Está en la página 1de 58

108: genocidio

108: genocidio

HOMOPOLÍTICA EN PARAGUAY:
ENTRE LA REPRESIÓN Y LA
AFIRMACIÓN DE DERECHOS

rocco carbone
JOEL CUENCA
a la mandíbula. ensayos de pelea 09
Carbone, Rocco
108 : genocidio : homopolítica en Paraguay : entre la represión y la
afirmación de derechos / Rocco Carbone ; Joel Cuenca. - 1a ed. - Ciudad
Autonoma de Buenos Aires : El 8vo. Loco ; Ciudad Autónoma de Buenos
Aires : Tren en Movimiento Ediciones, 2018.
114 p. ; 17 x 11 cm. - (A la mandíbula. Ensayos de pelea / Carbone,
Rocco)

ISBN 978-987-4074-13-3 Índice


1. Estudios de Género. 2. Homosexualidad Masculina. 3. Represión.
I. Cuenca, Joel II. Título Bambalinas.................................................11
CDD 306.7662 Introito......................................................13
Conjeturas..................................................18

PARTE I
Proemio.....................................................25
Escena I: de casa.........................................31
Arte de tapa: Fotografía de un fragmento de la obra de Ricardo Migliorisi
“Brigitta Von Scharkoppen en el Jardín de las Delicias”, instalación de 1983.
Escena II: de caza.......................................47
Fundación Migliorisi, Asunción, Paraguay

Este libro puede leerse y descargarse de manera gratuita en:


Intermezzo.................................................56
www.el8voloco.com.ar
y www.trenenmovimiento.com.ar
Escena III: trabajo de campo (de concentra-
©
© 2018, Rocco Carbone y Joel Cuenca ción)...........................................................57
2018, El 8vo. loco ediciones
el8vo.loco@gmail.com
¿Escena genocidio?.....................................66
© www.el8voloco.com.ar
2018, Tren en movimiento ediciones
fb:/trenenmovimiento.ediciones
Intermezzo.................................................75
trenenmovimiento@gmail.com
PARTE II
Impreso en Argentina - Printed in Argentina Besatón......................................................83
8 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA

Telón..........................................................99

Apéndice..................................................106 No hay ninguna gran obra que se pueda hacer sin intui-
Bibliografía...............................................108 ción, es decir, sin esa perspicacia subconsciente, que puede
enriquecerse y fortificarse por la práctica y la teoría [...].

Trotsky, Mi vida

Without deviation from norm, Progress is not possible.


Frank Zappa

Primero se llevaron a los comunistas, pero a mí no me


importó porque yo no era. [...] Ahora me llevan a mí,
pero ya es tarde.

Bertold Brecht

El besatón sí confronta y confronta esa herencia [de la


dictadura stronista], confronta el de cuatro paredes,
confronta qué es lo privado, confronta el hecho de que
el Estado insiste y el imaginario común insiste en que lo
nuestro es un tema de intimidad, un tema privado, cuan-
do la violencia es pública. La violencia es pública pero
nuestra respuesta siempre tiene que ser privada
Simón Cazal
Bambalinas

Sabemos que el lenguaje tiene una capacidad


performativa y que las palabras son más que
palabras porque con ellas se pueden “hacer
cosas”: acciones, por ejemplo, que como tal
inciden el cuerpo de otrxs. Esas acciones a
veces pueden “herir”, cuando son vejatorias
de las identidades. Y este es un aspecto de-
finitorio que las poblaciones homosexuales
sufrieron sobre su propio cuerpo, a lo largo
de la historia, a través de varios enunciados
de contenido heteropatriarcal por no com-
partir la norma sexogenérica heterosexual.
En distintas latitudes y a lo largo del tiempo,
las poblaciones homosexuales fueron y son
discursivamente (y no sólo) insultadas. Esas
palabras, todas con un contenido degradan-
te, han impactado e impactan bajo forma de
la agresión sobre la subjetividad de quien la
11
12 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA

recibe. En este sentido, el homosexual es un


“sujeto estigmatizable” (Goffman, 1989: 16) y
en términos colectivos, las poblaciones homo-
sexuales configuran “comunidades sufrientes”
(Meccia, 2011: 104). Introito
En este trabajo, a través de la literatura, el
teatro más precisamente, y las acciones mili-
tantes –en tanto paradigma epistemológico al Este texto pretende desentrañar las articu-
cual nos pretendemos atener–, nos referiremos laciones de la sexualidad en tanto operador
a subjetividades estigmatizadas a través de un epistemológico que permite entender las di-
número; situadas en un ambiente sociohistóri- mensiones políticas y subjetivas de un orden
co marcadamente homofóbico y, en términos autoritario: la dictadura paraguaya, conocida
generales, de opresión social. Ese número como Stronato (1954-1989). Esto por un
representa menos un “chiste” homofóbico lado. Por el otro, busca focalizar el uso del es-
que un insulto explícito, una agresión verbal pacio público. Estas vertientes son puestas en
discriminatoria que al mismo tiempo es resig- diálogo a partir de una pieza de teatro –108 y
nificado por gestos culturales y militantes que un quemado (2002/2010) del dramaturgo par-
de alguna manera suturan heridas del lenguaje aguayo  Agustín Núñez– que reflexiona sobre
autoritario de antaño. Ese número es 108 y la primera razzia a la población homosexu-
el contexto sociohistórico que interrogaremos al asuncena implementada por la dictadura
vía el teatro y las acciones militantes es un país paraguaya en 1959. La dramaturgia tematiza
muy poco conocido en el entramado cultural cómo se acuña el número 108 y, entre otras
del Cono Sur: Paraguay, encabalgado entre un cosas, la marcha forzada de lxs homosexuales
pasado autoritario y un presente de enormes obligados a desfilar, a ser expuestos pública-
fragilidades democráticas. mente frente a los ojos de la sociedad por el
13
14 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA INTROITO 15

Stronato. Un poder que a todas luces negaba la militancia por los derechos a la salud en
la vida de lo diversamente deseante. Este primera instancia, y en segunda instancia
relato busca poner en diálogo ese momento el tema de que reconocemos que existe
oprobioso –reconstruido a través de la obra de suficiente conocimiento, tecnología y re-
curso como para que el VIH deje de ser una
Núñez más otras discursividades “no ficcio-
emergencia o una situación de emergencia y
nales” contemporáneas de los hechos– con lo que siga matando gente o que siga de algu-
que pasa hoy en día en la ciudad de Asunción na manera destruyendo comunidades como
con el Besatón –“la exposición del motivo de lo hace (entrevista a Simón Cazal: 2005).
rechazo a la homosexualidad” (entrevista a
Simón Cazal: 2015)–,1 un evento promovido Pondremos entonces en paralelo literatura
anualmente por una organización sexogenéri- (más otras discursividades contemporáneas de
co-militante, de base comunitaria y solidaria, los hechos que comentaremos) y movimientos
que lucha por los derechos de la comunidad sociales en sus acciones militantes. La impor-
LGTBIQA: SomosGay, un proyecto político tancia de esas dos dimensiones respecto del
nacido en Paraguay en 2005 y que se insti- caso que nos interesa discutir aquí –lxs 108:
tucionalizó en 2009. en las próximas líneas explicitaremos de qué se
SomosGay pugna por una sociedad en la que trata cabalmente este número, pero por ahora
no exista más machismo ni heterocentrismo valga saber que es un símbolo homofóbico
[...]. El otro gran objetivo de SomosGay que desmantela los binomios de género– es
obviamente es de mejorar y evidentemen- destacable porque el mundo académico hasta
te eliminar la emergencia de VIH y Sida, ahora no ha mostrado mayor interés respecto
como un tema de salud pública, como un a estas cuestiones: “o mainstream académico
riesgo de salud pública, o sea para nosotros paraguaio não considera estes temas de in-
teresse científico, são os movimentos sociais
1.  Simón Cazal es cofundador de SomosGay. que constroem sua memória e impulsionam
16 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA INTROITO 17

os institutos de investigação para que façam mos sólo una palabra, sino una serie de signos,
constar em seus registros as memórias de ex- de textos, de discursos, de imágenes, de tran-
istência/resistência” (Cuevas, 215: 21-22).2 sacciones políticas y económicas, de grupos de
Antes de avanzar con la explicitación de las opinión que hicieron sistema con el 108 cuan-
hipótesis, valgan dos apostillas. En la exposi- do acontecieron los hechos que interpelamos
ción que sigue a menudo aparecerá el uso de con este trabajo y que siguen haciendo sistema
la x, que en este trabajo remite a una mayor hasta el día de hoy, ya que el 108 sigue siendo
inclusión respecto de las categorías acuñadas una mediación más o menos ostentosa de la
por el heteropatriarcado, pensadas siempre desaparición, pues es un número borrado de
en masculino, o sea, categorías excluyentes la mayoría de las discursividades paraguayas
de otredades diversas. Además, no se trata de formuladas en tiempos más o menos demo-
cuestiones meramente gramaticales ni visua- cráticos. Si dijéramos o escribiéramos los 108
les, sino de categorías que organizan el pen- estaríamos pensando como perpetradores. Y
samiento y de acciones con su complemento es duro saberse/ sabernos opresores; es duro
en la vida cotidiana. Dos: en este contexto que el programa de genderización del Stronato
diremos siempre lxs 108. Si dijéramos los 108 se apropie de nosotrxs: participar de ese pro-
llevaríamos a cabo un gesto tendencialmente grama de genderización. Porque una lengua
equivalente al del opresor sobre el oprimido. –además de ser un sistema altamente organiza-
Nos estaríamos administrando una cadena de do y codificado que emplea muchos recursos
significantes políticos. No nos administraría- para expresar, indicar, intercambiar mensajes e
información, representar, etc.– ordena. Es un
dispositivo de poder que ordena.
2.  Esta cita proviene de la única tesis de maestría exis-
tente –hasta donde sepamos– que se ocupa del tema de
este trabajo y que fue defendida no en Paraguay sino
en Brasil.
CONJETURAS 19

puestos en diálogo con ciertos textos literarios,


resultan de las más desafiantes como forma del
orgullo –para reivindicar públicamente deseo,
amor, afectos al margen de la heteronorma– y
Conjeturas de resemantización de prácticas y palabras au-
toritarias que ahora (en el presente) son tam-
bién –más bien– gestos de afirmación. Con
Este entramado es articulado a partir de una coraje remarcable, una parte de la ciudadanía,
hipótesis sobre el espacio público: lo que ayer en la ciudad de Asunción, todos los años, re-
había sido la calle-teatro del horror y el agra- gularmente, toma la calle para reivindicar su
vio, hoy se transforma en calle-teatro de la derecho a la alteridad y enfrentar la mentali-
acción política; articulada con una subhipó- dad heteropatriarcal en marchas provocadoras
tesis: la literatura y las acciones militantes son y saludables. De esto desciende que entre la
(mejor: pueden ser considerados como) vehí- represión y afirmación de derechos se mueve
culos que viajan hacia el pasado, lo recuperan, también una política de los afectos que hace
lo traen de vuelta hacia nosotrxs y lo resignifi- que las “mismas” palabras apelen a sentidos
can amasando un contenido contrautoritario, comunes totalmente contrapuestos.
en el que las “mismas” palabras ya no quieren La secuencia de la historia que propone-
(decir) lo mismo porque no afectan de la mos aquí presenta los siguientes emergentes:
misma manera, pues ya no significan un estig- identificar, controlar, exponer públicamente y
ma porque al darlo vuelta lo presentan como reprimir con el objetivo de normalizar. Estos
forma de honra u orgullo. Si la homofobia y emergentes los verificaremos en la dramatur-
las distintas formas de violencia sexual persis- gia de Núñez –que aquí consideraremos bajo
ten en Paraguay como instrumentos de poder, el perfil de los conflictos que plantea por sobre
las acciones de los movimientos LGTBIQA, la “formulación”, o lo que es posible llamar “la
18
20 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA CONJETURAS 21

escritura” del drama– y que postula la sexua- pone en foco sujetos que escapan a una norma
lidad como un operador epistemológico para sexogenérica y que se resisten a ser asimilados
entender las dimensiones políticas y subjetivas y normalizados: lxs 108. Por eso mismo son
de la dictadura paraguaya. Por medio de este perseguidxs por un poder normalizador-au-
texto interrogaremos los modos homosexuales toritario –el Stronato– que siente cuestionada
de hacer sexo en relación con la sexualidad la base heteronormativa de la sociedad sobre la
“normal” dominante-autoritaria impuesta y cual refracta su poder.
deseada por la dictadura. Esos modos ponen
en paralelo y en situación dialógica un orden
político, un orden sexo-genérico y uno anató-
mico de los cuerpos. El objetivo normalizador
de la dictadura, en términos sexogenéricos,
y activo en la cultura autoritaria aún vigente
en el Paraguay del siglo XXI, hoy en día es
cuestionado por la literatura (que aquí vemos
representada bajo las formas del teatro) y las
acciones género-militantes que se manifies-
tan, entre otras cosas, por medio de la acción
callejera. con las reflexiones del postestructuralismo francés.
Epistemológicamente, este texto formula Quien empleó la palabra por primera vez fue Teresa
una lectura a partir de la teoría queer3 porque de Lauretis. Pero lo que es más importante recordar es
que esa teoría asume un compromiso político a la hora
de privilegiar una perspectiva de lectura a partir de la
3.  Surgió a finales de la década de 1980 a partir de los “ano-rmalidad”. Sus representantes más conocidxs son:
debates que se dieron en distintas universidad de los Gayle Rubin, Judith Butler, Michael Warner, Judith
Estados Unidos y que cruzaban los estudios culturales Halberstam, Beatriz Preciado, Paul B. Preciado.
PARTE I
Proemio

