtido de niños des- cargos de la Federación Internacional de Planificación Fami-
nudos y mujeres ociosas de un pequeño caserío se acercó liar (ippf): miembro de la Junta de la Región del Hemisferio
a la orilla para recibir a los visitantes. Por razones de su ofi- Occidental y miembro de la Junta Internacional. Aquellos fue-
cio, Ángela Gómez había visto la pobreza extrema en decenas ron tiempos de grandes transformaciones dentro de la ippf.
de pueblos alrededor del mundo, pero esa mañana no pudo Aparte de significativas reestructuraciones administrativas, en
sustraerse del asombro cuando puso pie en tierra. Era el año 1992 amplió su espectro y pasó de ser una institución dedica-
2004, la planificación familiar llevaba cuatro décadas en Co- da a la planificación familiar, a ser una institución orientada a
lombia y la cobertura de los servicios de salud había aumen- la promoción de la salud sexual y reproductiva.
tado en los últimos años. Sin embargo, varias de las mujeres Después vinieron para Ángela Gómez dos hechos rele-
que esa mañana daban la bienvenida tenían alrededor de diez vantes y poco distanciados en el tiempo. En marzo de 1999
hijos y se extrañaban al ver médicos en su caserío. Y como fue elegida presidenta de la Junta Directiva de Profamilia —en
anticipando un frustrante porvenir, algunas admitían que sus reemplazo del doctor Fernando Tamayo, quien desde enton-
pequeños no iban a la escuela. “Ay, doña, la pobrecía (sic)…”, ces es presidente honorario de la institución— y, apenas ocho
intentó explicar una de ellas. meses después, tras una reñida votación, fue elegida por el
Ángela Gómez había realizado decenas de viajes del mis- Consejo de Gobierno presidenta internacional de la ippf.
mo corte a lo largo de su carrera. Tras graduarse como politó- La prioridad al asumir el cargo fue devolverle el lide-
loga de la Universidad de los Andes, de Bogotá; de ser alcaldesa razgo a la federación, erosionado por la aparición de otras
del municipio de Madrid (Cundinamarca) con apenas 25 años, instituciones dedicadas a la promoción de la salud sexual y
y de ser directora de Acción Comunal del departamento, había reproductiva. Para conseguirlo tuvo especial esmero en bus-
recibido, en 1976, una invitación del doctor Fernando Tamayo car un nuevo director general, y tras una cuidadosa búsqueda
para que fuera miembro de la Junta Directiva de Profamilia. internacional encontró a Steven W. Sinding, quien tenía una
Su pertenencia a la institución, sin embargo, había vasta experiencia en temas de población en todo el mundo.
comenzado mucho antes, aunque no de manera oficial: “Mi En efecto, Sinding venía de trabajar como profesor de salud

177 178
Hablemos de población AL DERECHO Y AL REVÉS

pública en la Universidad de Columbia, había sido director ción había alcanzado a ser proveedora del 70 por ciento de
del programa de Ciencias de Población de la Fundación Roc- los servicios de planificación familiar en Colombia, la ayuda de
kefeller y miembro de la delegación de Estados Unidos en la las agencias internacionales comenzó a emigrar hacia África,
Conferencia de Población y Desarrollo de El Cairo en 1994, Asia y Europa Oriental, regiones que tenían un rezago mayor
entre otros cargos. en esta materia.A pesar del vacío que dejaban los donantes, su
Sinding asumió como director general de la ippf en 2002 partida podía interpretarse como un reconocimiento de que
y, con él a la cabeza, la institución llevó a cabo una revisión la institución había hecho bien las cosas y podía sostenerse
de sus programas y prioridades. Como resultado, se trazaron por sí misma.
metas a 10 años, centradas en cinco aspectos: adolescencia, El otro hecho fue la expedición de la Ley 100 de 1993,
vih/sida, aborto, acceso y promoción. “Steve Sinding no sólo que reorganizó el sistema de seguridad social y dejó en manos
ha logrado racionalizar y aumentar el presupuesto, sino devol- de las nuevas entidades prestadoras de salud (eps) la provisión
verle el alto perfil, la credibilidad y el reconocimiento de la co- de servicios de planificación familiar. Aunque muchas de ellas
munidad internacional a la federación”, señala Ángela Gómez. contratan con Profamilia este tipo de atención, el mercado se
diversificó, al punto que la institución redujo su participación
en este campo del 70 al 30 por ciento. Ante ese panorama,
OTROS TIEMPOS Profamilia decidió acudir a nuevas estrategias para hacerse
viable financieramente sin renunciar al componente social
Al asumir como presidenta de Profamilia y de la ippf, Ángela que desde sus orígenes le daba su razón de ser.
Gómez seguía los pasos que desde los años sesenta había dado
el doctor Tamayo dentro las dos instituciones, aunque muchas
cosas habían cambiado en Colombia y en el mundo en ese IDEAS QUE VUELAN
tiempo. En efecto, como una confirmación de sus aciertos, la
ippf en el ámbito internacional, al igual que Profamilia en el En mayo de 2005, diversas especies de aves irrumpieron en
nacional, encontraron un buen número de competidores. No los medios de comunicación. En medios impresos, se vio la
dejaron de estar a la vanguardia en la promoción o la oferta de imagen de un avestruz con la cabeza sumergida en la tierra,
servicios de planificación familiar, pero sí se vieron afectadas acompañada de una leyenda que decía:“¿Te da pena hablar de
por la aparición de otras organizaciones que tenían intereses lo que pasó? En Profamilia encontrarás soluciones médicas,
similares. En el caso de la ippf, la financiación de los donantes jurídicas y psicológicas en salud sexual y reproductiva, para
tuvo que repartirse entre más instituciones y, consecuentemen- que tu pena sea cosa del pasado. En Profamilia somos más que
te, los recursos nunca volvieron a ser iguales a los que se tuvie- planificación”.
ron en los primeros años. Una crisis que se sumaba al hecho de Ideas del mismo corte —con loros, cigüeñas, gallinas y
que el tema de población había desaparecido paulatinamente otras especies aviares—, aparecieron en prensa, radio y tele-
de la agenda internacional y había sido reemplazado por otros visión. La institución comenzaba así su más agresiva campa-
como el medio ambiente, el terrorismo o la pobreza. ña en medios masivos de comunicación, con la que buscaba
En el caso de Profamilia ocurrió algo similar y su evolu- promocionar seis negocios distintos: servicios para hombres,
ción tuvo dos fases. Hacia los años ochenta, cuando la institu- servicios para mujeres, cirugía laparoscópica, planificación fa-

179 180
Hablemos de población AL DERECHO Y AL REVÉS

miliar, unidad de fertilidad y atención médica, jurídica y psico- PAÍS SIN EQUILIBRIO
lógica integrada.
El momento de encarar el futuro con visión de empre- Al llegar 2005, la Encuesta Nacional de Demografía y Salud
sa había llegado. Se hizo entonces necesario diferenciar más (ends) indicó que la tasa de fecundidad en Colombia era de
claramente los dos frentes de trabajo. La institución prestado- 2,4. Un descenso vertiginoso y en apariencia positivo si se
ra de servicios, Profamilia ips, asumiría la misión de obtener tiene en cuenta que 40 años atrás, el promedio de hijos por
recursos para que su hermana, Profamilia Social, mantuviera mujer era de siete. Pero desagregando el promedio, es claro
sus programas activos. Era eso o poner en riesgo la viabili- que la tarea quedó inconclusa, porque la tasa deseada de fe-
dad económica de la institución, como lo mostró el estudio cundidad es de 1,7; porque casi la mitad del millón de naci-
Planificar sin morir en el intento: ¿Qué hace de Profamilia mientos que se presentan cada año en el país no son deseados
un caso interesante de gestión social?, realizado por Roberto en ese momento o son francamente indeseados, y porque las
Gutiérrez, Iván Darío Lobo y Raúl Sanabria, de la Facultad de desigualdades son enormes entre regiones y estratos sociales:
Administración de la Universidad de los Andes.1 los que tienen más recursos tienen menos hijos, y los que tie-
Cambiar las estrategias de promoción se convirtió en nen menos recursos tienen más hijos. Las mujeres de Medellín
una prioridad. Ante la percepción generalizada de que Pro- tienen en promedio 1,6 hijos, pero las del Litoral Pacífico tie-
familia se dedicaba de manera exclusiva a la planificación nen 3,4. Mientras las mujeres con educación superior tienen
familiar, se insistió en mostrar al público la diversidad de su en promedio 1,4 hijos, las que no tienen ninguna educación
oferta. En efecto, a esas alturas de la historia, eran muy pocos tienen 4,5.Y mientras las de estratos socioeconómicos más al-
los que sabían que la institución atendía consultas de medici- tos tienen 1,4 hijos, las más pobres tienen 4,1. Las iniquidades
na general, control prenatal, pediatría, fertilidad, andropausia, se acentúan; la pobreza se perpetúa.
menopausia, seno, psicología, urología, ginecología y sexua- Cuatro décadas después del inicio de los primeros
lidad, y que incluso ofrecía apoyo diagnóstico para aquellas programas de planificación familiar en Colombia, el fantasma
especialidades. de la explosión demográfica ha desaparecido, o al menos luce
Así fue como la estrategia publicitaria de las aves buscó menos amenazante. Con el paso del tiempo se ha observado
atraer usuarios para que la institución pudiera sostener otros que el crecimiento de la población no acarrea de manera au-
programas menos costo-efectivos. Porque era claro que al tomática hambrunas y catástrofes, pero sí queda en evidencia
cabo de cuatro décadas era mucho lo que se había hecho en que las tasas de fecundad tienen relación con el desarrollo y
el campo de la salud y los derechos sexuales y reproductivos, las desigualdades: las familias reducidas están en capacidad
pero también que era mucho lo que quedaba por hacer. de destinar más recursos para educar a sus hijos, quienes, por
este motivo, tienen mayor probabilidad de ingresar al merca-
do laboral y en mejores condiciones.
Varios factores confluyeron para que Colombia hu-
biera bajado la guardia en materia de población. “Tal vez el
más importante fue que hacia mediados de los setenta el país
cantó victoria: con la caída de sus tasas de natalidad se pensó
1
El estudio mencionado constituye el anexo de este libro. que el problema estaba conjurado o, al menos, en camino de

181 182
Hablemos de población AL DERECHO Y AL REVÉS

estarlo”, anotan los economistas Armando Montenegro y Ra- segura y placentera vida sexual.“Yo creo que cuando arranca-
fael Rivas.2 A esto se sumó la aparición de otras prioridades ron los programas de Profamilia en 1965 quedaba muy difícil
en la agenda internacional del desarrollo y el simple hecho hacer las peleas de la planificación y la sexualidad al mismo
de que, desde la década de los ochenta, los gobiernos locales tiempo —dice Plata—. Eran dos cosas nuevas en las que había
asumieron el ritmo de crecimiento de la población como un mucha oposición. Creo que ahora, que ya hemos avanzado en
asunto de segundo orden. “Ni se menciona ni se discute. Es planificación familiar, en salud reproductiva y en derechos re-
algo que se toma por dado e inmodificable, como el clima o la productivos, tenemos tiempo de abordar el tema de la sexua-
ubicación geográfica del país”, en palabras del ex ministro de lidad, de la violencia sexual, de los derechos sexuales, de las
Hacienda Rodrigo Botero.3 orientaciones sexuales, del vih/sida y de las infecciones de
Con el tiempo aparecieron otros problemas. La expedi- transmisión sexual”.
ción de la Ley 715 de 2001 fraccionó la prestación de los ser- Pero para cumplir la meta se necesitan recursos. Y para
vicios de planificación familiar en el régimen subsidiado de obtener recursos es indispensable convencer a gobernantes,
salud, lo que significó que las mujeres que acuden en busca empresarios y agencias internacionales de que la misión no
de métodos anticonceptivos no encuentran toda la oferta un está cumplida.“En la Junta Directiva concluimos que teníamos
mismo lugar: una red ofrece métodos temporales y otra, los que poner el tema de población y de los derechos sexuales y
métodos quirúrgicos. El sistema es engorroso y, en consecuen- reproductivos en primer orden —añade Ángela Gómez—. Es
cia, la demanda es baja.Así que los 18 millones de colombianos un tema que no se tiene en cuenta para los planes de desarro-
que pertenecen al régimen subsidiado, más los 12 millones llo y que debe estar en el subconsciente de todos los manda-
que no están afiliados al sistema, tienen servicios deficientes tarios locales y nacionales”.
o carecen de cualquier atención en planificación familiar.4 Los En varias regiones la empresa privada se ha involucrado
principales afectados: los jóvenes y los más pobres. en las soluciones. En Cartagena, por ejemplo, una importante
Profamilia ha comenzado a plantear nuevas estrategias. cementera contrata los servicios de Profamilia para que lleve
Al hacer un balance, María Isabel Plata, directora ejecutiva de planificación familiar a comunidades necesitadas.Y en San An-
la institución, cree que las conquistas en el campo de los de- tero (Córdoba), una camaronera financia las brigadas móviles
rechos reproductivos han sido grandes, pero que falta hacer o el desplazamiento a Montería —donde la institución tiene
énfasis en los derechos sexuales. Es decir, en aquellos que se una clínica— a personas que buscan ligaduras o vasectomías.
refieren al derecho de todos a acceder a servicios de salud
sexual y reproductiva, a recibir información y educación so-
bre sexualidad, al respeto a la integridad corporal, a la libre BITÁCORA DE VUELO
escogencia de pareja, a ser o no activo sexualmente, a decidir
cuándo y cuántos hijos tener, y a demandar una satisfactoria, Desde el ámbito local y en las áreas en que sea posible, el
propósito de Profamilia es aportar al cumplimiento de los
2 Objetivos de Desarrollo del Milenio aprobados por Naciones
Armando Montenegro y Rafael Rivas. Las piezas del rompecabezas. Desigualdad, pobreza
y crecimiento. Editorial Taurus. Bogotá, 2005.
Unidas en 2000: erradicación de la pobreza extrema y el ham-
3
El Colombiano, 25 de julio de 2002. Citado por Montenegro y Rivas. bre, enseñanza primaria universal, igualdad entre los sexos y
4
Armando Montenegro y Rafael Rivas. Obra citada. la autonomía de la mujer, reducción de la mortalidad infan-

183 184
Hablemos de población AL DERECHO Y AL REVÉS

til, mejoramiento la salud materna, lucha contra el vih/sida impunemente pregonaron que el único destino de las mu-
y otras enfermedades, sostenibilidad del medio ambiente, y jeres era la sumisión. Atrás han quedado muchas taras de la
fomento de una asociación mundial para el desarrollo. sociedad colombiana, pero no las desigualdades ni la pobreza.
La salud sexual y reproductiva resulta fundamental den- Profamilia sabe que desde su ámbito todavía hay mucho para
tro de tales propósitos, pues sin ella cualquier esfuerzo contra dar y que sobran razones para seguir adelante.
las desigualdades sociales y de género será en vano.“La impo-
sibilidad de determinar cuántos hijos tener y en qué momen-
to limita las opciones en la vida de una mujer —señalaba el
informe Estado de la población mundial 2005, de Naciones
Unidas—. Posibilitar que las personas escojan libremente la
cantidad y el espaciamiento de sus hijos también redunda en
familias más pequeñas, crecimiento más lento de la población
y menor presión sobre los recursos naturales”.5
Profamilia tiene claro que debe insistir. Urge llegar con
educación y servicios a todos los rincones.Así se podría evitar
que en Colombia sigan naciendo cada año niños no deseados.
Niños que con mayor probabilidad serán víctimas de violen-
cia intrafamiliar, que muy probablemente carecerán del afecto
de sus padres, que acentuarán los niveles de pobreza y que se
convertirán en una carga para el Estado. La imagen de aquellas
familias numerosas en el Chocó, sin educación, sin recursos,
sin un futuro promisorio, aparece de manera persistente en
la mente de Ángela Gómez: “Tenemos que llegar a esa gente
y atenderla. Hay que hacer esfuerzos para que esos niños ten-
gan educación y salud; para que esas mujeres y esos hombres
tengan derecho a acceder a servicios en salud sexual y repro-
ductiva, y para que la población en general tenga un futuro
con mejor calidad de vida”.
Colombia no es la misma 40 años después. Atrás queda-
ron los tiempos de las protestas por el ingreso de las mujeres
a la universidad. Atrás quedaron las excomuniones para aque-
llos que promovían la anticoncepción.Atrás quedaron los que

5
Fondo de Población de las Naciones Unidas (unfpa). Estado de la población mundial
2005. La promesa de igualdad. Equidad de género, salud reproductiva y Objetivos de De-
sarrollo del Milenio. unfpa, 2005.

