Está en la página 1de 8

ENFERMEDAD DIARREICA AGUDA

SEGÚN AIEPI

La diarrea se puede clasificar según:

- El estado de hidratación.

- El tiempo de duración de la diarrea.

- La presencia de sangre en las heces

a) Estado de Hidratación

Hay cuatro clasificaciones posibles para el estado de hidratación del niño con diarrea:

- DIARREA CON DESHIDRATACIÓN GRAVE

- DIARREA CON ALGÚN GRADO DE DESHIDRATACIÓN

- DIARREA CON ALTO RIESGO DE DESHIDRATACIÓN

- DIARREA SIN DESHIDRATACIÓN

Diarrea con deshidratación grave

Déficit del 10% del agua corporal que equivale a 100 ml/kg y requieren rehidratación rápida por vía
endovenosa.

Diarrea con algún grado de deshidratación

Tiene un déficit entre el 5 y 10% de agua corporal (50-100 ml) y requiere rehidratación con un SRO.
Diarrea con alto riesgo de deshidratación

Se observará la tolerancia a la vía oral, el vómito y el gasto fecal. Si el niño se recupera, recibe
líquidos y alimentos y el gasto fecal no es alto, se puede enviar a la casa con instrucciones. Si
continúa con vómito persistente o diarrea de alto gasto, es preferible hospitalizarlo o remitirlo.

Diarrea sin deshidratación

Déficit de líquidos menor al 5%. Menos de 50 ml y se debe de tratar con el plan A.

b) Duración de la Diarrea

Diarrea persistente: Es la diarrea con o sin sangre, de comienzo agudo, que se prolonga por 14 días
o más, se acompaña generalmente de pérdida de peso y a menudo de infecciones extraintestinales
graves.

OJO: Casi nunca ocurre en lactantes con lactancia materna exclusiva. Confirmar que se trata de
diarrea y no de heces blandas o pastosas repetidas varias veces al día, lo que es normal en los
lactantes amamantados.

La diarrea persistente se clasifica en:

- Diarrea persistente grave: cualquiera de las clasificaciones de deshidratación. El objetivo del


tratamiento del niño es recuperar el estado nutricional y la función intestinal normal; esto consiste
en dar líquidos apropiados para manejar la deshidratación, alimentación nutritiva que no empeore
la diarrea, suplementos vitamínicos y minerales, incluyendo el zinc por 14 días. El manejo
hospitalario se debe realizar hasta que la enfermedad se estabilice, disminuya la diarrea, se corrijan
los signos de deshidratación y se logre ingesta de alimentos y líquidos orales, para mantener la
adecuada hidratación y frenar el desplome nutricional.

- Diarrea persistente: Estos niños pueden manejarse en casa haciendo un seguimiento cuidadoso
para comprobar que están mejorando. El tratamiento se basa en prevenir la deshidratación, dar
alimentación nutritiva, administrar suplementos vitamínicos y minerales complementarios,
incluyendo Zzinc y vitamina A adicional, vigilando la respuesta al tratamiento.

C) Presencia de Sangre en Heces

Solo hay una clasificación que es la disentería. Se trata de la presentación de sangre visible en heces
en las últimas 48h. No se considera disentería la sangre oculta en heces o hematíes ocasionales en
muestras de lab. Requieren líquidos (SRO de baja osmolaridad) para tratar y prevenir la
deshidratación y se deben alimentar de forma adecuada para evitar la desnutrición. Además deben
recibir tratamiento antibiótico adecuado para la Shigella sp. La disentería producida por Shigella sp
usualmente se acompaña de fiebre alta, las deposiciones inicialmente son acuosas pero se vuelven
mucosas, sanguinolentas y pueden tener aspecto purulento.