La obra 108 y un quemado fue estrenada en el


Centro Cultural Máxima Lugo de Asunción
el 23 de agosto de 2002 y ahora podemos
leerla en una edición de la editorial Arandura
de Asunción, del año 2010. La dramaturgia
interpela –y está “inspirada en un hecho real”,
así se registra en la portadilla– la historia
política paraguaya y más concretamente de la
política homofóbica de la dictadura stronista.
En 1959, en Asunción asesinan a un periodista
radial –Bernardo Aranda– con la gasolina de
su moto: lo quemaron. De ahí deriva el título
de la dramaturgia que nos servirá de mapa o
suerte de Virgilio cuando no de GPS en esta
travesía sobre el horror. A partir de ese asesin-
ato, el Stronato desató una razzia/persecución
y apresó a 108 (presuntos) homosexuales para
“esclarecer” el motivo de la muerte de Aranda
25
26 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA PROEMIO 27

que aparentemente había tenido móviles pa- nítido: que el Stronato concentraba un poder
sionales; móviles que parecen estar relaciona- capaz de individuar a los sujetos homosex-
dos con las pasiones homosexuales del peri- uales; que la homosexualidad en Paraguay
odista. A partir de esos hechos en el léxico de existía pero que se trataba de una emergencia
la dictadura se acuña la palabra-número 108 acotada; y que al mismo tiempo ese poder
como sinónimo de puto. En la breve present- podía contenerla. ¡No eran más que 108! Un
ación que abre el texto, Alcibiades González “problema” por cierto, desde el punto de vista
del Valle deja asentado que: estatal, pero en definitiva, “menor”. De esto
A partir de las detenciones [...] se desató desciende que el “saneamiento moral” que
la morbosa curiosidad de la ciudadanía discutiremos a continuación no se inscribía en
por conocer la identidad de los detenidos. ningún cielo inaccesible.
La policía la satisfizo plenamente. Los En cuanto al asesinato de Aranda y a la
periódicos y las radios llenaron sus espa- razzia, fueron tratados con una atención mor-
cios con los nombres de las 108 personas. bosa por tres diarios de la época: El País, El
[...] Aparecieron los panfletos con nuevos independiente y Patria. Su tratamiento tam-
nombres que inundaban diariamente las poco escapó a las páginas de humor propias
calles de la ciudad. Como la homosexua- de la revista Ñande (que en guaraní quiere
lidad era un asunto maldito para la dic-
decir “nosotros” inclusivo).4 De hecho, el
tadura y una parte de la sociedad, el caso
ventiló odios y rencores para deleite de una
población que exigía más y más nombres 4.  Patria era el diario oficial del Partido Colordo. En
cuanto a Ñande, publicaba humor gráfico y fue pro-ofi-
(Núñez, 2010: 7-8).
cialista. Por lo que concierne al caso Aranda fue utiliza-
da por el Stronato para convencer a la opinión pública
Un primer núcleo interpretativo en cuanto de su versión de los hechos. Al respecto se puede consu-
al número108 es que se trata de un número lar el Informe final de la Comisión de Verdad y Justicia
finito. En esa finitud se condensa un mensaje (tomo VII, segunda parte, 2008: 110).
28 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA PROEMIO 29

número 108 como marca del estigma aparece amoralidad siempre atenta contra las “buenas
por primera vez la edición de El País del 11 costumbres” de una sociedad. Y aquí, moral-
de setiembre de 1959, en donde se dice: “108 idad es un sinónimo más o menos exacto de
personas de dudosa conducta moral están hombría y virilidad a nivel familiar, social y
siendo interrogadas. Intensa Acción Policial” nacional. Esto por un lado. Por el otro: esas
(año XXIV, no. 6430, p. 11). Por otra parte, mismas publicaciones apuntaban a constru-
el tratamiento general que recibió todo el caso ir un imaginario social, mejor, un sentido
Aranda fue estrictamente sensacionalista y ar- común, que suponía un crimen pasional –un
ticulado alrededor de una paranoia homosex- “desengaño” amoroso– producto de un amor
ual. Además de los artículos de prensa strictu imposible. ¿Qué quiere decir imposible en este
sensu, en los diarios aparecieron múltiples car- contexto? Situado por fuera de los márgenes
tas –algunas anónimas, otras con firma, otras de la pautas sexuales de la dictadura. Las prue-
firmadas con seudónimos (como Holmes, en bas de esto que digo podemos rastrearlas en El
El Independiente, año I, 12 de setiembre de País, en la sección “La voz de la policía”. En
1959, p. 6)– para discutir sobre el asesinato ese texto, titulado “Auge de la criminalidad”
o sobre la razzia a la población homosexual. se explicita que en Paraguay las “normas de
Ese sensacionalismo, o sea, esa excitación convivencia [...] se resquebrajan y demasiadas
emocional provocada generalmente por medio personas en edad juvenil viven de acuerdo a
de asesinados, violencia, horror, aventuras sus instintos desatados y no de acuerdo a las
extraordinarias, sexo, es uno de los requisitos normas consagradas como debe ser” (10 de
para llegar a un lector masivo. setiembre de 1959, año XXIV, p. 1). Ese im-
Todas las publicaciones apuntaban a lo perativo categórico es la norma sexogenérica
mismo: a articular un discurso de la moralidad binaria deseada e impuesta por el Stronato y
que socialmente tiende a marcar las fronteras que no puede tolerar el tercero en discordia,
entre normalidad y anormalidad; pues la el tercero no incluido: el “tercer sexo”. En
30 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA

este extracto de alguna manera verificamos


que criminalidad es un sinónimo de sexual-
idad; por cierto, sexualidad “desviada”. Los
discursos sobre lxs 108 en el momento de la
razzia, obviamente, están entramados a partir Escena I: de casa
de la ideología del poder porque circularon en
distintos periódicos vinculados más o menos
directamente con el Partido Colorado o con El drama de Ñúñez pone enfoca dos insti-
el gobierno de Stroessner. En cambio, la dra- tuciones comprometidas en la lucha contra la
maturgia de Núñez, para decirlo rápidamente, homosexualidad: la Policía y la familia. Ésta
tiene un sentido inverso. De reapropiación de última está encarnada en un núcleo prototípi-
la palabra 108, resemantizada a partir del or- co en el que se cruzan dos vertientes religiosas:
gullo LGTBIQA. De todos modos, del ejem- la judía y la católica. La educación religiosa
plo de la razzia se desprende que en términos tensa permanentemente el seno familiar inte-
sexogenéricos el autoritarismo stronista pre- grado por Diana e Ismael (los padres), Lucía
tendía una organización de la sociedad en y Rubén (los hijos). Un personaje adyacente
términos dicotómicos. a la familia es Alberto: el “mejor amigo” de
lxs hermanxs, pero que tiene una relación
sentimental incipiente con Rubén. Ahora
bien: es interesante poner en paralelo estas
dos instituciones –Policía y familia– porque
su respuesta frente a lo mismo es distinta.
Veamos. En cuanto a la familia, el drama nos
muestra que cuando dos de sus miembros su-
fren los embates de la razzia (padre e hijo), ésta
31
32 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA I: DE CASA 33

modifica sus postulados ideológicos frente a la [...] ellos indican que el indígena no estaba
persecución desatada sobre el cuerpo colectivo documentado, por lo tanto no tenía identi-
de la homosexualidad. En cambio, en cuanto dad, no era considerado un ciudadano. [...]
a la Policía nos muestra que su accionar no Invito a los oyentes a reflexionar sobre el tema.
SE CORTA CON LA POLKA GENERAL
se modifica respecto de la persecución de la
STROESSNER. ÉL SIGUE HABLANDO
homosexualidad. Focalizar esta institución PERO NO SE LE ESCUCHA. VIENE EL
permite poner en estado de emergencia, de LOCUTOR A DECIRLE CON SEÑAS
forma inmediata, la cultura represiva pro- QUE NO DEBÍA HABLAR DE ESO
pia de la dictadura, que por cierto no tenía (Núñez, 2010: 27).
impacto sólo en el cuerpo homosexual. De
hecho, Ismael tiene un programa de radio: “un Esta misma cultura represiva se verifica en
espacio radial de debate en el cual no se puede cuanto a la homosexualidad dentro del seno
decir nada. Tenés que hablar pavadas, comen- familiar en un largo diálogo entre madre e
tar el desfile de carrozas, el reinado de belleza, hijo. En la escena 15, “La novia”, esta cuestión
la inauguración de una plaza. Pero nada que se explicita sin tapujos. A Rubén lo visita fre-
comprometa al gobierno” (Núñez, 2010: 15). cuentemente Alberto. Y una vecina (Mercedes)
Con este extracto se nos sitúa inmediatamente le dice a Diana: “Ahí viene el novio de tu hijo”
dentro de los márgenes de la cultura repre- (Núñez, 2010: 42). La réplica de Diana es el
siva que se manifiesta vía la censura. Cultura encubrimiento: “¡No! Yo le dije que él venía
enfatizada por ejemplo en otro fragmento por Lucía. Que vos sos sólo un amigo” (ibid.:
relativo a Ismael. Éste, en su programa, habla 43). El diálogo sobre “la cosa/el asunto” aludi-
de un indígena nivaklé muerto a balazos –“por do, pero nunca nombrado sigue así:
accidente”– por hombres cazando en tierras DIANA COMIENZA A LLORAR
indígenas. Ismael dice al aire:
34 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA I: DE CASA 35

Rubén: ¿Y ahora qué te pasa? Mamá, ¿qué Rubén: El de cualquiera, mamá. Su elección
te pasa? sexual no lo convierte en un monstruo o en
Diana: Dios quiera mi hijo que no me un fenómeno. Será como cualquiera.
mientas. Que sólo sean amigos. Diana: ¿Cómo se puede pensar que siendo
Rubén: Pero mamá, ¡¿por qué te preocupás así vaya a ser feliz? [...]
por eso?! Y si fuera así, ¿cuál sería el Diana: [...] ¿Cómo pensás tener hijos? ¡Una
problema? misión importante del ser humano en la
DIANA SE PONE A LLORAR tierra es la procreación!
DESCONSOLADAMENTE Rubén: ¡Mamá! ¡No todo el mundo nació
Rubén: ¡Mamá! ¡Entendé! Esa es sólo una para tener hijos!
forma de amar. Diferente, pero también Diana: ¡Si todos piensan como vos el mundo
puede ser válida. quedará despoblado! [...]
Diana: ¡Dios mío! ¡¿Pero de dónde sacás Diana: Mi hijo querido, no vamos a hablar
esas cosas?! ¡Quién te mete eso en la cabeza, más sobre esas cosas. Los médicos pueden
por favor! decir lo que quieran... Yo, hasta puedo
Rubén: En otros países, los mismos médi- entender... en los otros casos. Pero no en
cos ahora están estudiando la cosa. Están el tuyo, mi hijo. Yo para vos deseo algo
considerando ese tipo de relación sólo una más. ¡Algo mejor! Quiero que, como todos,
opción diferente, pero hasta cierto punto... tengas novia. Te cases bien. ¡Qué te realices
normal... como hombre! [...]
Diana: Normal... Normal... ¿De dónde Diana: No hablemos más del asunto. Me
sacan esas nuevas teorías? Me es difícil pone muy mal... Sólo quiero pedirte algo,
entender que “eso” sea normal. Mi hijo, en- en nombre del cariño que decís que me
tendeme. Graciela, la del grupo del Corazón tenés [...]
de María, tiene un hijo... así... Ella sufre... Diana: ¡Nunca!... ¡Nunca le hables de estas
¡Sufre mucho! ¿Cuál es el futuro de su hijo? cosas a tu papá! (Núñez, 2010: 42-46).
¡Decime!
36 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA I: DE CASA 37