185 186
AL DERECHO Y AL REVÉS

Bibliografía

cromos. Edición del 19 de junio de 1984.


dane.“Población total censada en 1993, 1985, 1973 y 1964 por sexo,
abogadas del servicio jurídico. Hablemos de Derechos. Profamilia. según grupos de edad.Total Nacional”. En www.dane.gov.co.
Bogotá, 2004. denielsson, María; rogala, Christina; sundström, Kajsa. Teenage
arruda, j.m. Pesquisa Nacional Sobre Sáude Materno-Infantil e Sexual and Reproductive Behavior in Developed Countries.
Planejamento Familiar. Brasil, 1986. Westinghouse. 1987. Country Report for Sweden. The Alan Guttmacher Institute.
asamblea nacional constituyente. Constitución Política de la Nueva York-Washington, 2001.
República de Colombia. Bogotá, 1991. diario del caribe. Edición del 2 de febrero de 1966.
asociación pro bienestar de la familia colombiana, profamilia. echeverry, Gonzalo. Contra viento y marea: 25 años de planifica-
Anticoncepción de emergencia: Un derecho de la mujer. ción familiar en Colombia. Profamilia-acep. Bogotá, 1991.
Profamilia. Bogotá, 2003. —.“Action Now Towards More Responsible Parenthood Worldwide”.
—. Encuesta Nacional de Demografía y Salud 1995. Profamilia. Proceedings of the Tokyo International Symposium. Japan
Bogotá, 1995. Science Society. Draper World Population Fund, 1977.
—. Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2000. Profamilia. el catolicismo. Edición del 22 de enero de 1967.
Bogotá, 2000. el catolicismo. Edición del 18 de junio de 1984.
—. Encuesta Nacional de Demografía y Salud 2005. Profamilia. el espectador. Ediciones del 26 de septiembre de 1966, marzo 12
Bogotá, 2005. de 1967 y 7 de julio de 1984.
—. Encuesta de Prevalencia, Demografía y Salud 1990. Profamilia. el siglo. Ediciones del 14 de agosto de 1965 y 30 de julio de 1967.
Bogotá, 1990. el tiempo. Ediciones del 12 de agosto de 1965, 17 de junio de 1984
—. Fernando Tamayo M. D. Profamilia. Bogotá, 1999. y 3 de diciembre de 2003.
—. Informes de actividades de Profamilia. (1967-2004). fondo de población de las naciones unidas, unfpa. Estado de la
—. Salud sexual y reproductiva en zonas marginadas: Situación población mundial 2005. La promesa de igualdad. Equidad de
de las mujeres desplazadas. Profamilia. Bogotá, 2001. género, salud reproductiva y Objetivos de Desarrollo del Milenio.
cambio. “Sida: Las nuevas víctimas”. Edición 536, 6-13 de octubre unfpa, 2005.
de 2003. galeano, Eduardo. Las venas abiertas de América Latina. Siglo
cardinal de martín, Cecilia. Educación sexual: Un proyecto de Veintiuno Editores. 1987.
múltiples facetas. Siglo del Hombre Editores. Bogotá, 2005. galvis, Silvia. Se hace camino al andar. La otra historia de la
cook, Rebeca J. (editora). Derechos humanos de la mujer: Perspectivas planificación familiar. Profamilia. Bogotá, 1995.
nacionales e internacionales. Profamilia, 1997. gonzález vélez, Ana Cristina; de la espriella,Adriana. Aproximación
cook, Rebeca J.; DICKENS, Bernard M.; FATHALA, Mahmoud F. a la salud sexual y reproductiva de las mujeres desplazadas.
Salud reproductiva y derechos humanos: Integración de la Espacio libre. Oficina Asesora en Derechos Sexuales Reproductivos
medicina, la ética y el derecho. Oxford-Profamilia, 2003. y Género. Profamilia. Bogotá, 2004.

189 190
Bibliografía AL DERECHO Y AL REVÉS

hemlin, Bengt. “If something about you attracts attention, satisfy trías, Miguel. El programa de Distribución Comunitaria de
the audience’s curiosity”. En www.hemlin.pp.se/USottesen.html. Anticonceptivos, un resumen. Profamilia. Bogotá, 1989.
ippf. “ippf and the World – 50 years”. En www.ippf.org. —. La planificación ante la opinión. Profamilia. Bogotá, 1984.
lindahl, k. “La educación sexual desde la perspectiva sueca”. En —. Profamilia en sus 25 años (1965-1990). Historia de un esfuerzo.
www.sec.es. Profamilia. Bogotá, 1990.
linder, Doris H. Crusader for Education: Elise Ottesen-Jensen —. Profamilia en sus 30 años 1965-1995. Historia de un esfuerzo.
(1886-1973) in Scandinavia and on the International Scene. Profamilia. Bogotá, 1995.
University Press of America. Nueva York y Londres, 1996. —. Profamilia se integra... un poco. Profamilia. Bogotá, 1989.
lópez, Germán. “Un año de trabajo con adolescentes”. Revista —. ¿Qué es Profamilia? Profamilia. Bogotá, 1976.
Profamilia. Volumen 7, número 18. Diciembre de 1991. steinem, Gloria.“Margaret Sanger”. The Time 100. The Most Important
malthus, Thomas Robert. Primer ensayo sobre la población. People of The Century. En www.time.com.
Alianza Editorial. Madrid, 1970. varios. Violencia y los derechos de la mujer. Profamilia. Bogotá,
montenegro, Armando; rivas, Rafael. Las piezas del rompecabezas. 1992.
Desigualdad, pobreza y crecimiento. Taurus. Bogotá, 2005. vernon, Ricardo; ojeda, Gabriel; vega, Ana. Ofrecer la vasecto-
organización de naciones unidas, onu. Convención Internacional mía de manera más aceptable para los hombres. Perspectivas
de los Derechos del Niño. onu, 1989. Internacionales en Planificación Familiar. 1991.
—. Convención sobre la eliminación de todas las formas de discri- viel, Benjamin. La explosión demográfica. Editorial Pax. México,
minación contra la mujer. onu, 1979 1970.
—. Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la
Población y el Desarrollo. El Cairo, 1994.
pbs. “The Pill. American Experience”. En www.pbs.org/wgbh/
amex/pill.
plata, María Isabel; yanuzoba, María. Los derechos humanos y la
Convención sobre la eliminación de todas las formas de discri-
minación contra la mujer. Profamilia. Bogotá, 1989.
prieto, Franklyn; luque, Ricardo; garcía, Ricardo. Veinte Años del
VIH en Colombia, 1983-2003. Datos de la vigilancia epide-
miológica. Instituto Nacional de Salud, Ministerio de la Protección
Social, Onusida. Bogotá, 2003.
sánchez buitrago, Marcela. Poder de negociación sexual en la
adolescencia. Espacio Libre. Profamilia. Bogotá, 2004.
schering. “La píldora. 40 años”. En www.schering.com.ar.

191 192
E

E
Planificar
sin morir en el intento:
¿qué hace de Profamilia un caso interesante de gestión social?

Este capítulo fue elaborado en el marco de la investigación


adelantada por la Iniciativa en Emprendimientos Sociales
–IESO– de la Facultad de Administración de la Universidad de
los Andes, como miembro fundador de la Social Enterprise
Knowledge Network –SEKN (http:/www.sekn.org). De la
investigación se derivó el estudio de caso de Profamilia, que
será publicado por Harvard Business School Publishing como
parte de la colección de casos SEKN.

E
Roberto Gutiérrez
Iván Darío Lobo
Raúl Sanabria1

E
Universidad de los Andes,
Facultad de Administración
Mayo de 2005
E
1. Introducción después de Ciudad de México, un promedio de 5.5 hijos por
mujer en unión. Según estudios posteriores la media nacional
Durante más de tres décadas, la bandera verde ondeante de era de 7 hijos.3 Aunque en años recientes se ha dado un ligero
Profamilia ha simbolizado una organización a la que es fácil incremento, hoy la media por mujer se estima en alrededor de
identificar. En muchas instituciones públicas de salud puede 2.6 hijos, cifra comparable con el promedio nacional de muchos
encontrarse información sobre los servicios de planificación países económicamente desarrollados. En ese proceso de cambio
familiar y salud sexual que presta Profamilia. En la radio es Profamilia ha jugado un papel destacado. Aunque es imposible
común escuchar sus mensajes publicitarios. Esto, sumado al atribuir causalidades directas, dada la cantidad de factores que
número de centros de atención que tiene en todo el país y a los inciden en la variación de las tasas de población de un país, el
programas de servicio que llegan a zonas muy apartadas, refuerza hecho destacable es que a lo largo de su historia Profamilia ha
incluso la falsa creencia de que Profamilia es una institución del contribuido significativamente al logro de metas que superaron
Estado. Se ignora que nació y permanece como una organización las expectativas más optimistas. ¿Qué es lo que esta organización
de carácter privado y que surgió de la iniciativa de un médico ha hecho bien? ¿Cómo ha sorteado las dificultades?
con una vocación de servicio tan fuerte como su capacidad de Las interpretaciones sobre el control de la explosión
liderazgo. demográfica son variadas. En opinión de algunos, el desmesurado
A Profamilia se puede acudir, como comentan algunas aumento poblacional representa una bomba de tiempo capaz de
de sus usuarias, “sin temor a ser juzgado”. En el contexto agravar las condiciones socioeconómicas de un país. Para otros
colombiano ésta es una ventaja apreciable, pues el trato abierto el control de la natalidad no necesariamente garantiza mejores
del tema sexual es algo que aún hoy despierta tabúes. A pesar condiciones de vida, pues por sí solo no implica una mejor
de ello, el panorama actual sería muy distinto de no haber sido distribución de la riqueza. No es nuestra intención argumentar
por el impulso que a partir de la década de los sesenta ganó en a favor de una u otra posición. Nos concentraremos en tratar
Colombia el tema de la planificación familiar. De acuerdo con de explicar las prácticas distintivas de una organización que,
algunas estimaciones, para Colombia hubiera sido insostenible de manera sostenida, ha atendido una necesidad social sentida
mantener las tasas de crecimiento de población que tenía en la en un segmento de la población económicamente menos
época en que fue creada Profamilia. Con una tasa de 3.5% en favorecida. Así, este artículo señala los factores y variables que
1950, por ejemplo, la población total hubiera alcanzado los 56 hemos considerado más relevantes para entender qué hace de
millones de habitantes en el año 2000 y 80 millones en el año Profamilia un caso destacado de gestión social. En una primera
20102. Según los datos de la primera Encuesta de Fecundidad de parte describiremos esos factores (foco estratégico, manejo del
1964, elaborada por el Centro Latinoamericano de Demografía entorno, liderazgo, cultura organizacional, estilo gerencial,
en siete ciudades de la región, Bogotá tenía en segundo lugar, eficiencia operacional, relaciones con sus grupos de interés).
Posteriormente examinaremos los desafíos y oportunidades que
1
El orden de aparición de los autores es alfabético.
enfrenta la organización en la actualidad, a la luz de las relaciones
2 Gonzalo Echeverri, Contra viento y marea, 25 años de planificación familiar en
entre dichos factores, pues uno de nuestros supuestos es que las
Colombia. Asociación Colombiana para el Estudio de la Población –ACEP–, 1991 p. 13.
Según estimaciones del DANE, en el año 2004 había en Colombia 45.325.261 personas.
propiedades emergentes de la organización como sistema son
Fuente: http://www.dane.gov.co/inf_est/series_proyecciones.htm. Fecha de consulta: 26
3
de octubre de 2004. Profamilia,“El dolor de crecer”, documento no publicado, Bogotá, s. f.

197 198
E
tan importantes como las particularidades de sus elementos ha mantenido una misión social. Cumple además con las que
constitutivos. En el proceso hemos interactuado con el equipo pueden identificarse como características distintivas de una
directivo y con usuarias de la organización y hemos conocido de empresa social: objetivo social, independencia del Estado y de
cerca algunos de los programas que ésta desarrolla.4 otras organizaciones de negocio y autosostenibilidad a partir de
No es gratuito que haya sido “interesante” el adjetivo mecanismos de mercado6.
que usamos en el título de este artículo. ¿Por qué no hablar, por De una manera consistente y quizá más decidida que
ejemplo, de Profamilia como un caso “exitoso”? En la literatura y la de otras organizaciones similares, Profamilia ha aportado un
en el lenguaje de la administración es común encontrar expresiones grano de arena para generar el cambio de un tipo de valores
como “mejores prácticas”, “factores de éxito” u “organización sociales; en particular, de aquéllos relacionados con el derecho de
de clase mundial”. Por lo general estos conceptos obedecen decisión individual sobre la sexualidad. De este cambio de valores
más al interés de quien los usa que a un marco objetivo desde se derivan otros de igual importancia, como la reivindicación
el cual observar el desempeño de una organización. Quienes se del rol de la mujer en la sociedad. Para Bernardo Kliksberg, el
han aproximado con cierto rigor a determinar factores clave de conjunto de valores éticos predominante en una sociedad es la
desempeño en las organizaciones advierten sobre el trato liberal característica que permea otras tres que, juntas, definen lo que
que se les ha dado a estos conceptos.5 Hablar de una “mejor es capital social.7 Desde esta perspectiva, es posible afirmar que
práctica”, por ejemplo, lleva implícita una comparación que no Profamilia ha ayudado en la construcción de este tipo de capital.
es fácil de establecer con claridad. En el mejor de los casos estos Según Atilio Borón, la política social que ha predominado
términos son confusos; en el peor son antipáticos. Esta dificultad en los países de América Latina ha sido la de “gerenciar la
es intrínseca al hecho de querer determinar qué es exitoso y qué pobreza”. Contribuir en la solución de problemáticas sociales
no. Difícilmente puede concebirse el éxito alejado de un contexto desde la perspectiva empresarial ha sido la manera en que
específico, lo cual hace que éste no pueda considerarse como un Profamilia se ha alejado de esa triste sentencia. Por esta condición
atributo independiente de quién lo define y de dónde se define. sui generis es relevante aprender del camino recorrido por esta
Como organización, Profamilia es un caso de estudio organización. Esperamos poder dar algunos indicios que les
interesante. Por su razón de ser, toca la esfera de lo público; es permitan a otras organizaciones extraer ideas valiosas y, con su
de carácter privado por su naturaleza legal / organizacional y emulación, aproximarse a un mayor bienestar organizacional.

