Está en la página 1de 5

CALIFICACION ACTUAL DE EL SALVADOR

FITCH (JUNIO 2019)


Rating Fitch El Salvador
Rating Largo plazo Rating Corto plazo

Moneda extranjera Moneda local Moneda extranjera Moneda local

Fecha Rating(Perspectiva) Fecha Rating Fecha Rating Fecha Rating

2019-06-11 B- 2019-06-11 B- 2019-06-11 B

2018-06-13 B- (Estable) 2018-06-13 B- 2018-06-13 B

2017-10-06 B- (Estable) 2017-10-06 B- 2017-10-06 B

2017-07-28 CCC 2017-07-28 CCC 2017-07-28 C

2017-05-03 CCC 2017-05-03 CCC 2017-05-03 C

2017-04-10 CCC 2017-04-10 RD 2017-04-10 C

2017-02-01 B (Negativa) 2017-02-01 B 2017-02-01 B

Análisis:

La calificadora de riesgo Fitch Ratings mantuvo en “B-“la calificación de riesgo de la deuda


salvadoreña. En la escala de clasificaciones de Fitch, las calificaciones en el grupo de las "B"
indican que el riesgo de impago está presente, pero se mantiene un limitado margen de seguridad.
Las obligaciones financieras se están pagando, pero la capacidad para continuar honrando
compromisos es vulnerable al deterioro en las condiciones económicas.

Fitch indicó hoy que la calificación es un reflejo de su historial de problemas fiscales, como el
impago de la deuda de pensiones ocurrido en 2017. También refleja la incertidumbre política que
pesa sobre la aprobación de reformas clave para la economía en la Asamblea Legislativa,
“incluyendo presupuestos y su financiamiento”, dijo Fitch; así como el alto nivel de endeudamiento
público y un crecimiento económico débil. La perspectiva de la calificación sigue siendo estable, es
decir, Fitch no espera aplicar cambios en su evaluación en el corto plazo. No obstante, sí alertó de
los hechos que podrían afectar el perfil crediticio del país.

Un bloqueo político que impida la aprobación oportuna del presupuesto de 2020 y su financiamiento
externo podría reducir la calificación de riesgo, así como un choque externo que impacte de forma
negativa al crecimiento económico y la deuda pública. Si mejoran las limitaciones de financiamiento
y se aplica un ajuste fiscal adicional para mejorar la dinámica de la deuda, la calificación mejoraría,
concluyó Fitch.

MOODY¨S
Rating Moody's El Salvador
Rating Largo plazo Rating Corto plazo

Moneda extranjera Moneda local Moneda extranjera Moneda local

Fecha Rating(Perspectiva) Fecha Rating Fecha Rating Fecha Rating

2018-02-23 B3 (Estable)

2017-04-13 Caa1 (Estable)

Análisis:
Desde el 23 de febrero del año pasado, Moody’s ha mantenido una calificación de “B3” con
perspectiva estable para la deuda salvadoreña.

Moody’s señaló en su informe que esta calificación podría bajar si surgen confrontaciones
políticas que restrinjan el acceso del Gobierno a crédito de largo plazo, comprometiendo a
su vez el refinanciamiento de deudas próximas a vencer.

La calificación también bajaría si hay señales de un deterioro en las tendencias fiscales y si el ratio
de la deuda continúa en aumento, indicó la agencia.

Según las previsiones de Moody’s, la deuda pública se mantendrá alta en los próximos años,
aunque gozará de una relativa estabilidad gracias a las medidas de consolidación que se han
adoptado.

La deuda cayó al 70.3 % del Producto Interno Bruto (PIB) en 2018, frente al 70.7% de 2017, y
el déficit fiscal promedió 3.2 % del PIB entre 2014 y 2018, frente al 4.9 % registrado en los
cinco años anteriores.

No obstante, el pago de intereses de la deuda se ha elevado y por ello aumentó el déficit en 2018,
indicó Moody’s.

Para Moody’s, el riesgo político del país se mantiene alto debido a su historial reciente de
polarización política que comprometió los pagos de la deuda.

Aunque reconoce que estas tensiones se mesuraron con la aprobación de la reforma de


pensiones y del presupuesto de 2019, “el riesgo político se mantendrá elevado hasta que se
consoliden aún más los acuerdos legislativos, así como el historial de mejores relaciones
políticas entre los principales interesados”, señaló Moody’s.

La victoria electoral de Bukele le otorga un fuerte apoyo popular para ejecutar sus promesas de
campaña, continuó la calificadora, pero para ello enfrenta tres restricciones.

Por un lado, no tiene suficiente representación en la Asamblea Legislativa. GANA, el partido que le
acompañó en la contienda electoral, solo cuenta con el 13 % de los votos en el congreso
salvadoreño.

En ese sentido, mantener una buena relación con los partidos políticos será clave en su
mandato, indicó Moody’s.