En este extracto tenemos muchos elementos oración dedicada a un sujeto femenino, el Ave
considerables a ser discutidos. Uno: en cuanto María. En este sentido, las interpelaciones
a la figura de la madre negadora y preocupada de Diana a Dios no son sólo eso sino que
más la figura de la vecina metida (Mercedes). constituyen la emergencia de una ideología:
Esos dos personajes pueden ponerse en para- la Iglesia católica, una institución que por
lelo con una organización ciudadana de con- cierto es hiperconservadora respecto de la
trol de la familia que aparece en uno de los sexualidad desde sus “libros sagrados”. En el
diarios de la época: El Independiente. Ahí, el Deuteronomio se dice explícitamente que “Una
26 de setiembre de 1959 (año I, pp. 1-6) se mujer no llevará ropas masculinas y un hom-
publica un texto cuyo título es “¡Guerra a los bre no se pondrá ropas de mujer. Quien actúa
petiteros!”. En ese texto se hace un llamado de esta manera es una abominación para Yavé:
explícito a todos los padres de familia (madres tu Dios” (22, 5). Y en el Levítico: “Si alguien
barradas e incluidas) con el objetivo de vigilar se acuesta con otro hombre como quien se
y controlar a sus hijos, amigos y vecinos. Se acuesta con una mujer, comete un acto abomi-
los interpela en tanto miembros activos en una nable y los dos serán condenados a muerte, de
“guerra” cuya finalidad última era “extirpar los la cual ellos mismos serán responsables” (20:
amorales de la sociedad”. Dos: acoplado a esto 13). Entre esas invocaciones aparece el tabú
aparecen las invocaciones de Diana a Dios, y la imposibilidad de nombrar la homosexua-
pues ella es católica. Y la religión católica lidad cuando Diana dice “eso” o “esas cosas”,
puede ser considerada un dispositivo cultural “estas cosas”. Asimismo, aparece la función de
que respeta categóricamente los binarismos la sexualidad hetero, o sea, con fines reproduc-
sexogenéricos del heteropatriarcado. Para no tivos. Se trata de la heteronorma: hombre más
abundar, pensemos en la separación neta que mujer que en el acto de copular se reprodu-
postulan un rezo dedicado exclusivamente a cen. El binarismo sexual –la heteronorma– se
un sujeto masculino, el Padre nuestro, y una instituye sobre una asimetría interna –hombre
38 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA I: DE CASA 39

predominante/mujer subordinada– y también patria, configurada a partir de la figura del


crea su afuera espacial y conceptual, poblado pater familiae.5 Patria: una institución mayor
por lxs otrxs: la anormalidad sexual (que en
nuestro caso es una ano-rmalidad: esto es, 5.  Apostilla a la actualidad. En un diálogo entre Ismael
una sexualidad anal). La heteronorma emerge y Rubén, el padre le dice al hijo: “Yo te quiero mucho,
explícitamente cuando Diana le pregunta a mi hijo. Posiblemente seas el hombre que más cuente
Rubén acerca de cómo tendrá hijos, de la para mí en la vida. Pero te juro que sería el primero en
tomar un revólver y meterte un tiro, si te pillo con un
importancia de la reproducción, y cuando lo hombre” (Núñez, 2010: 56). Esta frase invertida recu-
insta a que se “case bien”, que se realice como erda, por cierto, otra mucho más reciente que fue enun-
hombre. La madre muestra “tolerar” la homo- ciada en Paraguay. Cuando Horacio Cartes aún era un
sexualidad, siempre y cuando quede lejos del empresario tabacalero millonario y de paso candidato
entorno íntimo de su familia, “en los otros a Presidente de la República del Paraguay –como tal
estaba liderando la intención de voto para las elecciones
casos”. Para su hijo quiere “cosas buenas”, que del 21 de abril de 2013–, al ser consultado sobre el
sea heterosexual y que tenga descendencia, tal matrimonio igualitario en un programa radial de Chaco
vez para satisfacer sus deseos de madre/abuela. Boreal, del periodista Víctor Benítez, contestó que se
Y finalmente aparece la sanción concentrada pegaría un “tiro en las bolas, sinceramente” si su hijo
en la interpelación a la figura del padre, que le expresaba el deseo de casarse con un hombre. Y con
sus metáforas distinguidas vinculó a gays y lesbianas
no debe saber de la homosexualidad del hijo. con la “anormalidad”, en parangón lxs relacionó con
Alrededor de esta figura se articula la famil- “monos” y al matrimonio homosexual lo nexó con la
ia tripartita o nuclear (padre, madre, hijos; figura del fin del mundo. Enseguida, SomosGay expresó
siguen mascotas) cuyo centro molecular es su repudio e hizo un llamado público a no votar por
una monogamia heterosexual serial, simple, personas que expresaran públicamente esas ideas. Luego
de haber ganado las elecciones Cartes se disculpó públi-
aburrida y con un permanente doble discur- camente por los comentarios homofóbicos que habían
so. Por otra parte, alrededor de esa figura, marcado su campaña electoral. La expresión “meter
maximizada se organiza nada menos que la bala” significa matar, pero también creemos que puede
40 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA I: DE CASA 41

atravesada por los lazos de parentesco propios Tres: es importante también focalizarse en la
del núcleo familiar heterosexual y cuya base réplica de Rubén cuando a propósito de la ho-
es la familia, un dispositivo de sociabilidad mosexualidad dice que se trata de una forma
básica que nos inculca asumir/sentir como de amar diferente. Una forma de enamorarse:
“naturales” (y acaso “universales”) esos lazos de que es un aprender a reconocer al otro por
parentesco. Desarticularlos y desnaturalizarlos sus signos específicos, fuera de la monogamia
(tal como postula Rubén: su mera existencia lo heterosexual serial. Pero esa diferencia también
hace) es ir en contra de esa “normalidad” in- tiene un sentido más profundo. Subvertir las
stitucionalizada por la familia, la ciudad, la so- asignaciones tradicionales de género no es sólo
ciedad, la Patria. Esa patria oficial se expresa a una forma de amar diferente aunque válida:
través del diario El País en este fragmento: “EL debe ser entendida como un acto de resis-
PAÍS, fiel a las tradiciones viriles de nuestro tencia –que reivindica un posicionamiento
pueblo, y en homenaje a los hogares cristianos politizado de la sexualidad–, la perspectiva de
de nuestra patria, continuará su prédica y su una (¿pequeña?) utopía emancipadora. Una
combate, seguro de que algún saneamiento resistencia vinculada menos con lo político
en esta materia ha de producirse a su conju- (discurso) que con la política (acción/que se
ro” (“LA CUESTIÓN es Cómo Combatir hace con el cuerpo). Porque la resistencia –que
el Mal”, año XXIV, 9 de octubre de 1959). es una forma de la militancia– se hace con esa
plataforma básica que es el cuerpo: el aparato
interpretarse como una mediación de la penetración. político por excelencia. Cuerpo: microlugar de
Ismael es padre en la ficción tanto como Cartes en la Phoder (poder: joder: coger). Rubén, y en
realidad. Ambos manifiestan tener problemas con la general lxs 108, ponen el ano en el centro
homosexualidad. Mientras Cartes se metería bala, o sea,
se “autopenetraría”, Ismael preferiría “penetrar” al hijo.
de la escena, o sea, lo significan como signo
Sería interesante desarrollar estas “coincidencias” ya que anatómico que puede producir placer. A partir
están situadas dentro del mismo contexto cultural. de ese momento ya no es posible considerarlo
42 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA I: DE CASA 43

sólo como un signo anatómico cuya función sumada la infracción prevista en la norma
es estrictamente excremental. Esa emergencia transcripta” (año XXIV, 9 de octubre de 1959,
significa también, y quizá sobre todo, poner p. 2). Nomar se refiere ahí a los artículos 315
en estado de crisis esa construcción histórica y 316 del Código Penal referidas al estupro. Y
de masculinidad que hace foco en el falo y que más adelante, en el texto, da una definición
construye esa subjetividad como heteropatri- de “vaso indebido”: “será vaso indebido todo
arcal, autoritaria, viril, que en Paraguay tiene elemento que no sea aquel que la naturaleza
un origen colonial y es reforzada por la Guerra o Dios ha designado”. Está hablando de un
Guasu o de la Triple Alianza (1865-1870).6 signo anatómico en situación no pertinente.
Más: Rubén resiste el “terror anal” de O sea, de la conjunción de un falo con un
la cultura autoritaria paraguaya. Esa “otra ano. Y ya que el uso de ese vaso va en contra
forma de amar” es peligrosa porque implica de la moralidad ciudadana, o sea de las buenas
el uso del “vaso indebido”. Esta definición costumbres stronistas, entonces hay que punir
la encontramos en un artículo escrito por a la emergencia homosexual.
un tal P. Nomar, publicado en El País, con Rubén 108 resistente: a la norma binaria
el título “SOBRE LOS Delitos Perseguibles sexogenérica, heteropatriarcal y autoritaria
de Oficio por la Policía”. Ahí expresa que las que postulaba y defendía el Stronato y que
cosas vinculadas con lxs 108 son perseguibles hacía propia su familia hasta tal punto que
jurídicamente por un tema de analidad: “Si el Lucía, su hermana, llama por teléfono al
ayuntamiento, coito, com cúbito, se procede Servicio de Inteligencia de la Policía para
entre los dos del mismo sexa (sic), lo cual denunciar a Alberto por “invertido” (Núñez,
equivale a VASO INDEBIDO, quedaría con- 2010: 57). Luego de ese llamado, en la escena
siguiente sobreviene lo previsible: hay un ofi-
6.  Sobre la condición femenina durante y luego de la cial que lo tortura y le pregunta por su sexo.
Guerra Guasu es posible consultar Carbone (2015b). Alberto responde:
44 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA I: DE CASA 45

¿No me ve? autoritario creó un contexto de desconfianza y


Oficial: Sexo, nde puto. Hacete el gracioso de vigilancia intensa sobre el cuerpo de lo di-
a ver cómo te va. ¡Sexo! versamente deseante –sea en términos genéri-
Alberto: Masculino. cos, ideológicos (insurgencias) o políticos
Oficial: ¿Masculino? ¿Qué querés decir?
(coloradismo antistronista por ejemplo)– para
¿No me vas a decir que sos hombre?
Alberto: Sí. Soy hombre. que éste sea vejado, normalizado o desapare-
Oficial: ¡Qué vas a ser hombre, nde puto cido. Lxs homosexuales, los comunistas o las
asesino! (CONFIDENCIAL) Decime, ¿vos organizaciones armadas de izquierda, para el
sos el que cogés... o te gusta que te cojan? Stronato (como por sus “operadores famili-
[...] ares”: Lucía) representaban un otro negativo.
Oficial: No sabés. ¡Nde puto de mierda! Le ¿Qué quiere decir precisamente esto? Otro
liquidaron a Bernardo Aranda y ahora decís negativo, bien visto, con una inversión, quiere
que no sabés. ¡Aquí te vamos a enderezar! decir la negación de ese otro: grupos “indisci-
Te van a pasar las ganas de ser puto (Núñez, plinados” o “no normalizados”. Grupos diver-
2010: 59-60). samente deseantes a ser desaparecidos. Otrxs:
de ese Paraguay, que tal como nos recuerda
A Alberto le van a pasar las ganas de Roa Bastos, “está cribado, trufado, de tumbas
ser puto a fuerza de violencia y lo “van a sin nombre, de desaparecidos, de fantasmas
enderezar” (pues está torcido) a fuerza de errantes” (2009: 57). Y a otrx, en términos
tortura y Tacumbú (pedimos retengan esta generales, siempre se le reservan tratamientos
palabra-clave). Pero es el personaje de Lucía distintos. En nuestro caso, la violencia como
que nos interesa comentar en este nudo de expresión “legítima” de un poder que en
discusión. Alrededor de ella se concentra términos de identidad sexogenérica pretendía
la figura del género anónimo propio de las imponer una heterosexualidad compulsiva,
delaciones. El Stronato como todo régimen única y excluyente. En cuanto a Lucía: ¿qué es
46 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA

esto sino la manifestación y, lo que es peor, la


asunción de la identidad del opresor? Además,
en cuanto al recurso del género anónimo: es
una forma de no ser identificado en relación
a la denuncia y Lucía con su uso hace una Escena II: de caza
contribución a la sociedad de control que ella
misma y su familia padecen. Su decisión –que
expresa cierto “compromiso” del delator con Tenemos dos personajes encarcelados y tortu-
las “buenas costumbres” y con la sociedad de rados. Dos representantes de un supuesto co-
control que la afectará en primera persona– se lectivo que –tal como recuerda Roa Bastos en
revelará deplorable. Porque con el llamado al El Fiscal– padecen sobre su propio cuerpo: “la
Servicio de Inteligencia la apuesta de alejar a inapelable ‘Orden superior’ que pone y quita
Alberto de Rubén le sale mal. Alberto en una ley, y manda “empaquetar” a millares de opo-
sesión de tortura nombra a Rubén, pero éste sitores que son enterrados vivos, luego de sal-
logra pasar a la clandestinidad y entonces la vajes sesiones de torturas, o arrojados desde los
Policía lo detiene a Ismael (al padre). A éste lo helicópteros del ejército sobre lo más espeso
torturarán por su doble condición de judío y de las selvas vírgenes” (Roa Bastos, 2009: 16).
periodista. O sea, tenemos una subjetividad homosexual,
o sindicada como tal, que es construida como
criminal por el poder político. Al respecto, en
1959, en el momento en que ocurrieron los
hechos interpelados por el drama de Núñez,
el Código Penal vigente en Paraguay era el de
1910, y éste no contemplaba la homosexuali-
dad como un crimen. De todos modos, toda
47
48 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA II: DE CAZA 49

la campaña política y mediática que se articuló la homosexualidad entra a formar parte de