4
Tuvieron lugar nueve entrevistas –al fundador de Profamilia, a sus siete principales
directivos en la actualidad, y a un directivo de una aseguradora de salud–, un grupo focal
con seis usuarias de los servicios de la organización, visitas a algunos de sus centros de
6
atención, acceso a documentos internos y externos de Profamilia, y la participación en Gutiérrez, Ezequiel Reficco y Trujillo, “Empresa social: una especie en búsqueda de
uno de sus programas móviles. reconocimiento”, documento no publicado, 2002.
5 7
Algunas aproximaciones tratan de superar la dificultad de evaluar el éxito de una orga- Kliksberg es director de la Iniciativa Interamericana de Capital Social, Ética y Desarrollo
nización. Por ejemplo, la técnica del Best Practice Benchmarking está definida al menos del Banco Interamericano de Desarrollo. Las otras tres características con que él define
por dos características: búsqueda cuidadosa y aprendizaje detallado de los métodos de capital social son: el nivel de confianza entre los miembros de una sociedad, la capaci-
aquéllos que logran un desempeño superior en una actividad específica relevante para dad de asociatividad y el grado de civismo (actitud frente a lo colectivo).“Ética y capital
la organización propia. Para conocer otras aproximaciones, véase Rob Paton, Managing social” intervención en el Primer Encuentro Internacional de Gerencia Social, Cali, 15 de
and Measuring Social Enterprises Sage Publications, Londres, 2003, p. 82. septiembre de 2004.

199 200
E
2. Profamilia: su historia y su presente con las necesidades de la organización. Se consolidaron
los sistemas y el equipo gerencial alrededor de cinco
Antes de abordar la descripción de los factores determinantes del áreas: servicios, productos, finanzas, recursos humanos, y
desempeño de Profamilia, haremos –a manera de contextualización– evaluación.8 En las conclusiones del informe de ese proceso
un breve recuento de su historia y su momento presente. se mencionaba:
Con los estudios efectuados hasta el momento se han logra-
Una historia de logros do mejoras en algunos procedimientos y sistemas de infor-
La historia y el reconocimiento hablan bien de los logros de la mación, concretamente en el funcionamiento de la bodega
organización. Profamilia es la Asociación de Planificación Familiar central, control de flujo de droga en los programas comuni-
(apf) más grande del mundo después de la Planned Parenthood tarios, políticas de inventarios en el programa comunitario
Federation of America, de Estados Unidos. Fue fundada en urbano y control de viáticos en el programa comunitario
1965 y en sus inicios se concentró en la provisión de productos rural. También se ha colaborado en la determinación de
y servicios de planificación familiar. Con el tiempo amplió su procedimientos para planeación de estrategias y toma de
misión a la difusión de la salud sexual y reproductiva, y alcanzó a decisiones mediante la participación en la elaboración de
ser responsable del 70% de la planificación familiar en Colombia. un plan a mediano plazo y programas de trabajo y presu-
En América Latina y el Caribe tiene una posición de liderazgo; puesto para 1977 (…)9
es un punto de referencia en cuanto al volumen de servicios y Más adelante, el mismo informe resaltaba:
a la eficiencia en su manejo administrativo, y por ello ha sido Sin embargo, el resultado más importante es posiblemen-
objeto de estudios y visitas de entrenamiento por parte de muchas te el cambio observado en los directivos de Profamilia. Se
apf de la región. La historia de la organización puede dividirse ha creado una conciencia en la necesidad de procesos ad-
en tres etapas determinadas por momentos de replanteamiento ministrativos bien organizados. Se observa una mentalidad
estratégico. más administradora y planeadora y además se observa una
confianza en el grupo asesor como instrumento de apoyo y
Primera etapa (1965 a 1975): Ordenamiento del edificio. consulta para problemas de tipo administrativo.10.
Al final de su primera década de existencia, Profamilia
ya contaba con mil empleados y atendía una necesidad Segunda etapa (1975 a 1995): Cambio en el sector. En el
cuya demanda iba en aumento. Este crecimiento puso transcurso de la década de los ochenta Profamilia se consolida
en evidencia falencias administrativas que ya empezaban y vive su momento de mayor prosperidad. Al frente de la
a tornarse críticas. El líder fundador optó por asesorarse organización, como mano derecha de su fundador, se destacó
de entidades sin ánimo de lucro e instituciones educativas la figura de Miguel Trías, quien fuera director ejecutivo por
para “ordenar el edificio”. El primer apoyo que se gestó
–a manera de seminarios– vino por parte de la Fundación 8
Entrevista a Fernando Tamayo, fundador de Profamilia.
Ford, que estaba apoyando administrativamente programas 9
Antonio Burbano P. y Alberto Samper K.,“Identificación y resolución de problemas ad-
de planificación familiar. Posteriormente, con la ayuda de ministrativos en el área de la planificación familiar: resumen de una experiencia”, docu-
varias universidades, se inició el proceso formal de creación mento de trabajo no publicado.
10
e implementación de una estructura administrativa acorde Ibíd.

201 202
E
más de dos décadas. Durante este período la cobertura de por servicios, y de una sostenibilidad financiera basada en
los servicios aumentó vertiginosamente. El equipo de Trías donaciones a una basada en ventas. En particular, como
logró darle atención a un número creciente de personas de señalaron estudios posteriores13, esta etapa influyó para
escasos recursos económicos, manteniendo un alto nivel de Profamilia en al menos siete aspectos:
calidad. Al comenzar la década de los noventa Profamilia
vivió los cambios más difíciles que hasta hoy ha tenido que a Aumento de la competencia. La Ley 100 introdujo
enfrentar. El hito que marca el segundo gran escenario de la planificación familiar y los servicios de salud sexual
replanteamiento estratégico es la entrada en vigencia de la y reproductiva dentro del Plan Obligatorio de Salud –
Ley 100 de 1993. Esta ley se promulgó con el fin general pos. Eso implicó que las entidades aseguradoras –EPS–
de asegurar el cubrimiento integral de los servicios de salud y prestadoras de servicio –IPS– entraran a competir
para toda la población, independientemente de su clase directamente por la prestación de los servicios que
socioeconómica. Sólo hasta mediados de la década de los Profamilia había desarrollado.
noventa se empezaron a sentir los efectos de la aplicación a Fortalecimiento de programas. Ante la ausencia
de la Ley 100, pero Profamilia logró prepararse para de donaciones, Profamilia se vio abocada a generar
afrontar los cambios que se presentaron. De acuerdo con el sus propios recursos a través de la venta de servicios y
resultado de algunos estudios, la combinación de una alta productos.
especialización en planificación familiar y la diversificación a Estructura de costos. La composición de costos de
de servicios en salud sexual y reproductiva fueron los la organización pasó de 78% en planificación familiar,
factores clave para acometer los cambios en el entorno en 1991, a 74% entre planificación y servicios de salud
del mercado y mantener el nivel de competitividad11. En sexual y reproductiva, en 2000.
1996 Profamilia debió además enfrentar el hecho de que el a Ingresos. Los ingresos por concepto de venta de
principal donante durante su historia, la usaid12, tomara la servicios de salud sexual y reproductiva pasaron de
decisión de dejar de transferirle fondos con el argumento de representar el 26% al 47% del total, entre 1991 y
que el problema de la planificación familiar en Colombia 2000. En el mismo período se consolidó el subsidio
había dejado de ser crítico y había países en donde su ayuda cruzado entre estos servicios y otros programas inviables
era más necesaria. financieramente pero necesarios socialmente.
a Estructura administrativa. El organigrama de
Estos factores obligaron a Profamilia a fortalecerse en lo Profamilia se “horizontalizó”. Se conformaron seis
administrativo y en lo organizacional, para acomodarse gerencias dependientes de una dirección ejecutiva.
al paso de una operación por proyectos a una operación a Perfil profesional. Profamilia debió fortalecer el
énfasis en la calidad de sus servicios como una medida
11
para diferenciarse y competir más eficientemente.
“Profamilia’s Role in Health Sector Reform in Colombia. Case study summary”, Catalyst
Fue necesario cambiar el perfil profesional del equipo
Consortium, Bogotá, marzo de 2003, p. 7.
12
La United States Agency for International Development –USAID– es la entidad oficial del
directivo: mucho más orientarlo hacia la formación
gobierno de los Estados Unidos encargada de promover el desarrollo social y económico
13
de los países más pobres del mundo. “Profamilia’s Role...”, O. C.,p. 7.

203 204
E
administrativa, a diferencia del que había en la enfrentar los cambios que trajo consigo la ley –especialización de sus
organización durante sus inicios. áreas de negocio, creación de nuevas gerencias, replanteamiento de
a Población objetivo. La organización fue capaz de su estructura de costos e ingresos, cambio en el estilo de servicio–,
mantener su foco social, lo que se percibe como un gran según sus directivas surgieron nuevos elementos que la llevaron, de
logro. Sus servicios siguieron llegando primordialmente nuevo, a repensarse estratégicamente:
a la población de menores recursos socioeconómicos, a Algunas eps crecieron en tamaño y capacidad. Esto
sin dejar de atender a personas de otros estratos. les permitió verticalizar sus servicios; no sólo cumplir
su función de aseguradoras sino además convertirse en
Tercera etapa (1995 a 2003): Refinamiento del negocio. En los prestadoras de servicios. El resultado de este fenómeno
últimos ocho años de historia, en Profamilia han sido más fue que estas instituciones se erigieron como competidoras
evidentes los efectos de los cambios en el sector de la salud. muy fuertes que, desde el punto de vista de las directivas de
Esta evidencia motivó un nuevo proceso de replanteamiento Profamilia, amenazaron con suplir los servicios que presta
estratégico cuyo objetivo, en palabras de las directivas, fue la organización, disminuyendo aún más su participación en
“refinar el negocio”. Profamilia detectó la necesidad de el mercado.
hacerse fuerte en las áreas que le permitan competir mejor a Consecuentemente, se incrementaron los retos en términos
dentro de su entorno de mercado. Para la organización se de la eficiencia en la venta de los servicios que presta
ha tornado crítico mantener su salud como negocio sin Profamilia. Ante el aumento en la oferta, para atraer a los
comprometer con ello la misión social que la distingue. clientes se hizo más crítica la diferenciación en términos de
servicios. Se presentaron, además, dificultades para vender
Momento crucial los servicios de la organización en el nivel municipal.
Al cumplir su cuarta década, Profamilia atraviesa por un momento a La mayor complejidad del entorno de mercado hizo más
crucial de redefinición estratégica, cuyas raíces son los cambios del evidente lo que se percibe como una tensión entre la misión
sector de la salud en Colombia durante los últimos diez años. A social de la organización y la necesidad de sostenerse
partir de la entrada en vigencia de la Ley 100, se afianzó en el como empresa. En cómo sortear esa tensión hubo un reto
sistema de salud el paso de una administración centralizada –en adicional para la organización.
el nivel local público y privado– a la libre competencia público–
privada en la provisión de los servicios de salud. Profamilia ostentó Las directivas identificaron posibles alternativas ante estos factores
por más de dos décadas un monopolio relativo como institución y dieron pasos concretos para implementarlas:
privada prestadora de servicios y productos de planificación a Buscar maneras de replantear las relaciones y negociar
familiar en Colombia. La reforma del sector permitió la entrada acuerdos con esos nuevos actores del sistema: las eps que se
de otros entes privados que llegaron a competir directamente han convertido en aseguradoras y prestadoras de servicios.
con Profamilia; ésta pasó de ser la entidad independiente líder a Mejorar la eficiencia en la prestación de los servicios, con
en planificación familiar a ser uno más de los competidores, o a el fin de competir con altos niveles de calidad manteniendo
prestarles servicios a las entidades prestadoras de salud (EPS). El costos bajos.
resultado más visible fue la disminución de su participación en el a Consolidar servicios en salud sexual y reproductiva
mercado. Si bien la organización se preparó con relativo éxito para adicionales a la planificación familiar.

205 206
E
a Abrirse a nuevos ámbitos de negocio. El recientemente sede en Bogotá, funciona la sede administrativa. La evolución de
implementado programa de tratamiento de la infertilidad esta cobertura es interesante. En sus inicios Profamilia atendía las
es un ejemplo de ello. regiones por fuera de Bogotá mediante el Programa de Distribución
a Fortalecer áreas de negocio en donde la competencia Comunitaria, que llevaba productos –y algunos servicios– hasta
todavía es incipiente y donde Profamilia pueda aprovechar el lugar en donde se detectaba la necesidad. Ante la comunidad,
la ventaja de ser primera. Por ejemplo, el programa los puntos de atención se identificaban izando en la entrada una
dedicado a la población joven. bandera verde. Cuando la demanda crecía lo suficiente, se tomaba
a Concentrarse en impulsar las áreas de negocio en donde la decisión de establecer un centro de atención permanente.
Profamilia ha acumulado mayor experticia, y en donde la Además de los centros, hoy en día permanece el Programa de
capacidad de la organización pueda ser usada de manera Brigadas Móviles. Éste sigue una estrategia centrífuga mediante
eficiente en el futuro. la cual el equipo de profesionales del área de la salud (un médico
a Afinar las unidades de negocio que son más lucrativas, general, un auxiliar de enfermería y un asesor de servicios) se
para que los ingresos generados de ellas, subsidien servicios desplaza a la zona para desarrollar las actividades de promoción
deficitarios. y prevención, y una estrategia centrípeta mediante la cual las
Bajo este contexto, Profamilia está enfocada en desarrollar cirugías se realizan, para minimizar los riesgos quirúrgicos, en las
el proceso de planeación de manera que los resultados que de sedes de Profamilia con equipo médico completo (un ginecólogo,
él se deriven no comprometan la sostenibilidad: manteniendo un anestesiólogo, un auxiliar de enfermería e instrumentadoras).
características de servicio en relación con la calidad, los precios, el Cualitativamente, la estrategia de Profamilia se distingue
cubrimiento y la variedad que le permitan llegar al grupo objetivo, por dos características: claridad y coherencia. Para el equipo
concentrado mayoritariamente en los estratos socioeconómicos directivo de la organización la misión reviste una importancia
medio y medio–bajo. significativa; todos tienen claridad sobre cómo aporta su gestión al
logro de la misión. La estrategia de Profamilia está estrechamente
alineada con los programas y con el modelo de gestión social.
3. Factores determinantes En gran medida, la congruencia en el foco estratégico
está soportada por un consistente marco de valores y
Hemos identificado siete factores clave del desempeño de comportamientos, compartido por todo el equipo directivo
Profamilia. En cada uno de ellos determinamos un grupo de de Profamilia. La alineación que hay entre la razón de ser de
variables que sirven para explicar características distintivas de la organización y los valores y creencias de las personas que
la organización (véase en el anexo el listado de estos factores y trabajan en ella es un claro elemento aglutinador. Desde el ápice
variables). directivo se busca que el personal que ingresa y permanece en la
organización sea “amigo de la causa” de la planificación familiar,
Foco estratégico: mirar para el mismo lado para garantizar que tenga un lazo no sólo ideológico sino
La estrategia de Profamilia ha estado centrada en la cobertura y afectivo con los objetivos de Profamilia. La apuesta siempre ha
la especialización. La organización tiene presencia en 31 ciudades sido que, al compartir la ideología de la organización, la persona
del país –en 21 departamentos de los 32 en que está dividido–, trabajará en el desarrollo de esa causa. En palabras de la gerente
con un total de 35 centros de atención. En el centro piloto, con de Relaciones Públicas,

