Está en la página 1de 18

 

MÓDULO I
INTRODUCCIÓN A LA PROPIEDAD
INTELECTUAL Y SU IMPORTANCIA EN LA
AGROINDUSTRIA
 

CONTENIDO  
INTRODUCCIÓN  ..............................................................................................................................................................  2  
OBJETIVOS  ......................................................................................................................................................................  7  
1.    LAS  MARCAS  DE  PRODUCTOS  Y  SERVICIOS  ................................................................................................  8  
2.  LAS  DENOMINACIONES  DE  ORIGEN,  LAS  INDICACIONES  GEOGRÁFICAS  Y  SU  IMPACTO  EN  
LA  EXPLOTACIÓN  AGROINDUSTRIAL  ................................................................................................................  10  
3.    LOS  DERECHOS  DE  AUTOR  Y  SU  IMPORTANCIA  EN  LA  AGROINDUSTRIA  .................................  11  
4.    LAS  VARIEDADES  VEGETALES  Y  SU  RELEVANCIA  EN  LA  AGROINDUSTRIA  .............................  14  
5.    LOS  RECURSOS  GENÉTICOS  Y  CONOCIMIENTOS  TRADICIONALES  ................................................  16  
6.    IMPORTANCIA  DE  LA  PROTECCIÓN  DE  LA  PROPIEDAD  INTELECTUAL  EN  LA  
AGROINDUSTRIA  .........................................................................................................................................................  17  
7.    BIBLIOGRAFÍA  .........................................................................................................................................................  18  

1  
 
 

INTRODUCCIÓN  

En la actualidad, el campo y el sector agrícola en general se han ido convirtiendo


progresivamente en una verdadera industria llamada por algunos “Agroindustria”. Su
importancia es innegable en diferentes niveles de la sociedad, no solo como un negocio
productivo, sino como la clave para la seguridad alimentaria y en algunos casos como el
colombiano, uno de los factores más importantes para la convivencia pacífica.

El desarrollo del ser humano permitió que creciera su preocupación por incentivar el
surgimiento de conocimientos útiles para mejorar su desempeño en el trabajo y, en general,
para las labores cotidianas. Para motivar la innovación, se hizo necesario generar
mecanismos de protección de todos los nuevos inventos que contribuyeran al bienestar y al
desarrollo del hombre. En este sentido, podemos afirmar que la necesidad de proteger y al
mismo tiempo incentivar la creación de nuevos conocimientos dio lugar a la instauración de
la disciplina de la Propiedad Intelectual.

En este contexto, si bien la relevancia que adquiere la propiedad intelectual pareciera ser
moderna, en realidad es una disciplina antigua, ya que el hombre siempre ha creado
mecanismos e instrumentos de adaptación a un entorno que constantemente resulta
desafiante e indómito. De ahí la importancia de valorar el esfuerzo inventivo como
principal insumo ante una realidad dinámica y en permanente desarrollo.

La propiedad intelectual es el conjunto de derechos o facultades conferidas por el Estado al


artista, inventor, desarrollador o empresario, sobre sus creaciones, inventos y signos
distintivos. Se trata de un derecho de propiedad especial que recae sobre bienes intangibles,
es decir, que no se pueden tocar, sean estos, obras literarias o científicas, signos distintivos,
invenciones o variedades vegetales, que permiten a su titular o propietario la explotación
exclusiva de dichos bienes.

Aunque dichos conceptos serán analizados con mayor profundidad más adelante, es
necesario dejar en claro que la protección otorgada mediante el sistema de la propiedad
intelectual, recae sobre el conocimiento. De ahí la necesidad de estudiar el concepto de
conocimiento y su importancia en la propiedad intelectual. Posteriormente se realizará una
exposición breve sobre las diferentes áreas o componentes de la propiedad intelectual, para
pasar luego al análisis de la importancia de esta disciplina para la agroindustria.