alrededor de Aranda y de la razzia de lxs 108 los cálculos de poder y las acciones de éste se
apuntó a construir la figura del homosexual manifiestan bajo el perfil de tecnologías de
como un criminal porque se construyó alre- persecución primero y tentativas de normal-
dedor de un delito: un homicidio. La lógica ización después. Una de esas tecnologías es la
es lineal, simple y perversa: si tenemos un caza; otra, la exposición pública de lxs 108 a
homicidio llevado a cabo por homosexuales, través de una marcha; otra, la normalización
esos homosexuales son criminales; tal vez no vía el campo de concentración. En Paraguay,
tanto, o no solamente, por el homicidio en sí, hasta hoy, hay varios relatos orales que abre-
sino por ser tales. O sea, se pone en marcha un van en la memoria colectiva-popular y que
dispositivo de control de la sexualidad. ¿Una enfatizan que el Stronato obligó a lxs 108 a
sexopolítica acaso? desfilar por la Palma (una de las calles central-
A sexopolítica é uma das formas domi- es de Asunción). En los diarios de la época no
nantes da ação biopolítica [...]. Com ela, hay fuentes ni registros escritos de ese hecho.
o sexo (os órgãos chamados “sexuais”, as Y precisamente en esta falta histórica, en la
práticas sexuais e também os códigos de huella de esa ausencia, encontramos una prue-
masculinidade e de feminilidade, as iden- ba de lo que 108 representa para la cultura
tidades sexuais normais e desviantes) entra paraguaya: una mediación de la desaparición.
no cálculo do poder, fazendo dos discursos Lxs 108 son desaparecidxs bajo la furia tene-
sobre o sexo e das tecnologias de normal- brosa del Estado stronista. La desaparición no
ização das identidades sexuais um agente de hay que entenderla sólo de manera material y
controle da vida (Preciado, 2011: 11).
física, sino también como forma de los vacíos
Pero en el contexto de esta discusión históricos que se forman a partir de ciertos
creemos que es más pertinente hablar de una silenciamientos en la historia de un colectivo,
homopolítica (política homofóbica) porque una sociedad, un país. Esa huella de una au-
50 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA II: DE CAZA 51

sencia que se presentifica en los relatos orales La existencia del desfile nos es ratificada
tiene un correlato en una viñeta humorística por el drama de Ñúñez. Ahí se deja asentado
de Guaripolín (pseud. de Fiorello Botti) pub- que aconteció un día sábado, a plena luz del
licada en la revista Nañde (año I, no. 12, p. día y en pleno centro asunceno: la calle Palma.
29) que retoma ese hecho (supuesto), ratifi- Es retractado por los parlamentos de Lucía y
cando que la marcha de lxs 108 aconteció (v. Diana (hija y madre) que vivencian la escena
“Apéndice”, imagen I).7 desde afuera, como espectadoras. Rubén, tam-
bién, vivencia el acto desde afuera. En cambio,
7.  Este humorista dibujó varias escenas 108. Hasta Ismael y Alberto integran el desfile y lo pa-
dónde sabemos, la primera viñeta que preparó para decen. El primero abre la marcha, el otro, la
caricaturizar a la homosexualidad paraguaya salió en
la revista Ñande, en el número del 7 de julio de 1959
(v. “Apéndice”, imagen II). O sea, antes de que acon- proveían a lxs lectores de Ñande un dispositivo básico
tecieran los hechos 108, que son de setiembre de ese de reconocimiento (¿para la eventual persecución?) de
mismo año. En ese dibujo figura un homosexual hiper- la persona que físicamente pudiera ser asociada a un
feminizado o afeminado acompañado por dos leyendas. homosexual. O sea: su función es extremadamente per-
Una arriba que recita “Frases célebres” y otra, abajo versa y peligrosa. No estamos frente a casos inocuos de
que dice “He aquí un hombre. Napoleón”. En general, humor gráfico. Por cierto, en el ámbito del humor gráf-
todas las imágenes de Botti presentan a lxs 108 como ico, no existen sólo las caricaturas de Botti sino también
sujetos evidente e intencionalmente afeminados. Con una de Lito Pómez, publicada en Ñandé (año I, no. 13,
ese ademán las caricaturas rompen con la performativ- p. 37) en la que se ve un médico –Dr. Zuelo, indica un
idad masculina clásica del “hombre-macho”. Por otra pergamino que tiene pegado en la pared del consulto-
parte, además de representar los hechos homopolíticos rio– pelado y muy velludo que le toca el pecho a un 108
de 1959 y la razzia de lxs 108, las viñetas de Botti sin remera y en vez de decirle diga treinta y tres para
tenían otra función, más encriptada y perversa por auscultarle el pecho y los pulmones le reclama: “diga
cierto. O sea, que la sociedad a través de ellas pudiera ciento ocho”. Obviamente, el 108 está caracterizado de
reconocer e identificar visualmente a un homosexual. manera afeminada al mejor estilo de Botti. Sobre estos
Al estereotipar las figuras de lxs 108 sus viñetas le asuntos gráficos-humorísticos (Carbone, 2017b).
52 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA II: DE CAZA 53

cierra. Veamos cómo el teatro digita la puesta de inmediato se volvió cenizas. Cagado
en marcha de esa tecnología de persecución: del susto me fui volviendo chiquitito en el
asiento. La gente a mi lado gritaba: ¡putos!,
SE ESCUCHAN REDOBLES DE ¡asesinos!, ¡maricones! Cada grito era como
TAMBORES COMO SI FUERA DE una pedrada recibida. [...]
UNA MARCHA FÚNEBRE. [...] Lucía: Al frente iba papá. Su mirada limpia,
Ismael: Nos llevaron a un cuarto y nos desafiante. Rompiendo el aire como cuando
pusieron en filas. Olía a orina y suciedad. le crece el orgullo. Colgadas de las ventanas
De pie, en medio de burlas, nos cortaron (de la escuela), las alumnas mirábamos
el cabello de la manera más brusca. Poco atónitas el desfile. Algunas descubrían entre
a poco íbamos tomando la forma que ellos los que desfilaban, a su padre, a algún amigo,
esperaban que tuviéramos. La de los derro- y hasta a su novio. Eso era lo que quería la
tados, los escarmentados, el mal ejemplo para policía. Ponerlos en evidencia. Castigarlos
todos. Hacían de nosotros lo mismo que los públicamente.
nazis en su persecución a los judíos. Diana: La gente se aglomeraba para verlos
Diana: Recién en el centro me enteré de la pasar, como cuando desfila un circo. Rompí
cosa. Caminaba entre ese gentío que acude el cordón policial y llegué hasta Ismael, me
los sábados de mañana a la calle Palma. colgué de su cuello y le dije en secreto “siem-
Cuando de pronto, un presentimiento me pre estaré contigo”. Un guardia me tomó por
golpeó el pecho. Giré la cabeza y pude ver- la cintura y me arrojó a la acera. [...]
los venir. Eran ellos. Los 108 hombres ra- Lucía: Casi al final del grupo iba Alberto.
pados y flagelados. Los 108 marcados como Su mirada triste. Estaba mucho más del-
peligrosos para la sociedad. gado. No pude contenerme y le grité.
Rubén: Los pude ver desde el ómnibus, ¡Alberto! Levantó la cara y me descubrió
cuando iba rumbo al centro. Hubo un con una sonrisa. ¡Valiente!... ¡Sos un valien-
trancón debido a la marcha de esos 108 te!... ¡Te quiero mucho más! Por supuesto
hombres. Toda la fuerza que creí poseer
54 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA II: DE CAZA 55

mi conducta repercutió en castigo. Tuve y el genocidio sistematizado” (Roa Bastos,


que quedarme después de hora. 2009: 54). Es la tecnología de la exposición
Alberto: ¡No me importaba nada! Habían pública a través de la cual se manifiestan los
hecho y deshecho mi cuerpo. Mi cuerpo usos estatales de violencia sobre el cuerpo. Se
estaba acabado, pero por dentro sentía un
trata del emergente más vistoso en cuanto al
regocijo enorme. A partir de lo vivido apren-
dí a comprender que eso era parte del precio control homogenérico, además de la campaña
que debía pagar por ser libre. Podrán golpear periodística. Creemos que puede sostenerse
y castigar mi cuerpo, pero no mis ideas. sin vueltas que la marcha tiene también un fin
Ismael: Durante la marcha pasó algo extraño. moralizador. Era el precio público que tenían
La multitud que en un principio gritaba e que pagar lxs 108 (no por ser libres, como cree
insultaba, poco a poco se fue quedando calla- Alberto, sino por ser distintos: diversos), por
da. Luego, nos miraba con desconcierto, y creo integrar una “organización de amorales” que
que muchos con indignación y lástima. Sí. surgía para corromper la familia, la sociedad,
¡Lástima! Palabra tan horrible pero que puede la Patria (una maximización de la figura del
ser el comienzo de la tolerancia (Núñez, pater, figura organizadora de la estructura y la
2010: 76-78).
cultura heteropatriarcales).
Es el desfile de lxs 108 expuestos públi-
camente a la ciudadanía: no importa si esto
aconteció efectivamente, pues el mero hecho
de que haya aparecido una viñeta en el mo-
mento de los hechos habla de cierta condición
de posibilidad de esa marcha; 108 sujetos
abyectos en una suerte de procesión policial
aparatosa. Se trata de un conjunto aplastado
“por el terror de la represión, las torturas
Intermezzo Escena III: trabajo de campo
(de concentración)

En el contexto de este trabajo este último


episodio, de rebordes siniestros, podemos A un mes escaso del asesinato de Aranda el
entenderlo/interpretarlo como el contrafrente Dr. Eusebio Baez Mongelós, especialista en
de la ocupación de la Plaza –hoy– para reivin- Derecho, escribió un largo artículo en El
dicar el derecho a la diversidad por medio del País: “ASPECTO Legal del Problema de los
Besatón, un acto militante que anualmente amorales”. Ahí dice públicamente que con lxs
organiza la asociación SomosGay. Pero antes 108 había que tomar medidas de seguridad. Y
de desarrollar este punto hay que agregar otro, sugiere el trabajo obligatorio en colonias agrí-
hacer una etapa previa. ¿Qué sucede con lxs colas o internarlos en hospicios “hasta que se
108 luego de la exposición pública? Esta esce- haya producido la curación” (año XXIV, 7 de
na no está inscripta cual respuesta dentro de la octubre de 1959, p. 2). Pues sea.
dramaturgia de Ñúñez. 108 y un quemado no Por trastornar el orden sexogenérico esta-
nos puede brindar esa información dramática blecido lxs 108 son encerradxs en una cárcel
porque su autor cuando pensó la obra no con- símbolo de la represión stronista: Tacumbú,
taba con ese dato, que es el que pretendemos una penitenciaria inquietante, actualmente
comentar a continuación. activa. Ahí, para ellxs, se dispuso un “campo
de reeducación” cuya función era reencau-
zarlxs sexo-genéricamente. Lxs mandaron a
56 57
58 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA III: TRABAJO DE CAMPO (DE CONCENTRACIÓN) 59

“reeducarse”. ¿Cómo? Picando piedras. Con la Esa es la función del “campo de reeducación”.
marcha pública el Stronato a lxs 108 les hace El stronato somete a lxs 108 con el objetivo
pasar vergüenza (en términos generales) y con de masculinizarlos. Lxs manda a picar piedra
Tacumbú activa (por lo menos en el nivel de basáltica –en una cantera al lado del penal–,
los deseos) una tecnología de redefinición de utilizada luego para pavimentar las calles de
la sexualidad dentro de la matriz heterosexual la ciudad. Esas mismas calles que ellxs habían
por vía de la violencia. El carácter de Tacumbú “ensuciado” a la hora de ser expuestos al escar-
es correccional sobre cuerpos-que-no-cuentan, nio público.
subjetividades desviadas de la norma, para Complementariamente, recluir a lxs 108
que vuelvan-a-contar. O sea, para que vuelvan en Tacumbú tiene también el sentido de una
a ser funcionales a la racionalidad del orden medida precautoria para una sociedad que
autoritario. ¿Cómo podemos interpretar este debía ser protegida (desde el punto de vista de
gesto? De la manera más sintomática y sencilla la dictadura) de la emergencia de la homosex-
a la vez: (re)enderezar el cuerpo de lxs 108, ualidad. El Stronato, al pretender controlar la
“hacerlos hombres”. Obligarlos a los trabajos homosexualidad nos (de)muestra su intención
forzados era una manera de modelar el cu- de acentuar los efectos de poder y de dominio
erpo y el espíritu de lxs 108 con el objetivo sobre el “tercer sexo”. Tacumbú en este sentido
de facilitar la fusión de la persona con el es una tecnología de reeducación y corrección
papel sexogenérico que un bio-hombre estaba (normalización en definitiva) situada alrede-
destinado (y obligado) a desempeñar en la dor del cuerpo 108 para readecuarlo a las nor-
sociedad programada por el orden autoritario. mas vigentes. Esas normas son parafraseables
Tacumbú expresa ahí el “empeño humanista” en dos palabras: “hacete hombre”.
del sistema penal stronista para transformar A esta altura, pues, se impone un leve ex-
a unxs 108 putos en hombres socialmente cursus sobre el género para agregar un sentido
útiles y genéricamente normados. Virilizados. más a las tecnologías implementadas sobre
60 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA III: TRABAJO DE CAMPO (DE CONCENTRACIÓN) 61