207 208
E
Por estatutos, tanto en los procesos de selección de miem- empresa. En palabras de Ángela Gómez, presidenta de la Junta
bros de Asamblea como de Junta Directiva, debe existir la Directiva,
voluntad expresa del interesado en volverse miembro y se Yo diría que el doctor Tamayo es el gran gestor de Profamilia
pasa la solicitud a consideración de la Junta. No hay una como empresa. Él es médico pero además es un hombre
norma que diga que deben ser cincuenta o sesenta miem- empresario con vocación social. Tiene un sentido de los ne-
bros; lo que se busca es mantener equidad de género, que gocios fuera de serie. Él insistió desde el principio en que
el candidato sea una persona a quien se le reconozca inte- siempre evaluáramos el costo/beneficio de los servicios. Esa
rés y sensibilidad frente al tema. En este momento hay 56 mentalidad permeó a toda Profamilia y la ha hecho una or-
miembros. Lo importante es que son amigos de la causa, ganización sin ánimo de lucro que se puede autosostener y
gente reconocida en el ámbito nacional y bien posicionada, prestar un gran servicio a sus usuarios y al país.
que se compromete con lo que hace la institución, que en
el evento de requerir su apoyo se tenga la seguridad de que La claridad del foco estratégico y la alineación entre
estará disponible. la estrategia organizacional y la labor gerencial se han hecho
particularmente críticas en el último proceso de replanteamiento
Dado que el fundador es un personaje reconocido y estratégico. La dirección tiene una meta clara: involucrar de
admirado por todo el personal, no defraudarlo a él ni a su “gesta” manera directa a todo el equipo gerencial en la definición de los
también contribuye al buen desempeño. Además, los miembros nuevos derroteros y en el desarrollo de las tareas concretas que sea
de la organización se preocupan por cultivar un ambiente de necesario llevar a cabo. Con tal fin ha definido unas metas para
confianza, informalidad y “camaradería” entre todo el personal. el trabajo de las gerencias durante los próximos años. En este
Este elemento es reconocido como un facilitador del trabajo y sentido se espera que la congruencia entre las metas del personal
como una manifestación del buen trato que se recibe en Profamilia. directivo y las de la organización sea todavía más estrecha y
Hay una dificultad inherente a la razón de ser de Profamilia y fructífera de lo que ha sido hasta hoy. Así lo exige el carácter de
a la causa social en la que cree: alrededor del tema de la salud la situación actual. Ha sido un proceso difícil pero, en opinión
sexual y de la planificación familiar no son pocos los tabúes que de las directivas, muy necesario. Al respecto María Isabel Plata,
–a pesar de los giros hacia la liberalización del pensamiento y de directora ejecutiva, afirma:
la práctica de la sexualidad– todavía hoy persisten en Colombia. En el proceso actual está todo el mundo corriendo y aun
Es difícil pensar que las dificultades adicionales que este elemento así nos hemos demorado mucho con la redefinición de la
agrega a la labor de la organización pudieran ser sobrellevadas sin misión, visión y objetivos. En realidad no importa que nos
el compromiso fuerte de sus miembros. Contar con un personal demoremos. De hecho creo que es bueno, pues esa defini-
que cree en la causa es la apuesta que Profamilia ha hecho para ción es clave para que todo el proceso quede bien. Si no
abrirse paso en medio de un contexto adverso en varios niveles. queda claro, después empieza todo a cojear.
La adaptación a estos cambios se vio facilitada por la
orientación empresarial que ha caracterizado a Profamilia desde Manejo del entorno: adaptabilidad y aprendizaje
sus inicios. Al mantener la orientación social sin ánimo de lucro, En la manera como Profamilia enfrenta la incertidumbre del
Fernando Tamayo –el fundador– tuvo siempre la claridad y la entorno hay pistas importantes sobre su efectividad como
aptitud empírica para administrar la organización como una organización. Uno de sus elementos sobresalientes es la

209 210
E
independencia. Ésta no sólo se manifiesta en la misma concepción Tocaba empezar a vender servicios, ya que teníamos que
de la organización –alejada de filiaciones con el sector público reemplazar el dinero de la USAID con dinero nacional.
o incluso con agremiaciones dentro del sector de la salud, sino
también en el desempeño de sus miembros. Pareciera como si La necesidad de adaptarse al entorno ha tenido
el carácter independiente de la organización hubiera influido implicaciones prácticas en la operación de Profamilia. Por
en la actitud de trabajo “de puertas para adentro”. Si bien la ejemplo, el efecto conjunto de la implementación de la Ley
cohesión del equipo directivo es alta, también lo es la capacidad 100 y el retiro de la usaid como principal donante supuso
individual de cada gerente para tomar sus propias decisiones, grandes retos y aprendizajes. Uno de los más importantes fue el
definir sus directrices y velar por el correcto desarrollo de los cambio generado al pasar de la dependencia de donaciones de
planes propios de su área. Hacia el exterior, la independencia se cooperación internacional a la generación de recursos propios.
manifiesta en la neutralidad política que Profamilia ha mantenido En particular, la organización tuvo que cambiar su mentalidad al
desde su concepción. Éste no es un atributo gratuito; es quizá menos en tres aspectos concretos: el manejo de cartera (adaptar
necesario, dado su campo de acción social, pues por enfocarse en sus procedimientos a la venta a crédito), las inversiones de capital
la promoción de la salud sexual y reproductiva, y en particular y la reestructuración centrada en las gerencias como unidades
en la planificación familiar, no han sido pocos los conflictos de administrativas. Estos aspectos generaron a su vez cambios en la
interés en los cuales se ha visto involucrada. La neutralidad le ha estructura organizacional, la gestión financiera, la composición
permitido mantenerse “aislada” de algunas presiones del entorno. de costos, la destinación de los ingresos, e incluso, como se
En sus inicios, por ejemplo, mientras se exacerbaba el conflicto mencionará más adelante, la cultura de la organización.
entre la visión religiosa, política y científica sobre el tema de la En la capacidad de adaptarse ha sido clave el
planificación, Profamilia pudo continuar con su labor; su carácter conocimiento que mantiene Profamilia sobre su entorno. Desde
privado y su neutralidad política la blindaron contra injerencias 1990 elabora la Encuesta Nacional de Demografía y Salud,
directas en sus actividades. tarea que acometió luego de que los fondos internacionales que
La adaptabilidad es quizá el elemento más revelador de sostenían ese proyecto migraron de Colombia, como consecuencia
la relación de Profamilia con su entorno. La llegada de la Ley 100 de los resultados positivos alcanzados por el país en planificación
puso a prueba la capacidad de la organización para responder a familiar. Desde entonces, cada cinco años Profamilia se encarga
la incertidumbre. Profamilia se preparó con antelación para la de gestionar recursos nacionales e internacionales para elaborar
entrada en vigencia de la ley y en ese proceso estuvo ampliamente esta encuesta. Esta labor, estrechamente ligada con la medición
comprometido el equipo directivo. Al respecto María Isabel Plata de impacto de la organización, genera un valor adicional para
comenta: Profamilia, pues en la encuesta se desprenden subproductos que
La planeación estratégica de los noventa respondió a tres la organización utiliza como insumos en la toma de decisiones, en
inquietudes que tenía el doctor Tamayo en ese momento: el monitoreo de sus resultados y en el conocimiento profundo de
la Ley 100, la ida de la USAID de Profamilia y el cambio de los segmentos poblacionales a los cuales dirige sus programas. Al
guardia, pues ya se sabía que el doctor Trías estaba llegando mismo tiempo la encuesta constituye una fuente de información
a su edad de retiro. Esas tres cosas vienen a interactuar muy que es consultada por otras entidades (privadas y públicas) del
fuertemente. Sobre todo la Ley 100, pues con su entrada sector de la salud, así como por instituciones educativas. Esto
en vigencia se sabía que nos iba a “cambiar el caminado”. genera buena imagen para la organización al convertirla en un

211 212
E
referente de conocimiento del sector. Sobre la encuesta, comenta sólo a su fundador sino también un referente de comportamiento.
el gerente de Evaluación e Investigación: Varias de sus características personales y profesionales han pasado
Se utiliza como medio de evaluación de impacto. También a formar parte de los valores compartidos en la organización,
para ver cuáles son las necesidades sentidas que hay en las y con el tiempo se han convertido en un elemento de cohesión
diferentes regiones o subregiones, y para poder orientar los y compromiso ideológico. Todos los miembros del equipo
programas hacia esos sitios. Se usa además como punto de directivo, por ejemplo, tienen claridad sobre la razón de ser de
arranque de otros proyectos y se ha utilizado para la fija- la organización. En ellos se manifiesta la visión de que Profamilia
ción de políticas del Ministerio de Salud. Un gran porcenta- está concebida y quiere permanecer como una empresa eficiente,
je de la política de salud sexual y reproductiva que aprobó orientada hacia su misión social. Parte de esa comprensión es
el Ministerio de la Protección Social, que ahora va a ser un atribuida al empuje de su fundador, como afirma la gerente
documento CONPES, está basado en la información que de Relaciones Públicas: “Profamilia ha sido el producto del
brinda la encuesta. liderazgo en cabeza del doctor Tamayo. Es él quien ha buscado la
permanencia de la institución a través del tiempo para garantizar
En estrecha relación con lo anterior, sobresale también el cumplimiento de su objeto social: llevar la planificación familiar
la manera como Profamilia percibe y analiza su entorno. En a los estratos socioeconómicos más bajos”. En un testimonio del
ello ha sido determinante su capacidad de mantener mediciones gerente de Servicios de Salud Sexual y Reproductiva, se advierten
y estadísticas de servicio muy precisas. Todos los programas y elementos sobre el modo en que la persona y la trayectoria de
servicios son objeto de evaluación, control y seguimiento a través Tamayo influyen en los demás miembros de la organización:
de la comparación de metas y logros. “El proceso comienza”, Me sentí como sin piso cuando en 1999 Fernando Tamayo-
afirma el gerente de Evaluación e Investigación, “con la definición, dejó la presidencia de Profamilia, porque él es un hombre a
en cada programa, de las necesidades por atender, y termina quien hay que admirar mucho. Tiene una gran visión y pro-
con la evaluación de los diferentes pasos seguidos, los resultados yección. Él le enseñaba mucho a uno. Imagínense, un hom-
y el impacto generado. La meta es mantener un reporte válido, bre con tanta experiencia... Conocía Profamilia, la creó, la
veraz y oportuno”. Como ampliaremos más adelante, la labor de vio crecer. Aunque él no estaba a disposición de uno para
evaluación y medición es liderada por la Gerencia de Evaluación todas esas dudas o cosas que uno enfrenta a diario, venía y
e Investigación. Las distintas unidades de la organización cuentan almorzaba por lo menos cuatro días a la semana con noso-
con información respecto a la prestación de servicios como un tros cuando estaba en el país; siempre estaba pendiente de
insumo necesario para la toma conjunta de decisiones. Éste es Profamilia. Entonces su partida sí fue crítica para mí.
quizá uno de los elementos más distintivos del aprendizaje en la
organización: poder llevar a la cotidianidad de sus procesos de En el fundador confluyen cuatro elementos distintivos
gestión los insumos recogidos a partir de la observación sistemática que parecen haber incidido en la manera como la organización
del entorno y de la operación. que él creó se ha venido desarrollando durante su historia: su
fuerte vocación de servicio, su claridad y coherencia en el manejo
Liderazgo: compromiso compartido empresarial de Profamilia, su carisma y la ausencia de interés
En parte, entender una organización es entender el rol de sus de lucro personal. Lo anterior es relevante con respecto a la
líderes. En la figura de Fernando Tamayo, Profamilia ha tenido no efectividad de Fernando Tamayo para articular la estrategia de la

213 214
E
organización, pues pone de manifiesto que esta articulación, más médico de su familia. La respuesta del gobierno fue “hagan
que hecha a través de mecanismos formales, ha sido un proceso lo que quieran”, y empecé a ofrecer planificación familiar
de aprendizaje en el nivel humano. El líder ha transmitido sus en mi consultorio.
valores a través del ejemplo, y a partir de ellos la organización
ha incorporado un estilo administrativo propio. Cuando narra En el testimonio parece manifestarse que la vocación
la manera como se gestó la organización, Fernando Tamayo social de Fernando Tamayo no fue la única ventaja para
manifiesta su vocación hacia el tema social: desarrollar su iniciativa. Su origen social le permitía establecer
Yo había trabajado como médico voluntario hacía mucho redes de relaciones de alto nivel. No obstante, él mismo afirma
tiempo en el Hospital San José. Primero me vinculé como que la existencia de esas redes –y el acceso que tenía, por medio
interno, después como miembro de la Sociedad, luego co- de ellas, a círculos de poder social y político–, nunca fue un factor
mo director del hospital. Fui presidente. Traté de hacer un que usara deliberadamente para ganar favores. En el hecho de
nuevo hospital, porque estaba ubicado en la plaza de mer- que Tamayo no haya buscado prebendas se manifiestan dos
cado, y conseguí un dinero para comprar un lote en la calle elementos interesantes: una creencia fuerte en las bondades de
cien. Se puso la primera piedra, unas 53.000 varas, cinco su proyecto y una tendencia a mantener la transparencia y la
manzanas. Se hicieron los planos, se hicieron reuniones. Por honestidad. La regla, en el contexto colombiano, es que quien
algunas cosas empezaron a decir que eso no se podía hacer. tiene acceso a esos privilegios los usa en favor de sus intereses
Como yo era un médico bastante ocupado prácticamente personales. Otro ejemplo de la vocación de Tamayo hacia la
me tocó salirme de ese proyecto. Siempre me ha gustado causa social se manifiesta en el hecho de que nunca devengó un
lo social y luego de eso estuve mucho tiempo pensando en salario por su trabajo en Profamilia.
qué hacer; había un grupo que hacía estudios de población, ¿Qué hizo que Fernando Tamayo viera en el mercado
la Sociedad de Amigos del País, junto con Ascofame, la Aso- una falla que los demás no vieron? Al parecer hubo dos factores:
ciación Colombiana de Facultades de Medicina. Yo era muy por una parte la coyuntura de la importancia que empezaba a
amigo del director. Nos reuníamos a discutir programas, a ganar en el mundo el tema de la planificación familiar, frente
discutir la manera de hacer los estudios de los problemas al cual Tamayo empezó a sensibilizarse cuando trabajó con la
de población. Cuando estaba Alberto Lleras de presidente Sociedad de Amigos del País; por otra, las evidencias de una
de Colombia, hizo un discurso sobre los problemas que se necesidad sentida, que empezaron a manifestarse en su entorno
venían en el tema de población. Al mismo tiempo en el inmediato de trabajo:
San José, aunque no se permitía hacer planificación fami- Llegaban las señoras de la sociedad, de la política, y me
liar, en mis consultas particulares yo la hacía. Era algo que decían: “La hermana de mi cocinera tiene cinco hijos y no
muchos querían. Cuando salió el dispositivo intrauterino tiene con qué alimentarlos”. Yo les decía: “Dígale que venga
fui a Estados Unidos y conseguí unos. Con algunos cole- a las seis de la tarde, le cobro solamente el dispositivo y
gas discutíamos cómo hacer para que el gobierno entrara los gastos”. Las señoras me recomendaban a las mujeres de
a prestar estos servicios dentro del sistema de salud; tenía escasos recursos, y por la cantidad de gente se me volvió
la intención de hacer un proyecto de demostración para un dolor de cabeza en mi consultorio. Yo no trabajaba los
el gobierno. Esto fue durante el inicio de la presidencia de miércoles por la tarde; resolví organizar eso y en septiembre
Guillermo León Valencia, muy conocido mío porque yo era del 65 empezamos a tratar los miércoles por la tarde. Se les