2  
 
 

El  conocimiento
 

El conocimiento ha sido identificado por los economistas como un bien público, ya que
puede ser usado por varias personas al mismo tiempo, en lugares diferentes y no se
consume con su uso. Pensemos en una técnica de cultivo, el hecho de que una persona la
utilice no quiere decir que otra no la pueda utilizar. Esto implica que al ser un bien público,
pueda ser consumido por todo el mundo. Así, ante la necesidad de contrarrestar este
fenómeno, se conceden derechos de propiedad intelectual sobre dicho conocimiento,
convirtiéndolo “de manera artificial”1en un bien privado. No obstante, tal como lo expone
Joseph Stiglitz2, lo anterior genera un subconsumo del bien que ha sido objeto de un
derecho exclusivo,aun cuando su naturaleza no lo permitía. De ahí la importancia de
alcanzar un equilibrio entre la protección otorgada y el acceso al conocimiento.

Aunque se excluye un bien escencial a la humanidad (el conocimiento) y que por su


naturaleza debería ser de libre acceso, también es cierto que a través del sistema de los
derechos exclusivos conferidos mediante la propiedad intelectual se compensan unos altos
costos de investigación y desarrollo. Esto genera en los Estados una creciente necesidad de
fomentar un entorno propicio para el desarrollo de nuevas invenciones, y en el sector
privado un gran estímulo a la innovación.

Como dijimos anteriormente, la exclusividad sobre el conocimiento se crea de una forma


artificial, y la única forma de crearla es a través de unas normas jurídicas (acuerdos
internacionales, leyes, decretos, etc.), por tal motivo, el sistema de la Propiedad Intelectual
se fundamenta en una estructura de normas con un alto grado de armonización a nivel
mundial.

                                                                                                                         
1
MARIO A. PINZÓN CAMARGO, “Acceso a medicamentos y propiedad intelectual: Un conflicto de
derechos”, Contexto, Revista de Derecho y Economía Nº 31, Segundo Cuatrimestre de 2010, Universidad
Externado de Colombia, Bogotá, Página 135: “(…) un bien que desde la economía puede ser clasificado
como público, en la medida que no es rival, es decir que su consumo no afecta el potencial consumo de otros
actores, así como tampoco es excluyente, queriendo decir con ello que es imposible, en principio, limitar el
acceso al consumo del bien.”
2
STIGLITZ, JOSEPH. “Economic foundations of intellectual property”, en Duke Law Journal, vol. 57,
Number 6º, Durham, abril 2008, pp.1693 a 1724.

3  
 
 

Armonización  internacional  de  la  Propiedad  Intelectual  

Para estudiar correctamente el funcionamiento del sistema de Propiedad Intelectual es


necesario mencionar que existe una regulación internacional aplicable a la mayoría de los
países del mundo (todos los que pertenecen a la Organización Mundial del Comercio).
Dentro de esta organización se negoció y aprobó el llamado“Acuerdo sobre los Aspectos de
los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC)”, suscrito
en la Ronda de Uruguay (1986 – 1994). Este acuerdo es la principal herramienta jurídica
internacional para regular los derechos de propiedad intelectual, porque extiende y unifica
los criterios de protección de estos derechos en todos los países miembros, incluyendo
aquellos que no regulaban la materia.

Ahora bien, a pesar de constituir un gran logro, como se puede imaginar, la adopción de un
sistema jurídico de protección a nivel internacional que implicaba la aplicación de unos
mismos estándares y criterios de protección a países con distintos niveles de desarrollo,
creó diversos inconvenientes, por tal razón fue necesaria la consagración de ciertas
flexibilidades al sistema en aras de que los países signatarios pudiesen salvaguardar el
“bienestar social y económico y el equilibrio de derechos y obligaciones”3.

¿Qué  no  se  protege?  