el cuerpo colectivo de la homosexualidad o re-instituirse a través de operaciones con-


en 1959 en Paraguay. Si atendemos a Butler stantes de re-citación de los códigos (masculi-
(2001), el género puede ser entendido como no y femenino) socialmente investidos como
una performance, como un dispositivo de rep- naturales” (Preciado, 2002: 23). Y disentir
resentación o una puesta en escena. De hecho, con esas repeticiones performativas –disenso
cada unx de nosotrxs actúa y representa el formulado por lxs 108– codificables y descod-
género masculino y/o femenino –posiciones ificables como femeninas o masculinas, con
de género que en el sistema heteropatriarcal ese entrenamiento, descomponerlo, es entrar
tenemos internalizadas como “naturales”– en en disenso con el Sistema –con esa idea no
función de un modelo ritualizado, armado materializable, no totalizable, que se corre-
por ademanes regulados, repetidos, sancio- sponde a la suma de estructuras sociales–, que
nados. Esto es: internalizados como normas aquí tiene el nombre de Stronato. Entonces,
y que se hacen piel en el estilo del cuerpo si la performatividad del género se basa en la
que representamos y actuamos públicamente. reiteración permanente de normas que son an-
Ese modelo ritualizado está hecho de con- teriores al sujeto, si el género es performativo
venciones tácitamente pactadas y legitimadas porque reiteramos prácticas ya reguladas por
por el orden social. Esos ademanes internal- otrxs “desde siempre”, entonces “tiene lógica”
izados como normas se constituyen en signos que con una dosis de violencia –propia del
culturales –histórico-sociales– que hacen a la sistema heteropatriarcal, organizado alrededor
construcción del género. Es decir: hemos sido de la figura del hombre, al cual en este caso
entrenados para ser bio-hombres o bio-mu- se le agrega una dosis de autoritarismo propio
jeres. Para sentir, erotizarnos, sufrir, amar, tra- de una dictadura– y de un trabajo “propio
bajar como bio-hombre/mujer. “La (hetero) de hombre”, se pretenda re-pautar el género
sexualidad, lejos de surgir espontáneamente de desviado de lxs 108 y su sexualidad. Ahora es
cada cuerpo recién nacido, debe re-inscribirse
62 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA III: TRABAJO DE CAMPO (DE CONCENTRACIÓN) 63

el momento de avanzar sobre el “campo de Serán reprimidos con la pena de seis meses
reeducación”. a cinco años de penitenciaría: 1. los que
Lxs 108 fueron retenidos en Tacumbú a difundieren la doctrina comunista o cuales-
lo largo de seis meses, según relata Victoriano quiera doctrinas o sistemas que se propongan
destruir o cambiar por la violencia la organi-
Silva, un habitante del barrio homónimo en
zación democrática republicana de la Nación,
el que está ubicada la cárcel, único informante 2. los que organizaren, construyeren o
que recuerda los hechos de 1959 (Carbone/ dirigieren asociaciones o entidades que ten-
Soto, 2015). O sea, les aplicaron una pena por gan por objeto visible u oculto cometer
más que el Código Penal –tal como indicamos el delito previsto en el inciso precedente
anteriormente– no contemplara la homosexu- (Decreto-Ley no. 294 del 17 de octubre de
alidad como un crimen. De todos modos, los 1955, Registro oficial de la República del
medios de comunicación habían logrado in- Paraguay).
stalar en el imaginario social la homosexuali-
dad como sinónimo de criminalidad (v. “Auge En este artículo, como en tanta otras dis-
de la criminalidad”, texto citado en la p. 5). Y cursividades de esta índole, la palabra comu-
ya que, tal como sostiene Alcibiades González nista vuelve de manera obsesiva, caricatural,
del Valle en el prólogo de 108 y un quemado, como en toda la propaganda de la derecha
“‘108’ y ‘comunista’ eran las acusaciones más más ruda y primaria. Homosexual es homolo-
serias que podían hacerse a un individuo” gable a comunista. Si atendemos a este artículo
(Núñez, 2010: 8), entonces pareciera que el podemos hipotetizar que, según el stronato,
Stronato les aplicó a lxs 108 la ley de Defensa lxs 108 constituían un peligro porque podían
de la democracia que el régimen había promul- difundir algo así como la “doctrina de la ho-
gado en 1955. En el art. 2 recitaba: mosexualidad” y modificar por la vía de la
“violencia sexual” la organización “democráti-
ca republicana” y sobre todo su orden sexoge-
64 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ESCENA III: TRABAJO DE CAMPO (DE CONCENTRACIÓN) 65

nérico de cuño autoritario en tanto binario y sobre todo porque reponen vida ahí dónde el
heteropatriarcal. Stronato y su cultura autoritaria –que aún no
La caza, la exposición pública, la vigilan- fue suplantada por una democrática: Paraguay
cia, la separación del resto de la sociedad, el es un país que en 2012 tuvo un golpe de
terror sobre el cuerpo colectivo de lxs 108, la Estado (Carbone/Soler, 2012)– querían ubicar
subsecuente invisibilización y la corrección muerte y desaparición. En cuanto a esta última
presunta a través de Tacumbú transforman palabra, una apostilla nada menor: 108 hoy en
ese número –y su emergencia social– en una Paraguay es una mediación de la desaparición,
mediación de la desaparición. Pues, ¿qué clase ya que es un número borrado de la mayoría de
de cultura se funda si hay un lugar para los las “discursividades” nacionales formuladas en
no-representadxs? Porque lxs 108 son precis- tiempos más o menos democráticos. Por ejem-
amente eso: no-representados, subjetividad plo, no figura en la altura de la calle, tampoco
que no deben de ser representadas, siquiera en la chapa de los autos, menos como interno
al margen de la historia oficial. Ese complejo telefónico de una institución, o en el número
dispositivo, obviamente, pretende impactar de la línea de un colectivo. Valga apenas un
–impacta– en la reorganización de las rela- ejemplo. En un artículo publicado en el diario
ciones sociales porque la población 108 es ABC Color–“RUA excluye numeración ‘108’
desaparecida por un poder que teme la vida de las chapas”–, Dolly Larroza, la titular del
como el Stronato. Por eso es importante (más Registro Único del Automotor (RUA), dice
que considerable) un texto como el de Ñúñez que en las chapas de los autos paraguayos “no
junto con su representación teatral (o el se imprime el número ‘108’ desde hace algún
Besatón de SomosGay que comentaremos más tiempo por ‘una costumbre social’”.8
adelante), porque se reapropian de ese número
para las políticas identitarias y de memoria 8.  www.abc.com.py/nacionales/rua-excluye-numera-
LGTBIQA paraguayas y latinoamericanas. Y cion-108-1311381.html (30 de noviembre de 2014).
¿ESCENA GENOCIDIO? 67

sociedad con el propósito de la degradación,


del daño, estamos frente a algunos problemas
nada menores de la historia de la humanidad.
Además, en nuestro caso, un número cifra
¿Escena genocidio? un gesto deshumanizante de la subjetividad
señalada con esa categoría. En este sentido,
108 es una negación de la humanidad. Y
Todas las culturas a través de las lenguas que esa negación es lo que permite identificar a
las expresan, y que se cifran en tales o cuales ese otro como un sujeto perseguible/odiable.
disciplinas, clasifican el mundo en función ¿Cómo? A través de los medios de comuni-
de categorías para ordenarlo y entenderlo. cación, del humor gráfico, de una marcha
Pues bien, 108 sirve para clasificar a los putos pública, de una razzia, que no es cualquier
paraguayos de ayer y de hoy. Pero ese mismo razzia sino un ademán implementado por un
número se convierte en símbolo. Un símbolo Estado y que sindica a ese otro que persigue
que, luego de ser acuñando en tanto palabra como un enemigo de la sociedad. Tres etapas
identitaria que clasifica y define, se vincula hasta ahora: clasificación, simbolización,
con el odio y la persecución. De hecho, toda la deshumanización. La cuarta es la preparación,
campaña que comentamos hasta aquí, políti- que incluye identificar a la otredad a perseguir.
ca, periodística y de humor gráfico que siguió ¿Cómo? Por ejemplo, mediante listas con los
a la razzia, no fue otra cosa que una campaña nombres de las víctimas y que esas listas sean
de odio y de persecución. Y sabemos muy públicas. Una forma nítida de “listar” en la
bien que a lo largo de la historia cuando los Alemania nazi era un parche o una banda
símbolos se impregnan de odio y persecución sobre alguna manga con la estrella de David.
con la finalidad de distinguir, individuar y Por eso mismo la lista de Schindler es un gran
apartar a grupos particulares del resto de la gesto vitalista, libertario y humanizador. La
66
68 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ¿ESCENA GENOCIDIO? 69

preparación puede incluir la concentración nomes de supostos 108 seguiam circulando


de las víctimas en centros específicos y que en pelas ruas da cidade” (Cuevas, 2014: 62 y 78).
el caso que estamos comentado, luego de la Y en cuanto a las listas, es innegable que con-
marcha, tomó el nombre de Tacumbú. Ahora feccionarlas –y haberlas confeccionado en la
bien, clasificación, simbolización, deshuman- historia de la humanidad– es atentar en contra
ización y preparación son cuatro de las ocho del bios: colocar de manera explícita la vida de
etapas de genocidio. En este sentido, creo que una persona o de un colectivo en estado de
podemos decir que el caso de lxs 108 va en la peligro y persecución.
dirección de un acto de genocidio.9 De hecho, Dos: en el Informe final (2008) de la
un elemento más que corrobora esta afir- Comisión de Verdad y Justicia se explicita
mación son las confecciones de listas luego del claramente que el caso Aranda –junto al
asesinato de Aranda y que contenían nombres caso Palmieri: que aconteció en 1982 en
de (supuestos) homosexuales cuya finalidad Paraguay y que tuvo una resonancia y una
era identificar y reconocer a los “degenerados”. lógica parecida al primero; de hecho, la po-
En el momento de los hechos, en Paraguay licía salió a cazar a unas 600 personas acu-
se conformó un “Comité de Padres por el sadas de ser homosexuales con motivo del
Saneamiento de nuestra Sociedad”, cuya fina- asesinato de un menor de 14 años: Mario
Luis Palmieri– demuestran cómo [...] el re-
lidad era luchar en contra de la “amoralidad”
chazo institucional por parte de agentes del
mediante la confección de listas: “as listas com Estado a una identidad sexual, puede oca-
sionar una persecución sistemática y gener-
9.  Los expertos sobre el tema acordaron ocho etapas
alizada contra todo el grupo que presente
de genocidio. Son clasificación, simbolización, deshu-
esa orientación sexual. [...] Además, los dos
manización, organización, polarización, preparación,
exterminio, denegación (Gregory H. Stanton, The 8 casos subrayan cómo se instrumentaliza la
Stages of Genocide, 1998, www.genocidewatch.org/ justicia a favor de ciertos intereses políticos.
aboutgenocide/8stagesofgenocide.html). La investigación judicial estuvo dirigida a
70 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ¿ESCENA GENOCIDIO? 71

perseguir un grupo de personas rechazadas número de una celda, la 13, escribe: “fatídica
por agentes del Estado por sus opciones celda donde se hospedan más de 15 recluidos,
sexuales distintas y no estuvo orientada de la mayor parte de ellos aficionados al vicio
manera honesta, imparcial y profesional contra natura” (año 6, no. 2425, 7 de abril
a investigar y sancionar a los presuntos
de 1931, p. 1). La numerología es recurrente
responsables. Las opciones sexuales dis-
tintas no tuvieron cabida bajo el régimen como forma de la deshumanización. Y luego
militar. Los dos casos señalan cómo ser de 1959, la razzia que se desató con motivo
homosexual no sólo era un estigma social del asesinato de Aranda volvió a repetirse con
repudiado por el aparato estatal sino que matices mínimos con el caso de Enrique Mai,
ser homosexual significaba ser peligroso Tito Ainer, Mario Luis Palmieri y Rodolfo
para esa sociedad y por ende debía ser casti- Costa (Carbone, 2015d).
gado. Las violaciones de derechos humanos Pues bien, la pregunta obligatoria es: ¿dado
cometidos contra los homosexuales en los que el caso de lxs 108 no es un emergente
casos Aranda y Palmieri mostraron la in- aislado en el contexto de la historia política
tolerancia del régimen político frente a las paraguaya, estamos frente a un hecho que sólo
diferencias (Comisión de Verdad y Justicia,
va en la dirección de un acto de genocidio? Si
2008: 190).
atendemos a las reflexiones teórico-jurídicas
Los casos Aranda y Palmieri no fueron de Clavero (2008) –por cierto referidas a un
casos aislados en la secuencia de la historia po- pueblo indígena de Paraguay: los Aché–, la
lítica paraguaya. De hecho, antes de la década respuesta a esa pregunta es la siguiente. En
de 1950 y del caso de lxs 108, en Paraguay “Delito de genocidio y pueblos indígenas en
ya se había asociado la homosexualidad a un el derecho internacional”, señala que en 1948
número: el 13. El diario La Tribuna en 1931 el Estatuto de la Corte Penal Internacional –
se ocupa de denunciar el hacinamiento de los que retoma lo definido en el mismo año por
presos en la cárcel y haciendo referencia al el artículo segundo de la Convención para
72 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA ¿ESCENA GENOCIDIO? 73