215 216
E
cobraba veinte pesos, que en esa época era platica, y eso recurrió más al sentido común, para procurar que Profamilia
empezó a crecer de una manera fabulosa. El número de pa- fuera orientada a convertirse en una empresa de carácter social.
cientes aumentaba mes a mes; logramos llegar a un nicho de El carisma de Fernando Tamayo como líder, como
una necesidad sentida de la población. Eso era propaganda profesional y como persona es otro de los elementos que han
boca a boca. moldeado el desarrollo de Profamilia. El de Tamayo puede
definirse como un liderazgo cimentado en valores, entendido
La confluencia de los dos factores mencionados como “una relación entre el líder y sus seguidores basada en
determinó el surgimiento de la organización. La decisión de valores compartidos e interiorizados, que son llevados a la práctica
Tamayo de crear a Profamilia llegó con la certeza de que ya no por el líder”.15 Este tipo de liderazgo suele generar altos niveles
estaba atendiendo únicamente la necesidad de algunas empleadas de confianza, legitimidad y respeto entre el líder y su equipo. En
del servicio doméstico de sus clientas habituales. Al abrir ese el caso de Profamilia este elemento es evidente. En la manera
espacio de atención sólo estaba tocando la “punta del iceberg” de como el equipo directivo se expresa de Tamayo y en cómo han
una necesidad social sentida. La Encuesta de Fecundidad de 1964, incorporado varios de sus valores distintivos en las operaciones
elaborada por Centro Latinoamericano de Demografía, reveló de la organización, se manifiesta el grado de congruencia entre
que “el 39 por ciento de las mujeres –casi en su totalidad católicas– el estilo de liderazgo y la receptividad por parte de dicho equipo
había usado métodos anticonceptivos en un tiempo en que no directivo.
había campañas de planificación familiar y en el que la Iglesia, de
manera explícita, se había pronunciado en contra de los métodos Cultura organizacional
artificiales”14. En palabras de Fernando Tamayo, “a Profamilia la En ocasiones, la cultura en las organizaciones se desarrolla a partir
creé cuando me di cuenta de que ya no era cosa mía”. Contrario de la “impronta” que deja el líder fundador. Esto es muy visible
a lo que podría esperarse, dada su extracción socioeconómica, en el caso de Profamilia. Hemos mencionado que buena parte de
Tamayo amplió el espectro de su labor más allá de la atención los elementos distintivos de la cultura de la organización –valores
a pacientes pertenecientes a las clases sociales más pudientes del como la voluntad de servicio, la orientación hacia los resultados,
país. Al hacerlo puso al servicio de las personas menos favorecidas la confianza, el compromiso con la causa, la informalidad, el
los mismos recursos (conocimiento, instalaciones, instrumentos) respeto, la sencillez, etc.– está estrechamente relacionada con los
que dedicaba a la atención de sus clientas tradicionales. Gracias valores personales y profesionales de Fernando Tamayo, y ha sido
entonces a que la semilla que dio origen a Profamilia –la incorporada en las prácticas del equipo directivo. No obstante,
diversificación en el tipo de clientela– nunca fue concebida por la afiliación misional no es una característica exclusiva de los
Tamayo como una actividad periférica a su reputada labor, se directivos de la organización. Las personas que trabajan en las
sentaron las bases para que la organización creciera sólidamente. brigadas móviles, por ejemplo, llegan a estar emocionalmente
Resulta interesante que Tamayo nunca hubiera tenido una comprometidas con el trabajo que hacen. Este trabajo implica
educación formal en administración. Sus conocimientos sobre estar en contacto permanente con problemáticas sociales que
el manejo empresarial venían, según sus palabras, de haberle pueden ser abrumadoras; detrás de la usuaria promedio de los
ayudado a su padre en algunos negocios familiares. Parece que
15
Richard L. Daft, Teoría y diseño organizacional. International Thomson Editores. 6a
14
Profamilia,“El dolor de...”, O. C., p. 4.. ed., 2000 p. 383.

217 218
E
servicios de las brigadas –mujer de estrato socio económico bajo– tan por las personas que hasta hace poco estaban aquí, pa-
hay problemáticas asociadas al maltrato, violencia intrafamiliar y ra averiguar sobre la distribución de métodos. Ya después
sexual, abandono, desnutrición y analfabetismo, por mencionar Profamilia se enmarca dentro de un concepto de comercia-
sólo algunas. La dificultad de interactuar a diario con este tipo de lización y venta más al nivel de la industria farmacéutica,
conflictos hace que el trabajo sea psicológica y emocionalmente atendiendo mayoristas, minoristas, y con canales de distri-
agotador. Aun así, es difícil no contagiarse del entusiasmo que bución como bien se entienden ahora, dentro del concepto
se respira en las brigadas. Además de ese compromiso con la de mercadeo social.
misión, hay dos valores que determinan significativamente
la cultura de la organización: la especialización en su foco de Otro cambio significativo en términos de mercadeo
acción (planificación familiar y salud sexual y reproductiva) y la se dio en la estrategia de promoción. Después de 1996 se
orientación al servicio. Ambos son importantes porque configuran asignó un presupuesto específico para publicidad en medios
la forma en que Profamilia, como empresa, busca el logro de sus de comunicación masiva. De esa manera Profamilia consolidó
objetivos sociales. su estrategia promocional, en lo que ya había sido pionera
Durante sus primeros años la organización se dedicó casi cuando en 1969 empezó a hacer propagandas de salud sexual y
exclusivamente a la distribución de productos de planificación reproductiva a través de la radio. El tema educativo siempre ha
familiar. A lo largo de dos décadas logró consolidar su estrategia de sido un componente esencial en el enfoque social de Profamilia.
mercadeo social con base en dos características: la buena imagen Por ello el énfasis en publicidad ha sido para los programas más
de la organización y el cubrimiento. Aprovechar la amplitud que para los productos. Según los responsables de mercadeo éste
de su cadena de distribución –fortalecida con el Programa de es un elemento difícil de manejar, pues al hacer propaganda a los
Distribución Comunitaria– fue una ventaja significativa. En programas –y no a productos específicos– se le hace promoción
total conformó una cadena de aproximadamente 2.850 clientes, indirecta y gratuita a la competencia. A mediados de 2003, por
entre los cuales están mayoristas, minoristas y entidades de salud. ejemplo, se dio inicio a una campaña denominada “¡El condón
Tras la llegada de la Ley 100 –y con la reducción de ingresos por lo cargo yo!” que buscaba fortalecer el uso del preservativo en la
donaciones– empezó a fortalecer la prestación de servicios como población femenina adolescente. Para la campaña se recurrió a la
parte esencial de su operación. Sobre la evolución del modelo de imagen de las actrices de uno de los programas de televisión juvenil
mercadeo social, comenta la gerente de esta área: de mayor audiencia en el país, gracias a lo cual se generó mucha
El Programa de Distribución Comunitaria consistía en que recordación entre las usuarias. Según la gerente de Mercadeo,
los representantes o los asesores de servicios iban de casa “como los presupuestos han sido tan ajustados, tú piensas más
en casa –casi que literalmente– y hablaban de los diferentes en el propósito y la responsabilidad social que tenemos. Si ves
métodos anticonceptivos. Con eso se hizo una labor quijo- la campaña ¡El condón lo cargo yo!, lo que se ha trabajado en
tesca. En su momento Profamilia contó con alrededor de medios es más el concepto del condón como método más que
4.000 puestos de distribución comunitaria. A mediados de nuestra marca en sí”.
los ochenta se hizo un desmonte del programa y se canalizó Como pilar de su acción social, Profamilia ha mantenido
a través de una estructura de ventas y de comercialización siempre una orientación clara hacia el servicio, específicamente
como se entiende hoy. Todavía hay señoras que atendieron –como declara su misión– a las clases menos favorecidas. No
los puestos de atención comunitaria que llaman y pregun- obstante, esta orientación adquirió un carácter distinto a partir de

219 220
E
los cambios ocurridos con la llegada de la Ley 100. En particular, tener, de todo. Profamilia es una entidad que tiene mucho
la organización debió fortalecer sus capacidades de servicio respaldo. No sé si es del Estado o es privada, no sé. El hecho
como un valor central dentro de su cultura, como mecanismo de es que le da a uno seguridad.
diferenciación dentro de un entorno más competido. En palabras
de la directora ejecutiva, En este último testimonio surge un elemento interesante
En el nivel de servicios sucedió que la gente nuestra, acos- sobre la percepción, que suele ser generalizada, del carácter de
tumbrada en sus treinta años de historia a que los clientes propiedad de la organización. Es común encontrar la idea de que
le dieran las gracias por atenderlos –”Gracias Profamilia Profamilia es una entidad gubernamental. En palabras de una de
por traerme estos servicios, gracias por ser tan queridos”–, las usuarias,
tuvo que dejar esa actitud paternalista, típica del sistema Muchas veces uno encontraba papeles y volantes promo-
de salud antes de la Ley 100, de omnipresencia, de ser el cionales de Profamilia en las clínicas del Estado; entonces
benefactor que nunca se equivocaba. Profamilia además te- por eso creía uno que Profamilia era una entidad del Estado.
nía un monopolio, con lo cual yo creo que podíamos ser También tiene bastante publicidad dentro de hospitales del
doblemente arrogantes. Aprendimos con la Ley 100 que el Seguro Social. Además se piensa que es del gobierno porque
que tiene que dar las gracias es el proveedor: “Gracias se- tiene mucho cubrimiento. Ver uno que el servicio de Profa-
ñora por venir aquí, porque usted puede ir allá al frente a milia está en los barrios y llega hasta allá lo hace pensar que
que la atiendan”. Antes no se pensaba en la calidad como es el gobierno el que está haciendo esos programas”.
eje fundamental del servicio al cliente; ésta variaba mucho
entre las diferentes instituciones de salud. Con la reforma a Podría pensarse que esta percepción puede en algún
la ley la calidad del servicio se vuelve clave. momento ser contraproducente para Profamilia, por las
connotaciones peyorativas que con frecuencia se atribuyen a
En quienes más claramente se manifiesta la orientación al servicio muchas entidades gubernamentales en Colombia. Pesa más, no
de Profamilia es en las usuarias de sus servicios. Al respecto ellas obstante, la percepción de calidad en el servicio. Las ideas que las
comentan: usuarias tienen del servicio social que desarrolla la organización,
• Cuando uno llega a esta institución la atención es más que independientemente de sus inferencias sobre la propiedad, son en
todo personalizada. Lo atienden y le dan una orientación su mayoría positivas. Al respecto una de ellas comenta:
acerca de lo que uno requiere, y eso es primordial, porque Claro que la acción social de Profamilia es importante por-
yo he tenido la experiencia de ir a otras partes y en ninguna que está aportando la orientación, sobre todo para los jóve-
le dan a uno esa atención sino que le dicen: “Yo creo que nes, que hoy en día son como alborotados; entonces como
lo que usted necesita es esto”, y lo mandan a un consultorio que la gracia está en orientarlos bien, en no prohibirles na-
y ya. En cambio el servicio aquí es diferente, uno llega y le da pero que no hagan todo lo que quieran. Hoy tenemos
dan orientación dependiendo de lo que necesite. una población como grande y creo que eso es bueno para
• La primera vez que utilicé el servicio de Profamilia tam- todos.
bién lo hice por nombre. El nombre de Profamilia da segu-
ridad: seguridad en la calidad del procedimiento que uno En términos culturales, vender un “producto” y una
vaya a realizar, seguridad de los resultados que se van a ob- causa atada a la intimidad del individuo, y fuertemente marcada

221 222
E
por el tabú social, tiene una complejidad grande. Exige tener adquisitivo. En palabras del gerente financiero, “la razón por la
presentes valores como el respeto, la tolerancia y la discreción. cual con precios bajos generamos superávit está en que si uno se
Tener esa claridad ha sido clave en la manera como Profamilia especializa en hacer un procedimiento y logra hacer cien al día, y
vende sus servicios. Por ejemplo, el ambiente de la sala de espera otro hace dos al mes… ¡La respuesta está dada! Hemos llegado a
en el centro de atención donde funciona la sede administrativa, hacer hasta 80.000 ligaduras al año”.
está marcado por la mesura. En la sala se hace una proyección Los ejemplos que se han mencionado –el espíritu de
televisiva permanente de videos educativos relacionados con servicio de quienes hacen las brigadas móviles y el ambiente de
el tema de la salud sexual y reproductiva y de propagandas de las salas de espera– son manifestaciones visibles de los valores que
los programas y servicios que presta Profamilia. Hay afiches le dan piso a la cultura organizacional de Profamilia. La cohesión
con información sobre métodos temporales y permanentes de del equipo directivo ha mantenido vigentes esos valores y, en una
anticoncepción, sobre enfermedades de transmisión sexual, relación circular, ha sido alimentada por ellos.
campañas de programas y, en general, información relacionada
con la misión de la organización. Hay dispuestos unos estantes en Estilo gerencial
donde las personas pueden acceder a volantes con información En sus prácticas gerenciales Profamilia equilibra con acierto
sobre los servicios de Profamilia y sobre temas como los métodos el rigor y la informalidad. Con ello ha desarrollado un estilo
de planificación, instrucciones de uso de preservativos, embarazo, gerencial particular –heredado del fundador– que se caracteriza
etc. Nadie distribuye esa información. Los clientes tienen la por elementos muy puntuales, como la orientación hacia los
libertad de acceder a ella directamente, sin tener que interactuar resultados, la transparencia, la creencia en la estabilidad y la
con nadie ni hacer preguntas. Al respecto comenta una usuaria: confianza en el equipo, entre otros. De estas características
Lo que me gusta de las instalaciones del centro de atención sobresale la creencia en la estabilidad. Históricamente Profamilia
es que tienen sus ventanillas de información, a diferencia ha mantenido unos niveles muy bajos de rotación del personal
de otras instituciones en donde toca preguntarle a todo el directivo. El empeño por mantenerse fiel a este principio ha
mundo dónde queda esto, dónde queda aquello. Eso me hecho que la organización vaya en contra de lo que la teoría
gusta aquí en Profamilia. Una de las cosas positivas es que considera medianamente “saludable” para una organización de
cuando llegas a la entrada tu encuentras información en vo- sus características. Profamilia ha mantenido el convencimiento
lantes, entonces llegas y cualquier cosa que necesites ahí la de que la rotación puede llegar a ser nociva: la cercanía, el trato
encuentras. No hay necesidad de preguntar ninguna cosa. informal y la cohesión del equipo –elementos altamente valorados
Además aquí vienen muchos jóvenes, y como jóvenes les en la cultura de la organización–, son más fácilmente asimilables
da pena preguntar; entonces eso es una cosa muy positiva cuando las personas aprenden a conocerse profundamente.
para ellos, que puedan entrar y de una vez encuentren in- Tamayo y los demás directivos de la organización no perciben
formación ahí en los volantes. como un riesgo el “estancamiento”. Por el contrario, ven más
perjudicial para la organización la alta rotación en los cargos
La alta especialización le ha permitido a Profamilia directivos. En palabras de Fernando Tamayo, no tiene sentido
generar grandes volúmenes de atención en la prestación de cambiar a alguien “cuando se está desempeñando a satisfacción y
servicios. Gracias a ello los precios se mantienen en un nivel cuando uno como directivo está contento con su trabajo”.
asequible para el público objetivo, en su mayoría con bajo poder Explícitamente la organización se ha empeñado en