 

Así mismo, se les otorgó a los gobiernos la posibilidad de excluir de la protección de la


propiedad intelectual, por razones relacionadas con la salud pública, tres categorías de
invenciones:

a) Las invenciones cuya explotación comercial deba impedirse necesariamente para


proteger la salud o la vida de las personas o de los animales o para preservar los
vegetales.


b) Los métodos de diagnóstico, terapéuticos y quirúrgicos para el tratamiento de


personas o animales.

                                                                                                                         
3OMC. Aplicar el acuerdo de la OMC sobre los ADPIC;
http://www.wto.org/spanish/tratop_s/trips_s/ta_docs_s/trips_tech_coop_s.pdf
 
4  
 
 

c) Las plantas y los animales, excepto los microorganismos, y los procedimientos


esencialmente biológicos para la producción de plantas o animales.

Estas limitaciones a la propiedad intelectual se unen a otra aún más importante, una
limitación de tipo temporal, es decir, a diferencia del derecho de propiedad sobre las cosas
físicas, la propiedad intelectual confiere derechos limitados en el tiempo. De esta forma,
los derechos expiran una vez se ha cumplido el plazo establecido en la norma: por ejemplo,
20 años para las patentes de invención.

Lo anterior significa que una vez expirado el término de duración de los derechos, el
conocimiento cuya explotación era exclusiva del titular, pasa a formar parte del dominio
público, siendo de libre explotación y acceso por todas las personas.

En conclusión, los derechos de propiedad intelectual ayudan a que una persona que ha
desarrollado un conocimiento valioso obtenga una retribución económica que sirve como
una forma de compensación a los esfuerzos invertidos en su creación. Así, en esencia,
estamos en presencia de un “contrato social”, mediante el cual se garantiza que a cambio de
la exclusividad en la explotación otorgada por el Estado, la comunidad tendrá acceso al
nuevo conocimiento desarrollado.

Efectividad  del  sistema  de  Propiedad  Intelectual  

Las fallas de un sistema de propiedad intelectual pueden traducirse en un desincentivo a la


innovación en la agroindustria. Por ello, se requiere un sistema integral en el cual se
garantice una efectiva protección de todos los derechos envueltos en la industria. En efecto,
deben protegerse, tanto las variedades vegetales, como los signos distintivos bajo las cuales
los actores ofrecen al público productos y servicios, denominaciones de origen,
indicaciones geográficas, conocimientos tradicionales y tecnológicos, recursos genéticos y
derechos de autor necesarios para participar en el mercado. Los módulos siguientes estarán
dedicados al estudio de cada uno de los anteriores conceptos.

La primera categoría es el sistema de Derecho de Autor, que tiene dos vertientes, los
derechos de autor y los derechos conexos. Estas dos vertientes reconocen ciertos derechos
patrimoniales y morales sobre el artista o autor de una obra original para el caso de los
derechos de autor, o para los intérpretes y ejecutantes, en caso de los derechos conexos.

5  
 
 

Uno de los puntos más importantes de esta categoría consiste en que para su
reconocimiento jurídico no se requiere un registro previo ante la oficina nacional
competente (Dirección Nacional de Derechos de Autor) DNA, ya que la protección nace
con el solo hecho de la creación.

La segunda área se denomina la Propiedad Industrial y se compone de los derechos de


exclusividad conferidos sobre las invenciones o procedimientos tecnológicos (denominados
patente de invención y patente de modelo de utilidad, esquema de trazado de circuitos
integrados y derechos de obtentor de variedades vegetales). Los signos distintivos que
sirven para identificar unos productos o unos servicios con un empresario en particular (las
marcas de origen como “Café de Colombia”), y ciertos derechos similares a las marcas
como los nombres comerciales o las enseñas comerciales.

La patente de invención consiste en un privilegio reconocido por el Estado a través de la


Superintendencia de Industria y Comercio sobre una invención novedosa, con altura
inventiva y que tenga alguna aplicación efectiva en la industria. Esta puede recaer sobre
producto o procedimiento. La patente de modelo de utilidad también es un privilegio
reconocido por el Estado a una nueva forma, disposición o configuración de un artefacto o
herramientas que permita su mejor funcionamiento.