la Prevención y Sanción del Delito– estipula étnico, racial o religioso mediante lesiones gra-
que el genocidio es el delito más grave que se ves a los miembros del grupo que se pretende
puede cometer en el orden internacional. En eliminar, ya sean físicas o mentales; mediante
efecto, ocupa el primer lugar con relación a sometimientos a condiciones de existencia que
delitos de su competencia. Es seguido por los impliquen la destrucción del grupo a partir
crímenes de lesa humanidad, los crímenes de de políticas que impidan la reproducción de
guerra y los crímenes de agresión. En el artícu- sus miembros; o a través de la apropiación de
lo sexto del Estatuto, se define genocidio como menores con el fin de que no reproduzcan un
la intención de destruir parcial o totalmente a sistema cultural determinado. Entonces, por
un grupo nacional, étnico, racial o religioso a más paradójico que parezca, se puede cometer
través de la perpetración de cualquiera de estos genocidio incluso respetando la vida.
actos: matanza de los miembros del grupo; le- Para complementar este punto de mira,
sión grave a la integridad física o mental de los valga lo siguiente. En 1947, el proyecto oficial
integrantes del grupo; sometimiento intencio- de Naciones Unidas definía genocidio como
nal del grupo a condiciones de existencia que “la destrucción de grupos raciales, nacionales,
puedan implicar la destrucción física, ya sea lingüísticos, religiosos o políticos” de manera
total o parcial; cualquier medida que conlleve intencional, con el objetivo de “destruirlo
un impedimento de nuevos nacimientos en todo o en parte o coartar su preservación o
el seno del grupo; y, apropiación de niños del desarrollo”, ya sea a través de la muerte, el
grupo que se pretende destruir. De esto des- daño a la integridad física o la interferencia en
ciende que existen varias formas de cometer la reproducción biológica. También se consid-
genocidio; y no sólo a partir de una matanza era genocidio la eliminación de características
masiva. Se comete genocidio mediante cual- específicas del grupo: mediante el traslado de
quier acción que implique la intención de des- los niños a otros grupos; el exilio de miembros
truir total o parcialmente a un grupo nacional, representativos de la cultura; o la destrucción
74 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA

del patrimonio cultural del grupo en cuestión,


ya sea a partir de la destrucción de libros,
monumentos históricos, documentos de valor
artístico, histórico o religioso; prohibición
de nuevas publicaciones que versen sobre la Intermezzo
religión del grupo o que estén escritas en su
lengua; y la prohibición de la lengua. En de-
finitiva, en su origen, el delito de genocidio Rebobinamos apenas para avanzar. Alberto, en
contemplaba cualquier acción intencional que una conversación con Rubén sobre homose-
atentara contra la existencia o perpetuación de xualidad dice: “¿¡Por qué puta me tocó vivir en
un grupo nacional, étnico, lingüístico, racial o un país de mierda como este!? Lo que más deseo
político. en este momento es dar un salto en el tiempo,
En síntesis, el delito de genocidio refiere a veinte años más adelante. ¡Cuando seguramente
cualquier acción intencional que tenga como la gente aquí va a estar más evolucionada y acep-
propósito la destrucción total o parcial de te todo eso sin problemas!” (Núñez, 2010: 52).
un grupo nacional, étnico, racial o religioso, 1959 más 20 es 1979, o sea, una década antes
ya sea mediante la muerte, lesiones físicas o de que el Stronato y Stroessner se “desplo-
mentales, apropiación de niños, o toda prácti- mara” a mano de sus aliados (concretamente
ca que conlleve la interrupción del desarrollo de su consuegro y mano derecha: el general
o perpetuación del grupo en cuestión. Por lo Andrés Rodríguez). Alberto se queda corto
tanto, el genocidio no es sólo la muerte en en su deseo, pues, aún hoy en día, el tema de
masa. Puede haber muertes sin que sea geno- la homosexualidad en Paraguay sigue siendo
cidio y viceversa. Por ende, la respuesta a la espinoso, por decir poco. Sigue habiendo un
pregunta que formula este apartado es: sí. sentimiento difundido de repudio asociado a
ese número. 108 sigue siendo una sílaba de la
75
76 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA INTERMEZZO 77

muerte. Una sílaba de muerte. Una infección derechos nos hacen habitar/sentir parte de una
de la memoria stronista que (¿nos?) contagia comunidad política como miembros plenos.
a través de una crisis del lenguaje, ya que Negar el derecho a la diversidad sexogenérica
hoy 108, en parte y sólo en parte, se usa con el significa negar un derecho humano básico, en
mismo sentido acuñado en 1959. el sentido de fundamental, porque garantiza
Para dar vuelta ese sentido, existe la litera- la activación y el ejercicio de otros derechos.
tura –el teatro concretamente, pero no sólo–10 Más: esas discursividades “ficcionales”11 y esas
y las acciones militantes que recuperan la acciones militantes asumen una perspecti-
impureza de ese recuerdo y nos proponen un va crítica acerca de procesos sociopolíticos
ejercicio memorial con un sentido cicatricial, normalizadores en términos sexogenéricos.
restitutivo y reivindicativo de las cosas. Para Cifran evocaciones reintegradoras del pasado
esas discursividades/acciones 108 significa una al presente y podemos decir que –juntas: casi
reivindicación de derechos. Y toda vez que a la manera de un frente político– articulan
reivindicamos un derecho es porque –ese dere- un entramado que busca (re)compensarnos de
cho que sentimos nuestro– lo perdimos (nos
es negado) y queremos recuperarlo. Porque los 11.  Si tuvieramos que decir algo acerca de esta palabra
–ficcional– diríamos que aquí no se vincula con un acto
de verosimilitud o de mímesis. En general, cuando
10.  Además del texto de Núñez, sobre el caso Aranda decimos ficcional entendemos cualquier acto que po-
y el tema de lxs 108 existe una novela de Armando dría llegar a pasar en la realidad pero que no pasa. En
Almada Roche, 108 y un quemado. ¿Quién mató a el contexto de este trabajo –pero que tiene validez en
Bernardo Aranda? (2012); se trata de un texto perte- términos generales– postulamos lo “ficcional” como
neciente a la literatura argentina “de frontera”, ya que una suerte de contra laboratorio virtual de producción de
el escritor es formoseño. Un cuento de Bernardo Neri realidad. Contra laboratorio que a través de las obras a
Farina, “El rock and roll de Bernardo”, que forma través de las que opera –la de Núñez por ejemplo– crea
parte de El siglo perdido (2010). Y una película de (las condiciones para) “nuevos” recuerdos –o recuerdos
Renate Costa, Cuchillo de palo/108 (2010). renovados– en nuestro presente.
78 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA INTERMEZZO 79

esas hendiduras que siguen vigentes en la me- en huida y en contemplación, hechas y sin
moria sexogenérica nexada con los oprobios hacer, resueltas y en devenir; no sólo es
de una dictadura latinoamericana. Esas discur- lo que pasó, sino también lo que podría
sividades y esas acciones articulan un dispos- pasar y aun lo que podría haber pasado. La
conjunción de tiempos y sus posibilidades
itivo que nos permite viajar hacia el pasado,
también son nuestra memoria, por eso a
recuperarlo, traerlo de vuelta hacia nosotrxs y veces tenemos recuerdos que no nos resul-
resignificarlo con un sentido contrautoritario tan propios, no nos pertenecen, se palpitan
en el que las mismas palabras ya no quieren ajenos, no tanto porque los haya vivido
(decir) lo mismo. O sea: esas palabras ya no otro, sino porque hay una zona real donde
afectan de la misma manera, ya que no sig- YO es Otro (Guerra, 2017: 47).
nifican un estigma, sino que lo resignifican.
Para decirlo quizás más precisamente: ese El Yo que es Otro es el dispositivo que
dispositivo reelabora (nos permite reelaborar) estamos entramando (aunque falte articular
los significados más tortuosos de la memoria la segunda parte). Una de sus manifestaciones
histórica vinculada con lxs 108. Y en cuanto consiste en reescenificar recuerdos escondidos
a la memoria, traigamos aquí un movimiento u olvidados entre las costuras de la historia
teórico de la errancia: oficial. Y sin desconocer la historia oficial el
[...] la memoria es un movimiento y una dispositivo sirve para enfatizar otro tipo de
errancia, una sucesión de reescrituras y historia: la historia orificial. De los orificios
re-traducciones yuxtapuestas, está viva y o de las costuras. Y en ese reescenificar/resig-
es cambiante, muta, va en fuga, es plural y nificar cumple otra función: la de formular
más que plural: multívoca pues de cada cosa un acto de utilización afirmativa de términos
tiene infinitas voces e infinitas bocas y aun injuriosos. Pues ahora entramos en el capítulo
de cada cosa tiene infinidad de imágenes militante de esta historia y en la segunda parte.
registradas: a la ligera y con detenimiento,
PARTE II
Besatón

Durante la dictadura de Stroessner salir a la calle y ser


afeminado era un crimen, prácticamente. Ahora, me
emociona poder salir a la calle y besar a mi novio sin
miedo, gracias al Besatón.
Miguel Aguad (Petunia), representante de la
Comunidad Homosexual del Paraguay (CHOPA)

Esos besos escandalosos nos recuerdan que, aunque dife-


rentes, somos iguales.

Alfredo Boccia Paz, médico y periodista

La literatura (en un sentido amplio) y las


acciones militantes –nexadas, en este caso,
en lo que hemos llamado dispositivo– nos de-
muestran algo obvio (quizá) pero que pese a
eso debe ser enunciado: que la historia es un
espacio de disputas y que las palabras, junto
con sus representaciones, también lo son. Hoy
en día en Paraguay hay varios espacios sex-
83
84 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA BESATÓN 85

ogenérico-militantes que se reapropiaron del memoria: “108 nunca más”.13 En ese enun-
número 108 como forma de reivindicación de ciado se cifra 108 como forma de evidenciar
los derechos propios de la diversidad dentro la violencia histórica contra la población
de los márgenes de la sociedad paraguaya12. El LGTBIQA en Paraguay. Ese número, en este
que nos interesa a nosotrxs aquí es SomosGay, caso, adquiere el peso de un signo de lucha.
una “asociación solidaria, comprometida con Porque se constituye en posibilidad de resig-
la innovación de estrategias efectivas contra la nificar, en clave de re-asunción, una identidad
homofobia”, que enfatiza el estigma a través muchas veces escondida, disimulada, y que es
del cual estamos reflexionando a partir de un una identidad (y una sexualidad) profunda-
enunciado vinculado con las políticas de la mente sentida.
Además de las acciones militantes ins-
12.  Pensamos en la Asociación 108 con sus múlti- criptas en las políticas de la memoria y de
ples acciones: la fundación de La Mansión 108 en
Asunción, “un proyecto queer alternativo” (www.airb-
los derechos humanos, SomosGay cada año
nb.mx/rooms/2196875 [consultado en marzo 2018]), organiza un encuentro relativamente masivo:
la publicación de un panfleto que ya va por su segunda el Besatón. Esto es: un maratón de besos, un
edición (Augsten Szokol y otrxs, 2013), el blog 108 beso grande, un beso comunitario. Se trata de
memorias (http://108memorias.com/la-historia/[con- un evento que en las últimas ediciones llegó
sultado en marzo 2018]) o la impresión de remeras
coloridas que en la parte anterior llevan el número
a tener unxs 400 participantes –reunidxs en
108 como declaración identitaria o de principios. Por dos turnos de besos–, pero que en su prime-
el lado lésbico-feminista, Aireana (www.aireana.org.py ra versión contó con apenas tres parejas. De
[consultado en marzo 2018]), espacio político cultural aquí en más arranca un diálogo con uno de
“de información, de encuentro (para diálogos, charlas sus mayores impulsores –Simón Cazal– para
y debates) y de servicio a mujeres lesbianas”. Y Lesvos,
una nueva organización de mujeres lesbianas nacida en
2013 (www.facebook.com/LESVOSorg/info [consulta- 13.  http://somosgay.org/quienes-somos [consultado en
do en marzo 2018]). mayo de 2018].
86 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA BESATÓN 87

reconstruir las declinaciones básicas de esa xualidad no es un trastorno ni una enferme-


