Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD CENTRAL

MAGÍSTER EN GESTIÓN Y LIDERAZGO EDUCACIONAL


Nombre: José Miguel Conejeros Molina
“Liderazgo Instruccional y su eficacia en la gestión de centros educativos”.

El liderazgo en términos generales ha sido conceptualizado de múltiples maneras.


Frecuentemente se encuentra presente en la investigación internacional la idea de que el
liderazgo tiene que ver con "influencia". Así, el liderazgo consistiría en la capacidad de
plantear principios de modo que sean tomados por otros como objetivos propios, creándose
así un sentido compartido que moviliza a la organización en pro de estos principios
comunes.
Entonces el liderazgo instruccional en su práctica es un enfoque efectivo para
alcanzar la eficacia en las organizaciones escolares, reflejadas en la: organización, en la
colectividad del personal y en metas académicas o curriculares colectivas.
“prioriza propósitos académicos y en inducir prácticas para monitorear la acción
de profesores y estudiantes en función de este objetivos” (Robinson et al., 2008; OCDE,
2009)
Sin embargo este enfoque de dirigir un establecimiento puede provocar rechazo en
diversos estamentos por la forma ambigua de liderar, a través de su sesgo unipersonal y con
su asociación con procesos pocos participativos y colaborativos por parte de la comunidad.
Pero la comunidad educativa estará preparada para participar en decisiones fundamental
para alcanzar la eficacia institucional, tendrá también sentido de pertenecía con el
establecimiento de esta forma potenciando e incentivando las metas colectivas. Son
diversas interrogantes que según la capacidad profesional e interés de los diversos
estamentos del establecimiento pueden criticar la postura de un líder de carácter
instruccional que provee una clara orientación hacia los objetivos académicos e influye en
la motivación y monitoreo de alcanzarlo.
“El liderazgo instructivo es, sin duda, especialmente relevante de cara a la mejora
educativa, teniendo en cuenta que es necesario atender a la formación en competencias de
liderazgo entendidas como competencias profesionales” (Ugarte y Naval, 2010).
El liderazgo es más bien una función que un fenómeno individual, es decir, genera
condiciones y estimula la acción en el actuar de otros, directamente sobre las situaciones
escolares rutinarias, operando a través de un proceso distribuido de influencia y no de

Página 1
cargos formales para el accionar. En el ámbito de la afectiva escolar, es clave el rol de la
percepción de la eficacia colectiva y confianza organizacional.
Entonces el liderazgo como propósito ocurre cuando el director comprende las
necesidades del colegio y se interesa activamente en ellas, al tiempo que sabe compartir el
poder con su equipo. No ejerce control sobre los profesores sino que consulta monitorea el
proceso para alcanzar las metas impuestas colectivas, es decir, el líder debe ser asertivo que
ejerza un liderazgo instruccional administrativo, que asuma responsabilidades, que
establezca altos estándares, que posea una visión personal que demuestre maestría y fuerza
de carácter.
Es necesario plantarse tareas y responsabilidades que deben tener los directores de
acuerdo a una difusión positiva entre todos los estamentos del establecimiento,
promoviendo cambios oportunos en la estructura organizativa de los establecimientos
educacionales, es cierto que ahora en la actualidad los cambios o discusiones no deben
hacerse al margen, pero el líder debe cumple un rol de primer orden en la mejora de la
educación y eficacia de la escuela.
“Que convierta el aprendizaje en la preocupación central del centro escolar
posibilitará el cambio sustantivo en la estructura y cultura de la escuela”. (DuFour, 2002)
El liderazgo pedagógico es organizar buenas prácticas educativas en los centros
escolares y en contribuir al incremento de los resultados del aprendizaje, provocando el
"efecto-director" que es un efecto indirecto, es decir no es quién trabaja en el aula pero
puede contribuir a construir las condiciones para que se trabaje bien en ellas. Por eso sin
duda la efectividad de un profesor en la clase está en función de sus capacidades, de las
motivaciones y compromiso y de las características del contexto en que trabaja y del
entorno externo (social y político). Pero la creación de un ambiente y de unas condiciones
de trabajo que favorezcan a su vez un buen trabajo en las aulas es algo que depende de los
equipos directivos. Por eso, si bien otros factores y variables tienen su incidencia, la
función del equipo directivo se convierte en un "catalítico" en la mejora de los centros
educativos, especialmente en la promoción y gestión de la enseñanza.
“independientemente de la posición institucional que ocupen, son capaces de
motivar, dirigir, apoyar a otros en torno a determinadas propuestas o proyectos”.
(Bolívar, 1997, p. 29).
El líder instruccional debe promover la participación del aprendizaje y desarrollo
profesional de su profesorado, debe planificar, coordinar y evaluar el aprendizaje, debe
establecer metas y expectativas y finalmente debe asegurar un entorno ordenado de apoyo.
"Ejercer la dirección pedagógica, promover la innovación educativa e impulsar
planes para la consecución de los objetivos del proyecto educativo del centro". (Ley
Orgánica de Educación, art.132)
Su cometido básico será el de animar el trabajo de los docentes, apoyarlo,
supervisarlo, así como ser portavoz, incluso formador, en ciertas prácticas y métodos de
enseñanza que la investigación documenta como eficaces. Esta noción de liderazgo
instructivo, del líder como persona que conoce qué y cómo es la enseñanza eficaz, cómo
evaluarla y cómo ayudar a los profesores a mejorar su enseñanza, se ha ido perfilando en

Página 2
múltiples sentidos. Por ejemplo, Murphy (1990) señala que se articula básicamente en torno
a cuatro pilares:
1. Definir la misión y establecer metas escolares que enfaticen el logro de los alumnos.
2. Gestionar la función de producción educativa, entendiendo por tal coordinar el currículo,
promover enseñanza de calidad, llevar a cabo supervisión clínica y evaluación/valoración
de los docentes, ajustar materiales de enseñanza con metas curriculares, distribuir y
proteger el tiempo escolar, y controlar el progreso de los alumnos.
3. Promover un clima de aprendizaje académico estableciendo expectativas y estándares
positivos elevados de conducta y rendimiento académico del alumno, mantener alta
visibilidad y proporcionar incentivos a alumnos y estudiantes, así como promover
desarrollo profesional no aislado de la práctica instructiva.
4. Desarrollar una cultura fuerte en la escuela caracterizada por un ambiente seguro y
ordenado, oportunidades para la implicación significativa de alumnos, colaboración y
cohesión fuerte, lazos más fuertes entre las familias y la escuela.
Entonces se concibe el liderazgo instruccional como un proceso unidireccional en
el que el líder conduce y los demás miembros del centro escolar quedan relegados al papel
de seguidores. También la relación líder-liderados no es siempre unidireccional ni tampoco
estática (unas personas pueden ser líderes o seguidores en función de las circunstancias
cambiantes), sino interactiva, moviéndose en múltiples direcciones dentro de la
organización. En cuanto que proceso social, el liderazgo no depende de un individuo sino
de cómo las personas actúan conjuntamente para interpretar las situaciones y hacerles
frente.

Página 3