223 224
E
reclutar personas con la visión de mantenerlas vinculadas por Las prácticas de buen gobierno corporativo son otro
un número significativo de años. En consecuencia, la historia elemento distintivo del estilo gerencial en Profamilia. Además del
de sucesión en Profamilia ha sido muy poco variada. Fernando grupo de gerentes, responsable directo de las operaciones de la
Tamayo fue presidente de la organización desde su fundación, en organización, Profamilia cuenta con una Asamblea General y una
1965, hasta 1999. Ángela Gómez, la presidenta que lo sucedió Junta Directiva. En su conformación, como ilustra el siguiente
en la Junta Directiva, permanece todavía en el cargo. En la Junta testimonio de Ángela Gómez, presidenta de la Junta Directiva,
también hay una gran estabilidad. De igual manera, los gerentes sobresale la búsqueda de pluralidad:
y directores han permanecido vinculados a Profamilia por varios La estabilidad de la Junta Directiva ha incidido positiva-
años. Donde sí hay algunos cambios es en los miembros de la mente en la continuidad y el crecimiento de la institución.
Asamblea General. Allí se incorporan nuevos miembros, amigos Afortunadamente la Asamblea General ha elegido una Junta
de la causa, por invitación. Directiva de la más alta calidad, que cambia poco y cuyos
En apoyo a la intención de mantener la estabilidad, ha miembros se caracterizan por su compromiso con las acti-
sido clave la capacidad de la organización para armar su equipo vidades de Profamilia.
de trabajo. Desde muy temprano, Fernando Tamayo se empeñó En la Junta tratamos de tener diversidad profesional de los
en reclutar personal con dos características clave para lo que él miembros. Los perfiles de médico, financista, académico,
quería de la organización: un alto perfil en términos de calificación personas vinculadas con el sector privado o con contactos
profesional, y una alta afinidad con la causa social en general y internacionales, son muy importantes. Además, tenemos en
con la misión de Profamilia en particular. Para Tamayo siempre cuenta la representación de otras regiones del país, el equi-
fue importante que las personas que entraran a formar parte del librio de género y la edad. Desde hace unos años tenemos
equipo directivo de Profamilia demostraran ser competentes en su en la Junta a una joven menor de 25 años, que viene de la
área de trabajo, y tuvieran una orientación de valores y principios Red de Jóvenes Multiplicadores. La Junta elige un Comité
acorde con los que Profamilia promulga. de Nominaciones que se reúne antes de la Asamblea para
Se puede inferir un beneficio adicional del hecho de hacer la plancha para las elecciones. Funciona de manera
que no haya una alta rotación directiva: la estabilidad parece parecida al Comité de Nominaciones de la IPPF/Hemisferio
jugar en favor del aprendizaje organizacional, entendido como la Occidental, y permite presentar una plancha equilibrada a
incorporación que hace la organización de las prácticas que más consideración de la Asamblea.
facilitan el desarrollo de su misión. Cuando Fernando Tamayo
afirma que “es mejor malo conocido que bueno por conocer” está Probablemente una de las mayores ventajas del
apelando justamente a la manera como Profamilia se ha adaptado estilo gerencial de la organización es lo cercano que está a las
a una forma de hacer las cosas que ha sido probada como exitosa expectativas de los miembros del equipo directivo. En todos ellos
y que, justamente por ello, no es susceptible de ser cambiada. Si existe una alta motivación. Otro factor es la congruencia entre los
bien la estabilidad de las personas en los cargos tiene aspectos valores misionales de la organización y las creencias del personal directivo.
positivos, esta característica crea una inercia organizacional No es, por supuesto, una congruencia fortuita; no en vano la
que dificulta la adaptación de la organización a los cambios en organización es rigurosa en seleccionar a las personas que están
el entorno. La dirección de Profamilia ha sido consciente de la más alineadas con su causa. Esta claridad parece suficiente para
necesidad de cambio y ha logrado hacer los ajustes requeridos. el buen desempeño del equipo directivo, pues está acompañada

225 226
E
de un alto grado de autonomía. Los gerentes tienen la potestad de nica tiene que mandarnos los formatos diligenciados, y a
determinar autónomamente la manera de llevar a cabo las tareas partir de ellos, nosotros elaboramos los informes y hacemos
necesarias para cumplir la misión de la organización. En esa la retroalimentación.
determinación están acompañados por todos los demás miembros
de la dirección. La planeación financiera surge del trabajo colegiado del
Varias de las prácticas gerenciales de Profamilia grupo gerencial. En el nivel directivo el plan financiero es una
redundan en altos niveles de satisfacción de los empleados. En herramienta más de trabajo y de toma de decisiones gerenciales. Su
particular, esta satisfacción puede explicarse al menos por uso es cotidiano en las reuniones de gerentes, y su confidencialidad
cuatro elementos: salarios competitivos, rigor en el proceso de es más externa que interna. La Gerencia Financiera tiene un nivel
identificación y reclutamiento, clima organizacional (informalidad de autonomía superior al del promedio de las organizaciones
en algunos procesos, relaciones cercanas) y congruencia de valores del sector. Las prácticas de manejo financiero son rigurosas;
(compromiso con la causa de la organización). en palabras del gerente financiero, hay una “contabilidad al
centavo”. La organización ha mantenido estrictos sistemas de
Eficiencia operacional control presupuestario. Al respecto la directora ejecutiva, María
En cabeza de las ferencias Financiera y de Evaluación e Isabel Plata, comenta:
Investigación, están dos de los pilares operativos de Profamilia. La Gerencia de Evaluación y la Financiera sacan informa-
Las labores de ambas están imbuidas en la operación cotidiana de ción mensual. Hay una reunión formal de balance donde
la organización. En particular, son las unidades más directamente miramos programática y financieramente a la institución;
relacionadas con los procedimientos concretos de reporte, que analizamos cómo van las distintas clínicas, en qué mejoran,
son insumos clave para todos los demás miembros de la gerencia. en qué caen. Entonces estamos midiendo el desempeño en
La retroalimentación de estas dos gerencias a todas las demás es ese sentido cómo vamos. Los resultados nos importan mu-
rápida, ya que se hace a través de informes diarios y mensuales. chísimo para el diario actuar. Frecuentemente nos reunimos
Sobre los detalles de cómo se levanta, procesa y divulga la el grupo de la Dirección Ejecutiva y los gerentes. Si hay un
información que se requiere como apoyo al logro de las metas, el problema, generalmente tomamos decisiones en conjunto.
gerente de Evaluación e Investigación, comenta: Se interactúa muchísimo. Eso me permite a mí como direc-
La recopilación mensual de información, mediante forma- tora ejecutiva saber por dónde va cada gerencia. Obvia-
tos de reporte diarios, ha sido fundamental en la toma de mente cada una tiene sus objetivos anuales y eso lo vamos
decisiones y otras labores gerenciales. Seguimos un pro- mirando a ver cómo llegamos a lograr lo que se planteó.
ceso de cuatro etapas muy sencillas. Primero hacemos la La evaluación no la hacemos con documentos. La hace-
conceptualización de la información; reúno a los usuarios mos constantemente pero con resultados: cómo vamos en
de la información y vemos qué necesitan, para qué, con mercadeo, cómo se comportaron los condones, qué pasó
qué frecuencia, y qué decisiones van a tomar con base en con los servicios, qué pasó con la planificación familiar,
esa información. Después identificamos bien las variables, ¿subió o bajó? Yo creo que eso es como una tradición acá
y luego vemos cómo se pueden recoger los datos relacio- en Profamilia, siempre estar midiendo resultados. Tal vez lo
nados con esas variables. Entonces hacemos los formatos. único que haya cambiado conmigo es que antes Profamilia
Controlamos mucho la calidad de recolección. Cada clí- era más vertical. Yo creo que ahora es más horizontal –o al

227 228
E
menos ésa es la ilusión que me hago, pues una cosa opina acceder a descuentos por pronto pago con sus proveedores, y
el dueño del circo y otra el payaso ¿no?. Creo que hemos cubrir sus requerimientos operativos.
logrado horizontalizar un poco. Pero las prácticas de eva- Los mismos directivos de Profamilia reconocen que
luación permanecen. la supervisión y el control del personal han sido siempre muy
informales. La ausencia de sistemas formales de evaluación se
Dentro del sistema de evaluación de la organización hay suple con un conocimiento muy cercano de lo que las personas
tres actividades definidas: estadísticas de servicio, como número de hacen en la organización. En palabras de Fernando Tamayo, “las
consultas por tipo de servicio, características sociodemográficas, evaluaciones se hacen charlando informalmente con la persona
usuarios, etc.; investigaciones operacionales sobre el tipo de atención sobre su trabajo. Los sistemas formales de evaluación] nunca
prestada, y estudios especiales sobre salud sexual y reproductiva, tienen en cuenta qué está haciendo la persona en la vida y cómo
utilizados por Profamilia y otras organizaciones. El uso combinado afecta eso su rendimiento; un divorcio, una separación, a eso hay
de estas tres actividades le permite a la organización mantener que tenerle paciencia porque eso pasa. En esos momentos de la
una medición de su impacto. La rigurosidad con que Profamilia vida no hay que acosar”. Esa informalidad en la supervisión de
acomete estas tareas refleja la importancia del tema de la medición los miembros del equipo directivo se manifiesta también en la
y la evaluación. No es gratuito que desde la década de los setenta ausencia de evaluaciones de desempeño. Según las palabras de
la dirección se haya preocupado por poner personal con altas María Isabel Plata, “en el tema de evaluaciones Profamilia es
calificaciones académicas al frente de la Gerencia de Evaluación simpática porque no hay un procedimiento de evaluación formal
e Investigación; mantener mediciones claras y regulares es una a final de año, que es lo que uno ve en muchas empresas o en
garantía para atraer donantes extranjeros y para diferenciarse este tipo de organizaciones. Sin embargo tenemos por costumbre
de otras instituciones del sector. En este sentido la organización seguirle mucho la pista tanto al tema de finanzas como de
parece haber sido exitosa, pues ha logrado canalizar recursos desarrollo programático”.
del exterior, aun para sus estudios particulares, provenientes de
organismos multilaterales, donantes particulares, empresas y Relación con grupos de interés
organizaciones del tercer sector. Si bien no es posible afirmar Aunque se pueda considerar parte de la relación de Profamilia con
que las prácticas de medición sean la condición central para su entorno, hay un elemento que vale la pena destacar. Se trata de
la consecución de esos fondos, sí son un factor determinante. la manera como la organización ha interactuado con sus diversos
Aun cuando internamente Profamilia es una organización que grupos de interés (stakeholders). Más específicamente, la forma de
valora la información, es también consciente de que la mayor administrar las relaciones que ha sostenido con estos grupos a lo
complejidad de los servicios y operaciones, así como el aumento largo de su historia. Es posible que en ese manejo resida una parte
de la competencia y la presión sobre los precios, hace que tenga del buen desempeño que hasta hoy ha logrado la organización.
que perfeccionar su información sobre costos. Describiremos a continuación hechos sobresalientes de la relación
Gracias a la responsabilidad con que ha asumido de Profamilia con algunos de los grupos de interés que más
su operación financiera, Profamilia ha mantenido una salud incidencia han tenido en el desarrollo de la organización.
financiera estable. El exceso de liquidez le ha permitido a la Las organizaciones internacionales han jugado un rol
organización tener respaldo para cubrir sus pasivos (de carácter importante. En 1968, sólo dos años después de haber sido
pensional únicamente, que son menos del 10% de su patrimonio), instituida, Profamilia se hizo miembro de la International Planned

229 230
E
Parenthood Federation ippf.16 Esta membresía le dio acceso no sólo lia en este proceso. No sólo en la toma de decisiones sino
a las donaciones que tal institución canalizaba ó sino al respaldo después, para convencer al voluntariado internacional de
de la federación internacional más importante en el tema de la la IPPF de que mantuviéramos separadas y complementarias
planificación familiar. Con el paso de los años, el desempeño de las funciones del voluntariado y de la administración. El ser
Profamilia aumentó cada vez más su reconocimiento internacional. presidenta de Profamilia me dio mucha credibilidad en el
Gracias a ese prestigio los fondos para planificación sobrantes en nivel internacional.
países económicamente desarrollados empezaron a canalizarse
hacia Colombia a través de Profamilia. Por más de dos décadas los Como resultado del reconocimiento internacional,
ingresos de la organización dependieron mayoritariamente de la Profamilia fue convocada para participar en el Programa de
cooperación internacional. Para un proyecto que había nacido en Cooperación Sur–Sur, financiado por el gobierno de los Países
el consultorio de Fernando Tamayo, la exposición internacional Bajos a través del unfpa. El objetivo del programa era promover
resultaba ser un activo importante y así lo entendieron sus el intercambio de experiencias, procesos y conocimiento relevante
directivas. A través de la ippf se gestionaron varias negociaciones entre países en vías de desarrollo, para fortalecer la salud sexual
con las casas matrices de algunos proveedores y se obtuvieron y reproductiva. Profamilia fue tomada como eje del proyecto
contactos clave para la organización. La relación de Profamilia y compartió con colegas de América Latina y el Caribe las
con esta federación no se limitó a un papel receptivo. En 1971 experiencias acumuladas en sus más de treinta años de servicio.
Fernando Tamayo fue nombrado presidente de la ippf, y desde esa En los cuatro años del proyecto Profamilia capacitó en aspectos
posición cambió muchas cosas con las que no estaba de acuerdo. conceptuales, administrativos, técnicos y operativos a un total de
Esta labor luego sería reforzada por la presidenta de la Junta 1.444 profesionales de la región y brindó un total de 37 asistencias
Directiva, Ángela Gómez, quien ocupó también la presidencia técnicas. En palabras de la gerente de Relaciones Públicas, “la
de la ippf. De su experiencia ella cuenta: ippf, las misiones de la usaid y entidades internacionales hicieron
Afortunadamente pude liderar un cambio fundamental en las recomendaciones para que nos visitaran y para poder hacer
todo el manejo de la IPPF porque la Federación Internacio- el intercambio de experiencias. La Asociación de Planificación
nal venía en franco deterioro. Ya no tenía la credibilidad de Familiar en Filipinas diseño su trabajo basada en la experiencia
antes. Mi gestión clave fue la de reclutar un nuevo director de Profamilia Colombia”.
general que pudiera hacerse cargo de esta organización tan La vinculación con la ippf favoreció la relación de
compleja y sacarla adelante. No podíamos equivocarnos en Profamilia con varios de sus proveedores. Con la formalización de
este ejercicio, y por suerte, con el Comité de Búsqueda, la estrategia de mercadeo, Profamilia pasó a ser distribuidora
encontramos el candidato preciso. Los procesos de deterio- exclusiva de productos de planificación familiar de laboratorios
ro se reversaron. Mucho me sirvió el ejemplo de Profami- farmacéuticos como Schering, Grünenthal, Janssen–Cilag y
Wyeth. Acuerdos de la ippf con las casas matrices de los laboratorios
16
La es una entidad sin ánimo de lucro que agrupa a asociaciones de planificación
IPPF
le permitían a Profamilia obtener los productos a un bajo costo y
familiar (APF) autónomas, en 180 países. Es la organización de carácter voluntario más
tener así un margen de intermediación en el precio de venta, que
grande del mundo en el tema de la planificación familiar y la salud sexual y reproductiva.
La Federación se sostiene con fondos de más de veinte estados y donaciones de fundacio-
para mantener la misión social era de todas maneras inferior al
nes privadas e individuos. En la actualidad financia alrededor de noventa de sus afiliadas, precio promedio del mercado.
principalmente en países en vía de desarrollo económico.