acción militante. dad mental sino una expresión legítima de la
Sí, me acuerdo, la primera vez éramos sexualidad humana. La convocatoria consiste
6, llovía muchísimo, hacía un frío y nos en un acto mínimo y potente a la vez: invita
fuimos al Congreso y la policía nos cercó, a todas las parejas LGTBIQA –y también a
no nos dejó llegar adonde ahora llegamos las heterosexuales– a besarse en el espacio pú-
para hacer Besatón. [...] Sí, 3 parejas, y de blico con el objetivo de apoyar la igualdad y
hecho, yo que era la cara visible no tenía reivindicar el derecho a amar y ser amados sin
pareja con quien besarme. Yo fui como el que eso sea motivo de discriminación. Eso de
vocero que armó todo el quilombo y yo manera descriptiva.
no me besé (risas), qué caradura. [...] el Avancemos con una valoración. Visibilizar
segundo año fue el acabose, porque fue
lo que es una mediación de la desaparición
el año del Bicentenario, y el 17 de mayo
quedaba justo después de la fiesta del
significa visibilizar la desaparición: recordarla
Bicentenario (14 y 15 mayo) (entrevista a y ponerla en la escena pública. Por otra parte,
Simón Cazal: 2015). podemos entenderlo como una anti-marcha:
negadora de la marcha stronista de antaño
En términos generales, se trata de una porque si ésta deshumanizaba y cosificaba a
convocatoria para que lxs 108 salgan a la través de un número sobre el cual se cifraba un
calle, o sea, un momento de visibilización. De colectivo de diversidad volviendo anónimos a
manera más refinada, es una campaña que se sus integrantes, la anti-marcha que encarna el
hace para conmemorar el día internacional Besatón barre el a-privativo del nomos porque
de lucha contra la homofobia y la transfobia. busca humanizar a la población LGTBIQA
Ese día se celebra anualmente el 17 de mayo, del siglo XXI paraguayo en tanto subjetividad
porque desde 1991 la Organización Mundial que sintetiza una parte de las luchas históricas
de la Salud (OSM) estableció que la homose- y emancipatorias de ese pueblo. Entonces, si
88 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA BESATÓN 89

la marcha de 1959 exponía a lxs 108 como de ese roce y nosotros identificamos que
negación, el Besatón en el revés de trama es teníamos que disputar también el espacio
una forma de la afirmación; más: “una disputa público. La disputa por la visibilidad para
por la existencia y por el derecho al disfru- nosotros pasaba por el espacio público, o
sea en términos de movimiento, siempre
te del espacio público” (entrevista a Simón
se hablaba de visibilidad o vamos a hacer-
Cazal: 2015). De hecho: “la marcha, cualquier nos visibles [...]. Nosotros veíamos que el
marcha, es una cosa anónima [...] una especie lugar en donde más reacción generaba la
de ghetto, es como un closet grande nomás, existencia gay y lesbiana era en la human-
compartido y móvil. Y la idea del Besatón es ización de los gays y las lesbianas y por eso
todo lo contrario, es salir del closet, en toda la organizamos el Besatón en vez de armar
dimensión es eso, reclamar el espacio público una marcha. [...] en Paraguay hay marchas,
y pedir tu derecho” (entrevista a Simón Cazal: todos los días, organizadas a través de varios
2015). Pero historicemos un poco más este tipos de reclamos [...] La marcha para no-
acto por medio de los recuerdos de Simón: sotros era una cosa más y cuando hay una
marcha, en general, los demás se esconden
El Besatón comenzó en el 2010. El primero prácticamente en sus casas durante el día
fue el 17 de mayo del 2010 y siempre se que vos vas a salir a marchar y los medios
hace alrededor del 17 de mayo. Elegimos hacen lo mismo o explotan en morbo [...].
esa fecha porque es la fecha en la que se Una marcha tiene un sentido político-col-
despatologiza la homosexualidad. [...] En el ectivo, nosotros en cambio buscábamos
2010 nosotros éramos un grupo que venía construir una escena que nos permita res-
de una reorganización muy dura, porque catar la humanidad de la diversidad gay. [...]
la verdad en el 2009 tuvimos un escenario El Besatón es un acto muy íntimo por un
bastante complejo que nos obligó un poco a lado, porque es una expresión de afecto, de
replantear lo que ahora tenemos más mad- humanidad. [...] en ese entonces llegamos a
uro [...]. En el 2010 estábamos en el medio la conclusión de que la manera de espantar
90 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA BESATÓN 91

fantasmas era sacarle el cuco a la gente, esa lo que nosotros necesitamos es garantía de
confusión que está instalada acá de qué eran vivir una vida libre de violencia y que eso
los homosexuales; los homosexuales eran significara actividad de parte del Estado de
esos que salen a la noche y que son super que no nos va a perseguir y de que el mismo
lascivos, son esos tipos que buscan niños
Estado nos dé libre acceso a sus instituciones
para reclutar y todo el resto de la narrativa
instalada por la dictadura y por los aparatos como el matrimonio o la adopción” (entrevis-
que hasta ahora sigue vigente. Bueno, eso ta a Simón Cazal: 2015).
era lo único que existía y nosotros nos diji- Entonces, si homofobia, transfobia y las
mos: ¿qué van a decir si se ven dos personas distintas formas de violencia sexual persisten
besándose, y si esas dos personas son gays o en Paraguay como instrumentos de poder,
lesbianas? El primer Besatón fue así (entrev- estos tipos de acciones son de lo más desa-
ista a Simón Cazal: 2015). fiantes como forma del orgullo y de reseman-
tización de prácticas autoritarias que ahora
Nos parece un acto mínimo y muy creativo se convierten en gestos de afirmación. Con
porque disputa ese “mismo” espacio público un coraje remarcable, una vez por año y en
que “ayer” había sido la calle-teatro del horror una fecha fija, una parte de la ciudadanía
y el agravio. Sobre ese escenario se vejaron toma la calle para reivindicar su derecho a la
a lxs 108, y hoy SomosGay lo transforma en alteridad y enfrentar la mentalidad hetero-
la calle-teatro de la acción política. También patriarcal en concentraciones provocadoras
porque el Besatón –que por ejemplo en la y saludables. El Besatón es una iniciativa de
edición 2015 tenía como lema “Besos por visibilización, pero sobre todo una acción que
los Derechos”– se lleva a cabo frente a la sede pretende desterrar de la sociedad paraguaya la
del poder legislativo, frente al edificio del discriminación y la persecución que lxs 108
Congreso. Lo imaginamos como una “mani- vienen padeciendo –desde 1931 y desde 1959
festación republicana a nuestro reclamo. [...] con cierto grado de sistematicidad–, con el
92 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA BESATÓN 93

objetivo de “sensibilizar a las ciudadanas y tarios de los foristas en las versiones digitales
ciudadanos a fin de que aprovechen este día de los diarios. Reproducimos (sin edición,
para hacer vivir la esperanza, la diversidad [...], por ende tal como fueron redactadas) algunas
sin distinción de sexo, de género, ni de ningún intervenciones que no tienen desperdicio,
tipo” (SomosGay, 2015: 168). que en general llevan nombre y apellido, y
Sin embargo, a pesar del Besatón y de cier- que cifran los temas clásicos propios de la
tos emergentes literario-culturales, el orden homofobia: deshumanización, patologización,
socioanatómico pretendidamente binario ocultamiento, formas de sanación, la misma
sobre el cual descansa la cultura autoritaria emergencia de la ideología de la Iglesia católi-
paraguaya –y también muchas de nuestras ca que leímos en el drama de Núñez, la de-
instituciones con sus gramáticas discursiv- fensa a los cánones del matrimonio bíblico, la
as– aún sigue vigente en ese país. ¿Cómo lo interpelación a los valores familiaristas propios
corroboramos? En la respuesta al Besatón de la familia nuclear:
que una porción de la sociedad da a través Les pido a estos individuos por favor que
de los medios de comunicación y las redes si quieren hacer esto lo hagan dentro del
sociales. El 16 de mayo de 2013 y de 2014 los congreso y con los congresistas también si
diarios paraguayos Última hora y ABC Color quieren, pero NO a la vista de muchísimos
publicaron respectivamente “Colectivo gay niños y niñas INOCENTES y SANOS
convoca a  besatón  frente al Congreso contra que pueden verlos. Hay muchísima gente
la homofobia” y “Besatón frente al Congreso que educa a sus hijos dentro de los valores
contra la homofobia”. Se trata de dos textos de la moral y las buenas costumbres, tra-
informativos-descriptivos y, por ende, despo- tando siempre de mantenerlos alejados de
este tipo de cosas y a ustedes se les ocurre
jados de adjetivación. Ahí no emerge ninguna
hacerlo en un lugar público a plena luz del
respuesta de la sociedad paraguaya del siglo día y frente a la vista de todos, pero por
XXI para con el Besatón, pero sí en los comen-
94 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA BESATÓN 95

favor!!!!! RESPETEN PARA QUE SE LOS no hubiera acontecido, o como si tuviera que
RESPETE!!!!! (Fernando Careaga, 2013). repetirse otra vez, una más, de nuevo como
tragedia: “Estos putos depravados cada vez
Que verguenza mas vergonsoza Dios creo
hombre y mujer, para el uno y al otro, cons-
están más locos. Cuánta falta hace mi General
tituyo la familia la contitucion mas hermosa Stroessner para darles la cura correspondiente
dpte del Creador.. ymuchas veces al decir a estos enfermos. A todos estos hay que man-
estas cosas nos tratan de himofobia pero en darles a un campo de concentración de trabajo
realidad eestamos en contra de las practicas forzado (Pablo Fretes, 2014).
satanica, anti Dios, deben arrepentirse y Es el miedo a lo diferente. Y en estas últi-
Dios cambia al que desea cambio... (Carlos mas palabras que leímos, hoy desaparecidas de
Javier Peña Aranda, 2013). los foros,14 se cifra por el negativo la impor-
tancia del sentido (y la necesidad) del Besatón
Por último, para tener éxito en sus mani-
expresado en las reflexiones que entrama
festaciones y conseguir la mayor concurren-
cia y participacion ciudadana posible les Simón Cazal cuando dice que el objetivo de
sugiero que inviten a todos los paraguayos, ese acto es “humanizar” a gay/lesbianas para
de todas las religiones, a una “Jornada de que dejen de ser percibidos por la comunidad
Sanación Masiva” para ayudar a todos los como “monstruos”; “visibilizarlxs” para que se
que estan en esa situacion, pidiendo a Dios sepa que “existimos”; para cruzar esa moral pa-
su intervencion poderosa en nuestras vidas raguaya imperante que puede expresarse como
sin que nadie salga perdiendo o salga ofen- “todo bien que haya putos y tortas, pero mejor
dido (Charles BenitezOvelar, 2014).

14. www.ultimahora.com/notas/620463-Colecti-
Pero quien concentra todas las aberraciones vo-gay-convoca-a--besaton--frente-al-Congreso-con-
del caso es el comentario de un tal Fretes. Su tra-la-homofobia y www.ultimahora.com/besaton-fren-
intervención es formulada como si la historia te-al-congreso-contra-la-homofobia-n795212.html
96 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA BESATÓN 97

que no salgan a luz”, “todo bien con esta gente saber y si se enteran de que la homosexualidad
pero mejor que no se noten” (fragmentos de existe, porque se exhibe públicamente, en-
la entrevista a Cazal, 2015). Y si es cierto que tonces se sienten investidos de la autoridad
con el Besatón el cuerpo de la homosexualidad de cuestionar esa visibilidad. Esa facultad o
es y sigue siendo irreductible en tanto fuente esa investidura nos parece que son exhibidas
de diferencia/resistencia, de sujeto político y como una suerte de derecho de poder-decir
de organización de contrapoder/contracultura impunemente lo que se quiere de estx gay/les-
–cuyo objetivo en este caso es desnaturalizar biana/travesti... en concreto o de lxs gays/les-
ciertas prácticas y normas–, también es cierto bianas/travestis... en general. Estamos frente
que el Stronato y su cultura autoritaria hicie- a una suerte de dominación epistemológica,
ron bien los deberes, ya que siguen existiendo en la que el sector heterosexual de la sociedad
amplios sectores de la sociedad que quieren que se expresa en los foros públicos o en las
ver barrado/borrado “el” 108 de sus manifes- redes sociales pretende tener en sus manos las
taciones ciudadanas y urbanas. Los insultos condiciones de producción, de circulación y
que recibe el Besatón muestran el exacto de interpretación de la homosexualidad.
revés de trama de una sociedad inclusiva que
respeta la diversidad sexual y que ya ha hecho
propio el respeto al otro y a la diferencia. De
otro modo: las citas que leímos concentran
expresiones que incitan a la homofobia y a
iniciativas que no respetan ni la libertad ni los
derechos de las personas.
¿De los comentarios mencionados qué po-
demos inferir? Que hay colectivos heterosex-
uales que se arrogan la facultad de no querer
Telón

A lo largo de este trabajo, a través de la lit-


eratura (el teatro) y las acciones militantes,
nos referimos a una población estigmatizada
mediante el lenguaje vuelto número; esto es:
cantidad, que expresa acciones que inciden
el cuerpo de otrxs. Tematizamos entonces el
número/palabra 108 y consideramos la drama-
turgia de Agustín Núñez, 108 y un quemado.
Esa pieza recupera el origen del estigma 108
en Paraguay, en 1959, con el asesinato del lo-
cutor asunceno Bernardo Aranda. Además de
la procedencia del estigma, nos enfocamos en
cómo esa obra “ficcionaliza” el ámbito público
y privado de la sociedad paraguaya. En este
sentido, pusimos en diálogo esa “ficción” con
otras discursividades contemporáneas de los
hechos acaecidos en 1959. Esto por un lado.
Por el otro, y con respecto al ámbito público,
tomamos en consideración cómo las acciones
99
100 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA TELÓN 101

militantes contemporáneas (propias del siglo pasado impregnado de terror. En definitiva,


