Está en la página 1de 6

1.

SEMANTICA

La semántica es la rama de la lingüística que estudia el significado y cambios del


significado de las palabras y de las expresiones. La palabra “semántica” deriva del
griego “semantikos” y puede traducirse como “sentido” o “significado”. Se puede
entender a la semántica como la ciencia que estudia el significado de las palabras.

El significado de las palabras puede tener lugar de dos distintas formas; la


primera, remitiéndose a los componentes principales que forman la estructura de
la palabra, y la segunda, estudiando las palabras en acción e interesándonos en
que forma operan dentro de un contexto.

La semántica se divide en:

1. Denotación

2. Connotación

La denotación: Esta es la expresión original, o formalmente aceptada de la


palabra, esta es la palabra que formalmente se encuentra en los diccionarios
enciclopedias y es universalmente aceptada.

La connotación: La connotación es la forma alterna o secundaria en la que se


utiliza una palabra, tal como sucede con la palabra burro, que en forma denotativa
implica al animal de tipo equino y en la forma connotativa al hombre o persona
tonta.

Ejemplo de semántica:

1.- Música

La música es muy agradable (Denotación o denotativa)

El muy música se lo llevo todo (Connotativa o connotación)

2.- Burro

El burro subió y bajo el cerro (Denotación o denotativa)

El burro de José no entendió la semántica (Connotativa)

Aplicación denotativa:

Con su mirada observo todo.

Pinto de negro su automóvil.


El perro arrea el ganado junto al vaquero.

Aplicación connotativa:

Su Mirada lo estaba diciendo todo.

Un negro silencio invadió su corazón

El chico es un perro peleando en el ring.

2. MORFOLOGIA

La morfología es una parte de la lingüística que se ocupa de estudiar la


estructura interna de las palabras. De esta forma, intenta delimitar, clasificar y
definir las unidades básicas que forman las palabras, los tipos de palabras que se
pueden formar con ellas y los tipos de procesos por los que se forman. La
segunda tarea de las citadas es la propia de una subdisciplina de la morfología
llamada morfología flexiva; la tercera sería el objeto de estudio de la así llamada
morfología léxica.

El término “morfología” es originario del siglo XIX, cuando empezó a emplearse


para hacer referencia a “la forma de las palabras” (huelga decir que su uso
moderno va mucho más allá, y que la morfología actualmente no se define de una
forma tan somera). Proviene, en su origen, del griego μορφ (que significa “forma”),
y λογία (que significa ciencia y tratado). Así, morfología significaba en su origen
“estudio de la forma”, y se podía aplicar a los animales, las plantas, las rocas, etc.

Distinción entre morfología y sintáxis:

La gramática tradicional divide el estudio de todas las lenguas del mundo. Por
convención, en dos secciones: morfología y sintaxis.

La morfología explica la estructura interna de las palabras y el proceso de


formación de palabras mientras que la sintaxis describe cómo las palabras se
combinan para formar sintagmas, oraciones y frases.

Sin embargo, en el seno de la gramática generativa se ha sostenido que la


morfología es insostenible como rama autónoma. En ocasiones hay alternacias
morfológicas que están ocasionadas por restricciones fonológicas por lo que
ciertos aspectos de la morfología tradicianal caen dentro de la morfofonémica.
Definición de Morfema

Lexemas (Morfemas léxicos)

En todas las lenguas con independencia de procedimientos morfológicos que


posea, se puede identificar en una palabra un morfo básico una secuencia de
embargo, en lenguas con morfos que no son afijos, como las lenguas semíticas,
los lexemas son "esqueletos" de 2 ó 3 consonantes entre las cuales se insertan
vocales. Estas vocales entran en forma de esquemas paradigmáticos y son un
ejemplo de morfo discontinuo (en este tipo de lenguas los lexemas también son de
hecho discontinuos, es decir, no forman una secuencia de fonemas consecutivos).

Gramemas (Morfemas gramaticales)

Los morfemas gramaticales son las unidades que constituyen la parte variable de
la palabra y son las responsables de expresar relaciones gramaticales y que no
alteran el significado referencial básico de una palabra. Usualmente no son
autónomos y su aparición no es facultativa sino que está sujeta a restricciones
gramaticales. Estos morfemas expresan relaciones o accidentes gramaticales.

Morfemas libres o independientes

Existe otra clase de morfemas denominados morfemas libres o independientes


que no van unidos a ningún lexema pero confieren de significación gramatical a
las palabras con las que se asocian. Los determinantes, las preposiciones y las
conjunciones puede actuar como morfemas libres. Casi todos ellos son átonos.
Por ejemplo, el artículo hace de morfema flexivo para el sustantivo de la oración.

Morfos de un morfema

Los alomorfos son las diferentes realizaciones fónicas de un determinado


morfema. Por ejemplo, en español el plural puede realizarse como -s o -es, estas
dos formas son por tanto alomorfos del morfema de número plural del español.
También son alomorfos: -ble y -bil como en imposible e imposibilidad o nece- y
neci como en necio y necedad.
Morfo cero:

3.FONOLOGIA

Un tipo de morfo interesante es aquél que no tiene realización fonémica audible.


La consideración de esta ausencia de contenido fónico como una relación, con
frecuencia ayuda a hacer más sencillo y sistemático el análisis morfológico, ya que
el hecho de que un determinado morfema no tenga realización fónica no impide
considerarlo un miembro de pleno derecho de la clase de equivalencia que forma
el morfema sobre la base de relaciones paradigmáticas sistemáticas.