Ciertas autoridades del Estado son las encargadas de otorgar los registros de los derechos
de propiedad intelectual y de resolver los conflictos generados en torno de los mismos. Así,
la competencia estaría distribuida de acuerdo a los derechos en discusión:

Propiedad  
intelectual  

Propiedad  
Derecho  de  autor  
industrial  

SUPERINTENDENCIA   DIRECCIÓN  
DE  INDUSTRIA  Y   NACIONAL  DE  
COMERCIO   DERECHOS  DE  AUTOR  

SECCIÓN  PRIMERA  –  
CONSEJO  DE  ESTADO   JURISDICCIÓN  CIVIL  

6  
 
 

Debido a la importancia que tienen algunas categorías de la disciplina de la propiedad


intelectual para la agroindustria, este curso hará énfasis en aquellas que se consideran de
mayor impacto o de las que se podría obtener un mayor beneficio mediante la
implementación de los derechos exclusivos otorgados por esta disciplina.

Objetivos

El objetivo principal de este módulo es brindar al estudiante una visión general de la


propiedad intelectual y su importancia en la agroindustria. Se pretende que el estudiante
pueda identificar las diferentes áreas y conceptos de la propiedad intelectual, y tenga
claridad sobre su importancia y aplicación en este sector de la economía.

7  
 
 

1. LAS  MARCAS  DE  PRODUCTOS  Y  SERVICIOS  

Aunque este tema será objeto de análisis en el siguiente módulo, resulta fundamental
resaltar desde ya generalidades sobre la importancia de las marcas en la agroindustria. En
primer lugar, debemos anotar que las marcas pueden ser consideradas como el activo más
valioso de una empresa. Por ello, es de crucial importancia la elección que hace el
empresario del signo que hará las veces de marca, el cual no solo debe tener la capacidad de
distinguir efectivamente su producto del de otros empresarios, sino además tener suficiente
acogida y representatividad en el mercado y entre los consumidores.

El derecho sobre una marca en Colombia se concede a través del registro ante la
Superintendencia de Industria y Comercio (en adelante SIC) y su protección se confiere por
el término de 10 años (prorrogables con la renovación del registro). Respecto de la
extensión territorial de los derechos, debemos aclarar que el Derecho de Marcas se
encuentra regido por el principio de territorialidad, de acuerdo con el cual, los derechos
únicamente tienen fuerza y validez en el territorio en el que fue registrado el signo.
Entonces, el derecho marcario de una empresa de Estados Unidos no se extiende al
mercado colombiano, salvo ciertas circunstancias específicas que serán estudiadas en el
Módulo II.

La concesión de derechos marcarios tiene grandes efectos en la industria como quiera que
implica la exclusión de la explotación de un determinado signo a los demás competidores.
Así, por ejemplo, la marca OMA solo puede ser explotada comercialmente por los dueños
de dicho establecimiento de comercio, no siendo posible para otros restaurantes o
productores de café, el uso del signo OMA. De ahí la importancia de conferir derechos de
exclusividad sobre aquellos signos únicos en el mercado, inconfundibles con otros ya
existentes y que distingan claramente el producto en cuestión. Así mismo, debe verificarse
por parte de las Oficinas de Registro que las marcas solicitadas estén acorde con la
normatividad, el orden público y las buenas costumbres. En efecto, no podrían concederse
derechos marcarios sobre signos vulgares, que ofendan a la comunidad o que atenten contra
el orden público.

Lo que queremos resaltar en este punto es la importancia que puede tener una acertada
elección y manejo de una marca para el sector de la agroindustria ya que, además de lo
comentado anteriormente, la marca o cualquier signo distintivo, puede servir como un

8  
 
 

medio de información al consumidor de ciertas características propias del producto,


haciéndolo así más atractivo e incluso elevando su valor económico.