231 232
E
4. Desafíos y oportunidades jerarcas han ejercido para influir en la legislación de temas como
la anticoncepción de emergencia.
Un jugador más en un entorno complejo Es interesante anotar aquí que el gobierno siempre
La relación de Profamilia con su entorno revela muchas pistas mantuvo –estratégicamente, por demás– una posición “neutral”
sobre su situación actual y sobre la manera como hacia el futuro frente a la polarización de la Iglesia. Si bien por la misma razón
puede sortear los retos que tiene enfrente. La percepción que de la fuerte influencia de la Iglesia en la sociedad al gobierno le
hay en el país sobre el papel de Profamilia es bastante positiva. es difícil tomar partido en favor de la causa de la organización,
Su labor ha sido tan significativa y visible que el nombre de también le ha convenido no entorpecer el camino recorrido por
la organización se ha convertido en un indicador de calidad Profamilia desde su fundación. Conservar esa posición de defensa
y confianza. Como afirma un directivo de una de las más de la causa de Profamilia, procurando al mismo tiempo mantener
grandes empresas aseguradoras de salud en Colombia, “para mí las buenas relaciones con la Iglesia católica, fue siempre una
Profamilia es un excelente prestador de servicios; es un excelente apuesta acertadamente calculada por el gobierno. Profamilia es
proveedor, pues es una institución de reconocida trayectoria y de una entidad privada que ha liderado una tarea en otros países
incuestionable calidad, con posicionamiento y un reconocimiento responsabilidad del Estado. Lo ha hecho, además, con una
en el mercado que genera confianza en el usuario. Es decir, la eficiencia mayor a la que tradicionalmente caracteriza el sector
calificación que nosotros podríamos dar de ellos, desde afuera, es público colombiano. ¿Para qué entonces entorpecer el camino
bastante favorable”. Pero el elemento más importante con relación de alguien que además de “hacer la tarea” la está haciendo bien?
al entrono no es solamente la percepción que los agentes externos Además del sutil juego político desempeñado por el gobierno,
tienen de la organización. Lo interesante es ahondar en la forma hay otras razones por las que no se ha vinculado directamente
como el entorno ha influido en el desarrollo de Profamilia, en su con la labor de la organización. Según Fernando Tamayo,
desempeño y en momentos de desafío como el actual. “cuando me preguntan por qué ha sido tan difícil que el gobierno
Para comenzar, hay que enfatizar en el hecho de que las participe en la planificación, yo lo que diría es que el exceso de
condiciones del entorno en las que Profamilia surgió no fueron burocracia impide que los servicios se presten eficientemente
fáciles. En sus primeros años, tuvo que enfrentarse a sectores de o que el gobierno colabore con los programas que hacemos.
la sociedad tan poderosos como reticentes a aceptar la causa por Los centros de salud del gobierno viven recargados de trabajo;
la cual fue creada. De estos sectores la más fuerte opositora fue tienen por ejemplo muchos niños con muchos problemas y ésas
la Iglesia católica, que aún hoy juega un papel político y social son cosas que hay que atender con urgencia. La planificación no
preponderante. Por ello, entrar en conflicto con sus lineamientos es una prioridad del gobierno, porque para éste hay cosas más
implica ir en contra de corrientes de opinión (y comportamiento) importantes”. En resumen, si bien el gobierno no ha apoyado
considerablemente fuertes. A pesar de las evidencias científicas la directamente a Profamilia, tampoco se ha constituido en una
Iglesia suele rechazar de plano cualquier forma de planificación traba para su desempeño.
“no natural”.17 De acuerdo con la opinión de algunos de los Otro actor relevante en la relación de Profamilia con su
directivos de Profamilia, la oposición más fuerte es la que los altos entorno fue, en su momento, la izquierda colombiana. Para las más
radicales corrientes políticas de izquierda la planificación atentaba
17
El método del “ritmo” es el único que la Iglesia católica acepta como medio natural de contra el deseo de aumentar la población y garantizar con ello un
control de la natalidad. eventual “triunfo revolucionario”. En más de una ocasión, como

233 234
E
cuentan los directivos, las instalaciones de Profamilia se vieron en su campo. Es la manifestación de esa necesidad lo que
incluso físicamente atacadas por manifestantes que acusaban a la lleva al fundador a desarrollar su proyecto.
organización de ser un patrocinador de las políticas capitalistas. a Con el paso del tiempo, en la medida en que la “idea”
Esta acusación se alimentaba no sólo del enfrentamiento ideológico de Fernando Tamayo se consolidó como una empresa y
que en la década de los sesenta y setenta se vivió con más intensidad se fueron ajustando las características del servicio que
como consecuencia de la guerra fría, sino del hecho de que prestaba, Profamilia consolida ese entorno de mercado
Profamilia recibía donaciones internacionales y estaba afiliada a la aprovechando las ventajas derivadas de haber sido la
ippf, ambos hechos fácilmente interpretables como una “prueba” primera y la fuerza (organizacional, administrativa,
de la relación entre Profamilia y el “capitalismo yanqui”. Persiste financiera) que por ello logró acopiar durante sus primeras
aún hoy, de hecho, la leyenda urbana de que Profamilia fue un décadas de funcionamiento.
invento del gobierno estadounidense, que articuló un “complot a En la última década el sector de la salud en Colombia
secreto” para frenar un crecimiento poblacional de América vivió cambios fundamentales. Con éstos cambios se dio
Latina que en el largo plazo pudiera atentar contra la influencia una transformación en las reglas de juego (aumento de la
norteamericana en la región. competencia, nuevos roles para las entidades de regulación
A pesar de la dificultad que representaron esos grupos de y control, etc.) que demandaba ajustes profundos en la
presión, la forma legal que adoptó Profamilia –como asociación organización. Esto la obligó a reaccionar ante un entorno
privada sin ánimo de lucro– la “blindó” contra injerencias directas que se le volvió adverso.
en sus actividades. Con ello pudo mantenerse relativamente al
margen de los enfrentamientos más fuertes entre la Iglesia, el De la observación de estas tres etapas, y en particular de
gobierno, los medios y algunas asociaciones médicas. Mientras la última, surgen evidencias interesantes. Profamilia contó durante
éstos trataban de llegar a acuerdos en el tratamiento del tema de años con la ventaja de haber sido la primera en moverse hacia
la planificación familiar, Profamilia continuaba con su labor. En una necesidad hasta entonces insatisfecha (first mover advantage)18.
parte gracias a ello, durante sus primeros años experimentó un Esta ventaja se tradujo en el mantenimiento de un monopolio
nivel de crecimiento que la fortaleció todavía más. relativo que la posicionó como la asociación de planificación
Además de las complejas relaciones con algunos actores familiar más grande y efectiva no sólo en Colombia sino de
del entorno inmediato de Profamilia –Iglesia, gobierno y grupos América, exceptuando a Estados Unidos. La posición de ventaja
políticos de izquierda los más representativos–, el entorno de mercado no fue ganada gratuitamente, pues la organización tuvo aciertos
ha jugado un papel definitivo en el desarrollo de la organización y en términos del manejo empresarial desde sus inicios. Al haber
en su situación actual. Es posible distinguir tres etapas que marcan incursionado en un campo nuevo, tratando de llenar una falla
una característica especial de esa relación Profamilia–entorno: del mercado que ninguna otra organización –privada, pública
a Durante los primeros años, Profamilia crea su entorno de o social– había atendido hasta entonces, era el único jugador.
mercado. Antes de ella no había ninguna otra organización Hoy en día es uno más, dentro de un entorno que se tornó más
que trabajara en el tema de planificación familiar. La complejo. De ahí que Profamilia se haya visto abocada a adoptar
atención de una necesidad insatisfecha, que ya empezaba a
ser considerada por varios sectores de la sociedad (incluido 18
El término denota la ventaja que tiene una empresa –a veces muy difícil de superar por
el gobierno), le dio a Profamilia la ventaja de ser la primera otras– al ser la primera en incursionar en un nicho de mercado.

235 236
E
una posición reactiva ante el entorno donde antes era ella la que para procurarse condiciones favorables). En la medida en que la
proactivamente abría los caminos. adaptación al entorno suponga una violación de esa legitimidad
En este punto hay una consideración pertinente. Cuando (sacrificar, vía adaptación, elementos que le han granjeado la
se es el único jugador es fácil ser exitoso. Sin desconocer el trabajo legitimidad) la organización incurre en costos considerables.
que ha desarrollado Profamilia a lo largo de su existencia, y sin dejar Profamilia parece haber sufrido ambos tipos de
de reconocer que muchos de sus logros han llagado como resultado limitación. Por una parte, ha imbuido en sus miembros unas
de su propio esfuerzo, no es difícil inferir que hasta antes de los reglas propias respecto a la manera de funcionar, incluso por fuera
cambios legislativos que propiciaron la situación de crisis actual de lo que se considera “saludable” para una organización de sus
había mejores condiciones para erigirse como la organización más características (por ejemplo, propender por la baja rotación del
destacada. Sin duda el cambio en las reglas de juego es responsable personal directivo). Los miembros de la organización reconocen
del hecho de que la participación en el mercado de Profamilia que esa manera de funcionar ha tenido mucho que ver en el buen
haya disminuido notablemente en los últimos años. Pero conviene desempeño de Profamiliaa, pero también se están preguntando
preguntarse qué otros elementos –más atados quizá a la eficiencia si ha tenido que ver en las dificultades actuales. El alto costo, los
organizacional– han influido en esa disminución. desafíos y las dificultades que implica replantear la validez de esos
Para construir hipótesis al respecto pueden ser útiles procesos no son desconocidos por las directivas de la organización.
algunas ideas pertenecientes a la teoría de la ecología de las Al respecto afirma María Isabel Plata:
organizaciones. Hannan y Freeman enuncian las que para ellos Toda la vida hemos sido un grupo muy unido. Todo el mun-
son limitaciones obvias a la capacidad de las organizaciones para do jala para el mismo lado. Yo creo que eso es importante.
adaptarse a sus entornos.19 Entre ellas mencionan dos que, para [El proceso de planeación actual] va a salir obviamente con
efectos de este análisis, resultan pertinentes. La primera es la tiempos, metas inmediatas y metas intermedias bien defini-
limitación que llega como resultado de la propia historia de la das. Queremos que ojalá nos suene la flauta; que esto nos
organización. Según los autores, una vez que la organización ha sirva para cinco años. Es que el sector salud está cambiando
establecido estándares de procedimiento y asignación de tareas muy rápido, entonces de golpe en tres años estamos otra
y autoridad, y los ha hecho parte de los acuerdos normativos vez en las mismas. Una de las preocupaciones que tiene
que la cohesionan, los costos del cambio se incrementan. En Profamilia, asociada tal vez también como una razón de la
otras palabras, cuando la organización ha incorporado una planeación estratégica, es que va a haber cambio genera-
manera de hacer las cosas y es probada a través de la historia cional; ya lo hubo en el nivel de clínicas, pero ahora viene
como algo efectivo, es difícil siquiera poner en duda la validez de en el nivel de gerentes, porque se nos van a jubilar varios.
esos procedimientos; el cambio, en este escenario, no se percibe Eso también inquieta y angustia.
como necesario. La segunda limitación se refiere a la legitimidad Por otra parte, Profamilia también se ha visto limitada por
externa de la organización. Toda legitimidad ganada por una su propia legitimidad externa. No en vano, por ejemplo, el
organización, afirman los autores, constituye un activo para tema de la imagen de marca es tan sensible al interior de la
manipular el entorno (vía el manejo que haga de esa legitimidad organización.

19
Michael T. Hannan, John Freeman, “The Population Ecology of Organizations” The Como se observa, el tema de las marcas propias –como
American Journal of Sociology, vol. 82, nº. 5, marzo de 1977, pp. 931–932. Piel, Confiamor, Profamilia y otras que la organización piensa

237 238
E
vender en el futuro– será un elemento importante en sus estrategias anterior no desconoce la influencia negativa –e inevitable– que
de mercadeo. En ello hay una manifestación de la seriedad con que sobre Profamilia han tenido los cambios del entorno; simplemente
Profamilia concibe la imagen que tiene frente a sus consumidores soporta el argumento de que esa influencia no ha sido la única
y otros grupos de interés. La buena imagen que ha ganado a lo causante del momento de crisis de la actualidad.
largo de los años es un activo valioso por la legitimidad que con
ella obtiene. Esa buena imagen, o good will, es incluso reconocida ¿Cambio de rumbo?
por sus directivos como parte del valor agregado del mercadeo La evolución de la misión social de Profamilia es una buena manera
de la organización. Como menciona la gerente de Mercadeo de observar la relación entre su razón de ser, los requerimientos
Social, “esta gerencia es, como llamo yo, una muy buena novia del entorno y la estrategia que se ha planteado para cumplir sus
para otros laboratorios por varias razones; entre otras por el good objetivos.
will que tenemos y la referencia que somos”. Otro ejemplo de la Con el paso de los años la misión de Profamilia ha pasado
reticencia de Profamilia a arriesgar su imagen es el hecho de que por una transformación significativa. El objetivo inicial de difundir
la organización no ha sido nunca propensa a establecer alianzas la planificación familiar fue ampliado al de contribuir con la salud
más allá del estado transaccional20. No es un asunto meramente sexual y reproductiva en Colombia, objetivo del cual el primero
coyuntural, pues con algunos proveedores ha establecido relaciones es un subconjunto. Lo que la organización ha experimentado,
largas y estrechas que bien podrían dar pie a colaboraciones más entonces, es una ampliación de su foco misional. Esta ampliación
profundas; es más una intención de preferir hacer las cosas por sí responde principalmente a la manera como se ha transformado el
misma –lejos del riesgo de que agentes externos dañen la imagen entorno de la organización en los últimos diez años. En particular,
de la organización–, aun a pesar del costo de oportunidad que los cambios legislativos en el sector de la salud trajeron como
ello implique. Debido justamente a lo importante que es para consecuencia nuevas reglas para las instituciones del sector y las
Profamilia conservar la legitimidad que tiene frente al país en obligaron a replantear el rumbo. En el caso de Profamilia, estos
general, se incrementan los costos asociados a asimilar cambios cambios trajeron una consecuencia clara: la disminución de la
que impliquen poner en riesgo esa legitimidad. participación en el mercado de la prestación de servicios de salud,
En las dos limitaciones que acaban de explicarse (la que como consecuencia del incremento en el número de competidores.
viene de la historia y de la legitimidad ganada por la organización) Profamilia perdió una posición de ventaja que pudo mantener por
hay evidencia de cómo Profamilia puede llegar a ser más proactiva casi tres décadas gracias a que el contexto del sector de la salud así lo
en la recuperación de la eficiencia que mantuvo en sus inicios. Lo permitió, y a que fue la primera organización en ocuparse del tema
de la planificación familiar. Es difícil determinar si la organización
20
Es posible pensar en una tipología de tres alianzas: filantrópicas en las cuales la re- tuvo conciencia previa de las implicaciones que tendrían esos
lación se limita a la transferencia de recursos genéricos de un socio a otro; transaccio- cambios del entorno y si esa conciencia la llevó a replantear su
nales cuando los socios comparten recursos mutuamente valorados de manera similar misión. La evidencia apunta más a que los cambios en la misión
a una relación de compra–venta, con un nivel de compromiso mayor en el desarrollo
fueron resultados reactivos ante cambios en su entorno de mercado,
de la alianza; e integrativas cuando la relación crece hasta involucrar competencias y
propiciados por otros de carácter normativo–legal, que escapaban al
recursos clave para cada uno de los socios, que generan nuevo valor. James E. Austin, The
Collaboration Challenge: How Nonprofits and Businesses Succeed through Strategic
control de la organización y a los que obviamente debía adaptarse.
Alliances. The Drucker Foundation Future Series, Jossey–Bass Publishers, 1a ed. San Fran- Lo interesante de observar en detalle esa adaptación
cisco, California, 2000. misional está en preguntarse tanto por las causas como por las