La evaluación del niño con disentería debe incluir una adecuada historia clínica y examen físico con
palpación abdominal para descartar la posibilidad de una invaginación intestinal. Además del
tratamiento antibiótico debe recibir suplementación con zinc y al cuidador debe comprender los
signos de alarma para regresar de inmediato al servicio de salud. Se debe hacer control a los dos
días para evaluar la evolución.
TRATAMIENTO DEL NIÑO CON DIARREA (<5 AÑOS)

Los objetivos del tratamiento son:

- Prevenir la deshidratación, si no hay ningún signo de deshidratación.

- Tratar la deshidratación, cuando está presente.

- Prevenir el daño nutricional, mediante la alimentación del niño durante y después de la diarrea.

- Reducir la duración y gravedad de la diarrea y la aparición de episodios futuros, mediante la


administración de suplementos de Zinc.

Existen 3 planes de tratamiento para la diarrea:

- PLAN A: TRATAR LA DIARREA EN CASA

- PLAN B: TRATAR LA DIARREA CON SRO

- PLAN C: TRATAR RÁPIDAMENTE LA DESHIDRATACIÓN GRAVE

Plan A (tratar la diarrea en casa)

-Primera regla: dar más líquido de lo habitual para prevenir la deshidratación, incluyendo suero de
rehidratación de baja osmolaridad.

Se puede dar SRO, también debe incluirse agua, dar líquidos y alimentos que contengan almidón y
sal, y líquidos caseros (líquido basado en papa, líquido basado en arroz tostado y líquido basado en
plátano). No reemplazan los alimentos y no se deben dar en los menores de 6 meses.

Cuánto líquido dar: A los menores de dos años: 50-100 ml. (un cuarto a media taza) de líquido. A
los niños de dos a diez años: 100-200 ml. (de media a una taza). A los niños mayores o adultos:
tanto como deseen.

-Segunda regla: Seguir dando alimentos al niño para prevenir la desnutrición.

Se debe continuar con la lactancia materna y tratar de seguir dándole alimentos al niño. Comida 6
veces al día.

-Tercera regla: Administrar suplemento de zinc al niño, todos los días durante 10 a 14 días. La
administración de zinc al comienzo de la diarrea reduce la duración y gravedad del episodio así como
el riesgo de deshidratación. Si se continúan administrando los suplementos de zinc durante 14 días,
se recupera el zinc perdido durante la diarrea y el riesgo de que el niño sufra nuevos episodios en
los dos o tres meses siguientes disminuye. Los niños menores de seis meses deben recibir 10 mg. de
zinc elemental y los mayores de seis meses, 20 mg. Cuando administre zinc, recuerde que la mezcla
no debe tener hierro ni calcio, porque estos interfieren con la absorción del Zinc.

- Cuarta regla: Enseñar a al cuidador los signos de alarma para consultar de inmediato. La madre
debe llevar a su hijo al trabajador de salud si: l Presenta deposiciones líquidas muy frecuentes; más
de 10 en 24 horas. l Vomita repetidamente. l Tiene mucha sed. l No come ni bebe normalmente. l
Tiene fiebre. l Hay sangre en las heces. l El niño no experimenta mejoría al tercer día.

- Quinta regla: Enseñar medidas preventivas.

Lactancia materna. Buena higiene y prácticas de alimentación, lavado de mano y buen manejo
alimentos. Vacunación contra el rotavirus.

PLAN A SUPERVISADO: Algunos niños no cumplen con los criterios para ser clasificados como
deshidratados, pero tienen una condición de riesgo como vómito o diarrea muy abundantes, o
rechazo a la vía oral, cuando las pérdidas son significativas. En esos casos es preferible dejar a los
niños en la institución y establecer un Plan A ¨SUPERVISADO¨; es decir, reponer pérdidas, continuar
la alimentación y observar la respuesta. De acuerdo con la evolución, el niño podrá ser dado de alta
o puede ser necesario establecer un plan de tratamiento, bien sea por vía oral o intravenosa.