9  
 
 

2. LAS  DENOMINACIONES  DE  ORIGEN,  LAS  INDICACIONES  


GEOGRÁFICAS  Y  SU  IMPACTO  EN  LA  EXPLOTACIÓN  
AGROINDUSTRIAL  

Las características de muchos productos se originan a raíz de las condiciones particulares y


específicas de ciertas regiones. En consecuencia, el producto es reconocido tanto por los
competidores como por los consumidores por las características especiales generadas por el
contexto territorial en el cual se lleva a cabo el proceso de producción. Tanto la
denominación de origen como la indicación geográfica permiten la identificación del
producto con un territorio determinado. Ambas garantizan al empresario un mayor
reconocimiento ante el consumidor y además le permite a este último obtener cierta
garantía respecto de la calidad y orígen del producto. Aunque podría considerarse que la
denominación de origen es una especie de indicación geográfica, la diferencia entre dichas
figuras consiste en que la indicación geográfica se refiere a las cualidades derivadas de las
características de un territorio determinado (en cuanto a condiciones climáticas y demás
condiciones físicas), mientras que la denominación de origen se refiere además a
consideraciones específicas de producción relacionadas con técnicas tradicionales o
características de una determinada comunidad.

Un ejemplo de denominación de origen colombiana es el Tejido Wayúu y ejemplos de


indicaciones geográficas: la cholupa del Huila, el queso Paipa y el Café de Colombia.

10  
 
 

3. LOS  DERECHOS  DE  AUTOR  Y  SU  IMPORTANCIA  EN  LA  


AGROINDUSTRIA  

Aunque es mucho más evidente la relación entre la industria y los derechos de propiedad
industrial, resulta importante para los diferentes actores empresariales ser conscientes de la
posibilidad de que en su actividad sean desarrolladas obras protegibles por derecho de
autor. Es posible que se generen, por ejemplo, programas de ordenador o aplicaciones
informáticas necesarias para facilitar actividades en el sector de la agroindustria. El
desarrollo de los mismos es protegible por derechos de autor y, por tanto, hay que ser
consciente de la posibilidad de reivindicar sus derechos sobre las obras en virtud del
derecho de autor.

Titularidad  derivada  de  los  derechos  

Aunque el autor es aquella persona física natural que ha expresado sus ideas de una forma
protegible jurídicamente, este, en virtud de la autonomía de la voluntad puede disponer de
los derechos patrimoniales, transfiriéndolos a un tercero. Lo anterior, se denomina
titularidad derivada de los derechos, por cuanto a través de un negocio los derechos
económicos del autor vienen a recaer, ya no en cabeza de su titular originario, sino de un
tercero. Pensemos en un autor que crea un manual de técnicas de cultivo de yuca en clima
templado. Este autor le transfiere sus derechos de autor, a cambio de una suma de dinero, a
una editorial que se encargará de la edición y comercialización del manual. En este caso, la
editorial será la titular derivada de los derechos patrimoniales de autor sobre el manual.

Titularidad  derivada  de  los  derechos  

La ley4 reconoce como titulares de derechos a los siguientes sujetos:

“Son titulares de los derechos reconocidos por la ley:


a) El autor de su obra;
b) El artista, intérprete o ejecutante, sobre su interpretación o ejecución;
c) El productor, sobre su fonograma;

                                                                                                                         
4
Los instrumentos jurídicos más importantes que rigen el Derecho de autor en Colombia son la Decisión
andina 351 de 1993, la Ley 23 de 1982 (a la cual hace referencia este párrafo)y la ley 44 de 1993.

11  
 
 

d) El organismo de radiodifusión sobre su emisión;


e) Los causahabientes, a título singular o universal, de los titulares anteriormente citados;
f) La persona natural o jurídica que, en virtud de contrato, obtenga por su cuenta y riesgo
la producción de una obra científica, literaria o artística realizada por uno o varios
autores en las condiciones previstas en el artículo 20 de esta ley”.