XXI) hacen uso de ese “mismo” espacio para abordamos la dramaturgia y las acciones mi-
reivindicar las identidades disidentes y rese- litantes como vehículos culturales que recupe-
mantizar un estigma. Esas acciones implican ran el pasado, que permiten pensar el presente
correr el foco de prácticas/conductas/modos y que resignifican –en este caso– un estigma,
de vida, históricamente relegadas al ámbito que de insulto pasa a ser un símbolo de iden-
privado, a la esfera de lo público. Es decir, tidad y orgullo.
vuelven político lo personal. Y nos hablan Si 108 para el Stronato, y para la lengua
de una pasión desobediente. De una disputa autoritaria que crea, 108 quiere decir puto,
por el derecho a pisar la ciudad. Entonces, el para la literatura que interpela la razzia de
dispositivo que entrama literatura y acciones 1959 y para los espacios sexo-genéricos que
militantes configura una suerte de utopía que recuperan el número en tanto manifestación
camina hacia el derecho a la ciudad. de lo diversamente deseante en sus iniciativas
En la primera parte del trabajo abordamos militantes, esa “misma” palabra indica una
la obra de teatro, reconstruimos las articula- sexualidad/identidad que se ubica por afuera
ciones del contexto sociocultural en el que de la heteronormatividad. 108, en el momen-
se llevó a cabo la razzia a la población ho- to de su emergencia, significaba la puesta en
mosexual asuncena y reflexionamos en torno crisis de la inmutabilidad genérica impuesta y
a la escenificación callejera en tanto tablado deseada por el Stronato, por lo menos a nivel
del horror y el agravio. En la segunda parte, público (pues en el ámbito privado, siempre
focalizamos la calle y situada sobre ella el que se perteneciera a un círculo de poder la
Besatón en tanto escenario y acción de la ac- homosexualidad era tolerable, tal fue el caso
tividad política. Para el primer caso, aludimos de “Coronela”, el hijo de Stroessner). La
a la dictadura stronista; para el segundo, a la heteronormatividad consiste y se basa, sobre
contemporaneidad, que posee esquirlas de un todo, en la reproducción. Dos sexos y dos
102 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA TELÓN 103

géneros separados y separables nítidamente en censuran la homosexualidad por ser un cami-


función de la diferencia de los signos anatómi- no desviado que atenta contra los designios
cos, pero “condenados” a permanecer unidos de dios, es decir, la reproducción; por otro,
de manera complementaria e inversa. Es la enfatizan que es un estigma lo suficientemente
norma sexogenérica binaria y heterosexual inadmisible como para acarrear la muerte de
–la heteronorma–, en la cual la elección del quien lo porte. En el espacio público, se re-
“sujeto de deseo” condiciona la orientación toma un hecho crucial de la razzia perpetrada
sexual de manera (supuestamente) definitoria por el Stronato: el desfile de lxs 108, a la vista
e inamovible. de todxs, despojados de ropa e identidad; es
108 durante el Stronato fue concebido decir, despojados de dos condiciones básicas
como un atributo profundamente desacred- para interaccionar con lxs otrxs y, por ende,
itador que servía para marcar subjetividades y ser parte de un cuerpo social. En estos esce-
para marginarlas del orden vigente, heteronor- narios, 108 pasa a ser un número/palabra que
mado. En ese contexto fue la manifestación dilucida un diagnóstico y, por lo tanto, un
de un posicionamiento político del poder, que modo de clasificación y de diferenciación de
hizo sentir su espesura sobre el cuerpo colecti- signos que son síntomas. Los síntomas, como
vo de la homosexualidad. El Stronato expuso a tales, implican una patología. La dictadura
lxs 108 en el espacio público para la vergüenza stronista a esa patología intentó curarla o, en
y el repudio; luego, intentó borrarlxs en tanto última instancia, erradicarla. Detrás de estos
subjetividades. Para ello, no sólo desplegó propósitos se esconde una ideología perversa
el terror en las calles sino que penetró en el encarnada en la heteronorma, como una de
ámbito privado: la familia. En este sentido, tal sus manifestaciones. Al atacar el cuerpo de
como expusimos, la obra de Núnez representa la homosexualidad masculina, el Stronato
los dos escenarios atravesados por el odio. En preserva la idea de la sexualidad asociada úni-
el seno de la familia, los padres, por un lado, camente a la procreación, barrando el deseo;
104 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA TELÓN 105

y, sobre todo, protege la construcción de la (no sólo en la dramaturgia que consideramos


virilidad masculina. Por eso mismo lxs 108 aquí) sino también por medio de acciones
fueron enviados a Tacumbú, un penal que concretas. El Besatón es una expresión más
en ese entonces tuvo la función de campo de que considerable (desde ya, no la única), por
reeducación. La finalidad no era encerrar a su manifestación en el ámbito público, es
los presuntos criminales, sino que se buscaba decir, por la exposición de las orientaciones
restaurar la virilidad de esos “varones” para- sexuales disidentes a la vista de todos. Se trata
guayos. De hecho, el Stronato al perseguir a de un acto que fija un posicionamiento políti-
lxs 108 sanciona como delito una conducta co que reivindica la diversidad con honra y
(no como ley, pero sí como norma). Esa orgullo.
norma tendía a reforzar la defensa de un in- En síntesis, la articulación del dispositivo
terés o un bien colectivo. Esto en el derecho que entramamos en este texto creemos (es-
penal se define como bien jurídico. Todo delito peramos) que contribuye a la compresión de
supone necesariamente la defensa de un bien porqué 108 es un culturema es disputa. Es
jurídico. Entonces, sospechamos, suponiendo decir, una expresión cargada de sentido emo-
acertar que, en este caso, con la razzia de lxs cional, cultural, histórico, social y político
108, el bien jurídico que pretendía tutelarse creado y reapropiado por una comunidad so-
era la virilidad masculina nacional. Y correla- ciocultural en condiciones específicas. Y en esa
tivamente, el tabú sobre un deseo. disputa, nuestro trabajo asume una posición a
Si bien el estigma se mantuvo con el de- favor de la demanda del reconocimiento de la
venir del tiempo, y por cierto se mantiene diversidad. Por cierto, una deuda pendiente en
con relativa vigencia en algunos sectores de la todos los rincones de América Latina.
sociedad paraguaya, en la contemporaneidad
108 es reivindicado también como forma de
militancia. Ésta se “corporiza” en la literatura
Apéndice

Imagen I: Ñandé, año I, no. 12, p. 29 Imagen II: Ñandé, 7 de julio de 1959, p. 6

106 107
BIBLIOGRAFÍA 109

Córdoba, Córdoba, pp. 59-93. Ebook.


ISBN: 978-950-33-1339-8.
2015a “Homosexualidades supremas: de
Roa Bastos a Cartes”. En: Garcia
Bibliografía Diniz, Alai / Pereira, Fernanda (orgs.),
Colóquio Yo el Supremo (1974-2014)
ALMADA ROCHE, Armando - Augusto Roa Bastos. Anais eletrônic-
os, Universidade Federal da Integração
2012 108 y un quemado. ¿Quién mató a Latino-Americana (Foz do Iguaçu,
Bernardo Aranda? Asunción: Arandura. Paraná, Brasil) 2015, pp. 111-120.
AUGSTEN SZOKOL, Erwing y otrxs <https://unila.edu.br/sites/default/files/
2013 108 / Ciento ocho. Asunción: Arandura. files/Yo_el_Supremo_Anais.pdf>

BUTLER, Judith 2015b “¿Existe acaso una forma más generosa


y terrible del don? Mujeres post guerra
2001 El género en disputa. El feminismo y la sub- guasu”. En: NovaPolis. Revista de Estudios
versión de la identidad. México: Paidós. Políticos Contemporáneos (Germinal,
CARBONE, Rocco Centro de Estudios y Educación Popular,
2017a Putos de fuga.ar. Diversamente deseante Asunción, Paraguay), no. 9, octubre 2015
en Paraguay. Prólogo de Ticio Escobar. (fecha de publicación: enero de 2016),
Ediciones Universidad Nacional de pp. 151-168.
General Sarmiento: Los Polvorines. 2015c “Ley genérica entre mujeres y putos:
2017b “Cien/fuegos”, en Flores, Ana B. (coor- democracia, Stronato, Guerra Guasu”.
dinadora), El rumor del humor. Jornadas En:Doc On-line. Revista digital de
de investigación: innovación, rupturas y Cinema Documentário (Universidade da
transformaciones en la cultura humorísti- Beira Interior, Portugal y Universidade
ca argentina. Universidad Nacional de Estadual de Campinas, Brasil), no. 18,

108
110 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA BIBLIOGRAFÍA 111

setiembre de 2015, www.doc.ubi.pt, pp. ticle&id=742%3Aq108q-el-estig-


330-347. ma-detras-del-numero-breve-relato-so-
2015d “108/ Cuchillo de palo: cine, militancia e bre-la-degradante-historia-de-los-ho-
historia política”. En: ERRATA. Revista mosexuales-en-paraguay&catid=-
de Artes Visuales (Instituto Distrital de 21%3Akoapeve-che-nee&Itemid=26>
las Artes/IDARTES-Fundación Gilberto CARBONE, R. y PAGANELLI, Pía
Alzate Avedaño, Bogotá, Colombia), no. 2016 “¿Topografías ficcionales del terror?
13/ Derechos humanos y memoria, ene- Espacios literarios y militancia entre Brasil
ro-junio de 2015, pp. 241-247. y Paraguay”. En: Revista Topus. Espaço,
2014a “De supermanes, autoritarismos y ho- literatura e outras artes (Universidade
mosexualidades: de Roa Bastos a Cartes”. Federal do Triângulo Mineiro - UFTM),
En: NovaPolis. Revista de Estudios Políticos vol. 2, no. 2, pp. 14-32.
Contemporáneos (Germinal, Centro de CARBONE, Rocco y SOLER, Lorena
Estudios y Educación Popular, Asunción,
Paraguay), no. 7, abril-octubre 2014, pp. 2012 Franquismo en Paraguay. El golpe. Buenos
53-70. Aires/Asunción: El 8vo.loco/Arandura.

2014b “Erratas sexuales. Fallas de género”. En: CARBONE, Rocco y SOTO, Clyde
Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], 2015 “Memorias del subsuelo: ‘Es lo que se dice
Questions du temps présent, mis en ligne puto, así te voy a decir yo’”. Entrevista
le 05 juin 2014. URL  : <http://nuevo- a Victoriano Silva. En: Revista SURES
mundo.revues.org>. (Universidade Federal da Integraçao
2013 “108: putos”. En: Superficie. Otra co- Latino-Americana, UNILA, Foz de
municación en Misiones (Misiones, Iguazú), vol. I, no. 5, febrero de 2015,
argentina), 4 de junio de 2013. pp. 187-191. <https://ojs.unila.edu.br/
<http://revistasuperficie.com.ar/index. ojs/index.php/sures>.
php?option=com_content&view=ar- CAZAL, Simón
112 ROCCO CARBONE Y JOEL CUENCA BIBLIOGRAFÍA 113

2015 Entrevista. Mimeo. 2017 Walser traductor del limbo. Un ensayo.


CLAVERO, Bartolomé Buenos Aires: Bajo La Luna.
2008 “Delito de genocidio y pueblos indíge- MECCIA, Ernesto
nas en el derecho internacional”. En: 2011 Los últimos homosexuales. Sociología de
AA.VV., Los Aché del Paraguay. Discusión la homosexualidad y la gaycidad. Buenos
de un Genocidio. Buenos Aires: IWGIA. Aires: Gran Aldea.
COMISIÓN DE VERDAD Y JUSTICIA NERI FARINA, Bernardo
2008 Informe final. Anivehaguãoiko. Algunoscasos 2010 El siglo perdido. Asunción: Servilibro.
paradigmáticos.Tomo VII, segunda parte. NÚÑEZ, Agustín
Asunción.<http://verdadyjusticia-dp.gov.
py/informes/informe_final.php> 2002/2010 108 y un quemado. Arandura: Asunción.

CUEVAS,Clara PRECIADO, Beatriz

2015 Corpos abjetos e amores malditos: ho- 2002 Manifiesto contra-sexual. Madrid: Opera
mossexualidade, anonimato e violência Prima.
institucional na Ditadura Stronista em 2011 “Multidões queer: notas para uma políti-
Assunção, 1959. Universidade Federal ca dos ‘anormais’”. En: Revista de Estudos
do Paraná, Curitiba. Tesis de maestría. Feministas (Florianopolis), vol. 19, no. 1,
<www.humanas.ufpr.br/portal/historia- Jan./Apr, 2011.
pos/files/2014/11/ClaraCuevas1.pdf> ROA BASTOS, Augusto
GOFFMAN, Ervin 2009 El Fiscal. Asunción: Servilibro.
1989 Estigma. La identidad deteriorada. SOMOSGAY
Amorrortu: Buenos Aires.
2015 SomosGay. La revolución del arcoiris.
GUERRA, Vanesa Asunción: SomosGay.
Se terminó de imprimir
en bonus print, LUNA
261 - CABA, en sep-
tiembre de 2017.