239 240
E
implicaciones que ha tenido para la organización. La misión se a continuación, el desplazamiento de Profamilia hacia la derecha
ha abierto a un espectro de servicio mayor al que la organización es una manifestación del interés por balancear sus objetivos de
tenía en sus inicios. La causa que se manifiesta más evidente es la negocio con sus objetivos sociales. El punto medio puede ser la
de las exigencias de mercado; ante el aumento en la competencia, opción más deseable (con un balance totalmente equilibrado
Profamilia debe moverse a una gama de servicios más amplia entre el objetivo de negocio y el objetivo social), pero la realidad
que le permita diversificar su portafolio de servicios, buscando es que las condiciones internas y externas de la organización la
disminuir el riesgo obvio de pasar de ser el actor aventajado a alejan de ese punto hacia alguno de los dos extremos.
ser uno más dentro de una gama amplia de competidores. La
diferenciación podría ser una alternativa plausible para una
organización interesada en recuperar la fortaleza que tuvo antes. Balance entre objetivo de negocio y objetivo social
¿Cómo diferenciarse en un entorno más competido cuando la
organización nunca tuvo que enfrentarse a una necesidad así?
El desafío que representa recuperar el liderazgo es un motivador OBJETIVO DE NEGOCIO
Máximo énfasis Máximo énfasis en
para adoptar prácticas innovadoras. ¿Es el cambio en el foco en el objetivo social el objetivo de negocio
misional de Profamilia una manifestación de esa innovación? (nulo en el objetivo (nulo en el
de negocio) objetivo social)
Una de las implicaciones más claras del cambio en la
OBJETIVO SOCIAL
misión de Profamilia es la migración, cada vez más evidente,
del foco social al foco de negocio. Lo anterior no significa que
Profamilia haya dejado de ser una empresa social. Lo que
significa es que ante las nuevas exigencias del mercado se ha visto
abocada a fortalecer sus características de negocio para asegurar El cambio de foco en la misión es una manifestación de
su sostenibilidad y la de los objetivos sociales que persigue. En este esa migración. Pero ésta no es la única causa ni será la última vez
sentido hay varios elementos interesantes. Es natural preguntarse que Profamilia deba moverse hacia alguno de los dos extremos
si el cambio de rumbo –en términos de la ampliación de la que representa el gráfico. De hecho, puede verse que al interior
misión– ha llevado a la organización a atender focos que no son de la organización hay programas y servicios que están más
un problema social apremiante. La incursión en la prestación de hacia alguno de los extremos que otros. Por ejemplo, algunos
servicios para tratar la infertilidad es un ejemplo revelador; si bien servicios se prestan con el ánimo de que subsidien aquéllos que,
obedece a la ampliación de la misión, es un objetivo que dista por su carácter eminentemente social, no generan los recursos
–e incluso puede parecer contradictorio– de los objetivos que necesarios para su sostenimiento. El programa de fertilidad es
motivaron la creación de Profamilia. Si la planificación familiar uno de ellos; las poblaciones menos favorecidas económicamente
dejó de sentirse como un problema social crítico para el país –que no pueden todavía acceder al elevado costo de este tipo de
en la actualidad tiene la tasa de natalidad en niveles equiparables servicios. Aunque Profamilia quiere hacerlos asequibles, todavía
con los de muchos países económicamente desarrollados–, ¿qué el costo está un nivel alto. Si el programa se consolida, es factible
consecuencias tiene el cambio en la problemática que atiende la que se convierta en una fuente de ingresos que le permitan a
organización? Esa migración hacia el componente de negocio pone la organización continuar atendiendo a las personas de menos
de manifiesto una dinámica interesante. Como ilustra el gráfico recursos. Otro ejemplo es el hecho de que Profamilia alquila parte

241 242
E
de la infraestructura de la organización –equipos quirúrgicos y la organización que la ha promovido con más ahínco dejara de
de diagnóstico, laboratorios, etc.– para la prestación de otro tipo existir. El factor que hizo más crítico este hecho fue el cambio en
de servicios médicos, intentando generar ingresos adicionales las condiciones del sector de la salud; éste propició que Profamilia
para apoyar sus servicios regulares, a partir del usufructo de la se convirtiera en un actor más y puso en evidencia el hecho de
capacidad instalada. que si la organización desaparecía, su mercado sería rápidamente
En esa dinámica permanente de énfasis en el tipo absorbido por los competidores. Es entonces factible que la
de objetivos –de Profamilia como institución y también de los ampliación de la misión de Profamilia sea la manera en que ésta
programas y servicios que presta– se manifiesta una tensión quiere mantener su sostenibilidad como empresa, ante la evidencia
interesante; detrás de ella subyace el supuesto de que ambos de que su causa ya tiene raíces propias. En este testimonio de
tipos de objetivos tienen carácter de suma cero: lo que Profamilia María Isabel Plata se advierten pistas al respecto:
haga por el negocio deja de hacerlo en pro del objetivo social y Durante muchos años se dijo que el éxito total de Profamilia
viceversa. Esta visión parece congruente con la de las directivas se alcanzaría cuando desapareciera, porque el país ya no la
de la organización; éstas reconocen que siempre ha existido una necesitaba. En teoría eso pasó con la Ley 100, porque tanto
“lucha” interna –en un sentido no peyorativo– entre quienes el sector público como el privado, todos los hospitales y
consideran que Profamilia debe centrarse más en ser un negocio todo el mundo, tenían que hacer por ley lo que hacíamos
eficiente y sostenible, y los que intentan mantener el objetivo de nosotros. Sin embrago, cuando se promulga la Ley 100 se
servicio social por encima de cualquier otra consideración. Las hace un análisis interno y se decide que no, que vale la
mismas directivas ven en esa tensión una fuente de dinamismo pena seguir, porque los temas y los programas deben seguir;
saludable para la organización. La situación actual por la que la institución se transformó para poder competir dentro del
atraviesa Profamilia ha exacerbado esta tensión, pues el entorno esquema de ley, y ahí vamos. Se cambió el paradigma de
del negocio (el mercado de la salud) se ha vuelto mucho más “desaparecemos porque ya cumplimos”. Estos programas
exigente de lo que era en el pasado. Eso ha hecho que desde el hay que seguir desarrollándolos, hay que fortalecer la insti-
ápice directivo se orienten los esfuerzos de la organización hacia tución porque todavía hay mucho por hacer, y temas como
el fortalecimiento de las ventajas competitivas de Profamilia como la sexualidad, los derechos sexuales y reproductivos de la
negocio. población colombiana, necesitan entidades como Profami-
Esa tensión puede estar relacionada con la diferencia lia que los defiendan.
entre la sostenibilidad de una empresa social como organización
y la sostenibilidad de la solución que promueve. Al respecto En este punto resultaría interesante abordar el análisis
puede explorarse una hipótesis sobre las condiciones sociales de la tensión desde la definición misma de empresa social. Lo
alcanzadas: si la solución a una problemática social es sostenible, que todo esto podría estar revelando es cómo en determinadas
la organización dedicada a promover esa solución busca ampliar circunstancias las características distintivas de la empresa social
su misión; es natural que la organización se pregunte en qué pueden entrar en conflicto entre ellas: hacer sostenible un objetivo
utilizar su capacidad cuando su labor en una tarea específica se social y ser sostenible como empresa dentro de los mecanismos de
hace menos relevante. mercado. Al respecto podría argumentarse que en una empresa
Con el paso de los años, Colombia llegó a un nivel en de negocio este elemento no tiene el carácter crítico que tiene
el que la planificación familiar aseguró su permanencia aun si para una empresa social, pues en ese caso la orientación está

243 244
E
claramente dirigida hacia el mantenimiento del negocio. Sin y los “científicos” sociales.22 Para los misioneros, “aquéllos para
embargo, no hay razón para pensar que haya una disyuntiva real quienes cada problema tiene una solución que depende sólo de
entre la sostenibilidad de la respuesta social y la sostenibilidad de su voluntad y denuedo”, la fe y la convicción en el alivio de los
la organización promotora. De hecho, hay evidencias de que es problemas sociales es una condición suficiente para que éste en
legítimo que una empresa social busque su sostenibilidad como efecto se dé. Para los científicos, el escepticismo y la orientación
negocio sin que ello deba ir en detrimento de la causa social que hacia el método, el pragmatismo y la medición sistemática, son
promueve, y de que el objetivo de negocio y el objetivo social, garantía de una aproximación más realista que desiderativa. En
más que excluirse, se complementan21. En el caso de Profamilia ambos, por supuesto, hay virtudes y limitaciones. En varias de las
la organización se está orientando a alcanzar armónicamente prácticas de Profamilia se manifiesta esa tensión. Por ejemplo,
ambos tipos de objetivos de manera que no haya una suma cero comenta María Isabel Plata, en la disyuntiva entre la promoción
sino una generación de valor entre uno y otro. de los programas y los productos:
¿Qué requiere Profamilia para sortear con éxito esta Lo que con frecuencia discutimos es si Profamilia debe in-
encrucijada? Como ya se mencionó, esta tensión no es nueva vertir en propaganda para salir en televisión y decirle a los
para la organización. Convivir con ella ha sido un factor presente jóvenes “Protéjanse contra el sida”, o si debe invertir en
a lo largo de su historia. Pero las condiciones en las que ahora vender condones Piel. Ahí es donde se arman discusiones,
se manifiesta esa dinámica sí son excepcionales y demandan porque cada uno tira para su lado: los de mayor orientación
un esfuerzo más integrado de toda la organización. Requieren, social dicen que tenemos que hacer campañas de preven-
además, cambios en su estructura organizacional. Profamilia ción porque el Estado no las está haciendo; pero los orien-
es una entidad especializada, prestadora de servicios de salud tados hacia el negocio nos dicen que además de hacer país
sexual y reproductiva y de planificación familiar, que busca lo que tenemos es que hacer plata. Ese conflicto es cons-
una diferenciación clara en su orientación hacia el alivio de un tante. Uno como directora ejecutiva a veces se desespera
problema social. Hoy el éxito de Profamilia social depende del y dice: “O esto es para hacer plata o es para hacer función
éxito de Profamilia como organización de servicios de salud en social”. La respuesta es que son ambas: hay que hacer plata
Colombia. para poder hacer lo social. Poner de acuerdo a las unidades
de negocio para que hagan función social es tenaz.

5. Epílogo: razón y corazón Lo más valioso en el caso de Profamilia es que esta


tensión ha sido ampliamente constructiva. Ha permitido, en
Lidiar con la oposición de sectores sociales influyentes puede no primer lugar, que la organización aprenda sobre sus propias
haber sido la lucha más significativa para Profamilia. Al interior de prácticas; hay un desafío permanente que exige conciencia sobre
la organización se ha dado una “batalla” quizá menos visible pero lo que se hace y apertura a la generación de cambios. También
sí muy reveladora. Se trata de la tensión entre los “misioneros”
21
William Easterly,“Missionaries vs. Scientists in economic development”, citado en Ale-
21
James E. Austin, Ezequiel Reficco y otros. Social Partnering in Latin America: Lessons jandro Gaviria, “Del romanticismo al realismo social: Lecciones de la década de 1990”
Drawn from Collaborations of Businesses and Civil Society Organizations. David Roc- Archivos de economía, documento 252. Departamento Nacional de Planeación, Direc-
kefeller Center For Latin American Studies, Harvard University, Boston, 2004. ción de Estudios Económicos, República de Colombia, 22 de abril de 2004, p.1.

245 246
E
ha unido a los miembros del equipo directivo en torno a la causa características de la gestión– ha sido impregnada en Profamilia
social; entender y vivir las dificultades de sacarla adelante ha sido por el espíritu de servicio que caracteriza a sus miembros. Si son
una manera de aunar voluntades. Evidentemente, nada de ello ellos “misioneros” o “científicos” importa poco. La organización
sería posible, si en los miembros de la organización no existiera el creada por Fernando Tamayo, terminó siendo un espacio en
deseo interno por acometer los retos, darle sentido a su trabajo y donde, desde la “cultura de la gestión”, aquéllos cautivados por
dejar en Profamilia una buena parte de sus convicciones. su causa pusieron en práctica la “cultura del corazón”. Gracias a
Quienes están a favor de incorporar la “cultura de la esto, muy seguramente, la bandera verde seguirá ondeando por
gestión” –basada en la eficacia y la eficiencia– en las organizaciones varios años más.
sociales, argumentan dos razones: la primera es que por la
necesidad de especialización y el mayor grado de responsabilidad
que han adquirido ante la sociedad, las organizaciones del sector
social deben profesionalizar su gestión; la segunda es que estas
organizaciones deben responder mejor a las necesidades de
los voluntarios. De igual manera, para quienes la cultura de la
gestión no tiene espacio dentro de las organizaciones sociales
hay también dos razones centrales: por una parte la “cadena de
mando” implícita en esta cultura atenta contra la libertad y el tipo
de valores tácitos en las organizaciones del sector social; por otra
parte la cultura de la gestión tiene el riesgo de ahuyentar a los
grupos que no ven con buenos ojos la formalización excesiva23.
Profamilia ha andado un camino intermedio entre las
que parecen dos visiones excluyentes. Debido a que el factor
diferenciador de las organizaciones sociales son los valores que
promueven y encarnan –tales como la tolerancia, la libertad, la
justicia, la igualdad, la responsabilidad, el civismo, el humanismo,
la paz, el respeto, etc.–, la clave está en desarrollar una cultura
propia de la gestión, desde la especificidad de esos valores24.
Profamilia encontró la manera de incorporar la cultura de la
gestión de forma que no fuera en contra de la promoción de los
valores organizacionales que la distinguen.
La frialdad que con frecuencia se atribuye a las cifras,
los balances, las evaluaciones y los indicadores –entre otras

23
Vernis, Iglesias, Sanz, Solernou, Urgell y Vidal, La gestión de las organizaciones no
lucrativas Ediciones Deusto, España, 1998, p. 39..
24
Ibíd., p. 35.

247 248
E
Anexo: Factores y variables sobresalientes

Foco estratégico
Objetivos: claros, concretos, estratégicos
Estrategias y programas alineados
Marco de valores y comportamientos
Sin ánimo de lucro pero con sostenimiento financiero

Manejo del entorno


A Neutralidad política
A Independencia
A Adaptación al cambio
A Percepción y capacidad de análisis
A Información de consumidores

Liderazgo
A Compromiso ideológico
A Identificación con ideas y valores

Cultura organizacional
A Compromiso organizacional
A Orientación al servicio
A Orientación al mercado

Estilo gerencial
A Estabilidad en directivas
A Buen gobierno corporativo
A Centralización y delegación
A Satisfacción de los empleados

Eficiencia operacional
A Información operativa
A Información financiera
A Supervisión y control
A Medidas de desempeño

Relación con grupos de interés


A Instituciones internacionales
A Proveedores
A Gobierno
A Iglesia

249