La Fonología es la rama de la lingüística que estudia los sistemas fónicos de las


lenguas, frente a la articulación física del lenguaje (Fonética). Entre la gran
variedad de sonidos que puede emitir un hablante, es posible reconocer los que
representan el 'mismo' sonido, aunque las formas de pronunciarlo resulten
distintas desde el punto de vista acústico; a la vez se pueden distinguir los sonidos
que señalan una diferencia de significado.

Cada vez que se emite una palabra, no se realiza de la misma manera, porque
cada emisión depende de los otros sonidos que la rodean. Los sonidos adquieren
valores distintos según la función que ocupen en un contexto dado, sin embargo
existen unos rasgos que no varían y que permiten reconocerlos sin confusiones en
cualquier posición. Por otro, lado los sonidos que componen una palabra son las
unidades mínimas que la hacen diferente de otra. Una prueba sencilla que lo
demuestra es la comparación de lo que se llama 'segmentos portadores de
significado de los llamados pares mínimos': los sonidos que forman la palabra más
pueden ser sustituidos por otros y al hacerlo se forman palabras diferentes: vas,
mes, y mar. Por este procedimiento se pueden aislar las unidades mínimas que
distinguen los significados, es decir, los fonemas.

Cada fonema se describe siguiendo unos criterios físicos y articulatorios, en


función del punto de articulación o de su carácter de sonoro o sordo. Cada uno de
los componentes que define un sonido es un rasgo distintivo /mas/ es distinto de
/vas/ en función de los fonemas /m/ y /b/; se definen, /m/ como [+bilabial],
[+sonoro], [+nasal]; y /b/, como [+bilabial], [+sonoro], [-nasal]; el único rasgo que
los diferencia es la condición de nasalidad. Lo mismo podría hacerse al comparar
/a/ y /e/, /s/ y /r/ y cuantas oposiciones revelen sonidos diferentes. Por rasgos
distintivos se describen todos los sonidos que constituyen una lengua. La teoría de
los rasgos distintivos se formuló en primer lugar dentro de la escuela
estructuralista; está incorporada a la teoría generativa que trata de construir una
explicación fonológica dentro de la teoría general de la gramática.

A este análisis de los fonemas en términos de segmentos fónicos aislados se le


llama fonología de los segmentos; existe otra rama que trata de los
suprasegmentos y se ocupa de las unidades mayores del componente fónico,
tales como la sílaba, bien estudiada por Straka, las frases y las oraciones, así
como los contornos de intensidad y entonación. A este enfoque de la fonología se
le llama fonología de los suprasegmentos.

4. GRAMATICA

La gramática se define como el estudio de las reglas y principios que regulan el


uso del lenguaje dentro de la oración, pero esta ciencia se subdivide en niveles
específicos donde cada cual se preocupa de un área determinada. A continuación
te presentaremos la definición de cada uno de ellos.

La gramática y sus partes

La gramática es parte del estudio general del lenguaje denominado lingüística.


Clásicamente el estudio de la lengua se divide en cuatro niveles:

* Nivel fonético-fonológico.

* Nivel sintáctico-morfológico.

* Nivel léxico-semántico.

* Nivel pragmático.

A veces se restringe el uso del término gramática a las reglas y principios que
definen el segundo de estos niveles. Sin embargo, la separación de los niveles no
es totalmente nítida porque ciertas reglas gramaticales se realizan en el nivel
fonético-fonológico e igualmente existen parámetros o criterios semánticos que
sirven para decidir cuándo una determinada construcción es agramatical.

La fonética: es la rama de la lingüística que estudia la producción y percepción de


los sonidos de una lengua en sus manifestaciones físicas. Sus principales ramas
son: fonética experimental, fonética articulatoria, fonemática y fonética acústica.

La morfología: es la rama de la lingüística que estudia la estructura interna de las


palabras para delimitar, definir y clasificar sus unidades, las clases de palabras a
las que da lugar (morfología flexiva) y la formación de nuevas palabras (morfología
léxica).
La sintaxis: es una subdisciplina de la lingüística y parte importante del análisis
gramatical que se encarga del estudio de las reglas que gobiernan la combinatoria
de constituyentes y la formación de unidades superiores a éstos, como los
sintagmas y oraciones.
La sintaxis, por tanto, estudia las formas en que se combinan las palabras, así
como las relaciones sintagmáticas y paradigmáticas existentes entre ellas.

La semántica: es el estudio del significado de las expresiones del lenguaje, es


decir, del significado atribuible a expresiones sintácticamente bien formadas. La
sintaxis estudia sólo las reglas y principios sobre cómo construir expresiones
interpretables semánticamente a partir de expresiones más simples, pero en sí
misma no permite atribuir significados. La semántica examina el modo en que los
significados se atribuían a las palabras, sus modificaciones a través del tiempo y
aún sus cambios por nuevos significados. La lexicografía es otra parte de la
semántica que trata de describir el significado de las palabras de un idioma en un
momento dado, y suele exhibir su resultado en la confección de diccionarios.

La etimología: es el estudio del origen de las palabras, razón de su existencia, de


su significación y de su forma, según La Real Academia Española (RAE). Se
estudia el origen de las palabras, cuándo son incorporadas a un idioma, de qué
fuente, y cómo su forma y significado han cambiado.
En idiomas con una larga historia escrita, la etimología se trata de una disciplina
relacionada con la lógica y la lengua histórica que estudia el origen de las palabras
estudiando su significación originaria y su forma, así como los posibles cambios
sufridos a lo largo del tiempo. Además, utilizando métodos de lingüística
comparativa, se puede reconstruir información de lenguas que son demasiado
antiguas como para obtener alguna fuente directa, como escritura. Así, analizando
otros idiomas relacionados, los lingüistas pueden hacer inferencias acerca de la
lengua de la que son originarias, y su vocabulario.