Plan B (Tratar la diarrea con SRO)

O se puede multiplicar el peso en Kg por 75. Si un niño desea más solución de SRO que la cantidad
calculada y no hay ningún signo de sobre hidratación, se le dará más. Los párpados edematosos
(hinchados) son un signo de sobrehidratación. Si esto ocurre, suspenda la administración de la
solución de SRO, pero continúe dando leche materna o agua y los alimentos. No administre
diuréticos. Una vez que desaparece el edema, se reanuda la administración de la solución de SRO o
los líquidos caseros, según se indica en el plan A de tratamiento de diarrea.

Seguimiento: Examinar al niño cada hora durante el proceso de rehidratación para comprobar que
toma bien la solución de SRO y que los signos de deshidratación no empeoran. Si aparecen signos
de deshidratación grave en el niño, cámbiese al plan C de tratamiento de la diarrea. A las cuatro
horas se debe hacer una evaluación completa del niño y se vuelve a clasificar.

Decidir cómo continuar el tratamiento: l Si han aparecido signos de deshidratación grave, deberá
comenzar el tratamiento intravenoso (IV) siguiendo el plan C. No obstante, es muy raro que esto
suceda, solo se producirá en niños que beban mal la solución de SRO y evacúen grandes cantidades
de heces líquidas frecuentemente, durante el periodo de rehidratación. l Si el niño sigue teniendo
signos de algún grado de deshidratación, continuar con el tratamiento de rehidratación oral,
aplicando de nuevo plan B. Al mismo tiempo comenzar a ofrecerle alimentos, leche y otros líquidos,
según se describe en el plan A, y seguir examinando al niño con frecuencia. l Si no hay ningún signo
de deshidratación, se considerará que el niño está totalmente rehidratado. Cuando la rehidratación
se ha completado: l El signo del pliegue cutáneo ha desaparecido

l La sed cede l Orina normalmente l El niño se tranquiliza, no está ya irritable y a menudo se queda
dormido Una vez conseguida la rehidratación, lo más adecuado es iniciar la alimentación en el
servicio de salud, para comprobar la tolerancia y que no aumente significativamente el gasto fecal.
Antes de dar de alta del servicio de salud, se debe enseñar a la madre cómo tratar a su hijo en casa
con la solución de SRO y alimentos, siguiendo el plan A, darle suficientes sobres de SRO para dos
días. También se le debe explicar cómo le va a dar los suplementos de zinc durante 10 a 14 días y
enseñarle qué signos indican que debe regresar con su hijo a la consulta y las medidas preventivas
adecuadas para la familia.

Plan C (Tratar rápidamente la deshidratación grave)

Los niños que pueden beber, aunque sea con dificultad, deben recibir solución de SRO por vía oral
hasta que se instale la venoclisis. Además, todos los niños deben empezar a tomar la solución de
SRO (aproximadamente 5ml/kg/h.) en el momento en que puedan beber, que será después de tres
o cuatro horas para los lactantes y de una o dos horas para los mayores. Esto proporciona más bases
y potasio, que podrían no ser suplidos en cantidad suficiente por el líquido intravenoso.

Reevaluar cada 15 o 30 min hasta encontrar pulso radial fuerte. Luego se evalúa cada hora y a las 6
horas en lactantes y 3 horas en mayores se vuelve a reevaluar al niño. Si está mejorando usar plan
B y si ya no tiene signos de deshidratación entonces usar plan A.

Si tampoco se encuentra en un centro para el tratamiento intravenoso cerca, puede administrar la


solución de SRO con una sonda nasogástrica, a razón de 20 ml/kg/hora, durante seis horas (total
120 ml/kg.). Si el abdomen se distiende, dar la solución de SRO más lentamente hasta que la
distensión disminuya. Si el tratamiento con sonda nasogástrica no es posible, pero el niño puede
beber, dar la solución de SRO por vía oral a razón de 20 ml/kg. por hora durante seis horas (total
120 ml/kg.). Si se administra demasiado rápido, el niño puede vomitar reiteradamente. En ese caso,
dar la solución de SRO más lentamente hasta que los vómitos cedan.