Los derechos patrimoniales son “prerrogativas otorgadas a favor del autor en virtud de las
cuales puede usar y explotar económicamente la obra. Constituye una facultad exclusiva
para realizar, autorizar o prohibir cualquier utilización que se quiera hacer de la creación,
tales como la reproducción, la comunicación pública, la distribución pública, la
importación y la traducción, adaptación, arreglo u otra transformación”5.

En esa medida, toda utilización que se haga de la obra requiere la autorización previa y
expresa por parte del autor: “El autor de una obra protegida tendrá el derecho exclusivo de
realizar o de autorizar uno cualquiera de los actos siguientes…”6 . Por tanto, si bien
mediante contratos se puede acordar la cesión de derechos patrimoniales, por disposición
legal, los derechos morales no pueden ser “renunciados ni cedidos”7. En concreto, los

                                                                                                                         
5
Dirección Nacional de Derechos de Autor. Concepto No. 2-2009-17600.
6
Artículo 12 de la ley 23 de 1982: El autor de una obra protegida tendrá el derecho exclusivo de realizar o de
autorizar uno cualquiera de los actos siguientes:
a) Reproducir la obra; b) Efectuar una traducción, una adaptación, un arreglo o cualquier otra transformación
de la obra, y c) Comunicar la obra al público mediante la representación, ejecución, radiodifusión o por
cualquier otro medio.
7
Artículo 30 de la ley 23 de 1982: Artículo 30.- El autor tendrá sobre su obra un derecho perpetuo, inalienable
e irrenunciable, para:
a) Reivindicar en todo tiempo la paternidad de su obra y, en especial, para que se indique su nombre o
seudónimo cuando se realice cualquiera de los actos mencionados en el artículo 12 de esta ley;
b) Oponerse a toda deformación, mutilación u otra modificación de la obra, cuando tales actos puedan causar
o acusen perjuicio a su honor o a su reputación, o la obra se demerite, y a pedir reparación por éstos;
c) A conservar su obra inédita o anónima hasta su fallecimiento, o después de él cuando así lo ordenase por
disposición testamentaria;
d) A modificarla, antes o después de su publicación;
e) A retirarla de la circulación o suspender cualquier forma de utilización aunque ella hubiese sido
previamente autorizada.
Parágrafo 1.- Los derechos anteriores no pueden ser renunciados ni cedidos. Los autores al transferir o
autorizar el ejercicio de sus derechos patrimoniales no conceden sino los de goce y disposición a que se
refiere el respectivo contrato, conservando los derechos consagrados en el presente artículo.
Parágrafo 2. A la muerte del autor corresponde a su cónyuge y herederos consanguíneos el ejercicio de los
derechos indicados en los apartes a) y b) del presente artículo.- A falta del autor, de su cónyuge o herederos
consanguíneos, el ejercicio de estos derechos corresponderá a cualquier persona natural o jurídica que acredite
su carácter de titular sobre la obra respectiva.
Parágrafo 3.- La defensa de la paternidad, integridad y autenticidad de las obras que hayan pasado al dominio
público, estará a cargo del Instituto Colombiano de Cultura cuando tales obras no tengan titulares o
causahabientes que puedan defender o tutelar estos derechos morales.
Parágrafo 4.- Los derechos mencionados en los apartes d) y e) sólo podrán ejercitarse a cambio de indemnizar
previamente a terceros los perjuicios que se les pudiere ocasionar.

12  
 
 

derechos morales “facultan al autor para reivindicar en todo tiempo la paternidad de la


obra, oponerse a toda deformación o modificación que demerite su creación, publicar su
obra o conservarla inédita, modificarla y a retirarla de circulación”8.

