Está en la página 1de 4

El oxalato sí pudo coordinar con el cobalto, cobre y zinc, ya que formaban una estructura más

estable debido a que el oxalato es un ligante bidentado. El formiato es monodentado, por lo que se
necesitan 2 formiatos para equilibrarlas cargas con el cobalto, cobre y zinc, por lo tanto, es menos
estable.

Se podría decir que el pH esta en función de los diferentes tipos de ligantes que setiene (mono y
bidentado), además que el pH disminuye por la presencia de protones(H+) liberados por el ligante
al momento de coordinarse con el metal.

Conclusiones

Con base en los resultados experimentales podemos decir que la diferencia en el comportamiento
de los cationes Co2+, Cu2+ y Zn 2+, con los ligantes formiato y oxalato, radica en la forma estructural
de cada uno de estos. En primer lugar, tenemos al Ligante formiato, el cual tiene un oxígeno libre
en su estructura; por el contrario, el oxalato cuenta con 2 oxígenos libres en su estructura, lo cual
favorece a una mayor estabilidad de los compuestos complejos, también llamados compuestos de
coordinación. Notamos también que la estructura de los ligantes en el segundo experimento influye
en gran parte en el volumen que se tiene que agregar de cada compuesto para que reaccione.
Tomando en cuenta lo anterior, podemos decir en general, la estabilidad de los compuestos de
coordinación depende de la estructura de los ligantes de dichos compuestos.
En química se denomina complejo al tipo de estructura molecular que se encuentra generalmente formada por
un átomo (o grupo) central que posee orbitales de valencia no ocupados; rodeado por un cierto número de
moléculas o iones que poseen pares de electrones no compartidos que pueden ser inyectados en los orbitales
vacíos del grupo central para formar enlaces coordinados.

El grupo central puede ser un átomo único, ya sea metálico o no y puede poseer carga positiva, negativa o
carecer por completo de carga. En algunos casos el grupo central puede ser una molécula. A los iones o
moléculas capaces de inyectar su par de electrones no compartidos se les denomina genéricamente ligandos,
conjunto grupo central-ligando se le denomina complejo y a los compuestos que contienen complejos en su
constitución se les denomina compuestos de coordinación.

Un ligando enlazado a un átomo central se dice que está coordinado a este átomo. El número de pares de
electrones que es capaz de aceptar el átomo central se denomina número de coordinación.

La mayor parte de los complejos posee como grupo central un ion metálico cargado positivamente (catión), pero
también los hay con átomos no metálicos, como átomos cargados negativamente (aniones); y hasta con gases
nobles o moléculas como grupo central.

Un complejo o compuesto de coordinación es el resultado de la interacción de un átomo central, (un ion metálico
con orbitales de valencia vacíos que puede actuar como ácido de Lewis) y una o varias bases de Lewis con
pares de electrones libres, que se conocen como agentes complejantes o ligantes, esta interacción lleva a la
formación de un enlace covalente coordinado o dativo.
El átomo central debe disponer de orbitales vacíos capaces de aceptar pares de electrones, los cationes de los
grupos 1 y 2 al disponer de orbitales con poca tendencia a captar electrones forman solo unos cuantos
complejos, son los metales de transición los que presentan una mayor tendencia a formar complejos. Se dice
que los ligandos se coordinan al metal, formando la esfera de coordinación del complejo. El compuesto
resultante puede ser neutro, catiónico o aniónico, los ligandos forman la primera esfera de coordinación y los
contraiones la segunda esfera de coordinación.
Un compuesto de coordinación, o complejo, es aquel que resulta de la unión de un ácido de Lewis (aceptor de
pares de electrones) y una o varias bases de Lewis (donadoras de pares de electrones). El número de bases
que pueden unirse al ácido es independiente de la carga de ambos.
En la química de coordinación, los ácidos de Lewis más comunes son los cationes metálicos, Mn+, y es habitual
referirse a uno de ellos como átomo central, ion metálico o simplemente metal. Por otro lado, a las bases de
Lewis se les conocen como ligantes y suelen ser aniones o moléculas neutras en las que al menos hay un
átomo con un par de electrones no compartido. Al átomo con el par de electrones no compartido se le llama
átomo donador.
Los iones metálicos en disolución acuosa generalmente forman complejos del tipo [M(H2O)6]n+. Sin embargo,
si el metal es enlazado por ligantes con carga, puede llegar a producir un compuesto de coordinación neutro
que podría ser insoluble y, por lo tanto, que podría precipitar.
La solución de cloruro férrico en agua presentó una coloración amarilla, lo que nos indica que la molécula absorbe la energía y longitudes de
ondas correspondientes al morado en el espectro electromagnético de luz visible. El compuesto de coordinación, es el siguiente:

Cuando a esta solución se le agrega acetato de sodio, su coloración cambia radicalmente a un rojo intenso. Los iones acetato interactúan con
la carga del catión Fe3+, formando así los enlaces y, según la Teoría del Campo Cristalino, se presenta una fuerza de repulsión entre los pares
libres de electrones del ion acetato y los orbitales “d” del catión, lo que provoca que estos orbitales, que en un principio son de generados
(misma energía), presenten diferente energía.
El ion acetato, tiene una menor densidad electrónica para donar, por lo que la diferencia de energía entre los orbitales es menor y, el compuesto
presenta un color rojo, lo que nos indica que la molécula absorbe en la frecuencia correspondiente al verde (de menor energía que el morado).
Finalmente, a este compuesto generado, se le añadió acetilacetona. Los iones acetato, que ya estaban en la disolución, desprotonan al
acetilacetona de la siguiente manera:

De esta forma se genera el compuesto Tris(acetilacetonato)Fe(III). El cual es un Compuesto paramagnético con un campo
débil y con estructura del compuesto final Octaédrica.

También podría gustarte