En algunas situaciones es necesario aplicar hidratación intravenosa a un niño que no se encuentra


con deshidratación grave, por ejemplo en los casos de distensión abdominal o trastornos de
conciencia; cuando está contraindicada o cuando la hidratación oral no es posible por vómitos
persistentes; igualmente cuando se presenta diarrea de alto gasto, rechazo a la vía oral o falta de
colaboración de la madre. En esos casos puede utilizarse hidratación intravenosa rápida. Existen
varios esquemas. Puede emplearse la solución de lactato de Ringer, 75 ml/kg. en tres horas. Como
esta mezcla contiene poco potasio, tan pronto sea posible, deben ofrecerse en forma simultánea
tomas de SRO, lo que constituye una rehidratación mixta. Otra alternativa es la solución
polielectrolítica (solución 90 o solución Pizarro). Esta es una mezcla de composición similar a la
solución de SRO de 90 mEq/l. de sodio. En lugar de tener citrato tiene acetato. Su composición en
milimoles por litro es: sodio 90, cloro 80, potasio 20 y acetato 30, tiene dextrosa al 2%. Es adecuada
para el tratamiento de la deshidratación cuando no puede utilizarse la hidratación oral y el paciente
no está en choque hipovolémico. Tiene la ventaja de que viene lista, no es necesario hacer mezclas
y proporciona suficiente cantidad de potasio y base. Se utiliza a una velocidad de 25 ml/kg/hora,
hasta corregir el déficit. Un niño con deshidratación leve recibirá 50 ml/kg. en dos horas, un niño
con deshidratación moderada 100 ml/kg. en cuatro horas. Cuando no está disponible la solución 90
puede utilizarse una mezcla de partes iguales de solución salina y dextrosa al 5% con un agregado
de 20 mEq/l de potasio. Esta mezcla contiene 77 mEq/l de sodio, 97 mEq/l de cloro, 20 mEq/l de
potasio y dextrosa al 2,5%. Debe tenerse en cuenta que la hidratación parenteral rápida no debe
hacerse con mezclas que contienen dextrosa al 5%, ya que el flujo metabólico de glucosa quedaría
muy alto y los niños pueden presentar hiperglicemia.

TRATAR AL NIÑO CON DIARREA PERSISTENTE

La diarrea persistente se considera una enfermedad nutricional; se relaciona con una mucosa
desnutrida, de mala calidad, que está afectada morfológica y funcionalmente, por lo tanto no es
capaz de absorber adecuadamente los nutrientes. Además, es una mala barrera que favorece la
entrada de gérmenes intestinales para producir infecciones sistémicas o localizadas en otros
órganos. El objetivo del tratamiento es mejorar el estado nutricional y recuperar la función intestinal
normal, y consiste en dar: l Líquidos apropiados para prevenir o tratar la deshidratación. l Una
alimentación nutritiva que no empeore la diarrea. l Suplementos vitamínicos y minerales, sin
olvidarse del zinc, durante 14 días. l Antimicrobianos para tratar las infecciones diagnosticadas.

Si el niño con diarrea persistente está deshidratado, es menor de seis meses o está desnutrido; debe
hospitalizarse.

Examinar al niño en busca de signos de deshidratación y darle líquidos siguiendo el plan A, B o C,


según se requiera. La solución de SRO es eficaz para la mayoría de los niños con diarrea persistente;
sin embargo, cuando el compromiso de la mucosa intestinal es importante, puede estar alterada la
absorción de glucosa y la solución de SRO no será tan eficaz como de ordinario. Cuando se
administra la SRO a estos niños, el volumen de las deposiciones aumenta notablemente, la sed es
mayor, aparecen signos de deshidratación o se agravan y las heces contienen una gran cantidad de
glucosa no absorbida. Estos niños necesitan rehidratación intravenosa hasta cuando puedan tomar
la solución de SRO sin que la diarrea empeore.

También podría gustarte