                                                                                                                         
8
Dirección Nacional de Derechos de Autor. Concepto No. 2-2009-17600.

13  
 
 

4. LAS  VARIEDADES  VEGETALES  Y  SU  RELEVANCIA  EN  LA  


AGROINDUSTRIA  

Algunas de las creaciones en el campo de la agroindustria que merecen un lugar destacado


son: las nuevas semillas, nuevas variedades de plantas, técnicas de selección, medio de
multiplicación o reproducción. La forma de proteger estos conocimientos es mediante el
sistema de las variedades vegetales, cuya regulación jurídica se encuentra en la Decisión
Andina 345 “Régimen Común de Protección a los Derechos de los Obtentores de
Variedades Vegetales”. Para obtener la protección por vía de esta categoría se debe
adelantar un trámite de obtención de un certificado de obtentor, ante la autoridad nacional
competente que en Colombia es el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA).

Para que una variedad vegetal sea protegible se requiere que sea homogénea, distinguible,
estable y designada por una denominación apropiada.

Aunque se trata de conceptos que se analizarán más adelante en el Módulo VI, resulta
importante examinarlos desde este momento para que haya mayor claridad. Una variedad
se considerará homogénea si es suficientemente uniforme en sus caracteres escenciales,
teniendo en cuenta las variaciones previsibles según su forma de reproducción,
multiplicación o propagación. Se considerará distinta, si se diferencia claramente de
cualquiera otra cuya existencia fuese comúnmente conocida, a la fecha de presentación de
la solicitud o de la prioridad reivindicada. Una variedad es estable si sus caracteres
esenciales se mantienen inalterados de generación en generación y al final de cada ciclo
particular de reproducciones, multiplicaciones o propagaciones. Por último, una
denominación de origen es el nombre o indicación de un lugar geográfico, que puede ser un
país o región determinada, que designa un producto que por ser originario de dicha región y
por las costumbres de producción o transformación de sus habitantes, tiene unas
características o reputación que lo hacen diferente de los productos semejantes provenientes
de otros lugares geográficos.

Tal como se exige en los demás derechos de propiedad intelectual, las creaciones deben ser
novedosas, por cuanto se debe asegurar que no ha habido explotación comercial previa de
la misma por parte de un tercero. Además, se exige que la variedad sea distinta a las
existentes y uniforme en sus características. Finalmente, se exige estabilidad de la variedad,
es decir, que sus caracteres se mantengan inalterados entre generaciones y que su

14  
 
 

denominación sea veraz, evitando que el consumidor sea confundido o engañado respecto a
la naturaleza de la variedad.

Vale la pena aclarar que aunque la patente de invención puede recaer sobre una planta, la
protección que confiere no es sobre el elemento reproducto de la planta como sí ocurre con
la variedad vegetal. Además, el componente natural de la variedad vegetal permite
distinguirla de la patente de invención, la cual puede recaer también sobre procedimiento,
mientras que la variedad únicamente se refiere a productos. Ejemplo:

15  
 
 

5. LOS  RECURSOS  GENÉTICOS  Y  CONOCIMIENTOS  TRADICIONALES  

Al respecto debe partirse del alto valor de estos activos intangibles tanto para una nación
como para las comunidades locales e indígenas.En primer lugar debemos saber qué se
entiende por conocimientos tradicionales y recursos genéticos:

Los conocimientos tradicionales se refieren a “la sabiduría, experiencia, aptitudes y


prácticas que se desarrollan, mantienen y transmiten de generación en generación
en el seno de una comunidad y que a menudo forman parte de su identidad cultural
o espiritual”9.

Por otro lado, los recursos genéticos han sido definidos como “todo material de origen
vegetal, animal, microbiano o de otro tipo que contenga unidades funcionales de la
herencia”. Como quiera que estos son de propiedad de la nación, su explotación requiere la
celebración previa de un contrato con el Estado para acceder al recurso. Este régimen de
protección garantiza la explotación adecuada de los recursos de la Nación. La entidad
competente en Colombia para verificar lo anterior y celebrar el contrato de acceso
respectivo con el interesado en acceder al recurso es el Ministerio de Medio Ambiente.