“La capacidad de Bukele de gobernar dependerá de su habilidad para formar lazos con otros
partidos y negociar con la oposición, en particular con Arena, quien posee 37 curules en la
Asamblea”, añadió la calificadora.

Incluso si el presidente Bukele forma alianzas con otros partidos pequeños, GANA solo
tendría hasta 24 votos, frente a los 43 que se requieren para una mayoría simple y los 56
necesarios para la mayoría calificada, esta última necesaria para aprobar deuda pública y
reformar la Constitución de la República, por ejemplo, indicó la agencia.

A corto plazo el país enfrenta compromisos importantes. Entre ellos destaca, el vencimiento de
títulos valores en diciembre de 2019 por US$800 millones. Por otro lado, otro eurobono por
US$286.5 millones, presenta la opción a los inversionistas de redimirlo anticipadamente en
septiembre de 2019.

Asimismo, el Déficit de Cuenta Corriente (DCC) fue 4,8% del PIB en 2018 (1,9% en 2017),
explicado por un mayor gasto de consumo e inversión del sector privado, elevando su déficit
a 2,1%.

El DCC reflejó un mayor dinamismo de las importaciones, impulsadas por el petróleo US$375
millones (23,2%); mayores pagos de interés (6,1%), los cuales no lograron ser compensados por el
mayor flujo de remesas (8.1%).
ESTÁNDARD & POOR¨S
Rating S&P El Salvador
Rating Largo plazo Rating Corto plazo

Moneda extranjera Moneda local Moneda extranjera Moneda local


Fecha Rating(Perspectiva) Fecha Rating Fecha Rating Fecha Rating

2018-12-28 B- (Estable)

2017-12-14 (Positiva)

2017-10-03 CCC+ (Estable) 2018-12-28 B-

2017-05-05 CC (Negativa) 2017-10-03 CCC+

2017-04-20 SD 2017-05-05 CC

2017-04-11 CCC- 2017-04-20 SD 2018-12-28 B 2018-12-28 B

Análisis:

La firma de análisis de riesgos Standard & Poor’s anunció ayer que ha mejorado la calificación de
El Salvador, de un CCC que se tenía hasta la fecha, a un B-. La calificación previa, de CCC, se
asigna a países con vulnerabilidad y muy dependiente de la situación económica. El B- corresponde
a economías en las que la situación financiera sufre variaciones notables.

Una mejora en la calificación de riesgo indica que los mercados tienen menos temor de que el país
caiga en un impago de sus obligaciones. El Salvador compartía con Venezuela el peor puesto en
calificaciones de riesgo de la región, luego de que, en 2017, el Gobierno atrasó sus pagos para
abonar a la deuda que mantiene con los fondos de pensión. Ahora, esta mejora en la percepción
del riesgo se da tras la aprobación del presupuesto del Estado para 2019, junto con la emisión de
casi $1,500 millones en deuda para poder financiarlo. Este monto incluye $800 millones que deben
pagarse a finales de 2019 a tenedores de un bono de El Salvador que vence el año que viene.

"La trayectoria de la deuda de El Salvador se ha estabilizado por la reducción de deficits fiscales,


que esperamos se mantengan así durante los próximos tres años", indicó S&P en un comunicado.
"Sin embargo, la limitada flexibilidad monetaria, una economía débil, una cultura dañada de pago de
deuda presionan la calificación", agregó.

La perspectiva de la calificación es estable, es decir, no se prevén cambios en el corto plazo, y


refleja la expectativa de S&P de que se mantenga un déficit fiscal moderado y niveles de deuda
estables, junto a un consistente, aunque moderado, crecimiento económico en los próximos tres
años.

"El compromiso es revisar en junio de 2019. Si la economía sigue en auge y las condiciones
políticas y económicas, sociales y financieras son estables, es posible cambiar hacia arriba la
calificación", agregó el ministro Fuentes.

Entre otras cosas, S&P señaló que esperan que el déficit de cuenta corriente se mantenga
moderado, de modo que no sea necesario aumentar el nivel de financiamiento externo; mientras
que la dolarización permitirá que sigan bajos los niveles de inflación en los próximos años.
Para 2018, la firma espera un déficit fiscal del 2.7 %, inferior al 4.4 % que se alcanzó en 2013, y
que no se supere un 3 % de aquí a 2021, pero advierte que la flexibilidad fiscal del país, es decir, el
margen de maniobra en cuanto a políticas fiscales, seguirá siendo limitado. Destacan el hecho de
que la deuda pública equivale ya a cerca del 70 % del PIB y prevén que rondará el 66 % en los
próximos tres años.

EQUIVALENCIAS SEGÚN AGENCIAS

Bibliografía

https://www.estrategiaynegocios.net/lasclavesdeldia/1290217-330/el-salvador-moodys-advierte-que-
finanzas-débiles-limitarán-al-nuevo-gobierno

https://datosmacro.expansion.com/ratings/el-salvador

https://www.laprensagrafica.com/economia/Standard--Poors-mejora-calificacion-de-El-Salvador-20181228-
0316.html