El régimen de protección de estos conocimientos, no consiste en el otorgamiento a un


individuo de derechos exclusivos sino que, por el contrario, pretende que no sean
apropiados indebidamente y de esta forma, que sea posible su conservación y adecuada
explotación. Así se encuentra diseñado el Convenio de Diversidad Biológica, mediante el
cual se pretende asegurar, además, que los recursos sean explotados sin perjuicio del medio
ambiente. La entidad competente en Colombia para vigilar la protección de los
conocimientos tradicionales es el Ministerio del interior.

Recuerde que hay unas normas especiales para proteger una variedad vegetal por el carácter
de material vivo protegible.

                                                                                                                         
9
http://www.wipo.int/tk/es/tk/

16  
 
 

6. IMPORTANCIA  DE  LA  PROTECCIÓN  DE  LA  PROPIEDAD  


INTELECTUAL  EN  LA  AGROINDUSTRIA  

La concesión de derechos exclusivos asegura que el inventor obtenga una retribución


proporcional a los esfuerzos económicos y de infraestructura invertidos. De lo contrario,
nada impediría que terceros copien las creaciones y las exploten comercialmente sin haber
realizado ningún tipo de esfuerzo económico o intelectual.

Hasta el momento, hemos dado una breve descripción de lo que se desarrollará en el


presente curso, no obstante queremos hacer énfasis en que la propiedad intelectual puede
servir como una herramienta eficaz para proteger y explotar más eficientemente todos los
conocimientos asociados a la agroindustria. Pensemos en las marcas que, como un vehículo
de trasmisión de información, pueda informarle a los consumidores de las cualidades y
calidad de los productos; o las variedades vegetales, que podrán proteger e incentivar el
mejoramiento de las plantas; o las denominaciones de origen, cuya implementación, bien
gestionada, ha demostrado que potencializa las posibilidades económicas de los productos
que identifica.

Ahora bien, los derechos de propiedad intelectual también son objeto de difíciles
discusiones a nivel mundial en todos los sectores industriales y, por supuesto, el agro no es
la excepción. Por lo tanto, el diseño del sistema de derechos debe estar orientado a
garantizar una adecuada explotación de los recursos y materias primas por parte de los
agricultores y, a su vez, a un acceso efectivo y equitativo a los productos derivados de la
agricultura. Se estudiarán casos extremadamente polémicos, como la protección de las
semillas y plantas, ante lo que algunos sostienen que sobre ellos no deberían recaer
derechos exclusivos, dada su influencia determinante en la oferta alimentaria y otros
argumentan la importancia de protegerlos bajo el manto de las patentes.

Para concluir, queremos recalcar que la propiedad intelectual es una herramienta, y como
tal, su eficacia dependerá del nivel de destreza y conocimiento que se tenga en su manejo,
por tanto, consideramos que el primer paso para lograr una ventaja competitiva a través de
la disciplina de la propiedad intelectual es estudiarla y entender su funcionamiento.

17  
 
 

7. BIBLIOGRAFÍA  

FERNÁNDEZ NOVOA, C., Manual de la propiedad industrial, Marcial Pons, 2009.

RENGIFO GARCÍA, Propiedad intelectual El moderno derecho de autor, Universidad


Externado de Colombia, 1996.

PINZÓN CAMARGO, A., “Acceso a medicamentos y propiedad intelectual: Un conflicto


de derechos”, en Contexto, Revista de Derecho y Economía Núm. 31, Segundo
Cuatrimestre de 2010, Universidad Externado de Colombia, Bogotá.

CASTRO GARCÍA J.D., La propiedad industrial, Universidad Externado de Colombia,


2009.

STIGLITZ, J. “Economic foundations of intellectual property”, en Duke Law Journal,


vol.57, Number 6º, Durham, abril 2008.

18  
 

También podría gustarte